Você está na página 1de 1

EL CIEGO DE JERIC

MATEO 20, 29 34

MARCOS 10, 46 52
Jess sana al ciego Bartimeo

LUCAS 18, 35 43

Llegaron a Jeric. Ms tarde, cuando Jess sali de

El ciego de Jeric

all acompaado por sus discpulos y por bastante

Dos ciegos recobran la vista

gente, el hijo de Timeo, Bartimeo, un mendigo ciego,


estaba sentado junto al camino. Cuando se enter de

Al salir ellos de Jeric, le sigui mucha gente. Y


dos ciegos, que estaban sentados junto al camino,
al or que Jess pasaba, gritaron:
-

Seor, Hijo de David, ten compasin de


nosotros!

La gente les deca que se callaran, pero ellos


gritan todava ms fuerte diciendo:
-

Seor, Hijo de David, ten compasin de


nosotros!

Jess se detuvo, los llam y les pregunt:


-

Qu quieren que haga por ustedes?

Ellos contestaron:
-

Seor, que se abran nuestros ojos!

Jess, compadecido, toc sus ojos, y al instante


recuperaron la vista y lo siguieron.

que era Jess de Nazaret quien pasaba, se puso a


gritar:

Hijo de David, Jess, ten compasin de m!

Muchos lo reprendan para que se callara. Pero l


gritaba todava ms fuerte:

Hijo de David, Jess, ten compasin de m!

Jess se detuvo y dijo:

Llmenlo.

Llamaron entonces al ciego, dicindole:

nimo, levntate, que te llama.

l, arrojando su manto, se levant rpidamente y se


acerc a Jess.
Jess, dirigindose a l, le dijo:

Qu quieres que haga por ti?

El ciego le contest:

Maestro, que recupere la vista.

Jess le dijo:

Vete, tu fe te ha salvado.

Y al momento recuper la vista y lo segua por el


camino.

Cuando se acercaba a Jeric, un ciego, que


estaba sentado junto al camino pidiendo limosna,
oy pasar gente y pregunt de qu se trataba. Le
dijeron que pasaba Jess de Nazaret. Entonces
l se puso a gritar:
-

Jess, Hijo de David, ten compasin de m.

Los que iban delante lo reprendan, diciendo que


se callara. Pero l gritaba todava ms fuerte:
-

Hijo de David, ten compasin de m.

Jess se detuvo y mand que se lo trajeran.


Cuando lo tuvo cerca, le pregunt:
-

Qu quieres que haga por ti?

l respondi:
-

Seor, que recupere la vista.

Jess le dijo:
-

Recuprala, tu fe te ha salvado.

Al instante recuper la vista y lo sigui dando


gloria a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, se puso
alabar a Dios.