Você está na página 1de 4

DOCUMENTAL PARA LA RESISTENCIA

Por Lucrecia Mastrangelo

¿Será posible un mundo posible?


Tendremos más para inventar?
Cuanto tiempo más habrá que seguir con la galera a cuestas,
golpeando muros, aferrándonos unos a otros...resistiendo.
Cada mañana... cada espera, cada chico que no puede
...uno más para la estadística
...uno menos para la esperanza
País que duele desde las entrañas
país de pan donde no hay pan
mundo que fascina y embelese a algunos
mundo que asfixia y discrimina a otros
...mundo, donde no alcanzarán los árboles para todos.

Si esta historia la hemos de escribir entre todos, si la memoria es un puente


necesario...
si nos están quitando todo hasta el derecho a soñar , serán entonces los
tiempos en que deberemos producir para la resistencia .Producir desde la
autogestión y el compromiso, denunciando y poniendo en imágenes lo que no
se ve... dando la palabra al oprimido, haciendo que éste sea sujeto y no objeto
del filme. Multiplicando experiencias, debatiendo, reflotando las ideas del cine-
acto generando la participación activa de los espectadores. Debemos tomar
conciencia... y sencillamente multiplicarla.

Debemos cambiar los conceptos de producción, ya no será una idea creada


desde un equipo de realizadores , ni siquiera desde la cabeza del director . Es
necesario empezar a hablar de co-producción entre los realizadores y la propia
gente en conflicto, generar un vínculo que permita la confianza y el trabajo
compartido ,posibilitar la toma de conciencia de lo que significa un medio
audiovisual puesto al servicio de los que hoy están excluidos, desamparados, o
nuevos desaparecidos de la inserción laboral. Realizar la construcción del
guión a partir de sus necesidades concretas , hacer del documental una
herramienta para la liberación, una suerte de devolución : cultura y arte
restituyendo la dignidad perdida.

El dominio de las técnicas no tiene valor en sí mismo, sino en función de


posibilitar la expresión y la comunicación. Es preciso desmitificar los supuestos
saberes, capacitar a los alumnos, agentes comunitarios, promotores culturales
etc. para que la tecnología esté al servicio de la comunidad y producir a través
de los recursos audiovisuales una verdadera transformación social donde la
imagen, la palabra y el mensaje sean un nuevo vehículo para expresar
comunicar y pensar .

Creo necesario dentro de este marco, facilitar procesos de reflexión y


concientización haciendo del arte una herramienta para el conjunto de la
sociedad y no un ghetto intelectual para un escaso público.

Cuánto más revolucionario sería darle la palabra al colonizado, al explotado,


para que nos muestre su realidad tal cual es, con todas las grandezas y
miserias de su humanidad, sin deformaciones interesadas en ilustrar otros
postulados. Mostrar con honestidad las realidades marginales, es revelarlas.
Cuando el objeto del film, ese extraño u otro, es al mismo tiempo el sujeto
creador, estamos transitando un camino de liberación.
-Jorge Prelorán-

Investigación y Abordaje:

Todos podemos ver los objetos y verlos iguales, pero la relación entre sí dentro
de un contexto socio-político y bajo la textura de una iluminación y banda
sonora determinada, hacen que el film adquiera una mirada; y habrá tantas
miradas ó percepciones como individuos creativos miren y perciban.

He aquí la obra de arte, trabajo de autor. . .que no termina de consolidarse


como tal hasta que el público pueda apropiarse, reconocerse, o diferenciarse.
Es la obra que se entrega como herramienta y que deja de ser patrimonio del
realizador, lo que la convierte en arte y si ese arte no es entendido por el
conjunto, modestamente creo que ese arte no sirve . Glauber Rocha hablaba
de la estética del hambre, de la necesidad de imponer un nuevo cine al cine del
mercado imperialista, consumista y colonizado.

Concepción del Otro:

El otro, que no es objeto sino sujeto, que no es observado sino valorado; el otro
semejante del que también puedo aprender, significa desterrar la
discriminación de las minorías, la supremacía del poder frente a los que menos
tienen.

Significa promover el respeto por las diferencias con una actitud pensante,
trabajar en el desarrollo de sujetos atravesados por la historia, capaces de
producir transformaciones y no adaptarse simplemente a situaciones nuevas.

La relación entre el documentalista y el sujeto del film, será casi una co-
producción basada en el respeto, la confianza, el afecto y la responsabilidad
compartida. Debe ser un proyecto común, facilitando la denuncia de
situaciones injustas, pero no quedarse solamente allí.

La proyección por ejemplo es una etapa a abordar conjuntamente con el grupo


protagonista. Debemos asumir el compromiso inmediato en hacer partícipes del
estreno a todos aquellos que lo hicieron posible, elevando la autoestima, sobre
todo si se trata de grupos marginales, cuando éstos se reconocen en la
pantalla como sujetos creadores se restituye parte de la dignidad perdida.

Frente al cine de gran espectáculo enraizado en los grandes medios


productivos de que dispone, hay que oponerle el gran espectáculo del hombre,
con toda su conflictiva, con toda su descarnada humanidad, con toda su
belleza y poesía. Un cine de medios productivos pobres, pero más veraz, más
creíble, mas humano y muchísimo más imaginativo. Fernando Pino Solanas-
Acerca de la difusión:

Cuando hablamos de herramienta de liberación nos referimos a los procesos


de cambio que se darán en el seno de la sociedad a partir de la difusión de
éstos materiales.
Cine-acto ó cine-foro son las mejores estrategias de difusión a mi entender.

No existe un circuito de distribución comercial en éste género por obvias


razones, pero es un compromiso impostergable generar nuestro propio circuito,
habilitar urgentes canales donde corra la voz cantante, propiciar encuentros
multiplicadores. Dejar de considerar la sala de cine como el templo sagrado
donde acuden los intelectuales a ver cine de autor ó las grandes masas a
consumir cine de acción.
Serán los tiempos del cine al aire libre, del video en las escuelas como material
de estudio, tiempos donde el villano será combatido por la toma de conciencia
popular y no por Arma Mortal. . .tiempos en donde no habrá un final feliz como
en las películas de Hollywood sino un proceso de liberación justo y digno de las
películas del mal llamado Tercer Mundo.

Un enfoque acerca del Guión,Puesta en Escena y Post-Producción :

En el género documental, con respecto a la ficción, existen a mi entender


grandes diferencias en lo que se refiere a la estructura de post-producción,
mucho depende del éxito de cada día de rodaje, de la intimidad lograda y de
muchas variables que no pueden preverse ni exigirse como a la hora de rodar
una ficción.

Es decir, saber improvisar y contar con los recursos técnicos adecuados. Poder
adaptarse a situaciones imprevistas donde quizás no sea posible repetir la
toma. El equipo técnico jamás deberá abandonar su rigurosidad a la
improvisación, pero sí tener en claro que lo que se va a filmar está sujeto y
depende de lo espontáneo y la improvisación.
Resulta muy valioso cotejar los primeros borradores con los protagonistas que
desarrollarán la problemática, son ellos los que deben guiar al realizador para
no producir fracturas en el discurso. Es aquí muy importante la capacidad de
escucha , ya que sucede lo mismo que con la mirada. Todos podemos oír en
general, pero algunos desarrollaremos la capacidad de escuchar, subrayar,
recortar y resaltar lo que a muchos les cuesta escuchar ó prefieren hacer oídos
sordos.

Hay que ser muy respetuoso de la realidad observada, narrar con dignidad los
hechos acontecidos, no caer en sensacionalismos; ni generar el guión dentro
de un laboratorio cerrado pseudo-intelectual escribiendo desde lejos lo que no
somos capaces de captar de cerca.

Debemos asumir que no somos los iluminados que venimos a echar un poco
de luz, sino que somos parte de una aldea global. . .somos también obreros del
arte oprimidos y explotados por un sistema capitalista, no estamos a salvo ni
somos los salvadores, simplemente aportamos lo que aprendimos a hacer,
como herramienta de liberación.

Lucrecia Mastrangelo
Realizadora Audiovisual