Você está na página 1de 4

PROSPECCION POR IMÁGENES SATELITES.

EXPLORACIÓN MINERAL Y MINERÍA

Las Imágenes de Satélite y la fotografía aérea han demostrado ser herramientas importantes en el apoyo de proyectos de exploración mineral. Se pueden usar en una variedad de formas. Primeramente, les suministran a los geólogos y equipos de campo la localización de senderos, carreteras, cercas y áreas inhabitadas. Esto es importante para elaborar mapas de corredores de acceso potencial para áreas de exploración y para considerar el impacto sobre el medio ambiente de proyectos mayores. Estas imágenes también son útiles para la preparación de mapas de afloramientos de rocas y sistemas de regolitos como también cobertura de vegetación a través de bloques de exploración y sobre áreas regionales.

Mina Morenci Mine - Mineral Mapping, Arizona, USA

PROSPECCION POR IMÁGENES SATELITES. EXPLORACIÓN MINERAL Y MINERÍA Las Imágenes de Satélite y la fotografía aérea

Imagen de Satélite ASTER (15m)

Las imágenes de satélite pueden también beneficiar a geólogos, científicos, y administradores de exploración gracias a las bandas múltiples que los satélites utilizan, que les permiten interpretar longitudes de onda que no se pueden ver con el ojo humano.

Cerca de infrarrojo, infrarrojo de onda corta, e infrarrojo térmico pueden usarse para identificar la diferencia en aspectos característicos de la superficie terrestre.

Imágenes multi-espectrales y mapas temáticos les permiten a los investigadores recolectar datos de reflexión y propiedades de absorción de suelos, rocas y vegetación. Estos datos pueden ser utilizados por fotogeólogos peritos en la interpretación de litologías de superficies e identificación de arcillas, óxidos, y tipos de suelos por medio de las imágenes de satélites.

Valle Saline Mineral Maps, California

Cerca de infrarrojo, infrarrojo de onda corta, e infrarrojo térmico pueden usarse para identificar la diferencia
Cerca de infrarrojo, infrarrojo de onda corta, e infrarrojo térmico pueden usarse para identificar la diferencia
Cerca de infrarrojo, infrarrojo de onda corta, e infrarrojo térmico pueden usarse para identificar la diferencia

7.3 Estudio de dos casos: LANDSAT y SPOT. Para profundizar algo el estudio de los mecanismos de recolección de datos por percepción remota hemos seleccionado como ejemplos típicos los casos de dos plataformas clásicas cuyas respectivas familias han contribuido y siguen contribuyendo decisivamente a las aplicaciones prácticas de esta disciplina: LANDSAT y SPOT. El primer caso es un ejemplo típico whiskbroom y el segundo de pushbroom. En la Fig 30 se representa el esquema óptico del sensor TM (Thematic Mapper) diseñado para Landsat-4 y Landsat-5. Nota.- Posteriormente se desarrolló el ETM (Enhanced Thematic Mapper) para el Landsat-6 , que se perdió en el lanzamiento. El actual Landsat-7, que permanece operativo junto con el Landsat-5, lleva a bordo el ETM+ (Enhanced Thematic Mapper Plus). Este último, aunque similar, presenta mejoras frente al TM, por ejemplo una banda pancromática de 15 m de resolución y una mayor resolución de las bandas infrarrojas térmicas. Sin embargo, un defecto aparentemente irreparable en el sistema óptico ha reducido mucho la eficiencia de sus aplicaciones.

Este sensor está diseñado para tomar imágenes en el nadir, es decir imágenes de areas terrestres ubicadas directamente debajo del sensor. El escaneado lo realiza un espejo oscilante bidireccional que permite un ancho de barrido de 185 km. Un telescopio dirige la radiación hacia un corrector de las líneas barrido (SLC-scan lines corrector). Este último es necesario para corregir el efecto acumulado del desplazamiento del satélite en su órbita y el barrido cruzado realizado por el espejo. El SLC es un sistema de espejos que rota perpendicularmente al espejo de barrido y compensa el efecto orbital.Luego de la corrección la radiación incide en el plano focal primario donde se encuentran los detectores para visible e infrarrojo cercano con sus correspondientes filtros espectrales (bandas 1 a

4). Una parte de la energía es redirigida por un relay óptico al plano

focal

refrigerado (91ºK) para infrarrojo medio y térmico donde se encuentran los correspondientes detectores con sus filtros. Los detectores para visible e

infrarrojo cercano son de silicio organizados en 4 líneas de 16 detectores

cada uno. Para

las

bandas

5

y

7

(IR

medio) los detectores son de antimoniuro de indio organizados cada uno en líneas de 16 detectores. Por su parte el detector de infrarrojo térmico es un arreglo de cuatro detectores de telururo de cadmio y mercurio. El IFOV del

TM es de 30x30m para las bandas 1-5 y 7, y de 120x120m para la banda

infrarroja térmica. En el

ETM+ del Landsat-7 este último

valor ha sido

mejorado a 60x60m. La familia SPOT está constituida por 5 satélites (SPOT-

1, lanzado en 1986 hasta el SPOT-5 lanzado en el 2002) de los cuales están operativos los miembros 1,2,4 y 5. Todos se caracterizan por el sistema pushbroom de barrido. Los sensores de estos satélites HRV (High Resolution Visible) para 1,2 y 3 y HRVIR (High Resolution Visible Infrared) para 4 y 5 se caracterizan por estar duplicados en cada satélite y por poder

ser

orientados independientemente para efectuar observaciones con

distintos ángulos. En la Fig. 31 se esquematiza un SPOT con sus dos instrumentos enfocados al nadir. Cada uno de ellos cubre una línea de barrido de 60 km. En la Fig. 32 se esquematizan las posibilidades de

observación de cada sensor.

4). Una parte de la energía es redirigida por un relay óptico al plano focal refrigerado

La radiación reflejada desde el terreno entra al HRV o HRVIR vía un espejo plano y un telescopio la proyecta sobre dos arreglos CCD de 6000 detectores cada uno dispuestos linealmente (ver Fig. 29). Cuando los dos instrumentos “miran” directamente el terreno debajo del sensor se pueden disponer de modo de cubrir franjas adyacentes, con un campo de visión total de 117 km y una sobreposición de 3 km. Sin embargo, es también posible seleccionar desde la estación operadora terrestre ángulos de observación fuera de nadir. De esta manera es posible observar desde una posición centrada en la proyección terrestre de la trayectoria del satélite

cualquier región de interés dentro de una franja terrestre de 950 km. Esto hace que, pese a que el satélite tiene un período de revisita de 26 días, puede observar una misma área en intervalos de 4 o 5 días en pasajes por órbitas cercanas realizando observación oblicua. También pueden realizarse observaciones en pasajes en días sucesivos de modo que las dos imágenes sean adquiridas según ángulos a ambos lados de la vertical (Fig.33). Se obtienen así imágenes para medidas topográficas.

cualquier región de interés dentro de una franja terrestre de 950 km. Esto hace que, pese