Você está na página 1de 7

ANTÍDOTO CONTRA EL MIEDO

Hoy Dios tiene mucho que decirnos con respecto al miedo o temor
en todas sus manifestaciones y por supuesto en sus
manifestaciones dentro del hogar y el matrimonio.
El miedo es definido en el Diccionario de la Real Academia de la
Lengua como:”(Del lat. metus). 1. m. Perturbación angustiosa del
ánimo por un riesgo o daño real o imaginario. 2. m. Recelo o
aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que
desea.
Muchas parejas sufren de miedo en sus hogares. Miedo a ser
abandonados, miedo a ser golpeados, miedo a ser ridiculizado,
miedo a comunicarse, miedo a hablar, miedo a tomar decisiones,
miedo a tener relaciones sexuales, miedo a demostrar amor, miedo
a estar enamorados, miedo al futuro, etc.
Pero Dios ha dejado en claro en Su Bendita Palabra que cuando El
es el Rey de nuestra vida uno NO debe tener miedo.
PASAJE CENTRAL. 1 Juan 4: 16-18: “Y nosotros hemos
conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros.
Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios,
y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros,
para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él
es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay
temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el
temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido
perfeccionado en el amor”.

SEIS FACTORES SOBRE EL MIEDO:


1- Nuestro miedo siempre está relacionado con algo. No es en
abstracto. Si un hijo nuestro viene a nosotros con miedo lo
primero que vamos a preguntarle es:”¿miedo a qué?” En las
definiciones que dimos vemos claramente esa dependencia
entre miedo y riesgo o daño.
2- Tenemos miedo a algo que no podemos controlar. En el centro
de todo miedo siempre hay lo mismo: miedo a algo, futuros
eventos, que no podemos controlar.
3- El miedo es también un regalo de Dios. Si el miedo no
sobreviviríamos un instante en este mundo. Dios puso la
reacción miedosa en nuestro cerebro tal y como la puso en los
animales. El ratón perseguido por el gato o la liebre por el
perro de cacería siente eso. Es un instintivo, esencial y
elemental sistema de alarma puesto por Dios en nosotros para
mantenernos a salvo de cualquier riesgo, amenaza o peligro.
Piense en todas las simples situaciones que pueden
desencadenar ese sistema de alarma. Asomarme a un abismo
de de 1000 metros de altura, vivir un terremoto, poner nuestra
mano en el fogón, pararme en medio de una avenida de alto
tráfico, estar en medio de un tiroteo, entrar a un patio donde
hay un perro bravo suelto., etc
Dios puso el miedo en nuestro cerebro porque El nos ama y
quiere tenernos alejados de los peligros.

4- El miedo viene de dentro, se convierte en problema cuando se


sale de las manos y se sale de las manos cuando lo exagero o
sobrevaloro. Y precisamente la exageración del miedo es una
plaga en el mundo contemporáneo. Pero ustedes mis amados
mantengan el miedo en sus justas proporciones, así eso sea
más duro hacerlo que decirlo, máxime en un mundo en el que
el terror es el pan diario en los medios de comunicación. Pablo
lo hizo. 2 Corintios 7:5: “Porque de cierto, cuando vinimos
a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino
que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de
dentro, temores”.
5- El miedo es una oportunidad de descubrir talentos, valor o
fuerza insospechados en usted.
6- El miedo desarrolla incredulidad y duda, destruye su relación
son Dios.

COMO OPERA EL MIEDO


Cuando el miedo entra en nuestra vida, funciona en esta manera:
1. Viene como un PENSAMIENTO. Nosotros empezamos a
acariciarlo y alimentarlo.
2. Después LO VEMOS o lo visualizamos. Lo pintamos en
nuestra mente como un cuadro o ya como un paisaje real en
nuestra vida.
3. LO HABLAMOS. ¡Esto es lo que lo trae en la realidad! Cuando
Dios habló, Él creó. Él creó el mundo con la palabra hablada, y
todavía hacemos los actos creativos hablando las palabras. Si
decimos: "Yo tengo miedo", damos realidad al miedo en nuestra
vida. Nosotros podríamos decir, "Eso me asusta", o "Cierto va a
pasar". Nosotros podemos clamar posesión de alguna enfermedad
diciendo: "Yo tengo parkinson o yo soy alérgico". Llega a ser
realidad por nuestra confesión. Marcos 11: 23: “Porque de cierto
os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y
échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que
será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”.
4. Entonces podemos EXPERIMENTARLO. El miedo será
entonces parte de su vida como un miembro.
“El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en Jehová
será exaltado”. (Proverbios 29:25)
Pero OJO Porque Dios pone el pecado de temer en igual nivel que
el de homicidio! Apocalipsis 21:8 nos dice algo tremendo: “Pero
los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los
fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos
tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es
la muerte segunda”.
Todo esto quiere decir que miedo y fe operan de la misma manera.

EL ANTÍDOTO DE DIOS CONTRA EL MIEDO.

Miedo tiene tres antónimos: PAZ, FE Y AMOR.


Sabemos ya qué es y cómo debemos aumentar la fe pues ella viene
por el oír y por el oír la Palabra de Dios. Y sabemos que la fé obra
por el amor. Sabemos también que el Amor es un fruto y por tanto
crecerá en la rama que es usted, a medida que desarrolla una
amistad estrecha con el Señor.
1- PREOCÚPESE POR CONOCER PROFUNDAMENTE A DIOS.
Para que no tenga una idea equivocada de El, pues si uno
tiene la verdadera dimensión de Dios nos pasará como el
hombre que recibió un talento. Mateo 25. 24-25: “Pero
llegando también el que había recibido un talento, dijo:
Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde
no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual
tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí
tienes lo que es tuyo”.
Dios hace un inventario en su Palabra de todas las situaciones
que pueden causar en usted temor y termina
recomendándonos buscar primero el Reino de Dios y su
Justicia y todo lo demás será añadido. Mateo 6: 25-34
2- NO TEMER ES UN MANDATO Y POR TANTO CONLLEVA
UNA ELECCIÓN. El mandato NO TEMAS (“fear not”) aparece
cientos de veces en la Biblia. Si Dios nos ordena No temer,
entonces el miedo no es un sentimiento sino una elección.
3- DIOS LE DIO, LE DA Y LE DARÁ VIDA ABUNDANTE. Juan
10:10: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y
destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la
tengan en abundancia”.
4- NO SE ENFOQUE EN EL PROBLEMA, EN LA
CIRCUNSTANCIA, EN LA REALIDAD. ENFÓQUESE MEJOR
EN CRISTO, EN SUS PROMESAS, EN LA VERDAD. Cuando
ponemos nuestros ojos en la realidad, en el terror de las
noticias, en la habladuría de la gente sobre la espeluznante
realidad en las calles, en el mal carácter de mi cónyuge, en la
voz terrorífica de su mal genio, en la dureza de su corazón,
entonces empezamos a hundirnos en la desesperanza y en el
temor. Mateo 14:30-31:“Pero al ver el fuerte viento, tuvo
miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo:
¡Señor, sálvame!”.
Pero Dios le dice a usted que El no le ha hecho temeroso y
cobarde sino todo lo contrario. 2Timoteo 1:7 “Porque no nos
ha dado Dios espíritu de cobardía (TEMOR), sino de
poder, de amor y de dominio propio”.

5- CREA EN LO QUE DIOS ES, CONFÍE EN ÉL Y LUCHE POR


SU HOGAR. Recuerde lo que Dios dice de Su propia
Naturaleza. Dios dice que El es mi fortaleza, mi castillo, mi
Roca Fuerte, mi Alto Refugio, mi amparo, mi pronto auxilio, mi
Escudo, mi Protector. El dice que me guarda, me libra de
males, que El es la fuerza de mi salvación, mi SALVADOR.
Sólo crea en lo que El es, ponga toda su confianza en El y
usted haga lo que pueda hacer, lo que esté a su alcance, para
salvar su matrimonio y su hogar.
Nehemías 4:14 (DHH): “y al ver que tenían miedo, me puse
de pie y dije a los nobles, a los gobernantes y al resto del
pueblo: "No les tengan miedo. Recuerden que el Señor es
grande y temible, y luchen por sus compatriotas, por sus
hijos e hijas, mujeres y hogares."
¡Nunca olvide que Dios es su Padre y que El lo tratará como el
mejor de todos!
Romanos 8: 14-15: “Porque todos los que son guiados por
el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no
habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez
en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción,
por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”
El te dice que NO temas por El tiene las llaves de la muerte!
Apocalipsis 1: 17-18: “Cuando le vi, caí como muerto a sus
pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No
temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve
muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos,
amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”.
6- ENFRENTE CON CORAJE LAS CIRCUNSTANCIAS Y HAGA
LO QUE TEMIÓ.
Isaías 51: 11-16: “Ciertamente volverán los redimidos de
Jehová; volverán a Sion cantando, y gozo perpetuo habrá
sobre sus cabezas; tendrán gozo y alegría, y el dolor y el
gemido huirán. Yo, yo soy vuestro consolador. ¿Quién eres tú
para que tengas temor del hombre, que es mortal, y del hijo de
hombre, que es como heno? Y ya te has olvidado de Jehová
tu Hacedor, que extendió los cielos y fundó la tierra; y todo el
día temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se
disponía para destruir. ¿Pero en dónde está el furor del que
aflige? El preso agobiado será libertado pronto; no morirá en
la mazmorra, ni le faltará su pan. Porque yo Jehová, que agito
el mar y hago rugir sus ondas, soy tu Dios, cuyo nombre es
Jehová de los ejércitos. Y en tu boca he puesto mis palabras,
y con la sombra de mi mano te cubrí, extendiendo los cielos y
echando los cimientos de la tierra, y diciendo a Sion: Pueblo
mío eres tú”.
Hebreos 11:32-34: ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me
faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de
Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas;
que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia,
alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron
fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron
fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas,
pusieron en fuga ejércitos extranjeros”.
7- NUNCA MIRE ATRÁS. Porque ¡los que Liberta el Hijo son
verdaderamente libres! Joh 8:36: “Así que, si el Hijo os
libertare, seréis verdaderamente libres”.