Você está na página 1de 4

Cuad. herpetol.

, 23
23 (2):
(2): 97 – 99, 2009
97–99, 2009 97

NOTA cial Mar Chiquita (latitudes entre 37º


32’ hasta 37º 45’ S; longitudes entre 57º
NADANDO DEBAJO DE LA ARENA:
19’ hasta 57º 26’ W; provincia de Bue-
OBSERVACIONES SOBRE UN nos Aires, Argentina). En el marco de
PECULIAR COMPORTAMIENTO EN otras investigaciones, cuatro observado-
LIOLAEMUS MULTIMACULATUS res realizaron búsquedas intensivas de
lagartijas, siguiendo un diseño sistemá-
tico de transectas que abarcara todos
FEDERICO KACOLIRIS los microhábitats presentes en el área.
Sección Herpetología, Departamento de Verte- Los muestreos se desarrollaron aproxi-
brados, Museo de La Plata. Paseo del Bosque s/ madamente entre las 10:00 y las 16:00,
n. La Plata (1900), Buenos Aires. durante los meses de Enero y Febrero
fedekacoliris@yahoo.com.ar de 2008 (totalizando 912 horas-hombre
de esfuerzo). Durante los muestreos se
EMILIANO GUERRERO observó a algunos individuos que, ante
ALEJANDRO MOLINARI la presencia de los observadores, se en-
Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Univer- terraron bajo la arena, se desplazaron
sidad Nacional de La Plata. Calle 122 y 60 s/n. La una corta distancia debajo de la misma
Plata (1900), Buenos Aires. y emergieron (en la mayoría de los ca-
sos) en un punto distante del cual se
JORGE WILLIAMS enterraron. Ante esta novedad, se deci-
Sección Herpetología, Departamento de Verte- dió capturar al individuo, y se registra-
brados, Museo de La Plata. Paseo del Bosque s/ ron algunas variables: a) la distancia
n. La Plata (1900), Buenos Aires. entre el punto en el cual los individuos
williams@fcnym.unip.edu.ar se enterraron originalmente y el punto
en donde emergieron posteriormente
La lagartija de las dunas, Liolaemus (precisión de 1 cm); b) la cobertura de
multimaculatus (Duméril & Bibron, 1837) la vegetación en el punto en el cual se
es una especie endémica de las dunas enterraron, utilizando una escala relati-
costeras pampeanas en Argentina (Cei, va, modificada de Mueller-Dombois &
1993). Esta especie es estrictamente are- Ellemberg (1974); c) el sexo de los indi-
nícola, especialista en cuanto al uso de viduos, sobre la base de caracteres
microhábitats (Kacoliris et al., 2009) y sexuales secundarios (Cei, 1993), y d) la
posee adaptaciones morfológicas y etoló- longitud hocico-cloaca (precisión de 0,01
gicas para la vida en la arena (Vega, mm), sobre la cual se categorizó a los
2001). Una de las adaptaciones más des- individuos en juveniles y adultos en
tacadas en esta lagartija es la capacidad base a los tamaños reproductivos des-
de enterrarse bajo la arena rápidamente criptos en Vega (1997).
ante la presencia de un depredador o Se detectaron en total 659 lagartijas,
durante el cese nocturno de la actividad entre las cuales solamente ocho indivi-
(Halloy et al., 1998). En el presente artí- duos (1,2%) fueron observados despla-
culo se presentan las primeras observa- zándose debajo de la arena. De estos
ciones sobre un nuevo tipo de comporta- ocho individuos, seis fueron hembras
miento, el cual incluye desplazamientos adultas, una fue una hembra juvenil y
de los individuos por debajo de la arena uno fue un macho juvenil. La distancia
durante un evento de escape. de desplazamiento promedio (± SD) fue
El área relevada incluyó un sector de 41 ± 22 cm (n = 8, con una amplitud
de aproximadamente 50 ha de dunas, de entre 19 y 80 cm). En todos los ca-
localizadas dentro de la Reserva Provin- sos, las lagartijas fueron halladas sobre

R e c i b i d o : 0 9 / 0 3 / 0 9 — A c e p t a d o : 1 4 / 1 1 / 0 9
E d . a s o c . : M . C a b r e r a
98 F. K A C O L I R I S et al.: Desplazamiento bajo la arena en Liolaemus multimaculatus

dunas frontales (primera línea de dunas nocida como quiescent buriers (Pough,
con respecto al mar), sobre pastizales 1970), que Arnold (1995) describe como
de escasa cobertura de la vegetación, enterradores nocturnos. Contrariamente
no mayor al 10%. El comportamiento a este planteo, las observaciones del
registrado se desarrolló en todos los ca- presente artículo coinciden con Halloy
sos, en forma continuada y seguidamen- et al. (1998), quienes proponen que los
te al comportamiento de enterrarse bajo lagartos del género Liolaemus también
la arena descripto en Halloy et al. utilizan el comportamiento de enterrar-
(1998). No se pudo establecer la profun- se bajo la arena como estrategia de es-
didad exacta a la cual se hallaban los cape. El comportamiento de desplazarse
individuos mientras se desplazaban de- debajo de la arena aporta evidencia fun-
bajo de la arena. Sin embargo, en algu- damental a tal propuesta, ya que solo
nos casos, se pudo observar un rastro ha sido observado durante eventos de
superficial de arena que delataba a los escape y probablemente solo sea utiliza-
individuos desplazándose a escasos milí- do en tal sentido. Sin embargo, estudios
metros de la superficie, y en línea rec- sobre comportamiento antidepredatorio
ta. Estando las lagartijas debajo de la deben ser efectuado en un contexto
arena, se pudo observar que en la ma- comparativo, a fin de aportar más evi-
yoría de los casos las mismas emergie- dencia a esta hipótesis.
ron en un punto distante, para inmedia- En relación a la escasa cantidad de re-
tamente continuar con su huida. Sin gistros de individuos desarrollando este
embargo, en dos casos, los individuos comportamiento, una posible explicación
permanecieron enterrados y quiescentes, sería de índole ecológica y estaría relacio-
en un punto distante al cual se habían nada con las condiciones del substrato y
enterrado originalmente. del microhábitat. Este comportamiento
Arnold (1994) sugiere que el enterrar- se desarrolló en situaciones de escasa a
se debajo de la arena en lagartos pudo nula cobertura de la vegetación y sustra-
haberse originado como una adaptación to seco con una capa importante de arena
para escapar a depredadores, o bien para suelta. Si consideramos las preferencias
ocultarse durante el cese de períodos de que muestra esta especie, vemos que la
actividad. El mismo autor propone que mayor frecuencia de individuos prefieren
cualquiera de estas dos adaptaciones microhábitats que se alejan de estas ca-
pudo posteriormente transformarse en racterísticas, principalmente en lo refe-
una exaptación de la otra, es decir, un rente a la cobertura de la vegetación (ver
rasgo que confiere cierta ventaja en la Kacoliris et al., 2009). Una explicación al-
performance de los individuos pero que ternativa estaría relacionada al esfuerzo
no se generó como resultado directo de que necesitarían los individuos para desa-
la selección natural. Siguiendo esta línea rrollar tal comportamiento. Sin embargo,
de pensamiento, el comportamiento des- y teniendo en cuenta el hábitat que utili-
cripto en el presente artículo podría re- zan las especies arenícolas de Liolaemus,
presentar una exaptación del comporta- el hecho de que este comportamiento
miento de enterrase bajo la arena des- haya sido observado en tan baja frecuen-
cripto en Halloy et al. (1998). cia, permitiría sugerir un limitante histó-
El comportamiento de enterrarse rico del grupo, asociado a su morfología.
bajo la arena se presenta en varias es- Estudios futuros deberán aplicarse a eva-
pecies, entre las cuales se encuentran luar la importancia relativa del contexto
las lagartijas arenícolas del grupo wieg- filogenético y la ecología espacial en la
mannii, incluida L. multimaculatus historia natural de L. multimaculatus y
(Etheridge, 2000). Este grupo quedaría especies relacionadas.
incluido en la categoría equivalente co-
Cuad. herpetol., 23 (2): 97 – 99, 2009 99

AGRADECIMIENTOS HALLOY , M.; R. ETHERIDGE & G. M.


B URGHARDT. 1998. To bury in
A C. Liuzzi; G. Guaitoli; M. Fernán- sand: Phylogenetic relationships
dez; R. Cañete; F. Tuñon; M. Buzato y among lizard species of the
J. Mangiarotti por su ayuda durante el boulengeri group, Liolaemus (Rep-
trabajo de campo. K. Jones, G. Spinelli, tilia: Squamata: Tropiduridae), ba-
M. Caviglia y tres revisores anónimos sed on behavorial characters. Her-
realizaron sugerencias valiosas sobre el petological Monographs 12: 1-37.
manuscrito. El trabajo de campo fue ETHERIDGE, R. 2000. A review of lizards
realizado con fondos de Rufford Small of the Liolaemus wiegmannii
Grants (Rufford Foundation) e Interna- group (Squamata, Iguania, Tropi-
tional Reptile Conservation Foundation. duridae), and a history of morpho-
El salario de FK y JW es cubierto por logical change in the sand-dwe-
el Consejo Nacional de Investigaciones lling species. Herpetological Mono-
Científicas y Técnicas. El Organismo graphs 14: 293-352.
Provincial de Desarrollo Sostenible otor- KACOLIRIS, F. P.; C. E. C ELSI & A. L.
gó los permisos necesarios para trabajar MONSERRAT. 2009. Microhabitat
en el área. use by the sand dune lizard Lio-
laemus multimaculatus in a pam-
pean coastal area in Argentina.
LITERATURA CITADA Herpetological Journal 19: 61-67.
MUELLER-DOMBOIS , D. & H. E LLEN-
ARNOLD, E. N. 1994. Investigating the BERG. 1974. Aims and Methods of
origins of performance advantage: Vegetation Ecology. Wiley, New
adaptation, exaptation and lineage York. 547 pp.
effects. En: EGLETON, P. & R. I. POUGH, F. H. 1970. The burrowing eco-
VANE-WRIGHT (Eds.) Phylogenetics logy of the sand lizard, Uma nota-
and Ecology. Academic Press, Lon- ta. Copeia 1970: 145-157.
don. VEGA, L. E. 1997. Reproductive activity
A RNOLD, E. N. 1995. Identfying the and sexual dimorphism of Liolae-
effects of history on adaptation: mus multimaculatus (Sauria: Tro-
origins of different sand-diving te- piduridae). Herpetological Journal
chniques in lizards. Journal of 7: 49-53.
Zoology 235: 351-388. VEGA, L. E. 2001. Herpetofauna: diver-
CEI, J. M. 1993. Reptiles del Noroeste, sidad, ecología e historia natural:
Noreste y Este de la Argentina. 213-226. En: O. Iribarne (ed.), Re-
Museo Regionali di Scienze di To- serva de Biosfera Mar Chiquita.
rino, Torino. Monografie 14. 949 Características físicas, biológicas y
pp. ecológicas. Editorial Martín, Mar
del Plata.
100 F. K A C O L I R I S et al.: Desplazamiento bajo la arena en Liolaemus multimaculatus