Você está na página 1de 3

Liderazgo

El liderazgo es un fenómeno social, constituido por dos elementos esenciales:


el que influye y los que son influidos, por lo que no es posible que exista un líder
sin seguidores.

No se cuenta con un concepto específico de liderazgo, según lo menciona Casares


(1994) en su libro “Liderazgo – Capacidades para dirigir”. Existen diferentes
maneras de percibir el liderazgo dependiendo del sistema en el que se de, por
ejemplo, en un ambiente político, organizacional, familiar, etc.

Casares sugiere once perspectivas desde las que los distintos estudios definen el
liderazgo:

1. Función de los procesos de grupo.


2. Parte de la personalidad.
3. Arte de buscar concenso.
4. Capacidad de influir.
5. Forma de persuadir.
6. Conductas o comportamientos específicos.
7. Relación de poder.
8. Instrumento para obtener los objetivos.
9. Efecto de la interacción.
10. Papel o rol.
11. Inicio de una estructura.

Pero lo que si conocemos bien, es la misión básica de todo líder que es, dirigir a un
grupo humano hacia las metas deseadas y propuestas.

Sin embargo, desde cualquier punto de aplicación del liderazgo, éste cuenta con
características en común, como son:

o Saber motivar.
o Buenas relaciones con las personas y grupos.
o Saber dirigir.
o Saber comunicarse.

Todas estas características influyen en el logro de los objetivos, ya sea de forma


personal o de grupo.

Según Robert Blake y Jean Mounton (1975) existen dos variables esenciales sobre
las que se ejerce el liderazgo: la orientación hacia resultados y hacia la conducción
de las personas, y el descuido de cualquiera de las dos variables puede llevar al
líder al fracaso, ya sea en el logro de resultados o en la formación de un equipo
humano.
Cambios en el liderazgo

En épocas pasadas, el liderazgo se sustentaba en el poder tanto militar, como


económico y político. Sin embargo, en la actualidad los capitales no son más
importantes que los conocimientos y las nuevas tecnologías (Naisbitt, 1982).

Ahora las grandes decisiones no las toma un individuo como tal, sino que son
consensadas entre las personas que integra un sistema u organización, por lo que
la responsabilidad que otorga el “poder” es ahora compartida. Y debido a que el
líder no es, necesariamente, el experto en todas las áreas, surge el liderazgo
compartido y multidisciplinario.

Nos encontramos en una época de cambio que requiere de líderes que estén
dispuestos a ser agentes de cambio eficaces y creativos, que orienten, motiven,
vinculen, integren y optimicen el quehacer del grupo de personas que se encuentra
a su cargo, que sepan exigir trabajo y sacrificio en función de lograr los objetivos
deseados, respetando siempre la integridad del ser humano y sus necesidades
como tal. Estando conscientes de que todo cambio realizado conlleva un riesgo, y a
mayor sea el impacto del cambio, mayor será el riesgo.

Un líder no debe disminuir a sus colaboradores o desviarlos de los valores éticos


universales, de lo contrario no puede ser un auténtico líder.

El líder, como ser humano, tiene defectos y virtudes, se equivoca, comete errores,
pero su orientación es siempre dirigida a la construcción de sí mismo, de sus
semejantes y su entorno.

¿Quién puede ser un líder?

“Líder es aquel que concibe y expresa metas que elevan a las personas por
encima de sus pequeñas preocupaciones y las integra en la búsqueda de metas
trascendentes y dignas de sus mejores esfuerzos” (Gardner, 1990).

El liderazgo parte de la personalidad, de la capacidad individual de obtener los


resultados, en una relación esencial con los seguidores, dentro de un contexto
social determinado.

Todo hombre, en mayor o menor medida, nace con cualidades de líder. Para
conseguir ser uno de ellos es necesario tener cualidades y habilidades físicas,
psicológicas y mentales que permitan el desenvolvimiento en el medio y nivel al
que se aspira. Esos talentos, se pueden enriquecer y perfeccionar con la educación
y la experiencia.
El liderazgo se puede aprender y se puede transmitir. Un líder es producido y
favorecido por las circunstancias, pero también existen sistemas en los que se
impide y bloquea el surgimiento de líderes debido a la resistencia natural de los
seres humanos hacia cualquier cambio.

Liderazgo en la vida social

El liderazgo se da tanto en grupos formales como en grupos informales. Lo


importante de éste es que se de en beneficio de las personas que componen estos
grupos y siempre con una visión hacia el futuro.

Algunos ejemplos son:

o Liderazgo político: Habilidad de concertar diversos intereses hacia el bien


común, respetando los derechos individuales y exigiendo que se cumplan
las obligaciones.
o Liderazgo empresarial: Actividad directiva en las agrupaciones.
o Liderazgo emprendedor: Actividad de las personas al iniciar un negocio,
empresa u organización, ya sea fon fines de lucro o no.
o Liderazgo ejecutivo: Responsabilidad sobre los resultados y el desarrollo
de las dependencias respectivas.
o Liderazgo del educador y del administrador escolar: Ejercen un papel
primordial como inspiradores de los alumnos, influencian en los valores,
en la motivación, en el aprender a trabajar en equipo y en general a ser
mejores personas tanto individual como socialmente.

Referencia

1. Casares Arrangoiz, David; “Liderazgo – Capacidades para dirigir”; Fondo de


Cultura Económica; México, D.F.; 1994