Você está na página 1de 11

ARTIGOS REVISTA DE SOCIOLOGIA E POLÍTICA Nº 24: 165-175 JUN.

2005

¿QUÉ SIGNIFICA ESTADO?


REFLEXIONES ACERCA DE LA TEORÍA
DEL ESTADO CAPITALISTA1

Joachim Hirsch

RESUMO

O presente artigo propõe uma teoria abstrata do Estado capitalista, sem se referir a nenhuma formação
histórica em particular, no que se convencionou chamar “teoria derivacionista do Estado”. Considera-se
aqui o Estado como uma formação sócio-política específica da sociedade capitalista, responsável pela
manutenção e pelas condições de reprodução do capital. A base social do capitalismo é a separação
(contraditória) entre o capital e o trabalho; para realizar essa separação, o capitalismo mantém, por meio
do Estado, uma separação entre a sociedade e a economia, de modo que seja possível aos capitalistas
expropriar a força de trabalho dos trabalhadores (e a riqueza daí resultante) sem exercer ela mesma a força
(a violência) necessária para tanto. Essa separação é o que funda, contraditoriamente, as relações
necessárias ao projeto burguês de liberdade e igualdade cidadãs. Em termos teóricos e históricos, não se
subordina a política à economia, como se o Estado fosse mera e simplesmente uma superestrutura do
capital; além disso, outras contradições sociais não são criadas pelo capitalismo (entre gêneros ou raças,
por exemplo), mas o Estado capitalista impõe condições específicas a elas, conformando-as.
PALAVRAS-CHAVE: Estado; capitalismo; teoria; classe dominante; expropriação da força de trabalho.

Cuando se trata de las condiciones de una po- de un Estado “antiguo”, “medieval” o “feudal”.
lítica democrática, primero es necesario acordar Condiciones feudales, por ejemplo, se caracterizan
qué se entiende en realidad por “Estado” y qué por el hecho de que la dominación “política” y
relación existe entre el Estado moderno y la de- “económica” coinciden en gran medida, no dan-
mocracia política. Si pensamos en los partidos, do lugar a la conformación de un aparato político
gobiernos y parlamentos, las direcciones separado de las relaciones sociales inmediatas de
impositivas, los tribunales, las fuerzas armadas y subordinación y dependencia. No sólo la mera
la policía, entonces, a primera vista parece evi- existencia de relaciones de dominación y poder ni
dente qué es el “Estado”. Pero en realidad no es tampoco tareas y funciones específicas
así. En primer lugar se debe constatar que no constituyen el Estado, sino la forma social, en la
siempre existieron estados en el sentido cual aquellas relaciones se expresan y estas tareas
contemporáneo. No toda dominación política se se realizan (HOLLOWAY 1991, p. 235). Del “Es-
configura en forma de “estados” separados de la tado” como forma de dominación se puede hablar
“sociedad”. La estructura que denominamos “Es- principalmente recién cuando se conforma un
tado” surgió recién con la sociedad burguesa ca- aparato de poder autónomo y centralizado, sepa-
pitalista y representa una de sus características rado de la sociedad y la economía, y con esto se
estructurales fundamentales. Por eso es que por diferencian “política” y “economía” como esfe-
lo menos es impreciso, si no confusionista, hablar ras funcionales de la sociedad. La sociedad capi-
talista se caracteriza por sostenerse materialmen-
te y desarrollase en base a la producción privada,
el trabajo asalariado y el intercambio de
1 Este artigo integra o livro El Estado nacional de
mercancías. Obtiene su coherencia y dinámica de
competencia. Estado, democracia y política en el capitalis-
la apropiación privada, mediatizada por el merca-
mo global (Ciudad de México: Universidad Autónoma
Metropolitana, 2001). do y el intercambio del plusvalor producido, es

Recebido em 15 de maio de 2005


Rev. Sociol. Polít., Curitiba, 24, p. 165-175, jun. 2005
Aprovado em 18 de junho de 2005 165
¿QUÉ SIGNIFICA ESTADO?

decir, del proceso de revalorización del capital. cialmente no coordinados. Su importancia social
Impulsado por la coerción de maximizar la se expresa en la “vendibilidad” de los respectivos
ganancia, la acumulación del capital determina de productos. Mediante el valor o precio de las
manera esencial las estructuras y los desarrollos mercancías se comparan los trabajos individuales;
sociales, la modificación de las situaciones aquí se decide si el trabajo singular es necesario y
sociales, las condiciones de y la división del trabajo, requerido desde la totalidad económica. El dinero
la forma del progreso tecnológico etcétera. Pero es la forma social, en la cual se expresa la
esto significa que los seres humanos están comparabilidad y la interrelación social de múltiples
sometidos a interrelaciones, a las cuales ni pueden trabajos particulares; a esta interrelación se
elegir libremente ni modificar sin más mediante la confrontan al mismo tiempo los seres humanos
acción individual directa. Ellos son en primer tér- como relaciones compulsivas y violentas
mino trabajadores(as) asalariados(as), exógenas. Esto se demuestra ya en el hecho de
empresarios(as), campesinos(as) o comerciantes. que sin trabajo asalariado no se obtiene dinero ni
Estas ubicaciones dentro de la estructura social tampoco la satisfacción de necesidades y que, por
condicionan de manera decisiva las posibilidades otra parte, depende del dinero o más preciso de
individuales de configurar y actuar. Mientras la las expectativas de ganancia de los empresarios,
sociedad capitalista de mercado está caracteriza- si se ofrecen puestos de trabajo y se pagan salarios.
da tanto por la relación generalizada de No es la utilidad de los valores de uso generados,
competencia entre los diferentes “propietarios de sino la “vendibilidad” de las mercancías
mercancía” como así también por los antagonis- producidas, es decir en última instancia la
mos entre las clases y grupos sociales, la rentabilidad del capital invertido lo que determina
comunidad política no se establece de manera qué se produce.
directa, conciente o mediante acuerdos inmediatos.
La sociedad capitalista se caracteriza por la
Por el contrario, son los conflictos, disputas y
persistencia con la que sigue desarrollando el
luchas su característica principal. Esto imposibilita
carácter social real del trabajo, la interrelación fi-
que sus miembros estén en condiciones de arri-
nalmente mundial y el ensamblado de innumerables
bar a decisiones libres, concientes y planificadas
trabajos parciales. Con esto, al mismo tiempo, se
respecto a sí mismos, sus relaciones mútuas y su
está tornando imposible configurar las condiciones
desarrollo común. El caracter social de los seres
sociales de manera inmediata, a través del accionar
humanos se exterioriza en cambio en formas
conciente y colectivo de los seres humanos. Quién
sociales separadas de ellos. En la teoría materia-
trabaja qué y para quién depende por lo pronto de
lista de la sociedad se denominan formas sociales
intrincados movimientos internacionales de dinero
a los objetos externos y ajenos al ser humano, en
y capital. La condición gregaria de los seres hu-
los que se manifiesta su interrelación social de
manos se carga a sus espaldas como una relación
manera desfigurada y no reconocible de inmediato
coercitiva, marcada por un proceso de circulación
y sólo a través de los cuales es posible la
monetaria y valorización del capital, que en esencia
sociabilidad en las condiciones económicas
se caracteriza por sus crisis. Pero lo peculiar de la
imperantes. Las relaciones sociales de los seres
forma de la relación social del trabajo bajo las
humanos deben adoptar la forma de relaciones
condiciones de la economía mercantil capitalista
cosificadas, es decir la propia existencia social se
rige también la comunidad política: en una sociedad
confronta a los seres humanos como cosa, como
basada en una división “natural” de trabajo,
“fetiche” difícilmente aprehensible, que oculta lo
acuñada por la competencia y confrontación de
que lo origina y alienta.
clases, tampoco en esto ella puede realizarse de
Las dos formas sociales básicas, en las que se manera inmediata, a través de un libre acuerdo
objetiva la interrelación social en el capitalismo, entre todos, sino que debe adoptar una forma igual-
son el valor, que se expresa en el dinero, y la for- mente cosificada y objetivada. Esto es el Estado
ma política, que se expresa en la existencia de un burgués-capitalista que se presenta ante los
Estado separado de la sociedad. En la forma del individuos sociales igualmente como relación co-
valor y precio de las mercancías producidas se ercitiva externa y ajena.
manifiesta el carácter social de los trabajos parti-
Si ahora abordamos con mayor detenimiento
culares, que se realizan según una división de
la forma de lo político bajo las condiciones de la
trabajo, pero independientes entre sí y por eso ini-
socialización capitalista, por lo pronto no se trata

166
REVISTA DE SOCIOLOGIA E POLÍTICA Nº 24: 165-175 JUN. 2005

de explicar cómo se originan Estados, cómo sin impedimentos (el “mercado libre”), la
aparecen concretamente, qué hacen ó no hacen. competencia y la “libertad” de los asalariados/as
Más bien primero debe fundamentarse por qué la para vender su fuerza de trabajo sólo son conce-
comunidad política adopta en realidad una forma didas cuando la clase económicamente dominan-
separada de la “economía” y la “sociedad” y qué te desiste del uso individual de los instrumentos
consecuencias tiene esto para las instituciones y coercitivos directos en el tráfico económico
procesos sociales y políticos. Este paso teórico inmediato, es decir, cuando las luchas competiti-
muchas veces es denominado “derivación del Es- vas no se dirimen con las armas y la fuerza de
tado” y ha sido mal interpretado en su importancia trabajo no se recluta en forma compulsiva. Sólo
y alcance: el objetivo no es la explicación de de- cuando estas condiciones están dadas puede una
terminadas instituciones, procesos y desarrollos sociedad capitalista consolidarse, sostenerse y
políticos, sino el análisis de las características desarrollarse. Por lo tanto, las condiciones capi-
estructurales básicas de la sociedad capitalista, que talistas sólo pueden entonces conformarse en
sin duda tienen suma importancia para los patrones plenitud si la coacción física experimenta una
vigentes de percepción y las posibilidades de institucionalización independiente de todas las
acción. Se trata entonces de las posibilidades y clases sociales, inclusive de la dominante en tér-
presiones del accionar, que obedecen a las relaci- minos económicos – precisamente, en la forma
ones materiales de producción y acuñan las del Estado. Esto no significa de ninguna manera
instituciones políticas y los procesos políticos de que la violencia desaparezca de la sociedad: al
la sociedad burguesa. No se trata de explicar los contrario, sigue actuando por lo menos de modo
aparatos estatales concretos o los sistemas políti- “silencioso”, por ejemplo, obligando a los seres
cos particulares; si no se comprenden las humanos a la venta “voluntaria” de su fuerza de
interrelaciones estructurales de la sociedad, que trabajo y, precisamente por haber sido concentra-
se encuentran detrás y los determinan, son do en el aparato burocrático estatal, se torna más
difícilmente comprensibles (v. HIRSCH, 1974; contundente y eficaz como nunca antes lo fuera
BLANKE, 1975; HOLLOWAY & PICCIOTTO, en la historia.
1978; HOLLOWAY, 1991).
Esta concentración de la fuerza coercitiva en
La cuestión, de la que se trata, fue formulada una forma separada de todos los individuos y clases
de manera concisa, en los años 1920, por el sociales constituye la separación entre “economía”
profesor soviético de Derecho Público, Eugenio y “política”, entre “Estado” y “sociedad”, carac-
Paschukanis. “¿Por qué la dominación de clase terística del capitalismo. Por eso acierta Max
no sigue siendo lo que es, es decir, el sometimiento Weber al afirmar que el Estado moderno se ca-
efectivo de una parte de la población por la otra? racteriza principalmente no por sus actividades,
¿Por qué adquiere la forma de una dominación sino ante todo por su “monopolio de legítima
oficial estatal ó – lo que es lo mismo – por qué el violencia física” (WEBER, 1974, p. 1 042). Esto
aparato coercitivo estatal no ha sido creado como por supuesto no significa que fuera del Estado no
aparato privado de la clase dominante, sino que se se ejerza la violencia, sino sólo que el Estado se
separa de ella, adquiriendo la forma de un aparato impone normalmente como última instancia coer-
anónimo del poder público separado de la citiva, al castigar por ejemplo el delito. Se observa
sociedad?” (PASCHUKANIS, 1970, p. 119). entonces que el “monopolio estatal de la violencia”,
al cual hoy se le suele adjudicar la cualidad de un
La respuesta se encuentra en las peculiarida-
logro civilizatorio altamente positivo, en primer
des de la modalidad capitalista de socialización.
lugar no es otra cosa que una específica forma
Esta se caracteriza por la separación de los
histórica de las relaciones sociales de explotación
productores inmediatos (obreros y obreras) de los
y opresión. El modo, sin embargo, en que se ejerce
medios de producción, por la producción priva-
la violencia y en que se llevan a cabo las luchas
da, el trabajo asalariado y el intercambio de
sociales ha sido significativamente modificado,
mercancías. Esto implica que la explotación del
racionalizado, tornado previsible y así en cierto
trabajo vivo o la apropiación del plusproducto no
modo seguramente también “civilizado”.
tiene lugar mediante el uso directo de la fuerza,
sino a través de un intercambio de mercancías en Esta secuencia argumentativa constituye algo
apariencia equivalente, incluyendo la “mercancía” así como el núcleo de la “derivación” materialista
fuerza de trabajo. El intercambio de mercancías del Estado. Resta recalcar que con esto de ninguna

167
¿QUÉ SIGNIFICA ESTADO?

manera se define al Estado como simple expresión so tendencialmente destruye. Se trata no sólo de
o función dependiente de la economía, como lo tradiciones culturales, pautas de valores y relaci-
hacen las teorías simplistas de base y ones sociales que no han adquirido la forma de
superestructura. Mas bien, la peculiaridad del mercancías, sino también de formas básicas de la
modo de socialización capitalista consiste en la reproducción material como la producción de
separación y vinculación simultánea de la política subsistencia agraria y artesanal o formas
y la economía. La economía no antecede a la po- tradicionales del trabajo doméstico. Sin ellos no
lítica ni teórica ni históricamente. “El Estado no serían posibles ni la existencia de las fuerzas de
es una superestructura, que podría ser explicada trabajo ni la permanencia y la cohesión de la
en referencia a la base económica. Como el valor, sociedad. Asimismo las condiciones naturales de
el dinero etcétera, que representan una forma his- la producción, que a cada capital le parecen como
tórica específica de relaciones sociales” “fuerza productiva gratuita”, deben ser protegi-
(HOLLOWAY, 1991, p. 229). La forma económica das y conservadas tanto más contra la dinámica
y política caracterizan la manera en la que la de la revaloración del capital, cuanto más ésta se
sociedad capitalista obtiene su capacidad de impone a escala mundial.
cohesión, sustentabilidad y desarrollo a pesar de
Ya este contexto excluye una reproducción de
sus contradicciones antagónicas y a través de ellas.
la sociedad, determinada sólo por la forma
Importante es ahora destacar, que esta forma po-
económica, regulada por la ley del valor (es decir,
lítica implica más que la independización de la
conforme al mercado). Como simple “economía
fuerza coercitiva física frente a los individuos,
de mercado”, el capitalismo no está en condiciones
grupos y clases sociales. El Estado no sólo es el
de existir. Sus contradicciones internas imponen
aparato coercitivo, sino que, al estar aparentemente
una actividad orientada hacia la existencia materi-
por encima de la competencia y las luchas sociales,
al, el ordenamiento y la permanencia de la sociedad
simultaneamente se expresa en él la comunicidad
y que se desarrolla desde afuera del proceso
política de la sociedad – aunque de una manera
inmediato de la revaloración. Esta sólo puede
cosificada y objetivada. El Estado es la
realizarse de la única manera en la cual es exclusi-
configuración, ilusoria y de igual modo real, que
vamente posible la comunicidad política en la
adopta la comunidad política bajo las condiciones
sociedad capitalista: mediante el Estado. “Merca-
sociales dominantes.
do” y “Estado” entonces no sólo se oponen, sino
No sólo las interrelaciónes económicas de la que están relacionadas entre sí de manera
sociedad, marcada por la competencia y antago- indisoluble. El Estado tiene que intervenir en el
nismos de clase, sino también las políticas se accionar del mercado y con esto siempre tiende,
manifiestan en una instancia separada de ella, en última instancia, a suprimirlo. Al mismo tiempo,
presentándosle también como externa: lo que a la sigue dependiendo fundamentalmente de que el
sociedad le es común, aparece como apartado de proceso de revaloración capitalista regulado a tra-
ella (comparar con MARX, 1970, p. 203). vés del mercado persista.
Ahora es posible señalar con mayor precisión Tanto la forma política de la sociedad capita-
lo que significa “forma”, “contradicción” y lista como la económica se caracterizan por
“regulación” en las condiciones capitalistas de complejas contradicciones. La “singularización”
socialización. La conexión de la reproducción del Estado, la separación de política y economía,
material, cohesionada por la forma del valor si bien es indispensable para que la sociedad capi-
(dinero, capital) y la ley del valor (mercado), es – talista se mantenga, pero no lo garantiza de
como ha demostrado Marx en El capital – antemano. “Política” y “economía” no conforman
producción y realización de plusvalor y, como tal, una interrelación funcional que se autoregula sin
caracterizada por sus crisis. Y esto en un doble fisuras. La “singularización” del Estado, la
sentido: el proceso de acumulación de capital, que separación del “Estado” y la “sociedad” se produce
a su vez es lucha de clases, lucha por la producción en luchas políticas y sociales y resulta cuestionada
y apropiación del plusvalor, está permanentemen- constantemente por ellas, cuando se establecen,
te sometido a la posibilidad de estancamientos y por ejemplo, estrechos entrelazamientos entre el
colapsos. Al mismo tiempo se basa en condiciones Estado y grupos de capitales en particular y, las
sociales y requisitos naturales, los cuales no es actividades estatales están dirigidas por sus
capaz de producir ni de mantener, sino que inclu- intereses “privados”. Las clases económicamente

168
REVISTA DE SOCIOLOGIA E POLÍTICA Nº 24: 165-175 JUN. 2005

dominantes tienden por principio a una cial y de clases, en las que encuentran sus límites.
reprivatización de la violencia coercitiva física, Los hombres y mujeres entonces pertenecen a
cuando en tiempos de crecientes conflictos clases y son al mismo tiempo ciudadanos(as) y
sociales no pueden seguir asegurando su partes contractuales, formalmente libres e igua-
dominación a través del aparato estatal. Pero a les. Precisamente esa contradicción promueve los
largo plazo semejantes evoluciones ponen en duda conflictos sociales, a través de los cuales la for-
la persistencia de una sociedad capitalista. ma del Estado se impone y mantiene. No en últi-
mo término son las instituciones y los
Dado que la forma política y, con ella el Esta-
procedimientos liberal democráticos, es decir el
do, sólo pueden mantenerse cuando la
sistema político de la sociedad burguesa, los que
reproducción material de la sociedad está
garantizan que la singularización del Estado pueda
garantizada en general, la separación entre “Esta-
ser mantenida también frente a los intereses e in-
do” y “sociedad” no puede ser absoluta, sino que
fluencias de poderosos capitales y grupos de
se sustenta en relaciones recíprocas en forma de
capitales. Al mismo tiempo es esta
“intervenciones del Estado” e influencias de “la
“singularización” la separación formal del Estado
sociedad” sobre el Estado. El Estado en su forma
de las clases y grupos sociales, la que en una
social específica sólo es capaz de mantenerse en
sociedad individualizada de mercado posibilita en
la medida en que siga siendo garantizada la
realidad la democracia política, basada en la
reproducción económica como proceso de
libertad e igualdad de todos(as) los(las)
revalorización del capital.
ciudadanos(as). En la separación de la “política”
En este sentido es el “interés del Estado en sí y “economía”, del “Estado” y la “sociedad” oscila
mismo” (o más preciso: el interés propio de sus entonces la contradicción entre dominación
funcionarios burocráticos y políticos) lo que lo económica, explotación y “situación de clase” por
convierte en garante de las relaciones de una parte y, libertad, igualdad y autodeterminación
producción capitalistas, en gran parte de todas personas por la otra (ver BLANKE, 1975;
independiente de influencias directas (ver respecto WILLIAMS, 1988). En el Estado como expresión
a estas fórmula: OFFE, 1975). El Estado es por lo de la forma política capitalista se manifiesta por lo
tanto siempre “Estado intervencionista”, pero sin tanto no sólo el poder de clase independizado, sino
que pueda fundirse realmente con la sociedad. también la igualdad, independencia y libertad for-
“Estado” y “sociedad” no sólo están separados, mal de los individuos en el mercado. El momento
sino al mismo tiempo ligados, y esta separación- real de libertad e igualdad, contenido en el modo
ligazón se produce a través de permanentes de socialización capitalista, fundamenta el carácter
conflictos sociales. potencialmente burgués-democrático del Estado
capitalista y explica la relación histórica entre ca-
“Estado” y “sociedad” forman así una unidad
pitalismo y democracia política. Pero ésta se
contradictoria, en la cual a ambas esferas les
encuentra siempre en contraposición a la relación
corresponde una “autonomía relativa”
de clases y explotación que se expresa en esta
(POULANTZAS, 1978). Una contradicción fun-
forma y precisamente esto establece la
damental de la forma política consiste en que en
“contradicción de la constitución burguesa” de-
ella se expresa el conjunto de la socialización ca-
nominada así por Marx (1969).
pitalista como la unidad de la socialización a tra-
vés de las clases y el mercado. La explotación de Recordemos: en la sociedad capitalista el Es-
la fuerza de trabajo para la producción de plusvalor tado no es ni el instrumento creado concientemente
está vinculada a la competencia entre los capitales de la clase dominante ni la encarnación de una
y a la existencia de asalariados(as) como libres “voluntad popular” democrática, ni tampoco un
sujetos de mercado y ciudadanos libres. La sujeto que actúa con autonomía. Es más bien una
existencia como sujeto de derecho, la libertad relación social entre individuos, grupos y clases,
ciudadana y la igualdad entonces no son, de la “compactación material de una relación de
ninguna manera, una ilusión ideológica, sino que fuerzas sociales” (POULANTZAS, 1978). Esta
tienen una base material en el contexto de la relación, en el sistema de las instituciones,
socialización capitalista. Simultáneamente los as- organizaciones y aparatos políticos, adquiere una
pectos de libertad e igualdad quedan encuadrados configuración concreta, acuñada por propios
en las relaciones estructurales de desigualdad so- mecanismos burocráticos y políticos. “El Estado

169
¿QUÉ SIGNIFICA ESTADO?

tiene una propia densidad y resistencia y no se to” de una clase. Su “singularización” y su


reduce a una correlación de fuerzas. Una autonomía relativa frente a las fuerzas sociales en
modificación en la correlación de fuerzas entre lucha hacen posible que se convierta en ámbito de
las clases tiene siempre por cierto también efectos mediación de las conciliaciones y equilibrios
al interior del Estado, pero esa modificación no se sociales sin los que ninguna sociedad capitalista
transmite de manera directa e inmediata. Se adap- podría perdurar: es recién dentro de y a través de
ta a la materialidad de los diversos aparatos y, se su aparato donde puede conformarse algo así
cristaliza en el Estado sólo en forma refractada y como una política común de las clases y fracciones
diferenciada, adecuándose a los aparatos” de clases dominantes, pero que al mismo tiempo
(POULANTZAS, 1978, p. 21; ver también rivalizan y se combaten entre sí; esta política
JESSOP, 1985, p. 75). El Estado refleja en su común al mismo tiempo presta el marco
estructura organizativa concreta relaciones de institucional para una pacificación tanto represiva
fuerzas sociales, pero simultáneamente también como ideológica y material de las clases domina-
las moldea y estabiliza. El hecho de que el Estado das y explotadas. Sin esto la dominación burgue-
sea un entramado de relaciones sociales y de clases sa de clases como “unidad de coersión y consen-
contradictorias se expresa en la diversidad de sus so” (Gramsci) no tendría base ni tampoco
componentes. No es una unidad organizativa cer- continuidad. Un ejemplo al respecto: cuando
rada, sino que se disgrega permanentemente en algunos partidos arrancan a los empresarios
instancias relativamente autónomas que compiten concesiones sociales en la forma de una legislación
entre sí, hasta se combaten con frecuencia, y que estatal a fin de mejorar sus posibilidades
cada una establece sus propias relaciones sociales electorales, el resultado de eso es tanto una deter-
y de clase, sea como punto de apoyo de clases o minada política conciliadora del capital como así
sectores de clases (por ejemplo el caso del Banco también una determinada forma de integración y
Central o del Ministerio de Hacienda en relación al pacificación de la clase obrera. Si los partidos
gran capital financiero), sea en forma de agencias adoptan una política de este tipo, depende de
que se remiten a las clases dominadas (p. ej. a los manera decisiva de las correlaciones de fuerzas
campesinos en forma del Ministerio de Agricultu- sociales, o sea, p. ej., del grado de organización y
ra ó a los asalariados en la forma del Ministerio de combatividad política de los asalariados. Cuando
Trabajo ó de las Oficinas de Asistencia Social) y estas relaciones de fuerzas se desplazan, cuando,
que integran los intereses de ellas en los mecanis- digamos en una situación de crisis económica, el
mos estatales de decisión según reglas y formas capital ve afectada su ganancia en una medida
de procesamiento propias. Los distintos aparatos crítica por las concesiones sociales y los
estatales representan relaciones con todas las asalariados están debilitados políticamente por la
clases y todos los grupos, pero lo hacen de manera desocupación, entonces se modifica todo el
altamente diferenciada, “selectiva” en cuanto a la espacio y contenido de la política estatal.
efectividad de imponer intereses. Los vínculos de
Hasta ahí partimos de la presunción
los aparatos estatales con las clases y grupos
simplificadora de que en la sociedad capitalista
sociales no son estables, sino que pueden
existiría sólo un conflicto social básico, el que se
desplazarse acorde a la modificación de la
da entre “trabajo asalariado” y “capital”. En
correlación de fuerzas y las situaciones sociales
realidad existe toda una serie de otras
en conflicto. Esto presupone una considerable
contradicciones sociales en las relaciones de
capacidad de adaptación por parte del aparato es-
dominación, explotación y subordinación: tales
tatal respecto a las modificaciones de las
como sexuales o de género, religiosas, culturales,
contradicciones y conflictos sociales, pero, al
regionales. Estas no pueden ser “derivadas”
mismo tiempo, cuestiona permanentemente su
simplemente de la relación capitalista de clases, ni
unidad relativa y su capacidad de garantizar todo
tampoco desaparecerían con ella. De hecho se
el proceso de la producción y el desarrollo social.
trata en la mayor parte de contradicciones más
Garantizar la unidad relativa del aparato político
antiguas que la sociedad capitalista misma. Esto
mediante el “liderazgo político” es por esto un
rige también para la relación social con la
problema fundamental y permanente de la
naturaleza, que como relación de dominación y
consolidación de la dominación. Pues el Estado
explotación se remonta a una época anterior, lejos
es, inclusive en su forma parlamentaria-democrá-
del advenimiento de la sociedad burguesa
tica, “Estado de clases”. Pero no es “instrumen-

170
REVISTA DE SOCIOLOGIA E POLÍTICA Nº 24: 165-175 JUN. 2005

constituyendo a su vez una base de su origen. estructuras esenciales de éste, que son la
propiedad privada de los medios de producción,
La razón para hacer de la forma capitalista de
pero también las relaciones con la naturaleza y
socialización el punto de partida de un análisis del
entre los géneros – las cuales más bien constituyen
Estado radica por lo tanto no en que estas
su fundamento. Sus intervenciones deben estar
contraposiciones representarían “contradicciones
orientadas a conservar las estructuras
secundarias” insignificantes o hasta subordinadas.
socioeconómicas fundamentales o adaptarlas a
Al contrario: la relación con la naturaleza y la de
condiciones modificadas. Esto presupone contar
intergénero, la opresión sexual o racista son
necesariamente con amplios márgenes de acción
entrelazadas de modo inseparable con la relación
respecto a la política concreta frente a las
capitalista, sin las cuales ésta ni siquiera podría
correlaciones de fuerzas sociales que se modifican
existir. Sin embargo es decisivo que la forma ca-
constantemente. La actuación del Estado nunca
pitalista de socialización como interrelación mate-
es el mero resultado del accionar estratégico de
rial de la reproducción es determinante en el sen-
actores singulares – p. ej. de partidos, grupos de
tido de que ella acuña las estructuras e instituciones
intereses, movimientos sociales o también “del”
sociales, en las cuales se expresan y entrelazan
capital –, sino que se genera desde la dinámica de
todos aquellos antagonismos sociales. Esto rige,
las relaciones sociales y de clases, que encuentran
como se demostrará, tanto para la conformación
su expresión en el conjunto del aparato político.
concreta del racismo como para la opresión de
Pero si el Estado no puede existir ni actuar, cuando
género. Es imposible entender al nacionalismo y
el proceso de revaloración capitalista esta
el racismo moderno sin comprender el Estado
peligrando, las relaciones, conflictos y
capitalista. La situación de las mujeres bajo las
conciliaciones sociales deben ser equilibrados en
condiciones feudal-patriarcales es diferente a las
el sistema político de manera tal que resulten
que se dan bajo las burgués-capitalistas, aunque
compatibles con aquel proceso. Esto se puede
su discriminación se mantenga a través de la
ejemplificar con una simple interrelación: el Esta-
historia. El surgimiento de la sociedad capitalista,
do capitalista es en gran medida Estado impositivo.
del trabajo asalariado, de la libertad ciudadana, la
Los recursos financieros con los que cuenta
democracia y el Estado han originado un “patriar-
provienen del proceso de la producción capitalis-
cado capitalista”, en el cual se modificaron no sólo
ta. Cuando éste entra en crisis, le sigue al pié la
los contenidos y mecanismos de la opresión, sino
“crisis financiera del Estado”, que limita sus
también las condiciones de la liberación (compa-
posibilidades de acción. La factibilidad de
rar, p. ej., con BEER, 1990). Precisamente la
implementación de medidas social-estatales está
división capitalista entre “Estado” y “sociedad” ha
por lo tanto básicamente ligada a la condición de
generado la contraposición entre “lo público” y
que el proceso de la revaloración del capital no
“lo privado”, que hoy está considerada con razón
sea seriamente afectado. Si se las aplica, deben
como uno de los mecanismos decisivos para la
ser compatibles con él. O como lo simplifica el
opresión de género; mientras que la aspiración a
arguto seductor de los políticos: “No debes matar
la libertad e igualdad ciudadana forma una base
la vaca que quieres ordeñar”.
esencial para luchar contra esa opresión.
Si no se logra equilibrar las relaciones de fuerza
Esto significa por cierto, que la relación entre
y los conflictos sociales, entonces entra en crisis
“sociedad” y “Estado” no solo es determinada por
“el sistema”. Las luchas y disputas que se generan
el proceso capitalista de revaloración, sino que
dentro del aparato estatal están por consiguiente
también estrechamente ligada a él, por las relacio-
sujetas a condicionamientos y coacciones
nes sexuales, étnicas, nacionalistas y racistas de
estructurales, sin que por ello determinen ya su
opresión y explotación. El Estado burgués es
resultado. El modo del accionar estatal, sus fun-
entonces siempre y simultáneamente un Estado
ciones y políticas concretas dependen del
capitalista, racista y patriarcal y las relaciones
correspondiente Estado del proceso de
sociales que él expresa y “regula”, mediante su
acumulación y de las relaciones de fuerzas sociales
aparato, comprenden todas estas contradicciones.
en el contexto del mercado mundial. Está sujeto
Disponiendo del “monopolio de la violencia”, el
entonces a importantes modificaciones históricas.
Estado puede y debe intervenir continuamente y,
en función estabilizadora, en el proceso de la Estas contradicciones de la forma política se
reproducción social, pero sin poder cambiar las expresan, no en última instancia, en el sistema

171
¿QUÉ SIGNIFICA ESTADO?

político representativo (partidos, parlamento, se les superponen múltiples diferencias políticas,


elecciones) como expresión institucional de la sociales y culturales, sino por que toda
mediación entre “Estado” y “sociedad”. La organización política en primera línea no se remite
“sociedad” a primera vista aparece como “pueblo”, a condiciones “objetivas” de clase, sino a
como la suma de abstractos propietarios(as) de ciudadanos(as) e individuos de mercado, que están
mercancías y ciudadanos(as), singularizados, y aislados entre sí y compitiendo, pero que siempre
eso es lo que fundamenta la norma del sufragio están surcados por una muliplicidad de
universal e igualitario y la vigencia del principio de determinaciones y pertenencias, económicas,
decisión por mayoría. En este plano la sexuales, religiosas o culturales. Sin embargo las
“singularización” del Estado se manifiesta en que organizaciones políticas-sociales están inhibidas
los obstáculos institucionales del “proceso de de independizarse por completo de las estructuras
formación de la voluntad política” impiden un de clase existentes. Los partidos que pretenden
impacto directo de la “voluntad popular” en el “trascender las clases” cuentan, como es sabido,
proceso resolutivo estatal. De esto forman parte, con afiliados, simpatizantes y votantes de muy
el sistema representativo, el libre mandato de los distintas procedencias sociales. El contexto de
diputados, el monopolio de los partidos que resul- clase de los movimientos sociales influye
ta de lo anterior y los conflictos entre los partidos generalmente de manera considerable en su per-
“dentro” y “afuera” del gobierno, que se manifiesta fil. El “interés de clase”, al que se remiten, puede
en que los bloques parlamentarios, influenciados sin embargo chocar con otros intereses, tales como
por las “coacciones de la lógica” del sistema, religiosos o de género. A veces, aunque no con
suelen preocuparse sólo de manera limitada por la tanta frecuencia, se establecen también coaliciones
“voluntad de los electores” o las resoluciones de que trascienden las organizaciones, por ejemplo
congresos partidarios. Parte de aquellos obstácu- la de las “mujeres de partidos”.
los son también la “división de poderes”, es decir,
Si ya con esto se evita que intereses de clase
la separación del poder Legislativo de la acción
tengan un impacto directo en la política estatal, es
administrativa (“dominio de la burocracia”), las
reforzado además por el hecho de que las mismas
facultades limitadas de aquél para controlar e in-
organizaciones de intereses económico-políticos
fluenciar el poder Ejecutivo y, finalmente, la
tanto más tienen incorporada la contradicción en-
restricción que experimenta el principio de mayoría
tre “Estado” y “sociedad”, cuanto más crecen en
a través de los derechos fundamentales, en parti-
número e importancia. Su burocratización genera
cular el derecho a la propiedad privada. La demo-
una cierta proximidad de sus cúpulas con la
cracia política de la sociedad capitalista no puede
administración estatal y la oposición estructural
ser “democracia de base” o dominación directa
entre “base” y “conducción” de ninguna manera
del pueblo, sino que se reduce a la
sólo atraviesa los partidos, sino también las
“coparticipación” de éste en formas sumamente
federaciones empresariales, sindicatos o iglesias.
restringidas y sujeta a reglas de procedimiento
En general es preciso destacar que las
extremadamente estrictas.
organizaciones de intereses sectoriales que para
A través de la posibilidad de que los (las) cumplir con sus fines apelan al Estado, no pueden
ciudadanos(as) se asocien en forma de partidos, escapar de la forma política coercitiva, es decir,
organizaciones de intereses sectoriales y de la separación entre “Estado” y “sociedad” y de
“movimientos” se enfrentan al aparato estatal gru- la plantilla del proceso de revalorización del capi-
pos sociales con propio poder y capacidad de tal. Los sindicatos, por ejemplo, están obligados a
regulación. La forma de socialización capitalista, tener tanto más en cuenta las condiciones del
como unidad de la socialización a través del mer- crecimiento capitalista, la rentabilidad del capital
cado y de las clases, permite la organización de y la conservación de estructuras de la sociedad
intereses y asociaciones políticas, las cuales burguesa-capitalista cuanto más influencia tienen.
atraviesan las estructuras de clase y expresan otros El conflicto entre conducción y afiliados, que sur-
antagonismos y contradicciones sociales, tales ge con frecuencia, es por lo tanto un problema de
como religiosos, regionales, culturales o de género. fondo. Las federaciones de mujeres oficialmente
La organización directa de intereses de clase es reconocidas tienden a defender la familia como
imposible no sólo por que las ubicaciones fundamento del Estado, aunque ésta conforma el
económicas de clase son sumamente dispares y sustento esencial de la discriminación de género.

172
REVISTA DE SOCIOLOGIA E POLÍTICA Nº 24: 165-175 JUN. 2005

Los sindicatos, como otras organizaciones y conflictos burocráticos, en la competencia de par-


agrupaciones reivindicativas, representan intereses tidos y federaciones. Pero con esto se modifica
y son a la vez organismos de control, dominación también lo que aparece como el “interés de la
y disciplinamiento; en este sentido, entonces sociedad”, que de esa forma sociopolítica adopta
siempre también aparatos cuasi estatales. un contenido.
En síntesis, todo esto tiene como consecuencia Las distintas partes del sistema político, inclu-
que la política de partidos, federaciones y hasta sive del aparato administrativo del Estado,
movimientos sociales sea determinada en un alto representan diferentes relaciones con las clases
grado por la “lógica del Estado”, ó, más precisa- sociales, sin hacerlas aparecer como relaciones
mente: por los mecanismos arraigados en la for- de clase. Es así por que desde siempre las “clases”
ma política del capitalismo. Esto rige aún más se caracterizan por muy diversas situaciones con-
cuanto más poderosos e importantes sean para el cretas, condicionamientos del ambiente,
desarrollo de la sociedad. Entonces, las determinaciones culturales y de género, lo que crea
contradicciones, propias de la determinación ge- constelaciones de conciencia y de intereses di-
neral de la forma de lo político, también se expresan vergentes que atraviesan las condiciones “objeti-
al interior de cada organización e institución del vas”. Sin embargo, el antagonismo de clases se
sistema político. De ahí resultan conflictos per- expresa siempre – aunque en forma deformada,
manentes dentro de y entre las organizaciones: por yuxtapuesta y desplazada – en los conflictos y
ejemplo, cuando una presión incontrolable desde contradicciones al interior del aparato político.
la base empuja a los sindicatos a un conflicto con
La sociedad capitalista se caracteriza por per-
el gobierno y los partidos ó cuando los afiliados
manentes crisis y conflictos, que sacuden con
renuncian por que las dirigencias sindicales
frecuencia al sistema existente del aparato políti-
eludieron la confrontación. Así resulta totalmente
co e imponen su reformación periódica. Sólo a
equivocado suponer que políticamente existe una
través de estos procesos de crisis y reorganización
simple contraposición entre el “Estado” como
pueden mantenerse la “singularización” y la
aparato del poder y una “sociedad civil” como
“autonomía relativa” del Estado. La razón de que
esfera de libertad y democracia, como se suele
esto ocurra inclusive en profundas crisis
sostener sobre todo en las recientes discusiones
económicas y ante crecientes conflictos sociales
acerca de una teoría de la democracia. La forma
se encuentra en el hecho de que en primer lugar
política acuña al Estado y la sociedad de igual
también la protesta social y hasta una oposición
modo. Ambos conforman una unidad
radical quedan encuadradas en las instituciones y
contradictoria y entrelazada.
mecanismos políticos existentes como la política
La concepción de Poulantzas acerca del Esta- de federaciones y partidos, elecciones etcétera; y
do como “punto de cristalización de la relación de que la vida material, el trabajo, el ingreso y la
clases” con propia materialidad institucional seguridad de la gente depende de que, sobre todo,
(POULANTZAS, 1978, p. 121) puede ser aclara- el proceso productivo continúe. Las estructuras
da así. La contradictoria separación-unión del existentes de la sociedad tienen por lo tanto un
“Estado” y la “sociedad” significa que el Estado efecto muy contundente y configurante en el
está formalmente separado de los grupos y clases comportamiento aún y precisamente cuando se
sociales y al mismo tiempo vinculado a ellos, manifiesta abiertamente su carácter crítico.
estableciendo interrelaciones.
Resumiendo: la forma política del capitalismo
Las antinomias sociales y económicas están no debe ser confundida con el aparato concreto
por consiguiente insertadas en el aparato mismo del Estado, puesto que éste es sólo una
del sistema político y encuentran su expresión en exteriorización institucional de las estructuras
las instituciones del poder: en la forma de conflictos sociales subyacentes. Las determinaciones capi-
entre distintos aparatos estatales, de talistas en cuanto a la forma – económica como
contradicciones entre burocracia y clientela, como política – de manifestarse atraviesan todos los
competencia entre grupos de intereses y los parti- ámbitos de la sociedad, marcando entonces tanto
dos. Es decir, la forma política transforma los las burocracias estatales como el sistema de par-
antagonismos sociales y relaciones de clases en la tidos, los grupos de intereses y los medios de
contraposición entre “pueblo” y “Estado”, en comunicación, las instituciones económicas, hasta
la familia. Todo el complejo del “Estado” y la

173
¿QUÉ SIGNIFICA ESTADO?

“sociedad civil” conforma así un sistema de y permanentemente a nuevas crisis institucionales


instituciones interdependientes y a la vez y procesos de reorganización en el sistema políti-
contradictorias. “Estado” y “sociedad civil” no son co. Las modificaciones del mismo son impulsadas
esferas que se contraponen simplemente, sino que por luchas sociales y políticas y, por lo tanto, en
forman una unidad condicionada por sus principio acaecen en forma de crisis. No son pla-
contradiccciones. nificadas, ni presuponen el consenso general. La
acción de los individuos y grupos involucrados,
Así la forma política – concretada
aunque esté sujeta a determinadas coacciones
institucionalmente en el aparato estatal – depende
estructurales y formas sociales, sin embargo, no
de la forma del dinero y capital y, al mismo tiempo,
es previsible de manera absoluta. Esto contradeciría
representa una contradicción respecto a esta últi-
la forma dominante de socialización, ya que ésta
ma. El dinero requiere de la garantía mediante el
se caracteriza por la producción privada, una
aparato coercitivo estatal, por lo tanto debe ser
división espontánea del trabajo, la competencia y
controlado y regulado por el Estado. Pero no es
el intercambio de mercancías. Pero cuando el
creado por el Estado, sino que se genera en la
accionar de la sociedad rompe con las formas
estructura y dinámica del proceso de la
económicas y políticas fundamentales, resulta
revalorización del capital. Esto pone límites cla-
cuestionada la existencia de la sociedad capitalis-
ros a la política monetaria del Estado. Si no se
ta.
logra la estabilización monetaria y si por ejemplo
tienen lugar procesos inflacionarios, entonces a La acción “revolucionaria” en rigor se distin-
largo plazo está en peligro la forma misma del gue entonces, menos por los objetivos materiales
dinero. Esta separación relativa entre “política” y específicos, ni por la radicalidad de las
“economía”, “Estado” y “sociedad” significa que reivindicaciones materiales, sino por que se en-
la sociedad capitalista no puede disponer de un frenta concientemente a las formas sociales capi-
centro regulador, que abarque y controle a la talistas y las quiebra trascendiéndolas. Cuando
sociedad en su conjunto. Más bien existe una estas determinaciones de la forma – en última
pluralidad de instituciones, organizaciones y instancia la separación de la “política” y la
agrupaciones, relativamente independientes entre “economía”, del “Estado” y la “sociedad” así como
sí y, en parte combatiéndose, interrelacionadas y sus exteriorizaciones institucionales –, son supri-
entrelazadas, en la acción por coacciones midas, entonces la permanencia del sistema capi-
estructurales, pero no por una estrategia política talista y la posibilidad de la regulación de sus anta-
acordada. Sin embargo es esto lo que confiere a gonismos y conflictos están seriamente
la sociedad capitalista no sólo una dinámica enor- cuestionadas. La superación revolucionaria de la
me, sino también una especial ductilidad ante to- sociedad capitalista está entonces estrechamente
das las crisis y catástrofes. Simultáneamente vinculada a la superación práctica de su forma
constituye la condición para la relativa libertad in- política. Precisamente esto ha sido obviado en
dividual que permite en comparación con otras muchas teorías revolucionarias. Al mismo tiempo
formaciones sociales históricas. El proceso de los movimientos y procesos “revolucionarios”
acumulación del capital sólo puede sostenerse a deben desarrollarse siempre a partir de las formas
través de permanentes crisis económicas y políti- e instituciones políticas dadas y de sus propias
cas. Su dinámica conduce a la permanente contradicciones. Además se enfrentan a la
transformación de los modos de trabajo y consu- dificultad de confrontar no sólo con el conjunto
mo, la tecnología, las estructuras sociales y las de las instituciones existentes – desde la familia
relaciones de clases – en síntesis, a la hasta el Estado, sino de atacar todo el sistema de
transformación constante de la configuración his- la regulación social, que garantiza la vida material
tórica concreta de lo que se llama “capitalismo”. en una sociedad altamente compleja. Ambos as-
Esto debido a el hecho de que el Estado no es otra pectos señalan la problemática esencial de toda
cosa que la compactación institucional de política, en el capitalismo, que pretenda transfor-
correlaciones sociales de fuerza, conlleva necesaria mar el sistema.

Joachim Hirsch (j.hirsch@soz.uni-frankfurt.de) é Professor da Universidade de Frankfurt (Alemanha).

174
REVISTA DE SOCIOLOGIA E POLÍTICA Nº 24: 165-175 JUN. 2005

REFERÊNCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BLANKE, B. 1975. Das Verhältnis von Politik und MARX, K. 1969. Der achtzehnte Brumaire des
Ökonomie als Ansatzpunkt einer Louis Bonaparte. In : MARX, K. & ENGELS,
materialistischen Analyse des bürgerlichen F. Werke. V. 8. Berlin : Dietz.
Staates. In : BLANKE, B.; JÜRGENS, U. &
_____. 1970. Kritik des Hegel’schen Staatsrechts.
KASTENDIEK, H. (eds.). Kritik der
In : MARX, K. & ENGELS, F. Werke. V. 1.
politischen Wissenschaft. V. 2. Frankfurt :
Berlin : Dietz.
Studium.
OFFE, C. 1975. Berufsbildungsreform. Eine
BEER, U. 1990. Geschlecht, Struktur, Geschichte.
Fallstudie über Reformpolitik. Frankfurt :
Frankfurt : s/n.
Suhrkamp.
HIRSCH, J. 1975. Staatsapparat und
PASCHUKANIS, E. 1970. Allgemeine
Reproduktion des Kapitals. Frankfurt :
Rechtslehre und Marxismus. 3. Ed. Frankfurt :
Suhrkamp.
Neue Kritik.
HOLLOWAY, J. 1991. The State in Everyday
POULANTZAS, N. 1978. Staatstheorie.
Struggle. In : CLARKE, S. (ed.). The State
Politischer Überbau, Ideologie, sozialistische
Debate. London : Houndmills.
Demokratie. Berlin : s/n.
HOLLOWAY, J. & PICIOTTO, S. (eds.). 1978.
WEBER, M. 1974. Wirtschaft und Gesellschaft.
State and Capital. A Marxist Debate. London :
Berlin : Köln.
E. Arnold.
WILLIAMS, M. 1988. Competitive Subjects,
JESSOP, B. 1985. Nicos Poulantzas. Marxist
State and Civil Society. In : _____. (ed.). Value,
Theory and Political Strategy. London :
Social Form and the State. New Cork :
MacMillan.
Palgrave-MacMillan.

175