Você está na página 1de 13
capture vit DE LA GRAN LOGICA DE HEGEL A LA ESTACION FINLANDESA DE. PETROGRADO Un hombre que dice semejantes necedades no es peligroso. (Stankevich, socialista, abril de 1917.) Es un delisiol yEs el delirio de un loco! (Bogdanov, mencevius abil de 1917) ‘Son suefios insensatos. ..”(Plejanov, menchevique, abril de 1817). Durante mumerosos afios, el lugar de Bakunin en la revolueién musa ha permanecido vaclo; ahora, lo ocupa Lenie, (Goldenberg, ex bolchevique, abril de 1917.) ‘Aguel dia el 4 de abrill, ef camarada Lenin no ene contr partidarios declarados ni aun en nuestras fila. (Za- Iejeki, bolehevique, abril de 1917.) Ea cuanto al esquema general del camarada Lenin, nos parece inaceptable, en In medida en que presenta como terminada la revolucién demoerdtica burguesa y cuenta con tuna transformacién inmediata de esta revolucién en revo- lucign socialista. (Kamenev, editorial de Pravda, érgano del partido bolehevique, © de abril de 1917.) sates. enka on Sorption ou gue Lana hulls export, pero ale tro titud congregada en Ia plaza de Ia estacién finlandesa de Petrogrado, desde el techo de un vagén blindado ¥, al dia siguiente, ante los delegados bolcheviques y mencheviques del Soviet: las “esis de abril”, En sus célebres memorias, Sujanov (menchevique que des- pués fue funcionario soviético) confiesa que la férmula politica central de Lenin —todo el poder para los (17) us LENIN soviets— “resoné como un trueno en un cielo com pletamente azul” y “dej6 estupefactor y confundis a Jos més instruidos de sus fcles diseipulos”. Segiin Su- janov, un dirigente bolchevique llegé incluso a decla- rar gue “ese discurso [el de Lenin) no habia agravado Ins dvergencis en el seno de I socaldemocrai, sino que, pot el contrario, las habia. suprimido; por s6lo_podia aber “un acuerdo entre. holchevgues > mencheviques frente a Ia _posicién de Lenin!” El editorial del 8 de abril de Pravda confirmé momenté- neamente esta impresién de unanimidad antileninista; segin Sujanov, “parecfa que los fundamentos marxis- tas del partido botchevique permanectan sélidos © in- quebrantables, que la masa del partido se levantaba contra Lenin para defender los principion elementales ocialismo cientifico de antafio; pero, 1ay!, jnos equivocdbamos!” # 2Cémo explicar Ia extraordinaria tempestad que levantaron lan palabras de Lenin y el coro de repre bacién general que se abatié sobre ellas? La descrip- cién ingenua pero reveladora de Sujanov sugiere a respuesta: Lenin habla precitamente roto con el “to- cialismo cientfico de antafio”, con cierta manera de comprender “os principios elementales” del marxismo, manera que era, en cierta medida, comin a todas lat corrientes de In. socialdemocracia. marxista en Rusia La perplejdad, 1a confusién, la indiguacion vo el dex io con que fueron recibidas las tesis de abril por Airigentes -mencheviques y bolcheviques @ la_vez, no son sino el. sintoma del’ corte radical que implican con la tradicién del “marxismo ortodoxo” dela TL Internacional (nos referimes. a In corriente hegemé- nica y no a la izquierda radical: Rosa Luxemburg). ‘Tradicién cuyo magnetisme mecinico-determipista-cvo- + Suinnoy, Le riolaton ruse de 1917, Pay, Stl 1965, pp. 139, 140, 142. ee + Bias ts! DE HEGEL A PETROGRADO 119 lucionista se cristalizaba en un silogismo politico rigu- oxo y paralizante: Rusia es un pais atrasado, bérbaro, semifeudal, No esté maduro para el socalismo. Ta revolucién rasa es una revolucién burguess, ero. Rara vez un viraje te6rico fue més rico en conse- cuencias histéricas que el iniciado por Lenin en su discurso de Ia estacién finlandesa de Petrogrado, ¢Cud- lex fueron las fuentes metodolégicas de este viraje? eCuil es Ia diferencia especifica de su método en cuanto a los cénones de la ortodoxia marxista “de antafio"? ‘He aqui la respuesta del propio Lenin, en un es crito polémico dirigido precisamente contra Sujanov, en enero de 1923: “Todos se dicen marxistas, pero entienden el marxismo de la manera més pedantesca pesible. No han comprendido en absotuto lo que tiene de esencial el marxismo, a saber: su dialéctica revolu- cionaria”.* Su dialéctica revolucionaria: he aqui, in nace, el lugar geométrico de la ruptura de Lenin con el marxismo de la II Internacional, y, en cierta me- dida, con su propia conciencia filossfica “de antaio”. Ruptura que comienza inmediatamente después de la primera guerra mundial, se alimenta de una vuelta a Tas fuentes hegelianas de Ia dialéctica marxista esemboca en el reto monumental, “loco” y “delirante” de Ia noche del 3 de abril de 1917. 1 BL “VIEJO ROLCHEVISMO” © BL “MARXISM De ANTARO": LENIN ANTES DE 1914 ‘Una de as primeras fuentes del pensamiento filoséfico de Lenin antes de 1914 fue La sagrada familia, de 2 Lenin, Sur notre rEoolution (4 propos des mimoires de N, Soukhanov), en Encres, Mosc, t 23, p. 489.