Você está na página 1de 5

• Saludo a los participantes

LA IGLESIA EN ESTADO DE MISIÓN


“Lectio Divina” • Canto:
para la Oración y Formación Inicial • Invocar la luz y la fuerza del Esp. S.(oración inicial del folleto de Lectio divina o semejante)
en la Escuela de Discípulos (Esc. de la Palabra) • Entronización de la Palabra de Dios con el Cirio Pascual en el centro de la reunión
y la Escuela de Misioneros (Esc. de Apóstoles)

1er. Paso: LECTURA (Lectio)


DESDE NUESTRO CONTEXTO
EN LA CIUDAD DE MÉXICO Zacarías 12,10- Animador(a): Leemos el siguiente relato:
XII Dom. Tpo Ordinario (C) 11 Quien tiene al Hijo tiene todo
20 de Junio de 2010 Gálatas 3,26-29 Un hombre rico y su hijo tenían gran pasión por el arte. Tenían de todo en su colección, desde Picasso hasta
Lc 8, 18-24 Rafael. Muy a menudo, padre e hijo se sentaban juntos a admirar las grandes obras de arte.

“Y USTEDES, ¿QUIÉN DICEN QUE SOY YO?” Cuando surgió el conflicto de Iraq, el hijo fue a la guerra. Fue muy valiente y murió en batalla mientras
rescataba a otro soldado. El padre recibió la noticia y sufrió profundamente la muerte de su único hijo. Un
mes más tarde, justo antes de la Navidad, alguien tocó a la puerta. Un joven con un gran paquete en sus
” manos le dijo al padre: "Señor, usted no me conoce, pero yo soy el soldado por quien su hijo dio la vida. El
salvó muchas vidas ese día, y me estaba llevando a un lugar seguro cuando una bala le atravesó el pecho,
muriendo en el acto. El hablaba mucho de usted y de su amor por el arte."
El muchacho sacó un paquete: "Yo sé que esto no vale mucho: yo no soy un gran artista, pero he querido
hacer algo que sé que a su hijo le hubiera gustado ofrecérselo a usted". El padre abrió el paquete: era un
retrato de su hijo pintado por el joven soldado. El contempló con profunda admiración la manera en que el
soldado había capturado la personalidad de su hijo en la pintura. El padre estaba tan atraído por la expresión
de los ojos de su hijo que los suyos propios se inundaron de lágrimas. Le agradeció al joven soldado y ofreció
pagarle lo que quisiera por el cuadro. "Oh no, señor, yo nunca podría pagarle lo que su hijo hizo por mí. Es un
regalo."El padre colgó el retrato arriba de la repisa de su chimenea. Cada vez que los visitantes e invitados
llegaban a su casa, les mostraba el retrato de su hijo antes de mostrar el resto de su famosa galería.
Unos meses más tarde el hombre murió y se anunció una subasta para todas las pinturas que poseía. Mucha
gente importante y de influencia acudió con grandes expectativas de hacerse con algún cuadro de la colección
famoso. Sobre la plataforma estaba el retrato del hijo. El subastador golpeó su mazo para dar inicio a la
subasta. "Empezaremos los remates con este retrato titulado "El Hijo". ¿Quién ofrece por este retrato?" Hubo
un gran silencio. Entonces una voz del fondo de la habitación gritó: "¡Queremos ver las pinturas famosas!
¡Olvídese de ésta!". Sin embargo el subastador insistió: ¿Alguien ofrece algo por esta pintura?, No sé, 1000
pesos, 2000 … Otra voz gritó con enojo: "¡No venimos por ésta pintura! Venimos a ver los Van Goghs, los
Rembrants. ¡Vamos a las ofertas de verdad!". Pero aun así el subastador continuaba su labor: "¡El Hijo!, ¡El
Hijo! ¡¿Quién se lleva "El Hijo"?! Finalmente, una voz se oyó desde muy atrás del cuarto: "¡Yo doy 100 pesos
por la pintura!" Era el viejo sirviente de la casa que por muchos años había sido fiel con el padre y el hijo.
Esos 100 pesos es lo único que tenía...
"Bueno, ¡Tenemos 100 pesos!, ¡¿Quién da 200?!" gritó el subastador. "¡Dásela por 100! ¡Muéstranos de una
vez las obras maestras!", dijo otro exasperado." "¡100 pesos es la oferta! ¡¿Dará alguien 200?! ¿Alguien da
200?" La multitud se estaba poniendo cada vez más enojada. Nadie quería aquella pintura de "El Hijo". El
subastador golpeó por fin el mazo: "Va una, van dos, ¡VENDIDA por 100 pesos!".
El subastador soltó su mazo y dijo: "Lo siento mucho damas y caballeros, pero la subasta llegó a su final."
"Pero, ¿cómo?” dijeron los presentes. Les parecía una broma. El subastador, dijo muy serio: "Debo decirles
que cuando me llamaron para conducir esta subasta, se me informó de un secreto estipulado en el
Testamento del dueño. Yo no tenía permitido revelar esta claúsula hasta este preciso momento. Y la claúsula
dice que el dueño no quería ver dividida su colección. Por ello, solamente la pintura de "EL HIJO" sería
subastada: quien comprara ese cuadro, recibiría por añadidura absolutamente todas las posesiones de este
hombre, incluyendo la famosa colección completa de pinturas. ¡Quien tiene “EL HIJO” lo tiene todo!

Respondemos en comunidad las siguientes preguntas:


Palabras clave: "CRUZ – CRÍTICA – SUFRIMIENTO - SEGUIMIENTO" 1. ¿”EL HIJO” tenía una apariencia fea y sin valor, pero¿ cuál era su valor para el dueño?
OBJETIVO: “Aprender de Jesús a valorar la opinión ajena; para que, carguemos 2. ¿A qué se debía ese valor?¿De dónde procedía la pintura?
la cruz de cada día, aun en medio de fuertes críticas y lo sigamos” 3. ¡Quien tiene “EL HIJO” lo tiene todo!: ¿Qué te evoca esa frase? Explica por qué
Preparar: Biblia – velita – Cruz – hojas y lapicero.
4. ¿Cuánto estarías dispuesto a dar tú por EL HIJO? 3. Jesús vivirá su mesianismo de manera distinta a la que los judíos esperaban,
El milagro de la vida en vez de Mesías triunfante es el Siervo Sufriente. Esto hará que lo rechacen. Y hoy,
Como cualquier madre, cuando Karen supo que un bebé estaba en camino, hizo todo lo posible para ¿Rechazamos a Dios cuando no actúa como queremos? Criticamos todo, ¿También a Dios?
ayudar a su otro hijo, Michel, de tres años de edad, a prepararse para la llegada. 4. Jesús nos invita a la renuncia, al sufrimiento, a perder la vida: ¿Qué
Los exámenes mostraban que era una niña, y todos los días Michel cantaba cerca de la barriga de su
sentimos cuando nos va mal? ¿Soportamos cargar la cruz de cada día? ¿Y la crítica, de la
mamá. Él ya amaba a su hermanita desde antes de que ella naciera.
El embarazo se desarrolló normalmente. En el tiempo exacto vinieron las contracciones. Primero cada
murmuración?
cinco minutos, después cada tres, y luego cada minuto. Entretanto surgieron algunas complicaciones y
Escribe algunas ideas fundamentales que te impacten
el trabajo de parto de Karen demoró horas. Todos discutían la necesidad probable de una cesárea.
Hasta que al fin después de mucho tiempo, la hermanita de Michel nació… pero ella estaba muy mal.
Con la sirena a todo volumen, la ambulancia llevó a la recién nacida hasta la Unidad de Vigilancia
Intensiva neonatal del Hospital General.
Los días pasaban y la pequeñita empeoraba. Los médicos dijeron a los padres que se preparasen para
lo peor, dado que había pocas esperanzas. Karen y su marido comenzaron entonces con los preparati-
vos para el funeral. Algunos días atrás estaban arreglando el cuarto para esperar al nuevo bebé pero
ya los planes eran otros. Mientras tanto, Michel todos los días les suplicaba a sus padres que lo lleva-
sen a conocer a su hermanita, "yo quiero cantar a mi hermanita", les decía. A las dos semanas de la
bebé en la UVI se esperaba que no sobreviviese más de esa tarde. Michel continuaba insistiendo con
sus padres que le dejasen cantarle a su hermanita, pero en la UVI no se permite la entrada de niños. ____________________________________________________________________________
Entonces Karen se decidió: ella llevaría a Michel al hospital como fuera. Si no era esa tarde, podía ser ____________________________________________
que jamás viese a su hermanita. La mamá vistió a Michel con una ropa un poco mayor, para disfrazar
su edad y se encaminó al hospital. La enfermera no le permitió la entrada y le exigió retirarse. Pero
____________________________________________________________________________
Karen insistió: "él no se irá hasta que vea a su hermana". Karen llevó a Michel a la incubadora. El miró ____________________________________________________________________________
hacia aquel trocito de persona que perdía la batalla por la vida. Después de algunos segundos mirando, ____________________________________________________________________________
él comenzó a cantar con su voz pequeñita: "tú eres mi sol, mi único sol, tú me haces feliz, aún cuando ________________________________________________________________________
el cielo está oscuro...". En ese momento, la bebé pareció reaccionar. Las pulsaciones comenzaron a
bajar y se estabilizó. Karen alentó a Michel a continuar cantando. "Tú no sabes querida, cuanto yo te COMENTARIO A LA PALABRA: Contrasta con la meditación que ya has hecho
amo, por favor no te lleves mi sol...". Mientras Michael cantaba la respiración difícil de la bebé se fue
volviendo suave. "Continúa querido", le pidió Karen emocionada. "Otra noche, querida, yo soñé que tu I.- ¿Quién dice la gente que soy yo?: Desde el principio de su vida pública, cuando la cosa comenzó
estabas en mis brazos...". El bebé comenzó a relajarse. "Canta un poco más Michel". La enfermera en Galilea, la personalidad de Jesús, su modo de hablar y lo que decía, su conducta y los milagros que
comenzó a llorar. "Tú eres mi sol, mi único sol, tú me haces feliz, aún cuando el cielo está oscuro... por realizaba, despertó la curiosidad de la gente, provocó la admiración y el asombro, motivó la
favor no te lleves mi sol...". controversia y la división de opiniones. La gente se preguntaba: "¿Qué clase de hombre es éste?".
Al día siguiente, la hermana de Michel ya se había recuperado y en pocos días fue a su casa. Como vemos en el evangelio de hoy, unos decían que era el mismo Juan Bautista redivivo, otros que
La revista Woman's Day llamó a esta historia "el milagro de la canción del hermano", los médicos lo Elías o alguno de los profetas. Pero no faltaron tampoco quienes lo consideraron un loco, un sedicioso,
llamaron simplemente milagro. Karen lo llamó el milagro del amor de Dios, que con insistencia se un blasfemo y hasta un aliado de Belcebú. Desde aquel tiempo hasta nuestros días la gente no ha
entrega del todo al hermano. dejado de opinar sobre Jesús de Nazaret. Sin embargo, si hiciéramos hoy una encuesta veríamos que
muchos "no saben y no contestan". Entre los jóvenes, seguramente, hallaríamos algunos para los que
ESCUCHEMOS JUNTOS LA PALABRA DE DIOS Jesús es un líder más entre los líderes del universo político y religioso poblado de salvadores. Otros nos
Jesús pide opiniones. Le sirven para orientarse, para saber dónde está parado, para seguir responderían con una fórmula del catecismo, más o menos convencionalmente. Y un pequeño grupo
adelante. Abramos nuestros corazones a la Palabra de Dios, cantando un himno de alabanza. nos diría, quizá, que Jesús es para ellos como un amigo. "Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?": Para
los creyentes Jesús es, en primer lugar, el que nos habla y nos pregunta: "Y ustedes, ¿quién dicen que
(Mientras, el lector toma solemnemente la Palabra de Dios)
soy yo?" No es por tanto un tema de conversación o un asunto sobre el que opina la gente, y sobre el
Lector(a): Lectura del santo Evangelio según san Lc 8, 18-24 que nosotros podamos o no tener nuestra opinión. Porque es el que nos sale al encuentro y nos
Hacemos silencio para que la Palabra de Dios pueda anidar en nuestros corazones... compromete, ante el que tenemos que responder.
En segundo lugar, Jesús es para nosotros el Mesías de Dios, el Cristo. Pero no tal y como se lo
2o. Paso: MEDITACIÓN (Meditatio) imaginaba Pedro y sus compañeros antes de la experiencia pascual, o como pensaban los zelotes
DESCUBRAMOS JUNTOS LO QUE desde sus prejuicios nacionalistas, sino tal y como él mismo se nos ha manifestado en su muerte y en
DIOS NOS QUIERE DECIR EN ESTE su resurrección. Jesús es para los creyentes el que nos pone la pregunta y el que nos da la respuesta,
RELATO: Animador(a) el que corrige constantemente lo que nosotros nos imaginamos de él. Como hizo con Pedro después de
su confesión: "El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos
1. Qué significa para Jesús la pregunta: “¿Quién dice la sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar el tercer día".
gente que soy yo?”¿Qué responden los discípulos? ¿Y Pedro?
II.-"El que quiera seguirme": Jesús es para los discípulos el que va delante y al que ellos deben
2. ¿Qué significa “Mesías”? Para nosotros: ¿Qué seguir en todo. La persona de Jesús es inseparable de su misión, lo que él es no podemos aceptarlo si
significa? no aceptamos también su programa. De modo que reconocer que Jesús es el Mesías es seguirle con la
cruz a cuestas: "El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se I. En el proceso de formación en la fe. Nos sentimos comprometidos a ofrecer a las nuevas
venga conmigo". Jesús no vino a ocuparse de sus asuntos, no vino a salvar su vida sino a entregarla generaciones la posibilidad de un encuentro con Cristo. El encuentro con Cristo es el punto crucial de la
por todos los hombres. Su causa es la salvación o la liberación de todos los hombres. Jesús vino a educación en la fe. A él se dirige, de él se parte: el hecho, la cualidad y la continuidad del encuentro.
desvivirse para que tengamos vida. Por tanto no es él mismo, no es el Mesías de Dios, si no lo es para La palabra es lo más concreto que hay para expresar el comienzo, la experiencia y la naturaleza de la
los hombres a los que ha sido enviado. En dirección al hombre concreto, a las necesidades concretas fe. Tiene una abundante correspondencia en los evangelios. Estos se detienen en narrar los encuentros
de todos los hombres, Jesús define su personalidad y su programa, su existencia en el mundo. Es así de Jesús con las personas más diversas: los que se convertirían luego en apóstoles, la samaritana, la
como recibe al dictado la voluntad del Padre, es así como se hace obediente hasta la muerte y muerte adúltera, Zaqueo, Marta y María, el joven rico, los discípulos que caminaban hacia Emaús. No sólo
de cruz. Y de esta forma nos revela que es el Hijo, el Señor, el Cristo, el camino que debemos seguir. insinúan los encuentros, sino que refieren hasta los mínimos gestos y las palabras de Jesús.
Los discípulos de Jesús, individual y colectivamente, como iglesia, están en ese camino y reconocen II. Encuentros con Jesús en los Evangelios. El primer impulso parte siempre de Jesús. Él tiene la
quién es Jesús y en qué consiste ser sus discípulos, si viven y se desviven por la salvación del mundo. iniciativa y provoca el encuentro. Entra en una casa, se acerca al pozo donde una mujer va a buscar
En cambio, cuando se preocupan de sí mismos hasta el extremo de olvidarse de la misión que se les ha agua, se para ante un recaudador, dirige la mirada hacia quien ha trepado a un árbol para verle, se
encomendado, lejos de recuperar la conciencia de su identidad, la pierden sin remedio. añade a quien está recorriendo un camino. De sus palabras, de sus gestos y de su persona emana una
fascinación que envuelve a su interlocutor. Es admiración, amor, confianza y atracción.
3er. Paso: ORACIÓN (Oratio Para muchos el primer encuentro se transformará en deseo de escucharle más todavía, de hacer
Animador(a): Elevemos nuestras oraciones comunitarias al Padre (respondemos amistad con Él, de seguirle. Se sentarán en torno a Él para interrogarle, le ayudarán en su misión, le
según la intención: Te pedimos, Señor o te damos gracias, Señor. Se pueden hacer pedirán que les enseñe a orar, serán testigos de sus horas felices y dolorosas. En otros casos el
oraciones de Alabanza. Decimos las Palabras que Jesús nos enseñó: PADRE NUESTRO… encuentro termina con una invitación a un cambio de vida. Los encuentros del Evangelio narran la fe,
nos dicen cómo nace y qué es. Es la autorevelación de Jesús: "El Mesías soy yo que hablo contigo".
4º. Paso: CONTEMPLACIÓN (Contemplatio) Jesús se manifiesta por medio de gestos y palabras. Quien se ha encontrado con Él lo conoce, no sólo
según lo que comenta y dice de él la gente, sino personalmente. Hace la experiencia de su sabiduría y
Gesto: Entre todos escribimos una carta dirigida al Papa, a nuestro Obispo, o sacerdote,
de su bondad. La vida entonces comienza a cambiar en sus perspectivas, sentimientos, hábitos y
u otra una persona que está sufriendo fuertes críticas por vivir la fe y que necesita ser
proyectos. La familiaridad con Jesús y sus revelaciones llevará a conocerlo y confesarlo como Hijo de
valorada, alentada por alguien. Procuremos que la ternura de nuestras palabras pueda Dios. El encuentro no aparece como una casualidad ni como habilidad de las personas, sino
suscitar sentimientos de bienestar en esa persona, que sienta que no se la cuestiona, que precisamente como don de Dios. Para cada joven la fe personal comienza en el momento en que Jesús
se la valora por lo que es y no por lo que hace. O, en una palabra, que en medio de la se le manifiesta como aquel de quien obtener un sentido para su vida, a quien dirigirse en la búsqueda
cruz que carga o la persecución que sufre, recobre el aliento de Dios. Así, de la verdad, a través de quien entender la relación con Dios e interpretar nuestra condición humana.
acostumbrémonos a ser sacramentos del amor de Dios para los demás. El encuentro momentáneo no basta. Crecemos en la fe en la medida en que este encuentro se
convierte en conocimiento personal y adhesión permanente. Uno se topa a menudo con alguien que
cuenta haber hecho una "experiencia" religiosa. Y se ve que ésta ha dejado en él un grato recuerdo.
5º. Paso: ACCIÓN (Actio)
III. Del primer entusiasmo a la amistad con Jesús. El primer entusiasmo es ciertamente una
Animador(a): Es el momento de propósitos y compromisos concretos a gracia. Pero la fe es tal cuando ésta conduce a la acogida de la persona de Jesús en la propia vida, a la
partir de lo que hoy hemos orado y contemplado. Testimonio confianza en su enseñanza, al cambio de actitudes según sus indicaciones. Esto es lo que deja
de vida: Pobre y humilde Alegre y entusiasta entender el Evangelio en las narraciones sobre la fe. A lo largo de las riberas del Jordán, Juan ve pasar
Orante, Evangelizadora al Señor: siente la llamada y experimenta el sobresalto. Le sigue, cultiva su amistad, se siente amado
Fraterna y trabajadora y comprometida y cambia. Jesús se convierte para él en una compañía indispensable. No alcanzaría a concebir su
De manera especial en el día de hoy: ¿Estoy dispuesto a existencia sin Él. Se convierte en discípulo predilecto. He aquí qué es la acogida: es referirse a Jesús
darle a mi vida un talante de acción esperanzada y para orientarse y optar, es deseo de oírle de nuevo, es caminar hacia Él, asumir su proyecto.
comprometida, com motivación profunda para ser testigo? A Pedro, que toda la noche había pescado en vano, Jesús le propuso echar de nuevo las redes. Quizá
apareció de improviso una duda en la mente del experto pescador: Echar todavía las redes donde no
6º. Paso: ANUNCIO (Evangelizatio) habían pescado nada? Y en pleno día? Pero Pedro se fió: "Si tú lo dices..." La fe implica confianza en
¿Cómo estoy dispuesto a convertir en anuncio explícito el evangelio que hoy aquello que Jesús indica y promete. La fe comporta el cambio de criterios, gustos y relaciones. Muchos
han escuchado una vez a Cristo con admiración, como las multitudes que querían hacerlo rey.
he meditado?¿En que contextos específicos y a qué personas estoy dispuesto Bastantes lo han encontrado y no se han preocupado de cultivar su amistad. Otros, buscados por Él de
a anunciar la faceta de Jesús y de mi propia vida que hoy he orado? ¿Tengo un modo singular, algunos de ellos incluso entre los más próximos, no le han acogido. No todos se han
en cuenta que no sólo se trata de “dar a los otros lo contemplado”, sino que fiado de su juicio, de su equilibrio mental (Está fuera de sí!), de sus capacidades (No es éste el hijo del
se supone que he contemplado lo que los otros necesitan? ¿Cómo me preparo carpintero?), de su sabiduría (Nosotros tenemos la Ley!), de su rectitud (Está poseído por el
y colaboro remota y próximamente con el Ministerio de la Palabra? demonio!). También hoy se dice: está fuera del mundo, es un idealista, predica lo imposible, es una
creación de la Iglesia fuera de la historia y de la cultura actual…
IV.- Ámbitos y lugares del encuentro. La confianza mira hacia tres ámbitos en los que el hombre
Finalizamos cantando juega todas sus fuerzas: la felicidad, la verdad, el bien; juntos determinan la "vida" y la "salvación:
"Qué sentido se da a la existencia?, cómo se piensa?, cómo se actúa?" Sobre todo ello, frente a la
TEMA PARA LA FORMACIÓN INICIAL (“Esc.de Discípulos”) multiplicidad de propuestas y a los márgenes de incerteza, el joven creyente dice: "Sólo tú tienes
palabras de vida eterna". La acogida de Jesús conducirá a un cambio de mentalidad y a una orientación
El encuentro con Cristo de los jóvenes (y adultos) nueva de la vida según el código de la felicidad proclamado por Jesús, las Bienaventuranzas: la
pobreza, la paz, la dulzura de corazón, la justicia, la misericordia. Conforme a este código aprenderá a
juzgar los bienes materiales, el amor humano, el uso del cuerpo, la relación con semejantes y MIÉRCOLES: VOCACIÓN DE LOS DISCÍPULOS Y VOCACIÓN DE LOS CRISTIANOS
extraños, los acontecimientos y el proyecto de Dios sobre él. Provocar el encuentro, preparar la Si Jesús no oye para sí mismo el llamamiento de Dios, en cambio multiplica los llamamientos a seguirle; la vocación es
ocasión de éste y fijar una cita es hoy una de las preocupaciones de la pastoral. No es fácil. El lugar el medio de que se sirve para agrupar en torno suyo a los doce (Mc 3,13), pero también dirige a otros un llamamiento
análogo (Mc 10,21; Lc 9,59-62); y toda su predicación tiene algo que comporta una vocación : un llamamiento a
privilegiado del encuentro es la comunidad cristiana. Pero con frecuencia entre ésta y sobre todo los seguirle en una vida nueva cuyo secreto él posee: «Si alguien quiere venir en pos de mí...» (Mt 16,24; cf. Jn 7,17). Y si
jóvenes se da una distancia física y psicológica. Por otra parte, las expectativas sobre Cristo que yacen hay «muchos llamados, pero pocos elegidos», se debe a que la invitación al reino es un llamamiento personal al que
en el ánimo de los jóvenes son por lo demás muy variadas. Hoy se difunden imágenes superficiales e algunos permanecen sordos (Mt 22,1-4).
incompletas, de consumo, talk show o "camiseta". El pastor-educador ensaya, por lo tanto, todos los La Iglesia naciente percibió inmediatamente la condición cristiana como una llamada. La primera predicación de Pedro
caminos que conducen al encuentro: el testimonio de los creyentes que es necesario poner en relación en Jerusalén es un llamamiento a Israel semejante al de los profetas y trata de suscitar un movimiento personal:
«¡Sálvense de esta generación extraviada!» (Act 2, 40). Para Pablo existe un paralelismo real entre él, «el Apóstol por
con la presencia de Cristo en ellos, la reflexión sobre la vida y sus interrogantes, sus aspiraciones, que vocación», y los cristianos de Roma o de Corinto, «los santos por vocación» (Rom 1,1.7; ICor 1, 1s). Para restablecer a
el educador ayudará a hacer emerger, a llamar por su nombre, interpretar y llevar a confrontación con los corintios en la verdad les recuerda su llamamiento, pues éste es el que constituye la comunidad de Corinto tal
la historia y la palabra de Jesús; las experiencias de valores, situaciones y relaciones que ponen de como es: «Considerad vuestro llamamiento, pues no hay entre vosotros muchos sabios según la carne» (1Cor 1,26).
manifiesto nuevas dimensiones; el anuncio directo que tiene una elocuencia interna capaz de tocar la Para darles una regla de conducta en este mundo cuya figura pasa, los invita a quedarse cada uno «en la condición en
mente y el corazón. que le halló su llamamiento»(7,24). La vida cristiana es una vocación porque es una vida en el Espíritu, que «se une a
nuestro espíritu» (Rom 8,16) para hacernos oir la palabra del Padre y despierta en nosotros la respuesta filial.
CURSO DE ORACIÓN APOSTÓLICA para la “ESC DE MISIONEROS” Dado que la vocación cristiana ha nacido del Espíritu y dado que el Espíritu es uno solo que anima a todo el cuerpo de
Cristo, hay en me-dio de esta única vocación «diversidad de dones... de ministerios... de operaciones...», pero en esta
Complemento a la FORMACIÓN BÁSICA variedad de carismas no hay en definitiva más que un solo cuerpo y un solo espíritu (1Cor 12,4-13). Dado que la
(Durante las próximas semanas pondremos los temas del Retiro Kerigmático, en ordena a ser asimilados Iglesia misma, la comunidad de 'los llamados, es la Ekklesia, «la llamada», como también es la eklekte, «la elegida»
en la oración) (2Jn 1), todos los que en ella oyen el llamamiento de Dios responden, cada uno en su puesto, a la única vocación de la
EL ENCUENTRO CON CRISTO SALVADOR Iglesia que oye la voz del esposo y le responde: «¡Ven, Señor Jesús!» (Ap 22, 20).
LUNES: LA LLAMADA EN EL AT
JUEVES: EL LLAMAMIENTO DE DIOS IMPLICA RENUNCIAR A LAS COSAS DEL MUNDO TOMAR LA CRUZ Y
Todas las llamadas en el AT tienen por objeto misiones: si Dios llama es para enviar; a Abraham (Gén 12,1), a Moisés SEGUIR A JESÚS
(Éx 3,10.16), a Amós (Am 7,15), a Isaías (Is 6,9), a Jeremías (Jer 1,7), a Ezequiel (Ez 3,1.4) les repite la misma orden:
“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”( Cf. Mt 16, 24; Mc 8, 34; Lc 9, 23;
¡Ve! La vocación es el llamamiento que Dios hace oir al hombre que ha escogido y al que destina a una obra particular
Mc 10, 21; Mt 10, 38; Lc 14,27). Estamos acostumbrados al egoísmo, trabajar por nuestros triunfos personales.
en su designio de salvación y en el destino de su pueblo. En el origen del llamamiento hay por tanto una elección
Estamos acostumbrados a conseguir nuestro placer y para satisfacer nuestras ambiciones nos volvemos egocéntricos
divina; en su término, una voluntad divina que realizar. Sin embargo, la vocación añade algo a la elección y a la
cuando nos complacemos a nosotros y no complacemos a Dios. Para negarnos a nosotros mismos, tenemos que vivir
misión: un llamamiento personal dirigido a la conciencia más profunda del individuo y que modifica radicalmente su
para Jesús, vivir en Jesús, y vivir con Jesús. Esto implica renunciar a todos los triunfos personales de nuestras vidas
existencia, no sólo en sus condiciones exteriores, sino el corazón, haciendo de él otro hombre. Este aspecto personal
para poder dejar que Cristo reine en nosotros. Somos llamados a renunciar a todas las cosas de este mundo para
del llamamiento se traduce en los textos: a menudo se oye a Dios pronunciar el nombre de aquel a quien llama (Gén
poder poseer a Dios. “Cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (Lc
15,1; 22,1; Éx 3,4; Jer 1,11; Am 7,8; 8,2). A veces, para indicar mejor su toma de posesión y el cambio de existencia
14,33). “Renunciando a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tit 2,12)
que significa, da Dios a su elegido un nombre nuevo (Gén 17,1; 32,29; cf. Is 62,2). Y Dios aguarda una respuesta a su
Por ello es necesario: 1. Renunciar al mundo y estar contentos con lo que Dios nos ha dado. “buscar primero el reino
llamamiento, una adhesión consciente, de fe y de obediencia. A veces esta adhesión es instantánea (Gén 12,4; Is 6,8),
de dios y su justicia y todo lo demás vendrá por añadidura”. 2. Vencer la carne. “pero los que son de cristo han
pero con frecuencia el hombre es invadido por el miedo y trata de evadirse (Éx 4,10ss; Jer 1, 6; 20,7). Es que la
crucificando la carne con sus pasiones y deseos” (cf. Gál 5, 24); 3. Vencer el demonio quien nos provoca al orgullo, al
vocación normal-mente pone aparte al llamado y hace de él un extraño entre los suyos (Gén 12,1; Is 8,11; Jer 12,6;
egoísmo, ir al pecado en general Esto lo haremos por medio de una vida de oración, consagración y de comunión con
15,10; 16,1-9; cf. lRe 19,4).
Dios. “El que venciere heredara todas las cosas, y yo sere su Dios y el será mi hijo” (Ap 21,7)
Este llamamiento no se dirige a todos a los que Dios escoge como sus instrumentes: los reyes, por ejemplo, si bien
El sufrimiento es parte del entrenamiento que tenemos que hacer para volvernos obedientes, para ser purificados y
son los ungidos del Señor, no oyen tal llamamiento: Samuel, por ejemplo, es quien informa a Saúl (lSa 10,1) y a David
aceptar la voluntad de Dios. Jesús nos ha pedido cargar nuestra cruz, y aceptar nuestros sufrimientos. La cruz no es
(16,12). Tampoco los sacerdotes deben su sacerdocio a un llamamiento recibido de Dios, sino a su nacimiento. El
un castigo, es un regalo para ser santos, un precio para recibir nuestra recompensa y "el trono de nuestro rey".
mismo Aarón, aun cuando Heb 5,4 lo designa como «llamado por Dios», no recibió este llamamiento sino por
Siguiendo a Cristo podemos vencer la impaciencia, reconocer nuestras debilidades y también reconocer el poder de
intermedio de Moisés (Éx 28,1) y nada se dice de la acogida interior que le hizo. Aun-que no lo diga explícitamente la
Dios. Si nosotros aceptamos la voluntad de Dios, él puede tomar control de nuestras vidas para hacernos santos. Una
epístola a los Hebreos, no será infidelidad a su pensamiento ver en este llamamiento un signo de la inferioridad,
vez que aceptemos cargar nuestra cruz, estaremos preparados para seguir al Señor, y vencer las tentaciones del
incluso en Aarón, del sacerdocio levítico en relación con el sacerdocio de aquel a quien Dios de hecho hizo oir
mundo. “El que me sigue, no andara en tinieblas, sino que tendra la luz de la vida”(Jn 8,12)
directamente su palabra: «Tú eres mi hijo... Tú eres sacerdote... según el orden de Melquisedec» (Heb 5,5s).
Pero no todos están dispuestos a pagar el precio (cf. Jn 6, 60-68):
1. "...al oírlas, muchos de sus discípulos..."a) Hay quienes aman más al mundo que a Dios (vs. 60); b) Nuestra tarea
MARTES: LLAMADA DE ISRAEL Y LLAMADA DE JESUCRISTO
insistir en el mensaje; c) Hay quienes vuelven la mirada atrás (vs. 66)
¿Recibió Israel una vocación? En el sentido corriente de la palabra es evidente que sí. En el sentido preciso de la 2. Las llamadas de Dios se entienden por la obra del Espíritu Santo (vv. 61-63). a) sujetos a la carne, no ascendemos
Biblia, aun cuando un pueblo no puede evidentemente ser tratado como una persona singular y tener sus reacciones, en la vida espiritual (vv. 61); b) para entender esta vida tenemos tres medios que Jesús nos dejó: oración, ayuno y
Dios, sin embargo, obra con él como con las personas a quienes llama. Habla por intermediarios, en particular por el Palabra de Dios.
mediador Moisés, pero, aparte esta diferencia, Israel tiene todos los elementos de una verdadera llamada. La alianza,
la ley y los profetas están llenos de este llamamiento: « ¡Escucha, Israel!» (Dt 4,1; 5,1; 6,4; 9,1; Sal 50,7; Is 1,10; 7, VIERNES: EL ENCUENTRO CON CRISTO EN EL TIEMPO DE LA IGLESIA
13; Jer 2,4; cf. Os 2,16; 4,1). Esta palabra pone al pueblo en una existencia aparte, de la que Dios se hace garante (Éx La Iglesia es el lugar donde los hombres, encontrando a Jesús, pueden descubrir el amor del Padre: en efecto, el que
19,4ss; Dt 7,6) y le veda buscar apoyo en otro que en Dios (Is 7,4-9; cf. Jer 2,11ss). Finalmente, este llamamiento ha visto a Jesús ha visto al Padre (cf. Jn 14, 9). Jesús, después de su ascensión al cielo, actúa mediante la acción
aguarda respuesta, un compromiso del corazón (Éx 19,8; Jos 24,24) y de toda la vida. poderosa del Paráclito (cf. Jn 16, 7), que transforma a los creyentes dándoles la nueva vida. De este modo ellos llegan
En cierto sentido es verdad que estos rasgos de la llamada se hallan con plenitud en la persona de Jesucristo, el a ser capaces de amar con el mismo amor de Dios, «que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu
perfecto siervo de Dios, el que siempre escucha la voz del Padre y le presta obediencia. No obstante, el lenguaje Santo que se nos ha dado» (Rm 5, 5). La gracia divina prepara, además, a los cristianos a ser agentes de la
propio de la vocación no es prácticamente utilizado por el NT a propósito del Señor. Si Jesús evoca constantemente la transformación del mundo, instaurando en él una nueva civilización, que mi predecesor Pablo VI llamó justamente
misión que ha recibido del Padre, sin embargo, en ninguna parte se dice que Dios lo haya llamado, y esta ausencia es «civilización del amor».[ Discurso en la clausura del Año Santo (25-XII-1975): AAS 68 (1976), 145]
significativa. La vocación supone un cambio de existencia; el llamamiento de Dios sorprende a un hombre en su tarea En efecto, «el Verbo de Dios, asumiendo en todo la naturaleza humana menos en el pecado (cf. Hb 4, 11), manifiesta
habitual, en medio de los suyos, y lo orienta hacia un punto cuyo secreto se reserva Dios, hacia «el país que yo te el plan del Padre, de revelar a la persona humana el modo de llegar a la plenitud de su propia vocación [...] Así, Jesús
indicaré» (Gén 22,1). Ahora bien, nada indica en Jesucristo la toma de conciencia de un llamamiento ; su bautismo es no sólo reconcilia al hombre con Dios, sino que lo reconcilia también consigo mismo, revelándole su propia
a la vez una escena de investidura regia: «Tú eres mi Hijo» (Me 1,11) y la presentación por Dios del siervo en quien se naturaleza».[ Propositio 9; cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. past. Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual,
complace; pero aquí nada evoca las escenas de vocación: de un extremo al otro de los evangelios sabe Jesús de 22] Con estas palabras los Padres sinodales, en la línea del Concilio Vaticano II, han reafirmado que Jesús es el camino
dónde viene y adónde va (Jn 8,14). a seguir para llegar a la plena realización personal, que culmina en el encuentro definitivo y eterno con Dios. «Yo soy
el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí» (Jn 14, 6). Dios nos «predestinó a reproducir la imagen
de su Hijo, para que fuera él el primogénito entre muchos hermanos» (Rm 8, 29). Jesucristo es, pues, la respuesta
definitiva a la pregunta sobre el sentido de la vida y a los interrogantes fundamentales que asedian también hoy a
tantos hombres y mujeres del continente americano. (Ecclesia in America 10. 12)
SÁBADO: OTROS LUGARES DE ENCUENTRO CON CRISTO
Contando con el auxilio de María, la Iglesia en América desea conducir a los hombres y mujeres de este Continente al
encuentro con Cristo, punto de partida para una auténtica conversión y para una renovada comunión y solidaridad.
Este encuentro contribuirá eficazmente a consolidar la fe de muchos católicos, haciendo que madure en fe
convencida, viva y operante.
(…) Ellos (Lo PP. Sinodales) han señalado, en primer lugar, (para encontrarse con Cristo) «la Sagrada Escritura leída a
la luz de la Tradición, de los Padres y del Magisterio, profundizada en la meditación y la oración».[ Propositio 4.) Se ha
recomendado fomentar el conocimiento de los Evangelios, en los que se proclama, con palabras fácilmente accesibles
a todos, el modo como Jesús vivió entre los hombres. La lectura de estos textos sagrados, cuando se escucha con la
misma atención con que las multitudes escuchaban a Jesús en la ladera del monte de las Bienaventuranzas o en la
orilla del lago de Tiberíades mientras predicaba desde la barca, produce verdaderos frutos de conversión del corazón.
Un segundo lugar para el encuentro con Jesús es la sagrada Liturgia.[ Cf. ibíd] Al Concilio Vaticano II debemos una
riquísima exposición de las múltiples presencias de Cristo en la Liturgia, cuya importancia debe llevar a hacer de ello
objeto de una constante predicación: Cristo está presente en el celebrante que renueva en el altar el mismo y único
sacrificio de la Cruz; está presente en los Sacramentos en los que actúa su fuerza eficaz. Cuando se proclama su
palabra, es Él mismo quien nos habla. Está presente además en la comunidad, en virtud de su promesa: «Donde están
dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18, 20). Está presente «sobre todo bajo las
especies eucarísticas».[ Conc. Ecum. Vat. II, Const. Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada liturgia, 7] (…) La
Escritura y la Eucaristía, como lugares de encuentro con Cristo, están sugeridas en el relato de la aparición del
Resucitado a los dos discípulos de Emaús. Además, el texto del Evangelio sobre el juicio final (cf. Mt 25, 31-46), en el
que se afirma que seremos juzgados sobre el amor a los necesitados, en quienes misteriosamente está presente el
Señor Jesús, indica que no se debe descuidar un tercer lugar de encuentro con Cristo: «Las personas, especialmente
los pobres, con los que Cristo se identifica».[ Propositio 4] Como recordaba el Papa Pablo VI, al clausurar el Concilio
Vaticano II, «en el rostro de cada hombre, especialmente si se ha hecho transparente por sus lágrimas y por sus
dolores, podemos y debemos reconocer el rostro de Cristo (cf. Mt 25, 40), el Hijo del hombre».[ Discurso en la última
sesión pública del Concilio Vaticano II (7 de diciembre de 1965): AAS 58 (1966), 58] (Eccl in Am. 12).