Você está na página 1de 3

Historia del aguinaldo

“Ahora que su espera se hizo más dulce, abordaremos la historia del siempre querido y
nunca bien ponderado aguinaldo, vocablo que derivaría del celta “eguinand” con el que se
nombraría a ‘regalo de fin de año’.

Aunque muchos aún lo defenestren, queda claro que tarde o temprano vuelve en una
u otra forma al bolsillo del pagador.

En esta nota intentaré recrear un poco la historia del aguinaldo en la Argentina.

El día 20/12/1945 el secretario de Trabajo y Previsión de la Nación, Domingo
Mercante, anunciaba el dictado del decreto Nº 33.302/45, por el que se otorgaba un aumento
de sueldo generalizado más un nuevo concepto en la nomina salarial llamado Aguinaldo, S.A.C.
para los liquidadores, aguilucho para los amigos.

No caben dudas que esta normativa estaba escrita por la voluntad del coronel Juan
Domingo Perón que, aunque había perdido desde el 9 de octubre de 1945 todos los cargos
públicos que hasta entonces detentaba (secretario de Trabajo, ministro de Guerra y
vicepresidente de la Nación) incluida su libertad por ocho días, sus criterios eran escuchados
con atención desde las más altas esferas, debido al sesgo peronista que ostentaba el gobierno
del entonces presidente de facto general Edelmiro Farell.

Aumento de sueldo era en cierto modo previsible y digerible porque un poco de
inflación y ya está, asunto diluido, pero… ¿aguinaldo…? ¿Que era eso?

Los opositores entre sus filas contaban a conservadores, empresarios, radicales de la
concordancia y sorprendentemente para estos tiempos actuales- comunistas y socialistas,
alineados en ese entonces todos por razones diferentes- bajo las banderas de la Unión
Democrática orientados por el ya ex embajador de EE.UU., Spruille Braden, quien para ese
entonces había dejado la embajada en Argentina para cumplir funciones de secretario
ayudante del Departamento de Estado desde su país y seguramente estaría ocupado en
redactar con el auxilio del poco creíble español Gustavo Durán el famoso libro azul.

¡Vayan a cobrarle el aguinaldo a Perón! Bramaron los empresarios porque con “ese
invento” veían afectados sus intereses.

¡Quieren controlar el movimiento obrero argentino con políticas fascistizante!, dijeron
socialistas y comunistas, que veían menguarse sus huestes de la lucha obrera e irse tras otro
líder.

Radicales y conservadores veían que sus votos tendrían otros usos distintos para lo
que fueron creados, teniendo en cuenta las elecciones que se llevarían a cabo el 24/2/1946,
más aún teniendo en cuenta que ya desde hacía algún tiempo venían pensando parecido y
Roberto Ortiz, falleció ya, era el más claro ejemplo de esta afirmación.

que en su mayoría representaban al bloque terrateniente y su principales empleados. porque los yrigoyenistas (varios) se fueron con Perón.que la medida se derogase. anti- peronismo. Conservadores. entonces presidente del centro de consignatarios se puso al frente de los empresarios y formalizó el lock out del sector que se llevaría a cabo el 14. Junto con radicales. Los radicales vieron en su andar que en la trinchera del coronel mateaban en sus fogones potentísimos dirigentes propios. Uno para hacer valer una y otra vez su jerarquía de “revolucionario”. Socialistas y comunistas. Scallabrini Ortiz. un engendro formado por alvearistas y conservadores. Homero Manzi. todos Irigoyenistas (Jauretche. Como a Perón se lo asociaba al fascismo. provenientes del partido demócrata nacional. Farrel no aflojó y el aguinaldo debió pagarse. Eustaquio Méndez Delfino. Algunos comunistas reflexionaban diciendo ‘antes teníamos en la calle 2. El otro frente. Fue una espera en vano. que a pesar de tenerlos al lado en ese momento de lucha le resultaban más desconfiables. Estos participaban en la unión democrática –sobre todo los comunistas. unos se llamaría a sí mismo peronismo. junio y diciembre que es el método que hasta nuestro días subsiste. . 15 y 16 de enero. y por esa época Alemania. las Fuerzas Armadas y Perón esperaban pacientemente lo que se venía. su posición –entendían. Uno podrá en más vivir sin el otro. conservadores.000 dirigentes y ningún auto. Dos sectores se entregan a la que sería la eterna lucha y serían sus diferencias para siempre. Los dos enfrentados pero complementarios. Lo que sí logró el sector empresario es el desdoblamiento en dos cuotas.cuna de esta corriente. Orti y seguidores. Radicales que eran en su mayoría de la concordancia. El otro lo terminaría aceptando porque quizás le convenga tener de adversario a los peronistas y no a los comunistas. en homenaje a su líder. ahora tenemos 200 autos y ningún dirigente’. justamente por ser su opuesto. cuna del comunismo. El otro. Los empresarios veían escapar sus divisas por culpa de ese ‘maldito’ aguilucho que debía pagarse si Farrel no aflojaba. Debieron pasar muchos años –en el 55 todavía estaban convencidos para darse cuenta que estar en ese frente. los trabajadores estaban a la expectativa de lo que podía suceder.había intentado invadir Rusia. VEMOS CÓMO ESTABA COMPUESTO ESTE FRENTE. porque formalmente no actuaban todavía. –día en que se anunció el llamado a elecciones. Los empresarios alienados a la Unión Democrática especulaban que hasta el 7/1/1946. comunistas y socialistas salieron a protestar a la calle. Farrel no aflojó. era como ir a una casa velatoria y equivocarse de sala. entre otros) olvidados por los Alvear.era estar en contra de Perón.por una razón de incomprensible filosofía.

BAZAN. En esa oportunidad proponía dividir el aguinaldo en 12 y pagarlo todos los meses (un poco de inflación y chau aguilucho). El aguinaldo en su agitada existencia habría de sufrir otros ataques. Y este es el incómodo sendero por donde aún transita la historia argentina. muerte. a hasta anti- peronistas gritar ¡Viva Perón! Sólo por lograr algún nicho de poder. El aguinaldo todavía vive. Los empresarios y conservadores volverían al poder en forma de minoría gobernante. aduciendo que había un compromiso con organismo internacionales de crédito para efectuar con un recorte presupuestario de 900 millones de pesos convertibles. DNI: 8. sangre. Los comunistas perdieron gravitación. durante el gobierno de Menem allá por 1992 cuando esgrimiendo causas económicas –en defensa del plan de convertibilidad (como siempre declamaba Cavallo por cada medida en las que sabía que encontraría resistencia) y de un posible rebrote inflacionario.465. incluido el radical. El aguinaldo demandaría unos 950 millones. merced a golpes de estado con la participación minoritaria de otros partidos. Sólo lo vigilan los trabajadores. como liebre pastando cerca de los leones pero ahí está. Un presumible personero de complicados intereses como Domingo Cavallo. y quizás sea ese el origen de la dicotomía ahora algo desgastada. NICOLÁS CARLOS E. nada más que para hacer número porque ya su base obrera había desaparecido Después Perón recibiría a algunos socialistas porque hasta ahí –hasta el socialismo- llegaba el límite del movimiento nacional justicialista. CR. Una. donde no faltó en su andar ningún condimento. o peronistas olvidar sus banderas después de cada acto electoral a cambio de una vida personal más confortable y segura.585 . traiciones. ya se sabe quien ganó. y los ganadores conformaron mayoría. lobos con piel de cordero. Sólo podía salvarse la situación si los gobernadores aceptaban un recorte en la coparticipación por esa suma. Medida que sólo afectaría a las provincias quedando la Nación exenta de toda poda. sólo aparecieron en la revolución de 1955. Los trabajadores votarían limpiamente el 24/2/1946. porque si fuera por la voluntad de gobernantes (todos) y empresarios ya hace años habría sido borrado del universo. pero aun vigente (peronismo-anti- peronismo). pasos al costado –los que se dieron y los que no se dieron-. La otra en 2001 con el presidente De la Rúa a la cabeza. estuvo en dos oportunidades a punto de acabar con el vilipendiado aguilucho.