I

Materia, espacio y tiempo en la metodología
de la especialidad de escultura para la
formación de nuevos escultores
La especialidad de escultura fue fundada por Anna Maccagno en el
año 1965, dentro de lo que era, en ese momento, la Escuela de Artes
Plásticas de la Universidad Católica. Desde entonces hasta hoy en
día la especialidad ha seguido funcionando y ha seguido creciendo
de forma dinámica gracias a los fundamentos básicos que impulsó
Anna desde el principio. Anna siempre fue artista, en el oficio, en
la docencia y en la vida. Esta experiencia vital la compartió con
sus alumnos de manera generosa, y nosotros, sus alumnos, fuimos
aprendiendo que lo más importante era la formación integral del
ser humano, que la creatividad se da en un espacio de libertad,
que la comunicación y el diálogo entre alumnos y profesores es
enriquecedor para todos, que sin compromiso no se puede construir
algo que valga la pena. Aprendimos que el trabajo en equipo es una
tarea difícil pero que es a través de esta dinámica que podemos
desarrollarnos, crecer y enriquecernos como docentes, como artistas
y como seres humanos.

A 10 años de la muerte de Anna, este número de textos-arte está
dedicado a la especialidad de escultura y a su vigencia en el tiempo,
porque creemos que recordarla significa seguir comprometidos
con la especialidad, significa estar atentos al tiempo y al espacio,
siempre en movimiento y en constante transformación, para poder
14 • textos-arte | 2012

continuar con la compleja tarea de formar artistas en el tiempo y en
el espacio en que nos toca vivir.

Hacer escultura significa trabajar con la materia, en el espacio y en el
tiempo. Esta afirmación es compleja y tiene múltiples interpretaciones,
pero nos permite entender la manera cómo hemos venido desarrollando
una metodología que nos permita avanzar orgánicamente en la formación
del estudiante que entra a la especialidad de escultura.

Las sumillas de la especialidad contienen los conceptos que, de
manera orgánica, el alumno debe de ir incorporando en el proceso
de formación desde 3 er año hasta 6to año. Estos conceptos se basan
en el desarrollo de la historia de la escultura a partir de la forma
unitaria (monolito) y la relación que se establece con la materia
hasta llegar a la forma abierta, donde el espacio y el ordenamiento
de los elementos con características particulares en cuanto a
forma y material, van a ser fundamentales para lograr propuestas
artísticas… Las relaciones materiales, constructivas y espaciales van
a ser aprendidas por el alumno a través de ejercicios que le permitan
desarrollar sus capacidades creativas, imaginativas y técnicas. El
estudiante debe iniciar el trabajo con la motivación de que es él
el que descubre nuevas formas y distintas maneras de enfrentar el
reto de una nueva escultura, incorporando los conceptos a través
del quehacer mismo de la escultura. Luego el reto será abordar
una intervención en el espacio público, con toda la complejidad
que eso demanda. La manera como hemos venido operando en la
especialidad es a través de intervenciones artísticas en espacios
públicos determinados que sensibilicen, tanto al ciudadano como al
alumno, frente a distintas problemáticas locales.

Paralelamente, el alumno desarrolla su capacidad de observación, una
manera de ver y de establecer relaciones a través de trabajos que se
vinculan con el mundo natural. El dibujo y el modelado en arcilla del cuerpo
humano nos permiten reflexionar sobre nuestro propio cuerpo y el vínculo
que establecemos con nuestro entorno. También logramos, a través de
esta dinámica, aproximar al alumno a su propio desarrollo como artista
enfrentándose al conocimiento de las distintas manifestaciones escultóricas
en la historia del arte.
15 • textos-arte | 2012

La experiencia con los materiales y su desarrollo desde diferentes
puntos de vista lo situará ante la escultura como un proceso creativo
generativo de nuevas relaciones formales. En cada uno de los temas
propuestos a lo largo de toda la carrera de formación escultórica,
se presentarán los contenidos teóricos pertinentes, tanto desde el
punto de vista técnico como conceptual y cultural, simultáneamente
a la realización de los ejercicios.
16 • textos-arte | 2012

La metodología de enseñanza está basada en la asesoría particularizada de
cada estudiante. Cada alumno desarrolla un discurso visual único, original y
nosotros los profesores debemos de ayudarlo a que sea él el que descubra
su propio camino hacia la construcción de un lenguaje propio. Ponemos
énfasis en la creación artística, en la formación de nuevos artistas que
manejen los elementos visuales, medios, lenguajes y materialidades para
que puedan elaborar propuestas creativas y significativas.

Los procesos creativos no tienen reglas fijas ni tiempos establecidos
formalmente, es por eso que debemos estar atentos al desarrollo del
proceso de cada estudiante. Consideramos importante los procesos de
creación por los que atraviesa el artista y la manera que tenemos de
promover estas dinámicas. La experimentación y la reflexión teórica van
a ser fundamentales en el desarrollo de nuevos modos de crear sentido
en el trabajo escultórico. Esta será la vía por la cual los escultores podrán
aproximarse y abordar investigaciones artísticas que les permitan incorporar
conocimiento y establecer relaciones creativas con el fin de producir nuevas
formas del saber y del sentir en el arte.
17 • textos-arte | 2012
18 • textos-arte | 2012

El espacio de trabajo también es un factor importante en los
procesos de aprendizaje y maduración de la idea artística del
alumno. El patio de escultura es un espacio que alberga alumnos
de los distintos años de la especialidad, los cuales trabajan en
materialidades diversas (piedra, madera, resina, ensamblaje,
fierro, etc.) y a escalas muy variadas. Esto nos permite a los
profesores estar siempre mirando el trabajo, su evolución y
los recursos creativos que cada estudiante utiliza para resolver
problemas tanto técnicos como estéticos y formales. Es
responsabilidad de todos, alumnos y profesores, la construcción
de un espacio de trabajo dinámico, positivo, que apunte a
generar un ambiente donde los aspectos creativos como los
vinculados al oficio del quehacer de la escultura, así como los de
carácter social, como lo son el respeto y la solidaridad, permitan
una producción escultórica significativa.
19 • textos-arte | 2012

Las tutorías en este sentido son permanentes y no están sujetas a
un horario de clase rígido.

Muchos alumnos que han egresado de la especialidad tienen sus talleres
en lugares periféricos de la ciudad y es allí donde debemos de ir para
realizar asesorías relativamente regulares. Es importante el contacto con
la obra vinculado al discurso de la idea, de manera que no se desligue lo
que se desea decir a través del lenguaje escultórico.

Queremos resaltar que para llevar a cabo las actividades, los cambios
en los ejercicios, las dinámicas de trabajo disímiles en el espacio de
trabajo y el contacto personalizado con cada alumno, debemos de
tener una actitud abierta al diálogo, donde las vías de comunicación
estén permeables en todas las direcciones: entre alumnos, profesores,
trabajadores y autoridades. El trabajo en equipo es la manera más
eficaz de desarrollar iniciativas y propuestas que beneficien al alumno
y a la especialidad. Lo que queremos es tener un equipo de trabajo
comprometido con la formación de nuevos escultores y con el desarrollo
de la especialidad. Esa será nuestra herramienta más efectiva para
transmitir a los alumnos no solo conocimiento sino también la manera
cómo aprender a valorar lo que hacen y a asumir la responsabilidad del
discurso visual que construyen.
20 • textos-arte | 2012
21 • textos-arte | 2012

PRIMER AÑO DE ESPECIALIDAD EN ESCULTURA

Durante este período de formación, el alumno realizará diferentes
aproximaciones de interpretación observando las formas naturales y
su estructura geométrica subyacente como principio de articulación
esencial. El ejercicio conlleva una cadena de procesos perceptivos para
la comprensión de la forma partiendo de la observación y del análisis de
su estructura interna como condición para su correcta interpretación.
El alumno realizará el ejercicio en tres etapas: figuración realista, síntesis
y abstracción. Es en el proceso del trabajo que el alumno accederá a
la comprensión de los conceptos que comprenden la figuración, la
relación de una síntesis con respecto al objeto de análisis y la posibilidad
de abordar la abstracción con libertad. Es transitando por ese proceso
creativo donde logrará conjugar la idea para la materialización de las
tres esculturas.
22 • textos-arte | 2012

Debemos tener en cuenta que el proceso de desarrollo en la formación
es complejo y que es abordado desde distintas perspectivas.
Simultáneamente al ejercicio de análisis de la forma, el alumno irá
incorporando los elementos visuales que le permitirán articular un
discurso artístico creativo.

Abordamos la escultura como una concreción que se estructura
a través de relaciones materiales, constructivas y espaciales que
atañen a la naturaleza física de los materiales. El quehacer escultórico
implica diferentes aproximaciones a la materia y a su configuración
tridimensional, las mismas, que se han ido dando y transformando a lo
largo de la historia de la escultura: desde el volumen de orden contenido
hasta su despliegue en el espacio. Vale decir, de la escultura cerrada a
la escultura abierta.

Partimos de las relaciones materiales que se irán estableciendo de una
manera directa y creativa entre el alumno y la materia elegida en una
dinámica que le permitirá reconocer las características particulares del
espíritu de cada material: piedra, madera y fierro.

La configuración tridimensional de la forma (volumen y espacio) y la
experiencia a través de las distintas propiedades de los materiales,
23 • textos-arte | 2012

hará transitar a los alumnos por diferentes procesos para la realización
de sus proyectos escultóricos. El análisis de objetos de la tradición
escultórica con sus elementos conceptuales históricos y documentales
es una práctica que los llevará a trascender en sus representaciones
tridimensionales lo puramente mimético y técnico y a conectarse con
su sensibilidad contemporánea creativamente.

En la segunda etapa de este primer año de formación se hará un
análisis del cuerpo humano desde su estructura: proporción, ritmo,
equilibrio, movimiento, ubicación en el espacio, peso y densidad.
En el reconocimiento del “otro”, como ser vivo, en la antropometría
y el canon del cuerpo humano como modelo armónico, el alumno
accederá en el proceso de creación, a la experiencia estética en su
totalidad.
24 • textos-arte | 2012

Los aspectos anatómicos del cuerpo humano, la expresividad de la
materia y sus calidades (texturas) en los procedimientos aditivos del
modelado con arcilla contribuyen a un desarrollo ordenado y progresivo
del trabajo. Aportar y mover material, como una razonable capacidad
para interpretar los volúmenes generales del modelo, lleva al alumno a
emprender el ejercicio de representación desde posiciones más abiertas
a una interpretación expresiva. Con esta intención metodológica, que
se contemplará transversalmente a lo largo de toda la formación en la
especialidad de escultura, se realizará el estudio de la figura humana desde
sus diferentes aspectos.

Afirmar el concepto de estructura, entendiéndolo como lo que
hace que algo se soporte a sí mismo en el espacio y en relación con
su entorno nos permitirá consolidar la idea que la forma siempre
está ligada a la función, nunca es arbitraria, que siempre tiene un
sentido y que debemos aprender a descubrir, interpretar y articular
las infinitas posibilidades que se presentan al momento de abordar
el reto de plantear una escultura. Este concepto aportará al alumno
recursos perceptivos para crear nuevas constelaciones espaciales
25 • textos-arte | 2012

del quehacer escultórico. Partimos de las relaciones espaciales,
entendiéndolas como una organización de materia que se estructura
en y con el espacio.

El estudio de las formas naturales y su lógica de crecimiento busca
satisfacer la necesidad de articular, destruir y recomponer la forma
como síntesis, desde su función para crear un nuevo orden estético.
Conocer a fondo los procesos, sistemas de formas, funcionamiento
del mundo físico nos abre hacia una comprensión nueva y acaso
más honda en nuestro quehacer artístico. Explorar, intervenir la
materia y ensuciarse las manos seguirá siendo la base de la formación
en escultura. Mirar la naturaleza es esencial para lograr algo de
trascendencia en la obra escultórica, entendida como la suma de
procesos y decisiones tomadas siempre en contacto directo con la
materia y a través de la experimentación. Sin embargo, será el alumno,
quien poniendo en actividad su creatividad e imaginación, accederá
a las innumerables posibilidades de reorganizar y reconfigurar los
elementos, abriendo nuevos espacios de expresión artística para la
comprensión del mundo.
26 • textos-arte | 2012
27 • textos-arte | 2012

SEGUNDO AÑO DE ESPECIALIDAD EN ESCULTURA

La representación del cuerpo humano en escultura es una categoría
histórica y cultural, por lo tanto, en permanente transformación. La
percepción y experiencia del cuerpo en su concepción artística refleja las
diversas creencias y actitudes sobre la existencia humana. Actualmente,
el cuerpo en escultura se expresa en una multiplicidad de formas para
cuestionarnos acerca de nuestra condición humana, rompiendo esquemas
y transgrediendo los parámetros de la representación.

La escultura de un cuerpo humano ocupa el mismo espacio real de quien la
contempla, está dentro de las mismas proporciones y escala que el mundo
real, y es por eso que el cuerpo tridimensional de la escultura confronta
e interpela al cuerpo natural de quien lo crea e invita y compromete al
espectador a un compromiso visual y psicológico. El cuerpo sigue siendo un
enigma, y el deseo por explorarlo con todo lo que tiene aún de desconocido,
siendo a su vez lo más cercano a nosotros mismos, es lo que lo mantiene
vigente en la escultura.
28 • textos-arte | 2012

El análisis de los aspectos anatómicos nos convoca a la comprensión de
que el cuerpo no representa simplemente un cuerpo, sino que se relaciona
por analogía con todas las estructuras que se han convertido en parte de
nuestra experiencia imaginativa. Se plantea aproximar al alumno hacia una
nueva percepción y comprensión del cuerpo humano, al reconocimiento
de sí mismo como corporeidad, como imagen, como rostro, y, a partir del
estudio del modelo, al reconocimiento del “otro”.

Habiendo el alumno experimentado una primera aproximación a la
escultura desde sus relaciones materiales, constructivas y espaciales, es
importante que en esta segunda etapa profundice en el ejercicio de la
organización constructiva y espacial del proyecto escultórico. Esto supone
modos de organizar los elementos vinculándolos con el espacio y generando
relaciones físicas y significativas para crear y dar sentido a su propuesta.
29 • textos-arte | 2012

El objetivo es desarrollar la capacidad de imaginar, analizar y crear
situaciones espaciales con elementos tridimensionales. La capacidad de
pensar el espacio exige un entrenamiento mental específico que se irá
concretando con los ejercicios a través del proceso en una propuesta
escultórica “abierta”. Apuntamos hacia realizaciones de proyectos
escultóricos en donde el espacio de la instalación del proyecto esté
implicado. Entendemos una “instalación” como una imagen mental que
se materializa espacialmente, generando una poética con el espacio
adonde se desarrolla.

En este curso se plantea darle al alumno una visión amplia del concepto
y quehacer escultórico, ya que el arte de la escultura se encuentra en
un constante proceso de renovación. Es por eso que consideramos
fundamental abrir los márgenes de sus definiciones para que los alumnos
se puedan expresar a partir de presentes y futuras manifestaciones
artísticas, manteniendo como eje al espacio y su relación con los elementos
pertinentes para la conformación de un proyecto escultórico libre, personal
y creativo.
30 • textos-arte | 2012

Entendemos el quehacer escultórico como una construcción
compleja que articula varios elementos desde sus formas materiales y
organización en el espacio. Esto supone complejizar modos de organizar
los elementos vinculándolos con el espacio y generando relaciones
físicas y significativas, con el objetivo de desarrollar la creatividad y dar
sentido a la propuesta artística.

El autorretrato es uno de los ejercicios de análisis más profundos que puede
hacer un artista. Implica mirarse el rostro en la intimidad y conocerse hasta
tal punto que la realización escultórica, y la expresión plástica se traduzca
en obra artística.

“Pintarse a sí mismo, como fotografiarse o filmarse, puede ser una operación de
simple narcisismo más o menos velado, como también un ejercicio de humildad,
de meditación y de exploración de la propia identidad carnal y espiritual, para
saber más de sí mismo y a través de sí mismo de los demás.”

Durante el proceso, el alumno tomará conciencia que la percepción de sí mismo
está cambiando constantemente, no es estática, y que deberá destruir la imagen
preestablecida de sí mismo a través de un profundo proceso de observación
e introspección, llegando a atravesar la estructura ósea para confrontarse y,
finalmente, relacionarse con su propia imagen, creando un autorretrato.
31 • textos-arte | 2012
32 • textos-arte | 2012

Este ejercicio abre una vía no solo para fijar los aspectos de la fisonomía y
su perfil psicológico, cuanto por implicar la imagen ideal que cada uno lleva
dentro de sí. Imagen que siempre está vinculada con su medio afectivo, social
y cultural. En esta complejidad está presente la posibilidad de establecer
varias lecturas sobre la construcción de la imagen que nos representa. Llegar
a descubrirnos y descubrir quiénes somos, cómo nos miramos y cómo nos
miran nos ayuda a vislumbrar ese rostro que presentamos socialmente y
nos libera para alcanzar la proporción justa entre la complejidad de lo que
somos y el cuerpo que habitamos.

Los conocimientos asimilados en el proceso de formación sobre la forma de
hacer escultura a través de relaciones constructivas, materiales y espaciales
le abre al alumno la posibilidad de enfrentar un proyecto más complejo que
se inserta en el espacio público.

La formación en escultura contempla intervenciones artísticas en el
espacio público que permiten tomar conciencia de la ciudad y confronta al
estudiante a asumir responsablemente su rol como generador de cultura.
33 • textos-arte | 2012

Consideramos necesario que, dada la importancia que el monumento ha
tenido en la escultura durante los siglos, “ya que parece que la lógica de
la escultura es inseparable a la lógica del monumento”… (R. Krauss), el
alumno debe analizar la historia de la escultura a través de su presencia
y ubicación en el espacio público. Para ello, enfocará su desarrollo y
transformaciones radicales, y observará directamente ejemplos locales
e internacionales.
34 • textos-arte | 2012

DOS AÑOS DE PERFECCIONAMIENTO EN LA ESPECIALIDAD DE ESCULTURA

El proceso de formación en la especialidad de Escultura hasta cuarto año
plantea ejercicios específicos y un acercamiento concreto sobre la forma de
hacer escultura a través de relaciones materiales, constructivas y espaciales.
Con estos conocimientos adquiridos, el alumno está preparado para
plantear proyectos artísticos personales con libertad y complejidad.

Un proyecto artístico responde a una intención específica y está conformado
por elementos visuales y conceptuales que se configuran y materializan en
el espacio. El alumno debe manejar las herramientas y competencias que
requiere como artista contemporáneo para elaborar, construir y presentar
su propuesta con libertad. La elaboración de un proyecto demanda
un planteamiento amplio y complejo que conlleva en su estructura la
articulación de referencias culturales, vivencias, procesos y una destreza
en el manejo de elementos visuales para dar una respuesta a los múltiples
estímulos y circunstancias desde su ser como artista en el espacio y tiempo
que le ha tocado vivir.
Marta Cisneros y Johanna Hamann
octubre del 2012
35 • textos-arte | 2012

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful