Você está na página 1de 6

Ambar

Ambar Algunos tipos de árboles, como las coníferas, segregan una sustancia gelatinosa o de aspecto similar

Algunos tipos de árboles, como las coníferas, segregan una sustancia gelatinosa o de aspecto similar a la miel llamada resina. Esta sustancia no es más que un mecanismo de defensa de estas plantas leñosas frente a heridas e infecciones en su tronco y sus raíces principalmente.

Hace millones de años, varias especies de árboles ya tenían esta capacidad de segregar resina, la cual podía ser arrastrada hasta determinados lugares. Así, cuando esto ocurría y la sustancia quedaba finalmente enterrada, se iniciaban procesos geológicos de

compactación y fosilización de la resina vegetal. El ambar vendría a ser

árboles coníferos

resina fosilizada de

Tras millones de años, la resina se convierte en ámbar, una sustancia difícil de encontrar y bastante codiciada. El ámbar se hace más común a partir del período Cretácico, es decir desde hace unos 150 millones de años. Es en ese momento en que la resina aparece más ampliamente en los árboles de la época, hallándose los yacimientos principales en estratos cretácicos y terciarios.

El ámbar es quizás la sustancia más antigua usada por los seres humanos para la fabricación de joyería. Se han encontrado joyas de estas que datan del año 8000 A.E.C. (Antes de la Era Común).

Dado a su cálido tacto y al echo de que en ocasiones contiene insectos se creía que poseía vida. En la antigua China consideraban que el ámbar era el espíritu de los tigres que transmutaban en dicha resina al morir. Era adorado por los seguidores de la diosa Madre en tiempos clásicos, pues contenía la esencia misma de la vida.

Ambar Algunos tipos de árboles, como las coníferas, segregan una sustancia gelatinosa o de aspecto similar

Origen y Composición Química del Ámbar

El ámbar es una gema de origen orgánico que procede de la resina endurecida y fosilizada de ciertos árboles. La resina se endurece primero por la pérdida gradual de componentes volátiles, tales como alcohol y grasa, para convertirse en Copal, el cual posteriormente sufre una perdida mayor de estos componentes durante su enterramiento en los sedimentos para convertirse en ámbar.

En general, las resinas que se fosilizan para convertirse en ámbar proceden de árboles de las familias Araucariaceae (araucarias) y Fabaceae (leguminosas). Para convertirse en ámbar, la resina debe contener una macromolécula llamada diterpeno, que es un tipo de hidrocarburo que es parte de la resina natural. El ácido

ózico, un diterpenoide, es un componente importante de resinas producidas por plantas que pertenecen a la familia Fabaceae. El Copal de Colombia, Tanzania y Madagascar, así como el ámbar de la República Dominicana, se origina de árboles que pertenecen a esta familia. En contraste, el ácido communico es un componente importante de la resina de árboles de la familia Araucariaceae, que puede producir el Ámbar Báltico. Los ámbares de la República Dominicana, Rumania y Méjico proceden de leguminosas arborescentes, y los de Myanmar y Sicilia de burseráceas.

La resina sufre un proceso de polimerización y se transforma en Copal, reacciones posteriores entre las cadenas de moléculas producen el Ámbar, un sólido, con aspecto y propiedades parecidas al plástico. En la naturaleza este proceso evoluciona muy lentamente a grandes presiones y temperaturas durante la sedimentación y enterramiento de los sedimentos. De hecho toma alrededor de 17 MM de años alcanzar el punto medio. Esto significa que el Copal toma decenas de millones de años para cambiar a Ámbar. La presencia de ácido succínico en el más importante de todos los ámbares, el del Báltico, en una proporción del 3 al 8 por ciento, ha dado lugar a diferentes opiniones sobre si el auténtico ámbar debería ser sólo aquel que contuviera ácido succínico o no. Actualmente se tiende a dividir las resinas fósiles en succinitas, con ácido succínico, y retinitas sin ácido succínico, y a todas ellas si son fósiles se les considera ámbar. Es frecuente que algunos ámbares lleven sulfuros (pirita) o calcita.

Características y Propiedades del Ámbar

El color más habitual es el amarillo, amarillo claro, anaranjado y pardo, y también en ocasiones rojizo, rojo, negro, verdoso, azulado (muy raro) y blancuzco lechoso. Se pueden distinguir dos variedades principales: las transparentes y las nubosas, y dentro de ésta se suelen clasificar en craso, bastardo, semibastardo y óseo, según el grado de transparencia. El color depende del árbol productor de la resina, de la presencia de ciertos minerales y de la alteración de sustancias orgánicas por oxidaciones. La transparencia, de que lleve mayor o menor cantidad de burbujas microscópicas.

Su dureza es baja, de 2-2,5 en la escala de Mohs, según su procedencia. Tiene fractura concoidea y es quebradizo. Su peso específico es bajo de 1,03 a 1,08 por lo que flota en el agua salada. Es insoluble en el agua y casi insoluble en disolventes orgánicos. Si se calienta emite olor a resina de pino. Es mal conductor del calor, se funde entre 250 y 300 ºC y se descompone con emisión de humos blancos y fuerte olor a resina. Arde con llama amarillenta y chisporrotea.

Presenta un brillo resinoso y ópticamente es isótropo por ser un material amorfo. Presenta un índice de refracción bastante constante, sobre 1,540. Al polariscopio se muestra oscuro en toda la vuelta, pero puede presentar zonas de tensión con birrefringencia anómala. A la luz ultravioleta larga suele presentar fluorescencia de color azulado o amarillento, a veces con tonos blancuzcos, verdosos o anaranjados, de mayor o menor intensidad según su procedencia. En general, las variedades opacas son más fluorescentes. Ciertos ámbares de Santo Domingo y Sicilia muestran una fluorescencia superficial intensa de color azul con luz reflejada y se les denomina ámbar azul. La fluorescencia frente a la luz ultravioleta corta es normalmente verde mostaza, excepto en el de Birmania, que da fluorescencia azul.

Ámbar Clase Mineral del Ámbar Sustancias Orgánicas Amarillo, Amarillo Claro, Anaranjado, Pardo, Verdoso y Color del

Ámbar

Clase Mineral del Ámbar

Sustancias Orgánicas

Amarillo, Amarillo Claro, Anaranjado, Pardo, Verdoso y

Color del Ámbar

Rojizo

Raya del Ámbar

Blanca

Dureza del Ámbar

2 - 2,5 Mohs

Peso Específico del Ámbar

1,03 a 1,08

Exfoliación del Ámbar

Ninguna

Fractura del Ámbar

Concoidea

Cristalización del Ámbar

Amorfo

Brillo del Ámbar

Resinoso

Composición Química del Ámbar

C 10 H 16 O Aprox.

Naturaleza Óptica del Ámbar

Isotropo

Punto de Fusión

250 a 300ºC

Transparencia del Ámbar

Transparente a Opaco

Índice de Refracción del Ámbar

Yacimientos de Ámbar

El Ámbar del Báltico o Succino, ha constituido y sigue siendo uno de los primeros y más importantes yacimientos conocidos. Se remonta hasta la prehistoria su uso y comercio. Procede de las costas de Dinamarca, Suecia, norte de Alemania, Polonia y parte de Rusia. La mayor parte se recoge del mar, flotando o en el fondo y en menor proporción en excavaciones o minas. Suele ser de color amarillo miel a pardo, a veces con tonos rojizos anaranjados y hasta casi blancos, transparentes o nebulosos. Procede de coníferas del Eoceno (40 a 60 millones de años). Es el de mayor proporción de ácido succínico, del 3 al 8 por ciento, por tanto es succinita.

El Ámbar de la República Dominicana es de color amarillo pálido a marrón, raramente rojo, a veces azul, que es el más apreciado. Muy fluorescente a la luz UV. Procede de leguminosas tipo algarrobo, del Mioceno (10 a 25 millones de años). No tiene ácido succínico, es retinita.

El Ámbar de Myanmar (antigua Birmania), llamado Burmita, es de colores fuertes, principalmente marrón oscuro y algo turbios. No existe nebuloso. Es succinita por llevar un 2 por ciento de ácido succínico. Muy fluorescente. Lleva frecuentemente calcita en el interior de las fisuras y le da una apariencia moteada característica. Procede de burseráceas del Eoceno (40 a 60 millones de años).

El Ámbar de Rumanía (Rumanita) es muy rico en colores: pardo amarillento a marrón profundo, granate, verdoso y casi negro. Lleva gran cantidad de sulfuros que le proporcionan el color característico. La proporción de ácido succínico es del 1 al 5 por ciento, es succinita. Se originó en el Mioceno a partir de leguminosas (10 a 25 millones de años).

El Ámbar de Sicilia (Simetita, nombre derivado de su lugar de ocurrencia, el río Simeto), es uno de los más bellos. De color rojo oscuro, azulado, verdoso, y raramente amarillo. Suele ser transparente. No lleva ácido succínico, es retinita; pero tiene gran cantidad de sulfuros. Procede de burseráceas del Mioceno (10 a 25 millones de años).

El Ámbar de México, se presenta en el Distrito de Chiapas. Tonos de rojo, amarillo y casi negro. Es una retinita procedente de leguminosas (Hymenaea) del Mioceno.

El Ámbar de Canadá (Chemawinita o Cedarita) es de color marrón. Es muy antiguo, se cree procede de coníferas del Cretáceo (60 a 130 millones de años). Es también retinita.

El Ámbar de España puede ser de yacimientos del Cretácico en Álava, Teruel y Cantabria, este último (cerca de la cueva de El Soplao) descubierto en 2007 de alrededor de hace 100 millones de años y de gran interés por la cantidad de insectos y artrópodos (arañas) incluidos. Los otros yacimientos de Ámbar del Cretácico tanto en España como en el resto de los países donde se han encontrado (Líbano, Israel, Jordania, oeste de Francia, sur de Gran Bretaña, Noreste de España) no tienen tantos insectos.Se ha encontrado también un raro Ámbar azul de este período, las mejores piezas son las que se formaron de forma subaérea (en cavidades dentro del tronco).

Otros yacimientos se encuentran también en EE.UU., Japón, Tanzania (Ámbar joven procedente del Pleistoceno, 1 a 10 millones de años), y en Nueva Zelanda (Ambrita).

Inclusiones en Ámbar

Suele presentar burbujas de tamaño variable, deformes o esféricas, líneas de tensión y fracturas en forma de plumas, y debido a su origen restos vegetales, hojas, flores, artrópodos, conchas y animales diversos. Actualmente se han identificado unas 150 especies de vegetales y unas 200 de artrópodos, lo que ha contribuido a conocer el medio ambiente de épocas pasadas.

Algunos ámbares tratados llevan unas inclusiones redondeadas, planas, repartidas irregularmente por su masa, llamadas lentejuelas, que son fracturas internas producidas durante el tratamiento y que le dan un bello aspecto.

Oxígeno fosil

La resina al envolver a los insectos u otros materiales, también deja atrapadas burbujas de aire, las que pueden ser rotas al interior de una cámara de vacío( con ausencia de oxígeno), para determinar el nivel de oxígeno en las atmósferas pasadas y los componentes de la misma. Este proceso nos ayuda a reconstruir los paleoambientes pasados con una mayor certeza.

Además del oxígeno encerrado en el ámbar podemos encontrar algo que es mucho mas raro y menos factible de conservar, estos son los líquidos fósiles ya sea agua, sangre u otros compuestos.

Suele presentar burbujas de tamaño variable, deformes o esféricas, líneas de tensión y fracturas en forma

BIBLIOGRAFÍA

Ambar. Información

geomológica

[en

línea]

.

Disponible

en:

http://www.minadepiedras.com/es/biblioteca-de-

 

minerales/ambar.html [22/04/17].

 

Ámbar

[en

línea]

.

Disponible

en:

https://piedrasygemas.wordpress.com/category/9-diccionario-de-

piedras/ambar/. [22/04/17].

Ámbar. Qué

es

y cómo

se

forma

[en línea]

. Disponible en:

http://www.pangeados.com/2012/10/ambar-que-es-y-como-se-

forma.html. [22/04/17].