Você está na página 1de 4

Escuela Sabatica Programas

Una ciudad de refugio

Propósito del programa:


Enseñar que la iglesia es como una ciudad de refugio de los tiempos antiguos. Todos hemos pecado y
hemos sido sentenciados a muerte eterna; este fue un legado que nuestros primeros padres nos
dejaron por su desobediencia. Jesús por su muerte nos dio el "salvoconducto" y nos acoge en el seno
de la iglesia, "ciudad de refugio" de los pecadores.

Al director:
Preparar la plataforma con plantas, flores, árboles frutales, animales, etc. Debe haber una puerta que
se pueda abrir y cerrar, puede ser una de las puertas de la plataforma. Debe haber un rótulo, que
puede ser hecho en forma rústica, como cuando se anuncia el nombre de una finca o pequeño
pueblo, en que se lean estas palabras: "Ciudad de refugio". Debe haber un portero. Pueden haber
algunos asientos rústicos como los de un parque o jardín. Los participantes deben estar vestidos en
forma sencilla, preferiblemente ropa sport, como los habitantes de esa ciudad. Al decir su parte los
participantes deben referirse al perseguido, pero tratando de no darle la espalda a la congregación,
pues el mensaje y la invitación es para ellos. Al llegar cada participante, puede dar un pequeño saludo
al nuevo conciudadano. Ellos pueden quedarse cerca del nuevo conciudadano, como conversando
con él.

INTRODUCCION: DIRECTOR DEL PROGRAMA


Son conocidas por todos los estudiosos de las Sagradas Escrituras las "ciudades de refugio" al Oriente
del Jordán. Moisés apartó estas ciudades para que huyese allí todo homicida que matase a su prójimo
sin intención, sin haber tenido enemistad con él nunca antes y que, huyendo a una de estas ciudades,
salvase su vida. Los seres humanos somos pecadores, no porque hayamos escogido serlo sino porque
nuestros primeros padres nos dejaron este triste legado, debido a su desobediencia. Ellos mismos
fueron engañados y entrampados por Satanás, "el enemigo de las almas". Cristo dio su preciosa
sangre por nosotros y así nos limpió de pecado, nos dio con esto el "salvoconducto" y nos acoge en el
seno de su iglesia, "ciudad de refugio" de los pecadores.
DRAMA:
(Aparece por la puerta central un hombre que camina cansado y temeroso)
Copyright 1994 Zoe González
Derechos Reservados 1994 Zoe González. México

Perseguido: He pecado y el "enemigo" me acecha y busca mi alma. Me persigue


Donde quiera que voy. El quiere para mí la muerte eterna. Llevo mucho tiempo vagando por este
mundo con esta condena y esta zozobra. Si pudiera encontrar un lugar donde refugiarme, un lugar
donde pueda descansar y sentirme seguro. ¿Qué es eso que veo? ¿Será pro ducto de mi mente que
ya delira? Ese letrero dice: "Ciudad de refugio". ¿Será posible que haya encontrado lo que anhela mi
alma?
(Encuentra a alguien en la puerta y se dirige a hablarle)
Perseguido: ¿Señor, es este lugar verdaderamente una ciudad de refugio?

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

Portero: Sí, aquí el alma acosada por el enemigo encuentra un lugar de des
canso y seguridad.
Perseguido: Ese es exactamente mi caso. ¿Qué debo hacer para poder entrar a
esta ciudad tan hermosa y refugiarme en ella?
Portero: Lo primero que tiene que hacer es creer en Jesús y amarlo. El le da
el "salvoconducto" para que usted pueda vivir libre y feliz sin temor al enemigo. El pagó este
"salvoconducto" con su propia vida. Fue un precio muy alto.
Perseguido: ¿Tengo yo que pagar algo también?
Portero: No, "la gracia" de nuestro Salvador, todo lo pagó.
Perseguido: Yo quiero acogerme a ese "salvoconducto" y a esa gracia salvadora.
Portero: Muy bien, ahora hay algunas cosas que usted debe saber sobre esta ciudad. Ella está
fundada sobre la Roca eterna, que es Cristo Jesús. Esta es una ciudad amurallada, donde el enemigo
no entrará si vigilamos y estamos en guardia para que no entre. Hay un arma que usted necesita
llevar siempre, es "la espada de la fe". Con ella nada malo va a sucederle pues vencerá los obstáculos
que encuentre en su camino. Entre, entre, aquí encontrará la paz que necesita su alma.
Aquí no tenemos ningún temor, así que vivimos cantando y alabando a nuestro Salvador. Venga y
forme parte de este pueblo que vive con-fiado y feliz. Siéntese aquí mientras le atienden, ya que
usted se ve muy cansado.

Primer participante: BIENVENIDA


Acróstico:
(Grupo de niños o jovencitos con grandes letras rojas en que se lea la palabra

"Bienvenido". En este acróstico debe cada niño o jovencito decir un verso según la letra que le
corresponda. Todos al final repiten la oración "Sea muy bienvenido")
Acróstico
Buenos días todos le deseamos
Invitándole a estar con nosotros
Esta es una ciudad de reposo
No tememos, pues en Dios confiamos. Vuestra ansia y pesar huirá
Este es un lugar muy bendecido
Nueva vida aquí vivirá
Impedido está el enemigo.
Dios le guarde y le cuide por siempre
Amigo, ¡sea muy Bienvenido!

Segundo participante: CANTO


En los brazos de nuestro Salvador estamos seguros y confiados, por eso vivimos felices alabando a
nuestro Salvador con nuestra alma llena de paz.
Canto: "Salvo en los tiernos brazos" HA. # 327

Tercer participante: ORACION


Con nuestro amante Salvador y gran Benefactor podemos tener comunicación. A él le contamos todo
lo que nos pueda suceder y todo lo que tenemos necesidad, y él nos socorre presto. Usted pronto
podrá hacerlo por si solo.

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

Oración de rodillas.

Cuarto participante: PROMOCION


Todo ciudadano de esta ciudad debe ser un hombre cambiado completamente, todas las prácticas
mundanales hay que dejarlas afuera. Debe renacer en el agua y en el Espíritu.

Promoción:
El Nuevo Nacimiento
Cuando Nicodemo, un príncipe judío vino a Jesús, este le dijo: "El que no naciere de nuevo no puede
ver el reino de Dios". Todos sabemos cuán sorprendido quedó este hombre ante tal declaración.
Entonces le hizo a Jesús esta pregunta: ¿Cómo puede un hombre entrar de nuevo al vientre de su
madre siendo ya viejo? A lo que Jesús le contestó: "Si no nacieres del agua y del Espíritu, no podrás
entrar en el reino de los cielos".

Cuando aceptamos a Jesús como salvador y nuestro cuerpo es sumergido en las aguas bautismales,
simbólicamente estamos diciendo que hemos muerto al yo y hemos nacido de nuevo, en el Espíritu.
Renacemos, o sea, tenemos un nuevo nacimiento. El niño cuando nace debe ser alimentado con
leche. Así nosotros, los que hemos experimentado el nuevo nacimiento debemos beber la leche
espiritual de la Palabra de Dios.
Cuando el niño nace tiene muchas cosas que aprender. Una de ellas es a dar los primeros pasos,
aprender a caminar. El niño cuando comienza a caminar se cae y se vuelve a levantar hasta que
finalmente aprende bien. Así el niño espiritual mientras aprende a caminar en el camino cristiano se
puede caer y levantar hasta que por fin aprende a andar por los caminos de Dios. Este niño tiene
también que crecer y fortalecerse. Así el que ha nacido en Cristo tiene que crecer hasta alcanzar la
estatura cristiana y fortalecerse cada día. Nuestro modelo es Cristo Jesús y debemos tratar en todo lo
posible de llegar a su estatura.
El niño necesita ser enseñado por maestros para que pueda aprender. Así el niño espiritual necesita
que se le enseñen las cosas que debe aprender. El libro de texto por excelencia es la Biblia y allí
aprenderá el ABC de los principios cristianos. Mientras crece, necesita también disciplina para
aprender. Así el que está creciendo espiritualmente necesita la disciplina para aprender, necesita las
pruebas para fortalecerse. El continuo crecimiento del que ha nacido espiritualmente no acaba nunca.
El debe alcanzar la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. La santidad se va alcanzando
progresivamente, momento tras momento, hora tras hora, día tras día, hasta así llegar a la semejanza
del carácter de Dios.

Quinto participante: MUSICA ESPECIAL


Aquí vivimos alabando y glorificando el nombre de nuestro Salvador y dándole gracias por su amor y
por todo lo que hace por nosotros.
Canto: "Oh amor de Dios!" HA. # 62

Sexto participante: MISIONERO


Sabemos que allá afuera hay muchas almas cansadas y llenas de temor, a las cuales el enemigo
asecha y quiere darles muerte. Debemos tratar de que esas almas lleguen también a esta "ciudad de
refugio". Escuche la historia de alguien que como usted estaba perseguido por el enemigo de las
almas y logró entrar a una de nuestras "ciudades de refugio

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

Séptimo Participante: ESTUDIO


En esta ciudad tenemos leyes, por supuesto. La primera ley es "la ley del amor". Todas estas
responsabilidades y derechos las encontramos en este hermoso libro de ciudadanía, la "Santa Biblia".
Este libro nos prepara para nuestra ciudadanía en esta "ciudad de
Refugio" así como en "la Nueva Jerusalén". Pasemos al estudio de este maravilloso libro.
Estudio de la lección.

CONCLUSION:
Octavo participante: CANTO FINAL
En esta ciudad, como en todos los países y ciudades tenemos nuestra bandera. Esta es la bandera
ensangrentada de la cruz. También tenemos nuestro himno de batalla o nuestro himno nacional:
"Castillo fuerte es nuestro Dios". Ahora todos vamos a:,antar sus estrofas.
Canto: "Castillo fuerte es nuestro Dios" HA. # 255 (Entra el portero)
Portero: ¿Cómo se siente en esta ciudad?
Perseguido: Verdaderamente este es el lugar que yo había buscado por tanto tiempo. Aquí he
encontrado la paz y la tranquilidad que necesita mi alma. Yo quiero ser ciudadano de esta "ciudad de
refugio". Quiero estar aquí todos los días de mi vida.
Portero: Me alegra mucho que usted haya aceptado el "salvoconducto" que le da nuestro
Salvador. Ahora sólo usted debe cumplir con algunos requisitos para ser ciudadano de esta ciudad.
Perseguido: Me siento tan feliz en este lugar que no quiero nunca irme de aquí!
Voy a tratar de cumplir todos los requisitos al pie de la letra, pues no quiero estar más afuera,
perseguido por el enemigo de las almas.

DIRECTOR
Permita el Señor que nunca nos apartemos de esta maravillosa "ciudad de refugio", la iglesia de Cristo
en esta tierra, y que siendo ciudadanos de esta ciudad aquí en la tierra. Podamos tomar nuestra
ciudadanía en la "Santa Ciudad", la "Nueva Jerusalén''. ¡Que el Señor les bendiga!

Oración de clausura.

http://www.recursosadventistas.org