Você está na página 1de 141

Técnica e Interpretación de

Espirometría en Atención Primaria


Programa de Formación

Juan Enrique Cimas Hernando


Médico de Familia
Centro de Salud de Contrueces. Gijón. Asturias

Javier Pérez Fernández


Médico de Familia
Centro de Salud de La Calzada. Gijón. Asturias
1.1

Introducción
a la espirometría

1. Fisiología pulmonar: el proceso de la respiración

2. Tipos de espirómetros

3. Representación gráfica de la espirometría

4. Principales medidas espirométricas.


Valores de referencia

5. Indicaciones y contraindicaciones de la espirometría


Fisiología pulmonar:
1 el proceso de la respiración

La respiración es un mecanismo complejo parezca algo nimio, pero como veremos a


que engloba cuatro grandes procesos: continuación, daría para escribir varios libros.
Nosotros nos conformaremos con uno; así
• Ventilación pulmonar, es decir, la entrada pues, comencemos.
y salida del aire en los pulmones.
• Difusión de los gases (oxígeno y dióxido BASES ANATÓMICAS DE LA RESPIRACIÓN
de carbono) entre los alvéolos y la san-
gre. Podemos simplificar bastante el aparato
• Transporte del oxígeno y del dióxido de respiratorio si lo vemos formado únicamente
carbono en la sangre hasta las células, y por dos partes: el parénquima pulmonar, o teji-
viceversa. do de sostén, y el árbol traqueobronquial, que
• Regulación neurológica de la respiración. es por donde pasa el aire hasta la zona de
intercambio; todo ello encerrado en una caja,
De todos estos aspectos, nosotros sólo que es la caja torácica. Los pulmones están
nos vamos a ocupar del primero, es decir, de revestidos de una membrana serosa (la pleu-
la mecánica de la entrada y salida de aire ra visceral) que se refleja en la zona de los
de los pulmones. Puede que así enunciado hilios pulmonares, recubriendo también la

i Elasticidad

Los pulmones tienen tendencia constante a recuperar su volumen


inicial, es decir, tienen tendencia al colapso, tratando de separarse
de la pared torácica. Esta tendencia está determinada por la existencia de fibras
elásticas en el parénquima y por la tensión superficial del líquido que recubre
los alvéolos, que provoca una tendencia continua de éstos a colapsarse. La suma
de estos dos factores determina la presión de retracción elástica (Pst) o presión
transpulmonar.
Podemos comprender más claramente la presión de retracción elástica si
comparamos los pulmones con un globo de niños: al hincharlo, si no tapamos
la boquilla, el aire tiende a salir por la presión que la retracción de la goma hace
sobre el contenido. Esa presión será tanto mayor cuanto mayor sea el volumen
de aire que hemos introducido. Lo mismo sucede en los pulmones: cuanto
mayor sea el volumen de aire de llenado del alvéolo, mayor será la Pst.

13
I Introducción a la espirometría

i Distensibilidad estática o compliance estática (Cst)

Se define como el aumento de volumen de los pulmones por cada


unidad de aumento de presión alveolar. Normalmente es de 130 ml por cada
aumento de 1 cm de H2O de presión alveolar.
La distensibilidad representa, pues, la capacidad de expandirse que tiene
el pulmón. Está facilitada por la estructura elástica del pulmón y por la exis-
tencia del surfactante pulmonar, que reduce mucho la tensión superficial en
los alvéolos. Como queda dicho, la distensibilidad va a depender fundamen-
talmente de la presión alveolar.

cara interna de la caja torácica (pleura parie- • Aumentando el diámetro anteroposterior


tal). del tórax, mediante la elevación de las
El parénquima pulmonar está formado por costillas y el esternón.
colágeno y por tejido elástico, que hace que el
pulmón tenga dos características esenciales: Para la espiración se produce el fenómeno
elasticidad y distensibilidad. contrario, es decir, el diafragma sube y las
Por su parte, el árbol traqueobronquial costillas y el esternón bajan.
puede dividirse en tres zonas: zona de con- La inspiración es un fenómeno activo
ducción (tráquea, bronquios y bronquiolos no que requiere de la contracción del diafrag-
alveolares), en la que no se produce difusión ma y de los otros músculos inspiratorios
del aire; zona de transición (bronquiolos respi- (tabla I); por el contrario, la espiración es un
ratorios y conductos y sacos alveolares), y fenómeno pasivo, y se produce por la sim-
zona de intercambio, que son los alvéolos. ple retracción del tejido elástico pulmonar y
El árbol bronquial tiene un total de 23 nive- la relajación de los músculos inspiratorios.
les de división, desde los bronquios principa- Sin embargo, en la espiración forzada inter-
les (nivel 1) hasta los sacos alveolares (nivel vienen igualmente determinados músculos,
23). Nos interesa reseñar únicamente que el principalmente los abdominales y los inter-
calibre de las sucesivas ramificaciones es costales internos.
cada vez menor, y que el cartílago va esca-
seando hasta el nivel 4 de división; de ahí en PRESIONES Y FLUJOS PULMONARES
adelante, es decir, a partir de los bronquiolos,
la pared de la vía aérea no tiene cartílago. En condiciones normales, los espacios
Para que los pulmones puedan llenarse de alveolares del pulmón están comunicados con
aire es necesario que la caja torácica se ex- la boca, donde la presión del aire es equiva-
panda, lo que se logra por dos mecanismos: lente a la atmosférica. Por tanto, para que el
aire entre en los pulmones se debe generar
• Aumentando el diámetro vertical del dentro de éstos una presión menor que la
tórax, contrayendo el diafragma. atmosférica, es decir, una presión negativa,

14
TABLA I
Músculos que intervienen en la respiración

Inspiración Espiración

Principales Diafragma Abdominales (recto anterior)


Intercostales externos Intercostales internos

Accesorios Esternocleidomastoideo
Escalenos
Dorsal ancho
Pectorales

para que el aire fluya desde el exterior hacia Palv = Ppl + Pst
los alvéolos. Y al contrario, para la espiración,
la presión en las vías aéreas debe ser positiva Ahora es fácil deducir por qué a la presión
(mayor que la atmosférica), para que el aire de retracción elástica se la denomina también
vaya desde los alvéolos hasta el exterior. presión transpulmonar, ya que la Pst es igual a
La contracción de los músculos respirato- la diferencia de presiones entre la pleura y el
rios hace que las paredes de la caja torácica alvéolo:
se alejen del pulmón; a su vez, la retracción
elástica de éste hace que tienda a colapsarse, Pst = Palv – Ppl
alejándose de la pared torácica. Estas dos
fuerzas contrapuestas hacen que se genere Para comprender mejor la actuación de las
una presión negativa en el espacio intrapleu-
diferentes presiones sobre las vías respirato-
ral, que se transmite al pulmón, permitiendo la
rias y la generación de flujos, vamos a fijarnos
entrada de aire a los alvéolos y haciendo así
en un esquema que reduce todo el árbol res-
que el pulmón se distienda. Ésta es la llamada
presión pleural (Ppl). piratorio a un solo alvéolo y una sola vía
La Ppl es negativa durante la inspiración; aérea, y que se denomina modelo unicompar-
sin embargo, durante la espiración forzada la timental (fig. 1).
Ppl se hace positiva. Así, durante la espiración En el ejemplo, la Palv es de 30 cm H2O,
forzada son dos las presiones que actúan pero en la boca se equipara a la presión
sobre el alvéolo para permitir la salida de aire: atmosférica (0). Eso significa que a lo largo de
la presión pleural (Ppl) y la presión de retrac- la vía aérea la Palv se va reduciendo progresi-
ción elástica (Pst). La suma de ambas consti- vamente, por efecto de la resistencia que la
tuye la presión alveolar (Palv): propia vía aérea opone a su paso.

15
I Introducción a la espirometría

Al reducirse la Palv, llega un momento en


que se iguala con la Ppl, es decir, la presión Presión atmosférica = 0
dentro y fuera de la vía aérea es la misma. Al
punto en que esto sucede se le denomina
punto de igual presión (PIP) o, en inglés,
+ 18
equal pressure point (EPP). A partir del PIP, la + 20 PIP
Ppl es superior a la presión intraluminal, y por + 22
+ 24
lo tanto se produce el colapso de la vía aérea Ppl=20
+ 26
si no está protegida por cartílago. Si el PIP cae + 28
en una zona de la vía aérea sin cartílago, se + 30
produce el colapso de la vía y por tanto una
limitación dinámica al flujo aéreo, con atrapa-
miento aéreo e hiperinsuflación pulmonar. Pst + Ppl = Palv
A la zona comprendida entre el alvéolo y el
10 + 20 = 30
PIP se la denomina “corriente arriba” (upstre-
am) o zona periférica, y a la comprendida Pst=10
entre el PIP y el exterior, “corriente abajo”
(downstream) o zona central.
Veamos ahora qué sucede con la genera-
ción de flujos. El flujo generado en el alvéolo
es directamente proporcional a la Pst, que Fig. 1. Modelo unicompartimental del
pulmón para mostrar la relación entre
como hemos visto depende también del volu- presiones y el punto de igual presión (PIP)
men inicial. Así pues, a mayor volumen inicial, (modificado de Méndez Lanza et al.,
mayor Pst y, por tanto, mayor flujo. 1997).

i Resistencia de la vía aérea (Raw)

Es la resistencia que la vía aérea opone al paso del aire. Depende sobre
todo del calibre útil de la vía aérea, que a su vez está condicionado fun-
damentalmente por el volumen de aire en la vía (es decir, a mayor volumen, mayor
calibre de la vía y menor Raw). Cuando el volumen es la capacidad pulmonar total,
la Raw es prácticamente nula.
Las pequeñas vías aéreas en conjunto sólo aportan el 20% de la Raw, ya que se
consideran conjuntamente, con una sección equivalente al 80% del área total de las
vías respiratorias. El 80% de la Raw se localiza en las grandes vías (tráquea y bron-
quios principales y lobares).
El inverso de la Raw es la conductancia (Gaw), que es directamente proporcional al
volumen pulmonar.

16
Pero, además, el flujo se ve dificultado por los volúmenes son menores del 70% de la
la Raw, siendo inversamente proporcional a capacidad vital, por mucho que incremente-
ésta; por tanto: mos la presión pleural (es decir, el esfuerzo
espiratorio), no se consigue aumentar el flujo.
P
Flujo = st Por esta razón se utiliza la espiración for-
Raw
zada, ya que una vez alcanzada una maniobra
de capacidad vital forzada adecuada, el flujo
Así, en el upstream el flujo generado va a depender de la presión elástica y de la
depende fundamentalmente de la presión de resistencia de las vías aéreas, y no del esfuer-
retracción elástica (Pst), mientras que en el zo del sujeto.
downstream depende fundamentalmente de Podemos, pues, dividir la curva de
la colapsabilidad de la vía aérea y del valor de flujo/volumen en tres partes:
la presión pleural, que es la que actúa a partir
del PIP. • Una primera parte que dura hasta alcan-
Al realizar una maniobra de espiración for- zar el 70% de la capacidad vital forzada
zada partiendo de un volumen dado, la única (es decir, hasta que se ha expulsado el
solución para incrementar el flujo consiste en 30% de dicha capacidad). Esta primera
disminuir la Raw, ya que la Pst es fija en cada parte es esfuerzo-dependiente, e incluye
sujeto para un mismo volumen. Esto se logra una etapa de aceleración del flujo hasta
moviendo el PIP hacia los alvéolos, a medida alcanzar el FEM y una segunda etapa de
que se va reduciendo el volumen restante. En deceleración inicial hasta alcanzar el
los sujetos sanos el PIP comienza en la trá- punto de limitación del flujo.
quea, para desplazarse a los bronquios loba- • La segunda parte comprende práctica-
res cuando se ha eliminado un 50%-60% de la mente el resto de la espiración, y es
capacidad vital. El colapso de la vía aérea esfuerzo-independiente.
sólo se produciría a volúmenes muy bajos, • La última parte es la parte final de la espi-
cuando el PIP llega a vías sin cartílago. ración, y en ella los flujos disminuyen de
Sin embargo, en algunos procesos patoló- manera lenta y anárquica. Es una parte
gicos, el PIP puede desplazarse hacia las vías muy variable, y podría decirse que repre-
de menor tamaño, provocando su colapso en senta el 10% de la espiración.
fases precoces de la espiración, produciéndo-
se así el fenómeno de atrapamiento aéreo. Si relacionamos las curvas de flujo/volumen
y de volumen/tiempo, podemos ver las mismas
¿POR QUÉ SE USA fases en ambos tipos de curva (fig. 2).
LA ESPIROMETRÍA FORZADA?
VOLÚMENES PULMONARES
Cuando partimos de la capacidad vital, al
incrementarse la presión pleural se aumenta La medición de los volúmenes pulmona-
el flujo progresiva y rápidamente hasta alcan- res “estáticos” se realiza mediante la llamada
zar un flujo máximo que corresponde al fujo espirometría simple. Esta maniobra consiste
espiratorio máximo (FEM) o peak-flow de la en registrar, en un espirómetro de agua (ver
curva de flujo/volumen. Sin embargo, cuando capítulo 2) o en uno de los modernos espiró-

17
I Introducción a la espirometría

metros computarizados, el ciclo inspira- piratoria, volumen de reserva espiratoria y


ción/espiración completo, tanto a volúmenes volumen residual) y cuatro capacidades, que
normales como haciendo maniobras de inspi- son la suma de dos o más volúmenes (capa-
ración y espiración máximas. De esta forma cidad inspiratoria, capacidad residual funcio-
se obtiene la gráfica que podemos ver en la nal, capacidad vital y capacidad pulmonar
figura 3. total).
Así se obtienen cuatro volúmenes bási- Es importante señalar que, aunque en la
cos (volumen tidal, volumen de reserva ins- figura 3 se representan, a efectos docentes,

Volumen (I)

Fase III

Fase II

Fig. 2. Fases de la curva de


Fase I flujo/volumen y su rela-
ción con la curva de volu-
Flujo (l/s) 1 2 3 4 5 6 7 Tiempo (s) men/tiempo.

Volumen Capacidad
Capacidad de reserva pulmonar
inspiratoria (IC) inspiratoria (IRV) total (TLC)
5.000

4.000 Capacidad
vital

3.000
Volumen
tidal (TV)

2.000 Volumen
de reserva
espiratoria (ERV)
Fig. 3. Volúmenes y
1.000 Volumen Capacidad residual
residual (VR)
capacidades pulmo-
funcional (FRC)
nares.

18
junto a los demás el volumen residual, la como la dilución de helio o la pletismografía
capacidad residual funcional y la capacidad corporal.
pulmonar total, estas tres medidas no se En la tabla II se expone la denominación
pueden registrar mediante la espirometría, en castellano e inglés de las distintas medi-
dado que el volumen residual sólo puede das reseñadas, así como su abreviatura en
medirse utilizando técnicas más complejas, ambos idiomas.

TABLA II
Denominación y abreviaturas de los volúmenes
y capacidades pulmonares, en castellano e inglés

Castellano Inglés

Volúmenes: Volúmenes:

• Volumen tidal VT • Tidal volume TV


• Volumen de reserva inspiratoria VRI • Inspiratory reserve volume IRV
• Volumen de reserva espiratoria VRE • Expiratory reserve volume ERV
• Volumen residual VR • Residual volume RV

Capacidades: Capacidades:

• Capacidad inspiratoria CI • Inspiratory capacity IC


• Capacidad residual funcional CRF • Functional residual capacity FRC
• Capacidad vital CV • Vital capacity VC
• Capacidad pulmonar total CPT • Total lung capacity TLC

Parámetros espirométricos: Parámetros espirométricos:

• Capacidad vital forzada CVF • Forced vital capacity FVC


• Volumen espiratorio forzado • Forced expiratory FEV1
en el primer segundo VEMS volume in the first second
• Relación VEMS / CVF x 100 VEMS/CVF% FEV1/FVC% o FEV1%
• Índice de Tiffeneau VEMS / CV% FEV1/ VC%
• Flujo espiratorio máximo FEM • Peak expiratory flow o PEF o
peak expiratory flow rate PEFR
• Flujo espiratorio forzado • Forced expiratory flow rate
entre el 25% y el 75% between the 25% and 75%
de la CVF FEF25-75% of FVC FEF25-75%

19
I Introducción a la espirometría

Cuando respiramos normalmente move- mones, obtenemos la capacidad residual fun-


mos sólo una parte limitada de nuestra capa- cional (FRC), que es la suma del volumen de
cidad pulmonar, que en condiciones normales reserva espiratoria y del volumen residual.
es suficiente para las necesidades del orga- Nos interesa también conocer cuál es la
nismo. Ese volumen se denomina volumen máxima cantidad de aire que podemos movili-
normal, volumen corriente o volumen tidal zar durante la respiración. Esa cantidad la
(TV), y es de unos 500 ml en el adulto normal. obtenemos sumando el volumen tidal, el volu-
Pero nuestros pulmones son capaces de men de reserva inspiratoria y el volumen de
introducir más aire haciendo una inspiración reserva espiratoria. Obtenemos así la capaci-
más profunda, hasta alcanzar el máximo volu- dad vital (VC).
men de aire que puede ser inspirado desde Por último, es igualmente interesante
una inspiración normal; es el llamado volumen conocer cuál es la cantidad total de aire que
de reserva inspiratoria (IRV). cabe en los pulmones, es decir, cuál es la
De forma análoga, desde una espiración capacidad pulmonar total (TLC); la obtenemos
normal podemos expulsar aún una determina- sumando el volumen tidal, el volumen de
da cantidad de aire; es el volumen de reserva reserva inspiratoria, el volumen de reserva
espiratoria (ERV). espiratoria y el volumen residual.
Sin embargo, a pesar de haber logrado Es importante reseñar que la capacidad
expulsar todo el aire que somos capaces de vital obtenida en una espirometría simple, es
movilizar, aún queda una determinada canti- decir, con una respiración reposada o lenta, es
dad de aire en los pulmones; es aire que no ligeramente diferente de la que más tarde
podemos movilizar, y se denomina volumen veremos que se obtiene en la espiración for-
residual (RV). Este aire residual sirve para evi- zada. Por ello, a la primera se la denomina
tar el colapso de las vías aéreas, y además capacidad vital lenta (slow vital capacity, SVC)
permite el intercambio gaseoso en el alvéolo o simplemente capacidad vital (VC), mientras
entre dos respiraciones. Si no fuese por este que a la segunda se la denomina capacidad
aire que queda, las concentraciones de oxíge- vital forzada (forced vital capacity, FVC).
no y CO2 en la sangre tendrían grandes osci- Aunque en individuos sanos ambas son prác-
laciones en cada respiración. Como queda ticamente iguales, en presencia de patología
dicho, el volumen residual no se puede medir la FVC puede ser menor que la VC, debido a
mediante la espirometría, y su cálculo requie- la compresión dinámica en el segmento del
re técnicas más complejas, como la dilución downstream de la vía aérea.
de helio o la pletismografía. La capacidad pulmonar total (TLC) puede
Si consideramos la cantidad de aire que verse afectada en diversas enfermedades pul-
una persona puede inspirar desde una situa- monares, neuromusculares y estructurales del
ción de espiración normal hasta la máxima tórax. Así, la TLC se ve disminuida en casos
capacidad de los pulmones, vemos que equi- de fibrosis pulmonar, ya que ésta limita la
vale a la suma del volumen tidal y del volumen adaptabilidad (compliance), y por tanto resta
de reserva inspiratoria, y se denomina capaci- volumen al pulmón, lo mismo que en caso de
dad inspiratoria (IC). edema pulmonar en el curso de enfermeda-
Si al final de una espiración normal medi- des cardiovasculares o de otro tipo. También
mos la cantidad de aire que queda en los pul- puede verse disminuida por parálisis de deter-

20
minados músculos respiratorios, tal como trictiva. Eso se debe a que la compresión diná-
sucede en ciertas lesiones medulares, puesto mica del downstream de la vía aérea provoca
que la presión pleural generada es muy baja, el colapso de la misma, generando atrapa-
y por tanto el pulmón moviliza muy poco aire. miento aéreo (hiperinsuflación) y aumentando
Otro tanto sucede en las deformidades de la de esta manera el volumen residual. Como la
pared torácica como la cifoescoliosis impor- TLC es la suma de la VC y el RV, se compren-
tante, que limita la movilidad del tórax y, por de fácilmente que en estas circunstancias
tanto, la capacidad de llenado de los pulmo- encontraremos una VC disminuida que nos
nes. Todo este conjunto de causas por las que puede hacer interpretar erróneamente que
se obtiene una TLC disminuida se conocen existe restricción, cuando en realidad la TLC
como patologías restrictivas. es normal. La diferencia entre ambas situacio-
Como ya se ha señalado, la TLC no se nes se puede ver claramente en la figura 4.
puede calcular a partir de una espirometría; Así pues, una FVC disminuida en una
por tanto, para la aproximación de sospecha espirometría no permite deducir que se trate
de patología restrictiva se usa la capacidad de una restricción. Para ello debería comple-
vital (VC), que estará también reducida por las tarse el estudio de los volúmenes pulmonares
mismas causas que la TLC. en un laboratorio de función pulmonar. Todo
Sin embargo, debemos tener cuidado con lo más, como veremos más adelante, si
esta idea de que la FVC disminuida traduce un encontramos un patrón restrictivo en la espi-
problema restrictivo, pues dejamos al margen rometría en ausencia de signos de obstruc-
un parámetro importante: el volumen residual. ción, podemos sospechar una enfermedad
En efecto, en patología obstructiva de cierta restrictiva, que en todo caso se confirmará
importancia, encontraremos una FVC igual- por la clínica y el estudio completo de los
mente disminuida sin que exista patología res- volúmenes pulmonares.

VC
VC

VC

RV
RV
RV

Normal Restrictivo Obstructivo

Fig. 4. Capacidad vital y volumen residual en patología restrictiva y obstructiva.

21
Tipos de espirómetros
2
Las primeras mediciones espirométricas, plazamiento del mecanismo (campana, fue-
tal como hoy las entendemos, las realizó John lle…) que se puede registrar mediante un lápiz
Hutchinson a mediados del siglo XIX. Para ello conectado a éste, escribiendo sobre un papel
diseñó un aparato que se sigue utilizando casi especial que se mueve a una velocidad cons-
sin cambios hasta nuestros días, y que es tante por segundo. Se obtienen así curvas de
conocido como espirómetro de agua. volumen/tiempo. Algunas unidades incorporan
Ya en el siglo XX se inventaron los espiró- un procesador que a partir del volumen y el
metros de fuelle, que por contraposición a los tiempo calcula el flujo, por lo que pueden obte-
de agua se denominaron espirómetros secos. nerse también las curvas de flujo/volumen.
Más tarde aparecieron los neumotacógrafos, Por su simplicidad y exactitud de medida son
los de turbina, etc., que también eran secos, el patrón oro (gold standard) en espirometría.
pero claramente distintos a los de fuelle, ya Todos los espirómetros volumétricos
que el paciente respiraba en un dispositivo (cerrados) deben ser revisados diariamente
abierto, y no en un circuito cerrado como en el en busca de posibles pérdidas de aire en el
de agua o en los de fuelle. Por tanto, se hizo sistema (tubuladuras, fuelle, etc.).
otra clasificación agrupándolos en espiróme-
tros cerrados y espirómetros abiertos. Se ha Espirómetro de agua o de campana
propuesto que en realidad los únicos que
deberían llevar el nombre de espirómetro son Como queda dicho, fue el primer espiró-
los cerrados, reservándose para los abiertos metro tal como los concebimos hoy en día.
el nombre de neumotacógrafo. Todavía se sigue utilizando en algunos servi-
Posteriormente se propuso una nueva cla- cios de función pulmonar (fig. 1), lógicamente
sificación: espirómetros volumétricos y espiró- con algunas mejoras; no obstante, el principio
metros con sensor de flujo. Y ésta es la que de funcionamiento es el mismo (fig. 2).
vamos a utilizar nosotros, ya que además El espirómetro de agua consta fundamental-
coincide que los volumétricos son los mismos mente de una campana de plástico o metal lige-
que los cerrados, y los medidores de flujo son ro introducida en un recipiente con agua. La
los mismos que los abiertos… campana está perfectamente equilibrada
En cuanto a las ventajas y desventajas de mediante una pesa y un sistema de poleas. Al
los diferentes tipos de espirómetros, aparecen introducir aire bajo la campana (espiración del
reflejados en la tabla I (pág. 31). paciente), ésta se eleva haciendo que la pesa
descienda. Este movimiento es registrado
ESPIRÓMETROS VOLUMÉTRICOS mediante un inscriptor en un rodillo de papel que
se mueve a una velocidad constante (quimógra-
Se basan en el principio de que al entrar fo); en otros casos un potenciómetro transforma
aire en un circuito cerrado se produce un des- el movimiento del peso en una señal eléctrica

23
I Introducción a la espirometría

que puede registrarse. Lo mismo sucede con la Para registrar una maniobra de espiración
inspiración, sólo que el movimiento es el contra- forzada en este tipo de espirómetro, en el
rio: la campana baja y el peso sube. Este tipo de momento en que se registra una inspiración
espirómetro dibuja el conocido registro de volú- máxima se aumenta la velocidad del papel y se
menes pulmonares (fig. 3 del cap. 1). solicita al paciente que realice una espiración
forzada. El resultado es el de la figura 3.
Un espirómetro de agua con la configura-
ción del esquema de la figura 2 sólo permitiría
hacer unas pocas ventilaciones, dado que el
aire espirado tendría cada vez más CO2 y
menos oxígeno; además, todo el circuito de
tubos/campana hace aumentar enormemente
el espacio muerto. Por ello, en este tipo de
espirómetros se conecta un sistema para eli-
minar el CO2 y administrar oxígeno al pacien-
te, con el fin de que se pueda registrar su res-
piración de manera prolongada.

Espirómetro de pistón

Se trata de un espirómetro seco, es decir,


no va sellado en agua como el anterior.
Consiste en un pistón que se desplaza dentro
de un cilindro a medida que lo va empujando
el aire espirado del paciente. Este movimiento
Fig. 1. Espirómetro de agua Pulmonet III. se transmite a un lápiz que registra el despla-

C F

A
E

Fig. 2. Esquema del espi-


B rómetro de agua. A:
D boquilla. B: tubo. C: cam-
pana. D: cilindro de
doble pared. E: agua. F:
quimógrafo (modificado
de Miller et al., 1987).

24
1s

FEV1

FVC

Fig. 3. Espirometría forzada


en un espirómetro de agua.

zamiento sobre un papel que se mueve a una


velocidad constante, obteniéndose así curvas
de volumen/tiempo. Como en el caso del espi-
rómetro de agua, se puede colocar un poten-
ciómetro, en este caso en el vástago del pis-
tón, que transforma el movimiento de éste en
una señal eléctrica, pudiendo así conectarse a
un microprocesador.
El espacio pistón-cilindro va sellado por un
material flexible que no deja escapar el aire
(figs. 4 y 5). Fig. 4. Espirómetro de pistón SensorMedics.

Fig. 5. Esquema del es-


pirómetro de pistón.
A C
B A: entrada del tubo de
la boquilla. B: pistón.
C: potenciómetro para
transformar la señal me-
D cánica en eléctrica y
poder obtener curvas de
flujo/volumen. D: regis-
tro en papel.

25
I Introducción a la espirometría

Algunos espirómetros de pistón permiten el 12 s. Generalmente sólo registra la espira-


registro de volúmenes estáticos por espirome- ción forzada, aunque algunos modelos
tría simple; otros modelos, en cambio, sólo recientes permiten registrar también la inspi-
permiten el registro de la maniobra de espira- ración.
ción forzada.

Espirómetro de fuelle

Es también un espirómetro seco. Al soplar


el paciente, el aire espirado “hincha” un fuelle
(que puede tener forma de cuña o de concer-
tina), y el desplazamiento de la pared de éste
se registra sobre un papel que se mueve a
velocidad constante. Las curvas obtenidas
son, pues, de volumen/tiempo. Como en el
caso anterior, también se pueden acoplar un
potenciómetro y un microprocesador, de
forma que a partir del volumen y el tiempo cal-
cule los flujos, posibilitando así la obtención
de curvas de flujo/volumen (figs. 6 y 7).
Hasta la aparición de los neumotacógrafos,
éste era el tipo de espirómetro más extendido,
y el que en cierto modo popularizó la práctica
de la espirometría, al ser mucho más pequeño
y cómodo que los de agua.
Inicialmente el papel sólo alcanzaba 6 s,
aunque los modelos actuales ya registran Fig. 6. Espirómetro de fuelle Vitalograph.

D
C

Fig. 7. Esquema del funciona-


B miento de un espirómetro de
fuelle. A: entrada de aire. B:
A fuelle. C: punta de escritura.
D: carro móvil con el papel
de registro.

26
ESPIRÓMETROS CON SENSOR DE FLUJO espirometría simple, similares a las obtenidas
por un espirómetro de agua.
La mayor parte de los espirómetros moder- La miniaturización de los componentes
nos son de tipo abierto, es decir, el paciente electrónicos ha permitido la aparición de espi-
respira en un dispositivo abierto a la atmósfe- rómetros de bolsillo, fácilmente transportables
ra libre, en el cual hay un cabezal con un sen- y de pequeño tamaño.
sor que determina el flujo de aire que pasa por Algunos espirómetros poseen una pantalla
él en cada instante, y lo relaciona con el tiem- para ver en tiempo real el trazado de la curva;
po medido por un reloj interno. Una vez obte- otros no poseen esa pantalla, pero se pueden
nido el flujo, los datos van a un microproce- conectar a un ordenador para ver en la panta-
sador, el cual calcula los volúmenes por in- lla de éste la curva en tiempo real; y otro
tegración. Pueden obtenerse así curvas grupo, en fin, no posee pantalla ni posibilidad
de ver en el ordenador la curva.
de flujo/volumen, de volumen/tiempo o de
flujo/tiempo. Además, al estar totalmente com-
Neumotacógrafo
putarizados, pueden almacenar los datos y las
curvas para su recuperación posterior, pueden El principio en el que se basan los neumo-
configurarse según los deseos del usuario, y tacógrafos es la medición de la diferencia de
muchos de ellos incorporan una estación presiones del aire antes y después de atrave-
meteorológica para la corrección automática sar una resistencia conocida. Esa diferencia
de los datos obtenidos. de presiones es directamente proporcional al
Casi todos los espirómetros con sensor de flujo de aire a través del dispositivo. Una vez
flujo son bidireccionales, es decir, registran obtenido el flujo, el microprocesador calcula
tanto el flujo espiratorio como el inspiratorio. los volúmenes por integración matemática del
Esto posibilita obtener tanto volúmenes espi- flujo en función del tiempo (fig. 8).
ratorios como inspiratorios. Algunos de estos El principal problema de los neumotacó-
espirómetros permiten obtener curvas de grafos es que pueden verse afectados por la

P1 P2 Fig. 8. Esquema de un neu-


motacógrafo. A: resistencia.
B: transductor diferencial, que
recoge la presión antes de la
resistencia (P1) y después de
la resistencia (P2) para calcu-
B
lar el flujo; por integración de
este último se obtiene el volu-
men.

27
I Introducción a la espirometría

condensación; para evitarlo, muchos de los Neumotacógrafo de tipo Lilly


actuales neumotacógrafos vienen con algún
sistema de calentamiento. En este caso, la resistencia es una malla,
Existen varios tipos de neumotacógrafos, generalmente metálica (fig. 11).
según el tipo de resistencia que utilicen, de los
que vamos a ver los tres más utilizados en los Neumotacógrafo desechable
equipos actuales.
Se trata básicamente de un cabezal de tipo
Neumotacógrafo de tipo Fleisch Lilly, pero la malla es de un material desecha-
ble. Este tipo de cabezal se desecha entero
La resistencia en este tipo de cabezales tras su uso con cada paciente, sustituyéndose
está formada por multitud de pequeños tubos por uno nuevo para el siguiente paciente.
paralelos. Es el tipo más utilizado en los
actuales espirómetros (figs. 9 y 10). Espirómetro de turbina

Este tipo de espirómetros tienen un cabe-


zal con un eje sobre el que gira una pequeña
hélice; en los extremos del cabezal hay unas
aspas fijas que ordenan el flujo de aire al
penetrar en el cabezal. El flujo de aire hace
girar la hélice, y las aspas de ésta interrumpen
una fuente de luz en cada paso que hagan. La
velocidad de giro de la hélice es proporcional
al flujo, y por tanto, a más flujo, más veces se
interrumpirá la señal luminosa. Esta informa-
Fig. 9. Neumotacógrafo Vitalograph alpha. ción se dirige al microprocesador, que en fun-

Fig. 10. Esquema del neumo-


tacógrafo de tipo Fleisch.

28
Fig. 11. Esquema del neumo-
tacógrafo de tipo Lilly.

ción de las revoluciones de la hélice calcula el


flujo y luego, por integración, los volúmenes
(figs. 12 y 13).
Este tipo de espirómetros están muy
extendidos actualmente, ya que son relativa-
mente baratos y un gran número de aparatos
incorporan este tipo de cabezal.

Espirómetro de hilo caliente

Denominados también termistores o ane- Fig. 12. Espirómetro de turbina Cosmed


Pony Graphics.
mómetros de hilo caliente, estos espiróme-
tros tienen en su cabezal un hilo metálico
Espirómetro de ultrasonidos
(generalmente de platino) calentado a tem-
peratura constante por medio de corriente
Para el cálculo del flujo, estos cabezales se
eléctrica. Al pasar el flujo de aire se enfría el basan en la propiedad de los ultrasonidos de
hilo; para mantener la temperatura del hilo que, cuando forman un determinado ángulo con
constante el circuito debe suministrar más la dirección del flujo, los ultrasonidos que van en
corriente eléctrica. Así pues, la corriente con- el mismo sentido que el flujo tardan menos en lle-
sumida es directamente proporcional al flujo gar al receptor que aquellos que van en sentido
de aire, pues a más flujo, más enfriamiento contrario al del flujo. Esta diferencia de tiempo es
del hilo (fig. 14). tanto mayor cuanto mayor sea el flujo (fig. 15).
Este tipo de dispositivos están muy poco Este tipo de espirómetros está muy poco
extendidos, no utilizándose prácticamente en extendido, a pesar de su gran exactitud, posible-
Europa. mente debido a que su precio es algo elevado.

29
I Introducción a la espirometría

B
C

Fig. 13. Esquema de un espiróme-


tro de turbina. A: aspas fijas para
dirigir el flujo de aire. B: hélice
(turbina). C: eje de la hélice. D:
sensor óptico para el movimiento
de la hélice. E: microprocesador.

Fig. 14. Esquema de un espiróme-


B tro de hilo caliente (termistor). A:
hilo de platino, calentado por
medio de corriente eléctrica. B:
microprocesador.

Flujo
C

Fig. 15. Esquema de un espiróme-


tro de ultrasonidos. A y B: emiso-
res-receptores de ultrasonidos. C:
haces de ultrasonidos.
B

30
TABLA I
Ventajas y desventajas de los diferentes tipos de espirómetros

Tipo de espirómetro Ventajas Desventajas

De agua o de campana Fácil de usar. No se puede transportar.


Fiable, preciso Requiere mantenimiento
y reproducible. por técnicos.
Proporciona copia en papel. Difícil de limpiar si se contamina.
Si no tiene
microprocesador, deben
hacerse los cálculos
manualmente.

De pistón o de fuelle Fácil de usar. Transporte difícil


Fiable, preciso por su tamaño.
y reproducible. Difícil de limpiar
Proporciona copia si se contamina.
en papel. Si no tiene
microprocesador, deben
hacerse los cálculos
manualmente.
Puede descalibrarse si se mueve.

Neumotacógrafo Fácil de usar. Puede afectarse


Fiable, preciso por la temperatura
y reproducible. o por la condensación.
Ligero y de reducido Necesita una impresora
tamaño. o un ordenador para
Fácilmente transportable. imprimir las curvas.
Requiere limpieza
cuidadosa.

De turbina Fácil de usar. Si el diseño no es bueno,


Reproducible. puede infraestimar
Ligero y de reducido o supraestimar
tamaño. las medidas.
Fácilmente transportable. Necesita una impresora
Fácil de limpiar. o un ordenador para
Relativamente barato. imprimir las curvas.
Infraestima los volúmenes
a flujos bajos.
Puede no ser siempre preciso.

31
I Introducción a la espirometría

TABLA I (Continuación)
Ventajas y desventajas de los diferentes tipos de espirómetros

Tipo de espirómetro Ventajas Desventajas

De hilo caliente Fácil de usar. Puede afectarse


Fiable y reproducible. por la temperatura.
Ligero y de reducido Necesita una impresora
tamaño. o un ordenador para
Fácilmente transportable. imprimir las curvas.
Fácil de limpiar. Puede no ser siempre
Relativamente barato. preciso.

De ultrasonidos Fácil de usar. Necesita una impresora


Preciso y reproducible. o un ordenador para
Ligero y de reducido imprimir las curvas.
tamaño. Relativamente caro.
Fácilmente transportable.
Fácil de limpiar.
No tiene partes
móviles.

32
Representación gráfica
3 de la espirometría

Aunque hoy en día la mayor parte de los espirometría forzada, siendo igualmente una
espirómetros nos aportan los resultados de curva de volumen/tiempo.
los distintos parámetros directamente, dado La aparición de los neumotacógrafos trajo
que los calcula un microprocesador, esto no la posibilidad de medir el flujo de forma ins-
siempre ha sido así. Inicialmente, el movi- tantánea; éste se puede relacionar con el
miento producido por el desplazamiento del volumen desplazado, dando así lugar a las
volumen al espirar en el espirómetro se regis- curvas de flujo/volumen, en las que el flujo se
traba únicamente como una gráfica sobre coloca en ordenadas y el volumen en abscisas
papel pautado, y sobre dicha gráfica se calcu- (fig. 2).
laban los diferentes parámetros ventilatorios.
La espirometría se basa, pues, fundamental- Curva de volumen/tiempo
mente en el registro gráfico, que se ha deno-
minado espirograma. Como queda dicho, se trata de una gráfica
Además de servirnos de base para el aná- en la que se coloca en el eje de ordenadas el
lisis “numérico” de la espirometría, el espiro- volumen (en litros) y en el eje de abscisas
grama es fundamental para valorar la calidad el tiempo (en segundos). Se trata del tipo de
técnica de la prueba, hasta el extremo de que gráfica más intuitiva y comprensible, pues
una representación gráfica de mala calidad o integra dos dimensiones a las que estamos
artefactada puede hacer que desechemos esa acostumbrados y manejamos fácilmente. Son,
espirometría. pues, curvas que “se comprenden” bien.
Dentro de este tipo de curvas tenemos, por
TIPOS DE GRÁFICOS EN ESPIROMETRÍA un lado, las curvas de la espirometría simple,
ya vistas en el capítulo 1, y por otro, las curvas
Los primeros gráficos obtenidos inscribían de la espirometría forzada. Estas últimas pue-
el volumen en el eje vertical (ordenada) y el den obtenerse al final de una espirometría
tiempo transcurrido en el eje horizontal (absci- simple, o bien como maniobra independiente.
sa); se obtienen así curvas que relacionan el En el primer caso, la curva se registra de arri-
volumen desplazado por la respiración del ba abajo (fig. 3a), ya que ése es el sentido de
sujeto con el tiempo transcurrido. Este tipo de registro de la espiración en la espirometría
curvas se denominan curvas de volumen/tiem- simple. Cuando se registra como maniobra
po (fig. 1). aislada, sin embargo, suele dibujarse en sen-
Cuando se representa gráficamente una tido de abajo arriba (fig. 3b), ya que así es
espirometría simple, se están utilizando cur- como la registraban los espirómetros de fue-
vas de volumen/tiempo; puede registrarse a lle, que fueron los que en cierto modo popula-
continuación de una espirometría simple una rizaron la espirometría forzada. Las caracte-

33
I Introducción a la espirometría

4
Volumen (l)

0
0 2 4 6 8 10 Fig. 1. Curva de volumen/
Tiempo (s) tiempo.

de tiempo. Tiene un inicio con una rápida subi-


10 da, que al final se suaviza hasta alcanzar una
fase de meseta, en la que aunque el paciente
8 siga soplando, no aumenta el volumen regis-
trado. Esta forma se debe a que en un primer
Flujo (l/s)

6 momento de la espiración forzada se expulsa


mucho volumen de aire en muy poco tiempo,
4 debido a la presión alveolar; y a medida que el
sujeto espira, la presión se reduce, y el volu-
2 men de aire expulsado es menor cada vez. De
hecho, el volumen de aire espirado en el pri-
0 mer medio segundo es mayor que entre ese
0 1 2 3 4 punto y el primer segundo; y este volumen, a
Volumen (l)
su vez, es mayor que el que se expulsa entre
Fig. 2. Curva de flujo/volumen.
el primer segundo y el tercero (fig. 4).
De la curva de volumen/tiempo se obtienen
dos medidas principales: la capacidad vital
rísticas de ambas curvas son las mismas, forzada (FVC) y el volumen espiratorio máxi-
pues lo único que varía es la orientación. mo en el primer segundo (FEV1). La explica-
Nosotros basaremos la explicación en las cur- ción de ambas la veremos más adelante. La
vas de la espirometría forzada aislada, ya que forma de calcularlas en la curva puede verse
son las más extendidas y las que aún hoy se en la figura 5.
representan incluso en los espirómetros más El punto más elevado del trazado corres-
modernos. ponde a la FVC, mientras que si se traza una
La curva de volumen/tiempo normal línea vertical en el primer segundo y se ve
comienza idealmente en el punto cero, es dónde corta a la curva, el volumen correspon-
decir, donde se corta el eje de volumen y el eje diente a ese punto es el FEV1.

34
A B

Fig. 3. Dirección del regis-


tro gráfico en un espiróme-
tro de agua (a) y en un
espirómetro de fuelle (b).

4
Volumen (l)

1
Fig. 4. Volumen de aire espi-
rado en diferentes segmentos
0 temporales, en la espiración
0 2 4 6 8 10 forzada.
Tiempo (s)

4
FVC
FEV1
Volumen (l)

0 Fig. 5. Forma de calcular la


0 2 4 6 8 10 FVC y el FVE1 en la curva de
Tiempo (s) volumen/tiempo.

35
I Introducción a la espirometría

Una vez determinada la FVC, podemos La curva de flujo/volumen tiene un ascen-


determinar cuánto es el 25% de esa FVC y so muy rápido, con una pendiente muy pro-
cuánto es el 75%; entre ambos puntos se puede nunciada, hasta alcanzar un máximo de flujo
calcular el FEF25%-75%, medida de los flujos (flujo espiratorio máximo, FEM). A partir de
medios, que también se explicará más adelante. ese punto, la curva desciende con una pen-
diente menos pronunciada que en el ascen-
Curva de flujo/volumen so, hasta cortar el eje de volumen.
De acuerdo con lo reseñado en el capítu-
Así como la curva de volumen/tiempo es lo 1, podemos dividir la curva de flujo/volu-
intuitiva y fácil de comprender, la de flujo/volu-
men en tres partes (fig. 2 del cap. 1):
men integra un concepto con el que no esta-
mos acostumbrados a manejarnos: el flujo.
• Una primera parte que dura hasta
Éste es un parámetro complejo, que relacio-
alcanzar el 70% de la capacidad vital
na volumen y tiempo. El resultado es una
curva poco comprensible a primera vista, forzada (es decir, hasta que se ha
pero que en cambio aporta una información expulsado el 30% de dicha capacidad).
mucho más sutil que la de volumen/tiempo. Esta primera parte es esfuerzo-depen-
Por esta última razón es la elegida al valorar diente, e incluye una etapa de acelera-
una espirometría, si bien hay que dejar claro ción del flujo hasta alcanzar el FEM y
que es complementaria a la de volumen/tiem- una segunda etapa de deceleración ini-
po, no contrapuesta. cial hasta alcanzar el punto de limitación
En este tipo de curva se señala en el eje de del flujo (es decir, el punto en el que, por
ordenadas el flujo (en litros/segundo) y en el mucho que se aumente el esfuerzo, no
eje de abscisas el volumen (en litros) (fig. 6). aumenta el flujo).

10
PEF

8 PEF25%
Flujo (l/s)

6
PEF50%

PEF75%
2

0 Fig. 6. Flujos instantáneos me-


FVC dios en la curva de flujo/volu-
25% 50% 75% men.

36
• La segunda parte comprende práctica- RELACIÓN ENTRE LAS CURVAS
mente el resto de la espiración, y es DE VOLUMEN/TIEMPO
esfuerzo-independiente. Y DE FLUJO/VOLUMEN
• La última parte es la parte final de la
espiración, y en ella los flujos disminu- A pesar de que la curva de flujo/volumen
yen de manera lenta y anárquica. Es sea más difícil de comprender que la de
una parte muy variable, y podría decir- volumen/tiempo, podemos servirnos de un
se que representa el 10% de la espira- pequeño truco para comprenderla mejor y
ción. relacionar los flujos con el tiempo. Se trata
de aprovechar el parámetro que comparten
ambas curvas, es decir, el volumen, y utili-
Las principales medidas que podemos
zarlo como eje común. El resultado lo pode-
obtener de la curva de flujo/volumen son el
mos ver en la figura 8.
flujo espiratorio máximo o peak expiratory
De esta manera podemos apreciar cómo
flow (PEF) y la capacidad vital forzada
el FEV1 se localiza en la parte final de la
(FVC), que es el punto donde la curva corta
curva de flujo/volumen y cómo la FVC coin-
el eje de abscisas (volumen). El FEV1 no cide en ambos casos. Una vez que la curva
puede obtenerse directamente de esta de flujo/volumen corta el eje de volumen, en
curva, pero viene a estar situado en el último la curva de volumen/tiempo se alcanza una
tramo de la parte descendente de la curva. meseta, ya que la FVC no pasa de ese
Se pueden igualmente calcular determina- punto.
dos flujos instantáneos, como son el corres-
pondiente al 25% de la FVC (FEF25%), al
50% (FEF50%) y al 75% (FEF75%) (ver fig. 6).
Si al finalizar la espiración se pide al
paciente que haga una inspiración máxima,
se obtiene en la curva de flujo/volumen un
trazado semicircular inferior que cierra la
fase espiratoria, motivo por el que a este tipo
de representación gráfica se le denomina Asa
espiratoria
asa de flujo/volumen (fig. 7).
La medida de los flujos es mucho más
Flujo (l/s)

sensible a los artefactos que la simple medi- Volumen (l)


da del volumen; y por otra parte, es prácti-
Asa
camente imposible simular con la curva de inspiratoria
flujo/volumen, pues nadie es capaz de repe-
tir a propósito unos flujos que no se realicen
con el máximo esfuerzo. Por esta razón, la
curva de flujo/volumen permite detectar
fácilmente errores en la maniobra e intentos
de simulación, que en la curva de volu-
men/tiempo hubiesen pasado inadvertidos. Fig. 7. Asa de flujo/volumen.

37
I Introducción a la espirometría

Volumen (I)

FVC
FVC

FEV1 FEV1

Fig. 8. Relación entre


las curvas de flujo/volu-
PEF
men y de volumen/
Flujo (l/s) 1 2 3 4 5 6 7 Tiempo (s) tiempo.

38
Principales
medidas espirométricas.
4 Valores de referencia

Una vez realizada la maniobra de espiración también como porcentaje del valor teórico de
forzada, podemos obtener, bien mediante la referencia. Se considera normal cuando es
interpretación de las curvas, bien porque nos lo igual o mayor al 80% de su valor teórico.
facilite el aparato, una serie de medidas que Es importante que la duración de la manio-
nos van a permitir valorar de una manera clara bra de espiración forzada sea la correcta, pues
la existencia o no de patología en ese paciente. una duración acortada puede hacer que la
Existen multitud de parámetros y variables medida de la FVC aparezca falsamente reduci-
que se han ido proponiendo por diversos auto- da, pudiendo hacer creer en la presencia de
res a lo largo de los años, cada una de ellas una restricción inexistente en realidad.
con diferentes fines; algunos de los modernos
espirómetros computarizados ofrecen resulta- Volumen espiratorio forzado
dos de más de 40 variables. Sin embargo, en el primer segundo (FEV1)
vamos a ver que con apenas tres de ellas
podemos tener una interpretación certera de la Es el volumen de aire exhalado durante el
espirometría. primer segundo de la maniobra de espiración
forzada.
PRINCIPALES VARIABLES Es una medida de flujo (pues relaciona un
ESPIROMÉTRICAS volumen con un tiempo), a pesar de que se
exprese en litros o mililitros. Se expresa tam-
Capacidad vital forzada (FVC) bién como porcentaje del valor teórico de refe-
rencia. Da una idea dinámica del estado de la
Es el volumen de aire exhalado durante una vía aérea. Se considera normal cuando es igual
espiración tan rápida y tan completa como sea o mayor al 80% del valor teórico de referencia.
posible, partiendo desde una situación de inspi- El FEV1 tiene la ventaja de ser muy repro-
ración máxima. ducible cuando la maniobra se realiza bien,
No debe confundirse con la capacidad vital además de tener una escasa variación intrain-
lenta (SVC) o, simplemente, capacidad vital dividual, por lo que es uno de los parámetros
(VC), ya que ésta se obtiene de una maniobra más adecuados para seguir la evolución de los
de espiración lenta, en la que se hace énfasis pacientes.
en que la espiración sea completa, pero no en En individuos sanos, el FEV1 crece desde la
la rapidez de la misma. En individuos normales, infancia hasta alcanzar un máximo hacia los 25
la VC y la FVC son prácticamente iguales. años; a partir de ese momento, el FEV1 decre-
La FVC es una medida de capacidad, sien- ce a razón de unos 25 ml cada año. Sin embar-
do en concreto un indicador de capacidad pul- go, en algunos pacientes fumadores, el FEV1
monar. Se expresa en litros o en mililitros, y puede disminuir el doble anualmente (fig. 1).

39
I Introducción a la espirometría

Se puede comprender así que el seguimiento Una reducción anual de más de 50 ml en el FEV1
de la evolución del FEV1 es útil para evaluar el se considera criterio de progresión acelerada de la
efecto de la supresión del tabaquismo, dado que enfermedad. Por otro lado, un FEV1 menor de
al dejar el tabaco se reduce la pérdida anual de 1.000 ml se asocia con una supervivencia del 50%
FEV1 hasta llegar a hacerse similar a la que a los 5 años en pacientes con EPOC.
sufren los no fumadores. El FEV1 sirve igualmente para determinar la
Se ha comprobado que el FEV1 es uno de los gravedad de la enfermedad; en la tabla I pue-
factores más importantes para valorar el pronósti- den verse diferentes criterios de gravedad
co en enfermedades obstructivas, como la EPOC. basados en el FEV1.

FEV1 (%)
No fumadores
y fumadores no susceptibles
100

75
Fumadores Dejó de fumar
50 susceptibles a los 45 años Fig. 1. Diagrama de
Incapacidad Fletcher y Peto, que
25 Dejó de fumar muestra la disminución
Muerte a los 65 años
del FEV1 al cabo de los
Edad
años, en fumadores y no
25 50 75 (años) fumadores.

TABLA I
Criterios de gravedad basados en el FEV1, según diferentes sociedades

Leve Moderada Severa Muy severa


SEPAR 80%-65% 64%-50% 49%-35% < 35%
ERS ≥ 70% 69%-50% < 50%
GOLD ≥ 80% 79%-30% < 30%
BTS 80%-60% 59%-40% < 40%
ATS > 50% 50%-35% < 35%
SEPAR: Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.
ERS: European Respiratory Society.
GOLD: Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease.
BTS: British Thoracic Society.
ATS: American Thoracic Society.

40
También se utiliza el FEV1 para la valora- Relación FEV1/FVC (FEV1%)
ción de la reversibilidad de la obstrucción de la
vía aérea tras la administración de broncodila- Es el porcentaje de la FVC que se espira
tadores o tras un ensayo terapéutico de corti- durante el primer segundo de la maniobra de
coides inhalados u orales; se considera que la espiración forzada.
reversibilidad es positiva si el FEV1 aumenta Se representa como FEV1% o FEV1/FVC,
un 12%-15% y 200 ml. De la misma forma, en y se calcula según la siguiente fórmula:
la prueba de broncoprovocación se valora la
caída del FEV1. FEV1
FEV1% = x 100
Tres conceptos relacionados con la efica- FVC
cia de los broncodilatadores en estudios clíni-
cos de investigación son el FEV1 pico, el FEV1 Es un índice cuya disminución implica que
medio y el FEV1 trough (valle): existe obstrucción.
En efecto, imaginemos un lavabo lleno de
• FEV1 pico: valora la máxima respuesta agua. Al abrir el tapón durante un segundo,
obtenida por un broncodilatador, siendo el saldrá una determinada cantidad de agua del
máximo grado de broncodilatación detec- total que contiene el lavabo. Pero si el desa-
tado. En ocasiones es interesante no sólo güe está parcialmente obstruido, al abrir el
medir su magnitud, sino también el tiem- tapón durante un segundo, el agua saldrá más
po que tarda en alcanzarse. despacio, es decir, el porcentaje de agua con-
• FEV1 medio: es la media de los FEV1 tenido en el lavabo que sale en el primer
medidos en las horas posteriores a la segundo es menor que en condiciones nor-
administración de un broncodilatador, por males.
lo que valora, además de la magnitud de Lo mismo sucede en el aparato respirato-
la respuesta, la consistencia y persisten- rio: en condiciones normales, durante el pri-
cia de la misma. mer segundo de la espiración forzada se
• FEV1 trough o FEV1 valle: es el FEV1 expulsa el 70-75% de la FVC. Si el FEV1% es
obtenido antes de la administración de la menor de ese porcentaje, significa que existe
siguiente dosis del broncodilatador, e una obstrucción al flujo espiratorio.
informa sobre la persistencia de la acción El FEV1% se denomina en ocasiones, erró-
broncodilatadora. Un FEV1 valle elevado neamente, índice de Tiffeneau. El verdadero
significa que la broncodilatación se man- índice de Tiffeneau es la relación FEV1/VC, es
tiene incluso antes de la siguiente dosis. decir, la relación entre el FEV1 y la capacidad
El FEV1 valle se calcula haciendo la vital lenta, no la forzada. Tiffeneau describió
media entre el FEV1 obtenido una hora este índice, incluso, usando la VC obtenida en
antes de la siguiente dosis y el obtenido inspiración (capacidad vital inspiratoria).
cinco minutos antes de la misma. En un sujeto sano la FVC será equivalente
a la VC, pero esto puede no ser así en un
Es importante señalar que los tres concep- sujeto con obstrucción, debido al fenómeno de
tos anteriores no se utilizan en la práctica dia- compresión dinámica de la vía aérea y la hi-
ria, siendo únicamente parámetros de eficacia perinsuflación resultante, siendo entonces la
broncodilatadora en trabajos de investigación. FVC menor que la VC (fig. 2).

41
I Introducción a la espirometría

Hiperinsuflación
RV Fig. 2. Fenómeno de la
RV hiperinsuflación en la
espiración forzada.

La relación FEV1/FVC varía con la edad, rio (MMEF, maximal mid-expiratory flow). Se
siendo mayor en sujetos jóvenes que en eda- calcula dividiendo el volumen entre el 25% y el
des más avanzadas. En jóvenes se puede 75% de la FVC (es decir, la mitad de la FVC)
considerar normal por encima del 75%, mien- por el tiempo necesario para expulsarlo (fig. 3).
tras que en personas mayores ese límite se Se considera que el FEF25%-75% refleja el
establece en el 70%. estado de las pequeñas vías aéreas (aquellas
En general, para poder manejarnos cómo- con un diámetro inferior a 2 mm, es decir, a
damente, consideraremos que existe obstruc- partir de la octava generación bronquial), que
ción cuando el FEV1% es menor del 70%, son precisamente las que antes se afectan en
aunque siempre tendremos en cuenta esa la enfermedad obstructiva. Se pensó, por
“zona gris” entre el 70% y el 75%. tanto, que la alteración del FEF25%-75% indica-
ría enfermedad obstructiva en fases precoces.
Flujo espiratorio forzado entre el 25% Sin embargo, su interpretación cuando la
y el 75% de la FVC (FEF25%-75%) FVC es anormal resulta complicada; y por otro
lado, tiene una gran variabilidad, lo que difi-
Es el flujo de aire expulsado entre el 25% y el culta el establecimiento de límites de normali-
75% de la FVC . dad. Actualmente se usa muy poco.
Se expresa en litros/segundo y como por-
centaje del valor teórico de referencia. Flujo espiratorio máximo (PEF)
Constituye un parámetro de flujos (“flujos
medios” o “mesoflujos”); de hecho, recibe tam- Es el máximo flujo alcanzado durante la
bién el nombre de máximo flujo mesoespirato- maniobra de espiración forzada.

! Las tres variables vistas hasta ahora (FVC, FEV1 y FEV1%) son prác-
ticamente las únicas que vamos a utilizar para la determinación
de los diferentes patrones espirométricos, ya que la información
obtenida mediante otras variables no aporta nada esencialmente diferente
para ese fin.

42
5

75%
Volumen (l)

FEF25-75% = a/b (l/s) 100% de


2 a la FVC

25%
1
b

0
0 2 4 6 8 10 Fig. 3. Forma de calcular el
Tiempo (s) FEF25-75%.

Se corresponde con la parte más elevada Volumen extrapolado (Vext)


de la curva de flujo/volumen, y se mide en
litros/segundo y como porcentaje del valor Se trata del volumen de aire que se dese-
teórico de referencia. Normalmente se alcan- cha de la maniobra de espiración forzada, por
za antes de haber expulsado el 15% de la el inicio lento de la maniobra.
FVC, y debe durar al menos 10 ms. En efecto, al inicio de la espiración forzada
Se trata de un parámetro esfuerzo-depen- la maniobra es lenta y rápidamente se acele-
diente, pero una vez realizada una maniobra ra; en ocasiones este efecto es inapreciable
correcta tiene menos variabilidad que otros en la gráfica, pero en otras ocasiones se ve
parámetros no esfuerzo-dependientes. En una pequeña deflexión en el inicio de la curva
sujetos con obstrucción variable (p. ej.: asma) de volumen/tiempo.
se ve muy afectado por el calibre de las vías Como para las mediciones sólo nos interesa
aéreas periféricas, por lo que es un buen pará- le espiración forzada, y no la lenta, debemos
metro para el seguimiento de estos pacientes. calcular el punto de inicio “real” (punto cero) de
Su medida no requiere hacer la maniobra la espiración forzada, y desechar el volumen
espiratoria completa. Se han desarrollado exhalado hasta ese momento. Ese volumen
unos pequeños instrumentos portátiles (peak- desechado es el volumen extrapolado (Vext), y
flow meters) que permiten, mediante una para que la maniobra sea válida debe ser
maniobra algo diferente a la de espiración for- menor del 5% de la FVC y menor de 100 ml.
zada, medir el PEF de cada paciente en su El volumen extrapolado se calcula median-
propio domicilio. Esta medida se correlaciona te el método llamado de extrapolación retró-
muy bien el PEF obtenido mediante espiróme- grada, que se ilustra en la figura 4.
tro (¡ojo!: se correlaciona; no es igual). Es En la mayor parte de los espirómetros
importante señalar que las mediciones seria- actuales, el cálculo del volumen extrapolado lo
das de un paciente deben ser hechas con el hace automáticamente el propio aparato,
mismo aparato, pues los diferentes aparatos informando del mismo en la pantalla o en el
existentes no siempre son comparables. informe impreso.

43
I Introducción a la espirometría

artefactable; además, es muy poco reproduci-


ble. Prácticamente no se utiliza.

Volumen espiratorio forzado


en el primer medio segundo (FEV0,5)

Es el volumen de aire que se expulsa


durante el primer medio segundo de la manio-
bra de espiración forzada. No aporta apenas
Volumen extrapolado información respecto al FEV1.

Volumen espiratorio forzado


Tiempo cero en el tercer segundo (FEV3)

Es el volumen de aire que se expulsa en


Fig. 4. Método de la extrapolación retrógra- los tres primeros segundos de la maniobra de
da, para calcular el volumen extrapolado. espiración forzada.
Se pensó que sería un buen parámetro
para detectar problemas de las pequeñas
Otras variables poco utilizadas vías, pero tiene una gran variabilidad y ya no
se utiliza.
Flujos instantáneos
(FEF25%, FEF50% y FEF75%) Volumen espiratorio forzado
en el sexto segundo (FEV6)
Son los flujos puntuales medidos cuando
se ha expulsado el 25% de la FVC (FEF25%), Es el volumen de aire que se expulsa en
el 50% de la FVC (FEF50%) y el 75% de la los seis primeros segundos de la maniobra
FVC (FEF75%). de espiración forzada. Se ha propuesto esta
El más utilizado de ellos es el FEF50%, y se variable como sustitutiva de la FVC para per-
considera que es un indicador del estado de mitir una maniobra más cómoda a pacientes
las pequeñas vías aéreas. Sin embargo, este con obstrucción grave, ya que este tipo de
indicador tiene bastante variabilidad y resulta pacientes tienen una espiración muy alargada,
difícil obtener valores teóricos. por lo que a veces requieren más de doce
segundos de espiración para alcanzar su FVC.
Flujo espiratorio forzado entre el 75% Desde este punto de vista, el acortamiento de
y el 85% de la FVC (FEF75%-85%) la maniobra por la utilización del FEV6 y no de
la FVC aportaría alguna ventaja para el
Es el flujo de aire expulsado entre el 75% y paciente. También se sustituiría el índice
el 85% de la FVC. Es un indicador muy sensi- FEV1/FVC por el índice FEV1/FEV6. Sin
ble para la detección de las alteraciones de embargo, la utilización del FEV6 plantea diver-
las pequeñas vías, pero, por contra, al hallar- sas dudas y problemas para el diagnóstico que
se en la parte final de la espiración es muy de momento no hacen aconsejable su uso.

44
LECTURA DE LAS MEDIDAS OBTENIDAS
TABLA II
En condiciones normales, las lecturas de Factor de corrección para pasar
volumen obtenidas se ven influenciadas por de medidas ATPS a BTPS
diferentes circunstancias, las más importantes
de las cuales son la temperatura, la presión
barométrica y la saturación de vapor de agua Factor
en el aire. Temperatura de corrección
en °C de ATPS a BTPS
El aire en los pulmones tiene unas condi-
ciones de presión, temperatura y saturación 11 1,149
determinadas, y diferentes a las del aire 12 1,144
ambiente. Esto hace que, al soplar en el espi- 13 1,139
rómetro, el aire se enfríe, y la diferencia de 14 1,134
condiciones haga que la medición del volu- 15 1,129
men obtenido en el aparato sea menor que la 16 1,124
exhalada desde los pulmones. Para evitar 17 1,119
18 1,113
esta desviación se debe aplicar un factor de
19 1,107
corrección. 20 1,103
A las condiciones atmosféricas se las 21 1,097
denomina ATPS y a las corporales, BTPS: 22 1,091
23 1,085
• ATPS: ambient temperature and pressu- 24 1,080
re-saturated (aire a temperatura ambiente 25 1,074
y presión barométrica, saturado con 26 1,069
27 1,063
vapor de agua).
28 1,057
• BTPS: body temperature and pressure- 29 1,051
saturated (aire a 37°C y presión baromé- 30 1,045
trica ambiental, saturado con vapor de 31 1,039
agua). 32 1,032
33 1,026
Así pues, tras obtener una medida de volu- 34 1,020
men en el espirómetro hay que transformarla 35 1,014
36 1,007
a BTPS. Esto se hace, una vez conocida la
37 1,000
temperatura de la sala donde se ha realizado
la espirometría, mediante la tabla II, multipli-
cando la medida ATPS por el factor de correc-
ción correspondiente.
La mayor parte de los espirómetros moder- mediante el teclado la temperatura y la pre-
nos hacen directamente la conversión, de sión barométrica, por lo que debemos contar
forma que las medidas que ofrecen ya van con una pequeña estación meteorológica
dadas en BTPS. Para poder hacer esto, algu- junto al espirómetro. Otros aparatos incorpo-
nos espirómetros solicitan que introduzcamos ran una pequeña estación meteorológica

45
I Introducción a la espirometría

! Todos los resultados de la espirometría deben expresarse en valo-


res BTPS.

interna, por lo que no debemos introducir nin- a la que pertenece el paciente que estamos
gún dato. estudiando. En España se utilizan las tablas
En los espirómetros de fuelle y en algunos de Roca, adoptadas por la Sociedad Española
de los de pistón, en el papel para la gráfica de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR),
vienen inscritas dos escalas, una para ATPS y inicialmente obtenidas en individuos sanos de
otra para BTPS. Normalmente es esta última Barcelona y posteriormente validadas para el
la que se debe utilizar. conjunto de la población española. Estas
tablas, junto con otras, se exponen en el
VALORES NORMALES anexo 3.
Y VALORES DE REFERENCIA A partir del valor obtenido en cada pacien-
te, se compara con el teórico para su edad,
Casi todas las variables espirométricas sexo, talla y peso, expresándolo en porcenta-
presentan variaciones en función del sexo, la je del valor observado respecto del teórico; es
edad, la talla y el peso, además de otros fac- decir, se divide el valor observado por el teóri-
tores como la raza. Por tanto, es muy difícil
co y se multiplica por 100. Un valor del 100%
establecer un rango de normalidad para toda
implica que el parámetro observado es igual al
la población, a diferencia de lo que sucede,
teórico.
por ejemplo, con la glucemia.
Para la FVC y el FEV1, se considera que se
Esta circunstancia ha hecho que el valor de
trata de un valor normal cuando es igual o
la espirometría se interprete en relación con el
superior al 80% del valor teórico, y se consi-
valor que debería presentar un individuo sano
que fuera del mismo sexo que el paciente y dera patológico cuando es menor del 80%.
tuviese las mismas características de talla, El establecimiento del límite inferior de la
peso y edad. Para obtener esos valores teóri- normalidad (lower limit of normal, LLN) en el
cos se estudia una población de referencia 80% es cómodo, pero no tiene base sólida. Un
(sujetos sanos no fumadores) y se elaboran individuo con un valor inferior al 80% del teóri-
ecuaciones de predicción, en las que el pará- co podría perfectamente encontrarse dentro
metro espirométrico es la variable dependien- de los límites de confianza de dicho paráme-
te, y el peso, la edad y la talla, las variables tro. Por ello se ha propuesto la utilización de
dependientes. criterios estadísticos para establecer el LLN,
De esta manera se obtiene una tabla de como usar un intervalo de confianza del 95%
valores teóricos que sirven de referencia a los alrededor del valor de referencia. Se han pro-
valores obtenidos en la espirometría de un puesto igualmente otros métodos, como esta-
paciente concreto. blecer el LLN en el percentil 5, o utilizar el lla-
Es importante señalar que se deben esco- mado residuo estandarizado, que se calcula
ger tablas de valores teóricos obtenidos de utilizando el valor de referencia y el error
una población lo más similar posible a aquella estándar de la estimación.

46
Aunque es posible que en el futuro el esta- porcentaje del valor observado respecto al
blecimiento de los valores de normalidad se teórico.
haga con criterios estadísticos, hoy por hoy Si nuestro espirómetro permite estos ajus-
lo más útil y práctico es continuar usando los tes, se recomienda escoger las tablas SEPAR
porcentajes sobre el valor de referencia. para adultos y las de Polgar o Zapletal para
Actualmente, la mayor parte de los espiró- niños. Existen unas ecuaciones de valores
metros computarizados permiten escoger la teóricos en niños realizadas recientemente en
tabla de valores de referencia, y calculan auto- Bilbao, pero la mayor parte de los espiróme-
máticamente los valores teóricos para cada tros aún no las incluyen. Anteriores a éstas
paciente en función de las tablas selecciona- son las de Casán, en Barcelona, en niños y
das. También expresan en los resultados el jóvenes de 5 a 20 años.

La FVC y el FEV1 se consideran normales si son iguales o superio-

!
res al 80% de su valor teórico.
Se deben escoger los valores teóricos de la población más pareci-
da a la nuestra.

47
Indicaciones
y contraindicaciones
5 de la espirometría

El objetivo de la espirometría es valorar la espirometría, especialmente si se trata de


función pulmonar, y en general es una explora- pacientes fumadores, pacientes mayores
ción básica en los pacientes con sospecha de de 50 años, existen antecedentes de enfer-
patología respiratoria; esto incluye tanto a los medad pulmonar o alteraciones torácicas
pacientes de Neumología como a los de (cifoescoliosis, pectum excavatum), o se va
Atención Primaria. Su utilidad no se limita a la a realizar cirugía torácica o abdominal alta.
detección de alteraciones ventilatorias para el El parámetro más útil para la valoración
diagnóstico, sino que, como veremos a conti- preoperatoria es el FEV1, y se acepta que
nuación, sirve para otras muchas circunstan- un FEV1 de 850 ml o del 30% del valor de
cias. referencia es el límite de operabilidad.
• Valoración del pronóstico: en pacientes de
INDICACIONES EPOC, un FEV1 menor de 1.000 ml indica
una supervivencia a los cinco años del
• Para evaluar síntomas y signos: en todo
50%. También la espirometría es uno de los
paciente que consulte por disnea o pitos, y
criterios para definir la necesidad de tras-
también cuando se presentan otros sínto-
plante pulmonar, valorándose éste cuando
mas y signos (tos, opresión torácica, ortop-
el FEV1 postbroncodilatación es del 25%-
nea, espiración prolongada, cianosis,
30% del teórico en la EPOC, y existen otros
deformidad torácica, crepitantes…).
signos, como hipercapnia, hipoxemia en
• Para medir el impacto y la repercusión de
una enfermedad sobre la función pulmonar. reposo o hipertensión pulmonar.
• Valoración de la gravedad de una agudiza- • Valoración del estado de salud de personas
ción en el curso de una enfermedad respi- con actividad física importante (deportistas,
ratoria crónica, como el asma o la EPOC. bomberos, etc.).
• Cribado de pacientes en riesgo de padecer • Valoración de intervenciones terapéuticas,
enfermedades respiratorias: fumadores, como la administración de broncodilatado-
pacientes con exposición laboral a sustan- res, prueba terapéutica con corticoides
cias nocivas. inhalados u orales… El seguimiento del
• Valoración del riesgo preoperatorio: se FEV1 tras estas intervenciones da una idea
entiende como tal la probabilidad de que se de su efectividad.
presenten complicaciones atribuibles a dis- • Valorar los cambios en el curso de enfer-
función pulmonar tras la anestesia general medades que afecten a la función pulmo-
o cirugía mayor (especialmente la abdomi- nar (enfermedades obstructivas, restricti-
nal alta). Además de la historia y la radio- vas, fallo cardiaco congestivo, síndrome de
grafía de tórax, es necesario realizar una Guillain-Barré…).

49
I Introducción a la espirometría

• Seguimiento de personas expuestas a sus- • Enfermedad cardiovascular inestable


tancias nocivas (gases, sílice, productos (ángor inestable, infarto de miocardio
volátiles, humos…) o expuestas a fárma- reciente o tromboembolismo pulmonar).
cos con toxicidad pulmonar conocida. • Aneurismas cerebrales, torácicos o abdo-
• Evaluación de discapacidades para segu- minales, por el riesgo de rotura.
ros médicos, valoraciones legales, etc. En • Desprendimiento de retina reciente, o ciru-
medicina laboral se entiende por disfunción gía del ojo reciente (cataratas).
neumológica el grado de alteración o pér- • Cirugía reciente de tórax o abdomen.
dida de función pulmonar demostrada a
pesar de efectuar un tratamiento adecua- Relativas
do.
• Para comparar el estado de salud de dis- Este tipo de situaciones no permiten obtener
tintas poblaciones, en el curso de estudios trazados de una calidad mínimamente acepta-
epidemiológicos. ble, pero en algunos casos, y en situaciones
controladas (servicios de función pulmonar),
Contraindicaciones podría llevarse a cabo la espirometría:

Podemos diferenciar dos tipos de contraindi- • No comprender bien la maniobra, tal como
caciones respecto a la espirometría: por un sucede en niños menores de 5-6 años y en
lado, aquellas circunstancias que suponen algunas personas ancianas.
un grave riesgo para la salud del paciente, sien- • Deterioro psíquico, por la misma razón del
do éstas las contraindicaciones absolutas; y por punto anterior.
otro lado, aquellas situaciones que no suponen • Estado físico muy deteriorado (caquexia,
riesgo para la salud del paciente, pero que impi- etcétera).
den obtener una espirometría de calidad ade- • Presencia de traqueotomía. Para realizar
cuada: son las contraindicaciones relativas. una espirometría en este caso se requiere
una cánula especial. Si se considera nece-
Absolutas sario realizar una espirometría a un porta-
dor de traqueotomía, debe derivarse a un
Como hemos dicho, serán aquellas situacio- servicio de función pulmonar.
nes que ponen en grave riesgo la salud del • Problemas bucales y/o faciales que impi-
paciente al realizar un esfuerzo importante, tal dan el correcto sellado de la boca alrededor
como sucede en la espirometría: de la boquilla, o que faciliten el escape de
aire (paladar hendido, labio leporino, disos-
• Hemoptisis importante de origen descono- tosis faciales…).
cido, ya que la maniobra de espiración for- • Hemiplejía facial, pues la parálisis de algu-
zada puede agravar la enfermedad de nos grupos musculares va a impedir el
base y provocar hemoptisis masivas. correcto sellado de los labios sobre la
• Neumotórax activo o reciente. Haber tenido boquilla, permitiendo el escape de aire.
un neumotórax en el pasado no contraindi- • Náuseas incontrolables al introducir la
ca la espirometría. boquilla.

50
• Falta de colaboración en simuladores o que sea estrictamente necesario, y posponerla
personas con depresión grave. para cuando el paciente haya iniciado el trata-
miento y no exista riesgo de contagio.
La existencia de infecciones, como la tuber- En la tabla I se pueden ver resumidas las
culosis, no supone estrictamente una contrain- indicaciones y las contraindicaciones de la espi-
dicación para la espirometría, pero obligaría a rometría.
tomar medidas para minimizar el riesgo: progra-
marlo a última hora, usar filtros adecuados y Complicaciones
esterilizar posteriormente el equipo. En general,
ante la sospecha de este tipo de infecciones, se La espirometría es una técnica muy segura,
recomienda no realizar la espirometría salvo y las complicaciones descritas son casi anecdó-

TABLA I
Principales indicaciones y contraindicaciones de la espirometría

Indicaciones
• Evaluar síntomas (disnea, tos, opresión torácica…)
• Valorar gravedad
• Seguimiento de enfermedades pulmonares
• Valoración preoperatoria
• Valoración pronóstico
• Valoración de la respuesta a medicamentos
• Prueba de cribado en pacientes de riesgo
• Evaluación de discapacidades
Contraindicaciones
Absolutas
• Hemoptisis de origen desconocido
• Neumotórax
• Enfermedad cardiovascular inestable (ángor inestable, infarto reciente, tromboembolismo)
• Aneurismas
• Desprendimiento de retina
• Cirugía reciente torácica, abdominal o del ojo.

Relativas
• No comprender la maniobra (niños, ancianos…)
• Importante deterioro psíquico o físico
• Traqueotomía
• Problemas bucales o faciales
• Hemiplejía facial
• Náuseas por la boquilla
• Simuladores o mala colaboración

51
I Introducción a la espirometría

ticas. Sin embargo, existen comunicaciones de • Dolor torácico.


las siguientes: • Broncoespasmo.
• Adquisición de infecciones nosocomiales.
• Síncope. • Neumotórax.
• Accesos de tos paroxística. • Incremento de la presión intracraneal.

52
1.2

Realizando
la espirometría

6. Realización de la espirometría

7. Técnica de realización

8. Criterios de aceptabilidad y reproducibilidad


Realización de la espirometría
6
El uso de la espirometría en la valoración Material
de cualquier paciente con síntomas respirato-
rios pasa de forma ineludible por la obtención Aparte del espirómetro y un mobiliario
de maniobras que cumplan con todos los mínimo que ya se ha descrito anteriormente,
requisitos de calidad que garanticen la validez sería conveniente disponer en la misma sala
de la prueba. Por ello la realización correcta de un tallímetro y una báscula, así como de un
de la técnica adquiere un especial valor y es termómetro de temperatura ambiente y un
aquí donde se deberán realizar los mayores barómetro, si el aparato no los lleva incluidos.
esfuerzos para conseguir maniobras técnica- Asimismo, se debe disponer de diversos
mente satisfactorias. contenedores para las boquillas y los filtros
En este capítulo se abordarán todos los desechables (fig. 2).
aspectos a tener en cuenta para que la técni-
ca de realización cumpla con los criterios de CONDICIONES PREVIAS
calidad exigibles. En primer lugar definiremos
los requerimientos estructurales necesarios Información previa al paciente
para la realización de la espirometría y en
segundo lugar, los aspectos técnicos. Cuando realizamos cualquier técnica en la
que el paciente juega un papel pasivo, poca
REQUERIMIENTOS ESTRUCTURALES
información debemos administrarle, puesto
que lo único que necesitaremos de él es que
Espacio físico
esté quieto (como al hacer un ECG) o que se
coloque en una u otra postura.
La mayor parte de los equipos usados en la
actualidad tienen un tamaño muy reducido, de Sin embargo, en el caso de la espirometría
forma que no precisan de grandes instalacio- se precisa que realice de forma voluntaria un
nes para su colocación. gran esfuerzo y que colabore activamente
Es recomendable que se disponga de una durante toda la prueba; sólo así conseguire-
pequeña sala donde se pueda colocar una mos obtener valores que resulten fiables para
mesa pequeña para apoyar todo el sistema y su interpretación.
una silla para el paciente. Por ello es muy importante que el paciente
Sería recomendable que el lugar elegido sea informado previamente sobre las caracte-
estuviese aislado y no se realizasen otras acti- rísticas de la técnica, qué es lo que espera-
vidades en la misma sala al mismo tiempo mos que haga, la naturaleza del estudio, su
para evitar distracciones tanto del técnico carácter incruento y el motivo por el que se
como del paciente (fig. 1). solicita.

55
II Realizando la espirometría

Fig. 1. Espacio habilitado para la práctica de Fig 2. Boquillas y filtro desechables.


espirometrías.

El lenguaje a utilizar debe ser sencillo, Cuando se quiere conocer la situación del
claro, evitando los tecnicismos, comprensible paciente en estas condiciones se debe estan-
para el paciente y adaptado a su nivel cultural. darizar la prueba; sólo esto permitirá dar vali-
Un ejemplo de esto sería decirle al paciente dez a los resultados y comparar entre los dife-
“que vamos medir cómo funcionan sus pulmo- rentes valores obtenidos para cada paciente.
nes, y para ello necesitamos que haga todo el Son varios los factores que alteran la diná-
esfuerzo que le sea posible soplando de forma mica bronquial, y por ello deben ser tenidos en
intensa desde el inicio de la prueba hasta que consideración:
no pueda más”.
Además, es importante asegurarnos de • Fármacos: cualquier fármaco que altere
que lo comprende y responder a sus dudas o la dinámica bronquial es capaz de modifi-
temores en relación con la técnica. car los valores que se van a medir. Entre
ellos, los más importantes a tener en
Condiciones previas al estudio cuenta por su acción sobre el músculo
liso son los broncodilatadores.
Cuando se realizan mediciones de función Se instruirá al paciente de forma oral y
pulmonar se debe asegurar que todas las por escrito sobre qué tipo de medica-
maniobras cumplan unas condiciones simila- ción no puede tomar y desde cuánto
res en su ejecución. El hecho de que el tiempo antes es necesaria la abstención
paciente esté sometido a tratamientos con fár- (tabla I).
macos o haya fumado en las horas previas, No es necesario que retire otros fárma-
entre otros factores, puede condicionar medi- cos que no actúen a este nivel, como,
ciones de valores diferentes a los que presen- por ejemplo, los antiinflamatorios inha-
tará en condiciones basales. lados u orales.

! • Solicitar su colaboración.
• Información sencilla.

56
TABLA I
Tiempo mínimo que debe dejarse transcurrir
entre la toma de fármacos y una espirometría

Fármaco Tiempo de abstinencia Tiempo de abstinencia


recomendado mínimo admisible

Salbutamol 6 horas 6 horas


Terbutalina

Formoterol 24 horas 12 horas


Salmeterol

Bromuro 6 horas 6 horas


de ipratropio

Bromuro 36 horas 24 horas


de tiotropio

Teofilinas 8 horas 8 horas


de acción corta

Teofilinas 24 horas 12 horas


de acción larga

Cromonas 24 horas 12 horas

• Alimentación: no es necesario ayunar especial importancia su evitación previa-


antes de su realización, aunque sí es mente a la maniobra por ser un irritante
aconsejable evitar comidas copiosas. que produce broncoconstricción.
• Bebidas: en las horas previas no se deben
ingerir bebidas que contengan cafeína. Además, es recomendable que el paciente
• Tabaco: éste es uno de los factores bien permanezca unos minutos en reposo antes de
conocidos por su capacidad para provo- realizar la maniobra y que acuda a la prueba
car efectos sobre la vía aérea. Tiene con ropa no excesivamente ajustada.

! • No fumar.
• Evitar medicación broncodilatadora.

57
Técnica de realización
7
Si tenemos en cuenta que la utilidad de la secución juega un papel primordial el técnico
espirometría va a depender de la fiabilidad de que la ejecuta.
los valores que se obtengan, la realización En la normativa sobre la espirometría for-
de la técnica adquiere una enorme importan- zada publicada por la Sociedad Española de
cia; tal es así que una espirometría mal hecha Patología Respiratoria (SEPAR) se considera
es una espirometría inútil, y no solamente que el entrenamiento mínimo de un técnico
esto, sino que puede ser una fuente de confu- de laboratorio pulmonar para la realización de
sión para el clínico, que tomará decisiones espirometrías debe ser de al menos seis
basadas en datos erróneos. meses de trabajo supervisado, instrucción en
Además, se debe tener en cuenta que si los fundamentos biológicos y conocimientos
bien el técnico que la ejecuta debe estar for- en patología respiratoria relacionada. Ade-
mado adecuadamente, no menos importante más, se considera que para trabajar con auto-
es conseguir que cada paciente colabore acti- nomía y ser capaz de detectar errores en el
vamente y siga las instrucciones que se le den procedimiento y en el funcionamiento de los
en cada momento, lo que suma dificultades a aparatos se requiere al menos un año de tra-
la ejecución de la maniobra.
bajo.
Una técnica incorrecta, la ausencia de
En el mismo sentido se pronuncian las
colaboración o la falta de implicación del téc-
recomendaciones de la American Thoracic
nico invalidarán sus resultados.
Society (ATS), donde también se considera un
Estos argumentos, entre otros, han limita-
periodo mínimo de seis meses de entrena-
do la generalización de esta exploración bási-
miento para poder realizar la técnica.
ca en Atención Primaria e impedido que se
pueda abordar el despistaje precoz, diagnósti- Aunque esto es así para los técnicos de
co y seguimiento de algunas patologías respi- laboratorios de función pulmonar, probable-
ratorias comunes (como el asma o la EPOC), mente no sea extrapolable para la atención
donde la medición de la función pulmonar es primaria, donde el profesional que realiza la
esencial tanto para el diagnóstico como para técnica no se dedica de forma exclusiva a esta
el seguimiento del paciente. tarea. Quizás, mas que definir el tiempo de
El éxito en la ejecución de la espirometría formación, en el ámbito de la atención prima-
forzada depende de los siguientes factores: ria es más práctico establecer qué condicio-
nes se deben cumplir para que se garantice la
EL TÉCNICO realización de pruebas con suficiente calidad
para ser usadas en clínica.
La colaboración del paciente es esencial El técnico debería cumplir con los siguien-
para la obtención de la prueba, y en su con- tes requisitos:

59
II Realizando la espirometría

! • El técnico precisa de entrenamiento previo.


• Debe reconocer las maniobras correctas y las no válidas.

• Haber recibido formación o entrenamien- presentan deformidades de columna muy


to previo suficiente en la ejecución de la importantes, se puede usar como talla la enver-
técnica. gadura (distancia entre la punta del tercer dedo
• Tener conocimientos sobre las medidas de ambas manos con los brazos en extensión),
de función pulmonar. aunque hay que considerar que con ello los
• Reconocer los errores que pueden pre- valores teóricos serán ligeramente mayores
sentarse al realizar la maniobra. que los que le corresponden en realidad.
• Reconocer el funcionamiento incorrecto Antes de comenzar con la maniobra es
del aparato. necesario tener en cuenta algunas considera-
• Conocer las curvas que cumplan los cri- ciones en su realización.
terios de aceptabilidad y reproducibilidad.
• Saber realizar la calibración del espiró- Postura del paciente
metro.
• Conocer las técnicas de limpieza y man- Una de las primeras cuestiones que se plan-
tenimiento del sistema. tean es en qué postura debe estar colocado el
paciente o si cualquier postura es adecuada.
LA MANIOBRA La SEPAR recomienda que el paciente
permanezca sentado en posición erecta mien-
(Todos los comentarios que se exponen a tras realiza la maniobra. Sin embargo, para la
continuación pertenecen a la ejecución de la ATS la prueba se puede realizar sentado o de
espirometría forzada). pie, según su elección.
En primer lugar el técnico debe explicar Ambas formas son correctas, teniendo en
cómo se debe realizar la maniobra de es- cuenta que existe una diferencia de unos
piración forzada, siendo aconsejable que 70 ml en la FVC a favor de la posición erecta
demuestre al paciente qué es lo que se pre- en un adulto de edad media.
tende usando una de las boquillas desecha- El decúbito, por otra parte, no es una posi-
bles. En los pacientes que no conocen la téc- ción recomendable. No obstante, si por algu-
nica puede ser de utilidad que antes de na situación especial se debe realizar la
comenzar ensayen con una de las boquillas; maniobra en esta postura, los valores obteni-
esto permite corregir errores antes de realizar dos son un 10% menores que los que corres-
algún registro. ponden al paciente sentado.
A continuación se identificará al paciente. Estas diferencias son especialmente rele-
Se recogerá la fecha, el sexo, edad, talla y peso vantes en los pacientes que presentan pato-
(sin ropa de abrigo y con el paciente descalzo), logía neuromuscular o diafragmática, donde la
según los requerimientos de cada espirómetro diferencia entre ambas posiciones puede llegar
en particular. En aquellos en los que resulte a ser del 40%-60%, lo cual es útil para la valo-
imposible realizar mediciones de la talla o si ración funcional de este tipo de situaciones.

60
En general, por comodidad para el pacien- Sin embargo, durante la ejecución de la
te y evitar mareos o caídas durante la explo- maniobra de capacidad vital forzada (FVC) es
ración, se debe sentar al paciente. El técnico difícil que el paciente espire por la nariz. Las
se situará a su lado y apoyará su mano en el pérdidas de aire nasal cuando se usan circui-
hombro, presionando levemente con el fin de tos abiertos como los que se manejan habi-
evitar la flexión del mismo durante la maniobra tualmente (espirómetros de turbina o neumo-
de espiración. Esto permite asegurar una pos- tacógrafos) tienen una influencia prácticamen-
tura correcta durante su desarrollo (figs. 1 y 2). te inapreciable en la medición de la FVC. Esto
hace que en la práctica el uso de las pinzas
Pinza nasal nasales en estos casos no sea imprescindible.
Además, no utilizar la pinza nasal añade
El uso de la pinza nasal (figs. 3 y 4) duran- comodidad para el paciente.
te la realización de la espirometría tiene por
objeto el evitar que el paciente pierda aire a Boquillas
través de las fosas nasales; hecho que ocurre
cuando se usan sistemas cerrados o se reali- Las boquillas deben ser de un solo uso,
zan maniobras de capacidad vital lenta. pudiendo utilizar boquillas desechables (fig. 5) o

Fig. 1. Posición correcta del cuerpo durante Fig. 2. Posición incorrecta, con flexión del
la espirometría. Nótese que el técnico tronco. El técnico no ha limitado la flexión
apoya suavemente su mano en el hombro apoyando su mano en el hombro del
de la paciente para evitar que ésta flexione paciente.
el tronco.

61
II Realizando la espirometría

bien reutilizables previa limpieza con cada uso.


Serán indeformables, para evitar que la com-
presión con los dientes disminuya su calibre y
produzcan artefactos durante la espiración. En
caso de usar boquillas blandas, se deben acor-
tar para aumentar su consistencia.
El técnico debe comprobar que el pacien-
te coloca la boquilla entre sus dientes (sin
morderla) y la sujeta con los labios firme-
mente para evitar las pérdidas de aire (figs. 6
y 7). Siempre hay que comprobar que los
Fig. 3. Pinza nasal.
labios se fijan alrededor de la boquilla; no es
admisible que se frunzan y se apoyen en su
abertura, puesto que esta posición disminuye
el calibre de la vía aérea en la boca y produ-
ce artefactos.
En el caso de que el paciente sea portador
de dentadura postiza, no es recomendable
retirar ésta, puesto que mejora la sujeción,
salvo en caso de el que por su mala adhesión
se pueda soltar.

Fig. 4. Pinza nasal colocada, ocluyendo Fig. 5. Boquillas desechables de cartón.


completamente las narinas.

! • Evitar la flexión del tronco durante la espiración.


• Evitar las pérdidas de aire a través de la boquilla.

62
Fig. 6. Posición correcta de la boquilla en la Fig. 7. Colocación incorrecta de la boquilla,
boca, con los labios perfectamente sellados sin introducirla en la boca y con los labios
a la boquilla. apoyados en el borde de la boquilla.

Filtros

Los filtros usados habitualmente no alteran


significativamente la medición de los valores
de la espirometría. En cualquier caso, si se uti-
lizan, debe calibrarse el espirómetro con el fil-
tro puesto.
La SEPAR no considera obligatorio su uso,
dado que no existe una evidencia clara de
transmisión infecciosa durante las exploracio-
nes. (Se comentará más ampliamente en los Fig. 8. Filtro desechable.
capítulos 17 y 18, dedicados al mantenimien-
to y limpieza del aparato) (fig. 8). comentaremos que debe coger todo el aire
que pueda y expulsarlo luego lo más fuerte y
EJECUCIÓN DE LA MANIOBRA rápido que le sea posible. Un ejemplo de lo
que se le podría decir es el siguiente: “coja
Antes de que el paciente comience la usted todo el aire que pueda, y cuando yo se
maniobra, se le debe explicar claramente qué lo diga empiece a soplar, intentando echar
es lo que pretendemos que haga. Para ello le todo el aire de golpe, lo más fuerte y rápido

63
II Realizando la espirometría

que le sea posible, y siga soplando hasta que El tiempo de espiración forzada debe
ya no pueda más o yo le mande parar”. prolongarse tanto como se pueda (debe
La maniobra consta de las siguientes ser de al menos 6 segundos).
fases: 5. Si se desea obtener un registro de la
fase inspiratoria, se instará al paciente
1. El paciente realizará una inspiración para que, una vez haya finalizado la
máxima. Se recomienda que una vez espiración y sin sacar la boquilla de la
haya sido alcanzada no espere más de boca, realice una inspiración lo más rápi-
dos segundos en ejecutar la espiración, da, fuerte y prolongada que pueda.
puesto que la fuerza de los elementos
elásticos del pulmón son dependientes Siempre se harán como mínimo tres
del tiempo que se mantengan en exten- maniobras satisfactorias. En caso de que no
sión. De esta forma, si la maniobra se se consigan, se pueden repetir hasta un máxi-
ejecuta de forma inmediata, se consi- mo de ocho. A partir de este número y dado
guen flujos algo mayores que si se reali- que es una prueba esfuerzo-dependiente, el
za una pausa. paciente se agota y es difícil que colabore
2. Con la boca libre de obstáculos, se colo- repitiéndola más veces.
cará la boquilla entre los labios, cerrán-
dolos perfectamente sobre la misma.
3. El técnico dará una orden enérgica y
tajante para que el paciente comience
con la espiración forzada. Esto evitará
inicios dubitativos que ocasionen arte-
factos que afecten la medición.
4. Durante la espiración el técnico animará
con insistencia y energía al paciente (qui-
zás con frases como “siga, siga”, ”sople,
sople”, etc.) para que siga soplando todo
lo que pueda, con el objeto de conseguir
Fig. 9. Forma correcta de hacer la maniobra.
el máximo esfuerzo posible y evitar una
El técnico, con la mano apoyada en el hom-
interrupción temprana de la maniobra. bro de la paciente para evitar la flexión del
Mientras anima, el técnico debe mirar a la tronco, anima enérgicamente a continuar
pantalla para valorar la curva que se está soplando, al tiempo que observa en la pan-
trazando y comprobar que la maniobra es talla del espirómetro las características de la
correcta (fig. 9). curva.

• Conseguir el máximo esfuerzo del paciente.

! • Animar durante la ejecución de la prueba.


• Realizar un mínimo de tres maniobras aceptables.

64
Es muy importante que durante el desarro- • Introducir en el espirómetro datos inco-
llo de la maniobra el técnico: rrectos de edad, talla, sexo…
• No dar orden de inicio de la espiración
• Compruebe que se cumplen todas las forzada.
condiciones que garanticen una maniobra
• No realizar la supervisión de la maniobra.
correcta.
• No animar en la continuación de la prueba.
• Se asegure de que el paciente ha espira-
do todo el tiempo que le ha sido posible.
Del paciente
• También es recomendable que disponga
de una pantalla donde visualizar la curva
• Haber tomado medicación broncodilata-
de flujo/volumen. Esto le permite compro-
bar en tiempo real la evolución de la prue- dora o fumado en las horas previas.
ba y si el paciente está realizando el • Adoptar una postura incorrecta.
máximo esfuerzo. • No colaborar.

PRINCIPALES ERRORES Durante la maniobra


DURANTE LA ESPIROMETRÍA
• No realizar una inspiración máxima.
Los errores más frecuentemente detecta- • Comienzo indeciso.
dos en la realización de la espirometría son no • Dejar escapar aire alrededor de la
animar al paciente durante el desarrollo de la boquilla.
prueba (con lo cual no se obtiene un esfuerzo • Realizar una espiración irregular.
máximo) y la finalización prematura de la ma-
• Cierre de glotis.
niobra (tiempo insuficiente).
• Obstrucción de la boquilla por la lengua o
Del técnico mordedura de la boquilla.
• Finalización temprana.
• No haber dado instrucciones previas. • Esfuerzo submáximo.
• Dar instrucciones erróneas. • Toser en el primer segundo.

65
Criterios
de aceptabilidad
8 y reproducibilidad

CRITERIOS DE ACEPTABILIDAD punto. A este método se le llama extrapolación


retrógrada y al volumen desechado para la
Antes de leer los valores de una espirome- medición, volumen extrapolado (Vext) (ver fig.
tría es necesario asegurarse de que la manio- 4 del cap. 4).
bra realizada es válida, es decir, que es acep- Se entiende que cuanto más lento sea el
table. El concepto de aceptabilidad es esen- inicio de la maniobra mayor será el volumen
cial y debe ser el primer paso a realizar al leer extrapolado (Vext); por tanto, en las maniobras
una espirometría. De no hacerlo así, se esta- aceptables, este valor ha de ser bajo.
rán considerando como ciertos valores que No existe un acuerdo generalizado sobre
pueden no ser reales, con las implicaciones los valores de Vext: para la ATS debe ser
diagnósticas y terapéuticas que ello conlleva. menor del 5% de la FVC o 150 ml; para la
La aceptabilidad de una maniobra se defi- European Respiratory Society (ERS), menor
ne por dos tipos de criterios: del 5% de la FVC y menor de 100 ml, y por
último, para la SEPAR, menor del 10% de la
• Por observación del técnico que realiza la capacidad vital o de 100 ml.
prueba: debe comprobar que se cumplen
los criterios que aseguran que la técnica Duración de la maniobra
está realizada en condiciones estándar
y además que el paciente realiza una Se considera que el tiempo mínimo de
maniobra satisfactoria. esfuerzo espiratorio debe prolongarse
• Por criterios analíticos y morfológicos del durante al menos 6 segundos, a no ser que
registro obtenido y que se refieren al ini- se objetive una meseta perfecta en la curva
cio, morfología de la curva y finalización, volumen/tiempo; sin embargo, para algunos
que en todos los casos deben ser satis- tipos de pacientes, como los niños, adultos
factorios. jóvenes o aquellos con restricción, puede
ser muy difícil alcanzarlos, y se pueden
Son varios los criterios que deben estar aceptar tiempos de espiración más cortos
presentes (tabla I). (figs. 1, 2 y 3).

Inicio de la maniobra Trazado de la curva

La medición del volumen espirado en una La morfología de la curva nos informará


maniobra forzada depende de dónde se con- sobre el nivel de colaboración o la presencia
sidere su punto de inicio. Por ello se ha elegi- de artefactos que afecten la evaluación de la
do un método que permite estandarizar este prueba.

67
II Realizando la espirometría

Las alteraciones más típicas encontradas En la curva flujo/volumen se observaría


son: una espícula u onda en la parte final de la
rama espiratoria (fig. 4), que es la zona que se
Tos en el primer segundo corresponde con el volumen espirado en el
primer segundo (dado que en este tipo de
La presencia de tos en el primer segundo curva no se valora el tiempo, el primer segun-
interfiere con la medición del FEV1 y, por tanto, do se extrapola de la curva volumen/tiempo).
invalida la lectura de la espirometría. Su pre- En la curva volumen/tiempo puede pasar
sencia en otros momentos tiene menos impor- inadvertido o presentarse como una mínima
tancia y podría permitir realizar su lectura. espícula en el primer segundo (fig. 5).

Volumen (l) Flujo (l/s)


4
4

3 3

2 2

1 1

0
1 2 3 4 5 6 7 1 2 3 4 5 6
Tiempo (s) Tiempo (s)

Fig. 1. Curva volumen/tiempo de duración Fig. 2. Curva volumen/tiempo incorrecta por


adecuada (más de 6 segundos). cese prematuro de la maniobra (menos de
6 segundos de espiración).

Flujo (l/s) Flujo (l/s)

4 8

3 6

2 4

1 2

0 1 2 3 4 5 0 1 2 3 4 5
Volumen (l) Volumen (l)

Fig. 3. Terminación prematura de la manio- Fig. 4. Episodios de tos en la curva de flujo/


bra de espiración en la curva de flujo/volu- volumen.
men (la curva cae bruscamente).

68
Falta de colaboración En la curva flujo/volumen se ve una curva
aplanada sin alcanzar la morfología típica en
El paciente realiza un esfuerzo submáximo pico (fig. 6).
durante toda la maniobra; en este caso, es En la curva volumen/tiempo no se puede
característico que no se alcance el pico de observar. Pasaría inadvertido si sólo se usara
flujo espiratorio máximo. este tipo de curva (fig. 7).

Esfuerzo variable
Volumen (l)
4
El paciente, en vez de realizar un esfuerzo
continuo y mantenido desde el inicio de la
3 prueba hasta su finalización, realiza varios
esfuerzos de distinta intensidad durante la
2 misma.
En la curva flujo/volumen se ven varias
1 ondulaciones, como si realizasen varias cur-
vas (fig. 8).
En la curva volumen/tiempo la mayor parte
1 2 3 4 5 6 Tiempo (s) de las ocasiones pasa inadvertido. Como
mucho se pueden llegar a observar algunas
muescas en la rama ascendente de la curva
Fig. 5. Episodios de tos en la curva de volu-
men/tiempo.
(fig. 9).

Flujo (l/s) Volumen (l)

8
4

6 3

4 2

2 1

1 2 3 4 5 6 7
0 1 2 3 4 5
Volumen (l) Tiempo (s)

Fig. 6. Forma típica de la curva de Fig. 7. Curva de volumen/tiempo cuando


flujo/volumen cuando el paciente no se el paciente no se esfuerza adecuadamente.
esfuerza adecuadamente. No aparece el Como puede apreciarse, es casi normal,
PEF, que es el valor más dependiente del por lo que esta circunstancia pasaría inad-
esfuerzo. vertida.

69
II Realizando la espirometría

Esto mismo se puede observar en las curvas Un trazado similar a éste se podría deber
obtenidas por intentos de simulación. En estos a una condromalacia traqueal, pero en este
casos, durante el registro de la maniobra se ven caso la morfología de la curva se repetiría
varias curvas como las de la figura 10. en las sucesivas maniobras. En los simula-
dores, sin embargo, se obtendrían siempre
curvas diferentes, puesto que es muy difícil
Flujo (l/s) (si no imposible) simular siempre el mismo
8 flujo.

6 Cierre de glotis

4
Se produce por realizar una maniobra de
valsalva durante la espiración forzada.
En la curva volumen/tiempo se ve una
2
planicie perfecta que forma un ángulo con la
parte ascendente de la curva (fig. 11).
En la curva flujo/volumen se objetiva una
0 1 2 3 4 5 6
Volumen (l) caída vertical de la parte descendente. En
ocasiones, en este tipo de curva puede
detectarse mal esta situación, dado que
Fig. 8. Curva de flujo/volumen en esfuerzo
variable. En este caso, el paciente ha hecho aparece en la parte final de la espiración
dos esfuerzos con una pequeña pausa en (fig. 12).
medio.

Volumen (l) Flujo (l/s)


4
8

3
6

2
4

1
2

1 2 3 4 5 6 0 1 2 3 4 5 6
Tiempo (s) Volumen (l)

Fig. 9. Pequeña muesca en la curva de volu- Fig. 10. Intento de simulación en la curva de
men/tiempo por esfuerzo variable. A menu- flujo/volumen.
do esta circunstancia pasa inadvertida en
este tipo de curva.

70
Volumen (l) Flujo (l/s)

8
4
Cierre de glotis
(planicie perfecta)
6
3

4
2

1 2

1 2 3 4 5 6 7 0 1 2 3 4 5 6
Tiempo (s) Volumen (l)

Fig. 11. Aparición de una meseta perfecta en Fig. 12. Caída brusca y rectilínea de la curva
la curva de volumen/tiempo por cierre de de flujo/volumen en el cierre de glotis.
glotis.

Pérdida de volumen Lógicamente, si en la curva de flujo/volumen


la curva corta el eje de volumen, eso significa
Ocurre cuando se produce una pérdida de que el flujo es cero, por lo que se puede dar
aire por el sistema (fuelle, tubuladuras, mala por terminada la maniobra, aunque haya
oclusión labial…) durante una maniobra reali- transcurrido poco tiempo.
zada correctamente. Sin embargo, para la ATS la maniobra
En la curva volumen/tiempo se objetiva acaba cuando se cumple alguna de las
una caída lenta de la curva en la fase de siguientes circunstancias:
meseta (fig. 13).
En la curva flujo/volumen se puede ver una • La curva volumen/tiempo muestra una
caída en la parte final descendente seguido de clara meseta. Este criterio se basa en la
un retroceso (fig. 14). ausencia de cambio en el volumen du-
rante al menos 1 segundo después de
Terminación de la maniobra un tiempo de espiración de al menos
6 segundos.
Este criterio se usa para asegurar que se • El paciente es incapaz de seguir espiran-
ha obtenido un esfuerzo suficiente para con- do.
seguir una medida correcta de la capacidad • La espiración forzada tiene una duración
vital forzada. razonable. Los pacientes que presentan
Para la SEPAR y la ERS la finalización obstrucción de las vías aéreas necesitan en
de la maniobra se produce cuando el volumen general más de 6 segundos para conse-
espiratorio es menor de 25 ml en 0,5 se- guir la meseta; en algunos casos, hasta
gundos o si el sistema mide flujo cuando éste 20 segundos. No obstante, hay que tener
sea inferior a 50 ml/s durante 0,5 segundos. en cuenta que una duración mayor de

71
II Realizando la espirometría

15 segundos no suele comportar cambios que las maniobras obtenidas se realizan con el
trascendentes en clínica y sí puede producir máximo esfuerzo que el paciente es capaz de
malestar, síncope o fatiga en los pacientes. conseguir. Sólo los esfuerzos máximos son
reproducibles (o repetibles) por el mismo sujeto.
De cualquier forma, la finalización tempra- Si no es así, estaremos ante maniobras
na no es una razón por sí sola suficiente para con esfuerzos submáximos que darán una
desechar la maniobra totalmente, puesto que información errónea. Reproducir en varias
se puede obtener información válida del FEV1. ocasiones un esfuerzo submáximo similar es
La finalización temprana se vería en la realmente difícil; por ello, para evitar este pro-
curva flujo/volumen como una caída en per- blema y obviar las variaciones entre respira-
pendicular hacia la línea horizontal de base ciones, se plantea la necesidad de obtener
en vez de la caída suave y asintótica con curvas reproducibles, que básicamente se
la línea que se produce en la finalización trata de curvas aceptables cuyos valores son
correcta (figs. 15 y 16). muy similares entre sí (figs. 17 y 18).
Si se dispone de un espirómetro donde
CRITERIOS DE REPRODUCIBILIDAD sólo se recojan las curvas volumen/tiempo, se
debe realizar el cálculo de la variabilidad de
Puesto que la espirometría es una prueba forma manual, según los criterios que se
dependiente del esfuerzo, se debe asegurar exponen a continuación. Pero, en general, con

! Determinar la aceptabilidad de una maniobra es una condición


imprescindible antes de leer e interpretar los resultados.

Flujo (l/s)
Volumen (l)
8
4

6
3

4
2

1 2

0 1 2 3 4 5 6 Tiempo (s) 0 1 2 3 4 5 6
Volumen (l)

Fig. 13. Descenso de la meseta de la curva Fig. 14. Pérdida de aire por el sistema, visto
de volumen/tiempo cuando se produce una en la curva de flujo/volumen.
pérdida de aire en el sistema.

72
Flujo (l/s)
Flujo (l/s)

Volumen (l)
Volumen (l)

Fig. 15. Terminación temprana en la curva Fig. 16. Terminación correcta de la curva de
de flujo/volumen. flujo/volumen, con tendencia asintótica res-
pecto al eje de abscisas hasta que lo corta,
marcando así la FVC.

TABLA I
Criterios de aceptabilidad
los espirómetros automatizados usados habi-
tualmente, el cálculo lo realiza el propio siste-
• La curva está libre de los siguientes ma y nos informa del resultado. Idealmente se
artefactos: debería visualizar la variabilidad en la pantalla
del espirómetro, en tiempo real, para decidir si
– Tos en el primer segundo. se debe o no continuar realizando maniobras.
– Cierre de glotis
Para su determinación es necesario que el
– Terminación prematura.
– Esfuerzo variable.
paciente haya realizado tres maniobras acep-
– Escapes de aire. tables. La reproducibilidad se obtendrá de la
– Obstrucción de la boquilla. diferencia entre las dos mejores curvas, y que
según las diferentes normativas será:
• Comienzo aceptable:
– Volumen extrapolado menor del 5% • Para la SEPAR no podrá haber una dife-
ó 100 ml. rencia mayor del 5% o de 100 ml de la
FVC entre las dos mejores curvas y sin
• Hace una espiración satisfactoria: sobrepasar ninguno de los dos criterios.
– Al menos 6 s de duración. • La ERS considera que dos curvas son
– Consigue una meseta en la curva reproducibles si la diferencia en la FVC y
de volumen/tiempo. FEV1 entre las dos mejores es menor o
– Duración razonable de la meseta. igual al 5% y 100 ml.
– El paciente no puede continuar • Para la ATS existe reproducibilidad si la
la espiración. diferencia entre la FVC y el FEV1 es
menor o igual a 200 ml.

73
II Realizando la espirometría

Volumen (l)

FVC FEV1
Curva 1 3450 2500
Curva 2 3470 2480
Curva 3 3460 2470

Tiempo (s)
Flujo (l/s)

Volumen (l)

Fig. 17. Curvas de volumen/tiempo y de Fig. 18. Curvas de volumen/tiempo y de


flujo/volumen reproducibles. flujo/volumen con variación no aceptable
(mala reproducibilidad).

Se debe tener en cuenta, además, que en que las maniobras cumplen con los criterios
algunos pacientes (sobre todo en obstruccio- de aceptabilidad y reproducibilidad, es ele-
nes severas) puede ser difícil conseguir una gir los resultados de la espirometría, y para
prueba reproducible, porque la propia manio- ello lo más aceptado es usar la maniobra
bra de espiración puede provocar broncoes- que contenga la FVC y el FEV1 cuya suma
pasmo e inducir una mayor variación de los sea la máxima entre las maniobras acep-
valores medidos. tables.
El siguiente paso para la interpretación Todos los datos se deben expresar en con-
de la espirometría, tras haber comprobado diciones BTPS (ver capítulo 4).

! Una curva es reproducible si la diferencia entre la FVC de las dos


mejores curvas es < 5% y 100 ml.

74
2.1

Interpretando
la espirometría

9. Patrones espirométricos

10. Espirometría normal

11. Patrón obstructivo

12. Patrón restrictivo

13. Patrón mixto

14. Prueba broncodilatadora.


Otras pruebas de hiperreactividad bronquial

15. Casos especiales

16. Orientación diagnóstica


Patrones espirométricos
9
A la hora de interpretar una espirometría completamente un tiempo determinado, pon-
debemos tener en cuenta que sólo seremos gamos 5 segundos. Si recogemos en un reci-
capaces de hacerlo correctamente si tenemos piente la cantidad de agua que sale por el
muy presente que se trata de un método de desagüe, al vaciarse completamente el lavabo
ayuda al diagnóstico; la espirometría por sí podemos medir en el recipiente la capacidad
sola no diagnostica nada, estando su interpre- del lavabo. Se trata, por tanto, de una medida
tación en función de los datos clínicos que de volumen, y nos da una idea estática del
hayamos recabado del paciente. Por tanto, lavabo.
cuando una espirometría muestre una obs- Si nosotros, una vez que el lavabo está
trucción, no diremos que el paciente tiene una lleno, abrimos durante un solo segundo el
obstrucción, sino que tiene un patrón obstruc- desagüe y ese líquido lo recogemos en un
tivo en la espirometría, que junto con la pre- recipiente (fig. 1b), estamos midiendo el volu-
sencia de datos clínicos compatibles puede men que sale en un segundo, es decir, es una
permitir diagnosticar un proceso obstructivo. medida de flujo. Nos da una idea dinámica del
Lo anterior es especialmente cierto en el funcionamiento del lavabo. También puede
caso del patrón restrictivo, pues al no medir la interesarnos saber qué porcentaje de la capa-
espirometría forzada el volumen residual, no cidad del lavabo sale en el primer segundo.
se puede en ningún caso afirmar la presencia Pues bien, si en vez de un lavabo conside-
de una restricción basándose únicamente en ramos los pulmones, la medida de la capaci-
esta prueba; serían necesarias, además de la dad recogida por espirometría sería la FVC, y
clínica compatible, otras pruebas como la ple- la medida de flujo, el FEV1. El porcentaje sería
tismografía o la técnica de dilución con helio. la relación FEV1/FVC.
En cualquier caso, una vez que existe una Imaginemos ahora que en el desagüe del
sospecha clínica, la espirometría supone lavabo se depositan pelos u otros detritus; el
una inestimable ayuda para tratar de apoyar o desagüe quedaría parcialmente obstruido (fig.
confirmar el diagnóstico de presunción. 1c). Esa obstrucción deja todavía salir el agua,
por lo que el lavabo podrá vaciarse completa-
CONCEPTOS DE OBSTRUCCIÓN mente; pero tardará mucho más tiempo que
Y RESTRICCIÓN si no existiese la obstrucción. Tiene, pues, un
vaciamiento alargado.
Si nos imaginamos un lavabo de un volu- De forma análoga, si sólo abrimos el desa-
men determinado (por ejemplo, 10 litros), güe durante un segundo, la cantidad de agua
como el que se representa en la figura 1a, que saldrá en ese periodo será mucho menor
vemos fácilmente que al abrir el desagüe, el que en condiciones normales; y la cantidad de
lavabo se vacía. El lavabo tarda en vaciarse agua que sale en el primer segundo represen-

77
III Interpretando la espirometría

A B 1s C 1s

Fig. 1

tará un porcentaje de la capacidad total del condiciona que la relación FEV1/FVC se man-
lavabo menor del que correspondería si no tenga normal (es decir, si en el pulmón normal
hubiese obstrucción. se expulsa el 75% de la FVC en el primer
Resulta fácil así comprender que en los segundo, en la restricción también se expulsa
procesos pulmonares obstructivos sucederá lo el 75%, pero de una FVC menor).
mismo: la FVC permanece normal (≥ 80% de Para comprenderlo mejor, pensemos en un
su valor teórico), si bien tarda más tiempo en globo hinchable de goma. Cuanto más volu-
alcanzarse (espiración alargada), mientras men de aire metamos, más se distiende la
que el FEV1 estará disminuido (< 80% de su goma y hay mayor fuerza de retracción, por lo
valor teórico); como consecuencia de ambas que los flujos iniciales de salida serán altos. Si
circunstancias, la relación FEV1/FVC estará ese mismo globo lo hinchamos sólo hasta la
disminuida (es decir, la cantidad de aire que mitad, la fuerza de retracción será menor y
sale en el primer segundo respecto al total de la velocidad de salida del aire también será
aire expulsado es menor cuando existe obs- menor, pero siempre en proporción al volumen
trucción). Esta disminución de la relación que hayamos introducido (fig. 2).
FEV1/FVC es lo que caracteriza a la obstruc- Con todo lo anteriormente expuesto pode-
ción. mos deducir fácilmente las alteraciones que
El concepto de restricción es algo más se presentan en cada uno de los patrones
complejo, pues implica una reducción de espirométricos.
capacidad con una disminución proporcional
de los flujos. O dicho de otra forma, la FVC PATRONES ESPIROMÉTRICOS
está disminuida, lo que implica una menor pre-
sión de retracción elástica del pulmón, lo que (En la tabla I se resumen los patrones espi-
a su vez condiciona que disminuya el FEV1; rométricos).
sin embargo, este último disminuye proporcio- Recordemos que consideramos normales
nalmente a la disminución de la FVC, lo que los valores siguientes:

78
• FVC ≥ 80% de su valor teórico. Este tipo de patrón aparece en las enfer-
• FEV1 ≥ 80% de su valor teórico. medades obstructivas, tales como el asma,
• FEV1/FVC ≥ 70%. EPOC, bronquiectasias, fibrosis quística,
etcétera.
Patrón obstructivo
Patrón restrictivo
Existe un obstáculo a la salida del aire.
Acordándonos del lavabo de la figura 1c, Existe una disminución de la capacidad de
podemos deducir que tendremos una espira- los pulmones, bien sea por una alteración del
ción alargada, por lo que se tardará más tiem- parénquima pulmonar (fibrosis) o de la pared
po en alcanzar la FVC; el FEV1 estará dismi- torácica, limitando su expansión (cifoescolio-
nuido (sale menos aire en el primer segundo) sis severa, parálisis muscular). Por tanto, se
y el FEV1/FVC estará igualmente disminuido, verá reducida la FVC, y proporcionalmente a
pues en el primer segundo se expulsa un ella, el FEV1. Esta disminución proporcional
menor porcentaje de la FVC que en condicio- lleva a que la relación FEV1/FVC permanezca
nes normales. Por tanto, en la obstrucción ten- normal. Por tanto, en el patrón restrictivo ten-
dremos: dremos:

• FVC normal. • FVC disminuida.


• FEV1 disminuido. • FEV1 disminuido.
• FEV1/FVC disminuido. • FEV1/FVC normal.

Flujo
Flujo

Fig. 2

! En el patrón obstructivo están disminuidos el FEV1/FVC y el FEV1.

79
III Interpretando la espirometría

! En el patrón restrictivo están disminuidos la FVC y el FEV1, con el


FEV1/FVC normal.

Debemos recordar de nuevo que el hallaz- mismo paciente de una neumoconiosis y una
go de un patrón restrictivo en la espirometría EPOC, tal como puede verse con cierta fre-
es sólo orientativo, y que la existencia de res- cuencia entre los mineros del carbón que
tricción pulmonar debe confirmarse, si se con- además sean fumadores; también puede
sidera oportuno, mediante otras técnicas hallarse este patrón en algunos casos de
como la pletismografía. insuficiencia cardiaca congestiva, fibrosis
Algunos procesos que pueden dar un quística y bronquiectasias.
patrón espirométrico restrictivo son la fibrosis Sin embargo, este patrón aparece con
pulmonar, enfermedades intersticiales, atelec- mayor frecuencia en pacientes con una obs-
tasias, presencia de líquido en los alveolos, trucción grave sin enfermedad restrictiva
las amputaciones de parte del pulmón, las asociada. Lo que sucede en estos casos es
deformidades de la caja torácica como la cifo- que se produce una hiperinsuflación dinámi-
escoliosis, que limita la expansión del tórax, o ca del pulmón (ver capítulo 1) con atrapa-
las enfermedades neuromusculares, que cau- miento aéreo, lo que hace que aumente el
san una pérdida de fuerza de los músculos volumen residual y, por tanto, que el pulmón
respiratorios. se comporte como si hubiera una restricción
(restricción funcional) (ver fig. 2 del cap. 4).
Patrón mixto Para poder determinar esta circunstancia se
debe hacer una espirometría simple para
El patrón mixto es una mezcla de los otros valorar la capacidad vital lenta (VC), que
dos; es decir, combina la presencia de los indi- será mayor que la FVC y cercana a la nor-
cadores de obstrucción y los de restricción. malidad.
Así, en este patrón tendremos:
FORMA DE LEER CORRECTAMENTE
• FVC disminuida. UNA ESPIROMETRÍA
• FEV1 disminuido.
• FEV1/FVC disminuido. Para poder interpretar correctamente una
espirometría deben seguirse siempre unos
Este tipo de patrón aparece en aquellos pasos concretos, y en el mismo orden:
procesos que combinan obstrucción y restric-
ción, como por ejemplo la coincidencia en un 1.° Mirar la forma y duración de las curvas:

! En el patrón mixto están disminuidos los tres parámetros


(FEV1/FVC, FVC y FEV1).

80
Leer una espirometría sin ver las curvas Para valorar las curvas, tanto las de
no sirve para nada, pues puede llevar a volumen/tiempo como las de flujo/volu-
interpretar datos no válidos. men son útiles, pero aportan mucha
Se debe mirar si la curva es válida (du- más información las de flujo/volumen.
ración correcta, esfuerzo adecuado, au-
sencia de artefactos…) y si es reproduci-
2.° Leer los valores de las variables.
ble (ver capítulo 8). Valoraremos igual-
Debe empezarse por la relación
mente la forma de la curva para ver si
nos orienta hacia alguno de los patrones FEV1/FVC, luego la FVC y por último el
espirométricos. FEV1.

! La obstrucción viene definida por la disminución de la relación


FEV1/FVC, en tanto que la restricción lo es por la disminución de
la FVC. Ello nos lleva a una secuencia lógica para leer los resulta-
dos numéricos de la espirometría:

• Primero, ver si existe obstrucción: mirar el FEV1/FVC.


• Luego, ver si existe restricción: mirar la FVC.
• Por último, ver el grado de afectación del FEV1.

TABLA I
Patrones espirométricos

FEV1/FVC FVC FEV1

Obstructivo " Normal "


Restrictivo Normal " "
Mixto " " "

Primero se debe mirar la forma y duración de las curvas; luego,

! leer los valores de los parámetros espiratorios (primero el


FEV1/FVC, luego la FVC y por último el FEV1).

81
Espirometría normal
10
En ausencia de patología, la espirometría la curva corta el eje de volumen, marcando así
no muestra alteraciones, si bien en determina- la FVC (fig. 2).
dos sujetos puede haber algunas pequeñas En sujetos con mucha fuerza muscular,
variantes de la normalidad que no son patoló- podemos encontrar un PEF muy elevado,
gicas. dado que este tipo de personas logran gene-
Debe considerarse igualmente que, en rar flujos muy altos en la fase esfuerzo-depen-
sujetos sanos, los distintos parámetros pre- diente de la curva; al llegar a la fase no depen-
sentan una variabilidad entre diferentes deter- diente del esfuerzo, los flujos se normalizan.
minaciones de hasta un 5%. Esta circunstancia produce en la curva de
flujo/volumen de estas personas una especie
CURVA DE VOLUMEN/TIEMPO de “capuchón” característico (fig. 3).
Es importante conocer esta variante, dado
La curva de volumen/tiempo normal pre- que la forma de la curva resultante, con el
senta una rápida subida en el primer segundo “capuchón” por un lado y la finalización asistó-
de la maniobra, para después suavizar el lica por otro, puede hacer interpretar erró-
ascenso hasta alcanzar rápidamente la fase neamente el trazado como obstructivo.
de meseta que marca la FVC (fig. 1). Igualmente, en algunos sujetos jóvenes
Es importante señalar que, en sujetos sanos puede aparecer una ligera “joroba” en la
deportistas, el desarrollo muscular incrementa parte descendente de la curva, que no tiene
la FVC más intensamente que el FEV1, significado patológico (fig. 4).
pudiéndose encontrar entonces una relación
FEV1/FVC falsamente reducida, lo que podría
llevar a pensar erróneamente en obstrucción.
5

CURVA DE FLUJO/VOLUMEN 4
Volumen (l)

La curva de flujo/volumen muestra un rápi- 3

do ascenso, casi vertical, hasta alcanzar el 2


PEF (que debe alcanzarse en el primer 15%
de la FVC, y debe durar al menos 10 ms). 1

Posteriormente se produce un descenso del


0
trazado en línea recta, con una pendiente 0 2 4 6 8 10
mucho más suave que en la fase de ascenso; Tiempo (s)

al final de la fase de descenso la pendiente se


aplana algo (finalización asintótica) hasta que Fig. 1. Curva de volumen/tiempo normal.

83
III
Flujo (l/s) Interpretando la espirometría

Fig. 2. Curva de flujo/volu-


men normal.
Volumen (l)

Flujo (l/s)
Flujo (l/s)

12 12

10 10

8 8

6 6

4
4

2
2

1 2 3 4 5 6 7
1 2 3 4 5 6 7
Volumen (l) Volumen (l)

Fig. 3. “Capuchón” característico en sujetos Fig. 4. Ligera “joroba”, sin significado pato-
con mucha fuerza muscular. lógico, en algunos sujetos jóvenes sanos.

Valores espirométricos • FEV1 ≥ 80% de su valor de referencia.

Al tratarse de una espirometría normal, los Veamos a continuación algunos ejemplos


parámetros considerados serán normales, es decir: de curvas normales (figs. 5, 6 y 7). Para acos-
tumbrarnos al orden correcto para leer una
• FEV1/FVC ≥ 70%. espirometría, primero ponemos las curvas, y
• FVC ≥ 80% de su valor de referencia. luego los resultados.

84
Fig. 5. Espirometría normal
en una mujer joven.

Fig. 6. Espirometría normal


en un varón de 36 años.

Fig. 7. Espirometría normal


en un hombre de 41 años.

85
Patrón obstructivo
11
En la patología obstructiva existe un obs- La pendiente de la curva será tanto menor
táculo a la salida del aire contenido en los pul- cuanto mayor sea el grado de obstrucción,
mones, lo que va a condicionar la existencia alcanzándose más tarde la FVC (fig. 2).
de menores flujos y un enlentecimiento de la Es esencial asegurarse de que el paciente
salida del aire. Estos fenómenos serán tanto ha realizado correctamente la maniobra, sin
más acusados cuanto mayor sea el grado de
obstrucción.
5

CURVA DE VOLUMEN/TIEMPO 4
Volumen (l)

3
En este tipo de curva se aprecia perfecta-
mente que el aire tarda más en expulsarse, lo 2
que se manifiesta por una disminución de la FEV1
pendiente de la curva (la curva se “desplaza” 1

hacia la derecha). Como existe una espiración 0


alargada, la fase de meseta no se alcanza o
0 2 4 6 8 10
se alcanza muy tardíamente, alcanzándose la Tiempo (s)

FVC mucho más tarde que en la curva normal


(en casos de obstrucción grave puede tardar Fig. 1. Curva de volumen/tiempo obstructiva
más de 12 segundos) (fig. 1). comparada con la curva normal.

6
Volumen (l)

Fig. 2. Obstrucción grave


0 1 2 3 4 5 6 en la curva de volumen/
Tiempo (s) tiempo.

87
III Interpretando la espirometría

que haya habido una terminación prematura. presión dinámica del downstream (ver capítu-
El hecho de que algunos pacientes tengan lo 1), es decir, de la parte de las vías aéreas
una espiración muy alargada hace que, si cor- que se encuentran por detrás del punto de
tamos la maniobra antes de tiempo, el valor de igual presión (PIP). Cuanto mayor sea el grado
la FVC obtenido sea más bajo que el real, por de obstrucción, más cerca del alveolo se
lo que podríamos valorar que existe restricción encontrará el PIP, produciéndose la compre-
asociada cuando esto no es así en realidad sión en una zona más cercana y con menos
(fig. 3). cartílago, y los flujos caerán de una manera
más acusada.
CURVA DE FLUJO/VOLUMEN
VALORES ESPIROMÉTRICOS
La fase esfuerzo-dependiente de la curva
de flujo/volumen es similar a la normal, es
Lo que define la obstrucción es el enlente-
decir, tiene un ascenso rápido de los flujos
cimiento de la salida del aire; eso significa que
hasta alcanzar el PEF; éste estará disminuido
en relación directa con el grado de obstruc- en el primer segundo de la maniobra saldrá un
ción. Al llegar a la fase no esfuerzo-depen- menor porcentaje de aire que en condiciones
diente, la parte descendente de la curva normales. Sin embargo, aun tardando más
muestra una concavidad hacia arriba, que tiempo de lo normal, se alcanza a expulsar
será tanto más pronunciada cuanto mayor sea todo el aire. Así pues, en el patrón obstructivo
el grado de obstrucción. Finalmente, la última tendremos:
parte de la curva muestra una pendiente muy
suave hasta cortar el eje de volumen. Esta últi- • FEV1/FVC <70%.
ma será más larga cuanto mayor sea el grado • FVC ≥ 80% de su valor de referencia.
de obstrucción (figs. 4 y 5). • FEV1 <80% de su valor de referencia.
La concavidad de la fase descendente de
la curva de flujo/volumen se debe a la com- (Ver resumen en la tabla I).

4
Volumen (l)

1
Fig. 3. Valor de FVC fal-
0 samente disminuido por
0 2 4 6 8 10
finalización prematura de
Tiempo (s)
la maniobra.

88
Fig. 4. Curva de flujo/volu-
men obstructiva compara-
da con la normal.

También estará disminuido el PEF, tanto


más cuanto mayor sea el grado de obstruc-
ción. 8

El FEV1 nos sirve para cuantificar la grave-


dad de la obstrucción (ver tabla I del cap. 4) y 6
Flujo (l/s)

para hacer el seguimiento de estos pacientes,


4
comprobando la pérdida anual de FEV1. En
sujetos no fumadores o exfumadores, la pérdida
2
anual de FEV1 es de unos 25 ml al año; pero en
fumadores esa pérdida puede ser del doble o 0
más. Es, pues, un parámetro importante para el
0 1 2 3 4
seguimiento de pacientes con EPOC. Volumen (l)

Lo ideal para el seguimiento es referir los


objetivos al mejor valor de FEV1 del propio Fig. 5. Obstrucción grave en la curva de
paciente, y no al FEV1 teórico. flujo/volumen.

TABLA I
Patrón obstructivo

FEV1/FVC FVC FEV1

Obstructivo " Normal "


Restrictivo Normal " "
Mixto " " "

89
III Interpretando la espirometría

Veamos a continuación algunos ejem- correcto para leer una espirometría, prime-
plos de curvas con patrón obstructivo (figs. ro ponemos las curvas y luego los resul-
6, 7 y 8). Para acostumbrarnos al orden tados.

Fig. 6. Obstrucción leve.

Fig. 7. Obstrucción leve en un


varón de 52 años.

Fig. 8. Obstrucción moderada-


grave en una mujer de 74 años.
A pesar de que la FVC aparece
por debajo del 80%, se debe a
que tiene la espiración muy alar-
gada, y si soplase algo más de
tiempo, la FVC sería normal.

90
Patrón restrictivo
12
La restricción supone una incapacidad para CURVA DE FLUJO/VOLUMEN
mover la misma cantidad de aire que en circuns-
tancias normales. Puede deberse a causas pul- Al igual que sucede en el caso de la curva de
monares (fibrosis, amputación quirúrgica de volumen/tiempo, la curva de flujo/volumen tiene
parte de un pulmón, atelectasias, ocupación de una forma similar a la normal, pero más picuda.
espacios alveolares por líquido…) o bien a cau- Tiene un rápido ascenso hasta llegar al PEF,
sas relacionadas con la pared torácica que impi- que estará disminuido, y un descenso en línea
dan la correcta expansión de la misma (cifoes- recta hasta cortar el eje de volumen, marcando
coliosis severa, problemas neuromusculares…). así la FVC (fig. 3).
Cualquiera que sea la causa, el resultado es Como puede verse, la curva es parecida a la
que se moviliza menos aire en los pulmones, normal, pero más estrecha por la disminución
lo que condiciona que los flujos generados se de la FVC, lo que le da su característico aspec-
reduzcan en la misma proporción. Por tanto, la to picudo. Como en el caso anterior, la curva
proporción de aire que sale en el primer segun- será más estrecha cuanto mayor sea el grado
do respecto del total permanece normal. de restricción (fig. 4).
Debe comprobarse en la curva de flujo/volu-
CURVA DE VOLUMEN/TIEMPO men que no existe una finalización temprana de
la espiración, para no obtener valores falsamen-
La principal característica del patrón restricti- te reducidos de FVC.
vo es la limitación de la FVC, lo que condiciona
que el FEV1 se reduzca en parecida proporción.
Así pues, la curva de volumen/tiempo será simi- 5
lar a una normal, pero con volúmenes reduci-
dos; es decir, será como una curva normal “en 4

miniatura” (fig. 1).


Volumen (l)

3
En este caso, el grado de la restricción viene
dado por la limitación de volumen; por tanto, la 2
curva será más pequeña cuanto mayor grado
1
de restricción exista (fig. 2).
Es muy importante que la maniobra espira- 0
toria esté bien realizada y colaborada, especial- 0 2 4 6 8 10
mente en lo tocante a su duración; si la duración Tiempo (s)

es insuficiente, podemos encontrarnos con una


FVC falsamente baja que nos haga interpretar Fig. 1. Curva de volumen/tiempo restrictiva
como restrictiva una curva que no lo es. comparada con la normal.

91
III Interpretando la espirometría

6
Volumen (l)

0
0 1 2 3 4 5 6
Tiempo (s) Fig. 2. Restricción grave.

Fig. 3. Curva de flujo/volumen


restrictiva comparada con la
normal. Se aprecia que mantie-
ne bastante los flujos, pero es
más estrecha por la disminución
de FVC.

VALORES ESPIROMÉTRICOS
8

El dato característico de la restricción es la


limitación de la capacidad vital con una reduc- 6

ción proporcional de los flujos; esto condiciona


Flujo (l/s)

que la proporción de aire que sale en el primer 4

segundo respecto al total permanezca normal.


Por tanto, en el patrón restrictivo tendremos: 2

• FEV1/FVC ≥ 70%. 0
0 1 2 3 4
• FVC <80% del valor de referencia.
Volumen (l)
• FEV1 <80% del valor de referencia.
Fig. 4. Restricción grave en la curva de flujo/
(Ver resumen en la tabla I). volumen.

92
Debemos señalar nuevamente que la exis- otras técnicas, como la pletismografía o la dilu-
tencia de un patrón restrictivo no permite afir- ción con helio.
mar que exista restricción, ya que desconoce- Veamos a continuación algunos ejemplos de
mos el volumen residual (la capacidad vital curvas con patrón restrictivo (figs. 5, 6 y 7). Para
puede estar reducida por aumento del volumen acostumbrarnos al orden correcto para leer una
residual). Para hacer, pues, un diagnóstico de espirometría, primero ponemos las curvas y
enfermedad restrictiva sería necesario utilizar luego los resultados.

TABLA I
Patrón restrictivo

FEV1 / FVC FVC FEV1

Obstructivo " Normal "


Restrictivo Normal " "
Mixto " " "

Fig. 5. Patrón restrictivo en una


mujer de 57 años. Nótese la
curva de flujo/volumen más
estrecha.

Fig. 6. Patrón restrictivo en una


mujer de 76 años.

93
III Interpretando la espirometría

Fig. 7. Patrón restrictivo en un


varón de 68 años.

94
Patrón mixto
13
El patrón mixto combina los hallazgos del en la curva obstructiva. De hecho, podemos
patrón obstructivo con los del patrón restricti- decir que la curva del patrón mixto es como
vo. Se produce, pues, una limitación de capa- una obstructiva “en miniatura” (figs. 1 y 2).
cidad con una obstrucción que genera una
limitación en los flujos mayor que la que CURVA DE FLUJO/VOLUMEN
correspondería a la que aparece en la restric-
ción. Encontraremos así una espiración alar- Al igual que la curva de volumen/tiempo, la
gada, una limitación del flujo aéreo y una limi- curva de flujo/volumen del patrón mixto tiene
tación de la capacidad vital. un tamaño reducido y una morfología obstruc-
La aparición de un patrón mixto puede tiva: rápido ascenso hasta alcanzar el PEF
darse en pacientes en los que coexisten dos (que está reducido) y descenso más lento con
patologías, una obstructiva y otra restrictiva; una concavidad hacia arriba, finalizando con
un ejemplo sería un paciente con una neumo- tendencia asintótica al eje de volumen. Como
coniosis o una fibrosis, que además fuese en el caso anterior, es una curva obstructiva
fumador y hubiera desarrollado una EPOC. “en miniatura” (figs. 3 y 4).
Puede encontrarse también este patrón en
algunas enfermedades que originan, en fases VALORES ESPIROMÉTRICOS
más o menos avanzadas, tanto restricción
como obstrucción, como puede ser la fibrosis Obtendremos datos tanto de limitación del
quística. flujo aéreo como de restricción. Así pues, en el
Sin embargo, la causa más frecuente de patrón mixto puede verse:
aparición de un patrón mixto en la espirometría
es un paciente con una obstrucción grave, en el • FEV1/FVC <70%.
cual se produce un fenómeno de atrapamiento • FVC <80% del valor de referencia.
aéreo que provoca la amputación funcional de • FEV1 <80% del valor de referencia.
una parte del pulmón, reduciéndose la FVC.
(Ver resumen en la tabla I).
CURVA DE VOLUMEN/TIEMPO Es muy importante asegurarnos de que la
maniobra está bien realizada y no hay termi-
La curva de volumen/tiempo presenta un nación prematura, pues en caso contrario
tamaño reducido, por la disminución de la podríamos haber medido una FVC falsamente
FVC, tal como sucede en el patrón restrictivo; disminuida, lo que nos llevaría a pensar en
pero además la curva tiene un ascenso lento restricción cuando realmente no existe.
(se “tumba” a la derecha) y tarda en alcanzar Al igual que en el caso del patrón restrictivo,
la FVC (espiración alargada), tal como sucede para confirmar la existencia de restricción debe-

95
III Interpretando la espirometría

ríamos completar los estudios con otras técni-


5 cas como la pletismografía; sin embargo, existe
un método para tratar de averiguar si el patrón
4
mixto es real (es decir, existe una restricción
anatómica) o se trata sólo de un patrón obstruc-
Volumen (l)

3
tivo con hiperinsuflación y atrapamiento aéreo.
2 Para ello realizamos una espirometría simple,
pues la maniobra de VC lenta no provoca el cie-
1
rre del downstream (ver capítulo 1) y nos dará el
0
verdadero valor de la VC; si ésta es normal,
0 2 4 6 8 10
podemos afirmar que no existe restricción, sino
Tiempo (s) sólo obstrucción (ver fig. 2 del cap. 4).
Veamos algunos ejemplos de curvas con
patrón mixto (figs. 5, 6 y 7). Para acostumbrar-
Fig. 1. Curva de volumen/tiempo con patrón nos al orden correcto para leer una espirome-
mixto, comparada con la curva de volu- tría, primero ponemos las curvas y luego los
men/tiempo normal.
resultados.

6
Volumen (l)

0
Fig. 2. Patrón mixto grave, con
0 1 2 3 4 5 6
Tiempo (s)
FEV1 menor de 1 litro.

TABLA I
Patrón mixto

FEV1 / FVC FVC FEV1

Obstructivo " Normal "


Restrictivo Normal " "
Mixto " " "

96
Fig. 3. Patrón mixto en la curva
de flujo/volumen en compara-
ción con la curva de flujo/volu-
men normal.

6
Flujo (l/s)

0 1 2 3 4
Volumen (l) Fig. 4. Patrón mixto grave.

Fig. 5. Patrón mixto en una mujer de


39 años.

97
III Interpretando la espirometría

Fig. 6. Varón de 67 años con


patrón mixto grave.

Fig. 7. Patrón mixto en un varón


de 71 años y 1,74 m de estatura.

98
Prueba broncodilatadora.
Otras pruebas de
14 hiperreactividad bronquial

PRUEBA BRONCODILATADORA (PBD) ocasiones; a esto se le denomina variabilidad


intraindividual.
La prueba broncodilatadora (PBD) es el Usando placebo en pacientes normales se
test más sencillo de los usados en clínica para consigue una reversibilidad de hasta el 10%
medir la hiperreactividad bronquial (HRB). para el FEV1 y 5% para la FVC, y además se
Básicamente, la PBD consiste en realizar debe tener en cuenta que la variabilidad de los
una espirometría basal, administrar a conti- resultados también va a depender de las cir-
nuación un broncodilatador inhalado y repetir cunstancias y del técnico que realice la prueba.
nuevamente la espirometría al cabo de unos Mediante la PBD se trata de medir la varia-
minutos; con ello se puede poner de manifies- bilidad aumentada por encima de las variacio-
to si revierte o no la obstrucción bronquial. nes normales de cada individuo.
Es una técnica muy sencilla que puede y
debe ser usada por todos los profesionales que Técnica de realización
atienden pacientes con patología respiratoria;
no requiere ningún tipo de aparataje especial ni Se darán las mismas instrucciones previas
conlleva riesgos para el paciente, es fácilmente a la realización de la espirometría que ya se
interpretable y es imprescindible para el diag- han expuesto en los capítulos 6 y 7.
nóstico de los cuadros respiratorios que cursan Es muy importante que el paciente sea
con obstrucción de la vía aérea. informado correctamente de qué tipo de fár-
En circunstancias normales, en sujetos macos debe evitar y desde cuánto tiempo
sanos, el calibre de las vías aéreas no siem- antes, para impedir que interfieran con la
pre es el mismo, sino que es cambiante en medición de los parámetros respiratorios
diferentes momentos del día y en distintas (tabla I).

i Hiperreactividad bronquial (HRB)

Es la respuesta excesiva de la vía aérea a diversos tipos de estí-


mulos, específicos o inespecíficos, que se manifiestan clínica-
mente en el paciente con los síntomas propios de la obstrucción bronquial:
tos, sibilancias, disnea, etc. La HRB es muy característica del asma, aunque
no es específica, puesto que puede presentarse en otras patologías obstructi-
vas, como la EPOC, la fibrosis quística, la rinitis alérgica o la insuficiencia car-
diaca congestiva.

99
III Interpretando la espirometría

TABLA I
Tiempo mínimo que debe dejarse transcurrir entre la toma de fármacos
y una espirometría

Fármaco Tiempo de abstinencia Tiempo de abstinencia


recomendado mínimo admisible

Salbutamol y terbutalina 6 horas 6 horas


Formoterol y salmeterol 24 horas 12 horas
Bromuro de ipratropio 6 horas 6 horas
Bromuro de tiotropio 36 horas 24 horas
Teofilinas de acción corta 8 horas 8 horas
Teofilinas de acción larga 24 horas 12 horas
Cromonas 24 horas 12 horas

A continuación se seguirán los siguientes dispositivos de polvo seco o bien aplicar


pasos: los fármacos mediante un nebulizador.
3.° Esperar 15 minutos y volver a realizar
1.° Realizar una espirometría en condicio- nuevamente otra espirometría.
nes basales.
2.° Administrar el fármaco broncodilatador: Para que la PBD sea interpretable, tanto
Se usan los agonistas ß2 por su poten- las maniobras pre como las postbroncodilata-
cia y rapidez de acción. Se puede utili- ción deben cumplir todos los criterios de acep-
zar de forma indistinta salbutamol o ter- tabilidad y reproducibilidad expuestos en el
butalina. capítulo 8.
En cuanto a la dosis a administrar, se
recomiendan 4 pulsaciones (400 µg) de Parámetros de evaluación
salbutamol. Si se usa terbutalina, la
dosis será de 500 µg. Es posible mejo- Aunque son varios los parámetros que se
rar la respuesta broncodilatadora utili- pueden medir con la PBD, el más aceptado
zando dosis más altas, pero por encima universalmente para valorar la reversibilidad,
de los 1.500 µg ya no se consigue por ser el más reproducible, es el FEV1.
mayor efecto. También es posible medir la respuesta de la
La vía de administración será siempre FVC, pero tiene algunas desventajas en com-
inhalada, usando para ello los cartuchos paración con el FEV1, como por ejemplo que
presurizados acoplados a una cámara su valor es dependiente del tiempo que el
de inhalación; también se pueden usar paciente mantenga la espiración (sobre todo

100
i Reversibilidad
Este concepto se refiere al cambio que experimentan en sus pará-
metros funcionales los bronquios obstruidos cuando se administra
un broncodilatador u otro tratamiento que permita que la obs-
trucción revierta.

si tienen patología obstructiva) y del esfuerzo La PBD sólo se considera positiva cuando
realizado. revierte el porcentaje adecuado y además la
Se considera PBD positiva si el valor del diferencia entre el FEV1 basal y el postbron-
FEV1 mejora una determinada magnitud en codilatación es mayor de 200 ml. Esto último
relación al basal tras la administración del es importante especialmente en pacientes
broncodilatador. A esa mejoría se la denomina con obstrucción grave, que parten de un FEV1
reversibilidad. muy bajo, lo que hace que un incremento de
El porcentaje de mejoría considerado unos pocos mililitros haga que el porcentaje
como positivo será diferente dependiendo del de cambio sea elevado. Precisamente para
método utilizado: evitar esto se exige que el incremento del
FEV1 sea al menos de 200 ml (figs. 1 y 2).
• La ATS define como prueba positiva una
mejoría del FEV1 post al menos del 12% Cálculo de la reversibilidad
en relación al FEV1 pre del paciente,
siempre que además el valor absoluto del Para el cálculo de la reversibilidad de la
cambio sea mayor de 200 ml. PBD se pueden usar varias fórmulas; vamos a
• Para la ERS es positiva si la mejoría del ver las más sencillas y utilizadas:
FEV1 y/o la FVC es del 12% sobre el valor
teórico del paciente, y con una mejoría en Medición del incremento absoluto del FEV1:
términos absolutos mayor de 200 ml.
• La SEPAR recomienda que la diferencia FEV1 post – FEV1 pre =
debe expresarse en su valor absoluto en = incremento absoluto del FEV1
mililitros, así como en porcentaje respec-
to al basal, y preferiblemente utilizando el Este valor debe ser al menos de 200 ml.
denominado porcentaje ponderado:
Cálculo del porcentaje de cambio del FEV1
2 x (FEV1 post – FEV1 pre) post con respecto al valor del FEV1 basal
(FEV1 post + FEV1 pre) mediante alguna de las siguientes fórmulas:

!
• El parámetro que define la reversibilidad en una PBD es el FEV1.
• La PBD es positiva si el FEV1 mejora al menos un 12% y 200 ml.

101
III Interpretando la espirometría

FEV1 Pre.: 2.593 ml Fig. 1. Espirometría con


Prebroncodilatación PBD positiva. Revierte un
FEV1 Post.: 2.990 ml
Postbroncodilatación Porcentaje de cambio: 15% 15% y más de 200 ml.

FEV1 Pre.: 2.593 ml Fig. 2. Espirometría con


Prebroncodilatación
FEV1 Post.: 2.748 ml PBD negativa. Sólo revier-
Postbroncodilatación Porcentaje de cambio: 6% te el 6%.

FEV1 post – FEV1 pre o lo que es lo mismo:


x 100
FEV1 pre
2 x (FEV1 post – FEV1 pre)
En este caso, se considera positivo si el FEV1 post + FEV1 pre
FEV1 mejora al menos el 15%.
La SEPAR aconseja utilizar la fórmula del Se considera positivo si la reversibilidad es
porcentaje ponderado, es decir, del porcenta- igual o mayor del 12%.
je de mejora que se obtiene, no ya respecto La ERS propone otra fórmula, esta vez
del FEV1 pre, sino de la media del FEV1 y del viendo el porcentaje de cambio respecto del
FEV1 post. Se calcula mediante la siguiente FEV1 teórico de ese paciente. Se calcula
fórmula: mediante la siguiente fórmula:
FEV1 post – FEV1 pre
FEV1 post + FEV1 pre FEV1 post – FEV1 pre
x 100
2 FEV1 teórico

102
i La mayor parte de los espirómetros computarizados indica en los
resultados el porcentaje de cambio; sin embargo, algunos espiró-
metros no indican en sus resultados el porcentaje de cambio, sino
el porcentaje que supone el FEV1 post respecto del FEV1 pre. Así,
si ambos fuesen iguales, marcaría 100%; si el post es 1.200 ml y el pre es
1.000 ml, indicaría 120%.

Se considera la prueba positiva si la rever- • Estudios epidemiológicos en la investiga-


sibilidad es al menos del 12%. ción en la prevalencia del asma.

Indicaciones Contraindicaciones

• Diagnóstico de hiperreactividad bronquial Son las mismas que las definidas para la
como en el caso del asma bronquial. espirometría forzada (ver capítulo 5).
Es importante destacar que la existencia
de una prueba positiva permite afirmar la Ensayo terapéutico
existencia de HRB (es muy específica);
sin embargo, una prueba negativa no En algunos pacientes con obstrucción
descarta su existencia. Puede ser que la bronquial potencialmente reversible, la PBD
negatividad sea temporal porque el puede ser negativa; en estos casos se debe
paciente esté en una fase asintomática y
realizar un ensayo terapéutico con corticoides
con buen control del proceso, mientras
tanto orales como inhalados.
que podrá ser positiva en otras fases en
Se realiza una espirometría basal, y tras
las que presente un empeoramiento.
• Pronóstico: existe relación entre la res- administrar ß2, si se comprueba la ausencia
puesta broncodilatadora y el grado de dis- de reversibilidad (o reversibilidad no significa-
minución anual del FEV1 en pacientes tiva), se instaura tratamiento durante 2-3 se-
con EPOC, de forma que se ha tenido en manas a dosis plenas de esteroides (orales e
cuenta como un factor que podría indicar inhalados), y pasado ese tiempo se vuelve a
una mayor supervivencia entre estos realizar una nueva espirometría en la que se
pacientes, aunque falta por definir de mide si existe reversibilidad o no del FEV1 res-
forma clara su papel. pecto al obtenido antes del ensayo terapéuti-

Es conveniente realizar siempre la prueba broncodilatadora en todas

! las espirometrías que se realicen, para valorar la reactividad bron-


quial. Únicamente podría obviarse en espirometrías de seguimiento
de pacientes ya conocidos con obstrucción poco o nada reversible.

103
III Interpretando la espirometría

co. Es conveniente que la espirometría tras el conoce con el nombre de reactividad bron-
ensayo se haga también con PBD. quial, produciéndose una variación rápida del
Este ensayo terapéutico está indicado en: calibre de la vía, que es posible medir median-
te la espirometría.
• Sospecha diagnóstica de asma, cuando
se objetiva obstrucción bronquial en la Pruebas de provocación bronquial
espirometría basal y PBD no significati- inespecífica (PBI)
va.
• Obtener la mejor función pulmonar posi- Las pruebas de provocación bronquial
ble en un paciente de asma, para esta- inespecífica se utilizan principalmente para
blecer los objetivos del tratamiento (en tratar de demostrar hiperreactividad bronquial
ocasiones esto requiere varios meses en aquellos pacientes con clínica sugestiva,
con dosis altas de corticoides inhala- pero con PBD negativa. Esto sucede a menu-
dos).
do en pacientes con asma: al realizarles la
• Evaluación diagnóstica inicial de la
PBD pueden estar pasando por un periodo
EPOC, con el fin de realizar el diagnósti-
libre de síntomas, con estabilidad bronquial;
co diferencial con asma, conocer la mejor
mediante las pruebas de provocación bron-
función pulmonar del paciente y valorar si
existe algún grado de reversibilidad de la quial inespecífica pondremos de manifiesto si
obstrucción bronquial. existe o no hiperreactividad.

PRUEBAS DE PROVOCACIÓN BRONQUIAL Test de metacolina

Son técnicas usadas para medir la HRB y La metacolina es un fármaco con propieda-
permiten valorar la respuesta de la vía aérea a des parasimpaticomiméticas que actúa sobre
diferentes tipos de estímulos específicos o los receptores colinérgicos de la vía aérea
inespecíficos. produciendo broncoconstricción.
Cuando se aplican algunos agentes de Esta prueba es el método más estandari-
forma inhalada a la vía respiratoria, se provo- zado y de mayor utilidad clínica para la detec-
ca una respuesta por parte de ésta que se ción y medición de la HRB.

i Prueba de provocación bronquial específica: se administran algu-


nas sustancias concretas, sospechosas de actuar como antígeno
específico; son útiles para aclarar la implicación de un determi-
nado agente en la clínica del paciente.
Prueba de provocación bronquial inespecífica: se utilizan agentes farmacoló-
gicos como la metacolina o la histamina, o bien agentes físicos como el frío,
ejercicio, aire seco, suero hipertónico, etc.; de esta forma se está midiendo la
reactividad inespecífica. Tienen especial interés, por su aplicación en clínica,
el test de metacolina y el test de esfuerzo.

104
Técnica de realización PC20 superiores a 8 mg/ml se consideran
negativos.
Se realiza administrando concentraciones Si se utiliza un dosímetro para administrar
crecientes del fármaco mediante un nebulizador la metacolina, se determina la dosis que pro-
(debe asegurarse que el tamaño de las partícu- voca una caída del 20% o más del FEV1
las esté entre 1 y 5 micras), realizando una espi- basal. A esa dosis se la denomina PD20. Al
rometría forzada al cabo de 30-90 segundos de igual que en el caso de la PC20, un paciente
la administración de cada dosis (fig. 3). será más sensible cuanto menor sea la PD20.
Valores de PD20 superiores a 7,8 µmol hacen
Interpretación que la prueba se considere negativa.
El test de metacolina se representa gráfi-
camente como puede verse en la figura 4
Se estudia qué concentración de metacoli-
(curva de dosis-respuesta). Se valora la sensi-
na produce una caída del FEV1 del 20% o más
bilidad del paciente mediante la PC20 o la
del valor basal. A esa concentración se la
PD20 (umbral), pero también el grado de reac-
denomina PC20, que es la concentración de tividad (el paciente es más hiperreactivo cuan-
metacolina en mg/ml que provoca esta res- to mayor sea la pendiente de la recta a partir
puesta, de tal forma que un paciente será más del umbral) y si se alcanza o no una respues-
sensible cuanto menor sea la PC20. Valores de ta máxima (meseta en la gráfica). Existe una

Fig. 3. Ejemplo real de informe de una


prueba de metacolina. El informe del
neumólogo responsable indicaba:
“Test de metacolina positivo (descenso
del 40% en el VEMS con la última
dosis). Reversibilidad parcial, aunque
significativa, con ß2. Hiperreactividad
bronquial”.

Caída del FEV1 (%)

20

10

PC20
Fig. 4. Curva de dosis-res-
puesta en la prueba de
0
metacolina (modificado de
0,075 0,125 0,25 0,5 1 2 4 8
Concentración de metacolina (mg/ml)
Muñoz y Guerra, 2002).

105
III Interpretando la espirometría

potencial mayor gravedad cuando el paciente Carrera libre (o tapiz o bicicleta) durante
sea más hipersensible, más hiperreactivo y no 6-8 minutos hasta que el paciente alcance una
se detecte respuesta máxima. frecuencia cardiaca del 80% del valor teórico
Tras finalizar la prueba, se administra un máximo para su edad.
broncodilatador y se valora la reversibilidad
del FEV1. Valor teórico = 220 – edad

Usos del test de metacolina


Se mide el FEV1 inmediatamente tras fina-
lizar el ejercicio, y cada 5 minutos durante los
• Diagnóstico de asma en pacientes en los
que no se haya demostrado obstrucción 30 minutos siguientes a finalizar el ejercicio.
reversible de la vía aérea.
• Investigación sobre fisiopatología, pato- Interpretación
genia y prevalencia del asma.
Se usa el FEV1 para determinar si se pro-
Test de carrera libre duce broncoconstricción. Se considera la
prueba como positiva si el FEV1 postesfuerzo
Es la prueba usada preferentemente en la desciende más del 20% del valor basal.
población infantil, si bien en niños y jóvenes
suele hacerse con el medidor de flujo máximo Pruebas de provocación
espiratorio y no por medio de espirometría. En bronquial específicas
adultos se puede realizar en un tapiz rodante
o con bicicleta, con el paciente monitorizado. Son similares a las PBI, pero en este caso
Se trata de que el paciente realice ejercicio se usan alergenos específicos. Son usados en
mediante una carrera, y luego medir la función
la demostración de posibles inductores de
respiratoria durante los 30 minutos posteriores
broncoconstricción, sobre todo en el asma
a su finalización.
laboral.
Técnica de realización Son técnicas que deben llevarse a cabo en
el hospital porque conllevan un pequeño ries-
Realizar espirometría basal. go para el paciente (figs. 5, 6 y 7).

Fig. 5. PBD positiva, con una rever-


sibilidad del FEV1 del 18% y 200
ml (justo el límite).

106
Fig. 6. PBD negativa, ya que a
pesar de revertir un 15%, en térmi-
nos absolutos sólo son 120 ml, que
no llegan a los 200 ml necesarios
para considerar la prueba positiva.

Fig. 7. PBD negativa (reversibi-


lidad del 4% y 60 ml).

107
Casos especiales
15
En este capítulo vamos a ver casos reales • Mala colaboración.
de curvas no aceptables por diferentes moti- • Intento de simulación.
vos (figs. 1-9): • Terminación prematura…

Fig. 1. Curva no aceptable por falta de esfuerzo adecuado. Se ve la curva casi aplanada, y ape-
nas se insinúa el PEF.

Fig. 2. No aceptable por inicio


lento y esfuerzo inadecuado. Se
aprecia cómo la rama ascendente
sube con una pendiente muy poco
pronunciada, y luego se produce
una meseta. En la curva de volu-
men/tiempo podría pasar inadver-
tido, pues únicamente se nota un
inicio algo lento.

109
III Interpretando la espirometría

Fig. 3. Curva inaceptable por esfuerzo


variable (en concreto, este paciente
hace dos esfuerzos). En la curva de
volumen/tiempo pasa inadvertido.

Fig. 4. Curva no aceptable por inicio


lento, que se aprecia en ambos tipos de
curva. Este inicio hace que el volumen
extrapolado supere los límites de acep-
tabilidad.

Fig. 5. Terminación prematura de la


maniobra. Es tan prematura que no
llega ni a un segundo, y por tanto no se
puede calcular el FEV1.

110
Fig. 6. Curva no aceptable por termi-
nación prematura. Obsérvese la
caída brusca en la curva de flujo/
volumen.

Fig. 7. Cierre de glotis. Obsérvense


la brusca caída en la curva de
flujo/volumen y el aplanamiento
de la curva de volumen/tiempo en
la fase de meseta.

Fig. 8. Tos en el primer segundo,


evidente en la curva de flujo/volu-
men pero casi inapreciable en la de
volumen/tiempo. Además, hay ter-
minación temprana de la maniobra.

Fig. 9. Intento de simulación, muy


evidente en la curva de flujo/volu-
men. Sin embargo, si se considerase
aisladamente la curva de volumen/
tiempo, podría pensarse en un
patrón obstructivo, tal como deseaba
el simulador.

111
Orientación diagnóstica
16
Como hemos señalado anteriormente, la Para valorar las curvas son útiles
espirometría es únicamente una técnica de tanto las de volumen/tiempo como las
apoyo para tratar de confirmar una sospecha de flujo/volumen, aunque aportan
clínica; una espirometría aislada, en ausen- mucha más información las de
cia de datos clínicos, no permite hacer un flujo/volumen.
diagnóstico. 2.° Leer los valores de las variables: debe
Debe reseñarse igualmente que una espi- empezarse por la relación FEV1/FVC,
rometría normal no descarta la existencia de luego la FVC y por último el FEV1.
patología; si a pesar de una espirometría
normal persiste la sospecha clínica, deben (Véase figura 1, algoritmo de interpreta-
realizarse otras pruebas complementarias ción de la espirometría).
para tratar de llegar al diagnóstico (prueba
broncodilatadora, pruebas de broncoprovo- INTERPRETACIÓN AUTOMATIZADA
cación, test de difusión de CO, pletismogra- DE LA ESPIROMETRÍA
fía, etc.).
La mayor parte de los actuales espiró-
FORMA DE LEER CORRECTAMENTE metros incorporan un microprocesador que
UNA ESPIROMETRÍA
calcula los valores obtenidos y ofrece la posi-
bilidad de obtener una orientación diagnósti-
Para poder interpretar correctamente una
ca. Para ello utilizan generalmente el llamado
espirometría deben seguirse siempre unos
cuadrante de Miller (fig. 2), que es simple-
pasos concretos, y en el mismo orden:
mente un eje de coordenadas dividido en cua-
1.° Mirar la forma y duración de las cur- drantes por los valores límite de las variables
vas: leer una espirometría sin ver las estudiadas (generalmente, FEV1/FVC y FVC).
curvas no sirve para nada, pues Dependiendo de en qué cuadrante caigan los
puede llevar a interpretar datos no datos del paciente, se ofrece una interpreta-
válidos. ción junto con los resultados.
Se debe mirar si la curva es válida (dura- En general es recomendable desactivar
ción correcta, esfuerzo adecuado, esta opción, ya que lo único que hace el
ausencia de artefactos …) y si es repro- espirómetro es analizar los datos numéricos,
ducible (ver capítulo 8). Valoraremos sin valorar la adecuación de la maniobra ni
igualmente la forma de la curva para ver su validez o reproducibilidad, llevándonos a
si nos orienta hacia alguno de los patro- errores de interpretación si nos fiamos de lo
nes espirométricos. que nos señala el aparato.

113
III Interpretando la espirometría

Sospecha clínica

ESPIROMETRÍA Repetir

NO
¿Curva válida?


NO
¿Curva reproducible?

FEV1/FVC

≥ 70% < 70%


No obstrucción Obstrucción

FVC FVC

Normal Bajo Normal Bajo


(≥ 80% del teórico) (< 80% del teórico) (≥ 80% del teórico) (< 80% del teórico)

Espirometría Patrón Patrón Patrón


NORMAL RESTRICTIVO OBSTRUCTIVO MIXTO

Fig. 1. Algoritmo diagnóstico en la espirometría.

114
120
FVC (% del teórico)

100 Patrón obstructivo Normal

80

60

Patrón Patrón
40 mixto restrictivo

20

10 20 30 40 50 60 70 80 90 100

FEV1/FVC % Fig. 2. Cuadrante de Miller.

115
3.1

Mantenimiento
del espirómetro

17. Mantenimiento y calibración del espirómetro

18. Limpieza y desinfección del espirómetro

19. Material desechable en espirometría


Mantenimiento
17 y calibración del espirómetro

MANTENIMIENTO DEL ESPIRÓMETRO • Registro de la técnica de calibración y de


las fechas en que se ha realizado.
El mantenimiento del espirómetro constituye • Registro de las operaciones de limpieza y
uno de los aspectos clave para tener el sistema desinfección del aparato.
en perfecto estado de funcionamiento. • Incidencias sobre la aparición de errores o
Es recomendable que las personas que se deficiencias en su funcionamiento.
dediquen a esta tarea tengan instrucciones • Definir la periodicidad, con fechas, de
concretas de qué tipo de procedimientos deben mantenimiento del aparato.
seguir. En primer lugar es conveniente que en
la sala donde se realiza la prueba se disponga Las personas encargadas del mantenimien-
del manual de funcionamiento del espirómetro to del espirómetro deben estar perfectamente
que se está usando; esto permite consultar y
identificadas, y con sus tareas y obligaciones
resolver dudas propias del funcionamiento, que
bien delimitadas.
vendrán resueltas en las instrucciones del fabri-
cante, así como determinar las actuaciones
CALIBRACIÓN
recomendadas por el mismo para su manteni-
miento.
El control de calidad de los equipos y la ca-
Además, es importante que se disponga de
una libreta de mantenimiento diseñada por los libración de los espirómetros son aspectos
usuarios del espirómetro, donde se realicen esenciales para asegurar la validez de las
anotaciones (con fechas) sobre cualquier inci- medidas obtenidas.
dencia con el espirómetro y las acciones lleva- Para calibrar el sistema es necesario aplicar
das a cabo relacionadas con cada incidencia. de forma externa volúmenes o flujos conocidos
La libreta de mantenimiento debería incluir, mediante sistemas mecánicos y comprobar la
al menos, los siguientes aspectos: exactitud de su medición con el espirómetro.
Para ello se utilizan dos tipos de sistemas: para
• Instrucciones técnicas sobre cómo realizar comprobar el volumen se usan jeringas con
cada una de las maniobras. varios litros de capacidad, y para comprobar la

• Las personas encargadas del mantenimiento deben estar perfec-

! tamente identificadas.
• Debe llevarse un registro de las incidencias en la libreta de
mantenimiento.

119
IV Mantenimiento del espirómetro

exactitud de la medición de los flujos se usan rómetro se corresponde con el volumen efecti-
los generadores de flujo. vamente introducido (fig. 3).
Tanto la ATS como la SEPAR recomiendan Debe comprobarse la linealidad de la medi-
calibrar diariamente, en el caso de los neumo- ción del espirómetro, es decir, que el volumen
tacómetros, mediante una jeringa que debe medido sea igual cuando se introduce a dife-
contener al menos un volumen de 3 litros, rentes flujos. Para ello vaciaremos el volumen
mientras que para los espirómetros volumétri- de la jeringa de calibración varias veces, apli-
cos se debe hacer semanalmente (figs. 1 y 2). cando cada vez distinta velocidad al émbolo, y
En Atención Primaria tal vez la frecuencia de comprobaremos que el aparato mide siempre
calibración pueda ser algo más espaciada, el mismo volumen.
dado que la utilización del espirómetro es La mayor parte de los espirómetros moder-
menos intensiva que en los servicios de función nos incorporan una función de calibración auto-
pulmonar. Puede ser suficiente una calibración matizada, que va dando instrucciones sobre lo
semanal, siempre que no varíen las condicio- que hay que hacer en cada momento, y que
nes del lugar donde está situado el espiróme- una vez vaciada la jeringa dos o tres veces,
tro. De todas formas, lo ideal es la calibración corrige automáticamente la calibración.
diaria. La jeringa que se vaya a usar se debe man-
En cada espirómetro se deben seguir las tener en las mismas condiciones de humedad y
indicaciones que suministra el fabricante, pero temperatura del lugar donde se va a realizar la
básicamente se trata de introducir el volumen calibración. Igualmente, es necesario compro-
de la jeringa a través de la boquilla del sistema, bar de forma periódica que la jeringa no tiene
y comprobar que la medida que ofrece el espi- fugas en su estructura.

Linealidad

i La medición de un volumen a distintos flujos siempre debe dar la


misma medida de volumen.

Fig. 1. Jeringa de calibración de tres litros. Fig. 2. Jeringa de calibración de un litro.


Este modelo concreto lleva un pistón gra-
duado con un tope que permite variar el
volumen introducido.

120
Para la comprobación de los flujos el mejor Si el espirómetro usado es un sistema auto-
sistema es el llamado descompresor explosivo mático, el cálculo del tiempo lo realiza el siste-
(fig. 4). Se trata de una cámara con un volumen ma de forma muy exacta, pero si se usan espi-
de 4-5 litros, presurizada a una atmósfera y que rómetros con temporizador o cronómetro, es
permite liberar de forma brusca un volumen necesario también comprobar su funciona-
idéntico al de la cámara; de esta forma se simu- miento mediante un cronómetro manual, aun-
la la espiración forzada de una persona. que esto suponga una medida algo grosera. Se
Pueden simularse diversos grados de obstruc- considera aceptable si no hay una diferencia
ción colocando unos diafragmas con orificios mayor del 2% en el tiempo.
de distintos diámetros en la salida del sistema. Siempre debe anotarse en la libreta de man-
El descompresor explosivo permite comprobar tenimiento la fecha en que se realiza la calibra-
tanto los flujos como los volúmenes. ción, si bien la mayoría de los espirómetros
Si no se dispone del descompresor explo- computarizados registra este dato en su memo-
sivo, puede utilizarse para hacer la comproba- ria y la indica en el informe escrito.
ción a “individuos control”, que son personas Debemos señalar que algunos fabricantes
conocidas que colaboren bien, realicen una afirman que su espirómetro “no requiere cali-
espirometría correcta y con poca variabilidad. bración”; esto sucede generalmente con los
Así pueden compararse las mediciones obte- espirómetros de turbina. A pesar de esa adver-
nidas de estos sujetos en diferentes momen- tencia, debe comprobarse regularmente el fun-
tos, y valorar la exactitud de las medidas de cionamiento del aparato mediante una calibra-
flujo. Se trata de un sistema bastante grosero, ción, para evitar que posibles errores del siste-
por lo que sólo debe utilizarse si no hay otras ma nos lleven a realizar interpretaciones inco-
alternativas. rrectas.

• La calibración regular del espirómetro es imprescindible para

! asegurar la calidad de la lectura de los valores obtenidos.


• Debe anotarse siempre la fecha de la última calibración.

Fig. 3. Maniobra de calibración de un neu- Fig. 4. Descompresor explosivo.


motacógrafo.

121
Limpieza y desinfección
18 del espirómetro

Durante la realización de la espirometría CONCEPTOS SOBRE DESINFECCIÓN


se ponen en contacto varias partes del siste- Y ESTERILIZACIÓN
ma con el sujeto que la ejecuta; esto hace
posible que puedan depositarse gérmenes Para tratar de estandarizar los procedi-
en las diferentes piezas del espirómetro. La mientos de desinfección, Earle H. Spaulding
espirometría es una práctica muy segura, y propuso en 1961 una clasificación de los dis-
es muy raro que se comuniquen contagios de tintos dispositivos médicos en función del ries-
enfermedades tras su realización; no obstan- go de infección que presentan (tabla I), y los
te, es importante evitar riesgos potenciales dividió en tres categorías: dispositivos críticos,
mediante un lavado cuidadoso y posterior semicríticos y no críticos.
desinfección de cada una de las partes Aprovechando los niveles de desinfección
expuestas a secreciones o en contacto con el de Spaulding, se han propuesto los mismos
paciente. niveles en función de los microorganismos
Previamente a la realización de la prueba, implicados (tabla II).
el médico debe valorar a cada paciente y De acuerdo con la clasificación de
Spaulding, determinadas partes del espiróme-
determinar si es sospechoso de padecer algu-
tro serían dispositivos semicríticos, ya que
na infección respiratoria, en cuyo caso se debe
están en contacto con mucosas, y requieren
evitar la realización de la prueba. En caso de
una desinfección de alto nivel, mientras que
ser estrictamente necesaria, puede realizarse
otras partes son no críticas, y bastaría con
al final de la jornada, limpiando y desinfectan-
una baja desinfección.
do el sistema inmediatamente después, evi-
tando que lo use ningún otro paciente. LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE LAS
Si se trata de pacientes con sospecha de DISTINTAS PARTES DEL ESPIRÓMETRO
tuberculosis activa, previamente se compro-
bará que tienen baciloscopia negativa en el Boquillas (fig. 1)
esputo.
Si se tratase de pacientes con historia de Se trata de un dispositivo semicrítico. En
hepatitis reciente, se esterilizará el equipo tras general es recomendable la utilización de
su utilización. boquillas desechables de un solo uso para
El personal que realice la espirometría cada paciente.
debe lavarse cuidadosamente las manos También se pueden usar boquillas reutiliza-
antes de manipular el sistema y siempre que bles (aunque no son recomendables); en este
exista contacto con secreciones del paciente caso se deben lavar, cada vez que se usen,
durante el desarrollo de la prueba. con agua y detergente y esterilizarlas o bien

123
IV Mantenimiento del espirómetro

i Limpieza
Eliminación de todo material extraño (tierra, polvo, materia orgá-
nica…) de los objetos. Se realiza normalmente con agua a chorro,
acción mecánica (cepillado) y detergentes. Debe preceder siempre a los pro-
cesos de desinfección y esterilización.

Asepsia
Ausencia de microorganismos que causan enfermedad; libre de microorga-
nismos. La técnica aséptica se refiere al conjunto de medidas destinadas a dis-
minuir la contaminación microbiológica de pacientes y equipos.

Antisepsia (antiséptico)
Utilización de sustancias químicas para inhibir o destruir microorganismos en
piel o tejidos. No debe usarse en objetos inanimados.

Desinfección
Es el proceso que permite destruir la mayoría (o todos) los microorganismos
patógenos en objetos inanimados, con excepción de las esporas bacterianas.
Se realiza generalmente mediante productos químicos líquidos. Los niveles de
desinfección se exponen en la tabla II.

Esterilización
Es la completa eliminación o destrucción de todas las formas de vida micro-
biana, incluyendo esporas. Se consigue por medio de procedimientos físicos,
químicos o gaseosos.

desinfectarlas con glutaraldehído al 2% duran-


te 20 minutos (alta desinfección).

Tubos y conexiones (fig. 2)

Dispositivos no críticos.
Se recomienda la limpieza de cada una
de estas piezas con agua y detergente al
menos una vez por semana. Es recomenda-
ble, si se han hecho varias espirometrías,
Fig. 1. Boquillas desechables. dejar desmontadas estas partes al final de la

124
TABLA I
Clasificación de Spaulding

Contacto Tipo Características Requerimientos


con… de dispositivo de desinfección

Cavidades Crítico Dispositivos en contacto con cavidades Esterilización


estériles estériles. Presentan alto riesgo de
infección si están contaminados por
cualquier microorganismo. Ejemplo:
material quirúrgico, catéteres, agujas…

Membranas Semicrítico Dispositivos que entran en contacto con Alto nivel


mucosas membranas mucosas o piel no intacta. de desinfección
o piel Deben estar libres de cualquier
no intacta microorganismo, salvo esporas.
Ejemplo: endoscopios, boquillas…

Piel intacta No crítico Dispositivos que entran en contacto Bajo nivel


con la piel intacta, pero no con mucosas. de desinfección
Ejemplo: cuñas, electrodos de ECG,
fonendoscopios…

jornada para que se elimine el vapor de agua


acumulado.

Pinzas nasales (fig. 3 del cap. 7)

Dispositivo no crítico.
Sería recomendable colocar una gasa o un
trozo de papel entre la almohadilla y la piel y
de forma periódica proceder a su lavado con
agua y detergente.
Fig. 2. Tubo de un espirómetro de fuelle.
Filtros antibacterianos (fig. 8 del cap. 7)
Es recomendable, si se utilizan filtros, que
Dispositivo no crítico. éstos sean desechables.
Su función es la de evitar tanto la aspira- En la normativa SEPAR sobre el control
ción de secreciones y agua condensada en el microbiológico en los equipos de función res-
sistema como el depósito de gérmenes. piratoria, el uso de filtros antibacterianos y

125
IV Mantenimiento del espirómetro

TABLA II
Niveles de desinfección

Nivel Microorganismos a destruir Procedimiento

Esterilización · Todos, incluyendo esporas. · Rayos gamma.


· Óxido de etileno.
· Glutaraldehído al 2% durante
más de 10 horas.

Desinfección de alto nivel · Todos, excepto esporas. · Glutaraldehído al 2% durante


20 o 30 minutos.

Desinfección · Bacilo de la tuberculosis. · Hipoclorito sódico.


de nivel intermedio · Pequeños virus
y virus no lipídicos
(Coxsackie, hepatitis A,
polio, rhinovirus).

Desinfección de bajo nivel · Hongos. · Etil.


· Bacterias Gram + y Gram – · Alcohol al 70%.
(Pseudomonas, Salmonella, · Cloruro de benzalconio.
Estafilococo…).
· Virus medianos y virus lipídicos
(citomegalovirus, hantavirus,
herpes simple, hepatitis B, VIH,
virus respiratorio sincitial…).

antivíricos no se considera obligado, dada la


ausencia de evidencias claras de transmisión
de enfermedades durante la realización de la
prueba. A pesar de ello, son recomendables,
sobre todo en caso de que se vaya a realizar
la maniobra inspiratoria.
La normativa de la ATS recomienda que si
la espirometría se realiza con los filtros insta-
lados, es necesario que la calibración previa
se haya realizado también con ellos coloca-
Fig. 3. Neumotacógrafo completamente des-
dos, para así evitar errores en la medida de la
montado para la limpieza de sus partes. La
pieza del centro es el cabezal de tipo Fleisch.
función pulmonar.

126
Tanto si se colocan los filtros como si se En caso de desear desinfectarlo, tras
ejecuta la prueba sin ellos, es necesario llevar sacarlo del jabón enzimático y aclararlo, lo
a cabo la limpieza del sistema y tomar las pre- introducimos en una solución de glutaraldehí-
cauciones descritas en este capítulo para pre- do al 2% (p. ej., Cidex®) en inmersión durante
venir la transmisión de enfermedades. 20 minutos. Posteriormente se saca, se aclara
con agua abundante (mejor, destilada) y se
Cabezal de flujo del espirómetro deja secar por sí solo. De esta manera obte-
nemos una alta desinfección; si quisiéramos
En los neumotacógrafos no se produce una esterilización, deberíamos dejar el ca-
condensación de agua en la rejilla, dado que bezal sumergido en glutaraldehído al 2% al
la mayor parte de los aparatos llevan el cabe- menos 10 horas, y aclararlo con agua estéril.
zal termostatizado para evitarlo, y además son Algunos fabricantes permiten esterilizar estas
sistemas abiertos; este hecho hace muy difícil piezas en autoclave (consultar el manual de
cada aparato).
el crecimiento bacteriano. Por el contrario, el
Debe señalarse que, en sistemas abiertos,
problema en los espirómetros volumétricos es
si sólo se realiza la maniobra espiratoria (no la
que es frecuente la condensación, por lo que
inspiratoria), el riesgo de contaminación es
deben dejarse desmontadas las tubuladuras
prácticamente nulo, por lo que únicamente
para facilitar la evaporación y secado. sería necesario el cambio de boquilla para
La pieza que se debe manipular con cuida- cada paciente y una limpieza periódica del sis-
do para su limpieza es el cabezal de flujo, tema. Si se hace, además, la maniobra inspi-
tanto si se trata de un neumotacógrafo como ratoria, sería conveniente una desinfección.
si se trata de un cabezal de turbina o de otro En general, bastaría hacer regularmente
tipo. Aunque no están en contacto directo con una limpieza del cabezal, dependiendo del
las mucosas, por lo que son dispositivos no uso que se le dé al aparato. En Atención
críticos, sí están en relación muy cercana con Primaria, si el uso es intenso, se debe des-
ellas, por lo que pueden recibir y transmitir montar y limpiar semanalmente (figs. 3 y 4),
gérmenes, especialmente si no se usa filtro y si el uso es menor, bastaría con hacerlo
antibacteriano. De esta manera, pueden con- cada dos o tres semanas. En cuanto a la
siderarse dispositivos semicríticos, que re-
quieren una alta desinfección, especialmente
si se realiza la maniobra inspiratoria.
Para el cabezal del neumotacógrafo o del
espirómetro de turbina se recomienda una lim-
pieza con agua y jabón enzimático (p. ej.,
Cidezyme®), manteniéndolo en remojo en esa
solución durante 10 minutos para desincrustar
la suciedad. Posteriormente se debe aclarar
con agua destilada, para evitar el depósito de
sales en el cabezal. Después se deja secar
por sí solo al aire, o se puede acelerar el seca- Fig. 4. Espirómetro de turbina con el cabezal
do usando un secador eléctrico normal. desmontado para su limpieza.

127
IV Mantenimiento del espirómetro

desinfección, en caso de ser necesaria, no


se ha establecido con qué frecuencia debe
realizarse, aunque lo más cómodo posible-
mente fuese hacerlo a la vez que se limpia el
cabezal.
Siempre que se sospeche de una posible
contaminación, debe procederse al desmonta-
je y desinfección del cabezal.
Recientemente se han comercializado
cabezales desechables de neumotacógrafo
(fig. 5), que evitan tener que limpiarlos o
desinfectarlos.

Parte externa del espirómetro

El espirómetro se mantendrá limpio exter-


namente mediante la aplicación de paños
húmedos y jabones. Para realizar una desin-
fección externa se puede usar un trapo empa- Fig. 5. Cabezal desechable de neumotacó-
pado en alcohol al 70%. grafo.

!
Debe procederse a la limpieza regular de las distintas partes del
espirómetro, aplicando procedimientos de desinfección cuando
sea necesario.

128
Material desechable
19 en espirometría

Determinadas partes y accesorios del espi- tar forrando un extremo con esparadrapo de
rómetro están más expuestas que otras a con- papel hasta que ajuste en el orificio más
taminarse o ensuciarse. Ello ha llevado a que ancho, mientras que las de 30 mm no se podrí-
se fabriquen esos dispositivos en material an introducir en un orificio más estrecho.
desechable, para ser cambiados en cada uso. Existe igualmente un tamaño más estrecho
para su uso en niños, que requiere un adapta-
PINZAS NASALES dor para el cabezal, generalmente suministra-
do por el fabricante del espirómetro.
Si bien las pinzas propiamente dichas no Otro tipo de boquillas, de reciente introduc-
son desechables, sí lo son las almohadillas de ción, poseen en el extremo que se introduce el
los extremos de sus brazos, que suelen ser de paciente en la boca una sencilla válvula unidi-
goma (ver fig. 3 del cap. 7). En teoría, debe- reccional de acetato, que permite la espiración
rían cambiarse y lavarse con cada paciente, del aire del paciente hacia el espirómetro,
pero como se trata de dispositivos de muy pero no la inspiración desde el espirómetro
bajo riesgo de infección, bastará con intercalar hacia el paciente. Son un poco más caras que
entre la almohadilla y la piel un poco de gasa las normales, y no permiten, lógicamente, rea-
o un trozo de papel. La pinza de plástico debe lizar la maniobra inspiratoria (fig. 1).
cambiarse cuando haya perdido fuerza y la
oclusión nasal no sea completa. FILTROS BACTERIANOS Y VÍRICOS (FBV)

BOQUILLAS Se trata de dispositivos que se colocan


entre el cabezal del espirómetro y la boquilla,
Las boquillas desechables de cartón rígido y cuya función es retener las secreciones y fil-
son uno de los elementos imprescindibles trar las bacterias y los virus, así como evitar el
para la práctica de la espirometría (ver fig. 1 paso de saliva o del líquido de condensación.
del cap. 18). Deben cambiarse con cada Los más modernos tienen una efectividad de
paciente, y son baratas. más del 99,9% para filtrar bacterias y virus.
Debe tenerse cuidado al comprarlas, pues Para que puedan ser aceptables, los FBV
existen dos medidas: unas con diámetro exter- deben tener una baja resistencia al flujo,
no de 28 mm y otras con diámetro externo de menor de 1,5 cm de H2O/l/s. Cumpliendo
30 mm. Se debe comprobar cuál de los dos estas condiciones, la diferencia de medidas
tipos encaja perfectamente en el cabezal de usando o no el filtro es clínicamente despre-
nuestro espirómetro, o en el filtro bacteriano, si ciable. Sí es importante que, en caso de que
es que lo utilizamos. En caso de duda, escoger se vaya a usar FBV, la calibración se realice
las de 28 mm, pues siempre se podrán adap- con él colocado.

129
IV Mantenimiento del espirómetro

Existen dos tipos de filtros: semidesecha- de material poroso (generalmente deriva-


bles y desechables: do de la celulosa) que posee característi-
cas de filtro mecánico y electrostático,
• Semidesechables: se trata de una carca- manteniendo una baja resistencia al flujo.
sa de plástico, con forma de disco, que
consta de dos piezas unidas por medio de La utilización de filtros desechables con
una rosca, y en cuyo interior se encuentra cada paciente permitiría no tener que usar la
el filtro intercambiable, que suele ser de boquilla; sin embargo, los filtros tienen un pre-
metal prensado, similar a un estropajo cio bastante más elevado que las boquillas.
de alambre prensado (fig. 2). Esta pieza de Por ello, y dado el bajo riesgo de la maniobra
metal es la que se desecha cuando ya de espiración forzada, se puede usar el mismo
está sucia, cambiándose por otra dentro filtro para varios pacientes, junto con una
de la misma carcasa. La aparición de los boquilla para cada uno. Si se va a hacer la
filtros desechables ha hecho que los maniobra de inspiración, o el paciente presen-
semidesechables prácticamente no se ta riesgo de infectividad, debe utilizarse un fil-
utilicen ya. tro para él y luego desecharse.
• Desechables (fig. 3): similares al anterior,
pero construidos en plástico que no se
puede abrir. Tienen un filtro en su interior

Fig. 2. Filtro semidesechable desmontado.

Fig. 1. Boquillas desechables con válvula Fig. 3. Filtros desechables.


unidireccional (SafeTway®).

130
Todos los filtros tienen dos extremos de (ver capítulo 2), en el que se ha sustituido la
conexión: uno para el paciente (para la boqui- carcasa metálica por una de plástico, y la
lla o directamente la boca) y otro para el espi- malla metálica por otra de material dese-
rómetro. Al igual que en el caso de las boqui- chable (ver fig. 5 del cap. 18).
llas, debe comprobarse que el diámetro de la
conexión encaja en nuestro espirómetro. De ADAPTADORES
no ser así, habría que utilizar un adaptador PARA PIEZAS DE CONEXIÓN
(se trata de un pequeño anillo de plástico).
Algunos FBV tienen el extremo de conexión al
Debido a que no todos los fabricantes
espirómetro de forma cónica, por lo que se
hacen con el mismo diámetro sus piezas
adaptan a cualquier diámetro.
de conexión, existen en el mercado multi-
NEUMOTACÓGRAFO DESECHABLE tud de adaptadores, que no son sino pie-
zas de plástico con un extremo de un diá-
Se trata de un cabezal de espirómetro, en metro y otro extremo de otro diámetro di-
concreto de un neumotacógrafo de tipo Lilly ferente.

131
3.2

Anexos

1. Fase inspiratoria de la espirometría

2. Utilidad del asa de flujo/volumen

3. Valores espirométricos de referencia

4. Requisitos que debe cumplir un espirómetro


para Atención Primaria

5. Breve historia de la espirometría


Anexo 1
Fase inspiratoria
de la espirometría

Durante la espirometría simple, el paciente forma lenta. Es la capacidad vital lenta


realiza el ciclo completo de la ventilación, es (SVC) o, simplemente, capacidad vital
decir, inspiración y espiración. De esta forma, (VC).
se registran ambas fases en la gráfica. • Igual que la anterior, pero de manera for-
De la misma manera, podemos registrar en zada y no lenta. Se trata de la capacidad
la espirometría forzada, a continuación de la vital forzada (FVC).
fase espiratoria, una inspiración forzada.
La representación gráfica de inspirometría for- En condiciones normales, las tres son simi-
zada sólo se hace mediante la curva de flujo/volu- lares, si bien suele ser algo mayor la FVC que
men, ya que en la de volumen/tiempo sólo alcan- la IVC, y ésta, a su vez, mayor que la SVC.
za a verse una caída casi vertical desde la FVC. Sin embargo, en obstrucciones de cierta
De esta forma obtenemos por debajo de la gravedad, la IVC será más de un 10% mayor
gráfica de flujo/volumen de la espiración una que la FVC, debido a que durante la espiración
curva, generalmente semicircular, y que acaba forzada se produce atrapamiento aéreo por la
donde comienza la curva espiratoria. A esta compresión dinámica de las vías aéreas, situa-
figura cerrada se la denomina asa de flujo-volu- ción que no se produce durante la inspiración.
men (fig. 1). Cuando la IVC es mayor en más de 1.000 ml,
Recordemos que la capacidad vital de una suele haber evidencia radiológica de enfisema
persona puede registrarse de tres maneras (fig. 3).
(fig. 2): En los espirómetros modernos bidirecciona-
les podemos realizar una espirometría simple;
• Mediante una inspiración lenta, partiendo es lo que se denomina espirometría de circuito
desde el volumen residual hasta la máxi- cerrado (CCS). En este tipo de espirómetros se
ma capacidad pulmonar. Es la capacidad puede registrar la CCS como la clásica curva
vital inspiratoria (IVC). de volumen/tiempo (similar a la de un espiró-
• Partiendo desde la capacidad pulmonar metro de agua), o bien como un asa de flujo/
máxima hasta el volumen residual, de volumen.

i Para obtener la fase inspiratoria, debe explicarse al paciente, antes


de comenzar la prueba, que cuando finalice de soplar y ya no
pueda más, coja todo el aire que pueda lo más rápido y profundo
que le sea posible, sin sacarse la boquilla de la boca. Esta maniobra suele
durar uno o dos segundos.

135
Anexos

En este último caso, se obtiene un gráfico de espiración forzada, seguida de una inspira-
similar al de la figura 4. El paciente respira nor- ción máxima. Se cierra de esta manera el asa
malmente, lo que hace que aparezcan flujos de flujo/volumen, y se obtiene la capacidad vital
pequeños de forma ovalada (inspiración – espi- inspiratoria forzada (FIVC), que es muy similar
ración); es el volumen tidal. Si partiendo desde a la IVC.
una espiración normal el paciente coge todo el
aire que puede, se obtiene la capacidad inspi- PARÁMETROS QUE SE ESTUDIAN
ratoria (IC). Una vez alcanzada la máxima ins- EN LA FASE INSPIRATORIA
piración posible, el paciente realiza la maniobra
Además de los volúmenes ya reseñados
(IVC e IC), el estudio de la rama inspiratoria del
asa de flujo/volumen considera otros volúme-
nes y determinados puntos de flujo instantáneo
(fig. 5), de forma similar a lo que ocurre en la
rama espiratoria. Los más importantes son:

• Flujo inspiratorio forzado al 50% de la IVC


(FIF 50%): es el flujo que se alcanza cuan-
do se llega al 50% de la IVC. Normalmente
está muy próximo al PIF.
• Flujo inspiratorio máximo (PIF): es el flujo
máximo que se alcanza durante la inspira-
ción, y viene determinado por el punto más
bajo del trazado inspiratorio en el asa de
flujo/volumen.
• Volumen inspiratorio forzado en el primer
segundo (FIV1): es el volumen de aire ins-
pirado en el primer segundo de la manio-
bra de inspiración forzada.
• Capacidad vital inspiratoria forzada (FIVC):
es el máximo volumen que se puede inspi-
rar en una inspiración forzada, partiendo
Fig. 1. Asa de flujo/volumen. desde el volumen residual (exhalación

VC VC
inspiratoria espiratoria

FVC
Fig. 2. Capacidad vital
inspiratoria, capacidad
vital espiratoria y capa-
cidad vital forzada.

136
completa) hasta la máxima capacidad pul- aumente la cantidad de aire que el paciente no
monar. puede exhalar; aumenta, pues, el atrapamiento
aéreo y se desarrolla la hiperinsuflación diná-
UTILIDAD DE LA FASE INSPIRATORIA mica. Esta circunstancia hace que ese aire
atrapado limite la capacidad efectiva de los pul-
Los pacientes con obstrucción moderada mones, y como consecuencia se produce una
grave tienen una capacidad residual funcional restricción funcional. Para tratar de mantener la
(FRC) elevada, ya que se trata de esta manera respiración, se aumenta aún más la frecuencia
de aumentar la presión de retracción elástica respiratoria, reduciéndose aún más el tiempo
(Pst) para mantener flujos adecuados. En con- espiratorio y aumentando así la hiperinsufla-
secuencia, al aumentar la FRC y mantenerse el ción.
volumen tidal (TV), se reduce la capacidad ins- El parámetro que mejor indica el límite para
piratoria (IC) (fig. 6). la expansión de volumen durante el ejercicio es
Cuando el paciente hace un esfuerzo, se la IC. Una IC reducida en un paciente con
incrementa la demanda ventilatoria (aumenta la EPOC sugiere la existencia de hiperinsuflación
frecuencia respiratoria) y, en consecuencia, se dinámica, que agrava la disnea y limita la capa-
reduce el tiempo de espiración, lo que hace que cidad de ejercicio.

16 Flujo (l/s)

14

12

10

2
FVC TV Vol (l)

0
2 4 6 8
IVC
2
IC
4

FIVC
6

Fig. 3. Capacidad vital inspiratoria mayor Fig. 4. Forma de calcular el volumen tidal
que la capacidad vital forzada. (TV), la capacidad inspiratoria (IC) y la capa-
cidad vital inspiratoria forzada en una espi-
rometría de circuito cerrado (CCS) de flujo/
volumen.

137
Anexos

VC

FEF 50%
RV

Normal

VC

PIF FIF 50%


RV

FIVC
Obstructivo

Fig. 5. Flujos instantáneos en la inspiración Fig. 6. Aumento del volumen residual por
forzada. hiperinsuflación en la obstrucción grave.

La IC es, pues, el parámetro de elección rar la respuesta al tratamiento en cuanto a la


para valorar el atrapamiento aéreo, y ha disnea y la capacidad de ejercicio.
demostrado una buena relación con la capaci- Estudios recientes indican que el FIV1
dad de ejercicio y con el grado de disnea en podría ser mejor predictor que la IC en
estos pacientes (mucho más que el FEV1). cuanto a la respuesta al tratamiento de la
También es el parámetro de elección para valo- disnea.

! La capacidad inspiratoria (IC) es el parámetro de elección en obs-


trucción moderada-grave para:

• Valorar el grado de hiperinsuflación.


• Valorar el grado de tolerancia al ejercicio.
• Valorar el grado de disnea.
• Valorar la respuesta al tratamiento broncodilatador en cuanto a la disnea y
la capacidad de ejercicio.

138
Anexo 2
Utilidad del asa
de flujo/volumen

La valoración del asa de flujo/volumen se OBSTRUCCIÓN VARIABLE INTRATORÁCICA


utiliza fundamentalmente para estudiar la
posible existencia de una obstrucción de vías Es la estenosis que se produce a partir de
aéreas altas, intra o extratorácica. 2 cm por debajo del manubrio esternal, com-
Las vías aéreas altas (tráquea y bronquios) prendiendo la parte inferior de la tráquea o un
pueden obstruirse, sin que repercuta en el bronquio principal. El colapso se produce en la
FEV1, hasta que el orificio sea menor de 6 mm espiración forzada por la compresión dinámi-
de diámetro. Sin embargo, antes de esa cir- ca de las vías aéreas.
cunstancia, la morfología del asa de flujo/volu- En el asa de flujo/volumen se aprecia un
PEF bajo, seguido de una meseta y posterior-
men puede darnos alguna pista.
mente una caída brusca hasta la FVC, siendo
Existen tres tipos de obstrucción de vías
la rama inspiratoria normal (fig. 1a).
altas: variable intratorácica, variable extratorá-
cica y fija (fig. 1). OBSTRUCCIÓN VARIABLE EXTRATORÁCICA
La etiología de la obstrucción puede ser
múltiple (tumores intra y extraluminales, cica- Es la obstrucción que se produce por enci-
trices, procesos inflamatorios…), siendo varia- ma del manubrio esternal, pero de carácter
ble o no en función de la colapsabilidad en variable. Se observa en parálisis de las cuer-
respuesta a las presiones pulmonares. Si la das vocales, bocio compresivo o en quema-
estructura de la lesión es lo suficientemente dos.
rígida como para no verse afectada por dichas Se aprecia una meseta en la rama inspira-
presiones, la obstrucción será fija. toria (fig. 1b).

Fig. 1. Distintos tipos de


obstrucción de vías aéreas
altas. A: variable intratorá-
cica. B: variable extratorá-
A B C
cica. C: fija.

139
Anexos

OBSTRUCCIÓN FIJA verse este tipo de curva en caso de este-


nosis postintubación, tumores endotra-
Existe una meseta tanto en la fase espi- queales o estenosis de ambos bronquios
ratoria como en la inspiratoria. Puede principales (fig. 1c).

140
Anexo 3
Valores espirométricos
de referencia

TABLA I
Valores de referencia de la SEPAR

Variable Sexo Ecuación (20-70 años) R SEE

FVC M 0,0678 T – 0,0147 E – 6,05 0,72 0,530


F 0,0454 T – 0,0211 E – 2,83 0,75 0,403

FEV1 M 0,0499 T – 0,0211 E – 3,84 0,75 0,444


F 0,0317 T – 0,0250 E – 1,23 0,82 0,307

FEF25%-75% M 0,0392 T – 0,0430 E – 1,16 0,55 1,000


F 0,0230 T – 0,0456 E + 1,11 0,70 0,680

PEF M 0,0945 T – 0,0209 E – 5,77 0,47 1,470


F 0,0448 T – 0,0304 E + 0,35 0,47 1,040

M: masculino; F: femenino
R: coeficiente de correlación múltiple; SEE: error típico de la estimación
T: talla (cm); E: edad (años).

Referencia: Roca J, Sanchís J, Agustí-Vidal A, Segarra F, Navajas D, Rodríguez-Roisin R et al. Spirometric reference
values from a Mediterranean population. Bull Eur Physiopathol Resp 1986; 22: 217-224.

141
Anexos

TABLA II
Valores teóricos de la ERS (ECCS) para hombres

Edad Altura (cm) 150 155 160 165 170 175 180 185 190 195
18-25 FVC 3,65 3,94 4,23 4,51 4,80 5,09 5,38 5,67 5,95 6,24
25 FEV1 3,24 3,45 3,67 3,88 4,10 4,31 4,53 4,74 4,96 5,17
25 FEV1% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83%
25 FEF25-75% 4,54 4,63 4,73 4,83 4,92 5,02 5,12 5,21 5,31 5,41
25 PEF 497 516 534 552 571 589 608 626 644 663
26-29 FVC 3,55 3,83 4,12 4,41 4,70 4,99 5,27 5,56 5,85 6,14
29 FEV1 3,12 3,33 3,55 3,76 3,98 4,19 4,41 4,62 4,84 5,05
29 FEV1% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82%
29 FEF25-75% 4,36 4,46 4,56 4,65 4,75 4,85 4,95 5,04 5,14 5,24
29 PEF 487 505 524 542 560 579 597 616 634 653
29-33 FVC 3,44 3,73 4,02 4,31 4,59 4,88 5,17 5,46 5,75 6,03
33 FEV1 3,00 3,22 3,43 3,65 3,86 4,08 4,29 4,51 4,72 4,94
33 FEV1% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81%
33 FEF25-75% 4,19 4,29 4,39 4,48 4,58 4,68 4,77 4,87 4,97 5,06
33 PEF 476 495 513 532 550 569 587 605 624 642
34-37 FVC 3,34 3,63 3,91 4,20 4,49 4,78 5,07 5,35 5,64 5,93
37 FEV1 2,89 3,10 3,32 3,53 3,75 3,96 4,18 4,39 4,61 4,82
37 FEV1% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81%
37 FEF25-75% 4,02 4,12 4,21 4,31 4,41 4,50 4,60 4,70 4,80 4,89
37 PEF 466 485 503 521 540 558 577 595 614 632
38-41 FVC 3,23 3,52 3,81 4,10 4,39 4,67 4,96 5,25 5,54 5,83
41 FEV1 2,77 2,99 3,20 3,42 3,63 3,85 4,06 4,28 4,49 4,71
41 FEV1% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80%
41 FEF25-75% 3,85 3,94 4,04 4,14 4,24 4,33 4,43 4,53 4,62 4,72
41 PEF 456 474 493 511 530 548 566 585 603 622
42-45 FVC 3,13 3,42 3,71 3,99 4,28 4,57 4,86 5,15 5,43 5,72
45 FEV1 2,66 2,87 3,09 3,30 3,52 3,73 3,95 4,16 4,38 4,59
45 FEV1% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79%
45 FEF25-75% 3,68 3,77 3,87 3,97 4,06 4,16 4,26 4,35 4,45 4,55
45 PEF 446 464 482 501 519 538 556 574 593 611
46-49 FVC 3,03 3,31 3,60 3,89 4,18 4,47 4,75 5,04 5,33 5,62
49 FEV1 2,54 2,75 2,97 3,18 3,40 3,61 3,83 4,04 4,26 4,47
49 FEV1% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78%
49 FEF25-75% 3,50 3,60 3,70 3,79 3,89 3,99 4,09 4,18 4,28 4,38
49 PEF 435 454 472 490 509 527 546 564 583 601
50-53 FVC 2,92 3,21 3,50 3,79 4,07 4,36 4,65 4,94 5,23 5,51
53 FEV1 2,42 2,64 2,85 3,07 3,28 3,50 3,71 3,93 4,14 4,36
53 FEV1% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78%
53 FEF25-75% 3,33 3,43 3,53 3,62 3,72 3,82 3,91 4,01 4,11 4,20
53 PEF 425 443 462 480 499 517 535 554 572 591
54-57 FVC 2,82 3,11 3,39 3,68 3,97 4,26 4,55 4,83 5,12 5,41
57 FEV1 2,31 2,52 2,74 2,95 3,17 3,38 3,60 3,81 4,03 4,24
57 FEV1% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77%
57 FEF25-75% 3,16 3,26 3,35 3,45 3,55 3,64 3,74 3,84 3,94 4,03
57 PEF 415 433 451 470 488 507 525 543 562 580
58-61 FVC 2,71 3,00 3,29 3,58 3,87 4,15 4,44 4,73 5,02 5,31
61 FEV1 2,19 2,41 2,62 2,84 3,05 3,27 3,48 3,70 3,91 4,13
61 FEV1% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76%
61 FEF25-75% 2,99 3,08 3,18 3,28 3,38 3,47 3,57 3,67 3,76 3,86
61 PEF 404 423 441 459 478 496 515 533 552 570
62-65 FVC 2,61 2,90 3,19 3,47 3,76 4,05 4,34 4,63 4,91 5,20
65 FEV1 2,08 2,29 2,51 2,72 2,94 3,15 3,37 3,58 3,80 4,01
65 FEV1% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76%
65 FEF25-75% 2,82 2,91 3,01 3,11 3,20 3,30 3,40 3,49 3,59 3,69
65 PEF 394 412 431 449 468 486 504 523 541 560
66-69 FVC 2,51 2,79 3,08 3,37 3,66 3,95 4,23 4,52 4,81 5,10
69 FEV1 1,96 2,17 2,39 2,60 2,82 3,03 3,25 3,46 3,68 3,89
69 FEV1% 75% 75% 75% 75% 75% 75% 75% 75% 75% 75%
69 FEV25-75% 2,64 2,74 2,84 2,93 3,03 3,13 3,23 3,32 3,42 3,52
69 PEF 384 402 420 439 457 476 494 513 531 549
Referencia: Standarised Lung Function Testing, Report working party "Standardization of Lung Function Tests", Official Statement of the
European Respiratory Society & European Community for Coal and Steel (ECCS), Luxembourg, Eur Respir J 1993; 6 (suppl 16).

142
TABLA III
Valores teóricos de la ERS (ECCS) para mujeres

Edad Altura (cm) 150 155 160 165 170 175 180 185 190 195
18-25 FVC 3,11 3,33 3,55 3,77 3,99 4,21 4,43 4,66 4,88 5,10
25 FEV1 2,70 2,90 3,10 3,29 3,49 3,69 3,89 4,08 4,28 4,48
25 FEV1% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84%
25 FEF25-75% 3,95 4,01 4,07 4,13 4,20 4,26 4,32 4,38 4,45 4,51
25 PEF 383 400 416 433 449 466 482 499 515 532
26-29 FVC 3,00 3,22 3,44 3,67 3,89 4,11 4,33 4,55 4,77 4,99
29 FEV1 2,60 2,80 3,00 3,19 3,39 3,59 3,79 3,98 4,18 4,38
29 FEV1% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84% 84%
29 FEF25-75% 3,81 3,87 3,93 4,00 4,06 4,12 4,18 4,25 4,31 4,37
29 PEF 376 393 409 426 442 459 475 492 508 525
29-33 FVC 2,90 3,12 3,34 3,56 3,78 4,00 4,23 4,45 4,67 4,89
33 FEV1 2,50 2,70 2,90 3,09 3,29 3,49 3,69 3,88 4,08 4,28
33 FEV1% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83% 83%
33 FEF25-75% 3,67 3,74 3,80 3,86 3,92 3,99 4,05 4,11 4,17 4,24
33 PEF 369 386 402 419 435 452 468 485 501 518
34-37 FVC 2,79 3,01 3,24 3,46 3,68 3,90 4,12 4,34 4,57 4,79
37 FEV1 2,40 2,60 2,80 2,99 3,19 3,39 3,59 3,78 3,98 4,18
37 FEV1% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82% 82%
37 FEF25-75% 3,54 3,60 3,66 3,72 3,79 3,85 3,91 3,97 4,04 4,10
37 PEF 362 378 395 411 428 444 461 477 494 510
38-41 FVC 2,69 2,91 3,13 3,35 3,58 3,80 4,02 4,24 4,46 4,68
41 FEV1 2,30 2,50 2,70 2,89 3,09 3,29 3,49 3,68 3,88 4,08
41 FEV1% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81%
41 FEF25-75% 3,40 3,46 3,53 3,59 3,65 3,71 3,78 3,84 3,90 3,96
41 PEF 355 371 388 404 421 437 454 470 487 503
42-45 FVC 2,59 2,81 3,03 3,25 3,47 3,69 3,91 4,14 4,36 4,58
45 FEV1 2,20 2,40 2,60 2,79 2,99 3,19 3,39 3,58 3,78 3,98
45 FEV1% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81% 81%
45 FEF25-75% 3,27 3,33 3,39 3,45 3,52 3,58 3,64 3,70 3,77 3,83
45 PEF 347 364 380 397 413 430 446 463 479 496
46-49 FVC 2,48 2,70 2,92 3,15 3,37 3,59 3,81 4,03 4,25 4,47
49 FEV1 2,10 2,30 2,50 2,69 2,89 3,09 3,29 3,48 3,68 3,88
49 FEV1% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80% 80%
49 FEF25-75% 3,13 3,19 3,25 3,32 3,38 3,44 3,50 3,57 3,63 3,69
49 PEF 340 357 373 390 406 423 439 456 472 489
50-53 FVC 2,38 2,60 2,82 3,04 3,26 3,48 3,71 3,93 4,15 4,37
53 FEV1 2,00 2,20 2,40 2,59 2,79 2,99 3,19 3,38 3,58 3,78
53 FEV1% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79% 79%
53 FEF25-75% 2,99 3,06 3,12 3,18 3,24 3,31 3,37 3,43 3,49 3,56
53 PEF 333 350 366 383 399 416 432 449 465 482
54-57 FVC 2,27 2,49 2,72 2,94 3,16 3,38 3,60 3,82 4,05 4,27
57 FEV1 1,90 2,10 2,30 2,49 2,69 2,89 3,09 3,28 3,48 3,68
57 FEV1% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78%
57 FEF25-75% 2,86 2,92 2,98 3,04 3,11 3,17 3,23 3,29 3,36 3,42
57 PEF 326 342 359 375 392 408 425 441 458 474
58-61 FVC 2,17 2,39 2,61 2,83 3,06 3,28 3,50 3,72 3,94 4,16
61 FEV1 1,80 2,00 2,20 2,39 2,59 2,79 2,99 3,18 3,38 3,58
61 FEV1% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78% 78%
61 FEF25-75% 2,72 2,78 2,85 2,91 2,97 3,03 3,10 3,16 3,22 3,28
61 PEF 319 335 352 368 385 401 418 434 451 467
62-65 FVC 2,07 2,29 2,51 2,73 2,95 3,17 3,39 3,62 3,84 4,06
65 FEV1 1,70 1,90 2,10 2,29 2,49 2,69 2,89 3,08 3,28 3,48
65 FEV1% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77% 77%
65 FEF25-75% 2,59 2,65 2,71 2,77 2,84 2,90 2,96 3,02 3,09 3,15
65 PEF 311 328 344 361 377 394 410 427 443 460
66-69 FVC 1,96 2,18 2,40 2,63 2,85 3,07 3,29 3,51 3,73 3,95
69 FEV1 1,60 1,80 2,00 2,19 2,39 2,59 2,79 2,98 3,18 3,38
69 FEV1% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76% 76%
69 FEF25-75% 2,45 2,51 2,57 2,64 2,70 2,76 2,82 2,89 2,95 3,01
69 PEF 304 321 337 354 370 387 403 420 436 453
Referencia: Standarised Lung Function Testing, Report working party "Standardization of Lung Function Tests", Official Statement of
the European Respiratory Society & European Community for Coal and Steel (ECCS), Luxembourg, Eur Respir J 1993; 6 (suppl 16).

143
Anexos

TABLA IV
Valores de referencia de Polgar para niños y niñas

Altura (cm) 100 102 104 106 108 110 112 114 116 118
FVC 0,96 1,01 1,07 1,12 1,18 1,24 1,30 1,37 1,43 1,50
FEV1 0,84 0,88 0,93 0,98 1,04 1,09 1,15 1,21 1,27 1,33
FEV1% 87% 87% 87% 88% 88% 88% 88% 88% 89% 89%
FEF25-75% 0,91 0,99 1,08 1,17 1,26 1,34 1,43 1,52 1,61 1,69
PEF 100 110 121 131 142 152 163 173 184 194

Altura (cm) 120 122 124 126 128 130 132 134 136 138
FVC 1,57 1,64 1,71 1,78 1,86 1,94 2,02 2,10 2,19 2,27
FEV1 1,39 1,46 1,53 1,60 1,67 1,74 1,82 1,90 1,98 2,06
FEV1% 89% 89% 89% 89% 90% 90% 90% 90% 90% 91%
FEF25-75% 1,78 1,87 1,95 2,04 2,13 2,22 2,30 2,39 2,48 2,57
PEF 205 215 226 236 247 257 268 278 289 299

Altura (cm) 140 142 144 146 148 150 152 154 156 158
FVC 2,36 2,46 2,55 2,64 2,74 2,84 2,94 3,05 3,16 3,26
FEV1 2,14 2,23 2,32 2,41 2,51 2,60 2,70 2,80 2,90 3,01
FEV1% 91% 91% 91% 91% 91% 92% 92% 92% 92% 92%
FEF25-75% 2,65 2,74 2,83 2,92 3,00 3,09 3,18 3,27 3,35 3,44
PEF 310 320 331 341 352 362 373 383 394 404

Altura (cm) 160 162 164 166 168 170 172 174 176 178
FVC 3,38 3,49 3,61 3,73 3,85 3,97 4,10 4,22 4,35 4,49
FEV1 3,12 3,23 3,34 3,46 3,57 3,69 3,82 3,94 4,07 4,20
FEV1% 92% 92% 93% 93% 93% 93% 93% 93% 93% 94%
FEF25-75% 3,53 3,61 3,70 3,79 3,88 3,96 4,05 4,14 4,23 4,31
PEF 415 425 436 446 456 467 477 488 498 509

Altura (cm) 180 182 184 186 188 190 192 194 196 198
FVC 4,62 4,76 4,90 5,05 5,19 5,34 5,49 5,65 5,80 5,96
FEV1 4,33 4,47 4,61 4,75 4,90 5,04 5,19 5,35 5,50 5,66
FEV1% 94% 94% 94% 94% 94% 94% 95% 95% 95% 95%
FEF25-75% 4,40 4,49 4,58 4,66 4,75 4,84 4,92 5,01 5,10 5,19
PEF 519 530 540 551 561 572 582 593 603 614
Referencias: Polgar G, Promadhat U. Pulmonary Function Testing in Children: Techniques and Standards, Philadelphia: W, B,
Saunders and Co; 1971.
Quanjer H, Polgar G, Wise M, Karlberg J, Borsboom G. Compilation of reference values for lung function measurement in children,
Eur Respir J 1989; 2 (Supl 4): 184s-261s.

TABLA V
Valores de referencia de Bilbao

Para niños:
FVC = –1,968 + 0,020 talla (cm) R2 = 0,893
FEV1 = –1,831 + 0,018 talla (cm) R2 = 0,868
Para niñas:
FVC = –1,879 + 0,019 talla (cm) R2 = 0,893
FEV1 = –1,809 + 0,018 talla (cm) R2 = 0,871

R2: Coeficiente de determinación.


Referencia: Morato Rodríguez MD, González Pérez-Yarza E, Emparanza Knörr JI, Pérez Legorburu A, Aguirre Conde A, Delgado Rubio
A. Valores espirométricos en niños sanos de un área urbana de la Comunidad Autónoma Vasca. An Esp Pediatr 1999; 51: 17-21.

144
Anexo 4
Requisitos que debe
cumplir un espirómetro
para Atención Primaria

A pesar de que la espirometría no es una • Utilización sencilla.


técnica excesivamente compleja, sí podemos • Pequeño tamaño y robustez; debe tener
encontrar espirómetros de una gran compleji- una vida útil estimada de 5-6 años, como
dad, que no son adecuados para su utiliza- mínimo.
ción en Atención Primaria, dado que en este • Facilidad de calibración sin necesidad de
nivel asistencial se requieren instrumentos de operarios externos.
manejo sencillo y que nos proporcionen úni- • Mantenimiento sencillo, con cabezal des-
camente lo necesario para los objetivos mar- montable para su limpieza y desinfección.
cados, que no son sino el diagnóstico y segui- • Pantalla para ver en tiempo real la curva
miento de determinadas patologías de alta (preferentemente la de flujo/volumen), o
prevalencia, como el asma o la EPOC. No al menos la posibilidad de conexión a
nos servirían de gran cosa, desde este punto ordenador para ver en tiempo real la
de vista, espirómetros con módulos de medi- curva.
da de presión o de saturación de oxígeno.
• Mostrar en tiempo real los criterios de
Otros datos importantes a considerar
reproducibilidad de la maniobra.
deben ser la facilidad de mantenimiento,
• Posibilidad de imprimir las curvas y las
dado que no va a haber personal específica-
medidas obtenidas.
mente dedicado a ello a tiempo completo, y
• Posibilidad de configurar qué valores teó-
el tamaño del aparato, pues la mayor parte
ricos de referencia se van a utilizar.
de los centros no andan sobrados de espa-
• Incorporar la medida automática de tem-
cio. Por último, pero no menos importante,
debemos considerar el precio del equipo y peratura (e idealmente de presión baro-
de sus consumibles. métrica) para la conversión automática a
Las características técnicas que debe valores BTPS.
cumplir un espirómetro para Atención • Acompañarse de un manual de operacio-
Primaria son las mismas que para cualquier nes completo, incluyendo la manera de
otro ámbito, y se exponen en la tabla I, de limpiarlo y calibrarlo.
acuerdo con lo especificado por la SEPAR • Ser de un proveedor solvente, que pueda
(ver tabla I del anexo 3). dar formación y servicio técnico adecua-
Pero además de esos requisitos técnicos, do.
un espirómetro debe tener otra serie de cua- • Tener un precio razonable; debe conside-
lidades para poder ser recomendado para su rarse en este aspecto no sólo el precio
utilización en un centro de salud. Serían prin- del espirómetro, sino también de los
cipalmente las siguientes: accesorios y consumibles.

145
Anexos

Con estos requisitos quedan fuera de la cumplan los requisitos anteriormente expues-
posible elección los espirómetros de agua; los tos pueden ser igualmente útiles.
de fuelle o pistón podrían ser útiles para
Atención Primaria, pero no son recomenda- • Espirómetro de fuelle:
bles por su tamaño y mantenimiento algo más
complejo; y los recomendados serían clara- Vitalograph Gold Standard + (permite
mente los neumotacógrafos y los espiróme-
conexión a ordenador en tiempo real).
tros de turbina. Los de hilo caliente son difícil-
mente accesibles en Europa, y los de ultraso-
• Neumotacógrafos:
nidos tienen un precio algo elevado.
Con ánimo únicamente de información, ofre-
cemos a continuación un ejemplo de espiróme- – Con pantalla en tiempo real:
tros útiles para Atención Primaria en cada cate- Sibelmed Datospir 120C o 120D (este
goría. Esta lista no agota, ni mucho menos, las último incorpora estación meteoro-
posibilidades, y otras marcas y modelos que lógica).

TABLA I
Requisitos que debe cumplir un espirómetro, según la SEPAR

Lectura:
• Volumen mínimo: 8 litros, con una resolución de 25 ml.
• Tiempo mínimo de registro: 10 segundos, preferible 15 segundos.
• Diferencia máxima entre dos señales de calibración:
±3% y 50 ml para FVC y FEV1
±4% y 0,07 l/s en FEF25-75%

• Resistencia <0,1 kpal · l-1 · s.

• Cálculos:
Inicio por extrapolación retrógrada.
Fin de la maniobra:
Volumen: <0,25 ml en 0,5 s
Flujo: <50 ml/s en 0,5 s

• Calibración con jeringa o señal dinámica.

Neumotacógrafo:
• Lectura de flujo de 0 a 12 l/s.
• Dispositivos para evitar condensación de agua.
• Diferencia máxima entre lecturas de flujo: ±4% y 0,07 l/s.

146
Vitalograph alpha (la pantalla muestra algo menos exacto a flujos bajos, tiene la ven-
la curva de volumen-tiempo). taja de que es más barato.
Jaeger Flowscreen Pro. Debe escogerse un espirómetro que per-
– Con conexión a ordenador en tiempo mita ver la curva (preferentemente la de flujo/
real: volumen) de la maniobra que se está realizan-
Vitalograph 2120. do en tiempo real, bien mediante pantalla pro-
Sibelmed Datospir 120C o 120D. pia, bien mediante la pantalla de un ordenador
– Con cabezal desechable: al que esté conectado. Si no se dispone de
Sibelmed Datospir 120. ordenador dedicado a la espirometría, se
deben desechar los modelos que no tienen
• Espirómetro de turbina pantalla y decantarse por alguno que sí la
tenga.
– Con pantalla en tiempo real:
Los modelos portátiles denominados “de
Cosmed Pony Graphic.
uso personal”, “de uso domiciliario” o “de
Sibelmed Datospir 120A o 120B.
seguimiento” son pequeños dispositivos por-
MIR Spirolab.
tátiles, sin pantalla para ver la curva, ni cone-
– Con conexión a ordenador en tiempo
xión al ordenador en tiempo real. Pueden ser
real:
neumotacógrafos o de cabezal de turbina. A
MIR Spirobank.
Sibelmed Datospir 120A o 120B. pesar de que se han propuesto como herra-
MIR Spirolab. mienta de screening en Atención Primaria, no
Sibelmed Datospir 70. son adecuados para el centro de salud, pues
– Espirómetro de ultrasonidos: ofrecen parámetros y opciones limitadas, y no
NDD Spiroson. puede valorarse correctamente en el mismo
momento el esfuerzo obtenido. La mayoría de
Se deben tener claros una serie de criterios ellos son de bajo precio, pero no aportan las
para escoger entre estos modelos: las medi- características precisas para un espirómetro
ciones más exactas las da el espirómetro de de diagnóstico. En algunos países son utiliza-
fuelle, pero es mucho más engorroso de utili- dos como un peak flow meter electrónico, para
zar. De elección es el neumotacógrafo, por su el autocontrol del paciente o para la monitori-
exactitud y portabilidad; el espirómetro de tur- zación en su domicilio de su capacidad venti-
bina tampoco es mala elección, y aunque es latoria.

147
Anexo 5
Breve historia
de la espirometría

A pesar de que el invento del espiróme- llo de la espirometría. Veamos una breve
tro se atribuye a John Hutchinson (1811- relación cronológica de los principales
1861), antes y después de él muchos otros eventos históricos relacionados con esta
investigadores han contribuido al desarro- técnica.

129-200 a. C. Galeno describe, tras hacer respirar durante un tiempo a un muchacho en una
vejiga, que el volumen de la respiración no cambia en ese periodo. No aporta
ninguna medida.

1718 J. Jurin mide los volúmenes pulmonares soplando en una vejiga y evaluando
el volumen por medio del principio de Arquímedes. Obtuvo un volumen tidal de
600 ml y una espiración máxima de 3.610 ml.

1727 Stephen Hales describe un aparato para recoger gases sobre agua (“cubeta
neumática”). También confirma la medición de Jurin para la espiración máxima,
pero no detalla la forma en que lo hace.

1749 Daniel Bernouilli expone un método para medir el volumen respiratorio.

1789 Antoine L. Lavoisier descubre y da nombre al oxígeno. También introduce el


término espirometría (medida del aliento o la respiración).

1793 Abernethy intenta determinar el consumo de oxígeno en el aire espirado, para


lo que recoge los gases espirados sobre mercurio. Midió una capacidad vital
de 3.150 ml.

1796 R. Menzies utiliza un rudimentario método de pletismografía, que consiste en


meter a un hombre en un barril lleno de agua, con un agujero en la tapa para
el cuello, de forma que dentro del barril queda todo el cuerpo hasta la barbilla.
Por otro pequeño orificio sobresale un pequeño cilindro de cristal con agua. De
esta manera, viendo cuánto sube o baja el agua del cilindro al respirar el suje-
to, se puede deducir el volumen respirado. Con este método, Menzies descri-
bió el volumen tidal.

149
Anexos

1813 Edward Kentish utiliza un pulmómetro para medir la ventilación en las enfer-
medades. Se trata de una simple campana invertida, con un tubo en su parte
superior para soplar, y metida en un recipiente con agua. La campana tenía
unas marcas en la parte baja que permitían comprobar cuánto subía o bajaba
el agua al respirar.

1831 C. T. Thrackrah describe un pulmómetro similar al de Kentish, pero con la


entrada de aire por abajo.

1844 A. B. Maddock publica una carta al director en Lancet acerca de su propio pul-
mómetro, que dice basado en los trabajos de Abernethy. No nombra ni a
Kentish ni a Thrackrah.

1845 Vierordt publica un libro (Physiologie des Athmens mit besonderer Rücksicht
auf die Auscheidung der Kohlensäure) sobre el aire exhalado, en el que mide
con bastante exactitud los volúmenes pulmonares por medio de un espirador.
Introduce igualmente algunos conceptos usados aún hoy en día, como el volu-
men residual y la capacidad vital.

1846 John Hutchinson publica sus primeros artículos en Lancet explicando cómo
medir los volúmenes pulmonares. Acuña el término capacidad vital.

1852 John Hutchinson publica el artículo acerca de su espirómetro de agua. Con


este aparato realizó espirometrías a más de 4.000 sujetos, determinando la
capacidad vital, y encontrando que ésta guardaba relación con la altura (pero
no con el peso).

1854 Wintrich desarrolla un espirómetro modificado, más simple de usar que el de


Hutchinson. Estudió a 4.000 personas, y dedujo que la capacidad vital estaba
determinada por la altura, el peso y la edad.

1866 Salter añade el quimógrafo al espirómetro, permitiendo el registro gráfico y


relacionar el volumen con el tiempo.

1868 P. Bert introduce la pletismografía corporal, pero sólo en animales; nunca lo uti-
lizó en humanos.

1902 T. G. Brodie es el primero en usar un espirómetro con campana sellada en


seco.

1904 Tissot introduce el espirómetro de circuito cerrado.

1925 Fleish inventa el neumotacógrafo.

150
1933 Hermannsen describe el concepto de máxima capacidad respiratoria (MBC),
también conocido como máxima ventilación voluntaria (MVV).

1939 Cournand describe la notable disminución de la espiración que se produce en


los enfermos de enfisema.

1947 R. Tiffeneau y Pinelli describen la capacidad pulmonar utilizable en esfuerzo


(CPUE, más adelante conocido como VEMS) y el coeficiente de utilización de
la capacidad vital.

1947-1957 Entre estos años, Tiffeneau y su grupo describieron la CPUE, su relación con
la edad, la relación CPUE/VC (normal entre el 76% y el 92%), la relación entre
la gravedad de la enfermedad y el grado de afectación de la CPUE, las altera-
ciones de la fase espiratoria, de la CPUE y de la relación CPUE/CV en bron-
quitis, asma, enfisema, etc.

1954 Sadoul et al. cambian el término CPUE por el de volumen espiratorio máximo
en el primer segundo (VEMS), y recomiendan la utilización del VEMS/CV x
100.

1955 Leuallen y Fowler introducen el flujo espiratorio forzado entre el 25% y el 75%
de la capacidad vital forzada (FEF25-75%).

1956 La British Thoracic Society (BTS) establece una nueva terminología: el VEMS
pasa a denominarse volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1),
estableciéndose la relación FEV1/FVC %.

1958 Hyatt et al. describen las curvas de flujo/volumen.

1959 B. M. Wright y C. B. McKerrow inventan el medidor de flujo máximo (peak flow


meter).

1969 A. B. DuBois y K. P. van de Woestijne presentan el pletismógrafo corporal para


humanos.

1974 Campbell et al. presentan un medidor de flujo máximo espiratorio mucho más
ligero y barato. Variaciones de este tipo de medidor son las utilizadas hoy en
día en las consultas y en los domicilios.

151
Bibliografía
3.3

1. A short history of spirometry and lung function tests. http://spirometer.ch/spirometer-history.html


2. AARC Clinical Practice Guideline. Spirometry, 1996 update. Respir Care 1996; 41(7): 629-36.
Accesible en: http://www.rcjournal.com/online_resources/cpgs/spirupdatecpg.html
3. Allende González J. Prueba broncodilatadora. VII Curso SOCALPAR de fisiología respiratoria.
http://www.socalpar.es
4. American Thoracic Society (ATS). Standarization of spirometry (1994 update). Am J Respir Crit
Care Med 1995; 152: 1107-36.
5. Ancic P. Espirometría y mecánica pulmonar. En: Ancic P (ed.). Enfermedades respiratorias.
Utilidad del laboratorio (2.ª ed.). Facultad de Medicina, Universidad de Chile, 1989. Accesible en
http://med.uchile.cl/otros/dra_ancic/capitulo4.html
6. Biring MS, Madison S, Mohsenifar Z. Use of forced inspiratory vital capacity to identify broncho-
dilator reversibility in obstructive lung disease. J Asthma 2001; 38(6): 495-500.
7. Burgos F, Torres A, González J, Puig de la Bellacasa J, Rodríguez-Roisin R, Roca J. Bacterial
colonization as a potential source of nosocomial respiratory infections in two types of spirometers.
Eur Respir J 1996; 2612-17.
8. Carrera Lamarca M, Togores Solivellas B. Pruebas funcionales respiratorias. Medicine 1997;
7(42): 1805-12.
9. Carrera M, Muñoz A, Togores B, Agustí AGN. Pruebas de función pulmonar. En: Caminero Luna
JA, Fernández Fau L (eds.). Manual de Neumología y Cirugía Torácica. Madrid: Editores
Médicos; 1998.
10. Carretero JL. ¿Por qué medimos la función pulmonar? Introducción histórica. VII Curso SOCAL-
PAR de fisiología respiratoria. http://www.socalpar.es.
11. Cimas JE, Pérez J. Espirometría. c@p. Sesiones clínicas. http://www.cap-semfyc.com/Sesclin/
Sc0013/Sc0013.htm
12. Clausen JL. Lung volume equipment and infection control. Eur Respir J 1997; 10: 1928-32.
13. Cooper BG, Madsen F. Spirometry. ERS The buyer´s guide 2000; 3: 40-3. Accesible en
http://www.personal.u-net.com/~ersj/Buyers%20Guide%20for%20the%20Internet/cooper40-
43.html.htm
14. Cotes JE. Lung function. Assessment and application in medicine. 5.ª ed. Londres: Blackwell
Scientific Publications; 1993.
15. De Lucas Ramos P. Patrones diagnósticos en la espirometría. VII Curso SOCALPAR de fisiolo-
gía respiratoria. http://www.socalpar.es

153
Bibliografía

16. Den Otter JJ, Knitel M, Akkermans RPM, Van Schayck CP, Folgering HTM, Van Weel C.
Spirometry in general practice: the perfomance of practice assistans scored by lung function tech-
nicians. Br J Gen Practice 1997; 47: 41-2.
17. Díez Herranz A. Espirometría. Valores de referencia. VII Curso SOCALPAR de fisiología respira-
toria. http://www.socalpar.es/
18. Domingo Morera JA. Utilización e interpretación de las pruebas ventilatorias en Atención
Primaria. Medicina Integral 1999; 33(2): 111-22.
19. Eaton T, Withy S, Garrett JE, Mercer J, Whitlock RML, Rea HH. Spirometry in Primary Care
Practice. The importance of quality assurance and the impact of spirometry workshops. Chest
1999; 116: 416-23.
20. Ferguson GT, Enright PL, Buist AS, Higgins MW. Office Spirometry for Lung Health Assessment
in Adults: A Consensus Statement from the National Lung Health. Chest 2000; 117(4): 1146-61.
Accesible en: http://www.aarc.org/headlines/spirometry/05.00.0513.pdf
21. Fletcher C, Peto R, Tinker CM, Speizer FE. The natural history of chronic bronchitis and emphy-
sema. Oxford: Oxford University Press; 1976.
22. Fletcher C, Peto R. The natural history of chronic airflow obstruction. BMJ 1977; 1(6077):
1645-8.
23. Gáldiz JB. Espirometría: indicaciones y evaluación. En: Buendía E (ed.). AERIS. Guías de actua-
ción en Patología respiratoria, módulo 4. Técnicas diagnósticas y esquemas terapéuticos habi-
tuales. Madrid: Luzán 5; 2002.
24. García Benito C, García Río F, Prados C, Pino JM. Espirometría y curva flujo-volumen. Su utili-
dad en Atención Primaria. Medicina integral 1992; 20(6): 312-20.
25. García Río F. Principales parámetros espirométricos en la valoración del paciente con EPOC. En:
Viejo Bañuelos JL, Molina Paris J (eds.). Parámetros de valoración de la EPOC. La espirometría
en la EPOC. Madrid: Medical & Marketing Communications; 2002.
26. García Río F. Técnica de realización de la espirometría. Criterios de aceptabilidad y reproducibi-
lidad. Problemas más comunes. VII Curso SOCALPAR de fisiología respiratoria.
http://www.socalpar.es
27. González de Vega JM, Romero A, Cañizares F, Linares MJ. Anatomía de la vía aérea. En:
Caminero Luna JA, Fernández Fau L (eds.). Manual de Neumología y Cirugía Torácica. Madrid:
Editores Médicos; 1998.
28. Grupo de trabajo de la SEPAR para la práctica de la espirometría en clínica. Recomendaciones
SEPAR. Normativa para la práctica de la espirometría forzada. Arch Bronconeumol 1989; 25:
132-41.
29. Guyton AC. Ventilación Pulmonar. En: Guyton AC. Tratado de fisiología médica (5.ª ed. en espa-
ñol). Madrid: Interamericana; 1977.
30. Hadcroft J, Calverley PM. Alternative methods for assesing bronchodilator reversibility in chronic
obstructive pulmonary disease. Thorax 2001; 56(9): 713-20.
31. Hankinson JL. Office Spirometry. Does poor quality render it impractical? Chest 1999; 116:
276-7.

154
32. Hnatiuk OW, Sierra A, Chang AS. Evaluation of the normal inspiratory flow-volume curve. Respir
Care 1998; 43(12): 1058-63.
33. Is this pulmonary function test interpretable? Pulmonary Perspectives 2001; 18(3). Accesible en:
http://www.chesnet.org/publications/Pulmonary.Perspectives/vol18n3B.html
34. López de Santa María E, Gutiérrez L, Legórburu C, Valero M, Zabala M, Sobradillo V et al.
Calidad de la espirometría en las consultas neumológicas de un área jerarquizada. Arch
Bronconeumol 2002; 38(5): 204-8.
35. Lum E, Gross T. Interpretation of pulmonary function test: Spirometry. Virtual Hospital, 1998.
Accesible en: http://www.vh.org/Providers/Simulations/Spirometry/SpirometryHome.html
36. Martín Luján F, Donado-Mazarrón A, Daniel J, Basora J. Pruebas funcionales respiratorias en
atención primaria. Interpretación informatizada de espirometrías. FMC 1999; 6(3): 161-72.
37. Méndez Lanza A, Rodriguez Cocina B, Mosquera Pestaña JA. Fisiología respiratoria en el EPOC.
En: Mosquera Pestaña JA (ed.). Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Actualización inte-
grada. Madrid: Ergon; 1997.
38. Miller WF, Scacci R, Gast LR. Forced Spirometry. En: Miller WF (ed.). Laboratory evaluation of
pulmonary function. Philadelphia: JB Lippincott; 1987.
39. Morato Rodríguez MD, González Pérez-Yarza E, Emparanza Knörr JI, Pérez Legorburu A,
Aguirre Conde A, Delgado Rubio A. Valores espirométricos en niños sanos de un área urbana de
la Comunidad Autónoma Vasca. An Esp Pediatr 1999; 51: 17-21.
40. Muñoz X, Guerra J. Estudio de la reactividad bronquial. Prueba broncodilatadora. Prueba de
metacolina. http://www.epocnet.com/area_m/metdiag/prueba_04.html
41. Muñoz X. Espirometría simple y forzada.
http://www.epocnet.com/area_m/metdiag/prueba_01.html
42. Nelson SB, Gardner RM, Crapo RO, Jensen RL. Perfomance evaluation of contemporary spiro-
meters. Chest 1990; 97: 288-97.
43. Newton MF, O’Donnell DE, Forkert L. Response of Lung Volumes to Inhaled Salbutamol in a
Large Population of Patients With Severe Hyperinflation. Chest 2002; 121: 1042-50.
44. NHBLI/WHO workshop report. Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease. National
Institutes of Health. National Hearth, Blood and Lung Institute. Publication number 2701. March
2001. Accesible en: http://www.goldcopd.com
45. O’ Donnell DE. Assessmente of bronchodilator efficacy in symptomatic COPD. Is spirometry use-
ful? Chest 2000; 117: 42S-47S.
46. Para Cabello J. Espirometría: calidad, mantenimiento, infecciones. VII curso SOCALPAR de fisio-
logía respiratoria. http://www.socalpar.es
47. Pellegrino R, Brusasco V. Lung hyperinflation and flow limitation in chronic airway obstruction. Eur
Respir J 1997; 10(3): 543-9.
48. Petty TL. John Hutchinson´s Mysterious Machine Revisited. Chest 2002; 121: 219S-223S.
49. Pierce R, Johns DP. Spirometry. The measurement and interpretation of ventilatory function in cli-
nical practice. National Asthma Council Australia, 1995. Accesible en: http://www.nationalasth-
ma.org.au/publications/spiro/print/index.htm

155
Bibliografía

50. Polgar G, Promadhat U. Pulmonary Function Testing in Children: Techniques and Standards.
Philadelphia: W. B. Saunders and Co.; 1971.
51. Quanjer H, Polgar G, Wise M, Karlberg J, Borsboom G. Compilation of reference values for lung
function measurement in children. Eur Respir J 1989; 2(Supl 4): 184s-261s.
52. Quanjer H, Tammeling GJ, Cotes JE, Pedersen OF, Peslin R, Yernault JC. Lung volumes and for-
ced ventilatory flows. Report working party “standarization of lung function tests”. European
Community for steel and coal. Official Statement of the European Respiratory Society. Eur Respir
J 1993; 6(suppl 16): 5-40.
53. Roca J, Sanchís J, Agustí-Vidal A, Segarra F, Navajas D, Rodríguez-Roisin R et al. Spirometric
reference values from a Mediterranean population. Bull Eur Physiopathol Resp 1986; 22: 217-24.
54. Roca J. Aplicaciones clínicas de las pruebas de función pulmonar. En: Ancic P (ed.).
Enfermedades respiratorias. Utilidad del laboratorio (2.ª ed.). Facultad de Medicina, Universidad
de Chile, 1989. Accesible en http://med.uchile.cl/otros/dra_ancic/capitulo13.html
55. Sanchís J. Espirometría: cómo realizarla e interpretarla. En: Sobradillo V, Molina J (eds.).
Aspectos prácticos neumológicos en atención primaria. Barcelona: Permanyer; 1996.
56. Torres A, Burgos F, Casan P, Gravalos J, Martínez J, Pi-Sunyer T. Recomendaciones SEPAR:
Control microbiológico en los equipos de función y terapia respiratoria. Barcelona: Doyma; 1995.
Accesible en: http://www.separ.es/servicios/publicaciones/recomen/rec15.pdf
57. Torres A, Burgos F. Infection control and spirometry. ERS The buyer´s guide 2000; 3: 39. Accesible en:
http://www.personal.u-net.com/~ersj/Buyers%20Guide%20for%20the%20Internet/torres39.html.htm
58. Valencia A, Casan P, Díaz M, Perpiñá M, Sebastián MD. Normativa para los test de provocación
bronquial inespecífica. Arch Bronconeumol 1991; 27: 153-361.
59. Wensley D, Pickering D, Silverman M. Can peak expiratory flow be measured accurately during
a forced vital capacity manoeuvre? Eur Respir J 2000; 16: 673-6.
60. Zapletal A, Samanek M, Paul T. Upstream and total airway conductance in children and adoles-
cents. Bull Europ Physiopath Resp 1982; 18: 31-7.

156
Cuestionario
3.4
1. Se denomina punto de igual presión al 4. Uno de los siguientes parámetros no se
punto en que se igualan: utiliza para la determinación de los
patrones espirométricos:
a) La presión transpulmonar y la presión de
retracción elástica. a) FVC.
b) La presión pleural y la presión atmosfé- b) FEV1.
rica. c) FEV1%.
c) La presión alveolar y la presión pleural. d) FEF25-75%.
d) La presión pleural y la presión de retrac-
ción elástica. 5. Los valores normales para la FVC son
mayores o iguales al:
2. La capacidad inspiratoria está compues-
a) 100% de su valor teórico.
ta de los siguientes volúmenes:
b) 80% de su valor teórico.
a) Volumen tidal + volumen de reserva c) 70% de su valor teórico.
espiratorio + volumen residual. d) 60% de su valor teórico.
b) Volumen tidal + volumen de reserva ins-
6. Los valores normales para la relación
piratorio + volumen de reserva espirato-
FEV1/FVC en una persona de 60 años
rio.
serían:
c) Volumen tidal + volumen de reserva ins-
piratorio + volumen de reserva espirato- a) 70%.
rio + volumen residual. b) 70% del teórico.
d) Volumen tidal + volumen de reserva ins- c) 80%.
piratorio. d) 80% del teórico.

3. Una de las siguientes no es una ventaja 7. Los resultados de la espirometría deben


de la curva de flujo/volumen: reseñarse en medidas:

a) Es muy sensible a los errores. a) ATS.


b) Es difícil simular flujos. b) ATPS.
c) Es fácil calcular el FEV1. c) BTS.
d) Es fácil calcular el PEF. d) BTPS.

157
Cuestionario

8. Son contraindicaciones absolutas de 12. ¿Cuál de los siguientes son criterios de


espirometría todas las siguientes, aceptabilidad de una espirometría?:
excepto:
a) El volumen extrapolado menor de 100
a) Traqueotomía. ml.
b) Hemoptisis de origen desconocido. b) La duración de la espiración de al
c) Aneurisma cerebral. menos 6 segundos.
d) Desprendimiento de retina. c) La finalización de la curva de flujo/volu-
men debe ser asintótica.
9. ¿Cuál de las siguientes instrucciones d) Todas las anteriores.
previas a la realización de la espirome-
tría no considera fundamental?: 13. Se considera una finalización correcta
de una maniobra si:
a) Evitar fármacos broncodilatadores en
las horas previas al estudio. a) El paciente se ha cansado aunque haya
b) No fumar antes del estudio. espirado menos de 6 segundos.
c) Acudir a la prueba en ayunas. b) Se ha alcanzado el valor de la FVC teó-
d) Evitar el consumo de cafeína y deriva- rica para su edad y sexo.
dos. c) La curva de volumen/tiempo muestra
una clara meseta.
10. El papel del técnico en la realización de d) Se produce un descenso brusco en la
la espirometría consiste en: curva de flujo/volumen.

a) Controlar el desarrollo de la maniobra. 14. ¿Cuál de los siguientes no es un arte-


b) Animar al paciente durante su desarro- facto que afecte a la interpretación de
llo. la espirometría?:
c) Corregir los errores de ejecución.
d) Todas son ciertas. a) Tos en el primer segundo.
b) Cierre de glotis.
11. Se considera que el número de manio- c) Pérdida de volumen.
bras óptimas deben ser: d) Terminación asintótica de la curva de
flujo/volumen.
a) Por lo menos tres, aunque no se haya
realizado un esfuerzo máximo. 15. Una curva es reproducible según la
b) Una o dos si el técnico está seguro de SEPAR si cumple:
que el paciente ha hecho todo el esfuer-
zo que ha podido. a) La diferencia de la FVC entre las dos
c) Mínimo de tres maniobras aceptables. mejores curvas es menor del 5% ó 100 ml.
d) Las que se consigan mientras el pacien- b) Entre las tres curvas la diferencia de la
te no se canse. FVC es menor del 5% ó 100 ml.

158
c) Entre todas las curvas realizadas la dife- b) La VC es mayor que la FVC.
rencia entre el FEV1 y el FVC es menor c) La VC es menor que la FVC.
de 150 ml. d) Tanto la VC como la FVC están aumen-
d) La diferencia entre el FEV1 de las dos tadas.
mejores está entre el 5% y el 10%.
21. En relación a la hiperreactividad bron-
16. Flujos normales o escasamente reduci- quial (HRB), señale la verdadera:
dos con una disminución de la FVC es
lo que caracteriza al patrón: a) No puede medirse mediante la espiro-
metría.
a) Obstructivo. b) Los sujetos sanos no tienen HRB.
b) Restrictivo. c) Es exclusiva del asma bronquial.
c) Mixto. d) Una forma sencilla de medirla es me-
d) Normal. diante una prueba broncodilatadora.

17. Flujos reducidos con una FVC normal 22. Se considera respuesta broncodilata-
es lo que caracteriza al patrón: dora positiva si:
a) Obstructivo.
a) El FEV1 mejora entre el 12%-15% del
b) Restrictivo.
valor basal.
c) Mixto.
b) El FEV1 mejora como mínimo el 10%.
d) Normal.
c) Mejoran todos los parámetros medidos
al menos el 15%.
18. La disminución del FEV1/FVC es carac-
d) La FVC y el FEV1 se normalizan en rela-
terística de la presencia de:
ción al teórico del paciente.
a) Obstrucción.
b) Restricción. 23. La administración de fármacos para
c) Ambas. realizar la PBD se puede realizar con:
d) Ninguna de ellas.
a) Cartucho presurizado acoplado a cáma-
19. Una disminución del FEV1 puede ra de inhalación.
corresponder a: b) Inhalador de polvo seco.
c) Nebulizador.
a) Patrón obstructivo. d) Todos los anteriores.
b) Patrón restrictivo.
c) Patrón mixto. 24. Diga cuál de las siguientes afirmacio-
d) Todos los anteriores. nes es falsa:

20. En la hiperinsuflación: a) La PBD debe realizarse en todos los


pacientes con sospecha diagnóstica de
a) La VC y la FVC son iguales. asma.

159
Cuestionario

b) Una PBD negativa descarta el diagnós- d) Con una calibración al año es suficiente.
tico de asma.
c) Es aconsejable realizar una PBD al 28. La linealidad es:
menos una vez en el diagnóstico de la
EPOC. a) Al introducir el aire de la jeringa de cali-
d) Algunos pacientes con EPOC pueden bración, el volumen aumenta linealmente.
tener PBD positiva. b) El volumen llega a un tope, y a partir de
ahí hace una línea plana aunque intro-
25. El test de metacolina: duzcamos más aire.
c) El espirómetro y la jeringa de calibración
a) Sirve para demostrar HRB en pacientes deben estar alineados para una calibra-
con espirometría normal. ción completa.
b) Se utiliza como test de confirmación tras d) Al introducir aire a distintos flujos con la
obtener una PBD positiva. misma jeringa, siempre obtenemos el
c) Debe hacerse en todos los pacientes en mismo volumen.
los que se sospeche asma.
d) Es un test de provocación específico. 29. El uso de filtros bacterianos:

26. Una vez analizada la aceptabilidad y a) Es obligatorio en todos los pacientes.


reproducibilidad de las curvas, el orden b) Debe usarse si se sospecha que el
más lógico para leer los valores es: paciente pueda tener una infección res-
piratoria activa.
a) FVC, FEV1 y FEV1/FVC. c) No debe utilizarse si se va a realizar la
b) FEV1, FVC y FEV1/FVC. maniobra de inspiración forzada.
c) FEV1/FVC, FEV1 y FVC. d) Nunca debe calibrarse el espirómetro
d) FEV1/FVC, FVC y FEV1. con el filtro puesto.

27. Respecto a la calibración: 30. Una de las siguientes partes del espiró-
metro no requiere limpieza:
a) Se debe calibrar el sistema antes de
usarlo con cada paciente. a) Tubos de conexión.
b) No es necesaria la calibración: el apara- b) Cabezal del neumotacógrafo.
to lo hace de forma automática. c) Boquillas de usos múltiples.
c) Si se usa el sistema de forma regular, d) Todas las anteriores deben ser limpia-
debería hacerse diariamente. das regularmente.

160
4.1.1 Recursos y materiales
4.1.2 Tipos de espirómetro
4.1.3 Mantenimiento del espirómetro
4.1.4 Calibración

4.2.1 Indicaciones
4.2.2 Contraindicaciones
4.2.3 Preparación del paciente
4.2.4 Técnica de la espirometría
4.2.5 Interpretación de las curvas
4.2.6 Interpretación de los valores

Indicaciones
1. Determinación de patología pulmonar:
• Síntomas pulmonar: disnea, tos crónica, sibilancias, dolor torácico, ortopnea, tos
con el esfuerzo.
• Signos exploratorios: hiperinsuflación, espiración prolongada, clanosis,
disminución del murmullo vesicular, alteraciones de la caja torácica.
• Alteración de otras pruebas complementarias: radiografía de tórax, gasometría,
pulsioximetría, medición del FEM (flujo espiratorio máximo).
2. Cuantificar una alteración conocida de la función pulmonar y valorar su evolución:
• Enfermedad pulmonar: enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, fibrosis
quística, enfermedad pulmonar intersticial difusa.
• Enfermedad cardiaca.
• Enfermedad neuromuscular.
3. Valorar intervenciones terapéuticas (monitorizacion, pronóstico):
• Broncodilatadores o antiinflamatorios, rehabilitación pulmonar, trasplante o
resección pulmonar.
4. Detección de estenosis de la vía aérea superior.
5. Identificación de fumadores y trabajadores de riesgo.
6. Valoración preoperatoria (pacientes con síntomas respiratorios y pacientes
asintomáticos, mayores de 50 años y sometidos a cirugía mayor).
7. Evaluación de incapacidad laboral.
Contraindicaciones
CONTRAINDICACIONES DE LA ESPIROMETRÍA
Las contraindicaciones, limitaciones y precauciones de la espirometría son:
1. Imposibilidad mental o física para realizar correctamente una maniobra espiratoria
forzada (ancianos, demencias, niños menores de 6 años).
2. Enfermedades de las que una hiperpresión torácica puede representar riesgo
(neumotórax, angina inestable, desprendimiento de retina, aneurisma, cirugía
reciente).
• Enfermedad pulmonar: enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, fibrosis
quística, enfermedad pulmonar intersticial difusa.
• Enfermedad cardiaca.
• Enfermedad neuromuscular.
3. Impedimentos relativos (abundantes secreciones, traqueostomía mal cuidada,
hemiparesias faciales, lesiones bucales).

COMPLICACIONES DE LA ESPIROMETRÍA
• Mareo.
• Tos paroxística.
• Broncoespasmo.
• Síncope.
• Dolor torácico.
• Neumotórax.
• Aumento de la presión intracraneal.

Curva Flujo-Volumen Curva Volumen-Tiempo Relación entre las curvas


Cuestionario del Módulo Teórico clausurado a nivel acreditativo, permaneciendo abierto
exclusivamente como materia consultiva. Si lo desea puede realizar el cuestionario de este
módulo y obtener el resultado al momento.

Pregunta Correcta: 3 puntos.


Pregunta incorrecta: -1 punto.
Pregunta no contestada: 0 puntos.

Apto: A partir de 22 puntos.

Tiempo límite permitido para realizar la autoevaluación: 30 minutos.

1. ¿Cuál no es un patrón espirométrico?:

a) - Mixto.
b) - Hiperreactivo.
c) - Obstructivo.
d) - Restrictivo.

2. Elija la respuesta incorrecta:

a) - El neumotacógrafo debe ser calibrado cada día que es utilizado.


b) - Al comienzo de cada sesión se deben ajustar las variables climatológicas en función de los
valores reales.
c) - No ajustar correctamente las variables climatológicas puede repercutir sobre la precisión de
la medición de los volúmenes.
d) - No calibrar el espirómetro puede repercutir sobre la precisión de la medición de los
volúmenes.

3. ¿Cuál le parece la actitud más correcta frente a una espirometría con parámetros dentro de la
normalidad en un paciente habitual de su consulta, fumador de riesgo y asintomático sin espirometrías
previas?:

a) - Daría consejo antitabaco y consideraría que el paciente es un fumador no susceptible de


desarrollar EPOC.
b) - Le pediría una prueba broncodilatadora para asegurar que “todo está bien”.
c) - Sospecharía que no ha realizado correctamente la primera parte de la maniobra
espirométrica.
d) - Daría consejo antitabaco y recomendaría repetir la prueba uno o dos años después.

4. ¿De qué manera puede afectar a los resultados de la espirometría una maniobra demasiado breve?
Señale la respuesta incorrecta:

a) - Puede afectar la FVC.


b) - Puede afectar al FEV1.
c) - Puede afectar la relación FEV1/FVC.
d) - Puede hacer pasar por alto una obstrucción.

5. ¿Cuál de los siguientes parámetros espirométricos no es correcto?:

a) - % de la FVC respecto de su valor teórico.


b) - % del FEV1 respecto de su valor teórico.
c) - % de la relación FEV1/FVC respecto de su valor teórico.
d) - % de los flujos mesoespiratorios respecto de su valor teórico.

6. Respecto a la prueba broncodilatadora (PBD), señale la respuesta correcta:

a) - Es útil para establecer la variabilidad.


b) - Una variación en cualquier sentido de un 12% o más, siendo de al menos 200 ml, indica que
la PBD es positiva.
c) - Su negatividad excluye la presencia de asma.
d) - Su positividad en un paciente con clínica sugerente indica alta probabilidad de que el
paciente sea asmático.

7. ¿Cuál de las siguientes condiciones previas necesarias para la realización de una espirometría no es
imprescindible?:

a) - No utilizar broncodilatadores.
b) - No fumar.
c) - Ayunar.
d) - No tomar café.

8. ¿Qué requisito técnico no es necesario para realizar una espirometría?:

a) - Tallímetro y báscula.
b) - Termómetro.
c) - Medidor del FEM o “peak flow”.
d) - Higrómetro.

9. La maniobra espirométrica no incluye:

a) - Paciente sentado.
b) - El paciente, una vez puesta la pinza nasal y sin ningún movimiento respiratorio previo, debe
introducirse la boquilla del espirómetro en la boca y realizar una espiración forzada con inicio
brusco.
c) - La espiración no debe presentar rectificaciones.
d) - La espiración debe durar un mínimo de 6 segundos en adultos.

10. ¿Qué es falso respecto a la técnica espirométrica?:

a) - Son necesarias tres maniobras correctas.


b) - Para realizar un esfuerzo máximo se invita al paciente a que acompañe su esfuerzo
espiratorio con la inclinación ligera hacia delante del tórax.
c) - Realizar como máximo ocho maniobras.
d) - Las órdenes deben ser tajantes y estimulantes durante toda la maniobra.

11. Para dar por válida una prueba espirométrica, ¿qué criterios no son necesarios?:

a) - Criterios de aceptabilidad.
b) - Criterios del técnico que realiza la espirometría.
c) - Criterios de reproducibilidad.
d) - Criterios de flujometría.

12. Los criterios de aceptabilidad de la prueba espirométrica incluyen, entre otros, los siguientes,
excepto:

a) - Espiración continua.
b) - Inspiración con parada intermedia.
c) - Finalización lenta “en meseta”.
d) - Duración mayor de 6 segundos.

13. Los criterios de reproducibilidad de la prueba espirométrica no incluyen:

a) - Mínimo de tres y máximo de ocho maniobras.


b) - Los dos mejores valores de FVC y de FEV1 no deben diferir entre sí más de 100 ml.
c) - Los dos mejores valores de FVC y de FEV1 no deben diferir entre sí más de un 10%.
d) - Los dos mejores valores de FVC y de FEV1 no deben diferir entre sí más de un 5%.

14. Señale lo correcto:

a) - No es necesario calibrar el espirómetro todos los días que se


realizan espirometrías.
b) - Si no se dispone de estación meteorológica en el centro de
salud, son válidos también los datos de temperatura, presión y
humedad obtenidos telefónicamente del Instituto Nacional de
Meteorología.
c) - Es aceptable una espirometría sin registro gráfico de la curva,
siendo imprescindibles los datos numéricos y porcentajes
obtenidos.
d) - No es técnicamente admisible una espirometría realizada sin
pinzas nasales.

15. Señale lo incorrecto:

a) - Tras obtener un patrón mixto es conveniente realizar pletismografía.


b) - Tras obtener un patrón restrictivo es conveniente realizar un test de dilución de helio.
c) - Tras obtener un patrón obstructivo es conveniente realizar un test de dilución de helio.
d) - Tras obtener un patrón restrictivo es conveniente realizar pletismografía.

RESPUESTAS RAZONADAS:

1.(b)
Los patrones espirométricos son: normal, obstructivo, restrictivo y mixto.

2.(d)
La calibración del espirómetro sirve para asegurar que las medidas obtenidas son
fiables. La maniobra de calibración consiste habitualmente en introducir un volumen de
aire conocido mediante una jeringa de calibración. Si el espirómetro funciona
correctamente, reconocerá el volumen que se le introduce; si no es así, deben hacerse
algunas comprobaciones que a continuación se indican y, si sigue persistiendo el error,
avisar al Servicio Técnico. Las comprobaciones consistirán en revisar las conexiones
del aparato (tubos, cable de la resistencia, ensamblaje de las piezas del neumotacógrafo,
conexión entre el espirómetro y la jeringa de calibración). Además, no se debe olvidar
introducir los parámetros ambientales correctos antes de realizar la calibración, pues la
introducción inexacta de la temperatura, por ejemplo, puede llevar a la imprecisión en la
medición del volumen que se introduce.

3.(d)
Ésta es la respuesta más congruente. La razón de repetir la prueba es para comprobar el
grado de deterioro del FEV1 producido en el paciente durante el tiempo transcurrido
entre dos espirometrías. En una persona no fumadora o en un fumador no susceptible al
humo del cigarrillo, se produce una pérdida de alrededor de 20 ml al año en el FEV1 a
partir de los 30-40 años de edad. En un fumador susceptible este deterioro puede llegar
a ser cinco veces mayor. La comprobación de un paciente fumador que presenta un
deterioro anual mayor de 50 ml sugiere que ese paciente va a desarrollar una EPOC a
medio plazo. La prueba broncodilatadora no tiene gran interés en el diagnóstico de la
EPOC, especialmente cuando el paciente tiene una espirometría normal. La inadecuada
realización de la primera parte de la maniobra espirométrica incide sobre el FEV1 y
producirá un patrón falsamente obstructivo.

4.(b)
Afectará fundamentalmente a la FVC y, por tanto, a la relación FEV1/FVC. La
maniobra interrumpida precozmente no afectará al FEV1, que se obtiene en el primer
segundo, pero disminuirá la FVC real. Si un paciente sufre una obstrucción real, la
disminución, por incorrecta maniobra, de la FVC producirá un cociente FEV1/FVC
falsamente aumentado y puede hacer pasar inadvertida una obstrucción.

5.(c)
El cociente FEV1/FVC se considera en su valor real, expresado en tanto por uno o en
tanto por ciento. El cociente se calcula con la cifra real en valor absoluto de los dos
parámetros que lo integran. Aunque en la hoja impresa de los resultados de la
espirometría, en muchas ocasiones se da el porcentaje de este cociente respecto del
teórico, esta cifra no tiene valor ni sentido.

6.(d)
La prueba broncodilatadora (PBD) sirve para valorar la reversibilidad, no la
variabilidad. La PBD es positiva si se encuentra un incremento del FEV1 mayor de un
12% tras la administración del broncodilatador, siendo este incremento mayor de 200
ml. Su negatividad no excluye la presencia de asma y su positividad es de gran ayuda
para establecer el diagnóstico.

7.(c)
Para realizar una espirometría no es necesario el ayuno. Las necesidades de preparación
previa son:
• Explicar siempre la razón del estudio y en qué consiste el mismo, con lenguaje claro y
asequible.
• Suspender la administración de medicación broncodilatadora en las horas previas a la
prueba:
– 6 horas para los beta2-adrenérgicos de acción corta (salbutamol, terbutalina).
– 12 horas para los beta2-adrenérgicos de larga duración (salmeterol, formoterol).
– 18 horas para las teofilinas retardadas.
– 24 horas para broncodilatadores de acción muy prolongada (bambuterol, formas
retardadas de salbutamol).
• No fumar 4 horas antes y no llevar ropa excesivamente ajustada.
• Evitar comidas abundantes y bebidas con cafeína las horas anteriores.
• Llegar con tiempo suficiente para estar en reposo unos 15 minutos.
• Los pacientes con sospecha o antecedentes de tuberculosis activa deben tener
baciloscopia de esputos negativa.

8.(c)
Indudablemente el medidor del FEM (flujo espiratorio máximo) no es requisito para
realizar una espirometría, pero sí son imprescindibles: un tallímetro, una báscula, un
termómetro, un higrómetro y un barómetro que midan las condiciones ambientales, una
libreta de mantenimiento, unas pinzas nasales y unas boquillas desechables.

9.(b)
Para realizar adecuadamente una espirometría es necesario: Explicar al paciente las
fases de la maniobra a realizar. Las órdenes deben ser tajantes y estimulantes durante
toda la maniobra. El paciente estará sentado con la cabeza y el tronco rectos y erguidos,
y la nariz ocluida por pinzas nasales en el mejor de los casos. Se indica que haga varias
respiraciones normales y, a continuación, se le pide que tome todo el aire que pueda
(inspiración máxima).

10.(b)
Para realizar adecuadamente una espirometría debe animarse enérgicamente al paciente
a completar la espiración lo más rápido y fuerte posible hasta el vaciamiento total del
aire. Hay que asegurar que el paciente no incline el cuerpo durante la maniobra (mano
en el hombro), y elogiar o corregir defectos. Deben realizarse un mínimo de tres
maniobras satisfactorias y un máximo de ocho cuando no sean juzgadas adecuadas. El
tiempo de espiración debe ser de 6-15 segundos (mínimo y máximo).

11.(d)
La validez de una prueba espirométrica se basa en los criterios de aceptabilidad y
reproducibilidad que aplica el técnico que realiza la espirometría.

12.(b)
Los criterios de aceptabilidad de una prueba espirométrica son: inspiración máxima,
espiración continua y sin rectificaciones, finalización lenta con meseta espiratoria,
duración mayor de 6 segundos, trazado compatible, sin accesos de tos o paradas, y
observar que no haya fugas ni obstrucción de la pieza bucal (por la lengua o los
dientes).

13.(c)
Los criterios de reproducibilidad de la prueba espirométrica incluyen:
• Mínimo de tres y máximo de ocho maniobras.
• Los dos mejores valores de FVC y de FEV1:
– No difieren entre sí más de un 5%.
– No difieren entre sí más de 100 ml.