Você está na página 1de 45
a teoria social, hoy Anthony Giddens, Jonathan Turner y otros version espaniola: ests Alborés Alianz/, EDITORIAL MEXICO, D.F. Se BIBLIOTECA DEL ferro TEER PEC ABTOROMO DE MEXICO , ee Byyartact 1 Poatal 90-018 Unidad Independencia Villa Alvaro Obregon oasne MEXICO, DF ay 38 BA gst ee hae. 300 - S6}8xh LA TEORIA SOCIAL, HOY Tinule original en inglés: Social Theory Today Primera edici6n: 1987 Primera edicion en idioma espaiiol: (990, Alianza editorial, $.A., Madrid © 1987, Polity Press © Ed, cast: (990, Alianza Editorial, S.A., Madrid D.R. © 1991, Editorial Patria, S.A. de C.V. bajo el sello de Alianza Editorial San Lorenzo 160, !ztapalapa México, D.F., CP 09860 Primera edicién en la coleccién Los Noventa Coedicign: Direceién General de Publicaciones del Consejo Nacional para ta Cultura y las Artes/ Editorial Patria, S.A. de C.V. La preseniacin y disposicidn en conjunto y de cada pagina de LA TEORIA SOCIAL, HOY, son propiedad del editor. Queda estrictamente prohibida la reproduccién parcial 0 total de esta obra por cualquier sistema o método electrénico, incluso el foracopiado, sin autorizacién escrita del editor, ISBN 968-39-0450-5 IMPRESO EN MEXICO Hans Joas | | | | | INTERACCIONISMO SIMBOLICO ! | | | | | | | | | | | | | Cuando la sociologia americana inicié su marcha triunfal por el mundo una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, no hacia mu~ cho tiempo que ella misma habia pasado su propio punto de infle- xién histérico. La «combinacién de Lazarsfeld y Merton», como se denominé6. al método sociolégico después de ese punto de inflexién (Shils: 1970), combinaba una sofisticada investigacién social empirica de orientacién-cuantitativa con una teoria estructural-funcionalista desvinculada de su contexto y origenes histérico-filoséficos y redu- cida a una aplicacién de «alcance medio». Esta combinacién se pre- sentaba como el epitome de todo cuanto tenia de valioso la herencia de los sociélogos europeos clasicos, y como el modo de integrar esta herencia en el acervo teérico y en un método de adquisicién de conocimiento acumulativo y profesionalmente respaldado. Es indu- dable que para mantener la identidad de la disciplina fue necesario pagar el clevado precio de suprimir aquellas tradiciones que dificil- F mente podian integrarse en la nueva imagen de la sociologia. En este ee sentido, es sorprendente que a pesar de que Parsons luchara con la i interpretacién de Durkheim, Weber y Pareto durante cientos de pi- | ginas en su primera gran obra, The Structure of Social Action (1968a), en aquella discusién no solo presenté una descripcién completamen- 7 Quisiera agradecerle a Anselm Strauss sus valiosos comentarios sobre este articu- : lo. 112 Interaccionismo simbélico 113 te inadecuada del idealismo aleman y del marxismo, sino que con- sideraba incluso que las tradiciones americanas de teoria social ape- nas eran dignas de menci6n. Literalmente, no dedicé una sola pala- bra a los logros de la filosofia social pragmatica de John Dewey y George Herbert Mead, ni tampoco a los hallazgos metodolégicos pioneros de la escuela sociolégica de Chicago y las implicaciones tericas de sus investigaciones empiricas a gran escala. Las ideas e investigacion americanas, que no se juzgaban dignas de interés en su pais de origen, dificilmente podian esperar encontrar mejor trata- miento fuera de los Estados Unidos, dado el generalizado escepti- cismo eurocéntrico o de izquierdas respecto al pensamiento america- no. Esto no quiere decir que dicha tradicién se haya extinguido por completo. En numerosos subcampos de la sociologia, desde la in- vestigacion de la socializacién hasta Ja sociologia criminal y urbana y la Sociologia ocupacional, las obras de la tradicién de Chicago desempefian un importante papel y han contribuido a la fecundidad de Jas investigaciones llevadas a cabo en estas reas. Fragmentos dispersos de esta tradicién, tales como las ideas de Mead sobre el yo y sobre la adopcién de papeles, el «teorema de Thomas» sobre el caracter efectivo de todos los componentes de una situacién que se consideran reales, y el concepto fundamental del métode biografico pertenccen al acervo estandar del conocimiento sociolégico, Cierta- mente, muchos representantes de esta tradicién se encontraron en relativa soledad o tuvieron que adoptar el papel de una «oposicién» mas o menos Vid. Lewis y Smith: 1980. Han aparecido varios comentarios casi enteramente negativos de este libro que contienen importantes tesis sobre la relacién entre el pragmatismo y la sociologia. Algunos de estos comentarios son: Blumer: 1983; John- son y Picou: 1985; Miller: 1982; Rochberg-Halton: 1983. Interaccionisme simbélico 115 de interaccién que subraya el cardcter simbélico de la accién social. El caso prototipico es el de las relaciones sociales en las que la accién no adopta la forma de mera traduccién de reglas fijas en acciones, sino en el caso en que las definiciones de las relaciones son propues- tas y establecidas colectiva y reciprocamente. Por tanto, se considera que las relaciones sociales no quedan establecidas de una vez por todas, sino abiertas y sometidas al continuo reconocimiento por par- te de los miembros de la comunidad. Ahora bien, seria totalmente inadecuado limitar un esbozo del interaccionismo simbélico a su idea central y a las preferencias teé- ticas y metodoldgicas que surgen de ella. Las numerosas criticas al interaccionismo simbélico son por si solas raz6n suficiente para que sea preciso ir més alla de este primer nivel de presentacién. Tales criticas suelen acusar al interaccionismo simbélico de limitarse a los fenémenos de la inmediatez. interpersonal. Sin embargo, también se le critica el que ignore las cuestiones relativas al poder y a la domi- nacién, y se le imputa que ve el complejo de las relaciones macro- sociales como el simple horizonte de la socialidad del universo vital, asi como una completa ignorancia de la dominacién de la naturaleza or la sociedad o del hecho de que las condiciones sociales pueden fregar a ser auténomas con relacion a las acciones y orientaciones de L los que participan en las acciones sociales. Si bien es cierto que muchas de estas criticas pueden aplicarse, al menos de forma parcial, | al programa de Herbert Blumer y a los socidlogos que siguen ese programa, es sin embargo dudoso que estén justificadas cuando se considera el conjunto de la obra teérica y empirica producida por esta linea de investigaci6n. | La verdadera importancia del interaccionismo simbélico y su po- tencial fecundidad tedrica solo puede entenderse cuando se contrasta con la vieja escuela de Chicago, escuela a la que continda, si bien eliminando ciertos aspectos de su pensamiento. Esta forma de con- siderar el interaccionismo simbélico, por tanto, constituye otro de | Jos aspectos que tratard la presente exposicin de aquella tradici6n. i El interaccionismo simbélico se considera la continuacién de ciertas j partes del pensamiento y la obra del heterogéneo grupo interdisci- linar de tedricos, investigadores sociales y reformadores sociales de fy Universidad de Chicago que ejercieron una influencia determinan- te en la soctologia americana entre 1890 y 1940, la fase de institu- | cionalizacién de Ja disciplina, No cabe duda de que esta escuela no tenia un tedrico inequivocamente decisivo ni un programa de inves- tigacién claramente definido; la escuela de Chicago consistia mas bien en un complejo entramado de pensadores e investigadores mas © menos importantes cuyas influencias mutuas es dificil reconstruir ahora. | 116 La teorfa social, hoy Por consiguiente, una exposicién de esta escuela interesada en sus aspectos tedrico-sistematicos tiene que tratar de desvelar y extraer la estructura subyacente de los supuestos compartidos por sus miem- bros en este segundo nivel de andlisis, y debe hacerlo sin crear la falsa impresién de que hubo una homogeneidad absoluta o una es- tabilidad, temporal en dicha escuela. Sin embargo, no es esta la difi- cultad principal. Esta reside en el hecho de que la escuela de Chicago (que podria describirse como la combinacion de una filosofia prag- miatica, de un intento de dar una orientacién politica reformista a las posibilidades de la democracia en condiciones de rapida indus- trialieacion y urbanizacién, y de los esfuerzos por convertir la so- ciologia en una ciencia empirica concediendo una gran importancia a las fuentes precientificas del conocimiento empirico) no era nada més que una realizacion parcial —desde el punto de vista tedrico— de las posibilidades inherentes a la filosofia social del pragmatismo. De aqui se deriva la necesidad de considerar nuestro asunto en un tercer nivel de estudio, en ¢l que trataremos de reconstruir el pragmatismo como fuente filosdfica de Ja escuela de Chicago y del interaccionismo simbélico. Esto no significa, por supuesto, que haya que atribuir una mayor importancia o una vigencia mds duradera a la elaboracién de conceptos filoséficos en cuanto tal. Lo que quere- mos decir es que en la tilosofia pragmatica pueden encontrarse ideas fundamentales sobre las teorias de Ia accién y el orden social suma- mente relevantes para las tareas tedricas de i sociologia actual. En la sociologia no han sido debidamente integrados estos fundamentos de una teoria de la accién y del orden social. La escuela de Chicago y la tradici6n crucial del interaccionismo simbélico deben gran parte de su importancia a la transformacién de estas ideas fundamentales en una teoria concreta de la ciencia social y en investigacién empi- rica. No obstante, es posible demostrar que esta transformacién solo se Ilevé a cabo de forma fragmentaria, y que algunos de los proble- mas no resueltos de esta tradicion pueden resolverse reconsiderando su punto de partida. El siguiente ensayo comienza, por tanto, con un andlisis de la importancia del pragmatismo para la teoria social. Este anilisis va seguido de un examen de las fases mas importantes del desarrollo del pragmatismo en su versién sociolégica, represen- tadas por la obra de W. I. Thomas, Robert Park, Herbert Blumer y Everett Hughes, y de la situacién en el momento presente. Un andlisis de los resultados tedricos de esta tradicién para la construc- cién de la teoria actual cierra nuestro examen de esta escuela. | | | | | i Interaccionismo simbdlico 117, I. El pragmatismo como fa principal fuente filoséfica de la escuela de Chicago El pragmatismo es una filosofia de Ja accién. Sin embargo, no desarrollé su modelo de accién como Jo hizo Parsons y, al menos segin la interpretacién parsoniana de estos, como lo Ricieron los pensadores sociolégicos clasicos, es decir, plaiteando y respondien- do esta pregunta: gqué dimensiones deben afiadirse a la nocién uti- litarista de actor solitario que persigue racionalmente sus fines si se wiere aprehender teéricamente el innegable aunque —en el marco dat utilitarismo— inexplicable hecho de la existencia del orden so- cial? El pragmatismo no es, sin duda, menos critico respecto al uti- litarismo de lo que lo fueron los tedricos clasicos de 1a sociologia. Sin embargo, el pragmatismo no ataca al utilitarismo en el problema de la accién y el orden social, sino en el de la accién y la conciencia. El pragmatismo desarrollé el concepto de accién a fin de superar los dualismos cartesianos. Partiendo de esta iniciativa se elaboré un con- cepto de la intencionalidad y el orden social que diferia radicalmente da utilitarista, El concepto de racionalidad y ef ideal normativo de este tipo de pensamiento se expresan tedricamente en la idea de accién autorregulada. La teoria pragmatica del orden social, por lo tanto, est4 guiada por una concepcién del control social en el sentido de autorregulacién colectiva y resolucién colectiva de problemas. Esta concepcién del orden social esta inspirada en ideas acerca de la democracia y Ja estructura de fa comunicacién en las comunidades cientificas. El problema de determinar la importancia empirica de este tipo de orden social en las sociedades modernas es uno de los cemas centrales de la filosofia politica pragmatica y de la sociologia basada en esa filosoffa, Consideremos ahora estas cuestiones en deta- le. La emancipacién del individuo de la legitimidad y autoridad au- toevidentes de las instituciones e ideas tradicionales que tuvo lugar a principios de la modernidad es la expresion més extrema y radical del pensamiento de René Descartes. Descartes convirtié el derecho individual a dudar en el firme fundamento de una filosofia basada en la certeza de si del yo pensante y dubitante. Naturalmente, esto acabé con la incuestionada evidencia de ta existencia de un mundo externo a fas conciencias individuales, del cuerpo del yo pensante en tanto que componente de este mundo, y de los demas sujetos pen- santes del mundo. Por tanto, una filosolfa de orientacién epistemo- logica pudo justificar sus pretensiones fundacionales frente a las cien- cias, Sin embargo, al mismo tiempo se crearon los dificiles —o im- posibles— problemas de constituir sobre la base del yo pensante el mundo, el cuerpo, y el «ti», el sujeto opuesto al yo. La idea central 148 La teorfa social, hoy del pragmatismo iba dirigida contra todo este programa. Lo que el pragmatico pone en duda es que la duda cartesiana tenga sentido. No podemos partir de la duda absoluta. Tenemos que comenzar con todos os prejuicios que ya tenia cuando empezamos a estudiar filosofia, Una maxima no puede desvanecer estos prejuicios, pues son cosas que no se nos cocurre que puedan ponerse en cuestion. De ahi que este escepticismo inicial serd un mero autocngafio, y no una duda verdadera; y nadie que siga el método cartesiano estaré enteramente satisfecho hasta que haya recuperado formalmente todas aquellas creencias que habia adoptado formalmente (...] Es cierto que una persona puede, en el curso de sus estudios, encontrar razones para poner en duda lo que habia comenzado creyendo; pero en tal caso duda porque tiene una razon positiva para hacerlo, y no por causa de la maxima cartesiana, (Peirce: 1934, pp. 156 y siguientes.) Esta critica de la duda cartesiana es cualquier cosa menos una defensa de autoridades incuestionables frente a la pretensién eman- cipatoria del yo pensante; es, sin embargo, un alegato en favor de la duda auténtica, es decir, en favor de sujetar el conocimiento a situaciones que presenten problemas reales. Se sustituye el concepto rector del cartesianismo, el del yo que duda en solitario, por la idea de una biisqueda cooperativa de la verdad a fin de enfrentarse con problemas reales que surgen en el curso de la accién. Uno estaria tentado de atribuir a esta transformacidn la misma importancia his- térica que se concede a la filosofia de Descartes. Al menos, las consecuencias de esta transformacién de la idea rectora de la reflexién filosdfica tienen un alcance extraordinaria- mente amplio. En efecto, queda transformada toda la relacién entre conocimiento y realidad. El concepto de verdad ya no expresa una correcta representaci6n cognoscitiva de la realidad (idea gue cabria concebir metaféricamente como «representacién» [Abbil- dung]), sino un aumento del poder para actuar en relaci6n con un entorno. Es necesario replantear ahora todos los niveles del conoci- miento, desde la percepcién sensorial hasta Ja autorreflexién, pasan- do por la deduccién légica de conclusiones. Charles Peirce comenzé a desarrollar este programa. William James lo aplicéd a un gran ni- mero de problemas, principalmente de naturaleza religiosa o existen- cial. Llevado quizd de su deseo de demostrar la imposibilidad de encontrar soluciones universalmente validas a estos problemas, Ja- mes limit6 de forma decisiva, y por consiguiente debilité, la idea basica del pragmatismo. A diferencia de Peirce, formulé el criterio de verdad en funcién de los resultados facticos de la accién y no en funcién de los resultados que, en general, cabria esperar que ocu- rrieran, En la psicologia de James se tomaba como punto de partida la pura corriente de experiencia consciente, no la accién, Sin embar- i i | ' i Interaccionismo simbélico 119 0, desarrollé andlisis extraordinariamente penetrantes que mostra- an el cardcter selectivo de la percepcién y la distribucién de la atencién como funcién de los fines del sujeto. Peirce apenas ejercid influencia en los socidlogos; los escritos de James si, aunque de forma muy difusa, y se. manifest, sobre todo, en una sensibilizacion respecto a las sutilezas de las experiencias subjetivas. La influencia decisiva del pragmatismo en la sociologia solo tuvo lugar a través de John Dewey y George Herbert Mead. Estos dos hombres, que al principio siguieron un programa hegeliano «naturalizado», y quie- nes, como Feuerbach *, se sentian por tanto por encima de las res- tricciones cartesianas del pensamiento, se dieron cuenta de la impor- tancia crucial de refundar el pragmatismo sobre la base de las cien- cias bioldgicas y sociales. Esta «refundacién> del pragmatismo adopté al principio la forma de una psicologia funcionalista. Dicha psicologfa trataba de interpre- tar todas las operaciones y procesos psiquicos —y no solamente los cognitivos— desde el punto de vista de su funcionalidad con respec- to a la solucién de los problemas que los sujetos encuentran en el curgo de su conducta, ‘Tal empresa suponia ef rechazo de los méto- dos epistemoldgicos tradicionales para la interpretacion de los fend- menos psiquicos, asi como una critica de todas las psicologias que en mayor o menor medida incorporaban estas posiciones filos6ficas obsoletas. El testimonio mas célebre del nuevo método es el articulo pionero de John Dewey, «The Reflex Arc Concept in Psychology», publicado en 1896 (Dewey: 1972); su elaboracién més acabada, sin embargo, puede encontrarse en «The definition of the Psychical» (1903), minucioso estudio de George Herbert Mead que todavia per- manece casi totalmente ignorado. Dewey critica una psicologia que cree haber encontrado su ob- jeto en la formulacién de relaciones causales de carécter legal entre los estimulos ambientales y las reacciones del organismo. Dewey niega que sea legitimo concebir las acciones como Ia adicién de tres fases: estimulacién externa, procesamiento interno del estimulo, y reaccién externa. A este «modelo del arco reflejo» opone la totalidad de Ja accién: es la accién lo que determina qué estimulos son rele- yantes dentro del contexto detinido por la accién. Los elementos de una accién, que la teoria del arco reflejo considera discretos, son, afirma Dewey, distinciones funcionales dentro de 1a accién; cuando se interrumpe la ejecucién de una accién la unidad de esta se des- compone, y se manifiesta la funcionalidad de esas distinciones. El sujeto es consciente de la sensacién como estimulo externo cuando * Sobre Feuerbach, vid. Honneth y Joas: 1980, 120 La teoria social, hoy su naturaleza es desconocida; y nos damos cuenta de la necesidad de una reaccién como tal cuando zo sabemos cémo debemos reaccio- nar. De acuerdo con esto, Mead definié lo psiquico como «aquella fase de la experiencia en la que somos inmediatamente conscientes de impulsos en conflicto que despojan al objeto de su caracter de objeto-estimulo, dejandonos en esa medida en una actitud de sub- jetividad; pero durante Ia cual un nuevo objeto-estimulo aparece por razon de la actividad reconstructiva que se identifica con el sujeto Pe [7] en cuanto distinto del objeto “mi’’» [me] (Mead: 1903, p. 109). Es cierto que la critica de Dewey y Mead, al menos tal como la hemos presentado, se refiere a teorias que reducen la accién a una conducta determinada por el ambiente. Sin embargo, el modelo de accién empleado en esta critica también muestra la modificacién del significado de la intencionalidad en comparacién con aquellas teorias ue consideran que la accidn es Ja realizacién de fines ya estableci- dos. En el pragmatismo, precisamente porque este considera todas las operaciones psiquicas a la luz de su funcionalidad con respecto a la accién, no es posible sostener la idea de que determinar un fin es un acto de conciencia per se que transcurre fuera de contextos de accién, Antes bien, el determinar un fin solo puede ser el resultado de la reflexién acerca de las resistencias que encuentra la conducta orientada en diversas direcciones. Si se evidencia la imposibilidad de seguir simultaneamente todos los diversos impulsos rectores 0 com- pulsiones de fa accién, puede tener lugar la seleccién de un motivo dominante, que entonces, en cuanto fin, domina el resto de los mo- tivos o solo permite que se realicen de modo subordinado. Sin embargo, lo normal no es que se de tan clara orientacion respecto a un fin. Por naturaleza, la accién solo es difusamente te- leolégica. Incluso nuestra percepcién est4 configurada por nuestras capacidades y posibilidades de accién. El actor solo limitara la va- tiedad de sus impulsos y sensibilidad a una linea de accién definida orientada a un nico fin si se ve forzado por si mismo o por otro. EI interés de Dewey y Mead por el juego infantil no se debia tni- camente a su deseo de llevar a cabo una reforma en la educacién, sino también a que dicho juego les servia como modelo de accién en la que Ja presién orientada a la consecucién de fines inequivocos era muy escasa. En sus andlisis de la experimentacién desarrollaron una definicién de la inteligencia creativa como superacién de los problemas de la accién a través de la invencién de nuevas posibili- dades de accién; esta capacidad para la invencién o creatividad, sin embargo, presupone la manipulacién consciente de la forma de ac- cién denominada juego, el «jugar con» distintas alternativas de ac- cién. En este punto del desarrollo del pensamiento de Dewey y | Interaccionismo simbélico 121 Mead es claro que, en contraste con el planteamiento utilitarista, la teoria pragmatica de la accién abre nuevos ambitos de fenémenos al tiempo que exigen la reinterpretacién de los ya conocidos, y lo hace de forma que no encuentra parangén en la critica de} utilitarismo Ilevada a cabo por los clasicos de la sociologia. Consideremos ahora brevemente tres posibles objeciones al mo- delo pragmatico de la accién. La critica de que este modelo limita el concepto de accién de modo instrumentalista o activista tiene que haber perdido plausibilidad al haber indicado arriba la importancia que el juego y la creatividad tienen para el pragmatismo. La refuta- cién més enérgica de esta critica puede encontrarse en los escritos de Dewey sobre estética (Dewey: 1934), en los que se demuestra precisamente la disposicién pasiva del sujeto a la experimentacién y perfeccionamiento de la experiencia en relacién con el presente. Para Dewey, el pragmatismo era nada menos que un medio de criticar aquellos aspectos de la vida americana «que hacen de la accién un fin en si misma y que conciben los fines de modo demasiado estre- cho y demasiado “prictico”» (Dewey: 1931, p. 16). Por tanto, la eleccién de la accién como el punto de partida de la reflexién filo- séfica no quiere decir que el mundo se degrade a la categoria de mero material a disposicién de las intenciones de los actores; esta objecién se basa aun en la dicotomia cartesiana, cuya superacién es justamente lo que est4 en cuestidn. Solo en la accién se nos revela hb inmediatez cualitativa del mundo y de nosotros mismos. Otra posible objecién es que en el modelo de accién pragmatico la conciencia se encuentra orientada al momento presente. Esta acu- sacién puede rebatirse sefialando la importancia central que tienen los chébitose en este modelo. Los actores no almacenan en su con- ciencia las soluciones a los problemas de la accién, sino que las aplican a nuevas acciones, las cuales, como rutinas, siguen su curso ajenas a la conciencia de los actores. Unicamente un nuevo problema que plantee la accién hace ineficaces las rutinas y los . Peirce no pudo, sin embargo, ofrecer una verdadera teoria del sujeto que se comunica consigo mismo o con otros. Cooley fue el primero en expresar la necesidad de un pragmatismo® «social» o «sociolégico» y en desarrollar una teorfa del yo y de su dependencia de grupos primarios. De todos modos, la elaboracién de su teoria era todavia muy inconsistente, Cooley no fundamenté la conciencia sobre la accién de forma légicamente rigurosa, y formulé una teoria del yo mas emotiva que cognoscitiva. Este problema de lograr un andlisis pragmatico de las situaciones de interaccién social y auto- rreflexién individual era el nexo crucial para unir la filosofia prag- matica con una sociologia y psicologia social antiutilitarista. Mucho mas que el propio Dewey, fie George Herbert Mead quien en su anilisis del origen de la comunicacién gestual y lingiiistica humana pensé a fondo el problema y le dio paso a paso una solucién. Al atribuirsele la solucién del problema, Mead se convirtié en la figura estratégicamente central de la escuela de Chicago. Esto es cierto, independientemente de lo sdlida que fuera su solucién y de lo pro- funda que fuera de hecho la recepcién de su pensamiento en la socio- logia. Seria incorrecto entender la contribucién de Mead” como una simple inversién de fa relacién entre el individuo y la colectividad esta vez en favor de la colectividad. El verdadero significado de su logro consiste en el hecho de que cambié fundamentalmente el planteamiento del problema. Siguiendo plenamente el espiritu del pragmatismo, investigé el tipo de situaciones de accién en que una mayor atencién a los objetos del entorno no es suficiente para ga- rantizar una continuacién exitosa de la accién. Mead pensaba en los problemas de la accién interpersonal. En Jas situaciones sociales el propio actor es una fuente de estimulos para su compajiero. Por Consiguiente, tiene que prestar atencién a sus propias formas de ac- tuar, pues estas provocan reacciones en su compajiero y por tanto se convierten en condiciones para la continuacién de sus propias acciones. En este tipo de situacién es funcionalmente necesaria no ° En Rochberg-Halton (1982) se encuentra una descripcién muy interesante de las diferencias entre la teoria pragmitica de los signos y ia teoria estructuralista. ® Charles H. Cooley («Todavia esta por elaborar un pragmatismo social, 0 quiza deberia decir sociolégico»), citado en Jandy (1942, p. 110}. Sobre Cooley vid. la critica de Mead en Mead (1930), 7 Vid. Mead (1934) y Joas (1985a). Vid. Bodenhafer (1920-1), una importante tesis, doctoral escrita bajo la influencia de Mead y que ayuda a entender la importancia que tuvo para la sociologia contemporanea el cambio de perspectiva propuesto por Mead. Interaccionismo simbélico 123 solo la conciencia, sino también la autoconciencia, Con este andlisis de la autorreflexi6n, Mead trataba de reconstruir pragmaticamente la herencia del idealismo aleman. Mead desarrollé las condiciones de posibilidad de la autorrefle- xi6n a partir de una teoria sobre los origenes de la comunicacién y socialidad especificamente humana, En una serie de articulos escritos hacia 1910, senté paso a paso los fundamentos de la teorfa de la interaccién simbélicamente mediada. Mead mantiene que la trans- formacion de fases de la accion en signos gestuales posibilita que un actor reaccione ante sus propias acciones, permitiéndole por lo tanto representar con estas las de otros y que las reacciones virtuales de otros influyan anticipadamente sobre sus propias acciones. El com- portamiento humano se orienta a las posibles reacciones de los de- mds: mediante simbolos se forman modelos de expectativas recipro- cas de conducta, modelos que, sin embargo, siempre estan integra- dos en el curso de la interaccién, de la verificacién de anticipaciones. Son suficientemente conocidos los resultados conceptuales de esta innovacién —las nociones de adopeién de papeles, del yo {self}, del «otro generalizado» etc—, y podemos omitir aqui una explicacion de estos. Para los propésitos de la siguiente exposicién importa mas cl hecho de que Mead traté de extender su método al dominio de los problemas cognoscitivos. Baséndose en este giro social del prag- matismo *, ofrece una nueva interpretacién de la constitucién dal objeto fisico, de la imagen del cuerpo y de la temporalidad subjetiva. En su conjunto, estos fragmentos hacen posible entender la accién como conducta autocontrolada, y considerar un concepto de auto- control que no esta restringido instrumentalistamente, como el con- cepto pragmitico de racionalidad. En particular, Mead establece las condiciones de la interaccién simbélica y de la autorreflexién. Sus anilisis estan guiados por una concepcién normativa ideal de Ja estructura del orden social, basada principalmente en un ideal de autogobierno democratico combinado con las ideas de Peirce sobre la comunicaci6n libre e irrestricta den- tro de la comunidad cientifica. Sin embargo, en las partes te6ricas centrales de su obra esta nocién tampoco se usa para elaborar una teoria social sociolégicamente util. Este desarrollo suele mas bien encontrarse en sus articulos periodisticos sobre politica. Los escritos de John Dewey van més lejos en este aspecto, espe- cialmente la discusién de su libro The Public and its Problems (1927). Alli Dewey defiende una teoria que toma el proceso de * He discutido la constitucién de fa imagen del cuerpo en Joas (1983). ° Dado que fa mayor parte de las exposiciones al uso dei pragmatismo no son muy dtiles con respecto a las cuestiones de teoria politica y a Jas posibilidades de 124 La teoria social, hoy accién colectiva como su punto de partida. Esta accién encuentra problemas y lleva a consecuencias no deseadas o imprevistas que la colectividad que actiia debe asimilar reflexivamente. Dentro del mar- co de las normas de la comunidad, las consecuencias de la accion se perciben, interpretan, evalian y se tienen en cuenta para la prepara~ cién de futuras acciones; y no solo actéan de este modo las institu- ciones a las que se han asignado especificamente estas tareas, sino todos los individuos y colectividades afectados por las consecuen- cias, En este proceso de interpretar y evaluar las consecuencias de fa accién colectiva Ja comunicacién entre todas los afectados desem- pefia un papel esencial; todos los interesados estan motivados para participar en esa comunicacién, para manifestar que se encuentran Frectados por las consecuencias. Por tanto, la filosofia politica de Dewey no toma como punto de partida un antagonismo entre los individuos y el estado, sino los problemas internos de la accién del grupo. Tanto el estado independiente como el individuo auténomo se constituyen en el ptiblico (en cuanto comunidad de comunicacién integrada por todos fos afectados por las consecuencias de tal accién) fundado en la comunidad de accidn. En este modelo teérico, la comunicacién dirigida a la resolucion de problemas de interés colectivo se convierte en una condicién esen- cial del orden social. Asi entendido, el orden social no requiere la «unanimidad» de los miembros de la sociedad; la comunicacién hu- mana vincula la unicidad individual y el reconocimiento y uso com- partido o universal de los sistemas simbélicos. La filosofia politica de Dewey también critica la tradicién de pensamiento hobbesiana, ue interpreta la accién social como impuesta Gnicamente por me- diacion de autoridades externas. Por ailtimo, el programa de Dewey, igual que las anteriores re- flexiones de Cooley, se oponen explicitamente a una «naturaliza- cién» del mercado y a los intentos de presentarlo como mecanismo autorregulador capaz de resolver los problemas. Son precisamente las consecuencias de la interconexién de acciones con finalidad eco- némica las que requieren una interpretacién y valoracién colectiva. En Ja forma specifica en que la nocidn de «control social» fue usada por este grupo de pensadores, tal nocién no se referia a una garantia de la conformidad social sino a la autorregulacién consciente, a la idea de autogobierno Ievado a cabo mediante la comunicacion y entendido como resolucién de problemas colectivos. Asi, este con- cepto de «control social» fue, en la teoria del orden social, el equi- aplicar el pragmatismo a las ciencias sociales, llamo aqué la atencién sobre Rucker (1969) y White (1957). Interaccionismo simbélico 125 valente del concepto de «autocontrol» en la teoria de la accién "°. Ninguno de estos conceptos estaba pensado para aplicarlos a des- cripciones no valorativas. Al contrario, ambos contenian criterios inmanentes para juzgar la racionalidad de las acciones 0 de los ér- denes sociales, Pero esto tampoco quiere decir que no fueran mas jue conceptos valorativos. Precisamente, tenian que demostrar su alcance explicativo en el andlisis de las acciones y sociedades huma- nas. Por una parte, la filosofia social del pragmatismo proponia de este modo un conjunto de conceptos funda mentales para la investi- gacién de la ciencia social y para la construcci6n de teorias; por otra, otorgaba a estas mismas ciencias sociales una enorme importancia moral y politica, pues se suponia que debian ayudar a las comuni- dades humanas a mejorar su capacidad para la accion colectiva y, en un mundo que habia perdido toda certeza metafisica, hacer una con- tribucion decisiva a la promocién de la solidaridad de una comuni- dad humana universal que reconoce, discute y resuelve colectiva- mente los problemas de la humanidad. II. El! desarrollo de la escuela de Chicago Quienes investigan el contenido teérico del pensamiento y la obra de la antigua escuela de Chicago deben comenzar por liberarse de numerosos y extendidos errores en torno a dicha escuela para poder valorar Jos auténticos logros de este grupo de investigadores y pensadores '! EL primero “de estos errores es el de que la escuela tenia una orientacién exclusivamente empirica, y que no solo no consiguid sistematizar teéricamente los resultados de sus investigaciones, sino que consideraba que dimanaban de los objetos de investigacién. Esta critica es exacta en la medida en que esta escuela, fiel al espiritu del ragmatismo, concedia gran valor a la investigacion empirica. En la Fistoria de la ciencia social, la escuela de Chicago se sitéa en un punto intermedio entre fa filosofia social evolucionista especulativa de los primeros afios de la sociologia y la moderna ciencia social empirica. Es también cierto que, segiin se observard retrospectiva- mente, la escuela produjo un mosaico de estudios cuasi ctnograficos més que tratados tedricos de valor permanente. Pero esto no debe producir la errénea impresién de que las obras de los miembros de ja escuela no compartian un marco teérico al menos implicitamente. 19 Sobre este punto vid. el excelente articulo de Janowitz (1957-6). " Sobre la sociologia americana temprana vid. Hinkle: 1963; 1980. Sobre la in- dependencia de la sociologia americana respecto a los te6ricos sociales europeos cli- sicos, vid. Sutherland: 1978. ( Il i t 126 La teoria social, hoy Aunque no es idéntico para cada estudio, es sin embargo posible descubrir este marco tedrico general implicito de carécter pragmético —al cual, sin embargo, no se le dio una fundamentaci6n metatedrica explicita—— en los teoremas individuales sustantivos de la escuela de Chicago. ‘Tan errénea como esta critica es la idea de que la escuela de Chicago estaba Gnicamente interesada en llevar a cabo reformas so- ciales, 0 la creencia de que la naturaleza especifica de esta escuela consistia en un reformismo social protestante mas o menos secula- rizado 2, También en este aspecto podria hablarse de una situacién intermedia en la historia de [a ciencia social: una posicién entre la nula profesionalizacién de las ciencias sociales y su total profesio- nalizacién. Todas las figuras esenciales de la escuela de Chicago se oponian 2 una investigacidn social desprovista de criterios profesio- ales y cuyo Snico objetivo fuera el de crear conciencia publica de la existencia y gravedad de los problemas sociales. Ademés, eran Caramente conscientes de que aunque la profesionalizacién de las ciencias sociales tenia que basarse en métodos de investigacion mas exactos y en un marco de referencia universalista —en oposicion. al mero relormismo-— tampoco deberia renunciar consistir a todos los imperativos extracientificos. Finalmente, y por lo que respecta al caracter cristiano de la escuela de Chicago, es evidente que tal ca- ricter esta ausente del pensamiento y escritos de figuras tan impor- fantes como Thomas y Mead. Tampoco es razonable hablar de una mera forma de cristianismo secularizado a la vista del extremado antipuritanismo de muchos de los miembros de la escuela. Un tercer malentendido considera que la escuela de Chicago es el resultado epigonal del estudio de los escritos de pensadores euro- peos y de la apropiacién de sus ideas. Es sin duda cierto que, sobre todo el pensamiento aleman —tal como se manifesté en la transicién del historicismo a la sociologia (representada por Dilthey, Wi del- band, Rickert, Ténnies y Simmel)— y la etndlogia y psicologia é- nica (Valkerpsychologie) alemanas —-que trataban de explicar la vida cultural de naciones o pueblos— influyeron en la formacién de mu- chas figuras importantes de la escuela, Se prestd gran atencién a las teorfas sociolégicas de Durkheim, Tonnies y Simmel. Existian, en particular, afinidades entre miembros de esta escuela y Simmel, tanto mas considerando que Simmel trataba de encontrar un concepto de Sociedad que no la redujera a una mera agregacin de individuos ni Ja reificara en una entidad enteramente transcendente a estos ‘>, Sin 7 Tncluso en los escritos muy recientes de autores de primera fila pueden encon- trarse malas interpretaciones de este tipo: vid. Tenbruk: 1985 Vidich y Lyman: 1985. 1S Sobre la recepcién de Simmel en los Estados Unidos, vid. el amplio estudio de Levine et al, (1975-6). Interaccionismo simbélico 127, embargo, es del todo erréneo considerar que las ideas de la escuela de Chicago derivan del pensamiento de Simmel, o suponer siquiera una superioridad general del pensamiento sociolégico europeo en aquella época. Si es correcta la tesis de que el marco teérico de la escuela de Chicago tiene su origen en la hlosofia social del pragma- tismo, se habré mostrado al mismo tiempo que esta se origind en una escuela de pensamiento auténticamente americana, y no en la filosofia europer, Ni siquiera hace justicia a la escuela de Chicago el que Parsons admitiera fosteriormente que Cooley, Thomas y, sobre todo, Mead desarrollaron una teoria socio-psicol6giea de I interiorizaci6n que constitufa un avance importante respecto a los teéricos sociales europeos clasicos '*, pues aisla este logro de las condiciones en que se alcanzé y de las consecuencias que resultaron de él. Es decir, no se reconocié todo el alcance de la critica prag- matica del invidualismo racionalista. Este hecho tiene su expresién mas sorprendente en el mito del redominio det individualismo utilitario de Herbert Spencer sobre Er sociologia americana preparsoniana, Por lo que se refiere al pe- riodo anterior a fa escuela de Chicago y a los socidlogos especula- tivos ajenos a ella, es sin duda cierto que se trabajé mucho en una modificacién tedrica de las tesis de Spencer. Sin embargo, la verdad es que para todos los teéricos sociales del periodo cuyas obras to- davia se leen ~-Peirce, James, Baldwin, Mead, Dewey, Cooley, Ve- blen, Thomas y Park— Spencer era una figura totalmente acceso- ria !°, El primer libro de texto importante de la sociologia america- na, el Source Book for Social Origins (1907), puede en gran medida entenderse como una polémica contra Spencer. Desde el final de la Guerra de Secesién, muchos pensadores americanos han rechazado el individualismo atomista y Ran buscado nuevos modelos teéricos y prdcticos de formacién de la comunidad. Sus soluciones al proble- ma de encontrar una nueva base para la comunidad adoptaron for- mas extremadamente diversas, que van desde un retorno a los ideales comunitarios del temprano puritanismo, pasando por el misticismo de la naturaleza, la atracci6n por el catolicismo, planes y experiinen- tos utdpicos, hasta la glorificaciOn del pasado colonial de América o de la anterior situact6n de los estados del Sur, En la mayoria de los casos se intenté introducir los postulados morales del individua- lismo en estos modelos de comunidad, Naturalmente, el modo en que el pragmatismo se transformé en sociologia estuvo determinado de forma decisiva por las condiciones “4 El texto mas importante de Parsons sobre estos temas es su estudio sobre Cooley (Parsons: 1968b). 'S El defensor mas firme de esta tesis es Wilson (1968). 428 La teoria social, hoy de la sociedad americana, de la Universidad de Chicago y de la vinculacién politica de la sociologia americana temprana a su socie- dad durante el periodo en que se origind, es decir, a comienzos de Jos noventa y en los afios posteriores. En este periodo los Estados Unidos atravesaban una fase de répida industrializacion y urbaniza- cién ', La afluencia de inmigrantes era enorme; en su mayor parte provenian de tradiciones culturales muy distintas a a protestante. La disolucién de la estructura de los Estados Unidos, sumamente descentralizada politica y econémicamente, junto con Jos simulta- eos cambios econdmicos per se sentaron las bases de una profunda modificacién de la estructura de clases de la sociedad americana. Un aspecto de este cambio que requiere especial mencién es el surgi- miento de una nueva clase media «profesional». Politicamente, estos cambios fueron acompafiados de numerosos intentos por lograr re- formas sociales, intentos que le valieron a esta época el nombre de «era progresivay, Un objetivo comin a dichos intentos de reforma fue el de conservar los ideales democraticos de autonomia politica de las comunidades locales bajo las nuevas condiciones de hegemo- nia de las grandes empresas y del gobierno federal central en la sociedad americana; esto se consiguié dando a los ideales de las pequefias comunidades locales una forma apropiada a las nuevas co- munidades urbanas. Chicago fue uno de los centros de estas empre- sas reformistas. Los intelectuales de fa escuela de Chicago tenian una estrecha relacién personal con muchos de estos intentos, y en gran medida la conservaron incluso durante el periodo conservador de jos aiios veinte, Por consiguiente, los temas principales de Ja escuela de Chicago eran los problemas de ciudad moderna, especialmente del opio Chicago. Estos intereses explican casi siempre la eleccién de los temas de sus estudios socioldgicos. Las condiciones institucionales de la Universidad de Chicago, recientemente fundada, favorecieron {a orientacién hacia la investi- acién y la interdisciplinaridad. En esta universidad, la formacion de fos estudiantes graduados se centraba en la investigacién, y la in- fracstructura estaba pensada para una investigacién cooperativa. La fundacin de una revista cientifica, el American Journal of Sociology, en 1895, y la publicacin de los libros de texto de Thomas, Park y Burgess apoyaron el trabajo de los sociélogos de la Universidad de Chicago. En esta universidad la sociologia no se vio en la necesidad de luchar por su existencia contra el poder de las disciplinas mas antiguas, en especial la economia politica, sino que, en condiciones mucho mas favorables que en ningdn otro lugar, pudo centrar ple- T La mejor exposicién histérica del trasfondo sociobistérico de los desarrollos aqui mencionados es la de Wiebe (1967). Interaccionismo simbélico 129 namente su atencién intelectual en cllas, y dedicarse a demarcarse con respecto a estas '”. Estaba estrechamente relacionada con Ia et- nologia, la filosofia y la teoria de la educacién (en las personas y pensamiento de Mead y Dewey), y con la economia institucionalista y antimarginalista de Thorstein Veblen. Los fundadores de la Universidad de Chicago en sentido estricto, a excepcién de Albion Small, han quedado hoy olvidados, y su im- ortancia teGrica es nula. Podemos definir a Small como una com- inacién de «socidlogo de sistemas» especulativo e iniciador admi- nistrativo de la investigacién socioldgica empirica, Su propia posi- cin teérica, que segiin parece no llegé a convertirse en el hilo con- ductor de la investigacién sociolégica empirica de la Universidad de Chicago, puede denominarse «utilitarismo colectivo», es decir, era una teoria que explicaba la vida social mediante los procesos engen- drados por el conflicto entre grupos de intereses, De todos modos, enfrentado a la fuerza de las ideas pragmiticas, este enfoque tenia pocas posibilidades de imponerse. En la obra de William Isaac Tho- mas, uno de los primeros graduados de la universidad de Chicago, que ms tarde ingres6 en su facultad, se forjé el primer nexo im- portante entre el pragmatismo y la investigacién sociolégica. Las raices intelectuales de “Thomas se encuentran en la etnografia y en la psicologia étniica '*. Estos dos campos de investigacién re- cogian ¢ investigaban de forma holista y (en comparacién con la psicologia introspectiva) «objetiva» materiales pertenecientes a la di- versidad cultural de pueblos y épocas. Metodolégicamente, Thomas permanecié fiel a un procedimiento etnografico, pero aplicado a ob- Jetos no «exéticos»; tedricamente, con relacién a los debates en tor- no a la elaboracién de una psicologia social, estaba interesado en un modelo teérico que prestara cuidadosa atencién a la influencia de la cultura en la conducta individual y colectiva, En sus primeros escri- ! tos se fue distanciando gradualmente de la idea contempordnea de | Ja determinacién biolégica de las diferencias raciales y sexuales. Los elementos basicos de su propio modelo tedrico, sin embargo, son Y Vid. Diner: 1975 sobre ésté tema. Las exposiciones mas importantes de Ja escuela de Chicago son las de Blumer (1984), Carey (1975), Faris (1967) y Fisher y Surauss (1978), Quienes tengan interés en estudiar com mis detalle eae tema encon- tcarda de utildad la amplia bibliogalia de Kurtz (1984). Una exposicion breve de wa nico, aunque importante aspecto de la tradicién de Chicago es la de Farberman (1979). _*® En Janowitz (1966, pp. 307-10) puede encontrarse una bibliografia de las pu- blicaciones de Thomas. No existe una biogralia amplia sobre Thomes, Podemes ee, comendar algunas exposiciones breves de su vida, como la introduccion de Janowitz a la mencionada edicién de los escritos de Thomas (Janowitz: 1966, pp. VII-LVIM), el estudio de Coser sobre Thomas y Znaniecki (Coser: 1977, pp. 511-59), Deegan y Burger (1981) y Zaretsky (1984). 130 La teorfa social, hoy pragmiticos. En la introduccién a su Source Book for Social Origins (1968), se concedié ya una posicién tedrica central al modelo de accién de los «habitos». Cuando, enfrentados a un estimulo desa- costumbrado, fos habitos se rompen, solo puede superarse el estado de cosas que constituye una crisis mediante una operacién conscien- te («atencién») por parte del sujeto, operacién que origina nuevos habitos de conducta. Asi mismo, opone el concepto de control a todos los demds conceptos fundamentales entonces en uso, tales como imitacion, conflicto, coercién, contrato y «conciencia de tipo» [con- ciousness of kind]. Thomas subrayaba, mas-claramente que los filésofos pragmati- cos, el carécter cultural de los habitos de conducta y ta integracién en una colectividad de las iniciativas individuales: «el nivel cultural del grupo limita la capacidad intelectual de enfrentamiento y adap- tacién a las crisis» (Thomas: 1909, p. 20). La cultura, tal como Tho- mas la entendia, abarca los més variados recursos materiales, técnicos y cognoscitivos de una comunidad. Metodoldgicamente, esta orien- tacién Ileva a buscar procedimientos que hagan posible reconstruir la dindmica del tratamiento subjetivo & los problemas de la accién. Pero para Thomas esto no significa la observaci6n participativa o el anilisis del proceso de interaccidn, sino la recopilacion ¢ interpreta- cién de materiales significativos para las perspectivas subjetivas de los actores. En contraste con la maxima formulada por Durkheim en Las reglas del método socioldgico, tos hechos sociales no han de explicarse tinicamente mediante otros hechos sociales. De este modo, no se aplican fundamentalmente procedimientos de andlisis estadis- tico; en vez de esto, ha de admitirse que las percepciones individua- Jes y las nuevas creaciones de los individuos son el nexo que media entre los hechos sociales. Por consiguiente, en los estudios sociolé- gicos se har4 uso de materiales cercanos al ideal de auto-presentacién autobiografica y, por tanto, préximos a la unidad narrativa de la existencia humana. Por estas razones, para Thomas y para toda la escuela de Chicago, la demarcacién de su pensamiento ¢ investiga- Cidn respecto de fa psicologia no desempeftaba un papel tan impor- tante como ej que tenia para Durkheim. E} modelo tedrico de la psicologia social evitaba la identificacién de la psicologia con el in- dividualismo atomista que estaban combatiendo. La respuesta subjetiva a la transformacion de una sociedad «tra- dicional» en una sociedad moderna fue el tema de investigacién en el que mas avanzaron las reflexiones de Thomas, en una combina- cién de teoria e investigacion cientifica que muchas veces, como se sabe, no era consistente. En los inicios de su carrera Thomas comen- 26 a interesarse por los problemas de los negros americanos, de los judios socialistas y de los inmigrantes de diversas nacionalidades en Interaccionismo simbélico 131 los Estados Unidos (Bressler: 1952). Su estudio més extenso trata de Jos inmigrantes polacos (Thomas y Znaniecki: 1956), y fue recono- cido como una de las obras paradigmiticas de la escuela de Chicago. A este estudio siguieron otros que trataban de los problemas que afectaban a los inmigrantes y otras obras sobre temas relacionados con la adaptacién social, entre las que se cuenta un estudio sobre la rostitucion juvenil (Park y Miller: 1921 '9; Thomas: 1923); sin em- argo, no hizo progresos teéricos verdaderamente significativos. El modelo teérico de Thomas, tal como fue presentado princi- almente en las observaciones metodoldgicas preliminares a The Po- lish Peasant (1926) y en otras partes de ese estudio, amplia el modelo de accién pragmitico en dos aspectos: en primer lugar, el modclo se hace mas concreto desde un punto socioldgico; en segundo lugar, se amplia para incluir la accién colectiva. Se hace concreto en tanto que la operacién subjetiva de definir una situacién se estudia con mayor exactitud, Las orientaciones de conducta aceptadas se consi- deran el resultado de definiciones de situaciones que previamente han tenido éxito. Con el concepto de «actitud», estas definiciones se formulan por referencia a la accién y se distinguen de la psicologia de la conciencia, Se presta atencién a la funcién social de quien define las situaciones. Es claro que estas definiciones siempre con- tienen un elemento de riesgo. No tienen necesariamente que con- formar un sistema unitario y coherente, o que cubrir con la misma exactitud todas las situaciones, Surgen continuamente situaciones para las que no bastan las definiciones de situaciones ya establecidas. Thomas afirma que es posible dividir los motivos de la accién en cuatro clases. Estas son: el deseo de nuevas experiencias, el deseo de dominar una situacién, el deseo de reconocimiento social y el deseo de tener certeza de la identidad. | Este esbozo de una teoria de la motivacién muestra que ‘Thomas habia superado las nociones de la psicologia del instinto sin aceptar Jas explicaciones propuestas por los psicoanalistas, explicaciones que | consideraba monocausales. Su teoria incluye motivos que estén mas alla de Ja autoconservacién material o la persecucién egoista de in- tereses individuales, y es sumamente similar a la psicologia ehuroa- nista» desarrollada posteriormente. Contribuyé a la teoria de la per- sonalidad con su concepto de «organizacién de la vida», o confor- macién subjetiva del curso de la vida. Aplicando esta categoria dis- tinguié tres tipos de personalidad: el «filisteo», con una rigida orien- tactén de su vida; el «bohemio», que no tiene una estructura de caracter coherente; y, finalmente, con una clara valoracién positiva, | ' Es bien sabido que esta obra fue pricticamente escrita por Thomas. 132 La teoria social, hoy fa personalidad creativa, que es capaz de guiar sistematicamente su propio desarrollo. Pe ampliacién del modelo de accién pragmético para incluir la accjén colectiva cambia la concepeién de la desintegracién de las orientaciones 0 sociedades «tradicionales». Desde esta nueva pers- pectiva, la desorganizacién y la crisis presentan siempre una opor- tunidad para la reorganizaciGn creativa. ‘Thomas no era un pesimista cultural que no veia en la era moderna nada mas que la desintegra- én de Le «comunidad», No creia en la oposicién rigida entre ins~ tituciones fuertes y pérdida andmica de la orientaci6n; més bien, su interés se centraba en los procesos colectivos que producen la for- macién de nuevas instituciones. Para él, «la estabilidad de las insti- tuciones del grupo no ¢s, por tanto, un simple equilibrio dinamico de procesos de desorganizacién y reorganizacién» (Thomas y Zna- niecki: 1926, p. 1130). Esta concepcién de la sociedad y la historia hizo depassé las ca- tegorias histéricas bipolares que habian ejercido tanta influencia en Tow comienzos de la sociologia. Ya no se oponia la comunidad a la sociedad, la solidaridad mecanica a la orginica; estas oposiciones se reemplazaron por procesos continuos de desintegracién institucio- nal, de formacién exitosa o fallida de nuevas instituciones. Ya no era necesario negar ja importancia para las sociedades modernas de com- ponentes cruciales de sociedades anteriores, como la familia y la ertenencia a grupos étnicos. Qué duda cabe de que estos elementos Ban cambiado, pero su importancia no tiene por qué haber dismi- nuido. La relacion entre accién individual y colectiva o entre desor- ganizacién y reorganizacién individual y colectiva no se trataba in- tencionadamente Se forma funcionalista; es decir, en condiciones de desorganizacién social también existen oportunidades para la reor- ganizacion individual. En su investigacidn empsrica sobre los inmi- grantes polacos, Thomas se di dicd a investigar las diferentes fases del critico proceso de adaptacién sufrido por estos inmigrantes uti- lizando materiales empiricos adecuados a cada una de las fases (Mad- ge: 1962, pp. 52-87). Trazé una descripci6n de la sociedad campesina polaca basandose en cartas, descripcién que mostraba esa sociedad desde aspectos extraordinariamente diversos. La desintegracién de esta sociedad con la extensién del capitalismo industrial y los pri- meros esfuerzos por reorganizarse se documentaron con articulos tomados de los periédicos polacos. La desorganizacién personal de los inmigrantes se present6 con ayuda de un amplio material auto- biografico. La informacién sobre fa desorganizacion social de la cul- tura de los inmigrantes en los Estados Unidos se recogié de informes de tribunales y parroquias. De este modo, a pesar de todos los pro- ler de Ja elsciGn entre [a teoria y la investigacién empirica, se Interaccionismo simbélico 133 | escribié una impresionante obra sociolégica pionera a la que atin hoy se debe considerar un clasico. Durante algén tiempo William Thomas fue el sociélogo mas im- portante de la escuela de Chicago. Cuando en 1918 fue expulsado de su Universidad a causa de una conspiracién motivada por su inconformismo politico y moral, fue sucedido como lider oficioso de la escuela por un hombre al que el propio Thomas habia traido a Chicago unos pocos afios antes y que, antes incluso de que se conocieran, habia desarrollado una fuerte afinidad con las orienta- ciones de Thomas y con los temas de su pensamiento ¢ investiga~ cién: Robert Park. Hasta mediados de los afios treinta Park fue la figura més influyente de la escuela. Su importancia es mayor incluso que la de Thomas, tanto mds cuanto que se ejercié a través de sus numerosos estudiantes y de la realizacién de proyectos de investi-’ gacién, y no solo mediante sus propios estudios. A la luz de los numerosos giros de su vida, que no le Ilevaron a Ja cdtedra hasta pasados los cincuenta aftos de edad, casi parece como si hubiera sido predestinado al papel que desempefié en la Univer- ' sidad de Chicago *°. Siendo estudiante estuvo bajo la decisiva in- fluencia de John Dewey; trabajé durante muchos afios como repor- tero, y se doctoré en Alemania con una critica, influida por Simmel, de la psicologia de masas contempordnea, publicando su disertacin | en aleman. Ademés, habiendo sido durante afios un estrecho cola- borador del reformador negro Booker T. Washington, conocia los i problemas de los negros de los Estados Unidos mejor que ningén i otro blanco de aquel periodo. Estas diversas actividades en modo alguno eran tan inconexas como puede parecer a primera vista. Al menos, la personalidad creativa de Park consiguié integrarlas. De la filosofia de Dewey, Park habia tomado en particular el interés por la democracia como orden social y por la comunicacién pablica como Prerequisito de la democracia, Su actividad periodistica concordaba plenamente con estos inteteses; mAs adelante, Park definiria «noti- cia» como informacidn que interesa a todos porque a todos concier- ne, pero cuya interpretactén, sin embargo, esta todavia abierta (Park: 1972). Park estaba mds interesado que Dewey en la realidad empirica de los procesos de formacién de la opinién pablica, y de la dinamica | de los procesos de discusin que frecuentemente llevan a resultados no consensuales. Su pasién por ofrecer informes de primera mano % 1a mayor parte de los articulos importantes de Park se han publicado en la edicién en tres volimenes de sus Collected Papers (1950-5). Existe una excelente liceratura secundaria sobre Park. Destaca el estudio de Matthews (1977); vid. también Coser (1977: pp. 357-84) y Turner (1967). 134 La teoria social, hoy y su compromiso con los negros americanos estaban animados por tna profanda avidez de experiencias que trascendian los estrechos Kimites culturales y morales del parroquial entorno protestante de ‘América, Mientras que entre la mayoria de los intelectuales progre- sistas de aquel periodo apenas puede encontrarse conciencia de la terrible condicion de los negros en los Estados Unidos, Park obser- v6 que la la existencia de una poblacin de raza negra requeria una Fefldeién sobre la posibilidad del «control social» y la democracia tn condiciones de heterogeneidad cultural, reflexién prioritaria fren- te a la cuestién de la integracién de los nuevos inmigrantes en fa sociedad americana. Finalmente, en su tesis alemana Park habia apli- cado el concepto de democracia de Dewey como concepto formal en el sentido de Simmel. Con esto, Park consiguié dos cosas. Desde el punto de vista de la teoria de la accién, se evidencid que el pro- blema de alcanzar un consenso creativo tenia una importancia fun- damental, y se mostrd, en contra de las pretensiones de los psicé- Jogos de masas europeos, que existe una posible racionalidad en los procesos de toma de decision colectives. Pero el uso que hizo Park del concepto de Dewey ofrecié ademas una alternativa a la teoria bipolar de la transformacién histérica con sus categorias opuestas de «comunidad» y «soci ‘>, Esta alternativa era la transformacién de las comunidades tradicionales o bien en sociedades de masas o bien en sociedades democraticamente integradas. Park tenia un intenso interés por las posibilidades creativas de las masas y de Ja discusin publica. Esto hace comprensible que para él la conducta colectiva de la que surgen y que transforma estas instituciones se convirtiera en ef verdadero objeto de Ja sociotogia. En el gran manual introductorio escrito por Park y Burgess (1921) —la « iblia verde» de los socid- Jogos americanos del periodo de entreguerras— Ja sociologia se de- finja como }a ciencia de la conducta colectiva. Esto no quiere decir, por supuesto, que.la accién individual deba ignorarse 0 excluirse del Ambito de la sociologia, sino que ha de entenderse que su orienta- cin se constituye colectivamente. Para Park la sociedad no se enfrenta al individuo como un mero agente de represiOn, cocrci6n u obligacién. También se experimenta como fuente de inspiracién, de expansion del yo y de liberacién fortalecimiento de energias personales ocultas. La condicién para fi accion colectiva es la existencia de «representaciones colectivas», que se constituyen en la comunicacién. Tal enfoque tiene que centrarse, por consiguiente, en las diferentes formas de constitucién de estas representaciones colectivas, que van desde los sistemas de simbolos religiosos hasta la opinién publica, y entre las que también se cuen- tan fenémenos como la moda. Interaccionismo simbélico 135 Esta idea no nos aleja del 4mbito familiar a la filosofia social pragmatica, Es evidente que el lenguaje en el que Park y Burgess expresan estas ideas en su libro de texto esté influido por Durk- heim 7, Sin embargo, ellos insisten con mayor energia que el tedrico francés en las formas modernas y cotidianas de la aparicién de las representaciones colectivas. Podriamos concluir facilmente que esto es paco mis que la simple formulacién de ideas fundamentales ar- chiconocidas en un estilo durkheimiano mas préximo a la realidad empirica. Pero esta impresién se desvanece, no obstante, cuando se observa que para Park esa concepcién de Ia sociedad solo capta uno de los dos tipos de orden social: el tipo del «orden morals, de la accion colectiva que se regula por referencia a valores y significados. Sin embargo, a este tipo se opone otro, que Park denomina orden ebidtico» 0 eecolégico» #, La raz6n para introducir ese segundo tipo de orden social era, evidentemente, la dificultad de entender —partiendo de su modelo caracteristico de orden social— las des- viaciones sistematicas de ios resultados de la accién colectiva respec- to a las intenciones colectivas, o de comprender los resultados sis- tematicos de la accién no coordinada. Park tomé el arquetipo de esta teoria ", Las dimensiones que enumera incluyen el nimero de parti: cipantes, su experiencia relevante, y si estan hablando solo por ellos mismos © en representacién de colectividades. Sefiala a continuacién que las negociaciones pueden ser recurrentes 0 no recurrentes, y que pueden repetirse a intervales regulares o estar ordenadas en secuen- . cias determinadas. Ademés, la diferencia de poder entre los actores participantes es significativa. Otras dimensiones son la importancia que tiene la negociacién para los participantes, y si tiene 0 no la misma importancia para todos ellos; el que la negociacin sea ob- servada por terceros; el ntimero y complejidad de los objetos de la negociacion; y las alternativas que los participantes en la negociacidn 4 tienen aparte de Ja imposicién de decisiones consensuadas, es decir, ! en caso de que la negociacién se rompa. 3 Vid, ademds Maines y Charlton (1985); vid. exposiciones de tipo general en j Fine (1984) y Maines (1977). 144 La teoria social, hoy Esta enumeracién hace evidente que este enfoque no trata de afirmar la existencia de una consensualidad ideal respecto a las re- gulaciones sociales, consensualidad en la que el poder, el conflicto y las imposiciones estructurales no desempefan ninguna funcién, Esto seria una mala interpretacién muy grave. Se trata mas bien de demostrar cémo el propio actor debe tomar en consideracién los resultados de acciones anteriores, tanto individual como colectiva- mente, tanto desde la perspectiva del consenso como desde el punto de vista del conflicto, y que esta asimilaci6n y valoracién tiene lugar en condiciones estructurales que, a su vez, pueden remontarse a procesos de negociacién anteriores y a resultados deseados 0 no deseados de las acciones. En principio, el estudio de las dimensiones de los procesos de negociacién es neutro con respecto a la esfera social en la que se dan estos procesos, asi como en relacidn a Ja cuestion del significado de estas dimensiones para cl funcionamiento de las sociedades. La in- clusién de otros objetos de investigacion (ademés de la «organiza- cién profesional») y la subsiguiente ampliacién gradual de la capa- Sidad'de andlisis macrosociologico del enfoque del «orden negocia- do» seria, pues, la segunda direccién en que se ha desarrollado este enfoque. Este objetivo es compartido por estudios de orientacién muy distinta. El curso de la toma de decisiones politicas, por ejemplo, ofrece claramente un ambito para este tipo de investigacion (Hall: 1972). Eliot Freidson (1975-6) no estudia inicamente i determina- cién formal y sustantiva de las relaciones entre grupos profesionales en las instituciones existentes, sino también la constitucién de la estructura de las profesiones y del sistema social de division del trabajo en general, Algunos investigadores, por ejemplo Harvey Far- berman (1975) y Norman Denzin (1977b), han centtado su atencion en determinados fenémenos del mercado, y han mostrado que estos son incomprensibles sin la mediacién de procesos de negociaci6n. Gary Alan Fine y Sherry! Kleinman (1983) han ampliado el campo de atencién del interaccionismo simbélico mas alla de los grupos y organizaciones pequefias hasta abarcar redes personales, a cuya in- vestigacién han hecho una aportacién original, Una caracteristica comGn a todas estas empresas dispersas es que han producido estudios macrosocioldgicos o contribuciones tedricas fragmentarias sin cacr en la naturalizacion de los procesos investi- gados en.un «orden bidtico». Insisten, mas que la teoria democratica de la filosofia pragmatica, no solo en el alcance normativo, sino también en la enorme capacidad empirica de una investigacién de los rasgos de Ja vida social manifestados en condiciones de democracia. Sin embargo, en su mayor parte estos estudios no son todavia mas Interaccionismo simbélico 145, que miniaturas, no grandes descripciones del perfodo actual que tra- ten cuestiones politicas ¢ histéricas de importancia. No obstante, se ha traspasado el umbral que conduce hacia una teorfa de la sociedad én su conjunto y a la comprensién de formas de integracién social tales como el mercado, en el que se institucionaliza la independencia de las decisiones colectivas. Sin embargo, no es posible seguir pro- esando en esta direccién sin que sea libre una confrontacién con las grandes escuelas tedricas en estos temas. Pero es justamente a \ estas escuelas a quienes proponen un reto tedrico los fundamentos filoséficos establecides por el pragmatismo, su elaborada psicologia social y sofisticada microsociologia, asi como los principios basicos del enfoque del «orden negociado», TI. Una valoracién No podemos formular una valoracién sucinta de los frutos ted- ticos de la escuela socidlogica que deriva del pragmatismo, ni una contrastacion de esta escuela con el resto de las corrientes sociolé- icas actuales mds importantes, sin limitar a unas pocas cuestiones Rindamencales los miltiples problemas abordados por las teorias y la investigacion del resto de las escuelas rivales. A este respecto, la Propuesta mds convincente la encontramos en la tradicién parsonia- na. De acuerdo con ella, las cuestiones que constituyen los proble- mas metatedricos centrales ¢ inevitables de la sociologia son las re- lativas a la‘accién y al orden social como serie ordenada de accio- nes *?, Estos problemas son metateéricos porque no se refieren al desarrollo de teorias especiales empiricamente demostrables relativas a ciertos dominios d Fenomenos! sino a cuestiones referentes a Ja definicién y descripcién conceptual del dominio de la sociologia o de las ciencias sociales en general. Puede decirse que estas cuestiones son inevitables porque, aunque no toda teoria sociologica se ocupa explicitamente de ellas, ninguna puede trabajar sin sostener al menos implicitamente hipdtesis relatives a la naturaleza de la accién y del orden social. En este sentido, la reflexion. metateérica evidencia de forma més o menos clara estas hipétesis implicitas y. exige su fun- damentacién. Si se acepta esta definicin de status logico de la teoria de la accién y def orden social, podemos servirnos de estos dos planos para comparar la realidad del pragmatismo y sus posibilida- des inherentes con escuelas de pensamiento rivales 0 complementa- rias, * En Alexander (1982) puede encontrarse la descripcién mas clara de esta posicién. 146 La teoria social, hoy Como hemos expuesto, a teoria pragmatica de la accién es ra- dicalmente diferente de los modelos dar utilitarismo sociolégico. Al reconocer de forma exclusiva la accién racional, estos modelos no pueden dar cuenta de las actividades que se desvian de este modelo de racionalidad més que presentandolas como modos de accién equi- yocados. Producen una categoria residual de «accién no racional» que no permite la reconstruccién de la diversidad fenoménica de la accion. La superacién de esta posicién utilitarista, que ¢s constitutiva de la sociologia —de forma implicita en las obras de los tedricos sociales clasicos (Weber, Durkheim y Paréto) y explicita en los es- critos de Parsons— ha seguido estando determinada por la polémica con la que comenzé: se caracteriza por una concentracién en las dimensiones normativas, lo que sin duda representa un progreso respecto al utilitarismo, pero corte el riesgo de malinterpretar la funcion de las normas en fa dindmica de la accién real. Por contraste, el interaccionismo simbélico no da por supuesta.ni la consistencia ni el caracter determinista de las normas interiorizadas. La gran tra- dicién opuesta a la sociologia académica, el marxismo, ¢s incom- prensible, al menos en su origen, sin su fundamentacidn en su propia teoria de la accidn, en el concepto «expresionista» >? de trabajo se- gin el cual este incorpora la fuerza de trabajo y la cualificacion del obrero al producto de su trabajo. Sin embargo, muchos de los que han contribuido al desarrollo de esta tradici6n en cuanto teoria de la sociedad y de la historia no prestaron atencién a este fundamento del marxismo. Apenas se han elaborado las ideas de «Praxis», «ac- tividad» 0 «trabajo», ni tampoco se han puesto en relacién con los problemas que aborda la teoria sociolégica de la accién. Incluso el mds creativo de los nuevos enfoques de la teoria so- cioldgica de la accién, enfoque que supera el utilitarismo, la critica normativista del utilitarismo y marxismo tradicional, esto es, la teo- tia de la accién comunicativa de Jirgen Habermas (1981), no logra una revisin comprehensiva de la teoria sociolégica de Ja accién. La oposicién de un concepto comunicativo de racionalidad a las defi- ciencias de la comprensién instrumentalista de la racionalidad tiene como consecuencia la exclusién de miltiples dimensiones de la ac- cién presentes en la historia del pensamiento socioldgico ™. En este sentido, el problema no resuelto es el de cémo puede combinarse la teoria sociolégica de la accién con la fecundidad teérica del pragma- i _—_—_. i 3 Sobre esta tradcin sexpresionstay eft. Berlin (1980) y Taylor (1975). __ °* Para un examen critico de esta teoria de la accion vid. Joas: 1986. En Ja actua- | lidad, low otros dos enoques més importantes en esta teoria de la accion son, en mi | . Joas: [en prepara | i | opin, Castoriadis (1987) y Giddens (1984). Sobre Giddens vi i eign). i | Interaccionismo simbélico, 147, tismo y las tradiciones de la filosofia de la Praxis y con el concepto expresionista de trabajo °. El pragmatismo sigue tentendo una im- portancia fundamental para la solucién de este problema; pues esta corriente no se ha limitado a preparar el camino para tomar como snodelo de Ja teoria sociologice de fa accidn el individuo que actéa intencionalmente, que controla su propio cuerpo y que es auténomo en relacién a otros seres humanos y al entorno, sino que también ha abierto vias para explicar las condiciones de posibilidad de este tipo de actor» [Handebder], La iveratura del interaccionismo simn- bolice ofrece abundante material a este respecto. Puesto que el prag- matismo introdujo el concepto de ‘accién como medio de obtener una nueva concepcidn de la relacién entre accién y conciencia, es decir, como un medio para superar la filosofia de la conciencia, pue- de también resistir la ofensiva del estructuralismo y del post-estruc- turalismo —aunque admita que sus argumentos son convincentes hasta cierto punto—, y salvaguardar la dimensién de la accién huma- na, En el plano de la teorfa del orden social, la tradicién de la teoria de la accion del pragmatismo, o interaccionismo simbélico, impone una relativizacién de los modelos utilitaristas y funcionalistas. Uni- camente una relativizacion, pues no se discute la utilidad pragmética y el valor explicativo que estos modelos tienen en ciértos casos; lo que se niega es la validez socioldgica general del modelo. La tnica teorfa que podra evitar caer en el funcionalismo es aquella cuya teorfa del orden social tome como punto de partida la accién colec- tiva y desarrolle una tipologia comprehensiva de sus formas, desde el ritual totémico hasta el autogobierno democritico exitoso y el discurso ideal. Por consiguiente, el andlisis sociolégico se centra en las formas de procesamiento colectivo de los resultados intencionales y no intencionales de las acciones, en la constitucién colectiva de reglamentos normativos y de procedimientos colectivos para tratar conflictos normativos. También en este aspecto la tradicién del in- teraccionismo simbélico puede ofrecer un importante material en las 3 Bernstein (1971) sigue siendo el mejor estudio de las diferentes tradiciones filoséficas que han elaborado el concepto de accién. % Refiriéndase a los paralelismos entre James y Nietzsche, Richard Rorty ha afirmade lo siguiente: «James y Nietzsche criticaron de forma paralela el pensamiento del siglo xix. La version de James es preferible, pues evita los elementos “metafisicos” de Nietzsche que critica Heidegger, y los elementos “'metafisicos” de Heidegger que critica Derrida, Desde mi punto de vista, James y Dewey no solo aguardaban al final del camino dialéctico que recorria Ia filosofia analitica, sino que también aguardan al final del camino que recorren ahora, por ejemplo, Foucault y Deleuze» (Rorty: 1982, Pp. ). 148 La teoria social, hoy categorias de la conducta colectiva y el movimiento social, de la determinacion de las estructuras mediante la negociacién, y de la democracia como tipo de orden social. Sin embargo, frecuentemente se han elaborado estas cuestiones en forma de «empirismo cualita- tivo»-en la investigacién de objetos de escasa relevancia macrosocio- légica. La riqueza analitica del interaccionismo simbélico, por tanto, © no ha sido todavia utilizada para efectuar un diagnéstico politico de la época actual, un diagnéstico que tome en consideracion el desa- rrollo y contexto historicos de la época. Esto debe cambiar si la tradicién del interaccionismo simbélico desea volver a desempefar el papel que tuvo en sus comienzos la filosofia social del pragmatis- mo con felacién a su propio presente. . BIBLIOGRAFIA Alexander, J, 1982: Positivism, Presuppositions, and Current Controversies, vol. 1 de Theoretical Logic in Sociology. Berkeley y Los Angeles: Uni versity of California Press. Anderson, N., 1923: The Hobo. Chicago: University of Chicago Press. Becker, H., 1963: Outsiders: Studies in the Sociology of Deviance. Londres: Macmillan. (Trad. al espafiol: Los extrafios, Buenos Aires Ediciones: 1983). Becker, H. et al., 1961: Boys in White. Chicago: University of Chicago Press. Berlin, I., 1980: Against the Current. Londres: Hogarth Press. Bernstein, R., 1971: Praxis and Action, Philadelphia: Duckworth, (Trad. al espaiiol: Praxis y acciém, Alianza Editorial: 1979). Blumer, H., 1928: «The Method of Social Psychology», disertacién docto- ral, University of Chicago. — 1938: «Social Psychology», en E.P. Schmidt (ed.), Man and Society, Nueva York, pp. 144-98. ‘ — 1939: ‘An Appraisal of Thomas and Znaniecki’s «The Polish Peasant in Europe and America»’, Critiques of Research in the Social Sciences. 1. Nueva York: Transaction. : — 1969: Symbolic Interactionism: Perspective and Method. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall, (Trad. al espaiicl: Interaccionismo simbélico, Hora: 1982). — 1983: «Going Astray with a Logical Scheme», Studies in Symbolic In- teraction, 6: 123-38. Bodenhafer, W., 1920-1: ‘The Comparative Role of the Group Concept in Ward's «Dynamic Sociology» and Contemporary American Sociology’, American Journal of Sociology, 26: 273:-314, 425-74, 583-600, 716-43. 149 150 La teoria social, hoy Bogue, Di. (ed) 1974: ‘The Basic Writings of Ernest W. Burgess. Chicago: ‘University of Chicago Press. Bre M952: ‘Selected Family Paterns in Wl, Thomas’ Unfinished Scudy of the «Bindl Briefs’, American Sociological Review, 17: 563-71. Bucher, Ry Stelling, J., 1969: «Characteristics of Professional Organiza- douse, Journal of Health and Social Bebavior, 10: 3-15. Bulncr Xi, 1984: The Chicago School of Sociology: Institutionalization, Diversity, and the Rise of Sociology. Chicago: University of Chicago Press. Cab tas wy Ju, 1978: «Robert E. Park at Fiske, Journal of the History of the Behavioral Sciences, 14: 328-36. Carey, J.T., 1975: Sociology and Public Affairs: The Chicago School. Londres. Cae T eC, 1987: The Imaginary Institution of Society, Cambridge, Ing.: Polity Press. Coser L., 1977: Masters of Sociological Thought. Nueva York: Harcourt, Brace, Jovanovich. Deegan, MJ. y Burger, JS., 1981: «WAL, Thomas and Social Reform: His ‘Frock and Writings, Journal of the History of the Bebavioral Sciences, 17: 114-25. Denvics MJ, 19772: Childbood Socialization: Studies in the Development of Language, Social Behavior, and Identity, San Francisco: Jossey-Bass. Eee es on the Criminogenic Hypothesis: A Case Study of the Rmarican Liquor Industry», American Sociological Review, 42: 905-20. Dewey, J. 1927: The Public and its Problems. Nueva York: Henry Holt. pew M1: wThe Development of American Pragmatism», en John Dewey, Philosophy and Cielization, Nueva York: Minton, Balch, pp. 13-35. _- 1934: Arts as Experience. Nueva York: Minton, Balch. T1972: eThe Reflex Are Concept in Psychology», en The Early Works, yol. 5 Carbondale, 1ll: pp. 96-109. Primera edicién en 1896. Dimes S]. 1975: «Department and Discipline: The Department of Socio~ Joey at the University of Chicago 1892-1920», Minerva, 15: 514-53. Durkbeim, E., 1955: Pragmatism et Sociologie. Paris: Alcan. Pe bannan, EL, 1975: «A Criminogenic Market Structure: The Automobile Industry, ‘Sociological Quarterly, 16: 438-57. _ Jo79, the Chicago School: Continuities in Urban Sociology», Studies in Symbolic Interaction, 2: 3-20. Fare, Bo'1937: The Nature of Human Nature. Chicago: University of Chicago Press. Faris, RE‘L., 1967: Chicago Sociology 1920-32, Chicago: University of Chi- " cago Press. Faught, J. 1980: «Presuppositions of the Chicago School in the Work of Everett Hughes», The American Sociologist, 15: 72-82. Fine, GA, 1984: «Negotiated Orders and Organization Cultures», Annual ‘Review of Sociology, 10: 239-62. Fine A. y Kleinman, §., 1983: «Network and Meaning: An Interactionist “Approach to Structure», Studies in Symbolic Interaction, 6: 97-410 Fisher B. y Strauss, A., 1978: «Interactionism>, en T. Bottomore y, R, ‘Nisbet (eds,), A History of Sociological Analysis. Nueva York: Oxford University Press. Interaccionismo simbélico 151 Freidson, E., 1970: Profession of Medicine: A Study of the Sociology of Applied Knowledge. Nueva ie — 1975-6: «The Division of Labor as Social Interaction», Social Problems, 23: 304-13. Giddens, A., 1984: The Constitution of Society. Cambridge, Ing,: Polity Press. Glaser, B. y Strauss, A., 1967: The Discovery of Grounded Theory: Strate- gies for Qualitative Research, Nueva York: Sociology Press. Habermas, J., 1981: Theorie des kommunikativen Handelns, 2 vols. Frank- furt am Main, (Trad. al espafiol: Teoria de la accién comunicativa, Tau- rus: 1987). Hall, P.M., 1972: «A Symbolic Interactionist Analysis of Politics», Sociological Inquiry, 42: 35-75. Hinkle, R.C., 1963: «Antece- dents of the, Action Orientation in American Sociology before 1935», American Sociological Review, 28: 705-15. _ 1980: Founding theory of american Sociology 1881-1915. Boston: Met- tien, Honneth, A. y Joas, H., 1980: Soziales Handeln und menschliche Natur: Anthropologische Grundlagen der Sozialwissenschaften. Frankfurt am Main. Hughes, B., 1971: The Sociological Eye: Selected Papers of Everett Hughes. ‘Chicago: University of Chicago Press, Jandy, E.C., 1942: Charles H. Cooley: His Life and his Social Theory. Nue- va York: Hippocrene. Books. Janowitz, M, (ed), 19661 WA. Thomas On Social Organization and Social Personality. Chicago: University of Chicago Press. — 1975-6: «Sociological Theory and Social Control», American Journal of Sociology, 81: 82-108. Joas, H., 1983: «The Interusbjective Constitution of the Body Image», H- man Studies, 6: 197-204. — 1985a: GH. Mead: A Comemporary Re-examination of his Thought. Cambridge, Ing.: Polity Press. — 1985b; «Durkheim und der Pragmatismus: Bewusstseinspsychologie und die soziale Konstitution der Kategorien», Kélner Zeitschrift fiir Soziolo- aie und Sovialprycologie 37: 411-30 — 1986: «Die ungliickliche Ehe von Hermeneutik und Funktionalismus>, en A. Honneth y H. Joas (eds.), Kommunikatives Handeln. Frankfurt am Main: Subrkamp. En preparacién: Giddens’ theory of structuration», International So- ciology, 2. Johnson, G., y Picou, J.S., 1985: «The Foundations of Symbolic Interactio- nism Reconsidered», en H.J. Helle y S.N. Eisenstadt (eds.), Microsocio- logical Theory: Perspectives on Sociological Theory, vol. 2. Londres, pp. 54-70, Kubklisck, H., 1973 "A «Scientific Revolution»: Sociological Theory in the United States: 1930-45", Sociological Inquiry, 43: 3-22. Kurtz, L.R., 1984: Evaluating Chicago Sociology. Chicago: University of Chicago Press. Lauer, R. y Handel, W., 1977: Social Psychology: The Theory and Applica- tion of Symbolic Interactionism. Boston: PH. Lengermann, P., 1979: «The Founding of the American Sociological Review: 152 La teoria social, hoy ‘The Anatomy of a Rebellion», American Sociological Review, 44: 185-98. Levine, D.N. et al., 1975-6: «Simmel’s Influence on American Sociology», ‘American Journal of Sociology, 81: 813-45, 1112-32. Lewis, J.D. y Smith, R.L., 1980: American Sociology and Pragmatism: Mead, Chicago Sociology, and Symbolic Interaction. Chicago: University of Chicago Press. Madge, J., 1962: The Origins of Scientific Sociology. Nueva York: Free Press, Maines, D., 1977: «Social Organization and Social Structure in Symbolic Interactionist Thought», Annual Review of Sociolo; ), 3: 235-59, Maines, D. y Charlton. J., 1985: «The Negotiated Order ‘Approach to the ‘Analysis of the Social Organization», Studies in Symbolic Interaction, suplemento 1, Foundations of Interpretative Sociology, edicién de H. Farberman y R, Perinbanayagam, pp. 271-308. Matthews, E.H., 1977: Quest for an american Sociology: Robert E. Park and the Chicago School. Montreal: McGill-Queens University Press. McPhail, C. y Rexroat, C., 1979: «Meads vs. Blumer: The Divergent Met- hodological perspectives of Social Behaviorism and Symbolic Interactio- nism», American Sociological Review, 44: 449-67. Mead, G.H., 1903: «The Definition of the Psychical», Decennial Publica- tions of the University of Chicago, First Series, vol. 3. Chicago: Uni- versity of Chicago Press, pp. 77-112. — 1930: «Cooley’s Contribution to American Social Thought», American Journal of Sociology, 35: 693-706. — 1934; Mind, Self, and Society, edited by Charles W. Morris. Chicago: University. of Chicago Press. (Trad. al espaol: Espiritu, cultura y so- ciedad, Paidés: 1982). Miller, D.L., 1982: Review, Journal of the History of Sociology, 4: 108-14. Park, RE,, 1936: «Human Ecology», American Journal of Sociology, 42: 1-15. — 1950-55: Collected Papers, 3 vols. Glencoe, Ii.; Free Press. — 1972: The Crowd and the Public. Chicago; University of Chicago Press. Primera edicién en 1904, con el titulo Masse und Publikum: Eme met- hodologische and soziologische Untersuchung. Berna. Park, RE. y Burgess, E.W., 1921: Introduction to the Science of Sociology. Chicago: University of Chicago Press. Park, RE, y Miller, H.A., 1921: Old World Traits Transplanted. Nueva Ye ork, Parsons, T., 1968a: The Structure of Social Action, 2 vols. Nueva York: Free Press. Primera edicidn en 1937. — 1968b: «Cooley and the Problem of Internalization», en Albert J. Reiss (ed.), Cooley and Sociological Analysis. Ann Arbor, pp. 48-67. Peirce, C.S., 1934: «Some Consequences of Four Incapacities», en Collected Papers, edicion de C. Hartshorne y P. Weiss, vol. 5, Cambridge, Mass.: Harvard University Press. Perinbanayagam, R.S., 1985: Signifying Acts: Structure and Meaning in Everyday Life. Carbondale, lil. Illinois University Press. Rochberg-Halton, E., 1982: «Situation, Structure and the Context of Mea- ning», Sociological Quarterly, 23: 455-76. Interaccionismo simbélico 153 — 1983: «The Real Nature of Pragmatism and Chicago Sociology», Studies in Symbolic Interaction, 6: 139-54, Rock, P., 1979: The Making of Symbolic Interactionism. Londres: Rowman. Rorty, R., 1982: Consequences of Pragmatism: Essays 1972-1890. Minnea- lis: University of Minneapolis Press. Rucker, D,, 1969: The Chicago Pragmatists. Minneapolis: University of Min- neapolis Press. Shaw, C., 1930: A Delinguent Boy's Own Story. Chicago: University of Chicago Press. Shibutani, T., 1961: Society and Personality: An Insteractionist Approach to Social Psychology. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall. Shils, E., 1970: