Você está na página 1de 1

Querido hij@:

Te escribo como madre y lo primero que quiero decirte es que Dios te ama y se preocupa
continuamente por ti y que me ha encargado que te cuide como madre; te agradezco desde
el fondo de mi corazn que hayas dado este s, que ests aqu alado de mi hijo, que te hayas
dado la oportunidad de vivir este pequeo encuentro con l, que te ama ms que a su propia
vida.
Yo s que el mundo te dice lo que hay que mirar y como mirar las cosas, y siempre desde
arriba; porque slo el que tiene dinero, fama y poder est cerca de la felicidad. Sin
embargo, recuerda que mi Hijo, naci ac abajo, entre la gente sencilla, humilde y pobre, y
desde abajo comenz a construir el Reino de Dios con la nica fuerza de su amor.
Bien sabes que hace un tiempo fui testigo de uno de los actos ms incomprensibles: la
muerte de mi hijo a manos de los hombres. Ha sido uno de los das ms dolorosos pero
Dios tiene sus planes y nuestra vida est en sus manos que son manos de Padre. No haba
comprendido el por qu pero poco a poco he ido descubriendo el para qu de todo aquello
se sucedi.
Hace 50 das mi hijo muri pero tambin s que ha resucitado, que ha ido a lado de su
padre Dios como estaba planeado, pero no te preocupes que no nos ha abandonado, nos ha
dejado su espritu, y as como hace miles de aos sopl sobre sus discpulos y sobre m,
tambin quiere hacer eso contigo en estos das.
l ha hecho en m maravillas y quiere hacerlas tambin en ti. Estoy segura que en tu
corazn tienes un tesoro escondido: no tengas miedo de encontrarlo. Te encontrars a ti
mismo y te sorprender cuanto tienes an para dar. Deja que el espritu te gue en este
andar.
Como espero verte crecer! Como madre que desea siempre la felicidad de sus hijos, deseo
fervientemente verte como discpulo fiel de Jess. Porque no hay mayor alegra que seguir
a mi hijo, no hay felicidad lejos de l. Jess junto con el espritu Santo es el nico que
puede darle sentido a tu vida.
Hoy, como a los criados en las bodas de Can (Jn 2, 5) quisiera decirte: Haz lo que Jess
te diga, hazlo siempre, en cada circunstancia de tu vida.

Y cada vez que sientas que aflojas en tu perseverancia, bscame.


Cada vez que te sientas cansado, hblame, cuntamelo.
Cada vez que te creas poca cosa, no te olvides que el Seor me eligi por mi pequeez.
No te canses de pedirme que yo no me cansar de darte.
No te canses de seguirme , que no me cansar de acompaarte.
Nunca te dejar solo, soy tu Madre, anso abrazarte junto a mi corazn.

Date la oportunidad de vivir este encuentro con mi hijo y con su Espritu Santo.

Tu madre que te ama: Mara