Você está na página 1de 9
Traduecion de Liberalismo y democracia Jost F. Fenntnnaz Sexercas por NORBERTO BOBBIO FONDO DE CULTURA ECONOMICA. MEXICO 10 LIBERTAD DE ANTIGUOS Y MODERNOS octrinal fuerte del Estado liberal, En efecto, aun admitiendo que todo to que cada indviduo enajena de au poder... fs solamente la. parte euyo wo es trascendeme para | comunidad —eoncluye que, el cuerpo. soberana fel Gnico juer de extn importancia OTe city p. TH, II. LOS DERECHOS DEL HOMBRE, Ex rnesuruesto filoséfico del Estado liberal, enten- ido como Estado limitado en contraposicion al Es tado absoluto, es ta doctrina de los derechos del hhombre elaborada por la escuela del derecho natural (0 iusnaturalismo): 1a doctrina, de acuerdo eon la cual el hombre, todos luntad, mucho menes la vluntad © de tno slo, algunes derechoe fundamentales, como el derecho a la vida, a la libertad, a ln seguridad, 4 la felicidad que el Estado, © mis. coneretamente aquellos que en un determinado momento histéice detentan el poder legtimo de ejercer la fuerea para obtener le obediencia a sus mandatos, deben re petar no invadiéndolos y garantizatios frente a cual quier intervencién posible por_parte_de los dems, Auribuir a alguien un derecho significa reconocer que Gene ta facultad de hacer 0 no hacer lo que le plazca, yal mismo tiempo el poder de resist, reew. rtiendo en Gltima instaneia a la fuerza propia 0 de Yes demi, contra el tansgresor eventual, quien en consecuencia tiene el deber (0 la obligaién) de abs tenere de cualquier acto que pueda interferir eon Ja facultad de hacer o de no hacer. “Derecho” y “deber” son dos nociones que pertenecen al lenguaje Presriptiv, y en cuanto tale presuponen Ia ex u otana) staan (trsdsafopidal ran waht Roan ante naten tg tate e a 2 DERECHOS DEL HOMBRE tencia de una norma o regla de conducta que en el momento en que atribuye a un sujeto la facutad de hacer 0 de no hacer algo impone a quien sea abstenerse de toda accién que pueda en cualquier forma impedir el ejecicio de tal facltad. Se puede definir al iusnaturalismo como la dactrina de acuer- do con Ia cual exsten lees, que no han sido puestas por la vluntad humana y en cuanto tales son ante- Fires a a formacién de cualquier grupo social, reco- hocibles mediante In bisqueda racional, de las que derivan, como de toda ley moral o jutiiea, dere- thos y deberes que son, por el hecho de derivar de una ley natural, derechos y deberes naturales. Se habla de! ivsnaturalisme como del presupuesto “ile fico” del iberalismo porque sire para_estblecer que pres toda prueba histérica. En el capitulo 1 del ‘Sends ensayo sobre el gobierno civil, Locke, uno de los padres del liberalisme, parte del estado de natura leza deserita como un estado de perfecta libertad igualdad, gobernado por una ley de naturaleza que fnsela a cuantos seres humanos quieren consutarls ‘gue siendo iguales ¢ independients, nadie debe daliar otro en su vida, salud, Ubertad 0 posesiones#* Esta descripeién es fruto de una reconstruccién, hipotétca de un supuesto estado originario del hom- 2 J, Locke, Two Treaties of Government (1690), 11, 6 (ie. a cargo de Le Pareyon, ‘Uuet, Turin, 3 1980, p. 231). CO HE pu Fas dt Arner afr" Fo Je ents) th flo deen fsfone pio fry De ced ac | fetes DERECHOS DEL HOMBRE 18 bre, euyo Gnico objeto es el de aducir una buena razén para jusificar los limites al poder del Estado, En efecto, la doctrs la base de las Declaraciones Estados Unidos de América (a partir de 1776) y de Ia Francia revolucionaria (a partir de 1789) ‘mediante las cuales se afirma el principio fundamen- tal del Estado liberal como Estado limitado: J EL objetivo de toda asociaciéa politica es la conser | vactin de Tos derechos naturales impresripible del hombre (art. 2 de la Declaracién de los Derechos |del Hombre y del Ciudadano, 1789).© En cuanto teoria elaborada de diversas maneras por filésfas, eeélogor y juristas, Ia doctrina de los derechos del hombre puede ser considerada la rai alizacién_pértuma del estado de cosas_al_que ‘evade, especialmente en Inglaterra muchos siglos antes, Ja lucha entre In monarguia y las demis fuer- Hu) zas sociales, concluida con la concesién de la Carta jagna por parte de Juan sin Tierra (1215), donde Jas facultades y poderes que serin liamadas en los siglos posteriores “derechos del hembre” son recono cidos con el nombre de “libertad” (libertates,fran= Twogan Ia forma juridica de concesiones soberanas, de hecho son el resultado de un verdadero y propio ppacto entre partes contrapuestas referente a los de- rechos y iprocos en Ia relacién politica, os decir, en la relacién entre deberes de proteccién la peta bdo " DERECHOS DEL HOMBRE (por parte del soberano) y deberes de obediencia (en fo que consiste Ia lamada “obligacién politica” de parte del sibdito), llamado cominmente pactum subicetionis, En una carta de las “libertades” el ‘objeto principal del acuerdo son las formas y limites de la obediencia, o sea, de la obligacin politica, y correspondientemente, las formas y limites del de- echo de mandar. Que estas antiguas cartas, como por lo dems las eartas eonstitueionales octroyées de las _monarquias constitucionales de la época de la Restauracién y otras (como el estatuto albertino de 1848) adopten la forma juridiea de la. concesién, ue es un acto unilateral, mientsas de hecho son el resultado de un acuerdo bilateral, es una. forma tf pica de ficcién juridica, que tiene el objetivo de salvaguandar el principio de fa superioridad del rey, Y por tanto de asegurar la permanencia de la forma de gobierno monirquica, a pesar de In legada de los limites de los poderes tradicionales del deten- tador del. poder supremo, Naturalmente, también en este caso, ef curso his- ‘érico que origina un determinado orden juridico su justificacién racional se presentan de manera ‘nvertida: hist6ricamente, el Estado liberal nace de tuna continua_y_progresiva srosién del poder abso- Iuto del rey, y en periodos histéricos de erisis aguda, dde_una ruptura. revolucionaria. (son ejemplares. los ‘casos de Inglaterra en el siglo xv y de Francia a finales del xvi) ; racionalmente, el Estado liberal es justficado como el resultado de un acuerdo entre individuos en principio libres que convienen en esta- bilecer los vinculos estrictamente necesarioe para una, DERECHOS DEL HOMBRE 15 convivencia duradera y paciica. Mientras el curso Iistrico camina de wn estado inicial de servidumbre 4 entados sucsivos de conguista de expacios de liber tad por parte de los suetes, mediante un proceso de Hiberacién gradual, la doctrina transit el camino inverso, ya que parte de Ia hipéteis de un estado inicial de libertad, y s6lo en cuanto concibe al home ‘bre maturalmente libre Hega a consitir a sociedad politica como una sociedad con soberania,Hmitada, En mustancia, Ia docttina, bajo la especie de teoria de los derechos naturales, invierte el recortido del cum histérico, poniendo af inicio como fandemento por consiguente como prius lo que histicamente el reulado, el posteriu La afirmaciin de tos derechos naturales y la teoria del contato socal, 0 pontractu chamente_vinculadas, La idea de que el ejer io del poder politico sea legitimo s6lo si se basa en al consenso de las personas sobre las cuales sjeree (también esta tess lockiana),y por tanto en wun acuerdo entre quienes deciden someterse a un poder superior y con las personas a las que este poder 6 confiado, deriva del presupuesto de_que lo indi- Viduos tengan derechos que no dependen de la iosttuciin de un soberano y que Ia intitucién del soberano tenga como funcién principal el permitir 4 desarrollo méximo de estos derechos compatibles con Ia seguridad social, Lo que une la doctrina de Jos derechos del hombre el contractualismo es 1s comin concepeibnindividualisia de Ia sociedad, la ‘eoncepeién de acuerdo con la eval primero estd el individuo con sus intereses y necesidades, que tomen ( 6 DERECHOS DEL HOMBRE, Ja forma de derechos en virtud de una hipotética ley de naturslera, y luego la sociedad, y no al con- trario como sostiene el organicismno en todas sus for- ‘mas, de acuerdo con la cual la sociedad es primero {que os individuos, © con la. férmula. aristtéica, destinada a tener un gran éxito a Io largo de Jos siglos, el todo es primero que Iss partes. El contrac. ) tualiane moderna representa una verdadera y propia ‘mutacin en la historia del pensamiento politico ¢ rminado por el gegsnicimo en euante, eambiando ‘cacién ene ol indviduo yl sociedad, ya no hace echo natural qe exe indepen- ‘oluniad de 1s individu, sino oria del derecho natural, Tey que atribuye a todos fos individuos algunos dere- ‘chos fundamentals de lot cuales el individuo puede desprenderse slo voluntariamente dentro de los rites bajo Jos que esta renuncia acordada con la renuncia de todos lor demés permite la composicién dde una convivencia libre y ordenada, ‘Sin esta verdadera y propia revolucién copernicans ‘con base en la cual ef problema del Estado ya no ‘ha sido visto de Ia parte del poder soberano sino de la de los sibditos, no hubiera sido posible del Estado liberal, que es in primis la doctrina de los limites juridicos del poder estatal. Sin individua- ‘amo no hay liberalsmo. IIL. LOS LIMITES DEL PODER DEL ESTADO Hasta agui se ha hablado genéricamente de Estado limitado 0 de Iimites del Estado. Ahora es necesario i ‘esta expresiOn comprende dos aspecto ema que no siempre se distinguen 2 ites_de los_poderes, 8) y de las funciones del Estado. Ambos son abarcados por la doctrina Hiberal, aunque pueden ser tratados Separadamente. El liberalisme na del ‘Bsado Kimitado tanto_con respec para representar al primero ex el citado de derecho; In nociin comin para representar el segundo es et txtada miaimo. Aunque el Uberalsmo conciba al Es- {ado tanto como estado de derecho cuanto como tsiado minimo, se puede dar un estado de derecho Gque no sea minimo (por ejemplo, el estado social Contemporineo) también se-puede concebir un tstado minimo que no sea un estado de derecho {como el Leviatin hobbesiano respecto a la esfera fcondmica que al mismo tempo es absolto en el tis amplio sentido de In palabra y liberal en eco- homia). Mientras el etado de derecho se eontra- pone al Estado absoluto entendido como legibus so- Teta, el estado. minimo. se contrapone al estado tminimo: enfonces se debe decir que el Estado ” 38 DEMOCRAGIA DE ANTIGUOS Y MODERNOS lecia el principio contrario de la representacién cor- porativa basada en la obligacién de mandato del elegado que institucionalmente es llamado a ver por los intereses de la corporacién, y no se puede separar de esto a riesgo de perder el derecho de re- presentacin, La disolucin del Estado _estamental snacién en su conjunto y por tanto deben realizar sus acciones y tomar sus decisiones sin agin man- dato imperativo, Si por democracia moderna se en- tiende Ia democracia representativa, y si a la demo- cracia repreventativa es inherente la desvinculacién del representante de la nacién del individuo repre- sentado y de sus intereses pera Ja democracia\ ‘mento debe buscar, como se ha dicho, en la afir ‘macién de los derechos naturales ¢ inviolables del frien Nl ftunn des tripe otis delay Xap rejorosiiadeh poaTie Wooo NP (hulaor eda tat Taree Bese Nou Berio) ana nna, Acltahars (gered du Sarvate Granda) bath Mores, ssh ESly de pgeiptens bom baja das Borg cae (ie yelondaites | VII. DEMOGRACIA E IGUALDAD Murxtaas x1 liberalimo de los modemnos y la de- ‘mocracia de los antiguos frecuentemente han sido considerados antitéticos en cuanto los democréticos de la Antigtedad no conocian ai In doctrina de los derechos naturales ni el deber de los Estados de limitar su actividad al minimo necesario para la sobrevivencia de la comunidad, y por otra parte: los ‘modernot liberales nacieron expresando una pro- funda desconfianza hacia toda forma de gobierno popular (y sostuvieron y defendieron a lo largo de todo el siglo 0x, y mis alli, el sufragio restringido), la democracia moderna no s6lo_no_es incompatible tiene dos significados_prepon- erantes,"por lo menos en su origen, segan si pone fen mayor evidencia el conjunto de reglas cuya obser- vancia es necesaria con objeto de que el poder poli- tico sea distribuido efectivamente entre Ia. mayor les 0 DEMOGRACIA E IGUALDAD deberia_inspirarse, que es el dela igualdad. Con ‘base en esta distincién, se suele diferenciar la demo- cracia formal de la democracia sustancial, 0, con ‘otra conocida formulacién, la democracia como go- bierno del pueblo de Ia democracia como gobierno para el pueblo, No tiene caso detenernos a repetir tuna ver mis que en estas dos acepciones Ta palabra “democracia” e sada bajo dos significados tan diferentes que han dado pie a discusiones indies, ‘como la de que si es mis democritico un régimen fen el que la demoeracia formal no va acompatiada por una misma igualdad, o el régimen en el que ‘una misma igualdad se obtiene mediante un gobierno despético. Tomando en cventa que en la larga his- toria de la teoria democritica se entrelazan elementos de método y motives ideales, que sélo se encuentran fundidos en Ia teoria roustoniana, en Ia que el ideal fuertemente igualitario que la mueve encuentra si realizacién en la formacién de la voluntad general, ambos significadas histéricamente son legitimos. Pero la legitimidad historiea de su uso no permite alguna vinculacién con Ia presencia eventual de elementos ‘connotatives comunes ae male mi onphle 7 je ae he, creer que continuars dando hue fr a debates interminables. En efecto, de eta ra- tera el problema de la reciente el Ueraimo y 1a democraca ge resuelve en el diel problema de la DEMOORACIA & IGUALDAD a relacién entre la libertad y la igualdad, problema que presupone una respuesta univoca a estas pre guntas: “;Qué libertad? ¢Qué igualdad?” En su sentido més amplio, incluso cuando se ex tiendan a Ia esfera econémica respectivamente el de- recho a la libertad y el derecho a la igualdad, como rucede en las doctrinas opuestas del liberalismo y el igualitarismo, Uberad e igualdad son valores a 4 wt_con_ple- vig una tattle iad _igualitaria. por Pricticamente, desde el DAN us e-DLdinde eecor weet Ueno. © Pek mont fariemo tienen | (la “oti denon cto ive de Nao srdriunyn to ce far 2 DEMOGRAGIA E IGUALDAD festa forma de igualdad inspira dos principios fun- damental enunciados en normas.constitucionales 4) la igualdad frente_a Ie-ley; 6) Jo igualdad de Gerechos. El primero ve encuentra en las constitu cones francesas de 1791, de 1795 y de 1795; luego, cen el articulo 1 de Ia Carta de 1814, en el articulo 6 de la constivucién belga de 1830, en el ariulo 24 al exatuto albertino (1848). Ast también, Ia. en- rienda XIV de la constivucién de oe Estados Uni- dos que asegura a cada ciudadano “la proteccién ‘equitatva de Isley". El segundo se encuentra solem- nemente afirmado en el articulo 1 de la Declara- ign de los Derechos det Hombre y del Giudadano de 179: “Los hombres nacen y permanecen libres © iguales en derechos.” Ambos princpice comen a Jo largo de toda Ia historia del constitucionaliame rodeo y estén conjuntamente expresados en. la primera fracci6n del articulo 3 de la constitucon italiana vigente: “Todt los ciudadanos tienen la misma dignidad social y son iguals frente a a ley." principio de la igualdad frente a la ley puede ser interpretado setrctivamente como ‘usin formic lacién diferente del principio que campea en todos los tribunales: “La ley e& igual para todox” En este sentido significa simplemente que el juez debe ser Jmparcial en la apicacin de la ley y como tal forma parte de los recumos constitutive y aplicables del estado de derecho, y por tanto es inerente al Estado liberal por la ya seialada identfcacin del Esta. do liberal eon el etado de derecho. Esto significa que todes los ciudadanos deben ser sometidos lat mise ras leyes, y por tanto deben ser suprimidas y no DEMOCRACTA E IGUALDAD s eben ser retomadas las leyes especifcas de las érde- res 0 estados particulars: el principio es igualitario por el hecho de que elimina una discriminacién anterior. En el Predmbulo de la Constitucién de 1791 se lee que los constituyentes han decidido abolir “irrevocablemente las instituciones que dafaban la libertad y la igualdad de derechos”, y entre estas insttuciones se enumeran las més caracteristicas del feudalismo. El Preémbulo se cierra con una frase “ya no hay en ninguna parte de la nacién, ni para el individuo, algin privilegio 0 excepeién al derecho ‘comin de todos los franceses” que muestra al con- trario, como no se podria hacer mejor, el significado del principio de Ia igualdad frente a la ley como rechazo a la sociedad estamental, y por consiguiente, luna vez més, como afirmacién de la sociedad en la que los sujetos originarios solamente son los indi- Viduos uti singuli Por lo que hace a Ia igualdad en. derechos, &ta representa un momento pesteior en la equiparacién de los individuos con respecto ala. iguaad iadox. Mientras la igialdad | ‘esta 5 Te hy tase oe terete cote forma especifica © histéricamente determinada de ‘gualdad juridica, por ejemplo, en el derecho de to- dos de tener acceso a la jurisdiccién comin y a los principales cargos civiles y militares, independiente- ‘mente del origen, Ia igualdad de derechos compren- de 2) * DEMOCRACIA E IGUALDAD de la igualdad de todos los derechos fundamentales enumerados en una constitucién, es asi tanto que se pueden definir fundamentales aquellos, y_sélo aquellos, de los que deben gozar todos los ciuda- anos sin discriminaciones derivadas de la clase s0- cial, del sexo, de la religion, de Ja raza, etcétera La lista de los derechos fundamentales varia de una Gpoca a otra, de un pueblo a otto, y por tanto no se puede dar una lista definitiva: inicamente se VIII. EL ENCUENTRO ENTRE EL LIBERALISMO Y LA DEMOCRACIA. 9 NINoUNO DE los princpios dei sip ya sefialados, eral, equiparacién_econémiea, nto Tbra. fst ha legado 9 acepiae, a ‘anid, gue preupone et puns de a, en qué sentido la democracia puede ser conside- ada como Ia consecuencia y el. perfeccionamiento del Estado liberal como para justiicar el uso de la expresién “iberal-democracia” para designar a certo rnimero de reglmenes actuals? No_s6lo cl liber \ | Samo © compatible cn a dena, tho gue o el desarrollo EnSorcedidovtm opi iiat tnetntisorne dieters