Você está na página 1de 2

EUCARISTÍA EN HONOR A NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES

MONICIÓN DE ENTRADA

Celebramos hoy esta Eucaristía en honor a Nuestra Señora de las Mercedes, la madre que libera a los presos
de la cárcel y a los cautivos de la esclavitud. La Imagen de la Virgen de las Mercedes se presenta con unas
cadenas rotas en las manos para significar que ella es la madre de la libertad, la que invita a todos sus hijos a
vivir en el amor y en la solidaridad. Que la participación en esta Eucaristía nos dé las fuerzas necesarias para
liberarnos de tantas esclavitudes personales y sociales, y así vivir en la plena libertad de los hijos e hijas de
Dios.

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS GÁLATAS 5, 1; 13-25

Esta es la libertad que nos ha dado Cristo. Manteneos firmes para no caer de nuevo bajo el yugo de la
esclavitud.
Porque vosotros, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; solamente que no uséis la libertad como
ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.
Porque toda la ley se cumple en esta sola palabra: amarás a tu prójimo como a ti mismo. Digo
pues: andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el
Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisierais.
Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
Y las obras de la carne son manifiestas: adulterio, inmundicia, lascivia, idolatría, enemistades, pleitos,
celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras y cosas semejantes a estas, de
las cuales os advierto, como ya os lo he dicho, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de
Dios. Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza;
contra tales cosas no hay ley. Porque los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones.
Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
Palabra de Dios

SALMO RESPONSARIAL

R/. He visto la cautividad de mis hijos Que el Señor cambie nuestra suerte,
e hijas y les he roto las cadenas. como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas,
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, cosechan entre cantares.
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas, R/. He visto la cautividad de mis hijos
la lengua de cantares. e hijas y les he roto las cadenas.

R/. He visto la cautividad de mis hijos Al ir, iba llorando,


e hijas y les he roto las cadenas. llevando la semilla;
al volver, vuelve cantando,
Hasta los gentiles decían: trayendo sus gavillas.
«El Señor ha estado grande con ellos.»
El Señor ha estado grande con nosotros, R/. He visto la cautividad de mis hijos
y estamos alegres. e hijas y les he roto las cadenas.

R/. He visto la cautividad de mis hijos


e hijas y les he roto las cadenas.
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SAN LUCAS 4, 16-22
En aquel tiempo fue Jesús a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el
sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollándolo,
halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar
a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos,
para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Enrollando el volumen lo
devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en Él. Comenzó, pues, a decirles:
Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy. Palabra del Señor

PETICIONES

Comenzamos un nuevo curso con la ilusión de aprender a elegir bien y desear hacer algo grande y hermoso
con nuestras vidas y la de nuestros alumnos. Esta buena voluntad que ahora tenemos la vamos a expresar
ante el Señor y bajo el amparo de Nuestra Señora de las Mercedes en forma de peticiones.

1 Compañeros, recemos para que no caigamos en la tentación de cruzarnos de brazos. Que cuando
sintamos pereza para trabajar, Dios nos mantenga el deseo de ser fuertes y dar fruto.
ROGUEMOS AL SEÑOR

2 Compañeros, acordaos de que Jesús dijo que lo principal es que nos amemos los unos a los otros.
Pidamos para que en este curso elijamos siempre la amistad, el saber convivir y el ayudarnos unos a otros.
ROGUEMOS AL SEÑOR

3 Pidamos también a Dios por todos los que se preocupan y trabajan con nosotros: Por los padres de
nuestros alumnos, por nuestros compañeros y los demás trabajadores del colegio. Ayúdales, Señor, a ser
buenos amigos tuyos y cumplir con su misión.
ROGUEMOS AL SEÑOR

4 Como nosotros, muchos miles de profesores comienzan el colegio estos días. Pidamos por todos
estos compañeros desconocidos, para que crezcan como personas y este año saquen mucho fruto.
ROGUEMOS AL SEÑOR

ORACIÓN A LA VIRGEN DE LAS MERCEDES

María, Merced de Dios, regalo de Cristo a los hombres. La Trinidad Santa te hizo mensajera de libertad y
misericordia, Madre de todos, ternura de Dios para los pobres.

Madre de la Merced, enséñanos a valorar nuestra fe cristiana, haznos capaces de amar con caridad
mercedaria, conviértenos en portadores de paz.

Que tus besos derritan la violencia que nos envuelve, hasta que recuperemos, en tu regazo materno, la
ilusión de familia, transformado el mundo en un hogar.

Bendice esta comunidad educativa, que te proclama patrona y gusta, enamorada, llamarte Madre.

Amén.