Você está na página 1de 15

CAPITULO: I

ENFOQUE TELEOLOGICO
La interpretación constitucional debe siempre prevalecer el contenido
teleológico de la constitución nacional, que es un instrumento de gobierno
también y primordialmente es estricto en poderes en amparo de la libertad
individual. La finalidad suprema y última de todas y cada una de sus normas
de la constitución, es la protección y la garantía de la libertad y la dignidad del
hombre, y la justicia, y el bienestar general.

El contenido teleológico de la constitución rige en todas las situaciones y la


emergencia no crea poder. El sistema democrático constitucional de
gobierno, consagrado por la constitución nacional, impone que los distintos
detentadores del poder ejercen las facultades y cumplan los deberes
atribuidos por aquella actuando, en régimen de jurídica o imperio de la ley
propio del estado de derecho y de acuerdo con el principio de legalidad,
inherente a aquel, que exige que todo acto estatal que interfiera con la
libertad el individuo.

Karl Loewenstein- el ilustre maestro de la ciencia política y el derecho


constitucional contemporáneos – enseñaba, en sus magistrales lecciones, que
en un sentido ontológico, se deberá considerar como el telos de toda
constitución. En este sentido- afirmaba- cada constitución presenta una doble
significación ideológica: liberar a los destinarios del poder del control social
absoluto de sus dominadores, y asignarles una legítima participación en el
proceso del poder.
Desde el punto de vista histórico, por tanto el constitucionalismo, y en
general el constitucionalismo moderno es un producto de la ideología liberal.
Por lado la constitución promueve la libertad de los destinarios del poder o
ciudadanos al establecer las normas que distribuyen las funciones estatales
entre los diferentes detentadores del poder: la famosa técnica de la
separación de los poderes
Explica Loewenstein que la historia del constitucionalismo no es sino la
búsqueda por el hombre político de la limitaciones al poder absoluto
ejercidos por los detentadores del poder, así como el esfuerzo d establecer
una justificación espiritual, moral o ética de la autoridad, en lugar del
sometimiento a la facticidad de la autoridad existente.

Se creyó que este objetivo sería alcanzado de la mejor manera cuando el


ejercicio del poder político estuviese distribuido entre diversas detentadores
del poder que estarían así obligados a una respectiva cooperación, en lugar
de monopolizar el ejercicio del dominio un detentador único.

La totalidad de estos principios y normas fundamentales constituye la


constitución ontológica de la sociedad estatal que podrá estar o bien
enraizada en las convicciones del pueblo, sin formalización expresa-
constitución en sentido espiritual, material- o bien podrá estar contenida en
un documento escrito, constitución en sentido formal. También se ha
consagrado el concepto que una constitución, debe ser interpretada como la
ley fundamental, de manera de llevar a cabo los grandes principios generales
de gobierno establecidos en ella.

La constitución debe recibir una interpretación liberal en favor del ciudadano,


especialmente a las disposiciones encaminadas a salvaguardar la libertad y
seguridad de los ciudadanos con relación tanto a su persona como a su
propiedad.
Ningún tribunal está autorizado a interpretar cláusulas de la constitución
frustrando sus fines obvios cuando otra interpretación, igual acorde con las
palabras y sentido los apoya y protege la constitución nacional proporciona, a
tal efecto, algunas guías que por generales, no son menos seguras, como son
as que surgen de su preámbulo en especial, para el caso es constituir la unión
nacional, asegurar la paz interior y promover el bienestar general, a esta guía
normativa deberán los magistrados agregar el uso de la razón, el
conocimiento de la realidad, la comprensión del pasado y la proyección d las
consecuencias futuras.

Dentro del derecho comparado ocupa, por razones históricas un lugar


destacado el de los ESTADOS UNIDOS DE AMERICA, cuya constitución ha
inspirado la nuestra. Bielsa señala que la constitución tiene un fin o fines, la
apreciación implica la opción por un método teleológico y no positivo lógico-
formal ya que cuando un juez juzga no se limita a un ejercicio a norma legal
cuestionada con la norma constitucional o anterior.

El prestigioso jurista agrega que “el juez que juzga con el método teleológico
la constitucionalidad de una ley o de un acto administrativa (ley en concepto
material) puede apreciar lo político, pero no en el sentido con lo haría el
legislador, sino con referencia a la constitución o norma fundamental o
solamente así pueda liberarse el juez de invadir la órbita reservada al
legislador y la ves mantener el principio de la separación de los poderes”.
Un valioso instrumento lógico de interpretación es el enfoque teleológico que
sirve para determinar de manera específica el objeto práctico y la función de
la norma. Advierte Pierandrei que el instrumento pertenece al método
lógico, con el mismo título por el cual pertenece a los otros instrumentos
antes referidos.

En uso del instrumento teológico presenta, no obstante, notables


dificultades, pero estos son superables cuando se distinguen el objeto de la
norma de la ocasión, es decir del motivo contingente y del complejo de los
motivos contingentes que inspiraron al formulador de la norma, el cual por
otra, al elaborarla necesariamente a puesto intención en ella, entendiendo a
los posibles exigencias posibles teniéndose presente que en el objeto están
solamente comprendidos los intereses objetivamente disciplinados, en la
relación a los cuales se caracteriza la función de la norma. Señala Pierandrei
que se puede observar que el instrumento teológico se mueve en un círculo
vicioso por que la determinación es un resultado y no un presupuesto de la
interpretación, y que se puede pensar en la regla jurídica, una vez elaborada
vive una vida propia, y puede tener también una pluralidad de fines como
también satisfacer en tiempo fines nuevo y diversos con el cambio de las
necesidades y condiciones con los cuales la colectividad vive o según viven
determinados grupos en ella.

La segunda observación advierte que el instrumento teológico no es usado


aisladamente, sino conjunta y coordinadamente con todos los instrumentos,
de manera nuclear los intereses a los cuales las normas se refiere
objetivamente, de modo de evitar que la consideración de los objetos
secundarios o indirectos comporte prejuzgamiento en la consideración de los
objetos principales y directos, respondiendo con prisión como tal a la función
de la regla misma.

ENFOQUE SISTEMATICO

La constitución debe interpretarse siempre como un cuerpo o un conjunto


orgánico, y sistemático de carácter fundamental y supremo, en cuanto al
ordenamiento jurídico y moral de un país. Cuando la constitución es
interpretada, nunca se debe olvidarse, como un principio vertebral, que ella
constituye un sistema o sea un cuerpo orgánico, integrado por principios
racionalmente entrelazados entre si; lo plantea el problema de la armonía
interna; no se trata de la coherencia de la homogeneidad del instrumento
fundamental.

Existe constituciones de coherencia interna, no se trata de un estilo, sintaxis o


concordancia gramatical, faltas llevaderas es algo más grave, que consiste a
veces en la existencia de normas que parecen contradecir, suspender o
neutralizar lo afirmado por otras prescripciones constituciones, lo cual
forzosamente ha de suscitarla perplejidad de quienes interpreten o apliquen
el texto político básico.
Gracias al instrumento mismo, de la norma singular de su forma
representativa y de los conceptos, se asciende a los principios más generales
informativos del ordenamiento, considerándoles en su coherencia
sistemática; y desde tales principios, se desciende a la norma para alcanzar
un pleno conocimiento de su significado de su alcance. La doctrina para
encuadrar las diversas experiencias posibles de la vida del derecho y que no
tienen una función reguladora sino una función meramente cognoscitiva.

Es excepcional la importancia al elemento histórico y al comentario propio: lo


primero ligando la nación del presente con sus verdaderos orígenes étnicos y
políticos, porque ninguna doctrina ha de sostenerla convivencia que un
pueblo se aparte de sabiendas de su propia genealógica, para lanzarse
desatinadamente a buscar parentescos exóticos, no formados ni consolidados
por los siglos, lo segundo porque nuestra misión es hacer que se cimente
cada vez más hondo del orden constitucional que hemos fundado a coste de
tantos dolores y sangre y par esto no hemos apartarnos de las fuentes
inmediatas y directas de la constitución.

La enseñanza de la teoría facilita al ciudadano para colaborar en el


perfeccionamiento del propio gobierno, y la clara e inequívoca inteligencia
del texto mismo, le induce a obrar con rectitud y firmeza sin dudosa y
artificiales alternativas, que denotan siempre en los hombres o inseguridad
en sus conceptos morales o incapacidad para la vida civil y política.

La interpretación de las leyes debe practicarse teniendo en contexto general


y los fines que lo informan a ese objeto del intérprete deben ajustarse a un
examen atento y profundo de sus términos que consulte la racionalidad del
precepto y la voluntad del legislador, entremos no deben ser obviados por las
posibles imperfecciones técnicas de la instrumentación legal, precisamente
para evitar la frustración de los objetivos de las normas.

Cesar Inrrique Romero: interpretar la constitución, no lo mismo interpretar lo


mismo que interpretar una ley común, tratase como es obvio de todo un
sistema normativo, cuya funda mentalidad es característica decisiva y
esencial. De allí que ninguna ley como la constitución tenga más vocación de
porvenir, por eso en, materia constitucional es cendrado deber de sus
cultores, de quienes tienen responsabilidad de gobierno y en especial, de los
jueces- por aquello que la constitución es lo que los jueces dicen- que es
buscar desentrañándolo el recto sentido de la norma cuya rectitud estará en
función de los valores primigenios que inspira al sistema político.

Tanto el intérprete constitucional deben tener siempre en cuenta y poner


énfasis en la idea clave de que el gran protagonista de la escena política es el
hombre; ese hombre de carne y hueso, atreves de cuyas virtudes paciones y
defectos viven las instituciones, ese gran actor del drama político que al decir
de pende es átomo de hechura humana y divina que vive, que piensa que
ama, individuo único, inconfundible participe del universo cósmico y del
universo espiritual, de los cuales recibe continuos influjos, modificadores
dotado de libre, albedrio cuyo intermedio lucha contra las imperfecciones
naturales, par sublimarse y volverse participe, si es sostenido por la misma
gracia divina.

La constitución en sí misma no es un sistema completo, no da sino los


primeros pasos en el camino de la organización, el desarrollo de la nación y
el desenvolviendo consiguiente del sistema gubernativo habrían hecho
pedazos una constitución que no tuviese en si como estirarse para ajustarse,
a la medida de las épocas; tendría que ser abandonada y dejado de lado,
como un expediente del pasado y no puede haber discusión, por consiguiente
que nuestra constitución (de Estados Unidos) si ha resultado duradera y es
precisamente a causa de su sencillez.

Las normas constitucionales tienen un grado de validez superior a las


ordinarias, esta validez se garantiza mediante la rigidez de la constitucional y
el examen de la constitucionalidad de las leyes ordinarias y de los actos
jurídicos inferiores en los países que han establecidos estas instituciones.
El código político, denominado constitución política; ley fundamental carta
constitucional con independencia del sistema normativo a que pertenece. Del
contenido total de la constitución dimanan ciertos principios constitucionales
y disposiciones básicas, a las cuales están subordinadas a las prescripciones
particulares de la constitución.

El tribunal constitucional federal hace suya la siguiente interpretación del


tribunal constitucional bávaro: la nulidad una prescripción constitucional no
ha excluirse lógicamente porque elle misma es elemento de la constitución.
Hay principios constitucionales tan elementales que son expresión de un
derecho anterior a la constitución y vinculan al mismo legislador
constituyente; los otros preceptos constitucionales a los cuales no
corresponden este rango, por razón de su contraposición con aquellos son
nulos.

Comentando la referida sentencia, Verdi expresa que de esto resulta todo


precepto constitucionalidad tiene que interpretarse de manera que armonice
con aquellos principios elementales constitucionales y con las decisiones
fundamentales del legislador constituyente. La constitución es un todo lógico,
cada una de cuyas disposiciones es parte indivisible de la misma y por
consiguiente es lógicamente adecuado y verdaderamente imperativo,
interpretar cada parte a la luz de las disposiciones de todas las demás partes
y advierte que este principio ha sido de fuerza dominante de la interpretación
de la constitución.

Por ello es evidente que en la totalidad del instrumento ninguna palabra a


sido innecesariamente usada, o súper fulamente agregada. Cada palabra
debe haber sopesada con la mayor deliberación, y su fuerza y efecto
completamente comprendido.
Una disposición no debe ser separada de otros o considerada sola sino que
todas las disposiciones relativas a un sujeto particular deben ser consideradas
conjuntamente para dar efecto apropósito del instrumento, si existe
repugnancia entre diversas disposiciones, el tribunal debe ponerlas en
armonía. Todas las partes tienen igual importancia y son igualmente
obligatorios ante el tribunal.

CAPITULO II
TEORIAS MODERNAS SOBRE LA CONSTITUCION

Una tendencia al abandono del concepto racional normativo de constitución,


acompañada del intento de formular una nueva concepción adecuada a la
comprensión de las nuevas situaciones jurídico- constitucionales. Pero dado
que dichos intentos surgen en una situación de crisis en la que el objeto
mismo de la investigación es impreciso y en la que el punto de vista de cada
autor puede estar tan separado de los demás como lo están los sistemas
espirituales y las situaciones vitales de nuestra época, es claro que una
exposición de conjunto es arriesgada y que forzosamente ha de dejar fuera
puntos de vista peculiares de cada autor.

En consecuencia, expondremos a continuación las teorías de los autores más


significativos de la línea anti positivista, aunque sin renunciar a señalar unas
características generales y relativamente comunes se consideran los
siguientes:

1. En primer lugar, el planteamiento del problema de un modo radical en


el sentido de que no se trata solamente de averiguar cuál es la función
de la constitución en el estado, sino que pretende penetrar en la
sustancia de la misma y, a veces, como vía para la comprensión del
estado en general. En caso Esmend, C. Schmitt, Heller y E. Kaufmann.
Caso Schmitt, incluso ha provocado el intento de una nueva disciplina,
la verfassungslebre, la teoría de la constitución como una rama
especial del derecho público.
2. El nuevo planteamiento del objeto del conocimiento constitucional
conduce al intento de captar el concepto de constitución, no mediante
un análisis de sus partes integrantes, sino atreves de una intuición
esencial que revele como una totalidad en función de la cual se
expliquen luego las partes componentes.

3. Un tercer rango es la penetración del concepto sociológico de


constitución en las consideraciones jurídico- constitucionales, con un
menosprecio o la relativización de su dimensión normativa, cuyas
manifestaciones particulares iremos viendo en la siguiente exposición.

4. En unos casos de modo muy patente, como Smend o en E. Kausfmann,


y algunos otros de modo implícito, se afirma también algo que ya está
contenido en la consideración sociológica de la institución, a saber: su
carácter dinámico, con lo que entra en crisis una de las características
consideradas hasta ahora como esenciales a la constitución la de
formar el orden permanente y estático de la vida estatal frente al
devenir político y el dinamismo de la administración.

5. La tendencia hacia los juicios de valor que de modo amplio caracteriza


a parte de las consideraciones científico- jurídico contemporáneas, se
manifiesta aquí en una “politización” del concepto constitución en un
instrumento de la lucha política.

II. RUDOLF SMEND

Aclara que se trata de explicar la teoría del Estado y del derecho político y los
resultados de la investigación filosófico- sociales de T. EL ESTADO ES UN
TROZO DE VIDA ESPIRITUAL, Y COMO TAL, SUS ELEMENTOS INTEGRANTES NO
ESTAN NI EN PURA E IRREDUCIBLE CONTRAPOSICION, ni relacionados
causalmente, sino que el individuo y la comunidad, la vida individual y
supraindividual.

El estado es una parte de la realidad espiritual colectiva pero lo que


caracteriza a tales esferas es tener no un tipo de existencia estático sino
dinámico; no son sustancias existentes estáticamente, sino unidades de
sentido de la vida espiritual efectiva, actos espirituales.

La integración está constituida por una muchedumbre inabarcable de los


procesos, puede ordenarse en tres grupos compuestos de fenómenos
dominados por ciertas notas comunes. Tales grupos son de integración
funcional y la integración real.

A) A la esfera de la integración personal corresponde ciertas personas


(caudillos políticos, jefes de Estado) o colectividades (gabinete,
gobierno, burocracia, etc.). Que no solo significa medios de finalidades
reales cuya esencia no se agota en su carácter de portadores de
competencias o en su calidad de órganos del Estado mismo, que hace
visible en las personas como totalidad espiritual y corporal.

B) La integración funcional pertenecen todas las especies de forma de


vida colectiva de una comunidad, en particular todos los procesos
cuyo sentido es producir una síntesis social. Con ello es claro que su
campo es extensísimo, de manera que caben dentro del paso militar o
el desfile de la manifestación política hasta las elecciones, los
plebiscitos o el parlamento.

Las instituciones constitucionales no son medios sino fines en sí mismos


que determinan y fundamentan el ser del pueblo y del Estado; así por
ejemplo: el sentido último del parlamento no consiste en tomar
decisiones ni en que estas sean buenas, sino en que la dialéctica
parlamentaria provoca dentro del parlamento mismo y en el pueblo.
C) La integración real pertenecen a todos aquellos fenómenos que
significan participación de los individuos en contenidos de valores
estatales o encarnados en el Estado. La constitución es el orden
jurídico de un Estado que se diferencia del resto del orden jurídico por
el carácter político de su objeto y del resto de las normas jurídicas en
que estas son la normativización abstracta de una pluralidad infinita de
casos.
Por consiguientes la constitución no puede disolverse en un complejo
de normas sino, que es una unidad que actúa como la ley vital de algo
absolutamente concreto, cuya esencia por tanto, está más allá de su
carácter técnico jurídico. La constitución es precisamente el orden
jurídico de este proceso: el sentido de este proceso- dice smend- es la
constante renovación de la totalidad vital del Estado y la constitución
del Estado es la normativización legal de algunos lados de este
proceso.

La constitución no solo es norma sino también realidad integradora,


pero la constitución no agota la vida del Estado, pues la plenitud de
esta no puede ser abarcada exhaustivamente por unos preceptos
constitucionales, sino por el contrario, para que la vida política pueda
renovarse; incluso en aquellas funciones reguladas por la constitución-
tiene que constar con los impulsos y motivaciones sociales; lo único
que puede hacer la constitución es estimular estos impulsos y
motivaciones sugerir actividades de fuerza y de grupos espontáneos e
incluso de las instituciones establecidas por ella actuando en sentido
diferente al proyectado.

III. CARL SCHMITT

La teoría de la constitución de Carl Schmitt se resume en la reducción de la


constitución de unas decisiones fundamentales, representa la más radical
expresión de unas etapas desviacionistas- más tarde abandona por el autor
según la cual el derecho tiene su raíz en la voluntad y no en la razón, es
decisión y no norma, vale no como realización de algo valioso, sino porque así
ha sido establecido. Tal unidad política es una realidad, y lo único que hace la
constitución es determinar su estructura política concreta. Por consiguiente
se puede alterar aquella estructura sin que dicha unidad quede lesionada,
mucho menos se extinga.

La totalidad de la unidad política considerada en su particular forma de


existencia, la constitucion Alemana de 1919, cita Schmitt, las tomadas a favor
de la democracia, del federalismo y el liberalismo. La distinción entre la
constitucion y las leyes constitucionales se manifiesta prácticamente, en otros
ejemplos en los siguientes a) el procedimiento de la reforma es válido b) las
leyes constitucionales pueden suspenderse estado de guerra, pero no a la
constitucion como totalidad, pues precisamente la razón de tal suspensión en
el mantenimiento de la constitucion como totalidad. C) un conflicto
constitucional no afecta a las particulares, sino las decisiones políticas
fundamentales. C) el juramento de lealtad a la constitucion no vinculada a ser
leal a todos los preceptos constitucionales, que pueden cambiar siguiendo el
método de reforma previsto- y un juramento en blanco no tiene sentido sino
a lo que vincula a las repetidas decisiones políticas fundamentales.

IV HERMANN HELLER

Heller se caracteriza por la constitucion de la constitucion una totalidad, en la


que se reúnen en relación dialéctica lo estático y lo dinámico, la normalidad y
la normatividad. Trata también de salvar la unidades de concepto de
constitucion, pero reconociendo la autonomía de las partes integrantes.

La constitucion en su sentido total, en el sentido de la ciencia de la realidad


viene, a equipararse con la organización del Estado pues representa la
cooperación entre individuos y grupos mediante relaciones de supra- sub y
coordinación, gracias al Estado alcanza existencia y la unidad de acción.
La constitucion del Estado más que más que proceso es producto, más que
actividad, forma de actividad, forma abierta atreves de la cual pasa la vida,
normativización de un proceso constantemente actualizado, pero con cierta
objetividad frente al proceso mismo.

A) La constitucion no normada o la mera normalidad. El Estado por


enraizar profundamente en el ser del hombre, no puede ser nunca un
simple resultado de la técnica organizadora; por eso hay una serie de
motivaciones naturales y espirituales comunes que dan origen a
normalidad pura mente empírica en la conducta que constituyen la
infraestructura no normada de la constitucion.

B) La constitucion normativizada, basada ya no en una regla empírica,


sino en una norma, en un deber ser tanto de índole jurídica como
extrajurídica (costumbre, moral, religión, urbanidad, etc.) ; es decir que
no solo registra un hecho, sino que también le otorga una valoración.

V. MAURICE HAURIOU

Jurista francés no le preocupa tanto un concepto absoluto de constitucion


como la ordenación como la ordenación que sustenta al régimen
constitucional aplicando al problema las líneas generales de su teoría
institucionalista, concibe a la constitucion como una parte integrante de un
orden superior: el orden constitucional. Tal orden es definido como un
“orden de cosas a la forma formal , objetivo sistematico, que engendra
fuerzas de resistencia contra el poder y contra la libertad”.

A) Fundamental son las ideas, las creencias morales, políticas y sociales,


pues ellas son las que crean la comunidad entre los miembros del
Estado, de manera para que el orden constitucional “no importan tanto
los mecanismos políticos como las energías espirituales que los han
creado y que los animan”.
B) El derecho de la constitucion o conjunto de reglas relativas al gobierno
y la vida de la comunidad estatal, y que puedan expresase en leyes,
costumbres o en una súper legalidad, constitucional pero que en
cualquier caso, dominan por sí
C) misma, sino que precisan un poder para ser afirmada, a la vez que
constituyen la litación del poder.

D) La organización constitucional de poderes, en la cobran una


importancia particular las instituciones. Constitucionales, como el
derecho de constitucion se ligan al poder para canalizarla, pero no de la
misma manera. El Estado por su parte tiene como misión principal la
protección de la sociedad.

VI. SANTI ROMANO

Santi Romano ha adquirido significación en el desarrollo científico del


derecho por su teoría institucionalista o del ordenamiento jurídico. Una
institución es una entidad o cuerpo social con unidad firme y permanente,
una organización o estructura que absorbe los elementos mismos como a sus
relaciones, de modo que no pierde su identidad, al menos siempre y
necesariamente, por mutaciones particulares de tales elementos.