Você está na página 1de 7

ANATOMÍA DE LA COLUMNA VERTEBRAL

La columna vertebral, también denominada raquis, es una estructura ósea en forma de

pilar que soporta el tronco, compuesta de multitud de componentes pasivos y activos,

Bergmark (como se citó en López, s.a). Es un sistema dinámico compuesto por elementos

rígidos, las vértebras, y elementos elásticos, los discos intervertebrales (Miralles y Puig,

1998). Tiene una estructura lineal constituida por 33 ó 34 vértebras superpuestas, alternadas

con discos fibrocartilaginosos a los que se unen íntimamente por fuertes estructuras

ligamentosas, apoyadas por masas musculares (Hamill y Knutzen, 1995). Se extiende desde

la base del cráneo hasta el cóccix y su longitud es variable según el grado de sus curvaturas

y la talla de la persona (70 cm. en hombres y 60 cm. en mujeres, aproximadamente). Su

longitud va disminuyendo con la edad debido a la reducción del grosor de los discos

intervertebrales y a la exageración de las curvaturas, especialmente en la región torácica

(Bravo, s.a).

La columna vertebral tiene como principales funciones: dar estabilidad al tronco, dar

flexibilidad, amortiguar presiones y sobre todo proteger la médula espinal.

La estabilidad de la columna vertebral es proporcionada por la forma y fortaleza de

las vértebras individuales y por los discos intervertebrales. La zona más débil de la

columna vertebral es la región cervical, ya que transporta poco peso y depende mucho

de la forma de aplicación de la fuerza.

Las vértebras se reparten en 5 regiones: cervical, torácica, lumbar, sacra y coccígea.

Según esto, cada vértebra lleva el nombre de la región a que pertenecen. Ellas son: 7

vértebras cervicales (C1 a C7), 12 vértebras torácicas (T1 a T12), 5 vértebras


lumbares (L1 a L5), 5 vértebras sacras (S1 a S5), 3 a 5 vértebras coccígeas (Co1 a

Co5). Las vértebras sacras y coccígeas están fusionadas y forman respectivamente el

sacro y el cóccix.

Las vértebras de cada región presentan una morfología especial, sin embargo pueden

apreciarse componentes básicos en ellas: cuerpo vertebral, arco vertebral, procesos

vertebrales y foramen o agujero Vertebral. (Bravo, s.a, p.1)

ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL

Articulaciones sinoviales: Las superficies articulares están cubiertas por cartílago

hialino; una cápsula fibrosa laxa rodea la articulación. Estas son:

- Articulaciones facetarias: Cuatro por vértebra. Son las articulaciones entre los

procesos articulares de arcos vertebrales adyacentes. Permiten movimientos de

deslizamiento entre las vértebras.

- Articulaciones atlantooccipitales: Carillas articulares superiores del atlas toman

contacto con cóndilos occipitales y facilitan la flexión de la cabeza.

- Articulación atlantoaxial media: El diente del axis se articula con la carilla articular

del arco anterior del atlas.

Articulaciones fibrocartilaginosas: Los discos intervertebrales son estructuras

fibrocartilaginosas muy fuertes que conforman elementos de fijación y amortiguación

entre las vértebras, desde C2 a S1. Cada disco consta de dos partes esenciales: el

anillo fibroso, formado por capas concéntricas externas de tejido fibroso. Las fibras

fibrocartilaginosas corren oblicuamente para insertarse en el borde de la superficie


articular de cuerpos vertebrales adyacentes y el núcleo pulposo en la porción central,

una estructura, gelatinosa, de un alto contenido acuoso y altamente elástica. Actúa

como un amortiguador. Un trauma o enfermedad pueden romper el anillo fibroso con

el consecuente prolapso del núcleo pulposo. Esta estructura puede comprimir

estructuras vasculares y nerviosas importantes. El núcleo pulposo es avascular; recibe

los nutrientes por difusión desde los vasos sanguíneos presentes en el anillo fibroso y

en la superficie de los cuerpos vertebrales. La inervación de los discos es escasa. Los

discos intervertebrales conforman el 25% de la longitud de la columna vertebral: son

delgados en la región torácica y gruesos en la región lumbar. La curvatura lumbar se

debe principalmente a la forma de cuña de los discos intervertebrales de esta región.

La conformación del núcleo pulposo varía con los años: (1) disminuye su contenido

de agua (2) la matriz mucoide es gradualmente sustituida por tejido

fibrocartilaginoso, llegando a ser similar al anillo fibroso. Como consecuencia de

estas modificaciones, cada disco disminuye su grosor y puede haber una disminución

de 1 a 3 cm. en la longitud total de la columna vertebral.

MOVIMIENTOS DE LA COLUMNA VERTEBRAL

La suma de los movimientos limitados entre vértebras adyacentes permite un

importante grado de movilidad a la columna vertebral en conjunto. Son posibles los

siguientes movimientos: flexión, extensión, flexión lateral, rotación, circunducción

Estos movimientos se dan con mayor facilidad en la columna cervical y lumbar

debido a las siguientes razones: primero, en estos sectores los discos intervertebrales

son más gruesos, segundo, los procesos espinosos de estas regiones son más cortos
y están más separados entre sí, tercero, no existe sujeción a la caja torácica, cuarto,

existe una disposición favorable de las articulaciones facetarias. (Bravo, s.a, p.1)

BIOMECÁNICA DE LA COLUMNA VERTEBRAL

Conceptualmente la estabilización de la columna se debe a tres subsistemas: uno pasivo, uno

activo y un control neural de retroalimentación (feed back). El sistema pasivo es la columna

osteoarticular, el activo lo forman los músculos y tendones y el neural es un mecanismo

transductor localizado en los ligamentos, tendones y músculos que soportan la columna, junto

con los centros neurales de control (Díaz, Navarro, Ruiz, Jimenez, & Brito, 2001).

Las presiones que puede soportar la columna, dependiendo de la flexión en que se

encuentre o del peso que soporte, pueden llegar a ser de 5.000 a 8.000 N. en condiciones

normales los segmentos más inferiores soportan 2. 100 N, es decir, entre dos y tres veces el

peso corporal. Los cambios diurnos modifican la cantidad de líquidos de la columna y con

ello su resistencia. El disco se deshidrata y se hace más laxo a la compresión y más flexible

a la inclinación (Díaz Et Al, 2001).

ASPECTOS ERGONÓMICOS

Según Díaz y colaboradores (2001), la postura de la parte alta de la columna es secundaria

a la extensión de la cadera y a la lordosis lumbar. Equilibrando estos dos elementos se obtiene

una postura óptima y económica. Una pérdida de la lordosis lumbar, es decir una cifosis

lumbar provoca una hiperextensión de la cadera y una verticalización del sacro, lo que

compensa el desplazamiento del centro de gravedad.


Durante los movimientos de torsión existe un aumento de la compresión discal que es el

doble de la presión sin torsión. Se ha demostrado de forma epidemiológica que las torsiones

son un riesgo para la columna y motivo de aparición de dolor lumbar (Marras S, Granata K.,

1995). Más del 60% de las lesiones lumbares bajas se relacionan con movimientos de torsión

de la columna. La resistencia de la columna disminuye cuando se asocia asimetría

(inclinación-rotación). La resistencia en actividad isocinética (sin contracción) es un 60-70%

menor que con movimiento isométrico (contracción). Las mujeres tienen menor resistencia

a la torsión (Kumar S, Dufresne R., 1995). La rotación causa asimetría en la activación

muscular lumbar, provoca una concentración de presiones en los segmentos motores y reduce

la estabilidad de la columna, a lo que se sumará la fatiga muscular. Existe diferencia entre el

movimiento de traccionar de un objeto o empujarlo. Las fuerzas compresivas en la parte baja

de la columna son entre un 129 y un 627% superiores en los esfuerzos de tracción que en los

de compresión (Kumar S, 1995).

Parece ser que la presión dentro del compartimiento muscular lumbar está en relación

con determinadas patologías dolorosas. El riesgo aumenta con la edad y el tipo de trabajo, y

disminuye con el número de ciclos. Las modificaciones de la configuración de los asientos

de trabajo reducen la presión sobre el disco intervertebral y las tracciones sobre la parte

posterior del disco. (Smith E, Rasmussen A., 1996)

DOLOR POSTURAL

El dolor se define como una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con

daño tisular real o potencial, o descrita en términos de los mismos (Nusstein& Beck, 2003).

El dolor postural es un cuadro álgico secundario al funcionamiento anormal de la musculatura


anterior y posterior. Se presenta con alta incidencia y tiene diferentes causas (Gijbels et al.,

2006), entre ellas la actividad laboral del ser humano, que ha generado riesgos y

enfermedades (Gastañaga, 2012), como las lesiones músculo esqueléticas que representan un

problema de salud ocupacional de dimensiones no cuantificadas (León & López, 2006). Es

necesaria una postura corporal estable y balanceada como apoyo, García (como se citó en

Talledo & Asmat, 2014), y es importante que el operador odontológico tenga los

conocimientos necesarios sobre posturas ergonómicas para aplicarlas durante el trabajo

clínico, Bendezú (como se citó en Talledo & Asmat, 2014). Los traslados innecesarios, los

movimientos incorrectos, las posiciones de trabajo defectuosas y los cambios constantes que

implican reacomodamiento y fijación de la visión e iluminación, al pasar del campo

operatorio al resto del ambiente de trabajo, conducen al odontólogo rápidamente a fatiga

mental, visual y física, Barrancos & Pandis (como se citó en Talledo & Asmat, 2014),

predisponiendo a una alta incidencia de problemas en el aparato locomotor, que en ocasiones,

pueden limitar su rendimiento laboral.Por lo tanto, cada músculo, nervio o tendón que

interviene en el trabajo clínico de los odontólogos se ve en riesgo, Chávez (como se citó en

Talledo & Asmat, 2014).


Bibliografía
Bravo, H. (s.f.). Escuela de Medicina Pontificia Universidad Católica de Chile. Obtenido
de Depto. de Anatomía:
http://escuela.med.puc.cl/paginas/departamentos/anatomia/cursoenlinea/down/colu
mna.pdf

Díaz, A., Navarro, R., Ruiz, J., Jimenez, J., & Brito, E. (2001). Hospital Universitario
Insular. U.L.P.G.C. Obtenido de
http://acceda.ulpgc.es/bitstream/10553/8840/1/0655840_00015_0061.pdf

Gonzales, A. (s.f.). Infomed. Obtenido de Salud de Cuba:


http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-bio/semiologia_columna.pdf

Lopez, P. (s.f.). Universidad de Murcia. Obtenido de Open Course Ware:


http://ocw.um.es/gat/contenidos/palopez/contenidos/616e61746f6dc3ad615f706564
726f5f616e67656c.pdf

Talledo, J., & Asmat, A. (2014). Conocimiento sobre Posturas Ergonómicas en Relación a
la Percepción de Dolor Postural Durantela Atención Clínica en Alumnos de
Odontología. International journal of odontostomatology,. Obtenido de
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-
381X2014000100008