Você está na página 1de 7

4.3.

4 En Cláusulas Adverbiales

En las secciones anteriores repasamos los contextos en que el subjuntivo aparece


en las cláusulas nominales y en las adjetivas. Recordarás también que
mencionamos un tercer tipo de cláusulas en las que aparece el subjuntivo.
Tenemos también cláusulas adverbiales.

En esta sección examinaremos con cuidado este tipo de cláusulas. Repasaremos


qué es una cláusula adverbial, en qué contextos estas cláusulas toman el
subjuntivo y cómo esos contextos reflejan la imposibilidad de afirmar la
información en la cláusula.

Ya mencionamos que las cláusulas forman parte de una oración y cumplen una
función dentro de esa oración. Las cláusulas adverbiales cumplen la misma
función que cumpliría un adverbio en una oración simple. Estas cláusulas nos dan
información, por ejemplo, sobre el tiempo, el propósito o la condición de la
realización de la acción comunicada por el verbo en la oración principal.

Mira la siguiene oración:

Juan comprará su billete de avión mañana.

¿Dónde está el adverbio? ¿A qué verbo modifica?

En la oración anterior "mañana" nos da el tiempo de la acción del verbo. Nos dice
cuándo comprará Juan su billete de avión. Ya que nos da información sobre la
acción del verbo, denominamos este tipo de palabra "adverbio". En ocasiones, el
tiempo ( o el propósito, la condición, etc.) de la acción del verbo de la cláusula
principal se nos da en base a otra acción. Es decir, una acción tiene lugar antes,
después o al mismo tiempo que otra acción. En este caso, la información se
comunicaría en una cláusula adverbial (de tiempo) en lugar de en una sola
palabra.

Juan comprará su billete de avión cuando tenga dinero.

En este caso, ¿qué parte de la oración nos da el tiempo de la acción de comprar?

En el ejemplo anterior, el tiempo de la acción de comprar se nos da tomando como


referencia temporal otra acción. En lugar de un adverbio tenemos una cláusula
que cumple la misma función que un adverbio. Es una cláusula adverbial. La
cláusula adverbial va unida a la principal a través de una conjunción o nexo
adverbial. Nexos comunes son: cuando, mientras que, antes de que, hasta que, en
cuanto, a pesar de que, a menos que, a no ser que, en caso de que, con tal de
que, a condición de que, porque, como, ya que, etc.

De igual manera que con las cláusulas nominales y adjetivas, no siempre que

tenemos una cláusula adverbial usamos el subjuntivo. Usaremos el

subjuntivo en cláusulas adverbiales sólo cuando la

información contenida en la cláusula no se puede

afirmar como real Usaremos el subjuntivo en cláusulas adverbiales

sólo cuando la información contenida en la cláusula no se puede afirmar como


real. Si la acción de la cláusula subordinada no ha ocurrido teniendo en cuenta el
contexto temporal establecido en la cláusula principal, el verbo de la subordinada
irá en el subjuntivo. Si sí ha ocurrido y el hablante puede afirmar la realidad de esa
En este el
acción, sentido, resulta
verbo irá en elútil recordar que hay ciertas conjunciones cuyo significado
indicativo.
implica la no realización de la acción de la cláusula subordinada. En estos casos,
siempre usaremos el subjuntivo. Hay otras conjunciones cuyo significado implica
la realización de la acción en la cláusula subordinada. En estos casos, siempre
usaremos el indicativo. Finalmente, hay conjunciones que tomarán el indicativo o
el subjuntivo dependiendo de la intención comunicativa del hablante. Si percibe la
acción de la cláusula subordinada como realizada usará el indicativo y si no el
subjuntivo. En este último caso, el significado de la conjunción es determinado por
el uso del indicativo o el subjuntivo en la cláusula que sigue.

Siempre indicativo Siempre subjuntivo Indicativo/Subjuntivo

porque para que de modo que

ya que a fin de que de manera que

puesto que sin que como

por lo tanto con tal de que aunque

a condición de que cuando


Siempre indicativo Siempre subjuntivo Indicativo/Subjuntivo

siempre que hasta que

a no ser que mientras

a menos que tan pronto como

en caso de que en cuanto

suponiendo que después de que

antes de que

Examinando las diferentes categorías, veremos que en el caso de las


conjunciones que siempre van seguidas del indicativo, el uso de éste se explica
porque siempre introducen información que el hablante puede afirmar como real.

Necesito comprar un diccionario de español porque mi profesora de español


lo requiere para la clase.

La cláusula adverbial--"porque mi profesora de español lo requiere para la clase"--


nos da la causa por la cual el hablante necesita comprar el diccionario. El hablante
puede afirmar esa causa como real y por ello usa el indicativo. Este es el caso con
todas las conjunciones incluidas en la primera columna del cuadro de arriba.
Siempre introducen información que el hablante puede afirmar como real.

En cuanto a las conjunciones de la segunda columna, éstas siempre introducen


información que el hablante no puede afirmar como real.

Le compré un diccionario a mi hermana para que pudiera usarlo en su clase de


español.

La conjunción "para que" siempre introduce información futura con respecto a la


cláusula principal. En este caso "para que pudiera usarlo..." indica el propósito de
la acción de "comprar", un propósito que está en el futuro con respecto a esta
primera acción y que por lo tanto no se puede afirmar como real. Este es siempre
el caso con "para que" y también con "a fin de que".

Algo similar ocurre con las conjunciones que comunican una condición bajo la
cual debe producirse la acción de la cláusula principal.
Ana, puedes ir a la fiesta con tal de que hayas terminado toda tu tarea.

Conjunciones como "con tal de que", "a condición de que" y "siempre que"
("siempre que" en su sentido condicional, y no en su sentido temporal) comunican
una condición para la realización de la acción en la cláusula subordinada. Esta
condición no se puede afirmar como real puesto que no se sabe si se va a realizar
o no. Por lo tanto, siempre introducen cláusulas en las que se usa el subjuntivo.

Conjunciones como "a no ser que" o "a menos que" introducen excepciones al
cumplimiento de la acción en la cláusula principal. Las excepciones introducidas
por estas conjunciones no se pueden afirmar como reales y por lo tanto siempre
van seguidas del subjuntivo.

Ana no podía ir a la fiesta a menos que terminara su tarea.

En este caso "terminar la tarea" es la excepción a "no ir a la fiesta", pero no


podemos afirmar la realización de "terminar la tarea" y por eso usamos el
subjuntivo. Este mismo tipo de lógica explica que el resto de las conjunciones en
este grupo vayan siempre seguidas del subjuntivo.

El grupo sin duda más interesante es el de la tercera columna, ya que es es este


grupo en el que más claramente vemos el contraste modal entre indicativo y
subjuntivo. Empecemos con las conjunciones de tiempo: cuando, hasta
que, mientras, tan pronto como, en cuanto, después de que.

Compara las siguientes oraciones.

"Compré las entradas para el concierto cuando salieron a la venta."

vs.

"Compraré las entradas para el concierto cuando salgan a la venta."

En el primer caso "cuando salieron a la venta" nos indica el tiempo de la acción de


"comprar". Ya que tanto la acción de "comprar" como la de "salir a la venta" ya
tuvieron lugar, se puede afirmar como real la información de la cláusula
subordinada, y de ahí que se use en ella el indicativo. En el segundo caso, sin
embargo, la acción de comprar no ha tenido lugar todavía, lo cual implica que la
de salir a la venta tampoco ha ocurrido y, por lo tanto, no se puede afirmar como
real, de ahí el uso del subjuntivo. Vemos aquí claramente cómo el poder afirmar la
información de la cláusula subordinada--ha ocurrido---implica el uso del indicativo
mientras el no poder afirmar esa información--no ha ocurrido--implica el uso del
subjuntivo.

Atención a las cláusulas de tiempo en un contexto pasado. Es posible hablar de


una acción pasada que no ha ocurrido, y en este caso, a pesar de estar en el
pasado, todavía usaríamos el subjuntivo en la cláusula subordinada.

Iba a salir de vacaciones cuando tuviera dinero.


En este caso, la acción de salir de vacaciones es pasada, pero no sabemos si fue
realizada o no--el hablante dice que "iba a slair" y no "salí"--, lo cual implica que
tampoco podemos afirmar la realidad de la información de la cláusula, porque no
sabemos si llegó a tener dinero o no, de ahí el uso del subjuntivo.

Veamos ahora la conjunción "aunque". Compara:

"Aunque quiero, no puedo ir a la fiesta."

vs.

"Aunque quiera, no puedo ir a la fiesta."

En el primer caso, el hablante afirma la información. Quiere ir a la fiesta, pero no


puede. En inglés, se comunicaría esta idea con "Although I want to go...". En el
segundo caso, el hablante no afirma la información. No sabemos si quiere ir o no.
En inglés, se comunicaría esta información con "Even if I want to go...".

También la conjunción "como" puede introducir tanto el indicativo como el


subjuntivo. Compara:

"Haz el pastel como tú quieres."

vs.

"Haz el pastel como tú quieras."

En el primer caso, el hablante sabe cómo la persona con la que está hablando
quiere hacer el pastel y, por tanto, puede afirmar esa información, usando para
ello el indicativo. En el segundo caso, el hablante no sabe cómo lo quiere hacer,
así que no puede afirmar la información, usando por ello el subjuntivo. El contraste
entre indicativo y subjuntivo permite, en este caso, comunicar de forma muy
concisa una diferencia de significado que en inglés tendría que aclararse a través
del léxico: "Make the cake in the way you want to make it (and I know how that way
is)." vs. "Make the cake in whichever way you want."

Finalmente, vemos algo similar con "de modo que" y "de manera que". Irán
seguidos también de indicativo o subjuntivo según el hablante pueda o no afirmar
la información en la cláusula subordinada. Compara:

"La profesora siempre les da tarea extra a sus estudiantes de modo que
ellos entienden bien las cosas."

vs.

"La profesora siempre les da tarea extra a sus estudiantes de modo que
ellos entiendan bien las cosas."
En el primer caso, debemos interpretar la cláusula subordinada como causativa.
Es decir, la causa por la que los estudiantes entienden es porque la profesora les
da tarea extra. El hablante puede afirmar la realidad de que los estudiantes
entienden y por eso se usa el indicativo. En el segundo caso, la cláusula
subordinada comunica propósito. La profesora les da tarea para que los
estudiantes entiendan, pero el hablante no puede afirmar que realmente los
estudiantes aprendan o no. En inglés, la diferencia se comunicaría otra vez al nivel
léxico: "The teacher always gives extra homework and because of that her
students understand things well." vs. "The teacher always gives extra homework so
that her students understand things well."

En definitiva, recuerda: usarás el indicativo en cláusulas subordinadas cuando la


información en la cláusula se puede afirmar como real. Esto puede ser porque es
la causa conocida de otra acción o es una acción que ya ha ocurrido. Se usará el
subjuntivo cuando la acción en la cláusula no se puede afirmar como real. Esto
puede ser porque es una excepción o una condición que no se sabe si va a ocurrir
o no, es el propósito futuro de una acción anterior, o es una acción futura.

4.3.5 Cláusulas De Si

Aunque las introducimos en una sección diferente, en realidad las cláusulas de "si"
son cláusulas adverbiales que nos dan una condición para la realización de la
acción en la cláusula principal. Igual que en el caso de las otras cláusulas
adverbiales que vimos en la sección anterior, se usa el indicativo en las cláusulas
de "si" si el hablante puede afirmar la información en la cláusula subordinada.

Compara:

"Si tengo tiempo, voy a ir al concierto de Juanes".

vs.

"Si tuviera tiempo, iría al concierto de Juanes."

En el primer caso, el uso del indicativo indica que el hablante ve el tener tiempo
como una posibilidad real. Por el contrario, en el segundo caso, el uso del
subjuntivo implica que el hablante cree que no va a tener tiempo. Así, en este caso
el uso del indicativo o el subjuntivo indica el grado de mayor o menor probabilidad
de cumplimiento de la condición en la cláusula subordinada.

Compara otra vez:

Juan: María, ¿qué hacías en la escuela secundaria para divertirte?

María: Si tenía dinero, iba al cine.


En este caso, María usa el indicativo en la cláusula de "si" porque puede afirmar
que cuando estaba en la escuela secundaria iba al cine si tenía dinero. Era la
realidad de la situación en aquel momento. En cambio:

Juan: María, ¿qué hiciste ayer?

María: Si hubiera tenido dinero habría ido al cine, pero no tenía ni un dólar, así
que vi una película en casa.

En este caso, se usa el subjuntivo porque la información contenida en la cláusula


subordinada--en la cláusula de "si"--no se puede afirmar como real. María no tenía
dinero.