Você está na página 1de 7

EL ROL DEL PSICÓLOGO EDUCATIVO EN LA ACTUALIDAD

Existen múltiples visiones sobre las funciones del psicólogo educativo e importantes
discrepancias entre la propuesta teórica y las expectativas reales del sistema. Ante esto,
el presente ensayo analiza y tiene por objetivo el rol del psicólogo educativo en la
actualidad desde la gran concepción según la perspectiva de algunos autores.

En la actualidad, la psicología educativa se ha constituido en una disciplina


multiparadigmática que adquiere una gran relevancia y, a la vez, se convierte en una
necesidad para las instituciones educativas, en especial las escuelas, los colegios y las
universidades, en donde intervienen, además, otros actores de la comunidad educativa
como son padres de familia, docentes y directivos, todos ellos implicados en la mejora
del proceso educativo.

La psicología educativa se centra en todos los procesos de educación y en los cambios


que esta logra generar en los educandos por medio de la comprensión y el mejoramiento
de todos los procesos que se presentan en los centros de educativos (Coll, 2004)

De acuerdo con la aportación del autor Coll, se considera que el psicólogo educativo
juega un papel importante, puesto que está vinculado al mejoramiento de los procesos
educativos, debido a que es quien logra realizar una serie de objetivos, modelos,
conocimientos e instrumentos que sirven de ayuda a la buena relación que se mantiene
el ambiente escolar, como lo es docente - alumno, para que de esta manera se pueda
obtener un óptimo desempeño de todos los procesos educativos que tenga establecida
cualquier institución educativa.

En la actualidad, el psicólogo educativo no se limita a ser un Orientador, si no que se


muestra como interventor, esto quiere decir que, este no se basa simplemente en brindar
asesoría estudiantil, si no que emplea herramientas que generan cambios en el
comportamiento de los individuos que pertenecen a cualquier práctica educativa (Julia,
2016)
Desde mi punto de vista hoy en día el psicólogo educativo se muestra como mediador
de la institución aportando proyectos que permita visualizar una mejoría en las
debilidades que presente la institución por parte del alumno como del docente, a su vez
aporta a este último ideas que sirvan para el tratamiento que se le debe brindar a el
alumnado por parte del educador, tratando de fortalecer dicho vinculo que es de suma
importancia para el desarrollo de la educación a nivel general.

Toda esta intervención del psicólogo educativo se puede ver reflejada en diferentes
contextos aplicativos como lo son el formal (Colegios, escuelas, universidades) y el
informal (Actividades de la vida cotidiana, familia, trabajo y ocio). En el formal el
psicólogo intervine en la formación de competencias en un contexto escolar, tratando
de desarrollar las habilidades del estudiante, realizando un diseño, un currículo, unas
políticas de educación y unos modelos pedagógicos, que logren adaptarse a los
parámetros educacionales establecidos por la institución.

En cuanto al manejo del psicólogo educativo en la educación informal, este se encarga


de indagar los aspectos personales del estudiante por fuera de la institución, esto se
refiere a las relaciones interpersonales y cotidianas del individuo, como se muestra y
se desenvuelve en el entorno familiar y social, ya que son de suma importancia en el
desarrollo de las capacidades cognitivas y conductuales evidentes.
Es importante entonces también potenciar el rol del psicólogo como un ente propositivo
dentro de la institución, en otras palabras un agente activo, el cual debe darse la tarea
de realizar un diagnóstico de la institución, a través de observaciones, evaluaciones,
entre otras técnicas, trabajadas con todos los sistemas, como planteamos anteriormente,
para así crear acciones transformadoras para mejorar y/o reforzar aquellos aspectos que
no estén funcionando adecuadamente; evaluando también los resultados que estas
acciones tengan, para ver si la situación diagnosticada ha mejorado, se ha mantenido o
ha empeorado, siempre en pos de generar un cambio positivo dentro de la institución.

Podemos decir entonces que el rol del psicólogo educacional se basaría en potenciar la
educación a través de un buen diagnóstico de la situación de la institución en primera
instancia, para luego generar una intervención de carácter enriquecedor en el mejor de
los casos para mejorar la situación, o en su defecto una intervención de carácter
preventivo, es decir, para reducir la incidencia del problema inicial, y terminando con
una evaluación de esto último para ver los cambios producidos, o ver si lo realizado ha
sido efectivo o se deben buscar nuevas técnicas para obtener buenos resultados.

También es cierto que en los últimos años la psicología ha ido desarrollando


información útil aplicable en distintas áreas, lo cual ha producido que se desenvuelva
más allá del plano puramente en problemas educativos. Sin embargo, fuera del
ambiente de psicólogos, este cambio no se ha conocido y ha hecho que se tenga una
visión clínica de los psicólogos, independiente del área en la que se esté
desenvolviendo.

Lo mencionado anteriormente, llevado al ámbito educacional se menciona en el


artículo de Martínez (2008), con lo que me encuentro totalmente de acuerdo puesto que
efectivamente los psicólogos educacionales han sido –en su mayoría- una especie de
marionetas dentro de las instituciones educacionales. Al menos según nuestra
experiencia y conversaciones con profesionales recién egresados, en muy pocas
instituciones se considera la opinión del psicólogo educacional, además de tener un
abordaje clínico de su trabajo y no comunitario como debería ser.
También es necesario mencionar que el psicólogo cumple un rol de profesional el cual
no es meramente clínico, sino que es más bien comunitario en donde la igualdad de
condiciones y la potenciación de recursos personales ayuda a evitar factores de riesgo.
Sin embargo, se requiere otorgarle mayor autonomía al psicólogo dentro de la escuela,
el cual la mayoría de las veces ha sido tratado como un técnico, y es justamente esto lo
que los diferencia y a la vez contribuye, en la realización de cambios.
CONCLUSIÓN

 En síntesis, podemos decir que el rol del psicólogo educacional es ser un ente
activo dentro del sistema educacional, encargándose de tareas contingentes a su
especialidad, donde buscaría el cambio a través de la participación de los
agentes inmersos en este sistema, siendo este cambio construido y dirigido.

 Es importante destacar que el psicólogo está inserto en una comunidad


educativa, la cual está compuesta por varios subsistemas en donde se debe
trabajar en conjunto para lograr promoción, prevención o rehabilitación,
viéndose traducido en mejoras a nivel institucional, profesorado, alumnos y
apoderados. Es necesario establecer en profundidad el rol que cumple el
psicólogo y que éste sea conocido por todos los expertos, para que así lleguen
a un consenso en cuanto a la labor del psicólogo educacional.

 Si bien es cierto que existe una desinformación a nivel general sobre la función
de los psicólogos educacionales en el país, es importante que hoy en día las
generaciones venideras nos estamos informando y estamos siendo más
conscientes del rol que debemos desempeñar en la educación, disminuyendo la
brecha a futuro, que parte en el aquí y el ahora, y que nos moviliza a un cambio
en el quehacer profesional a la hora de trabajar en un establecimiento. Frente a
esto, es importante el aprender y el aprender haciendo.
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 Coll, C. (2004). Psicología de la educación y prácticas educativas mediadas por


las tecnologías de la información y la comunicación. Una mirada
constructivista. Sinéctica, (25).

 Juliá, M. T. (2006). Competencias profesionales del psicólogo educacional: una


tarea asociativa. Revista de Psicología, 15(2), Pág-115.

 Martínez, V. (2008). El rol del psicólogo en la institución educativa:


¿Marioneta o actor propositivo? Revista Poiésis, 1