Você está na página 1de 6

EL AMOR ES UN REGALO DE DIOS

Juan 3:16Reina-Valera 1960 (RVR1960)

De tal manera amó Dios al mundo


Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,
16

para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Veamos como es el amor d Dios:

1.- El amor de Dios no es un sentimiento caprichoso y cambiante como


lo es el amor del ser humano, es más bien una determinación
espontanea del ser total de Dios manifestado en bondad y favor. Una
actitud de amar libremente, elegida y finalmente establecida

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se


envanece; no es indecoroso, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de
la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo
soporta. El amor nunca deja de ser.” (1 Corintios 13:4-8ª)

Romanos 8:38-39Reina-Valera 1995 (RVR1995)

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni


principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, 39 ni lo alto ni lo
profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que
es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

2. El amor de Dios es santo. Ama la justicia y odia la injusticia y en su


amor disciplina y corrige a sus hijos.

Hebreos 12:6-11Reina-Valera 1960 (RVR1960)


6
Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo. m

7Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a
quien el padre no disciplina?
8Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces
sois bastardos, y no hijos.
9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los
venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus,
y viviremos?

Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les
10

parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su
santidad.
11Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de
tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido
ejercitados.

3.- El amor de Dios es un ejercicio de su bondad: El amor es la


manifestación más suprema y gloriosa de la bondad de Dios
Salmos 145:9Reina-Valera 1960 (RVR1960)
9Bueno es Jehová para con todos,
Y sus misericordias sobre todas sus obras.

Salmos 145:15-16Reina-Valera 1960 (RVR1960)


15 Los ojos de todos esperan en ti,
Y tú les das su comida a su tiempo.

Abres tu mano,
16

Y colmas de bendición a todo ser viviente.

4.- El amor de Dios es un ejercicio de bondad para con los pecadores y


como tal se expresa en gracia y en misericordia.

Dios ama a seres que se han hecho inmerecedores del amor y que no
pueden ser amados, pero el amor de Dios es libre, espontaneo,
incausado. Dios ama a los hombres porque a elegidos amarlos.

Deuteronomio 7:7-8Reina-Valera 1960 (RVR1960)


7No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha
escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos;
8 sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a
vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de
servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.

5.- El amor de Dios para con los pecadores conlleva el que Él se


identifique con ellos.

6.- El amor de Dios para con los pecadores se expresó mediante el don
de su hijo para que fuese su Salvador. La medida del amor de cuanto da
y la medida del amor de Dios es el don de su hijo único para hacerse
hombre y morir por los pecadores. Esta es una medida de amor que
Efesios 2:4-5Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
5aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo
(por gracia sois salvos),
Efesios 3:19Reina-Valera 1960 (RVR1960)
y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para
19

que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Romanos 8:32Reina-Valera 1960 (RVR1960)


El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros,
32

¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

7.- El amor de Dios para con los hombres alcanza su objetivo, en cuanto
los lleva a conocerlo y a gozarse en Él en una relación basada en un
pacto-
Génesis 17:1-7Reina Valera Contemporánea (RVC)

La circuncisión, señal del pacto

17 Abrán tenía noventa y nueve años de edad cuando el Señor se le apareció y


le dijo:

«Yo soy el Dios Todopoderoso. Anda siempre delante de mí y sé perfecto. 2 Yo


estableceré mi pacto contigo, y haré que te multipliques en gran manera.»
3Abrán se postró entonces sobre su rostro, y Dios habló con él. Le dijo: 4 «Éste es
el pacto que hago contigo: Tú serás el padre de muchísima gente. 5 Tu nombre ya
no será Abrán,[a] sino que ahora te llamarás Abrahán,[b] porque te he puesto como
padre de muchísima gente. 6 Yo haré que te multipliques en gran manera. De ti
saldrán naciones y reyes. 7 Estableceré mi pacto contigo y con tus descendientes.
Será un pacto perpetuo, y yo seré tu Dios y el de tu descendencia.

Es como Dios dijera; “ Mi gracia será tuya para perdonarte y mi poder será tuyo
para dirigirte y mi bondad será tuya para aliviarten y mi misericordia será tuya
para proveerte y mi gloria será tuya para coronarte . esto es lo que hace el Señor
a quienes ama.

Gálatas 3:15-29Reina-Valera 1960 (RVR1960)


Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez
15

ratificado, nadie lo invalida, ni le añade.


16Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las
simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es
Cristo.

Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que
17

vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa.

Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a


18

Abraham mediante la promesa.

El propósito de la ley
Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta
19

que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de
ángeles en mano de un mediador.
20 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.
21¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la
ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.

Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en
22

Jesucristo fuese dada a los creyentes.

Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para
23

aquella fe que iba a ser revelada.


24De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que
fuésemos justificados por la fe.
25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,
26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;
27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque
todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la


29

promesa.
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Copyright © 1960 by American Bible Society

Así es como es Dios, y los cristianos tienen que hacer de éste su meta (aunque
siempre en proceso). La más grande expresión del amor de Dios nos es
comunicada en Juan 3:16 y Romanos 5:8 “Porque de tal manera amó Dios al
mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no
se pierda, mas tenga vida eterna.” “Mas Dios muestra su amor para con
nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Podemos ver
por estos versos que el deseo más grande de Dios es que nos unamos con Él en
Su hogar eterno, el cielo. Él hizo posible este camino, pagando el precio por
nuestros pecados. Él nos ama, porque así lo decidió como un acto de Su
voluntad. “Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión.”
(Oseas 11:8b). El amor perdona. “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y
justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan
1:9)

El amor (Dios) no se impone a nadie. Aquellos que vienen a Él lo hacen en


respuesta del llamamiento de Su amor. El amor (Dios) muestra bondad hacia
todos. El amor (Jesús) prodigó el bien a todos, sin parcialidad. El amor (Jesús)
nunca codició lo que otros tenían, viviendo una vida humilde sin quejarse. El
amor (Jesús) nunca se jactó de quién era en la carne, aunque Él podía dominar
fácilmente a cualquiera que entrara en contacto con Él. El amor (Dios) no
demanda obediencia. Dios no demandaba obediencia de Su Hijo, sino más bien,
Jesús obedecía gustosamente a Su Padre celestial. “Mas para que el mundo
conozca que amo al Padre y como el Padre me mandó, así hago.” (Juan 14:31).
El amor (Jesús) estuvo y está siempre viendo por los intereses de otros.

Esta breve descripción del amor, revela una vida sin egoísmo, en contraste con la
vida egoísta del hombre natural. Asombrosamente, Dios ha otorgado a aquellos
que reciben a Su Hijo Jesucristo como su Salvador personal del pecado, la
habilidad de amar como Él lo hace, a través del poder del Espíritu Santo (ver
Juan 1:12; 1 Juan 3:1, 23, 24). ¡Qué privilegio y desafío tenemos!

Leer más: http://www.gotquestions.org/Espanol/Dios-es-


amor.html#ixzz3Y64xEg13