Você está na página 1de 5

LA MEMORIA DURANTE LA PRIMERA INFANCIA

En términos generales podríamos definir la memoria como la capacidad para

retener información, ordenarla y hacer uso de ella en el momento en que la necesitamos.

Es lógico pensar pues que la memoria y el aprendizaje están estrechamente relacionados

si entendemos el aprendizaje como la adquisición de nueva información para su uso y

aplicación en nuestra vida cotidiana.

Pero en el caso de Los bebés nacen con la capacidad para aprender de lo que

ven, oyen, huelen, gustan y tocan, y tienen cuando menos cierta capacidad para recordar

lo que aprenden. Por supuesto, la maduración es esencial para este proceso, como lo

reconocen los teóricos del aprendizaje

LA MEMORIA EN EL LACTANTE

Es probable que no logres recordar los acontecimientos de la infancia y a esto se

denomina amnesia infantil. Los científicos del desarrollo han propuesto diversas

explicaciones para este fenómeno común. Una explicación, favorecida por Piaget

(1969), en donde indica que los primeros sucesos no se conservan en la memoria

porque el cerebro no se ha desarrollado lo suficiente como para almacenarlos.

Por el contrario, Freud creía que sí se almacenan los primeros recuerdos, pero a

estos se les reprime porque son emocionalmente perturbadores. Pero también otros

investigadores sugieren que los niños pueden almacenar los eventos en la memoria hasta

que pueden hablar sobre ellos.

¿CÓMO SE DESARROLLA LA MEMORIA EN EL INFANTE?

La memoria del bebé se empieza a desarrollar desde que está en la panza. Las

células nerviosas de la memoria se forman en el tercer trimestre del embarazo, los bebés

recién nacidos tienen poca conciencia del espacio y del tiempo. Pueden reconocer la voz

de los más cercanos, pero no pueden distinguir cuándo fue la primera vez que la oyeron
y a esto numerosos estudios han demostrado que los bebés pueden reconocer la voz

materna o incluso una melodía que escucharon durante el embarazo. Sin embargo, aún

les falta desarrollar la conciencia de manera que son incapaces de catalogar esos

recuerdos.

 MEMORIA DE RECONOCIMIENTO

La memoria de reconocimiento se identifica a los 2 meses aproximadamente y es

aquella que permite que tu bebé reaccione ante olores, sonidos y objetos.

 LA MEMORIA A LOS 3 MESES

El infante a esta edad puede imitar ciertas acciones. La memoria le permite, además,

diferenciar objetos que ya conoce de aquellos que le resultan desconocidos, y además

los bebés de 3 meses ya son capaces de guardar información visual durante 10

segundos.

 MEMORIA A CORTO PLAZO

La memoria a corto plazo surge a los 6 meses de edad cuando el bebé empieza a

reconocer a personas cercanas a él como a sus padres, hermanos, familiares, niñera o

amigos. Es por eso que a los seis meses de edad, puede aparecer cierta ansiedad hacia

extraños debido a que su “memoria a corto plazo” no logra identificar a las personas que

no ha visto antes. Al adquirir la memoria a corto plazo, tu bebé podrá realizar rutinas

básicas y entender algunas palabras.

 MEMORIA DE EVOCACIÓN

La memoria de evocación se refiere a la capacidad de recordar objetos que no están

presentes y a la vista del niño. A los diez meses, es probable que el niño sea capaz de

encontrar un objeto que se haya escondido segundos antes. Es decir el infante empieza a

mantener una imagen mental de una persona u objeto aunque éste no esté presente.
A partir del año Se produce un cambio esencial en el proceso, ya que el niño empieza a

familiarizarse con las palabras. La introducción paulatina del lenguaje, que ayuda a fijar

los recuerdos también empieza a Reconocer lugares en los que ya ha estado

provocándole alegría o susto y esto por asociación del lugar con algún mal recuerdo

 LA MEMORIA A PARTIR DE LOS 24 MESES

A partir de los 2 años cuando ya hablan la memoria de los niños pasan a ser de

inconsciente a consciente en el cual pueden recordar muchas palabras y frases que

escuchen decir a los demás permitiendo tener un vocabulario más extenso y las utilizan

para tratar de comunicarse.

A los 2 años los niños también tienen una tendencia natural a emplear el “ensayo”

repitiendo cosas que deseen recordar y además a esta edad ya pueden expresar sus

sentimientos básicos como por ejemplo contar algo que les haya pasado en el día.

 LA MEMORIA A PARTIR DE LOS 3 AÑOS

Y a los 3 años ya cuenta con una memoria consciente desarrollada, lo cual le permitirá

poder recordar alguna cosa o evento importante para él hasta la edad adulta.

CUALIDADES DE LA MEMORIA QUE EXISTEN DURANTE LA INFANCIA

CAPACIDADES DE LA MEMORIA EN LA INFANCIA


Es un hecho que los infantes tienen capacidades de memoria, y como hemos visto, los
infantes son capaces de distinguir los nuevos estímulos de los anteriores, sin embargo,
la capacidad de los infantes de distinguir nuevos estímulos de los anteriores nos dice
poco acerca de cómo la edad trae cambios en las capacidades de la memoria en un
estudio donde se puso a pruebas a un grupo de niños de 2 meses y a otro grupo de 6
meses en donde tenía que pedalear una palanca con la piernita para hacer girar un
cunero musical en se logró constatar que los que tenían 2 meses podían recordar esta
actividad hasta cierto tiempo pero esta la olvidaban en cuestión de días mientras que a
los de 6 meses lograron recordarla durante 3 semanas más y luego la olvidaban, por lo
menos así se creía, puesto que cuando los bebes veían un recordatorio sus recuerdos se
reactivaban confirmando que mientras más grandes son los bebes es más fácil incitar un
recuerdo que se creía olvidado
DURACIÓN DE LOS RECUERDOS

Los procesos en los que se basa la retención de la memoria parecen ser similares a lo largo
de toda la vida, la cantidad de información almacenada difiere significativamente
conforme los infantes crecen. Los bebés de mayor edad son capaces de recuperar
información más rápidamente y la recuerdan durante más tiempo. Sin embargo, los
recuerdos no siempre se recuperan de forma fácil o precisa Una razón por la que los
infantes parecen recordar menos se debe quizá al papel que desempeña el lenguaje los
niños mayores y los adultos quizá sean capaces de reportar sus recuerdos empleando el
vocabulario del que disponían a diferencia de los más pequeños que al tener un lenguaje
limitado o nulo esto le impide de alguna manera lograr retener los recuerdos, es por esto
que el lenguaje tiene una gran relevancia al momento de retener información
LA NEUROCIENCIA COGNOSCITIVA DE LA MEMORIA
Una de las investigaciones más interesantes acerca del desarrollo de la memoria
proviene de los estudios sobre las bases neurológicas de la memoria. Los progresos en
la tecnología de escaneo cerebral, así como los estudios de adultos con lesiones
cerebrales, sugieren que existen dos sistemas diferentes implicados en la memoria a
largo plazo. Ambos sistemas, llamados memoria explícita y memoria implícita, retienen
diferentes clases de información.
La memoria explícita es la memoria consciente y que puede recuperarse
intencionalmente. En contraste, la memoria implícita es aquella que se recupera sin
realizar un esfuerzo cognoscitivo, como andar en bicicleta o subir por una escalera.
La memoria explícita y la implícita surgen en diferentes momentos y en ellas
intervienen distintas partes del cerebro. Los recuerdos más tempranos parecen ser
implícitos y en ellos participan el cerebelo y el tallo cerebral. El precursor de la
memoria explícita implica al hipocampo, pero la verdadera memoria explícita no surge
sino hasta la segunda mitad del primer año de vida. Cuando la memoria explícita surge,
comprende un creciente número de áreas en la corteza cerebral

http://parentsplace.com.mx/old_pp/articulos-para-padres/atencion-y-memoria/53-

memoria-a-que-edad-comienzan-los-ninos-a-recordar-informacion.html
http://www.crecerfeliz.es/El-bebe/Psico-desarrollo/La-memoria-y-los-recuerdos-del-

bebe-y-del-nino

https://es.slideshare.net/326435/la-memoria-en-los-nios

http://www.webdelbebe.com/general/el-desarrollo-de-la-memoria.html

https://www.guiainfantil.com/articulos/bebes/desarrollo/la-memoria-en-ninos-de-0-a-2-

anos/

ROBERT S. FELDMAN (2008). DESARROLLO EN LA INFANCIA. EDITORIAL

PEARSON EDUCACIÓN. 4TA. ED. MÉXICO