Você está na página 1de 3

Revista Litoral S.A.

Julio Cortázar | Alejandra Pizarnik


Author(s): Julio Cortázar
Source: Litoral, No. 248, CARTAS & caligrafías (2009), pp. 304-305
Published by: Revista Litoral S.A.
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/43400904
Accessed: 28-09-2016 13:45 UTC

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusted
digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information about
JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
http://about.jstor.org/terms

Revista Litoral S.A. is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Litoral

This content downloaded from 129.174.21.5 on Wed, 28 Sep 2016 13:45:44 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Julio Cortázar Alejandra
Pizarnik

París, 9 de septiembre de 1 97 1

Mi querida, tu carta de julio me llega en septiem


que entre tanto estás ya de regreso en tu casa. He
tido hospitales, aunque por motivos diferentes; la
banal, un accidente de auto que estuvo a punto de.
vos, ¿te das realmente cuenta de todo lo que me e
desde luego te das cuenta, y sin embargo no te ac
quiero así, yo te quiero viva, burra, y date cuenta
hablando del lenguaje mismo del cariño y la confi
eso, carajo, está del lado de la vida y no de la mue
otra carta tuya, pronto, una carta tuya. Eso otro e
lo sé, pero no es todo y además no es lo mejor de
esa puerta es falso en tu caso, lo siento como si se
mismo. El poder poético es tuyo, lo sabés, lo sabem
que te leemos; y ya no vivimos los tiempos en que
era el antagonista frente a la vida, y ésta el verdug
Los verdugos, hoy, matan otra cosa que poetas, ya
siquiera ese privilegio imperial, queridísima. Yo te
humildad, no obsecuencia, sino enlace con esto que
ve a todos, llámale la luz o César Vallejo o el cine j
pulso sobre la tierra, alegre o triste, pero no un s
nuncia voluntaria. Sólo te acepto viva, sólo te quie

Escribíme, coño, y perdoná el tono, pero con qu


bajaría el slip (¿rosa o verde?) para darte una paliz
dicen te quiero a cada chicotazo.

Julio

This content downloaded from 129.174.21.5 on Wed, 28 Sep 2016 13:45:44 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
/';-=09 )(8* =-0/']

This content downloaded from 129.174.21.5 on Wed, 28 Sep 2016 13:45:44 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms

Interesses relacionados