Você está na página 1de 35

DERECHO

COMERCIAL
II

Conocimiento
de Embarque
I
DEDICATORIA

A nuestros padres por siempre estar

animándonos, aconsejándonos y apoyándonos

para alcanzar nuestras metas y a nuestra

profesora Myriam Ramos por el apoyo y las

enseñanzas que nos brinda día a día, para llegar

a ser grandes profesionales.

pág. 1
INDICE

pág. 2
INTRODUCCION

pág. 3
ANTECEDENTES DE LA INDIGNIDA

Los textos históricos castellanos recogen la indignidad sucesoria con muy


variados perfiles, caracterizando por una enumeración casuística de supuestos,
algunos de ellos, muy parecidos a los romanos. L LEY B 13 DEL Título VII de la
partía 6 contiene hasta seis razones para perder la herencia del finado, La idea
de esta sanción por actos que permanecen hasta la actualidad.

Históricamente el fundamento de esta figura: la presunción de una hipotética


voluntad del causante para excluir al indigno.

Procede del Derecho imperial romano. La indignidad se derivó de dos


instituciones: La ex hereda tío como posibilidad de que el padre pudiera privar
de los bienes a sus hijos, lo que dio lugar a litigios; y el ereptorium, por el cual,
en caso de silencio del difunto la ley apartaba a ciertos herederos cuando eran
indignos desheredar.

Procede de la palabra latina ereptorius a um, lo que debe ser quitado o


arrebatado. Las causas de indignidad estaban contempladas en el Digesto y en
general se refieren a conducta inmoral, delictiva o deshonrosa del heredero
respecto del causante.

En el Derecho germánico se admitió la indignidad en los únicos casos que


contemplaba el precepto legal, con exclusión del incontrolado arbitrio del
causante. Según éste, quedaban privados de la herencia el que niega subsidio
al pariente, quien podía por este hecho transferir a un extraño todo su patrimonio;
el hijo que usa violencia contra el padre; el hermano u otro pariente que asesina
o intenta asesinar a la persona de cuya sucesión se trata; la hija que desobedece
al padre, especialmente cuando rompe los esponsales concluidos por él y se
casa con hombre de condición servil.”

Pese a todo, serán los compiladores justinianeos quienes reúnan y agrupen los
diversos supuestos de indignidad surgidos hasta entonces, dando a ésta figura

pág. 4
una entidad y autonomía muy distinta a la que había tenido hasta entonces. Se
puede ver como en el Corpus Iuris Civiles lo referente a la indignidad aparece
recogido en el Digesto y en el Códex.

LAS PRINCIPALES CAUSAS DE INDIGNIDAD RECOGIDAS EN


LAS FUENTES ROMANAS SON LAS SIGUIENTES:

 Oposición del heredero al status personal del causante, y acusación del


liberto contra su patrono difunto de haber traficado con mercancías
prohibidas, movido por el afán de conseguir el premio que se daba a los
delatores.

 Impugnar injustamente un testamento como inoficioso o falso y obtener


una sentencia favorable.

 Un tutor que, en contra de lo establecido por el Decreto del Senado,


hubiera contraído matrimonio con la pupila.

 El Magistrado que, contraviniendo los mandatos imperiales, se hubiera


casado con mujer de la provincia en que ejercía su cargo.

 El matrimonio entre adúlteros. - Enajenación total de la herencia, o de


parte de ella, en vida del causante sin conocimiento de éste.

 Haber matado al causante. - No haber realizado la vindicta por la muerte


del difunto contra los asesinos de éste.

 Aceptar la herencia, contraviniendo lo dispuesto en el Senado consulto


silaniano, ante quaestionem servorumen caso de muerte del dominus. El
referido senadoconsulto establecía la obligación de torturar a los esclavos

pág. 5
propios y a los de la mujer que vivieran bajo el mismo techo en el momento
de la muerte del causante, a fin de descubrir el culpable. El
senadoconsulto prohibía al heredero la apertura del testamento y la
aceptación de la herencia o la petición de la bonorum possessio, para
evitar así que los esclavos manumitidos en el testamento pudieran ser
torturados. El heredero que incumplía esta disposición devenía indigno.

 Sustraer los bienes hereditarios. - Quien prometió secretamente al


testador transmitir la herencia o parte de ella a un incapaz.

 Destrucción del testamento por el hijo a fin de suceder a su


padre abintestato, liberándose del pago de los legados
.
 Haber acusado el sustituto pupilar a la madre del impúber de suposición
de parto con el fin de quedarse con la herencia, y ser vencido en el juicio
correspondiente.

 Haber impedido, con violencia o dolo, al causante, realizar testamento, o


cambiarlo, para así hacerse con la herencia legítima o testamentaria

NATURALEZA JURIDICA DE LA INDIGNIDAD

Mafia establece que, de acuerdo a una postura, la indignidad sucesoria se


considera como causa de exclusión de la herencia; por tanto, no es causa de
incapacidad para suceder, sino causa de anulación de la delación hereditaria y
de la consiguiente aceptación por parte del indigno. Se afirma que éste no es un
incapaz, adquiere la herencia, pero, en virtud de sentencia judicial, esa
adquisición puede variar.

El fundamento y la naturaleza de la indignidad es de sanción civil a hechos que


son gravemente perjudiciales materiales o morales al causante, y tal sanción no
satisface ni reintegra el derecho violado. Se fundamenta en la norma legal, más

pág. 6
que en la presunta voluntad del causante, si bien éste puede evitar los efectos
que establece la ley para la indignidad mediante la rehabilitación. No es, pues,
una cuestión de capacidad, como erróneamente lo califica el artículo 756: son
incapaces de suceder por causa de indignidad.

Es una pena privada, una sanción que surge como reacción del ordenamiento
jurídico ante la conducta, moralmente reprobable del indigno, tratándose por
tanto de un tipo de sanción sui generis en nuestro derecho

FUNDAMENTOS:

Se discute si tiene un fundamento objetivo o subjetivo. Si objetivo, es el legislador


quien excluye de la herencia al que observa una conducta que se considera
sancionable; desde un punto de vista subjetivo, la indignidad no sería sino una
sanción que la Ley impone interpretando la voluntad del causante que, de haber
podido, habría procedido igual.

 Subjetivo: la ley lo único que hace es limitarse a interpretar la presunta


voluntad del testador

 Objetivo: responde con una sanción civil y como separación al causante


ofendido frente al acto reprobable del indigno.

pág. 7
DOCTRINA DE LA INDIGNIDAD

ANGEL EDUARDO GATTI

Define a la indignidad como «... una sanción pena civil, dictada por autoridad
judicial competente, a pedido de los interesados, que tiene por objeto excluir al
indigno de la sucesión, y que se traduce prácticamente por la caducidad del
derecho hereditario» (GATTI, 1950:16).

DOMÍNGUEZ BENAVENTE Y DOMÍNGUEZ ÁGUILA

Califican a la indignidad como «.una anomalía de la vocación sucesoria fundada


en el demérito del sucesor, sea por haber faltado a los deberes que tenía con el
causante y durante la vida de éste; sea por faltar a los deberes que el respeto a
la memoria del de cujus le imponía». (1990, Tomo I: 213).

SUSANA YNES CASTAÑEDA

«La indignidad crea prohibiciones para suceder. El indigno podría ser heredero
o legatario, pero debido a que ha cometido ciertos hechos es excluido de la
herencia por la ley, siempre que ésta sea invocada por los otros herederos o por
quienes van a ser herederos en sustitución del indigno» 1975, Tomo I: 46). El
indicado jurista concluye que «la indignidad, en sustancia, constituye una
imposibilidad jurídica de suceder», 1975, Tomo I: 50).

LANATTA

Anota que «la indignidad consiste en haber incurrido, el heredero o el legatario,


con respecto al causante o a los herederos de éste, en los actos delictuosos o
vituperables previstos por la ley, por cuyo motivo el sucesor puede ser excluido
de la herencia, por demandarlo así alguno de los otros sucesores y mediante la
sentencia judicial correspondiente» (1981, Tomo 1:262).

Lanatta agrega que «para que la indignidad funcione como causal de exclusión
se requiere: uno Que el sucesor haya incurrido en cualquiera de las causales

pág. 8
que la ley señala taxativamente; dos Que la acción no esté prescrita; tres Que
alguno de los otros sucesores promueva la correspondiente acción judicial y
pruebe los hechos que constituyen la indignidad, y cuatro Que ésta sea
declarada por sentencia firme» (Lanatta, 1981, Tomo I: 263).

RAMÍREZ FUERTES

Afirma por su parte que la indignidad «... es la exclusión que se pronuncia, a


título de pena civil, contra el culpable de determinados agravios al difunto o a su
memoria» (RAMÍREZ F, 1988: 29). Dicho autor añade que:

(a) La indignidad es particular en cuanto solo se refiere a una sucesión dada.

(b) La indignidad requiere, para configurarse, el fallo judicial fundado en la


prueba de los hechos que se señalan como causal.

c) El indigno adquiere la herencia y ejerce su posesión legal, pero la pierde en


virtud de sentencia que lo declara indigno.

(d) La indignidad se remite solo a personas naturales» (RAMÍREZ F, 1988: 29).

AUGUSTO FERRERO COSTA

«La indignidad es una persona, relativa. El indigno puede suceder últimamente


a cualquier persona respecto a la cual la causa de indignidad no existe. Este
carácter personalísimo se pone de manifiesto claramente en el derecho que
consagra la ley para que los descendientes del indigno puedan representarlo
para recibir lo que éste no puede obtener sucesoramente debido a su indignidad.
Asimismo, el carácter personalísimo se aprecia en que sólo la persona natural
está incursa en las causales, no así la persona jurídica (...)

La indignidad responde a un hecho de una persona que le impide recoger bienes


a título gratuito por causa de muerte. Se trata de una incompatibilidad moral

Los bienes de la herencia que deja de adquirir el indigno son recogidos por los
demás herederos, cuando no se da la representación sucesoria.

La indignidad produce la caducidad de la institución de heredero, cuando éste


no deja descendientes que puedan representarlo...» (FERRERO, 2005: 197-
199).

pág. 9
CAUSALES DE LA INDIGNIDAD

1. Por ser autor o cómplice en el homicidio doloso o de su tentativa,


cometidos en agravio de los descendientes o cónyuge del causante o
contra el mismo causante.

2. Condenados por delito doloso en de los descendientes o cónyuge


del causante o contra el mismo causante.

3. Los que hubieran denunciado calumniosamente al causante por


delito al que la ley sanciona con pena privativa de la libertad

4. Los que hubieran empleado dolo o violencia para impedir al


causante que otorgue testamento o para obligarle a hacerlo, o para que
revoque total o parcialmente el otorgado.

5. Los que destruyan, oculten, falsifiquen o alteren el testamento de


la persona de cuya sucesión se trata y quienes, a sabiendas, hagan uso
de un testamento falsificado.

El art. 667 del C.C, en 5 incisos regula las causales de indignidad, cuando con
mejor técnica legislativa, depurada redacción, tales causales se puedan reducir
a lo mas a 2 inciso uno que comprenda eventos penales y otro ilícitos civiles.
No existe explicación alguna del porque se ha regulado en los inciso 1, 3, 4 y 5
los eventos penales típicos cuando los mismos pudieron haberse regulado
dentro del tipo general que consigna el inciso 2 del art. 667 del C.C.

pág. 10
Lo expuesto llevar sostener que a redactar la causales de indignidad en la forma
como se las ha hecho, se ha incurrido en error de técnica legislativa que debe
ser superada.
El C.C del 84 consigna como causales por las que proceda la declaración de
indignidad las siguientes:

a.- Autores o cómplices de homicidio doloso o de su tentativa cometidos


contra la vida del causante, de sus ascendientes, descendiente o cónyuge.
Esta causal de indignidad no desaparece por el indulto ni por la
prescripción de la pena.

El inciso merece las siguientes observaciones:


a.1. La norma circunscribe su acción a los autores y cómplices, omitiendo otras
formas de participación como la del instigador que induce a otro a la comisión
del hecho punible contemplado en el artículo 24 del C.P acaso no podría darse
la situación del heredero que a través del mandato, la persuasión, el consejo, la
orden, la amenaza provoque a través del terceros la comisión del hecho en
agravio de la persona de su causante, ascendiente, descendiente o cónyuge del
causante.

a.2. El inciso que se comenta es incompleto la situación de autor, cómplice o


instigador de un evento delictivo surge de una sentencia que ha quedado
consentida o ejecutoriada.
Los antecedentes legislativos son concretos, el artículo 3291 del C.C argentino
prescribe "que son incapaces para suceder como indignos los condenados en
juicio por delito o tentativa de homicidio".
El inciso 1 del artículo 1009 del C.C boliviano prescribe "quien fuera condenado
por haber voluntariamente dado muerte a intentado matar al cujus".
De igual forma el inciso 2 del artículo 756 de C.C español regula "el que fuera
condenado en juicio por haber atentado contra la vida de su testador.
La observación se sustenta en bases sólidas que deben merecer una corrección
oportuna.

pág. 11
a.3. la última parte del inciso en comentario regula que la causal de indignidad
no desaparece por él, indulto ni por la prescripción de la pena.
De conformidad a lo dispuesto por el inciso del artículo 233 de la de
constitución política del estado nadie puede ser condenado en ausencia, de
donde resulta que habrá autores, cómplices y hasta instigadores que pretendan
enervar la acción de la justicia, con su eventual desaparición impidiendo el
normal ejercicio de la acción penal.
El atentado contra la vida del causante es grave, si como causal de indignidad
no puede desaparecer por la prescripción de la pena, es menester considerar,
que tampoco es posible su extinción por la prescripción de la acción, no es crear
un criterio de inestabilidad jurídica, sino la sanción por un algo grave y que no
puede justificar por el transcurso del tiempo menos por la conducta de quien con
sus hechos, hace ilusoria la acción de la justicia.
En esta causal no se requiere que se haya perpetrado el delito con la intención
de recoger la herencia del causante, es indiferente el móvil que lo haya
impulsado a cometer el delito.
La indignidad por la causal de homicidio o su tentativa no pueden ser impuestas
sin que medie una condena penal dictada en el proceso respectivo. [39]

b.- Los que hubieran sido condenados por el delito cometido en agravio del
causante o de alguna de las personas a las que se refiere el inciso anterior.

De su interpretación se llegan a comprender todos los eventos penales


cometidos a título de dolo regulados por el C.P.

Merece criticar el dispositivo:

b.1 comprende dentro de su amplitud, causales específicas de desheredación


como por ejemplo el caso del abandono de personas en peligro o el ultraje al
honor del causante.
b.2. Omite el inciso precisar la pena que se le debe imponer al autor del delito
por el que es condenado.
Existen delitos por dolosos que sena no revisten gravedad, por las que las penas
a imponerse pueden ser limitativas de derechos como por ejemplo la injuria o

pág. 12
pena de multa para el delito de calumnia, si estos eventos son inferidos por una
vez no hay razón que justifique la indignidad.
La razón expuesta impone exigir que el inciso que se comenta sea integrado con
la mención de la penalidad aplicable.

c.- Los que hubieren denunciado calumniosamente al causante por el delito


al que la ley, sanciona con pena privativa de libertad.

La denuncia constituye una imputación, la que puede ser cierta o falsa. Cuando
es falsa da a entender el abuso en el ejercicio del derecho y cuando el imputado
es un familiar la conducta se agrava porque se denuncia a quien no ha cometido
delito alguno.
La denuncia falsa constituye la comisión del delito de contra la administración de
justicia, sancionado por el artículo 402 del C.P.
El inciso considera incompleto lo siguiente:
c.1 Bastara la mera denuncia del causahabiente? Se considera que no, también
se puede imputar la comisión de un delito ante la autoridad policial y luego
abandonarla.
La conducta que merezca ser sancionada con la indignidad debe obedecer un
requisito además de su falsedad, a su ratificación ante el órgano jurisdiccional
correspondiente luego que el Ministerio Público haya formalizado la denuncia
respectiva, así una denuncia habrá tenido trascendencia en el mundo del
derecho.

c.2 el inciso debe completarse a que la denuncia deber sido formulada por la
comisión de un delitos título de dolo, el silencio de la ley al respecto puede crear
problemas de interpretación.

d.- Los que hubieran empleado dolo o violencia para impedir al causante
que otorgue testamento o para obligarle a hacerlo, o para que revoque total
o parcialmente el otorgado.

En este supuesto se encuentra dos ilícitos: uno civil y otro penal.

pág. 13
En el campo del ilícito civil cuando se coacta la voluntad, para que otorgue un
testamento o que lo haga o para que revoque lo que ya fue hecho.
La ley sanciona el atentado contra la libertad de testar , la majestad de la
autodeterminación de la persona para la realización de lo que pretende o
el respeto de lo ya realizado.
Ele ejercicio de la violencia de conformidad a lo establecido por el art. 214 del
C.C constituye causa de anulabilidad de acto jurídico.
En el campo del derecho penal impedir o exigir que uno realice lo que no quiere,
constituye la comisión del delito de violación de la libertad personal penado y
sancionado por el art. 151 del C.P.
En el autor de la infracción se exige intención deliberada para la realización de
un acto no querido por el agente.

e.- Los que destruyan, oculten, falsifiquen o alteren el testamento de la


persona de cuya sucesión se trata y quienes, a sabiendas, hagan uso de
un testamento falsificado.

En el supuesto se encuentra dos eventos delictivos distintos: la comisión del


delito contra la fe pública en sus modalidades de destrucción, falsificación o
alteración de un testamento, sancionado por el art. 427 del C.P y la utilización de
un instrumento falso, como si fuera verdadero.
El supuesto constituye violación de la verdad de un acto Jurídico, de su seriedad
con el objeto de crear derechos inexistentes a favor de una o varias personas y
en perjuicio de quienes legítimamente merecen ser heredero de uno.

OTRAS CAUSALES DE INDIGNIDAD.

En el código civil se encuentran otras causales por las que sé que se puede
aplicar la indignidad como forma de exclusión de la herencia, ellas son

 De conformidad a lo dispuesto por el art. 343 del C.C el culpable de la


separación pierde los derechos hereditarios que le corresponden.

pág. 14
El matrimonio se sustenta sobre los principios de la fidelidad, consideración,
respeto y socorro, si acaso la separación de los cónyuges o el divorcio se
producen como causa imputable a alguno de ellos , el culpable además de otras
sanciones pierde el derecho hereditario respectivo, pudiendo invocarse la
indignidad para esa privación.

 De conformidad a los dispuesto por el art. 398 del C.C al reconocimiento


de un hijo mayor de edad no le concede a quien lo hace derecho
sucesorio, excepto en el caso de que haya tenido respecto a su persona
la posesión constante de estado de hijo.

Este inciso sanciona el reconocimiento por interés que en forma proterva podrían
algunos hacer de un hijo, que cuando más lo quería y merecía el padre se
comportó irresponsablemente y lo expuso a un inminente peligro moral y
abandono material.
Esa conducta debe ser objeto de sanción y no hay peor que la de ser declarado
indigno.

 De conformidad a lo dispuesto por el Art. 669 del CC una persona puede


fundar la indignidad en alguna de las causales de la desheredación.

El dispositivo amplia la causales de indignidad, es precisamente el dispositivo
que le viene privando a la desheredación de la importancia que dentro de la
sucesión tenía.

DIFERENCIA ENTRE INDIGNIDAD Y


DESEHEREDACION

INDIGNIDAD

 Corresponde a los coherederos


 Es necesario sine quanon su justificación judicial
 Se confiere por sentencia judicial

pág. 15
 Afecta a herederos y legatarios
 Afecta la legítima y cuota de libre disposición
 Lo impone la ley
 Existe derecho de acreencia.
Tiene características como:

 Es personal.
 Tiene función común.
 No opera en pleno Derecho.
 Es susceptible de extinción.
 Es intransmisible
 Funciona solo en base a disposiciones legales
La acción de indignidad:

La exclusión por indignidad del heredero o legatario debe ser declarada por
sentencia en juicio. La acción se realiza en proceso de conocimiento.

Si la sentencia reputa probada la causa y se dicta sentencia declarándola


exclusión del desheredado, este quedara en la misma situación del heredero
aparente de mala fe.

Pueden accionar: los coherederos, herederos instituidos, legatarios, por


subrogación.

DESHEREDACION

 Corresponde al testador
 No es necesario la justificación por ser facultativa
 Se confiere por testamento.
 Afecta a herederos forzosos
 Afecta la legítima
 Lo impone la voluntad del causante y la ley.
 Existe derecho de acreencia.
Características de la desheredación:

 Constituye un acto jurídico, mediante el cual se modifica una situación


jurídica anterior, su única fuente es un testamento valido.

pág. 16
 Debe sustentarse en actos cometidos por el excluido considerados como
causales en la ley, es de carácter público e impide al testador alegar causa
ilegitima por la que se pretenda privar al heredero del derecho a la
herencia.
Acción de desheredación:

Si la sentencia reputa probada la causa y se dicta sentencia declarándola


exclusión del desheredado, este quedara en la misma situación del heredero
aparente de mala fe.

Pueden accionar: los coherederos, herederos instituidos, legatarios.

 ACCION DE CONTRADICCIÓN EN LA DESHEREDACIÓN:


Cuando no ha cometido causal alguna o crea que es falsa o ilegal.

 ACCION DE JUSTIFICACIÓN DE LA DESHEREDACIÓN:


El testador afirma la voluntad de desheredar, recurriendo a la vida de proceso
abreviado, demostrando porque desheredo a su heredero.

DIFERENCIAS:

1. Por su extensión: La indignidad es más amplia funciona en la sucesión


testada como intestada, la desheredación es propia de la sucesión
testamentaria.

2. Por el ámbito de los posibles afectados: La exclusión por indignidad es


aplicable a todos los sucesores, la desheredación sólo tiene sentido respecto de
cierta clase de herederos forzosos o legitimarios.

3. Por la calidad de heredero: La desheredación implica la privación de la


vocación hereditaria desde la apertura de la sucesión, lo que no ocurre con el
indigno que conserva la calidad de sucesor hasta la sentencia firme que lo
declare como tal.

4. La indignidad requiere de un proceso judicial, la desheredación es una


manifestación de voluntad del causante.

pág. 17
5. La indignidad solo puede ser accionada por el coheredero o el representante
hereditario, la desheredación solo es potestad del causante.

6. La indignidad se funda en ilícitos penales y/o civiles. La desheredación se


funda en contravención familiar.

7. La indignidad constituye una institución jurídica, sustentada en una sentencia,


la que ha adquirido la autoridad de cosa juzgas. La desheredación es el resultado
de una declaración de voluntad emanada del autor de la sucesión.

8. La indignidad se aplica tanto a los herederos como legatarios. La


desheredación se aplica a los herederos forzosos.

9. La legitimación activa de la acción de indignidad corresponde al heredero. La


desheredación es atributo del autor de la sucesión.

10. el ejercicio de la acción de declaración judicial de la indignidad, no permite el


ejercicio de acción alguna, sino la de negar las causales invocadas. En contra
de la desheredación procede la acción de contradicción de ella por parte del
desheredado e inclusive al testador se le faculta el ejercicio de la acción de
justificación.

11. en cuanto al instituto de perención, la acción de indignidad caduca por el


transcurso del tiempo. El ejercicio de la acción de contradicción de la
desheredación prescribe.

Plazos de la indignidad

El artículo 668 del código civil: “La exclusión por indignidad del heredero o
legatario debe ser declarada por sentencia, en juicio que pueden promover
contra el indigno los llamados a suceder a falta o en concurrencia con él. La
acción prescribe al año de haber entrado el indigno en posesión de la herencia
o del legado”.

Según Guillermo Lohmann Luca de Tena hace el siguiente comentario:

El precepto transcrito establece que la exclusión por indignidad debe ser


declarada por sentencia. No se produce de pleno derecho. Parte, pues, de la
premisa de que el indigno niega haber cometido algún acto en ofensa del

pág. 18
causante (o de las personas que indica el dispositivo precedente) o que, aun
estando condenado por alguna de las hipótesis enumeradas en los incisos 1 a 3
del artículo 667, sostiene que dicha condena no conlleva la indignidad sucesoria.

La pretensión judicial de declaración de indignidad es, hablando con rigor,


inapreciable en dinero. Empero, al pretenderse la exclusión del indigno es
evidente que se demanda, implícitamente, la pérdida para él de una posición
sucesoria con los efectos patrimoniales consiguientes.

En este orden de ideas, cuando haya duda sobre el monto del caudal relicto que
el supuesto indigno perdería, de conformidad con lo dispuesto en el inciso 3 del
artículo 475 e inciso 8 del artículo 486 del Código Procesal Civil, la demanda de
indignidad puede ser tramitada como proceso de conocimiento o como proceso
abreviado, según el Juez decida.

En cambio, cuando sea posible estimar anticipadamente el monto de las


implicancias patrimoniales es conveniente indicarlo en la demanda para que el
Juez, teniendo en cuenta los criterios de procedencia de trámite establecidos en
el inciso 2 del artículo 475 e inciso 7 del 486 del C.P. C., decida sobre la vía
procedimental.

Para casos como este, la opción que el corpus procesal concede a los jueces es
especialmente acertada, pues no tendrá sentido tramitar la demanda de
indignidad como proceso de conocimiento y será suficiente el abreviado, si ya
existe condena penal. En cambio, si el caso es de discusión sobre captación de
la voluntad del testador (inciso 5 artículo 667 C.C.), o sobre falsificación del
testamento (inciso 6 artículo 667 C.C.) y la masa hereditaria es de un monto
significativo, será sin duda preferible la vía procedimental del proceso de
conocimiento.

La norma señala que la exclusión del indigno se declara por sentencia. La


sentencia, en definitiva, no constituye el estado de indignidad, sino que expresa
la calificación jurídica sucesoria sobre hechos justificantes de que el indigno no
deba suceder. La declaración surte efecto retroactivo al momento de apertura de
la sucesión, esto es, del fallecimiento del causante.

pág. 19
Es punto difícil a decidir si como consecuencia de la sentencia se declara que el
indigno no sucede o si, sucediendo, se le priva de los efectos prácticos de la
sucesión. En favor de lo primero aboga el hecho de que los artículos 667,668 Y
671 hablan de exclusión. Pero en favor de lo segundo está la previsión de
prescripción contemplada en el 668, de lo que se desprende que, prescrita la
acción, el indigno conserva lo que tiene, o sea mantiene el status sucesorio. No
obstante el atractivo jurídico de la cuestión -que, por cierto, justificaría un estudio
especial, desde el punto de vista práctico los efectos son esencialmente iguales
en uno y otro caso, porque como consecuencia de la retroacción el indigno queda
apartado de la sucesión. Bajo nuestro sistema, me inclino a considerar que la
indignidad no es un caso de incapacidad sino de genuina exclusión o
apartamiento, y que incluso puede tener lugar luego de que el indigno haya
aceptado la herencia.

Naturalmente, por efecto de la exclusión, el apartamiento del indigno favorece a


todos los que, por acrecimiento por ejemplo, se vean beneficiados, aunque no
hubieran sido demandantes, porque la indignidad es una sola: o se es indigno, y
por tanto excluido de la herencia, o no se es. No se puede ser indigno con
relación a algunos sucesores y digno para otros.

Legitimados activamente están -dice la norma del 668- los llamados a suceder a
falta o en concurrencia con el indigno. Lo que ha querido expresar el dispositivo
es que puede demandar todo aquel que, de no haber indignidad, hubiera
concurrido con el indigno, o quien se crea con derecho sucesorio por efecto de
la exclusión del indigno. Es decir, está legitimado el sucesor que sigue en el
puesto siguiente de la línea sucesoria. Por lo tanto, no es solamente el llamado
en el momento de la muerte del causante, sino también quien siga a este si
muere o renuncia a la herencia, o situación semejante. No están, pues,
legitimados quienes como consecuencia de la declaración de indignidad no
pueden obtener un beneficio o mejorar el que les corresponda.

No cabe duda de la legitimación del legatario sustituto para reclamar la


indignidad del legatario titular, pues por efecto de la sustitución que
testamentariamente haya sido prevista, el accionante estará llamado allegado si
el designado como titular del mismo lo llegara a perder por indignidad. Así lo
contempla explícitamente el artículo 740 C.C. en su parte final.

pág. 20
Con la salvedad que en el siguiente párrafo se dirá, el legatario de bien cierto no
está legitimado para sostener la indignidad de un heredero o de otro legatario a
quien no pueda sustituir, porque en caso de pérdida del legado o de la herencia
por el indigno, nada habrá de tocarle al legatario de cosa cierta; sus expectativas
sucesorias se limitan a la adquisición de lo que el testador le dejó, sin que la
exclusión de algún heredero o legatario pueda afectarle o beneficiarle.

Los acreedores de algunos de los sucesores también pueden solicitar la


indignidad de otro sucesor si como consecuencia de la exclusión del indigno su
deudor incrementa su cuota y por ende tendrá más patrimonio con el cual los
acreedores puedan hacerse cobro. Me parece de perfecta aplicación el artículo
1219 inciso 4 C.C., sin que pueda alegarse la existencia de derechos
personalísimos afectados, ni prohibición legal.

Legitimado pasivamente está el sucesor a quien se atribuye la causal de


indignidad, siempre que no sea de aplicación al artículo 748 C.C. De otro lado,
si los acreedores pueden impugnar la renuncia a la herencia o legado por parte
de su deudor también están legitimados para defender la ausencia de indignidad
o para oponerse, por ejemplo, a un allanamiento de su deudor a la demanda de
indignidad.

La norma bajo comentario establece que la acción de exclusión por indignidad


prescribe al año de haber entrado el indigno en posesión de la herencia o del
legado.

Es plausible la fijación de un plazo prescriptorio, pero la duración y el término


inicial de cómputo ofrecen algunos inconvenientes en lo que toca a la herencia,
principalmente, no tanto allegado.

En lo que atañe a duración, el plazo es francamente reducido, sobre todo porque


en la práctica resulta altamente improbable que en tan corto tiempo pueda haber
empezado el proceso penal de condena que interrumpa la prescripción, en los
casos previstos en los tres primeros incisos del artículo 667. Con relación a los
otros dos incisos el plazo no interesa tanto, porque lo razonable es que la
indignidad se sustente precisamente en una de las causales referidas en tales
apartados, de modo que en el mismo proceso civil se discutirá la existencia o no
de la causal y la consecuente declaración de indignidad.

pág. 21
En lo que respecta al cómputo, hay que detenerse a reflexionar pese a la
aparente sencillez de la regla. Como cuestión previa piénsese en la ratio legis.
¿Qué es lo que el legislador ha querido que ocurra después de terminado el
plazo? ¿Consolidar la posesión, o consolidar el título sucesorio? Si es lo primero,
resulta que la detentación posesoria sucesoral goza de un tratamiento
privilegiado. Si es lo segundo, no es razonable que el derecho a suceder a pesar
de la indignidad quede legitimado por puro ejercicio de la posesión. Y, por otro
lado, resulta absurdo, en todo caso, relacionar el plazo de ejercicio de la acción
con un status posesorio, porque debe estar fuera de toda discusión que la
pretensión de indignidad procede perfectamente aunque el indigno no tenga
posesión alguna.

DERECHO COMPARADO DE LA INDIGNIDAD

La Indignidad en la Legislación República Argentina

Indignidad Concepto: Es la sanción operada por medio de sentencia judicial y


a petición de los legitimados activamente, en virtud de la cual se produce la
caducidad de la vocación sucesoria y hace que el declarado indigno sea excluido
de la sucesión. Esto se da porque el declarado indigno ha incurrido en
determinadas ofensas contra el difunto.

Fundamentos: El fundamento de la indignidad está referido a una interpretación


de la voluntad presunta del causante. Pero ésta presunción debe ceder cuando
el causante mantiene la vocación del indigno, perdonando la ofensa inferida,
según el Art 3297. Según menciona Borda el perdón del causante es aceptado
universalmente en otras legislaciones.

Causales. Y análisis:

 El homicidio: Está descrita en el Art 3291. Se incurre en indignidad


igualmente en casos de eutanasia, en la muerte producida con
consentimiento de la víctima y en la ayuda al suicidio. Incurre igualmente
el cómplice, palabra que debe ser interpretada latu sensu, comprensiva

pág. 22
de quien cooperó, instigó o encubrió. El Art citado habla en general de
homicidio o tentativa de homicidio contra la persona de cuya sucesión se
trate, su cónyuge o sus descendientes; el código olvida los ascendientes
y Borda crítica proponiendo una reforma legislativa. Las circunstancias
atenuantes como por ejemplo la emoción violenta, no son causales
obstativas de la declaración de indignidad.

 Omisión de denuncia de la muerte violenta del causante: Art 3292


establece que ¨Es también indigno de suceder, el heredero mayor de edad
que es sabe de la muerte violenta del autor de la sucesión y que no la
denuncia a los jueces en el término de un mes, cuando sobre ella no se
hubiere procedido de oficio. Si los homicidas fuesen ascendientes o
descendientes, marido o mujer, o hermanos del heredero, cesará en éste
la obligación de denunciar¨. Esta segunda causal de indignidad carece de
utilidad práctica en la actualidad, ya que resulta difícil que las autoridades
no procedan de oficio en caso de una muerte violenta. La persona
denunciante debe ser mayor de edad y capaz, como a su vez la denuncia
debe referirse al tiempo de conocimiento de la muerte y no a la fecha de
producida ésta. La norma exceptúa expresamente de la obligación de
denunciar a los ascendientes, descendientes, cónyuges, o hermanos del
homicida, y resulta indiferente que el parentesco sea legítimo o
extramatrimonial, ya que el código no distingue.

 Acusación criminal contra el causante: El Art 3293 declara igualmente


indigno a quien “voluntariamente acusó o denunció al difunto, de un delito
que habría podido hacerlo condenar a prisión, o trabajos públicos por
cinco años o más”. Maffía explica tres caracteres de éste Art: En primer
lugar la acusación contra el difunto importa una presentación formal ante
un funcionario y no una mera expresión jurídicamente irrelevante; en
segundo lugar la denuncia debe ser realizada voluntariamente, o sea que
si mediare de parte del sucesor un deber legal de denunciar, no incurriría
en indignidad (carácter de gran relevancia); y en tercer lugar debe tratarse
de delitos que posibiliten la condena de prisión o reclusión de cinco años
o más, debido a que los trabajos forzosos no existen más como pena en
el Código Penal de la Nación.

pág. 23
 Adulterio con la mujer del difunto: Art 3294 “Es igualmente indigno el
condenado en juicio por adulterio con la mujer del difunto”. Parece que
éste Art necesita ser derogado de manera urgente del Código Civil ,
debido a que el Art 74 del Código Penal que trataba el adulterio ha sido
derogado en el año 1995. Por lo tanto el Art 3294 no tiene utilidad alguna.

 Abandono del difunto cuando se hallare demente: Art 3295 “Es indigno
el pariente del difunto que hallándose éste demente y abandonado, no
cuidó de recogerlo o hacerlo recoger en establecimiento público o
privado”. La doctrina entiende que pese a que el cónyuge no
es pariente éste tiene deberes de asistencia, por lo que lo incorpora en el
término pariente.

 Atentado contra la libertad de testar: El Art 3296 dice: “Es incapaz de


suceder el que estorbó por fuerza o fraude, que el difunto hiciera
testamento, o revocara el ya hecho, o que sustrajo éste, o que forzó al
difunto que testara”.

 Falta de reconocimiento voluntario y falta de prestación de alimento


y asistencia: La ley 23.264 ha incorporado éstas dos causales de
indignidad en el Art 3296 Bis que reza de la siguiente manera: “Es indigno
de suceder al hijo, el padre o la madre que no lo hubiera reconocido
voluntariamente durante la menor edad o que no le haya prestado
alimentos y asistencia conforme a su condición y fortuna”. Este punto
como el anterior no necesitan más desarrollo.

Acción de indignidad: La indignidad no se opera de pleno derecho y debe


haber un pronunciamiento dictado por el juez civil competente (el del último
domicilio del difunto).

Tienen legitimación activa según el Art 3304 (“las exclusiones por causa de
incapacidad o indignidad no pueden ser demandadas sino por los parientes a
quienes corresponde suceder a falta del excluido de la herencia o en
concurrencia con él”). Si hacemos un análisis literal sobre éste precepto jurídico,
vemos claramente que no quedan comprendidos en el término parientes los
cónyuges. Pero ésta interpretación contraría la voluntad del código, que
colocado a los esposos en un grado preferencial en los órdenes sucesorios, por

pág. 24
lo tanto están legitimados también para ejercer la acción de indignidad. Los
legatarios carecen de legitimación en el caso de que solo tengan un interés
patrimonial para instar la acción. Al igual no está legitimado el fisco debido a que
la indignidad se funda en razones morales. Y quienes tampoco gozan de
legitimación son los acreedores de la sucesión.

La acción está dada contra todos los sucesores sea que provenga de la ley o de
una disposición testamentaria.

Derecho de representación de los descendientes del indigno: La ley 17.711


ha modificado el texto del Art 3301 que dice lo siguiente: “Los hijos del indigno
vienen a la sucesión por derecho de representación, pero el indigno no puede en
ningún caso reclamar sobre los bienes de la sucesión el usufructo y la
administración que la ley acuerda a los padres sobre los bienes de sus hijos”.
Maffía expresa que se priva al indigno del usufructo de los bienes de la sucesión
que la ley concede a los padres sobre los bienes de los hijos, como así también,
de la administración. Dice que con esto la sanción que la norma impone en éste
caso se equipara a la sanción que se impone en el caso de desheredación
haciendo desaparecer las diferencias que existían antes de la reforma de la ley
17.711.

Borda explica que al venir los hijos del indigno a la sucesión por derecho de
representación ocuparán el lugar de aquél y tomarán lo que a él le hubiera
correspondido.

Momento en que debe clasificarse la indignidad. Efectos:

Respecto del indigno:

 Alcance de la exclusión: Art 3303 “El que ha sido declarado indigno de


suceder no es excluido sino de la herencia de la persona hacia la cual se
ha hecho culpable de la falta por la que se ha pronunciado su indignidad”.
Esto no obsta a que pueda heredar de cualquier otra persona. No se
puede representar a la persona de cuya sucesión se ha excluido.

 Restitución de la herencia: Si el indigno entra en posesión de la


herencia debe reintegrarla. El Art 3305 dice: “El indigno que ha entrado
en posesión de los bienes, está obligado a restituir a las personas a las

pág. 25
cuales pasa la herencia por causa de su indignidad, todos los objetos
hereditarios de que hubiere tomado posesión con los accesorios y
aumentos que hayan recibido, y los productos o rentas que hubiere
obtenido de los bienes de la herencia desde la apertura de la sucesión”.
Alguna doctrina, en la que se enrola Maffía, entiende que la situación del
indigno es similar a la del poseedor de mala fe, es decir que además de
restituir los frutos y productos estará obligado a restituir los que por su
culpa dejó de percibir y los que hubieran percibido los llamados a
sustituirlo.

 Créditos, deudas y derechos reales: Cuando el heredero tiene créditos


o deudas con el causante la transmisión del acervo sucesorio opera la
extinción de aquellos por confusión; salvo los casos de beneficio de
inventario o separación de patrimonios. Pero si el heredero es declarado
indigno, aquéllos reviven en toda su plenitud. Art 3308 “Los créditos que
tenía contra la herencia o de los que era deudor el heredero excluido por
causa de indignidad como también sus derechos contra la sucesión por
gastos necesarios o útiles, renacen con las garantías que los aseguraban
como si no hubieren sido extinguidos por confusión”.

 Sumas de dinero: Art 3306: “El indigno está obligado igualmente a


satisfacer intereses de todas las sumas que hubiese recibido,
pertenecientes a la herencia, aunque no haya percibido de ellas intereses
algunos”.

Efectos respecto de los descendientes del indigno:

Este punto ya ha sido analizado. Art 3301 reformado por ley 17.711.

Efectos con relación a terceros:

El Art 3309 dispone: “Las ventas que el excluido de la sucesión hubiere hecho,
las hipotecas y servidumbres que hubiere constituido en el tiempo intermedio,
como también las donaciones, son válidas y solo hay acción contra

Él por daños y perjuicios”. Este precepto reconoce validez a los actos que
hubiere celebrado el indigno en el tiempo intermedio, es decir, los celebrados

pág. 26
hasta el momento en que la sentencia declara la indignidad, y no hasta que fue
promovida la acción.

La excepción a éste Art la da el Art 3310 al disponer: “Las enajenaciones a título


oneroso o gratuito, las hipotecas y las servidumbres que el indigno hubiere
constituido, pueden ser revocadas, cuando han sido el efecto de un concierto
fraudulento entre él y los terceros con quienes hubiese contratado”.

Purga de la indignidad: Los efectos de la indignidad se purgan por dos


causales: el perdón del ofendido y la posesión de la herencia por el indigno por
más de tres años.

Perdón del ofendido: Nadie puede ser mejor juez que el propio ofendido. Si él
perdona ninguno tiene derecho a exigir el castigo, pues no estamos aquí en
presencia de una sanción penal en la cual están en juego intereses públicos,
sino que estamos en presencia de una sanción civil la cual tiene en miras
intereses privados.

Perdón instrumentado en testamento posterior al hecho: El Art 3297 exige que


para que la indignidad quede purgada el hecho en que se funda sea anterior al
testamento. No admite la prueba de que el testador no tenía conocimiento del
hecho anterior.

Perdón no instrumentado en testamento: Para algunos autores sólo el perdón


contenido en un testamento borra os efectos de la indignidad. Pero Borda
coincide con quienes sostienen la validez del perdón no contenido en un
testamento, siempre que la prueba sea fehaciente (Salas, De Gásperi, Lafaille).

Posesión por más de tres años: El Art 3298 declara purgada la indignidad con
tres años de posesión de la herencia o legado. La ley se refiere a la posesión
material de los bienes y no a la posesión hereditaria, desde que ésta no se
concibe respecto de los legados.

1. La Indignidad en la legislación Colombiana

La indignidad para heredar se encuentra reglamentada por el código civil


colombiano exactamente en los artículos 1025 a 1029 pues de forma taxativa

pág. 27
enuncia ciertos casos para los cuales la ley impondrá cierto castigo a aquellos
herederos que atenten contra el patrimonio, la vida y la familia del causante.

Si bien entonces la indignidad es un castigo que impone la ley, cabe resaltar que
esta no se puede confundir con la capacidad para heredar, pues para la ley será
capaz de suceder toda persona a quien no haya declarado incapaz. es entonces
como el código civil consagra unas excepciones en los artículos 1020 al 1024
las cuales de una forma resumida se basan en las incapacidades fundadas en el
cargo que ejerce la persona pues esta podrá influenciar al testador al momento
de otorgar testamento, personas como el eclesiástico que hubiere confesado al
testador en la enfermedad, o habitualmente en los dos últimos años anteriores
al testamento; ni la orden, convento o cofradía de que sea miembro el
eclesiástico, ni sus deudos por consanguinidad o afinidad dentro del tercer grado.
Además deja claro dentro de estos artículos que son incapaces además las
instituciones que no sean personas jurídicas. Por último y para cerrar esta
apreciación es menester aclarar que la incapacidad solo aplica cuando se tramita
la sucesión como testada puesto que cuando se tramita de forma intestada será
mediante los órdenes hereditarios que se otorgaran los bienes de la sucesión a
los herederos.

Ya teniendo clara la diferencia en cuanto a la capacidad y la indignidad será


momento para empezar a estudiar más a fondo las causales de indignidad que
la ley consagra en el artículo 1025 del código civil.

ARTICULO 1025. INDIGNIDAD SUCESORAL. Son indignos de suceder al


difunto como heredero o legatarios:

 El que ha cometido el crimen de homicidio en la persona del difunto o ha


intervenido en este crimen por obra o consejo, o la dejó perecer pudiendo
salvarla.
 El que cometió atentado grave contra la vida, el honor o los bienes de la
persona de cuya sucesión se trata, o de su cónyuge o de cualquiera de
sus ascendientes o descendientes legítimos, con tal que dicho atentado
se pruebe por sentencia ejecutoriada.

pág. 28
 El consanguíneo dentro del sexto grado inclusive que en el estado de
demencia o destitución de la persona de cuya sucesión se trata, no la
socorrió pudiendo.
 El que por fuerza o dolo obtuvo alguna disposición testamentaria del
difunto o le impidió testar.
 El que dolosamente ha detenido u ocultado un testamento del
difunto, presumiéndose dolo por el mero hecho de la detención u
ocultación.

Expuestas las causales taxativas que consagra la ley se puede concluir que
estas disposiciones van dirigidas a toda persona que haya atentado contra la
vida, el honor, bienes, familia del testador e incluso por no haberlo socorrido
cuando más lo necesito, y por ultimo por haberse valido de dolo o haber
escondido el testamento.

Además de estas causales abordadas la ley consagra unas demás que a


continuación abordare.

El articulo 1026 consagra la indignidad por omisión de denuncia de homicidio


que se da cuando siendo mayor de edad no hubiere denunciado a la justicia,
dentro del mes siguiente al día en que tuvo conocimiento del delito, el homicidio
de su causante, a menos que se hubiere iniciado antes la investigación. Esta
indignidad no podrá alegarse cuando el heredero o legatario es cónyuge,
ascendiente o descendiente de la persona por cuya obra o consejo se ejecutó el
homicidio, o haya entre ellos vínculos del consanguinidad hasta el cuarto grado,
o de afinidad o de parentesco civil hasta el segundo grado, inclusive.

En el artículo 1027 está consagrada la indignidad por omisión de solicitud de


guardador así pues es indigno de suceder al impúber, o sordomudo, el
ascendiente o descendente que siendo llamado a sucederle abintestato, no pidió
que se le nombrara un tutor o curador, y permaneció en esta omisión un año
entero; a menos que aparezca haberle sido imposible hacerlo por sí o por
procurador. La obligación no se extiende a los menores, ni en general a los que
viven bajo tutela o curaduría. Esta causa de indignidad desaparece desde que el
impúber llega a la pubertad

pág. 29
El articulo 1028 postula la indignidad por rechazo del cargo de guardador o
albacea que nombrados por el testador se excusaren sin causa legítima.

El albacea que nombrado por el testador se excusare sin probar inconveniente


grave, se hace igualmente indigno de sucederle.

No se extenderá esta causa de indignidad a los asignatarios forzosos en la


cuantía que lo son, ni a los que desechada por el juez la excusa, entren a servir
el cargo.

La indignidad del asignatario por promesa de hacer pasar bienes a un incapaz


está consagrada en el artículo 1029. Así es indigno de suceder el que, a
sabiendas de la incapacidad, haya prometido al difunto hacer pasar sus bienes
o parte de ellos, bajo cualquier forma, a una persona incapaz. Esta causa de
indignidad no podrá alegarse contra ninguna persona de las que por temor
reverencial hubieren podido ser inducidas a hacer la promesa al difunto; a menos
que hayan procedido a la ejecución de la promesa.

No produce efecto alguno la indignidad si no es declarada por sentencia


ejecutoriada, una vez declarada judicialmente, el indigno es obligado a la
restitución de la herencia o legado con sus accesiones y frutos. La acción de
indignidad no tiene efectos contra terceros de buena fe.

La indignidad se puede sanear mediante disposiciones testamentarias


posteriores a los hechos que la causaron; además podrá ser purgada si
transcurre un periodo de diez años de posesión de la herencia o legado.

Cabe aclarar que el hecho de ser indigno no priva al heredero o legatario de los
alimentos que la ley señale a menos de que haya infringido una de las causales
de indignidad que contiene el artículo 1025.

La jurisprudencia sobre las características de la Indignidad para suceder


sostiene: Una persona puede ser llamada a recibir una herencia o legado en
virtud de la vocación hereditaria establecida por la ley o mediante el testamento,
sin embargo, la adquisición de una u otro puede ser impugnada en razón de
indignidad. La indignidad es una institución de excepción, habida cuenta de que
la capacidad y la dignidad de toda persona para suceder es la regla general, de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 1018 del Código Civil. La indignidad

pág. 30
para recibir asignación hereditaria proviene de las causales taxativamente
señaladas en el artículo 1025 del Código Civil, puede tener lugar tanto en la
sucesión testada como en la intestada y comprende tanto las herencias como
los legados. La indignidad en ningún caso se produce de plano, necesita siempre
una sentencia proferida por un juez penal o por un juez civil, dictada a instancia
de cualquiera de los interesados, según lo establece el artículo 1031 del Código
Civil. Si en razón del transcurso del tiempo no puede iniciarse la investigación
penal por haber prescrito el delito, debe entenderse prescrita la acción de
indignidad. Las causales de indignidad que no constituyen ilícito penal, requieren
sentencia de los jueces civiles. Una vez pronunciada la sentencia se extingue en
el asignatario la aptitud legal para recibir toda herencia o legado. De manera tal
que la indignidad acarrea una pena o una sanción de carácter civil, pues por
causa de ella un asignatario puede ser totalmente excluido de la sucesión de una
persona a quien estaría legal o testamentariamente llamado a suceder.

Las causales de Indignidad para suceder en la


Legislación Española.

Las causas de indignidad para suceder se contemplan en el artículo 756 del


Código Civil y son las siguientes:

1- Los padres que abandonaren, prostituyeren o corrompieren a sus hijos.

2- El que fuere condenado en juicio por haber atentado contra la vida del
testador, de su cónyuge, descendientes o ascendientes. Llegando a perder su
derecho a la legítima en el caso de que el ofensor fuera heredero forzoso.

3- El que hubiese acusado al testador de delito al que la ley señale pena no


inferior a la de prisión, cuando la acusación sea declarada calumniosa.

4- El heredero mayor de edad que, sabedor de la muerte violenta del testador,


no la hubiese denunciado en un mes a la justicia, cuando ésta no hubiera
procedido ya de oficio. Cesará esta prohibición en los casos en que, según la
Ley, no exista la obligación de acusar.

pág. 31
5-El que, con amenaza, fraude o violencia, obligara al testador a hacer
testamento o modificarlo.

6- El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que
tuviese hecho, o suplantara, ocultara o alterara otro posterior.

7-Tratándose de la sucesión de una persona con discapacidad, las personas con


derecho a la herencia que no le hubieren prestado las atenciones debidas.

Cualquiera de las citadas es causa suficiente para que el legislador determine la


incapacidad sucesoria, constituyendo indignidad para suceder.

Debemos apuntar además que el artículo 757 del Código Civil contempla la
posibilidad de que el ofendido pueda perdonar las causas que recoge el artículo
anterior. Éste dispone que las causas de indignidad dejan de surtir efecto si el
testador las conocía al tiempo de hacer testamento, o si habiéndolas sabido
después, las remitiere en documento público, lo que supone que se acepta el
perdón tácito o testamentario y se admite el perdón expreso siempre que la
remisión se instrumentalice en documento público.

La indignidad para suceder afecta tanto a la sucesión testada como a la


intestada y tienen su fundamento en el hecho de que el causante hubiese
excluido de la sucesión al indigno, si hubiese tenido conocimiento del hecho
constitutivo de la dignidad. Además, las causas de indignidad las determina el
legislador y no pueden ser ampliadas por el testador ni por los jueces mediante
una interpretación, y no precisan, para surtir efectos, de su manifestación
expresa en el testamento

pág. 32
Conclusión
el origen de la indignidad es un poco dificultoso en su determinación ya que los
textos históricos de la indignidad son muy variados, ya que el fundamento de
esta figura históricamente era la voluntad del causante para excluir al indigno,
en nuestra época la indignidad se puede definir como una sanción civil o penal
dictada por el poder judicial competente a razón de excluir al indigno de la
sucesión por haber faltado los deberes y el respeto a la memoria del causante,
la acción para declarar la indignidad prescribe en un año desde que el indigno
posea la herencia o legado, donde la indignidad solo puede ser invocada por los
herederos o por quienes van hacer herederos en sustitución del indigno, su
naturaleza jurídica se considera como una causa de exclusión de herencia, es
decir no es causa de incapacidad sino una causa de anulación de herencia
afirmada por una sentencia judicial firme, donde los fundamentos de indignidad
pueden ser objetivo y subjetivo ,en nuestra legislación peruana determinada las
causales de indignidad en el art 667 de c.c. con el objeto de sancionar ciertos
actos calificados para que se imposibilite al indigno a que suceda al causante,
pero nuestra ley nos indica que a los menores de edad y los mayores privados
de discernimiento no pueden ser excluidos de herencia por indignidad es decir
estas personas no pueden ser desheredadas, la declaración de indignidad
contrae efectos que son que al indigno no se le otorga sucesión, Pierde todos
los derechos en la legítima y en la cuota libre de disposición, Al ser declarado
indigno funciona la representación sucesoria, Si el indigno a enajenado los
bienes da lugar a) si es de buena fe, se obliga a devolver el bien y los frutos; b)
si es de mala fe además de devolver el bien y los frutos deberá indemnizar, sin
perjuicio de que cabe interpone la reivindicación, como nos indica la ley la
indignidad tiene que ver más como una sanción según el caso a razón de impedir
que el indigno pueda suceder al causante,.

pág. 33
Bibliografia

RAMON DOMINGUEZ VENABENTE,Derecho


Sucesorio Tomo I,pag.237

MARTHA MADRINAN
VASQUES,REPRESENTACION SUCERIA EN EL
DERECHO COMUN

JOSE PATRICIO JORDAN,Derecho Sucesorio

AGUSTO FERRERO, Derecho de Sucesiones

pág. 34