Você está na página 1de 402

NHC

Nueva
Historia
de Colombia

Director Científico y Académico


ALVARO TIRADO MEJÍA

Asesores
JORGE ORLANDO MELO
JESÚS ANTONIO BEJARANO
NHC
Nueva
Historia
de Colombia

IV Educación y Ciencia
Luchas de la Mujer
Vida Diaria

PLANETA
Dirección del proyecto: Gloria Zea
Gerencia general: Enrique González Villa
Coordinación editorial: Camilo Calderón Schrader

Material gráfico: Museo de Arte Moderno de Bogotá, Museo Nacional, Museo 20


de Julio, Museo de Desarrollo Urbano, Biblioteca Nacional, Biblioteca de la Cancillería
en el Palacio de San Carlos, Archivo de la Cancillería, Hemeroteca Luis López de
Mesa Academia Colombiana de Historia, Federación Nacional de Cafeteros, Museo
Numismático del Banco de la República, Fondo Cultural Cafetero, Biblioteca de la
Universidad de Antioquia, Biblioteca Pública Piloto de Medellín, Archivo FAES,
Archivo Nacional de Colombia, Sala de la Constitución de la Casa de Nariño, Centro
Jorge Eliécer Gaitán, UTC, CTC, CGT, CSTC, Centro Cultural Leopoldo López
Alvarez de Pasto, Cromos, El Tiempo, El Espectador, El Siglo, Revista Proa, Patronato
de Artes y Ciencias, Centro de Documentación Musical (Colcultura), Conferencia
Episcopal Latinoamericana, Archivo de la Catedral de Bogotá, CINEP, Cinemateca
Colombiana, Compañía de Fomento Cinematográfico Focine, Corporación Nacional
de Teatro Teatro Popular de Bogotá, Corporación de Teatro La Candelaria, Fundación
Teatro Libre de Bogotá, Escuela Militar de Cadetes José María Córdova, Archivo
Melitón Rodríguez, Colección Pilar Moreno de Ángel, Colección Carlos Vélez, Ar-
chivo Planeta Colombiana.

Diseño: RBA, Proyectos Editoriales, S.A. Barcelona (España)


Investigación gráfica: Juan David Giraldo
Asistente; Ignacio Gómez Gómez
Fotografía: Jorge Ernesto Bautista, Luis Gaitán (Lunga), Arturo Jaramillo, Guillermo
Melo, Oscar Monsalve, Jorge Mario Múnera, Vicky Ospina, Carlos Rodríguez, Fer-
nando Urbina.
Producción: Oscar Flórez Herreño
Impreso y Encuadernado por: Editorial Printer Colombiana Ltda.

©PLANETA COLOMBIANA EDITORIAL S.A., 1989


Calle 31, No. 6-41, Piso 18, Bogotá, D.E. Colombia
ISBN (obra completa) 958-614-251-5
ISBN (este volumen) 958-614-257-4

La responsabilidad sobre las opiniones expresadas en los diferentes capítulos de esta


obra corresponde a sus respectivos autores.
Sumario

Sumario
Introducción
Jorge Orlando Melo 7

1 Condición jurídica y social de la mujer


Magdala Velásquez Toro 9

2 La educación en Colombia. 1880-1930


Renán Silva Olarte 61

3 La educación durante los gobiernos liberales.


1930-1946
Jaime Jaramillo Uribe 87

4 La educación en Colombia. 1946-1957


Aline Helg 111

5 La educación en Colombia. 1958-1980


Aline Helg 135

6 Cien años de ciencia colombiana


Gabriel Poveda Ramos 159

7 La astronomía (1885-1985)
Jorge Arias De Greiff 189
Nuera Historia de Colombia. Vol. IV

8 La historiografía colombiana
Bernardo Tovar Zambrano 199

9 La filosofía en Colombia
Rubén Sierra Mejía 211

10 E1 pensamiento económico en Colombia


Enrique Low Murtra 221

11 Historia de la sociología en Colombia


Gonzalo Cataño 235

12 Antihéroes en la historia de la
antropología en Colombia: su rescate
Jaime Arocha Rodríguez 247

13 La medicina colombiana, de la Regeneración


a los años de la segunda guerra mundial
Néstor José Miranda Canal 257

14 Las técnicas agropecuarias en el siglo xx


Jesús Antonio Bejarano Avila 285

15 Vida diaria en las ciudades colombianas


Patricia Londoño Vega - Santiago Londoño Vélez 313
Introducción
Jorge Orlando Melo y que buena parte de los cambios que
se consolidan bajo la república liberal
hubieran sido iniciados por los más lú-
cidos dirigentes educativos del período
Educación y ciencia conservador.
Todos los gobiernos, es evidente, han

L a historia de la educación en el
siglo último muestra la íntima tra-
bazón de las políticas educativas con
tratado de estimular el crecimiento
cuantitativo del sistema educativo. Lo
que resulta interesante, a más de los
los conflictos políticos e ideológicos del esfuerzos de mediados de siglo por vol-
país: a partir de la Constitución de 1886, ver a colocar la educación bajo la tutela
el propio canon constitucional ordena ideológica de la Iglesia, es la forma
que la instrucción pública se haga de como se fue configurando la situación
acuerdo con los principios católicos. educativa actual, con sus peculiaridades
Dada la vinculación estrecha del conser- y rasgos especiales: una educación pri-
vatismo con la Iglesia y las actitudes maria homogénea en contenidos, pero
laicistas adoptadas por el liberalismo, dividida entre un sector privado y un
el debate acerca de la orientación de la sector público a cargo de los grupos po-
educación coincidirá frecuentemente pulares; un bachillerato humanístico de
con los enfrentamientos partidistas. Sin corte clásico para toda la población,
embargo, algo que resultará claro para igual para todos los grupos sociales y
el lector es cómo, a pesar de lo anterior, que no reforzó los mecanismos de segre-
las exigencias de modernización social gación de las mujeres; y un sistema uni-
y cultural del país, la búsqueda de una versitario contradictorio, poco funcio-
educación más acorde con las exigen- nal en términos económicos, pero so-
cias de un desarrollo económico que cialmente abierto y con un crecimiento
desde los años veinte era evidente para muy rápido. Todos estos aspectos reci-
los sectores dirigentes del país, y mu- ben aquí un tratamiento coherente y es-
chos otros factores, hacen que el esfuerzo clarecedor.
renovador, muy claro en esos años agi- Muy ligada a la educación, la ciencia
tados, tenga el apoyo de educadores pro- se ha desarrollado en el país con relativa
gresistas vinculados a ambos partidos, independencia de las demandas de los
Nueva Historia de Colombia, Vol. IV

sectores productivos. La historia de las de los países avanzados, se convierten


ciencias puras muestra el peso que en en las principales amenazas: el cáncer
su avance han tenido algunos entusiastas o las enfermedades cardíacas. Sin em-
y sacrificados cultivadores del saber, en bargo, todavía los avances médicos no
un país que ha dado poca importancia tocan amplios sectores del país, y hay
a una ciencia que no parece productiva. regiones donde la mortalidad infantil es
Mayor reconocimiento social han reci- tan elevada como a comienzos de siglo.
bido los ingenieros, cuya contribución La historia de la medicina, por todo lo
al desarrollo de las comunicaciones, a anterior, más que la historia de unos
las construcciones civiles incluso, como determinados profesionales o científi-
lo muestra el caso de la Escuela de Mi- cos, es la historia de cómo cambia la
nas de Medellín, al desarrollo industrial salud de los colombianos.
y a la organización empresarial, se ilu- Del mismo modo, la evolución de la
mina en las páginas que siguen. tecnología agrícola constituye otro de
Las ciencias sociales han padecido di- esos procesos que tiende a pasar inad-
ficultades diferentes. Sólo hasta muy re- vertido, y que sin embargo produce,
cientemente encontraron las condicio- lenta pero inevitablemente, las mayores
nes institucionales favorables que les da transformaciones en la vida social. Hace
un sistema universitario flexible y dis- cien años, más del 90% de los colombia-
puesto a financiar no sólo docentes sino nos vivía en el campo; hoy, solamente
hasta investigadores. Antes el país os- cerca del 25% de nuestros trabajadores
ciló entre la reverencia por un saber que es capaz de producir alimentos para el
parecía prometer, como el de la socio- país, materias primas para industrias tan
logía y la economía, soluciones para importantes como los textiles, y generar
los infinitos males del país, y hostilidad un excedente exportador que todavía
hacia quienes parecían limitarse a mos- produce más de la mitad de los ingresos
trar el carácter irrevocable de tales pro- externos del país. Los cambios en las
blemas. Entre el apoyo a la acción del técnicas agropecuarias -desde la prepa-
Estado y la crítica utopista, sin embar- ración de la tierra hasta la cosecha,
go, muchos economistas sociólogos y desde la selección de las semillas hasta
antropólogos han encontrado el espacio la lucha contra las plagas, desde la ge-
para interrogarse con seriedad acerca del neración de nuevas variedades hasta los
país y para estudiarlo con una profundi- sistemas de almacenamiento y conser-
dad y un dominio metodológico crecien- vación- están detrás de esta revolución
tes. técnica. Por supuesto, esta transforma-
De otra parte, en menos de cien años ción no es independiente de las demás
la esperanza de vida de los colombianos historias tratadas en esta obra, qué se
se ha multiplicado por más de dos: hace trenzan inevitablemente con ellas: el
cien años, quienes nacían apenas podían cambio social en el campo, los conflic-
esperar, estadísticamente, una vida de tos por la propiedad de la tierra, la acu-
menos de 30 años. Hoy la esperanza de mulación de capitales, la influencia de
vida supera los 65 años. Buena parte de tecnologías importadas, el desarrollo de
este cambio se debe a los avances de la las ciencias agropecuarias, el avance de
medicina, aunque quizás una parte ma- la educación.
yor se origine en la generalización de
prácticas higiénicas y en el mejora- Recreación, vida diaria
miento de los servicios de aguas pota- y feminismo
bles y alcantarillados. Pero, sea como
sea, este es uno de los cambios más En 1893 decía don José Manuel Ma-
dramáticos de la historia colombiana de rroquín que ya no satisfacía a los lecto-
este siglo, aunque sea uno de aquellos res de libros de historia «la relación de
en los que no se tiende a pensar. La fundaciones de imperios, de conquistas,
viruela, el tifo, decenas de enfermeda- de guerras, de cambios de gobierno y
des han dejado de aterrorizar a los co- dinastía, y de sucesión de soberanos,
lombianos, mientras otras, a la manera que han solido ser única materia de la
introducción

Historia», y sostenía que «actualmente a las que podrá darse alguna respuesta
queremos saber cómo han sido y cómo inicial en las páginas de este libro. Son
han vivido los hombres de quienes hace quizás los capítulos más agresivamente
mención aquella [...] y también cómo nuevos en este intento de ofrecer una
eran o cómo vivían los que ella no men- historia completa del país, y muchos
ciona [...] queremos penetrar en los apo- eruditos pensarán que se ha caído en lo
sentos, no sólo de los palacios, sino de las anodino al ver la enunciación de los te-
viviendas comunes; queremos conocer mas; el lector atento, por el contrario,
a nuestros antecesores como conocemos descubrirá seguramente una nueva fa-
a aquellos contemporáneos nuestros con ceta de la historia nacional, que raras
quienes vivimos en intimidad y familia- veces, o nunca, ha recibido un trata-
ridad». Probablemente esta idea dio lu- miento riguroso.
gar, en aquellos tiempos, a un género Las mujeres son la mitad del país,
de historia anecdótico y sin significa- pero apenas aparecen ocasionalmente en
ción, en el que el relato de algunas fies- los libros históricos. Por supuesto, figu-
tas o la descripción de vestidos y diver- ran las heroínas de la Independencia,
siones se hacía por una nostalgia no po- pero luego desaparecen por completo.
cas veces teñida de una actitud aristocra- Esta colección ha tratado de corregir
tizante. Sin embargo, la frase de Marro- esta distorsión, y en muchos capítu-
quín conserva toda su vigencia, y la los -veánse por ejemplo los relativos
historia actual subraya la importancia a la educación- la presencia femeni-
de comprender las formas de vida de na es notable. Pero al hablar de la vida
todos los grupos sociales, y de atender política o económica resulta inevita-
no solamente a los comportamientos y ble dejar en un segundo lugar a la mu-
actividades de la política y la produc- jer, pues ha sido la sociedad colom-
ción, sino a todas aquellas formas de biana en su historia misma la que la ha
vida que, aparentemente triviales, hacen colocado en una posición subordinada;
parte de los lenguajes e intercambios sin embargo esta no se ha resignado a
sociales. ello, y a los tiempos que se estudian en
¿De qué se reían los colombianos? este trabajo son los años centrales de
¿Qué deportes han practicado a lo largo las luchas de la mujer por la igualdad
de este siglo? ¿Cómo vivían su relación y por el reconocimiento de sus derechos
sociales, políticos, legales, incluso psi-
con el trabajo y el ocio? ¿Cuál era el cológicos (el derecho a la autoafirma-
significado de bailes y excursiones? ción, el derecho al placer). Por eso un
¿Qué jerarquías sociales, qué anhelos y capítulo especial, que resume el estado
deseos se expresaban en joyas y vesti- actual de los conocimientos sobre el
dos? ¿Las reglas de la urbanidad, las tema y narra en detalle las luchas, los
prácticas higiénicas, el uso de jabones éxitos y fracasos de las mujeres colom-
y desodorantes quieren decir algo, o es bianas, inicia este volumen de Nueva
indiferente en nuestro proceso históri- historia de Colombia.
co? Estas son algunas de las cuestiones
Capitulo 1 9

Condición jurídica
y social de la mujer
Soledad Acosta de
Magdala Velásquez Toro Samper, figura señera
de la condición
femenina durante el
siglo XIX en Colombia.
La mujer: invisible para la historia En 1903 redactó un
manifiesto firmado por

T rescientas mujeres de Bogotá fir-


maron en. 1903 un manifiesto es-
crito por Soledad Acosta de Samper
300 mujeres, dirigido
al presidente Marroquín,
exigiendo la defensa
de la soberanía nacional
dirigido al vicepresidente Marroquín.
en Panamá (Retrato de
Pedían, «en nombre de la dignidad hu- R. Díaz Picón, en la
mana, Señor, en nombre de nuestra Academia de Historia).
futura reputación, en nombre de vues-
tros nietos que os pedirán cuentas [...]
os pedimos que levantéis en alto el es-
tandarte que nos legaron Bolívar y
Santander; de manera que de las ce-
nizas del pendón nacional que algunos
bandidos miserables se atrevieron a
quemar en Panamá, surjan nuestra
fama, nuestro honor y nuestra futura
gloria». Cuando ellas exigían de los
gobernantes del país la defensa de la
soberanía nacional agredida por los
Estados Unidos en la separación de
Panamá, es difícil siquiera imaginar la
condición a que estaban sujetas las
mujeres colombianas, los limitantes y tado marcada por múltiples factores
las barreras que habrían de franquear estrechamente vinculados a su condi-
para llegar a una manifestación de esta ción sexual. La opresión y discrimi-
naturaleza. nación de la mujer es un hecho his-
La situación social, económica y po- tórico que traspasa todas las clases so-
lítica de la mujer en Colombia ha es- ciales, está presente en una cultura pa-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
10

triarcal y machista que compromete a gen-madre, en virtud del cual podía


hombres y mujeres. Tiene manifesta- acceder a la vida religiosa, en cuyo
ciones particulares en la economía, la caso quedaba bajo la tutela de la co-
política, la vida social, familiar y reli- munidad, en calidad de esposa de
giosa; en la estructura psíquica, en el Cristo y madre espiritual. La otra al-
manejo de los afectos y del disfrute se- ternativa paradigmática que se ofrecía
xual. Por ello, pese a las diferencias de a la mujer era el matrimonio, que su-
clase, las mujeres constituyen un gru- ponía renunciar a las libertades y de-
po social que ha sufrido la experiencia rechos mínimos que tenía, en benefi-
histórica de una posición secundaria cio de su esposo. La de ser objeto de
dentro de la sociedad. No obstante, placer, se reservaba generalmente a
tiene efectos diferenciados en los dis- las mujeres del pueblo, que personi-
tintos estratos y clases sociales y ad- ficadas en la mujer indígena desde la
quiere características específicas en conquista, constituían parte del botín
cada uno de ellos. Marginadas expre- de guerra y objeto de posesión del in-
samente de la vida pública, desco- vasor europeo. La prostitución se en-
nocida su personalidad jurídica por tendía socialmente como un mal ne-
el Estado, relegadas al ámbito hoga- cesario y era tolerada moralmente.
reño, a la crianza y educación de los Uno de los aspectos que permiten
hijos, a las tareas de la economía fa- apreciar claramente la situación de la
miliar o a las que son prolongación de mujer en la sociedad colombiana es el
las mismas, las mujeres se perfilan relacionado con su condición civil, o
como sombra en el pasado. sea la manera como las instituciones
La tajante división entre las activi- que regulan las relaciones entre las
dades masculinas y femeninas, los cri- personas han reglamentado la fun-
terios de valoración social de unas y ción, los derechos y las obligaciones
otras y la asignación exclusiva al varón privadas de la mujer. Estas institucio-
del ejercicio del poder en la vida so- nes no son simplemente el producto
cial, económica, política y familiar, de la alquimia jurídica, sino que son la
han conducido a que el quehacer de expresión metódicamente ordenada
las mujeres sea una presencia ausente del modo de pensar, de vivir y de ac-
en nuestro discurrir histórico. La au- tuar predominantes en una sociedad
sencia de las mujeres de la vida públi- determinada, con respecto a la mujer.
ca las ha hecho también invisibles para En las relaciones civiles se manifiesta
la historia, pero allí, desde esa caren- palpablemente el estado de subordi-
cia, las mujeres han tenido un desem- nación de la mujer al hombre, en la
peño específico de acuerdo a su pro- intimidad de la vida familiar, como
cedencia social. producto de las costumbres, la cultura
y la ideología. Históricamente, estas
instituciones han sido el compendio de
Ordenamiento colombiano normas que supeditan los derechos del
sobre la mujer en el siglo XIX ser humano mujer a las apetencias,
necesidades y expectativas del hom-
Nuestra cultura, heredera de un esta- bre, tanto en el terreno de la econo-
tuto social jerarquizado en el orden mía familiar como en el manejo de los
económico, político y racial, lo era afectos.
también en el orden sexual. Ni siquie- El ordenamiento jurídico colombia-
ra dentro de las distintas clases o sec- no es producto de la conjunción de va-
tores sociales la mujer podía tener as- rias corrientes de diversa procedencia,
piraciones igualitarias con los varones que han tenido un denominador co-
de su misma procedencia. La mujer mún: su carácter patriarcal. En él se
era considerada como un objeto, bien incorporan elementos de la tradición
sagrado o bien de placer. En el primer judeo-cristiana, de las instituciones ro-
caso, el modelo impuesto era el de vir- manas, del derecho canónico, del or-
Capítulo 1
11

denamiento español y del código na-


poleónico.
Las instituciones civiles fueron
adaptadas a la vida de las jóvenes re-
públicas latinoamericanas a mediados
del siglo pasado. Don Andrés Bello
fue el gestor más destacado de ese
proceso y su código civil chileno de
1855 fue el ejemplo y la guía de donde
copiaron los legisladores colombianos.
El régimen federal adoptado por la
Constitución de 1858 dio a cada estado
soberano la facultad de expedir sus
propios códigos. El estado de Cundi-
namarca adoptó en 1859 el código civil
chileno y luego los demás estados ex-
pidieron su ordenamiento civil con
base en el de Cundinamarca, intro-
duciendo algunas variaciones. Poste-
riormente, en el año 1873, se adoptó
el código civil de la Unión. Según al-
gunos autores, el código acogido fue el
del estado de Santander, que era copia
del de Cundinamarca, pero transfor-
mado, principalmente en el derecho
de familia. En algunos apartes otor-
gaba derechos patrimoniales mínimos
a la mujer casada, como la adminis-
tración y uso libre de «los de su exclu-
sivo uso personal, como son sus ves-
tidos, ajuares, joyas e instrumentos de
su profesión u oficio» (artículo 1804).
En esa época regía la Constitución lai-
ca de 1863, que adoptaba la total in-
dependencia del Estado con respecto
a la Iglesia católica; por esta razón los
códigos de algunos estados establecían
que el matrimonio se regía por las nor-
mas del Estado y otros aplicaron el de
elección de los contrayentes. Así mis- en 1887. Entregó a la Iglesia la sobe- portada de la biografía
mo el divorcio vincular fue establecido ranía del Estado para regular el estado de Miranda por Soledad
por la ley nacional de 20 de junio de civil de las personas que profesaran la Acosta de Samper,
publicada en 1909.
1853, que rigió hasta 1856, año en el fe católica. Creó en 1888 el privilegio Educadora, novelista,
cual fue expedida otra ley que elimi- de la anulación del matrimonio civil historiadora y autora
naba la disolución del matrimonio. No celebrado antes, para quienes contra- de teatro, fundó y
obstante, los estados soberanos del jeran matrimonio católico con otra dirigió varias
Magdalena, Bolívar, Panamá y San- persona. Obligaba al hombre «que ha- publicaciones dedicadas
a la mujer, como
tander reconocían el divorcio a peti- biéndose casado civilmente se case "La Familia"',
ción de los cónyuges. luego con otra mujer con arreglo a los "Lecturas para el Hogar"
El régimen de la Regeneración en ritos de la religión católica a suminis- y "La Mujer" .
1886 otorgó constitucionalmente a la trar alimentos a la primera mujer y a Esta última, fundada
los hijos habidos en ella» (artículo 36, en 1978, fue la primera
Iglesia católica una serie de prerroga- publicación dirigida
tivas, posteriormente desarrolladas en ley 30 de 1888). En 1924, mediante la por una periodista
el Concordato suscrito con el Vaticano llamada ley Concha, que fue un de- en nuestro país.
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
12

sarrollo de los convenios concordata- ciones al marido recién divorciado o


rios, el Estado exigía a quienes fueran en proceso de hacerlo para que la cer-
a contraer matrimonio civil apostatar teza de su paternidad estuviera total-
públicamente de la fe católica. Esta mente asegurada. Sin entrar en con-
norma estaba inscrita en un principio sideraciones relativas a quién dio lugar
del derecho canónico que consideraba al divorcio, estatuía al marido el de-
al matrimonio civil como un público y recho a «colocarla» o depositarla en el
atroz concubinato. seno de una familia honesta o de su
En el año de 1887. se adoptó el có- confianza. En caso de preñez, la mu-
digo civil que estaba vigente desde jer era obligada a denunciarla, o de lo
1873, pero eliminando los apartes que contrario tendría que demostrar judi-
favorecían a la mujer casada vistos cialmente la paternidad. Una vez he-
atrás, así como el divorcio vincular. cha la denuncia, el marido le nombra-
Los legisladores criollos superaron en ba una guarda permanente durante la
detalles y reglamentos al código na- gestación, que debía ser «una compa-
poleónico, especialmente en lo rela- ñera de buena razón», y una matrona
cionado con las obligaciones y prohi- para inspeccionar el parto.
biciones a la mujer y los correlativos En el aparte titulado eufemística-
derechos absolutos otorgados al varón mente «obligaciones y derechos entre
sobre su esposa y sus hijos. Estas son. cónyuges», de dieciséis artículos, diez
en términos generales, las figuras más versaban sobre las obligaciones de la.
importantes que han regido la estruc- mujer. Mucho más acorde con la rea-
tura familiar en Colombia desde el si- lidad era la denominación que se daba
glo pasado, hasta muy avanzado el a la legislación española: las Siete Par-
siglo xx. tidas titulaban la parte que trataba
Para el divorcio, que realmente era este mismo tema como «efectos civiles
una separación porque no disolvía el del matrimonio a beneficio de los ma-
matrimonio, establecieron como cau- ridos, relativos a sus mujeres».
sales el adulterio de la mujer y el Consignaba el código civil colom-
amancebamiento del marido. Esto sig- biano que «el marido debe protección
nifica que. para imputarse la culpa del a la mujer y la mujer obediencia al
divorcio a la mujer, sólo se exigía que marido». Definía la potestad marital
ella hubiera sostenido una relación se- como «el conjunto de derechos y obli-
xual esporádica con un hombre distin- gaciones que las leyes conceden al ma-
to a su esposo. Por el contrario, para rido sobre la persona y bienes de la
que el hombre fuera causante del di- mujer». El concepto de potestad ma-
vorcio, era preciso que tuviera esta- rital de los legisladores colombianos
blecida una unión permanente, como de 1887 era mucho más lesivo que el
si fuera un matrimonio, con otra mu- establecido por don Andrés Bello, que
jer. El espíritu discriminatorio del có- la entendía como el derecho del ma-
digo colombiano iba más allá. Además rido a autorizar los actos de la mujer.
de sancionar a la mujer que daba lugar En virtud de la potestad marital, el
al divorcio con la pérdida de los hijos, marido tiene derecho para obligarla a
se le negaba todo derecho sobre las «vivir con él y seguirle a donde quiera
gananciales de la sociedad conyugal. que traslade su residencia». La mujer,
Le confiscaban sus bienes y se otor- por su parte, tiene el derecho a «que
gaba al marido la administración y el el marido la reciba en su casa». Tam-
usufructo de los mismos, aun cuando poco tenía la mujer domicilio propio.
la confiscación de bienes era prohibida sino el del marido. Por el solo hecho
expresamente por la Constitución. Por del matrimonio, la mujer se transfor-
el contrario, no se imponía sanción pe- maba jurídicamente en incapaz, equi-
cuniaria al marido que daba lugar al parable al loco o al menor de edad, y
divorcio por amancebamiento. Tam- era representada legalmente por el
bién se otorgaba una serie de atribu- marido. Perdía las atribuciones que la
Capítulo 1
13

legislación civil brindaba a la mujer bre establecida en las clases alta y me-
soltera, para la cual no existían real- dia era que el marido abría cuentas en
mente prohibiciones expresas en ra- ciertos almacenes, de los cuales la mu-
zón de su sexo, salvo las de ser tutora jer podía retirar los objetos que ne-
y testigo. O sea que la ley permitía a cesitase, sin necesidad de entrar en
la mujer soltera mayor de edad con- contacto con el «vil metal». En esos
traer obligaciones civiles, ser propie- casos también se presumía la autori-
taria y adquirir compromisos econó- zación marital, siempre que fueran ar-
micos. Claro que por una parte iba la tículos destinados al consumo ordina-
ley y por otra la costumbre, la tradi- rio de la familia y no se tratara de «ga-
ción y la ideología dominantes social- las, joyas o muebles preciosos».
mente. A las mujeres se les negaba En el caso de la mujer casada que
culturalmente el acceso al mundo ex- ejercía alguna profesión, industria u
terno, a aquello que estaba fuera del oficio, tales como la de directora de
hogar; como dijera Goethe: «La casa colegio, maestra de escuela, actriz,
del hombre es el mundo, el mundo de obstetriz, posadera o nodriza, se pre-
la mujer es la casa.» Los negocios eran sumía la autorización del marido para
asunto de hombres, la mujer que osa- realizar los actos relativos a los com-
ba involucrarse en estas actividades promisos que su ejercicio suponía.
atentaba contra la feminidad, por Pero como los ingresos percibidos pa-
cuanto eran incompatibles con su des- saban a formar parte de esa supuesta
tino final: el matrimonio, la vida del sociedad conyuga, era el marido el
hogar y la maternidad. Se le negaba a llamado a hacer la administración de
la mujer el manejo del dinero, que es su salario.
y ha sido un principio para su inde- Otra de las prerrogativas de que go-
pendencia. zaba el varón casado era la relativa a
Al contraer matrimonio la mujer los hijos. La patria potestad era ejer-
perdía la capacidad de manejar su di- cida de manera exclusiva por el padre,
nero y sus bienes, puesto que la ley por esta razón ellos estaban sometidos
otorgaba al marido la administración a su autoridad: la ley excluía expre-
exclusiva de los de la sociedad con- samente a la madre. De allí se deri-
yugal y los de propiedad de la mujer. vaba, entre otras, la facultad que tenía
El matrimonio constituía, pues, el tí- el padre de usufructuar los bienes del
tulo y el modo para el varón de adqui- hijo y de elegir su estado o profesión
rir bienes y para la mujer perderlos futura. Podía aplicarle penas privati-
por el solo hecho del consentimiento vas de la libertad, tales como
matrimonial. Por el matrimonio se la detención en establecimientos co-
constituía una supuesta sociedad con- rreccionales creados especialmente
yugal, que de sociedad sólo tenía el para los hijos díscolos. La mujer sólo
nombre, ya que en ella había un solo podía ejercer la patria potestad si era
administrador con poderes omnímo- viuda o madre soltera, pero la perdía
dos y exclusivos. No podía, pues, la al contraer matrimonio.
mujer, contratar por sí misma, ni Como si fueran pocas las atribucio-
aceptar herencias, ni comparecer en nes masculinas sobre la legítima mu-
juicio, ni adquirir ninguna clase de jer, los juristas decidieron, en sus in-
compromiso económico, sin la auto- terpretaciones, ampliar la potestad
rización escrita del marido. Como la marital a aspectos tales como la facul-
única fuente de ingreso en dinero era tad de inspeccionar las relaciones y la
la que el marido le suministrase, no se correspondencia de la cónyuge y pro-
necesitaba autorización escrita para hibirle amistades que según él fueran
comprar enseres de contado, ya que el notoriamente perjudiciales. Por últi-
hecho de tener monedas en su poder mo y como para sellar con todas las de
hacía presumir que le habían sido en- la ley la condición servil de la mujer,
tregadas para tal fin. Pero la costum- el decreto 1003 de 1939 implantó co-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
14

La igualdad le era negada. El solo


hecho de pertenecer al sexo femenino
se reputaba como condición de infe-
rioridad e inhabilidad. Por el contra-
rio, la pertenencia al sexo masculino
garantizaba privilegios «innatos» so-
bre la integridad personal y material
de su consorte. La desigualdad entre
los sexos era elevada al nivel de norma
con carácter obligatorio, invocable
ante autoridades y tribunales y exigi-
ble aun por medio de la fuerza.
El derecho a la libertad de movi-
mientos, a trasladarse según sus inte-
reses y necesidades, también le era ne-
gado, y se la obligaba a seguir al ma-
rido a todas partes. Las mujeres no
podían utilizar los espacios públicos
como los hombres, las de clases me-
dias y altas debían salir acompañadas.
Era visto como sospechoso de mala
conducta el que una mujer estuviera
sola en la calle.
El derecho a ejercer y desarrollar
sus facultades intelectuales y materia-
les se le conculcaba al prohibírsele la
administración de sus bienes y la po-
sibilidad de contraer obligaciones eco-
nómicas. Además de la segregación
existente en materia educativa, que le
impedía acceder al ejercicio de pro-
"Planchadora", óleo de mo obligatorio algo que la costumbre fesiones liberales.
Dionisio Cortés Mesa había establecido: la mujer debía to-
(hacia 1900), Fondo mar el apellido del marido, agregán-
Cultural Cafetero, El derecho a la vida
Bogotá. dolo al suyo precedido de la preposi-
"El derecho a ejercer ción «de», indicativa de pertenencia. La sexualidad ha sido siempre vigilada
y desarrollar sus La potestad marital fue eliminada de en la sociedad colombiana, no obstan-
facultades intelectuales nuestra legislación por el decreto 2820 te el manejo permisivo de la libertad
y materiales, se le de 1974, que estableció la igualdad ju- sexual masculina. Desde la tradición
conculcaba a la mujer
al prohibírsele la
rídica de los sexos. española el ejercicio sexual por fuera
administración de sus de los cánones religiosos era conside-
bienes y la posibilidad Los derechos humanos de la mujer rado delito, tanto para hombres como
de contraer para mujeres. Con un régimen de pe-
obligaciones No es difícil concluir en qué estado nas diferente se reprimía el amance-
económicas". bamiento, delito masculino y femeni-
han sido colocados históricamente los
derechos humanos de la mujer en Co- no, y se creaba un delito típicamente
lombia. En primer término, el dere- femenino, que era el adulterio, al cual
cho a la libertad le era arrebatado. En podían también sumarse las penas re-
momentos en que ya había sido eli- lativas al primero.
minada la esclavitud de los seres hu- Pero la sexualidad femenina ha sido
manos, el matrimonio constituía la objeto de control especial. Su capaci-
matrícula más expedita para adquirir dad reproductiva comprometía social
el estatus de sierva del marido, bajo su y jurídicamente, no sólo la perpetua-
disposición arbitraria. ción de la sangre y los apellidos del
Capitulo 1
15

marido, sino también la transmisión virtud de la cual el homicida gozaba


de sus propiedades. Ha existido his- no sólo de la disminución de la pena,
tóricamente una categoría que designa sino que se le podía otorgar el perdón
claramente este fenómeno y es lo que judicial y aun eximirlo de responsabi-
socialmente se entiende por «honor». lidad. El uxoricidio justificado por el
Efectivamente, el honor del marido estado de ira e intenso dolor provo-
no estaba referido a él mismo, sino a cados por esa ofensa al honor mascu-
la castidad de su esposa e inclusive de lino ha ocupado en la historia judicial
sus hijas. de Colombia un papel importante. So-
La potestad marital para disponer lamente en el año de 1980 fue borrada
de la persona y los bienes de la mujer esta figura de nuestra legislación.
no era una abstracción jurídica. El có- Otro aspecto ilustrativo de la con-
digo penal de 1890 estipulaba que el dición sexual de la mujer era el rela-
homicidio cometido en la persona de cionado con el delito de violación car-
su legítima mujer o en el de una des- nal. El legislador contemplaba que si
cendiente suya a quien «sorprenda en el violador contraía matrimonio con la
acto carnal o en actos preparatorios de víctima quedaba exonerado de la
él con un hombre que no sea su ma- pena. El bien jurídico protegido no
rido», se consideraba «inculpable ab- era la libertad sexual de la mujer, sino
solutamente». Para resarcir el honor el derecho de propiedad del marido
del varón, presuntamente lesionado sobre el cuerpo de la mujer y la cer-
por el ejercicio sexual de las mujeres teza de la paternidad. Esta norma
de su familia, el Estado le otorgaba el también fue derogada en 1980.
derecho a imponer la pena de muerte,
sin fórmula de juicio. Renunciaba así
en favor del marido o del padre, a las
obligaciones de administrar justicia y La doble moral
de preservar la vida de los asociados. La doble moral sexual ha predomina-
Cuando no le daba muerte, era él do en nuestra sociedad. Comprende
quien fijaba la pena privativa de la li- varios aspectos complejos que se re-
bertad por el delito de adulterio, «por lacionan íntimamente. De un lado, se
el tiempo que quiera el marido con tal ha considerado que el varón por su
que no pase de cuatro años». En alar- configuración biológica es un ser en
de de magnanimidad el legislador li- estado permanente de celo, que debe
beraba a la mujer del delito de adul- ser satisfecho, por encima de cual-
terio en caso de que el marido hubiera quier concepto ético. Los modelos fe-
aceptado esa relación o que tuviera meninos creados por la ideología pa-
manceba dentro de la misma casa en triarcal guardaban relación entre sí,
que habitara con su esposa. supuestamente contribuían al equili-
Posteriormente, en el año 1936. es- brio de la moralidad social y satisfa-
tas normas fueron modificadas. En cían las necesidades que esta cultura
medio de la protesta, el Congreso Na- impone al varón.
cional conformado hegemónicamente La esposa era la depositaría del ho-
por liberales abolió el delito de adul- nor familiar, la guardiana del hogar y
terio, pero en materia civil continuaba madre de los hijos legítimos, sujeta a
sin alteraciones. No obstante, «de- rígido control marital y social. Se le
mocratizaron» el derecho a matar a las exigían las capacidades de la pruden-
mujeres por el ejercicio de su sexua- cia, el perdón y el olvido de los des-
lidad, haciéndolo extensivo al cónyu- lices del marido y se le negaba el goce
ge, padre, madre, hermano o hermana sexual. La Fernanda del Carpio des-
y además disminuían las penas respec- crita por García Márquez en Cien años
tivas «de la mitad a las tres cuartas de soledad es una clara muestra de
este modelo femenino, encarnación de
partes». Se estableció, pues, la figura la frustración.
de «la legítima defensa del honor» en
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
l6

La prostituta, mujer del pueblo, víc- escape menor a tensiones de agresión


tima de la miseria, por carecer de sexual latentes e insatisfechas en la
otros medios de subsistencia, se dedi- cultura, que sin la prostitución y su
caba a explotar su cuerpo. La prosti- servicio harían explosión nociva den-
tución se consideraba como un medio tro del sector "bueno" de la sociedad,
para la defensa de las mujeres buenas, deteriorando las estructuras familiares
depositarías de la virtud. La forma- monogámicas».
ción católica ha tolerado el ejercicio Existía también una clara delimita-
de la sexualidad y predica una doctri- ción económica y social de los prostí-
na en la que el cuerpo es la prisión del bulos. María Duque, prostituta de
alma, antepuesta al espíritu, la parte fama en Medellín, inmortalizada por
buena del ser humano. Esta «toleran- Fernando Botero en una pintura que
"La casa de María cia» frente a la expresión sexual se ma- lleva su nombre, ha testimoniado su
Duque", óleo de nifiesta en la doctrina de los papas res- orgullo por haber servido a los señores
Fernando Botero, pecto al matrimonio. Por ejemplo, la importantes de los años treinta y cua-
1970 (detalle), encíclica Casti connubii, de 1930, que
Colección Joaquim
renta. Se presentaba, además, una or-
Jean Aberbach, Nueva
comprende una serie de consejos so- ganización urbana especial. Lejos de
York. Imagen plástica bre la castidad, establece que el acto las zonas habitadas por las familias ho-
de la doble moral. sexual conyugal tiene por naturaleza norables, se creaban pequeñas ciuda-
el fin prioritario de reproducir la es- delas conocidas como «zonas de tole-
pecie. Y que en lo que allí se llama rancia», que curiosamente aparecen
«uso del derecho matrimonial» hay fi- ubicadas, en muchos municipios de la
nes secundarios, tales como el auxilio zona cafetera, en las cercanías de los
mutuo, el fomento del amor recíproco cementerios. Afirma Virginia Gutié-
y la «sedación de la concupiscencia». rrez que la prostitución va camino
Para preservar la honradez de la adelante con la familia de la estructura
mujer buena y virtuosa, la mujer po- legal católica y que en «las avanzadas
bre y prostituta satisfacía la inconti- de la colonización rural antioqueña, la
nencia sexual de los varones de las cla- estructura de los pequeños improvi-
ses altas y de los de su misma clase que sados poblados de frontera ofrece la
podían pagar sus servicios. Virginia presencia simultánea de una capilla,
Gutiérrez de Pineda señala que en una plaza de mercado, las viviendas de
Antioquia, Bogotá y Cali la organi- los colonos y el barrio de tolerancia».
zación del comercio sexual ofrece un (Ibid., pág. 392.)
amplio funcionalismo, que en Antio-
quia está predominantemente ligado a Parsons, en su libro La colonización
la doble moral, que se expresa en la antioqueña, afirma que en Medellín, en
relación religión-cultura. Allí la cul- el año de 1946, había 4.260 prostitutas
tura no aprueba la castidad del hom- registradas, o sea, una por cada treinta
bre célibe, «los adolescentes antioque- hombres de todas las edades. Lucila
ños crecen atraídos antagónicamente Rubio, en su libro Perfiles colombianos,
entre dos polos: el paradigma de la dice que en el año de 1950 había en Bo-
castidad, cristalizado en un amplio gotá 40.000 prostitutas, distribuidas en
santoral que le reprime y moldea as- casas ubicadas en diversos sectores de la
céticamente, y la estampa de la pros- ciudad. En el Valle, en 1959 recibían
tituta que lo incita al "pecado" de tra- atención del Instituto de Higiene 12.000
ducirse biológicamente ante la cultu- prostitutas, según informe periodístico
ra» (Familia y cultura en Colombia, de Víctor Daniel Bonilla, publicado en
pág. 392) Es así como la cultura an- el periódico La Calle.
tioqueña no permite el hogar de he- Las madres ocupaban un papel muy
cho, «mientras mira benévolamente la importante en la reproducción de esta
solución del comercio sexual, ya que doble moral en la educación de los hi-
las mismas autoridades eclesiásticas y jos. En Santander, por ejemplo, una
civiles reconocen servir de válvula de de las obligaciones asignadas a la ma-
dre era la de vigilar celosamente la
Capitulo 1 17

conducta sexual prematrimonial de


sus hijas, porque los hombres tenían el
derecho cultural de encontrar virgen a
su esposa, y que de no serlo constituía
«el más grave fraude que puede sufrir
su honra varonil» (Virginia Gutiérrez,
Familia y cultura en Colombia.) En
Antioquia, la himenolatría ha sido ex-
presión del culto a la pureza de la mu-
jer legítima, la pérdida del himen co-
locaba a la mujer soltera al lado de las
«mujeres malas», compelida en mu-
chos casos al comercio sexual como
solución a su falta o bien condenada al
ostracismo social o al éxodo. Por estas
razones, la madre asumía una conduc-
ta dual frente a la sexualidad de sus
hijos. Si era la hija quien concebía
siendo soltera, se la perseguía, confi-
naba o expulsaba del hogar. Por el
contrario, si era el hijo el que incurría
en este tipo de actuaciones, usualmen-
te calificadas de travesuras viriles, go-
zaba de la protección familiar para
eludir el compromiso de la paterni-
dad.
Los médicos Jorge Bejarano y Lau-
rentino Muñoz, como promotores de
la higiene social y no por razones sim-
plemente morales, atacaban desde los
años treinta el problema de la prosti-
tución por razones de salud pública.
Ofelia Oribe de Acosta y Lucila Rubio
de Laverde, combativas luchadoras
por los derechos de las mujeres, tam-
bién denunciaban este hecho desde los
años cuarenta.
Señalaban que una de las causas
más importantes de la prostitución era
la doble moral y ubicaban su origen en gaciones. Los propiciadores de esta Un aviso publicado en
unión brutal son al mismo tiempo la revista "Pan"
el servicio doméstico, en la situación por el departamento de
de miseria y en la falta de educación quienes de esta manera indigna quie- sanidad de los
imperantes en el país. A las mujeres ren defender a sus hijos de las enfer- Ferrocarriles Nacionales,
del pueblo que desempeñaban el pa- medades venéreas» (Laurentino Mu- 1935. En estos años se
pel de bestias de carga realizando los ñoz, Tragedia biológica del pueblo co- enfrentó el problema de
lombiano.) Luego las despedían de sus la prostitución como una
oficios más duros, también se les agre- cuestión de higiene
gaba otro. Las jóvenes e incautas cam- empleos, generalmente embarazadas, social, y no sólo desde
pesinas que terminaban en los prostí- eran repudiadas por sus familias y el punto de vista moral.
bulos habían sido víctimas del atro- quedaban en el más absoluto aban-
pello sexual de los varones de las casas dono, sin más alternativa que refu-
giarse en un prostíbulo o emplearse
donde servían. «Algunos padres de fa- como meseras de cantina. Si la con-
milia aconsejaban a sus hijos ejercer la dición social de la mujer era inferior a
pretendida hombredad con ellas, con la de los varones de su propia clase so-
las infelices, carne de placer sin obli-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
18

cial, la condición de la prostituta la maba de Las Desamparadas, en la cual


asimilaba a los parias, carentes de se recibía «fraternalmente a las mujeres
todo tipo de protección. Por ejemplo, de la hez; allí llegan por la noche can-
la penalización de los delitos contra la sadas de la vida, de todos y de sí mismas
libertad y el honor sexuales, desde el y encuentran en la casa cariño, palabras
siglo pasado, contemplaba sanciones bondadosas, cama limpia y comida. In-
irrisorias en caso de ser cometidos sensiblemente este bienestar material
contra rameras, inclusive en caso de las va cogiendo, hasta que no pocas lle-
violación carnal. gan a regenerarse completamente, a ha-
En el año de 1942 el Ministerio de cerse útiles y a olvidar el pasado». (Re-
Trabajo, Higiene y Previsión Social vista Letras y encajes, n.° 118, mayo de
expidió la resolución n.° 382, por la 1936). No obstante los criterios huma-
cual se reglamentaba la prostitución. nitarios que inspiraban a las promotoras
En ella se definía a la prostituta como de esta obra, fueron atacadas social-
la mujer «que habitualmente practi- mente porque se consideraba que era
que el coito con varios hombres indis- un acto de alcahuetería con las «muje-
tintamente y viva en prostíbulos o res perdidas».
casas de lenocinio o las frecuente». La difusión de las enfermedades ve-
Creaba funcionarios encargados de la néreas era médicamente incontrolable
vigilancia y control del ejercicio de la por la carencia de antibióticos, prin-
prostitución y obligaba a que en las al- cipalmente antes de 1945, y constituía
caldías de los municipios se llevaran li- un problema alarmante para la salud
bros de registro de meretrices. Por el pública. Las de mayor ocurrencia y ri-
contrario, el Concejo de Bogotá en gor eran la sífilis y la blenorragia. El
1948 prohibió la prostitución y acabó Estado pretendía después de 1925 or-
con la delimitación de las zonas de to- ganizar campañas de sanidad de las
lerancia en la capital del país. Estas enfermedades sexuales. El doctor Mu-
dos reglamentaciones expresan la di- ñoz criticaba en estas medidas el que
versidad de criterios que existían para sólo se vigilara a las mujeres: «se ha
manejar este hecho social: uno per- considerado que la mujer es la culpa-
misivo, que lo reconocía reglamentán- ble siempre y no el hombre. Los hom-
dolo, y otro represivo, que lo negaba, bres contaminan por doquier a las mu-
eliminándolo legal pero no socialmen- jeres y a los dispensarios no acerca la
te, ya que los prostíbulos se reubica- policía sino a las mujeres públicas.»
ban geográficamente. El problema era más complejo por-
Frente a la prostitución no sólo se que el contagio venéreo no era sólo
presentaba la aceptación de las muje- asunto de prostitutas, sucedía en oca-
res «honradas» como defensa de su siones que las esposas eran contami-
honorabilidad, sino que hubo expre- nadas por sus maridos. Con todo el
siones de solidaridad inscritas en la ca- tabú cultural existente sobre los temas
ridad cristiana. Las señoras de las cla- relacionados con el sexo, este proble-
ses ricas de Medellín crearon desde los ma no se trataba abiertamente. Silen-
años veinte formas de protección a la ciosamente circulaba esa amenaza en
mujer. Una de las instituciones se lla- el seno de las familias de las distintas
maba la Casa de Jesús, María y José, clases sociales. No obstante, en el
para atender a la mujer «caída que en Cuarto Congreso Internacional Fe-
un momento de locura, ignorancia, menino, celebrado en Bogotá en el
irreflexión o miseria sucumbió al re- año de 1930, fue presentado un estu-
clamo amoroso de un hombre avieso». dio titulado «Lucha contra las enfer-
Como imitación de casas similares medades específicas». Virginia Ca-
existentes en Francia, tenía por objeto macho presentó su trabajo, pese a los
atender a las mujeres que con su pri- escándalos que podía provocar y con
mer hijo en brazos deambulaban sin la debida bendición del jesuíta Félix
amparo por las calles. Otra casa se lla- Restrepo. Planteaba que el contagio
Capítulo 1 19

venéreo era uno de los más graves A raíz de la primera guerra mun-
«azotes que acechan a la mujer hon- dial, las mujeres ingresaron masiva-
rada al celebrar el matrimonio y du- mente en Europa y en los Estados
rante él». Combinaba además en su Unidos a los grandes centros de pro-
argumentación las doctrinas en boga ducción fabril. Se produjeron trans-
por aquella época y difundidas por el formaciones en las costumbres y en las
nazismo, relativas a la necesidad de tradiciones. Las mujeres cortaron sus
«depurar la raza» y desarrollar políti- trenzas, cambiaron sus decimonónicas
cas de «higiene de la raza». Proponía ropas largas y pesadas por trajes cor-
tres medidas concretas: la atención es- tos y livianos que facilitaran sus mo-
tatal gratuita y obligatoria a quienes vimientos. Por imperativos económi-
estuvieran contaminados, la exigencia cos y laborales salieron de la tutela fa-
del certificado médico prenupcial que miliar y se adaptaron a las nuevas exi-
acreditara el estado de salud de los gencias de la vida de trabajadoras asa-
contrayentes y, por último, la creación lariadas. Se generaron nuevas formas
del delito de contagio venéreo, ya im- de relación, no sólo social y econó-
plantado en países como Noruega, Di- mica, sino en el manejo del cuerpo, en
namarca y Alemania. La necesidad de el orden de los afectos y en el com-
establecer legalmente el certificado portamiento sexual.
médico prenupcial fue una reivindi- La Iglesia católica, en el año de
cación que aparece en las luchas de las 1930, expidió una instrucción a los obis-
mujeres colombianas hasta los años pos de todo el mundo sobre las mo-
sesenta, sin que el legislador hubiera das femeninas. Para impedir los
tomado medidas al respecto. daños que a las buenas costumbres
«acarrea el indecoroso modo de vestir
La defensa del pudor que tanto iba cundiendo entre las mu-
jeres, incluso de las que se tenían por
Como atributo femenino, la defensa piadosas», lanzó esta cruzada. En ella
del pudor ha sido en la historia de Co- comprometían desde párrocos hasta
lombia objeto de especial atención. directores de colegios, maestras de es-
Éstos son algunos de los aspectos ilus- cuela, padres de familia, para «instar,
trativos de la forma en que el cuerpo reprender, rogar y amonestar a las
de la mujer era ordenado y vigilado. mujeres a que usen vestidos modestos

Propaganda de un elixir
contra las "enfermedades
de la mujer". El pudor,
como atributo femenino
es patente en la leyenda
debajo de la figura:
"Un botón de rosa
mexicano".
20 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

bautismo y confirmación. Otra de las


recomendaciones era la de alejar a las
niñas de los «ejercicios y concursos
gimnásticos públicos».
En Colombia, el obispo de Santa
Rosa de Osos, Miguel Ángel Builes,
se había adelantado a las orientacio-
nes del Vaticano. Famoso por su be-
ligerancia en la defensa de la fe cató-
lica y su ataque pertinaz al liberalis-
mo, la masonería y el comunismo, que
eran el anuncio del caos de la huma-
nidad, expidió en el año de 1927 una
carta pastoral sobre el laicismo. En
ella se refería especialmente a la moda
femenina. Planteaba que las mujeres,
obedeciendo a la consigna del infier-
no, se refinaban cada vez más en el
arte de «desnudarse elegantemente».
Anunciaba la ruina de la sociedad por-
que perdida la mujer se perdió todo,
«nuestras mujeres ya no se tiñen del
suavísimo carmín de la vergüenza y el
pudor, antes bien andan por las calles
y plazas con aquel descoco». Señalaba
explícitamente el tipo de moda que
con tanto ahínco atacaba: «han re-
suelto aparecer, ¡pásmese el cielo!,
vestidas de hombre y montadas a hor-
cajadas con escándalo del pueblo cris-
tiano y complacencia del infierno».
Para poner remedio a esta situación,
se reservaba el obispo la facultad de
absolver este pecado contra la moral,
sin que pudiera hacerlo ninguno de los
vicarios de su jurisdicción. Puesto que
por el hecho de montar a horcajadas
«creemos que se peca contra la ley na-
tural, por los desastrosos efectos que
de esto provienen».
Damas de Medellín que sirvan de ornato y defensa de la
en los años 20. virtud». Impulsaba la creación de una La vigilancia del pudor femenino
En 1930, la Iglesia
católica expidió una especie de ligas de la decencia llama- era una tarea realizada por los párro-
instrucción a los das «Asociaciones Piadosas de Muje- cos, que con especial severidad esta-
obispos de todo el res», para que trabajaran por «acortar blecían patrones a los que debía so-
mundo sobre las modas los abusos en el vestido y promuevan meterse su feligresía. Los conocidos
femeninas, recomendando la pureza de las costumbres y el ves-
la fundación de «pulpitazos» de los párrocos eran uti-
asociaciones piadosas tido honesto». También contempló la lizados contra los liberales en época
de mujeres para cortar instrucción vaticana las sanciones co- preelectoral y contra las mujeres in-
los abusos en el rrespondientes: las transgresoras de- fractoras de esos códigos en cualquier
vestido bían ser expulsadas de los institutos de tiempo. Virginia Gutiérrez, durante
enseñanza. Ordenaba además no su- su investigación en los años 1956 y
ministrar la comunión a las niñas y 1958, constató una serie de normas al
mujeres que usaban vestidos inmodes- respecto, principalmente en pueblos
tos, ni aceptarlas como madrinas de antioqueños y en el Oriente de Cal-
Capítulo 1 21

das. No eran lícitos «los bailes familia- y se reglamentara la educación física y


res, los paseos campestres con presen- los deportes en las escuelas y colegios,
cia simultánea de ambos sexos, el dejando en claro que con ello no se
baño mixto, la equitación femenina, atentaba contra la feminidad. No obs-
montar en bicicleta, en patines, usar tante, en el país, las mujeres de la eli-
slack en ninguna oportunidad [...] La te, desde principios de siglo, practi-
infractora de tales normas recibía al caban deportes tales con el tenis o el
domingo siguiente la sanción pública, basquetbol y utilizaban bicicletas,
pues el nombre de la infractora y el de pese que se consideraban atentatorias
su madre eran denunciados y su con- contra el recato y el pudor femeninos.
ducta calificada como merecedora de En el proceso de industrialización
sanción colectiva». Se obligaba a la en Colombia, desde principios de siglo
progenitora y a la infractora a devol- se utilizó mano de obra femenina. La-
ver las cintas y medallas de Hijas de boraban principalmente en trilladoras,
María y de Madres Católicas, que las fábricas de tejidos, de cigarros y ci-
acreditaban como personas ejem- garrillos. Luis Ospina Vásquez dice
plares. que en Antioquia, en 1916, el 87 % de
En el Congreso Internacional Fe- las obreras eran solteras, el 71 % me-
menino de 1930 fue tratado también el nores de 24 años y el 40 % de ellas
problema de la educación física de la procedían de lugares distintos a Me-
mujer. La médica norteamericana E- dellín. Eran por tanto mujeres jóvenes
thel Barrington y la colombiana Su- que salían de la tutela y protección fa-
sana Wills de Samper, con la sutileza miliares, enfrentaban la vida con ma-
que el tema exigía en aquella época, yores libertades y estaban en contacto
sustentaban la necesidad de ejercitar cotidiano con sus compañeros de tra-
el cuerpo y desarrollarlo. Reivindica- bajo. En el año de 1912 se fundó en
ban la práctica de los deportes olím- Medellín el Patronato de Obreras, pa-
picos y de la gimnasia para la mujer. trocinado por los jesuítas y las señoras
Planteaban solicitudes al Ministerio de de la alta sociedad. Su objetivo era
constituir un asilo para recoger a las
Educación para que hiciera cumplir «hijas del trabajo», enseñarles a co-
las normas dictadas sobre esa materia

Paseo en el Poblado,
Medellín, 1916.
En los pueblos de
Antioquia y Caldas no
eran lícitos
"los bailes familiares,
los paseos campestres
con presencia
simultánea de ambos
sexos, el baño mixto,
la equitación femenina
montar en bicicleta
o en patines,
usar 'slacks' en
ninguna ocasión".
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
22

nocer los peligros del mundo, «las ver- blema que iba desde la congestión
dades fundamentales que les servirían provocada por los curiosos en las ace-
de escudo en el porvenir» y recordar- ras aledañas, hasta las llamadas de los
les los peligros a que estaban expues- políticos y las señoras escandalizados
tas «las obreras sin una mano cariñosa por semejante exhibición. Antioquia.
que les señale el camino luminoso del que fue el departamento pionero en el
deber y las bellezas de la virtud». En proceso de industrialización del país,
el año de 1920 se llevó a cabo en la generó al mismo tiempo mecanismos
fábrica de Bello una huelga promovi- de defensa de las más rancias tradicio-
da por el personal femenino que allí nes morales y religiosas.
laboraba y dirigida por Betsabé Espi- Débora Arango, joven pintora an-
nal. Sus reivindicaciones fundamen- tioqueña, participó en 1939 en una
tales eran el alza de salarios, que se les muestra de pintores profesionales rea-
permitiera usar alpargatas para asistir lizada por la Sociedad de Amigos del
al trabajo y el despido del director de Arte y a ella le fue adjudicado el único
la fábrica y de otros capataces por las premio de la exposición. Sus obras
agresiones sexuales contra cinco obre- provocaron violentos ataques de los
ras. Después de este movimiento se sectores más reaccionarios de la socie-
ampliaron los servicios del patronato dad. No era sólo la pintura de cuerpos
con atención de dormitorios, escuelas desnudos de mujeres lo que motivó tal
de economía doméstica, sindicatos de oposición, sino el hecho de ser reali-
la aguja y demás formas de vigilancia zados por una mujer. El periódico La
y utilización del tiempo libre de las Defensa trató sus cuadros como una
obreras que no se encontraban bajo la «obra impúdica que firma una dama y
protección familiar. que ni siquiera un hombre debiera ex-
Esta preocupación por la virtud de hibir, pero ni aun pintar». Afirmaba
las obreras aparece también en el pe- que, en vez de ser colgados en los sa-
riódico de Coltejer, Lanzadera, que lones del Club Unión, deberían estar
en 1945 dedicó un artículo a la virgi- en la antesala de una casa de Venus.
nidad. Allí se afirmaba que lo mismo La revista femenina Letras y encajes
que en toda familia honrada, la mujer exaltó su obra por vigorosa y cálida
en Coltejer era el centro de mayor «obra de artista y no de muchacha afi-
atención. Expresaba que «son indes- cionada a pintar cosas bonitas para sus
criptibles las humillaciones que sufren amistades». La prensa liberal hizo una
a diario todos y cada uno de los pa- fuerte defensa de los valores artísticos
rientes de la-mujer corrompida». Ex- y personales de Débora Arango, y el
plicaban que el único remedio que se diario conservador El Colombiano
ha encontrado para tan grave mal, también la respaldó.
«hasta la fecha, es la gracia de Dios. Su estilo quebrantaba los cánones
La mujer que lo ama lleva custodiada de la pintura femenina, recatada, in-
su virginidad mejor que si un piquete trascendente, motivo de ornato y
de guardias la vigilara en el día y en la transmisora de los valores morales
noche». predominantes. En Débora Arango
Todo este sistema de prohibiciones había toda una formación conceptual;
que pesaba sobre el cuerpo de la mu- afirmaba, entre otras cosas, que el
jer se reflejaba, en la actividad esté- arte no tiene que ver con la moral, no
tica, en la prohibición de mostrar su es ni inmoral ni moral, «su órbita no
cuerpo. En el año de 1927 un comer- acepta ningún postulado ético». Bajo
ciante de Medellín colocó en su vitrina la influencia que sobre ella ejerció el
una copia de la Venus de Milo. Este expresionismo, continuó pintando,
hecho produjo tal conmoción, que además de sus desnudos, obras que re-
hasta el alcalde de la ciudad tuvo que
intervenir para que fuera retirada a un flejaban la temática de una sociedad
lugar menos visible. Se creó un pro- desgarrada. Lo apreciamos en obras
tales como El placer, La lucha por la
Capítulo 1
23

"Hermanas de la caridad",
óleo de Débora Arango
(1930), en la colección
de la artista, Medellín.
"Su estilo quebrantaba
los cánones de la
pintura femenina,
recatada, intrascendente,
motivo de ornato y
transmisora de los
valores morales
predominantes".
Fue, además, en su
época, la más dura
pintora de temas
políticos y de
realidades sociales
en el país.

vida, El amanecer, Trata de blancas, calificó su trabajo como una muestra


Angustia, Los que entran y los que sa- de arte aplebeyado, hecho para repre-
len y Maternidad. Otro aspecto de la sentar las «más viles pasiones lujurio-
obra de Débora Arango era que trans- sas, dedicadas a halagar perturbadores
gredía las imágenes y modelos de mu- instintos sexuales».
jer predominantes socialmente. Por Débora Arango, al igual que otras
ejemplo, ella afirmaba que trató «de que transgredieron los cánones im-
dibujar el rostro casto de una mujer puestos a la mujer, fue perseguida, so-
para hacer La mística, y, en contra de bre ella pesó también la amenaza de
todas las fuerzas de mi voluntad, re- la excomunión, se refugió en su hogar
sultó el rostro de una pecadora». aislada de la sociedad hasta el año de
En el año de 1940, el ministro de 1975, cuando en otro contexto social
Educación, Jorge Eliécer Gaitán, la pudo exhibir públicamente sus obras.
invitó a Bogotá. Allí participó en el
Primer Salón de Artistas Nacionales y Reconocimiento de los derechos
en el Teatro Colón se le organizó una económicos de la mujer casada,
muestra individual de su obra. Era un y la ley 28 de 1932
momento de agudos ataques de la
oposición conservadora a las políticas En el año de 1919, la asamblea obrera
democráticas del gobierno en materia en la cual se fundó el Partido Socialis-
cultural. Laureano Gómez calificó sus ta, se ocupó de la situación de la mujer
trabajos de pornográficos, que su ex- y en la plataforma que allí se aprobó
hibición, junto con otras obras, aten- establecieron que el socialismo colom-
taban contra la patria fundada en biano se comprometía a trabajar por
Dios, el derecho, la seguridad y el «que la mujer tenga mayores garan-
bien, que el gobierno liberal pretendía tías». Así mismo, el Partido Liberal,
destruir. El periódico El Siglo, en un en la Convención de Ibagué, reunida
artículo titulado «Acuarelas infames», en el año de 1922, aprobó en su pro-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

24

grama de acción la lucha por una re- El debate sobre este aspecto parti-
forma legislativa que «mejore la con- cular de la condición de la mujer ge-
dición de la mujer casada, y que en ge- neró la discusión sobre otros tópicos
neral asegure a la mujer en la vida so- intocables hasta ese momento. La ma-
cial el alto y libre puesto que le co- yoría de los conservadores en el Par-
rresponde». lamento, más papistas que el papa, te-
En el año de 1930 se empezó a de- mían contrariar los principios invoca-
batir el reconocimiento de los dere- dos por la Iglesia católica y se consti-
chos patrimoniales de la mujer casada. tuyeron muchos de ellos en los guar-
Por iniciativa del gobierno de Enrique dianes de la moralidad pública su-
Olaya Herrera fue presentado al Con- puestamente amenazada con el pro-
greso un primer proyecto tendente a yecto. Uno de ellos llegó a afirmar que
otorgar la igualdad patrimonial de la la ley era «la financiación del adulte-
mujer en el matrimonio. Este proyec- rio». El representante Joaquín Emilio
to fue difundido y analizado por Ofe- Sierra, miembro de la comisión que
lia Uribe de Acosta en el Congreso In- estudió el proyecto de ley. se opuso.
ternacional Femenino, reunido en el Alegaba que la cultura y civilización
mes de diciembre de ese año en Bo- en Colombia no habían llegado a los
gotá. Este primer proyecto no fue límites de las europeas y que un pro-
aprobado por el Congreso. Posterior- yecto de tal naturaleza podía llevar «al
mente, el presidente Olaya nombró al desquiciamiento de la familia y del
abogado Luis Felipe Latorre para que propio Estado culto y cristiano, que la
se encargara de hacer el estudio de las moral y la virtud de nuestras mujeres
reformas requeridas para presentar un han cultivado». Además, afirmaba
proyecto de ley en el cual se otorgaran que las disposiciones propuestas por el
los derechos civiles a la mujer casada gobierno tendían a la implantación de
y dar cumplimiento a uno de los ob- regímenes que «rechazan la educación
jetivos planteados en su campaña po- y la ideología esencialmente cristianas
lítica. del pueblo colombiano, la moral y las
costumbres hogareñas de nuestra
En la base de la argumentación del raza». Laureano Gómez. Silvio Ville-
gobierno estaban presentes, no sólo gas. Luis Ignacio Andrade Gómez
tesis de tipo humanitario, sino la evi- Estrada y Guillermo Valencia, entre
dente necesidad de incorporar la mu- otros, se opusieron al proyecto, inclu-
jer al proceso capitalista, en vía de ex- so valiéndose del abandono de las se-
pansión en el país. Se requería una siones para minar el quórum y así im-
mayor cantidad de fuerza de trabajo pedir su aprobación. Estos senadores
libre y disponible para vincular a la dejaron constancia de su voto negati-
producción, pero la mano de obra fe- vo porque «el nuevo estatuto afectará
menina estaba presa aún en las rela- gravemente la estabilidad del hogar
ciones familiares de tipo servil. Ade- colombiano y porque va directamente
más, en esta época, que fue la de la contra la unidad conyugal, base y sus-
gran crisis económica que afectó al
mundo occidental, se presentaban tentáculo del matrimonio católico». El
otro tipo de problemas en las familias periódico conservador La Defensa de
acaudaladas. Por la estructura jurídi- Medellín. aducía en su contra que la
ca, los bienes de las hijas, al contraer potestad marital quedaría relajada y el
matrimonio, pasaban a ser de propie- esposo recto no podría impedir las ac-
dad del marido y manejados arbitra- tuaciones ruinosas que hiciera la mu-
riamente por quien era designado por jer, defendía la potestad marital que
la ley administrador y jefe de la socie- es «el mando ejercido por quien tiene
dad conyugal, y en ese momento crí- derecho por la naturaleza y por la ley.
tico, las fortunas familiares estaban en Todo aquello que tienda a destruirla.
trance de ser disueltas por los manejos desorganiza el hogar, fundamento de
incontrolables de los vernos. la organización social». Pero la actua-
Capítulo 1 25

ción de los conservadores no fue uni-


forme, un sector importante de par-
lamentarios de ese grupo defendió la
reforma, como los representantes
Eleuterio Serna y Fernando Gómez
Martínez y el senador Mario Fernán-
dez de Soto.
La decidida actuación de los libe-
rales en el Congreso y la presión ejer-
cida por el gobierno hicieron posible
la aprobación de esta ley. Los defen-
sores en la Cámara de Representantes
hicieron descripciones y análisis de la
condición de la mujer. Equiparaban el
problema de la mujer a los problemas
sufridos por las masas campesinas y
obreras, atacaron la doble moral en la
legislación que aplicaba «unos crite-
rios para el señor, para el amo, y otros
para la mujer, la sierva». El Senado de sus futuras esposas, descartando de Georgina Fletcher,
la República fue más tradicional en el una vez y para siempre el interés de la directora del Centro
análisis. Temían que lo radical de la herencia o dote, «que, según parece, Femenil Colombiano,
reforma produciría un salto revolucio- en muchos pretendientes es el princi- fotografiada en la
nario, para el cual no estaba prepa- Quinta de Bolívar, de
pal aliciente para contraer matrimonio Bogotá, durante la
rada la sociedad colombiana y se de- y las jóvenes se sentirán satisfechas sa- realización del
claraban partidarios de una evolución biendo que se las solicita y ama por su IV Congreso Femenino,
moderada y progresiva. No obstante, valor intelectual y moral y no por el de del cual fue
aprobaron la ley porque en la opinión la fortuna que posean». presidenta,
nacional existía una fuerte presión fa- diciembre de 1930.
Al Congreso llegaron también co- Dos años después,
vorable a ella, «el cuerpo de abogados municaciones de grupos de mujeres de presionó con su
de la capital la acoge y patrocina; dig- Neiva y Manizales, en las cuales pe- organización la
nísimas señoras de nuestra sociedad la dían que la reforma no fuera fragmen- promulgación de la ley
prohijan de manera entusiasta, el go- 28 de 1932, que
taria, sino que se limpiara la legisla- consagró la libre
bierno la considera indispensable y la ción de todo aquello que menoscabara administración por
Cámara la adoptó ya en tres debates, la dignidad de la mujer. Clotilde Gar- parte de la mujer
con asentimiento unánime de sus di- cía de Ucrós fue la abanderada de un de sus propios bienes
putados». grupo de mujeres que durante la dis- habidos antes o después
del matrimonio.
Pese a la falta de conciencia que en- cusión del proyecto se hizo presente
tre la mayoría de la opinión femenina en el Senado y la Cámara para presio-
existía sobre la necesidad de la refor- nar la aprobación de la ley 28 de 1932.
ma, un sector de mujeres se dirigió al Esta ley, expedida en noviembre y
Parlamento para presionar la aproba- que entró en vigencia el primero de
ción de la ley. El Centro Femenil Co- enero de 1933, modificó la potestad
lombiano, organización dirigida por marital en la parte relativa a los bienes
Georgina Fletcher y cuyo emblema lo de la mujer. Consagró la libre admi-
constituían las iniciales del nombre de nistración y disposición de los bienes
la organización rodeadas por una pertenecientes a cada uno de los cón-
gruesa cadena, presentó el 12 de no- yuges al momento de la celebración
viembre de 1932 un memorial firmado del matrimonio y de los adquiridos du-
por cien mujeres. En él afirmaban, en- rante su vigencia. Estatuyó la respon-
tre otras cosas, que con la ley se coo- sabilidad de cada cónyuge en las deu-
peraba a la tranquilidad conyugal, das personales y la solidaridad ante
porque los nuevos esposos se ocupa- terceros por las contraídas para satis-
rían por las cualidades y virtudes de facer las necesidades domésticas. Dio
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

26

a la mujer casada la facultad de com- de que en Colombia los más altos ins-
parecer libremente en juicio y eliminó titutos de educación femenina no da-
las autorizaciones maritales para el ban ni siquiera una preparación equi-
manejo de sus bienes. valente al bachillerato masculino y
Sin embargo, la costumbre de tan- afirmaba que «la mujer que quiere sa-
tos siglos no se termina por la expe- ber un poco más tiene que estudiar
dición de una ley. La gran mayoría de sola y exponerse a recibir las críticas
las mujeres beneficiadas por la ley, o sociales que por eso se le hacen».
no la conocieron o temieron aplicarla. La mujer podía realizar los estudios
Se necesitaron no sólo el paso de los de magisterio, que la capacitaban mí-
años sino la modificación de aspectos nimamente para ejercer como maes-
sustanciales de la vida económica y so- tra, profesión socialmente aceptada
cial del país para que las mujeres hi- por ser prolongación de las labores do-
cieran efectivos sus derechos. mésticas de atención y educación de
La Revista Colombiana, dirigida por los niños. Por un decreto de 1870 se
Laureano Gómez, hacía la evaluación estableció crear en cada capital de los
de la ley un año después de expedida. estados federales una normal. En el
Afirmaba que las buenas mujeres no año de 1872 se creó la primera de ellas
la habían puesto en práctica y que la en Bogotá, con 80 alumnas. La ley 39
casi totalidad de los hogares constitui- de 1903 dispuso la creación de una es-
dos como Dios manda, han seguido el cuela normal para varones y otra para
mismo curso. Concluía que «la mujer mujeres en las capitales de los de-
administradora de bienes, agitada en- partamentos, para «formar maestros
tre las multitudes que negocian, su- prácticos, más pedagogos que erudi-
dorosa por el afán de los quehaceres tos». El decreto que reglamentó esa
ley en 1904, hacía recaer los gastos de
domésticos o angustiada por el tráfago la educación primaria masculina en los
de la política puede llegar a inspirar presupuestos departamentales; pero
admiración, pero no infunde amor. Y las escuelas de niñas debía sostenerse
la mujer tiene que ser ante todo amor, por los aportes de los habitantes de
amor de novia, amor de madre, cada distrito. Las escuelas de niñas po-
amor... siempre amor». dían ser regentadas por mujeres, pero
las de niños sólo podían serlo cuando
Educación de la mujer a ellas concurrieran estudiantes me-
nores de doce años. En el año de 1927
Hasta muy avanzado el siglo xx, en fue abierto el Instituto Pedagógico
Colombia se pensaba que la educación Nacional para señoritas y a partir de
de la mujer debía circunscribirse a los ese momento se hace un mayor énfasis
rudimentos que coadyuvaran al de-
sempeño de sus funciones naturales de en la educación del magisterio feme-
madre y esposa. La instrucción de la nino. En su programa se proponía la
mujer se reducía, pues, en los escasos formación de profesores de preesco-
sectores de la población que tenían ac- lar, crear un colegio de segunda en-
ceso a ella, a la enseñanza de la reli- señanza, orientado a formar alumnas
gión, de la lectura y la escritura, pocas en la carrera del magisterio, el esta-
nociones de historia y geografía y to- blecimiento de la Facultad de Ciencias
dos aquellos elementos que le permi- de la Educación para mujeres en la
tieran cumplir con las obligaciones fa- cual se preparaban para la enseñanza
miliares, como bordado, costura y no- y para la inspección de la educación
ciones de economía familiar. Existía pública.
una clara delimitación entre la edu- El acceso de la mujer a la educación
cación masculina y la femenina. María comercial se dio principalmente a par-
Rojas Tejada, institutora antioqueña, tir del proceso de industrialización del
se quejaba, en una conferencia pro-
nunciada en Pereira en el año de 1927, país. Se requería fuerza de trabajo es-
pecializada en actividades comerciales
Capítulo I 27

y de oficina, con preparación contable tipo de educación secundaria, en la fa-


y mecanográfica, siendo éste un sector cultad de odontología. También como
de interés para las mujeres de clase cosa excepcional, la Universidad de
media. En el año de 1908 fue creada Cartagena concedió el grado de mé-
la Escuela Nacional de Comercio para dica a una norteamericana en el año
personal masculino y que a la postre de 1925.
se convirtió en un bachillerato más. Sobre la educación en general pe-
En los colegios femeninos se fue im- saban normas religiosas, impuestas
plantando, a partir de los años veinte, por el régimen de la Regeneración al
además de la educación normalista, la suscribir el Concordato en el año de
educación comercial. En el año de 1887, que entregaba a la Iglesia cató-
1937 el gobierno, dentro de su obra re- lica la suprema vigilancia de los con-
formadora, hizo la reglamentación y tenidos y textos de la enseñanza.
unificación de los pénsumes y estable- El gobierno de Enrique Olaya He-
ció los grados: uno elemental por el rrera abrió a las mujeres la posibilidad
cual en pocos años se adquiría la ca- de realizar estudios secundarios en
pacitación técnica comercial; y el otro,
un bachillerato con orientación pro- igualdad de condiciones con los varo-
fesional comercial. La preparación co- nes y, por lo tanto, el ingreso a la uni-
Estudiantes de la
mercial tenía mucha demanda entre la versidad, mediante los decretos 1.874 facultad femenina de
población femenina. Por ejemplo, en de 1932 y 227 de 1933. la Universidad
1940 se matricularon en institutos pri- Cuando en el año de 1936 fue fun- Javeriana de Bogotá,
dado por el gobierno, en la ciudad de en 1939.
vados 4.000 hombres y 5.677 mujeres. La primera mujer
En 1941, en los públicos ingresaron Medellín, el Instituto Central Feme- bachiller fue admitida
478 hombres y 754 mujeres, y en los nino, con el objeto de impartir a las en la Universidad
privados, 3.210 hombres y 5.217 mu- jóvenes el bachillerato, paralelamente Nacional en 1936,
jeres (Gabriela Peláez Echeverri, La la oposición clerical y conservadora y un año más tarde
creó la Escuela Normal de Señoritas. ingresó el primer
condición social de la mujer en Colom- grupo de mujeres a esa
bia.) También el Instituto Pedagógico La primera rectora del Central Fe- institución. En 1937
Nacional autorizó, a partir de 1930, menino fue la institutora Lola Gon- se graduó la primera
que señoras y señoritas participaran, zález, quien fue obligada a renunciar profesional del país:
en calidad de asistentes, en cursos de por las presiones a que fue sometida. Mariana Arango Trujillo.
estudios superiores, siempre que tu-
vieran la preparación suficiente, a jui-
cio del consejo directivo.
Los índices de alfabetismo y anal-
fabetismo por sexos en el país son ele-
mentos indicativos del grado de ins-
trucción primaria. En los censos de
1938, 1951 y 1964, las mujeres fueron
mayoría dentro del grupo de anal-
fabetas, que constituían el 53 %, el
52 % y el 53 %, respectivamente. En
el grupo de alfabetas eran el 49 %,
en 1938 y 1951, y el 51 % en 1964.
Entre otras razones, por la discri-
minación educativa que impartía a la
mujer un bachillerato que no la ca-
pacitaba para ingresar a la universi-
dad, la mujer no tenía acceso a las
profesiones liberales. Sin embargo, la
Universidad de Antioquia, desde el
año de 1932 había permitido el ingreso
de mujeres que habían cursado ese
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
28

Escuela Normal de
Señoritas, de Medellín,
1910, foto de Benjamín
de la Calle.
Un decreto de 1870
había ordenado la
creación de normales
en las capitales de los
9 Estados.

Era tal la dimensión de los ataques, promiscuidad y la igualdad niveladora


que el gobierno no encontró una mu- entre los sexos. El obispo de Santa
jer del país dispuesta a enfrentar la di- Rosa de Osos, Miguel Ángel Builes,
famación y la persecución. Por ello, atacó la coeducación y también la edu-
contrató a la educadora española En- cación sexual impartida en las escuelas
riqueta Seculi Bastida, mujer progre- por médicos, por considerarla incon-
sista y culta, que se encontraba refu- veniente y peligrosa y parte de los pos-
giada en Francia. También su gestión tulados de los enemigos de la Iglesia y
sufrió los ataques y el acoso de los de- de la patria. El obispo de Pasto lanzó
fensores de la moral cristiana y de la una condena de excomunión, en el
virtud de las mujeres antioqueñas, su- año de 1936, contra la Universidad de
puestamente puestas en peligro por el Nariño, porque en sus aulas estaban
régimen liberal. Sin embargo, recibió presentes varias mujeres estudiantes.
el apoyo de las estudiantes que reali- Pero la oposición a la coeducación
zaron una huelga de protesta. no era sólo asunto del clero y los con-
Otro aspecto que afectaba la edu- servadores. En el año de 1934, cuando
cación era el relativo a la separación se discutía en el Congreso el proyecto
por sexos a nivel primario, factor que de reorganización del Ministerio de
disminuía el tiempo escolar principal- Educación presentado por el ministro
mente en el sector rural, ya que la Luis López de Mesa, se expresaron las
maestra tenía que impartir la instruc- voces de políticos liberales que se le
ción separada a niños y niñas en ho- oponían. El representante Germán
rarios diferentes diariamente. Si ésta Arciniegas, dirigente destacado de la
era una tradición heredada desde el si- juventud liberal, se oponía al ingreso
glo pasado, el régimen liberal que lle- de la mujer a la universidad. Aducía
gó al poder en 1930 empezó a hacer que la coeducación traía como conse-
reformas en este sentido. La Iglesia cuencia trastornos sexuales y que en la
católica se oponía también con em- práctica no había resultado nunca, que
peño a la coeducación. El papa Pío XI por lo tanto permitir su ingreso traería
se había referido al tema en su encí- un grave mal en vez de provecho. Ata-
clica sobre la educación. Aducía que có la iniciativa como de «simple brote
este sistema era erróneo y peligroso demagógico y que desde don Alfonso
para la educación cristiana, puesto el Sabio estaba dicho que la mujer no
que estaba fundado en doctrinas na- es sujeto competente para ciertos me-
turalistas que negaban el pecado ori- nesteres y profesiones que pertenecen
ginal y se producía como resultado la y corresponden a los hombres». Los
Capítulo1 29

representantes Gerardo Molina y Jor- «cuanto marchite la sensibilidad es


ge Eliécer Gaitán fueron defensores para la mujer pérdida ruinosa». Las
del ingreso de la mujer a la universi- llamaba a regresar a su propia perso-
dad en este debate. Posteriormente, nalidad de mujeres, ya que «en tanto
en el año de 1945, Germán Arcinie- el varón construye la fábrica de la cul-
gas, desde el Ministerio de Educación, tura y va elaborando el tejido de la
creó las Universidades Femeninas, historia, la mujer reine y ahonde y dé
para que impartieran a las mujeres calor de afecto al mundo del hogar».
una educación profesional propia de Este pronunciamiento del ministro
su sexo, tales como orientación fami- provocó enconadas críticas de parte
liar, servicio social, secretariado y de- del dirigente conservador Augusto
lineantes de arquitectura. Trastocó Ramírez Moreno y de las mujeres que
parte de los avances igualitarios y de- en ese momento participaban activa-
mocráticos que en materia de educa- mente en una campaña nacional por el
ción femenina había logrado implan- reconocimiento de sus derechos polí-
tar la República Liberal. ticos.
Durante el segundo gobierno de Al- También el escritor antioqueño Fer-
fonso López Pumarejo, su ministro de nando González se había referido, en
Educación, Antonio Rocha, también 1936, en su libro Los negroides, a la
se declaró en contra de la educación educación de la mujer. Afirmaba, en-
superior de la mujer, a pesar de que tre otras cosas, que «ningún ser tan va-
el gobierno estaba tratando de implan- cío, más repugnante y ficticio que la
tar reformas políticas que dieran a la bachillera, aquella que reniega del
mujer la posibilidad de ejercer sus de- amor y coge como sucedáneo o ven-
rechos ciudadanos. En el acto de gra- ganza las ciencias o las artes. Ninguna
duación de las bachilleres del Gimna- hermosa es bachillera. Coincide el ba-
sio Moderno en noviembre de 1944, chillerismo con la sequedad vital».
Antonio Rocha pronunció un discurso La primera mujer bachiller fue ad-
en el cual llamaba a las jóvenes a re- mitida en la Universidad Nacional en
flexionar acerca de si conquistar un el año de 1936, pero fue en 1937 cuan-
nombre profesional era un triunfo o do ingresó el primer grupo de mujeres
una equivocación lamentable, porque a esa institución. En ese mismo año se

Escuela Normal de
Señoritas, de Cartagena,
1910.
La ley 39 de 1903
había dispuesto la
creación de una escuela
normal para varones
y otra para mujeres
en todas las capitales
de departamento.
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
30

graduó la primera profesional del país, 402 varones y 11 mujeres; en el año de


Mariana Arango Trujillo, que recibió 1948 fueron 740 hombres y 74 muje-
el título de odontóloga en la Univer- res; en 1950, 737 varones y 128 mu-
sidad de Antioquia. Las excepcionales jeres. Hasta el año de 1965 todavía se
aptitudes demostradas por la mujer en daban grandes diferencias en la edu-
la universidad constituyeron la prueba cación profesional masculina y feme-
fehaciente de su capacidad y dieron nina, cuando egresaron 2.784 hombres
cuenta del surgimiento de un nuevo y 915 mujeres. (Lucy Cohen, Las co-
tipo de mujer. Rosita Rojas Castro re- lombianas ante la renovación univer-
cibió su diploma de abogada del Ex- sitaria. )
ternado de Derecho en 1942. Es im-
portante destacar que la tesis de grado El trabajo de la mujer
de la primera abogada de la Univer-
sidad Nacional, Gabriela Peláez Eche- Ha existido la creencia común de que
verri, versó sobre La condición social la mujer no ha trabajado, o que sólo
de la mujer en Colombia; sus jurados empezó a hacerlo a partir de su vin-
Jorge Soto del Corral y Antonio Gar- culación a la producción fabril. Esta
cía pidieron que fuera laureada. La creencia se refleja también en la his-
Universidad le concedió mención ho- toria económica del país, en la cual la
norífica. actividad económica de la mujer se re-
Durante esos primeros años las mu- gistra de manera incompleta por los
jeres universitarias optaron por carre- criterios de valoración prevalecientes.
ras tales como química, farmacia, bac- Han sido trabajos asociados con las la-
teriología, excepcionalmente por me- bores tradicionales del hogar, en la
dicina, derecho e ingeniería. El pro- economía campesina de autoabasteci-
ceso de ingreso de la mujer a la uni- miento o en las empresas familiares.
versidad fue no sólo lento, sino de Son actividades socialmente no apre-
carácter elitista, como ha sido la edu- ciadas como aporte económico, ya que
cación superior en Colombia. En el han sido realizadas en la privacidad
año de 1938 egresaron de las univer- del hogar, usualmente no remunera-
sidades colombianas 278 hombres y 6 das y generalmente el producto de
mujeres; en el año de 1944 lo hicieron este trabajo ha sido captado por el va-

Vendedoras de carbón,
Medellín, 1919.
"A las mujeres del
pueblo les tocaba
realizar los más duros
destinos domésticos..."
Capitulo 1
31

Lavandera, de Medellín,
fotografía de Melitón
Rodríguez, 1920.
Trabajo "invisible"
que se convierte en
visible cuando
no se realiza...

rón, jefe del hogar. Sin embargo, en que se convierte en visible cuando no
las variaciones culturales que se ex- se realiza. Efectivamente, las mujeres
presan en las distintas regiones del han llevado a cabo a lo largo de la his-
país encontramos diferencias en el tra- toria del país no sólo las tareas atinen-
to social y familiar del trabajo feme- tes a la reproducción biológica de la
nino. especie, sino las relativas a la reposi-
Los censos de población realizados ción y reproducción diaria de la fuerza
en Colombia han tenido criterios cam- de trabajó. Además de la socialización
biantes con respecto al trabajo de la de los niños, que se traduce en incul-
mujer. El de 1870 incluía datos espe- carles las normas y valores básicos de
cíficos sobre las actividades femeni- la cultura, que les permitan luego
nas, pero los de 1905, 1912, 1918 y adaptarse socialmente y garantizar la
1928 las excluyeron. Posteriormente supervivencia del orden establecido.
los censos de 1938, 1951, 1964 y 1974 No obstante, las mujeres ejercían
han incluido dentro de la población sus funciones hogareñas de acuerdo a
económicamente inactiva al ama de su extracción social. Las mujeres de
casa. Un aspecto ignorado durante si- las clases altas cumplían su papel de
glos es el aporte que ha hecho la mu- reproductoras de la familia, ejercían
jer al sostenimiento de la sociedad en labores de vigilancia y administración
las labores domésticas, culturalmente general del funcionamiento de la casa,
asignadas a ella. Con el trabajo coti- haciéndose cargo del mando del con-
diano de preparación de alimentos, la- tingente de servidoras que hacían por
vado y arreglo de ropas, aseo e higiene ella las labores del hogar. Eran mu-
de la casa y el cuidado de los niños, jeres que podían gozar del ocio, bajo
las mujeres han contribuido a la for- la vigilancia atenta del marido, la fa-
mación de la riqueza social y familiar milia y la sociedad.
e incluso a la acumulación de capital, A las mujeres del pueblo les tocaba
sin que por ello hubieran recibido re- realizar los más duros destinos domés-
tribución económica, ni siquiera va- ticos en las casas o haciendas donde
loración social. Esta actividad de la servían. Sin protección legal de nin-
mujer en el hogar es lo que hoy co- guna clase, con un régimen salarial ar-
nocemos como «trabajo invisible», bitrario, eran enganchadas a cambio
32
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Fábrica de chocolates
Chaves y Equitativa,
de Manizales, en 1924:
una sección totalmente
atendida por mujeres.

de la alimentación y el vestido, sin jor- riada desde el siglo pasado, en las ta-
nada máxima, situación que en la bacaleras de Ambalema, en la pro-
práctica se prolonga hasta hoy día. ducción de aliños, en la confección de
A las amas de casa en las clases po- sombreros para la exportación, en la
pulares urbanas y campesinas, además recolección y escogencia de café.
de las labores diarias, correspondía la En los inicios de la industrialización
confección de vestidos, zurcido y re- fue utilizada la fuerza de trabajo fe-
paración de prendas, atención de la menina, principalmente en trilladoras,
huerta, o de labores agrícolas y man- fábricas de tejidos, de cigarros y ci-
tenimiento de animales domésticos. garrillos. Estas fábricas requerían de
Otro tipo de actividades realizadas mano de obra poco cualificada retri-
por la mujer eran las tendentes a la buida con bajos salarios. Luis Ospina
producción de alimentos, que antes de Vásquez plantea que en el año de 1922
la producción fabril eran de confec- Coltejer pagaba a los obreros salarios
ción casera. Por ejemplo, desde la co- de $ 0,50 y $ 2,70, mientras que a las
lonia se adscribió a las mujeres indí- obreras se les pagaba un salario de
genas la realización de las labores de $ 0,35 y $ 0,80. La fábrica de Rosellón
molinera, chocolatera, pastelera, con- en Envigado pagaba $ 1,00 a los hom-
fitera, para que los hombres pudieran bres y $ 0,45 a las mujeres. La contra-
desempeñar otros oficios «que nece- tación de personal en las fábricas de
sitaban mayor aplicación, ciencia y textiles favorecía ampliamente a las
trabajo», según disposición del virrey mujeres. En la fábrica de Tejidos de
en 1777. Otra clase de trabajos típi- Bello, en el año de 1916, según consta
camente femeninos los encontramos en el informe de Hacienda de ese mis-
mencionados en el código civil de mo año, laboraban 110 obreros y 400
1887: como directora de colegio, obreras. En 1912 la Compañía Colom-
maestra de escuela, actriz, obstetriz, biana de Tejidos tenía enganchados 20
posadera y nodriza. hombres y 200 mujeres y para el año
Fuera de estos trabajos domésticos de 1922 tenía 60 hombres y 240 mu-
o los que eran extensión de los mis- jeres.
mos, encontramos a la mujer vincu- A medida que fue aumentando el
lada en calidad de trabajadora asala- proceso de industrialización y de ur-
Capitulo 1 33

Fábrica de tabacos
La Universal,
de Zapatoca, Santander,
en 1917, atendida por
mujeres adultas,
niñas y también niños.

banización y que se fue tecnificando la ción era el ocio. Se constituía ella en


producción en el país, se aprecia una factor para lucir el estatus económico
disminución drástica de la vinculación del marido, a través de las ropas, las
de la fuerza de trabajo femenina en el joyas y su condición de señora bien
sector fabril, pasando a engrosar el alimentada y protegida por la capaci-
sector de prestación de servicios. Plan- dad económica del esposo. Las muje-
tean Cecilia López y Magdalena León res de los sectores populares, por el
que la mujer sale bruscamente del sec- imperio de la necesidad, rompían la
tor primario, en que pasa del 33,4 % cultura, y las encontramos en nuestra
en 1938, al 4 % en 1974; también del historia laborando, fuera de la tutela
sector secundario en el que ocupaba de la familia, solteras o casadas, y en-
el 36,4 % en 1938 y pasa al 12,5 % grosando el contingente de obreros de
en 1973 y engrosa las filas del sector la industria. Las mujeres de las clases
terciario en el cual pasa de ser el 29 % medias, aspirantes a ocupar el estatus
en 1938, al 44,8 % en 1973, aumen- de las clases altas, también estaban li-
tando así las filas de los grupos de co- mitadas en sus posibilidades laborales.
merciantes, vendedores y de servicios Salvo como maestras, no era social-
personales. mente bien visto que estas mujeres
ocuparan un trabajo remunerado.
La protección Testimonian mujeres de clase media
legal al trabajo de la mujer que durante la crisis de los años treinta
se vieron obligadas a vincularse en ca-
La norma constitucional según la cual lidad de secretarias, ayudantes de con-
«toda persona es libre de escoger pro- tabilidad, etc. y fueron objeto de cen-
fesión u oficio» tenía para la mujer sura y rechazo social. Se prohibía a las
restricciones. Además del régimen ci- jóvenes de su edad frecuentar amis-
vil que arrebataba a la mujer casada el tades con las que trabajaban, se les
manejo de su dinero y sus bienes, la quitaba el saludo y se las aislaba so-
mujer encontraba serios obstáculos cialmente.
para ejercer una profesión. Para la En general, el régimen del trabajo
mujer de las clases altas, el concepto asalariado femenino estuvo tan des-
de trabajo era prohibido y su ocupa- protegido como el de los varones, has-
34 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

gal. La ley 28 de 1932 le dio la plena


capacidad civil a la mujer y, por lo tan-
to, la habilitó en materia laboral para
contratar libremente.
Han existido, tanto en la legislación
nacional como en la internacional, dos
aspectos específicos de protección a la
mujer asalariada. Las normas que pro-
hiben que la mujer realice trabajos
insalubres o peligrosos, tanto física co-
mo moralmente, y que labore en jor-
nadas nocturnas, con el objeto de pre-
servar el honor y la moral de las obre-
ras. En el país datan estas disposicio-
nes desde 1931, año en que el Con-
greso Nacional acogió legalmente las
reglamentaciones hechas por la Or-
ganización Internacional del Trabajo
en 1919.
En el mes de octubre de 1935 el gre-
mio de las escogedoras de café, por in-
termedio del representante Diego
Luis Córdoba, presentó al Congreso
un memorial suscrito por trescientas
obreras, en el cual denunciaban la si-
tuación laboral a que las tenían so-
metidas las casas exportadoras. En él
se referían principalmente a los atro-
pellos a que eran sometidas como mu-
jeres, y a la desprotección que sufrían
como madres asalariadas. Acusaban,
entre otras, a la empresa Hary Land
de obligar a sus obreras embarazadas
Dos maestras, ta los años treinta, época en que los a realizar trabajos duros que provo-
a comienzos de siglo, gobiernos liberales empiezan a elabo- caban abortos, «estos casos no están
en Medellín. rar una política en materias laboral y previstos en los accidentes de trabajo
Trabajos
sindical. y el muerto, por ser hijo de una pobre
específicamente mujer, se queda sin cobrar, siendo
femeninos, según el El régimen de las mujeres casadas,
código civil de 1887, cuyos bienes y salarios eran adminis- moralmente responsable el patrón,
eran directora de trados por sus maridos, empezó a ser por obligar a las mujeres a movilizar
colegio, maestra de
reformado levemente en el año de bultos de café que pesan 77 kilos».
escuela, actriz, (Anales de la Cámara, n.° 87, octubre
obstetriz, 1922, cuando por la ley 8.a se les otor-
posadera y nodriza. gó la administración y uso libres de los de 1935.) Exigían del Estado la fija-
de uso personal, entre los que se con- ción de una pensión por maternidad y
taban sus vestidos, ajuares, joyas e la protección de su derecho al trabajo,
instrumentos de su profesión u oficio. ya que eran despedidas por estar em-
Posteriormente, en los inicios del go- barazadas. También hacían referencia
bierno de Enrique Olaya Herrera, por a la política de despidos de las empre-
la ley 83 de 1931 se estatuyó que la sas, que les cancelaban sus contratos
mujer casada, aunque no estuviera di- de trabajo al llegar a la edad de treinta
vorciada ni separada de bienes, podía años y por tratar de formar un sindi-
recibir directamente el pago de sus cato.
sueldos y salarios, y administrarlos sin Efectivamente, la maternidad como
intervención de su representante le- función social no se ha tenido en cuen-
Capítulo I 35

ta en la historia del país. De ella se en 1944 una profunda investigación


ocupa el Estado tardíamente, y sólo sobre la situación de la mujer asalaria-
en relación con la mujer obrera y em- da. Concluía que la obrera de las gran-
pleada. Pese a que las mujeres estaban des fábricas se encontraba en mejor
vinculadas a la producción desde prin- condición. Por el contrario, las muje-
cipios de este siglo, solamente en el res vinculadas a industrias domésticas
año de 1938, a fines del gobierno de Chapolera o recogedora
y talleres en la producción de sombre- de café antioqueña,
Alfonso Pérez Pumarejo, se expide la ros, modistería y fabricación de teji- en 1922.
primera norma de protección a la ma- dos de lana en pequeña escala, tenían Trescientas obreras
ternidad. En esta ley se establece la li- que laborar hasta catorce horas diarias de este gremio
cencia remunerada de ocho semanas y en días festivos, sin prima de navi- presentaron un memorial
durante la época del parto y de dos se- al Congreso, en 1935,
dad ni vacaciones y en malas condicio- denunciando atropellos
manas en caso de aborto; se le garan- nes técnicas. Estas mujeres no goza- de las compañías
tiza el derecho a conservar su puesto ban de las garantías legales no sólo exportadoras y
de trabajo durante el embarazo y la porque generalmente las desconocían, solicitando pensión de
lactancia; se prohibe emplear a mu- sino porque de hacerlas efectivas las maternidad, protección
jeres embarazadas en trabajos insalu- despedían de sus empleos. A las mu-
al derecho de trabajo
bres o peligrosos, en los que necesiten y supresión de despidos
jeres que laboraban en la agricultura por causa de edad.
hacer grandes esfuerzos y en labores
nocturnas, y se fijan sanciones eco-
nómicas para los patrones infractores
de estas disposiciones. La legislación
protectora de la infancia data de 1924,
año en el cual se expidió una ley que
obligaba a las fábricas que contrataran
más de cincuenta obreras a fundar sa-
las-cunas para sus hijos. Posterior-
mente, la ley 53 de 1938 elabora un re-
glamento más detallado en el cual se
otorga a la madre el derecho a dispo-
ner de veinte minutos, cada tres horas,
para amamantar a su hijo. La posibi-
lidad de reproducir la especie ha sido
para la mujer un factor de discrimi-
nación en materia de oportunidades
de trabajo, ya que la clase capitalista
no ha estado dispuesta a cubrir los cos-
tos sociales y laborales que ella repre-
senta. Este problema se ha ido agu-
dizando con el correr de los años y su
desplazamiento al sector de servicios
tiene una estrecha relación con este
factor. No obstante, cuando se discu-
tía en el Congreso, en el año de 1932,
el reconocimiento de los derechos ci-
viles a la mujer casada, sus defensores
argumentaban que era preferida la
fuerza de trabajo de las mujeres ca-
sadas, porque ellas eran más discipli-
nadas y mejores trabajadoras por la
urgencia de sostener la familia.
Gabriela Peláez Echeverri, para su
trabajo de tesis sobre La condición so-
cial de la mujer en Colombia, realizó
36 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

no se les reconocía protección legal de derechos políticos de la mujer se de-


ninguna naturaleza, ni siquiera en es- sarrolló en la década del cuarenta, las
tado de embarazo; no tenían jornada mujeres obreras expresaban la nece-
máxima y sus salarios en los distintos sidad de la unión y la organización
departamentos del país oscilaban en- para luchar por sus reivindicaciones
tre $ 0,10 con alimentación y $ 0,40 sin laborales. En la Primera Conferencia
alimentación. Así mismo en las trilla- Nacional Femenina, celebrada en fe-
doras de café, que usualmente contra- brero de 1945 en Bogotá, la dirigente
taban personal femenino, encontró di- tabacalera Lola Martínez informaba
ferencias. Las grandes trilladoras es- que tenían una organización sindical
taban controladas por el gobierno y con más de mil afiliadas. Pero que en
por esta razón se daba cumplimiento esta tarea de organizar sindicalmente
mínimo a las normas de protección del a la mujer en Santander, habían teni-
trabajo. En las pequeñas y medianas, do que enfrentar también a la Iglesia,
les pagaban salarios inferiores, eran que arregló unos ejercicios espiritua-
vinculadas transitoriamente y en pé- les y en la confesión se impuso como
simas condiciones de higiene. Otro penitencia renunciar al sindicato, bajo
elemento que aporta Gabriela Peláez pena de excomunión. La delegada de
es el relativo al «contentamiento se- Barrancabermeja, Alcira Galindo, de-
xual» de los patronos y capataces a nunciaba la situación de las mujeres
que era obligada la obrera en la pe- trabajadoras y exponía cómo las que
queña y mediana empresa, principal- laboraban en casas de familia o en ho-
mente. Este factor del chantaje sexual teles tenían que dormir en el suelo, sin
lo encontramos referenciado en la prestaciones sociales y con jornadas
huelga de las obreras de la fábrica de hasta de diecinueve horas; y las que
Bello, que en 1920 exigieron en sus trabajaban al servicio de los nortea-
reivindicaciones el despido del direc- mericanos en la refinería tenían que
tor de la fábrica por atropellos sexua- laborar este mismo número de horas
les contra cinco obreras. diarias por un salario de $ 15,00 men-
Durante el movimiento que por los suales sin alimentación.

Sala de telares de
Textilera Hernández,
en Medellín, 1917.
La fuerza femenina
de trabajo se incorporó
tempranamente a la
industria, a través
de las fábricas
de textiles, donde
eran mayoría de
obreras, aunque
desde luego recibían
salarios muy
inferiores al
de los hombres.
Capitulo 1 37

Derechos políticos de la mujer pañol se adscribió principalmente a


los lincamientos de la Revolución
Un aspecto de la historia política del francesa de 1789. que tenían por base
país es el relacionado con la situación teórica el reconocimiento de la liber-
de la mujer frente al Estado. La lucha tad, la igualdad y la fraternidad de to-
por la democracia política, económica dos los hombres. Pero a pesar de esta
y social ha sido un largo proceso en la proclamación teórica, en la práctica
historia de la humanidad, que aún se gozarían de ellas los propietarios, los
prolonga, porque una cosa es la decla- alfabetas y los varones; era por tanto
ratoria formal de esos derechos y otra una democracia organizada no sólo
su ejercicio real por la mayoría de la por y para los propietarios, sino por y
población. Si bien ha sido complejo y para los varones. La Constitución de
difícil para las masas populares, lo ha la República de Colombia de 1821 de-
sido más para las mujeres que forman finía la calidad de ciudadano sin es-
parte de ellas y aun para las de las cla- pecificar el sexo, pero la cultura polí-
ses dominantes, porque ni siquiera a tica no pensaba la posibilidad de la
las garantías de tipo formal han podi- ciudadanía femenina. Sólo a partir de
do acceder a la par que los varones de la Constitución de 1843 se introdujo la
su clase. fórmula de que «son ciudadanos los
El derecho a la ciudadanía es un as- granadinos varones ...» que rigió hasta
pecto fundamental de los derechos po- mediados del siglo xx.
líticos y consiste en el conjunto de de- Sin embargo, en la historia del país
rechos, obligaciones y garantías públi- se registra un hecho excepcional y
cas y privadas de que gozan los ciu- exótico para las condiciones culturales
dadanos. Una de sus expresiones es el de la época. Los constituyentes de la
ejercicio del sufragio, del derecho a provincia de Vélez del año de 1853 es-
elegir y ser elegido a los órganos de tablecieron que todo habitante de la
representación popular. provincia «sin distinción de sexo ten-
El Estado colombiano, como ente drá entre otros derechos el del sufra-
independiente del yugo colonial es- gio». Posiblemente Vélez fue la pri-

Empacadoras de la
Compañía Colombiana
de Tabaco, Medellín,
hacia 1920.
Mano de obra poco
cualificada,
retribuida con
bajos salarios.
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
38

tradición política familiar, por razones


amorosas o por necesidad, estuvieron
vinculadas a las gestas guerreras, en
uno y otro bando de la contienda. Sus
actividades iban desde el rezo por el
éxito de sus parciales, la confección de
bandas y estandartes bordados, la di-
fusión de rumores falsos para descon-
certar al enemigo, la atención de los
heridos, la compra y el transporte
clandestino de armas, hasta la acción
directa en los combates. Las «volun-
tarias», las «vivanderas» y las «juanas»
fueron inseparables de los ejércitos y
el sostén para los soldados. Ellas
transportaban grandes fardos con las
provisiones y demás elementos que
hacían el bienestar en campaña, pre-
paraban alimentos, curaban a los he-
ridos y peleaban en los combates. Ma-
ría Martínez de Nisser, mujer conser-
vadora de la alta clase social, organizó
en el siglo pasado una campaña militar
para hacer frente a los liberales. María
Analina Restrepo aparece en el archi-
vo fotográfico de Benjamín de la Calle
en 1897 con sus cananas y su pistola.
Sin embargo, como ha acontecido
en casi todos los grandes conflictos de
la humanidad, en los momentos críti-
cos se rompen códigos y tradiciones, y
las mujeres participan activamente en
la lucha. Pero una vez resuelto el con-
flicto, vuelven a sus cocinas y a sus la-
bores tradicionales en el hogar, sin
que el partido triunfante les reconozca
Celebración del mera región del mundo en donde derechos políticos en la nueva estruc-
centenario de Policarpa constitucionalmente se otorgó el de- tura del Estado.
Salavarrieta,
en Bogotá, noviembre
recho del sufragio a la mujer. Suecia Un elemento básico de la ciudada-
14 de 1917. Aunque lo concedió en 1866, y en 1869 el es- nía es la nacionalidad. En muchas le-
no gozara de los tado norteamericano de Wyoming lo gislaciones del mundo las mujeres por
derechos políticos, hizo para propiciar la inmigración fe- contraer matrimonio perdían la propia
la mujer colombiana menina, poner orden a las elecciones
no estaba ausente y adquirían la del esposo y variaba si
de las luchas y acabar con la embriaguez y la co- éste adquiría otra. En Colombia este
políticas y civiles. rrupción. fenómeno jurídico no se ha presenta-
Pero el hecho de que la mujer no do, pero en el proyecto de Constitu-
gozara de derechos políticos no signi- ción de la Regeneración se contempla-
ficaba que estuviera ausente de las lu- ba y no fue aprobado.
chas políticas. Desde la revolución de José María Samper, constituyente
la Independencia hasta las confronta- por el estado de Bolívar, explicaba por
ciones armadas del siglo pasado, que
terminaron con la guerra de los Mil qué no le otorgaron la ciudadanía al
Días, las mujeres participaron activa- menor, al vago y a la mujer en la
mente. Por intereses económicos, por Constitución de 1886. Con respecto a
esta última afirmaba que Colombia es-
Capítulo 1 39

María Analina
Restrepo,
guerrillera de
Santa Rosa de
Osos, en Antioquia,
fotografiada por
Benjamín de la Calle,
en 1897, con
canana, pistola
y cartuchos.
40
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

taba muy lejos de aceptar la ciudada- vida del mariscal Sucre. Fue delegada
nía de la mujer, porque «la mujer no de Colombia al Congreso de Ameri-
ha nacido para gobernar la cosa pú- canistas, realizado en Huelva en 1892;
blica y ser política precisamente por- así mismo escribió el Catecismo de his-
que ha nacido para obrar sobre la so- toria colombiana, que donó al gobier-
ciedad por medios indirectos gober- no nacional para la enseñanza en las
nando el hogar doméstico y contribu- escuelas y fue publicado por el Minis-
yendo incesante y poderosamente a terio de Educación en 1905. Los seu-
formar las costumbres (generadoras dónimos que utilizó en sus escritos de
de las leyes) y a servir de fundamento la prensa bogotana fueron Alderaban,
y modelo a todas las virtudes delica- Bertilda, Andina. Olga y Renata. Fue
das, suaves y profundas». (Derecho miembro de honor de la Asociación
público interno de Colombia.) Ade- de Escritores y Artistas de Madrid, de
más, explicaba que la ciudadanía fe- la Sociedad Geográfica de Berna,
menina equivaldría a una transforma- de la Academia Nacional de Historia
ción moral porque trocaría el papel de de Colombia y de la de Caracas.
los sexos, «deshaciendo la obra de la Doña Soledad Acosta expresó en
Providencia y haciendo desatinos por varios de sus escritos su interés en las
enmendar a Dios la plana». Durante mujeres. Desde un punto de vista his-
el período conocido en la historia del tórico escribió La mujer es la civiliza-
país como «la hegemonía conserva- ción, Literatas francesas, Galería de
dora» de 1886 a 1930 no se presen- mujeres virtuosas y Las desdichas de
taron cambios en el estatus político de Aurora, publicadas en la revista La
la mujer. Mujer. En el congreso celebrado en
España con motivo del cuarto cente-
Voces de mujeres y en favor nario del descubrimiento de América.
de la mujer en las primeras 1892. presentó, entre otras, la mono-
décadas del siglo grafía citada, Aptitud de la mujer para
ejercer todas las profesiones y el perio-
En Colombia, a fines del siglo pasado dismo en Hispanoamérica. En ella
y principios de éste se destaca Sole- afirmaba la capacidad intelectual de la
dad Acosta de Samper. hija de padre mujer, planteaba que lo justo «lo
colombiano y de madre inglesa. Fue equitativo será abrir las puertas a los
escritora muy prolífica autora de 17 entendimientos femeninos para que
novelas (de ellas. El esclavo de Juan puedan escoger la vía que más con-
Fernández fue traducida al francés) y venga a cada cual. Ellas podrán deci-
de varias monografías, una de las cua- dir entonces entre dos caminos igual-
les titulaba Aptitud de la mujer para mente honorables sin duda pero muy
ejercer todas las profesiones y el perio- diferentes. Unas continuarán bajo la
dismo en Hispanoamérica. Fue cola- dependencia casi absoluta de la volun-
boradora de revistas y periódicos tad del varón, y en cambio cosecharán
como El Mosaico y Biblioteca para Se- aquellas consideraciones, aquel res-
ñoritas, fundó y dirigió la revista La peto que rinde el caballero a la mujer
Mujer, redactada exclusivamente por y al niño con la generosidad con que
señoras y señoritas. En 1869 publicó todo ser fuerte trata al débil. Otras pe-
en Bélgica su primer libro llamado netrarán en los recintos científicos,
Novelas y cuadros de la vida surame- que hasta el día frecuentaban los hom-
ricana y dirigió posteriormente la Re- bres, y allí, al igual que ellos ganarán
vista Literaria. También escribió sobre las palmas del saber humano». Tradi-
historia política. En 1883 ganó un con- cionalmente la producción literaria
curso en Bogotá con motivo del cen-
tenario de Bolívar, con su Biografía era patrimonio de monjas o de las
del general Joaquín París. Ganó otro grandes damas que constituían casos
premio en 1909 con su libro sobre La especiales, por su posibilidad de ac-
ceso a la cultura frente a la masa de
Capítulo 1 41

mujeres que carecía de instrucción.


Además, la producción literaria fe-
menina estaba regida por austeros cá-
nones formados por el ideal de femi-
nidad que imponían una serie de con-
vencionalismos en la forma y en los te-
mas. Marcadas por el ideal femenino
de la ingenuidad y por la negación de
sus pasiones, las mujeres expresaban
una poesía acartonada por la espiri-
tualidad, el pudor, la exaltación ili-
mitada de la maternidad y de todos los
demás valores que se imponían como
paradigma femenino. Sor Juana Inés
de la Cruz, en el siglo XVII en México,
constituye una excepción, no tanto
por su opción de tomar la vida religio-
sa para acceder al conocimiento y a la
producción literaria, sino por lo que
ella manifiesta de la condición de la
mujer, que la coloca en la historia del
mundo entre las precursoras del fe-
minismo.
En las primeras décadas de este si-
glo se empezó a expresar en América
Latina un movimiento cultural de mu-
jeres, principalmente a nivel literario.
Mujeres de varios países surgen en el
panorama de las letras hispánicas a
través de la poesía. De ellas, las que
mayor influencia ejercieron en Co-
lombia, fueron Juana de Ibarbourou,
Alfonsina Storni y Delmira Agustini,
que aportaban elementos nuevos en la
creación femenina, tales como la rei-
vindicación del deseo, de la pasión
amorosa, de la relación erótica no me-
dida por los cánones de la moral im-
perante y también manifestaban la an-
gustia vital por su condición de mu- Jaramillo, María Cano, Ilva Camacho, Soledad Acosta de
jeres. Otra autora que se destacó en María Eastman, Luz Flórez Fernán- Samper, en la galería
ese período fue Gabriela Mistral, ex- de notabilidades
dez y su hermana Paz Flórez, Geor- colombianas, publicada
presión del pensamiento femenino tra- gina Fletcher, Rosario Grillo, Helvia con motivo del
dicional, pero que reivindicaba la edu- García, Blanca Isaza de Jaramillo, centenario de la
cación para la mujer. Mujeres jóvenes Uva Jaramillo Gaitán, Sofía Ospina, Independencia, 1910.
colombianas se expresaron en las pri- Gertrudis Peñuela, Juanita Sánchez Notable autora del
ensayo "Aptitud de la
meras décadas del siglo, principalmen- Lafouri y Fita Uribe. Durante esta mujer para ejercer
te a través de la poesía y del cuento. época proliferaron concursos femeni- todas las profesiones".
Bernardo Uribe Muñoz, autor del li- nos de cuento y poesía, ganados por
bro Mujeres de América, publicado en varias de las autoras mencionadas y en
1934, hace una extensa reseña de las los cuales se otorgaban reconocimien-
escritoras latinoamericanas de la épo- tos tales como el Jazmín de Plata.
ca. De las colombianas destaca a Aura Varios hechos presentados en el
María Arias Bernal, Adelfa Arango mundo en las primeras décadas del si-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
42

glo XX, así como las transformaciones consiguiente formación del incipiente
que se operaron en la estructura eco- proletariado del cual formaban parte
nómica y social del país, contribuye- importante las mujeres, así como el in-
ron a generar cuestionamientos a la flujo de las ideas socialistas, fueron
condición de la mujer, no como fe- elementos que también coadyuvaron
nómeno social prevaleciente, sino al cuestionamiento de la condición de
como expresiones marginales, dise- la mujer.
María Cano, minadas a lo largo del primer tercio María Cano, símbolo de la mujer
símbolo de la mujer del siglo. La primera guerra mundial rebelde que se integra a la lucha obre-
rebelde que se integra trajo como consecuencia la variación ra y popular, nació en Medellín en
a la lucha obrera
y popular, agitadora del estatus de la mujer en varios países 1889. Se destacó como agitadora y or-
del movimiento europeos y en los Estados Unidos, ex- ganizadora del movimiento huelguís-
socialista, presado en el reconocimiento de los tico y socialista de los años veinte. Sin
organizadora de huelgas derechos políticos de la mujer y en re- pedir permiso a la sociedad pacata y
en los años 20, formas a la estructura familiar, que fa- moralista, irrumpió en espacios que
"irrumpió en espacios
que le eran vedados vorecían su condición. En Colombia, eran vedados a la mujer. Proveniente
a la mujer". el proceso de industrialización, con la de una familia con raigambre radical,
recibió una excepcional educación en
su tiempo, en los colegios laicos que
su padre regentaba. Participó en una
tertulia de intelectuales liberales en su
ciudad, en donde recibió la influencia
de Víctor Hugo, Lamartine, Zola, Di-
derot, D'Alembert, Rousseau y Vol-
taire. María Cano, al igual que un pe-
queño grupo de mujeres liberales, re-
cibió la influencia de las escritoras Ga-
briela Mistral, Alfonsina Storni, Del-
mira Agustini y Juana de Ibarbourou
y empezó a incursionar en el periodis-
mo y en la creación poética. Participó
en la fundación de la revista Cyrano
en 1920, de la cual es la única cola-
boradora femenina. Posteriormente
colaboró, en 1922, en El Correo Li-
beral, junto con Fita Uribe y María
Eastman. A partir de sus lecturas en
la sala de la Biblioteca Departamental
empezó a relacionarse con obreros y
artesanos que allí concurrían y a fre-
cuentar los barrios pobres de la ciu-
dad. Practicó el tipo de feminismo que
en esa época se estilaba entre las se-
ñoras ricas, que consistía fundamen-
talmente en hacer obras de caridad.
En la realización de obras de benefi-
cencia, María Cano desarrolló su sen-
sibilidad social y política y se hizo co-
nocer de los obreros. Por esta razón
fue elegida, el 10 de mayo de 1925,
«Flor del Trabajo». En esa época exis-
tían dos formas pintorescas de exaltar
a las mujeres de las clases medias y al-
tas. A través de eventos que les hacían
Capítulo 1 43

posible entrar como reinas a espacios y luego como empleada de la Biblioteca


para ellas vedados, como el mundo del Departamental, hasta 1947. Dice To-
trabajo remunerado y el mundo uni- rres Giraldo que «María Cano vivió los
versitario, se las nombraba «Flor del últimos veinte años de su vida como una
Trabajo» o «Reina de los Estudian- flor marchita en un vaso de agua, hasta
tes», para recaudar fondos de ayuda que el viento se la llevó el 26 de abril
para las casas del Obrero y del Estu- de 1967».
diante y para promover obras sociales. Aun cuando María Cano no reivin-
A partir de esa exaltación empezó dicó los derechos específicos de las
María Cano su carrera política. Rom- mujeres, sino los de las masas en ge-
pió de hecho la tradicional sujeción de neral, se refirió a ellos en un home-
la mujer al espacio hogareño. Tomó naje que le tributaron las obreras de
las tribunas, participó activamente en la Alianza Nacional Femenina en
la agitación de las ideas socialistas, se 1945, en la ciudad de Medellín. En
movilizó por todo el país alentando la momentos en que se desarrollaba en el
lucha obrera en seis giras, denuncian- país una intensa campaña por los de-
do las injusticias y la opresión contra rechos políticos para la mujer, María
las clases populares. Enfrentó la re- Cano expresó que había aportado su
presión y sufrió cárcel en varias oca- juventud ardida en ansias de libertad,
siones. Colaboró en el periódico so- «la vida misma ofrecí mil veces y la
cialista La Humanidad, que dirigía Ig- plena responsabilidad como ciudada-
nacio Torres Giraldo. na de Colombia. Ciudadana, sí, aun-
María Cano estuvo vinculada a la lu- que la ley no haya otorgado aún a la
cha revolucionaria durante un período mujer la igualdad de derechos con el
relativamente corto de su vida. Por las hombre». Llamaba a las obreras a no
contradicciones surgidas en el seno de permitir que «se nos coloque por más
su partido, por el marginamiento que se tiempo en rutas acordeladas, en esfe-
le hizo en esa lucha intestina y por la ras de sensiblería que restan nuestro
agresión social de que era objeto, se re- destino como valores humanos. No
tiró a la vida privada, a la edad de 41 por ser consecuentes de nuestra res-
años. En ese mismo año de 1930 se vin- ponsabilidad perdemos la diáfana sa-
culó como obrera de la papelería de la biduría de nuestra feminidad». (Dia-
Imprenta Departamental de Antioquia rio Popular, 29 de julio de 1945.)

Cabezote de la revista
semanal "Cyrano".
en cuya fundación
intervino María Cano
y de la cual fue la
única colaboradora
femenina, desde 1920.
Escribió también
en "El Correo Liberal"
y en "La Humanidad".
44 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Patronato de obreras El periódico socialista La Humani- de la educación, la mujer se debía vin-


de Medellín, 1918. dad, a partir de octubre de 1925, pu- cular a la revolución social.
blicó una sección que se llamaba Fe- A fines de la década de los años
meninas, firmada por Clara Luna. En veinte, una de las reivindicaciones
ella se refería a temas que muchas ve- principales hechas por las pocas mu-
ces entraban en contradicción con las jeres que en este sentido se expresa-
tesis expuestas por otros colabora- ban, era la relativa al mejoramiento
dores. La columnista afirmaba, por del nivel cultural femenino. La insti-
ejemplo, que la mujer sufría otra clase tutora María Rojas Tejada manifestó
de explotación, además de la que com- esa aspiración en la conferencia titu-
partía con el hombre, porque «es con- lada Feminismo dictada en Pereira en
siderada inferior sociológica y fisioló- 1927. Defendió la justeza de la lucha
gicamente por el hombre, quien es el de las sufragistas inglesas aun cuando
que legisla en su favor. Por tanto la consideraba que ellas «cometieron
mujer tiene doble motivo de su rebel- atropellos y se tomaron libertades más
día en la doble tiranía que sufre». allá de lo que pide la natural suavidad
Planteaba que un principio de solu- femenina y eso desacreditó por ese en-
ción a la situación de la mujer estaba tonces la primera campaña feminista».
en que se le impartiera educación al Resaltaba las reformas de la posguerra
igual que al hombre, para que así no en Europa como el triunfo máximo del
se dejara someter, pero que además feminismo y planteaba la necesidad de
Capítulo 1 45

hacer reformas en la educación que las


capacitara para trabajar y ganarse el
sustento.
Otra expresión femenina es la que
aparece en los escritos de Sofía Ospina
de Navarro publicados en el año de
1926. En ellos expone la mentalidad,
los intereses y las actividades que en
esa época realizaban las mujeres de las
clases ricas de Antioquia que trataban
de incorporarse a las labores de or-
ganización social. Cultivaba Sofía Os-
pina, además de la literatura culinaria,
el género del cuento, a través de di-
vertidas crónicas sobre hechos y cos-
tumbres sociales. Sus ensayos consti-
tuían una especie de decálogo al cual
debía ceñirse la mujer y que superaba
los marcos de su clase y llegaba a los
sectores medios de la sociedad. Son
una verdadera guía de lo que debe ha-
cer la mujer en el hogar para compla-
cer a su esposo, el manejo de los «cria-
dos» y de la economía familiar. En
uno de ellos, titulado Feminismo, afir-
maba que éste ya había llegado a Me-
dellín y que nadie debía asustarse con
esa palabra, ya que su manifestación
se hacía a través del trabajo de las mu-
jeres en las fábricas y oficinas que se
había convertido en la fuente de sus-
tento de muchas familias. Atacaba al
feminismo de orientación bolchevique
y las reformas en la educación de la
mujer, porque «una fuerte dosis de
instrucción indigesta a la mujer». Enu-
meraba los resultados del feminismo
«bien entendido», tales como el Club
Noel y la Gota de Leche, el Patronato
de Obreras, la Protección de la Joven
y la Escuela Modelo, el Dormitorio de
sas y además crearon en 1929 una ins- Sofía López, flor del
la Merced y la construcción del Tem- trabajo de Bogotá,
plo del Sagrado Corazón de Jesús, titución llamada Centro Femenino de y María Cano, flor del
obras «que han ido purificando poco a Estudios. Tenía por objeto este centro trabajo de Medellín,
poco la atmósfera pesada y chismosa aportar a las mujeres de elite elemen- asisten al congreso
de los costureros» {Cuentos y cróni- tos culturales que a través de la edu- obrero reunido en el
cas.) Estas actividades que realizaban cación formal no recibían. Semanal- Teatro Bogotá, en
mente se han reunido para escuchar noviembre de 1926.
las mujeres de las clases adineradas en conferencistas nacionales y extranje-
las principales ciudades del país fue- ros que han hablado sobre los más va-
ron el origen de la carrera del Servicio riados temas. También en el año de
Social. Efectivamente, un grupo de 1925 se fundó la revista Letras y en-
mujeres antioqueñas se empeñó en cajes, bajo la dirección de Teresita
realizar obras sociales, que las sacaban Santamaría de González. A pesar de
del tradicional papel de mujeres ocio- ser una revista confesional, dirigida
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
46

Sofía Ospina
de Navarro
y Jorge Restrepo Uribe,
alcalde de Medellín.
Los ensayos de Sofía
Ospina "constituían
una especie de
decálogo al cual
debía ceñirse
la mujer, y que
superaba el marco de
su clase y llegaba
a los sectores medios
de la sociedad".

por mujeres ortodoxamente conser- tos centrales: la necesidad de dar a la


vadoras, afirmaba su directora que, mujer una preparación intelectual que
cuando salió el primer número, «se le la capacitara para ser independiente
recibió con un poco de curiosidad un en la vida y dotarla de un techo propio
tanto hostil, hasta por las mismas mu- que la protegiera en las eventualida-
jeres: 'Esos son caprichos de bachille- des de la vida matrimonial. Su charla
ras', 'son ridiculeces modernistas', de- oscilaba entre la melosidad descriptiva
cían despectivos los hombres. 'Hasta de los atributos de la feminidad y la
feo es eso que las mujeres se metan a confrontación que el mundo moderno
publicar papeles', 'hasta pecado será', hacía de ese ideal. Decía: «Nosotros
murmuraban las amigas». El objetivo preparamos la mujer para la más si-
de la revista lo describía la propagan- nuosa esclavitud. Mirad si pueden ga-
da que decía: «Letras y encajes es la narse el pan y escoger su amor y de-
revista netamente femenina que se cidme si un ser que va por el mundo
edita en el país, con el material más como objeto, a veces de pasiones au-
selecto, interesante y moral. En ella se daces y juguete del capricho de la for-
encuentra desde la receta de cocina tuna, es libre y ¿podrá siquiera aspirar
hasta la clase de educación familiar y a serlo?»
el artículo ameno y literario». Baldomero Sanín Cano, desde un
Durante el primer tercio del siglo punto de vista laico, marcadamente
también hubo algunas manifestaciones democrático y feminista, expresó su
masculinas en pro de los derechos de opinión en una «Conversación en la
la mujer. De ellas las más destacadas Universidad» realizada en el año de
son las de Luis López de Mesa y Bal- 1927. Atribuía a la civilización judaica
domcro Sanín Cano. El primero pro- y cristiana la idea de que la mujer es
nunció en el año de 1920 una confe- el crimen y el pecado, sobre la cual se
rencia en el Teatro Colón de Bogotá. basaba su inferioridad civil y política.
A pesar del temor varias veces expre- Resaltaba el pensamiento liberador de
sado a las represalias que podría traer- la mujer de John Stuart Mill, y de Ib-
le abordar ese tema, planteó la nece- sen en su Casa de muñecas, así como
sidad de realizar la revolución femi- la novela Ifigenia de la escritora ve-
nista en Colombia. Abocó dos aspec- nezolana Teresa de la Parra, en la cual
Capítulo 1 47

se mostraba la condición de la mujer


en América Latina. Exaltaba las re-
formas de Europa que le habían otor-
gado derechos civiles y políticos. Afir-
maba que «la cultura de un pueblo se
mide por la participación que la mujer
tenga en los destinos de ese pueblo».
En el año de 1930, la Liga Interna-
cional de Mujeres Ibéricas e Hispa-
noamericanas, integrada por repre-
sentantes de ochenta países, organizó
el Cuarto Congreso Internacional Fe-
menino, para conmemorar el cente-
nario de la muerte del Libertador Si-
món Bolívar. La representante de Co-
lombia ante la Liga y presidenta del
Congreso Femenino era Georgina
Fletcher, escritora, genealogista y es-
pecialista en heráldica, quien fue una
de las primeras impulsadoras del fe-
minismo sufragista en el país. El re-
presentante a la Cámara José María
Saavedra Galindo presentó el proyec-
to que se convirtió en la ley 11 de
1930, por el cual la nación se asociaba
a la realización del Congreso Inter-
nacional Femenino aportando la suma
de 15.000 pesos, franquicia postal y te-
legráfica y pasajes libres en las vías na-
cionales a las delegadas nacionales y
extranjeras. El proponente de la ley presupuestal con el objeto de contri- Una portada de la
hacía especial referencia a la condi- buir a la solución de la grave crisis fis- revista "Letras
ción de la mujer en su exposición de cal que en ese momento afectaba a la y encajes", fundada en
motivos. Pedía su elevación definitiva nación. 1925 y dirigida por
«al trono donde se distribuyen los de- Teresita Santamaría
A este congreso, que sesionó en el de González, "con el
rechos humanos, para que tal distri- Teatro Colón, fueron presentadas po- material más selecto,
bución tradicionalmente desigual y es- nencias relativas a la efemérides que interesante y moral",
clavizante, se haga en adelante a base las reunía, y también análisis sobre la según describía la
de justicia y equidad entre las dos par- propia publicación.
condición de la mujer. Ofelia Uribe
tes en que se halla dividida la esfera presentó Contribución al estudio de la
humana». Planteaba también que el reforma Olaya-Restrepo sobre el régi-
feminismo profesado por la Liga de men de las capitulaciones matrimonia-
Mujeres no era «el desorbitado y de- les, Susana Wills de Samper presentó
lirante de aquellos que pretenden in- un estudio sobre Educación física y de-
vertir el cono de los valores huma- portes, Virginia Camacho presentó un
nos», sino que estaba dotado de un trabajo sobre la Lucha contra las en-
programa «constructivo, reivindica- fermedades específicas, Alicia Ruiz
dor, garantizado por el honor del ho- Escobar presentó una ponencia en la
gar, por la moralidad, por el respeto a que proponía que la Academia de His-
las leyes naturales y por la base incon- toria creara un premio anual para el
movible de los eternos afectos del co- mejor trabajo presentado por una mu-
razón». Un grupo de mujeres envió un jer, que se fundara el Centro Feme-
memorial al Senado de la República nino de Historia Nacional como cen-
solicitando la supresión de la partida tro consultivo para los institutores, y
48 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

que el Ministerio de Educación nom- ceso a la cultura y la independencia


brara una mujer para el Archivo Na- económica les permitía gozar de unas
cional o para la sección de historia de condiciones mínimas diferentes a las
la Biblioteca Nacional, con el objeto del resto de la población femenina y
de difundir los estudios elaborados les posibilitaba mirar críticamente su
por el Centro Femenino de Historia situación social.
Nacional. La prensa destacó la parti- El congreso despertó un amplio in-
Portada de "Una voz cipación de Susana Olózaga de Cabo terés en la opinión pública, la afluen-
insurgente", de y de María Eastman. Quizás por pri- cia de varones a sus sesiones fue nu-
Ofelia Uribe de Acosta
dibujada por Edulfo mera vez en la historia del país apa- trida, «hasta el punto que, una noche,
Peñarete (1963). recieron en la vida pública los trabajos ante la imposibilidad de penetrar al
Ofelia Uribe, activista y el pensamiento de un grupo amplio Colón porque ya estaba repleto de
femenina, fue una de de mujeres. La mayoría de las parti- gente, rompieron las puertas para pre-
las ponentes en el
IV Congreso Internacional
cipantes eran educadoras, que fueron cipitarse a escuchar a las oradoras que
Femenino, reunido en las pioneras en el despertar de la mu- hacían gala de capacidad, elocuencia,
Bogotá, en 1930. jer para reclamar sus derechos. El ac- elegancia y señorío» (Ofelia Uribe de
Acosta, Una voz insurgente.)

Las primeras reformas a la


condición política de la mujer
Con el inicio de lo que en la historia
nacional se conoce como la segunda
República Liberal, en el año de 1930
se empezó a debatir en el país la pro-
blemática de la mujer colombiana. La
primera transformación importante se
dio en 1932 con el reconocimiento de
los derechos civiles de la mujer casa-
da, y a partir de allí empezó el largo
proceso por el reconocimiento de sus
derechos políticos. En el año de 1933.
los parlamentarios conservadores Au-
gusto Ramírez Moreno. Juan de Dios
Arellano. Joaquín Estrada Monsalve y
Antonio Álvarez Restrepo presenta-
ron un proyecto de reforma constitu-
cional, por el cual se concedía el voto
a la mujer, que fue archivado después
de haber sido recibido en primer de-
bate. Durante el gobierno de Alfonso
López Pumarejo. en el paquete de re-
formas a la Constitución Nacional que
consideró el Congreso, estaba incluida
una que otorgaba el sufragio universal
a los varones, sin discriminación pa-
trimonial, ni de instrucción.
El análisis de este artículo generó en
la Cámara de Representantes la dis-
cusión sobre la conveniencia de con-
ceder el sufragio a la mujer, que no se
consideraba en la propuesta. A partir
de ese momento se empezaron a ex-
presar las distintas corrientes de opi-
Capítulo 1 49

nión que sobre este asunto se mani-


festaron a lo largo de todo el tiempo
que duró el debate por los derechos
políticos de la mujer. En este proceso
se hizo evidente lo que plantea Simo-
ne de Beauvoir en su libro El segundo
sexo: «Siempre han sido ellos (los
hombres) quienes han tenido entre sus
manos la suerte de la mujer, y no han
decidido de ella en función de su in-
terés sino considerando sus propios
proyectos, sus temores y necesida-
des.» Los representantes Eduardo
Bossa, Carlos M. Pérez y el procura-
dor general de la nación, Gerardo
Martínez Pérez, plantearon la necesi-
dad de otorgar la totalidad de los de-
rechos ciudadanos a las mujeres. Mo-
vidos por el temor de que esta reforma tendría una mujer parlamentaria para Mensaje a las mujeres
podría tener consecuencias políticas, amamantar a su hijo durante las sesio- trabajadoras publicado en
nes y pedía incluir en el reglamento la la "Gaceta Republicana"
porque la mujer estaba sometida a los en mayo de 1919.
dictados del confesionario, que per- lactancia parlamentaria; además, afir- La manifestación a la
judicarían electoralmente al partido maba: «nuestra mujer, gracias a Dios, que se convocaba,
del gobierno, acordaron concederle es esencialmente casera, doméstica, y el 20 de mayo de ese
solamente la posibilidad de ejercer es dentro del hogar donde despliega año, dejó como resultado
sus buenas y sus malas condiciones. varios muertos.
cargos públicos. Frente a la fórmula
del Senado de la República que ne- Los que algo [...] tengamos todavía de
gaba también esta posibilidad, se llegó latinos, no queremos, no toleraremos
a un acuerdo con base en la fórmula la mujer politiquera, la mujer de ac-
presentada por el senador de la iz- ción, oradora, periodista o redentora
quierda liberal José Vicente Comba- del pueblo». Otro argumento esgri-
riza, y que fue la que quedó plasmada mido por los opositores a los derechos
en el acto constitucional de 1936 como políticos era la derrota de la República
el inicio de un proceso progresivo de española, por haber otorgado el sufra-
cambio de la situación política de la gio a las mujeres que estaban influen-
mujer. La derecha liberal se opuso ciadas por el clero; no obstante,
con fuerza a esta opción. El senador Eduardo Santos, que era el que hacía
Arrieta expresaba que «si la mujer esta consideración, también recordaba
vive bajo la patria potestad de su ma- que el triunfo del partido liberal, en
rido, no está bien que el legislador tra- las elecciones que ganó Olaya Herre-
te de romper la paz del hogar, abrien- ra, fue logrado con el fervor de las mu-
do las puertas». Otro senador, Manuel jeres.
F. Caamaño, explicaba que en París la El desenlace de este primer intento
mujer abogada había sido un verda- fallido por otorgar los plenos derechos
dero fracaso, «no ha sido posible ha- políticos a la mujer fue la aplicación
cer jueces a las mujeres; ellas no pue- de una política restrictiva que negaba
den prescindir del rouge en los mo- la ciudadanía femenina y el ejercicio
mentos más delicados de la investiga- del sufragio, pero permitía la vincu-
ción. Está muy bien la mujer enfer- lación de la mujer a ciertas tareas del
mera, la mujer institutriz, pero la Estado. El artículo 8.° del acto legis-
mujer gobernador no está de acuerdo lativo 1.° de 1936 la autorizó, si era
con nuestro temperamento». El des- mayor de edad, para «desempeñar
tacado dirigente liberal Armando So- empleos públicos que lleven anexa au-
lano hacía mofa de los problemas que toridad o jurisdicción, en las mismas
condiciones que para desempeñarlos
50 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

exige la ley a los ciudadanos». Parece rácter marcadamente gremial y de-


que las primeras mujeres que hicieron mocrático, y buscaba el mejoramiento
uso de esta enmienda constitucional cultural y económico de la mujer co-
fueron Lucrecia Pardo Espinel, nom- lombiana y gestionar ante el legislador
brada tesorera por el Concejo Muni- y el gobierno la adopción de medidas
cipal de Choachí (Cundinamarca). en que favorecieran el reconocimiento de
1940. Y Rosita Rojas Castro, nombra- los derechos y reivindicaciones de la
da por el Tribunal Superior de Bogo- mujer. En la ciudad de Tunja, Ofelia
tá, en 1943. como juez penal del Cir- Uribe de Acosta, Inés Gómez de Ro-
cuito, hecho que produjo escándalo y jas, Carmen Medina de Luque y otras
la demanda de inconstitucionalidad fundaron la revista Agitación femeni-
del nombramiento, pero el Consejo de na, que circuló mensualmente durante
Estado falló en favor de su designa- dos años, bajo la dirección de Ofelia
ción. Uribe. Fue el primer medio de difu-
El segundo intento de reforma po- sión feminista creado en el país. A tra-
lítica relativa a la mujer se hizo en vés de él pudieron expresarse mujeres
1944. cuando en el segundo mandato de distinta procedencia social y polí-
de Alfonso Pérez Pumarejo, su minis- tica, en favor de los derechos de la
tro de Gobierno Alberto Lleras Ca- mujer y analizando aspectos específi-
margo presentó un proyecto en el cual cos de la condición femenina en Co-
se otorgaba la ciudadanía a la mujer y lombia, América Latina y el mundo.
se la facultaba para ser elegida. Pero Esta revista llegaba a los lugares más
la posibilidad de elección quedaba remotos del país, entre otras razones
aplazada hasta que el Congreso regla- por la colaboración que en ese sentido
mentara el ejercicio del sufragio fe- les prestaban los comunistas, que se
menino. encargaban de su distribución. La ciu-
dad de Tunja fue una especie de cen-
Este proyecto fue presentado al tro generador de las ideas y de la agi-
Congreso en el mes de noviembre de tación feminista en la época. Allí Ofe-
1944, una vez reabiertas las sesiones,
que habían sido suspendidas durante lia Uribe y sus compañeras, con el
la tentativa de golpe militar realizada apoyo del propietario de Radio Bo-
en Pasto, en junio de ese año, y en la yacá. organizaron un espacio llamado
cual fue puesto prisionero el presiden- La hora feminista en el cual difundían
te de la República junto con otros fun- los propósitos del movimiento de las
cionarios como el ministro de Trabajo mujeres por sus derechos. Las oposi-
Adán Arriaga Andrade. toras al movimiento organizaron otro
El ministro Lleras Camargo afirmó programa llamado La hora azul para
en su sustentación de la reforma re- combatirlas. Ofelia Uribe se desplazó
lacionada con la ciudadanía de la mu- a varias ciudades dictando conferen-
jer que en la opinión femenina no ha- cias que eran transmitidas por las emi-
bía demanda y que no estaban inte- soras locales. Radio Cristal, en Bo-
resadas en sus derechos. En el debate gotá, fue la emisora utilizada por las
público participó como grupo de pre- feministas para concienciar a las mu-
sión un sector importante de la pobla- jeres de la necesidad de tener otro es-
ción femenina. En 1944 florecieron tatus político.
variadas formas de organización fe- Lucila Rubio de Laverde, destacada
menina para presionar este reconoci- educadora y escritora, organizó en
miento. En agosto, se fundó la Unión Bogotá la Alianza Femenina de Co-
Femenina de Colombia por iniciativa lombia, que representó un papel im-
de Rosa María Moreno Aguilera e portante en la organización de las mu-
Ilda Carriazo; en ella se agrupaban jeres obreras durante este proceso. Se
médicas, abogadas, dentistas, institu- crearon, animadas por el partido so-
toras, universitarias, enfermeras y em- cialista democrático, seccionales en
pleadas de alta categoría. Tenía un ca- todo el país, y en el mes de febrero de
Capítulo 1 51

Operarias de la
Tipografía del Comercio
de Medellín, segunda
década de este siglo.

1945. se reunió en Bogotá la Primera que el Congreso dio uso de la palabra


Conferencia Nacional de Mujeres, a la para sustentar los derechos políticos
cual concurrieron obreras, estudiantes femeninos.
y mujeres de las clases medias de todo La oposición al proyecto fue expre-
el país. La revista femenina Letras y sada por la derecha liberal en el perió-
encajes de Medellín, también se ex- dico El Tiempo y por la conservadora
presó en favor del voto femenino y en en El Siglo. Los ataques generalmente
sus editoriales reproducía artículos o estaban unidos a la descalificación de
conferencias dictadas por las dirigen- las reformas sociales que en esa época
tes del movimiento en Bogotá. el gobierno había sometido a la con-
El periódico El Liberal abrió sus pá- sideración del Congreso, una vez su-
ginas editoriales al debate y publicó perado el incidente de Pasto.
artículos de hombres y mujeres en de- Calibán, en su columna «Danza de
fensa del proyecto. La manera obje- las Horas» en El Tiempo, fue el más
tiva y constante como este órgano pe- agresivo y obstinado opositor a la re-
riodístico informó sobre los aconteci- forma constitucional. Su primer ata-
mientos contrasta con el desconoci- que lo hizo cuando el presidente de la
miento hecho por otros medios que no República se refirió a las reformas a
hacían alusión al proceso o se referían mediados de 1944. Expresaba su pun-
a él para atacarlo. El periódico Diario to de vista respecto a los derechos de
Popular agitó constantemente las rei- la mujer, haciendo referencia a los he-
vindicaciones femeninas; se destacan chos que se presentaban en el mundo
los artículos de Mercedes Abadía, Ma- y las consecuencias que podían traer
tilde Espinosa y Luciana Querales. las reformas en Colombia. Afirmaba
Las mujeres utilizaron otros medios que el más grave resultado de la gue-
de presión, tales como reuniones con rra mundial, que en ese momento se
las comisiones del Congreso encarga- libraba, era que cincuenta millones de
das de estudiar la reforma, plebiscitos combatientes habían sido desalojados
firmados por miles de mujeres de todo de todas partes por sus encantadoras
el país y agitación en las barras duran- hijas, esposas, madres, hermanas y
te las sesiones plenarias. Lucila Rubio aun abuelas, pero que lo peor era que
de Laverde fue la primera mujer a la las mujeres habían adquirido indepen-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
52

dencia moral y espiritual. «Las jóve- derrocar al gobierno. A su regreso al


nes solteras se ríen del matrimonio, y país fue juzgada en consejo de guerra,
proclaman el derecho a tener hijos sin hecho que fue destacado en gran ti-
necesidad del vínculo sagrado. Otras tular de El Siglo, que decía «Primera
muchas, más o menos asexuales, que Mujer en América sometida a un con-
antes se casaban para buscar apoyo sejo de guerra». Otro columnista de
económico, declaran la voluntad de este periódico. Julio Abril afirmaba
mantenerse solteras, y las casadas se que «ser feas es lo único que no se les
están divorciando. Dentro de 10 años, puede perdonar a las mujeres de la
los EE.UU. se encontrarán con 15 mi- misma manera que ser sufragistas es lo
llones de solteronas entre los treinta y único que no se les puede perdonar a
los cuarenta y cinco años, que acaba- las feas». Decía que las mujeres que
rán con la tranquilidad pública.» Pedía quieren el voto son «precisamente
que no se introdujeran fermentos de aquellas que los hombres no determi-
muerte en la organización social: «sal- nan y que forman la melancólica co-
vémosla y no la sometamos a la prue- fradía de las solteronas».
ba insensata del voto femenino que
será el paso inicial en la transforma- En la Cámara de Representantes se
ción funesta de nuestras costumbres y aprobó en la primera ronda la plenitud
de la pugna entre los sexos». Califi- de los derechos para la mujer por ini-
caba en sus escritos a la campaña por ciativa de los sectores de la izquierda,
los derechos políticos como inútil: principalmente de Diego Montaña
«del sufragismo no se ha dejado con- Cuéllar. Diego Luis Córdoba y Gil-
tagiar en Colombia sino una ínfima berto Vieira. a pesar de la oposición
minoría. El sarampión sufragista pa- del ministro de Gobierno que por
sará pronto. Ojalá sin dejar huella». motivos de conveniencia política abo-
En varias oportunidades las tildó de gaba por su reconocimiento progresi-
izquierdistas. Afirmaba en todas las vo. Los defensores del proyecto en el
formas la inferioridad femenina y para Senado fueron el comunista Augusto
ello se respaldaba en argumentos co- Durán y el dirigente de la izquierda li-
mo el de que «ninguna hembra ha beral José Vicente Combariza, pero
igualado al macho en las manifestacio- en esa corporación fue definitivamen-
nes del atletismo, en toda la escala te negada la plena ciudadanía feme-
animal, sólo una yegua ha ganado el nina, por la alianza realizada entre
Gran Derby (1915) y esto porque el nueve senadores liberales con el sector
handicap la favorecía». Planteaba que conservador. En la Reforma Consti-
la reforma le quitaría a la vida privada tucional de 1945 quedó consignada
todo su encanto: «Ser marido o novio una extraña fórmula jurídica que decía
de una ministra o de una líder parla- mucho, pero que concedía muy poco
mentaria, no resulta ni cómodo ni gra- a la mujer. Estableció en su artículo
to» y aludía a la institución familiar 2.°, que son ciudadanos los colombia-
porque era una de las mejores en el nos mayores de veintiún años, o sea
país: «es nuestro refugio, nuestro con- que se le concedía ese derecho: pero
suelo, nuestro altar». en el artículo siguiente se reservaba la
función del sufragio y la capacidad de
El periódico El Siglo, a través de su ser elegido a los varones. La revista
columnista Emilia Pardo Umaña. ata- Agitación femenina, en un artículo lla-
caba el voto femenino en un artículo mado «Los hombres eligen», afirma-
titulado Pobres muchachas, en el cual ba: «Se perpetúa la tradición: ellos eli-
alegaba que las mujeres no necesita- gen, para provecho propio, cuanto el
ban los derechos que pedían. Esta mu- mundo brinda para comodidad de to-
jer escribía desde el refugio que había dos. Quien posee la fuerza tiene el de-
buscado en Quito, después de su ac- recho. El Poder está en sus manos:
tuación durante el golpe de Pasto, suya es la facultad de legislar y suya
cuando salió por las calles llamando a también la fuerza bruta, base y sostén
Capitulo 1
53

Comisión Interamericana
de Mujeres, en el
palacio de la Unión
Panamericana, en
Washington,
diciembre de 1940.
María Currea de Aya
es la penúltima de la
derecha, sentada.

de toda tiranía.» Al mismo tiempo mostrar las incongruencias de la refor-


rendían un férvido tributo de admira- ma de 1945, recalcaba los compromi-
ción y simpatía a los hombres que las sos adquiridos por Colombia en varios
habían apoyado en su campaña. eventos internacionales. La VI Con-
Con posterioridad a la reforma de ferencia Internacional Americana reu-
1945, los distintos sectores políticos nida en La Habana en 1928 creó una
representados en el Parlamento em- comisión encargada de trabajar por
piezan a expresar su interés por otor- los derechos de la mujer, que poste-
gar los derechos políticos de la mujer. riormente fue denominada Comisión
Cada uno luchaba, de acuerdo a sus Interamericana de Mujeres por la VII
principios e intereses, por lograr el su- Conferencia reunida en Montevi-
fragio femenino, que le reportaría be- deo en 1933. También en México, en
neficios electorales. En las sesiones la Conferencia Interamericana sobre
ordinarias de 1946 se presentaron tres Problemas de la Guerra y la Paz, ce-
proyectos para reconocer los derechos lebrada en 1945, Colombia suscribió la
ciudadanos a la mujer, uno del repre- resolución que recomendaba abolir de
sentante conservador Augusto Ramí- las legislaciones las discriminaciones
rez Moreno, otro del representante li- sexuales existentes porque «la mujer
beral Germán Zea Hernández y el ter- representa más de la mitad de la po-
cero de los representantes del Partido blación de América que al reclamar
Socialista Democrático Gilberto Viei- plenos derechos lo hace como acto de
ra, José Francisco Socarrás y Augusto la más elemental justicia humana».
Durán. Estos proyectos se unificaron Así mismo, la Conferencia reunida en
y fueron estudiados por el represen- San Francisco de abril a junio de 1945,
tante conservador Guillermo Chaves en la cual se expidió la Carta de las
Chaves, que rindió ponencia favorable Naciones Unidas y en la cual participó
el 5 de agosto de 1946. Además de Colombia, los pueblos que la suscri-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
54

bieron reafirmaron la fe en los dere- las mujeres a votar por el Partido So-
chos fundamentales del hombre, «en cialcristiano para salvar a Italia del co-
la dignidad y el valor de la persona hu- munismo, que tenía el respaldo de las
mana, en la igualdad de derechos de masas por su trabajo en la resistencia
hombres y mujeres». Este proyecto de al fascismo. Hasta las monjas de clau-
reforma constitucional tampoco salió sura salieron de sus conventos a votar
adelante. contra el comunismo.
En el año de 1947, la convención li- A partir de 1948, en el Congreso se
beral reunida en enero bajo la direc- confrontaron abiertamente la posición
ción de Jorge Eliécer Gaitán expidió conservadora de plenos derechos para
la «Plataforma del Teatro Colón». En la mujer y la liberal que abogaba por
ella el liberalismo rectificaba la posi- el reconocimiento progresivo; sin em-
ción secundaria en que se había man- bargo, se trataba de propuestas y de-
tenido a la mujer colombiana en las bates marginales. El representante li-
actividades públicas y consideraba que beral Alfonso Romero Aguirre pre-
debía tener igual categoría que el sentó un proyecto que recogía lo apro-
hombre ante el Estado. Sin embargo, bado en la convención del teatro Co-
el liberalismo declaraba, en el camino lón, pero ampliándolo a la elección de
de la liberación de la mujer, «la ne- las mujeres a las asambleas departa-
cesidad, entre otras y en primera eta- mentales. Guillermo Chaves Chaves
pa, de capacitarla legalmente para ele- presentó otro proyecto de sufragio
gir y ser elegida en las elecciones para pleno. Estos dos proyectos fueron dis-
los concejos municipales». cutidos en 1949 y se confrontaron los
Los conservadores, que habían te- intereses de cada partido en relación
mido contrariar los principios de la con la mujer: los conservadores se de-
Iglesia católica, que cuidaba celo- claraban en su favor, en cambio los li-
samente el papel de la mujer en la berales abogaban por que fuera un pro-
familia, variaron su posición frente ceso lento y por etapas, ya que el clero
al sufragio femenino después de la manipularía electoralmente a las mu-
segunda guerra mundial. El papa jeres desde el confesionario. Estaba
Pío XII, en las elecciones siguientes a ya el país sumido en la sangrienta re-
la terminación de la guerra, invitó a friega que conocemos como la Violen-

Esmeralda Arboleda
de Uribe se posesiona
como ministro de
Comunicaciones ante
el presidente Alberto
Lleras Camargo,
el 1° de septiembre
de 1961.
Capítulo I
55

Josefina Valencia
de Hubach, hermana
del futuro presidente
Guillermo León Valencia,
fue la primera mujer
que ingresó al
gabinete ministerial
en Colombia, en la
cartera de Educación,
de la cual se posesionó
el 19 de septiembre
de 1956. En la foto,
la ministro entrega
diplomas a nuevos
miembros de la
Academia Colombiana
de Ciencias Exactas.

cia. El representante liberal Carlos H. miento de los derechos políticos a la


Pareja presentó el 20 de julio de 1949 mujer. La comisión de Estudios Cons-
un proyecto de reforma constitucio- titucionales nombrada por la Asam-
nal, según el cual se otorgaba el voto blea Nacional Constituyente para ela-
femenino y se prohibía el voto al cle- borar el proyecto de reformas fue ins-
ro. Esta propuesta tampoco prosperó, talada el 10 de diciembre de 1953.
pero se dieron algunos debates, en un Dentro del paquete de reformas, el ar-
período en que los liberales denuncia- tículo 171 prescribía: «Todos los ciu-
ban persistentemente la aniquilación y dadanos varones y mujeres eligen di-
la matanza de sus copartidarios en los rectamente concejales, diputados a las
campos colombianos. asambleas departamentales, senado-
La Comisión de Asuntos Constitu- res y presidente de la República», y
cionales del Congreso, creada durante fue sustentado ampliamente por Félix
el gobierno de Laureano Gómez, con Ángel Vallejo.
el objeto de dar al Estado colombiano Las mujeres empezaron a presionar
una organización política de corte cor- a la comisión desde el mes de diciem-
porativista, presentó en febrero de bre. El 14 fue entregado un memorial
1953 su proyecto. En la Comisión se suscrito por Esmeralda Arboleda,
analizó el papel de la mujer y. en la Magdalena Fetty de Holguín, Ismenia
perspectiva de ser sostén de las tradi- Mújica, Isabel Lleras de Ospina, Ay-
ciones cristianas, se consideró que las dée Anzola Linares y tres mil mujeres
mujeres casadas por lo católico pudie- más. En él defendían los convenios in-
ran elegir y ser elegidas para los con- ternacionales relativos a la mujer sus-
cejos municipales. En el proyecto de- critos por Colombia pero que aún no
finitivo se les otorgaba a las mujeres habían sido traducidos a normas le-
la posibilidad de elegir y ser elegidas gales y atacaban un proyecto que con-
para concejos municipales computan- cedía el sufragio a las mujeres casadas,
do como doble el voto depositado por porque significaba una discriminación
hombres y mujeres casados legítima- contra el resto de la población feme-
mente. nina, que tendría la calidad de semi-
Durante el gobierno militar volvió ciudadana. La Segunda Conferencia
a debatirse públicamente el reconoci- Regional de Mujeres Democráticas
56 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

del Tequendama (Cundinamarca), Serna y Rafael Bernal Jiménez ataca-


reunida el 23 y el 24 de diciembre de ban el reconocimiento total de los de-
1953, respaldó el proyecto del dipu- rechos políticos de la mujer y aboga-
tado Ángel Vallejo y el memorial de ban por el reconocimiento gradual del
las tres mil mujeres. sufragio femenino, reglamentado pos-
En el curso de los debates en el seno teriormente por el Congreso de la Re-
Berta Hernández de de la comisión se presentaron contra- pública, ya que según ellos había que
Ospina Pérez, dicciones. Los liberales, entre los cua- proteger a las mujeres en los comicios
presidenta de la les figuraban Luis López de Mesa y electorales, que tenían un carácter
Organización Femenina José Jaramillo Giraldo, defendieron el sangriento en el país y que, por otro
Nacional, creada en lado, las mujeres de la «montonera»
abril de 1954 para sufragio femenino. El grupo de dipu-
luchar por los tados conservadores no tenía una po- avivarían aún más las pasiones políti-
derechos de la mujer. sición unificada al respecto. Eleuterio cas. La comisión de estudios consti-
tucionales recibió cartas de mujeres de
Cali, Pereira, Barranquilla, Viotá, del
Comité Pro-Derechos de la Mujer de
Tunja y del Centro Femenino de Es-
tudios de Medellín, en las cuales ata-
caban la propuesta que dejaba al Con-
greso la reglamentación del sufragio
femenino. Berta Hernández de Ospi-
na, María Antonia Escobar, Josefina
Valencia y Esmeralda Arboleda se hi-
cieron presentes en las sesiones de la
comisión y sus puntos de vista fueron
escuchados.
El 27 de abril de 1954 se creó en Bo-
gotá la Organización Femenina Nacio-
nal, según las bases presentadas por
Esmeralda Arboleda y Josefina Va-
lencia. El objeto de dicha organiza-
ción era «unir a las mujeres colombia-
nas, sin distinción política o social,
para luchar por el reconocimiento y la
guarda de los derechos de la mujer y
de la infancia a la luz de las normas de
la Ley de Cristo». Colocándose por
encima de las banderas de partido
convocaban a luchar, entre otros ob-
jetivos, por la paz, que colma el anhe-
lo del alma femenina, por la igualdad
de derechos políticos para hombres y
mujeres, por el sufragio femenino, por
la igualdad salarial y contra la discri-
minación del trabajo de la mujer, por
la protección de su derecho al trabajo,
contra los despidos por matrimonio o
estado prenatal, por el derecho a ocu-
par altos cargos del Estado, por la rea-
lización de campañas educativas que
exterminen los prejuicios existentes de
inferioridad de la mujer, y por una se-
rie de medidas de protección a la in-
fancia. Esta organización estaba pre-
Capítulo 1 57

sidida por Berta Hernández de Ospi-


na y María Currea de Aya era su vi-
cepresidenta. Dicho programa fue
aprobado oficialmente por el gobierno
y difundido en los establecimientos
docentes de todo el país, por orden del
ministro de Educación encargado, Lu-
cio Pabón Núñez.
Dentro de la política del gobierno
de Gustavo Rojas Pinilla de ampliar la
representación a la Asamblea Nacio-
nal Constituyente —ANAC— nom-
bró como delegada de la presidencia a
Josefina Valencia de Hubach y como
suplente suya a Teresita Santamaría
de González, directora de la revista
Letras y encajes, el 28 de julio de 1954.
El periódico El Tiempo, en la columna
«Cosas del Día» y bajo el título de «La
mujer en la ANAC», exalta la labor La Asamblea Nacional Constitu- María Currea de Aya,
realizada por las mujeres para lograr yente, mediante acto legislativo n.° 3 Mujer de las Américas,
la ciudadanía plena. Haciendo la sal- de 1954, otorgó a la mujer el derecho vicepresidente de la
vedad frente a la manera como fue Organización Femenina
a elegir y ser elegida; sin embargo, la Nacional.
nombrada, por no compartir el pro- votación no fue unánime. Los dipu-
cedimiento, aprueban el nombramien- tados Guillermo León Valencia, Juan
to de Josefina Valencia. Consideran Uribe Cualla y Álvaro Lloreda pre-
que la representación femenina debe sentaron una proposición según la cual
ser ampliada con Esmeralda Arbole- la ley debía reglamentar el ejercicio
da, lo cual se hizo poco después. del sufragio femenino, para darle par-
Las dos representantes femeninas a ticulares garantías que la protegieran.
Esta propuesta generó una agria dis-
la ANAC presentaron a las plenarias cusión entre Josefina Valencia y su
el proyecto de acto legislativo por el hermano Guillermo León, ya que tras
cual se concedía el sufragio a la mujer. la supuesta protección legislativa se
Félix Ángel Vallejo fue el diputado a escondía la posibilidad de volver atrás
quien correspondió estudiarlo y pre- la conquista del pleno ejercicio de los
sentó ponencia favorable el 18 de derechos políticos por la mujer. La vo-
agosto de 1954. En ella planteaba, en- tación estuvo caracterizada por las
tre otras cosas, que era una cuestión constancias dejadas por los distintos
de interés nacional, que no se trataba sectores representados en la ANAC
de hacer cuentas alegres por los resul- en las cuales respaldaban la decisión o
tados electorales que podría acarrear aclaraban los motivos de su voto. Sin
esta decisión a cualquier partido en embargo, ni las mujeres, ni los hom-
particular. También afirmaba que a bres colombianos pudieron ejercer el
pesar de que la mujer no gozaba de derecho al sufragio, porque durante la
derechos políticos, siempre había in- dictadura no hubo elecciones. El ré-
tervenido, en forma indirecta, en po- gimen militar dio cabida por primera
lítica «para pacificar los ánimos, para vez a la mujer en los altos cargos del
aliviar la amarga situación de los pros- Estado. Josefina Valencia fue gober-
critos o exiliados, para cerrar las he- nadora de departamento y ministra de
ridas de los que han sido víctimas de Educación. Esmeralda Arboleda fue
persecuciones, para equilibrar ásperas miembro de la ANAC y María Euge-
divergencias y para obrar en todo caso nia Rojas dirigió SENDAS, servicio
como sedante frente a los fragores y nacional de asistencia social.
pasiones».
58 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Una vez derrocado el régimen militar,


y con el objeto de «civilizar» los co-
micios electorales, se convocó a la mu-
jer como personera de la paz. para sal-
var al país del caos en que se hallaba
sumido. La prensa realizó campañas,
entrevistas y demás formas de moti-
vación de la población femenina para
participar activamente en el proceso
plebiscitario, los comités femeninos de
los partidos tradicionales realizaron
campañas para promover la cedula-
ción de las mujeres. En las declaracio-
nes dadas a la prensa por las entrevis-
tadas aparecen elementos comunes so-
bre ese proceso político: la certeza de
haber sido espectadoras y víctimas de
la vida política del país, la necesidad
de votar el plebiscito como remedio
excepcional en una situación deses-
perada y la ilusión de poder contribuir
con su participación activa en la vida
política a la solución de los problemas
sociales que afectaban a la mayoría de
la población colombiana y principal-
mente a las mujeres y a los niños.
Alberto Lleras Camargo, uno de los
gestores y promotores de los acuerdos
que condujeron al plebiscito, pronun-
ció en el mes de agosto de 1957 una
conferencia, invitado por la Asocia-
La mujer en la Bajo la dirección de Ofelia Uribe de ción Profesional Femenina de Antio-
guerrilla: Acosta, circuló en esa época el perió- quia. Planteaba, entre otras cosas, que
fotografía encontrada dico Verdad, que impulsaba el sufra- el derecho al sufragio se concedía, de
a Joaquín Gutiérrez,
alias "Alma Negra".
gio femenino. En sus comienzos sim- repente, «sin ninguna lucha, ni peti-
patizaba abiertamente con el gobierno ción de parte de la mujer colombiana.
militar, pero su cierre fue ordenado Es decir, la plena participación en la
por la dictadura, después de que re- vida política y social en que no estaba
gistró la disolución de la marcha de interesada». Hacía un breve recuento
mujeres contra el régimen en Bogotá de los motivos alegados por los parti-
y que fue reprimida con mangueras dos tradicionales en la historia del país
del cuerpo de bomberos. Sus directo- para negarle los derechos políticos a la
ras tuvieron que refugiarse para no ser mujer, y afirmaba que esta carencia la
detenidas. había vuelto irresponsable frente a sus
Colombia fue de las últimas repú- obligaciones sociales y la había impo-
blicas latinoamericanas en reconocer sibilitado para pensar libremente.
la plenitud de derechos políticos a las Alertaba sobre una corriente, «que
mujeres. El ejercicio activo del sufra- creo tiene su origen en Cali y que en-
gio femenino se inició en el año de tiendo es un grupo pequeño de pro-
1957 con el plebiscito, en una coyun- fesionales que encabeza una señora
tura caracterizada por el caos econó- que ha escrito un libro muy volumi-
mico, violentas contradicciones socia- noso, que sostiene una idea sí comple-
les y cuando el país salía de la guerra tamente revolucionaria: 'que debe ha-
fratricida conocida como la Violencia. ber un partido de las mujeres y un par-
Capítulo 1 59

tido de los hombres'». Proponía la brero de 1958 un grupo de mujeres


creación de un organismo similar a la antioqueñas envió una carta a la Junta
Liga de Mujeres Votantes existente en Militar de Gobierno, en la cual pro-
los Estados Unidos, que «no pretende testaba por la exclusión de la mujer en
ser un partido político, ni una orga- las Comisiones Consultivas Paritarias,
nización en favor de uno u otro par- que tenían por objeto recoger las in-
tido, sino que únicamente se ocupa de quietudes nacionales para ser presen-
aconsejar al elector femenino sobre el tadas al próximo Congreso Nacional.
partido que en un momento dado esté En las siguientes elecciones para pre-
ofreciendo condiciones más favora- sidente y cuerpos colegiados, en mar-
bles». Las llamaba a tener una posi- zo de 1958, las mujeres constituyeron
ción de independencia frente a los dos el 41 y el 40 %, respectivamente, del
partidos, adhiriéndose a uno u otro se- caudal de votantes. Lucila Rubio de Estampilla de 1962,
gún las propuestas que les presentaran Laverde, en Perfiles colombianos, conmemorativa
de los derechos
en cada elección. El 17 de noviembre afirma que hasta ahí llegó el entusias- políticos de la mujer,
se creó en Medellín la Unión de Ciu- mo político de las mujeres: «termina- ejercidos por
dadanas de Colombia. da la lucha clandestina por el retorno primera vez en el
En el plebiscito realizado el prime- a la democracia: copiar comunicacio- plebiscito de
nes y distribuirlas, hacer mandados y diciembre 1º de 1957,
ro de diciembre de 1957, ya votaron en el cual votaron
1.835.255 mujeres, que constituían el llevar recados, auxiliar a los exilados 1 835 255 mujeres.
42 % del total de la población que su- y visitar a los presos políticos, todas
fragó. No obstante estos resultados, volvieron a la vida normal del hogar.
en el país no existía realmente la vo- Las aspirantes a los cargos de repre-
luntad política de dar participación ac- sentación popular no hallaron otro
tiva a la mujer en la vida pública del medio diferente para lograr sus aspi-
país, interesando así su papel como raciones que la amistad con los miem-
electora y elemento pacificador de los bros de los directorios políticos o las
comicios electorales. En el mes de fe- influencias de padrinos importantes.»

La mujer y la fuerza
pública: fotografía
tomada durante la
manifestación de mujeres
contra el gobierno
de Rojas Pinilla.
60 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Bibliografía
COHEN, LUCY. Las colombianas ante la renovación universitaria. Bogotá, Tercer Mundo, 1971.
CHAVARRIAGA MEYER, JOSÉ LUIS. Derechos y reivindicaciones de la mujer en Colombia. Bogotá
ABC, 1940.
Débora Arango, Exposición retrospectiva 1937-1985. Museo de Arte Moderno de Medellín/
Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, 1985.
GUTIÉRREZ DE PINEDA, VIRGINIA. Familia y cultura en Colombia. Biblioteca Básica Colombia-
na, n.° 3. Bogotá, Colcultura, 1975.
LEÓN, MAGDALENA, compiladora. La mujer y el desarrollo. Bogotá, ACEP, 1977.
MUÑOZ, LAURENTINO. Tragedia biológica del pueblo colombiano. Bogotá, Antea, 1939.
PELÁEZ ECHEVERRI, GABRIELA. La condición social de la mujer en Colombia. Bogotá, Editorial
Cromos, 1944.
REY DE MARULANDA, NOHRA. El trabajo de la mujer. Documento 068, CEDE. Universidad de
los Andes. Bogotá, 1982.
RUBIO DE LAVERDE, LUCILA. Perfiles de Colombia. Sin ed., sin f.
URIBE DE ACOSTA, OFELIA. Una voz insurgente. Bogotá, Ed. Guadalupe, 1963.
VARIOS. Debate sobre la mujer en América Latina y el Caribe. Realidad Colombiana, Tomo I.
Bogotá, ACEP, 1982.
Capítulo 2
61

La educación en Colombia.
1880-1930
Renán Silva el de la hegemonía conservadora, que
concluiría el año de 1930.

E n las páginas que siguen vamos a


tener ocasión de considerar la
historia de algo tan importante para
La situación
educativa durante el siglo XIX
una sociedad como es la educación. Si Para la sociedad colombiana en su
se piensa en la forma como ella con- conjunto, para sus clases subalternas y
tribuye a la formación de la opinión para sus elites dirigentes, el siglo XIX
pública de un país, a mantener o a fue en el plano educativo un fenóme-
transformar sus desigualdades y pri- no muy dinámico y quizá dependiente
vilegios sociales y. más profundamen- en una forma demasiado directa de las
te, si se piensa en la forma como las luchas políticas, luchas que entre no-
orientaciones de un tipo particular de sotros esencialmente quisieron decir
educación influyen en la cultura y el enfrentamientos partidistas —con fre-
«sistema de pensamiento y de menta- cuencia bélicos— en torno a los inte-
lidad» de un pueblo, se podrá fácil- reses de los sectores dominantes, y en-
mente estar de acuerdo en la impor- frentamientos en los cuales la gran
tancia social y política de la educación, masa participaba bajo el reclutamien-
y en el significado que tiene su cono- to forzoso o sobre la base de lealtades
cimiento histórico para tratar de intuir regionales en extremo pasionales y
cómo ha sido el proceso de formación ciegas, pero siempre como grupo so-
de una sociedad, pero también cuáles metido. Si hay dos campos que de en-
son sus metas probables, y lo que será trada presenten una aguda vinculación
mejor, cuáles pueden ser sus metas en el siglo XIX, son éstos los de la po-
posibles. lítica y la educación, al punto de pro-
El período que vamos a considerar ducir esa curiosa síntesis tan nuestra
comprende los años que van de 1880 que une en un solo personaje al polí-
a 1930 y políticamente puede ser ca- tico de partido con el catedrático,
racterizado como el de la Regenera- como es el caso de figuras como las de
ción —más o menos hasta 1900—, y Ezequiel Rojas y don Miguel Antonio
pasada la guerra de los Mil Días, como Caro.
62 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

no Ospina Rodríguez en 1842 y 1844


la declaratoria de libertad de enseñan-
za de mitad de siglo y la reforma ra-
dical de 1870, reforma que sin duda
constituyó «la edad de oro de la edu-
cación en Colombia», y que es el an-
tecedente inmediato del período que
nos proponemos estudiar.
Pero, por paradójico que pueda pa-
recer, esa sobresaturación de reformas
y proyectos no se correspondió en ma-
yor medida con el plano de las reali-
zaciones prácticas. Frente a una po-
blación que de manera reducida pero
estable no dejó de crecer a lo largo del
siglo, el sistema escolar se mostró
siempre incapaz para ofrecer a los re-
cién estrenados ciudadanos la dosis
mínima de escolaridad que supone
una participación democrática en la
vida de la sociedad y el Estado, y mu-
cho menos de acercarse al ideal de una
escuela nacional y de masas. Aún a
principios del siglo xx, en 1912, nos
encontramos con el hecho desalenta-
dor de que más del 80 % de la pobla-
ción continuaba bajo el flagelo terrible
del analfabetismo, aunque habría que
distinguir con más cuidado situaciones
regionales. Así por ejemplo, mientras
que Antioquia, que confió más su edu-
cación a pedagogos que a políticos, y
en donde el conflicto entre la Iglesia y
el Estado fue atemperado por la reli-
giosidad común de todos los grupos,
había reducido desde tiempo atrás su
Miguel Antonio Caro, Por ello mismo los partidos políticos porcentaje de analfabetismo a una ci-
en la galería de y sus voceros pudieron mostrar a lo fra cercana al 60 %, Boyacá lo man-
notabilidades largo del siglo una sensibilidad tan ex-
colombianas, realizada
tenía por encima del 90 %.
por el fotógrafo trema hacia el campo de los proyectos El caso es que, dentro de una socie-
Aristides Ariza, 1910. educativos. Parece como si hubiera dad esencialmente campesina, las po-
Caro era representante existido una conciencia clara de la sig- cas escuelas y colegios existentes fun-
de la síntesis del nificación que adquiere una determi- cionaban en los núcleos urbanos, y a
político de partido nada orientación educativa cuando se pesar de los innegables esfuerzos he-
con el catedrático, trata de organizar una república y
característico
chos a lo largo del siglo para aumentar
del siglo XIX. construir una ética y una política que el cubrimiento educativo, la población
De ahí la sensibilidad dominen de manera legítima en un en edad escolar siempre creció más rá-
de los políticos ámbito nacional. Y todo ello se expre- pidamente y las asignaciones presu-
hacia los proyectos só desde luego en el inmenso movi- puestales siempre fueron limitadas, a
educativos, en su época. miento de reformas que el país cono- lo cual se sumaron problemas políticos
ció desde el inicio mismo del gobierno y religiosos, incluso bajo la forma de
del general Francisco de Paula Santan- guerra civil, que trastocaron siempre
der hasta la Constitución de 1886, pa- la vida de la enseñanza. En páginas
sando por la contrarreforma de Maria- memorables en donde quiso recordar
Capítulo 2 63

su vida de maestro, Baldomero Sanín Estado en terrenos que no le corres-


Cano puso de presente esa relación pondían, y encontraban la reforma
entre escuela y política, pues, según sospechosa de una tendencia antirre-
cuenta, en 1879 hubo revolución par- ligiosa que echaba por tierra uno de
cial contra el estado soberano de An- los valores supremos legado por la tra-
tioquia con parálisis de los estudios, dición, ya que tenían ante sus ojos el
«durante la cual todos los alumnos sa- antecedente de la supresión de las co-
limos a campaña en persecución de munidades religiosas en el año 1861.
guerrillas...» El cuadro general de la Este grupo fue motejado con el epí-
educación en el siglo XIX muestra bien teto despectivo de «ignorantistas» o
que las destrezas y habilidades nece- partidarios de la ignorancia, y llegó al
sarias para desempeñarse en el mundo punto de organizar, ya en 1872, «so-
del trabajo seguían trasmitiéndose en ciedades católicas», partidarias de la
el medio familiar o en las propias fae- acción directa para la defensa de la re-
nas de las haciendas y latifundios a los ligión en peligro.
que desde muy temprana edad se vin- Aunque debe advertirse que nin-
culaban los niños. Y en cuanto a las guno de estos grupos puede ser iden-
«nociones necesarias para vestir la tificado de manera directa con uno
vida de un poco de fantasía y resig- cualquiera de los partidos tradiciona-
nación», y para someterse a ciertas les en Colombia, en el nivel del idea-
normas mínimas de convivencia, es rio educativo, la reforma radical fue
claro que eran aseguradas por la doc- un proyecto que plasmó con nitidez lo
trina de domingo en la parroquia y por mejor del espíritu civilizador del libe-
el a veces terrible sermón pronunciado ralismo en nuestro medio. En primer
en el púlpito. lugar, la confianza plena en que la ex-
pansión del sistema de enseñanza es la
La reforma única garantía que puede otorgar un
educativa radical de 1870 contenido real a las instituciones de-
mocráticas. En segundo lugar, y éste
Después de 1860 y bajo la vigencia del fue tal vez el punto que más levantó
federalismo, que la fracción radical los ánimos en su contra, la exigencia
del partido liberal había logrado im- de separación del poder civil y ecle-
poner en la Constitución de Rionegro siástico en el sistema escolar, sistema
en 1863, se abre uno de los períodos que en nuestra sociedad había sido
de reforma educativa más significati- controlado durante todo el período de
vos de nuestra historia, no sólo por el dominación hispánica por la Iglesia,
alcance político y cultural intrínseco algunos de cuyos miembros resultaban
del proyecto, sino por sus realizacio- ahora muy afectos a ideologías anti-
nes prácticas, sobre todo en el plano republicanas. Y, finalmente, la reivin-
de la escuela pública a la que la refor- dicación de la función docente del Es-
ma declaró obligatoria y gratuita. La tado, al incluir la educación dentro de
reforma radical colocó de un lado a los la órbita de sus deberes y derechos, y
grupos que se comprometieron en su entender tal función como una de las
defensa y que fueron llamados «ins- formas en que el Estado expresa su so-
truccionistas» por su apego a la fór- beranía.
mula liberal que concebía el sistema Lo que más llama la atención en el
de enseñanza y la instrucción pública intento educativo del radicalismo es la
como la palanca central en el camino forma integral como buscó enfrentar
de la libertad, palabra que se cuidaban la situación educativa y cultural del
de escribir antes que la de progreso, país en todos sus niveles. Una admi-
que sólo venía a continuación. Y del nistración unificada y directamente
otro lado los enemigos de la reforma controlada por la recién creada Direc-
que consideraban la escuela obligato- ción Nacional de Instrucción Pública,
ria como una intromisión ilegítima del adscrita a la Secretaría del Interior, y
64 Nueva Historia de Colombia. Vol IV

una visión pedagógica y política que el gran acierto que constituyó la fun-
incluía a los alumnos, a los maestros y dación de la revista La Escuela Nor-
a los padres de familia, a los que se mal, con un tiraje de más de tres mil
intentó comprometer —tan sólo con ejemplares cada dos semanas y que,
éxito relativo— como soportes socia- aunque órgano de la Dirección Nacio-
les de la reforma. Al lado de ello una nal de Instrucción Pública, no se li-
estrategia financiera y de manejo ad- mitó a la publicación de leyes y decre-
ministrativo distribuida entre el Esta- tos sino que se encargó también de la
do central, los estados federales y los tarea de difusión de los principales te-
distritos municipales, quedando las mas pedagógicos de la época.
tres instancias así comprometidas en el Sin embargo, fue en el campo de la
esperado despegue educativo. instrucción pública en donde el radi-
En el plano de la educación supe- calismo y sus principales figuras, San-
rior, constituye mérito del proyecto tiago Pérez. Dámaso Zapata y Enri-
radical la organización de la Univer- que Cortés, pusieron todo su acento,
sidad Nacional, en 1886, bajo la pre- a través de múltiples esfuerzos y dis-
sidencia del general Santos Acosta, posiciones que se condensaron en el
siendo sus primeros rectores Ezequiel decreto orgánico del 1 de noviembre
Rojas y Manuel Ancízar, y sus facul- de 1870 que declaró por primera vez
tades iniciales las de jurisprudencia, fi- en el país el carácter obligatorio, gra-
losofía y medicina, a las que se agre- tuito y rigurosamente neutral en el te-
gaba un sistema de escuelas en su ma- rreno religioso de la escuela pública.
yor parte de carácter técnico: ingenie- Sobre este último punto, la enseñanza
ría, arquitectura y una más de artes y religiosa, que fue motivo de los más
oficios. Sus catedráticos fueron lo más enconados ataques, hay que enfatizar
destacado de la elite intelectual del pe- que la reforma no fue anticlerical ni
ríodo —sin exclusión de los conser- mucho menos antirreligiosa. Se limitó
vadores— pero su funcionamiento co- a declarar la no intervención del Es-
noció las dificultades habituales de tado y a garantizar en las escuelas el
presupuesto y una álgida polémica so- tiempo suficiente para que los niños,
bre el carácter obligatorio de la ense- «según la voluntad de sus padres, re-
ñanza de los textos de Destutt de ciban dicha instrucción de los párrocos
Tracy y Jeremías Bentham, discusión o ministros», aunque no resultó esto
que escondía mucho más. pues detrás en garantía suficiente para los sectores
se agazapaba la polémica que la Igle- más tradicionalistas.
sia y un sector de los intelectuales con- Esta enérgica política instruccionis-
servadores habían montado sobre lo ta que planteaba la reforma se reflejó
que Miguel Antonio Caro llamó los no sólo en un amplio debate educativo
abusos del «Estado docente». Y en re- sino, también, en un rápido y soste-
lación con la formación de maestros nido crecimiento de la escuela elemen-
vino por primera vez al país, en 1872, tal. Si a mitad de siglo tan sólo 22.000
una misión pedagógica alemana com- niños concurrían a la escuela, en el
puesta por nueve educadores forma- año de 1870 la cifra ya llegaba a
dos en las teorías de Pestalozzi y Froe- 60.000, y en 1874 a 70.000. Y para el
bel, y aunque conocieron las dificul- año de 1876 funcionaban en el país
tades del idioma y de las costumbres, 1.464 escuelas con 79.123 escolares, lo
la falta de recursos materiales y ciertas cual señalaba según los informes ofi-
dosis de persecución religiosa por su ciales un incremento de más de 327 es-
pertenencia al protestantismo (con ex- cuelas y 27.177 escolares con relación
cepción de los dos enviados a Antio- a los datos de 1872. En el plano regio-
quia, que fueron católicos), ya al final nal, Antioquia fue el estado de mayor
del año habían logrado organizar más crecimiento educativo bajo el régimen
de veinte escuelas normales en la ma- radical, debido al gran esfuerzo de las
yoría de los estados. A esto se agregó autoridades conservadoras antioque-
Capitulo 2 65

Grupo estudiantil
de un colegio femenino
de Pamplona, a comienzo
de siglo.
El carácter obligatorio,
gratuito y de
neutralidad religiosa
en la escuela pública
fue formulado por
primera vez por los
políticos del
radicalismo, en un
decreto orgánico de
noviembre 1º de 1870.

ñas durante el gobierno de Pedro Jus- Pública del Cauca sobre la inconve-
to Berrío. Aunque opuestos por ra- niencia de su posición y de los conflic-
zones políticas y doctrinarias al decre- tos que podría generar, el prelado res-
to orgánico de 1870. la elite dirigente pondió: «No importa que el país se
en Antioquia se sumó a la campaña convierta en ruinas y escombros si la
instruccionista con éxito notable, co- bandera de la religión puede elevarse
locándose enseguida con logros rela- triunfante.» Y en medio de la indife-
tivos los estados de Cundinamarca y rencia o el rechazo soterrado de di-
Santander. versos grupos liberales, los represen-
Pero la lucha contra la política edu- tantes políticos del conservatismo des-
cativa radical estuvo presente desde su de la prensa y el Congreso clamaban
propia puesta en marcha. La Iglesia, y por el «cambio educativo», exponían
sobre todo sus jerarcas, secundados iniciativas para traer al país a los Her-
por una población creyente y con una manos Cristianos para la nueva tarea
acentuada capacidad de obediencia, le de moralización, e incluso los más ex-
fueron hostiles desde el principio. En tremistas y aguerridos convocaban al
el Cauca, un fortín esclavista y aris- saboteo directo en contra de la escuela
tocrático del siglo XVIII y región muy obligatoria y en defensa de la religión
proclive a ideologías monárquicas y amenazada.
anti-igualitarias, el arzobispo de Po- Por su parte, un estado de control
payán, Carlos Bermúdez, luego de re- político conservador como Antioquia,
gresar del Concilio Vaticano de 1870, por ejemplo, que tenía ya en 1871 algo
abrió el ataque. Mediante pastoral de más de doscientas setenta escuelas de
1872 prohibía a sus fieles matricular a hombres y mujeres entre públicas y
sus hijos en las escuelas públicas ofi- privadas y una cifra cercana a los die-
ciales bajo amenaza de excomunión, y cisiete mil alumnos, había rechazado
dos años después, en 1874, excluía a el nuevo código de instrucción pública
los estudiantes de las escuelas nor- desde el principio, alegando contra su
males de cualquier participación en los excesivo centralismo, y en esa región
ceremoniales de Semana Santa. Ad- la expansión educativa se adelantó,
vertido por el director de Instrucción pero bajo un contenido diferente de
66

aquel que impulsaba la reforma. respectiva ruina fiscal, a lo cual se


Cuando, finalmente, en 1877 Antio- agregaba el problema al parecer in-
quia se sumó al nuevo código, lo hizo superable de las relaciones con la Igle-
acogiéndose a las mismas variaciones sia, y casi veinte años de continua
que el Cauca le había impuesto y en inestabilidad política manifiesta en su-
un momento en que su acogida resul- cesivos golpes, levantamientos y gue-
taba más bien formal, pues las fuerzas rras civiles, entre cuyas causas no dejó
sociales de las cuales esa orientación de mencionarse a la educación, habían
educativa era estrategia ética y política convencido a comerciantes, banque-
entraban ya en franco retroceso. ros y terratenientes de la necesidad de
En el marco de una profunda crisis una fórmula política alternativa que
económica, vinculada como casi siem- ante todo se hiciera eco del problema
pre a los avatares del mercado mun- del orden. El federalismo de la Cons-
dial, del desorden político y social que titución de 1863, que expresaba el
colocaba ahora en primer plano el fraccionamiento regional vinculado al
problema del orden y bajo la atmós- pasado colonial, a la ausencia de un
fera caldeada de una nueva guerra ci- mercado que integrara en términos
vil, que de manera práctica interrum- económicos el país, y a la permanencia
pió la reforma, en el mes de agosto de de caudillos locales con el tipo de leal-
1876 aparecía el último número de La tades y adhesiones regionales que ello
Escuela Normal como signo inequí- suponía, había hecho crisis, y con la
voco de un proyecto que expiraba. Ya crisis federal hacía también crisis la
en 1880, como resultado de la guerra fórmula radical que anteponía la li-
y de la parálisis de la reforma, el nú- bertad al progreso. Y en esa atmós-
mero de escuelas y de escolares lle- fera, una intensificación creciente de
las críticas conservadoras contra el sis-
gaba tan sólo a 1.395 y 71.500 respec- tema de enseñanza, con una recupe-
tivamente, contra las 1.646 escuelas y ración precisa de posiciones que ya ha-
los 79.123 estudiantes de 1876. Se bía logrado imponer la suspensión de
abría entonces un nuevo período en la leyes que limitaban ciertas actividades
política educativa del país, tan com- de la Iglesia.
plejo y tan rico en sucesos como el an-
terior, pero con una orientación y un La nueva fórmula empezó a concre-
juego de fuerzas sociales por completo tarse hacia 1880, cuando una coalición
diferentes. de conservadores y liberales indepen-
dientes opuestos al radicalismo llevó a
la presidencia en nombre del Partido
Regeneración y sistema educativo. Nacional al político cartagenero Ra-
La reforma constitucional de 1886: fael Núñez, antiguo radical, quien co-
sus antecedentes generales y sus menzó de inmediato un programa de
consecuencias educativas reformas que apuntaban hacia el re-
fuerzo de los poderes del ejecutivo.
Al principiar la década de los ochenta, Reformas que no dejaron de tocar el
con la excepción de los representantes campo educativo, pudiendo recono-
más fieles del ideario radical, el con- cerse ahí también los rasgos que ca-
junto de la clase dirigente parecía en- racterizaron el proyecto centralista
contrar un punto de consenso en que emprendido por la Regeneración. Así
sólo el orden, la paz y la seguridad po- por ejemplo, la ley 106 de 1880 auto-
drían ser los elementos a cuyo amparo rizó al ejecutivo para modificar la or-
se incrementarían la riqueza y la pros- ganización universitaria, y bajo esta
peridad que permitieran enfrentar el autorización fue colocada de inmedia-
cúmulo inmenso de problemas a que to la universidad bajo su control di-
el país se veía enfrentado. La difícil si- recto, eliminando toda posibilidad de
tuación económica producida por la control autónomo por parte de la pro-
caída vertical de las exportaciones y la pia institución.
Capítulo 2 67

En relación con las orientaciones de nacional única y el reconocimiento


la política educativa, la Constitución efectivo, en las condiciones de miseria
del 86 determinó derroteros claros e material y cultural del país, de que la
inéditos, ya que bajo la nueva concep- gran mayoría de los colombianos po-
ción del Estado, en acuerdo con el pa- día continuar tranquila por completo
pel desempeñado ahora por la noción al margen de los rudimentos mínimos
de orden —dentro de un proyecto que de la instrucción. Pero, por otro lado,
se presentaba como de «salvación na- Rafael Núñez en 1893.
garantizó las circunstancias para que Ya en su primer
cional»—, y en relación con la nueva más tarde la educación pudiera con- gobierno, en 1880,
función asignada a la religión, y sobre vertirse en un negocio rentable y, ante la ley 106 autorizó
todo a la Iglesia como institución, res- todo, dejó abierta una de las puertas al ejecutivo para
pecto de los asuntos de la moral pú- jurídicas por donde años más tarde en- modificar la
blica y privada de los ciudadanos y de trarían en una suerte de nueva colo- organización
los problemas del control social, el ca- universitaria, con
nización todas las congregaciones re- lo cual se sujetó
rácter del sistema escolar tenía que su- ligiosas que desde entonces volvieron la universidad al
frir indudablemente alteraciones muy a monopolizar la educación, hasta más control directo
profundas. o menos 1930. del presidente,
muy de acuerdo al
El artículo 41 de la Constitución de- Que a pesar de negarse a generali- centralismo que
claró que la instrucción primaria cos- zar la escuela a través de su propia ini- caracterizaría
teada con fondos públicos «sería gra- ciativa, declarando su franco respeto a la Regeneración.
tuita pero no obligatoria», volviendo
atrás en relación con lo que había es-
tatuido la Constitución del 63. La jus-
tificación doctrinaria de este principio,
justificación que hay que buscar teo-
rizada en Caro pero no en Núñez, tie-
ne que ver con la concepción que la
Regeneración propuso sobre las rela-
ciones entre el Estado y el individuo
en el plano de la iniciativa individual.
Aunque el Estado está investido de
funciones económicas y políticas que
exigen su intervención en la vida so-
cial, como lo veremos más adelante,
no puede impedir la libre competencia
generalizando la enseñanza obligato-
ria y, aún menos, obligando a las fa-
milias a que envíen sus hijos a las es-
cuelas estatales. La educación debe
ser obra tan sólo de los particulares,
limitándose el Estado a actuar allí
donde no llega o no se interesa por lle-
gar la iniciativa privada. El Estado,
como agente educativo, no puede fun-
cionar más que como complemento.
El Estado estimula, protege y ayuda,
pero ahí debe concluir el campo de su
intervención.
Ahora, más allá del complejo tejido
interno de las justificaciones ideoló-
gicas en que este precepto se apoya,
hay que decir que su realización sig-
nificó en el plano práctico la renuncia
constitucional al ideal de una escuela
68 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Alumnos de una por la libre concurrencia, el Estado cación pública será organizada y diri-
escuela de la población hubiera reivindicado para sí al mismo gida en concordancia con la religión
de Chía, a mediados tiempo la suprema inspección y vigi- católica». Esta entrega de la enseñan-
de los años 20.
El control eclesiástico
lancia de la educación, no debe ser za a la tutela de la Iglesia, que las con-
sobre la educación, algo visto como una «contradicción». diciones prácticas volvieron aún más
garantizado por la Es más bien la constatación de la exis- completa, resultaba de la considera-
Constitución y el tencia de una estrategia por lo menos ción de la nación como católica en su
concordato, incluyó doble, pues a pesar de las garantías es- totalidad, y fue complementada y re-
la enseñanza tablecidas para la iniciativa particular forzada un año después a través de la
obligatoria y excluyente
de la religión católica. y del terreno cedido a la Iglesia en la firma de un concordato entre la Santa
enseñanza, el Estado siempre mantu- Sede y el gobierno colombiano.
vo la disposición que le permitía, por La existencia de concordatos entre
lo menos como posibilidad, la «supre- el Vaticano y los gobiernos nacionales
ma inspección y vigilancia» por parte debe situarse en el marco de la reno-
del poder central. vada estrategia política del papado,
Pero en lo que tiene que ver con las ahora conducida por el pontífice León
orientaciones educativas, posiblemen- XIII, quien buscaba sacar a la Iglesia
te la modificación de mayor trascen- católica de su pérdida de poder y ais-
dencia fue la que resultó como el pro- lamiento de la escena internacional en
ducto más genuino del nuevo tipo de un siglo que se había caracterizado de
relaciones entre la Iglesia y el Estado manera dominante por sus tendencias
que determinó la Constitución del 86, liberales y laicas. Y para el partido
la que desde su encabezamiento decla- conservador colombiano significó algo
ró a la religión católica como la de la tan importante como el logro de una
nación, asegurando su protección por posición cosmopolita que adhería a
parte de los poderes públicos al con- una de las fuentes de mayor influencia
siderarla con toda justicia como «un de las «políticas sociales del orden» en
elemento esencial del orden social», y ese período, fuente que al mismo
determinando por tanto que «la edu- tiempo ofrecía la posibilidad de ser
Capítulo 2
69

presentada, con buenas razones, como vo ordenamiento jurídico del país,


uno de los fundamentos históricos de principalmente a través de la marca de
la nacionalidad colombiana, al tiempo un político insistente, doctrinario, en
que, por otro lado, y con una idea muy grado sumo católico y ultramontano
curiosa de moral política, fustigaba al como lo fue el señor Caro.
partido liberal por su carácter exótico Pero en el caso de Núñez la situa-
y ajeno a nuestras tradiciones, según ción es más compleja si pensamos en
lo expresaban los más conspicuos su anterior radicalismo de juventud y
ideólogos conservadores. su reconocido escepticismo religioso.
El control eclesiástico sobre la edu- Esto se aclara un poco si, de otro lado,
cación, control que la Constitución y recordamos su acentuado realismo y
el concordato aseguraban, compren- su experiencia de vida europea, un
dió, entonces, la enseñanza obligato- continente que había visitado en una
ria y excluyente de la religión católica época como la de la Comuna de París.
y la observancia de las prácticas pia- Haciendo referencia de manera explí-
dosas que le corresponden; la facultad cita a los movimientos sociales prole-
de imponer de manera unilateral los tarios, escribía Rafael Núñez: «En la
textos de religión, filosofía y moral; el hora que marca el cuadrante de la hu-
derecho de denunciar y hacer excluir manidad, el desarrollo y fortificación
a todo docente que pudiera aparecer del sentimiento religioso vuelve a ser
como sospechoso de creencias religio- el arca de la civilización», agregando
sas o morales distintas de las que el más adelante lo siguiente: «La repú-
Estado sancionaba como oficiales; y la blica espiritual con su aureola de es- La cartilla de Baquero
interferencia de todo contenido lite- en un anuncio publicado
peranzas infinitas, debe venir en so- en "El Heraldo", de
rario o científico en la enseñanza por corro de la república laica.» Bogotá, en 1890.
el ojo vigilante de la clerecía, aunque
se tratara por entero de terrenos que
excedieran su competencia. A todo lo
cual se agregaba, si se recuerdan al-
gunas de nuestras tradiciones históri-
cas, un clima de ardorosa intolerancia
y fanatismo cuyos efectos nunca han
dejado de hacerse presentes en cada
una de nuestras luchas sociales. Fir-
mado el concordato, Núñez podía
emocionado escribir a Caro: «El gran
arreglo con la Santa Sede está ya fir-
mado. Gloria a Dios en las alturas y
paz en la Tierra a los hombres de bue-
na voluntad.»
Ahora bien, antes que tratar de ana-
lizar, o siquiera imaginar, con todo de-
talle los efectos culturales inmensos de
esa aceptación constitucional de la re-
ligión católica como doctrina oficial y
de la consecuente entrega de la ense-
ñanza a la Iglesia, hay que tratar de
dilucidar las circunstancias y condicio-
nes que le dieron fundamento histó-
rico dentro de un proyecto político re-
gido por una manifiesta voluntad de
orden. De un lado aparece ahí, sin
duda alguna, una de las contribucio-
nes mayores del conservatismo al nue-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
70

Hasta un punto que asombra por su bros de la clase dirigente, aunque el


lucidez, para Rafael Núñez era evi- liberalismo tardara más en reconocer-
dente el papel de una ética, lo que él lo, como la única institución capaz de
denominaba «el principio moral», en establecer una ligadura ético-religiosa
la dirección de la vida colectiva. «La eficaz dentro de un país extenso y de-
sociedad no puede existir sin un prin- sarticulado, con extremadas desigual-
cipio moral», decía haciendo referen- dades sociales, raciales y regionales
cia a la situación interna del país, para con una peligrosa tradición de secta-
agregar: «y ese principio moral se ha rismo político siempre a punto de ex-
evaporado entre nosotros dejando un plotar, y un país que en medio de una
hondo vacío que sólo podrá ser lle- gran crisis intentaba recorrer ahora el
nado por un cristianismo práctico». Y camino de su unificación nacional a
en otro lugar hablará de la necesaria través de un cambio «desde arriba>
predicación evangélica para pacificar que había excluido cualquier partici-
los ánimos, pacificación «sin la cual el pación popular que más adelante le
orden social no dejará de ser un pro- hubiera podido dar algún viso de le-
blema indefinido». Incluso en textos galidad, y cuya armazón jurídica fu<
tardíos, volverá a recordar la vigencia producto de las reformas constitucio-
de ese «principio moral» que no puede nales de 1886.
ser sustituido por «facultades extraor-
dinarias y recursos legales». Fogoso En el punto concreto del sistema
polemista dominado casi hasta la ob- educativo, la Iglesia era la única ins-
sesión por el problema del orden y la titución poseedora de un aparato bu-
autoridad, ¿acaso no había sido él rocrático centralizado doctrinaria y or-
quien, con respuesta anticipada, había ganizativamente, con la ascendencia y
preguntado en uno de sus escritos de el respeto que las grandes masas de un
la reforma política: «¿Quién da la ley país culturalmente atrasado le profe-
en Colombia, el patrono o el obrero?» saban y en donde nunca el anticleri-
Pero en el uso, al parecer bastan- calismo radical había sobrepasado los
te instrumental, de un «cristianismo límites prudentes de una elite ilustra-
práctico», tal como resultaba de la da, pero minoritaria y urbana. Desde
orientación católica de la enseñanza, luego, también la única institución con
hubo mucho sentido práctico y realis- una larga experiencia educativa que le
ta, un sentido muy atinado de las con- venía de tres siglos de dominación co-
diciones concretas en que era posible, lonial, en que de manera monopolista
dada la situación del país y sus tradi- había controlado el aparato educativo.
ciones, un proyecto nacional de do- Pero la única también con una pro-
minación política, y ese sentido realis- puesta y un saber pedagógicos proba-
ta, práctico y concreto se encontraba dos, que no sólo armonizaban a la per-
bien presente en el hábil político que fección con los fines sociales asignados
fue Núñez. A finales del siglo XIX en a la educación por el nuevo ordena-
Colombia sólo una institución, la Igle- miento constitucional, sino con el tipo
sia, tenía la amplitud y solidez, la le- de sujeto, de hombre y ciudadano que
gitimidad y aceptación necesarias para el nuevo proyecto de dominación se
enfrentar a través de la acción y pré- colocaba como meta. Y la única tam-
dica moral, en general bastante coher- bién que contaba con recursos mate-
citiva, los problemas de la seguridad y riales y humanos, tanto internos como
el orden, la tranquilidad y la paz que externos, para colaborar con el pro-
la Constitución del 86 implicaba y, por yecto en el plano educativo.
qué no decirlo, que el desarrollo del Sobre la base de ese marco consti-
país exigía. En esos años, y más allá tucional y en una atmósfera cada vez
de la evaluación que hoy día se pueda más abierta de represión política e in-
hacer de sus consecuencias, la Iglesia telectual que no dejó de ser ajena al
aparecía para la mayoría de los miem- desenvolvimiento de la educación, por
lo menos en los estudios universita-
Capítulo 2
71

"El escolar
hispanoamericano",
cartilla publicada
por las directoras
del Colegio
Pestalozziano de
Bogotá,
a comienzos
de siglo.

rios, se puso en marcha la nueva prueba la gradual pero efectiva desa-


orientación del sistema educativo. Los parición de un periodismo pedagógico
Anales de Instrucción Pública fueron que en la década de los setenta habían
sustituidos por la Revista de Instruc- conocido muchas ciudades del país, y
ción Pública y continuaron aparecien- que encarnaba la casi única perspec-
do ahí artículos con información na- tiva cultural para la mayoría de docen-
cional e internacional sobre teorías y tes y la posibilidad de formación en un
procedimientos educativos, pero lo nivel local de un pensamiento peda-
fundamental, la discusión educativa y gógico propio.
pedagógica que había tratado de ex- En el plano legislativo, la aplicación
tender el radicalismo a maestros y pa- de los principios constitucionales del
dres de familia cesó, como lo com- 86 dio lugar, ya en el año de 1892, a
72 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

la promulgación de la ley 89 y del res- educativa producto de la Regenera-


pectivo decreto reglamentario número ción debía esperar el nuevo siglo para
349, del mismo año, reglamentación encontrar la base segura de aplicación,
que se conocerá luego como el plan sólo que la encontraría en un período
Zerda de Instrucción, que buscaba nuevo, la «hegemonía conservadora»,
trazar normas de organización nacio- que por algunas orientaciones parti-
nal para la enseñanza e imponer un culares no puede asimilarse sin más a
sistema de educación nacionalmente la Regeneración nuñista, y período
unificado «hasta donde sea posible», que en los planos educativo y cultural
como de manera explícita lo reconocía profundizaría de manera práctica los
el propio plan, pues a pesar de que la aspectos más tradicionalistas que la
Constitución del 86 hubiera sometido Constitución, el Concordato y el plan
formalmente a los antiguos estados so- Zerda ya incluían, y que de manera
beranos, por muchos años más las es- lenta pero efectiva venían ya marchan-
tructuras locales y regionales de po- do en muchas de las instituciones edu-
der, que eran las que efectivamente cativas que la Iglesia había empezado
marcaban de manera cotidiana mucho a controlar, sobre todo en regiones
del carácter de las prácticas educati- como Cauca, Antioquia y, en parte,
vas, continuaban funcionando como Cundinamarca; lento pero inexorable
los centros básicos de decisión. proceso que tal vez le otorga verdad a
un aforismo de Núñez cuando se lo
Pero la vigencia del plan Zerda, cu- aplica a su propia obra de «salvación
yas prolijas orientaciones serían reco- nacional»: «[...] pero todo ideal sufre
gidas y ampliadas por la legislación al ponérsele en obra».
educativa de 1903-1904. fue efímera.
Antes de poder encontrar una aplica- A menudo se escribe, con poca jus-
ción efectiva en el camino se tropezó ticia, que la Regeneración frenó de
de nuevo con la guerra civil, primero manera terminante la expansión edu-
en 1895 y luego, a finales del siglo, con cativa que caracterizó el período fe-
la guerra de los Mil Días, la más larga deral. Sobre este aspecto es prudente
guerra civil que el país haya conocido puntualizar lo siguiente: de una parte,
en toda su historia, y que apareció la expansión educativa federal, que
como un escollo decisivo para el logro nadie puede negar, fue localizada para
de una organización educativa estable. algunos años y estados particulares.
La guerra de los Mil Días produjo so- Pero, por otro lado, en los años que
bre la educación más devastaciones cubre la Regeneración, más o menos
que cualquier conflagración anterior. de 1880 hasta el fin del siglo las tasas
Las facultades universitarias se desor- de escolaridad no dejaron de crecer,
ganizaron por completo y su población con la excepción lógica de los años de
escolar se vio sensiblemente reducida. guerra, pero lo hicieron en forma si-
Las escuelas públicas vieron cerrar sus milar a todo el siglo XIX, a ritmos mu-
puertas a todo lo largo del país. De los chísimo más lentos que los de creci-
colegios de segunda enseñanza, el go- miento de la población en edad esco-
bierno y los insurrectos sacaron buena lar. Pero un crecimiento moderado es
parte de sus cuadros militares superio- innegable. Así por ejemplo, de una ci-
res. Los locales escolares, de nuevo fra inicial de 71.070 escolares de am-
convertidos en cuarteles y centros de bos sexos matriculados en la escuela
reclutamiento, resultaron otra vez los pública en el año de 1881. se pasa para
lugares indicados para albergar «los el año de 1890 a una cifra de 99.215
cuerpos de guarnición o los batallones escolares, y a la de 129.682 casi al final
que hacían noche para continuar des- del siglo, en el año de 1897.
pués la marcha», según nuevo testi- Así mismo, se achaca a la política
monio del maestro Sanín Cano. educativa de la Regeneración una am-
Como tantas otras cosas en el país pliación inmediata del sector escolar
que terminaba la centuria, la reforma privado. Sin embargo, los pocos datos
Capítulo 2
73

Aviso del Colegio


Pestalozziano
de Bogotá, en 1893,
"regido por los
métodos oral, objetivo
y subjetivo de
Pestalozzi y de Froebel".
Una misión pedagógica
alemana había
introducido al país
las teorías de estos
educadores, en 1872.

conocidos, por ejemplo la pequeña ci- especialmente propicia para la educa-


fra de 7.800 escolares para 1897, no ción popular.» Ese inusitado interés
confirman esta idea. Ese proceso de por una esfera de actividad años atrás
crecimiento del sector educativo pri- descuidada, puede ser relacionado con
vado es cierto, y se relaciona jurídi- la entrada en el Cauca de congrega-
camente con algunas de las modifica- ciones católicas que manejaban mu-
ciones de 1886, pero de manera in- chas escuelas públicas que. por lo de-
mediata no coincide en el tiempo con más, eran sostenidas en el plano eco-
el proyecto regenerador, ya que la nómico con fondos oficiales. Sea el
educación privada como fenómeno de caso de los Hermanos Maristas, que
significación social no adquirirá fuerza controlaban escuelas masculinas, o el
hasta fecha mucho más tardía. de las Hermanas de la Caridad, que
Un punto de importancia por con- regentaban escuelas femeninas, desde
siderar finalmente es el que tiene que 1889. En su mensaje a la asamblea, el
ver con el interés educativo creciente gobernador se refería a tales escuelas
en algunas regiones que en el período cristianas como «esperanza segura de
federal no habían mostrado ninguno recuperación social», mencionando a
pero, en cambio, habían sido oposi- la vez un mensaje de la asamblea de-
tores aguerridos del proyecto de en- partamental que, en 1890, había re-
cordado cómo la «instrucción, para
señanza de los radicales. Es el caso de que sea sólida y cristiana», tendría que
la región caucana que logró aumentar darse en establecimientos conducidos
el número de sus escuelas de 204 en por instituciones religiosas «donde se
1888 a 284 en 1896, y cuyo número de empieza a formar el corazón de la ni-
escolares pasó de 12.887 a 22.592 ma- ñez, base indispensable de toda ins-
triculados en la escuela pública en el trucción». Así mismo había adoptado
último año mencionado, aunque en la asamblea del Cauca la ordenanza
verdad de ese número tan solo asistían número 9 del año 1890 para que se
unos diecinueve mil a las clases, según fundaran escuelas públicas para varo-
lo informaba el gobernador a la asam- nes en todas las capitales de provincia
blea departamental en el propio año bajo la dirección de los Hermanos
de 1896, agregando a renglón seguido: Cristianos.
«Como se ve. la Regeneración ha sido
74 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Alumnos y profesoras
de una escuela de
Pasto, pertenecientes
a la cruzada
eucarística,
hacia 1929.

Este hecho, aunque aún regional, y manecerán más o menos marginales


traído a cuento solamente como un hasta la década de los veinte, cuando
ejemplo, es realmente significativo despertarán de nuevo llenos de vida.
porque muestra en germen la tenden-
cia que se constituirá como dominante La reforma educativa de 1903
en la educación primaria y secundaria
de los primeros treinta años del siglo El siglo xx se inicia para la sociedad
xx: el control de buena parte de la en- colombiana en medio de una confu-
señanza, tanto la correspondiente a las sión política y social como hace tiem-
elites como aquella otra que especial- po no se recordaba. En su forma ori-
mente se diseña para las clases pobres, ginal la Constitución del 86 había he-
por las congregaciones católicas, pero cho crisis, pues su ofrecimiento más
casi siempre bajo subsidio económico preciado, la «paz científica», para re-
oficial, y que les dará a la técnica y al petir la expresión común a muchos de
saber pedagógicos esa modalidad es- sus promotores, encontraba reflejada
pecial que bien puede ser llamada «pe- su imagen en el espejo del frente bajo
dagogías católicas», como aquellas de la figura poco optimista de una cruen-
Don Bosco y La Salle que ya muchas ta guerra civil de tres años, una larga
declaraciones de Núñez habían valo- guerra de Mil Días. A pesar de algu-
rado en toda su importancia en sus es- nos signos que anunciaban la prospe-
fuerzos para la moralización de las cla- ridad viajando «a lomo de mula», pues
ses pobres. Sobre la base de las orien- algunas regiones habían iniciado ya el
taciones del Concordato y la Consti- camino del café, el balance de la gue-
tución y de las legislaciones prove- rra en cuanto a destrucción de rique-
nientes del plan Zerda y de la ya za, muerte, enfermedad, miseria y
próxima legislación de 1903 y 1904, se- desmoralización era bastante desola-
rán las pedagogías católicas las que dor para una gran parte de la pobla-
ocupen el lugar quitado al discurso ción que, renunciando a una ética del
educativo y pedagógico radical con su trabajo con la que difícilmente acep-
ética ciudadana y democrática; y los taba comprometerse, prefería traspa-
esfuerzos por una educación liberal y sar el umbral más conocido de la can-
laica, naturalista y experimental, per- tina amable. El partido conservador
Capítulo 2 75

que religiosamente se confesaba en la partida del financiamiento educativo


mañana y en la tarde, se encontraba entre la nación, los departamentos y
ya perpetuado en el poder en forma municipios, tal como figuraba ya en el
excluyente y al parecer indefinida, y plan Zerda. Pero en su contenido más
del radicalismo liberal la guerra no ha- general, su marco de orientación con-
bía dejado sino una sombra tenue. tinuó siendo lo acordado por la Cons-
Tardarán muchos años para hacerse titución del 86, sobre lo que nada fun-
sentir las huellas que la guerra de fin damental avanzó: la preeminencia es-
de siglo impuso sobre el liberalismo tatalmente asegurada de la religión ca-
hasta el punto de transformarlo de lo tólica en la enseñanza, la aspiración a
que era a principios de siglo, un re- la unidad nacional y el fomento de la
fugio de generales agrarios derrota- riqueza como una de las metas del sis-
dos, en partido de una clase en ascen- tema escolar. Antonio José Uribe,
so que establece diálogos y alianzas En su exposición de motivos ante el ministro de Instrucción
con los movimientos sociales moder- Parlamento, Antonio José Uribe vol- en 1903, cuyo nombre
nos, y todo ello en un lapso menor a se dio a la reforma
vió a insistir en que el sistema de en- educativa de ese año.
los treinta años. Y a la caótica situa- señanza era una de las causas del atra- Continuó la
ción existente se agregaba el rudo gol- so del país y gran parte del origen de financiación de la
pe que para una conciencia nacional nuestras guerras civiles, al tiempo que educación entre la
incipiente significó la pérdida, así lla- atacaba la herencia colonial de letra- nación, departamentos
mada, de Panamá. Una mezcla com- y municipios, pero
dos inútiles, recalcando la necesidad introdujo la
pleja, en fin, de ese ambiente de de- de obreros cualificados, con lo cual se orientación industrial
rrota y confusión, pero también de al- hacía eco de muchas de las aspiracio- en la primaria y
gunas esperanzas no muy claras, que nes de una elite nueva, principalmente secundaria, con
vive toda sociedad en época de crisis. antioqueña, que se encontraba vincu- énfasis en la
Ese especial estado de ánimo que bajo educación cívica.
lada a los primeros impulsos de desa-
su cara positiva sintetizará en los pri- rrollo industrial que el país empezaba
meros años de este siglo el general Ra- a sentir.
fael Reyes al aconsejar a los colom-
bianos guardar para siempre en el baúl La reforma Uribe determinó como
las armas destructoras, olvidar los gra- las bases del sistema educativo en Co-
dos militares y empuñar, mejor, los lombia, la educación moral y religiosa,
instrumentos de trabajo. la educación de orientación industrial Niños de una escuela
en la primaria y la secundaria, sin des- rural, jugando
Dentro de ese contexto político y montar el bachillerato tradicional, y al aire libre.
moral se produce la ley 39 de octubre para la universidad, lo que llamó «los Nariño, años 20.
de 1903, dictada bajo la administra-
ción del presidente José Manuel Ma-
rroquín, y siendo ministro de Instruc-
ción Pública Antonio José Uribe, ley
que, junto con el decreto reglamen-
tario 491 de 1904, se considera como
el fundamento jurídico del sistema
educativo colombiano durante buena
parte de la primera mitad de este si-
glo. Aunque retomó la mayoría de as-
pectos que ya se encontraban consi-
derados en el plan Zerda de 1892, la
ley orgánica, o «reforma Uribe»,
como también se la nombra, abordó
de manera más global el problema
educativo, sobre todo en relación con
las funciones del Ministerio de Ins-
trucción Pública, y volvió a repetir de
manera taxativa la distribución com-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
76

estudios clásicos, severos y prácticos». cuelas de primeras letras durante el si-


Y esa triple base fue ahora comple- glo XVIII en la sociedad colonial. Por
mentada con una gran insistencia en el su parte el programa de estudios en las
papel de la educación cívica que de- escuelas urbanas, medio en el que tan
bería buscar en maestros y estudiantes sólo habitaba un 18 % de la población
el amor a la patria, con la obligación aún en 1920-25, se vio mucho más fa-
de propender en las escuelas y cole- vorecido, pues a las anteriores mate-
gios por un nacionalismo bastante pri- rias añadía la historia y la geografía.
mitivo que debía «excitar el sentimien- las ciencias naturales, el dibujo y la
to de los niños por su país natal», con gimnasia, lo mismo que mejores lo-
el recuerdo de sus héroes, la conside- cales, algunos pocos recursos didácti-
ración de la bandera como «cosa ve- cos y cierto grado de calificación del
nerable y sagrada» ante la cual hay maestro, aunque en general esa cali-
que descubrirse, y «el canto diario del ficación tendió a ser muy baja, pues
himno nacional». no fue nunca grande el grupo de do-
En cuanto a la escuela pública pri- centes formados en las escuelas nor-
maria, que se supone debe constituir males que la propia ley orgánica había
la base y el pilar de un sistema edu- reglamentado y se proponía establecer
cativo, en la ley orgánica quedó defi- en cada capital de departamento. Da-
nida como «esencialmente práctica» y tos de 1919 señalan para todo el país
encaminada a dotar al alumno de no- 28 de tales escuelas, pero tan sólo con
ciones que lo habilitaran para el ejer- un total de 1.228 alumnos, divididos
cicio de la ciudadanía y lo prepararan entre 484 hombres y 744 mujeres. Y
para el trabajo en la industria, la agri- en un censo parcial realizado en 1921,
cultura o el comercio. Pero a esta idea de 882 maestros, tan sólo 242 habían
general y más bien vaga de escuela pri- tenido estudios pedagógicos, mientras
maria, se agregó enseguida su división que los 640 restantes no poseían nin-
en primaria urbana con un ciclo de seis guna formación docente. Afirmación
años, y primaria rural con un ciclo tan que de todas maneras debe ser mo-
sólo de tres, y en donde la enseñanza dulada para las escuelas controladas
sólo debía comprender «los puntos por las comunidades religiosas que po-
más importantes de las escuelas ur- seían un dispositivo pedagógico bas-
banas», acentuando una discrimina- tante refinado, que involucraba tanto
ción que adquiere todo su significado el sometimiento del cuerpo como una
si recordamos que a principios del si- forma particular de aprendizaje de los
glo más de las tres cuartas partes de la conocimientos, todo incluido dentro
población colombiana habitaba en el de una táctica general de moralización
campo, o por lo menos en poblaciones y preparación para trabajos prácticos
menores a los cinco mil habitantes. Y de nivel muy bajo dentro de la jerar-
para ese 80 % el Estado determinó quía laboral. Pero en las escuelas pú-
una educación de segunda categoría blicas corrientes la enseñanza se apo-
en donde a pésimas condiciones loca- yaba más bien en un «sentido común
tivas, simultaneidad de cursos en una pedagógico» que utilizaba la memoria,
sola aula, salarios inferiores para los la repetición y el miedo al castigo, o
docentes y ausencia completa de cual- su aplicación efectiva, como la forma
quier tipo de material para el trabajo de un aprendizaje caracterizado ade-
escolar, se agregó una estructura cu- más por ser oral y colectivo. Aunque
rricular compuesta tan sólo por la en- en muchas formulaciones legales se
señanza de la religión, lectura, escri- hablara ya. a principios de siglo, del
tura y aritmética, a lo que en ocasio- uso de la intuición y de la observación,
nes se añadía la costura y el bordado expresando temas que de manera
para las mujeres, grupo de conoci- práctica no tendrán vigencia en la es-
mientos que tiene un parecido asom- cuela pública sino hasta después de la
broso con lo que fue usual en las es- reforma de 1927. el cuadro pedagógi-
Capítulo 2 _77

Una caricatura
del sistema pedagógico
publicada en
"El Zancudo", a fines
de siglo pasado.

co era bastante pobre y primitivo. El cuela. Se trataba de un sistema defi-


público de estas escuelas estaba cons- nido como «constante y multiplicado»,
tituido por hijos de trabajadores ur- con una influencia para hacerse «sen-
banos pobres (obreros, artesanos, tra- tir a cada instante», pues para esta
bajadores de las oficinas públicas y los concepción la escuela se componía de
servicios) que en general no avanza- dos funcionarios: el maestro, que en-
ban mucho en el ciclo de seis años; y seña a los niños, y el inspector, que di-
otro grupo, que tal vez alcanzaba más rige al maestro, vigila el cumplimiento
años en la escuela, compuesto por hi- de los reglamentos y controla la asis-
jos de comerciantes, empleados y fun- tencia. Y al régimen de inspección se
cionarios medios. Este tipo de escuela añadía el «policía escolar», cuyas la-
pública que produjo el período de la bores se efectuaban fuera de la escue-
hegemonía conservadora se comple- la, vigilando el comportamiento de los
taba con un sistema de inspección que niños en la calle y realizando visitas a
buscaba concretar la presencia del eje- las casas cada vez que se presentaba la
cutivo en la vida cotidiana de la es- ausencia de alguno de ellos.
78 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Revista de gimnasia
sueca en el Instituto
Técnico Central,
dirigida por el
profesor alemán
Hans Huber,
septiembre de 1928.

Un último elemento que se agrega- muchos niños no dejaba de enviarle


ba a este engranaje era el de las juntas con alguna continuidad.
de inspección municipal que la ley 39 En relación con la educación secun-
de 1903 creó y que estaban compues- daria, la reforma Uribe distinguió en-
tas por los notables de cada localidad: tre una secundaria clásica, supuesta-
el cura, el presidente del concejo mu- mente especializada en «filosofía y le-
nicipal, el alcalde y un vecino nom- tras», y una secundaria técnica en don-
brado por el inspector provincial. La de se enseñaban rudimentos de «cul-
tarea de estas juntas recaía, más que tura general», materias de aprendizaje
sobre la vigilancia de los niños y la profesional y algunas palabras de idio-
marcha de la escuela, sobre el control mas extranjeros, y a cuyo fomento se
político del maestro, pues no olvide- invitaba en forma prioritaria. La se-
mos que la ley hacía depender su nom- cundaria clásica, cuyo sector privado
bramiento de los agentes directos del experimentó un crecimiento relativo,
ejecutivo, mediando allí siempre la re- constituyendo una red al margen de
comendación de un político, reforzan- cualquier control oficial, estuvo ge-
do una estructura de lealtades clien- neralmente en manos de comunidades
telistas que tenían mucho arraigo den- religiosas que se encargaron de la edu-
tro de la herencia socio-política del cación de los reducidos grupos de elite
país. Es el pobre maestro de escuela urbana, o de la educación de los hijos
que años antes había descrito don To- de propietarios de tierra que se des-
más Carrasquilla, cuya precaria exis- plazaban a las capitales para efectuar
tencia laboral se encontraba siempre sus estudios. La secundaria técnica,
dependiendo de las buenas o malas re- casi siempre sostenida con dineros del
laciones con sus superiores políticos: erario público, se dirigía a grupos so-
el cura y el gamonal, y a quien la suer- ciales de baja posición en la escala so-
te le deparaba muchos meses en el año cial, y estuvo vinculada también al im-
un salario retrasado que entre tanto pulso de escuelas de artes y oficios en
debía suplir con la parte que de éste le donde se buscaba adiestrar a jóvenes
llegaba en «especie», bajo la forma de pobres en el conocimiento y manejo
regalos y «presentes» que la caridad, de «máquinas aplicables a la pequeña
a veces interesada, de los padres de industria». Y aún se trató de agregar
Capitulo 2
79

Dotación del
laboratorio de física
de los padres jesuítas
de Medellín,
comienzos de siglo

al sector de la educación técnica una te con vocación industrial decidió en-


red de escuelas nocturnas municipales viar a sus hijos a escuelas extranjeras
para los obreros que estuvieran im- «en busca de lo práctico». A nivel edu-
pedidos, por edad o por otra razón cativo local, ya el plan de Ospina Ro-
cualquiera, de asistir a las escuelas ar- dríguez en la década de los cuarenta la
tesanales. Se trataba de un esfuerzo de proponía, junto a su crítica del exceso
enseñanza «de los principios morales y de abogados y letrados, y aunque no
religiosos y de las nociones científicas fue orientación acentuada durante el
elementales», pero cuyos resultados federalismo, algunas regiones avan-
no fueron nunca más allá del propó- zaron en esa iniciativa. La Regenera-
sito expresado en la ley. Pero la se- ción quiso impulsar la educación téc-
cundaria técnica y las escuelas de artes nica, por lo menos bajo dos direccio-
y oficios sí fueron un propósito en al- nes. De una parte, tratando de vin-
guna medida logrado, y fue ahí donde cular educación y economía. Así, por
principalmente se instalaron de ma- ejemplo. Rafael Núñez cuando señala
nera dominante las pedagogías católi- que las medidas de fomento de la ri-
cas del cuerpo y el alma a que ya he- queza exigen «un sistema adecuado de
mos hecho alusión, y que caracterizan enseñanza como punto de partida».
tanto el sistema educativo durante me- Pero, de otra parte, también la edu-
dio siglo. Porque educación técnica y cación técnica fue pensada por la Re-
pedagogía católica fue un binomio in- generación con un carácter más bien
separable durante el período que va de estrategia política que buscaba for-
de 1880 a 1930. talecer a los grupos artesanales, a los
que consideraba, son palabras de Nú-
Pero los orígenes y la función de la ñez, como «la fuerza científica que
educación técnica durante la Regene- debe servir de contrapeso o de fiel a
ración y la hegemonía conservadora los platos extremos de la balanza». Y
son un problema complejo que bien en verdad hubo iniciativas que com-
vale la pena examinar con un poco binaron las dos direcciones. Sea el
más de detenimiento. caso de una escuela de artes y oficios
La orientación hacia los estudios en Santander, propuesta desde 1876,
técnicos empezó bien pronto en el si- destinada a formar artesanos instrui-
glo XIX, desde cuando un sector de eli-
80 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Escuela Central de dos, y que empezó por traer algunos Tal como aparece en la legislación
Artes y Oficios, de profesores extranjeros de París y de educativa de 1903, la aspiración a la
Bogotá, regentada por Bruselas, para arrancar en sus labores educación técnica manifiesta de nuevo
los hermanos cristianos
(foto hacia 1910).
de manera oficial en 1888, con escue- dos cosas muy importantes, que se
Las escuelas las de talabartería, zapatería y herre- añaden a los significados anteriores.
artesanales, activas ría, celebrando su inauguración «con la Por una parte, las inquietudes de al-
a fines de siglo, fabricación de un azadón, cosa que el gunos grupos dirigentes que aspiraban
respondían a una nueva maestro de herrería ejecutó con rara a la creación de una industria nacio-
ética del trabajo prontitud y agilidad». Esta escuela, en
y al empeño de formar, nal; y aquí de nuevo el papel de los
no eruditos ni letrados, los años siguientes, amplió sus talleres antioqueños fue pionero, pues desde
sino "hombres y de enseñanza y se conformó como Es- 1880 se habían aventurado en la pro-
mujeres dignos cuela Normal Artesanal que publicaba ducción cafetera y poseían una ética
y honrados". su propio boletín, El Industrial, y en muy favorable al trabajo que se podía
el año de 1891 graduó un pequeño combinar con el empeño de la educa-
grupo de diez nuevos artesanos. La ción técnica bajo el molde de una idio-
Escuela vendía buena parte de su pro- sincrasia que combina al mismo tiem-
ducción con ganancias e incluso en- po una tendencia innovadora con pau-
frentó la guerra de fin de siglo de una tas muy tradicionales de vida y una
forma curiosa, pues produjo «y vendía gran religiosidad, lo que resultó el me-
cartucheras y muchos más utensilios jor molde posible para la unión de la
de frecuente empleo» en los comba- educación técnica en marcha con la ac-
tes. Esta escuela, que pasó a perte- tividad pedagógica de las congregacio-
necer al Instituto Superior Dámaso nes católicas, tal como efectivamente
Zapata y fue dirigida por los Herma- se dio. Esa ética del trabajo y del em-
nos Cristianos, se mantuvo sin mayo- peño técnico, que con claridad se ma-
res transformaciones hasta la década nifiesta ya en julio de 1894, en una or-
de los treinta. denanza de la Asamblea de Antioquia
Capitulo 2
81

en donde se advierte que lo que le éxito de las congregaciones religiosas Alumnos del Colegio
conviene al país no es la formación de en la enseñanza. Así, por ejemplo, las de la Presentación,
eruditos ni letrados, «sino de hombres muy famosas y reiteradas declaracio- de Medellín, dirigido
por las hermanas de
y mujeres dignos y honrados» con co- nes del general Rafael Uribe Uribe la Caridad y fundado
nocimientos que les sirvan «para aten- contra el alcoholismo, «por todos los en 1879.
der prácticamente a la satisfacción de medios preventivos y represivos posi-
sus necesidades». Por eso pudieron bles»; recomendando contra la taber-
contar desde 1864 con una Escuela de na y contra la enseñanza teórica, el
Artes y Oficios que hacia 1890 pasaría trabajo manual en las escuelas, «que
a manos de los Hermanos Cristianos. inspira a las generaciones nuevas el
De ahí en adelante se producirían con- amor a la industria, ennoblece las ar-
tinuas fundaciones educativas para tes, educa el ojo y la mano y forma
hombres y mujeres, y ya no sólo de buenos obreros».
educación técnica, ni tan sólo dirigidas En fin, éticas del trabajo, esfuerzos
a los grupos más pobres, y mostrando por mantener un sector artesanal, im-
una combinación muy armónica de es- pulsos industriales, afán de moraliza-
fuerzos como la que había en el cole- ción y una cultura católica que además
gio de los salesianos en Medellín, que la Constitución había institucionaliza-
lograba unir en su dirección a indus- do. Un encuentro muy particular de
triales, comerciantes y a los propios circunstancias que, unidas a una no-
padres salesianos. table experiencia de actividad peda-
Por otra parte, esa urgencia por una gógica, produjeron el dominio de las
educación técnica con que amanece el congregaciones religiosas sobre la ma-
siglo expresa también el proyecto de yor parte del sistema de enseñanza,
moralización de un pueblo semides- llegando a principios del siglo a 24
truido después de la guerra de los Mil congregaciones y siempre ampliando
Días, y explica también, de nuevo, el su radio de acción. En 1892 reciben
82 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

del gobierno el ofrecimiento para que durante todo el período fue la crea-
dirijan la Escuela Normal Central de ción de la Escuela de Minas de Me-
Institutores. En 1905, el Instituto Téc- dellín, la primera escuela moderna de
nico Central, que manejarán libre- ingenieros en el país. Pero en lo de-
mente hasta la República Liberal. Y más, la universidad tendría que espe-
consolidadas las diversas congregacio- rar las reformas de López Pumarejo
nes en Antioquia y Cundinamarca, su para que volviera a existir como Uni-
extensión a partir de 1905 al Tolima, versidad Nacional, lo mismo que hubo
a los Santanderes y a Bolívar, al igual que esperar a la promulgación de la
que su refuerzo en el Cauca, donde se ley 39 del año 1936, que creó algo de
encontraban desde el siglo pasado, se- tanta importancia y de una proyección
gún ya lo anotamos. Y ese movimien- tan difícil de olvidar como lo fue la Es-
to de expansión y de consolidación cuela Normal, cuyos objetivos y pro-
dentro de una estrategia doble de pe- pósitos han sido recientemente recor-
netración: en el nivel popular sobre dados por uno de sus primeros diri-
todo, atendiendo instituciones en su gentes con las siguientes palabras:
mayor parte financiadas por el Esta- «Estudio y agitación de las cuestiones
do, y en el nivel social más alto, con- educativas en orden al establecimiento
trolando la mayor parte de las insti- de los problemas que afectan los des-
tuciones de educación del sector pri-
vado, tanto en la escuela elemental tinos históricos del pueblo colombia-
como en la secundaria clásica. no.»

En cuanto a la suerte de la educa- La reforma


ción superior universitaria en los años educativa de los años veinte
de la hegemonía conservadora es bien
poco lo que hay por decir. La ley 39 Los años veinte vuelven a reabrir con
de 1903 se limitó a sistematizar dis- toda fuerza la gran polémica educativa
posiciones que desde el inicio de la nacional, sobre todo a través de la
Regeneración ya habían sido conoci- preocupación de un grupo de intelec-
das, simplemente profundizándolas. tuales, pertenecientes a los dos parti-
El contenido de esas disposiciones dos, por lo que se llamó el problema
puede ser descrito diciendo que la es- de «la degeneración de la raza». El de-
trategia frente a la universidad fue la bate, en el que participaron Miguel Ji-
de la dispersión y el desmembramien- ménez López, Luis López de Mesa,
to. Por eso apuntaron a la separación Emilio Robledo y otros, terminó,
de cada una de las facultades, que pa- como tendría que esperarse, en una
saron a depender de manera inmedia- discusión sobre las expectativas pró-
ta de un consejo directivo compuesto ximas y futuras del país, sobre «el es-
por el rector y cuatro profesores que tado y calidad de su población», y ya
anualmente serían nombrados por el se adivina, sobre sus sistemas de en-
ejecutivo. Así mismo se determinó un señanza. Para el lamentable estado del
control efectivo sobre el nombramien- país que resultaba del diagnóstico, el
to de cualquier catedrático, y se de- único remedio viable era la educación,
cretó un privilegio especial para el Co- lo que explica los afanes reformistas
legio Mayor del Rosario como insti- que marcaron el gobierno, moderni-
tución universitaria por excelencia, zador y emprendedor, de Pedro Nel
con derecho completo de autonomía y Ospina.
con la vigencia completa de sus cons- Estos afanes de reforma se apoya-
tituciones que, como se sabe, tan sólo ban también en una corriente educa-
databan, sin mayores reformas, de tiva no por minoritaria menos impor-
1654. En fin, fueron años en que pro- tante, ajena a la educación de los her-
piamente el país careció de una uni- manos cristianos y a las pedagogías ca-
versidad nacional, y la única iniciativa tólicas, como aquella que orientaba
realmente importante en este terreno don Benjamín Tejada, un apasionado
Capítulo 2
83

educador que, como judío errante, iba ralismo», anunciada ya en el plan de Un acto cívico en la
recorriendo a Antioquia y al viejo Cal- labores de 1916, en la plataforma de Escuela Normal de
Varones, en Medellín,
das fundando institutos de enseñanza 1917 y de nuevo reiterada en la con- 1919. En sus aulas
liberales y laicos, apoyado por padres vención de Ibagué en 1932. De esta estudió el maestro
pudientes que anhelaban para sus hi- vocación son ejemplos notables la Luis Tejada, autor
jos otra educación y con jóvenes y Universidad Libre y, sobre todo, en de la tesis
avanzados discípulos, como el propio niveles elementales y medios de en- "Métodos modernos",
hijo de este Tejada, el alumno de la donde exponía
señanza, el Gimnasio Moderno, esta- propuestas de tendencia
escuela normal de Medellín Luis Te- blecido por Agustín Nieto Caballero laica y liberal
jada, quien estuviera a punto de ser en Bogotá. para la educación.
excluido de los estudios por su afición
a la lectura del Emilio. Pero que, aun-
que con oposición del obispo, termi-
naría graduándose de maestro en
1916, después de presentar una tesis
titulada Métodos modernos, en donde
defendía propuestas que resultaban "Pleito estudiantil
ciertamente innovadoras en el contex- sobreseído", caricatura
to de la educación del país. Esta ten- de Ricardo Rendón
en la que aparecen
dencia laica y liberal tuvo la fortuna de Luis Felipe Calderón,
encontrarse por el camino con los es- Víctor Cano y
fuerzos docentes del liberalismo, que José María González
excluido en buena parte de la buro- Valencia, este último
cracia y el Parlamento, había tenido ministro de Instrucción
Pública de los
que descubrir como estrategia de re- presidentes Jorge
cuperación del poder, lo que se ha lla- Holguín y Carlos E.
mado «la vocación docente del libe- Restrepo.
84 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Mosaico de delegados
al 2° Congreso de
Estudiantes, reunido
en mayo de 1911,
publicado por
"El Gráfico".
Francisco Samper, José
María de la Vega y
Manuel Antonio Carvajal,
por la facultad de
derecho; Jorge H. Tascón,
Jorge Bejarano y Julio
Zuluaga, por medicina;
Enrique Arboleda, José
María Obando R. y Jorge
Montoya, por ingeniería;
Abel Marín, de la
Universidad Republicana;
Benjamín triarte, de
odontología; Carlos
Pérez, de la Escuela
de Comercio, y Roberto
Mantilla, por el Colegio
Mayor de Nuestra Señora
del Rosario.
Capítulo 2 85

Para emprender las anheladas re- a dividirse. La visita del educador Oc-
formas, el gobierno contrató una mi- tavio Decroly al Gimnasio Moderno,
sión educativa alemana, después de en 1925. permitió ver a grupos de edu-
los frustrados esfuerzos por evitar la cadores religiosos interesarse por sus
oposición eclesiástica a una misión enseñanzas, y desde 1924 el educador
belga que debía llegar en 1923. La mi- conservador Rafael Bernal Jiménez
sión, compuesta de tres educadores trataba de impulsar cambios impor-
católicos a los que se añadieron dos tantes en la educación del departa-
conservadores y un liberal, elaboró mento de Boyacá: allí se crearon bi-
una serie de propuestas, cuidadosa- bliotecas escolares, se abrió el primer
mente calculadas para evitar la hosti- sistema de atención médica para los
lidad previsible de la Iglesia. alumnos y se impulsaron experimen-
Las propuestas incluían el estable- tos pedagógicos. A partir de 1926 un
cimiento de la educación primaria educador alemán, Julius Sieber, vino
obligatoria, pero con libertad para los a dirigir la Escuela Normal de Tunja.
padres de escoger el tipo de estable- Además de un refuerzo de la enseñan-
cimiento deseado, la creación de un za científica, esta escuela creó desde
bachillerato que se diversificaría en 1927 los primeros cursos para preparar
clásico, comercial y científico, la liber- licenciados en educación destinados a
tad para que los colegios ofrecieran enseñar en el bachillerato.
bachillerato a las mujeres, el estable- En forma paralela, se impulsó en
cimiento de un sistema de control pú- Bogotá el Instituto Pedagógico feme-
blico a la educación y la creación de nino, encomendado a la educadora
una especie de normal nacional mo- alemana Franzisca Radke, que ofreció
delo en Bogotá. La oposición religiosa a las jóvenes bogotanas la primera for-
a estas propuestas llevó a que fueran ma de educación científica moderna,
substancialmente modificadas y no ob- orientada, como correspondía a la
tuvieran la aprobación parlamentaria. época, a la formación de educadoras
Pero los partidarios de la reforma primarias. Otros esfuerzos, encabeza-
educativa se encontraban ya en ambos dos por sucesivos ministros de Edu-
partidos y la Iglesia misma comenzaba cación, lograron resultados apenas vi-

Alumnos de la
Universidad Libre,
de Bogotá, conducen el
cadáver del general
Benjamín Herrera hacia
el Capitolio, después
de haberle rendido
honores en su alma mater,
el 1º de marzo de 1924.
Herrera había fundado
la Libre el 29 de
marzo de 1922.
86 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

sibles, dada la trama de intereses que siempre se cree, y por los esfuerzos
debían enfrentar los reformistas. Sin que exigió y las energías que compro-
embargo, todos los esfuerzos de estos metió involucró a grupos intelectuales
últimos años de la década, en los que y a movimientos de ideas más amplios
se conjugaron reformadores liberales de los que se señalan regularmente.
y laicos con un sector modernizante Se trata en todo caso de una refor-
del partido conservador, crearon un ma de importancia mayor que buscó,
clima que permitió al partido liberal, con relativo éxito tan sólo, vincular la
ya en el poder a partir de 1930, am- educación del país a la modernidad
pliar, fundar y dar expresión jurídica por vez primera, y por eso, en una
a tales reformas en el gobierno de Al- época, un siglo que define su conte-
fonso López Pumarejo. Sin embargo, nido más profundo por la presencia en
no es adecuado atribuir sus conteni- la escena histórica de los movimientos
dos, sus puntos de apoyo o su génesis, sociales, se planteó el problema de la
de manera simple, al nuevo ordena- educación democrática de las masas.
miento jurídico producto de la Revo- Pero el análisis de este nuevo aspecto
lución en Marcha, ni a los esfuerzos no es aquí pertinente, porque con él
del partido liberal. La reforma edu- se abre un período por entero distinto
cativa tenía más años de los que casi al que hemos considerado.

Bibliografía

CABALLERO, LUCAS. Memorias de la guerra de los Mil Días. Bogotá, 1939 (reedición: Biblioteca
Básica Colombiana, Bogotá, Colcultura, 1980).
COLMENARES, GERMÁN. Ricardo Rendón: una fuente para la historia de la opinión pública. Bo-
gotá, Fondo Cultural Cafetero, 1984.
GUERRA, JOSÉ. Estudio sobre los Concordatos celebrados entre Su Santidad León XIII y el
gobierno de Colombia en los años de 1887 y 1892. Bogotá, 1895.
HELG, ALINE. Civiliser le peuple et former les élites. París, Harmathan, 1984.
JARAMILLO URIBE, JAIME. El pensamiento colombiano en el siglo XIX. Bogotá, Temis, 1974.
«El proceso de la educación, del virreinato a la época contemporánea». Manual de historia de
Colombia, tomo III. Bogotá, Colcultura, 1980, págs. 249-337.
LIEVANO AGUIRRE, INDALECIO. Rafael Núñez. Bogotá, 1944.
LOY MAYER, JANE. «La educación primaria durante el federalismo: la reforma educativa de
1870». En Revista Colombiana de Educación, Bogotá, 1981, págs. 45-61.
MARTÍNEZ DELGADO, LUIS, ed. Revistas políticas publicadas en el Repertorio Colombiano.
2 vols. Bogotá, 1934.
MELO, JORGE ORLANDO. «Colombia, 1880-1930: la república conservadora». En: Ideología y
sociedad. Bogotá, 1975, págs. 82-118.
«La evolución económica en Colombia, 1830-1900». Manual de historia de Colombia, tomo II.
Bogotá, Colcultura, 1979, págs. 135-205.
MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL. La educación colombiana, 1903-1958. Tomo I, Compi-
lación legislativa. Bogotá, Imprenta Nacional, 1959.
MOLANO, ALFREDO. Evolución de la política educativa durante el siglo XX. I. 1900-1957. Bogotá,
Universidad Pedagógica Nacional, 1982.
PALACIOS, MARCO. El café en Colombia, 1850-1970. Una historia económica, social y política.
Bogotá, El Ancora/Colegio de México, 1983.
SANÍN CANO, BALDOMERO. Escritos. Bogotá, Colcultura, 1977.
VARIOS. Aspectos polémicos de la historia colombiana del siglo XIX. Memorias de un seminario.
Bogotá, Fondo Cultural Cafetero, 1983.
Capítulo 3 87

La educación durante los


gobiernos liberales. 1930-1946
Jaime Jaramillo Uribe en 1924 prácticamente habían fraca-
sado, por la oposición de la Iglesia y
de algunos sectores del Parlamento,
Primeros proyectos de reforma no obstante que en la opinión pública
existía la convicción de que sin un

A l iniciarse la década de los trein-


tas el país afronta las consecuen-
cias plenas de la gran depresión eco-
cambio en el sistema educativo no po-
dría superarse el atraso económico y
social del país.
nómica iniciada en 1929. En 1930 se Al iniciarse el gobierno de Olaya
produce el cambio político que puso Herrera el panorama educativo pre-
fin a 45 años de gobiernos conserva- sentaba todavía el aspecto que había
dores y accede a la dirección del Es- tenido en las primeras décadas del si-
tado el doctor Enrique Olaya Herrera, glo. La tasa de analfabetismo llegaba
llevado a la presidencia de la Repú- al 63 % de la población en edad es-
blica por un movimiento conjunto de colar, las escuelas normales eran in-
liberales y conservadores que se de- suficientes y bajo el nivel de prepara-
nominó la Concentración Nacional. ción del magisterio; los planes de es-
Olaya y sus colaboradores, general- tudio y los métodos de enseñanza anti-
mente elementos moderados de am- cuados y rutinarios, tanto en la escuela
bos partidos, se dedicaron primero a elemental como en la enseñanza se-
conjurar los efectos de la crisis eco- cundaria y en la universidad; la escue-
nómica y luego a realizar algunas re- la rural cubría solamente sectores mí-
formas políticas y sociales, muchas de nimos de la población campesina, la
ellas iniciadas en los gobiernos ante- inspección escolar apenas si existía y el
riores, pero siempre aplazadas y frus- sistema educativo en general estaba
tradas por el predominio de fuerzas prácticamente a cargo de las institu-
tradicionalistas y adversas al cambio. ciones religiosas.
Tal sucedía con los intentos de refor- No obstante las dificultades finan-
ma del sistema educativo nacional. cieras producidas por la crisis, al ini-
Las reformas recomendadas por la mi- ciarse el gobierno de Olaya Herrera
sión alemana traída al país por el go- los anhelos de una reforma educativa
bierno del general Pedro Nel Ospina volvieron a ponerse en primer plano
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
88

secundaria. Carrizosa Valenzuela, que


estaba vinculado a las corrientes pe-
dagógicas que habían tenido origen en
el Gimnasio Moderno, llamó a la di-
rección de la Inspección Escolar a
Agustín Nieto Caballero. Los nuevos
funcionarios iniciaron su labor visitan-
do las diversas regiones del país y aco-
piando información sobre el estado de
las escuelas, los colegios y las activi-
dades de las autoridades locales. El
panorama que encontraron fue deso-
lador: altos niveles de analfabetismo,
primitivas condiciones higiénicas y ali-
menticias, escasez de locales escola-
res, métodos disciplinarios y pedagó-
gicos anticuados, maestros con preca-
ria preparación. Sobre estas bases ini-
ciaron el desarrollo de un plan de re-
formas.

Comienzos de la reforma
En primer lugar crearon la Inspección
Nacional Educativa que permitiría te-
ner bajo control del Ministerio de
Educación Nacional no sólo los esta-
blecimientos de enseñanza públicos
sino también los privados, con el fin
de conseguir la aplicación de las re-
"El último rosarista" de la política gubernamental y algunas formas y el mejoramiento general de
caricatura de Ricardo sugerencias de la misión pedagógica la enseñanza. La Inspección tendría
Rendón alusiva a la alemana de los años anteriores adqui- tres secciones: Escuela Primaria, Ba-
pérdida de poder del chillerato y Establecimientos de Edu-
clero, al ganar Olaya rieron actualidad. Las experiencias
Herrera las elecciones llevadas a cabo en Boyacá para me- cación Profesional. En realidad, de-
en 1930. jorar la escuela rural y el nivel bioló- bido a las restricciones presupuestales
gico de la población infantil campesina impuestas por la crisis económica que
a través de los restaurantes escolares vivía el país, sólo la Inspección Pri-
que había promovido Rafael Bernal maria llegó a funcionar efectivamente.
Jiménez tuvieron resonancia en otros El núcleo de la reforma que inten-
departamentos. Cundinamarca. Toli- taron el ministro Carrizosa Valenzuela
ma, Antioquia y Nariño, con la ayuda y Nieto Caballero tuvo su expresión
de instituciones como la Cruz Roja en el decreto 1.487 de 1932. Tratando
Nacional, organizaron programas de de eliminar las diferencias entre es-
distribución de leche y promoción de cuela elemental urbana y rural, la en-
huertas escolares destinadas a mejorar señanza primaria de ambas fue divi-
la instrucción técnica de los alumnos dida en un ciclo general de cuatro años
en prácticas agrícolas y a elevar su ni- y uno complementario de dos. En el
vel alimenticio. primero se adquirían los conocimien-
En 1932, bajo la dirección del nuevo tos básicos de lectura, matemáticas
ministro de Educación Julio Carrizosa elementales, geografía patria, historia
Valenzuela, se revivió el propósito de y educación cívica, y el segundo se en-
reorientar tanto la escuela elemental cargaría de dar una educación práctica
como la organización de la enseñanza en oficios agrícolas e industriales.
Capitulo 3 89

La enseñanza secundaria sufrió El educador


también un cambio sustancial. La re- Rafael Bernal Jiménez,
comendación de la misión pedagógica promotor de los
restaurantes escolares
alemana en el sentido de dividir el ba- en Boyacá, para mejorar
chillerato en dos sectores, uno de for- la escuela rural y el
mación general y uno complementario nivel biológico de la
orientado hacia actividades prácticas población campesina,
programa que tuvo
profesionales, fue abandonada y en su resonancia en
reemplazo fue establecido de nuevo el otros departamentos.
bachillerato clásico de seis años, de
orientación general humanística. De
acuerdo con la concepción cara a Nie-
to Caballero, y siguiendo el modelo
del Gimnasio Moderno, la enseñanza
media debía conservar su carácter de
formación general, sin orientación es-
pecífica hacia actividades prácticas y
profesionales, aspecto reservado en
sus niveles elementales a las escuelas
complementarias y en el plano cientí-
fico y técnico superior, a la universi-
dad. Ante los reiterados intentos que
se harían en las décadas posteriores de
dar al bachillerato una orientación que
permitiera a sus egresados además de
una formación general obtener una ca-
pacitación técnica que les permitiera
alguna preparación para actividades
productivas, el bachillerato conserva-
ría por muchos años su orientación hu-
manística, posición en que Nieto Ca-
ballero estaría acompañado por des-
tacadas figuras de muy diversas orien-
taciones políticas.
Agustín Nieto Caballero,
Formación de personal docente fundador del Gimnasio
Moderno, de Bogotá
Otro aspecto de la reforma de 1932, (1914), óleo de Inés
que buscaba más cambios en la calidad Acevedo Biester.
de la educación y en las prácticas pe- Llamado por el ministro de
Educación Julio Carrizosa
dagógicas que en su ampliación cuan- Valenzuela a la dirección
titativa, fue el de mejorar la capaci- de la Inspección Escolar
tación de los maestros y profesores. Al en 1932, participó en
efecto, los maestros deberían tener el la reforma educativa
título de bachilleres y luego cursar dos de ese año.
años de estudios pedagógicos para ob-
tener el derecho de enseñar en la es-
cuela primaria y cuatro para ser pro- Bernal Jiménez, uno de los más en-
fesores de secundaria. Como centro tusiastas animadores de la reforma,
para la formación de los nuevos do- quien había realizado una notable la-
centes se fundó la Facultad de Cien- bor en la organización de las escuelas
cias de la Educación, anexa a la Uni- rurales de Boyacá y había iniciado allí
versidad Nacional. La nueva facultad la campaña en pro de los restaurantes
se puso bajo la dirección de Rafael escolares.
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
90

Tomás Rueda Vargas, pecialmente de los establecimientos


dibujo de Sabas Botzaris regentados por las comunidades reli-
(1940), en la Biblioteca giosas. Aunque el gobierno mantenía
Nacional. Fue uno de
los colaboradores de
la tradicional política de buenas rela-
Alfonso López Pumarejo ciones con la Iglesia, el nuevo espíritu
en la rama educativa. que en materias de educación comen-
zaba a vivir el país despertaba temo-
res. Bajo los auspicios de la alta je-
rarquía eclesiástica, las congregacio-
nes religiosas masculinas y femeninas
iniciaron una activa etapa de funda-
ción de escuelas, colegios y estableci-
mientos universitarios. En 1931 la
Compañía de Jesús funda la Univer-
sidad Javeriana, a cuyo frente se pon-
dría el dinámico padre Félix Restrepo,
quien en las décadas subsiguientes
continuaría siendo el líder de la edu-
cación impartida por las comunidades
religiosas
Aunque la reforma educativa em-
prendida por el gobierno de Enrique
Olaya Herrera representó un signifi-
La nueva Facultad de Educación, cativo antecedente de los cambios que
que más tarde durante el gobierno de emprendería más tarde el gobierno de
Alfonso López Pumarejo sería trans- Alfonso López Pumarejo, los logros
formada en la Escuela Normal Supe- fueron tímidos y limitadas las realiza-
rior y trasladada al control directo del ciones. Dos factores le fueron adver-
Ministerio de Educación Nacional, in- sos: las dificultades fiscales del Estado
corporó a su cuerpo de profesores a y el carácter de gobierno de transición
los antiguos alumnos formados en política que tuvo el régimen de la Con-
Tunja por el educador alemán Julius centración Nacional.
Sieber. Su objetivo era formar profe-
sores en el campo de las ciencias na- La Revolución en Marcha
turales, la geografía y la historia, las
matemáticas y las ciencias del lengua- Durante el innovador y progresista go-
je. Además de los discípulos de Sie- bierno de Alfonso López Pumarejo el
ber, la facultad contó con la colabo- liberalismo trató de llevar al campo de
ración de notables maestros como el la educación su voluntad de cambio.
padre Félix Restrepo, S.J. en el cam- Al asumir la presidencia de la Repú-
po de la filología, Agustín Nieto Ca- blica en 1934. López expresó su pro-
ballero, Germán Arciniegas, Luis Ló- pósito de renovar el sistema educativo
pez de Mesa, Juan Manuel Huertas y desde la escuela primaria hasta la uni-
Norberto Solano, entonces uno de los versidad. El nuevo presidente pensaba
más activos promotores de la reforma que, sin cambios profundos en la edu-
pedagógica en la escuela primaria. cación, el programa económico, polí-
Dentro del mismo espíritu reformador tico y social del nuevo gobierno que-
se autorizó el otorgamiento del diplo- daría sin bases. El país industrial que
ma de bachiller a la mujer con el fin empezaba a desarrollarse, los cambios
de darle acceso a la universidad. esperados en la agricultura y la vida
Otro aspecto característico del pe- rural, las exigencias técnicas del mun-
ríodo de gobierno de Olaya Herrera do de los negocios requerían un nuevo
fue el comienzo de un acelerado de- hombre dotado de una mentalidad
sarrollo de la educación privada, es- más realista, más acorde con las ne-
Capítulo 3
91

cesidades del país, también más co- José Joaquín Castro


lombiano por su conocimiento de la Martínez, último
historia, la cultura y los problemas de ministro de Educación
la nación. En su discurso de posesión del primer gobierno
de López Pumarejo
se refirió al sistema educativo que re- (caligrama de P.L.
cibía su gobierno con duras palabras Cipagauta en la
de crítica: revista "Pan").
«En los talleres y en los campos ve-
mos que nuestros hombres manejan
sus instrumentos de trabajo al precio
de un esfuerzo rutinario; el producto
de su labor no les pertenece y todo lo
que saben lo han aprendido por sí mis-
mos. No tenemos verdaderos maes-
tros en la enseñanza primaria y secun- El educador alemán
daria con excepción de algunos que Julius Sieber, rector
adquirieron una formación suficiente de Educación de la
por propia iniciativa. El Estado no se Universidad Pedagógica
de Tunja, gran
ocupa de dotar el país de institutores formador de maestros.
que sepan lo que enseñan y lo sepan
enseñar. Nuestras universidades son
escuelas académicas, desconectadas
de los problemas colombianos, situa-
ción que nos obliga desgraciadamente
a buscar en profesionales extranjeros
lo que los maestros nacionales no pue-
den ofrecer para el progreso material
y científico de la nación. Por su parte,
el Estado desarrolla su actividad en un
país que conoce mal, cuyos dirigentes
ignoran sus posibilidades y sobre el
cual se ha creado un tejido de leyen-
das. Nosotros mismos, los políticos,
tampoco conocemos el terreno social
que sirve a nuestros proyectos. Y en
esta incertidumbre general sobre
nuestra propia vida, perdemos nuestro
tiempo elaborando conjeturas, teorías
famosas y empíricas, sin que las esta-
dísticas y las ciencias naturales y so-
ciales faciliten nuestro trabajo que en
estas condiciones resulta ineficaz.»
El nuevo gobierno anunciaba, pues,
su propósito de organizar un sistema
educativo nacionalista, modernizador
y democrático, capaz de preparar los
obreros y técnicos que necesitaba la
industria, los campesinos que requería
una agricultura tecnificada y los ciu-
dadanos, hombres y mujeres, que se-
rían el soporte de una sociedad más
democrática, dinámica e igualitaria,
dotados no sólo de una moderna pre-
paración científica, sino también de
92 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Estudiantes
universitarios
se manifiestan en
el parque Santander,
de Bogotá,
en respaldo al
gobierno de
Alfonso López
Pumarejo.
Capítulo 3 93

Luis López de Mesa,


ministro de Educación,
inaugura con
Germán Arciniegas
una biblioteca
popular en la población
de Mosquera
(Cundinamarca),
enero de 1935.

una conciencia nacionalista, confiados recursos financieros destinados a edu-


en la capacidad y posibilidades de su cación se habían cuadruplicado.
país, capaces también de actuar con La segunda medida necesaria sería
lucidez y sentido crítico dentro de las la de dotar al Estado de instrumentos
nuevas perspectivas políticas que pre- legales para adelantar la reforma.
sentaba el gobierno que se iniciaba. Para ello se introdujo el artículo 14 en
Dentro de este panorama, el go- la reforma constitucional de 1936, que
bierno de la Revolución en Marcha autorizaba al Estado para que, «res-
inició la tarea de reformar el sistema petando el concepto de libertad de en-
educativo en todos sus niveles, desde señanza, el gobierno pudiera interve-
la escuela elemental urbana y rural, nir en la marcha de la educación pu-
hasta la universidad. blica y privada, a fin de garantizar los
Lo primero que habría que hacer fines sociales de la cultura y la mejor
para dar realidad a sus proyectos era preparación intelectual, moral y física
aumentar el gasto del Estado en edu- de los educandos», según rezaba la
cación. En efecto, gracias a la reforma mencionada norma. Sobre esta base
tributaria adelantada por el gobierno constitucional, numerosas leyes y de-
como parte esencial de su programa cretos darían nueva organización,
de reformas políticas y económicas, nuevas orientaciones pedagógicas y
los recursos totales del Estado aumen- nuevos contenidos al sistema global de
taron considerablemente, y en una la educación. La escuela primaria ur-
proporción semejante los destinados a bana y rural, la enseñanza media, el
la educación. La ley 12 de 1934 ordenó bachillerato, la universidad, sufrirían
dedicar a gastos educativos el 10% del cambios sustanciales. Se reestructura-
presupuesto nacional, y si bien esta ría la inspección escolar como elemen-
norma no se llevó a la práctica, los re- to de control de los nuevos rumbos, se
cursos destinados al Ministerio de fijarían los nuevos planes de estudio,
Educación, que en 1934 fueron de se reorganizarían las escuelas norma-
1.920.000 pesos, es decir, el 2,6 % del les y la Facultad de Educación creada
presupuesto nacional, en 1938 alcan- durante el gobierno de Enrique Olaya
zaban la suma de 7.609.000 pesos. Los Herrera; se formularía una nueva po-
94 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

lítica de formación de maestros y un Las fuerzas actuantes


nuevo régimen para la carrera del ma- y el ambiente histórico del período
gisterio; se daría acceso a la mujer a
todos los niveles de la educación; se La necesidad de una reforma no era
desarrollaría una nueva política de en- sólo la idea del presidente López. Era
señanza industrial y se darían nuevos un ideal que el liberalismo como par-
rumbos a los aspectos complementa- tido había inscrito en sus programas y
rios del sistema: las campañas sanita- que compartían también las nuevas
rias, nutricionales, recreativas y de generaciones, no sólo del nuevo par-
formación física. Éstas, al menos, fue- tido de gobierno, sino también de sec-
ron las ambiciosas metas que en ma- tores de la juventud conservadora y de
teria de educación se fijó el gobierno las nuevas fuerzas del comercio y de la
Escuela pública del de la Revolución en Marcha, metas industria. En una palabra, era nece-
barrio San Cristóbal, que con alternativas y variaciones, con
en Bogotá, a comienzos
sidad sentida por amplios sectores de
de los años 30. diferencias de ritmo y prioridades con- la opinión pública.
La paupérrima dotación servarían los gobiernos de Eduardo Para adelantarla, el gobierno de Al-
obliga a los alumnos Santos (1938-1942) y segundo gobier- fonso López Pumarejo contó con un
a sentarse en no de Alfonso López Pumarejo, ter- brillante grupo de intelectuales como
piedras y ladrillos. minado por Alberto Lleras Camargo
En 1934 el presupuesto Darío Echandía, Luis López de Mesa,
nacional de educación (1942-1946). Su desarrollo y sus logros Agustín Nieto Caballero, Tomás Rue-
significaba sólo dependerían de las posibilidades y vi- da Vargas, José Joaquín Castro Mar-
un 2.6% del total; cisitudes de la economía, la política y tínez, Jorge Zalamea, Carlos y Juan
por ley 12 del mismo las circunstancias nacionales e inter- Lozano y Lozano, Darío Achury Va-
año, se ordenó nacionales del período, uno de los más
dedicar un 10% del lenzuela, José Francisco Socarrás,
presupuesto nacional difíciles y turbulentos de la historia Gustavo Uribe Arango y Germán
al sector educativo. contemporánea de nuestro país. Peña Martínez como ministros de
Capítulo 3 95

Educación o como funcionarios del tema educativo no podían ser indife-


sector educativo, y con un distinguido rentes. Ésa era la convicción de quie-
grupo de pedagogos egresados de la nes estaban empeñados en la reforma
recientemente creada Facultad de y ello explica no sólo el sentido polí-
Educación, muchos de los cuales ha- tico, sino el radicalismo que el movi-
bían seguido estudios en Suiza y per- miento llegó a tener en algunos mo-
feccionado su formación en el movi- mentos, y también la oposición que la Alfonso López Pumarejo
miento de la Escuela Nueva que tenía política educativa despertaba en sec- despide a Jorge Zalamea,
su epicentro en Ginebra. tores de la oposición conservadora y nombrado como
embajador en México,.
Las tendencias renovadoras se veían de la Iglesia. en febrero de 1943.
estimuladas por movimientos simila- Zalamea fue importante
res que en la década de los treinta apa- La escuela primaria urbana y rural colaborador en el
recieron en varios países de América Ministerio de
Latina. Fue sobre todo muy fuerte la Educación durante la
Dentro del vasto plan educativo de la Revolución en Marcha,
influencia de la reforma educativa que administración de Alfonso López Pu- al frente de las
llevaba a cabo México bajo la direc- marejo, la difusión y mejoramiento de publicaciones como
ción de José Vasconcelos, reforzada la educación primaria fue la primera "Rin Rin" y "Revista
por la política socializante del general preocupación. El ministro del ramo, del Maestro", o en las
Lázaro Cárdenas. También influía la actividades de la
profesor Luis López de Mesa, difería célebre Comisión de
política educativa de la naciente Re- de sus antecesores en cuanto a los as- Cultura Aldeana,
pública española, con su idea de las pectos prioritarios de la reforma. Más creada entonces.
misiones pedagógicas itinerantes que
democratizarían la cultura llevándola
a los campos y aldeas. En su contenido
político y en sus afanes democráticos
y nacionalistas, habría que mencionar
la influencia de los movimientos indi-
genistas que emergían con gran fuerza
en varios países latinoamericanos,
como el peruano que capitaneaban
José Carlos Mariátegui y Víctor Raúl
Haya de la Torre. Finalmente se hacía
sentir la atmósfera intelectual y polí-
tica que anunciaba la segunda guerra
mundial: la aparición del fascismo en
Alemania e Italia y más tarde de su
vástago español, el franquismo. El fas-
cismo representaba no sólo una ame-
naza militar y territorial para los paí-
ses occidentales y la Unión Soviética,
sino la negación de los valores y prin-
cipios en que la democracia liberal y
el socialismo sustentaban su idea de la
educación. La noción de razas supe-
riores y razas inferiores, la negación
del principio de igualdad de los hom-
bres y de los derechos y libertades po-
líticas que daban base a la democracia,
la exaltación de la guerra y la fuerza
como motores de la historia se intro-
ducían a través de la propaganda po-
lítica de los movimientos profascistas
que afloraban en Colombia. Ante esos
hechos la escuela y en general el sis-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
96

consideraba de mayor urgencia el de*


sarrollo de la escuela rural y la edu-
cación campesina frente al sector ur-
bano. Esta política era coherente con
el programa de reforma agraria y me-
joramiento de la vida rural con que
López Pumarejo había llegado a la
presidencia y se veía como una solu-
ción al problema de la emigración
campesina del campo a las ciudades,
problema que seguiría influyendo so-
bre la política educativa de las décadas
siguientes.
Dentro de estas consideraciones Ló-
pez de Mesa puso en marcha su pro-
grama de la cultura aldeana. El plan
contemplaba la creación en todos los
departamentos de una comisión per-
Una intervención de manente compuesta de un médico, un
Jorge Eliécer Gaitán pedagogo, un arquitecto y un soció-
como ministro de
Educación de Eduardo logo. Habría además en cada munici-
Santos, en 1940. pio una «casa social» y una biblioteca
Promovió la aldeana. Para adelantar la labor de
alfabetización, instrucción se hicieron millares de car-
el zapato escolar y la tillas destinadas a instruir al campesi-
nacionalización de la
escuela elemental. no en prácticas agrícolas, el cultivo de
las plantas, la eliminación de plagas, la
preparación de alimentos y las prácti-
cas más elementales de higiene. Aten-
diendo a su convicción de que sin el
Darío Echandía, mejoramiento biológico de la pobla-
ministro de Educación ción resultaría inútil cualquier esfuer-
entre 1935 y 1937,
ya había señalado la
zo educativo, el Ministerio de Educa-
división que existía ción organizó campañas de salud pú-
en la educación blica y, retomando la idea puesta en
primaria, financiada marcha en años anteriores en Boyacá,
por los departamentos impulsó el desarrollo de los restauran-
(muchos de ellos sin
recursos), pero tes escolares urbanos y rurales. Tam-
orientada por bién inició un plan de construcción de
la nación. colonias vacacionales para dar opor-
tunidad a los niños de mejorar su sa-
lud con los cambios de clima y condi-
que los cambios cualitativos en la en- ciones ambientales.
señanza, que los nuevos métodos y los La campaña de cultura aldeana tuvo
planes de estudio, le preocupaban las muchas alternativas, no pocas críticas
condiciones biológicas de la población y logros relativamente fugaces. Los
escolar, sus precarias condiciones de encargados de adelantarla dieron a su
salud y sus bajos niveles nutricionales. actividad una interpretación más po-
Sin descuidar el aumento de las cons- lítica que educativa, y el resultado fue-
trucciones y la preparación de maes- ron conflictos con la Iglesia y las au-
tros, se propuso como programa in- toridades locales en muchos lugares
mediato mejorar las condiciones ma- del país. Hubo quienes pensaron que
teriales de las escuelas y los servicios se trataba de una empresa socialista y
higiénicos para los escolares. Además, quienes la impugnaron por sustraer
Capítulo 3
97

fondos a otros sectores educativos y


hasta el sucesor de López de Mesa
en el Ministerio de Educación, Da-
río Echandía, que aprobaba vigoro-
samente la campaña y había lanzado
en su apoyo la consigna de «tierra y
escuela» para los campesinos, la con-
sideraba demasiado paternalista.
Dentro del proyecto educativo del
liberalismo y de la idea de López Pu-
marejo de buscar la integración nacio-
nal, no deben dejar de mencionarse
los intentos de introducir un cambio
en el propósito de incorporar a la na-
cionalidad los indígenas de los llama-
dos territorios nacionales. El conflicto
con el Perú durante la presidencia de
Olaya Herrera había llamado la aten-
ción nacional sobre estos territorios y
sobre sus habitantes. El problema in-
dígena que estaba en el centro de las
inquietudes de los dirigentes latino-
americanos en la década de los treinta,
preocupaba también a los intelectua-
les de la Revolución en Marcha. En
1935, Luis López de Mesa creó el Ser-
vicio Arqueológico Nacional y puso su
dirección en manos de Gregorio Her- ligión protestante, y ahora se trataba El ingreso a la
nández de Alba. El ministro insistía en de difundir el español y el catolicismo escuela, fotografía
recuperar para el Estado la misión «ci- como manera de incorporarlos a la na- de Ramos en 1936.
vilizadora» de las poblaciones indíge- ción. En tales condiciones los habitan-
nas que el Concordato de 1887 había tes de las islas recibían mal a los maes-
puesto en manos de las congregacio- tros y rehusaban enviar los niños a las
nes religiosas. La opinión liberal con- escuelas. Este primer intento de in-
sideraba que los misioneros habían corporar los indígenas a la nación
fracasado en su tarea de «desbarbari- tuvo, pues, pocos progresos y esta si-
zar» a los indígenas y que éstos se en- tuación seguiría vigente en los años
contraban en situación lamentable: no venideros.
habían adquirido la civilización y ha- Durante los gobiernos de Eduardo
bían perdido su cultura. Cauteloso Santos (1938-1942) y segundo de Al-
como era. y enemigo de los cambios fonso López Pumarejo, terminado
radicales, López de Mesa proponía bajo la presidencia de Alberto Lleras
una fórmula conciliatoria y sutil como Camargo, se continuaron los planes de
todas las suyas: las misiones religiosas desarrollo de la educación primaria,
tendrían a su cargo la formación de las pero el' acento se puso en algunos as-
almas y el Estado la formación cívica: pectos específicos. Jorge Eliécer Gai-
Esta política no tuvo muchos resulta- tán como ministro de Educación en
dos prácticos, en gran parte por la de- 1940 dio prioridad a tres campos de la
bilidad financiera y operativa del Es- política educativa: la alfabetización, el
tado. Hubo casos especialmente con- zapato escolar y la nacionalización de
flictivos como el de las islas de San la escuela elemental. Para su desarro-
Andrés y Providencia, donde los na- llo creó los Patronatos Escolares en
tivos tenían una larga herencia cultu- todos los municipios, compuestos por
ral basada en la lengua inglesa y la re- el alcalde, el cura párroco y persona-
98 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

lidades notables de la vida local, como nisterio de Trabajo, Higiene y Previ-


cuerpos auxiliares de la campaña de sión Social asumió la responsabilidad
alfabetización y mejoramiento sanita- de las campañas sanitarias y el Minis-
rio de las escuelas. A la campaña se terio de Educación creó el carnet obli-
incorporaron también los sindicatos y gatorio para la población escolar don-
algunas compañías comerciales, éstas de se hiciera constar la buena salud de
suministrando vehículos para el pro- los escolares y el haber recibido la va-
grama de escuelas itinerantes que lle- cunación. La medida resultó de difícil
varían a los pueblos y áreas rurales aplicación y en 1949.1a carnetización
una pequeña biblioteca, un proyector sólo había cubierto el 20% de la po-
de cine y un pequeño equipo sanitario. blación escolar. También se dieron
Los sindicatos organizaron campañas nuevos estímulos a la organización de
de alfabetización urbana. La campaña los restaurantes escolares y las colo-
tuvo resultados muy discretos y fue re- nias de vacaciones.
tomada más tarde, en 1945, bajo el go- Menor éxito tuvo el proyecto de na-
bierno de Alberto Lleras Camargo por cionalización del sistema educativo
el ministro Germán Arciniegas, que primario presentado por Jorge Elié-
ahora esperaba tener la colaboración cer Gaitán en 1940. Desde 1934. sien-
de las amas de casa para enseñar a leer do ministro de Educación Darío
a su servicio doméstico y la de los es- Echandía, el sistema que dividía la
tudiantes para alfabetizar a los peones conducción de la política educativa en-
Protesta estudiantil rurales y los obreros de las ciudades. tre la nación, que prescribía los planes
en el Capitolio La administración del presidente de estudio y las normas pedagógicas.
nacional, Eduardo Santos continuó el esfuerzo y los departamentos y municipios, que
contra los exámenes de para ampliar los programas sanitarios
revisión, impuestos
nombraban y pagaban a los maestros,
en agosto de 1937. a favor de la población escolar. El Mi- se había considerado como un obstá-
culo para organizar debidamente un
sistema nacional de educación ele-
mental. La capacidad financiera de los
departamentos era desigual y algunos
carecían de recursos para el pago ade-
cuado de los maestros y el manteni-
miento material de las escuelas. El sis-
tema, además, propiciaba el control
de las escuelas y el nombramiento de
maestros por los políticos y gamonales
locales. En el control nacional de to-
dos los aspectos se veía la única forma
de superar esos vicios y tener una po-
lítica educativa coherente. El proyecto
de Gaitán no tuvo acogida en el Con-
greso, y, ante el insuceso, el ministro
presentó renuncia de su cargo.
La política educativa del gobierno
de Eduardo Santos dio un especial im-
pulso a las construcciones escolares.
Carlos Lleras Restrepo como ministro
de Hacienda promovió la formación
de Institutos y Fondos Autónomos en
varios sectores de la actividad estatal.
La educación fue favorecida con la
creación del Fondo de Construcciones
Escolares, destinado a financiar un
vasto plan de- construcción de aulas,
Capítulo 3
99

escuelas y otros establecimientos edu-


cativos. Además, dentro de la misma
política, se ordenaba que el recién
fundado Fondo de Fomento Munici-
pal dedicaría el 30 % de sus recursos
a los mismos fines. El plan se proponía
construir en pocos años 14.000 aulas
para dar la posibilidad de asistencia
escolar a 1.350.000 niños. El proyecto
tuvo apenas un desarrollo parcial, de-
bido a las dificultades financieras del
Estado causadas por la segunda guerra
mundial. A pesar de los propósitos gu-
bernamentales, el presupuesto dedi-
cado a educación se mantuvo hasta
1943 por debajo del que se tenía en
1938. cuando había alcanzado la cifra
del 8 % de los ingresos totales de la na-
ción. En los años inmediatamente si-
guientes fluctuaría alrededor del 5 %.

La educación media
La educación media o de bachillerato
constituyó durante el período 1930 a
1945 uno de los campos más contro-
vertidos y que tuvo mayores cambios.
La misión alemana de 1922, tantas ve-
ces mencionada, había considerado la
orientación tradicional, llamada clási-
ca, como inadecuada para las necesi-
dades del país y al efecto había reco-
mendado su división en un período de
formación general de cuatro años y
uno complementario de dos de orien-
tación práctica y en cierto sentido pro-
fesional. La idea seguiría siendo aco- y de formación general, que diera al Un esquema de
gida por ciertos sectores de la opinión estudiante una educación cultural con- organización académica
y por un grupo de pedagogos, pero te- junta y una visión general de las cien- del profesor Fritz
nía también sus adversarios. En los Karsen, pedagogo
cias, las lenguas, la literatura y la fi- alemán que intervino
años venideros la división tomaría la losofía. Entre quienes opinaban de en la formación del
forma de partidarios del bachillerato esta manera se encontraban algunas departamento de
moderno y partidarios del bachillera- de las figuras más destacadas de los psicología de la
to clásico. Los primeros consideraban educadores e intelectuales que venían Universidad Nacional
que el ciclo medio de la educación no y en la introducción
propiciando la reforma educativa des- del año preparatorio.
debía tomarse exclusivamente como de las décadas de los veinte y los trein-
una puerta de entrada a la universi- ta, como Agustín Nieto Caballero. El
dad, sino que debía tener una función tema era de importancia no sólo por
en sí mismo y en alguna medida ca- su significación académica, sino por el
pacitar al educando para desempeñar hecho social del aumento de las clases
alguna función concreta en la admi- medias que presionaban sobre esta
nistración de los negocios y la vida zona de la enseñanza como forma de
productiva. Los segundos defendían acceso a la Universidad. En un inten-
su carácter de enseñanza humanística to de modernizar sus orientaciones,
100 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

en el año 1935 el Ministerio de Edu- El nuevo plan despertó fuertes crí-


cación Nacional, entonces bajo la di- ticas de parte de los establecimientos
rección de Luis López de Mesa y privados, especialmente de los religio-
Darío Echandía, promulgó un nuevo sos y de varios sectores de la oposición
plan de estudios para los colegios pú- política conservadora. Se lo tachó de
blicos v privados por medio del decre- contrario a la libertad de enseñanza y
to 2214. de propiciar una educación atea y ma-
El plan introducía varios cambios de terialista, contraria a las tradiciones
significación. El latín, pieza maestra cristianas del país y a los derechos y
de la llamada orientación humanística, cohesión de la familia. Un año más
se convertía en materia opcional y era tarde, en 1936, el ministerio cedió
sustituido por las lenguas modernas ante las críticas y promulgó un nuevo
como el francés y el inglés. Las ma- plan que reducía a veinticinco horas
temáticas y las ciencias naturales fue- semanales las que debían llenarse con-
ron reforzadas; la literatura y la filo- forme al plan oficial y dejaba las otras
sofía incorporaron a los programas a la libre escogencia de los colegios.
nuevos nombres y nuevas tendencias La controversia en torno a las orien-
del pensamiento, adquiriendo un sen- taciones de la enseñanza media se hizo
tido más moderno y pluralista. La en- más candente en 1937 al establecer el
señanza de la religión sufría algunas ministerio el examen oficial obligato-
restricciones. Era limitada a los tres rio para el ingreso a las universidades
primeros años y con menos horas de y. al organizarse en la Universidad
intensidad. Además, el plan incluía la Nacional el Departamento de Psico-
educación sexual, los trabajos manua- pedagogía y establecerse el año pre-
les y los deportes como disciplinas paratorio, un período que en cierta
obligatorias. En total, los colegios ten- forma era una prolongación del ba-
drían treinta y seis horas semanales de chillerato, pero que ante todo estaba
actividad divididas en treinta de en- destinado a reforzar la preparación
señanza y seis de actividades llamadas técnica de los bachilleres para iniciar
de estudio. los estudios profesionales superiores.

Un taller en la Escuela
Nacional de Artes y
Oficios, de Bogotá,
en 1936.
Ya en 1935 el ministro
Darío Echandía se había
propuesto crear una
escuela industrial en
cada capital de
departamento. Para 1938
ya funcionaban 24
de estas escuelas,
con 2 685 alumnos.
Capítulo 3 101

La circunstancia de haberse puesto


frente a estas instituciones a notables
pedagogos alemanes y españoles, lle-
gados al país como exiliados, como el
alemán Fritz Karsen y la psicopeda-
goga española Mercedes Rodrigo, fue
un motivo más de la oposición des-
pertada por estas medidas en los sec-
tores conservadores.
No obstante sus alternativas y resis-
tencias, la idea de la diversificación
del bachillerato no era abandonada.
En 1938, Alfonso Araújo como minis-
tro de Educación establece dos tipos
de bachillerato: el clásico o humanís-
tico, de seis años, y el moderno o di-
versificado, compuesto de cuatro años
de formación general y dos de mate-
rias de mayor sentido práctico. Los co-
legios y los educandos quedaban en li-
bertad de acogerse a uno u otro. Más
tarde, durante la administración de
Eduardo Santos, el ministro Germán
Arciniegas crea el llamado Bachille- funcionaban en algunas ciudades del Miguel Roberto Téllez,
rato Superior y Bachillerato Elemen- país. El gobierno de Alfonso López pedagogo formado en
tal, de seis y cuatro años respectiva- Pumarejo inscribió en su programa Suiza y en la escuela
mente, dos ciclos que darían lugar a del Gimnasio Moderno,
educativo un amplio proyecto de for- fue puesto al frente
dos títulos. mación de escuelas industriales y co- de la Escuela Normal de
Todas estas tentativas de reforma merciales. En 1935 el ministro Darío Antioquia, cuando ésta
del bachillerato, que por otra parte Echandía proyectaba crear una escue- pasó a depender del
la industrial en cada capital de depar- control directo del
constituía cerca del 80 % de la ense- Estado.
ñanza media, fueron rechazadas por tamento, pero su plan no tuvo reali-
muy diversos sectores de la opinión, zación por falta de recursos fiscales.
sin distinciones de colores políticos. En Bogotá existía una Escuela Nacio-
Entre sus opositores se encontraron fi- nal de Artes y Oficios que fue reor-
guras como Agustín Nieto Caballero, ganizada y denominada Escuela In-
el padre Félix Restrepo, Jaime Jara- dustrial y anexada a la Facultad de In-
millo Arango, Gerardo Molina y Julio geniería. Ofrecía cursos de mecánica,
César García. Entre los pedagogos de electricidad, fundición y carpintería.
orientación liberal sólo era defendido Por su parte, algunos departamentos
por el conocido educador José María crearon sus propias escuelas como el
Restrepo Millán. Instituto Pascual Bravo de Medellín.
En 1935 funcionaban en el país 15 es-
tablecimientos de éstos, que daban
La enseñanza industrial instrucción a 1.727 alumnos, y en 1938
El desarrollo industrial del país que habían llegado a ser 24 con 2.685
empezó a tomar auge después de la alumnos.
gran depresión de 1930 requería no Durante la administración del pre-
sólo empresarios, ingenieros y técni- sidente Eduardo Santos se intensificó
cos de alta formación, sino obreros el desarrollo de la enseñanza indus-
eficientes y mandos medios para todos trial y artesanal. El ministro de Edu-
los procesos administrativos y fabriles, cación Alfonso Araújo creó en el año
que no podían suministrar las tradicio- 1938 la División de Enseñanza Indus-
nales escuelas de artes y oficios que trial en el Ministerio de Educación y
102 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

moria ministerial de 1936 escribía Da-


río Echandía:
«El país no ha querido dar al maes-
tro la independencia pecuniaria y el
rango social que le corresponden' El
cuerpo de enseñanza ha llegado a ser
el refugio de campesinos desarraiga-
dos y vanidosos en el campo, y en las
ciudades ha sido dejado a cargo de
ciudadanos sin las condiciones de co-
raje y ambición y sin la preparación
que requieren las actividades educati-
vas. En algunos departamentos sin re-
cursos suficientes, el cuerpo de ense-
ñanza parece un servicio de beneficen-
cia. Frente a las escuelas se ponen per-
sonas cuyo único mérito es la pobreza,
su numerosa familia o la necesidad de
mantener una posición que ellas no
podrían obtener por otros medios. En
cuanto a los que proceden de las Es-
cuelas Normales, profesan ideas pe-
dagógicas completamente superadas y
en muchos casos sus títulos han sido
concedidos según un criterio de par-
cialidad política que justificaría que
sus titulares fueran suspendidos de sus
funciones hasta revalidar los títulos en
cuestión.»
Y al efecto, a fines del mismo año
se ordenaba efectuar exámenes de ca-
pacitación de los maestros en todos los
Policías con máscaras estableció una política amplia de ayu- departamentos. Muchos rehusaron
antigases vigilan ante das financieras a las escuelas existen- presentarse al examen por considerar-
el despacho del ministro
de Educación, después tes. Las escuelas formaban, en sus lo degradante; para otros significó la
de ser destruido centros, obreros especializados y téc- separación del servicio, y para otros,
durante la huelga de nicos medios en mecánica, electrici- inclusive los no diplomados, la confir-
estudiantes de mayo dad, fundición, soldadura, sastrería, mación en sus funciones. Es difícil de-
de 1938. ebanistería. Las escuelas de artes y terminar en qué medida la prueba sig-
oficios ofrecían carreras de tres y cua- nificó una renovación efectiva del
tro años y otorgaban el título de pe- cuerpo docente. La oposición al go-
rito. Los institutos técnicos industria- bierno sostuvo que los maestros des-
les exigían cinco años de estudio y da- plazados fueron sustituidos por per-
ban el título de experto. Para el de téc- sonal impreparado, pero en todo caso
nico se requerían siete años. la prueba significó para el gremio una
toma de conciencia de su posición y la
La educación normalista posibilidad de asumir una participa-
ción más activa en la política educati-
El nuevo sistema educativo, además va. Pocos meses después de efectuada
de escuelas, aulas, materiales de en- la prueba de evaluación, el Ministerio
señanza y mayores recursos económi- de Educación, siguiendo una vieja as-
cos estatales, necesitaba un tipo nuevo piración del magisterio, fijaba un sa-
de maestro. Refiriéndose a la prepa- lario mínimo de 40 pesos para los
ración del cuerpo docente en su me-
maestros de escuela primaria.
Capítulo 3 103

Convencidos de que el problema de cación. Puesta bajo la dirección de


la preparación de los maestros debía uno de los más fervorosos promotores
atacarse en sus raíces, los impulsores de la reforma educativa, el médico
de la reforma avocaron la reorgani- José Francisco Socarrás, la Normal
zación de las Escuelas Normales, en Superior jugaría en los años venideros
primer lugar colocándolas bajo el con- un papel de primer orden en la refor-
trol directo del Estado, sustrayéndolas ma que entonces se intentaba y en los
así al control de las congregaciones re- avances que se produjeron en los si-
ligiosas que las dirigían mediante con- guientes años en varios campos de la
tratos de administración, para poner- ciencia y la cultura. Sin asumir en su
las en manos de educadores depen- orientación un estrecho nacionalismo,
dientes directamente del Ministerio de la Normal Superior pondría en primer
Educación Nacional. Un ejemplo de plano de sus actividades el estudio de
esta política fue la cancelación del la realidad nacional en todos sus as-
contrato con la comunidad de los Her- pectos. Con la colaboración de un dis-
manos Cristianos para dirigir la Es- tinguido grupo de profesores y hom-
cuela Normal Central de Bogotá para bres de ciencia europeos que la guerra
poner su dirección en manos de Al- y las dictaduras fascistas harían emi- El presidente Olaya
fonso Jaramillo Guzmán, un educador Herrera y la educadora
grar de sus países, de las aulas de la alemana Fransiska Radke,
de formación conservadora, pero que Escuela Normal Superior saldrían los directora del Instituto
había adelantado estudios pedagógi- nuevos profesores y directores de las Pedagógico Nacional,
cos en Suiza como discípulo de De- escuelas normales y de los colegios durante el acto de
croly y Pieron. Otro tanto se hizo con que renovarían la enseñanza de las clausura de estudios,
la Normal de Antioquia encomendada noviembre de 1933.
ciencias naturales, las lenguas, la his- Considerada partidaria
a Miguel Roberto Téllez, también for- toria y la geografía. De sus egresados del nazismo, fue
mado en Suiza y en la escuela del se alimentarían también los institutos retirada de su cargo,
Gimnasio Moderno. de investigación que entonces se fun- lo mismo que Julius
daron en el país, como el Instituto Sieber, director de la
El giro tomado por las Escuelas Facultad de Educación,
Normales produjo una situación de Caro y Cuervo y el Instituto Etnoló- de Tunja.
conflicto con la Iglesia, especialmente
en Medellín, donde se produjeron ac-
tos que obligaron al ministro Echandía
a decretar la expulsión de numerosos
lumnos.
Otro tanto se hizo con el Instituto
Pedagógico Nacional de Bogotá, diri-
gido entonces por la educadora ale-
nana Franziska Radke, quien había
estado vinculada al Instituto desde
1928 cuando llegó al país con Julius
Sieber contratado entonces para diri-
gir la Facultad de Educación de Tun-
ja. Considerados partidarios del nazis-
mo alemán, los dos educadores fueron
retirados de sus cargos y reemplazados
por ciudadanos colombianos.
Un hecho muy significativo dentro
de la política educativa de Alfonso Ló-
pez Pumarejo fue la transformación
de la Facultad de Ciencias de la Edu-
cación de la Universidad Nacional,
que ahora se llamaría Escuela Normal
Superior y en 1936 quedaría bajo el
control directo del Ministerio de Edu-
104 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

gico Nacional, transformado luego en legio de la Enseñanza de doña Ma-


Instituto Colombiano de Antropolo- nuela Santamaría de Manrique al fi-
gía. Sus egresados también darían una nalizar el siglo XVIII.
valiosa contribución a la enseñanza Su incorporación al proceso de mo-
universitaria que empezaba entonces a dernización del país que se iniciaba,
renovarse. tuvo su primera manifestación en fe
ley 28 de 1932, expedida durante la
La educación femenina presidencia de Olaya Herrera, que
le dio el manejo de sus propios bienes
En el momento de iniciarse la admi- patrimoniales y personería jurídica
nistración liberal de Enrique Olaya para contratar y actuar en la vida civil.
Herrera la situación de la mujer, ju- Superó así su status de menor de edad
rídica, social y educativamente, no di- bajo tutela.
fería mucho de la que tenía en el siglo El único hecho significativo anterior
XIX y aun en la sociedad colonial. Para a 1930, anunciador ya de un cambio en
los efectos jurídicos de la vida civil, es- el concepto de la educación femenina,
taba asimilada a los menores de edad. fue la creación en 1928 del Instituto
La escuela secundaria o bachillerato Nacional Pedagógico de Bogotá, en
prácticamente no existía para ella, me- realidad una escuela normal femeni-
nos aún el acceso a las profesiones de na, puesta bajo la dirección de una mi-
la universidad. Su educación consistía sión pedagógica alemana que presidía
en la elemental de la Escuela Prima- la educadora de la misma nacionalidad
ria, algunos conocimientos de costura Franziska Radke. Su finalidad era pre-
y oficios manuales y, en el caso de la parar sus alumnas para asumir la en-
mujer de las clases altas, algo de adies- señanza de las escuelas elementales y
tramiento para la vida en sociedad: jardines infantiles, siguiendo las orien-
canto, baile, buenas maneras. Muy taciones de la Escuela Nueva.
poco más de lo que recibían en el Co- Al iniciarse el gobierno de Alfonso
López Pumarejo, el nuevo presidente
Guillermo Nannetti,
anunciaba su propósito de incorporar
ministro de Educación la mujer a la vida nacional. Para la
de Eduardo Santos mujer de las clases medias se abría la
en 1941, puso en posibilidad de estudiar en la Facultad
funcionamiento un de Educación, establecimiento mixto
programa especial de
bachillerato femenino
desde su creación en 1932, que sólo
orientado más hacia la muy lentamente incorporaba a sus au-
conducción de la vida las personal femenino. Todavía en
familiar que hacia el 1935 su sucesora, la Escuela Normal
ingreso a la universidad, Superior, sólo contaba con 14 mujeres
con asignaturas como
costura, economía
entre 127 alumnos. En 1936 el Minis-
doméstica, decoración, terio de Educación quiso introducir el
dietética y moral. servicio voluntario escolar para las
Se confirmaba con ello mujeres que hubieran cursado la es-
la resistencia cuela primaria que no fueran maestras
al acceso de la mujer
a los niveles
profesionales y estuvieran en capaci-
altos de la educación. dad de enseñar a leer y escribir a los
jóvenes menores de veinte años. Co-
mo recompensa, el ministerio ofrecía
un peso por cada alfabetizado. Infor-
tunadamente el servicio no tuvo un
desarrollo efectivo de consideración.
En el mismo año aparecía el primer
grupo de bachilleres egresado del
Gimnasio Femenino, establecimiento
Capitulo 3 105

Antonio Rocha, ministro


de Educación en la
segunda administración
López Pumarejo, durante
la cual continuó la
pausa en el proceso de
incorporación de la
mujer a la vida nacional.
En 1944, el ministro
Rocha "consideraba que
de no hacer regresar
'el campesino a su
parcela y la mujer al
hogar', la integridad
de la nación
estaba amenazada".
(En la foto, como rector
del Colegio Mayor de
Nuestra Señora del
Rosario, Rocha recibe
la orden venezolana
del Libertador).

fundado por Agustín Nieto Caballero mayor rendimiento que los varones» y
para educar las jóvenes de la clase alta esto causa problemas, lo que demues-
bogotana, siguiendo un modelo pe- tra que la resistencia al acceso de la
dagógico similar al del Gimnasio Mo- mujer a los niveles altos de la educa-
derno. ción no sólo venía de la Iglesia y de los
Durante el mismo período presiden- sectores políticos de la oposición, sino
cial de Alfonso López Pumarejo, el también de inveterados prejuicios y
Ministerio de Educación inició un ac- actitudes arraigados en la cultura na-
tivo programa de fundación de cole- cional. Durante el gobierno de Eduar-
gios femeninos, y, en un intento de ha- do Santos, en esto como en otros as-
cer más abierto y democrático el sis- pectos de la política educativa, se hizo
tema educativo, el Congreso Nacional una pausa con el ánimo de suavizar las
promulgó la ley 32 de 1936 que pro- relaciones con la Iglesia. El ministro
hibía toda clase de discriminaciones de Educación Guillermo Nanetti puso
por sexo, raza o religión para ingresar en práctica un programa especial de
en los establecimientos educativos, so bachillerato femenino orientado más
pena de sanciones que iban desde la hacia la preparación para una eficaz
destitución del cargo de directores en conducción de la vida familiar que ha-
los establecimientos públicos, hasta la cia el ingreso a las actividades profe-
cancelación de la licencia de funcio- sionales. El plan de estudios incluía
namiento para los privados. trabajos de aguja, economía domésti-
Sin embargo, el acceso de la mujer ca, decoración y formación moral. La
a los establecimientos secundarios se- dietética y la contabilidad representa-
guía siendo la excepción. Aun el in- ban su elemento moderno. Siguiendo
greso en los colegios oficiales no era la misma dirección, el ministro Nanet-
fácil. El Colegio de Boyacá en Tunja, ti inició también un proyecto de for-
que en 1938 había aceptado algunas en mación de escuelas de economía do-
sus aulas, muy pronto renunció a re- méstica rural, proyecto que tuvo de-
cibirlas, «porque las mujeres daban sarrollos muy limitados. En 1946 fun-
106 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

cionaba una escuela de este tipo en el En 1932, Germán Arciniegas presen-


departamento del Magdalena. tó al Congreso Nacional el primer pro-
La pausa en el proceso de incorpo- yecto de reforma que seguía muy de
ración de la mujer a la vida nacional cerca las ideas del movimiento de Cór-
continuó bajo la segunda administra- doba en pro de la autonomía univer-
ción de Alfonso López Pumarejo. En sitaria. Proponía un órgano directivo
1944 el ministro de Educación Anto- de 80 personas, compuesto de profe-
nio Rocha consideraba que, de no ha- sores, alumnos y exalumnos, y una au-
cer regresar «el campesino a su par- tonomía absoluta que no armonizaba
cela y la mujer al hogar», la integridad con las tendencias intervencionistas
de la nación estaba amenazada. que se abrían paso en amplios sectores
de la opinión política. Por ésta y otras
La universidad razones, el proyecto de reforma hubo
y la educación superior de ser aplazado hasta que, en 1935,
Carlos García Prada presentara uno
La universidad y la educación superior sustitutivo. El nuevo proyecto propo-
no podían estar ausentes del cambio nía la integración de todas las escuelas
que se producía en el país. Su vieja es- y facultades públicas nacionales que
tructura no estaba en capacidad de dar hasta entonces existían dispersas y de-
acceso a la creciente población estu- pendientes del Ministerio de Educa-
diantil, ni de preparar los técnicos que ción Nacional y concedía a la univer-
requería una nación que empezaba a sidad un amplio grado de autonomía;
industrializarse. Bajo la presión de los no la total autonomía, porque, a juicio
nuevos hechos y del movimiento re- del proponente, en la sociedad mo-
formista universitario que se había ini- derna no puede haber un Estado den-
ciado en Córdoba, Argentina, en tro del Estado. Como órgano de di-
1919, que tuvo sus entusiastas defen- rección, la Universidad Nacional ten-
sores en la generación colombiana que dría un consejo de gobierno de nueve
se iniciaba en la vida pública en 1930, miembros, cuatro representantes de
se creó el clima para la reforma uni- los profesores, tres del gobierno y dos
versitaria. de los alumnos y exalumnos.

Germán Arciniegas,
ministro de Educación
de Eduardo Santos, en
1942, y de Alberto
Lleras Camargo, en 1945.
Ya en 1932, Arciniegas
había presentado al
Congreso un proyecto de
reforma universitaria
que seguía las ideas
de autonomía propuestas
en el movimiento de
Córdoba, Argentina.
En la foto, de febrero
de 1942, el ministro
inaugura los actos
conmemorativos del
IV Centenario del
descubrimiento del
Amazonas, en la
Biblioteca Nacional.
Capítulo 3
107

Tendría también un órgano acadé-


mico compuesto por los profesores de
más alta categoría: el rector, los de-
canos, 3 representantes de los profe-
sores y 3 de los estudiantes. La que
luego sería ley orgánica de la Univer-
sidad Nacional siguió en líneas gene-
rales el proyecto presentado por Gar-
cía Prada.
La ley 68 de 1935 integró las dis-
persas Facultades profesionales en
una sola institución, ordenó la cons-
trucción de una ciudad universitaria y
concedió un alto grado de autonomía
académica y administrativa a la nueva
institución, pero en sus directivas se
mantenía una fuerte representación
estatal. El consejo directivo estaría for-
mado por nueve miembros, de los cua-
les tres representarían al gobierno na-
cional; el ministro de Educación sería
su presidente y el rector sería nombra-
do por el consejo, de una terna pre-
sentada por el presidente de la Re-
pública. También por el origen de sus
ingresos económicos quedaría limita-
da la autonomía, pues éstos proven-
drían del presupuesto nacional en alta
medida, ya que la universidad carecía
de un patrimonio capaz de producir la
renta necesaria para su funcionamien-
to, y sus ingresos directos por concep-
to de matrículas eran reducidos. Pero, ñanza y el contenido científico de los Gerardo Molina en su
no obstante estas limitaciones, la ley programas sufrieron también modifi- despacho de la rectoría
orgánica daba a la universidad un am- caciones significativas. El uso de la- de la Universidad
plio margen de autonomía. Nacional de Colombia.
boratorios, gabinetes y bibliotecas se Entre 1942 y 1944,
La reforma de 1935 no se detuvo en amplió, y el ejercicio de la libertad de gracias a su gestión
las modificaciones de la organización cátedra creó una actitud favorable a la innovadora, la Nacional
jurídica y administrativa. Apoyados crítica y a la participación del estu- pasó a ser modelo para
diante en la marcha del proceso do- las universidades
en el clima reformista de la adminis- públicas regionales,
tración de Alfonso López Pumarejo, cente. como en el caso de la
las nuevas autoridades procedieron a La misma reforma y el desarrollo Universidad del Cauca,
introducir importantes cambios aca- que a ella le dio la Universidad Nacio- bajo la rectoría de
nal introdujeron en la vida universi- César Uribe Piedrahíta.
démicos y pedagógicos. El tradicional
esquema de profesiones compuesto de taria dos nuevas instituciones: la ex-
medicina, derecho e ingeniería fue tensión cultural y el bienestar estu-
ampliado a nuevas actividades técni- diantil. Con la primera, la universidad
cas y científicas. Se crearon entonces complementaba la formación del es-
nuevas facultades: química, arquitec- tudiante con un amplio esquema de
tura, veterinaria, agronomía, econo- actividades culturales y se ponía en
mía, administración, filosofía, etc., a contacto con la ciudadanía a través de
conferencias públicas, exposiciones
las cuales se agregaron algunos insti- artísticas y publicaciones. El bienestar
tutos de investigación como el de cien- estudiantil, introducía en la vida uni-
cias naturales. Los métodos de ense-
108 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

versitaria los deportes, los servicios davía de integración en un sistema na-


médicos y las residencias estudiantiles cional de educación superior y estaban
que formaron desde un comienzo par- intervenidas por los gobernadores de
te del campus universitario. los departamentos, lo que en muchos
El ambiente intelectual y el conte- casos imprimió un ritmo más lento a
nido de la enseñanza tomaron también las reformas. Sin embargo, la Univer-
rumbos nuevos y la universidad se sidad del Cauca, bajo la rectoría de
abrió al contacto con las grandes co- César Uribe Piedrahíta, participó ac-
rrientes contemporáneas de la ciencia tivamente en los nuevos rumbos que
y la cultura. La biología y la física, la tomaba la vida universitaria nacional.
medicina y la arquitectura, el derecho Un fenómeno característico del pe-
público y privado, la filosofía, la eco- ríodo fue la aparición de la universi-
nomía fueron remozados, algunos in- dad privada. Los recelos y resistencias
Monseñor Félix Henao
troducidos por primera vez en los pla- que la política educacionista del perío-
Botero, rector de la nes de estudios y en los seminarios de do despertaba en la Iglesia y en algu-
Pontificia Bolivariana investigación, y los nombres de los nos sectores de opinión política, in-
de Medellín, durante grandes pensadores del siglo xx em- cluían también la política universita-
un acto académico con pezaron a ser familiares en los cursos, ria, que era tachada de demasiado in-
los ministros Fernando
Gómez Martínez y debates y publicaciones universitarias. tervencionista y contraria a los senti-
Esteban Jaramillo. Los cambios logrados por la Uni- mientos y tradiciones nacionales. Dos
En los años 30, se versidad Nacional, especialmente du- importantes centros universitarios pri-
inició la aparición
rante la rectoría de Gerardo Molina vados, ambos fundados por comuni-
de la moderna universidad dades religiosas, aparecieron en 1932
privada, con la en la segunda administración de Ló-
Javeriana, fundada en pez, crearon un modelo y señalaron y 1936 respectivamente: la Universi-
1932, y la Bolivariana, rumbos a las universidades públicas dad Javeriana de los jesuítas y la Bo-
en 1936. regionales, aunque éstas carecían to- livariana de Medellín que fundara
109
Capítulo 3

monseñor Manuel José Sierra y que en 1951 del 56,7 % de la población y


luego dirigiera monseñor Félix Henao millares de niños en edad escolar o de
Botero. Todavía no se había iniciado aspirantes a ingresar en la educación
en el país la floración de universidades media y en la universidad carecían de
privadas ni la creación de universida- escuelas o colegios. Los intentos de
des departamentales, que tuvo lugar a nacionalización de la enseñanza pri-
partir de 1950. maria fracasaron una y otra vez. El
viejo ideal de la escuela elemental y
Logros y frustraciones obligatoria prácticamente fue aban-
donado. La intención de hacer del sis-
Los gobiernos liberales de 1934 a 1946 tema educativo un instrumento para la
tuvieron una clara percepción de la formación de una nación más integra-
importancia del sector educativo en da e igualitaria, se frustró por la in-
los proyectos de desarrollo económico capacidad económica del Estado de
y social y en el propósito de hacer de ofrecer enseñanza a toda la población
Colombia un país moderno y una na- potencialmente apta para ella, y por la
ción mejor integrada socialmente, ba- oposición de los intereses vinculados
sada en una cultura de raíces nacio- al sector educativo privado que se for-
nales más auténticas. Dentro de esas tificó durante el período. El sistema
metas trataron de desarrollar una po- educativo, en lugar de impulsar la in-
lítica que abarcaba todos los estratos tegración nacional, contribuiría a for-
de la educación desde la escuela ele- mar una sociedad más segregada so-
mental hasta la universidad, dotando cialmente.
al país de un coherente sistema edu- Esto en cuanto a lo que podríamos
cativo nacional. No sólo intensificaron llamar los aspectos materiales y for-
las inversiones del Estado en este cam- males del sistema educativo. En cuan-
po, con el propósito de dar al sistema to a sus aspectos cualitativos, proba-
una infraestructura material capaz de blemente los resultados fueron más
absorber toda la población en edad es- discretos. Aunque no se ha hecho una
colar y eliminar el analfabetismo de evaluación adecuada de los cambios
las grandes masas urbanas y rurales. logrados, las conquistas fueron quizás
También trataron de cambiar el con- muy limitadas. Los métodos de ense-
tenido y los valores de la enseñanza, ñanza, los conceptos sobre la perso-
sus métodos y sus ideales, para pro- nalidad del educando, los sistemas dis-
ducir un elemento humano dotado de ciplinarios, la transmisión de los va-
conocimientos científicos y técnicos lores intelectuales y morales que ani-
más acordes con las necesidades de un maron el movimiento de la Escuela
país en busca de su desarrollo econó- Nueva y la moderna pedagogía, pro-
mico y social, con una conciencia ciu- bablemente penetraron sólo en secto-
dadana más democrática y crítica. res muy limitados del sistema. En sus
• Los logros, sin embargo, fueron in- años y en los siguientes, en general
feriores a las ambiciones y las expec- éste seguiría funcionando sobre la
tativas. El analfabetismo de hombres base de los conceptos, métodos y or-
y mujeres mayores de siete años era ganización tradicionales.
110 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Bibliografía

BOHÓRQUEZ CASALLAS, LUISA. La evolución educativa de Colombia. Bogotá, Éd. Cultural Co-
lombiana, 1956.
CARO, MIGUEL ANTONIO. Código educacional colombiano. Bogotá, Éd. Voluntad, 1980.
FABIÁN. C. Estudio de la legislación escolar comparada. Bogotá, 1944.
FALS-BORDA, ORLANDO. La educación en Colombia. Bases para una interpretación sociológica.
Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1962.
FIELDS, GARY. Educación y movilidad social en Colombia. Mim. Universidad de los Andes.
CEDE. Bogotá, 1977.
GONZÁLEZ G., FERNÁN. Educación y estado en la historia de Colombia. Bogotá, CINEP, 1979.
HELG, ALINE. Civiliser le peuple et former les élites. L'éducation en Colombie. 1918-1957. París
Éd. L'Harmattan, 1984.
LEBOT, IVON. Elementos para la historia de la educación en Colombia. Ed. Boletín Mensual de
Estadística n.° 249, Bogotá, 1975. (Especialmente útil por su información estadística.)
NIETO CABALLERO, AGUSTÍN. Sobre el problema de la educación nacional. Bogotá, 1936.
PARRA SANDOVAL, RODRIGO. La expansión de la escolaridad en Colombia. Mim. Universidad
de los Andes. CEDE. Bogotá, 1977.
RAMA, GERMÁN. El sistema universitario colombiano. Bogotá, Éd. Universidad Nacional, 1970.
URRUTIA, MIGUEL. «La educación y la economía colombiana. La educación como factor de
movilidad social». En: 50 años de desarrollo económico colombiano. Bogotá, La Carreta,
1979.
La educación en Colombia.
1946-1957
Aline Helg ba solo en esta concepción del asunto;
otros liberales, conservadores y ecle-
siásticos escribieron entonces en el

«L a insurgencia de presiones
brutales, la crueldad que ca-
racterizó a una época recientísima de
mismo sentido.
Hoy. cuando se analizan los años de
1946 a 1957. éstos aparecen sin em-
nuestra historia, no habrían prendido bargo como años decisivos para el sis-
tan fragosamente sobre una nación tema educativo colombiano, el cual
educada. sobre un país civilizado [. . .] buscaba su adaptación a una serie de
La insensibilidad que se apoderó de cambios políticos brutales y a las
buena parte de las antiguas clases di- transformaciones fundamentales de la
rigentes ante la tremenda gravedad de estructura económica y demográfica
la Violencia es también otro síntoma del país. Es preciso constatar que las
de la defectuosa educación, aun en las decisiones de esta época moldearon en
más altas jerarquías de la inteligencia. gran parte la organización actual de la
Fallaron, pues, la escuela, el colegio. educación en Colombia.
la universidad. Fallaron los sistemas Políticamente los anos 1946-1957 se
educativos complementarios. fallaron caracterizan por la guerra civil de la
el hogar y la educación moral y reli- Violencia que dejó, según algunos au-
giosa de Colombia. Ése es el hecho tores, por lo menos doscientos mil
histórico.>)Así opinaba Alberto Lleras muertos. Algunos acontecimientos
Camargo en El Tiempo del 19 de di- claves jalonaron este período. 1946: el
ciembre de 1954. Para Lleras, la falta regreso de los conservadores al poder
de instrucción del pueblo y la mala después de dieciséis años de gobierno
educación de las clases medias y su- liberal; 1948: el asesinato del líder li-
periores fueron el origen de la guerra beral populista Jorge Eliécer Gaitán y
civil de la Violencia. En este sentido la revuelta del 9 de abril en Bogotá;
es útil mencionar que en Europa el 1950: la elección del conservador Lau-
alto nivel de escolarización no fue obs- reano Gómez como presidente de la
táculo para que durante la segunda República: 1953: el golpe de estado
guerra mundial se cometieran tantas del general Gustavo Rojas Pinilla; y
atrocidades. Lleras Camargo no esta- 1957: el acuerdo celebrado entre diri-
112 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

El presidente Alfonso
López Pumarejo y señora
María Michelsen, con
los embajadores de
Alemania y la directora
del Instituto Pedagógico
Nacional, Fransiska
Radke, en la clausura
de estudios de 1934.

gentes liberales y conservadores para demográfico, más y más niños y jó-


compartir el poder (gobiernos del venes demandaban la creación de es-
Frente Nacional hasta 1974). Desde el cuelas y empleos.
punto de vista socioeconómico y de-
mográfico, los años 1946-1957 signifi- El 9 de abril o la barbarie
caron también un viraje para el país. en el centro de Bogotá
Desde la segunda guerra mundial, la
industria, la agricultura mecanizada, El cambio de poder de los liberales a
las comunicaciones, el comercio y los los conservadores en 1946 no tuvo ma-
servicios se desarrollaron principal- yores tropiezos. El nuevo presidente.
mente a costa de los sectores tradicio- Mariano Ospina Pérez, era un político
nales. Las actividades económicas de suficientemente hábil para no trastor-
la población se modificaron en con- nar inmediatamente la situación en la
secuencia: si en 1938 cerca del 75 % administración legada por sus prede-
de la población activa trabajaba en la cesores. La educación que habían es-
agricultura, en 1957, por contra, no tablecido los liberales sufrió pocos
había más del 50 % en este sector, cambios de 1946 a 1948. Basta saber,
mientras que el 34 % estaba empleado por ejemplo, que los ministros de
en los servicios, el comercio y las co- Educación de estos años no fueron ul-
municaciones y el 17 % en la industria traconservadores: algunos pertenecían
y la artesanía. Además el desempleo y aun al partido liberal. Los directores y
subempleo aumentaban y los habitan- el personal docente liberal de los es-
tes migraban del campo hacia las ciu- tablecimientos escolares públicos no
dades. Al acelerarse el crecimiento perdieron necesariamente el puesto:
Capítulo 4
113

el socialista Gerardo Molina continua- ministrar suficientes escuelas públicas


ba en el cargo de rector de la Univer- para todos los niños colombianos, pri-
sidad Nacional el día del asesinato de vilegiaba la formación de las elites. El
Jorge Eliécer Gaitán. pueblo de Bogotá también mostró que
Fue la revuelta popular del 9 de ya no temía enfrentarse ni con una
abril en Bogotá la que marcó realmen- Iglesia que estaba abiertamente al
te el viraje en la política educativa co- lado del partido conservador, ni con
lombiana, a través del choque que las comunidades religiosas dedicadas a
produjo en los dirigentes conservado- educar a los hijos de la oligarquía.
res y liberales y en particular en la El 9 de abril, apareció en el centro
Iglesia católica. Es necesario recordar de la Atenas suramericana (como los
que, durante el saqueo de la capital, intelectuales se complacían en llamar
los amotinados escogieron cuidadosa- a Bogotá) un pueblo ajeno, descono-
mente algunos de sus objetivos polí- cido, compuesto por las clases bajas a
ticos y físicos: el partido conservador, las cuales se dirigían abstractamente
al que se consideraba como respon- los voceros de los partidos políticos
sable del asesinato de Gaitán; el go- cuando necesitaban sus votos. Este
bierno, particularmente el Ministerio pueblo, que había padecido resignado
de Educación Nacional; la Iglesia, en hasta la fecha el empeoramiento de
especial el Colegio de los Hermanos sus condiciones de vida desde 1930, se
Cristianos y una sección de la Ponti- manifestó repentinamente en una cor-
ficia Universidad Javeriana. En el mo- ta y violenta revuelta caracterizada
tín provocado por la desaparición del por el incendio, el saqueo y la embria-
hombre político que encarnaba la es- guez de sus autores.
peranza del cambio social, el pueblo Las clases superiores y medias in-
bogotano condenaba la política edu- terpretaron la revuelta como la prueba
cativa del Estado. Un Estado que al de la barbarie del pueblo. El presiden-
tiempo que se mostraba incapaz de su- te Ospina declaró: «En el nombre de

Saqueadores del 9
de abril en Bogotá.
"Fue la revuelta popular
del 9 de abril la que
marcó realmente
el viraje en la política
educativa colombiana,
a través del choque
que produjo en los
dirigentes conservadores
y liberales,
y en particular
en la Iglesia católica."
114 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

la cultura yo condeno esos atentados exigiendo castigos ejemplares para los


que nos envilecen y nos rebajan frente autores. Además, se presentó como la
al mundo civilizado.» De pronto ya no fuerza de cohesión indispensable en la
había necesidad de buscar causas eco- restauración del orden público y rei-
nómicas o políticas al 9 de abril: esos vindicó el papel que había perdido en
sucesos se consideraban por muchas la educación.
personas como la consecuencia de la En el mismo sentido, la Confede-
ignorancia del pueblo, o según los ración Nacional de Colegios Católicos
conservadores y la Iglesia, consecuen- publicó la siguiente interpretación del
cia de la errónea acción en la educa- 9 de abril en su Revista lnteramericana
ción desarrollada por los gobiernos li- de Educación, en marzo-abril de 1948:
berales, especialmente durante la Re- «La revolución vino de fuera, pero en-
volución en Marcha de Alfonso López contró el terreno preparado de tiempo
Pumarejo (1934-1938). atrás por el Ministerio de Educación
El episcopado condenó la rebelión Nacional, inconscientemente tal vez
popular, atribuyéndola a la creciente pero no por eso menos eficazmente,
laicización y a la ausencia de morali- por medio de una legislación escolar
dad de la sociedad colombiana. La equivocada y por los numerosos pro-
Conferencia Episcopal aprovechó la fesores comunizantes, colocados por
ocasión para acusar a Gerardo Molina él en varios colegios oficiales. La rea-
de ser indirectamente responsable de lización de la revolución la hizo la
los hechos, al tiempo que señalaba: Universidad Nacional. Los obreros sin
«nuestra absoluta inconformidad con instrucción o mal formados en las es-
el nombramiento de un jefe comunista cuelas, que murieron en las calles o
para regir la Universidad Nacional, lo llenan las cárceles, son los instrumen-
cual demuestra a la vez la ninguna res- tos ciegos, la carne de cañón de estos
ponsabilidad que nos cabe en el desvío intelectuales.» Mejor dicho, el 9 de
de la educación que recibió nuestra abril era nada menos que una revolu-
más brillante juventud en este centro, ción preparada por el comunismo in-
hasta llegar a encabezar la subver- ternacional con la ayuda de un «rector
sión del orden constitucional el 9 de aleccionado en Rusia» y de «algunos
abril...» Identificando religión católica rojos españoles con larga práctica re-
y nacionalidad colombiana, la Iglesia volucionaria». Detrás de esa denun-
Laureano Gómez, comparó los atentados contra sus bie- cia, la intención de la Confederación
óleo de Guillermo de Colegios Católicos era utilizar el
Camocho en la Casa de
nes con el sacrilegio y la alta traición,
Nariño, Bogotá, 1973. evento para exigir una educación con-
"... Cuando Rafael Azula forme con la religión católica y para
Barrera y Lucio Pabón consolidar su posición en la enseñanza
Núñez tuvieron la secundaria.
cartera de Educación,
la mayoría de los altos
funcionarios, directores Laureano Gómez
de establecimientos y la purga del magisterio
oficiales e inspectores
fue reemplazada por Sin embargo, habrá que esperar el
conservadores. Fueron
despedidos también los nombramiento de los partidarios de
maestros que profesaban Gómez en puestos importantes en la
las ideas de la educación, tales como las secretarías
Revolución en Marcha.. departamentales, y sobre todo la lle-
y se transfirió a los gada de Gómez al poder, en 1950,
maestros que se deseaba
perjudicar a regiones
para que sean destituidos de la ins-
donde reinaba la chusma, trucción pública los liberales y aun los
y estos maestros conservadores moderados. Así. espe-
renunciaron para no cialmente cuando Rafael Azula Barre-
arriesgar la vida." ra y Lucio Pabón Núñez tuvieron la
Capitulo 4
115

cartera de Educación, la mayoría de sector público. Segundo, la purga fue Lucio Pabón Núñez,
los altos funcionarios, directores de total en el gobierno central y menos ministro de Educación
de Rafael Urdaneta
establecimientos oficiales e inspecto- generalizada al nivel departamental y Arbeláez, habla con el
res fue reemplazada por conservado- municipal. Causó estragos en algunos ex presidente Mariano
res laureanistas. Fueron despedidos departamentos, como en Antioquia Ospina Pérez.
también los maestros que profesaban por ejemplo, en donde el gobernador La purga de maestros
las ideas de la Revolución en Marcha era un partidario celoso de Gómez; no y funcionarios de la
y se aterrorizó a las jóvenes maestras obstante fue prácticamente inexistente educación fue total en
el gobierno central
exigiéndoles ciertos favores para man- en los departamentos poco afectados y menos generalizada
tenerlas en el puesto. También se por la Violencia como los de la Costa a nivel departamental
transfirió a los maestros que se desea- Atlántica. Tercero, aun en contra de y municipal.
ba perjudicar a regiones donde reina- sus opciones políticas, los responsa-
ba la chusma, y estos maestros renun- bles de la educación colombiana no
ciaron para no arriesgar su vida. podían darse el lujo de desmantelar un
Sin embargo, es preciso profundizar sistema educativo público débil, el
y matizar para comprender este cua- cual no alcanzaba a satisfacer las cre-
dro de purga y venganza política. Pri- cientes necesidades de preparación de
mero, la exclusión de liberales de la maestros y construcción de escuelas
administración pública era una res- para una población infantil cada vez
puesta, desde luego mucho más vio- más numerosa que necesitaba y ansia-
lenta y animada por la voluntad de ba la educación. La Iglesia, aun cuan-
venganza, a la negativa de la «coope- do deseaba volver a obtener de nuevo
ración conservadora» de Alfonso Ló- el papel dirigente en la educación, no
pez en 1934, negativa que había sig- tenía los medios ni el personal docente
nificado la pérdida del puesto a los necesarios para suplir las deficiencias
conservadores que trabajaban en el del Estado.
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
116

Durante el gobierno
de Rojas Pinilla,
entre los años 1954
y 1956, una abundante
legislación reglamentó
el trabajo de los
funcionarios del
Ministerio de
Educación Nacional.
Utilizó, también,
sistemáticamente
a las misiones
extranjeras para
formular soluciones
a los problemas
de la educación
en el país.

Rojas Pinilla blica dándole a ésta una orientación


técnica. Una abundante legislación,
y las misiones extranjeras
entre 1954 y 1956, reglamentó el tra-
Los métodos de los partidarios de Gó- bajo de los funcionarios del Ministerio
mez para asegurar su hegemonía se de Educación Nacional. Los inspec-
volvían, no obstante, cada vez más in- tores que se habían lanzado a la re-
soportables no sólo para los liberales presión durante la presidencia de Gó-
sino también para el sector ospinista mez y Urdaneta perdieron su puesto.
del conservatismo. Paralelamente el De una manera general la política par-
aumento de la Violencia en el campo tidista tuvo una injerencia menor en
empezaba a amenazar el progreso eco- relación con los docentes, aun cuando
nómico del país. Fue, pues, con cierto el clientelismo no desapareció.
alivio como una parte de los dirigentes Rojas utilizó sistemáticamente a las
conservadores y todos los liberales misiones extranjeras para buscar una
acogieron la noticia del golpe de es- solución a los problemas de la educa-
tado del general Rojas Pinilla en 1953. ción colombiana, problemas que como
El dictador anunció que iba a impedir ya vimos estaban considerados como
la politiquería en la administración pú- la causa principal de la Violencia se-
Capítulo 4
117

gún Alberto Lleras Camargo y otros.


Rojas contrató en 1954 a un equipo
del Centro Economía y Humanismo,
dirigido, en ese entonces, por el padre
Louis-Joseph Lebret, que proponía
soluciones sociales, de acuerdo con los
dogmas del catolicismo, para los paí-
ses en desarrollo.
El estudio de Lebret sobre Colom-
bia fue un aviso severo: el desarrollo
económico rápido del país beneficiaba
únicamente a los ricos, mientras que la
mayoría de la población permanecía
en la miseria y desprovista de educa-
ción. Sin una apertura democrática y
social, sin un reparto más equitativo
de las riquezas, decía el estudio, en
poco tiempo el proceso de desarrollo
sería detenido. De golpe el diagnósti-
co trascendía la cuestión educativa
para plantear el problema de la es-
tructura socioeconómica de Colom-
bia. Situación que no impedía a Le-
bret proponer una reforma educativa:
generalización de la educación pri-
maria (lo cual significaba el incremen-
to del presupuesto, nuevos maestros y
nuevas escuelas), desarrollo intenso
de la enseñanza técnica y profesional
y creación de un sistema de aprendi-
zaje industrial.
Con el nombramiento de Gabriel
Betancur Mejía en la cartera de Edu-
cación en 1955, la planificación de la sión del bachillerato en dos ciclos de Gabriel Betancur Mejía,
educación se planteó a fondo en el mi- tres años: un primer ciclo orientado ministro de Educación
de Rojas Pinilla
nisterio. El gobierno contrató con la hacia las carreras prácticas y técnicas y más tarde de Lleras
UNESCO la venida de expertos ex- y un segundo ciclo preuniversitario y Restrepo. En 1955
tranjeros para preparar, con la parti- normalista. Para no caer en los errores planteó a fondo la
cipación de homólogos colombianos, del pasado, según el Plan, toda refor- planificación de la
un Primer Plan Quinquenal de Edu- ma educativa debía ensayarse en es- educación y la
cuelas modelo antes de aplicarse a ni- formulación de un
cación Integral. Para esto, una Oficina Primer Plan Quinquenal
de Planeamiento fue creada en el Mi- vel nacional. de Educación Integral.
nisterio de Educación y confiada su di- Acudir a misiones extranjeras para Más tarde sería
rección a un español, Ricardo Díez resolver problemas colombianos, es- subdirector de
pecialmente en materia educativa, la Unesco, de la cual
Hochleitner. A diferencia del estudio había contratado
de Lebret, el Primer Plan Quinquenal presentaba ciertas ventajas. En el am- expertos para estudiar
analizó única y estrictamente el sector biente muy tenso de la época, las mi- el caso colombiano.
educativo, pero muchas de sus reco- siones serían garantía del carácter po-
mendaciones eran similares. El Primer líticamente neutro de las decisiones
Plan Quinquenal preconizó la unifi- frente a liberales y conservadores;
cación de la escuela primaria, con cin- ahorraban en cierta medida largos
co años de escolaridad obligatoria tan- debates ideológicos. Daban a Colom-
to en las escuelas urbanas como en las bia una audiencia internacional; por
escuelas rurales. Recomendó la divi- ejemplo: la Oficina de Planeamiento
118 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Educativo, la primera del género en el Violencia había mostrado a los diri-


continente, sirvió de modelo a varios gentes políticos que una gran distancia
países latinoamericanos. Y sobre todo entre las diferentes clases sociales y
facilitaban el otorgamiento de créditos una exclusión del pueblo de la edu-
extranjeros e internacionales para fi- cación terminaban por amenazar el
nanciar las reformas educativas en Co- mantenimiento del poder de la oligar-
lombia. quía. Era necesario ofrecer por lo me-
Pero las misiones extranjeras tam- nos una esperanza de promoción so-
bién tenían sus inconvenientes. Como cial a las clases populares, abriéndoles
los políticos no participaban en la dis- las puertas de la educación pública pri-
cusión de los proyectos, tampoco po- maria, media y aun de la superior. La
El padre Louis-Joseph
nían interés en su realización. El Pri- educación elemental debía, además,
Lebret, director del mer Plan Quinquenal de Educación extenderse a todos y había que privi-
Centro Economía Integral, entre otros, nunca se aplicó legiar también la formación religiosa,
y Humanismo y del sistemáticamente. Además, gran parte moral y cívica. Otra vez se retomaba
equipo de estudio de los expertos permanecían poco el análisis de Lleras Camargo de 1954,
sobre la realidad tiempo en el país y sus métodos de tra- citado al comienzo de este trabajo.
social y económica
del país, contratado
bajo no incluían la consulta de las cla- Con el Frente Nacional, las elites li-
por el gobierno ses populares, utilizando al contrario berales y conservadoras se pusieron de
en 1954. Su informe criterios de origen internacional en la acuerdo no solamente para repartirse
"fue un aviso severo: definición de los objetivos. Eso expli- los puestos en la administración, sino
el desarrollo económico ca muchos errores de concordancia también para dejar de discutir sobre la
rápido del país entre las reformas propuestas, las es-
beneficiaba únicamente orientación religiosa de la educación
a los ricos, mientras peranzas y necesidades de la pobla- pública.
que la mayoría ción y la realidad fiscal del país.
de la población
permanecía en la A partir de 1954, Rojas transgredió Educación pública
miseria y desprovista el papel de pacificador que se le había y educación privada
de educación..." confiado. Inició una serie de reformas
sociales que le permitirían construir su La apertura de la educación pública a
propia clientela con el objeto de crear las clases populares no hubiera sido
una tercera fuerza política, distinta a posible sin el considerable desarrollo
los partidos tradicionales y opuesta a de la educación privada entre los años
la oligarquía. A pesar de la represión 1946-1957. Algunas cifras permiten
del ejército, no logró contener la Vio- ilustrar el fenómeno. El número de
lencia que tomaba en ciertas regiones alumnos matriculados en la escuela
una orientación social. El espectro de primaria aumentó globalmente en un
la revolución ya presente en el 9 de 104 % entre 1945 y 1957. Pero el sec-
abril volvía a aparecer. Partidos tra- tor público aumentó sólo en un 82 %,
dicionales, Iglesia, gremios, sindicatos mientras que el sector privado conoció
y estudiantes se unieron para derrocar un incremento del 598 %. Por otra
a Rojas. Las direcciones nacionales parte el crecimiento de la matrícula
conservadoras y liberales aprovecha- tuvo lugar sobre todo en las escuelas
ron la situación para asegurar su mo- urbanas, en las cuales aumentó en un
nopolio a la cabeza de la nación, me- 111 % (sector oficial) y en un 537 %
diante la fórmula del Frente Nacional. (sector privado), mientras que las es-
Esta fórmula propuesta como reforma cuelas rurales registraron apenas un
constitucional fue masivamente apro- incremento del 57 %.
bada en 1958. En la enseñanza media, la matrícula
El referéndum de 1958 consagró, aumentó en un 209 % entre 1945 y
significativamente, la importancia de 1957. Eran los colegios de bachillerato
la religión católica en el mantenimien- tradicional los que atraían al mayor
to del orden social y fijó el 10 % como número de alumnos, seguidos muy
porcentaje mínimo del presupuesto atrás por las escuelas de comercio, las
nacional dedicado a la educación. La escuelas normales y finalmente por las
Capítulo 4
119

Fabio Lozano y Lozano,


ministro de Educación
del gabinete de
crisis
nombrado por Mariano
Ospina Pérez, después
del 9 de abril de 1948.
Una de las causas del
"bogotazo", según
interpretación de la
Confederación de
Colegios Católicos,
radicó en una equivocada
orientación de la
educación escolar,
(En la foto, Fabio
Lozano con su esposa
Elena Simonelli
y sus hijos Fabio,
Esther y Alberto).

escuelas industriales y de agricultura. vado y sector público corresponde a la


Prácticamente en todas las modalida- división de clases sociales que siempre
des, excepción hecha de las escuelas ha existido como una característica en
agrícolas, el incremento fue por lo me- la educación colombiana.
nos dos veces más importante en el Durante la Colonia solamente los
sector privado: un 288 % (contra el criollos, una vez probada su limpieza
112 % en el sector oficial) para los co- de sangre, tenían derecho a ingresar al
legios de bachillerato, un 593 % (con- colegio y la universidad, mientras que
tra el 160 % en el sector oficial) para los indios, los negros y la mayoría de
las escuelas normales, por ejemplo. los mestizos eran prácticamente ex-
En cuanto a la universidad, la ma- cluidos de las escuelas. Hasta fines de
trícula total de estudiantes aumentó los años veinte de este siglo, la mayor
en un 161 % entre las dos fechas, pero parte de los niños no iban a la escuela.
aquí también el sector privado tuvo un A excepción de una minoría pudiente,
mayor incremento: d e . un 3 0 9 % , los niños se matriculaban en la escuela
mientras que la matrícula del sector pública: los campesinos y los pobres
oficial solamente creció en un 111 %. en la escuela rural y los otros en la es-
No se puede dar una explicación cuela urbana. La diferenciación social
unívoca al fenómeno de un desarrollo se hacía también con el número de
más acelerado de la enseñanza priva- años de estudios cursados: menos del
da. En el análisis de los distintos ni- 1 % de los alumnos alcanzaba el sexto
grado de la educación primaria.
veles de educación que sigue, se tra-
tará de mostrar algunas de las posibles En la década de los cincuenta, la
interpretaciones. Sin embargo, desde tasa de escolaridad de la población en
un punto de vista global, se puede afir- edad escolar había subido casi al
mar que la separación entre sector pri- 50 %. Eso significaba que un número
Nueva Historia de Colombia. Vol. ¡y
120

creciente de hijos de la clase popular el 11 % en la enseñanza media y el


iba a la escuela, desde luego, pública. 9 % en la educación superior. En
Como consecuencia lógica, la clase su- cuanto a la nación, ésta destinaba la
perior, en un principio, y las clases mitad de su presupuesto educativo al
medias, más tarde, tendieron a retirar nivel universitario, contra un 29 % a
a sus hijos de las escuelas públicas la educación media y solamente un
para costearles la enseñanza primaria 11 % a la educación primaria.
privada. En este proceso, la difusión Eran entonces los departamentos
hecha por los políticos de la imagen de los que asumían los gastos de la edu-
un pueblo bárbaro y peligroso después cación primaria y la formación de
del 9 de abril y durante la Violencia base, mientras que el Estado central
tuvo seguramente un papel importan- daba prioridad a la formación de una
te: las clases superior y media no qui- minoría en la enseñanza superior. Por
sieron que sus hijos se mezclaran con lo regular, para entrar a la universi-
la clase popular. La educación pública dad, era preciso tener suficientes re-
se entendió como educación de la cla- cursos para hacer el bachillerato en un
se popular y así perdió crédito. El co- colegio privado o tener suficientes re-
legio privado se impuso como inver- laciones para obtener una beca... En
sión obligatoria para todos los padres resumen, el Ministerio de Educación
de familia preocupados por el porve- Nacional practicaba la política de des-
nir de sus hijos. tinar sus pocos dineros a la minoría ya
privilegiada de la sociedad.
El fínanciamiento de la educación
La alfabetización
Otro factor decisivo en la separación
entre educación pública y privada fue El desinterés del gobierno nacional
la incapacidad del Estado para respon- por la gran masa de la población, dejó
der a una doble presión: la demográ- la inmensa tarea de la alfabetización
fica de un lado y por otra parte la de de los niños trabajadores o sin escuela
la demanda creciente de formación es- y de los adultos a la iniciativa del sec-
colar por parte de la población, en ra- tor privado, de los departamentos y de
zón de la urbanización y del desarrollo los municipios. De lo poco que hizo el
económico. Ministerio de Educación fue expedir
Ni la nación ni los departamentos en 1948 un decreto que obligaba a las
tenían los medios financieros para de- empresas agrícolas, mineras e indus-
sarrollar un gran sector educativo pú- triales a procurar y costear un salón de
blico en todos los niveles de enseñan- clase con su maestro por cada cuaren-
za. Pero, además —las cifras lo prue- ta hijos de sus trabajadores, y a esta-
ban—, hasta 1957 los distintos gobier- blecer un programa mínimo para las
nos habían optado por no dar priori- escuelas de alfabetización.
dad en el presupuesto a la educación: En esta época, paralelamente a las
entre 3,3 % y 6,0 % del presupuesto empresas, colegios privados católicos
nacional total de 1946 a 1957. o laicos abrieron escuelas anexas de
La educación pública seguía siendo alfabetización para niños pobres en las
financiada en su mayor parte por los cuales enseñaban religiosos o los mis-
departamentos. En 1951, sobre un to- mos alumnos. Los sindicatos no que-
tal de 122.928.000 pesos de la época, daron al margen de este esfuerzo.
por ejemplo, los departamentos pro- Para contrarrestar el movimiento sin-
porcionaban el 61 %, la nación el dical liberal de la década de los treinta
34,4 % y los municipios 3,8 %. En pro- y tratar de reconquistar parte del con-
medio los departamentos invertían trol religioso sobre la clase obrera, en
casi el 80 % de su presupuesto edu- 1946 los jesuítas colaboraron en la
cativo en la escuela primaria (sobre fundación de la Unión de Trabajado-
todo en los salarios de los maestros), res de Colombia (UTC) que también
Capítulo 4
121

Desfile olímpico
en el Instituto
Politécnico, durante
los años 40.

tenía un programa de alfabetización. la Iglesia católica, del gobierno colom-


En 1947. el padre José Joaquín Sal- biano y de la UNESCO, y menos aún
cedo inició en el Valle de Tenza (Bo- que se haya convertido en un modelo
yacá) emisiones radiofónicas de reli- para América Latina.
gión, alfabetización y técnicas agríco- Sin embargo todas esas iniciativas
las para sus fieles. Esas emisiones iban resultaron insuficientes en relación
a transformarse con el tiempo en la gi- con una población analfabeta estima-
gantesca empresa de Acción Cultural da en un 38 % de la población total.
Popular (ACPO) de Radio Sutatenza. En esta época la alfabetización era
En efecto, la radio parecía ser una so- considerada en ciertos círculos como
lución eficaz y barata a la falta de edu- una obra caritativa de las clases su-
cación formal y a la ausencia de curas periores y letradas en favor de los po-
en el campo, especialmente en el pe- bres e ignorantes. La alfabetización,
ríodo de la Violencia. El padre Sal- aun cuando estaba reconocida por los
cedo declaraba abiertamente obrar en dirigentes del país como un factor in-
favor de la recristianización y de la dispensable para el desarrollo, no for-
protección de los campesinos amena- maba parte de las funciones reales del
zados por el éxodo rural y el comunis- Ministerio de Educación.
mo: «Este instrumento de la radio y la
compleja organización que ha origi-
nado, va plasmando en nuestros cam- La educación
pesinos una mentalidad sólidamente primaria urbana y rural
conformada para la obediencia a los Los años 1946-1957 se caracterizan
pastores, el acatamiento a los sacer- por un fuerte aumento del número de
dotes y la devoción filial a la Iglesia. alumnos, maestros y escuelas en la en-
Ya no es posible llegar a quienes fre- señanza primaria. Pero es necesario
cuentemente escuchan la radio de considerar que, sobre todo en la edu-
Sutatenza con mensajes atentatorios cación, una reforma necesita prácti-
contra la pureza de la doctrina o in- camente más de una generación para
citantes al desorden social.» No tiene producir todos sus efectos, es decir,
nada de extraño que ACPO se haya que es poco frecuente que un aumento
beneficiado rápidamente del apoyo de cuantitativo en este campo sea seguido
122 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

de un mejoramiento cualitativo. maria, solucionando así en parte el


La Revolución en Marcha fue un in- problema de la falta de maestros y de
tento de transformar la escuela pri- locales de enseñanza. En el sector ru-
maria, convirtiéndola en uno de los ral, los estudios quedaron organizados
principales agentes de modernización de manera tal que los pocos alumnos
y de democratización de la sociedad que los terminaran con éxito no po-
colombiana. Ya desde 1932 se habían drían prácticamente seguir en un co-
suprimido —en la legislación, pero no legio conducente al bachillerato, sino
en los hechos— las diferencias entre en una escuela agrícola, comercial o
escuelas urbanas y rurales; también se industrial. Era una manera de limitar
había fomentado un movimiento en la movilidad social.
favor de la Escuela Activa. Este im- También se nota en este período un
pulso fue detenido en la década de los abandono, por parte del Ministerio de
cuarenta. Por otra parte, ya desde an- Educación Nacional, de ciertas funcio-
tes del 9 de abril, algunos ministros de nes que la Revolución en Marcha ha-
Educación, inquietos por el proceso bía tratado de vincular a la escuela: la
de urbanización y laicización del país, alimentación y la salud, según el prin-
trataron de frenar este movimiento cipio sencillo pero clave de que los
por medio de una educación tradicio- alumnos desnutridos y enfermos no
nal. Sería un error creer que sólo los podían aprender. La creación de un
conservadores quisieron dar ese paso ministerio autónomo de Higiene en
atrás. Ya en El Tiempo del 6 de fe-
brero de 1944, el ministro de Educa- 1947 no fue un error, pero contribuiría
ción Antonio Rocha, liberal, anuncia- a limitar las responsabilidades del Mi-
ba: «Si no volvemos la mujer al hogar nisterio de Educación en el campo de
y el campesino al campo, no pasarán la salud de los estudiantes. Los restau-
tres generaciones sin que Colombia rantes escolares no iban tampoco a de-
haya dejado de existir como naciona- saparecer totalmente, pero su reorga-
lidad auténtica [...] Yo rectificaré la nización en 1949, condicionando la
pedagogía hacia este objetivo supre- subvención respectiva del Ministerio
mo.» En efecto, hasta el Primer Plan de Educación a la iniciativa del mu-
Quinquenal de Educación Integral nicipio, iba a favorecer las escuelas ur-
presentado en 1958, la política edu- banas situadas en municipios pudien-
cativa nacional fue orientada a frenar tes, en contra de las escuelas rurales
el éxodo rural de los jóvenes y a ase- que por variadas razones necesitaban
gurar una educación separada de las más de este servicio.
mujeres.
La realidad de la educación
En 1950, la legislación volvió a ra- primaria oficial y el magisterio
tificar las diferencias entre escuela ur-
bana y escuela rural, suprimiendo la Concretamente, ¿qué era la educación
esperanza lejana de la escuela única. primaria oficial entre 1946 y 1957?
De ahí en adelante, la mayoría de las Antes que nada, es preciso destacar
escuelas rurales serían alternas (un día que pocos planteles ofrecían la totali-
para los varones, un día para las mu- dad del ciclo primario a los alumnos:
jeres) con dos años de estudio, otras todavía en 1957, sólo el 35,8 % de las
serían de un solo sexo y con cuatro escuelas urbanas proporcionaban los
años de estudio, mientras que la es- cinco años completos del programa y
cuela urbana tendría cinco años de es- sólo el 4,1 % de las escuelas rurales
tudio. El programa rural era sencilla- ofrecían los cuatro años establecidos
mente una condensación del programa en el programa. Eso explica, conjun-
de la escuela urbana, que no estaba tamente con la repetición y la deser-
adaptado a la vida en el campo. ción escolar, por qué la inmensa ma-
yoría de los alumnos urbanos y la casi
Globalmente se redujo el número totalidad de los alumnos rurales no es-
de años de estudio en la educación pri-
Capítulo 4 123

tudiaban más allá del segundo grado mero total de maestros de primaria
de primaria. empleados por el sector oficial fue
Por lo general, los locales escolares multiplicado por dos. Ese aumento se
de las ciudades eran adecuados, pero hizo lógicamente en detrimento de la
en el campo el problema era más crí- calidad de la enseñanza. Las secreta-
tico, sobre todo cuando la escuela era rías departamentales de Educación
una casa de habitación arrendada que nombraron centenares de maestros sin
no disponía de las condiciones míni- diploma, que muchas veces no tenían
mas necesarias (muebles, luz eléctrica, más preparación que la escuela pri-
ventilación, sanitarios). El material maria incompleta. En 1953, por ejem-
escolar, que normalmente debía su- plo, el porcentaje de maestros sin for-
ministrar el Ministerio de Educación, mación pedagógica alguna era supe-
faltaba en la mayor parte de las escue- rior al 85 % en las escuelas rurales y
las. En 1953 una clase promedio de se- al 60 % en las escuelas urbanas. En
tenta alumnos recibía cuatro cajas de comparación con la situación de la dé-
tiza, doce lápices negros y tres de co- cada de 1930, se nota una seria des-
lor, ocho cuadernos y una cartilla... calificación del magisterio, a la cual se
Eso significaba en la realidad que nu- sumaba una mayor feminización de la
merosas escuelas, especialmente las profesión: en el año 1945 las mujeres
rurales, no obtenían nada. Eran pues representaban el 75 % del total, en
los padres de familia quienes debían 1957 el 80 %.
comprarles el material a sus hijos, El Ministerio de Educación dejó de
además de los zapatos, considerados preocuparse por la capacitación de los
como obligatorios para matricularse, y maestros sin título o con formación
muchas veces el uniforme. Así, el cos- pedagógica tradicional. Lo único que
to de mantener a un niño en la escuela pretendía, pero sin darse los medios
pública, supuestamente gratuita, so- para hacerlo, era «recristianizar» a un
brepasaba las posibilidades económi- magisterio que supuestamente había
cas de una familia de clase popular e perdido su mística y tomado una
impedía la matrícula de los más po- orientación materialista y atea a raíz
bres. En estas condiciones, la mayoría de la Revolución en Marcha. Esta acu-
de las escuelas utilizaban métodos pe- sación no tomaba en cuenta el dete-
dagógicos muy tradicionales. Por lo
general los maestros no disponían de Próspero Carbonell,
más libros escolares que el catecismo ministro de Educación
del padre Astete y eventualmente un en el primer año de
gobierno de la Junta
libro de lectura. Por consiguiente, dic- Militar. Para el
taban las clases a los alumnos, que las referendum de 1958,
copiaban en sus cuadernos, para luego se dio prioridad a la
memorizar y decir la lección en coro. educación, con un
Un programa de estudio recargado y obligatorio 10% del
presupuesto nacional.
numerosos alumnos le limitaban al Era necesario, entonces,
maestro mejor intencionado las posi- "ofrecer por lo menos
bles innovaciones. Finalmente, con- una esperanza de
viene mencionar los efectos graves promoción social a las
clases populares,
que tuvieron sobre el magisterio el rá- abriéndoles las puertas
pido aumento cuantitativo de la ma- de la educación
trícula en la escuela primaria; la poli- pública primaria, media
tización de la administración en el pe- y aun de la superior.
La educación elemental
ríodo de la Violencia, y el paso atrás debía, además,
dado en los métodos pedagógicos por extenderse a todos,
el Ministerio de Educación Nacional. y había que privilegiar
Para responder a la progresión del la formación religiosa,
moral y cívica."
alumnado, entre 1945 y 1957, el nú-
124 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

rioro de los salarios durante estos El bachillerato, privilegio de una


años. Si a principios de la década de minoría colocada en las clases superior
1940 el salario mensual de un maestro y media, era el pasaporte indispensa-
(más o menos $ 80) correspondía a un ble para ingresar a las universidades v
salario de clase media, en 1955 el sa- poder así ejercer en el futuro las ca-
lario promedio ($ 200 mensuales) era rreras más prestigiosas. Numerosos
inferior al de un contabilista, un cho- políticos e intelectuales no querían fa-
fer de bus o una buena secretaria. Así. cilitar ni abrir el acceso del bachille-
los maestros estaban situados ahora en rato a las clases populares. Temían
el nivel salarial correspondiente a la que los bachilleres de estos estratos re-
clase obrera. Con esos elementos, no chazaran después los trabajos manua-
es sorprendente que en 1959 el magis- les que, según ellos, les correspondía
terio creara un movimiento sindical hacer.
particularmente fuerte y unido, la Fe- El mejor medio para conservar la
deración Colombiana de Educadores estructura elitista de la enseñanza era
(FECODE). que dos años más tarde desarrollar los colegios particulares.
organiza su primera huelga nacional Pero no se puede considerar el sector
bajo la consigna «los maestros no son privado como homogéneo. A medida
unos apóstoles, son unos explotados». que el bachillerato se volvió obligato-
El cuerpo docente se encontraba en rio para conseguir un buen empleo,
un círculo vicioso: los salarios bajos y los planteles se multiplicaron según
las malas condiciones de trabajo ge- una jerarquía bien definida. Los más
neraban una disminución de los diplo- prestigiosos, como el Gimnasio Mo-
mados y de los hombres en la profe- derno o los colegios de la Compañía
sión, mientras su falta de preparación de Jesús, elevaron el costo de la ma-
generaba una disminución del presti- trícula y de la pensión y a la vez pri-
gio social de la profesión. vilegiaron a los candidatos que tenían
un pariente ya educado en la institu-
ción, estableciendo así un sistema de
Los colegios de bachillerato reproducción de castas. Al otro extre-
Al estudiar los periódicos y revistas de mo de la escala se desarrolló una mul-
la época de la Violencia, es sorpren- titud de colegios que prometían una
dente la casi unanimidad que reinaba formación secundaria a los hijos de fa-
a propósito de un tema tan importante milias modestas; estos colegios no
como el de la orientación de la edu- eran en realidad más que escuelas pri-
cación primaria, la única formación marias de ínfima calidad. También
que la mayoría de la juventud colom- existían diferencias entre los planteles
biana podía esperar adquirir en ese según quienes fueran sus propieta-
entonces. Otra cosa sucedía con el ba- rios: comunidades religiosas, laicos, ca-
chillerato, que era un asunto de inte- tólicos, extranjeros, etc. Ese cuadro
rés para la elite y que fue sometido en muestra que ofrecer una educación se-
aquel entonces a varias discusiones y cundaria privada se había convertido
reformas. Al respecto, es útil mencio- en un verdadero negocio, muchas ve-
nar que los partidarios y adversarios ces a costa de la calidad de la ense-
de las reformas al bachillerato se di- ñanza.
vidían, como podría esperarse, entre No obstante, entre 1945 y 1957 el
conservadores y liberales. Poco a poco número de planteles y de matriculados
las oposiciones ideológicas del pasa- en el sector oficial aumentó en un
do habían dejado lugar a rivalidades 11.2 %, que es un avance importante,
mucho más sutiles y complejas, pero a la vez muy limitado cuando se
que daban como resultado el hecho compara con el avance del sector pri-
de encontrar muchas veces en el mis- vado. Además, a partir de 1949, la
mo campo de lucha a antiguos ad- progresión del sector oficial fue debi-
versarios. da únicamente a la iniciativa de los de-
Capítulo 4 125

partamentos: el gobierno central re- Aurelio Caicedo Ayerbe,


nunció a la política de creación de co- ministro de Educación
legios nacionales empezada durante la 1955-1956. Propuso la
Revolución en Marcha. Paralelamente reforma del bachillerato
reduciéndolo a cuatro
se continuaba subvencionando los co- años y suprimiendo
legios particulares por medio de par- asignaturas como el
tidas en el presupuesto nacional. latín, el francés
En cuanto a democratizar el bachi- y la filosofía.
El proyecto provocó la
llerato, el Ministerio de Educación se oposición de
limitó a otorgar alrededor de mil becas intelectuales y
entre candidatos a ingresar a cole- educadores,
gios nacionales o privados. También, condenándolo
adaptándose a la necesidad de ofrecer al fracaso.
a las clases populares una posibilidad
de promoción social por medio de la
educación, creó el bachillerato noctur-
no. Gratuito o barato, el bachillerato
nocturno proporcionaba la oportuni-
dad a trabajadores y empleados de
presentar el examen oficial después de
ocho años de estudios efectuados en
sus horas libres.
La política no estuvo ausente en
este proceso. Hubo desplazamientos y
despidos de personal docente. Ade-
más, bajo la presidencia de Gómez y
de Urdaneta, el ministerio, en su ob- de la reforma era a la vez democrati-
sesión de «recristianizar» a los jóve- zar el bachillerato y desviar parte de
nes, prohibió la educación mixta. Co- los titulados del camino a la universi-
legios laicos o extranjeros sufrieron dad, dirigiéndolos hacia las carreras
entonces por el celo excesivo de parte técnicas que necesitaba la economía
de algunos inspectores. Pero fueron colombiana. Por consiguiente, el con-
las reformas del bachillerato las que tenido de los programas de bachille-
produjeron mayores reacciones, opo- rato debía ser modificado: se supri-
niéndose básicamente los defensores mieron el latín, el francés y la filosofía
de la modernización a los mantene- para reemplazarlos por el inglés y las
dores de la tradición. ciencias. Es preciso recordar que Co-
lombia se encontraba en un período
La reforma del bachillerato de 1955 de intensa penetración de la influencia
norteamericana, tanto económica co-
La más significativa reforma del ba- mo política.
chillerato ocurrió en 1955. El ministro Los grupos económicos poderosos
de Educación Aurelio Caicedo Ayer- acogieron la reforma con relativa sa-
be, aconsejado por un experto ale- tisfacción; sin embargo, ésta levantó
mán, propuso el otorgamiento del tí- una ola de protestas basadas en razo-
tulo de bachillerato después de cuatro nes a veces divergentes, por parte de
años de estudio, en vez de los seis años la mayoría de los pedagogos y de la
tradicionales, e inmediatamente los Iglesia. Personalidades de criterios ge-
bachilleres podrían elegir entre tres neralmente encontrados como el so-
posibilidades: empezar directamente cialista Gerardo Molina, el liberal
a trabajar, hacer una especialización Luis López de Mesa, el conservador
técnica, o estudiar dos años suplemen- Eliseo Arango, el arzobispo de Bo-
tarios para presentar el examen de in- gotá monseñor Crisanto Luque, el pa-
greso a las universidades. La finalidad dre jesuíta Félix Restrepo, los educa-
126 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

dores Agustín Nieto Caballero, Rafael ción Nacional cuya debilidad era pro-
Bernal Jiménez o Nicolás Gaviría se porcional a la pequeña cantidad de co-
unieron para oponerse al plan de un legios nacionales que había estableci-
nuevo bachillerato de cuatro años. Po- do. Además, personas como un Félix
demos también notar aquí que el en- Restrepo o un Agustín Nieto, preci-
foque tradicional de los temas educa- samente porque habían sido profeso-
tivos por parte de los partidos políticos res de varios de los dirigentes políticos
había sufrido grandes cambios. Du- de la época, tenían eficaces medios de
rante meses, la prensa dio cuenta de presión sobre el Ministerio de Edu-
múltiples críticas a las consecuencias cación.
de esta reforma que conllevaría, según
varios intelectuales y los eclesiásticos, Las escuelas normales
al triunfo del materialismo y del prag-
matismo norteamericanos sobre la cul- En 1955 la misión del padre Lebret
tura y la espiritualidad francesas. constató: «El balance de la enseñanza
Finalmente, el ministro de Educa- normalista es bastante paradójico; la
ción Caicedo se vio obligado a renun- mayor parte de los alumnos graduados
ciar. Hábilmente su sucesor, Gabriel que salen de las escuelas normales ru-
Betancur Mejía, archivó la reforma y rales se desplazan hacia la enseñanza
mantuvo la vigencia del antiguo ba- primaria urbana [...] los alumnos gra-
chillerato. Ya se comenzaba a percibir duados de las escuelas normales su-
el aislamiento de Rojas y la creciente periores que prosiguen la carrera de la
unión contra él, en la cual la Iglesia enseñanza, se orientan hacia el pro-
tuvo un papel clave. El fracaso de la fesorado en los colegios de la ense-
reforma del bachillerato muestra, ñanza secundaria, pasando o no por
también, la inmensa fuerza de los co- una Facultad Pedagógica [...] Pero
legios privados (especialmente la Con- aún es más grave el hecho de que la
federación Nacional de Colegios Ca- mayoría de los alumnos graduados
tólicos), que proporcionaban la mayor abandonan la enseñanza (cerca del
parte de la enseñanza secundaria clá- 70 %) y se orientan hacia profesiones
sica frente a un Ministerio de Educa- en las que su cultura general les per-

El presidente Rojas
Pinilla es saludado por
el ministro de Educación
Manuel Mosquera Garcés,
durante el concierto
inaugural de la Orquesta
Sinfónica de Colombia,
en el Teatro Colón,
de Bogotá, 20 de julio
de 1953.
Capítulo 4 127

mita obtener remuneraciones mucho Rafael Azula Barrera,


más ventajosas que las de la enseñan- ministro de Educación
za, aun secundaria.» ¿Por qué tal ba- de Laureano Gómez,
confió nuevamente a los
lance? La primera respuesta se en- alemanes Julius Sieber
cuentra en la degradación de la con- y Fransiska Radke
dición socioeconómica de los maes- la dirección de la
tros. Si un gobierno quiere maestros Escuela Normal Superior,
calificados tiene que pagarles sueldos dividida ahora en dos
secciones: una para
decentes. La segunda respuesta se en- hombres con sede en
cuentra en la organización errónea de Tunja, y otra para
los estudios normalistas. mujeres con sede
A pesar de un aumento considera- en Bogotá.
ble del número de escuelas normales
particulares, el Ministerio de Educa-
ción no dejó la enseñanza normalista
totalmente a cargo del sector privado:
administraba por lo menos una escue- derno y vanguardista, la escuela había
la normal nacional para hombres y formado profesores de enseñanza se-
otra para mujeres en cada departa- cundaria, normal y a futuros respon-
mento. De otra parte, muchos depar- sables de la administración de la edu-
tamentos tenían planteles propios de cación. Entre su profesorado tenía al-
enseñanza normal. Además, para in- gunos refugiados venidos de Europa,
citar a los jóvenes a escoger la carrera que habían participado con colombia-
de normalista, en un período de pe- nos en la reforma de la pedagogía y en
nuria de maestros, la nación y los de- la introducción de las ciencias sociales
partamentos ofrecían bastantes becas en los planes de estudio. Orgullo del
para estudios normales. Los progra- liberalismo, la Escuela Normal Supe-
mas de estudio de las escuelas nor- rior fue el blanco de la reconquista
males eran paralelos a los del bachille- conservadora. El ministro de Educa-
rato; de seis años de duración, no ción Rafael Azula Barrera confió su
abordaban la pedagogía sino en el ter- dirección a dos alemanes que habían
cer año. Varias escuelas no suminis- sido los iniciadores de la formación de
traban la enseñanza normal completa. los profesores secundarios en Colom-
Por consiguiente, muchos alumnos bia, en la década de los veinte, y sim-
empezaban la normal únicamente por- patizantes del nacional-socialismo: Ju-
que las becas eran más fáciles de con- lius Sieber y Franziska Radke. La Es-
seguir y después de uno o dos años la cuela fue dividida en dos secciones,
abandonaban para seguir en un cole- una para hombres con sede en Tunja
gio o trabajar como maestros sin tí- y otra para mujeres con sede en Bo-
tulo. Algo similar ocurría con las es- gotá. De esta manera, cambió por
cuelas normales rurales. Iniciadas en completo la orientación pedagógica de
1934 para formar rápidamente maes- la escuela, no sin antes haberse per-
tras para el campo, estas escuelas se judicado la enseñanza normal en su
habían multiplicado, pero todas esta- conjunto.
ban situadas en ciudades. En 1951 un
nuevo decreto extendió a cuatro años Carreras técnicas adaptadas
los estudios para obtener el diploma. a las necesidades económicas
Las egresadas no aceptaban ir a ais-
larse a una escuela rural desprovista Desde 1938, el Ministerio de Educa-
del material escolar necesario. ción se había propuesto quitar a las ca-
En 1952, para responder a la con- rreras técnicas su vocación de reden-
signa de «recristianización» del magis- toras de los pobres y volverlas agentes
terio, se reorganizó completamente la de modernización. Las transformacio-
Escuela Normal Superior. Plantel mo- nes socioeconómicas de los años 1946-
128 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

1957 hicieron todavía más urgente la En este sentido, las escuelas comer-
necesidad de formar los técnicos y ciales presentaban muchas ventajas
obreros especializados que hacían fal- para una familia de ingresos modes-
ta al país. Para cumplir este deber, el tos, pues los estudios comerciales ge-
ministerio creó en 1948 un Departa- neralmente no duraban más de dos
mento de Enseñanza Técnica, y en años y no exigían como requisito de
1950, por iniciativa de Gabriel Betan- ingreso la primaria completa, lo que
cur Mejía, el Instituto Colombiano de compensaba su costo. La enseñanza
Especialización Técnica en el Exterior dispensada no era manual y los diplo-
(ICETEX). Éste estuvo originalmente mas de comercio, aun cuando corres-
destinado a facilitar el perfecciona- pondían a un barniz de formación,
miento de profesionales y obreros téc- permitían evitar los trabajos en el sec-
nicos en el exterior, pero favoreció tor económico industrial, socialmente
principalmente a estudiantes de carre- menospreciados. El joven egresado
ras universitarias y dejó muy pocas be- podía encontrar un empleo de cajero
cas para los obreros y el personal téc- de banco, contabilista u oficinista y la
nico intermedio. En realidad los es- mujer un puesto de secretaria, meca-
fuerzos para mejorar la formación téc- nógrafa o vendedora. Los directores
nica tropezaban con un obstáculo psi- de escuelas de comercio, en contra-
cológico de talla: el prejuicio tra- partida, aprovechaban la situación, a
dicional contra el trabajo manual. sabiendas de que los padres de familia
necesitaban de este tipo de formación
para sus hijos. El caso es que reinaba
Las escuelas de comercio una verdadera anarquía, tanto en la
Por consiguiente, no es sorprendente organización de los estudios, como en
que fuese el sector de la enseñanza co- la calificación del personal docente y
mercial el que más progresó durante el en las condiciones del material de en-
período. En 1957, detrás de los co- señanza, muchas veces totalmente im-
legios de bachillerato que atraían el provisado; los locales de enseñanza no
65,5 % de todos los matriculados en la eran en varios casos más que los cuar-
enseñanza media, venían en orden de tos de una casa de habitación. En este
importancia las escuelas de comercio, sector, aun más que en los otros, la
con un 16,7 % de la matrícula total. educación se había vuelto un negocio.
La casi totalidad de estos estableci- El Ministerio de Educación concen-
mientos eran privados. El Ministerio traba sus esfuerzos en las cuatro es-
de Educación sólo administraba las cuelas nacionales de comercio, que te-
Escuelas Nacionales de Comercio de nían un nivel pedagógico alto, y para
Bogotá y de Barranquilla, hasta que controlar los planteles privados y de-
en 1953 abrió un plantel en Cali y otro partamentales se limitó a crear, entre
en Cúcuta. Además, en algunas regio- 1948 y 1952, normas sobre los requi-
nes del país existía una sección co- sitos mínimos necesarios para el re-
mercial en el colegio de bachillerato conocimiento oficial de las escuelas y
departamental. Por lo general, las de los títulos otorgados. Luego, pau-
trescientas escuelas de comercio que latinamente, se estableció un embrión
funcionaban en 1957 se constituyeron de servicio de inspección escolar, para
sin ningún tipo de control, es decir, esta área. Sin embargo, el Ministerio
con libertad absoluta. Estas escuelas de Educación Nacional obtenía mu-
respondían por una parte a la deman-
da de un sector de comercio y servicios chas ventajas de la proliferación de es-
en rápida expansión, y por otra, a cuelas comerciales privadas, ya que
la nueva necesidad de los jóvenes éstas llenaban un vacío en la estruc-
de tener una formación posprimaria tura educativa colombiana, al ofrecer
que les permitiría encontrar un em- una formación media a un sector de la
pleo decente. población sin que costara ni un solo
peso al erario público.
Capitulo 4 129

Las escuelas industriales nistería, zapatería y sastrería. En se-


y la creación del Servicio Nacional gundo lugar, estaban los institutos téc-
de Aprendizaje (SENA) nicos industriales, más adaptados a la
economía moderna, que otorgaban,
Todo lo contrario ocurría en la ense- después de cinco o siete años de es-
ñanza industrial. Este sector, que ne- tudio, títulos de experto o técnico. Si
cesitaba costosas inversiones en ma- la primera categoría cumplía con el
quinaria y material, no interesaba a la propósito de formar rápidamente ar-
educación privada, salvo a la congre- tesanos y obreros calificados, la segun-
gación de los Salesianos. Principal- da padecía problemas tales como la
mente basada en el trabajo manual, la falta de vocación de los jóvenes y tasas
formación industrial no atraía a los jó- de deserción similares a las ya seña-
venes de las clases media y superior. ladas en las escuelas normales. El pro-
Además padecía la desventaja de ha- blema consistía en que un diploma de
ber sido hasta la Revolución en Mar- técnico requería más años de estudios
cha el premio a los pobres, huérfanos que el bachillerato a pesar de ser me-
y delincuentes, ya que las escuelas in- nos reconocido; muchos alumnos in-
dustriales eran consideradas más bien gresaban a los institutos industriales
como centros de reeducación. Si el Es- únicamente porque las becas eran más
tado quería modernizarlas, debía in- numerosas.
tervenir directamente. Además, de manera general, la en-
En la década de los cincuenta, el señanza industrial en planteles espe-
Ministerio de Educación poseía y di- ciales conocía un fenómeno que aun
rigía la mayoría de la cincuentena de con las mejores intenciones no era fá-
escuelas industriales del país. Los es- cil de corregir: la rápida desactualiza-
tablecimientos se dividían en dos ca- ción de la costosa maquinaria y de los
tegorías. En primer lugar, encontra- métodos de enseñanza respecto de los
mos las escuelas artesanales y de artes cambios tecnológicos en la industria.
y oficios tradicionales que ofrecían, Con la creación del Servicio Nacional
en un lapso de dos a cuatro años de de Aprendizaje (SENA) en 1957, que
estudios prácticos, la preparación en introdujo la formación práctica en las
mecánica, herrería, carpintería, eba- empresas junto con la instrucción ge-

El presidente Alberto
Lleras Camargo, con
estudiantes de mecánica,
durante la inauguración
del edificio del Sena,
en Bogotá. El Servicio
Nacional de Aprendizaje,
creado en 1957, una
trascendental reforma
de la educación
en su rama tecnológica
y de capacitación.
130
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

neral y teórica en centros de enseñan- taba todo por hacer. En este conjunto
za, se pensó que se había arribado a la bastante deprimente se destacaba la
solución del problema mencionado. iniciativa por la Federación Nacional
Aun cuando el SENA no produciría de Cafeteros para crear concentracio-
sus primeros efectos sino a partir de nes rurales en zonas de mediana pro-
1960, su fundación puede considerarse piedad agrícola. Esta iniciativa contri-
como una de las más trascendentales buyó a la formación de técnicos agrí-
reformas educativas del período. colas, sirvió a la difusión de métodos
más eficientes de trabajo y cumplió
Las escuelas agrícolas con su objetivo declarado de contri-
buir a la estabilización de la población
La formación agrícola lógicamente su- cafetera.
frió también sus propias repercusiones
de la Violencia, que fue sobre todo ru- La enseñanza femenina
ral. En su mayor parte de carácter na-
cional, las escuelas de agricultura cam- Volver el campesino al surco y la mu-
biaron de personal docente y otras se jer al hogar eran las consignas de la
cerraron o fueron simplemente des- época. Si la primera era imposible sin
plazadas. Además, muchas tenían una reforma agraria, la segunda era
muy pocos alumnos, generalmente be- muy improbable en una sociedad en
cados, y la minoría que terminaba los proceso de modernización y de laici-
estudios no trabajaba en la agricultura zación. Las estadísticas mostraban que
sino en los servicios o en la misma en- la mujer tomaba cada día una parte
señanza agrícola... Este era, pues, el más activa en la producción, tanto en
sector de formación con el rendimien- la agricultura como en la industria y
to más bajo y necesitaba una reforma los servicios. Pero muchas actividades
que se vislumbraba inseparable de una femeninas, como el servicio domésti-
reforma profunda en la estructura co, las cosechas estacionales o el tra-
agraria. bajo a domicilio, eran de tipo prein-
La política educativa que se definió dustrial, con la excepción de las obre-
a partir de 1949 estaba lejos de este ras de fábricas, las empleadas del co-
objetivo. En 1951, según el Ministerio mercio y de oficina y las maestras de
de Educación, «la urgencia era hacer escuela, por ejemplo. La remunera-
regresar el pueblo trabajador a la mo- ción del trabajo femenino era siempre
ral cristiana y al surco abandonado», inferior a la de los hombres en la mis-
sin preocuparse por analizar las causas ma profesión. Se continuaba conside-
del éxodo rural. En el año siguiente, rando el trabajo de la mujer como un
el ministro Lucio Pabón Núñez separó aporte al salario del jefe de familia.
la educación agrícola del Departamen- Sin embargo, esta realidad era ya bien
to de Enseñanza Técnica para inte- distinta al modelo tradicional de la fa-
grarla a un nuevo Departamento de milia católica. Muchas madres asegu-
Educación Campesina, diseñado es- raban solas el sostenimiento de su fa-
pecialmente para impedir a los alum- milia. Algunos políticos de los dos
nos pasar a otros sectores de la ense- partidos tradicionales veían esta situa-
ñanza. Los años de estudio para ob- ción como una amenaza contra la so-
tener el diploma quedaron reducidos a ciedad colombiana. Se opusieron tam-
dos, con el fin de disminuir la deser- bién al sufragio femenino, considerán-
ción escolar. Al mismo tiempo se mul- dolo como contrario al papel de madre
tiplicó la creación de escuelas agríco- y esposa. Sin embargo, en 1954, Rojas
las en todo el territorio nacional. concedió el derecho de votar a la mu-
La reforma no era la adecuada para jer colombiana y en 1956 nombró a la
solucionar los problemas de la ense- primera mujer ministra, Josefina Va-
ñanza agrícola en su ligazón estrecha lencia de Hubach, en la cartera de
con los de la agricultura. En 1957 fal- Educación.
Capítulo 4 131

Durante esos años, los pedagogos y


políticos discutieron bastante sobre la
orientación que se debía dar a la edu-
cación de la mujer, que ya constituía
la mayoría del alumnado de las escue-
las normales y comerciales. Se pregun-
taban, entre otros temas, cómo pro-
porcionarle posibilidades de forma-
ción sin disolver la familia ni desna-
turalizar la misión tradicional de la
mujer. La respuesta a esta reflexión
fue la repulsa de la educación mixta y
la creación de carreras típicamente fe-
meninas. Esta orientación tenía ya sus
antecedentes. En 1941, el gobierno li-
beral de Eduardo Santos creó el ba-
chillerato femenino (bachillerato clá-
sico con artes del hogar). En 1942, el
Ministerio de Educación estableció
una Sección de Educación Femenina,
que inició un programa de escuelas del
hogar para campesinas y de escuelas
complementarias que enseñaban artes
manuales y costura a las hijas de obre-
ros. En 1945 se fundaron los Colegios
Mayores de Cultura Femenina, que
ofrecían preparación en carreras so-
ciales, científicas y artísticas.
A partir de 1949, el personal liberal
de la Sección Femenina y los docentes veriana una Sección Femenina con li- Josefina Valencia
liberales de las escuelas oficiales pa- cenciaturas en derecho, filosofía y le- de Hubach, primera mujer
en desempeñar un
decieron la purga y fueron reempla- tras, enfermería, bacteriología, co- ministerio en Colombia
zados por conservadores. Varios es- mercio y artes decorativas. (1956), en la cartera
tablecimientos oficiales cambiaron su Las carreras intermedias, sociales, de Educación.
nombre. La educación mixta fue pro- paramédicas, artísticas y literarias, re-
hibida y las escuelas estrechamente vi- muneradoras y socialmente aceptadas
giladas sobre este punto, según la letra para las mujeres, se organizaron en un
del Concordato con la Santa Sede. Sin principio en establecimientos separa-
embargo, las opciones generales de la dos de los varones y principalmente a
enseñanza femenina no fueron alte- nivel universitario, reservándose así
radas. Las escuelas campesinas de ho- para las clases sociales que hubieran
gar, las escuelas complementarias de pasado la barrera de la enseñanza me-
artes manuales y los colegios mayores dia. Mientras tanto, a las hijas del
se multiplicaron. El sector privado de pueblo se les ofrecieron escuelas cam-
enseñanza femenina se desarrolló en pesinas e industriales. Así, la estruc-
la enseñanza media superior, hacien- tura de la enseñanza femenina repro-
do frente a la necesidad de crear ca- ducía la estructura general de la edu-
rreras alternativas a las de maestra de cación y de la sociedad.
escuela, empleada de comercio y me-
canógrafa. Es útil aquí resaltar la ha- La universidad
bilidad y la prontitud de los jesuítas,
particularmente del padre Félix Res- Con un total de 12.000 estudiantes en
trepo, para detectar esa necesidad. Ya 1954, los estudios superiores estaban
en 1941 se fundó en la Universidad Ja- todavía poco desarrollados en Colom-
132
Nueva Historia de Colombia, Vol. IV

bia: no representaban más del 1 % de versidades y facultades, se estableció


la matrícula en la escuela primaria, y el Fondo Universitario Nacional. Esa
sin embargo recibían la mitad del pre- entidad serviría también para estimu-
supuesto nacional para educación. El lar la enseñanza universitaria y contra-
sector oficial recibía una matrícula tar a profesores extranjeros. En 1957
mayor a la del sector privado. La Uni- se transformó en la Asociación Co-
versidad Nacional en Bogotá acogía, lombiana de Universidades (ASCUN)
ella sola, una tercera parte de la po- y asumió las funciones de inspección y
blación estudiantil universitaria. La vigilancia de la enseñanza superior,
universidad padecía los mismos pro- asegurando al mismo tiempo un nexo
blemas que el resto de la enseñanza: entre el sector público y el sector pri-
una fuerte tasa de deserción en el cur- vado. Finalmente, el Ministerio de
so de los estudios, un profesorado a Educación creó dos establecimientos
veces poco calificado, una enseñanza públicos importantes para la moder-
academicista y por ende poco práctica. nización del país: la Universidad In-
Las facultades no tenían una relación dustrial de Santander en 1947 y la Es-
estrecha con las necesidades del de- cuela Superior de Administración Pú-
sarrollo económico del país y la inves- blica en 1956.
tigación no era suficientemente esti- Como en otros niveles de enseñan-
mulada. Las carreras más concurridas za, también aquí el sector privado se
seguían siendo medicina, odontología desarrolló mucho. Este movimiento
y derecho, lo que no era el caso de remontaba a 1931 cuando los jesuítas
agronomía, economía y sociología. volvieron a abrir la Pontificia Univer-
A excepción del financiamiento, los sidad Javeriana en Bogotá, para con-
gobiernos de 1946 a 1957 hicieron trarrestar así la enseñanza universita-
poco para adaptar la universidad pú- ria oficial, iniciando en esa época la
blica a las transformaciones socioeco- enseñanza de la economía en Colom-
nómicas. El tema de la universidad bia. Con la misma orientación, en
sólo figuró cuando se debatió el ba- 1936, el episcopado de Antioquia fun-
chillerato. También se discutió mucho dó la Universidad Católica Bolivaria-
la cuestión del examen de ingreso a los na. Ya hemos mencionado también la
estudios superiores, impuesto en 1950. creación de las carreras superiores fe-
En el 51 fue introducido un año pre- meninas. Es útil señalar la apertura en
paratorio a los cursos universitarios 1949, en Bogotá, de la Universidad de
propiamente dichos, siguiendo así el los Andes que se benefició del apoyo
modelo norteamericano. En 1956, de políticos liberales y conservadores
después del fracaso de la reforma del y de industriales; este plantel privado
bachillerato, el Ministerio de Educa- y laico estaba basado en el modelo de
ción suprimió el año" preparatorio, las universidades privadas norteame-
pero mantuvo el examen de ingreso. ricanas. En estrecha competencia con
No pudiendo estar al cubierto de la ola la Universidad Nacional y la Univer-
de politización y de la purga conser- sidad Javeriana, se especializó en las
vadora decidida por Gómez, la uni- carreras de ingeniería y economía, in-
versidad perdió durante su gobierno la cluyendo en sus programas académi-
autonomía adquirida durante la Re- cos pasantías y prácticas en universi-
volución en Marcha y pasó desde en- dades de los Estados Unidos.
tonces a estar bajo la responsabilidad Así, la Universidad de los Andes
del gobierno. prefiguró la evolución universitaria de
En el activo de la política universi- las décadas siguientes y simbolizó el
taria de este período debe mencionar- cambio ocurrido en las elites colom-
se la creación del ICETEX en 1950, lo bianas. Para llegar a la cumbre de la
cual benefició mucho a los estudian- sociedad, ya no era preciso estudiar
tes. En 1954, para introducir cierta medicina y derecho, sino ingeniería,
coordinación entre las distintas uni- economía o administración de empre-
Capítulo 4 133

Durante la fundación
de la Universidad de
los Andes, en Bogotá,
noviembre 16 de 1948:
Roberto Franco Franco,
primer rector,
Matilde Halperin de
Franco y monseñor
Emilio De Brigard
Ortiz, arzobispo
auxiliar de Bogotá.
La universidad abrió
cursos en 1949
especializándose
en economía
e ingeniería, con
intercambios en
Estados Unidos.

sas. Es significativo que los tres pre- perior. A medida que un número ma-
sidentes de la República de 1946 a yor de jóvenes de las clases medias in-
1957, Ospina. Gómez y Rojas, eran gresaba a la universidad pública, las
todos ingenieros. El fenómeno que elites iban creando un sistema univer-
había marcado la educación secunda- sitario privado paralelo, especializado
ria se reproducía en la educación su- en las nuevas carreras de prestigio.
134 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Bibliografía

HELG, ALINE. Civiliser le peuple et former les élites. L'éducation en Colombie, 1918-1957. París,
L'Harmattan, 1984.
LEBOT, IVON. Elementos para la historia de la educación en Colombia en el siglo xx. Bogotá
DANE, 1978.
MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL. Educación Colombiana-Disposiciones orgánicas y regla-
mentarias de la educación nacional de 1903 a 1958. Bogotá, 1957.
MISIÓN «ECONOMÍA Y HUMANISMO» (Louis J. Lebret O.P., director). Estudio sobre las condi-
ciones del desarrollo de Colombia. Bogotá, 1958.
MOLANO, ALFREDO, y CÉSAR VERA. Evolución de la política educativa durante el siglo xx, pri-
mera parte 1900-1957. Bogotá, CIUP, 1984.
Capítulo 5 135

La educación en Colombia,
1958-1980
Aline Helg minos absolutos. Las escuelas parti-
culares representaban la inmensa ma-
yoría de los planteles del área comer-

E n 1958, al comienzo del Frente cial, que atraía particularmente a las


Nacional, la estructura de la edu- hijas de la clase media. El Estado con-
cación colombiana estaba bien defini- centró su acción formativa principal-
da para las siguientes décadas: gracias mente en los sectores de la enseñan-
a la ampliación de la matrícula, la es- za normal, industrial y agropecuaria.
cuela primaria se encontraba diferen- Esta política tendía a alejar de la uni-
ciada, de una vez por todas, entre un versidad a los candidatos de las clases
sector público abierto a las capas po- populares y a dirigirlos hacia las carre-
pulares y un sector privado reservado ras menos prestigiosas, que necesitaba
a las clases media alta y superior. En el desarrollo económico del país.
la educación primaria pública, ade- En relación con la educación supe-
más, se perpetuaban con fuerza las di- rior ya se esbozaba una tendencia a
ferencias entre las zonas urbanas, re- concebir a ciertas universidades como
lativamente bien equipadas, y las zo- prestigiosas y, en cambio, a ver otras
nas rurales, marginadas del proceso de como destinadas a recibir los estudian-
escolarización del país. tes de las capas medias que, induda-
En la enseñanza media aparecían, blemente, no habían podido pagarse
también, profundas diferencias entre los mejores colegios secundarios pri-
el sector público y el privado y entre vados.
las distintas orientaciones de la for- El período anterior dejó también
mación. Los colegios de bachillerato establecidas varias reformas en la or-
orientando a la universidad seguían ganización de la educación colombia-
recibiendo la mayoría de la población na, cuyos efectos se verían durante
escolar, pero la oferta de campos en el Frente Nacional. Tenemos, entre
este nivel, por parte del Estado, dis- otras, la creación del Instituto Colom-
minuía proporcionalmente; mientras, biano de Especialización Técnica en el
los establecimientos privados acogían Exterior (ICETEX), del Servicio Na-
un número creciente de alumnos, tan- cional de Aprendizaje (SENA) y de la
to en términos relativos como en tér- Oficina de Planeamiento Educativo
136 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

que preparó el Primer Plan Quinque- gistrada en el período anterior, trata-


nal de Educación Integral para los mos a continuación y en primer lugar
años 1958-1962. la evolución de la enseñanza superior
Los años posteriores a 1958 estuvie-
ron marcados por el mismo fenómeno Las universidades
de crecimiento cuantitativo rápido ob-
servado en la educación colombiana Es importante señalar que tanto la mi-
después de 1945. Según Robert Ar- sión del Banco Internacional de Re-
nove: «El número de estudiantes que construcción y Desarrollo (BIRD),
asistía a la escuela, aumentó dramáti- como la Misión «Economía y Huma-
camente entre 1958 y 1974. En 1958, nismo» del padre Lebret y el Primer
había aproximadamente 1.700.000 es- Plan Quinquenal habían insistido ya
tudiantes matriculados en todos los ni- en aconsejar a las autoridades colom-
veles del sistema escolar. En 1974, ha- bianas concentrar sus esfuerzos en la
bía más de 5.000.000 de estudiantes generalización de la enseñanza pri-
matriculados y 38.000 escuelas, aten- maria y la ampliación de una enseñan-
didas por cerca de 200.000 maes- za media diversificada, pero, en cuan-
tros. La matrícula de primaria llegó a to al nivel universitario, estos planes o
ser más del doble, de 1.493.128 a estudios consideraban menos necesa-
3.844.128. La educación secundaria rio incrementarlo que adaptarlo mejor
aumentó seis veces, de 192.079 a a las necesidades económicas del país
1.338.876. La educación superior se fomentando, por ejemplo, carreras
incrementó de 20.000 a 138.000 estu- modernas en prioridad sobre las tra-
diantes.» dicionales.
Las diferencias de crecimiento entre El crecimiento extraordinario de las
los tres niveles de educación fueron, universidades desde principios del
de 1970 a 1980, todavía más importan- Frente Nacional, muestra los límites
tes. En estos diez años la matrícula en de la acción del Ministerio de Educa-
las escuelas primarias creció en un ción Nacional sobre un sistema escolar
63 %, en el nivel medio en un 160 % ampliamente tributario de la iniciativa
Manifestación de la y en el nivel superior en un 278 %. privada; refleja, también, la penetra-
Asociación de Profesores El cambio más profundo se produjo ción norteamericana en la educación
Universitarios, con el colombiana: los créditos y la ayuda de
lema "por una reforma en las universidades. Por esta razón, y
democrática de la también porque esto es la consecuen- los organismos de los Estados Unidos
universidad colombiana", cia lógica de la expansión de la edu- se destinaron en su mayoría a la en-
en los primeros años 60. cación primaria y de la secundaria re- señanza superior, acelerando así su
desarrollo. Por otra parte, en una so-
ciedad jerarquizada como la colom-
biana, el crecimiento de la universidad
fue una consecuencia de la necesidad
para las clases superior y media de al-
canzar niveles de formación cada vez
más elevados para mantener su nivel
socioeconómico, habida cuenta de la
democratización de la educación ele-
mental y de la ampliación de la edu-
cación media. En otros términos, se
trata de una espiral educativa inflacio-
nista: de esta manera los que lleguen
a la cumbre de la sociedad habrán re-
querido más años de estudios y mucho
más caros, pero a fin de cuentas no se-
rán mucho más numerosos que en los
años treinta.
Capitulo 5 137

En 1958. había 20.000 estudiantes nizar los estudios universitarios a par- Clausura de un seminario
en la enseñanza superior del país, dis- tir de la creación del Fondo Univer- de facultades de derecho
presidida por los
tribuidos en su mayoría en los plan- sitario Nacional (FUN). Por ejemplo, directivos de la
teles oficiales. Las universidades pú- en 1964 hizo una separación neta entre Asociación Colombiana
blicas gozaban de una autonomía re- las universidades (que admitían sola- de Universidades,
lativa en el campo de la enseñanza, mente bachilleres) y los institutos de entre ellos, Ricardo
pero estaban vigiladas en su acción enseñanza superior no universitaria Hinestrosa Daza,
Gerardo Molina, Jaime
por los consejos superiores de cada (que admitían estudiantes no bachille- Posada y Luis Santander,
una (integrados por el gobernador del res, pero que hubieran cursado cuatro diciembre 12 de 1960.
departamento y el secretario departa- a seis años de enseñanza secundaria
mental de Educación, y en el caso de especializada). En esta última cate-
Bogotá, el ministro de Educación). goría estaban comprendidos las escue-
Los representantes de la Iglesia cató- las normales agrícolas e industriales,
lica y de las asociaciones profesionales los institutos técnicos superiores o las
participaban, también, en estos con- escuelas superiores femeninas de edu-
sejos. En la práctica, los profesores y cación y cultura.
los estudiantes, con una representa- En 1968 el FUN se transformó en el
ción mínima en tales organismos, no Instituto Colombiano para el Fomento
podían influir mucho en la gestión de de la Educación Superior (ICFES). El
las universidades. En cuanto a las uni- ICFES tenía como objetivo de su ac-
versidades privadas, muchas veces tividad coordinar y fomentar la edu-
bajo el control de un sector particular cación superior (la cual en ese año
de la Iglesia, de la economía o de un contaba ya treinta y cuatro estableci-
partido político, su autonomía se en- mientos) y actuar como el organismo
contraba todavía más restringida. de inspección encargado de otorgar el
El retorno de los gobiernos civiles reconocimiento oficial de los nuevos
no significó el regreso de la autonomía planteles oficiales y privados de ense-
universitaria. El Ministerio de Edu- ñanza superior, así como los títulos
cación trató de coordinar y de orga- que expidieran.
138 Nueva Historia de Colombia. Vol

Para fomentar la investigación uni- educación. Entre las fuentes financie-


versitaria, todavía prácticamente in- ras figuraban, por orden de importan-
existente, se creó el Fondo Colombia- cia, el Banco Internacional de Desa-
no de Investigaciones Científicas y rrollo (BID), la Agencia para el De-
Proyectos Especiales «Francisco José sarrollo Internacional (AID), las Fun-
de Caldas» (COLCIENCIAS, 1969). daciones Ford, Kellog y Rockefeller,
La Universidad Nacional y la Univer- el Fondo Especial de las Naciones
sidad del Valle iniciaron publicaciones Unidas y la UNESCO. De esos millo-
de alto nivel académico. Se abrieron nes de dólares más del 58 % (28 mi-
nuevas carreras universitarias, como llones) fueron invertidos en la educa-
las de sociología (1959), electrónica ción superior, principalmente en la
(1960). administración pública (1961); construcción de edificios académicos v
se reorganizaron carreras tradiciona- en el desarrollo de nuevas carreras en
les, como por ejemplo la de medicina, las universidades Nacional, de Antio-
al imponer un año de prácticas en el quia, del Valle y de Los Andes.
campo como requisito para el otor-
gamiento del título. Se multiplicaron Como lo escribe el sociólogo Gon-
las facultades de economía, ciencias, zalo Cataño: «Con préstamos y do-
agronomía, ingeniería y educación. naciones de entidades extranjeras y la
Algunas universidades crearon cursos asesoría de universidades norteameri-
de posgrado que conducían al diploma canas, la educación superior en el país
de magíster. se transformó radicalmente. La matrí-
cula se multiplicó en pocos años, los
Todos estos cambios se dieron en un campus universitarios cambiaron drás-
contexto latinoamericano que había ticamente con los modernos edificios
caído, cada vez más. bajo la influencia levantados en sus predios, los curri-
norteamericana, particularmente res- cula se rigieron por los signos de lo
pecto a las políticas nacionales en las aplicado y de lo útil, y la administra-
áreas económica, social y educativa. ción interna de las instituciones co-
La Conferencia de Punta del Este, en menzó a asumir las características de
1961, fue el detonante en este proce- un ordenamiento burocrático.»
so, cuyo objetivo era impedir la exten- En 1980. Colombia era uno de los
sión de la Revolución cubana, reali- países del mundo con el mayor nú-
zando reformas limitadas de democra- mero de universidades: contaba dos-
tización de la sociedad. El gobierno cientas una instituciones de enseñanza
del presidente John F. Kennedy creó superior. Cincuenta y seis eran oficia-
varios organismos de intervención ex- les (28 %) y ciento cuarenta y cinco
terior para lograr este fin. como el privadas (72 %). Ciento veintidós es-
programa de la Alianza para el Pro- taban registradas por el ICFES y las
greso y los Cuerpos de Paz. los que tu- restantes, casi todas instituciones pri-
vieron su influencia en las políticas vadas, no tenían reconocimiento ofi-
educativas. En cuanto a la educación cial. El número total de estudiantes
superior, el informe de Rudolph At- matriculados alcanzaba a 303.056. de
con, experto norteamericano, fijó las los cuales 128.196 (42 %) estudiaban
metas de modernización y racionali- en planteles oficiales y 174.860 (58 %)
zación en las universidades latinoa- en establecimientos privados. Este in-
mericanas. cremento no se hizo siempre en be-
En Colombia, la educación en su neficio de la calidad de la enseñanza
conjunto se puso en una situación de superior.
dependencia, no solamente con res- Actualmente el problema más preo-
pecto a las orientaciones políticas, cupante es la acentuada diferencia que
sino también con respecto a su finan- existe en el ritmo de crecimiento entre
ciamiento. Entre 1960 y 1967, por el sector privado y el sector público,
ejemplo, el país recibió 48,050 millo- tanto en número de planteles como de
nes de dólares para el fomento de la estudiantes. Entre 1976 v 1980. por
Capítulo 5 139

ejemplo, los alumnos matriculados en finales de los años sesenta, apareció el


instituciones privadas aumentaron el fenómeno del «éxodo de los cerebros»
39 %, mientras que el sector oficial re- especialmente hacia los Estados Uni-
gistró solamente un aumento inferior dos; hoy en día se comienza a hablar
al 6 %. Según el Departamento Ad- del posible cierre de algunas faculta-
ministrativo Nacional de Estadística des universitarias de Medicina y de
(DANE), «se advierte que la edu- Educación.
cación postsecundaria, en Colombia, Por otra parte, la expansión de la
tiende paulatinamente hacia la priva- enseñanza superior se dio paralela-
tización, debido a los incrementos mente a la concentración de los plan-
continuos de la matrícula en el sector teles en las regiones más desarrolladas
no oficial y a la falta de capacidad del del país. La capital, Bogotá, contaba
aparato oficial para atender la deman- en 1980 con el 43 % del total de los
da». Pese a la creciente oferta privada institutos y de los estudiantes univer-
muchos solicitantes de ingreso en la sitarios del país. Si se suma este por-
educación superior no logran su ad- centaje de Bogotá con los de Antio-
misión: éste fue el caso en 1980 de quia, Valle y Atlántico, se nota que
37.216 jóvenes en el sector oficial y de estas cuatro regiones tenían, entonces,
12.177 en el sector privado. el 75 % de la matrícula total en la en-
El aumento de estudiantes univer- señanza superior. Por el contrario,
sitarios se produjo además sin relación secciones como Chocó, Magdalena,
con las posibilidades del mercado de Sucre, Caquetá o Cesar no tenían más
empleo. Las carreras de tipo moderno que una institución postsecundaria,
que implican una especialización tem- generalmente a nivel de colegio téc-
prana, tales como administración, pla- nico. Esta situación provoca un fenó-
neación, empresa privada, tecnología meno de migración interna de estu-
industrial o agrícola, se desarrollaron diantes hacia las ciudades universita-
a costa de las tradicionales carreras rias, raramente seguido del regreso
humanistas o científicas de concepción del profesional a su región de origen.
amplia, como la medicina. Aun con Una consecuencia del desequilibrio
esta evolución, los médicos y los cien- entre el desarrollo de la educación su-
tíficos egresados de las universidades perior y el mercado de empleo es la
no encuentran trabajo en su nivel de estratificación de las universidades, fa-
calificación. Por consiguiente, desde cilitada además por la estructura eli-

Asamblea de la
Asociación de Profesores
Universitarios, en
Bogotá, a comienzos de
los años 60.
140 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Manifestación de nen de pocos recursos económicos, se


estudiantes de la han desarrollado una serie de institu-
facultad de medicina
de la Universidad
tos privados que resultaban, a veces
Nacional, más empresas comerciales que esta-
agosto de 1960. blecimientos de enseñanza superior.
El ICETEX, en razón de la creciente
demanda de becas para estudiar en el
país, otorgó un mayor número de
préstamos y subsidios en estableci-
mientos colombianos y por este medio
algunos jóvenes de pocos recursos pu-
dieron ingresar en universidades pres-
tigiosas. En todo caso, el aumento de
graduados y los problemas de las uni-
versidades han llevado a una desva-
lorización general de los títulos uni-
versitarios. En consecuencia, las elites
del país empezaron a mandar a sus hi-
jos a adquirir una formación postuni-
versitaria en los Estados Unidos y en
Europa.

El movimiento estudiantil
El conocimiento del desarrollo de la
universidad colombiana no puede
prescindir de las luchas estudiantiles
que la marcaron durante este período.
Los estudiantes, golpeados por la re-
tista de la sociedad colombiana. A presión del general Gustavo Rojas Pi-
principios de los años setenta las uni- nilla, se habían unido a otros sectores
versidades más prestigiosas eran la de la sociedad para derrocar al dicta-
Universidad Nacional, el Colegio Ma- dor. Pero luego, en 1957, el gobierno
yor de Nuestra Señora del Rosario, la no les concedió la autonomía univer-
Universidad de Los Andes, la Ponti- sitaria esperada, sino que por el con-
ficia Universidad Javeriana, la Uni- trario impuso Consejos Superiores
versidad del Valle y la Universidad de con mayoría externa en las universi-
Antioquia. Paulatinamente, sin em- dades. Dos años más tarde estallaron
bargo, las universidades oficiales, par- las primeras manifestaciones de pro-
ticularmente la Nacional y la de An- testa contra esta situación. De 1960 a
tioquia, perdieron parte de su presti- 1964, cuando se creó la Federación
gio en razón de una política estatal Universitaria Nacional (FUN). el mo-
que condujo a cierres repetidos de es- vimiento estudiantil inició y desarrolló
tas universidades. En consecuencia, el un proceso de radicalización y de po-
sistema universitario se ha estratifica- litización.
do cada vez más según el origen social En la misma época se desarrollaron
de los estudiantes. Las instituciones las guerrillas en distintas zonas rura-
más prestigiosas ejercen una limita- les. Las Fuerzas Armadas fueron rá-
ción de ingreso no solamente a través pidas en reaccionar, y ya en 1964 se
de los exámenes de admisión sino tam- reorganizaron para la lucha antisub-
bién por medio de la elevación de los versiva, beneficiándose de la ayuda
costos de matrícula, que pueden al- norteamericana y gozando de poderes
canzar varios múltiplos del salario mí- especiales, en particular en el ejercicio
nimo. Para los estudiantes que dispo- de la justicia. La presencia de grupos
Capitulo 5 141

guerrilleros en el movimiento estu- heterogénea de excluidos del Frente


diantil y la muerte en combate en 1966 Nacional. Después de la victoria frus-
del ex capellán y cofundador de la Fa- trada de Rojas en las elecciones pre-
cultad de Sociología de la Universidad sidenciales de 1970. estos estudiantes El padre Camilo Torres
Nacional, Camilo Torres, contribuye- se radicalizaron. La lucha estudiantil en 1965. Su muerte en
ron a forjar en los militares la identi- ganaba a su causa a algunos profesores combate un año más
ficación de la condición de estudiante tarde y la presencia
y a amplios sectores estudiantiles de de grupos guerrilleros
con elemento subversivo. Sin embar- las universidades públicas del país y de en el movimiento
go, también tuvo peso en esta imagen las universidades privadas Javeriana, estudiantil permitieron
la idea marxista del papel dirigente de de Los Andes y del Rosario. Entre los que los militares
la vanguardia intelectual en la revo- grupos estudiantiles el papel dirigente identificaran al
lución proletaria y sobre todo la orien- estudiantado oficial
estuvo ante todo en la llamada «ten- como elemento
tación anti-imperialista, anti-nortea- dencia socialista», aunque la Juven- subversivo.
mericana y socialista que estaba to-
mando globalmente la FUN, como
reacción frente a la influencia nortea-
mericana en la enseñanza superior co-
lombiana. En 1965 los estudiantes hi-
cieron manifestaciones en varias ciu-
dades del país y el gobierno decretó el
estado de sitio; jóvenes universitarios
fueron muertos por las Fuerzas Ar-
madas.
Con la llegada de Carlos Lleras Res-
trepo a la presidencia de la República
la represión se agudizó. En octubre de
1966, algunos estudiantes atacaron al
presidente y al norteamericano John
D. Rockefeller III en el momento en
que éstos se encontraban inaugurando
nuevas instalaciones en la Universidad
Nacional. Lleras ordenó al ejército
ocupar la Ciudad Universitaria y de-
tener a los responsables, con el objeto
de llevarlos ante la justicia militar, e
ilegalizó la FUN. En los años siguien-
tes se multiplicaron las huelgas, des-
trucciones, represión militar y cierres
temporales de la Universidad Nacio-
nal, alternando, en ocasiones, con ten-
tativas de negociación entre el gobier-
no y los estudiantes.
La FUN, agotada también por sus
contradicciones internas, desapareció.
En 1969, con la creación del Movi-
miento Obrero Independiente Revo-
lucionario (MOIR, de tendencia
maoísta), algunos militantes se esfor-
zaron por sacar la lucha estudiantil de
los claustros para vincularla a las lu-
chas populares. Paralelamente la
Alianza Nacional Popular (ANAPO)
de Rojas y de su hija María Eugenia
reclutaba estudiantes entre la clientela
142 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Luis Carlos Galán rrero prohibió las pocas experiencias


Sarmiento, joven de co-gestión universitaria que exis-
ministro de Educación
del gobierno de
tían en el país y cerró la Universidad
Pastrana Borrero, Nacional, expulsando a los estudiantes
presentó al Congreso y profesores izquierdistas y cambiando
un proyecto de reforma al rector. Finalmente, Galán Sarmien-
universitaria que to se vio obligado a renunciar a la car-
recogía algunas tera de Educación.
exigencias de los
estudiantes en materia Bajo la fuerza de esta represión, el
de autonomía de la movimiento estudiantil perdió la uni-
universidad pública dad y la fuerza alcanzadas en 1971 sin
y del control estatal haber logrado unirse en las luchas a
de la universidad
privada. La oposición los sectores populares de la población.
de políticos y de los La desaparición rápida de la ANAPO
educadores del sector de la escena política, después de su
privado acabó con el fracaso en las elecciones municipales y
proyecto y, antes bien, departamentales de 1972, suprimió la
el gobierno cerró la
Universidad Nacional tud Patriótica (JUPA, de orientación esperanza de una alternativa política
y prohibió las maoísta) y la Juventud Comunista al Frente Nacional. Es preciso agregar
experiencias de (JUCO, de orientación pro-soviética) que, a pesar del acceso en estos años
co-gestión que existían. tuvieron también una presencia muy de nuevos sectores de la clase media a
Galán, entonces,
amplia. El año 1971 fue de culmina- la universidad, los estudiantes seguían
renunció, en mayo del 72. siendo una minoría privilegiada en
ción de las luchas estudiantiles. Una
huelga de los estudiantes de la Uni- una sociedad en la cual muchos toda-
versidad del Valle, apoyada por un vía no tenían siquiera acceso a la más
movimiento nacional, terminó el 26 de mínima educación. Al igual de lo que
febrero con la ocupación del campus ocurrió a finales de los años sesenta en
por las Fuerzas Armadas, las que de- los Estados Unidos y en Europa, el
jaron un mínimo de quince estudian- movimiento estudiantil colombiano se
tes muertos; en los disturbios que si- acercó más a expresar la inconformi-
guieron hubo unos quince muertos dad con el orden existente que a la re-
más. Sobrevino luego el estado de si- volución social.
tio general, la represión en varias uni- Desde esa época el gobierno y las
versidades, la detención y la justicia Fuerzas Armadas vigilan estrecha-
militar para los estudiantes. El liberal mente a los estudiantes, considerán-
llerista Luis Carlos Galán Sarmiento, dolos como subversivos potenciales.
abogado y egresado de la Universidad Las universidades oficiales han visto
Javeriana, que contaba entonces 26 muy limitada su autonomía y cual-
años de edad, era el ministro de Edu- quier incidente interno (de las pedreas
cación. Los estudiantes le exigieron la a la ocupación de residencias univer-
realización de un «programa mínimo» sitarias) o externo (de la acción de un
que contenía puntos relativos a la au- grupo guerrillero al anuncio de un
tonomía de la universidad pública y al paro cívico) es utilizado como pretex-
control por el Estado de las universi- to para cerrar la universidad pública.
dades privadas y de los créditos ex- Así es difícil pensar que esa política no
tranjeros. Galán integró parcialmente corresponde a la privatización de la
algunas de estas reivindicaciones en universidad como objetivo a largo pla-
un Proyecto de Reforma Universitaria zo del gobierno. Esta política condena
que presentó al Congreso Nacional; a los estudiantes a alargar sus años de
sin embargo, tanto las asociaciones de estudio, estimula la matrícula en los
defensa de la educación privada como planteles privados y contribuye a re-
la mayoría de los representantes en el ducir notablemente el valor de los di-
Congreso lo rechazaron. El gobierno plomas de los egresados de las univer-
del conservador Misael Pastrana Bo- sidades oficiales.
Capítulo 5
143

La evolución de la enseñanza media

Durante el período del Frente Nacio-


nal la educación media conoció una
fuerte expansión. En 1958 contaba un
total de 192.079 alumnos, en 1968 de
586.704. en 1974 de 1.213.118 y en
1981 de 1.768.124. Entre 1964 y 1977,
el índice de escolaridad en la secun-
daria pasó del 14 % al 37 %. La dis-
tribución de la matrícula entre las dis-
tintas orientaciones de la enseñanza
media evolucionó hacia una mayor
concentración en el bachillerato clási-
co (60 % del total en 1958. 74 % en
1974). A excepción de la enseñanza
agropecuaria y de los Institutos de En-
señanza Media Diversificada (INEM)
todas las otras modalidades disminu-
yeron su porcentaje de participación
en el conjunto. Esta evolución es otro
ejemplo de la espiral inflacionista en
la educación, pues el bachillerato es el
camino obligatorio para la universidad
y el título de «doctor» se ha vuelto ne-
cesario en muchos empleos.

Los colegios de bachillerato

La enseñanza secundaria clásica es


tradicionalmente un dominio del sec-
tor privado (religioso o laico). Duran-
te el Frente Nacional el Ministerio de
Educación hizo esfuerzos para multi-
plicar los colegios públicos. Eso expli-
ca que si en 1958 el 65 % de los alum-
nos estudiaban en un establecimiento
privado, en 1974 este porcentaje había
bajado al 53 %. Sin embargo, esta 50 % de las instituciones analizadas. El ejército se toma
ampliación se obtuvo muchas veces De estos cien colegios, cincuenta y seis la universidad, titular
gracias al sistema de la doble jornada, tenían su sede en Bogotá, dieciséis en del periódico del MRL
"La Calle", del 8 de
el cual implicaba una disminución de Cali y siete en Medellín. Agreguemos enero de 1960.
la calidad de la enseñanza. Por otra que en Bogotá, actualmente, más del
parte, el Plan de Emergencia de 1967 80 % de los alumnos estudian en co-
eliminó la gratuidad de la enseñanza legios privados, mientras que año a
secundaria oficial, frenando así el ac- año miles de aspirantes de pocos re-
ceso de las clases populares. En 1981, cursos económicos no encuentran cu-
un estudio del ICFES sobre el resul- pos en los planteles oficiales. En rea-
tado del examen oficial de los alumnos lidad la mayor parte de la enseñanza
de 6.° de bachillerato de 2.107 cole- secundaria y especialmente la que pro-
gios, mostró que de los cien colegios cura una preparación adecuada para
de mejor rendimiento académico, el ingresar en la universidad, está reser-
77 % eran privados, aun cuando esta vada a las minorías sociales que pue-
categoría representaba solamente el den costearse un colegio privado.
144 Nueva Historia de Colombia. Vo. IV

La preponderancia El Ministerio de Educación logró fi-


de la enseñanza privada jar, progresivamente, los planes de es-
tudio, los programas y el calendario
La superioridad, concreta y en dife- escolar de todos los colegios secun-
rentes aspectos, de la enseñanza pri- darios, dejando un margen de acción
vada limitaba mucho el radio de ac- a los establecimientos privados para el
ción del Ministerio de Educación Na- desarrollo de enseñanzas especiales
cional en el nivel secundario, ya que (como los idiomas extranjeros en los
el ministerio no podía oponerle un colegios bilingües) o para realizar sus
modelo de sector oficial eficiente. A propias actividades. El ministerio es-
esto se agrega el hecho de que los di- tableció un servicio de inspección y vi-
rigentes del país y los mismos minis- gilancia de la enseñanza que otorgaba
tros de Educación se habían educado las licencias de funcionamiento de los
y educaban a sus hijos en el sector pri- nuevos colegios y que aprobaba sus di-
vado, mostrando así su conformidad y plomas, siempre y cuando se respeta-
complacencia con el orden de las co- sen los requisitos en cuanto a locales,
sas. En realidad, la mayoría de ellos docentes y programas de estudio.
opinaban que el Estado, incapaz de Además, el ICFES estaba encargado
procurar educación para todos los co- de la aplicación de los exámenes del
lombianos, debía más bien actuar en bachillerato a nivel nacional. Sin em-
aquellos campos en los que la inicia- bargo, es preciso añadir que una vez
tiva privada estaba poco presente. que un plantel había obtenido su li-
Los colegios privados, por su parte, cencia de funcionamiento la inspec-
con el apoyo de las clases superior y ción del ministerio se limitaba a sim-
inedia alta que ellos educaban, se or- ples trámites burocráticos.
ganizaron en asociaciones poderosas. Después de 1958, varios intentos de
La Confederación Nacional de Cen- ampliar el control del Estado sobre los
tros Docentes (CONACED), antigua colegios privados fracasaron principal-
Confederación Nacional de Colegios mente por la oposición de las organi-
Católicos vinculada a la Conferencia zaciones encargadas de su defensa. En
Episcopal y a su Secretaría de Edu- 1959, por ejemplo, un decreto que
cación de la Iglesia (SENALDI), y la congelaba las matrículas y pensiones
Asociación Nacional de Rectores de en los planteles privados fue sencilla-
Colegios Privados (ANDERCOP), de mente ignorado. En 1965 la entonces
tendencia laica, reunían alrededor del Confederación Nacional de Colegios
85 % del total de colegios no oficiales Católicos logró que el Consejo de Es-
y defendían los intereses del sector tado anulara un decreto autorizando
privado contra la intervención del Es- al Ministerio de Educación a controlar
tado. Los colegios extranjeros, cuya los textos utilizados por los distintos
enseñanza bilingüe —y en la que a ve- establecimientos docentes del país. En
ces se daba prioridad a la lengua ex- 1967 la CONACED se opuso con éxi-
tranjera sobre la nacional— era muy to al funcionamiento de una Junta Re-
apreciada por los padres de familia pu- guladora de Matrículas que el minis-
dientes que querían procurar a sus hi- terio acababa de crear.
jos una educación de tipo internacio- En 1971 la CONACED y la AN-
nal, no crearon una organización pro- DERCOP tuvieron un papel decisivo
pia. Sin embargo los colegios Ameri- en el rechazo, por parte del Congreso,
cano (Estados Unidos), Andino (Ale- de la reforma educativa presentada
mania Federal), Anglo-Colombiano por el ministro Galán que contenía,
(Inglaterra), Helvetia (Suiza) y el Li- entre otras proposiciones, el otorga-
ceo Francés Louis Pasteur, por ejem- miento de becas para niños pobres por
plo, se beneficiaban del apoyo finan- un monto de hasta el 10 % del total de
ciero y político de sus respectivos go- la matrícula de los establecimientos
biernos. educativos públicos y privados, la dis-
Capítulo 5 145

ponibilidad de los locales de enseñan- distintos grupos sociales y favorecer


za oficiales y privados no utilizados las relaciones inter-clases. Sin embar-
para la enseñanza pública, y el esta- go, construidos en barrios populares
blecimiento de un servicio cívico obli- como Ciudad Kennedy de Bogotá
gatorio que hubiera puesto a los hijos (donde fue inaugurado el primer
de las clases media y superior en con- INEM en 1970) y orientados hacia las
tacto con el pueblo. La ANDERCOP carreras técnicas, nunca atrajeron a
rechazó el proyecto en su Boletín, con alumnos de las clases superior y media
argumentos que no ocultaban su po- alta. La creación de estos institutos,
sición de clase: «Ningún padre de fa- que fue una decisión del gobierno de
milia permitiría que su hijo o hija, Carlos Lleras Restrepo, debe enten-
educados con esmero y cuidado, fue- derse como parte de un conjunto de
ran enviados a recibir ese impacto tan políticas reformistas dirigidas esen-
perjudicial para su mente en forma- cialmente hacia las clases populares,
ción, como sería entrar en contacto con el objetivo de hacerles llegar al-
con las denominadas zonas negras de gunos beneficios económicos y socia- Instituto Nacional de
las ciudades, con todas sus lacras so- les sin modificar la estructura socio- Enseñanza Media
económica. Diversificada (INEM)
ciales y los peligros que en ellas se en- Francisco de Paula
cuentran.» Los INEM fueron concebidos con la Santander, en Ciudad
asistencia de técnicos de los Estados Kennedy, Bogotá,
Los Institutos Nacionales de Unidos. El Banco Mundial financió con capacidad inicial
diez de los veintinueve millones de dó- para 3 040 alumnos,
Enseñanza Media Diversificada construido en 1970
(INEM) lares que eran el costo inicial de cons- por el ICCE.
trucción de los diecinueve institutos En ese año, el
Los INEM fueron establecidos en previstos (incluidos equipos, labora- programa INEM, con
1969, concretando la antigua esperan- torios y talleres modernos). Los Es- 16 unidades,
tados Unidos proporcionaron, tam- representaba una
za de los responsables educativos de inversión de 536
crear una alternativa técnica real al bién, ayuda técnica para la formación millones de pesos
bachillerato clásico. Los INEM debían de los administradores y los profesores y una capacidad
recibir originalmente a alumnos de de los establecimientos. para 40 mil alumnos.
146 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

El plan de estudio en los INEM de alumnos matriculados en ellas. La


(seis años) incluía un grupo de asig- regresión más fuerte se registró en las
naturas académicas generales que escuelas normales, que recibían en
eran obligatorias para todos los alum- 1966 el 12,5 % de la matrícula total y
nos y un grupo de asignaturas vocacio- solamente el 5,5 % en 1974.
nales (académica, industrial, comer- En 1968 existían ochenta y una es-
cial, agropecuaria y promoción so- cuelas agrícolas en el país, en su ma-
cial). Los alumnos escogían, a partir yoría oficiales, con una matrícula de
del 3.° o del 4.° año de estudio, su es- 7.930 alumnos y un programa de un
pecialización gracias a su rotación en año de estudios prevocacionales y dos
las asignaturas vocacionales y con la años de orientación agrícola. La en-
asistencia y ayuda de los orientadores señanza media agropecuaria no repre-
Rodolfo Martínez Tono, escolares. Los INEM lograron diver- sentaba una proporción importante de
director fundador sificar, con este sistema, la formación la matrícula total: apenas el 1,5 % en
del Servicio de sus alumnos: en 1975 el 31 % de los 1974. Se contaba con tres escuelas
Nacional de Aprendizaje estudiantes estaba matriculado en la
(SENA), organismo normales agrícolas (Paipa, Buga y Lo-
descentralizado, opción industrial, el 28 % en la co- rica) que fueron transformadas en ins-
creado en 1957, mercial, el 26 % en la académica (ba- titutos técnicos agrícolas en 1967 y que
pionero en América chillerato), el 9 % en la de promoción otorgaban el bachillerato técnico agrí-
Latina en la social y el 6 % en la agropecuaria. La cola (ciclo secundario básico más tres
capacitación matrícula creció rápidamente: 13.600
de personal años de estudio); en 1974 tenían una
para la industria estudiantes en 1970, 38.000 en 1974 matrícula de 2.740 alumnos.
y los servicios. y más de 56.000 en 1980; sin em-
bargo, todavía se encontraba lejos de El SENA
los 80.000 alumnos previstos inicial-
mente. El Servicio Nacional de Aprendizaje
(SENA), creado en 1957, no depende
Otras opciones de enseñanza media directamente del Ministerio de Edu-
cación Nacional. Es un organismo des-
El Estado privilegió el establecimiento centralizado, adscrito al Ministerio del
de los INEM en los años 1970, pero no Trabajo y dirigido por un Consejo Na-
desarrolló programas especiales para cional que incluye al director del De-
otros tipos de enseñanza media no clá- partamento Nacional de Planeación, a
sica", ciñéndose solamente a revisar los los ministros del Trabajo y de Edu-
programas de estudio y a mejorar la cación, y a representantes del arzobis-
inspección. Así, las escuelas comercia- po primado, de las asociaciones de
les que debían normalmente exigir y empresas industriales y agropecuarias
proporcionar seis años de estudio an- y del sindicato católico de la Unión de
tes de otorgar un título, no respetaban Trabajadores de Colombia (UTC).
en su mayoría esa reglamentación. En Goza del apoyo y de la asesoría de
1963 se fijó también en seis años el la Oficina Internacional del Trabajo
tiempo dé estudio seguido en las es- (OIT), así como de otras organizacio-
cuelas normales para tener el diploma nes extranjeras. Se financia con el 2 %
de maestro rural o urbano, y desde del total de los salarios pagados por las
1965 la tendencia fue a reducir el nú- empresas privadas y públicas que ma-
mero de estudiantes matriculados en nejen un capital de más de cincuenta
esta opción. El programa de las escue- mil pesos o que tengan más de diez
las industriales fue revisado en 1966 y trabajadores y con el 0,5 % del total
se separó en dos ciclos: un ciclo básico de los salarios pagados por el gobierno
de cuatro años y un ciclo técnico de central, los departamentos, los muni-
tres años. El relativo desinterés del cipios y los organismos descentrali-
Ministerio de Educación por estas mo- zados.
dalidades se tradujo, significativamen- El SENA tiene una dirección nacio-
te, en una disminución del porcentaje nal con sede en Bogotá y dieciocho re-
Capítulo 5
147

Primer curso de
secretariado impartido
en el Servicio
Nacional de Aprendizaje
(SENA), seccional de
Santa Marta, 1958.

gionales. La dirección fija las metas un nivel mínimo de 4.° año de bachi-
generales y cada regional percibe los llerato para poder entrar al aprendi-
fondos respectivos a su área de in- zaje.
fluencia, de los cuales debe enviar el La inmensa mayoría de los alumnos
20 % a la dirección nacional que re- del SENA (71,9 % en 1975) seguían
distribuye parte de esos aportes regio- cursos llamados de complementación
nales entre los departamentos más po- y destinados a trabajadores adultos o
bres o desprovistos de regional. Los a supervisores insuficientemente for-
servicios del SENA se concentran, sin mados, con el fin de permitirles lograr
embargo, en los departamentos más el nivel de eficiencia necesario a la
desarrollados y donde se encuentra la ocupación. Una proporción importan-
mayoría de las empresas: Cundina- te de personas (23 % en 1975) hacían
marca, Antioquia, Valle y Atlántico cursos de habilitación, destinados a
se reparten casi el 75 % del total de preparar a trabajadores adolescentes
los recursos mientras que en la costa para ocupaciones calificadas que no
pacífica, por ejemplo, la presencia del eran objeto de aprendizaje o destina-
SENA se limita a Buenaventura. Éste dos, también, a trabajadores adultos
sería otro de los factores de acelera- que deseaban aprender ocupaciones
ción de los desequilibrios regionales semi-calificadas.
del país. Existen también cursos de perfec-
El aprendizaje, o sea la formación cionamiento y promoción o de espe-
de los jóvenes de catorce a veinte años cialización, destinados a trabajadores
de edad, se da a la vez en los centros calificados que desean desempeñarse
del SENA y en las empresas y durante en puestos superiores, pero éstos no
períodos de dos a tres años. Esta mo- representaban más del 1 % de los
dalidad representa una parte míni- egresados en 1975. El SENA propor-
ma de los servicios prestados por el ciona también desde 1968 asesorías
SENA: en 1975 los 10.976 aprendices (sin cursos formales) a la pequeña y
constituían solamente el 3,5 % del to- mediana empresa. En la agricultura,
tal de los egresados. A partir de esta por ejemplo, concluyó acuerdos con la
fecha, además, su proporción tendió a Organización Mundial para la Ali-
reducirse, porque se comenzó a exigir mentación (FAO) y con la empre-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
148

sa norteamericana Massey-Ferguson sarrollaron cursos de extensión agrí-


para cursos de maquinaria agrícola, cola y de alfabetización para campe-
con la Federación Nacional de Cafe- sinos.
teros de Colombia (FNCC), con el Sin embargo esta política reprodu-
Instituto Colombiano de Reforma cía el modelo de extensión agrícola
Agraria (INCORA), y con Inglaterra que los Estados Unidos, después de
para un curso de crianza de ovejas. haberlo practicado en sus regiones ru-
Después de 1970, el SENA desarrolla rales atrasadas, exportaron a América
también programas de capacitación Latina con el objetivo de aplacar las
rápida para el sector informal tradicio- tensiones en las zonas rurales por me-
nal y para el sector marginal. dio de mejoras superficiales. La Or-
Se destaca, entonces, la doble fina- ganización de los Estados America-
lidad del SENA: por una parte pro- nos (OEA), la AID, el Departamento
cura la capacitación de la mano de Norteamericano de Agricultura y el
obra ligada a las necesidades de las Cuerpo de Paz fueron particularmente
empresas industriales, agropecuarias y activos en esta tarea, procurando cré-
comerciales (cursos de menos de un ditos, expertos y personal docente. A
año fuera de la producción o apren- Colombia se mandaron jóvenes del
dizaje), por otra parte se encarga de Cuerpo de Paz para enseñar en las es-
la capacitación de la población mar- cuelas agrícolas, alfabetizar a los cam-
ginada urbana y rural (artes menores) pesinos y fomentar la creación de Aso-
para facilitar su acceso al mercado de ciaciones de Futuros Campesinos de
empleo. Concebida por la OIT, esta Colombia que reunían alumnos de las
tarea empezó con los programas de escuelas agrícolas y jóvenes campesi-
Promoción Profesional Popular Ur- nos sin formación. Se aconsejaba el
bana y Rural, los que no dieron los re- establecimiento de cooperativas de jó-
sultados esperados en razón del cre- venes agricultores. Utilizaron el mé-
cimiento del desempleo y del subem- todo de enseñanza por proyectos que
pleo y de la muy reducida oferta del los alumnos debían realizar sobre las
mercado de trabajo. Esto obligó a reo- tierras familiares. También impulsa-
rientar en 1974 esa política hacia el ob- ron la formación de Clubes 45 (Saber,
jetivo de «promover entre la pobla- Sentimiento, Servicio, Salud) para los
ción más deprimida la capacidad de jóvenes campesinos y clubes de me-
generar sus propios puestos de traba- joramiento del hogar para las muje-
jo, ya independientemente, o en for- res. De todas formas, parece que estas
mas asociativas», dando como resul- operaciones tuvieron muy poco im-
tado los Programas Móviles, Rural y pacto en la realidad rural.
Urbano. Después de 1980 el SENA
está poniendo a punto, siempre con la La alfabetización de adultos
ayuda de la OIT, un nuevo programa
destinado a las áreas rurales margi- El analfabetismo era y continúa sien-
nales: la Capacitación para la Partici- do importante en el país, particular-
pación Campesina (CAPACA). mente en las zonas rurales. Aun cuan-
do las cifras oficiales actuales recono-
La extensión agrícola cen aproximadamente un 20 % de
analfabetos en la población adulta, es
La continua despoblación de las áreas probable que el porcentaje de analfa-
rurales y la progresión de las guerrillas betos funcionales sea mucho más ele-
en los años sesenta, comenzaron a lla- vado. Los gobiernos colombianos a lo
mar la atención de las autoridades co- largo de la historia siempre han pre-
lombianas sobre los problemas del tendido tener entre sus prioridades la
campo. Además del SENA, varios or- lucha contra el analfabetismo; sin em-
ganismos (la Federación de Cafeteros, bargo, han sido pobres las realizacio-
el INCORA y Acción Comunal) de- nes concretas.
149
Capítulo 5

Las campañas de alfabetización, de ACPO dejaron de ser escuchados.


que el Ministerio de Educación orga- Por otra parte se había exagerado mu-
nizó periódicamente, tuvieron más re- cho la importancia de ACPO en la al-
lación con una operación de propa- fabetización rural, ya que parecía una
ganda política que con la enseñanza solución nueva y poco costosa al pro-
paciente de la lectura, la escritura y la blema de la falta de maestros y locales
aritmética a los analfabetos. Por ejem- de enseñanza en el campo. Pero en la
plo, en 1962, un decreto impuso a los realidad durante los años sesenta, los
alumnos de 5.° y 6.° años de bachille- programas de Radio Sutatenza no lle-
rato, dedicar algunas horas a la alfa- garon a más del 0,5 % de la población
betización de los iletrados, pero esto campesina de Colombia.
se cumplió en un grado mínimo. En A finales de los años sesenta, con el
1969 el gobierno de Carlos Lleras de- apoyo de los Estados Unidos, el Mi-
claró una gran campaña de «Libera- nisterio de Educación inició un pro-
ción por la Educación», en conme- grama de educación básica para los
moración del ciento cincuenta aniver- sectores populares urbanos, que in-
sario de la Independencia, y creó una cluía alfabetización, matemáticas, re-
División de Educación de Adultos en ligión e instrucción cívica. La televi-
el Ministerio de Educación. Sin em- sión fue el medio utilizado y la ense-
bargo no se otorgaron los fondos ne- ñanza se dio en centros de recepción
cesarios y los resultados, en términos comunitarios. Más de cien voluntarios
de adultos alfabetizados, fueron limi- del Cuerpo de Paz, especializados en
tados. Por otra parte las últimas cam- educación a distancia, fueron enviados
pañas, como la «Campaña Nacional a Colombia a capacitar técnicos co-
de Alfabetización Simón Bolívar» (en lombianos y el programa fue financia-
conmemoración del ciento cincuenta do parcialmente por la AID. El fra-
aniversario de la muerte del Liberta- caso no se hizo esperar: altos costos y
dor) del gobierno de Julio César Tur- un rendimiento bajísimo; doce millo-
bay Ayala, o la «Campaña de Instruc- nes de pesos en 1970 para llegar ape-
ción Nacional CAMINA» del gobier- nas a cuatro mil alumnos adultos, de
no de Belisario Betancur, tampoco se los cuales sólo cincuenta terminaron el
apartaron de una orientación política ciclo, sin mejorar finalmente mucho
y dedicaron buena parte de sus recur- sus posibilidades de acceso al mercado
sos a la publicidad. de empleo.
Una proporción importante del pre-
supuesto de la División de Alfabeti- La educación primaria
zación y Educación de los Adultos se
utilizaba para subvencionar iniciativas La educación primaria se desarrolló
privadas: así, en 1969, el Ministerio de siempre en medio de desigualdades
Educación dedicaba el 39 % de ese muy importantes entre las zonas ur-
renglón a la Acción Cultural Popular banas y rurales. Por segunda vez en el
(ACPO) de Radio Sutatenza. Sin em- siglo xx, contando el intento fracasado
bargo, progresivamente la subvención de 1932, la legislación unificó en 1963
oficial disminuyó en razón de la pér- la educación primaria en el país, im-
dida de audiencia de Radio Sutatenza. poniendo cinco años de enseñanza ele-
En efecto, ACPO se escuchaba mucho mental en todas las escuelas, urbanas
a causa de que vendía sus radios de y rurales. En 1967, el Plan de Emer-
transistores con la frecuencia bloquea- gencia propuso varias soluciones a la
da en Radio Sutatenza; pero la llegada falta de cupos para alrededor de se-
masiva de radios de transistores ja- tecientos mil niños en la educación
poneses y baratos (generalmente de primaria. Decretó las «escuelas de
contrabando), en los cuales los cam- funcionamiento intensivo», reducien-
pesinos podían escoger su emisora, do el número de horas semanales del
dio como resultado que los programas programa para así liberar horas que
150 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

los maestros podrían consagrar a otros mente parecidas a las de las escuelas:
niños. Introdujo las escuelas comple- en 1970, solamente el 9 % de las es-
tas en el campo «en las cuales median- cuelas rurales ofrecía los cinco grados
te una reglamentación flexible y ho- de primaria, mientras que más del
rarios adecuados, se podrán cursar los 60 % ofrecía únicamente los dos pri-
cinco grados de enseñanza primaria a meros grados. Resalta de esta obser-
cargo de un solo maestro». Estableció vación que, si bien muchos niños ru-
las escuelas de doble jornada (la ma- rales abandonaban la escuela en razón
ñana para un grupo de alumnos, la tar- de las condiciones campesinas que
de para otro). Autorizó la coeduca- obligan a trabajar temprano y a par-
ción de los sexos para clases con me- ticipar en las cosechas, la deserción es-
nos de treinta alumnos. Se creó, ade- colar tenía como causa principal la re-
más, el Instituto Colombiano de Cons- ducida oferta escolar en las áreas ru-
trucciones Escolares (ICCE) con el rales.
objeto de que contribuyera a la exten- Para solucionar este problema, se
sión de la cobertura escolar mediante inició desde 1970 un programa de
la construcción de nuevas aulas. Concentraciones de Desarrollo Rural.
Sin embargo, esas políticas, aun Éstas completaban la enseñanza pri-
cuando permitieron un aumento de la maria impartida en las escuelas rura-
matrícula total, no disminuyeron la les, permitiendo a los alumnos del
brecha entre las oportunidades edu- campo seguir la totalidad de los cinco
cativas del campo y de las ciudades. grados y hasta el primer ciclo de la en-
En 1970 todavía cerca del 40 % de los señanza media vocacional. Sin embar-
niños en edad escolar de las zonas ru- go, desde el principio faltó coordina-
rales no asistía a la escuela, mientras ción entre el servicio escolar y otros
en las zonas urbanas sólo el 22 % no servicios básicos que necesitaba la co-
asistía. En 1960 y 1964, el 3 % de-Ios munidad rural (higiene, mercadeo,
alumnos matriculados en las escuelas construcción de carreteras y edificios,
rurales alcanzaba el 5.° grado, com- electrificación); además, algunas ve-
parado con el 46 % en las escuelas ur- ces la «politiquería» se manifestó en la
banas. Entre 1970 y 1974, las propor- decisión acerca de la localización de
ciones eran respectivamente del 10 % las Concentraciones de Desarrollo
y del 52 %. Estas cifras son sensible- Rural.
La masificación de la educación pri-
Monseñor José Joaquín
maria pública y la reducción de los
Salcedo Guarín, horarios introducidos por el Plan de
fundador de Acción Emergencia, produjeron también
Cultural Popular, ACPO, efectos nefastos sobre la calidad de la
y Radio Sutatenza, enseñanza. Este sector había perdido
dedicadas a la
capacitación de mucho prestigio desde los años cua-
campesinos y adultos renta, a causa del crecimiento de la
en forma masiva, enseñanza primaria privada. Pero
a través de escuelas ahora, ¿cómo podría competir con los
radiofónicas.
Fue su director desde colegios privados que procuraban ge-
1948, año de la neralmente cursos durante el día en-
fundación, hasta 1987. tero, utilizando métodos y útiles de
enseñanza más modernos o salones de
clases menos poblados?
A excepción de los jardines infan-
tiles del Instituto Colombiano de Bie-
nestar Familiar, que aseguran una co-
bertura muy reducida, la escuela pri-
maria pública no recibe a los niños an-
tes de los siete años de edad. Mien-
Capítulo 5 151

Huelga de maestros
en los años 60.
El principal sindicato
del sector, la
Federación Colombiana
de Educadores (Fecode),
promovió numerosas
huelgas y obtuvo
algunas alzas de
salarios y capacitación
para los maestros.

tras, en muchas escuelas privadas categorías del escalafón representaban


existe un nivel preescolar que ofrece el 39 % de todos los maestros de la
una enseñanza, incluso bilingüe, des- educación primaria oficial; en 1977,
de los tres años de edad. Así, por el 81 %).
ejemplo, en 1968 la matrícula prees- El magisterio hizo frente a esta evo-
colar contaba 13.300 alumnos inscritos lución negativa de su situación con
en el sector oficial y 94.200 en el sector una unidad y politización crecientes.
privado. En los años 1960 su sindicato princi-
A consecuencia de esto, los alum- pal, la Federación Colombiana de
nos de las escuelas primarias públicas Educadores (FECODE) obtuvo gra-
empiezan su escolarización con un re- cias a numerosas huelgas algunas alzas
tardo prácticamente imposible de eli- de salario y posibilidades de capaci-
minar en su futuro. tación en el empleo. También la FE-
CODE fue la inspiradora del Congre-
Los maestros y la Federación so Pedagógico Nacional de 1966, en el
Colombiana de Educadores cual formuló los objetivos prioritarios
que, según ella, debía fijarse el go-
(FECODE) bierno: en primer lugar la generaliza-
ción de la educación primaria, espe-
Estos años de masificación de la en- cialmente
señanza primaria y de continua pér- ción y educación en el campo, la alfabetiza-
de los adultos, y en
dida de prestigio del sector público tu- último lugar la enseñanza
vieron profundas repercusiones sobre Este congreso tuvo cierta influenciasuperior.
el magisterio. Su estatuto socioeco- sobre el Plan de Emergencia de 1967.
nómico siguió disminuyendo, mientras
que el número de maestros diploma- En la década del setenta, la FE-
dos que trabajaban en la educación CODE radicalizó sus posiciones sin-
oficial aumentó como resultado de la dicales y políticas, sobre todo a partir
creación de numerosas escuelas nor- del proyecto de reforma del Estatuto
males entre 1930 y 1965 (en 1964 los del Personal Docente presentado por
maestros inscritos en las dos primeras el ministro de Educación, Galán, y
152 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

que la Federación hizo fracasar. Las en ciertas regiones, a demoras en el


nuevas metas de la FECODE abar- pago de los salarios así como menos-
caron la sindicalización de los maes- preciado y víctima de la creciente rup-
tros y profesores, la defensa socioe- tura entre el ideal del maestro al ser-
conómica del magisterio, el reconoci- vicio de la comunidad y la realidad de
miento de la libertad de cátedra y el un trabajo docente rutinario y en con-
derecho de huelga para los educado- diciones difíciles. Este estatuto, ade-
res, la defensa de la enseñanza oficial más, tenía la particularidad de que
en contra del sector privado y... la rea- unificaba el escalafón de la enseñanza
lización del socialismo en Colombia. primaria y el bachillerato. Con esto se
Paso importante en la unificación del eliminaba una de las características
sindicalismo docente, desde 1979 la más regresivas del sistema anterior,
FECODE no representa sólo a los que estimulaba a los docentes mejor
maestros de enseñanza primaria, sino calificados a dedicarse únicamente a la
también a los profesores de enseñanza enseñanza secundaria. El impacto de
secundaria y a un sector importante de este cambio será sin duda muy lento,
docentes universitarios. pues la preparación de licenciados en
La FECODE terminó por aceptar educación, pese a algunos programas
un nuevo estatuto docente en 1979, nuevos, sigue estando orientada en
después de haber rechazado más de un forma abrumadora hacia la formación
proyecto, porque la reforma propues- de profesores de secundaria, a pesar
ta por el ministro de Educación, Ro- de que es en la primaria donde se en-
drigo Lloreda Caicedo, reconocía los cuentra la mayor necesidad de califi-
derechos y deberes de los educadores cación.
fortaleciendo, por ejemplo, la repre-
sentación del magisterio en las juntas El fínanciamiento de la educación
del escalafón o estableciendo estímu-
los para los maestros de las zonas ru- Los gastos dedicados a la educación
rales. Sin embargo, no avanzó mucho crecieron considerable y paralelamen-
en la solución de todos los problemas te a la expansión cuantitativa de la ma-
del magisterio, que hoy en día sigue trícula escolar durante el Frente Na-
siendo mal remunerado y sometido, cional. En 1958 la partida correspon-

Pedro Gómez Valderrama,


ministro de Educación
1962-1965, durante la
inauguración de una
nueva sede de la
editorial Tercer Mundo,
en marzo de 1964.
A su lado, el
ministro de Educación
del gobierno de Alberto
Lleras, en noviembre
de 1960,
Belisario
Betancur Cuartas.
Capítulo 5 153

diente al Ministerio de Educación as- Jaime Posada,


cendió en el presupuesto nacional al 8, ministro de Educación
6 % (141,743 millones de pesos) en 1961-1962.
comparación con el 6,2 % en el año
anterior. A partir de 1962, se dio cum-
plimiento al artículo segundo del ple-
biscito de 1957, que establecía que la
nación debía consagrar a la educación
el 10 % de su presupuesto, ya que fue
entre 1962 y 1971 siempre superior al
12 %, alcanzando el 14,8 % en este
último año (o sean 3.329,400 millones
de pesos). Sin embargo, en la década
del setenta, si bien la participación de
la educación en el presupuesto nacio-
nal ha crecido, llegando al 18,9 % en
1980 (38.765,300 millones de pesos)
en pesos de valor constante, se ha es-
tancado.
Las dos fases de esa evolución se
notan también en los cambios ocurri-
dos en la composición del gasto edu-
cativo. En 1960, los gastos de funcio-
namiento (salarios, materiales, costos laboral con los docentes, a lo cual se
de administración) absorbían el 91 % suma ahora el déficit fiscal de la na-
y los gastos de inversión (construcción ción, situación que permite prever,
de escuelas, capacitación del personal para el futuro, una reducción dramá-
docente e innovaciones educativas) el tica del presupuesto educativo y el
9 % del presupuesto. En 1971 los gas- cuestionamiento real de todas las re-
tos de inversión habían crecido al formas, aun limitadas, de las últimas
25 % y los gastos de operación se ha- décadas.
bían reducido al 75 %. Eso se explica,
en parte, por la presencia de impor- Gonzalo Vargas Rubiana,
tantes créditos extranjeros para los ministro de Educación
programas de enseñanza media y su- 1960
perior que hemos analizado anterior-
mente, pero no se puede olvidar que
a partir de 1964 la nación asumió una
proporción creciente de los salarios de
los maestros, los cuales son gastos de
funcionamiento. Se puede pues afir-
mar que en la década del sesenta el go-
bierno hizo un esfuerzo particular
para financiar la educación. Todo lo
contrario ocurrió en la década del se-
tenta. La composición del gasto edu-
cativo evolucionó hacia un regreso a la
situación de 1960 y los recursos de fun-
cionamiento volvieron a representar
más del 90 % del total, a costa de los
recursos de inversión. Además, desde
1977, se viene acumulando un déficit
presupuestal del Ministerio de Edu-
cación Nacional y una inmensa deuda
154 Nueva Historia de Colombia Vol. IV

Las mismas fases aparecen en la La nacionalización de la educación


evolución de la distribución de los gas- primaria y los Fondos Educativos
tos educativos por nivel de enseñanza. Regionales (FER)
En 1960 el 49 % del presupuesto total
fue destinado a la educación básica y Reivindicación permanente de la FE-
primaria (alfabetización, escuelas ra- CODE, la nacionalización de la edu-
diofónicas, televisión y cine educati- cación primaria no se concretó total-
vos, pre-primaria y primaria), el 23 % mente entre 1954, fecha del primer de-
a la educación media, el 18 % a la creto que la menciona, y 1975, fecha
educación superior y el 9,5 % a otros de la ley llamada de nacionalización
renglones. Diez años más tarde, el de la educación primaria y secundaria;
porcentaje dedicado a la enseñanza pero, en ese período, se lograron al-
superior era sensiblemente igual, pero gunos avances. En 1960 una ley dis-
la proporción para el nivel primario puso que «desde el uno de enero de
había crecido a costa del nivel medio. 1961 la nación tendrá a su cargo el
Las desproporciones seguían siendo pago de los sueldos del magisterio de
considerables, pues en términos de in- la enseñanza primaria en todo el te-
versión por alumno, se gastaban qui- rritorio de la República» pero sin qui-
nientos pesos en el nivel primario, mil tarles a los departamentos sus respon-
doscientos en el nivel medio y cuatro sabilidades en la conducción de la edu-
mil quinientos en el nivel superior. En cación primaria; por consiguiente, los
1981 se había regresado prácticamente gobernadores multiplicaron los nom-
a la situación de 1960: 44,5 % para la bramientos de maestros, despreocu-
educación primaria y básica. 25 % pándose por el pago de sus salarios.
para la educación media, 20,5 % para Incapaz de responder financieramente
Alfonso Ocampo Londoño, las universidades y 10 % para otros
ministro de Educación a la creciente demanda, el gobierno
1960-1961. renglones. nacional tuvo que dejar sin aplicar la
ley de 1960.
La reforma constitucional de 1968,
preparada por Carlos Lleras Restre-
po, reorganizó la administración pú-
blica y tuvo sus efectos sobre la edu-
cación, acentuando el centralismo del
Ministerio de Educación Nacional a
costa de la autonomía de las Secreta-
rías Departamentales de Educación.
Permitió, también, la creación en el
mismo año de los Fondos Educativos
Regionales (FER) para coordinar la
centralización administrativa de la
educación. Especie de Cajas, los FER
están constituidos con los aportes na-
cionales, departamentales y munici-
pales destinados al financiamiento de
la educación primaria. Son adminis-
trados por los gobiernos departamen-
tales, pero sometidos a la vigilancia de
un delegado del Ministerio de Edu-
cación Nacional. En principio, si el de-
partamento no proporciona los apor-
tes que le corresponden, hace malver-
saciones, procede a nombramientos
de maestros sin calificaciones o en nu-
mero excesivo, el delegado del minis-
Capítulo 5 155

terio puede retirar o suspender los Octavio Arizmendi


aportes nacionales. Posada,
Desde 1968 los FER han evolucio- ministro de Educación
nado de una manera aparentemente 1968-1970.
Durante su gestión
contradictoria. Creados con el fin de se impulsó el Convenio
eliminar la «politiquería» a nivel de- Andrés Bello
partamental, fueron dirigidos al co- y se pusieron en
mienzo por delegados técnicos y apo- marcha organismos
líticos, que no lograron imponer su au- como el Instituto
Colombiano de Cultura
toridad frente a las Secretarías Depar- y el de Construcciones
tamentales: según el estudio de E. Escolares, con el
Mark Hanson, hasta enero de 1973, programa de Institutos
sobre los veintitrés FER existentes, de Enseñanza Media
diez estaban desorganizados y no ha- Diversificada, INEM.
También se organizaron
bían desarrollado ninguna colabora- los Fondos Educativos
ción entre el ministerio y el departa- Regionales (FER), para
mento. A raíz de la reforma de los coordinar la
FER en 1975, aumentaron los poderes centralización
de los delegados del Ministerio de administrativa
de la educación.
Educación, lo cual politizó mucho la
función, pero a medida que los dele-
gados fueron más políticos y menos
técnicos pudieron hacerse respetar
mejor por los gobiernos departamen-
tales y desempeñar algo mejor su pa- Hoy en día, es notable el estado
pel de vigilancia y control de la ad- caótico de la organización y adminis-
ministración educativa. tración educativa en los territorios na-
cionales. En ellos, además de la edu-
Los territorios de misiones cación concretada con las misiones, el
Ministerio de Educación Nacional, al-
Los FER abarcaron los veintidós de- gunos organismos descentralizados y,
partamentos con que contaba Colom- por ejemplo, en el sur de la costa pa-
bia y el distrito especial de Bogotá, cífica, las Secretarías Departamenta-
pero no incluyeron los territorios na-
cionales. Éstos siguieron siendo con- Rodrigo Lloredo Caicedo,
siderados como territorios de misiones ministro de Educación
durante el Frente Nacional y la edu- 1978-1980. En su reforma,
cación allí siguió reglamentada por un aceptada por Fecode en
convenio con las misiones religiosas, 1979, estipuló la
renovado en 1952. Según este conve- representación del
magisterio en las juntas
nio, la nación contrata, por interme- de escalafón y estímulos
dio del nuncio del Vaticano, al vica- para los maestros rurales.
riato y al prefecto apostólico del res-
pectivo territorio para la dirección, vi-
gilancia e inspección de la educación,
así como para el nombramiento de los
maestros, siempre y cuando respeten
las normas y los programas oficiales. El
convenio de 1952 fijaba los aportes para
los territorios en unos diez millones y
medio de pesos y para la nunciatura de
Bogotá (para fines de redistribución) en
un millón; estos aportes fueron some-
tidos a repetidos reajustes.
156 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

les de Educación crearon sus propias tos extranjeros a establecimientos par-


escuelas e institutos que con su res- ticulares, sobre todo universidades.
pectivo personal docente escapan a la Por consiguiente, es preciso obser-
vigilancia del vicariato o prefecto y en var que si el sector privado contribuye
muchos casos a toda vigilancia. a descargar al Ministerio de Educa-
ción de una misión que no logra cum-
Los auxilios oficiales plir solo, este sector se ha desarrollado
a la educación privada gracias a los fondos públicos, y por su-
puesto a costa, en todo sentido, de la
Durante el Frente Nacional, el go- educación oficial.
bierno destinó aproximadamente el
10 % de su presupuesto para la ense- La planificación educativa
ñanza primaria y secundaria, al sector
privado, lo que representó en 1969, A partir de 1958 el Ministerio de Edu-
por ejemplo, unos ochenta millones cación Nacional fue sometido a varias
de pesos. Los criterios según los cuales reestructuraciones que debían darle
se atribuyeron los auxilios a los esta- mayor eficiencia y especializar más sus
blecimientos nunca fueron definidos funciones. Desde 1956, con la elabo-
claramente y obedecen más bien al ración del Primer Plan Quinquenal de
juego de las recomendaciones y pre- Educación Integral, se trató de plani-
siones clientelistas. Además de este ficar la expansión de la educación co-
apoyo, la educación privada se bene- lombiana hacia una mayor cobertura
ficia del sistema nacional de becas es- de la población en edad escolar. El
tablecido en 1971 bajo la responsabi- propósito era. también, conseguir más
lidad del ICETEX. Entre 1971 y 1973, fácilmente créditos extranjeros por
éste destinó a los planteles particula- este medio.
res casi el 50 % de cinco millones de En 1958 el gobierno de Lleras Res-
dólares atribuidos por el Ministerio de trepo creó la Unidad de Recursos Hu-
Educación a las becas. Ya se mencio- manos dentro del Departamento Na-
nó también el otorgamiento de crédi- cional de Planeación, para relacionar
así la educación con la economía. Con
la asesoría de algunos organismos
Juan Jacobo Muñoz, extranjeros (OIT, UNESCO, AID,
ministro de Educación OEA, etc.) la Unidad de Recursos
1972-1974.
Humanos y el Ministerio de Educa-
ción realizaron numerosos estudios so-
bre el rendimiento y funcionamiento
de los distintos niveles y sectores de la
educación colombiana, así como sobre
su relación con el mercado de trabajo.
Con base en esos estudios se estable-
cieron proyecciones, estrategias y pla-
nes de desarrollo que pretendían una
mejor integración del sistema educa-
tivo en sí mismo y con el desarrollo de-
mográfico y socioeconómico del país.
Sin embargo estos esfuerzos de pla-
neación educativa raramente se tra-
dujeron en realizaciones concretas. La
enseñanza superior que fue el objeto
principal de los planificadores durante
un cuarto de siglo, creció sin organi-
zación ni coordinación y a un ritmo to-
talmente desproporcionado con las
Capítulo 5
157

Una escuela radiofónica


de los años 50,
con sus alumnos,
un auxiliar inmediato
y materiales entregados
por Acción Cultural
Popular. Así llegó el
desarrollo y la
capacitación a las
familias campesinas.

posibilidades del mercado de empleo. de las clases medias— no fue la prio-


Según Ivón Lebot: «La planeación ridad de los gobiernos que se sucedie-
educativa en Colombia ha sido [...] un ron desde 1958. El propósito de éstos
elemento esencial de colaboración con fue administrarla lo mejor posible sin
los organismos internacionales y las cuestionar nunca el dualismo marcado
agencias extranjeras en el sector. En del sistema educativo: con un sector
realidad ha servido más para dar a es- privado reservado a las clases superior
tos organismos una cierta imagen de y media y un sector oficial sin prestigio
las necesidades educativas del país, para las clases populares. El principal
que para la aplicación de soluciones a intento de disminuir las diferencias en-
los problemas existentes.» tre los dos sectores fue la reforma pro-
puesta por el ministro Galán en el año
¿Qué balance educativo 1971, ampliamente rechazada por el
Congreso. Nadie se atrevió entonces a
se puede hacer? proponer un sistema educativo oficial
Desde 1958, la educación colombiana para todos.
estuvo marcada por la expansión La educación es el reflejo exacto de
cuantitativa y la creciente complejidad las divisiones existentes en la sociedad
de su organización, especialmente en- colombiana. División entre los que
tre los años 1967 y 1972, que vieron el tienen acceso a la educación y los que
mayor número de reformas. Sin em- no lo tienen. División entre las zonas
bargo las políticas educativas decidi- rurales poco provistas de servicios y
das no se caracterizaron por su cohe- las zonas urbanas mejor atendidas.
rencia ni por su continuidad, y esto a División entre los sectores marginados
pesar de la relativa estabilidad política a los cuales se ofrecen programas es-
que se registró durante todo el perío- peciales y los sectores industriales
do (a excepción de las zonas de gue- competitivos. División entre los que
rrillas). ¿Por qué esta situación? pueden pagarse la educación privada y
La educación —aunque importante los que deben contentarse con la edu-
porque permitía satisfacer los anhelos cación oficial. División entre los que
158 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

pueden acceder al bachillerato y a la cursos básicos como especializaciones


universidad y los que deben limitarse técnicas y carreras clásicas, por medio
a la educación media diversificada. de algunas universidades en su mayo-
Esa adecuación de la estructura edu- ría privadas, las que prometen a más
cativa con la estructura socioeconó- de doscientos mil colombianos el tí-
mica creó la ilusión de una movilidad tulo de doctor, eso sí, contra el pago
social ascendente por medio de la edu- de matrículas relativamente costosas.
cación. Así los padres de familia de Caracterizada por la improvisación y
pocos recursos económicos se endeu- la carencia de recursos apropiados
dan para costear la educación privada este tipo de enseñanza abre un nuevo
a sus hijos, los empleados y trabaja- mercado para el sector educativo pri-
dores sacrifican sus madrugadas y no- vado y crea nuevas ilusiones para la
ches en estudios complementarios. El población marginada. Pero, finalmen-
gobierno de Belisario Betancur no se te, no crea nuevos puestos de trabajo,
equivocó en su decisión de crear la y otra vez se adopta una solución apa-
Universidad Abierta y a Distancia rente ante la incapacidad de enfrentar
para los sectores marginados de la so- los problemas de fondo de la educa-
ciedad. Esta universidad ofrece tanto ción pública.

Bibliografía
ALDANA, EFRAÍN. «La educación en Colombia», en: ALEJANDRO ÁNGULO NOVOA, La situación
social en Colombia. Bogotá, CINEP, 1979.
ARNOVE, ROBERT. «Políticas educativas durante el Frente Nacional. 1958-1974», Revista Co-
lombiana de Educación, n.° 1. Bogotá, CIUP, 1978, pp. 13-44.
BENOIT, ANDRÉ. Changing the educational system: a Colombian case-study. Munich, 1974.
BERNAL ESCOBAR, ALEJANDRO; A. BENOIT; B. CORREDOR; I. WUST. La educación en Colombia.
Bogotá, FERES, 1965.
CATAÑO, GONZALO. «Sociología de la educación en Colombia», Revista Colombiana de Edu-
cación, n.° 5. Bogotá, CIUP, 1980, pp. 9-30.
CORAL QUINTERO, LAUREANO. Historia del movimiento sindical del magisterio. Bogotá, 1980.
DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO NACIONAL DE ESTADÍSTICA (DANE), «La educación postse-
cundaria en Colombia 1980». Boletín Mensual de Estadística, n.° 352, nov. 1980. Bogotá,
DANE, pp. 38-74.
FERRO C , MYRIAM STELLA. «Mi vida» (Historia de la vida de una maestra rural colombiana).
Bogotá, Ed. América Latina, 1978.
GÓMEZ BUENDÍA, HERNANDO Y RODRIGO LOSADA LORA; Organización y conflicto: la educación
primaria oficial en Colombia. Ottawa/Bogotá, CIID, 1984.
HANSON, E. MARK. «Administrative Development in the Colombian Ministry of Education: a
case analysis of the 1970s», Comparative Education Review, vol. 27, n.° 1, 1983, págs. 89-
107.
LEBOT, IVON. Educación e ideología en Colombia. Medellín, La Carreta, 1979.
LEBOT, IVÓN. «Organización y funcionamiento del sistema educativo colombiano», en: DANE,
El sistema escolar colombiano. Bogotá, DANE, 1978, pp. 77-156.
PARRA SANDOVAL, RODRIGO. Análisis de un mito: la educación como factor de movilidad social
en Colombia. Bogotá, Univ. de Los Andes, s.f.
RENNER, RICHARD R. Education for a new Colombia. Washington, US Department of Health,
Education and Welfare, 1971.
RODRÍGUEZ F., JAIME; S. B. Educación católica y secularización en Colombia. Bogotá, CIEC,
1970.
TORRES, MYRIAM. La cultura de la sumisión. Bogotá, ANIF, 1977.
Capítulo 6 159

Cien años de ciencia colombiana


Gabriel Poveda Ramos

Los comienzos
de la ciencia en Colombia

L as disciplinas que hoy constituyen


lo que llamamos «ciencia» fueron
introducidas en nuestro país por José
Celestino Mutis y por sus discípulos y
compañeros en la famosa Expedición
Botánica. En los años finales del siglo
XVIII y en los primeros del XIX, José
Celestino Mutis, Francisco José de
Caldas, José Manuel Restrepo, Jorge
Tadeo Lozano y los demás miembros
de esa organización, aprendieron y
cultivaron diversas ciencias como ma-
temáticas, medicina, botánica, física,
química, zoología, antropología y
otras varias. La curiosidad científica
no se extinguió con la Expedición Bo-
tánica. En los primeros años de la Re-
pública hubo varios personajes nota-
bles que trabajaron en la adquisición
de saberes y en su divulgación en la
Nueva Granada. Tal fue el caso del
coronel Joaquín Acosta, como geólo-
go y cartógrafo; de don Lino de Pom-
bo, como ingeniero y matemático, y
de otras figuras que propendieron por
aclimatar la ciencia en nuestro medio.
160 Nueva Historia de Colombia Vol. IV

tos Acosta propuso y expidió la ley


que creó la Universidad Nacional de
Colombia. De las cinco Escuelas que
la constituían (derecho, medicina
ciencias naturales, ingeniería y litera-
tura y filosofía), tres se referían a es-
tudios científicos (ciencias naturales) o
a estudios de profesiones estrecha-
mente relacionadas con la ciencia (me-
dicina e ingeniería).
Poco después, en 1870 se funda la
Sociedad de Naturalistas Colombianos
constituida por Francisco Montoya,
Carlos Michelsen, Liborio Zerda,
Eustaquio Santamaría y otros miem-
bros. Para fomentar la aplicación de la
botánica a la agronomía, se constituyó
al año siguiente la Sociedad de Agri-
cultores de Colombia, por iniciativa
de Salvador Camacho Roldán y de
Juan de Dios Carrasquilla. Dos años
después, en 1873, un grupo de médi-
cos y naturalistas fundaron la Socie-
dad de Medicina y Ciencias Naturales,
que fue la simiente de la Academia
Nacional de Medicina. Esta sociedad
fue notoriamente fecunda en la pro-
ducción de estudios médicos, botáni-
cos y zoológicos, escritos por sus di-
versos miembros, especialmente Pe-
dro María Ibáñez y Florentino Vezga.
General Agustín Codazzi, Entre 1850 y 1859 se cumplió la em-
director de la Comisión presa admirable de la Comisión Co-
Corográfica, entre
La Regeneración
1850 y 1859, admirable
rográfica, dirigida por el general
centro de irradiación Agustín Codazzi. Además de haber Rafael Núñez ejerció la presidencia
científica en Colombia. sido una gran escuela de geodesia, as- por primera vez entre 1880 y 1882.
(Oleo de A. Varucca, tronomía, geología y ciencias natura- Fue sin duda la más creativa de las ad-
pintado en Roma, 1882, les, la comisión fue una enorme fuente ministraciones al finalizar el siglo pa-
Observatorio Astronómico de conocimientos geográficos. Traba- sado. Uno de sus actos principales
Nacional, Bogotá).
jando con ella, José Jerónimo Triana consistió en crear la Comisión Cientí-
inició su gran obra en botánica. Con fica Permanente (ley 59 del 11 de ju-
ella el geólogo alemán Hermann Kars- nio de 1881) encargada de estudiar «lo
ten hizo el primer gran levantamiento concerniente a la botánica, a la geo-
geológico del país. Y Codazzi mismo logía, a la mineralogía, a la zoología,
produjo un abundantísimo material a la geografía y a la arqueología del
geográfico y cartográfico. Nombres país». Para dirigir esta comisión, el go-
como los de Ezequiel Uricoechea y bierno trajo de Francia al biólogo y
Florentino Vezga nos recuerdan el químico Joseph Charles Mano, quien
interés de los neogranadinos por las estuvo varios años en Colombia cum-
ciencias de la naturaleza y por la quí- pliendo ese encargo.
Página anterior: mica en los años posteriores. Fue tan Además de los anteriores, a co-
José Celestino Mutis, mienzo de los años ochenta vivían y
óleo de pintor anónimo
notorio el interés por las ciencias y
del siglo XV1I1, Museo la educación en aquellos años, que trabajaban activamente un buen nú-
del 20 de Julio, Bogotá. en 1867 el presidente general San- mero de científicos que mantenían y
Capitulo 6 161

desarrollaban un trabajo de importan-


cia notable para su época. Es inevita-
ble mencionar los nombres de Alfred
Hettner, geólogo alemán que estudia-
ba nuestra Cordillera Central: Pedro
María Ibáñez, médico e historiador de
la medicina: Lorenzo María Lleras, in-
geniero, matemático y físico: Eugenio
Amburcí, químico y botánico belga,
profesor en el recién creado Instituto
Nacional de Agricultura. A estos
nombres hay que agregar los de San-
tiago Cortés, botánico: Antonio Var-
gas Vega, médico; Manuel Uribe Án-
gel, médico, geógrafo y químico; Car-
los Michelsen, médico y naturalista;
Eustaquio Santamaría, químico y
agrónomo; Wilhelm Sievers, geólogo
alemán que estudiaba la sierra nevada
de Santa Marta: Antonio Gómez Cal-
vo, médico precursor de la siquiatría;
Francisco José Tapias, médico y na-
turalista; y un grupo importante de numerosos estudios de física médica y Estampilla de correos
química orgánica. Juan de Dios Ca- en honor del sabio
médicos brillantes de la tradicional es- Mutis y José Jerónimo
cuela francesa anatomoclínica. rrasquilla Lema (1833-1905) fue autor Triana, ilustre botánico
de numerosos artículos, conferencias y que inició su obra en
Por aquellos años se publicaban en memorias sobre agronomía, química la Comisión Corográfica.
el país varias revistas científicas en agrícola, botánica y farmacia. Vicente
donde aparecían trabajos de los au- Restrepo (1837-1899) publicó trabajos
tores mencionados. Las más impor- sobre metalurgia de metales preciosos
tantes eran la Revista Médica de Bo-
gotá (fundada en 1873). El Agricultor Florentino Vezga
(1868). la Revista Farmacéutica, los (1833-1890), científico
Anales de la Universidad Nacional y la que contribuyó a fundar
Gaceta Agrícola del Estado de Cundi- la Sociedad de Medicina
namarca. y Ciencias Naturales,
en 1873. Publicó:
La enseñanza de las diversas cien- "La Expedición Botánica",
cias se daba a nivel elemental en los "Botánica indígena"
colegios de enseñanza secundaria, de e "Historia del estudio
los cuales había unos diez en el país. de la botánica".
A nivel profesional se daba en la Uni-
versidad Nacional, en Bogotá, en sus
Escuelas de Medicina y Ciencias Na-
turales y Matemáticas e Ingeniería; en
la Escuela de Medicina de la Univer-
sidad de Antioquia; en la Escuela de
Medicina de la Universidad del Cau-
ca; en la Escuela de Medicina de la
Universidad de Cartagena; y en el Ins-
tituto Nacional de Agricultura, creado
en 1880 pero cerrado en 1885.
Vale la pena mencionar algunas
obras de los más importantes científi-
cos de la época. Francisco Montoya
(1850-1922) fue profesor y autor de
162 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

y escribió el libro, hoy clásico, Estudio


sobre las minas de oro y plata en Co-
lombia.
Indalecio Liévano fue por muchos
años profesor de matemáticas y autor
de un famoso libro sobre aritmética
Liborio Zerda fue profesor de física v
química médicas, y escribió numero-
sos títulos sobre botánica, química
zoología, fisicoquímica, higiene, quí-
mica mineral y metalurgia. Tulio Os-
pina (1857-1921) fue profesor de geo-
logía por muchos años; redactó tra-
bajos sobre quina, gemas, cobre, bio-
logía y minerías, y escribió una Geo-
logía de Colombia y una Geología de
Antioquia. Rafael Nieto París (1839-
1899) dirigió el Observatorio Astro-
nómico, y había inventado varios apa-
ratos geométricos y para astronomía;
Manuel Uribe Ángel había escrito ar-
tículos sobre botánica médica y publi-
có una gran Geografía de Antioquia.
Nicolás Osorio publicó numerosos ar-
tículos sobre epidemias, vacunación,
epizootias, entomología y ganadería,
aparte de su afamado Estudio sobre
las quinas de Colombia. Francisco Ba-
yón había escrito sus Ensayos sobre xi-
lología, primer tratado completo so-
bre maderas colombianas.
Andrés Posada Arango (nacido en
Medellín en 1839 y muerto allí en
1909) estudió medicina y ciencias en
Europa y fue el primer profesor de bo-
tánica y zoología en la Universidad de
Fundación de la
Sociedad de Naturalistas Antioquia. Fue autor de numerosos
Neogranadinos, junio 9 trabajos sobre la botánica de Antio-
de 1858: Liborio Zerda, quia que quedaron reunidos en sus Es-
Florentino Vezga, tudios científicos, obra publicada en
Alejandro Lindig, 1909. Su coterráneo Joaquín Antonio
Ezequiel Uricoechea
y Francisco Bayón. Uribe (Sonsón 1858-Medellín 1935)
fue también un concienzudo investi-
gador de la flora de su región, de lo
cual son muestra sus libros Flora son-
sonesa y Cuadros de la naturaleza.
Uribe ha sido sin duda el más impor-
Indalecio Liévano tante de los botánicos antioqueños.
(1833-1913)
profesor de El fin del siglo XIX
matemáticas y autor
de un famoso libro
de aritmética y de En 1887 fue fundada la Escuela Na-
"Investigaciones cional de Minas en Medellín a favor de
científicas''. una ley nacional que lo había orde-
Capítulo 6 163

nado años atrás, y gracias al interés Liborio Zerda,


persistente de don Tulio Ospina. Uno dibujado por Alberto
de sus primeros graduados fue Juan de Urdaneta. Profesor de
física y química médicas,
la Cruz Posada (Medellín 1869-Me- escribió sobre botánica,
dellín 1964). Después de profundizar metalurgia, higiene y
sus estudios en la Universidad de Ber- muchos otros temas
keley volvió al país, en donde hizo una científicos.
larga y fructífera carrera como inge-
niero, profesor, escritor y administra-
dor público. Fruto de sus concienzu-
das investigaciones geológicas fue su
libro Bosquejo geológico de Antio-
quia. En el mismo campo científico
descolló en aquella época Fortunato
Pereira Gamba (Bogotá 1866-Bogotá
1936), quien había estudiado ingenie-
ría de minas en Europa y había reco- El médico y científico
rrido nuestro territorio estudiando su Andrés Posada Arango,
mineralogía y su geología. En el año primer profesor de
1901 publicó su obra más importante, botánica y zoología en
Riqueza mineral de Colombia, y en la Universidad de
Antioquia.
1919 publicó La vida en los Andes co-
lombianos.
Entre los ingenieros y científicos de
su tiempo se destaca también Francis-
co Javier Vergara y Velasco, nacido
en Popayán y graduado en la Univer-
sidad Nacional. De sus muchos infor-
mes y artículos sobre el territorio co-
lombiano descuellan su Nueva geogra-
fía de. Colombia y su Atlas geográfico
completo de Colombia. Manuel An-
tonio Rueda Jara (Villa del Rosario
1858-Bogotá 1907) se graduó como
profesor de matemáticas y como in-
geniero en la Universidad Nacional, y
durante toda su vida se dedicó a la en-
señanza de las matemáticas, para lo
cual escribió su Curso de aritmética y
su Curso de álgebra, que durante mu-
chos años sirvieron como textos de en-
señanza en colegios y universidades.
Los últimos lustros del siglo XIX vie-
ron el surgimiento de varias institucio-
nes académicas y científicas. En 1887
se funda la Sociedad Colombiana de
Ingenieros con cuarenta y dos miem-
bros de esa profesión, que desde sus
comienzos inició la publicación de la
revista Anales de Ingeniería, que ha
aparecido sin interrupciones hasta hoy
y en donde han sido publicados innu-
merables trabajos y estudios científi-
cos y técnicos. En el mismo año se
164 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

mo participó, en el mismo año, en la


fundación de la Academia Nacional de
Medicina que vino a sustituir a la an-
terior Sociedad de Medicina y Cien-
cias Naturales.

De los Mil Días a la gran crisis


Durante la guerra de los Mil Días los
científicos y las instituciones educati-
vas permanecieron en receso. Al re-
cuperarse la paz en 1902, comenzó a
despertar nuevamente el interés en es-
tos temas. Así, por ejemplo, en 1903
se constituyó la Sociedad Geográfica
de Colombia. En su larga vida ha aus-
piciado y ha publicado en su boletín
multitud de estudios sobre fisiografía,
geodesia, oceanografía, recursos na-
turales, climas, sismología, etc. En
Rector, Vicerrector y creó la Academia de Medicina de 1909 el gobierno del general Reyes
alumnos de la Antioquia. Tres años después, en creó la Oficina de Longitudes, que
Universidad Republicana, 1890, fue fundada en Bogotá la Uni- ejecutó amplias investigaciones sobre
fundada en 1890 por
Manuel Antonio Rueda,
versidad Republicana, con facultades astronomía, geodesia y geografía co-
José Herrera Otarte de derecho, ciencias naturales e inge- lombiana, hasta cuando, en 1935, fue
y Francisco Montoya. niería. Fue ésta una iniciativa del in- transformada en el Instituto Geográ-
geniero Manuel Antonio Rueda, del fico Agustín Codazzi.
naturalista José Herrera Olarte y del Con la paz, reanudaron sus activi-
médico Francisco Montoya. Este últi- dades las cinco únicas universidades

Plano de Santa Marta


publicado en el "Atlas
geográfico completo de
Colombia", del ingeniero
payanes Francisco Javier
Vergara y Velasco
(1860-1914)
autor también de una
"Nueva geografía
de Colombia" y de un
libro sobre el
archipiélago de San
Andrés, entre otras
muchas obras.
Capítulo 6 165

que vivían en aquellos años. En Bo-


gotá la Universidad Nacional reabrió
su facultad de matemáticas e ingenie-
ría y la de medicina y ciencias natu-
rales. En Medellín, en 1903, se reabrió
la Escuela de Minas, que había sido
clausurada por el gobierno en 1895.
En esa ciudad la Universidad de An-
tioquia restableció sus estudios, inclu-
yendo entre ellos los de ciencias na-
turales y química en su facultad de me-
dicina. En Popayán, la Universidad
del Cauca restableció sus cursos de
matemáticas y agrimensura. Y la Uni-
versidad Republicana, en Bogotá, vol-
vió a impartir enseñanza en sus escue-
las en ingeniería y ciencias naturales.
Todavía nuestras universidades refle-
jaban las limitaciones y la insuficiencia
de nuestro desarrollo científico, pero
a pesar de ello, un número importante
de investigadores distinguidos mante-
nían en alto a la tradición científica en-
tre nosotros y cultivaban muy variados
campos de la ciencia, incluyendo ma-
temáticas, química, botánica, zoolo-
gía, microbiología y otros. Signo de
esa actividad fue la creación en 1912
de la Sociedad de Ciencias Naturales 1880 y 1885. Para dirigir la nueva escue- Estampilla de correos
en Bogotá; y en el año 1915 de la So- la el gobierno trajo al científico belga en homenaje al
ciedad Antioqueña de Ingenieros, en Charles Denemoustier. Esta escuela centenario del
Medellín. nacimiento del sabio
pasó a convertirse, después de algunas Julio Garavito Armero,
Por iniciativa del gobierno del ge- peripecias, en la facultad de Agrono- celebrado el 5 de
neral Reyes, en 1910 visitó al país la mía de la Universidad Nacional, que enero de 1965.
Comisión Suiza de Ciencias Naturales, graduó sus primeros agrónomos en el Matemático e ingeniero
la cual recorrió la costa atlántica, año 1922. de la Universidad
Nacional, director del
Antioquia y Cundinamarca y recopiló En los primeros años de nuestro si- Observatorio
una abundante recolección de especies glo se dio en Bogotá un importante Astronómico, publicó
botánicas y animales, que sirvieron movimiento de estudio e investigación sus "Tablas de la Luna",
como material de trabajo para muchos en matemáticas que fue animado, fun- que le merecieron
biólogos colombianos y extranjeros en bautizar con su nombre
damentalmente, por el ejemplo de uno de los cráteres
años posteriores. Otro motivo de in- don Julio Garavito Armero (Bogotá lunares.
terés por las ciencias naturales fue la 1865-Bogotá 1920). Garavito se había
iniciación de estudios universitarios graduado como profesor de matemá-
sobre agronomía: en 1904 se abrió en ticas y como ingeniero civil en 1891 en
la Universidad de Antioquia la pri- la Universidad Nacional y desde en-
mera Escuela de Agronomía, de nivel tonces se había consagrado a la docen-
universitario, cuya vida sólo pudo es- cia y a la investigación. Entre 1890 y
tabilizarse a partir de 1916. Y en 1915 1920 fue director del Observatorio As-
el Ministerio de Agricultura y Comer- tronómico Nacional; y su muy extensa
cio creó en Bogotá la Escuela Superior como fecunda labor de enseñanza sólo
de Agronomía, con el propósito de re- fue interrumpida por la parálisis de la
vivir el antiguo instituto de esta es- universidad debida a la guerra de los
pecialidad que había operado entre Mil Días. En geografía y geodesia pu-
166

blicó trabajos sobre coordenadas geo- se graduó como ingeniero civil en la


gráficas de precisión, sobre el mapa Universidad Nacional, y fue allí pro-
del país, sobre restitución geodési- fesor de matemáticas y mecánica por
ca, etc. En matemáticas hizo muchí- muchos años. A él se debe el libro
simas investigaciones sobre geome- Historia de la cartografía de Colombia
trías no euclidianas, teoría de funcio- y el admirable ensayo Entidad de la fí-
nes, teoría de números, ecuaciones di- sica, donde apoya los modernos de-
ferenciales y ecuaciones algebraicas. sarrollos de dicha ciencia. Al lado de
En física sus investigaciones incluye- Rozo, debe mencionarse a su contem-
ron la mecánica racional, la teoría del poráneo y colega Melitón Escobar La-
electrón, la mecánica de materiales rrazábal, que sobresalió también co-
pulverulentos, la óptica física, la óp- mo brillante profesor de matemáticas
tica geométrica, el electromagnetismo en la misma universidad.
y la relatividad. Pero su obra magna Julio Carrizosa Valenzuela (Bogotá
fue en el campo de la astronomía y 1895-Bogotá 1972), se graduó como
consistió en el monumental trabajo ingeniero en la Universidad Nacional
Las tablas de la luna, que lamentable- en 1918 y desde entonces ejerció allí
mente quedó inconcluso. por muchos años las cátedras de geo-
Discípulo brillante de Garavito fue metría analítica y resistencia de ma-
Jorge Álvarez Lleras (Bogotá 1885- teriales. Fue rector de su universidad
Bogotá 1952), quien se graduó en la y ministro de Educación.
Universidad Nacional en 1907. Des- Jorge Acosta Villaveces (Fusagasu-
pués de ser profesor de matemáticas gá 1891-Bogotá 1965) se graduó como
en la facultad de Ingeniería de la Uni- ingeniero en 1911. Después de traba-
versidad de Nariño e ingeniero jefe jar en ferrocarriles y como actuario de
del Ferrocarril de Antioquia, volvió a la Superintendencia Bancaria volvió a
su ciudad como director del Observa- la facultad de Ingeniería de la Uni-
torio y profesor de matemáticas en la versidad Nacional como profesor de
Universidad Nacional. Por el resto de cálculo, donde enseñó casi hasta su
su vida Álvarez Lleras publicó innu- muerte, durante más de veinticinco
merables trabajos, libros y folletos de años. Merece destacarse su libro Aná-
los cuales merecen destacarse Latitud lisis matemático y numerosos artículos
y longitud del Observatorio Astronó- sobre actuaría y matemáticas apareci-
mico de Bogotá, Lecciones de electro- dos en la revista Anales de Ingeniería
técnica, Las teorías eléctricas moder- y en otras publicaciones.
nas, Elementos de meteorología tropi- El ingeniero Belisario Ruiz Wilches
cal, Electricidad para el obrero indus- (Bogotá 1887-Bogotá 1958) se graduó
trial, La radiación solar en la sabana en la Universidad Nacional en 1909 y
de Bogotá, y muchas más. Igualmente fue a enseñar matemáticas en la fa-
importante fue su labor de recopilar y cultad de Ingeniería de la Universidad
publicar muchos trabajos inéditos de de Nariño, que funcionaba en aquellos
Garavito, sobre quien publicó una años. Posteriormente participó en co-
completa biografía. misiones nombradas por el gobierno
Víctor E. Caro se graduó en la Uni- para la demarcación de límites con
versidad Nacional a principios del si- países vecinos. En 1935 fue nombrado
glo y por largo tiempo fue allí profesor primer director del Instituto Geográ-
de aritmética analítica. Resultado de fico Militar y Catastral Agustín Co-
sus lecciones y de sus investigaciones dazzi, recién creado en ese año. A lo
fue su interesante libro Los números: largo de su vida y en el desempeño de
su historia, sus propiedades, sus men- sus cargos, Ruiz Wilches hizo valiosos
tiras y sus verdades, que publicó en aportes a la geografía y a la geodesia
Bogotá en 1937. de Colombia.
Otro discípulo destacado de Gara- Rafael Torres Mariño fue otro dis-
vito fue Darío Rozo Martínez, quien cípulo aventajado de Garavito en la
Capítulo 6 167

facultad de Ingeniería de la Universi- Ricardo Lleras Codazzi,


dad Nacional. Después de ejercer va- ingeniero de la
rios años como ingeniero de ferroca- Escuela de Minas
rriles, se dedicó al cultivo de las ma- de Medellín,
descubridor del
temáticas y publicó en ese campo su mineral que él
libro Los juegos de azar en la especu- llamó viterbita,
lación: sus probabilidades del análisis, segundo director de la
en 1933. Comisión Científica
Nacional, miembro
En la Escuela de Minas de Medellín fundador de la Academia
(que desde 1911 había sido nacionali- Colombiana de Ciencias
zada), varios profesores extranjeros y presidente honorario
vinieron a reforzar la enseñanza de la de la Sociedad
ingeniería. El ingeniero italiano Calix- Colombiana
to Giordanengo trajo un moderno la- de Ingenieros.
boratorio para el tratamiento y ensayo
de minerales; el suizo Paul Zürcher
vino a enseñar electrotecnia; y el belga
Henri Denéve llegó como profesor de
física. En esa institución habían ga-
nado ya merecido prestigio algunos
profesores de matemáticas y otras
ciencias de la ingeniería, tanto por sus
sabias enseñanzas como por sus escri-
tos v trabajos. Jorge Rodríguez Lalin-
de (Medellín 1875-Medellín 1948) ha-
bía estudiado en la Universidad Na- ciones honoríficas en varios foros in-
cional, en Bogotá, y allí había obte- ternacionales.
nido sus títulos como profesor de ma- Como ya se ha visto, la geología y
temáticas e ingeniero. Después de la mineralogía habían sido cultivadas
especializarse en París en geometría y por varios estudiosos desde la época
estadística, volvió como profesor de de la Expedición Botánica y la Comi-
dichas materias a la Escuela de Minas. sión Corográfica. A principios del si-
Su mayor mérito didáctico y científico glo xx brilla en este campo el nombre
fue el de haber aclimatado en Colom- de Ricardo Lleras Codazzi (Bogotá
bia el estudio y la enseñanza de la es- 1869-Bogotá 1940), quien estudió en
tadística en el nivel universitario, en la la Escuela de Minas en Medellín y allí
formación de ingenieros. En unión del terminó su carrera como ingeniero ci-
ingeniero Alejandro López compiló y vil y de minas en 1891. Desde el año
publicó la primera monografía estadís- siguiente fue profesor de mineralogía
tica de Antioquia, en 1914. en la Universidad Republicana. A lo
Juan de Dios Higuita (Buriticá largo de toda su vida investigó y es-
1895-Cali 1982) estudió ingeniería civil cribió sobre geología y mineralogía
y de minas en la Escuela de Minas de de Colombia. Descubrió y caracterizó
Medellín, a comienzos del segundo por primera vez el mineral que él lla-
decenio del siglo. Durante casi vein- mó «viterbita». Se interesó por la teo-
ticinco años fue en esta escuela pro- ría de Wegener sobre la traslación de
los continentes, que ya hoy está ple-
fesor de trigonometría, geometría
namente establecida. Escribió tres re-
analítica y astronomía. A mediados de putados textos didácticos para los cur-
los años treinta fue uno de los prime- sos de petrografía, mineralogía y geo-
ros directores de la Oficina de Esta- logía, y además publicó multitud de
dística de la Contraloría General de la artículos y estudios sobre estas disci-
República; y en ese cargo elaboró el plinas. En 1925 fue jefe de la Comi-
importantísimo Estudio sobre los cen- sión Científica Nacional; y en 1927, di-
sos colombianos que le mereció men-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
168

rector del Museo Nacional. Recibió sempeñado en Berlín como profesor


distinciones académicas del gobierno de la Universidad, como geólogo del
de Francia y de otros países, y fue Estado y como miembro de la acade-
miembro fundador de la Academia mia. En 1914 vino a trabajar en las mi-
Colombiana de Ciencias Exactas, Fi- nas de esmeralda de Muzo y Chivor,
sicoquímicas y Naturales en 1937. y tres años después se le encomendó
Hacia 1915 había venido a Bogotá el la Comisión Científica Nacional, a la
geólogo español Miguel Gutiérrez cual dirigió Scheibe hasta su muerte
(Madrid 1883-Bogotá 1925) y fue pro- en 1923. Como fruto de sus extensos
fesor de esa ciencia en el Colegio de viajes de investigación, publicó nu-
San Bartolomé. Hizo trabajos aún hoy merosos trabajos sobre minas de es-
valiosos sobre esmeraldas, salinas y meraldas, sal, oro, carbón, tectónica y
rocas sedimentarias de la cordillera orogénesis de la cordillera oriental.
oriental. Durante la administración Especialmente valioso es su libro Geo-
del presidente Concha, por la ley 83 logía del sur de Antioquia.
de 1916, el gobierno creó la Comisión Después de la breve dirección de
Científica Nacional encargada de rea- Ricardo Lleras en la Comisión Cien-
lizar metódica y permanentemente el tífica, esa posición fue desempeñada
estudio de los recursos naturales de sucesivamente por los geólogos ale-
Colombia, especialmente sus recursos manes Otto Stützer, Ernest Scheibe
mineros. (entre 1924 y 1929), Emil Grosse
Como primer director de la comi- (1927-1931) y Enrique Hubach (1931-
sión, el gobierno nombró, en 1917, al 1934). Ernest Scheibe (hijo de Rober-
profesor Roberto Scheibe (Gera, Ale- to) permaneció en Colombia entre
mania 1859-Bogotá 1923), quien había 1924 y 1926, haciendo prolijos estu-
estudiado geología en las universida- dios sobre la rama oriental de nuestros
des de Halle, Jena y Gotinga, donde Andes. A su regreso a Alemania pu-
recibió su grado en 1882. Se había de- blicó en Berlín, en 1937, su libro Es-
tudios geológicos sobre la cordillera
oriental de Colombia.
Robert Scheibe,
profesor de la Emil Grosse estudió geología en las
Universidad de Berlín universidades de Charlottemburgo y
y geólogo del Estado Berlín. Vino a Colombia en 1920, lla-
alemán, trabajó en mado por el Ferrocarril de Antioquia
1914 en las minas de
Muzo y Chivor, y tres a reconocer los yacimientos carboní-
años más tarde se feros de ese departamento, y durante
puso al frente de la tres años condujo meticulosa y rigu-
Comisión Científica rosamente esos estudios. Fruto de este
Nacional, que dirigió
hasta su muerte, trabajo fue su maravillosa obra El ter-
ocurrida en Bogotá, ciario carbonífero en Antioquia, que
en 1923. Es muy publicó en Alemania después de re-
importante su libro gresar allá en 1932. Otra figura im-
"Geología del sur
de Antioquia". portante para la geología colombiana
en aquellos años es la del español José
Royo y Gómez (Castellón de la Plana
1895-Caracas 1961). Hacia 1920 se
graduó como geólogo en la Universi-
dad de Madrid; y en 1939 vino como
exiliado a Colombia por la guerra civil
de su patria, y aquí vivió hasta 1951.
Como geólogo del Ministerio de Mi-
nas realizó muchos trabajos valiosos
en paleontología y estratigrafía que su
autor compendió en el libro Los ver-
Capítulo 6 169

Padre Enrique Pérez


Arbeláez, director
del Herbario Nacional
Colombiano, fundador
del Instituto Botánico
en la Universidad
Nacional, impulsador
de la publicación de
la Flora de la
Expedición Botánica
y creador del Jardín
Botánico de Bogotá.

tebrados del terciario continental co- médico en la Universidad de Antio-


lombiano, y fue el creador y primer quia en 1922 y luego se especializó en
curador del Museo Geológico del Ser- medicina tropical en la escuela de me-
vicio Geológico Nacional. dicina de la Universidad de Harvard.
Otro campo científico que brilló por Uribe Piedrahíta fue un hombre mul-
la calidad de sus cultivadores desde tifacético que lo mismo descolló como
antes de los años treinta fue el de la microbiólogo y toxicólogo, que como
biología descriptiva. Entre sus culti- botánico, bioquímico, parasitólogo y
vadores más prestigiosos sobresalió novelista. Citar sus innumerables ar-
desde el principio del siglo el médico tículos y estudios sería excesivamente
Emilio Robledo Uribe (Salamina largo, pero hay que consignar expre-
1875-Bogotá 1961). quien se graduó samente el gran mérito de haber sido
en la Universidad de Antioquia en el el creador del Herbario Nacional Co-
año de 1900, y quien a lo largo de su lombiano.
dilatada y laboriosa vida se distinguió A esa generación perteneció el pa-
como médico, botánico, historiador, dre Enrique Pérez Arbeláez (Medellín
políglota, parasitólogo y poeta. En el 1896-Bogotá 1972), quien se graduó
campo de las ciencias naturales, ade- como doctor summa cum laude en
más de muchos artículos sobre flora y ciencias biológicas en la Universidad
plantas medicinales, merecen recor- de Munich. Toda su vida fue un in-
darse sus libros Lecciones de botánica cesante investigador, especialmente
y Los naturalistas antioqueños. sobre la botánica y la flora de Colom-
Carlos Cuervo Márquez (Bogotá bia. Fue director del Herbario Nacio-
1858-Bogotá 1930) fue un descollante nal Colombiano en el Ministerio de
autodidacta, quien entre sus cargos Industrias en 1930; fundador del Ins-
gubernamentales y diplomáticos halló tituto Botánico de la Universidad Na-
tiempo para la investigación y para pu- cional; propulsor de la publicación de
blicar sus libros Estudios arqueológi- la flora de Mutis; y creador del Jardín
cos y etnográficos americanos (1891) y Botánico de Bogotá. De sus princi-
Tratado elemental de botánica (1913). pales libros deben destacarse los si-
César Uribe Piedrahíta (Medellín guientes: Biología moderna, Botánica
1897-Bogotá 1951) se graduó como del cafeto, Las plantas: su vida y su
170 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

clasificación, Plantas útiles de Colom- sión Científica, y desde esa época has-
bia, Recursos naturales de Colombia, ta el fin de su vida, en Colombia, fue
Hilea magdalenensis, Plantas medici- profesor en la Universidad Nacional
nales y venenosas de Colombia, y mu- en Bogotá y en la Universidad del
chísimas más. Cauca. Como infatigable investigador
En la época que referimos ya fun- realizó en nuestro país una prodigiosa
cionaban en Colombia ocho institucio- obra geológica, especialmente en pe-
nes universitarias que impartían en- trografía, paleontología y estratigrafía
señanza sobre ciencias o sobre carre- cuya extensión y rigor casi no encuen-
ras profesionales basadas en ciencias tra par entre nosotros.
de la naturaleza. En efecto, en los Roberto Wokittel (Alemania 1893-
años próximos a 1920, existían los si- Alemania 1970) estudió geología en la
guientes institutos: Universidad Técnica de Berlín, en
1. La Universidad Nacional, en Bo- donde luego fue profesor por algunos
gotá, con sus facultades de matemáti- años. En 1925 vino a nuestro país
cas e ingeniería y de medicina y cien- como profesor de geología y minera-
cias naturales. logía de la Escuela de Minas en Me-
2. La Universidad de Antioquia, en dellín, y allí permaneció hasta 1937.
Medellín, con facultad de medicina y En este año regresó a su patria. En
ciencias naturales. 1949 volvió a nuestro país y aquí vivió
3. La Escuela de Minas, en Mede- los siguientes veinte años, hasta poco
llín, que preparaba ingenieros civiles y antes de su muerte, casi siempre vin-
de minas. culado a la sección de estudios geoló-
4. La Universidad del Cauca, en gicos y mineros del Ministerio de Mi-
Popayán, con su facultad de ingeniería nas. Además de sus múltiples infor-
civil. mes sobre geología de distintas regio-
5. La Universidad de Cartagena, nes de Colombia, merece citarse la
con facultad de medicina. gran compilación de estudios geológi-
6. La Universidad de Nariño, en cos sobre nuestro país, que publicó
Pasto, con facultad de ingeniería civil. con el nombre de Recursos minerales
7. El Instituto Técnico Central, en de Colombia.
Bogotá, con una incipiente facultad de El geólogo Hans Bürgl (Viena 1907-
ingeniería civil. Bogotá 1966) vino al país en 1951. En
8. La Universidad Republicana, en los quince años que vivió entre noso-
Bogotá, que tuvo facultad de ingenie- tros, Bürgl hizo innumerables trabajos
ría civil hasta cuando fue cerrada en y estudios en mineralogía, cristalogra-
1920. fía y geología y escribió su importante
libro Historia geológica de Colombia.
De la gran crisis Discípulo de los eminentes geólogos
a mediados del siglo alemanes fue el ingeniero Benjamín
Alvarado Biester, graduado en la Uni-
Una de las labores científicas más des- versidad Nacional, a quien se le deben
tacadas de los años treinta fue la que innumerables trabajos sobre geología
cumplieron los geólogos alemanes y y minas del país que aún continúan ha-
colombianos que trabajaron en la Co- ciendo aportes en su campo científico.
misión Científica Nacional. Enrique El hermano Apolinar María (Nico-
Hubach (Osorno, Chile, 1894-Popa- lás Seiler. Alsacia. Francia, 1867-Bo-
yán 1968) había estudiado geología en gotá 1949) vino a Colombia en 1902
la Universidad de Berlín y vino a Co- como profesor al Colegio de La Salle,
lombia en 1922 a trabajaren el Minis- de las escuelas cristianas. Como geó-
terio de Minas y Petróleos para el cual logo, entomólogo y botánico desem-
realizó numerosos estudios geológicos
en diversas regiones del país. Entre peñó una fecunda obra de compilación
1931 y 1934 fue director de la Comi- y clasificación de especies mineraló-
gicas, botánicas y animales, con las
171
Capítulo 6

cuales formó el museo de La Salle, mineralogista), Luis María Murillo


que llegó a ser reputado como el más (entomólogo y biólogo), Enrique Pé-
rico del país en ciencias naturales, rez Arbeláez (botánico), Darío Rozo
pero que desgraciadamente fue des- Martínez (matemático y físico), Ra-
truido el 9 de abril de 1948. fael Torres Mariño (ingeniero y ma-
En 1932 vino a Colombia el botá- temático), Calixto Torres Umaña
nico catalán Josep Cuatrecasas, enton- (médico y epidemiólogo) y César Uri-
ces director del Jardín Botánico del be Piedrahíta (médico, biólogo y es-
Prado. Permaneció en el país por va- critor). Desde su fundación, la Aca-
rios años dirigiendo el Instituto Botá- demia ha sido centro de estudios cien-
nico (posteriormente Instituto de tíficos de alta categoría y ha publicado
Ciencias Naturales de la Universidad ininterrumpidamente su revista, en la
Nacional) y como profesor fundador cual han aparecido trabajos de sus
de la Escuela de Agronomía de Cali. miembros colombianos y del exterior
Años después Cuatrecasas se fue al y de otros calificados colaboradores.
Instituto Smithsoniano en Washington La misma administración López Pu-
pero desde allí, hasta su muerte, si- marejo hizo expedir la ley 68 de 1935,
guió investigando y publicando sobre por la cual se reorganizó la Universi-
botánica de Colombia. dad Nacional y se ordenó la construc-
Con el hermano Apolinar María ción de la actual ciudad universitaria.
vino también de Europa el hermano En el mismo año, el mismo gobierno
Nicéforo María, quien realizó una la- fundó la Escuela Normal Superior, en
bor investigativa y pedagógica similar Bogotá, para preparar profesores de
a la del primero en el campo de las enseñanza media y universitaria en va-
ciencias naturales. Lo mismo puede rias ramas de la ciencia y la cultura.
decirse del hermano Daniel (Daniel Esta escuela, dirigida por el médico y
González, antioqueño), cuya labor de siquiatra José Francisco Socarrás, tra-
investigador y pedagogo sobre botá- jo excelentes profesores europeos
nica es de las más extensas que se han como el geógrafo Pablo Vila, el lin-
realizado en nuestro país. güista José Urbano González de la Ca-
Los años treinta, dominados por ad- lle, el físico y matemático Otto Freu-
ministraciones liberales progresistas dental, los historiadores Gerhardt Ma-
en el gobierno, fueron fértiles en la sur y Rudolf Hommes, y los arqueó-
creación de instituciones científicas. logos y antropólogos Justus Wolfgang
Sin duda la más importante fue la Schotelius y Paul Rivet. La Escuela
Academia Colombiana de Ciencias Normal tuvo una influencia decisiva y
Exactas, fisicoquímicas y Naturales, excelente en el mejoramiento de la en-
que fue creada por la ley 34 de 1933 y señanza de las ciencias en el bachille-
reglamentada por el presidente Alfon- rato y en la universidad a lo largo de
so López Pumarejo por decreto 1218 los veinte años siguientes.
de 1936. Al instalarse, los miembros También en 1935, la administración
constituyentes de la Academia fueron: López Pumarejo fundó el Instituto
Jorge Acosta Villaveces (ingeniero y Geográfico Militar y Catastral Agustín
matemático), Jorge Álvarez Lleras Codazzi, que desde entonces ha sido
(ingeniero, matemático, físico y astró- importantísima escuela y centro de es-
nomo), Antonio María Barriga Villal- tudio sobre geografía, geofísica, geo-
ba (químico), Alberto Borda Tanco desia, geología, agrología, aerofoto-
(ingeniero y geógrafo), Julio Carrizo- grametría y todas las demás ciencias
sa Valenzuela (ingeniero y matemáti- de la tierra. Este instituto fue el re-
co), Víctor E. Caro (matemático), sultado de la transformación de la an-
Luis Cuervo Márquez (historiador y terior Oficina de Longitudes.
geógrafo), Federico Lleras Acosta Desde 1928, el gobierno nacional
(médico y microbiólogo), Ricardo había fundado la Estación Agrícola
Lleras Codazzi (ingeniero, geógrafo y Experimental de Palmira, mediante
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
172

los esfuerzos del agrónomo y botánico Para crear la Escuela de Química de


Ciro Molina García. Luego, en 1935, la Universidad Nacional se constituyó
el gobierno fundó en Cali la Escuela un valioso equipo de profesores, en-
de Agricultura Tropical, a instancias cabezado por los españoles Antonio
del médico Demetrio García Vásquez, García Banús, Rodolfo Low Maus y
la cual, en 1940, fue trasladada a Pal- Manuel García Reyes, junto con los
mira y convertida en facultad de agro- químicos colombianos Eduardo Lleras
nomía de la Universidad Nacional. Codazzi y Luis Montoya Valenzuela.
Ese interés oficial en la investiga- Eduardo Lleras Codazzi se había
ción agronómica se tradujo también graduado como ingeniero civil en la
en la fundación por el gobierno de la Universidad Nacional, pero se había
Estación Experimental Agrícola de dedicado especialmente, como auto-
Armero, Tolima, en 1936, cuya mag- didacta, al estudio de la química, par-
nífica labor habría de ser la base para ticularmente de la química mineral, y
el mejoramiento de cultivos como el en este campo había desempeñado di-
ajonjolí, el algodón y el arroz en las versos cargos oficiales. De su misma
planicies del Magdalena. generación era Antonio María Barriga
Muchísimos de estos trabajos de in- Villalba, quien se había formado co-
vestigación agrícola encontraron un mo químico y biólogo en universida-
medio de divulgación en la Revista Na- des del exterior y quien fue por largo
cional de Agricultura, que había sido tiempo director de la Casa de la Mo-
y sigue siendo publicada por la Socie- neda y autor de gran número de en-
dad de Agricultores de Colombia des- sayos y estudios sobre química mine-
de sus comienzos en el siglo pasado, y ral, fitoquímica y metalurgia.
en la Revista de Agricultura Tropical En el área de la química se distin-
de la Sociedad Colombiana de Inge- guió desde aquel tiempo Joaquín Mo-
nieros Agrónomos. lano Campuzano (nacido en Bogotá.
Otro valioso y fructífero centro de 1903), quien se había formado en Eu-
investigación ha sido desde aquella ropa como químico y biólogo. Entre
época el Centro Nacional de Investi- sus muchas publicaciones deben citar-
gaciones del Café, Cenicafé, fundado se el libro Limnología colombiana y el
en 1938 por la Federación Nacional de folleto «Manual de ensayos prácticos e
Cafeteros en Chinchiná, cerca de Ma- industriales de la leche».
nizales. Antonio García Banús fue un distin-
En el campo de la química, cabe re- guido químico español que salió de su
cordar, también a mediados de los patria exiliado durante la guerra civil
años treinta, la fundación del Labo- en 1937 y vino a vivir en Colombia.
ratorio Nacional de Química, inicial- Habiendo sido catedrático en la Uni-
mente adscrito al Ministerio de Indus- versidad Central de Madrid, puso sus
trias, y dedicado con especialidad al mayores esfuerzos en que se creara la
análisis y caracterización de los mine- Escuela de Química de la Universidad
rales del territorio nacional. Nacional en Bogotá, la cual inició la-
La Universidad Nacional se moder- bores en 1938. Allí fue profesor e in-
nizaba y transformaba rápidamente en vestigador por muchos años.
aquellos años. En 1935 creó sus facul- Rodolfo Low Maus (nacido en Bar-
tades de arquitectura, enfermería y men, España, 1912) se doctoró con
odontología; y en 1938 abrió en Bo- honores en la Universidad de Barce-
gotá sus escuelas de química y de far- lona, y se especializó en Alemania y
macia. La fundación de la escuela de España en química del caucho. Vino
química respondía al gran interés de también exiliado de la guerra civil es-
aquellos gobiernos por respaldar el es- pañola e ingresó como profesor a la
fuerzo de industrialización que se rea- Escuela de Química de la Universidad
lizaba activamente por entonces, es- Nacional, donde enseñó por muchos
pecialmente en Bogotá y en Medellín. años antes de trasladarse a Bucara-
173

Capítulo 6

manga como rector de la Universidad entomología y la parasitología botá-


Industrial de Santander. Ha publicado nica. En 1927 contribuyó a fundar el
numerosos estudios y artículos so- Instituto de Biología en el Ministerio
bre química orgánica, inorgánica y de Agricultura, actuando como su pri-
fitoquímica. mer subdirector y jefe del servicio de
Entre las figuras distinguidas por Entomología Económica. Allí hizo los
sus trabajos en química debe citarse a primeros estudios sobre control bio-
Jorge Ancízar Sordo, nacido en Bo- lógico de plagas y sobre relaciones
gotá a principios del siglo y quien re- bioclimáticas entre los insectos y los
cibió su doctorado en la Universidad suelos. Entre sus numerosas obras
de Freiburg (Suiza). Como profesio- conviene recordar los libros Sentido de
nal fue director técnico de la naciente una lucha biológica, Los insectos y el
Industria Militar y del Laboratorio clima y Colombia, un archipiélago bio-
Químico Nacional. Como investigador lógico.
publicó muchos artículos en revistas Uno de los primeros curadores del
científicas de Colombia y del exterior. Herbario Nacional fue Hernando Gar-
Entre sus libros descuellan Introduc- cía Barriga, ayudante y discípulo del
ción al estudio de la química orgánica padre Pérez Arbeláez. Además de nu-
y Conservemos la fertilidad de nuestro merosos artículos sobre botánica des-
suelo. Y de sus muchos artículos pue- criptiva, se le debe el muy valioso li-
den señalarse «La fabricación de ácido bro Flora medicinal de Colombia. Sus
sulfúrico y abonos químicos en Co- importantes trabajos le valieron un
lombia», «Empobrecimiento de los puesto en la Academia Colombiana de
suelos de Colombia y sus repercusio- Ciencias.
nes en la ganadería» y «La fabricación El padre Lorenzo Uribe Uribe
de derivados de cloruro de sodio en (Sonsón 1905-Bogotá 1981) fue hijo
Colombia». de don Joaquín Antonio Uribe y he-
Los últimos años treinta y primeros redó de su padre la pasión por la en-
de los cuarenta vieron una gran acti- señanza e investigación de las ciencias
vidad en las ciencias naturales colom- naturales. Después de estudiar en Ho-
bianas. En 1940 el padre Enrique Pé- landa vino a la Universidad Javeriana
rez Arbeláez logra convertir el Her- como profesor de cosmología y se de-
bario Nacional en el Instituto de Cien- dicó al cultivo de la botánica durante
cias Naturales de la Universidad Na- el resto de su vida. Sus principales tra-
cional, del cual fue primer director. bajos científicos los hizo en taxonomía
Allí fue a trabajar Armando Dugand y morfología de plantas.
Gnecco, que había nacido en Barran- Esta constelación de científicos de
quilla en 1906 y se había formado la naturaleza dejó una de las más va-
como naturalista en París. En el ins- liosas y originales acumulaciones de
tituto, Dugand fundó la revista botá- ciencia que se hayan hecho en Colom-
nica Caldasia y escribió asiduamente bia. En este siglo, han sido los natu-
en Lozanía y Mutisia, otras dos publi- ralistas colombianos los que han he-
caciones del mismo instituto. Fue el cho una labor más prolongada y más
segundo director del instituto y autor creativa entre las distintas ramas de la
de más de setenta monografías y es- ciencia en el país.
tudios sobre la flora y la fauna de Co- Un poco más reciente es la valiosa
lombia, de las cuales descubrió y cla- obra de un grupo de geógrafos y car-
sificó casi cien nuevas especies. Su li- tógrafos cuya mención se abre con el
bro más importante es Estudios geo- general Julio Londoño, nacido en
botánicos colombianos. Abejorral (Antioquia), en 1901. Ade-
Luis María Murillo Quinche nació más de su meritoria y larga carrera mi-
en Guasca (Cundinamarca) en 1903 y litar, el general Londoño fue incan-
fue un autodidacta que se formó como sable viajero y estudioso de nuestra
biólogo, especialmente en el área de la geografía. En 1952 fundó el Centro de
174 Nueva Historia de Colombia. Vol. ¡y

Investigaciones Geográficas, donde se lentamente desde el fin de la primera


encontraron también José Ignacio guerra mundial, a medida que la in-
Ruiz, Ernesto Guhl, Luis Duque Gó- fluencia norteamericana se iba hacien-
mez, Julio Cubillos, Jesús Emilio Ra- do sentir paulatinamente. Pero des-
mírez y Antonio Pineda Giraldo. Al pués de la segunda guerra mundial en-
general Londoño se deben dos impor- traron de lleno a nuestras universida-
tantes libros: Geopolítica de Colombia des y a nuestros centros técnicos y
y Diccionario geográfico histórico del científicos las orientaciones estadou-
departamento del Huila. nidenses, marcadas por sus autores,
El geógrafo alemán Ernesto Guhl sus textos, sus manuales y la influencia
vino a Colombia poco antes de la se- de sus grandes universidades.
gunda guerra mundial. Como profesor Como resultado de estas nuevas in-
universitario y funcionario del Estado fluencias culturales y del interés de los
ha recorrido el país y ha escrito exten- gobiernos de entonces por la diversi-
samente sobre nuestra geografía. De ficación y el avance de las ciencias,
sus obras sobresalen Colombia. Bos- hasta 1940 la Universidad Nacional
quejo de su geografía tropical. Como creó varias nuevas carreras, incluyen-
investigadores y profesores es justo in- do las de geología, economía e inge-
cluir en esta relación los nombres del niería química en Bogotá; así como las
hermano Justo Ramón, autor de la de geología y petróleos e ingeniería de
Geografía superior de Colombia y de minas y metalurgia en la Escuela de Mi-
Las fuentes de los ríos Magdalena y nas de Medellín. Además, en 1946,
Caquetá; del ingeniero Eduardo Ace- abrió su primera facultad de ciencias
vedo Latorre, geógrafo e historiador para enseñar materias que, a pesar de
largamente vinculado al Instituto su importancia, no figuraban hasta en-
Agustín Codazzi; del ingeniero Daniel tonces en los programas de las carreras
Ortega Ricaurte, cartógrafo y autor de tradicionales. Allí se dieron cursos am-
numerosos estudios sobre la Amazo- plios sobre mineralogía, paleontología,
nia y sobre los cayos colombianos y el geodesia, geofísica y fotogrametría.
Caribe, así como del libro La hoya
amazónica (1935); y el ingeniero Por otra parte, la intensificación de
Eduardo Posada, cartógrafo y explo- la actividad industrial y la demanda
rador, autor de los libros Canal del creciente por ingenieros químicos lle-
Atrato y Chocó. varon al establecimiento de los estu-
dios de esta carrera en varias univer-
Hasta antes de la segunda guerra sidades, unas ya antiguas y otras re-
mundial, la enseñanza y el cultivo de cién fundadas. La primera se estable-
las ciencias en Colombia habían esta- ció en la Universidad Bolivariana de
do acentuadamente influidos por los Medellín, en 1938, y rápidamente si-
centros culturales y científicos euro- guieron: la Universidad Nacional y la
peos, y muy especialmente por los de Universidad del Atlántico, en 1941; la
Francia. Allá estudiaban muchos co- Universidad de Antioquia, en 1943; y
lombianos para adquirir o perfeccio- la Universidad Industrial de Santan-
nar su preparación científica y técnica. der, así como la del Valle, en 1948. El
Franceses eran los autores de casi to- establecimiento de estos estudios
dos los libros de matemáticas, medi- inauguraba entre nosotros la enseñan-
cina, ciencias naturales, astronomía y za y el estudio más amplios y profun-
otras disciplinas que se enseñaban en dos de disciplinas como la química or-
nuestros colegios y universidades. La gánica e inorgánica, la física, la fisi-
lengua francesa era de dominio obli- coquímica, la termodinámica y la hi-
gado para nuestros estudiosos y eru- dráulica.
ditos. Los autores científicos y los ins- Por razones parecidas, concernien-
titutos de máximo prestigio eran fran- tes a la industrialización, se fundaron
ceses. Esta situación de predominio de las primeras facultades de ingeniería
lo francés había empezado a cambiar eléctrica: en la Universidad Industrial
Capítulo 6 175

de Santander y en la del Valle, en bianos, sobre lo cual publicó nume-


1948; en la de los Andes, en 1949; y rosos artículos en la revista de la Aca-
en la Bolivariana, en 1951. Esta nueva demia Colombiana de Ciencias.
profesión implicaba una enseñanza Rafael Romero Castañeda, tolimense,
más amplia de la física, como ciencia autodidacta, completó su formación
fundamental de la ingeniería, y de en el exterior y como resultado de sus
ciencias nuevas como la teoría de cir- extensos trabajos botánicos publicó
cuitos eléctricos y la electrónica (cien- varios libros, de los cuales se destacan:
cia formada en este siglo xx). Las pri- Frutas silvestres de Colombia y Flora
meras facultades de ingeniería mecá- de la región central del departamento
nica surgieron en las universidades del de Bolívar. Gustavo Huertas G. tra-
Valle y de Santander, en 1948; en la bajó largamente en nuestra paleobo-
de los Andes, en 1949; y en la de tánica, recopilando y estudiando asi-
América, en 1950. Ellas comportaban duamente una magnífica colección de
una ampliación de la enseñanza de plantas fósiles de nuestro territorio.
ciencias fundamentales como la física, Ciro Molina Garcés fue un distin-
la mecánica analítica, la metalurgia y guido promotor y cultivador de la in-
la termodinámica. vestigación botánica y agropecuaria en
el Valle del Cauca, su tierra natal, y
De 1950 a hoy de sus viajes por varios países obtuvo
una magnífica colección de semillas y
Al promediar el siglo xx se registró ejemplares de árboles forrajeros.
una gran actividad en la investigación También vallecaucano es el científico
botánica, inspirada sin duda por el Víctor Manuel Patiño, que ha dedi-
ejemplo y la personalidad del padre cado su vida a la investigación botá-
Pérez Arbeláez, y favorecida por la nica, agrícola y forestal y a escribir
existencia del Instituto de Ciencias una extensa obra sobre los cultivos en
Naturales de la Universidad Nacional, Colombia y su propagación, así como
en Bogotá, donde trabajó en aquellos a crear y enriquecer el Jardín Botánico
años un destacado grupo de naturalis- de Tuluá.
tas. Una de ellas fue María Teresa Este renovado interés por las cien-
Murillo (hija del ya mencionado Luis cias naturales encontraba su contra-
María Murillo), quien se dedicó al es- parte en el gobierno con la creación de
tudio de las plantas pteridofitas, e hizo instituciones de fomento, como fue
numerosas publicaciones en el país y el Departamento de Investigaciones
en el exterior sobre sus hallazgos de Agropecuarias, DIA, en 1950, que
nuevas especies. José María Idrobo, realizó una prolongada y muy fructí-
químico y botánico, trabajó por mu- fera labor de investigación aplicada en
cho tiempo en el estudio de las ma- fitopatología, genética, entomología,
rantáceas, especialmente las de la suelos, climatología, sanidad animal y
cuenca amazónica, donde encontró
mejoramiento de variedades. El DIA
varias nuevas especies a cuyo conoci-
miento ha dedicado especial interés. logró muchísimos e importantes resul-
Alvaro Fernández Pérez, payanés, se tados en el mejoramiento de la agri-
interesó particularmente en contribuir cultura colombiana. Años después, en
al inventario fotográfico de las plantas 1968, se le dio autonomía y se convir-
de Colombia, incluyendo muchas de tió en el Instituto Colombiano Agro-
las que fueron dibujadas por la Ex- pecuario, ICA, que ha mantenido una
pedición Botánica y cuyas imágenes se labor científica altamente provechosa
encuentran en Madrid. Daniel Mesa para el avance de la agricultura y la ga-
Bernal, de Medellín, trabajó asidua- nadería nacional.
mente en enriquecer el Herbario Na- En 1950 la Fundación Rockefeller
cional y estudió ampliamente el diag- de Nueva York se vinculó a la inves-
nóstico de los suelos agrícolas colom- tigación agropecuaria y a la investi-
gación médica en Colombia, mediante
176
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

un convenio de cooperación con el go- rreras de agronomía, zootecnia e in-


bierno nacional. Gracias al apoyo de geniería forestal.
esta fundación, se lograron en el DIA 12. La Universidad del Valle, con
y en las facultades de agronomía de carreras de ingeniería química, inge-
Medellín y Palmira grandes avances niería electromecánica y medicina.
en cultivos de maíz, arroz, legumino- 13. La Universidad de Cartagena,
sas y papa, así como en ganadería. con carreras de ingeniería civil y me-
Al comenzar el decenio de los cin- dicina.
cuenta había ya en el país un buen nú- 14. La Universidad Tecnológica y
mero de universidades, y casi todas Pedagógica de Tunja, con licenciatu-
ellas impartían carreras profesionales ras en biología y química, física y ma-
que implican la enseñanza de ciencias temáticas, y carreras de ingeniería de
básicas en niveles más o menos avan- transportes y metalúrgica.
zados. En efecto, hacia 1955, funcio- 15. La Universidad del Atlántico,
naban: con ingeniería química y licenciatura
1. La Universidad Nacional, con en ciencias de la educación.
sedes en Bogotá, Medellín, Palmira y Solamente la Universidad de Me-
Manizales, con carreras de ingeniería dellín y la de Nariño no impartían en-
civil, ingeniería de minas y metalurgia, tonces estudios profesionales relacio-
ingeniería de petróleos, geología, me- nados con las ciencias básicas a que
dicina, odontología, agronomía, vete- hacemos referencia aquí.
rinaria y matemáticas. Merece recordarse la fundación del
2. La Universidad Javeriana, en Instituto Colombiano de Especializa-
Bogotá, con carreras de medicina e in- ción Técnica en el Exterior (ICETEX)
geniería civil. en 1950, porque desde ese primer mo-
3. La Universidad de los Andes, en mento esta entidad ha tenido un papel
Bogotá, con carreras de ingeniería ci- decisivo en la extensión y en la ele-
vil, mecánica, eléctrica y biología. vación del conocimiento científico, a
4. La Universidad Gran Colombia, través del envío de estudiantes colom-
con carrera de ingeniería civil. bianos a los países más avanzados en
5. La Universidad de América donde ellos han podido absorber y
(fundada en 1950, en Bogotá) con ca- traer a Colombia los conocimientos
rreras de ingeniería química, mecánica técnicos y científicos correspondientes
e industrial. a los más altos niveles de formación
6. La Universidad de San Luis, en profesional. En esta forma se ha ex-
Bogotá, con carreras de ingeniería tendido y se ha profundizado el do-
mecánica, eléctrica y civil. minio de todas las ciencias entre un
7. La Universidad de Antioquia, número mucho más grande de estu-
con carreras de medicina, odontología diosos y cultivadores.
e ingeniería química, y licenciaturas En respuesta a las nuevas tenden-
en química, biología, física y mate- cias que venían de Europa y Estados
máticas. Unidos en el estudio de las matemá-
8. La Universidad Pontificia Boli- ticas, varias universidades procedie-
variana, con carreras de ingeniería ron a formalizar su enseñanza. La
química y eléctrica. Universidad Nacional creó en 1951 la
9. La Universidad Industrial de carrera de matemáticas, y en 1955 or-
Santander, con carreras de ingeniería ganizó el correspondiente departa-
eléctrica, mecánica, química, metalur- mento académico. La Universidad del
gia y de petróleos. Valle había creado en 1953, como ini-
10. La Universidad de Caldas, en ciativa novedosa en el país, su Depar-
Manizales, con carreras de medicina, tamento de Física y Matemáticas. Y a
agronomía y veterinaria. comienzos o a mediados de los años
11. La Universidad del Tolima sesenta lo hicieron la Universidad de
(fundada en 1950, en Ibagué) con ca- Antioquia, la Industrial de Santander
Capítulo 6 177

y las demás en donde se impartía la


docencia en estas materias. Para im-
pulsar el estudio de las matemáticas a
un nivel más avanzado se fundó en
Bogotá, en 1952, la Revista de Mate-
máticas Elementales, que años después
se transformó en la Revista Colombia-
na de Matemáticas, que aún continúa
publicándose. Poco después, un grupo
ya numeroso de profesores universi-
tarios crearon en el año 1956 la Socie-
dad Colombiana de Matemáticas cuyo
primer presidente fue Julio Carrizosa
Valenzuela.
Gran impulsor de esta renovación y
de este ímpetu en la enseñanza de la
matemática fue. desde entonces, el
profesor Cario Federici Casa (nacido
en Génova, Italia) quien vino en 1948
al país, traído por la Universidad Na-
cional, y que fue el creador de esa ca-
rrera profesional en dicha universi-
dad. Desde entonces, la figura emi-
nente del profesor Federici ha estado
asociada al gran avance que se ha re-
gistrado en la enseñanza, en la inves-
tigación y en la extensión, no sólo de
las matemáticas sino de la física, la ló-
gica y la epistemología en las univer-
sidades del país. Estimulados por el
profesor Federici, estuvieron en el
país a mediados y finales de los años
cincuenta matemáticos europeos como
Laurent Schwartz, Jean Dieudoné y
Juan Horvath, como profesores visitan-
tes en algunas universidades.
En la historia de la matemática co- También ingenieros fueron varios Profesor Carlo Federici,
lombiana merece una mención espe- que se destacaron en la docencia y en creador de la carrera
el estudio de las matemáticas en la de matemáticas en la
cial el nombre del profesor Luis de Universidad Nacional,
Greiff Bravo (Barranquilla 1908-Me- Universidad Nacional de Bogotá. Uno traído al país desde
dellín 1967), ingeniero civil y de mi- de ellos fue Leopoldo Guerra Porto- Italia en 1948
nas, graduado en 1935 en la Escuela carrero (Bogotá 1911-Bogotá 1965),
de Minas, donde fue por muchos años que fue profesor y directivo de esa
profesor de matemáticas y de mecá- Universidad por largos años. Otto de
nica, y donde impuso un elevado nivel Greiff Haeusler (nacido en Medellín
de estudios matemáticos en la forma- en 1905), ingeniero civil de la Escuela
ción de los ingenieros de esa institu- de Minas, enseñó cálculo y geometría
ción. Fruto de sus muchos cursos son analítica en la misma universidad por
largo tiempo; así como Gustavo Perry
sus Lecciones de trigonometría, su Zubieta (nacido en Tunja, 1912), in-
Geometría analítica plana y del espacio geniero civil y profesor de la Univer-
y sus Investigaciones matemáticas se- sidad Nacional.
lectivas, este último compilado póstu-
mamente por la Sociedad Antioqueña Entre mediados de los cuarenta y
de Ingenieros. mediados de los años sesenta se des-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
178

tacó la labor de un grupo de geólogos sus instalaciones y sus equipos huma-


distinguidos, cuyo principal represen- nos y se capacitó para ejecutar inves-
tante fue el padre Jesús Emilio Ra- tigación aplicada en varios otros cam-
mírez González (Yolombó, Antioquia pos, tales como ingeniería química,
1904-Bogotá 1981). El padre Ramírez metalurgia, tecnología industrial, es-
hizo en Alemania sus estudios como tudios de materiales, etc.
geólogo y geofísico y allí se especializó Continuador de la larga obra de los
en paleontología y estratigrafía. De investigadores botánicos que se han
regreso al país fue profesor durante mencionado ha sido el profesor Luis
varios años de geología y mineralogía Eduardo Mora Osejo, graduado como
en la Universidad Javeriana, y funda- biólogo en la Universidad Nacional,
dor del Observatorio Meteorológico en donde ha desempeñado una fecun-
de San Bartolomé y del Instituto Geo- da labor docente y de investigación,
físico de los Andes. Además de nu- que está representada en sus nume-
merosos artículos en periódicos y en rosos trabajos en varias revistas cien-
revistas científicas, escribió varios li- tíficas.
bros entre los cuales sobresalen su
Historia de los terremotos en Colombia En los años cincuenta y sesenta co-
y Los volcanes en Colombia. Cuando menzó a tomar una mejor definición
se fundó en 1960 la Sociedad Colom- académica la enseñanza de la física en
biana de Geología, su primer presi- las universidades, tanto por parte de
dente fue este distinguido sacerdote. profesores nacionales como de profe-
sores extranjeros. De los primeros hay
Otro gran investigador de la geolo- que mencionar, en la Universidad Na-
gía y la mineralogía nacional ha sido cional, los nombres de los profesores
el ingeniero Gerardo Botero Arango, Hernando Franco Sánchez y Guiller-
graduado en la Escuela de Minas en mo Castillo Torres; y de los segundos,
1936, en donde por muchos años fue los profesores Henri Yerly (suizo),
profesor de mineralogía, geología y Juan Herkrath Muller (alemán) y Yu
petrografía, materias para las cuales Takeuchi (japonés). Su descollante la-
escribió varios libros. De igual calidad bor y la importancia que supieron im-
ha sido la labor del profesor Hernán primir a la docencia de la física, lle-
Garcés González, graduado en la Es- varon a que la Universidad Nacional
cuela de Minas y doctorado en Esta- creara el departamento académico de
dos Unidos en geología y mineralogía. esta ciencia, y posteriormente, la ca-
Debe recordarse, en 1954, la fun- rrera profesional de física, ejemplo
dación del Instituto Colombiano de que ha sido seguido por otras univer-
Asuntos Nucleares, que, en realidad, sidades como la de Antioquia, de los
sólo llegó a tener vida activa en 1958, Andes, del Valle y de Santander. Ac-
y en donde se han centrado todas las tualmente estas universidades impar-
investigaciones que se han hecho en el ten la carrera de física, y en algunas de
país sobre física nuclear, radioisótopos ellas se han establecido estudios de
y aplicaciones de estos temas a la agri- posgrado para otorgar el título de ma-
cultura, la química y la medicina. Este gíster.
instituto es hoy uno de los principales Desde mediados de los años cin-
centros científicos colombianos. En cuenta, algunas universidades crearon
1955 fue fundado el Instituto de In- estudios de licenciatura en matemáti-
vestigaciones Tecnológicas, con el cas, para formar profesores de esta
apoyo institucional y financiero de la ciencia en la enseñanza secundaria y
Caja Agraria, el Instituto de Fomento en los primeros niveles de enseñanza
Industrial, Ecopetrol y la Federación universitaria. Al mismo tiempo, en
Nacional de Cafeteros. En sus prime- aquellos años, terminaban sus estu-
ros años se dedicó a estudios sobre la dios las primeras promociones de ma-
tecnología del procesamiento de pro- temáticos profesionales, de carrera
ductos agrícolas; pero pronto amplió plena, en la Universidad Nacional de
Capítulo 6 179

Bogotá, cuya facultad fue la única que cias básicas. Simultáneamente ha apa-
funcionó en el país por varios años. recido el fenómeno de la profesiona-
Sólo hacia 1970 se abrieron facultades lización de los científicos, más que
de matemáticas en otras universidades todo en función de profesores univer-
como la del Valle y la de Antioquia. sitarios de tiempo completo, cuyo nú-
Hoy estas escuelas han alcanzado un mero es hoy muy alto y que forman la
alto nivel académico y han establecido mayoría del personal docente de las
estudios de posgrado para preparar principales universidades. La profe-
magíster en matemáticas. Además, sionalización y las oportunidades de
muchos de sus egresados han viajado estudio en el exterior ofrecidas por el
al exterior para obtener un doctorado ICETEX han permitido formar, den-
o el título Ph.D. tro del país o fuera de él, grandes nú-
Un proceso análogo ha ocurrido con meros de magísteres en matemáticas,
la carrera de química (diferente a la de física, química, biología, etc., así
ingeniería química). Por muchos años como de doctorados. Con el rápido
sólo existió en la Universidad Nacio- crecimiento y la diversificación de la
nal en Bogotá. A principios y a me- ciencia en el mundo, y por un fenó-
diados de los sesenta, empezaron a meno conocido en la historia de las
impartirla las Universidades del Valle, ciencias, estos científicos y profesio-
Santander, Antioquia y otras. Poste- nales de los máximos niveles acadé-
riormente se han creado los estudios micos han ido avanzando en un pro-
de magíster, y en el exterior se han ceso de especialización creciente en
preparado muchos hasta obtener el todas las ciencias. Así por ejemplo, un
doctorado. El proceso ha sido similar doctor en matemáticas ya no es un co-
en la carrera de biología, cuyas pri- nocedor completo y profundo de toda
meras escuelas para formar licencia- esta ciencia, sino un conocedor mi-
dos para enseñanza secundaria se nucioso y extenso de una de sus ra-
crearon al comenzar los años cincuen- mas, por ejemplo de la topología,
ta, sobre el modelo de lo que había mientras que sólo conoce muy some-
sido la Escuela Normal Superior. A ramente o aun ignora las demás ramas
comienzos de los sesenta varias uni- como el álgebra, el análisis, la lógica,
versidades establecieron la carrera etc. Este proceso de especialización es
profesional de biología, no necesaria- todavía más palpable en el área de la
mente para formar profesores. Hoy biología por la enorme multiplicación
existen también programas para for- de ramas que han aparecido en dicha
mar magíster en biología, y muchos ciencia, razón por la cual un doctor en
biólogos y médicos han alcanzado su biología es hoy un cultivador solamen-
doctorado en el exterior y se han es- te de una o dos de sus diferentes es-
pecializado en alguna de las múltiples pecialidades: genética, citología, bio-
ramas de esta ciencia. química, ecología, sistemática, ento-
mología, parasitología, virología, fi-
En verdad, el panorama científico toquímica, fisiología, morfología, em-
en Colombia se ha transformado rá- briología, etc.
pida y profundamente desde la época
de 1960 hasta hoy. Son muchos los La proliferación de universidades
cambios que en él han ocurrido. Unos (buenas, regulares y deficientes); el
son claramente benéficos, pero otros gran aumento de profesores de tiempo
quizá no lo son. Por ejemplo, se ha completo; la aparición de los magís-
dado una proliferación exagerada de teres y doctorados, y otros procesos,
universidades, en todas las ciudades han creado un cuerpo de científicos
del país, que ofrecen carreras en in- colombianos que ya no se enumeran
geniería (que hoy se presenta en trein- con una o dos docenas de nombres dis-
ta especialidades), en medicina, en tinguidos, como hace veinte o treinta
agronomía, en veterinaria y en otras años, sino que se cuentan por cente-
nares. Se han formado así grandes nú-
que requieren conocimiento de cien-
180 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

meros de cuadros científicos y técnicos cómputos, la sistematización, la acu-


con altos niveles de conocimientos, mulación de información, la recupe-
pero con un nivel de creatividad no ración de información, el análisis es-
tan alto, lo cual es consecuencia y cau- tadístico, la transmisión de datos, la
sa del gran aumento en el número de formación de bibliografías y el trabajo
escuelas y facultades de matemáticas, interdisciplinario. Pero esta rápida y
física, química y biología, así como de fértil proliferación de científicos pro-
una multiplicación desordenada de su- fesionales, equipados muchos de ellos
bespecialidades de la ingeniería. con excelentes laboratorios, con bue-
Un signo favorable de esta prolife- nos computadores, con bibliotecas
ración de científicos profesionales es muy mejoradas y con otros recursos,
la aparición de numerosas revistas no se ha traducido en un incremento
científicas publicadas por algunas uni- comparable de descubrimientos e in-
versidades y por sociedades científi- novaciones científicas, ni del número
cas. Hoy hay sociedades científicas na- de verdaderos científicos descollantes.
cionales en matemáticas, física, quí- Probablemente este fenómeno no es
mica, biología y otras ciencias afines o sólo exclusivo de Colombia, porque
dependientes de éstas, y la mayoría de en casi todos los países en vías de de-
ellas publican la correspondiente re- sarrollo, y aun en los más avanzados,
vista, habiéndose llegado, en algunos la «explosión del conocimiento cien-
casos, a alcanzar un avanzado nivel tífico» parece tener síntomas similares
científico. a los anotados.
En varias universidades se cuenta ya Los científicos colombianos son
con laboratorios y equipos técnicos cada vez menos personas intensamen-
bastante completos y adelantados, y te estudiosas que se consagran a su la-
algunos de los científicos universita- bor por verdadera pasión por el co-
rios tienen un nivel de formación aca- nocimiento, aun en medio de la limi-
démica y de calidad en su trabajo que tación de recursos y compartiendo el
permite compararlos con colegas su- tiempo con otras actividades menos
yos de la mayor autoridad en otros científicas, y cada vez más son «cien-
países, y quienes trabajan en las avan- tíficos-empleados», ocupados en uni-
zadas fronteras de la ciencia. Esto versidades, institutos técnicos y de-
ocurre en algunos campos como la ge- pendencias del gobierno, que cada vez
nética, la inmunología, la bioquímica, cuentan con mejores laboratorios, me-
la física de partículas, los radioisóto- jores bibliotecas y más tiempo para el
pos, la síntesis orgánica, la topología estudio, pero entre los cuales es cada
diferencial, el análisis funcional y al- vez más difícil encontrar quienes se
gunos otros. hagan notar por encima de sus cole-
En 1960 exactamente llegaron al gas. Éste es un fenómeno de anomia
país los primeros computadores digi- en el mundo científico que ha apare-
tales de la «primera generación» de ta- cido prematuramente en nuestro me-
les equipos. Desde entonces su uso se dio cultural y académico. Pese a ello
ha generalizado no solamente en todas podrían señalarse en el país una do-
las empresas del país, sino en univer- cena de matemáticos, una veintena de
sidades y centros de computación. En químicos y una decena de físicos real-
los últimos diez años este proceso se mente distinguidos por su prolongado
ha visto facilitado y acelerado por la trabajo científico, por sus publicacio-
llegada de los microcomputadores. nes, por su labor docente y por la ori-
Ésta trascendental innovación cientí- ginalidad de su labor. Casi todos ellos
fica ha permitido abordar muchísimos han ido siendo acogidos en la Acade-
problemas nuevos, así como ha per- mia Colombiana de Ciencias Exactas,
mitido acelerar y refinar todos los pro- Físicas y Naturales, por lo cual la nó-
cesos básicos de la metodología cien- mina de sus miembros (que aparece en
tífica, como son las clasificaciones, los cuadro anexo) corresponde muy de
Capítulo 6 181

ACADEMIA COLOMBIANA
DE CIENCIAS EXACTAS, FÍSICAS Y NATURALES

Miembros de número Miembros correspondientes

Alfonso Tribín Piedrahíta Benjamín Alvarado Biester


Antonio María Villalba Jaime Amorocho Carreño
Lorenzo Panizzo Durán Inés Bernal de Ramírez
Eduardo Caro Cayzedo Gerardo Botero Arango
Jorge Arias de Greiff Gilberto Botero Restrepo
Daniel Mesa Bernal John Butler
Gabriel Toro González Alberto Cadena García
Luis Duque Gómez Eduardo Calderón Gómez
Gerardo Reichel-Dolmatoff Fabio Cediel
Luis Guillermo Durán Manuel Del Llano Buenaventura
Hernando Groot Fernando Etayo Sern
José María Garavito B. Cario Federici Casa
Clemente Garavito B. Carlos Garcés O.
Luis Eduardo Mora Osejo Vladimir Garrido Ortega
Guillermo Castillo Torres Jaime F. George
Alberto Morales Alarcón Ernesto Guhl
Gustavo Perry Zubieta Juan Herkrath Muller
Luis Enrique Gaviria Salazar Hugo F. Hoenisberg
Alvaro Fernández Pérez Alvaro Iregui Borda
Alonso Takahashi Jaime Lesmes Camacho
Julio Carrizosa Umaña Tulio Marulanda
José Rafael Arboleda Federico Medem M.
Carlos Eduardo Acosta Arteaga Ramón Mejía Franco
Sven Zethelius P. Tobías Mojica Araque
María Teresa Murillo Hermano Ñicéforo María
Guillermo Muñoz Rivas Enrique Núñez Olarte
Jorge Ancízar Sordo Mariano Ospina Hernández
Alfredo D. Bateman Guillermo Otálora Ramos
Jaime Ayala Ramírez Guillermo Owen
Gonzalo Correal Urrego Víctor Manuel Patiño
Vicente Pizano Restrepo Gabriel Poveda Ramos
José Ignacio Ruiz Jaime Rodríguez Lara
Eduardo Brieva Bustillo Alfonso Rueda Acevedo
Augusto Gast Galvis Teresa Salazar de Buckle
Kalman C. Mezey Roberto Sarmiento Soto
Hernando J. Ordóñez Tomás Shuk Erdos
Yu Takeuchi
Januario Varela Borda
Norton Young L.
182 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

cerca con la de los científicos colom- los principales centros de acumulación


bianos que realmente tienen actual- de ciencia relacionados con el territo-
mente una significación en el panora- rio y el medio físico de la nación. Por
ma nacional. lo menos igual importancia tiene el
Un factor decisivo para el incremen- Instituto Colombiano Agropecuario
to del estudio y de la investigación en (ICA), que en sus laboratorios y en
las ciencias básicas ha sido la existen- sus granjas de experimentación ha
cia del Fondo Colombiano de Inves- realizado una importantísima tarea en
tigaciones Científicas y Proyectos Es- el desarrollo de la biología en todas
peciales Francisco José de Caldas, sus ramas y en su aplicación al mejo-
Colciencias, que fue fundado en 1969 ramiento de la agricultura y de la ga-
y que desde entonces se ha dedicado nadería. El Instituto de Investigacio-
a apoyar en las universidades, en en- nes Geológicas y Mineras (Ingeomi-
tidades oficiales y en otras institucio- nas) tuvo sus comienzos en 1936,
nes, programas de investigación y de cuando comenzó como Servicio Geo-
apoyo al fomento de las ciencias, den- lógico y Minero del Ministerio de Mi-
tro de políticas cada vez más inspira- nas, y que, andando el tiempo, se
das en las necesidades nacionales y en transformó en 1963 en el «Inventario
las metas de desarrollo prioritarias Minero Nacional», para adquirir su
para el país. Su labor ha comenzado forma actual en 1968, cuando absorbió
ya a redundar en desarrollos técnicos el Inventario Minero y el Laboratorio
y científicos que podrían citarse de- Químico Nacional, para dedicarse a la
corosamente al lado de innovaciones identificación exhaustiva y sistemática
comparables logradas en otros países. de los recursos minerales de Colom-
bia, como lo han venido haciendo, así
como a la capacitación de profesio-
La actualidad nales de alto nivel en todas las ramas
La importancia que las ciencias y sus de la geología.
aplicaciones han tomado en el mundo El Instituto de Investigaciones Tec-
de hoy, ha hecho que el cultivo y el nológicas (IIT), fundado en 1955, em-
empleo de las disciplinas científicas se pezó a tener especial importancia des-
conviertan en temas de interés y de ac- de los primeros años sesenta en la eje-
ción para los gobiernos en todos los cución de investigaciones químicas,
países del mundo. Colombia no es ex- metalúrgicas, mecánicas y de otras dis-
cepción a esta regla. A lo largo de los ciplinas aplicadas a la solución de pro-
últimos decenios, el Estado colombia- blemas específicos de la industria,
no ha ido creando instituciones que para la cual representa hoy un valioso
desempeñan tareas de carácter cientí- auxiliar. Casi simultánea con la ante-
fico, o que las fomentan. En este sen- rior es la trayectoria del Instituto de
tido, puede decirse que la ciencia ha Asuntos Nucleares (IAN), que fue
ido cobrando un grado creciente de fundado en 1954 y recibió su primer
institucionalización oficial, y ha ido reactor atómico en 1959; desde enton-
pasando cada vez más a ser uno de los ces ha estado trabajando en capacitar
tantos campos de acción del Estado. físicos y químicos en el campo de las
Hoy pueden señalarse por lo menos ciencias atómicas y nucleares, y en
diez dependencias administrativas o perfeccionar técnicas radioisotópicas
institutos descentralizados del gobier- para aplicaciones agrícolas, medicina-
no nacional que se ocupan directa- les, hidrológicas, botánicas, etc.
mente de investigaciones científicas o El Instituto de Desarrollo de los Re-
del desarrollo de tales actividades. El cursos Naturales Renovables (INDE-
más antiguo de ellos es el Instituto RENA) desempeña, al lado de sus la-
Geográfico Agustín Codazzi, cuya bores de protección y fomento, una
fundación y cuyas labores ya reseña- valiosa labor de identificación de la
mos anteriormente, y que es uno de fauna y la flora, de su medio circun-
Capítulo 6 183

dante y de sus condiciones ecológicas, centros de investigación científica,


para lo cual ha llegado a reunir un va- tanto oficiales como privados, y en su
lioso cuerpo de ingenieros forestales, mayor parte con propósitos de apli-
agrónomos, biólogos y ecologistas. cación al conocimiento del país o de
Así mismo el Instituto Colombiano de sus actividades productivas. Ejemplo
Meteorología e Hidrología (HIMAT) de tales instituciones son el Instituto
realiza la labor de vigilar permanen- de Ciencias Naturales de la Universi-
temente el régimen de climas, la me- dad Nacional, el Centro Nacional de
teorología y los recursos hidráulicos, Investigaciones del Café, el Labora-
tanto por el interés de su conocimien- torio de Química del Café, el Centro
to científico, como por las posibles uti- de Investigaciones de la Caña, el Ins-
lizaciones de estos saberes en la agri- tituto Geofísico de los Andes, el Cen-
cultura, las obras hidroeléctricas, la tro Internacional de Agricultura Tro-
navegación, el manejo de suelos y pical (CIAT), el Centro de Investiga-
otras aplicaciones. ciones Oceanográficas en Santa Marta
El Instituto Colombiano de Drogas y los Jardines Botánicos en Bogotá,
Veterinarias (VEECOL) es el sucesor Medellín y Tulúa. En este conjunto de
del antiguo Instituto Zooprofiláctico, instituciones trabaja un considerable
fundado en los años treinta, y está hoy número de biólogos, ingenieros, agró-
dedicado a la investigación de las cien- nomos, oceanógrafos y otros científi-
cias biológicas relacionadas con el de- cos con altos niveles de calificación.
sarrollo de vacunas y otras drogas ani- Al crecer la comunidad científica
males, así como a su fabricación. colombiana tanto en número como en
Las entidades públicas dedicadas al grado de preparación y en importan-
fomento de la investigación científica cia, sus miembros se han ido reunien-
en el país, son actualmente dos. La do en asociaciones científicas, de las
Fundación Segunda Expedición Bo- cuales hay ya un buen número en el
tánica, creada en 1983, se dedica a dar país. A la cabeza de ellas está la Aca-
apoyo a investigaciones en ciencias na- demia Colombiana de Ciencias Exac-
turales, agronomía, oceanografía y tas, Físicas y Naturales; pero son tam-
otros campos análogos del conoci- bién dignas de mencionar como orga-
miento. Colciencias ha realizado y nizaciones que agrupan a los profesio-
continúa realizando en la actualidad nales científicos en Colombia: la So-
una decisiva labor de estímulo insti- ciedad Colombiana de Ingenieros, la
tucional y financiero al cultivo de las Sociedad Geográfica de Colombia,
disciplinas científicas de todo tipo, y la la Sociedad Colombiana de Matemá-
importancia de su papel se hace más ticas, la Sociedad Colombiana de Fí-
notoria de año en año. sica, la Sociedad Colombiana de Quí-
También existen otras fundaciones mica, la Sociedad Colombiana de Bio-
independientes dedicadas a estimular logía, la Asociación Colombiana de
o apoyar la investigación científica. Ingenieros Agrónomos, la Asociación
Entre éstas se destacan la Fundación Colombiana de Ingenieros Forestales,
Alejandro Ángel Escobar, que desde la Sociedad Colombiana de Geología
1955 otorga anualmente premios a la y la Sociedad Colombiana de Ecolo-
investigación científica; la Fundación gía, para no mencionar las muchas
para la Educación Superior (FES); la asociaciones relacionadas con las cien-
Fundación para la Promoción de la In- cias y especialidades de la medicina y
vestigación y la Tecnología, del Banco con algunas especializaciones profe-
de la República; y el Fondo Fen-Co- sionales de agrónomos e ingenieros.
lombia José Celestino Mutis, que ofre- Un buen número de las numerosas
ce apoyo financiero a trabajos de in- universidades colombianas realizan
vestigación. permanentemente labores de investi-
Otra forma de institucionalización gación científica. Pero, indiscutible-
de las ciencias es el establecimiento de mente, entre todas ellas descuellan
Nueva Historia de Colombia. Vol. ¡V
184

PREMIOS DE CIENCIAS ALEJANDRO ÁNGEL ESCOBAR

Año Título del trabajo Autor

1955 — Plantas útiles de Colombia Enrique Pérez Arbeláez


— Estudio de los suelos del Distrito de Irrigación Alfonso García Espinel y otros
del Río Coello

1956 — Investigaciones sobre la erosión y la Fernando Suárez de C.


conservación de los suelos en Colombia Álvaro Rodríguez Granda

1959 — Contribución al estudio de las endemias Luis Callejas A. y otros


colombianas. Análisis de posibles factores
etiológicos del cretinismo endémico

1960 — Máquina «SCADE 6» y Curva mecánica Sady Castro Duque

1961 — «Funza», una variedad mejorada de cebada José A. Sierra


Esteban Rico Mejía

1963 — Naturaleza y distribución del fósforo nativo y Servio Tulio Benavides


capacidad de absorción de fósforo de algunos
suelos de los Llanos Orientales

1964 — Estudio para almacenamiento de papa en silos Daniel Díaz Delgado


semisubterráneos
— Efectos del Bacillus Thuringiensis sobre Miguel Antonio Revelo
algunas plagas lepidópteras del maíz bajo
condiciones tropicales

1965 — Naturaleza de la resistencia parcial de ciertos Julia Guzmán Naranjo


clones de tres especies de papa al
Phytophthora Infestans (Mont) de By.

1966 — Incorporación de la productividad a la vida Julio Nieto Bernal


colombiana
— Amplitud de hospedantes, purificación y Guillermo E. Gálvez E.
microscopio electrónico del virus del mosaico
de la soya
185

1967 — La enfermedad de Chagas: un problema de Hernando Ucrós Guzmán


salud pública en Colombia Hernando Rocha Posada
Marcos Duque Gómez
— Nueva válvula para el tratamiento quirúrgico
de la hidrocefalia y condiciones similares Salomón Hakim

1968 — Temas escogidos de gastroenterología. Equipo de 56 médicos de la


(Tomo XI) Sociedad Colombiana de
Gastroenterología
— Hoja blanca del arroz. Transmisión,
caracterización del virus y su control Guillermo E. Gálvez E.

1969 — Preservación de la guadua contra Hernán Cáceres Rojas


microorganismos destructores de la madera y
contra el fuego
— Marchitamiento bacterial (Moko) del plátano J. Carlos Lozano T.
y banano causado por Pseudomonas Guillermo E. Gálvez E.
Solanacearum y su control en Colombia

1970 — Pudrición acuosa del seudotallo del plátano Octavio Fernández B.


causada por Erwinia Paradisiaca N. sp. Selma López Duque

— Encuesta de presupuestos familiares en Rafael Prieto Durán


Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín Francisco J. Ortega
Roberto Villaveces

1971 — Liberación de la variedad Imperial ICA-70 José Joaquín Castaño A.


resistente a Gomosis
— Solución al problema de las plantas tóxicas al Bernardo Gómez Wiesner
ganado en los departamentos del Magdalena,
Bolívar, Cesar y Sucre

1973 — Urgencias en cirugía Jaime Escobar Triana


Gerardo Aristizábal
Álvaro Murcia G.

1974 — La tecnología intermedia, un nuevo enfoque Francisco Rodríguez Urrego


del desarrollo Jorge Zapp Glauser

— La mecánica de la cavidad craneana y la Salomón Hakim


importancia de un sistema automático para el José Gabriel Venegas
tratamiento de la hidrocefalia
1976 — Oxydia Trychiata, un insecto defoliador que Alex Enrique Bustillo Pardey
amenaza las reforestaciones en Colombia.
Estudios para su control biológico
— Distribución, naturaleza y fuentes de origen Eduardo Gaitán Marulanda
de los agentes bociogénicos en el occidente
colombiano
186 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

1977 — Los áfidos de Colombia. Plagas de importancia Alex Enrique Bustillo P.


económica que afectan los cultivos agrícolas Guillermo Sánchez

1978 — Pulsos reversos de presión, una nueva José Gabriel Venegas


alternativa para el tratamiento de las Manuel Venegas Gallo
enfermedades pulmonares obstructivas
crónicas
1979 — Identificación de la susceptibilidad genética a Manuel Elkin Patarroyo
tres enfermedades: tuberculosis, lepra y fiebre
reumática
— Molino de viento de doble efecto Jorge Zapp Glauser
1980 — Mecánica de la cavidad ocular Luis Enrique Amaya
Alejandro Arciniegas C.
— Tres nuevas enfermedades genéticas
Emilio Yunis Turbay
1982 — Mejoramiento genético de la papa para Nelson Estrada Ramos
obtener resistencia a las heladas
— Los anticuerpos de la población colombiana Manuel Elkin Patarroyo
vistos a través del mieloma múltiple y otros
1983 — Un nuevo método sintético general de Rodrigo Paredes
ciclopropeno-3,3-Dicarboxilatos de Dialquilo Holger Bastos
— Aspectos fisicoquímicos de las interacciones
débiles en solución Gabriel Hernández
Carmen M. Romero
Óscar Osorno R.
— Diseño de un sistema y construcción de un
módulo para la medición de potenciales Camilo J. Borrego
evocados y otras aplicaciones neurofisiológicas J. Mario Trujillo
1984 — Hacia la síntesis química de una vacuna contra Manuel Elkin Patarroyo
la tuberculosis y otros
— Síntesis de DNA, RNA y proteínas durante el Moisés Waserman L.
ciclo asexual del parásito Plasmodium María Orfa Rojas de Rojas
Falciparum
1986 — La variedad Colombia. Selección de un cultivar Luis Germán Moreno Ruiz
compuesto resistente a la Roya del cafeto Luis Jaime Castillo Zapata

— Estrategias para el desarrollo de una vacuna Manuel Elkin Patarroyo,


antimalárica y otros
— 1. Retinoblastoma, un modelo de cáncer.
Una concepción global del cáncer. Josefina Cano. Emilio Yunis
1987 — Hiperprolactinemia: estudios clínicos Matilde Mizrachi de Bernal.
endocrinológicos, radiológicos y terapéuticos Mary Ceballos.
— Asociación de la queratomía radial y la Alejandro Arciniegas Castilla.
circular para la corrección de ametropías Luis Enrique Amaya.
Luis Manuel Hernández
1988 Desarrollo de cultivares de papa en Colombia
| para el año 2000 Nelson Estrada Ramos
Capitulo 6 187

— Historia económica de Colombia José Antonio Ocampo, editor,


y otros

Nota: Los premios correspondientes a 1957, 1962, 1972,1975, 1981 y 1985 fueron declarados desiertos. En 1958 no hubo
premios.

por su actividad en este sentido las carse Benjamín Alvarado Biester, Ge-
Universidades Nacional, de los An- rardo Botero Arango, Luis Guillermo
des, Industrial de Santander, del ValleDurán S., Fernando Etayo Sern, Gui-
y de Antioquia. En las instituciones llermo Otálora Ramos, Hernán Gar-
mencionadas se han formado y traba- cés González, Darío Suescún, Rober-
jan numerosos profesionales de las to Sarmiento Soto y Carlos Eduardo
ciencias, y gran parte de ellos ostentan
Acosta A.
avanzados grados académicos y altos Las ciencias naturales y las ciencias
niveles de preparación científica. Perobiológicas deben considerables avan-
la verdadera distinción en estas disci-ces a José María Garavito B., Álvaro
plinas la han ganado algunos desco- Fernández Pérez, José Rafael Arbo-
llantes científicos colombianos, no leda, Luis Eduardo Mora Osejo, Gui-
sólo por sus conocimientos académi- llermo Muñoz Rivas, Alberto Cadena
cos sino por sus aportes en el campo García, Carlos Garcés O., Jaime F.
de la docencia, su participación en la George, Hugo F. Hoenisberg, Fede-
búsqueda de soluciones de problemas rico Medem M., el hermano Nicéforo
del país, su fructífero trabajo de es- María, Víctor Manuel Patiño, Alber-
tudios y publicaciones y su dedicación to Morales Alarcón, Emilio Yunis,
al mejor conocimiento de la ciencia en Humberto Álvarez y Henry von Prahl.
nuestro medio. En este sentido hay
que mencionar a astrónomos como La tradición de estudios geográficos
Jorge Arias de Greiff, Clemente Ga- que abrió Agustín Codazzi la han con-
ravito B. y Eduardo Brieva Bustillo. tinuado Julio Carrizosa Umaña, José
Así también, como químicos, deben Ignacio Ruiz, Ernesto Guhl, Eduardo
destacarse Antonio María Barriga Vi- Acevedo Latorre y Camilo Domín-
llalba, Lorenzo Panizzo Durán, Sven guez, entre otros.
Zethelius P., Inés Bernal de Ramírez, Si bien es cierto que aún falta un
Alvaro Iregui Borda, Teresa Salazar mayor espíritu de unión en la comu-
de Buckle, Ángel Zapata, Rodrigo nidad científica colombiana y mejores
Paredes y Norton Young. medios para que ella contribuya más a
fondo a la solución de problemas del
Por méritos similares deben citarse desarrollo nacional, puede mirarse
como físicos Guillermo Castillo To- con optimismo el futuro de la ciencia
rres, Juan Herkrath Muller, Jaime colombiana, desde que ya ha dejado
Rodríguez Lara y Édien Álvarez. Ma- de ser una actividad socialmente se-
temáticos con méritos comparables cundaria y limitada al interés de unos
son: Cario Federici Casa, Yu Takeu- cuantos cultores brillantes pero aisla-
chi, Alonso Takahashi, Eduardo Caro dos, y ha pasado a ser una actividad
Cayzedo, Januario Varela Borda, con amplio reconocimiento de la so-
Guillermo Owen, Antonio Vélez ciedad, desempeñada por un número
Montoya, Jaime Lesmes, Guillermo creciente de investigadores y profesio-
Restrepo Sierra, Víctor Albis, Jairo nales que cada vez tienen mejores me-
Álvarez y Gabriel Poveda Ramos, por dios de trabajo y más oportunidades
ejemplo. Así como por sus valiosos de realizar aportes a la formación de
aportes a la geología merecen desta- una auténtica ciencia colombiana.
188 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Bibliografía
BATEMAN, ALFREDO, y otros. Apuntes para la Historia de la Ciencia en Colombia. Bogotá,
Colciencias, 1970.
BATEMAN, ALFREDO. Páginas para la historia de la ingeniería en Colombia. Biblioteca de His-
toria Nacional, vol. CXIV. Bogotá, Kelly, 1972.
BECERRA, DIEGO, y JOSÉ ANTONIO AMAYA. Historia de la química en Colombia. Bogotá, Col-
ciencias (mimeografiado), 1984.
ESPINOSA, ARMANDO. Notas para la historia social de las investigaciones geológicas en Colombia
a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Bogotá, Colciencias (mimeografiado), 1984.
MONTAÑO, FABIOLA. La historia social de las ciencias agropecuarias en Colombia. Bogotá, Col-
ciencias (mimeografiado), 1984.
OSORIO, R. Historia de la química en Colombia, publicación especial Ingeominas, n.° 11. Bo-
gotá, 1982.
POVEDA RAMOS, GABRIEL. «La ingeniería, sus ciencias y su historia en Colombia», Revista Uni-
versidad Eafit, n.os56 y 57. Medellín, 1984-85.
PERRY Z., GUSTAVO. «Apuntes para la historia de las ciencias básicas en Colombia», Revista
de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, n.° 54. (Bogotá,
1953).
VARIOS. Ciencia y tecnología en Colombia, Biblioteca Básica Colombiana. Bogotá, Colcultura,
1978.
Capítulo 7 189

La astronomía (1885-1985)
Jorge Arias de Greiff José María González
Benito, varias veces
director del

E n una visión amplia se ven estos


últimos cien años de la astrono-
mía en Colombia marcados por la vin-
Observatorio
Astronómico,
y fundador del
Observatorio Flammarion,
culación del Observatorio Astronó- primero en la plaza de
mico a la Universidad Nacional desde los Mártires,
la creación de esta en el año 1867. en Bogotá (1881) y luego
Pasó a formar parte entonces el Ob- en la calle 16 (1896),
servatorio Astronómico de la Univer- desde donde hizo
observaciones de
sidad, en compañía de la Biblioteca Mercurio, Venus
Nacional y del Museo Nacional. Es y varios cometas
por eso por lo que conviene tomar (Retrato al óleo
desde unos años atrás el relato. por Uscátegui, 1848).

José María González Benito


La primera vinculación de González
Benito al observatorio había tenido lu-
gar en septiembre de 1866, como in-
geniero ayudante de Indalecio Liéva-
no. Meses antes el gobierno le había
conferido el grado de ingeniero, en
unión de otros ilustres colegas con tegrado como profesor de la universi-
quienes integró el Cuerpo de Ingenie- dad y como director del observatorio,
ros. Creada ya la Universidad, fue pero por reorganización de la univer-
nombrado profesor de astronomía y sidad se interrumpió nuevamente la
meteorología en enero de 1868, y un marcha de este centro en agosto del
mes más tarde, director del observa- año siguiente, para ser nombrado, una
torio, cargo que desempeñó por poco vez más, director en septiembre, a
tiempo. A comienzo de 1871 fue rein- tiempo que se le confería una desig-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
190

rea fue interrumpida por la Revolu-


ción de 1876.
El 19 de abril de 1875 firmó Gon-
zález Benito con el Gobierno Nacional
un contrato para la reorganización y
dotación del observatorio. El edificio
fue modificado. Los principales instru-
mentos adquiridos fueron un refractor
ecuatorial, un anteojo de pasos meri-
dianos, un teodolito altazimut y un es-
pectroscopio. Los trastornos políticos
en 1876 y 1877 lo llevaron a consa-
grarse a la tarea de erigir un obser-
vatorio propio. En septiembre de 1880
fue nombrado director del Observa-
torio Astronómico Nacional, inicián-
dose un período de intensa actividad y
colaboración con los centros interna-
cionales, y naturalmente con su obser-
vatorio privado, cuya historia se rela-
tará luego.
Apareció entonces la publicación de
los Anales del Observatorio Astronó-
mico Nacional de Bogotá, de los que
se imprimieron seis entregas. Por esta
época fue su colaborador en el obser-
vatorio el doctor Ruperto Ferreira,
pero en ocasiones su antecesor Lié-
vano, Francisco Montoya, Justiniano
Cañón y otros colaboraban en uno u
otro observatorio. La aceptación por
Colombia de las Convenciones Inter-
nacionales sobre la Hora fue obra del
interés de González Benito. En 1886
fue prorrogada por otros seis años su
designación como director del Obser-
vatorio Nacional, cargo que ocupó
hasta el año de 1892. Se interesó in-
mediatamente por la erección de un
observatorio al oriente de Bogotá, a
una altura de tres mil trescientos me-
Portada del tercer nación diplomática en el exterior. Re- tros. González Benito instaló, primero
número de los sidió entonces en Europa en 1873 y en Zipaquirá en 1879 y 1880, y luego
"Anales del Observatorio
Astronómico de Bogotá", 1874, donde desempeñó el cargo de en Bogotá, un observatorio particular
mayo de 1882, cónsul en Southampton, tiempo que al que denominó Observatorio Flam-
publicación fundada aprovechó para establecer relaciones marion, en homenaje a su amigo y pa-
por José María González con los medios científicos, para pro- drino de matrimonio. Instalado en la
y de la cual se
imprimieron
fundizar sus conocimientos y adquirir casa de la plaza de los Mártires, en
seis entregas. un valioso instrumental. Designó en- Bogotá, fue inaugurado el 31 de ma-
tonces el gobierno, para reemplazarlo yo de 1881, siendo su principal ins-
en la dirección del observatorio a raíz trumento un refractor ecuatorial de
de su ausencia, al ingeniero Luis Lle- 95 mm de abertura. Tres años más tar-
ras Triana, profesor de la Escuela de de fue trasladado a la Carrera 7.a y fi-
Ingeniería, pero en esta ocasión la ta- nalmente, en 1896, a la calle 16 arriba
Capítulo 7 191

del parque de Santander; los princi- su yerno Manuel Laverde Liévano, en Anteojo de pasos
tipo Bamberg,
pales trabajos realizados fueron la ob- la misma sede de la calle 16. Lo que construido por la
servación del paso de Mercurio en no- quedó de esta instalación fue demoli- casa Gustav Heyde.
viembre de 1881 y del paso de Venus do hace unos años. Observatorio
frente al disco solar, el 6 de diciembre González Benito fue miembro de Astronómico Nacional,
de 1881, observado conjuntamente numerosas sociedades científicas na- Bogotá.
con el Observatorio Nacional; la cionales y extranjeras, entre las que se
observación de cometas en junio destacan la Academia de Ciencias Na-
de 1881, julio de 1881, septiembre de turales (1871), la Royal Astronomical
1881, junio de 1893 y septiembre Society, la Sociedad Astronómica de
de 1898; observaciones planetarias, de Francia (1893), la Academia Univer-
estrellas fugaces y de actividad solar. sal de Ciencias y Artes de Bruselas
Muchos de estos trabajos, así como in- (1892) y la Sociedad Astronómica de
formaciones sobre el observatorio ofi- Bélgica (1898). Fue finalmente miem-
cial y privado, fueron publicados en bro fundador y primer presidente del
L'Astronomie, órgano de la Sociedad Instituto de Colombia, al que declaró
Astronómica de Francia. Las gestio- inaugurado en discurso publicado pós-
nes para dotar su observatorio de un tumamente, pues falleció el 28 de julio
ecuatorial fotográfico no alcanzaron a de 1903 luego de un ataque sufrido la
cristalizar por dificultades inherentes a víspera, que era el día previsto para la
la guerra civil de 1899. Habiéndose inauguración.
apartado en 1892 del cargo de director
del Observatorio Nacional, realizó en La astronomía
los diez últimos años de vida una labor y la ingeniería nacional
astronómica en su observatorio parti-
cular, al que años más tarde revivió y El desarrollo de las vías de comuni-
dotó con más poderoso instrumental cación, en especial el trazado de los fe-
192 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

de astronomía y geodesia a elemen-


tos». Advirtió que el ingeniero debe
ser capaz de tomar la posición geográ-
fica de cualquier lugar con exactitud y
ciencia, que debe saber astronomía
práctica, y que es necesario que una
generación de jóvenes instruidos re-
suelva lo que en tiempo de Codazzi
sólo él podía ejecutar. La respuesta de
la Escuela de Ingeniería al reto de
Abelardo Ramos no tardó en apare-
cer: en el numero 57 de los Anales de
Ingeniería, de abril de 1892, se inició
por uno de los profesores, Julio Ga-
ravito Armero, la publicación de una
serie de artículos titulados «Determi-
nación astronómica de coordenadas
geográficas». En ellos se exponían los
métodos más convenientes para el tra-
bajo en estas bajas latitudes vecinas al
ecuador terrestre, pero lo más intere-
sante es la modificación que introdujo
en uno de esos métodos, el llamado de
Talcontt, para obtener la latitud; con
ello logró sacar el máximo rendimien-
to del instrumental de uso corriente
del ingeniero, adaptando los métodos
de observación y los cálculos a los ele-
mentos disponibles.
Los resultados de esta acción no se
hicieron esperar: pronto aparecieron
publicadas las más lúcidas tesis de gra-
do de los alumnos. Sin embargo, el he-
cho más significativo fue la institucio-
nalización de todo ese empeño al es-
tablecerse la Oficina de Longitudes,
por el decreto 930 de 1902, que creó
un centro científico para el perfeccio-
namiento de la carta general de la Re-
Pequeño anteojo rrocarriles, mostró ya hacia el último pública, mediante la determinación de
de pasos cuarto del siglo XIX la necesidad de las coordenadas geográficas de las
Troughton & Simus.
propiedad del
disponer de una carta geográfica de principales poblaciones, refiriéndolas
Observatorio mayor exactitud que la que había re- todas al meridiano del Observatorio
Nacional. sultado de la Comisión Corográfica. Astronómico. A la oficina se incor-
No bien acababa de establecerse la So- poraron los ingenieros del cuerpo de
ciedad Colombiana de Ingenieros en cartógrafos del Ministerio de Guerra;
1887 cuando un nuevo plan de estu- la dirección científica estaba encomen-
dios de la Escuela de Ingeniería me- dada al Observatorio Astronómico
reció la atención del presidente de la Nacional. El intercambio de señales
sociedad, Abelardo Ramos, quien ob- horarias, emitidas por el observatorio
jetó una asignatura denominada «Ele- y transmitidas a los lugares donde es-
mentos de Astronomía y Geodesia». taban las comisiones de ingenieros por
Alegó que: «lo que nos parece error
capital es la reducción de los estudios medio de los hilos de la red de telé-
grafos, se usaría para obtener las lon-
Capítulo 7 193

gitudes, lo que condujo a que el me-


ridiano del observatorio en Bogotá
fuera el origen de las longitudes, y así
apareció en los mapas de la oficina.
Las latitudes se tomarían por el mé-
todo que Garavito modificó, y se exi-
gía en los trabajos una exactitud que
no llevara a error mayor que 0,3 de se-
gundo de tiempo en longitud y 0,5 de
segundo de arco en latitud. Un nuevo
decreto de 1903 creó secciones de as-
tronomía y geodesia, topografía y ni-
velación, y una oficina de historia na-
tural con secciones de biología y mi-
neralogía: el espíritu de la Expedición
Botánica y el de la Comisión Corográ-
fica, rondando por aquí. La oficina
publicaría además el Boletín del Ob-
servatorio Nacional. Naturalmente, el
esquema exigía que la posición del ob-
servatorio estuviera bien determina-
da; esta tarea ya la había realizado
Garavito previamente en 1897. Los re-
sultados publicados en ese año dieron
para latitud el dato 4o 35' 55,19" al
norte del ecuador, y para la longitud
el de 74° 05' 50,65" al oeste de Green-
wich.
A la Oficina de Longitudes se le en-
comendó la demarcación de los límites
de la nación. Eran nutridas las comi-
siones de ingenieros civiles, pues la
Facultad de Ingeniería proveía bien
preparadas promociones; de aquella
que terminó en 1905, y que había ini-
ciado estudios de ingeniería en el ob-
servatorio, durante el cierre de acti-
vidades académicas por la guerra de
los Mil Días, salieron Tomás Apari- Portada del primer
cio, Belisario Ruiz Wilches y Jorge Ál- número del "Boletín
varez Lleras. Por esa oficina se de- del Observatorio
marcaron astronómicamente hitos en Nacional", de enero
de 1903, publicado
la larga frontera con el Brasil, en por la Oficina de
aquélla con el Perú y en la deslinda- Longitudes.
dora del territorio panameño. Mar-
cando el diferente desarrollo histórico
colombiano con el de otros países, en
los que la cartografía quedó en manos
de la ingeniería militar, a las listas de
ingenieros civiles se oponían las de los
ingenieros militares, coroneles, capi-
tanes, etc., de las comisiones que el Julio Garavito Armero,
Brasil o el Perú, por ejemplo, desig- óleo de León Cano.
naban para realizar la tarea demarca-
194 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

dora. De la nómina de profesionales tacada entre las más elevadas conquis-


que integraron las comisiones, me- tas de la mente humana; durante la
recen destacarse, entre muchos, los primera mitad del siglo XIX había al-
nombres de Darío Rozo. Julio Garzón canzado aún más espectaculares lo-
Nieto. Daniel Ortega Ricaurte. Beli- gros. Encontró entonces Garavito la
sario Arjona, Francisco Andrade, mecánica celeste cuando, por una par-
Luis Ignacio Soriano y Ernesto Mo- te, las teorías dinámicas de Jacobi y
rales Barcenas. Hamilton habían llevado a Delaunay a
Es interesante notar el paralelismo establecer una teoría analítica del mo-
con lo que, por estos mismos tiempos, vimiento de la Luna que aún hoy sigue
ocurrió en México y Venezuela, en siendo uno de los máximos logros de
donde fue la ingeniería la heredera de la matemática y. por otra, los trabajos
los trabajos de geodesia astronómica. de Leverrier y Newcomb habían lle-
En realidad, el mencionado método gado a completas teorías del movi-
de Garavito es un perfeccionamiento miento de los planetas, aún hoy día en
de uno ideado por Díaz Covarrubias vigencia. Este fue el marco en el que
en México; en la modificación de Ga- Garavito. luego de haber obtenido sus
ravito no es necesario conocer la hora títulos primero de matemático y más
exacta de la observación, sólo una di- tarde de ingeniero, tal como entonces
ferencia de tiempo entre dos pasos de eran otorgados por la Universidad Na-
la estrella por el hilo: a su vez F. J. cional, inició su labor. En 1892. fue
Duarte, en Venezuela, mejoró el pro- nombrado director del Observatorio
cedimiento del cálculo de las obser- Astronómico. En lo referente a los
vaciones, facilitando el uso del méto- trabajos de observación, que Garavito
do de Garavito. aprovechaba para exposiciones didác-
ticas, vale la pena mencionar aquí lo
referente al cometa de 1901. La de-
Julio Garavito Armero terminación de la órbita de este co-
meta, en base a una serie de medidas
Garavito había nacido el 5 de enero de hechas con un modesto teodolito as-
1865. Bachiller en filosofía y letras del tronómico, le dio motivo para formu-
Colegio de San Bartolomé, hubo de lar una detallada exposición del mé-
esperar tres años hasta que. pasada la
todo de Olbers. uno de los más útiles
revuelta política, pudo ingresar en
1887 a la Escuela de Ingeniería, en la para lograr los elementos de una ór-
que logró en junio y octubre de 1891. bita cometaria. Otro tanto hizo en el
respectivamente, los títulos de profe- año 1910 con la aparición del cometa
sor de matemáticas e ingeniería civil. llamado Halley, para el que elaboró
Al año siguiente fue nombrado direc- una efemérides.
tor del Observatorio Astronómico; la Dentro del mismo orden de ideas,
Escuela de Ingeniería le confirió las cabe aludir a la observación del eclipse
asignaturas de cálculo infinitesimal, del Sol de febrero de 1916: Garavito
mecánica racional y astronomía. Ya se presidió la comisión que viajó a ob-
ha mencionado la participación de Ga- servar este eclipse total, que fue visto
ravito en relación con la geodesia as- como tal en Quibdó, Medellín, Puerto
tronómica: resta ahora tratar su con- Berrío y Bucaramanga, para citar sólo
tribución a la astronomía dinámica, y las principales localidades. Con la co-
sus muy importantes aportaciones a la laboración de los ingenieros Jorge Al-
mecánica celeste. varez Lleras, Julio Garzón Nieto. San-
tiago Garavito y otros que permane-
Mecánica celeste cieron en Medellín y Bogotá para el
intercambio de señales telegráficas, la
Los avances de la astronomía diná- comisión viajó a Puerto Berrío, en
mica habían llegado ya durante los si- donde realizó importantes trabajos y
glos XVII y XVIII a ocupar posición des- determinaciones.
Capítulo 7 195

Jorge Alvarez Lleras,


óleo de Miguel Díaz
Vargas. Asistente de
Julio Garavito en el
Observatorio Nacional,
del cual fue después
director, estableció
el Servicio
Meteorológico Nacional
en 1918 y diseñó un
bitelescópio de
reflexión para
determinar las
coordenadas definitivas
del Observatorio,
diseño que después
fue perfeccionado por
casas europeas.

Los estudios de astronomía diná- del Sol y la diferencia entre el de la


mica constituyen la parte más impor- Luna y el del Sol, la ecuación de la lla-
tante de la obra de Garavito, aquella mada órbita variacional por el método
que representa un avance decidido so- de Hill. Esta órbita variacional es im-
bre sus antecesores en el observatorio, portante como primer paso para es-
junto con sus apuntes de mecánica ce- tablecer una teoría lunar, pues de he-
leste para los alumnos de la Facultad cho incluye la parte más importante de
de Matemáticas e Ingeniería, en los las perturbaciones solares. Garavito
que se destaca la demostración origi- había apenas esbozado el estudio del
nal de algunos teoremas relativos a los movimiento del nodo, cuando murió
cambios de variedades canónicas. en marzo de 1920.
Sin embargo, el trabajo más impor-
tante que emprendiera Garavito, y Jorge Álvarez Lleras
que apenas quedó iniciado, fue el de-
nominado «Fórmulas definitivas para Ya se mencionó la participación de
el movimiento de la Luna». En efecto, Jorge Álvarez Lleras como ingeniero
Garavito alcanzó únicamente a plan- ayudante del observatorio cuando co-
tear, con todo detalle y hasta un orden laboró con Garavito y tuvo la opor-
elevado, la expresión en términos de tunidad de conocer las ideas y los
la relación entre el movimiento medio trabajos de su maestro. Más tarde se
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
196

Concurrencia de gentes
de Medellín para
observar el eclipse
total de Sol, del
3 de febrero de 1916
(foto de Benjamín
de la Calle).

impondría la tarea de comentar y nómico» en el observatorio, hecha por


publicar la obra de Garavito desde Álvarez Lleras. Cumplida esa tarea,
la Academia Colombiana de Ciencias se dedicó a pensar en un instrumento
Exactas, Físicas y Naturales. En los úl- de instalación fija en observatorios
timos meses de esa asociación hubo de que pudiera atender con gran exacti-
atender sólo las tareas del observato- tud la labor de determinar sistemática
rio por la mala salud de Garavito, in- y permanentemente las coordenadas
teresándose entonces en establecer el del observatorio para detectar las va-
Servicio Meteorológico Nacional, lo- riaciones en la latitud y en la longitud
grando para ello el apoyo de la ley 74 debidas a los ya por esos días acepta-
de 1916. Organizado en 1918, le cupo dos desplazamientos del polo, y a las
a Álvarez Lleras impulsarlo durante el ya sospechadas variaciones en la rata
año en que estuvieron estas tareas a su de rotación terrestre. La respuesta de
cargo. Viajó luego a Europa para es- Álvarez Lleras fue la concepción y di-
tablecer contactos y relaciones que seño de un instrumento doble, llama-
permitieran al servicio incorporarse a do bitelescopio de reflexión, cuyos di-
los programas internacionales de me- seños aceptaron y perfeccionaron al-
teorología, sólo para encontrar al re- gunas casas europeas fabricantes de
greso el abandono del observatorio instrumental astronómico. La segunda
después del fenecimiento de Garavito. guerra mundial interrumpió cualquier
Le cupo a Álvarez Lleras salvar esta posible desarrollo inmediato de este
situación cuando en 1930 fue desig- proyecto y a la terminación de ella dos
nado director del observatorio, y en instrumentos aparecieron en el con-
asocio con la Facultad de Ingeniería, cierto internacional astronómico para
revivir sus actividades, empeño que se esas labores: el astrolabio impersonal
protocolizó con la presencia del pre- Danjón y el tubo cenital fotográfico.
sidente Olaya Herrera en el recinto No le cupo a Jorge Álvarez Lleras par-
del observatorio en memorable oca- ticipar en estas campañas del movi-
sión. miento del polo y de la rotación te-
Ya se ha mencionado la participa- rrestre, pues su salud decayó notable-
ción en la fijación del «datum astro- mente en 1947 y falleció en 1952.
Capítulo 7 197

El eclipse total de
Sol, tal como fue
captado en Bucaramanga.
El astrónomo Julio
Garavito, con los
ingenieros Jorge
Alvarez Lleras,
Julio Garzón Nieto,
Santiago Garavito
y otros, formó una
comisión especial
de observación de este
fenómeno, que trabajó
en Puerto Berrío,
con intercambio de
información
telegráfica
con Medellín
y Bogotá.

El observatorio das direcciones —sólo el barrio Ace-


en la Ciudad Universitaria vedo Tejada en su vecindario— pudo
pensarse como una apropiada locali-
Belisario Ruiz Wilches reemplazó a zación lejos del centro de la ciudad, el
Álvarez Lleras. No hacía mucho había rápido proceso de urbanización con el
dejado la dirección del Instituto Geo- alumbrado público y demás incomo-
gráfico (hoy Agustín Codazzi), de didades, anuló rápidamente las posi-
cuya creación fue uno de los gestores bilidades de la estación.
principales y, ya en la Facultad de Habiéndose cumplido la tarea que
Ingeniería de la Ciudad Universitaria, le había sido encomendada a la Inge-
instaló un observatorio geofísico en niería Nacional en el campo de la as-
una pequeña construcción que para el tronomía geodésica y proliferado la
fin se levantó. Al asumir la dirección especialización en la profesión, los es-
del Observatorio Astronómico, inició tudios pertinentes pasaron a los pro-
gestiones para erigir en la Ciudad Uni- gramas de ingeniería geográfica y de
versitaria una estación astronómica, ingeniería catastral, y el Observatorio
cuyo núcleo sería la pequeña cons- Astronómico entró a integrar la Fa-
trucción citada. Como instrumento cultad de Ciencias creada en 1965. Sus
principal se adquirió de la casa Secre- líneas de trabajo continúan hoy los
tan de París un refractor Zeiss de senderos de la mecánica celeste, los de
20 cm de apertura y 3 cm de distancia la investigación de estrellas pulsantes
focal que había pertenecido al obser- y de cúmulos galácticos, además de la
vatorio de Marsella y que en París elaboración de efemérides y predic-
adaptaron para la latitud de Bogotá. ción de eventos astronómicos, cen-
Instrumentos de astronomía geodési- trando además la atención en la adqui-
ca, cumplida su tarea en el Instituto sición y equipamiento de una estación
Geográfico, retornaron a la universi- de montaña, lejos de la polución de las
dad para completar la dotación. Si grandes urbes y dotado de instrumen-
bien la apacible Ciudad Universitaria tal básico apropiado para la investi-
de ese año de 1952, rodeada de potre- gación astronómica del presente y del
ros, lecherías y sembrados en casi to- futuro venidero.
198 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

Bibliografía
ÁLVAREZ LLERAS, JORGE. «Reseña histórica del Observatorio Astronómico y Meteorológico de
Bogotá», Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, vol.
II, n.° 6..Bogotá, 1938.
BATEMAN, ALFREDO D. El Observatorio Astronómico de Bogotá, Universidad Nacional. Bo-
gotá, 1953.
GARZÓN NIETO, JULIO. «Astronomía de posición», Revista de la Academia Colombiana de Cien-
cias Exactas, Físicas y Naturales, vol. II, n.° 8, Bogotá, 1939.
RAMOS, ABELARDO. «Astronomía y geodesia», Anales de Ingeniería. Bogotá, Imprenta Eche-
verría, 1888.
Rozo, DARÍO. «Cartografía Nacional - Oficina de Longitudes», en: Coordenadas geográficas.
Bogotá, Imprenta del Estado Mayor General, 1921.
Capítulo 8 199

La historiografía colombiana
José Manuel Restrepo
Bernardo Tovar Zambrano y Vélez, historiador
por excelencia del
proceso revolucionario
Los primeros historiadores y de formación del
Estado Nacional.

L a visión que de los hechos se for-


jaban los historiadores del si-
glo XIX, se relacionaba, en especial,
Retrato en la Academia
Colombiana de Historia.

con la problemática, las concepciones


ideológicas y las posiciones partidistas
que se suscitaban en el transcurso del
siglo. El núcleo de la problemática del
siglo XIX lo constituía la cuestión per-
tinente a la formación y organización
del Estado Nacional, en torno a lo
cual se planteaban proyectos y se ori-
ginaban conflictos y tensiones que in- Joaquín Acosta
cidían en las distintas maneras de mi- (1800-1852),
rar la historia. La cuestión del Estado historiador del
descubrimiento
Nacional se planteó, por supuesto, y la colonización.
con el proceso de independencia, el
cual motivó el aparecimiento de la pri-
mera historiografía del país. El histo- den cronológico lineal los sucesos me-
riador por excelencia de este proceso nudos de la gesta emancipadora; jus-
es José Manuel Restrepo (1781-1863) tifica y legitima la ruptura con la me-
con su Historia de la revolución en Co- trópoli española y, en la óptica de la
lombia (1827-1858). En esta historia, formación del Estado Nacional —que
que desde el punto de vista de la pers- constituye la temática general de la
pectiva temporal se situaría más bien obra—, describe las tensiones entre la
en el plano de la crónica, Restrepo conformación de la institucionalidad y
—quien había participado en el pro- el juego de las diversas pasiones de los
ceso de independencia— narra en or- grupos e individuos. En el mismo or-
Nueva Historia de Colombia. Vol. IV
200

quista. Este historiador, ante el de-


bate del presente, consideraba que era
importante para la constitución de la
República conocer el pasado desde su
remota génesis. Empero, Acosta so-
lamente alcanzó a realizar la primera
parte de su proyecto, en su obra Com-
pendio histórico del descubrimiento v
colonización de la Nueva Granada en
el siglo decimosexto (1848), la cual na-
rra los sucesos de los viajes de Colón
hasta la muerte de Quesada, obra que
constituye una de las mejores descrip-
ciones de aquellos tiempos.
Restrepo y Acosta son los primeros
y más notables historiadores de la fase
inicial de la historiografía colombia-
na que se desprende de la indepen-
dencia. A esta historiografía le había
precedido largamente la crónica colo-
nial (Castellanos, Aguado, Cieza, Si-
-ón, Freyle, Piedrahíta, Zamora,
etc.) que constituye sus orígenes leja-
nos. Con Acosta como historiador de
la conquista y Restrepo como historia-
dor de la Independencia, se fijan ade-
más los dos polos temáticos en los cua-
les se anclará durante mucho tiempo
la historiografía colombiana, procesos
que serían presentados en su carácter
heroico, por la historiografía tradicio-
nal, como los remotos cimentadores
de la civilización, el primero, y de la
nacionalidad, el segundo.

La historiografía del siglo XIX.


Tendencias fundamentales
José Antonio de Plaza den, Restrepo continúa su narración La evolución historiográfica de la se-
(1807-1854), autor de histórica en otra obra, Historia de la gunda mitad del siglo XIX se caracte-
"Memorias para la
historia de la Nueva
Nueva Granada, la cual abarca el pe- riza por la aparición de dos tendencias
Granada", es el primer ríodo comprendido entre 1832 y 1854. fundamentales: la liberal y la conser-
historiador que Correspondiendo también a esta his- vadora.
enjuicia críticamente toriografía de la postindependencia, La historiografía liberal surge a me-
el período de la surge otro historiador, Joaquín Acosta
Colonia, según él,
diados de siglo, emprendiendo una
"triple cadena de (1800-1852), quien, como Restrepo, función crítica respecto de la época co-
ignorancia, había participado en la guerra de in- lonial. La independencia, en efecto,
superstición dependencia. Sin embargo, Acosta, a pese a su enorme significación, no ha-
y servidumbre." diferencia de Restrepo, desea como bía logrado transformar en profundi-
(Oleo de Francisco A. historiador situarse en una amplia
Cano, 1931, Academia dad el orden colonial interior, por lo
Colombiana de Historia). perspectiva temporal y concibe enton- cual gran parte de este andamiaje per-
ces el proyecto de escribir la historia sistía en el presente de la República.
desde sus orígenes, comenzando por Las reformas liberales de mediados de
el proceso de descubrimiento y con- siglo buscaban demoler esa herencia
Capítulo 8 201

colonial y echar las bases del progreso


burgués. La transformación de la he-
rencia colonial en el orden de los he-
chos iría acompañada de su crítica en
el orden de las ideas. Esta crítica, que
se efectúa con base en los postulados
del liberalismo como ideología del
progreso, compelía así mismo a la vi-
sión crítica del pasado colonial.
El primer historiador en practicar
este tipo de visión histórica es José
Antonio de Plaza con su libro Me-
morias para la historia de la Nueva
Granada desde antes de su descubri-
miento hasta el 20 de julio de 1810
(1850). Esta obra constituye la pri-
mera referencia global a la época co-
lonial, en la cual se contiene la narra-
ción de los sucesos tradicionales de la
conquista, el relato de las disputas en-
tre audiencia, presidentes, arzobispos,
virreyes, visitadores y jueces de resi-
dencia, etc., hasta los inicios de la in-
dependencia. Una de las característi-
cas principales de Plaza consiste en sus
apreciaciones críticas respecto del ré-
gimen colonial, esa «triple cadena de
ignorancia, superstición y servidum-
bre», y sus juicios anticlericales, los
cuales motivarían una respuesta apo-
logética por parte del historiador José
Manuel Groot.
Entre los historiadores liberales es
José María Samper quien en su libro
Ensayo sobre las revoluciones políticas
(1861) elabora la crítica más acerba
del régimen colonial. Los fundamen-
tos teóricos de esta crítica se derivan
de los postulados del liberalismo del temente, con las reformas liberales de José María Samper
siglo XIX, en que la relación Individuo- mediados de siglo, que entre otras co- (1828-1888), en su
Sociedad-Estado-Iglesia ha de resol- sas buscaban reducir al mínimo posi- "Ensayo sobre las
revoluciones políticas",
verse en función del factor individual. ble la injerencia del Estado y de la de 1861, critica
Por eso Samper critica el carácter cen- Iglesia en la vida de la sociedad, para "el carácter
tralista, monopólico, fiscalista, inter- liberar de sus trabas y ampliar el es- centralista, monopólico,
vencionista y omnipresente que el Es- pacio de las fuerzas individuales del fiscalista,
tado español (y la Iglesia) había entro- progreso, tal como lo exigía el modelo intervencionista y
liberal burgués que se quería hacer omnipresente del Estado
nizado en todos los niveles de la so- español (y la Iglesia)
ciedad, estatuyendo con ello un régi- fructificar. He aquí cómo la época li- durante la Colonia."
men de opresión, explotación y beral se forjaba críticamente su propio (Foto de la Galería
control de los elementos individuales pasado, que servía a su vez de legiti- de Notabilidades
que constituían las virtudes de la ci- mación a sus proyectos revoluciona- Colombianas, de Ariza).
vilización y del progreso. Esta crítica rios del presente.
del pesado andamiaje institucional del La historiografía conservadora apa-
régimen colonial se relaciona, eviden- rece en el ambiente de crisis y de ines-
202 Nueva Historia de Colombia. Vol. IV

tabilidad político-institucional que que creían necesario rescatar para re-


acompaña a la República liberal fe- constituir el orden y la paz y sin los
deralista. En estas condiciones los his- cuales sencillamente no había país.
toriadores conservadores retornan al Tales elementos hacían referencia
pasado en búsqueda de respuestas ante todo a las acendradas relaciones
José Manuel Groot ante los interrogantes que plantea la históricas entre el Estado y la Iglesia,
(1800-1878), autor de a la función civilizadora de la religión,
"Historia eclesiástica
crisis del presente.
y civil de la Nueva Conceptualmente el enfoque de es- a la profunda esencia católica de la so-
Granada", una de las tos historiadores, a diferencia de los ciedad colombiana, a la tradición de
obras históricas más liberales, se sustenta en el postulado las buenas costumbres, la moral, la
prominentes del siglo de que los factores individuales deben obediencia y el respeto a la autoridad
XIX, aunque y la ley, y en fin, a los valores de la
representativa del estar supeditados al universo institu-
respeto al legado cional del Estado y de la Iglesia. Si los tradición hispánica que se había ci-
español, a las liberales habían querido romper radi- mentado en la Colonia. De ahí enton-
instituciones y valores calmente con la herencia del pasado ces que estos historiadores otorguen
tradicionales y a la una visión positiva de la época colo-
religión.
colonial, para construir el nuevo país,
los historiadores conservadores, por el nial y del legado español. Al insistir en
(Oleo de Delio Ramírez, la bondad histórica de las institucio-
1927, Academia contrario, buscan en la herencia co-
Colombiana de Historia). lonial y en la tradición los elementos nes, de la religión, de los valores tra-
dicionales generados en el pasado co-
lonial, esta historiografía contribuía al
fermento del nuevo orden, concreta-
mente a legitimar el proyecto histórico
de la Regeneración que reconstituía el
Estado Central y los lazos con la Igle-
sia. Los más connotados representan-
tes de esta tendencia son: Sergio Ar-
boleda, La República en la América
Española (1868-1869); José Manuel
Groot, Historia eclesiástica y civil de la
Nueva Granada (1869), una de las
obras más prominentes del siglo XIX, y
Juan Pablo Restrepo, La Iglesia y el
Estado en Colombia (1885). Las his-