Você está na página 1de 8

ANATOMÍA DE LA CAVIDAD PÉLVICA

Base ósea y diámetros pélvicos

La pelvis es la región anatómica inferior o caudal del tronco. Los límites topográficos
de la cavidad pelviana los conforman principalmente los huesos: coxales (iliacos,
isquiales y pubis), sacro y primeras vértebras caudales.

En el límite dorsal interviene la cara ventral del hueso sacro, y la cara ventral de las
primeras vértebras caudales.

En el límite ventral o suelo pélvico intervienen isquion y pubis.

En el límite lateral intervienen el ilion y el ligamento sacrotuberoso.

HUESO COXAL

Es el resultado de la osificación de tres piezas óseas: ilion, isquion y pubis.


Consideramos también accidentes fundamentales del h. coxal: acetábulo, espina ciática
y agujero obturado, consecuencia de la confluencia de los tres huesos que lo integran.
✸H. ILION. Constituye la porción craneodorsal del h. coxal.
✸H. ISQUION. Constituye la porción caudoventral del h. coxal.
✸H. PUBIS. Constituye la porción craneoventral del h. coxal.
✸ACETÁBULO. Cavidad esférica para la articulación de la cabeza del fémur.
✸ESPINA CIÁTICA. Cresta elevada, dorsal al acetábulo.
✸AGUJERO OBTURADO. Abertura conformada entre los huesos isquion y pubis.

H. ilion.
● Cuerpo del ilion. Porción más estrecha del hueso. Caudalmente interviene en la
conformación del acetábulo y de la espina ciática.
○ Línea arqueada. Borde ventromedial del cuerpo del ilion.
-Tubérculo del m. psóas menor. Saliente óseo para la inserción del tendón de este
músculo. Es una de las referencias anatómicas para realizar la pelvimetría en hembras
de grandes ungulados.
○ Escotadura ciática mayor. Borde dorsal del cuerpo del ilion, entre la tuberosidad
sacra y la espina ciática. Limita el agujero ciático mayor.
● Ala del ilion. Porción craneal más ancha.
○ Cresta ilíaca. Borde craneal entre las tuberosidades coxal y sacra.
- Tuberosidad coxal. Accidente óseo visible, de situación lateroventral.
- Tuberosidad sacra. De situación dorsomedial. Es un accidente óseo palpable de
interés clínico para el abordaje del espacio interarcual lumbosacro.
○ Cara glútea. Cara dorsal. Sobre ella se dispone la musculatura glútea.
○ Cara sacropelviana. Superficie ventral.
- Cara auricular. Superficie craneomedial que se articula con la homónima del h. sacro
para formar la articulación sacroilíaca.
H. isquion.
● Cuerpo del isquion. Porción craneal que interviene en la conformación del acetábulo.
● Tuberosidad isquiática. Proyección caudolateral del isquion, palpable desde el
exterior. Es zona de fijación de fuertes ligamentos y músculos de la región caudal del
muslo.
● Tabla isquiática. Porción plana que limita caudalmente al agujero obturado.
● Rama del isquion. Porción estrecha craneal a la tabla isquiática, que limita
medialmente al agujero obturado y se fusiona a la rama caudal del h. pubis.
○ Cara sinfisaria. Superficie de unión entre ambos h. isquion. Constituye la superficie
caudal de la sínfisis pélvica.
● Escotadura ciática menor. Borde dorsal del cuerpo del isquion, entre la espina ciática
y la tuberosidad isquiática. Limita el agujero ciático menor.
H. pubis.
● Cuerpo del pubis. Porción amplia del hueso, que participa en la conformación del
acetábulo.
● Rama craneal. Porción estrecha que limita cranealmente al agujero obturado.
● Rama caudal. De situación caudal a la rama craneal del pubis. Limita medialmente al
agujero obturado y se fusiona a la rama del isquion.
○ Cara sinfisaria. Superficie articular con el pubis contralateral. Constituye la parte
craneal de la sínfisis pélvica.

HUESO SACRO

Es un hueso triangular con una base craneal que se articula cranealmente con la última
vértebra lumbar, y un vértice caudal, que se articula con la primera vértebra caudal.
Además, se articula lateralmente con el ala del ilion (hueso coxal).
En el caballo el hueso sacro resulta de la fusión de cinco vértebras sacras.
● Promontorio. Prominencia ventral de la base del h. sacro, poco aparente en esta
especie. Durante la palpación rectal sirve de referencia para delimitar el tránsito entre 
las cavidades pelviana y abdominal. Además, es una referencia ósea para trazar los
diámetros pélvicos en hembras reproductoras de grandes ungulados.
● Alas del h. sacro. Corresponden a las apófisis transversas de la primera vértebra sacra.
Son bastante amplias y horizontales.
o Cara auricular. Superficie dorsal para la articulación con la cara auricular del h. ilion.
● Apófisis espinosas. Se mantienen separadas, aunque con la edad pueden llegar a
fusionarse. Son palpables desde el exterior.
● Agujeros sacros dorsales. Son cuatro pares. Por ellos transitan los ramos dorsales de
los nervios sacros.
● Cara pélvica. Constituye el techo óseo de la cavidad pelviana.
● Agujeros sacros ventrales. Son cuatro pares. Por ellos transitan los ramos ventrales de
los nervios sacros.
● Canal sacro. Parte del canal vertebral en el interior del h. sacro.
El de vacuno es proporcionalmente más largo y curvado que el del caballo.
● Promontorio. Más desarrollado que en el caballo.
● Alas del h. sacro. Dispuestas verticalmente.
● Apófisis espinosas. Se encuentran fusionadas constituyendo la cresta sacra media.
En el perro está integrado por tres vértebras, aunque en animales viejos puede aparecer
fusionada al sacro la 1ª vértebra caudal. Es corto, ancho y cuadrangular. Existen dos
pares de agujeros sacros dorsales y dos pares de agujeros sacros ventrales.

VÉRTEBRAS CAUDALES (COCCÍGEAS)

Reducen progresivamente su tamaño y pierden las características propias de una


vértebra. En las últimas de la serie sólo se distingue el cuerpo vertebral.

PELVIMETRÍA

● Cavidad de la pelvis. Espacio comprendido entre las aberturas craneal y caudal.


● Abertura craneal de la pelvis. Circunferencia delimitada por el promontorio del sacro,
las líneas arqueadas y los bordes craneales de los h. pubis.
● Abertura caudal de la pelvis. Definida por el vértice del h. sacro, los bordes caudales
de los ligamentos sacrotuberosos anchos y el arco isquiático.
● Arco isquiático. Borde caudal de las tablas isquiáticas derecha e izquierda.
● Suelo de la pelvis. Constituido por los h. isquion y pubis de ambos lados.

El canal del parto en hembras queda delimitado por el diámetro vertical (desde el arco
isquiático hasta las vértebras caudales) y el trasverso (cuerpos iliacos), en machos más
estrecho.

Vísceras

La cavidad pelviana contiene importantes órganos de los aparatos digestivo (en posición
dorsal) y urogenital (en posición ventral).

Por parte del aparato digestivo, el recto (que presenta la ampolla del recto,
ensanchamiento en su parte terminal) y el canal anal (que presenta el músculo esfínter
externo del ano, músculo estriado que rodea a los senos paranales y al músculo esfínter
interno del ano (musculatura lisa) de la pared del canal anal, seno paranal, bolsa propia
de carnívoros que almacena la secreción elaborada por glándulas y que va a desembocar
al canal anal, línea anorrectal, pliegue transversal de la mucosa entre el recto y el canal
anal, línea anocutánea, pliegue transversal entre la mucosa y la piel del canal anal, zona
cutánea, piel cornificada alrededor del ano que contiene glándulas y pelos y ano,
orificio terminal del intestino) su principal función es la acumulación de heces y
reabsorción del agua.

Por parte del aparato urinario la uretra. En la hembra, la uretra es una vía
exclusivamente urinaria, mientras que en el macho tiene una doble función tanto
urinaria como genital. La vejiga de la orina (vértice, cuerpo, donde dorsalmente
desembocan los uréteres y cuello que continua con la uretra) y parte de los uréteres, la
vejiga extendida (llena de orina) quedará en la zona abdominal (en el perro).

La cavidad pelviana constituye también el centro de referencia de gran parte de los


órganos del aparato reproductor. Concretamente, en el macho, una porción de la
uretra, denominada parte pélvica (porción preprostática, entre la vejiga de la orina y la
próstata y la porción prostática, entre la próstata y el arco isquiático) la terminación de
los conductos deferentes y las glándulas genitales accesorias tienen una situación
intrapélvica. En la hembra, por su parte, sólo la vagina y el vestíbulo vaginal se alojan
en la cavidad pelviana, ya que otros órganos genitales como los ovarios, las trompas
uterinas y el útero, quedan topografiados en la cavidad abdominal. El resto de órganos
genitales tienen una localización más periférica, en relación con las regiones inguinal y
perineal. En la región inguinal se sitúan el pene y el prepucio, mientras que en la
región perineal se topografían los testículos y el escroto en el macho, y la vulva y el
clítoris en la hembra. Todos estos órganos genitales, excepto los testículos, se catalogan
como genitales externos. (Excepto elefantes, tienen testículos externos).

La cavidad abdominal y parte de la cavidad pélvica (zona más craneal) están tapizadas
por un mesotelio (membrana extensible, contiene fibras elásticas) con un líquido seroso,
este mesotelio recibe el nombre de peritoneo. La porción más caudal de la cavidad
pelviana se denomina porción retroperitoneal, carece de peritoneo y es rica en tejido
conectivo, músculo y grasa.

En ungulados (équidos y suidos) la parte retroperitoneal corresponde a la mitad de la


cavidad pelviana mientras que en carnívoros corresponde a 1/5 parte.

Existen tres tipos de peritoneo:

-Parietal: envuelve todas las paredes del abdomen y de parte de la pelvis.

-Visceral: envuelve a las vísceras

-Intermedio: o pliegues peritoneales, sujeta a las vísceras y conecta el peritoneo visceral


con el parietal. De forma general en estas cavidades podemos encontrar el mesenterio
que sostiene al intestino, el mesocolon que sostiene al colon, el mesorrecto que sostiene
al recto, los dos ligamentos laterales y el ligamento medio que sostienen a la vejiga. En
machos recibe el nombre de pliegue genital, el peritoneo intermedio que sostiene los
dos uréteres, glándulas vesicales (en algunas especies, en perros no) y los conductos
deferentes. En hembras recibe el nombre de ligamento ancho y sostiene los uréteres y el
útero. Mientras que en hembras los ligamentos laterales de la vejiga se unen al
ligamento ancho en machos se unen directamente a la pared. Estos pliegues van a dar
lugar a las siguientes excavaciones:

-Excavación rectogenital. Receso de la cavidad peritoneal entre el recto y el pliegue


genital en el macho. En la hembra se conforma entre el recto y el útero y ligamentos
anchos.

-Excavación vesicogenital. Receso de la cavidad peritoneal entre la vejiga de la orina y


el pliegue genital en el macho. En la hembra se dispone entre la vejiga y el útero y los
ligamentos anchos.

-Excavación pubovesical. Receso peritoneal ventral a la vejiga urinaria y a los


ligamentos laterales de la vejiga. Queda dividida por el ligamento medio de la vejiga.

Patrones vasculares

Los órganos de la cavidad pelviana están irrigados por arterias que proceden de la
terminación de la aorta abdominal.

La aorta abdominal a la altura de la última vértebra lumbar se divide en dos arterias


iliacas externas (derecha e izquierda), y dos arterias iliacas internas (derecha e
izquierda), en algunas especies como el caballo, ésta última forma una tercera más
terminal, es la arteria sacra mediana.

La a. iliaca externa es la principal arteria para la irrigación del miembro pelviano y


órganos genitales externos (no emite ninguna rama para los órganos de la cavidad
pelviana). La a. iliaca externa se va a denominar conforme avanza por el miembro a.
femoral que dará la a. femoral profunda, y esta se ramificará dando la a. del tronco
pudendoepigástrico, el cual se ramificará para dar la a. pudenda externa, que pasará
por el anillo vaginal irrigando órganos genitales externos, en el macho el prepucio, y en
la hembra las glándulas mamarias.

La aorta iliaca interna irriga los órganos de la cavidad de la pelvis y la pared de esa
cavidad. En el caballo el segmento inicial de la a. iliaca interna derecha o izquierda es el
origen de la a. sacra mediana que se ramifica en arterias segmentarias. Para la irrigación
de los órganos de la pelvis mientras que en rumiantes y suidos se encarga la a. iliaca
interna propiamente dicha, en carnívoros y équidos se encarga una ramificación de ésta,
la a. interna pudenda.

a.iliaca interna:
– a. sacra mediana (en équidos)
-a. glútea caudal (glúteos y lumbares)
– a. pudenda interna (équidos y carnívoros):
 
        

 
Irrigación del masculino (perro)

A. ilíaca interna. Rama terminal de la aorta abdominal que vasculariza la mayor parte
de la cavidad pelviana.

A. pudenda interna. Implicada en la vascularización de las vísceras de la cavidad


pelviana y de los genitales externos.
a. A. umbilical. En el macho se atrofia
a. A. prostática. Irriga directamente la próstata (AGs) y antes de alcanzarla
desprende la a. vesical caudal (irriga la vejiga)
b. A. uretral. Irriga la uretra
c. A. rectales
d. A. del pene. Sólo en el macho (a. del clítoris en la hembra).
- A. del bulbo del pene. Se ramifica profusamente en el cuerpo esponjoso del
pene.
- A. profunda del pene. Se ramifica en el cuerpo cavernoso.
- A. dorsal del pene. Recorre el borde dorsal del pene hasta su terminación en el
cuerpo esponjoso del glande.

A. testicular. Viene directamente de la aorta abdominal se hunde en el canal vaginal


(atraviesa los anillos vaginales “mesorquio gobernáculo testicular”) hasta los testículos.

Irrigación del femenino (oveja)

A. ilíaca interna. Rama terminal de la aorta abdominal que vasculariza la mayor parte
de la cavidad pelviana.

a. A. umbilical. Da lugar a la arteria uterina (solo en rumiantes y suidos, en perros


y gatos, la da la arteria vaginal y en équidos la a. iliaca externa)
e. A. pudenda interna. A. uretral. Irriga la uretra, a. perineal ventral irriga el
vestíbulo y la a. del clítoris.

La artería ovárica que va sujeta por el ligamento ancho desciende directamente de la


aorta abdominal e irriga la región tubárica, ovario y útero.
El útero está fuertemente irrigado por la a. ovárica, la a. vaginal, y la a. umbilical que
lleva el riego principal en las especies de abasto (rumiantes y suidos).

Las venas iliacas internas y externas recogen la sangre hacia la vena cava caudal, ésta
no pasa por el hígado, por eso, cuando un medicamento es inactivado por el hígado debe
suministrarse vía rectal.
La vena ovárica recoge la mayoría de la sangre de la vena uterina.
Drenaje linfático

El funcionamiento del drenaje linfático es fundamental para drenar fluidos estancados,


desintoxicar, regenerar los tejidos y mantener un sistema inmunitario saludable.

Entre los principales centros linfáticos relacionados con la cavidad pelviana destacan:

Linfocentro lumbar: nódulos linfáticos responsables del drenaje de la pared


abdominal y de los órganos de la cavidad abdominal
‐ Nódulos linfáticos lumbares aórticos
‐ Nódulo linfático testicular/ovárico

Linfocentro iliosacral: nódulos linfáticos responsables del drenaje de la cavidad


y de los órganos de la pelvis y del miembro pelviano.

‐ Nódulos linfáticos iliacos mediales


‐ Nódulos linfáticos iliacos laterales
‐ Nódulos linfáticos anorrectales

Linfocentro superficial inguinal: nódulos linfáticos responsables del drenaje de


la pared abdominal caudoventral, del escroto y glándulas mamarias.

‐ Nódulos linfáticos escrotales


‐ Nódulos linfáticos mamarios

Inervación

El sistema nervioso es el responsable de la interacción estímulo-respuesta entre el


ambiente y el organismo, de la regulación y la coordinación de los sistemas corporales,
del control del sistema endocrino e inmunológico y de los órganos de los sentidos.

Se divide en el sistema nervioso central (SNC), que incluye el encéfalo y la médula


espinal y el sistema nervioso periférico (SNP), que incluye a los nervios.

El sistema nervioso se clasifica funcionalmente en:

‐ Sistema nervioso somático: voluntario


‐ Sistema nervioso autónomo, vegetativo o visceral: involuntario
Este a su vez se divide en: simpático (vasoconstricción, redirige el flujo
sanguíneo a corazón, músculos y sistema nervioso “huída”) y parasimpático
(vasodilatación, redirige el flujo sanguíneo a vísceras “excitación sexual”).

 
 

Los plexos más destacados a nivel del sistema reproductor son:

‐ Plexo lumbosacro (N. pudendo(parasimpáticas)N. rectocaudales y dorsal


del pene)
‐ Plexo pélvico: generales (nervio pélvico – parasimpático e hipogástrico-
simpático), en macho (diferencial, prostático y uretral) y en hembra
(úterovaginal, vesical y rectal).
‐ Plexo testicular/ovárico