Você está na página 1de 10

Talca, veinticuatro de enero de dos mil dieciocho.

VISTO:
Se reproduce el fallo en alzada, salvo el acápite final del motivo
décimo quinto y los razonamientos décimo sexto y décimo séptimo,
que se eliminan.
En el fundamento segundo, párrafo 2, se intercala el nombre
“Jessica del Carmen Becerra Asencio”, entre los nombres “Ximena
Allancán Asencio” y “Luis Alberto Cerna Guzmán”, y en el numeral
octavo se elimina la expresión “de la municipalidad”.
Y CONSIDERANDO:
1°) Que la decisión de primer grado, dictada el trece de agosto
de dos mil quince, complementada el veintiséis de diciembre de dos
mil dieciséis, rechaza las excepciones de falta de legitimación pasiva,
de cosa juzgada, de falta de legitimación activa y de transacción, y
acoge la excepción de prescripción, todas ellas opuestas por el Fisco
de Chile en su carácter de demandado, en virtud de lo cual rechaza la
demanda de fs. 1 y no condena en costas a los demandantes.
2°) Que estos apelan para que se revoque la sentencia y, en su
lugar, se acoja la demanda.
3°) Que la demandada se adhiere a la apelación con el objeto
que sean acogidas las excepciones de falta de legitimación pasiva, de
cosa juzgada, de falta de legitimación activa y de transacción.
4°) Que las conclusiones expresadas por la juez a quo en los
reproducidos raciocinios noveno, décimo, décimo primero y décimo
segundo son suficientes para desechar las excepciones de falta de
legitimación pasiva, de cosa juzgada, de falta de legitimación activa y
de transacción.
SXDNDWXYYR

En efecto, la responsabilidad que se persigue en esta causa, se


hace recaer, esencialmente, sobre el Ministerio de Vivienda y
Urbanismo, de modo que, tratándose de un órgano de la
Administración Central del Estado, no cabe la excepción de
legitimación pasiva invocada por el Fisco de Chile.
Tampoco procede admitir las excepciones de cosa juzgada y
falta de legitimación activa opuestas por la demandada, basadas en
las transacciones extrajudiciales suscritas por su parte y 66 de los 83
demandantes que se individualizan en el fallo, porque el tenor y
contenido de aquellas dan cuenta que los acuerdos indemnizatorios
inciden en el daño material sufrido por los actores y no en el daño
moral que reclaman a través de la demanda sub lite. La compensación
o indemnización de que se trata en ellas es para reparar daños
experimentados en la vivienda de cada uno; la subvención
mencionada se relaciona, si corresponde, con el saldo de precio; el
finiquito que se otorgan es en relación con esta materia, es decir, con
lo pactado en dicho acto, y nada de manera expresa se dice acerca
del daño moral y tampoco puede inferirse que éste haya sido incluido
en el acuerdo. En consecuencia -como bien lo dice la juez de primera
instancia- debe considerarse lo previsto en el artículo 2462 del Código
Civil. No está de más recordar que esta norma señala: “Si la
transacción recae sobre uno o más objetos específicos, la renuncia
general de todo derecho, acción o pretensión, deberá sólo entenderse
de los derechos, acciones o pretensiones relativas al objeto u objetos
sobre que se transige.” Es más, en el propio Decreto Exento N° 494
MINVU de 22 de julio de 2010 se indica que en las transacciones “…
los propietarios renunciarán de modo expreso, cabal e inequívoco, a
cualquier acción que estimen pudiere corresponderles y de la misma
manera y en su caso, con las mismas características, se desistirán de
las acciones que ya hubieren iniciado… “. En las transacciones, como
ya se dijo, no hay una renuncia del daño moral, con tales
características.
Tales razones conducen, consecuentemente, a desechar
también la excepción de transacción.
5°) Que, ahora bien, para resolver lo concerniente a la excepción
SXDNDWXYYR

de prescripción, deben tenerse en cuenta las circunstancias


siguientes:
a). La acción recae sobre actos u omisiones atribuidos a entes
de la administración del Estado, a partir de la construcción del edificio
de departamentos habitacionales del cerro O´Higgins de la ciudad de
Constitución y de la comunicación efectuada por el Ministerio de
Vivienda y Urbanismo, a varios de sus ocupantes, en julio de 2007, por
la que se les avisa -en lo que interesa consignar para los fines
actuales- que “… su vivienda se encuentra emplazada en una
población que pertenece al catastro confeccionado en el año 2005 por
el MINVU para el informe de la Comisión de Vivienda de la Cámara de
Diputados con fallas en su construcción…”.
b). La pretensión se hace patente con motivo de la destrucción
del edificio y la imposibilidad absoluta de poder seguir habitándolo,
producida por el terremoto de 27 de febrero de 2010 ocurrido en ese
lugar y en una extensa zona del país.
c). En distintas fechas de los años 2011, 2012 y 2013 (p.ej.: 13
de junio de 2011, 5 de agosto de 2011, 2 de enero de 2012, 23 de
marzo de 2012, 8 de enero de 2013, etc..) se verifican sesenta y seis
transacciones entre el SERVIU e igual número de demandantes, las
que tienen, como precedente, el Decreto Exento N° 494 MINVU de 22
de julio de 2010 -antes citado- que autoriza ese Servicio para hacerlo.
En lo medular, este decreto refiere en sus consideraciones que:
-“… el terremoto y tsunami del 27 de febrero del 2010 ocasionó
múltiples daños en numerosos edificios de la Región del Maule,
afectando severamente a Conjuntos Habitacionales ejecutados
conforme a políticas implementadas por el MINVU, entre los cuales se
encuentran los Conjuntos Cerro O´Higgins compuesto de 84
departamentos, distribuidos en 14 blocks…”.
-“… los daños ocasionados provocaron el colapso de los citados
edificios, los que deberán ser demolidos, toda vez que presentan
daños estructurales severos e irreversibles, y por lo tanto, imposibles
de rehabilitar”.
-“… los daños no se pueden imputar a los propietarios de las
viviendas, por lo que con el objeto de dar solución al problema
SXDNDWXYYR

habitacional que enfrentan, se ha puesto en marcha el plan de


reconstrucción denominado “Chile Unido Reconstruye Mejor” que
incluye a los citados Conjuntos Habitacionales”.
-“… el SERVIU Región del Maule estará a cargo de implementar
todas las iniciativas y acciones que sean necesarias para atender las
necesidades habitacionales de los propietarios afectados…”
-“… los propietarios de las viviendas han planteado que
ejercerían las acciones judiciales que eventualmente pudieren
corresponderles por los daños sufridos a fin de solicitar el pago de las
indemnizaciones por concepto de daño emergente, lucro cesante y
daño moral.”!
-“… por las razones expuestas y con el propósito de precaver un
litigio eventual con los afectados, el Director (S) del SERVIU Región
del Maule mediante Ord. N° 1913, de fecha 08 de julio de 2010, el cual
se adjunta y se entiende formar parte integrante del presente decreto,
propuso Bases Generales de Transacción Extrajudicial a suscribirse
entre dicho Servicio y los propietarios afectados …”
d). La demanda sub lite se notifica el 27 de febrero de 2014.
6°) Que la acción de indemnización de perjuicios por
responsabilidad extracontractual que, en este caso, se basa en la falta
de servicio que se atribuye al Estado, prescribe en el lapso de cuatro
años, toda vez que para tal efecto debe aplicarse la regla contenida en
el artículo 2332 del Código Civil, y debe contarse desde la
perpetración del acto, es decir, desde que ocurre la falta de servicio, la
que, en este caso, queda situada en la época en que el órgano estatal,
teniendo conocimiento del mal estado del edificio, no hizo lo que debía
para evitar los daños que a la postre quedaron de manifiesto.
7°) Que, en la perspectiva de lo que se discute en autos, debe
hacerse presente que, por lo previsto por los artículos 2494 y 2518
del mismo cuerpo legal, la prescripción puede ser renunciada expresa
o tácitamente y puede interrumpirse, ya natural, ya civilmente.
La renuncia opera sólo después de cumplida la prescripción; es
tácita cuando el que puede alegarla manifiesta por un hecho suyo que
reconoce el derecho del dueño o del acreedor.
La prescripción se interrumpe naturalmente por el hecho de
SXDNDWXYYR

reconocer el deudor la obligación, expresa o tácitamente; se


interrumpe civilmente por la demanda judicial, salvo en los casos
enumerados en el artículo 2503. Luego, se requiere que haya una
notificación válida.
8°) Que en la situación en estudio aparece claro que,
transcurridos largos años desde la construcción del edificio y con
posterioridad al acto administrativo de julio de 2007, los órganos de la
Administración ligados a estos hechos, esto es, el MINVU y SERVIU,
entre otros, intervinieron como consecuencia del terremoto de 27 de
febrero de 2010, con el objeto de dar solución al grave problema
habitacional que se había originado, y lo hicieron, particularmente, a
través de los actos ya mencionados, es decir, con la dictación del
Decreto Exento N° 494 MINVU de 22 de julio de 2010 y las
consiguientes transacciones de diversas fechas de los años 2011,
2012 y 2013, lo que constituye o una renuncia tácita a la prescripción,
en el evento que se considere que transcurrió el plazo desde julio de
2007 (la carta de la Ministra no tiene día de expedición) al 22 de julio
de 2010 o, una interrupción natural de la misma, en caso que se
estime que el plazo no transcurrió, por lo que bajo ningún concepto
concurre la excepción de prescripción invocada por la demandada.
9°) Que, zanjada la cuestión relativa a la prescripción y
debiendo, por tanto, desecharse esta excepción, al igual que las otras
excepciones opuestas por el Fisco de Chile, corresponde analizar el
fondo de lo pedido.
10°) Que, en los reproducidos considerandos séptimo y octavo,
se alude a la falta de servicio.
Es dable señalar que la falta de servicio se produce cuando el
Estado, a través de alguno de sus órganos, no cumple sus deberes o
lo hace en forma parcial, imperfecta o tardía y causa daño.
Consiguientemente, resulta responsable y debe dar cuenta al
respecto.
Los preceptos en que ello se sustenta son el artículo 6 de la
Constitución Política de la República, en cuanto establece que los
órganos del Estado deben someter su acción a la Constitución y a las
normas dictadas conforme a ella, y en orden a que la infracción genera
SXDNDWXYYR

las responsabilidades y sanciones que determine la ley. El artículo 38


inciso segundo de la Carta Fundamental, que faculta a toda persona
lesionada en sus derechos por la Administración del Estado, de sus
organismos o de las municipalidades, para reclamar ante los
tribunales. El artículo 42 inciso primero de la Ley 18.575, Orgánica
Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado,
en cuanto previene “Los órganos de la Administración serán
responsables del daño que causen por falta de servicio”.
En la especie es irrefutable que, a julio de 2007, el Estado tenía
clara conciencia que el edificio de Cerro O´Higgins de la ciudad de
Constitución, no era apto para ser habitado y sabía, más aún, que
estaba en condiciones deplorables y peligrosas, y no realizó ni llevó
adelante las gestiones necesarias para solucionarlo, lo que quedó de
manifiesto al colapsar en febrero de 2010 y con los actos
administrativos que se llevaron a cabo como consecuencia de ello,
descritos precedentemente.
La falta de servicio no se configura, por tanto, por la respuesta
insuficiente o extemporánea que pueda atribuirse al Estado frente al
fenómeno natural del terremoto, sino por la omisión antes referida.
11°) Que no se discute que los demandantes son ochenta y tres
personas. Propietarios de los inmuebles dañados son setenta y cinco;
arrendatarios son ocho. Hubo sesenta y seis transacciones; no hubo
diecisiete transacciones, que corresponden a nueve propietarios y a
los ocho arrendatarios.
Por tanto, a la época del terremoto, setenta y cinco actores
tenían la calidad de dueños de sus respectivos inmuebles y ocho de
ellos eran arrendatarios de departamentos de ese mismo edificio.
12°) Que, dilucidado el alcance de las transacciones y las demás
cuestiones previas, corresponde analizar lo relativo al daño moral.
13°) Que esta Corte considera que el daño en los departamentos
que ocupaban los actores, elevado a grado tal que los hizo
inhabitables e irrecuperables, les produjo una aflicción natural y obvia,
pues en su calidad de dueños o arrendatarios sufrieron una pérdida,
en medio de un colapso material, con repercusión directa en el ánimo
o reducto moral de cada uno de ellos, susceptible de ser indemnizada
SXDNDWXYYR

de acuerdo con lo prevenido por el artículo 2329 inciso primero del


Código Civil.
El cúmulo de instrumentos acompañados tanto por la
demandante como por la demandada, que constan en custodia y que
se hallan reseñados en los fundamentos quinto y sexto de primer
grado, dan cuenta de las circunstancias que rodean aquello que
resulta medular, pues, aparte de los documentos ya analizados, los
otros recaen sobre la preocupación del Estado para resolver el
problema general y las situaciones particulares, acerca de los
resultados habidos de las negociaciones llevadas a cabo, acuerdos,
expropiaciones, etc., y, en fin, respecto de lo obrado en pos de
solucionar los requerimientos derivados de los daños materiales
causados por el terremoto de 27 de febrero de 2010, de modo que en
nada alteran las conclusiones que sirven para acoger la demanda.
Lo mismo cabe decir en cuanto a las absoluciones de posiciones
que están reflejadas en el citado motivo sexto, pues -a la luz incluso
del tenor y contenido de los propios pliegos- no hay reconocimientos
que sean adversos a las pretensiones específicas de autos relativas al
sufrimiento moral.
14°) Que estando demostrada la existencia del daño moral, el
monto a indemnizar debe determinarse de manera prudencial por el
sentenciador. En este caso, y por las razones antes aludidas, se
estima justo fijar las indemnizaciones en la suma de $ 11.000.000
(once millones de pesos) para cada propietario y en $ 9.000.000
(nueve millones de pesos) para cada arrendatario.
La diferencia en esos montos se justifica porque, salvo
excepciones que aquí no constan, el apego a las cosas es mayor el
del dueño que el del arrendatario; luego así lo es también, la aflicción
o congoja por la destrucción y pérdida de ellas.
No cabe distinguir, en cambio y para establecer el quantum
indemnizatorio, entre aquellos propietarios que transigieron (sesenta y
seis) de los que no lo hicieron (nueve), porque las transacciones
inciden en el daño material y no en el menoscabo moral.
15°) Que las reglas sobre prescripción extintiva contenidas en el
Código Civil, no están desapegadas de las normas que resguardan los
SXDNDWXYYR

derechos fundamentales en el ámbito de su aplicación, que ameriten,


pasándolas por alto, efectuar un control de convencionalidad que
entregue la respuesta a la controversia actual, por lo que -solucionado
el caso con arreglo a aquellos preceptos- no cabe entrar al análisis del
marco jurídico sugerido por la demandante en su libelo de apelación.
Ahora bien, las consideraciones referidas en los razonamientos
que preceden, dan respuesta a las alegaciones del Fisco de Chile,
insertas en sus escritos de adhesión a la apelación.
16°) Que, con todo, como las indemnizaciones se fijan en este
acto y para que mantengan su debido valor, deberán reajustarse de
acuerdo a la variación del índice de Precios al Consumidor, calculado
desde el mes anterior a esta fecha y el mes anterior al de su pago
efectivo, y devengarán intereses sólo si el deudor se constituye en
mora.
Y de acuerdo, además, a lo dispuesto en los artículos 1437,
2314, 2315 y 2320 del Código Civil, 145 y 186 del Código de
Procedimiento Civil, SE CONFIRMA la sentencia apelada de trece de
agosto de dos mil quince, escrita de fs. 256 a 307, complementada el
veintiséis de diciembre de dos mil dieciséis, a fs. 443, en cuanto
rechaza las excepciones de falta de legitimación pasiva, de cosa
juzgada, de falta de legitimación activa y de transacción, opuestas por
la demandada, y SE REVOCA en la parte en que acoge la excepción
de prescripción opuesta por la misma demandada, en lugar de lo cual
se rechaza dicha excepción y, por tanto, se acoge la demanda de fs.
1, debiendo el Fisco de Chile en su carácter de demandada,
indemnizar a cada uno de los demandantes, por concepto de daño
moral, con las sumas siguientes: $ 11.000.000 (once millones de
pesos) para cada uno de los setenta y cinco propietarios
individualizados en el escrito de fs. 53, y, $ 9.000.000 (nueve millones
de pesos) para cada uno de los ocho arrendatarios indicados en el
mismo escrito, sin costas del recurso ni de la adhesión al mismo, por
estimarse que hubo motivo plausible para interponerlos, dada la
complejidad de las cuestiones en disputa.
Dichas cantidades se reajustarán en los términos referidos en el
considerando 16°) y devengarán intereses en la situación allí
SXDNDWXYYR

señalada.
Redacción del Ministro don Hernán González García.
Regístrese y en su oportunidad devuélvase con sus agregados.
Rol N° 54-2016 Civil.
Se deja constancia que no firma el Ministro (S) don Ricardo Riquelme
Carpenter por haber cesado en sus funciones.
Hernan Fernando Gonzalez Garcia Silvia Eugenia Espinoza Garrido
Ministro Abogado
Fecha: 24/01/2018 11:30:44 Fecha: 24/01/2018 12:47:06

Gonzalo Enrique Perez Correa


MINISTRO DE FE
Fecha: 24/01/2018 12:51:55

SXDNDWXYYR
Pronunciado por la Segunda Sala de la C.A. de Talca integrada por Ministro Hernan Gonzalez G. y Abogada
Integrante Silvia Eugenia Espinoza G. Talca, veinticuatro de enero de dos mil dieciocho.

En Talca, a veinticuatro de enero de dos mil dieciocho, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la
resolución precedente.

SXDNDWXYYR

Este documento tiene firma electrónica y su original


puede ser validado en http://verificadoc.pjud.cl o en la
tramitación de la causa.
A contar del 13 de agosto de 2017, la hora visualizada
corresponde al horario de verano establecido en Chile
Continental. Para Chile Insular Occidental, Isla de Pascua
e Isla Salas y Gómez restar 2 horas. Para más
información consulte http://www.horaoficial.cl.