Você está na página 1de 1

Movimiento y la comunicación gestual con la música y la danza

Los movimientos corporales, expresión corporal o lenguaje corporal es una de las formas básicas
para la comunicación no verbal. A veces los gestos o movimientos de las manos o los brazos
pueden ser una guía de sus pensamientos o emociones subconscientes. Las palabras se usan para
establecer y mantener relaciones personales, mientras que las señales no verbales se utilizan para
comunicar información acerca de los sucesos externos es para hablar o expresarse de una manera
creativa, se refiere a la expresión con las manos que realizan las personas. El movimiento corporal
se puede explicar como un modo de expresión universal el cual es el resultado de la acción de
nuestro pensamiento creativo utilizando nuestro cuerpo como medio de comunicación; el
movimiento corporal propicia una buena salud y una alta autoestima.

Como expresión artística se basa en la forma en que se interpreta emociones por medio de los
movimientos: inconsciente y conscientemente, se caracteriza por la disciplina que lleva a expresar
emociones. El propósito principal es sentir libertad en la ejecución de cada movimiento artístico
basado en los sentimientos que quieren expresar, ejemplo: si se quiere hacer una ejecución de
éstas, se utiliza la creatividad para inventar formas y movimientos de lo que se está actuando,
además de que tienen que sentirse en completa libertad. La expresión corporal es una actividad
que normalmente desempeñan personajes como artistas, bailarines, mimos, etc. Esta actividad
consiste en utilizar el cuerpo para representar ideas, sentimientos y sensaciones.

La gestualidad y las expresiones cotidianas son por naturaleza manifestaciones habituales


conscientes y libres, determinados por la cultura que derogan una energía justa. No obstante
cuando un cuerpo se somete a un tratamiento técnico, por muy imperceptible o “artifical” que
parezca dejará de ser cotidiana. Lo que significa que los fines específicos sustentados bajo la
técnica, convierten la gestualidad habitual en una gestualidad extra-cotidiana, debido al alto nivel
de rigurosidad en la consciente elaboración de signos coreográficos. Coreografiar es el proceso
mediante el cual se organiza productivamente un discurso basado en la gestualidad y el
movimiento, en un espacio autónomo y significativo. La notación coreográfica intenta describir la
posición del cuerpo en el espacio, sistema para retratar gráficamente el tiempo, el espacio y el
movimiento del bailarín. La historia de la notación es la de un alfabeto mediante el cual un lector
puede recrear (reproducir) los movimientos escritos, practicarlos o enseñarlos.

Entendida la gestualidad como la distribución voluntaria y controlada del movimiento corporal


orientado a una rigurosa significación; propicia un conjunto de signos, que pertenecen a un mismo
material o a una misma sustancia de la expresión; ese conjunto de signos se constituyen, en el
principal sistema de significación de cualquier práctica dancística. El gesto en la danza demarca un
mensaje estético e inteligible, cargada de simbolismo y de significación. Aspectos como la actitud
corporal, la mirada, el espacio interindividual, de la misma manera que las palabras y los
grafismos, pueden ser considerados como unidades sígnicas, cargadas de significación. Cualquier
tipo de danza es un lenguaje corporal significativo no sólo de una forma de percibir el mundo, sino
de evolucionar en él. La danza es un medio para la construcción de la “imagen corporal” de forma
conjunta al esquema corporal.