Você está na página 1de 2

Dios te cuida y te protege

“Dios te cuida y te protege; Dios está siempre a tu lado”.


Salmos 121:5
1Alzaré mis ojos a los montes;
¿De dónde vendrá mi socorro?
2 Mi socorro viene de Jehová,

Que hizo los cielos y la tierra.


Cuando David escribió esto, había ladrones que vivían en las montañas, acechando a
viajeros que se convertirían en sus víctimas inocentes.
El trabajo de David como pastor de ovejas lo llevaba a zonas peligrosas, donde no solo
ladrones sino también animales salvajes constituían una amenaza.
Antiguamente en los montes se ponían los diferentes dioses paganos; las personas
entonces buscaban ayuda por medio de esos dioses, por eso el salmista decía: alzaré
mis ojos a los montes... para ver quién lo podía ayudar, pero el salmista decía,
después de no encontrar una verdadera ayuda en los montes: La mirada ya, no se
enfocaba en cualquier monte sino en el único, donde está la casa del Señor, el Monte
de Sión. Dios no es Dios de las montañas, ni de los valles, ni de los mares. Has visto
que hay dioses de todas clases: Está el dios de la guerra, de los camioneros, hay para
todas las cosas, pero aquí se habla del Dios que creó los cielos y la tierra.

3 No dará tu pie al resbaladero,


Las personas que se aferran a Dios, quienes creen en su palabra, por más fuertes que
sean los vientos y escabrosas las pendientes, no resbalarán, y su palabra no miente al
declarar que no dará tu pie al resbaladero porque la Palabra de Dios alumbra nuestro
camino para que no resbalemos.
Ni se dormirá el que te guarda.
Yo puedo dormir tranquilo porque el Señor tiene sus ojos abiertos. Muchos tienen
miedo de morir mientras duermen. Cuando tú duermes te desconectas del mundo y de
todo. ¡Esto es un misterio! Que te duermas y no te olvides de respirar o que el corazón
siga funcionando, ¿no es un misterio esto? Pues Dios guarda a los que creen en Él. ¡No
se dormirá el que te guarda!
4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá
Dios no sólo que no se duerme, sino que no se adormece. Adormecer viene de dormir.
Ej. Cuando les contaba historias a mis hijos muchas veces me adormecía y me dormía,
luego despertaba y otra vez me volvía a adormecer, hasta que quedaba dormida hasta
el otro día.
El que guarda a Israel.
5 Jehová es tu guardador;

Jehová es tu sombra a tu mano derecha.


El sol no te fatigará de día,
6

Ni la luna de noche.
Significa: los problemas de la vida no te fatigarán. ¡Ningún problema podrá conmigo
porque el Señor está por mí!
por un problema matrimonial muy complicado como hija de Dios tú no estás
destinada a fracasar, la única cosa que esperamos ver es el fracaso de satanás contra
tu matrimonio y tu familia”
7Jehová te guardará de todo mal;
El guardará tu alma.
Guardar tu alma significa que te librará de los pensamientos confusos que tienes en tu
cabeza; te guardará de las estructuras mentales de pensamientos e ideas que te metió
el mundo, porque la mente es parte del alma. El Señor te librará de los sentimientos
que no sirven y pondrá el afecto natural, los sentimientos que Él ha creado para que
habiten en ti, porque éstos también son parte del alma.
8Jehová guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre.
¡La protección de Dios es por la eternidad! Él no sólo te va a guardar de los problemas
naturales que estás enfrentando, de los problemas espirituales, de esos enemigos
invisibles que te atacan, sino que Dios te guardará más allá de la muerte.

CONCLUSIÓN:
Si te sientes afligido o afligida porque estás enfrentando crisis, dolor, angustia o
soledad, entrégale a Jesús tu aflicción y tu impotencia. ¡Él vendrá en tu socorro y te
guardará!