Você está na página 1de 36

COMENTARIO A LA SEGUNDA EPÍSTOLA A

TIMOTEO

Título del original latino: Sancti Thomae Aquinatis Doctoris Angelici super Secundam
Epistolam Sancti Pauli Apostoli ad Timotheum

Augustae Taurinorum Typographia Pontificia Petri Marietti

1896

PROLOGO
"Día y noche anclaba quemado del calor y del hielo, y el sueño huía de mis olos" (Génesis
32,40). Palabras son éstas de Jacob que muestran y recomiendan la solicitud y desvelos del
oficio pastoral; en las cuales 3 cosas hay que considerar pertenecientes al dicho oficio, a
saber, la perseverancia, la paciencia, la solicitud. Lo lo. porque sin descanso ha de cuidar
del rebaño: día y noche; de noche orando, de día educando. "Yo estoy de centinela de parte
del Señor; de día permanezco aquí continuamente, y estoy pasando en mi puesto las noches
enteras" (Isaías 21,8). O dígase durante el día, esto es, en el tiempo de la prosperidad; y
durante la noche, esto es, en el tiempo de la adversidad, en los que el prelado debe atender
al cuidado de la grey; "con las armas de la justicia para combatir a la diestra y a la siniestra"
(2Co 6,7).

Lo 2o. porque, si a alguno, mayormente al prelado le es necesaria la paciencia, que ha de


tener buenas espaldas para soportarlo todo por el bienestar de su rebaño. "El buen pastor da
la vida por sus ovejas" (Jn X). "La doctrina del hombre se conoce por la paciencia" (Pr
19,2). Por eso dice: en el bochorno, esto es, en el hervor de la embravecida persecución.
"En saliendo el so! ardiente, se va secando la hierba, cae la flor y acábase toda su vistosa
hermosura" (Sant. 1,1 1). -Por el hielo, esto es, por el temor de lo futuro. "Combates por
defuera; por dentro temores" (2Co 7,5).

Lo 3o. porque, según Rm 12, aventaja en vigilancia a los demás, con que sacude el sueño
de la negligencia; por eso se añade: "y el sueño huía de mis ojos". -"Corre de una parte a
otra, apresúrate, despierta a tu amigo, no concedas sueño a tus ojos, ni dejes que se cierren
tus párpados" (Pr 6,3).

Viénenie, pues, al justo, estas palabras, a la materia de esta carta; porque en la primera le
instruye sobre la ordenación eclesiástica; en esta segunda trata de los desveíos pastorales,
tan despabilados y solícitos que, por el pastorío de su rebaño, esté dispuesto aun a padecer
el martirio, como parece por el prólogo.
CAPUT 1

LECTIO 1: Ad 2 Timotheum 1,1-2


Saludando a su queridísimo Timoteo San Pablo le desea que Dios le conceda, por medio de
Jesucristo, la gracia y la paz.

1. Paulus apostolus 1esu Christi per voluntatem Dei, secundum promissionem vitae, quae
est in Christo 1esu.2. Timotheo charissimo filio, gratia, et misericordia, et pax a Deo patre
nostro, et Christo 1esu Domino nostro.

Divídese esta carta en la salutación y la segunda narración. Pónese asimismo la persona que
saluda, la saludada, los bienes que le desea. Descríbese por el nombre la persona que saluda,
Pablo, que suena a poquedad y le viene como nacido, por sentir de sí humildemente y haber
sido atribulado,2 cosas que hacen que el hombre abaje la cresta; tanto así que de Cristo se
dice que vino a menos por los dolores de su Pasión (He 2,9).

Descríbese otrosí por la dignidad, que es grande, porque es Apóstol de Jesucristo, esto es,
enviado por Cristo (Lc 6). Esta dignidad la alcanzó, porque trabajó más que todos (1Co 16).
El origen del Apostolado es la voluntad de Dios; por eso dice: por voluntad de Dios, a la
que algunos se adelantan, porque se entrometen; contra los cuales dice en He 5,4: "ni nadie
se apropia esta dignidad, si no es llamado de Dios, como Aarón". Aunque, como Job dice:
"permite también que entre a reinar (que arribe a la suprema dignidad) un hipócrita o tirano,
por causa de ios pecados del pueblo" (34,30). Pero esto significa por voluntad de Dios: que
no es por su voluntad (del Apóstol). Y el fruto de esta dignidad no es algo terrenal, sino
"según la promesa de vida", esto es, para conseguir la vida eterna prometida por Cristo.
Este debe ser el fin de los prelados. "Y elos por cierto (los que han de luchar en la palestra)
para alcanzar una corona perecedera, al paso que nosotros la eterna" (1Co 9,25).

La persona saludada es Timoteo, su hijo, convertido por él. Queridísimo, porque no había
ninguna persona que así le estuviese tan unida de corazón y espíritu como él (Ph. 2,20).

Los bienes que le desea son 3: la gracia, por la que se alcanza el perdón de los pecados; la
misericordia, por la que obtenemos el bien supremo; la paz, esto es, la tranquilidad de la
mente (la Glosa), conveniente al prelado; que para eso lo ponen, para que procure la paz. El
Señor dijo: la paz sea con vosotros, y mandó a sus apóstoles que, al entrar a una casa,
ofreciesen la paz (Mateo X,12). Y este triple bien de parte de Dios Padre, que es dador de
todo bien. Asimismo de Jesucristo, que es mediador, como hombre, de Dios y de los
hombres, "por quien nos ha dado Dios las grandes y preciosas gracias que había prometido"
(2P 1,4).
LECTIO 2 Ad 2 Timotheum 1,3-5
Le dice a Timoteo que se acuerda de él en sus oraciones, asegurándole que tiene el mejor
lugar en su corazón, por el afecto que han despertado en Pablo las lágrimas y la fe de
Timoteo.

3. Granas ago Deo meo, cui servio a progenitoribus meis in conscientia pura, quod sine
intermissione habeam tui memoriam in orationibus meis, nocte ac die.4. Desiderans te
videre, memor lacrymarum tuarum ut gaudio implear.5. Recordationem accipiens eius fidei,
quae est in te non ficta, quae et habitavit primum in avia tua Loide, et matre tua Eunice,
certus sum autem quod et in te.

Aquí empieza la narración epistolar en que lo resguarda contra las presentes persecuciones
y los futuros peligros de la 1glesia. También lo induce a insistir en la predicación, que
entonces era causa y ocasión de persecución, y lo exhorta a soportar las tribulaciones por
Cristo. Refresca asimismo la memoria de las virtudes del mismo Timoteo, y lo exhorta a
que haga buen uso de esos dones por la insistencia en la predicación, poniéndose a sí propio
de ejemplo. "El Evangelio, para el cuai fui yo constituido predicador, y apóstol, y doctor de
las naciones" (5. 1 1). Pone otrosí el cariño que sentía por Timoteo y sus virtudes, que
despertaban en él semejante afecto o afición, y se lo demuestra por la oración y el deseo de
verlo. Por eso le agradece a Dios el afectó que le tiene a Timoteo, porque es de caridad, y la
caridad en los. dones lleva la primacía; como si dijera: reputo por gracia singular el sincero
afecto que te tengo. Y dice:

-"a mi Dios, a quien sirvo de manera especial, a ejemplo de mis mayores", no de mis padres
según la carne, porque "Cristo vino a salvar a los pecadores, el primero de ios cuales soy
yo"; sino con un servicio heredado de mis mayores, a saber, los patriarcas y profetas, que
sirvieron a Dios con toda sinceridad. Y dice de los mayores, porque los hijos imitan
fácilmente la perfección paterna, ya porque son instruidos por sus padres, como Tobías, ya
porque imitan también con la misma facilidad a sus amigos. Y ¿cómo le sirvo?

-"con conciencia pura"; porque, como dice Habacuc 1,3: "limpios son siempre tus ojos,
Señor; no puedes tú ver el mal, ni podrías sufrir delante de Ti la iniquidad"; y 2Co 1: "toda
nuestra gloria consiste en el testimonio que nos da la conciencia". De lo cual le da gracias
"porque sin cesar hago memoria de ti en mis oraciones", ora en el día de la prosperidad, ora
en la noche de la adversidad. También por el deseo; por eso dice: "deseoso de verte", a
saber, para mutuo consuelo (Rm 1).

-"acordándome". Descubre las virtudes que tenía Timoteo, recordando su afecto para
consigo, su fe para con Dios. Dice pues: "acordándome de tus lágrimas", a saber, que
Timoteo derramó, dispuesto al martirio, cuando su despedida en Efeso; o las lágrimas que
derramaba cuando oraba, y esto "para bañarme de gozo", esto es, este recuerdo me colma
de soberano contento. (Ph. 2). Acuérdase también de su fe para con Dios, que heredó de sus
padres, y no novicia. Dice pues:

-"puesto que tengo presente aquella tu fe". La fe es necesaria al prelado, que es el guardián
de la fe; porque "sin ella es imposible agradar a Dios" (He 1 1). Y dice: no fingida, sino
sincera; porque la verdadera se demuestra por las buenas obras, como dice Santiago 2. Y
esta fe no de neófito sino que, como en hijo de mujer judía (Ac 16), "primero se vio
constantemente en tu abuela Loide, y en tu madre Eunice, y estoy cierto de que, o por
revelación, o por indicios, igualmente está en ti".

LECTIO 3 Ad 2 Timotheum 1,6-12

Exhorta a Timoteo a valerse de los dones gratuitos de Dios, mayormente para predicar el
Evangelio, y lo amonesta al mismo tiempo a que no desista de su oficio de predicador, por
dejarse vencer de respetos humanos.

6. Propter quam causam admoneo te ut resuscites gratiam Dei, quae esi in te per
impositionem manuum mearum.7. Non enim dedit nobis Deus spiritum timoris, sed virtutis,
et dilectionis et sobrietatis.8. Noli itaque erubescere testimonium Domini nostri, ñeque me
vinctum eius, sed collabora Evangelio, secundum virtutem Dei.9. Qui nos liberavit et
vocavit vocatione sua sancta, non secundum opera nostra, sed secundum propositum suum,
et gratiam, quae data est nobis in Christo lesu, ante témpora saecularia.10. Manifestata est
autem nunc per illuminationem Salvatoris nostri lesu Christi, qui destruxit quidem mortem,
illuminavit autem vitam et incorruptionem per Evangelium.

Arriba recomendó a Timoteo por los dones gratuitos que había recibido, aquí lo exhorta a
hacer buen uso de esos dones, especialmente en la predicación dei Evangelio; y primero en
general, luego específicamente señalándole cuál sea el uso de la gracia; y explícale por qué
le hace esa advertencia. Dice pues:

-"Fe sincera" hay en ti, heredada de tu madre y abuela; "por cuya causa te exhorto". La
gracia de Dios es como el fuego que, cuando en rescoldo, o cubierto por la ceniza, no luce;
así pasa en el hombre cuando el entorpecimiento la enceniza o el temor humano; por cuya
causa Timoteo, perdidos los bríos, se había vuelto remiso para predicar. Por eso le dice
"que avives la gracia" que tienes aletargada (1Th 5). Y añade: "que reside en ti por la
imposición de mis manos", es a saber, por quien había sido ordenado obispo y por cuya
imposición de manos se le había dado la gracia del Espíritu Santo.

-"porque no nos ha dado Dios un espíritu de timidez". Pone la razón de la amonestación,


tomada de la condición de los dones divinos; que quien los recibe a proporción de los dones
ha de trabajar; luego hemos de servir a Dios condicionados a esos divinos dones. Y hay dos
espíritus: el del mundo y el de Dios, y se distinguen entre sí, ya que espíritu significa amor,
porque el nombre espíritu dice impulso, y el amor espolea y hace andar. Y hay dos amores,
gobernados por estos dos espíritus, el de Dios y el del mundo (1Co 2). El espíritu del
mundo hace amar los bienes del mundo y temer los males temporales. Por eso dice:
"porque no nos ha dado Dios espíritu de timidez", a saber, mundano, que Dios nos quita.
"No temáis a los que matan el cuerpo" (Mateo X). Hay otro espíritu de temor del Señor,
que es santo y hace temer al Señor, espíritu sin pena y ofensa, como de Dios (Mateo X).

-"sino de fortaleza", porque el que nos lleva de la mano en medio de las adversidades, y
esto por la virtud de la fortaleza contra ellas, es el Espíritu Santo. Permaneced en la ciudad
hasta que seáis revestidos de la fortaleza de lo alto" (Lc 24,29). Asimismo en las cosas
risueñas y prósperas, porque, cuanto a la afición, el amor de caridad la pone en orden y ley,
cuando alguno lo que ama lo refiere todo a Dios. Por eso dice: "de caridad". -"El que no
ama permanece en la muerte" (1Jn 3). También cuanto a los bienes exteriores; por eso dice:
"y de templanza" de todo género, guardando el debido modo y medida, a saber, para que
usemos de los bienes del mundo sobria y moderadamente (Tt 2).

-"Por tanlo, no te avergüences del testimonio de Nuestro Señor". Exhortándolo al uso de la


gracia, y excluyendo sus contrarios, le especifica en qué consiste ese uso. -"antes bien
trabaja a una conmigo". Dos cosas podían retraerle del ejercicio de la predicación: la
vergüenza y la pena que el Apóstol padecía por el Evangelio. Por eso le dice: desde que te
has revestido el espíritu de fortaleza, no tienes por qué avergonzarte; pues la predicación de
Cristo, puesta en la balanza de la sabiduría mundana, parecía necedad y, por tanto, motivo
para sonrojarse. "Predicamos a Cristo crucificado, lo cual para los judíos es motivo de
escándalo y parece una locura a los gentiles" (1Co 1,23); pero yo "no me avergüenzo del
Evangelio" (Rm 1); porque "quien se avergonzare de Mí y de mis palabras, de ese tal se
avergonzará el Hijo del hombre" (Lc 9,26). Cuando colgado por el pescuezo un ladrón ve a
otro de su condición, la vergüenza le sale a la cara y no osa reconocerse seguidor de la
disciplina de Caco; así también Timoteo podía avergonzarse porque el Apóstol estaba
encadenado, y por eso le dice: "ni de mí que estoy en cadenas por amor suyo" (Eph 6).

-"antes bien trabaja a una conmigo". Exhórtalo a valerse de la gracia, en general, y enséñale
con qué confianza: "según la virtud que recibirás de Dios". Dice pues: no te avergüences,
sino colabora, esto es, trabaja júnto conmgio. "Cada uno recibirá su propio salario a medida
de su trabajo" (1Co 3,8). Y dice: "por el Evangelio", que puede ser ablativo, y así se dirá:
en predicar el Evangelio; o dativo, y entonces; para gloria del Evangelio, a saber, para que
crezca; "porque glorioso es el fruto de las buenas obras" (Sg 3,15). Y esto con confianza,
mas no propia, porque de nuestra cosecha no somos capaces de tener un buen pensamiento,
sino "con la virtud de Dios", esto es, teniendo confianza en el poder de Dios, "que
robustece al débil y da mucha fuerza y vigor a los que no son para nada" (Is 40,29).

Y esta virtud se manifiesta cuanto al afecto, porque nos libra del mal; por eso se dice: "el
cual nos libertó", "nos libró de caer en las manos de los enemigos y salteadores durante el
viaje" (Esdras 1,8,31). Y cuanto a la vocación a lo bueno: "y llamó con su santa vocación",
porque a la santidad nos llamó, "que a los que ha predestinado también los ha llamado"
(Rm 8,30), "y de las tinieblas nos sacó a su luz admirable" (1P 2,9). Y manifiesta algunas
cosas que dice: "no por nuestras obras"; donde demuestra que nuestra vocación y libertad
no es por virtud humana sino divina; muestra la causa y el proceso de la causa y
recomienda al dador y conservador de la causa, a saber, de la gracia: "el cual ha destruido la
muerte y ha sacado a luz la vida". Dijo pues: nos llamó, no por virtud nuestra, porque no
ciertamente por nuestras obras, que son efecto de la virtud, "no a causa de las obras de
justicia que hubiésemos hecho, sino por su misericordia nos ha salvado" (Tito 3,5). Y la
causa de esta salvación, de parte de Dios, es doble: una eterna, su predestinación; otra
temporal, ia gracia justificante, que se expresa así: "según su beneplácito", es a saber, la
predestinación, que es el propósito de apiadarse. "Hace todas las cosas conforme al
designio de su voluntad" (Eph 1,2; Rm 8).

"y por la gracia", "por la que somos justificados gratuitamente" (Rm 3,24). Acerca del
proceso de la gracia, muestra cómo se prepara, se otorga y por quién; así dice: "que nos ha
sido otorgada en Jesucristo", esto es, antes de los siglos temporales previóse se nos daría.
Como dice el Filósofo, por siglo se entiende la medida de la duración de algunas cosas; de
donde diversos siglos, diversas edades son de los hombres, y un siglo dura mil años, porque
en tanto dícese el hombre vivir, en cuanto no borra su memoria el polvo del olvido humano;
y ese tiempo no pasa de los mil años.

Así pues tiempos seculares son los que miden las cosas mudables, y éstos-empezaron con el
mundo, mas la predestinación es antes del mundo. "Por El mismo nos escogió antes de la
creación del mundo" (Efes. 1,4). Y dice: "en Cristo Jesús", porque no hemos sido elegidos
de manera que nos salvemos por nuestros propios méritos, sino por la gracia de Cristo;
porque, como predestinó nuestra salvación, así también el modo de ella. "La gracia y la
verdad fue traída por Jesucristo" (Jn 1,17). Mas esta predestinación primero estaba oculta, y
ahora esta manifiesta. Y ¿cómo? Como por la obra lo concebido en el corazón. De donde
habla con toda propiedad, cuando dice que manifestó a sus elegidos por iluminación lo que
ahora llevó a efecto por la obra; pues manifestar es sacar a luz (Jb 18). Así pues se ha
manifestado ahora por el hecho de haber enviado a Jesucristo a iluminarnos (Is 60; Lc 1).

-"El cual ha destruido la muerte y sacado a luz la vida y la inmortalidad por medio del
Evangelio". Recomienda a Cristo iluminador, cuanto a los males que quitó y a los bienes
que trajo. Dice pues: Cristo, por el hecho de haber padecido por nosotros, destruyó la
muerte, esto es, satisfizo a Dios por nuestros pecados.

"Cristo murió una vez por nuestros pecados" (1P 3); y el pecado era la causa de nuestra
muerte corporal (ei estipendio y paga del pecado es la muerte). Por tanto, destruyendo el
pecado, destruyó la muerte (seré tu muerte, ¡oh muertel). Trajo también bienes perfectos
para el alma, primero de presente por la gracia de la fe (Hab. 2); que es imperfecta en esta
vida, mas llegará a su colmo en la gloria;1 "y la vida eterna consiste en conocerte a Ti, solo
Dios verdadero" (Jn 17,3).

En segundo lugar la inmortalidad de la carne que resulta de la gloria del alma (1Co 15).
"Yo vine para que tengan vida", ya por gracia, de presente, "y la tengan en abundancia",
por gloria, en lo futuro.

1 Quiere decir que el conocimiento que tenemos ahora por la fe es imperfecto, pero en la
gloria, quitados los velos, será perfecto. "Porque ahora nuestro conocimiento es imperfecto
mas llegado que sea lo perfecto, desaparecerá lo imperfecto... Al presente no vemos a Dios
sino como en un espejo y bajo imágenes obscuras, pero entonces lo veremos cara a cara"
(1Co 13,9-12).

LECTIO 4 Ad 2 Timotheum 1,11-18


Describe Pablo su oficio, mostrando lo que padece por cumplir con él; con todo, no se
avergüenza, confiado con firme esperanza en Cristo, y provoca a Timoteo a su imitación, y
le manifiesta quiénes sacarán provecho y quiénes no.

11. 1n quo positus sum ego praedicator et apostólas et magister gentium.12. Ob quam
causara etiam haec patior, sed non confundor. Scio enim cui credidi, et certus sum quia
potens est depositum meum servare in illum diem.13. Formam habe sanorum verborum,
quae a me audisti in fide et in dilectione in Christo lesu.14. Bonum depositum custodi per
Spiritum Sanctum, qui habitat in nobis.15. Seis enim hoc quod aversi sunt omnes qui in
Asia sunt, ex quibus est Philetus et Hermogenes.16. Det misericordiam Dominus
Onesiphori domui, quia saepe me refrigeravit, et catenam meam non erubuit.17. Sed cum
Romam venisset, sollicite me quaesivit et invenit.18. Det illi Dominus invenire
misericordiam a Deo in illa die. Et quanta Ephesi ministravit mihi tu melius nosti.

Arriba exhortó a Timoteo a la solícita predicación de Cristo, aquí lo induce a lo mismo por
su ejemplo, a cuyo seguimiento lo convida, y muestra la necesidad de seguirlo. Pone
también su oficio y las penalidades que pasa en cumplir con él y la certeza de su esperanza.
Y describe su oficio de 3 maneras; porque se dice predicador, para excitar a las buenas
costumbres. "Predica la palabra de Dios con toda fuerza y valentía, insiste con ocasión, y
sin ella" (2Tm 4,2). Apóstol, para gobernar la 1glesia, porque los apóstoles son los prelados
de la 1glesia. "Quien dio eficiencia a Pedro para el apostolado entre los circuncisos, me la
dio también a mí para entre los gentiles" (Gal. 2,8). Y maestro, puesto para enseñar la
santidad de la fe y el conocimiento de Dios. "Doctor de los gentiles en la fe y verdad" (1Tm
2). "Y vosotros, ¡oh hilos de Sión!, gózaos y alegraos en el Señor Dios vuestro, porque os
ha dado que nazca de vosotros el maestro de la justicia" (Joel 2,23). Pero dice: "para el cua!
fui yo constituido predicador y apóstol y doctor de las naciones". Donde 3 cosas hay que
notar:

lo. que él no se lo tomó por su mano, sino fue puesto por El. "Ni nadie se apropia esta
dignidad, si no es llamado de Dios, como Aarón".

2o. Desígnase un orden en la posición o constitución.

3o. La firmeza, porque permaneció firme, al instituírsele según el orden de la razón. "Os he
destinado para que vayáis por todo el mundo y hagáis fruto, y vuestro fruto sea duradero"
(Jn XV,16).

-"Por cuyo motivo padezco lo que padezco". Muestra lo que padece en el desempeño de su
oficio, diciendo: padezco estas adversidades, a saber, las cadenas, el fastidio y el tedio, y
esto por la fe de Cristo "estoy padeciendo, hasta verme entre cadenas". Y dice por qué
motivo, porque no es cosa de encarecer el padecer por padecer, sino padecer por una causa
justa. "Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia" (Mateo 5). Por eso
dice: "pero no me avergüenzo", porque no es motivo de confusión padecer por ía justicia.
"Jamás venga el caso en que alguno de vosotros padezca por homicida, o ladrón, o
maldiciente, o codiciador de lo ajeno; mas si padeciere por ser cristiano, no se avergüence,
antes alabe a Dios por tal causa" (! Pedro 4,15). "Entonces los Apóstoles se retiraron de la
presencia del concilio muy gozosos, porque habían sido hallados dignos de sufrir aquel
ultraje por el nombre de Jesús (Ac 5,41).

-"porque bien sé... " Pénese la certeza de su esperanza que le hace no avergonzarse;
también esto proviene de las promesas de Dios todopoderoso. Por eso dice: "de quién me
he fiado". Y hay que notar que una cosa es el acto de fe por el que decimos: creo, y otra
creerse de la fe de alguno, hacer confianza de él. En el primer caso el sentido es éste: bien
sé, esto es, sé que es veraz el que hizo la promesa y poderoso para otorgar la vida eterna
que prometió repetidamente al hombre que permanece fiel. Mas lo que de aquí se sigue, al
contrario, es que lo mismo es ciencia que fe, e idéntico lo sabido y lo creído, cosa imposible,
porque lo propio de lo sabido es que se vea, y lo propio de lo creído que no. Respondo: en
la fe hay que distinguir 2 cosas: lo que se cree y la persona a quien se da crédito. De lo que
se cree no puede haber ciencia, porque así perdería la razón de crédito, pero sí de la persona
a quien se cree, porque se sabe, por evidentísima razón, que Dios es veraz. Y así dice: de
quien me he fiado. -"No queráis creer a todo espíritu, sino exami nad los espíritus si son de
Dios" (1Jn 4,1).

En el segundo caso el sentido es más verdadero, como si dijera: ya que a mí mismo, mis
penalidades y trabajos los he confiado, esto es, entregado a Dios, sé que es poderoso para
conservar mi depósito. Y depósito se dice de 2 maneras: de una, lo que yo deposité; como
lo hace el hombre que deposita en Dios su salvación, cuando se le entrega sin reservación
alguna. "descargando en su seno iodas vuestras solicitudes, pues El tiene cuidado de
vosotros" (1P 5,7). Asimismo deposita sus obras, cuando no recibe ¡uego su recompensa,
sino a la postre, como el hombre munificente y benéfico, que deposita en Dios sus buenas
obras hasta aquel día en que juzgará las cosas ocultas de los hombres, a quienes dará
entonces la recompensa de sus trabajos, "dad al varón justo la enhorabuena, porque él
comerá del fruto de sus buenas obras" (Is 3,10); o el depósito, esto es, el oficio que quedó
depositado en mi poder, a saber, el oficio evangélico. "Ese mismo es ya un instrumento
elegido por Mí para llevar mi nombre" (Ac 9,15). Dios también es poderoso para conservar
a su Apóstol hasta su muerte.

-"Ten por modelo la sana doctrina". Lo induce a su seguimiento, según que suene la letra:
habe o habens. Si es habens: teniendo, entiéndase entonces de la idoneidad que le propone a
Timoteo para imitar el ejemplo del Apóstol. Si es habe: ten, lo exhorta a su imitación. E
idoneidad la tuvo el Apóstol excelente en dos cosas: cuanto al conocimiento, en la
educación; por eso dice: la sana doctrina. Asimismo cuanto a la virtud; de donde dice: "que
has oído de mí con la caridad en Cristo Jesús". Dice pues: no tienes excusa posible si no
llevas en paciencia tus trabajos hasta verte entre cadenas, como yo, porque tienes por
modelo la sana doctrina, a saber, la que no contiene la corrupción de la falsedad. "Mas tú
has de enseñar solamente cosas conformes a la sana doctrina" (Tito 2,1). Y dícese sana, no
corrompida efectivamente, porque nos dio la salud. Y añade: "que has oído de mí", como si
dijera: no eres un ¡luso, porque te hice entrega de lo que recibí del Señor (1Co 1 1). Y esto:
"en la fe y en la caridad"; porque si alguno estuviese al cabo de toda la doctrina sana, y no
la creyese, no sería idóneo para enseñarla ni le tendría amor; pues de ligero se apartaría de
ella, o por la adversidad, o por la prosperidad (He 1 1; 1 Juan) 3). Y esto en Cristo Jesús;
porque la fe verdadera es de las cosas que Cristo enseñó, y la verdadera caridad está en
Cristo, porque nos dio al Espíritu Santo, por el cual amamos a Dios.

Pertrechado pues de estas armas, "guarda ese rico depósito" que te entregué, a saber, el
oficio de la predicación, de suerte que jamás te apartes de la verdad, ni por temor nunca
dejes de cumplir con ese oficio de predicador. "Guarda tu corazón con toda vigilancia,
porque de él mana la vida" (Pr 4,23). "¡Oh Timoteo!, guarda el depósito de la fe que te he
entregado" (1Tm 6,20). Y guárdalo con la buena ayuda que tienes, a saber, "por medio del
Espíritu Santo que habita en nosotros". "¿Por ventura no sabéis que vuestros cuerpos son
templos del Espíritu Santo, que habita en vosotros?" (1Co 6,19). Según otra letra encamina
su amonestación a conservar la sana doctrina y a perseverar en ella.

-"Ya sabes cómo se han apartado de mí todos los naturales de Asia, de cuyo número son
Figelo y Hermógenes". Muéstrale la necesidad de la amonestación por el aprovechamiento
o desmedro de los otros; porque cuando uno ve que de sus compañeros unos adelantan y
otros desmayan, esfuérzase en imitar a los buenos. Por eso primero pasa lista de los que
caen a medio camino con la carga; luego de los que van mejorando y medrando de día en
día. Muestra pues que está temeroso recelando, no sea que de otra suerte se incurra en el
peligro. "Mire pues no caiga el que piensa estar firme" (1Co X,12). Por eso dice: me
volvieron la espalda. Dice así la Glosa: éstos engañosamente estaban llenos, pues
mostraban amigable semblante y encubrían engaños en el corazón, a saber, para aprender
del Apóstol lo que les diese materia de armarle calumnias. Estos, pues, que me volvieron la
espalda, están ahora en Asia, y los que hacen cabeza son éstos dos, que convirtió Santiago.

-"Derrame el Señor sus misericordias". Muestra el aprovechamiento de otros,


especialmente de cierto Onesíforo, trayendo a la memoria los buenos servicios que le prestó
primero en Roma, posteriormente en Asia.

Asimismo le desea la misericordia divina, muestra el mérito y el tiempo de la misericordia.


Lo primero cuando dice: "derrame el Señor sus misericordias". Muy a propósito el deseo,
ya que la vida presente es miseria. "El hombre nacido de mujer vive corto tiempo y está
atestado de miserias" (Jb 4,1). Dice: "sobre la casa de Onesíforo", no sólo sobre su persona,
sino sobre su familia, porque por la bondad de uno se deriva la gracia a toda la familia;
"que si la casa la merece, vendrá vuestra paz a ella" (Mareo X,13). Y el mérito de la
misericordia es la que tenía con el Apóstol. Por eso dice: "porque me ha consolado muchas
veces", templando con la remisión la aspereza de los continuos trabajos (Mateo 5; Eccli. 18;
Filip. 4). "Y no se ha avergonzado de mis cadenas; antes, luego que llegó a Roma, me
buscó diligentemente hasta que me encontró" (Eccli. 6; Pr 17). Y le desea la misericordia
del siglo futuro al decir: "en aquel día" cuando el Señor juzgará a todos, y cuando la
misericordia será necesaria, no sólo en Roma, sino también en Efeso; por tanto, es digno de
la misericordia divina.
CAPUT 2

LECTIO 1 Ad 2 Timotheum 2,1-7


Con una comparación militar exhorta a Timoteo a soportar el martirio, cuya preparación ha
de consistir en la fortaleza, la limosna generosa y la expectación del premio por el trabajo
de la pelea.

1. Tu ergo, fili mi, confortare in gratia, quae est in Christo 1esu.2. Et in his quae audisti a
me per mullos testes haec com-menda fidelibus hominibus, qui idonei erunt et olios
docere.3. Labora sicut bonus miles Christi 1esu.4. Nemo militans Deo implicat se negotiis
saecularibus, ut ei placeat cui se probavit.5. Nam et qui certat in agone non coronabitur nisi
legitime certaverit.6. Laborantem agricolam oportet primum de fructibus accipere.7.
1ntellige quae dico; dabit enim ubi Dominus in ómnibus intellectum.

En el capítulo anterior indujo a Timoteo a predicar con mucha diligencia el Evangelio, aquí
a soportar sin desfallecer el martirio; y primero a soportar la pasión por la salvación de los
fieles; en segundo lugar le enseña cómo ha de resistir a los infieles. Asimismo pónese la
preparación para soportar el martirio y la exhortación a lo mismo. 3 cosas van por delante
en la preparación al martirio: la fortaleza, la dispensación de los bienes, el fructuoso trabajo
de la milicia. Requisito para el martirio es la fortaleza para arrostrar los peligros de muerte.
Por eso dice: "tú, pues, hi¡o mío", a quien engendré por el Evangelio, "cobra ánimo con la
gracia" (Ps 30) que está, no en ti, cuya fortaleza es vana, sino en Cristo Jesús (Efes. 6), o en
la gracia, esto es, en el don gratuito de Dios por Cristo (Jn 1).

Segundo requisito la dispensación de los bienes; porque, cuando uno se ve cercano a la


muerte, dispone de lo suyo. Por tanto, no menos solícitos han de andar los santos en
procurar que, después de su muerte, no perezcan, sino pasen a otras manos, los bienes
espirituales que les confiaron a ellos; por eso le avisa que, caso de ser llevado al martirio,
dispense la doctrina de la fe. Y pone cómo la recibió, por el oído; por eso dice: "y las cosas
que de mí has oído", y yo de Cristo. Y digo de mí, no en singular, sino confirmada "por
muchos testigos", esto es, por la ley y los profetas (Rm 3); o por los apóstoles. "Así que
tanto yo3 como ellos, esto es lo que predicamos todos, y esto habéis creído vosotros" (1Co
XV,1 1). -Confíalas, por cuanto son dignas de aceptación (Sg 7), a hombres fieles, a saber,
para que busquen no el medro temporal, sino la gloria de Dios. "entre los dispensadores lo
que se requiere es que sean hallados fieles" (1Co 4,2; Mateo 24). Asimismo que sean
idóneos para dispensar; por eso dice: "que sean idóneos para enseñarles también a otros". Y
deben serlo en 3 cosas: en el entendimiento, con capacidad para entender (Lc 21); en la
lengua, con elocuencia para enseñar (Is L); en la obra, porque Jesús empezó a obrar y
enseñar (Ac 1).

Luego cuando dice: trabaja, pónese lo tercero que es el trabajo legítimo de la milicia, a que
primero lo exhorta; luego el premio del trabajo; en pos el estipendio de la milicia.
Asimismo lo exhorta a trabajar a toda ley y expone en qué consiste ese trabajo legítimo.
Dice pues "soporta el trabajo y la fatiga como buen soldado de Cristo". Y de 3 maneras es
un soldado de Cristo: lo. por cuanto lucha contra el pecado. "Milicia es la vida del hombre
sobre la tierra" (Jb 7). Y esta lucha es contra la carne, el mundo y el diablo (Efes. 5). 2o.
por pelear contra los errores. "Las armas con que combatimos no son carnales, sino que son
poderosísimas en Dios para derrocar fortalezas, destruyendo nosotros con ellas las trazas
humanas, y toda altanería que se engríe contra la ciencia de Dios" (2Co X,4. La 3a. es la
milicia de los mártires contra los tiranos; y ésta es la más trabajosa (Jb 25). Y el soldado no
debe descansar, porque de ahí su nombre: de soportar la profesión de soldado o milicia.

-"Ninguno que se ha alistado en la milicia de Dios, debe embarazarse con negocios del
siglo". Expone en qué consiste el trabajo según las leyes; y primero lo induce al trabajo y a
continuación le enseña qué cualidades ha de tener el buen soldado. Dice pues: "ninguno que
se ha alistado en la miiicia de Dios"1. Es de saber que uno es el fin de la milicia espiritual y
otro el de la corporal; porque el fin de esta última es obtener la victoria contra los enemigos
de la patria, y, por consiguiente, los soldados deben abstenerse de las cosas que retraen de
la batalla, como los negocios y las delicias. "Todos los que han de luchar en la palestra
guardan en todo una exacta continencia" (1Co 9,25). Pero el fin de la miiicia espiritual es
conseguir la victoria contra los enemigos de Dios; por consiguiente es necesario abstenerse
de todo lo que distrae la atención de Dios. De este género son los negocios seculares,
porque la solicitud por las cosas de este siglo sofoca la palabra de Dios. Por eso dice: "se
embaraza". Pero, al contrario: los negocios seculares son temporales, y esto hizo el Apóstol
cuando vivió del trabajo de sus manos.

Respondo con lo que dice el Apóstol: se embaraza; pero no dice: ejerce; y se embaraza
aquel que no tiene otro pensamiento que procurar con afán y solicitud demasiada estas
cosas; y entonces propiamente se les veda a los soldados de Cristo, porque no hay ninguna
necesidad de enredarse con ellas. Tampoco se dice simplemente: es embarazado, sino se
embaraza; porque algunas veces lo embarazan, pero no se embaraza; que es cuando sin
piedad y necesidad se embarca en los negocios; mas cuando por necesidad ejercita el oficio
de la piedad y la autoridad, entonces no se embaraza, sino es embarazado de tal necesidad.
"Os recomiendo a nuestra hermana Febe, para que la recibáis, por amor del Señor, como
deben recibirse los santos, y le deis favor en cualquier negocio que necesitare de vosotros,
pues eüa lo ha hecho así con muchos y en particular conmigo" (Rm 16,1). Y la causa por la
que no deben enredarse es "a fin de agradar a Aquel que le alistó". -"Si alguno ama al
mundo, no habita en él la caridad del Padre" (! Juan 2,15). Porque el soldado de Cristo hizo
voto de militar para Dios; por tanto, debe esforzarse por agradar a quien por voto se
consagró.

-Asimismo ni el que combate en la palestra es coronado si no lidiare según las leyes". Pone
el premio del trabajo. Y porque pudiera decir alguno: ¡Oh Pablo!, mucho es lo que pides;
pero ¿qué fruto se sigue de ahí? Responderá: tomad el ejemplo de las luchas seculares,
donde no todos, sino los que pelean según las leyes, reciben la corona. Así ha de ser en las
luchas espirituales, donde nadie será coronado si no se atiene a las debidas leyes de la lucha.
"Y aquellos por cierto no con otro fin sino el de alcanzar una corona perecedera; al paso
que nosotros la esperamos eterna" (1Co 9,25).

-"El labrador, para recibir los frutos, es menester que trabaje primero". Muéstrale la paga y
védale los negocios seculares; y propónele los estipendios bajo de metáfora y la explica;
porque el oficio de los predicadores y doctores es oficio de soldados, por cuanto la
emprenden contra los vicios y los enemigos. Asimismo de labradores, por cuanto
fructifican en inducir a lo bueno. Su campo es ia 1glesia y el labrador principal es Dios, que
trabaja por dentro y por fuera. (Jn XV). Los hombres en cambio por fuera aplican su
ministerio. "Yo planté, Apolo regó, mas Dios dio el crecimiento" (1Co 3). Estos son
labradores superficiales. "Si he apremiado !as personas de los cultivadores" (Jb 31,39). Es
menester pues que este labrador vea sus fatigas bien logradas en el fruto de sus trabajos; y
estos frutos son las obras de las virtudes (Eccli. 24; Gal. 5), y también los frutos de las
limosnas. "Estaba ésta (Tabita) enriquecida de buenas obras y de las limosnas que hacía"
(Ac 9,36). Y el fruto principal que éstos han de recoger, para su gozo, es en primer lugar el
de sus subditos. "Así pues, hermanos míos carísimos y amabilísimos, mi gozo y mí corona"
(Ph. 4,1). En segundo lugar el de los subsidios temporales, no como premio principal, sino
como estipendio. "Aquel a quien se le instruye en las cosas de la fe asista de todos modos
con sus bienes al que le instruye" (Gal. 6,6). "El que trabaja merece que le sustenten" (Mt
10,10).

-"Entiende bien lo que digo, porque Dios te dará en todo inteligencia". Explica lo que había
dicho, a imitación de Cristo en sus parábolas: "quien tenga oídos para oír que oiga" (Mateo
13): como si dijera: esto has de entenderlo espiritualmente "pues necesaria es para esta
visión la inteligencia" (Daniel X,1). Como si alguno dijera: tú dices: recibe la paga, ¡oh
Timoteo!; mas tú no lo haces, porque quieres vivir del trabajo de tus manos. Así pues,
entiende lo que digo, ya que es necesaria la discreción, porque no hay que recibirla donde
hay ocasión de avaricia contra el Evangelio, o por la codicia o por la pereza; y esto podrás
entenderlo, porque Dios te dará en todo inteligencia. (1Jn 2).

LECTIO 2: Ad 2 Timotheum 2,8-15


A ejemplo de Cristo Timoteo se siente impelido al martirio, y a sí mismo se propone
también por dechado y por premio de su martirio la resurrección gloriosa.

8. Memor esto Dominum nostrum 1esum Christum resurrexisse a mortuis, ex semine David,
secundum Evangelium meum;9. 1n quo laboro usque ad vincula, quasi male operans, sed
verbum Dei non est alligatum.10. 1deo omnia sustineo propter electos, ut et ipsi salutem
consequantur, quae est in Christo lesu, cura gloria caelesti.11. Fidelis sermo: nam si
commortui sumus, et convive-mus.12. Si sustinemus, et conregnabimus; si negaverimus, et
Ule negabit nos.13. Si non credimus, Ule fidelis permanet, negare seipum non potest. Haec
commone, testificans coram Deo. Noli contendere verbis, ad nihil enim utile est, nisi ad
subversionem audientium.15. Sollicite autem cura teipsum probabilem exhibere Deo,
operarium inconfusibilem, rede tractantem verbum veritatis.

Arriba puso la preparación al martirio, aquí la exhortación al mismo, y echa por delante
primero el ejemplo del premio, luego el del martirio, a continuación la consecuencia del
premio por el martirio; porque el premio de la muerte preciosa de un mártir es la
resurrección gloriosa, cuyo dechado lo tenemos en nuestra cabeza: Cristo. Por eso dice:
"Acuérdate que Nuestro Señor Jesucristo, del linaje de David, resucitó de entre los muertos,
según mi Evangelio"; como si dijera: ten en la memoria a Nuestro Señor Jesucristo contra
las tribulaciones. "En todas tus empresas tenle presente, y El sea quien dirija todos tus
pasos" (Pr 3,6); pues muchas cosas hay que pensar en El, pero especialmente la
resurrección; que a ésta se ordena todo, de modo particular todo el estado de la Religión
Cristiana. "Pues si confesares con tu boca al Señor Jesús y creyeres en tu corazón que Dios
le ha resucitado de entre los muertos, serás salvo" (Rm 20,9). Y advierte que dice
resucitado, porque aunque el Padre lo haya resucitado, con su propia virtud resucitó y es el
primero de los resucitados (iCo XV). Pero se dice: "del linaje de David", porque resucitó y
murió según la naturaleza humana (Rm 1). -"Según mi Evangelio", esto es, el que yo he
predicado (1Co XV). El que predica el Evangelio es ministro del Evangelio, así como el
que bautiza es ministro del bautismo; con todo, no puede decirse mi bautizo, como mi
Evangelio; y esto porque mucho influye una exhortación solícita.

-"Por el cual estoy yo padeciendo, hasta verme entre cadenas, como malhechor". Se
propone como dechado de mártir, y primero su pena, luego su causa; y en la pena su
acerbidad, su oprobio y constancia. La acerbidad, cuando dice: en el cual, esto es, en
predicar el Evangelio, o por el cual padezco, es a saber, me veo en aflicción, y esto hasta
verme entre cadenas, porque cuando escribió esta carta estaba en la cárcel en Roma,
"manifestando ei misterio dei Evangelio, del cua! soy embajador, aun estando entre
cadenas" (Efes 6,20). El oprobio, por lo que mira a los infieles, al decir: como malhechor;
pues los cristianos tenían entonces una pésima reputación. "Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y os separen de sus sinagogas, y os afrenten, y abominen de
vuestro nombre como maldito, en odio del Hijo del hombre" (Lc 6,22). A Cristo también lo
condenaron como malhechor (Is 53). Y la constancia la demuestra diciendo: "si bien la
palabra de Dios no está encadenada"; porque, aunque el cuerpo esté atado, no así la palabra
de Dios, ya que la predicación nació de la voluntad del Apóstol, que era libre,
especialmente por la eficacia de la caridad, que nada teme (Rm 8); porque, como dice 1
Juan 3: "mayor es Dios que nuestro corazón". Y dícese que estando en la cárcel convirtió a
muchos.

-"Por tanto todo lo sufro por amor de los escogidos". Muestra la causa, porque al mártir no
lo hace la pena, sino la causa; y es doble la causa del martirio, a saber, por el honor divino y
la salud del prójimo. Lo primero, porque "por Ti, oh Señor, somos entregados cada día en
manos de la muerte". Por la salud del prójimo, porque aquí dice: "por amor de los
escogidos" (Jn XV; 1 Juan 3). Y dice: "por amor de los escogidos", porque cualquier bien
que se haga redunda especialmente en bien de los escogidos, no de los reprobos. Y esto ¿de
qué manera? "a fin de que consigan también ellos la salvación". Mas ¿por ventura no fue
suficiente la pasión de Cristo? Sí por cierto, mas convenía que el Apóstol padeciera por 2
razones: la. porque daba ejemplo de persistir en la fe; 2o. porque se confirmaba la fe, y esto
servía de red barredera para arrastrarlos a la salvación "adquirida por Jesucristo", esto es,
que nos viene por su medio; "pues El es el que ha de salvar a su pueblo o librarle de sus
pecados" (Mateo 1,2!). Y no sólo la salud presente de la gracia, sino también "con la gloria
celestial"; "porque es muy grande la recompensa que os aguarda en los cielos" (Mt 5,12).

-"Es una verdad incontrastable". Pone el premio consiguiente al mérito del martirio, la
deposición de los testigos y la consecuencia: "que si morimos con El, también con El
viviremos". En fin lo confirma por testimonio. Dice pues: "es una verdad incontrastable",
esto es, lo que voy a decir es digno de crédito. (Ap 22).
-"Que si morimos con El... " pone la consecuencia, y primero en la remuneración de los
buenos, segundo en el castigo de los malos. 2 elementos hay en la recompensa de los
buenos, a saber, la reparación por la resurrección y la sobreañadidura de la gloria a la que
resucitarán; y por eso muestra que por medio de Cristo se llega a la reparación de la vida y
a la resurrección. Dice pues: "si morimos con El", a saber, con Cristo, por la recepción del
sacramento en el bautismo (Rm 6); asimismo por la penitencia, macerando con asperezas el
cuerpo (Gal. 6); otrosí, muriendo por confesar la verdad, como Cristo (Ps 1 15); si así
morimos con El, también con El viviremos; esto es, así como El resucitó, resucitaremos
también nosotros; "que si hemos sido injertados con El por medio de la representación de
su muerte, igualmente lo hemos de ser representando su resurrección" (Rm 6,5). Luego
trata de la gloria que merecen los santos por una muerte ignominiosa. ¿"Por ventura no era
menester que el Cristo padeciese todas estas cosas y así entrase en su gloria?" (Lc 24,26).
Por eso dice: "si con El padecemos", a saber, pacientemente las aflicciones y los oprobios,
"reinaremos también con El", esto es, júntamente con El arribaremos al reino.
"Bienaventurados los que padecen persecución por ia justicia, porque de ellos es el reino de
los cielos" (Mt 5,10).

-"Si le negáremos, ES nos negará igualmente". Muestra la consecuencia por lo que hace a
las penas. Y de 2 maneras puede uno pecar contra la fe: exteriormen-te, negándola;
interiormente, renunciando a ella. Cuanto a lo primera dice: "si le negáremos", a saber,
delante de otros, "El nos negará igualmente" en el juicio: "en verdad os digo que no os
conozco" (Mateo 25). Negar es no reconocerlos por ovejas suyas. Cuanto a lo segundo dice:
"si no creemos", esto es, si arrojamos de nuestro corazón la fe, "El permanece siempre fiel",
esto es, mantiene su palabra. De donde dícese que el fiel permanece en su fe, porque la fe
no es otra cosa que la participación o adhesión a la verdad; y El es la verdad misma que a sí
misma no se puede negar. ¿Luego no es omnipotente?

Respondo que precisamente por eso es omnipotente, porque no puede negarse o


desmentirse a Sí mismo; pues más frisa con la impotencia poder desfallecer, porque señal
es de flaqueza de la propia virtud faltar en algo su propio ser. Y si Cristo se desmintiese a
Sí mismo fuera en menoscabo de su persona; por tanto, el hecho mismo de no poderse
desmentir a Sí mismo es razón de perfecto poder. De donde, como va dicho, no hay en El
lugar al pecado, ni puede desmentir su poder y su justicia para no castigar; porque Mel que
no creyere será condenado" (Marcos 16,16). Pero ¿acaso no puede Dios perdonarle a
alguno la pena? Puede ciertamente según el orden de su sabiduría, mas no contra el orden
de su sabiduría y justicia.

-"Estas cosas has de amonestar". Confirma lo dicho por testimonio; como si dijera: júnto
con otros te amonesto a que estas cosas siempre las tengas en el corazón, "poniendo a Dios
por testigo", esto es, trayén-dolo por testigo en presencia de con quien hablo.

-"Huye de contiendas de palabras, porque de nada sirven sino para pervertir a los oyentes".
Muestra la manera de resistir a los infieles y a qué cosas hay que oponer resistencia.
Asimismo excluye el modo indebido de hacerlo y pone el debido. Dice pues: "huye de
contiendas de palabras". Contienda significa trabarse de palabras, y puede entenderse de 2
maneras, porque el que habla palabras acedas maléase doblemente: de un modo, si con esto
hace pie para allegarse el favor de la falsedad, como cuando uno, con la confianza de
hundirlo todo a gritos, impugna la verdad. De otro modo, por el desorden, como cuando
profiere palabras, acedas, o fuera del modo debido, o contra la calidad de la persona. Mas
no es pecado, si se hace con moderación, en las circunstancias debidas y en defensa de la
verdad. Y así en retórica se emplea como un instrumento de exhortación. Con iodo en la
Sagrada Escritura se toma en mal sentido, por ei desorden que lleva consigo. "Pero si
alguno se muestra terco, ie diremos que nosotros no tenemos esa costumbre, ni la 1glesia de
Dios" (1Co XI,16). Y dice, de palabras, porque algunos parece no saben discutir sino
soltando la maldita. Y esto es propiamente contender o litigar. Mas si esto se hace no con
sólo palabras, sino con verdaderas razones, ya no es contender sino disputar.

-"porque de nada sirven". Da la razón de tal enseñanza: porque una disputa moderada,
cuando va regida por la razón, es útil para instruir; mas si es pura palabrería, entonces es
litigiosa. Por eso dice: "de nada sirven, sino para pervertir a los oyentes", y esto de 2
maneras: de una, cuando se pone en duda lo que es cierto; de otra, porque los oyentes se
escandalizan. "Donde se habla demasiado abunda también la pobreza" (Pr 14). Por tanto,
"donde hay envidias y contiendas hay también inconstancia y toda obra perversa". Mas
¿por ventura se puede entablar disputa, delante del pueblo, sobre la fe, no sin trabarse de
razones? Respondo: de parte de los oyentes hay que distinguir, porque o los infieles ¡o
solicitan y entonces es útil la disputa pública -ya que con ella la gente sencilla queda más
instruida, viendo confutados los errores y falsedades-; o no lo solicitan, y entonces no es
útil la discusión sino peligrosa. También hay que distinguir de parte del disputante, porque
si es prudente, con trazas manifiestas de confutar al adversario, entonces debe disputar en
público; y, si no lo es, de ninguna manera.

-"Ponte en estado de comparecer delante de

Dios... " Pone el modo debido de resistir cuanto a 3 cosas: la recta intención, la recta
operación, la recta doctrina. Porque el que quiere disputar ha de escudriñar su intención
para ver si le impulsa un buen celo. Por eso dice: "como un ministro digno de la aprobación
de Dios", que prueba los corazones; "pues no es aprobado quien se abona a sí mismo, sino
aquel a quien Dios abona o alaba" (2Co X,18). Asimismo que dé firmeza con las obras a la
doctrina que predica de palabra, porque, si no lo hace, es digno de confusión. Por eso dice:
"que nada hace de que tenga motivo de avergonzarse"; como si dijera: haz esto, si no
quieres te salgan los colores al rostro. Otrosí, que sepa dispensar bien la palabra de la
verdad, enseñando a sus oyentes cosas verdaderas y útiles. Por eso añade: "que sabe
dispensar bien la palabra de la verdad", no que anda buscando la ganancia y la gloria. "No
somos nosotros como muchísimos que adulteran la palabra de Dios, sino que la predicamos
con sinceridad, como de parte de Dios, en la presencia de Dios y según Cristo".

LECTIO 3: Ad 2 Timotheum 2,16-20


Le amonesta a que evite las doctrinas heréticas, por el daño que hecen, enseñándole que no
por ese motivo hay que quitar de en medio la fe y muéstrale por qué permite Dios que
algunos incurran en el error,

16. Profana autem et vaniloquia devito,. Multum enim proficiunt ad impietatem.17. Et


sermo eorum ut cáncer serpit. Ex quihus est Hy-menaeus et Philetus.18. Qui a vertíate
exciderunt, dicentes resurrectionem iam factam, et subverterunt quorumdam fidem.19. Sed
¡irmum fundamentum Dei stat, habens signaculum hoc. Cognovit Dominus qui sunt eius. Et
discedat ab iniquitate oninis qui invocat nomen Domini.20. 1n magna autem domo non
solum sunt vasa áurea et argéntea, sed et lignea et fictilia: et quaedam quidem in honorem,
quaedam autem in contumeliam.

En lo antedicho instruyó a Timoteo mostrándole el modo general de resistir a los infieles,


aquí en especial muéstrale a quiénes hay que resistir, por qué y cómo. Dice pues: "evita, por
tanto, los profanos y vanos discursos", donde 2 cosas muestra que hay que evitar: a saber,
los profanos y vanos discursos, y refiérense a lo mismo o a cosas diversas; pues profano es,
como si dijéramos, lo que está lejos del santuario, esto es, del culto divino; y eso son las
enseñanzas heréticas; por eso hay que evitarlas. Así que dice: evita lo profano. Puede
también decirse que son profanos y además fabulosos y vanos discursos los que se oponen
a la fe. "Vanidad habla cada cual a su prójimo" (Ps 11,3).

-"porque contribuyen mucho a la impiedad". Da razón de por qué han de evitarse y esto por
2 motivos: lo. por el daño que hacen; 2o. por el fruto de evitarlos. Cuanto a lo primero
muestra el daño que hacen dando al traste con la fe, aunque no tan totalmente que quede del
todo arruinada, porque "el fundamento de Dios se mantiene firme". Pone también la
enseñanza, añade una semejanza y completa con un ejemplo. Dice pues: hay que evitar lo
que impide la piedad, que se dice culto de Dios; de donde la doctrina de la fe es la doctrina
de la piedad; mas la impiedad es la doctrina contra la fe. Por eso dice: "porque contribuyen
mucho a la impiedad", esto es, conducen al error o a una doctrina errónea; pero este
aprovechamiento es abusivo y para su mal. "Los malos hombres y los impostores irán de
mal en peor, errando y haciendo errar a otros" (2Tm 3,13). Luego pone la semejanza
diciendo: "y la plática de éstos cunde como gangrena"; porque los herejes al principio dicen
algunas cosas verdaderas y útiles, mas cuando se les da oídos mezclan también otras cosas
que vomitan mortíferas. Por eso dice que su bachillería cunde como gangrena. "Por una
chispa se levanta un incendio, y por un hombre doloso se vierte mucha sangre" (Eccli.
XI,34)

-"del número de los cuales son Himeneo y Füeto". Los pone de ejemplo, ya que éstos dos
en su tiempo corrompían la fe, por quienes inducidos algunos a error se han convertido en
charlatanes y picoteros. De Fileto se habló en el capítulo !. De Himeneo en 1 Timoteo 1. Y
dice: "que se han descarriado de la verdad". "De entre nosotros han salido, mas no eran de
los nuestros" (1Jn 2,19). Y esto agrava su situación; porque "mejor les fuera no haber
conocido el camino de la justicia que, después de conocido, abandonar la Ley santa que se
les había dado" (2P 2,2 i). Su error era decir que la resurrección ya había tenido su
cumplimiento, según aquello: "y ios cuerpos de muchos santos que habían muerto
resucitaron" (Mt 27,52), Y decían que, si entonces resucitaron, ya no había por qué esperar
otra resurrección.. De otro modo y mejor que, como hay doble muerte, así también doble
resurrección, a saber, del alma y del cuerpo. De la del aima habla el Ap XX,6:
"bienaventurado y santo quien tiene parte en primera resurrección". Decían pues que a esta
resurrección de las almas, ya sucedida, había que referir todo lo contenido en las Escrituras.
"SI habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba" (Colos. 3). Y este error
persiste aun hoy entre los herejes y por él arruinan a algunos. Dice muy a propósito: "y han
pervertido la fe de varios", porque destruyen el fundamento de la fe. "¡Oh hombre lleno de
toda suerte de fraudes y embustes, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás
nunca de trastornar los caminos rectos del Señor?" (Ac 13,10).

-"Pero el fundamento de Dios se mantiene firme". Muestra cómo las herejías no echarán a
pique totalmente la fe, ya que la fe de la 1glesia no puede corromperse enteramente por las
doctrinas heréticas.

Muestra también por qué permite Dios que algunos cometan errores, y, por el contrario, que
los elegidos estén firmes en su fe como una roca. Dice pues: los herejes pervierten, "pero el
fundamento de Dios se mantiene firme"; y estos fundamentos son aquellas personas que
tienen la gracia de mantenerse firmes, "porque estaban fundadas sobre piedra firme"
(Mateo 7,25). -Firme, porque no se puede mover. Por eso se dice antes: "cayeron las lluvias,
y los ríos salieron de madre, y soplaron los vientos, y dieron con ímpetu contra la tal casa,
mas no fue destruida". Esta firmeza estriba primero en la divina predestinación, segundo en
nuestro albedrío. Cuanto a lo primero dice: este firme fundamento "está marcado con el
seilo", esto es, ésta es la señal de su firmeza. "Quien cree lo que El atestigua testifica con su
fe que Dios es verídico" (Jn 3,33). Esta es la primera parte del sello, a saber, la que depende
de la divina predestinación, porque conoce el Señor quiénes son los suyos; y este
conocimiento es el de la divina predestinación. "Yo conozco a mis ovejas, y tengo otras que
no son de este aprisco" (Jn X,14; Mateo 7).

Cuanto a lo segundo dice: "apártese de la maldad cualquiera que invoca el nombre del
Señor"; como si dijera: si están predestinados por Dios, porque por su albedrío se salvarán,
sigúese de aquí que, por el hecho de no acabar alguno finalmente adherido al pecado,
muestra que está predestinado. Dos elementos toca en orden a ponerse en estado de
salvación: lo. que confiese la fe (Rm X); 2o. que se aparte del pecado. "No todo el que me
dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos" (Mateo 7). Por eso dice: "apártese de la
maldad cualquiera que invoca el nombre del Señor". Pero eso de invocar entiéndase que no
sólo de boca, sino interiormente por la fe y exteriormente por las obras.

-"Y en una casa grande no sólo hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de
barro, y de ellos unos son para usos decentes, otros para usos viles". Da la razón de por qué
permite Dios que algunos yerren, aunque a todos ama. Y puede entenderse esto de 2
maneras, porque o en general, o en especial por lo que mira a uno u otro. Pues si preguntas
en singular por qué a éste le da el don de la perseverancia y no al otro, no hay más razón
sino porque Dios así lo quiere. Dice San Agustín: si no quieres errar, no te metas a juzgar
por qué a éste lo trae a remolque y al otro no. Mas si preguntas en general por qué a unos sí
y a otros no, la razón es la que señala el Apóstol en Romanos 9, y es una misma con ésta,
aunque con otros ejemplos. Por eso dice: "sufre con mucha paciencia a los que son vasos de
ira, dispuestos para la perdición"; porque, así como todas las cosas que Dios hizo en la
naturaleza y en la gracia, las hizo para manifestar su gloria (Eccli. 42); así también hizo
diferentes criaturas, para que la perfección de la divina bondad, que no puede manifestarse
por una, se manifieste suficientemente por otra. Lo mismo pensemos, por ejemplo, de un
alarife, que hace en una casa una ventana más hermosa que otra. Si alguno preguntase por
qué no toda la casa es ventana, la razón es porque así sería toda la casa imperfecta. "Si todo
el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído?" (!Co 12, !7). Así, por lo que mira al efecto de
la gracia, dice el Apóstol, porque era menester que Dios manifestase su misericordia y su
justicia; pues si a todos salvase, sólo fuese su misericordia; si a todos condenase, sólo su
justicia. Por eso, queriendo Dios mostrar en unos su justo enojo y hacer patente su poder,
"sufre con mucha paciencia a los que son vasos de ¡ra, dispuestos para la perdición".
Semejante razón es la de la perfección de la 1glesia, que convenía fuese perfecta, (que no lo
sería) si no hubiese en ella diversidad; con todo, la hay triple, a saber: de buenos y malos,
de buenos y mejores, de malos y peores. Y a ésta se refiere cuando dice: "en una casa
grande", esto es, la 1glesia (Baruc 3), "no sólo hay vasos de oro...", en donde los vasos de
oro y de plata se distinguen de los de barro; los de plata de los de oro; los de barro de los de
madera. En el primer caso se establece la comparación de los buenos con los malos; en el
segundo la de los buenos con los mejores; en el tercero la de los malos con los peores;
porque los dorados y los plateados son ios buenos; pero los dorados son los mejores, los
plateados los menos buenos. De modo parecido, los de madera y de barro son los malos;
pero los barrosos son peores, los de madera menos malos.

Consiguientemente señala la diversidad cuanto al uso, de manera que los buenos sean vasos
destinados para usos decentes, como vasos de honra; los malos, en cambio, como
destinados al oprobio, esto es, a viles usos, sean vasos de barro y de madera. Así como
entre los hombres algunos, a saber, los santos, son como vasos preciosos (Eccli. L); y otros,
a saber, los malos, como vasos inútiles (Is 32; Eccli. 21). Los primeros son para honrarse
con ellos y se les debe la vida eterna (Rm 2). Los segundos son para oprobio (I Reyes 2).
Puede hacerse otra aplicación de la predicha diversidad a la de la 1glesia, de manera que los
vasos dorados sean los prelados; los de plata, barro, madera, los correspondientes a los
grados inferiores. Y lo que añade: "unos son para usos decentes, otros para usos viles", no
quiere decir que todos los vasos de oro y de plata sean para honrarse con ellos y los
barrosos para oprobio, porque de cualquier estado unos se salvan y otros se condenan.

LECTIO 4: Ad 2 Timotheum 2,21-26


Le enseña que hay que evitar !as cosas profanas por los frutos malos que producen y qué es
lo que hay que seguir.

21. Si quis ergo se emundaverit ab istis, erit vas in honorem, sanctificatum et utile Domino,
ad ornne opus bonum par atura.22 1uvenilia autem desideria fuge; sedare iustitiam, fidem,
spem, charitatem et pacem cum las qui invocant Dominum de corde puro.23. Stultas autem
et une disciplina quaestiones devita, sciens quia generant lites.24. Servum autem Domini
non oportet litigare, sed mansuetum esse ad omnes, docibilem, patientem.25. Cum
modestia corripientem eos qui resistunt veritati, nequando Deus det illis poenitentiam ad
cognoscendam veritatem.26. Et resipiscant a diaboli laqueis, a quo captivi tenentur ad
ipsius voluntatem.
Le enseñó arriba a evitar lo profano por razón del daño; aquí le enseña lo mismo, mas por
razón del fruto; y propónele primero evitarlo, luego su fruto; pues llama purificación hurtar
el cuerpo a la profanidad. Dice pues: hay vasos para usos viles; "si alguno pues se
purificare de esfas viiezas", porque su contacto mancha (Eccii. 13). .. Por tanto hay que huir
de ellas (2Co 9). Y el fruto que se sigue es cuádruple: el lo. en orden a la gloria, "porque
será un vaso de honor"; pues, si lo ensuciaran esas cosas profanas, estaría destinado al
oprobio; si se purifica, a la honra (Ps 138). "Quita la escoria a la piafa, y saldrá purísima la
alhaja" (Pr 25,4). Otros son efectos de la gracia, el primero de los cuales es la santificación
del hombre; segundo, su ordenación por la recta intención; tercero, su ordenación por la
ejecución de la obra.

Así que cuanto a lo primero dice: santificado (1Co 6). Cuanto a lo segundo: "útil para el
servicio del Señor". Mas ¿por ventura Dios tiene necesidad de nuestros servicios? Cierto
que no (Ps XV), pero dice: útil al Señor, en el sentido de que su utilidad redunda en honra
del Señor (Ac 9). Cuanto a lo tercero: "aparejado para toda obra buena" (Ps 118). Y dice:
para toda obra buena, porque los preceptos afirmativos no obligan para siempre. Por tanto,
debe estar preparado para obrar cuando sea necesario.

-"Por consiguiente, huye de las pasiones juveniles". Muéstrale cómo ha de evitar las
profanidades y entre ellas pone 2: las malas conversaciones y las doctrinas perversas. Dice
pues: digo que para que seas vaso purificado, debes evitar estas cosas; por consiguiente las
pasiones ¡uveniles. Dice esto, porque era ¡oven, y esas pasiones ¡uveniles eran deseos de
vanidades exteriores y de placeres carnales; y es natural a los jóvenes desear estas cosas.
"La juventud y las delicias no son sino vanidad" (Ecles. 2,10). Y la razón es doble: una,
porque no tienen experiencia de otras cosas; otra, porque estos deleites naturales están
ordenados como medicina contra los trabajos; y la naturaleza en los jóvenes se ve trabajada
(por las pasiones); por eso se inclinan a los deleites.

-"y sigue la justicia, la fe, la caridad y la paz". Muestra lo que hay que abrazar, y son 4
cosas, la primera de las cuales ordena a uno respecto de los subditos, y ésta es la justicia,
porque el príncipe es el custodio de la justicia (Pr XX). La segunda lo ordena a El, y ésta es
la fe, sin la cual es imposible agradar a Dios. La tercera es la esperanza. La cuarta pone en
orden a cada uno respecto de su prójimo, a saber, la caridad y la paz, que se extiende a los
enemigos (1Co 13). De la caridad se sigue el gozo, y la paz lleva consigo una ordenada
concordia. -"con aquellos que invocan al Señor". Puede explicarse refiriéndolo a lo
inmediatamente dicho; como si dijera: seguid la paz con aquellos..." "con limpio corazón";
porque no se acepta la alabanza de boca del pecador; pero en He 12 se dice: "seguid la paz
con todos". ¿Por qué pues aquí se dice: "con aquellos que invocan al Señor con limpio
corazón"? Respondo: cuanto está de nuestra parte, hemos de tener paz con todos, si es
posible; mas no puede haber paz entre buenos y malos, porque paz dice concordia y ésta no
puede tenerse con los malos. Puede también interpretarse "con aquellos..." como en
conexión con todo lo antecedente; como si dijera: sigue de tal manera la justicia, la paz y
todo lo demás, como ios que invocan al Señor con limpio corazón.

-"Las cuestiones necias, y que nada contribuyen a la instrucción, evítalas, sabiendo que son
un manantial de altercaciones". Exhorta con esto a evitar las malas doctrinas, cuestiones
necias, porque su materia es de cosas necias, que se oponen a ia sabiduría, esto es, que van
contra la divina sabiduría; y a éstas no debe dar pie el hombre sino resistirlas. "Necio se
hizo todo hombre con su ciencia" (Jr X,14). Dice también: sin disciplina, cuanto al modo,
porque todo lo hunden a gritos. O sin disciplina de parte de aquellos de quienes se duda,
pongo por caso si ponen en tela de juicio lo que toda la 1glesia sostiene y defiende. "Job ha
hablado neciamente y sus palabras no suenan buena doctrina" (Jb 34,35). Y las cuestiones
en tanto han de estimarse en cuanto ¡leven a la verdad, por cuanto conviene que todos digan
una misma cosa. Pero las cuestiones necias no llevan a la verdad, sino a la contienda, que
hay que evitar. "Vosotros ayunáis para seguir los pleitos y contiendas". Por eso dice: "pero
al siervo de Dios, esto es, al que está entregado a su servicio, no le conviene altercar".

-"sino ser manso con todos". Muestra lo que hay que seguir, y da la razón "por si quizá
Dios los trae a penitencia". La mansedumbre es una virtud general que han de tener los que
quieran trabar disputa. Es la virtud que refrena la ira, que perturba el juicio de la razón, y es
necesaria en la averiguación y el juicio de la verdad (Mateo XI; Salmo 24). Y en especial
ha de tener para con los superiores docilidad; para con los perseguidores paciencia; para
con los falsos doctores corrección. Y así dice: docible, esto es, dispuesto a que cualquiera lo
corrija, y ésta es sabiduría celestial, que, "además de ser honesta y llena de pudor, es
pacífica, modesta, dócil, concorde con todo lo bueno, llena de misericordia y de excelentes
frutos" (Santiago 3,17). Cuanto a lo segundo, sufrido; porque "la doctrina del hombre se
conoce por su paciencia" (Pr 19,2; Salmo 91). Cuanto a lo tercero: "que reprenda con
modesta dulzura a los que contradicen a la verdad", porque la corrección ha de ser modesta.
"Si alguno cayere desgraciadamente en algún delito, vosotros, los que sois espirituales, al
tal instruidle con espíritu de mansedumbre" (Gal. 6,1).

-"por si quizá Dios los trae a penitencia". Responde a una tácita pregunta; pues pudiera
alguno decir: éstos resisten a la verdad, por tanto, hay necesidad apremiante de corregir.
Respondo que Dios Padre puede reducirlos a penitencia, y a esto ha de esforzarse el justo: a
que se reduzcan a penitencia; y señala la penitencia que ha de procurar contra los
adversarios, el fruto de la penitencia, la necesidad de la penitencia. Dice pues: no sea que
alguna vez, esto es, que alguna vez los traiga Dios a penitencia, porque por su resistencia
soberbia parece difícil les conceda Dios lugar a penitencia. Ciérrase aquí la puerta al error
de Pelagio, que atribuye a nuestras obras los dones de la gracia; lo cual, por lo dicho, está
ciaro que es falso, porque es también don de Dios el principio del bien, a saber, la
penitencia. "Conviértenos, ¡oh Señor!, a Ti, y nos convertiremos" (Lament. 5,21). El fruto
de la penitencia es doble: el conocimiento de la verdad y la liberación del poder del diablo.
Por eso dice: "para que conozcan la verdad"; porque, cuando maliciosamente se opone
resistencia a ia verdad, su misma malicia los ciega; así que, cuando se quita la malicia,
conocen la verdad (Jn 8); "y se desenreden de los ¡azos del diablo", esto es, de las
ocasiones de errar de parte del entendimiento, como las falsas fantasías; y de parte del
afecto, como la envidia, la soberbia y cosas parecidas. La necesidad de la penitencia es
grande, porque, a no tenerla, queda por señor de ellos el demonio. De donde dice: "que los
tiene presos", porque el que hace el pecado siervo es del pecado (Jn 8); "a su arbitrio", o
para seguirlo, o para que haga con el hombre lo que le venga en gana. Pero, al contrario, no
tan luego lo precipita como quisiera. Hay que decir entonces que sólo consigue lo que le
está permitido; pero es difícil que le arrebaten lo que ya tiene asido. "¿Por ventura podrá
quitársele a un hombre esforzado la presa? ¿O podrá recobrarse aquello que ha arrebatado
un varón valiente?" (Is 49,24).
CAPUT 3

LECTIO 1: Ad 2 Timotheum 3,1-5


Predícele los peligros futuros de los últimos tiempos por la abundancia de la malicia y del
amor propio.

1. Hoc autem scito quia in novissimis diebus instabunt témpora periculosa.2. Et erunt
homines seipsos amantes, cupidi, elati, superbi, blasphemi, parentibus non obedientes,
ingrati, scelesti.3. Sine affectione, sine pace, criminatores, incontinentes, immites, sine
benignitate.4. Proditores, protervi, tumidi, caed et voluptatum amatores magis quam Dei.5.
Habentes speciem quidem pietatis, virtutem autem eius abnegantes.

Arriba lo industrió en cómo resistir a las tribulaciones y peligros presentes, aquí le enseña
cómo ha de mantenerse firme contra los riesgos futuros. Y lo. anuncia los peligros futuros;
2o. muestra su idoneidad para resistirlos; 3o. cómo ha de hacerles frente. Y ya que anuncia
esos peligros, le enseña que aun ahora ha de evitar los vicios de sus seguidores. Dice pues:
te dije que evitaras los profanos y vanos discursos, aunque no es lo único que hay que evitar,
porque con los presentes están también los peligros futuros. Y ¡lámanse "días postreros",
porque están vecinos al último día (Sen. 49,1). "sobrevendrán tiempos peligrosos" (Mateo
24). La causa, la abundancia de la iniquidad, "y por la inundación de los vicios se resfriará
la caridad de muchos" (Mateo 24,12); porque la fe y la caridad o quedará anulada o
totalmente aniquilada; porque una cosa tanto más deja de ser cuanto más alejada de su
principio; y por eso en aquel tiempo más desfallecerán la fe y la caridad cuanto más
alejadas estarán de Cristo. "Cuando venga el Hijo del hombre, ¿pensáis que hallará fe en la
tierra?" Y, cuanto a esto primero, pone la raíz de la iniquidad, luego sus diferentes especies.
Mas la raíz de toda iniquidad es el amor propio; y dos amores han hecho dos ciudades. Pero
contra esto está que el amor que cada uno se tiene a sí mismo es natural.

Respondo: según las 2 naturalezas que hay en el hombre, la raciona! y la corporal, cuanto a
la primera, que también se llama hombre interior (2Co 4), el hombre debe amarse más a sí
que a los demás, porque necio sería quien quisiese pecar por apartar a otros del pecado; mas,
cuanto al hombre exterior, es laudable que ame a otros más que a sí. De donde, los que a sí
mismos sólo se aman, como está dicho, son dignos de vituperio. "Todos buscan sus propios
intereses, no los de Jesucristo" (Ph. 2,21). De esta raíz nacen diversas especies de iniquidad.

-"ievantaránse hombres amadores de sí mismos, codiciosos, altaneros, soberbios". Primero


pone los pecados que se cometen por el abuso de las cosas exteriores. En segundo lugar los
que provienen de obrar desordenadamente con los otros: "blasfemos, desobedientes,
ingratos... " En tercer lugar los que de obrar desordenadamente consigo: "incontinentes o
disolutos".

Y en las cosas exteriores hay abundancia de riquezas y excelencia de bienes. Cuanto a lo


primero dice: codiciosos; y pónese primero la codicia, porque es la raíz de todos los males;
o es vecina del amor propio, por serlo de ios bienes exteriores. Cuanto a lo segundo:
altaneros. La altanería es una especie de soberbia, de las 4 que hay: una, cuando uno se
atribuye a sí cosas de que carece. Otra, cuando lo que tiene de otro se lo atribuye a sí como
si de sí lo tuviera (1Co 14). Tercera, cuando se atribuye a sí lo que tiene de otro, mas por
propios méritos (Lc 18). Cuarta, cuando quiere singularizarse y que le vean superior a todos,
y ésta es la altanería (Ps 130). Lo que sigue: soberbios, se reduce a las otras especies de
soberbia. "Dios resiste a los soberbios y ¿a su gracia a los humildes".

En seguida pone los vicios que dicen desorden respecto de los otros, y primero respecto de
los superiores, que son: Dios, y contra Este dice: blasfemos (Is 1); los padres, y así dice:
desobedientes a sus padres (I Reyes XV; Pr 30); los bienhechores, y tocante a esto dice:
ingratos "los que devueiyen mal por bien" (Ps 37; Co!. 3; Sg 16).

Segundo, respecto de los iguales y de los prójimos, otros 3 males: el lo. pertenece a la obra;
por eso dice: facinerosos o perpetradores de delitos graves contra los prójimos (Is 1). El 2o.
al afecto; de donde dice: desnaturalizados, esto es, sin afecto de caridad y sin paz. El 3o. a
la palabra; por eso dice: calumniadores. "No serás calumniador ni chismoso en el pueblo"
(Lv 19,6).

También, cuanto a sí mismo, otras 3 especies: la la. cuanto a la corrupción de la


concupiscible: incontinentes o disolutos; dícense los que por causa de las depravadas
concupiscencias no se mantienen en el bien propuesto. "No hay cosa de tanto valor que
pueda equivaler a un alma casta" (Eccli. 26,20). Cuanto a la irascible, dice con toda
propiedad: fieros (inmites), esto es, no mansos; pues esta mansedumbre gobierna la pasión
de la ira (Mateo XI; Salmo 24). Añade también otra cosa que pertenece al efecto de la
irascible, a saber, la exclusión de la benignidad; de donde dice: sin benignidad, inhumanos;
porque es natural que, donde domina un contrario, excluya al otro contrario. (Efes. 4).

Luego pone los vicios que tocan a la corrupción de la parte racional. Esta potencia se
perfecciona por la prudencia; y a la prudencia se opone algún vicio o por abuso de la
prudencia o por su privación. Cuanto a lo primero dice: traidores. A la prudencia pertenece
la sagacidad, de la que algunos abusan para el mal, y éstos son los traidores (Pr XI).
También la constancia, de la que algunos abusan obstinándose en la maldad; por eso dice:
protervos (Pr 3).

Luego pone los vicios que se refieren a la privación de la prudencia, y lo. la causa de la
privación; de donde dice: hinchados; pues los soberbios, por no medir sus fuerzas, en lo que
hacen proceden con hinchazón y vienen a parar en nada (Pr XI); 2o. el efecto de la
privación, porque anteponen a lo eterno lo temporal; de donde dice: "amadores de deleites
más que de Dios" (Is 13). Mas ¿por ventura es lo mismo ser incontinente que amador de
deleites? Respondo que no, porque propiamente dícese incontinente el que tiene esperanza
de escapar de los deleites, pero es vencido por ellos; mas propiamente el amador de ellos es
el destemplado que tiene en su juicio corrompido el aprecio de esas cosas.

En consecuencia pone la disimulación diciendo: "mostrando, sí, apariencia de piedad, pero


renunciando a su espíritu", a saber, a la virtud de la piedad, que se toma aquí en dos
sentidos: uno, la misma fuerza de la piedad, esto es, su virtud; de donde dice: renunciando,
esto es, no teniendo la verdad. "Profesan conocer a Dios, mas le niegan con las obras" (Tito
1,16). Otro sentido, porque por virtud de una cosa se entiende aquello de que depende toda
la cosa; y toda la virtud de la piedad depende de la caridad; por eso dice: renunciando a su
virtud, es a saber, la caridad.

LECTIO 2: Ad 2 Timotheum 3,6-11


Haciendo una lista de otras vicios, contra los que arma a su Timoteo de muchas virtudes, le
enseña a huir de los hombres corrompidos con los vicios enumerados.

Et hos devita.

6. Ex his enim sunt qui penetrant domos, et captivas ducunt mulierculas oneratas peccatis,
quae ducuntur variis desideriis.7. Semper discentes et numquam ad scientiam veritatis
pervenientes.8. Quemadmodum autem 1annes et Mambres restiterunt Moysi, ita et hi
resistunt veritaii, homines corrupti mente, reprobi circa fidern.9. Sed ultra non projicient.
1nsipientia enim eorum manifesta erit ómnibus, sicut et illorum fuit.10. Tu autem assecutus
es meam doctrinam, institutionem, propositum, fidem, longanimitatem, dilectionem,
patientiam.11. Persecutiones, passiones, qualia mihi jacta sunt Antiochiae,1conii et Lystris;
quales persecutiones sustinui, et ex ómnibus eripuit me Dominus.

Arriba describió ei Apóstol el peligro de les últimos tiempos y señaló su causa; aquí enseña
que también de presente hay que evitarlos; y previene avisando se eviten, y muestra en qué
hombres de presente se hacen manifiestos. Dice pues: dije que en los últimos tiempos
habría pésimos hombres; mas no te creas seguro al presente; sino que también ahora has de
evitar a tales y a tales hombres, no sea que caigas en los mismos errores. "Huye del hombre
hereje, después de haberle corregido una y dos veces" (Tito 3,1 1). Y aunque en algunas
cosas hay que evitarlos, mas no cuanto a exhortarlos de palabra. Y entonces muestra que
aun ahora hay algunos fulanos de tal ralea; señala el daño que hacen y la quiebra que
padecen y el estorbo que los pone en estrechura. Acerca de lo primero muestra el
impedimento que ponen a los subditos y a los prelados; asimismo demuestra su
imprudencia y su astucia. Evítalos, pues, que hay algunos de éstos; porque de ellos, esto es,
de su número, son. -"Así ahora muchos se han hecho anticnstos" (1Jn 2,18). Ni habéis de
entender que fueron, sino que son, a saber, facinerosos e ingratos... , porque los pecadores
ya convertidos no deben llamarse pecadores, "ni pronunciaré sus nombres con mis labios"
(Ps 14,4).

Muestra su malicia al decir: "los que se meten por las casas". Y a la letra puede exponerse
este pasaje: como si se entremetieran desordenadamente y anduvieran vagando de casa en
casa por interés. Contra lo cual dice el Eccli. 2 1: "el tonto con -facilidad mete el pie en
casa ajena". Mas no por esto prohíbese a algunos visitar a los afligidos en sus casas, porque
"la religión pura y sin mácula delante de Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las
viudas en sus tribulaciones" (Sant. 1,27). O por casa puede entenderse metafóricamente la
conciencia. "Entrando en mi easa hallaré en ella mi descanso" (Sg 8,16). Entonces los que
se meten por las casas son los que astutamente quieren saber los secretos de la conciencia
para engañar a otros". "con hacerte hablar mucho hará prueba de ti, y como por pasatiempo
te sonsacará tus secretos" (Eccli. 13,14).

Con todo eso, a los que tienen cargo de otro les es lícito investigar ei estado de conciencia
de sus subditos. (Pr 17).

Señala su astucia cuando dice: "y cautivan a las mujercillas", y se toca su malicia, porque
las privan de la libertad y del estado de gracia (Sant. 1) y las trasladan al estado de
servidumbre, que es el estado de pecado. "Cuando el Señor devolvía a Sión los cautivos"
(Ps 125,1); porque esto es lo que significa el nombre cautividad (Is 5). Muestra en segundo
lugar sobre qué personas ejercitan su malicia, y las describe por la fragilidad del sexo, por
la malicia de su trato, por la vanidad de sus aficiones, por su falta de discreción. Cuanto a lo
primero dice: mujercillas, que son de menor discreción y de sexo más quebradizo. Y las
llama mujercillas, porque las señoras de alto coturno tienen sus consejeros, con cuyos
consejos aconsejadas no se dejan seducir; pero éstas están destituidas de tal ayuda (Mateo
23; 1 Mac. 1). Tocante a lo segundo dice: "cargadas de pecados". El pecado es una carga,
pues no permite andar con libertad ni erguido el talle, sino doblado. "Mis culpas como
carga pesada cargan demasiado sobre mí" (Ps 37,5); y por esto especialmente engañan a
éstas, porque el pecado déjale mullida la cama a la seducción. Asimismo, por ser de mala
ralea, temen resistir, para no perderse. Cuanto a lo tercero dice: "arrastradas de varías
pasiones", esto es, están que ni pintadas para seducidas, pues sus deseos de esto y de
aquello las traen al retortero. "El hombre de ánimo doble es inconstante en todos sus
caminos" (Sant. 1 8). Por eso fue seducida la primera mujer, porque no se mantuvo firme en
dar crédito a la palabra del Señor, sino que dijo: no sea que muramos. "No pongas los ojos
en una mujer que quiere a muchos. . " (EccÜ. 9,3). Cuanto a lo cuarto: "las cuales andan
siempre aprendiendo, y jamás arriban al conocimiento de la verdad". La curiosidad siempre
anda a caza de novedades, y no quiere insistir (en su conocimiento). De donde dice:
siempre aprendiendo. -"Una mujer loca y vocinglera... y que no sabe nada" (Pr 9,13). Con
todo, esto que dijo: siempre aprendiendo puede reducirse a aquello de "las que andan de
casa en casa".

-"En fin, así como Jannes y Mambres resistieron a Moisés". 1ndica el daño que acarrean a
los prelados y el perjuicio de oponerse a su doctrina; y trae el ejemplo del Éxodo, cuando
los magos resistieron a Moisés; porque desde el principio del mundo siempre ha habido una
pugna entre la verdad y la falsedad. "Verdad es que hubo también falsos profetas en el
pueblo de Dios, así como vendrán entre vosotros maestros embusteros, que introducirán
sectas de perdición y renegarán del Señor" (2P 2,1). Pero en el Éxodo a estos magos no se
les llama por su nombre, como aquí, (información que quizá tuvo San Pablo por algunas
palabras de los judíos). "Del mismo modo éstos resisten a la verdad", a saber, la que
predicamos nosotros. (Ac 7).

Consiguientemente cuando dice: "hombres de un corazón corrompido, reprobos en la fe" da


a entender la mengua que padecen en la fe y en las obras. Como dice la Glosa: hombres que
por sus obras se demuestran reprobos. "Llamadlos plata espuria, porque el Señor ya los ha
reprobado" (Jr 6,30). Mas no sólo reprobos en la obra, sino también en la fe, de mente
corrompida, esto es, en la potencia racional; pues una cosa se dice entonces corrompida
cuando descaece de su propia virtud, y la propia perfección de la mente es el conocimiento
de la verdad. De donde se dice de mente corrompida quien está falto y flaco en el
conocimiento de la fe.

-"mas no lograrán sus intentos". Muestra cómo se ven en aprietos, y lo. que se verán en
dificultades; y 2o. el modo de estorbar el logro de sus intentos: "porque su necedad se hará
patente a todos". Y es de sabré, cuanto a lo primero, que del hombre dimana la voluntad de
hacer daño, mas de Dios que lo permite el poder de llevarlo a efecto; y Dios no le permite
al malo dañar cuanto quiera, sino le fija un término: "hasta aquí llegarás, y no pasarás más
adelante; y aquí quebrantarás tus hinchadas olas" (Jb 38,1 1). Así el diablo no hirió a Job
sino según el orden de la permisión de Dios. Así Arrio no causó en la 1glesia más daño sino
cuanto Dios le permitió. En Ap 7,3, dice un ángel: "no hagáis ma! a la tierra, ni al mar, ni a
los árboles, hasta tanto que pongamos la señal en la frente a los siervos de nuestro Dios". Y
dice: no lograrán sus intentos más de lo que Dios les permita. El modo de impedir que
salgan con lo que pretenden es quitándoles el rebozo y ocultamiento, que hay que quitar,
porque son dañosos. (Jb 41). Por eso dice: "su necedad se hará patente a todos", al correr
Dios el telón, cuando iluminará lo escondido en las tinieblas (1Co 4), "como se hizo la de
aquéllos", a saber, los magos de Faraón, que no pudieron obrar milagros.

-"Tú, al contrario, ya has visto mi doctrina". Muestra la idoneidad de Timoteo para resistir
estos peligros, y lo. por la educación que le había dado el Apóstol; 2o. por la experiencia de
las Escrituras que conocía desde niño. Asimismo demuestra que el Apóstol lo había
suficientemente instruido y que otros en general lo podían intruir. Estaba instruido de
palabra, lo cual se hace de 2 maneras: una, sobre conocer la verdad; otra, sobre obrar la
justicia. Cuanto a lo primero dice: "Tú, al contrario, ya has visto mi doctrina", esto es, has
sido instruido en la fe católica; por tanto, bien puedes huir de ellos. Cuanto a lo segundo:
"mi modo de proceder", o institución, o educación sobre algunas cosas, sujetas a la
operación humana, que hay que hacer. "Todo ío he probado y estoy ya hecho a todo" (Ph. 4,
¡2).

Muestra también cómo estaba educado con el ejemplo, ya para practicar la virtud, ya para
tolerar la adversidad: mi paciencia. En la práctica de las buenas obras hay que considerar 2
elementos: lo. la recta intención del fin; por eso dice: el propósito, que pertenece al fin (Sáb.
8); y a éste se llega por el ejercicio de las buenas obras, que nacen de 3 virtudes, a saber, las
teologales; y lo. pone la fe (He 1 1). 2o. la esperanza, al decir: longanimidad, que significa
una larga expectación; 3o. la candad (1Jn 3).

Sobre soportar los males lo instruye sobre 3 cosas que le trae a la memoria: la paciencia que
tuvo, los males que soportó, el socorro divino que le acompañó. Así pues pone lo. la
paciencia, que perfecciona la obra (Sant. 1), y la materia de la paciencia, a saber, las
persecuciones en general (Mateo X), y también en especial: las vejaciones, que padeció en
su propio cuerpo (2Co XI); y en particular "lo que me aconteció en Antioquía,1conio y
Listra". Los judíos lo persiguieron en presencia de Timoteo, mas no le faltó el auxilio
divino. Por eso dice: "mas de todas me ha sacado a salvo el Señor" (2Co 1).
LECTIO 3: Ad 2 Timotheum 3,12-17
Es cosa corriente que los santos padezcan persecución y que los malos cada día se hagan
más malos; por eso amonesta a Timoteo a perseverar en lo que aprendió y le declara la
utilidad de las Escrituras.

12. Et omnes qui pie volunt vivere in Christo lesu persecutionem patientur.13. Mali autem
homines et seductores proficient in peius, errantes et in errorem mittentes.14. Tu vero
permane in his quae didicisti, et credita sunt tibi, sciens a quo didiceris.15. Et quia ab
infantia sacras litteras nosti, quae te possunt instruere ad salutem, per fidem quae est in
Christo lesu.16. Ornnis enim scriptura divinitus inspirata utilis est ad docendum, ad
arguendum, ad corripiendum, ad erudiendum in iustitia.17. Ut perfectas sit homo Dei ad
omne opus bonum ins-tructus.

Arriba propuso a Timoteo como dechado las persecuciones que él mismo padeció; y,
porque no parezca que él solo ha pasado por esas vejaciones, hace patente que esto es
moneda corriente entre los santos; aquí la pasan mal en sufrir penalidades, al paso que los
malos, por sus culpas, van de mal en peor. Dice pues: he padecido persecuciones, mas no
sólo yo, sino todos. Piadosamente se toma en 2 sentidos: unas veces por la virtud de ia
piedad que se refiere al culto divino; otras por la misericordia para con el prójimo. Así pues,
"todos ios que quieren vivir piadosamente, según Jesucristo", esto es, quieren observar el
culto de la Religión cristiana (Tito 2), "han de padecer persecución", mayormente en la
primitiva 1glesia cuando de todas partes impugnaban a Cristo Judíos y Gentiles (Jn 16;
Mateo 24). Asimismo, todos los que quieren vivir piadosamente, esto es, por la fe en Cristo,
observar la misericordia para con el prójimo, por fuerza han de padecer persecución, por
dentro, si no por fuera, a saber, cuando se compadecen de las faltas de sus prójimos, cuyas
culpas y penalidades están viendo (2Co 11; 2P 2; Ps 1 18). Hay también otras
persecuciones que no pueden faltar del todo a los santos, a saber, del demonio, el mundo y
la carne, porque, como se dice en Gal. 5,17: "la carne tiene deseos contrarios a los del
espíritu". Véase también Rm 7; Salmo 30.

Al decir luego que "los malos hombres irán de mal en peor", muestra que los malos caen en
males peores, a saber, de culpa. Dice los malos en sí, a saber, en cuanto hechos una pella de
pecados (Mateo 21); "y los impostores" o seductores, en perjuicio de los prójimos, por
cuanto los apartan del camino de la verdad, que es el común (Rm 16): "con palabras
melosas y con adulaciones, seducen los corazones de los sencillos". Mas, no contentos con
el mal que hacen, "irán de mal en peor". "El que está sucio prosiga ensuciándose" (Ap 22,1
1). -Pero al contrario dice arriba: "no lograrán sus intentos". Digamos que van de ma! en
peor o por permisión de Dios o, como aquí se entiende, por la intención maliciosa de ellos,
que apunta siempre a ese blanco (de la maldad); mas, según la providencia divina, se ven
impedidos de llevar a cabo lo que empezaron. Pero en sí mismos irán de mal en peor, por
cuanto yerran acerca de la verdad. "Muy errados andáis, por no entender !as Escrituras, ni
el poder de Dios" (Mateo 22,29). Yerran asimismo en las obras, y de esta manera todos los
malos yerran (Pr 14). Yerran también con los prójimos, por seductores; de donde dice:
"haciendo errar a otros", a saber, persuadiendo que por el camino de la prosperidad se
puede llegar al reino de los cielos, contra lo dicho arriba: "que todos los que quieren vivir
piadosamente... " "Pueblo mío, los que te llaman bienaventurado ésos son los que te traen
engañado" (Is 3,12). -"Mas tú mantente firme en lo que has aprendido".

Y esta exhortación a mantenerse firme es por 3 capítulos: por parte del que le enseña, por
parte del mismo Timoteo, por parte de lo que recibió. Dice pues: has seguido mi doctrina...
luego, mantente firme en ella (Eccl. X; 1Co XV); "en lo que has aprendido y se te ha
encomendado", porque todo cristiano aprende las cosas de fe, y ésta es la doctrina de la
salvación (Jn 6); mas de manera especial se encomiendan a los prelados las enseñanzas de
la fe, por razón del encargo que tienen de dispensarlas a los demás (Gal. 2). Y ¿por qué es
menester mantenerse firme? Porque el maestro que me lo enseñó es de tal competencia que
no pudo errar. "En mí habla Cristo" (2Co 13). Por tanto, mantente firme, considerando que,
de quien lo aprendiste, es de Pablo, que no lo aprendió de un hombre ni por magisterio de
un hombre (Gal. 2).

Segunda razón, por la propia condición; porque es vergonzoso para un hombre, educado
con buena crianza desde su niñez, venir a flaquear en la vejez. "El hombre que de la justicia
se vuelve al pecado destínale Dios a la perdición" (Eccli. 26,27). Y Timoteo con esa
diligencia fue educado. "La senda por la cual comenzó el ¡oven a andar desde el principio,
esa misma seguirá también cuando viejo" (Eccli. 22,6). Por eso dice: "y también que desde
la niñez aprendiste las sagradas letras", que son las del Antiguo Testamento, que aprendió
desde la infancia, por ser hijo de mujer judía. Por tanto, hizo su madre que lo criasen con
ellas, esto es, con el Antiguo Testamento -contra lo que dicen los maniqueos- porque el
Apóstol llama aquí al Antiguo Testamento Sagradas Letras, que no pueden entenderse del
Nuevo Testamento, que no le habían enseñado de niño.*

Tercera razón, de parte de lo que recibió; porque si alguno cursa alguna ciencia inútil, la
deja y pasa a otra; mas si la ciencia es útilísima, sería una insensatez dejarla; porque "toda
escritura inspirada de Dios es propia para enseñar, para convencer. ."

Digo pues que recibiste las Sagradas Letras que, por útiles, no han de menospreciarse. "Yo
soy el Señor tu Dios, que te enseña cosas útiles" (Is 48). Por eso añade: "que te pueden
instruir" -"Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna" (Jn 6 y 5). Y estas
Sagradas Letras te pueden instruir para la salvación, mas no sino mediante la fe en Cristo
Jesús, "siendo así que el fin de la Ley es Cristo, para justificar a todos los que creen en El"
(Rm X,4).

Y manifiesta el por qué diciendo: toda escritura, donde demuestra que las Sagradas Letras
son el único camino de la salvación; por 3 razones: porque las recomienda por razón de su
principio, por razón de sus efectos provechosos y por razón del último fruto y utilidad. Pues
si atendemos a su principio, sobre todas se lleva la gala; porque las otras son fruto del
entendimiento humano, pero la Sagrada Escritura es divina; por eso dice: "Escritura
inspirada de Dios"; "porque no traen

* Ni empezaba todavía a escribirse. (Nota del trad.)

su origen las profecías d(c) ia voluntad de ios hombres, sino que ios varones santos de Dios
hablaron siendo inspirados del Espíritu Sanio" (¡I Pedro 1,21), Mas dirás: ¿cómo es que no
están divinamente inspiradas las otras escrituras, ya que, según San Ambrosio, toda verdad,
quienquiera que la diga, dimana del Espíritu Santo?

Hemos de decir que Dios tiene 2 operaciones: inmediata la una, como los milagros (obra
propia suya); mediata la otra, por medio de causas inferiores, como las obras naturales (Jb
X), que, con todo, hácense por la operación de la naturaleza. Así en el hombre instruye el
entendimiento ora inmediatamente por las Sagradas Letras, ora mediatamente por las otras
escrituras. Y el efecto de esta escritura es doble, porque enseña a conocer la verdad y
persuade a obrar la justicia. "Mas el Consolador, el Espíritu Santo, os enseñará, a saber, lo
que debéis conocer, y os sugerirá lo que habéis de obrar" (Jn 14). Por consiguiente es útil
para conocer la verdad y útil también para gobernar las acciones; porque hay razón
especulativa y razón práctica, y en ambas es necesario que conozca la verdad y rechace el
error; pues no mentir y refutar al que miente es obrar sabiamente. Cuanto a lo primero dice:
"es propia para enseñar", a saber, la verdad (Ps 1 18). Cuanto a lo segundo: "para
convencer". Así en Tito 1,9, le dice que el obispo sea "adicto a las verdades de la fe, según
se la han enseñado a él, a fin de que sea capaz de instruir en la sana doctrina y redargüir a
los que contradijeren".

También cuanto a la razón práctica es necesario que aparte del mal e induzca al bien (Ps
33). Cuanto a lo primero dice: "para corregir", esto es, de lo malo. "Dichoso el hombre a
quien el mismo Dios corrige" (Jb 5, i 7; Mateo 18). Cuanto a lo segundo: "para gobernar en
la justicia". Y todo esto lo hace la Sagrada Escritura (Is. 8). Cuatro pues son los efectos de
la Sagrada Escritura, a saber: enseñar la verdad, rebatir arguyendo la falsedad, por lo que
hace a la razón especulativa; librar del mal e inducir al bien, en lo que mira a la práctica; y
el último efecto suyo es llevar a los hombres a la perfección; pues no el bien como quiera,
sino el perfecto, es su obra (He 6). Por eso dice: "para que el hombre de Dios sea perfecto",
pues no puede ser perfecto si no es hombre de Dios; porque una cosa perfecta es la cabal y
acabada, a la que no le falta nada. Y entonces el hombre es perfecto cuando está apercibido,
esto es, preparado "para toda obra buena", no sólo para las que son de necesidad para
salvarse, sino también para ias que son de supererogación. No nos cansemos, pues, de hacer
el bien" (Gal. 6,9).

CAPUT 4
LECTIO 1: Ad 2 Timotheum 4,1-5
Conjura a Timoteo, delante de Dios, a que con todo empeño se entregue a predicar el
Evangelio que se le ha confiado, porque se avecinan tiempos muy malos en que la verdad
se verá envuelta en las nubes del error.

1. Testificor coram Deo et Domino lesu Chrisio, qui iudicaturus est vivos et mortuos, per
adventum ipsius et regnum eius.2. Praedica verbum, insta opportune, importune; argüe,
obsecra, increpa in omni patientia et doctrina.3. Erit enim tempus cum sanam doctrinam
non sustinebunt, sed ad sua desideria coacervabunt sibi magistros prurientes auribus.4. Et a
veritate quidem auditum avertent, ad fábulas autem convertentur.5. Tu vero vigila, in
ómnibus labora, opus fac evangelistae, ministerium tuum imple, sobrius esto.

Previniéndole de los peligros de los últimos iiempos y demostrándole su capacidad para


enfrentarse a ellos, enséñale aquí de qué manera ha de resistirlos. Y pónese primero la
amonestación, segundo su necesidad; asi mismo el ruego encarecido para que predique y
otra admonición. En la contestación o testificación dos cosas hay que considerar, a saber,
ante quiénes se testifica y por quién. Testifícase ante dos, a saber, ante quien
bienaventuranza nuestra es y ante quien nos introduce a ella; y Dios es nuestra
bienaventuranza (Ps 32). Por eso dice: "fe conjuro delante de Dios", esto es, invoco a Dios
por testigo de esta admonición que te voy a hacer, pues este testigo no se üama a engaño
(2Co 1). -"y de Jesucristo", a quien toca introducirnos a la gloria, "por el cual, asimismo, en
virtud de la fe, tenemos cabida en esta gracia, en ia cual permanecemos firmes, y nos
gloriamos esperando la gloria de los hijos de Dios" (Rm 5,2). O nos introducirá de otra
manera, porque "El juzgará a vivos y a muertos". Y llama vivos a los que, cuando El venga,
hallará entonces vivos, pero que morirán ciertamente, mas, como en breve resucitarán, se
llaman vivos: "nosotros los vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados,
júntamente con ellos, sobre nubes, al encuentro de Cristo en el aire" (1Th 4,17). O vivos
llama a los buenos, esto es, los que viven la vida de la gracia, y muertos a los malos (1Jn 3);
y también a éstos juzga (Ac X). Mas siendo Cristo Dios, ¿a qué viene este enlace: "delante
de Dios y de Cristo"? Respondo: puede admitirse que se diga delante de Dios, esto es, el
Padre, y el Cristo, a saber, el Hijo; porque el Padre es la fuente de la divinidad.

-"al tiempo de su venida y de su reino". Lo conjura por las dos cosas que más desean los
santos: la venida de Cristo (Lc 12) y su reino: "venga a nos fu reino" (Mateo 6; Ap 22). Por
cierto que ejerce su señorío, con potestad general, sobre toda criatura (Mateo 28); mas de
modo especial reina espiritualmente en los santos, aquí por gracia y allí por gloria; porque
ios santos no son de este mundo (Jn 18). Mas este reino aquí se estrena y se consumará en
lo por venir, cuando todos los reinos, quieran que no quieran, le quedarán sujetos (Ps 109).

Consiguientemente cuando dice: "predica la palabra de Dios", pénese la admonición para


que insista con la doctrina, que es doble: una para todos y otra para algunos. Asimismo lo
amonesta a que aplique la doctrina en general y le enseña el modo de hacerlo. Dice pues:
"predica la palabra", a saber, del Evangelio (Marcos 16). Dos cosas ha de tener la
predicación: anunciar la verdad y corregir las costumbres, que debe hacer el predicador (Lc
24). El modo es la insistencia sin tregua; por eso dice: "insiste con ocasión, y sin ella". -
"cargan sobre mí las ocurrencias de cada día, por la solicitud de todas las iglesias" (2Co
X,28). Pero dice: importunamente, y contra esto está el Eccli. XX,22: "la parábola no tiene
gracia en boca del fatuo, porque la dice fuera de tiempo"; y Pr XV,23: "la palabra oportuna
es de perlas". -Digamos que el predicador ha de predicar siempre oportunamente, si se
ajusta a la regla de la verdad, mas no si se rige por la falsa estimación de los oyentes, que
juzgarán la verdad importunidad; porque el que predica la verdad siempre es para los
buenos oportuno, para los malos importuno. "Quien es de Dios escucha la palabra de Dios;
por eso vosotros no la escucháis, porque no sois de Dios" (Jn 8,47). "¡Oh, cuan sumamente
áspera es la sabiduría para los hombres neciosi" (Eccli. 6,21). Si el hombre tuviese que
aguardar coyuntura para hablar solamente a los que quieren escuchar, aprovecharía sólo a
los justos; mas es menester que a sus tiempos predique también a los malos para que se
conviertan. Por eso añade: importunamente. "Ciama, no ceses; haz resonar íu voz como una
trompeta y declara a mi pueblo sus maldades" (Is 58, i).

-"Reprende". Pénese la doctrina en especial y el modo de enseñarla: "con toda paciencia".


Y doctrinando a uno, especialmente lo puede hacer o en cosas tocantes a la fe, pongo por
ejemplo para que enseñe la verdad y eche fuera el error (Tito 2); o en cosas tocantes a las
buenas costumbres, y para esto alguna vez introduzca al bueno y superior, y benignamente,
con cara de risa, déle un tironcillo de orejas; por eso dice: ruega. -"No reprendas con
aspereza al anciano, sino exhórtalo como a padre" (1Tm 5,1); "si alguno cayere, vosotros,
los que sois espirituales, al tal instruidle con espíritu de mansedumbre" (Gal. 6, !),
especialmente si no peca por malicia. Mas si doctrina o mete en vereda a un malo, debe
darle una carda; por eso dice: increpa. -"Por tanto, repréndelos fuertemente, para que
conserven sana la fe" (Tito 1,13). Mas ¿de qué modo? Con toda paciencia, que no se
trasluzca la ira ni con ira, sino apaciblemente, léele la cartilla a quien se la debes leer. "La
doctrina del hombre se conoce por la paciencia" (Pr 19,2). "y doctrina", es a saber, la que
mira a la fe y a las costumbres.

-"Porque vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina". Muestra la
necesidad de la antedicha admonición, que es triple, según provenga de parte de los oyentes,
de Timoteo o del Apóstol. La primera, de parle de los oyentes, es su mala disposición para
oír, el no querer dar oídos a lo provechoso sino a lo curioso. Dice, pues, cuanto a lo primero:
en tanto no quieran dar oídos a la sana doctrina, insísteies, caliéntales las orejas, "porque
vendrá tiempo en que los hombres no soportarán la sana doctrina", y ese tiempo será
cuando habrá malos doctores; "porque sé que después de mi partida os han de asaltar lobos
voraces" (Ac XX,29). De donde dice: "no podrán sufrir", esto es, les será odiosa vuestra
doctrina, la de Cristo (Pr 8).

Otra perversidad es el deseo de oír desordenadamente cosas curiosas y dañosas. "¿Hasta


cuándo, a manera de párvulos, habéis de amar las niñerías? ¿Hasta cuándo, necios,
apeteceréis las cosas que os son nocivas, e imprudentes aborreceréis la sabiduría?" (Pr 1,22).
Por eso dice: "sino que, teniendo una comezón extremada de oír doctrinas que lisonjeen sus
pasiones, recurrirán a una caterva de doctores propios para satisfacer sus desordenados
deseos". Eso es lo que significa coacervabunt, multiplicarán... Contra lo cual dice Santiago
3,1: "no queráis muchos de vosotros, hermanos míos, hacer de maestros, considerando que
os exponéis a un juicio muy riguroso". Y hay coacervación o amontonamiento cuando se
multiplican los indignos e incapaces, y mayor coacervación hay si se júntan cuatro indignos
que si cien buenos, porque "la muchedumbre de varones sabios es la felicidad del mundo"
(Sg 6,26). Y esto significa según sus deseos: que uno quiere oír a uno y otro a otro, y así se
buscan maestros al sabor de su paladar. Y dice: "maestros, cosquillosos de orejas", a saber,
los oyentes. Dícese que tiene comezón en los pies el que no quiere estarse quieto; pero en
los oídos el que siempre quiere oír novedades, cosas curiosas e inauditas y alguna vez
dañosas. Los Atenienses no tenían otra ocupación (Ac 17), y por esas novelerías se
multiplican las doctrinas heréticas (Pr 19).

Consiguientemente "cerrarán sus oídos a la verdad", porque no podrán sufrir la sana


doctrina, que es la que no tiene mezcla de falsedad. "Si os digo la verdad, ¿por qué no me
creéis?" (Jn 8; Oseas 4). "y los aplicarán a las fábulas". Las fábulas están compuestas de
cosas maravillosas en las que falta la verdad; y éstas son las que los hombres cosquillosos
de orejas quieren oír.

-"Tú, entretanto, vigila en todas !as cosas". Pónese la necesidad de parte de Timoteo, que
tenía cometido el oficio de predicar, y, por tanto, era necesario lo hiciera; y amonéstalo a
andar solícito, indúcelo a trabajar y rígelo en su trabajo. Dice pues: "tú, entretanto, vigila";
como si dijera: ¡ya ves lo que hacen éstosi Tú, en cambio... (Mateo 24; Lucas 2). "El que
preside o gobierna, sea con vigilancia" (Rm 12,8); mas, como vigilancia sin trabajo de nada
sirve, lo induce a barbechar en todos los campos, luego le circunscribe uno a sus fatigas y le
hace ver la necesidad de este trabajo. Dícele pues: vigila, pero de modo que hagas algo; por
tanto, trabaja, "porque glorioso es el fruto de las buenas obras" (Sg 3,15).

Y esto "en todas las cosas", es a saber, con hombres de todo género (Is 32; Marcos 16). De
donde luego determina a qué especie de trabajo ha de dedicarse: "desempeña el oficio de
evangelista", esto es, evangeliza; que es un trabajo noble, porque para eso fue enviado
Jesucristo (Lc 4; Is 41). Y evangelista llámase algunas veces el que escribió el Evangelio, y
en este sentido son cuatro; otras el que lo predica, y así se toma aquí y en Efes. 4. La
necesidad de este trabajo se demuestra porque es un ministerio que se te ha encomendado
como cargo propio tuyo. Por tanto, cumple con él, a saber, predicando. "Decid a Arquipo:
considera bien el ministerio que has recibido en nombre del Señor, a fin de desempeñar
todos sus cargos" (Col 4,17). Y da excelente cobro de su oficio de evangelista el que
derrama con sus palabras las luces del Evangelio y lleva a efecto con sus obras lo que
predica (Ac 1).

Induce consiguientemente a la moderación diciendo: "vive con templanza", o con sobriedad


corporal, que dice bien con el predicador; porque la embriaguez es enemiga de la sabiduría
(Eccles. 2). O pénese aquí la sobriedad en lugar de la discreción. (Ac 26; 1P 5).

LECTIO 2: Ad 2 Timotheum 4,6-8


Predícele que se acerca el tiempo de su muerte y dícele que tiene segura la celestial corona.

6. Ego enira iam delibor, et tempus resolutionis meae instat.7. Bonum certamen certavi,
cursum consummavi, fidem servavi.8. 1n reliquio reposita est mihi corona iustitiae, quam
reddet mihi Dominus in illa die, iustus iudex. Non solum autem mihi, sed et his qui diligunt
adventum eius.

Arriba lo exhortó a que se entregase de lleno a la predicación y a la doctrina, y esto por el


auditorio y por el mismo Timoteo; aquí introduce la tercera necesidad, a saber, por parte del
Apóstol, porque pronto había de partir de este mundo. Predícele la inminencia de su tránsito
y le manda que lo visite: date prisa. Cuanto a lo primero señálale la instancia de su muerte y
la seguridad con que muere: he combatido el buen combate; y, júnto con la muerte que ya
esperaba, las vejaciones que padecía; porque "yo ya estoy a punto de ser 1nmolado y el
tiempo de mi muerte se avecina". La pasión de los santos dícese inmolación (Ph. 2; Salmo i
15). En los sacrificios, que se hacían antiguamente, y se ofrecían de cosas líquidas,
pregustábase el vino u otro licor, y estas pregustaciones se llamaban libaciones (Rm XI).
Por eso denomina su martirio inminente libación; y aunque de tiempo atrás viene
pregustando esos sinsabores y hieles, "ya el tiempo de romper mis ataduras apremia". Y
hay doble resolución o desaladura: una del lazo del cuerpo con el alma (Eccles. 12), y otra
del cuerpo que torna al polvo de donde salió (Sen. 3).

Luego cuando dice: bueno, muestra qué seguridad tiene en la muerte; porque hay diferencia
entre la muerte del justo y la del pecador. De éste último se dice: "muerto el impío, no le
queda ya esperanza", que la había puesto en estas cosas transitorias y, por tanto, no la tiene
ya en las eternas. El justo, por el contrario, la tiene en las eternas, y no en las terrenas. Pone
pues el mérito de su seguridad y la seguridad de su premio: "nada me resta sino aguardar la
corona". El mérito de esta vida estriba en 3 cosas: en resistir a lo malo, aprovechar en lo
bueno y hacer buen uso de los dones de Dios. Lo primero llámase una pelea; de donde dice:
he combatido el buen combate; que se dirá bueno si es por cosas buenas, como el del
Aposto!, por la fe y la justicia, "por la justicia pugna hasta el último aliento para bien de tu
alma, combate por la justicia hasta la muerte" (Eccli. 4,33). También por la calidad de la
pelea, si es con todo empeño y con todas las de la ley. "No será coronado sino quien lidiare
según las leyes" (2Tm 2,5). "Así que yo peleo, no como quien tira golpes al aire, sino que
castigo mi cuerpo y lo esclavizo" (1Co 1X,26). Asimismo por la dificultad de la batalla.
"Hízole salir vencedor en la gran lucha" (Sg X,12).

Lo segundo, que es el aprovechamiento en lo bueno, llámase carrera, que es lo que sigue:


"he concluido la carrera", "corred de tal manera que ganéis el premio"

(1Co 1X,24). Y llámase carrera el aprovechamiento de los santos, porque corren con
carrera veloz, para llegar a la meta, con crecidos aumentos, aguijoneados por el estímulo de
la caridad. "Esforcémonos, pues, a entrar en aquel descanso" (He 4,2). "Corrí por el camino
de tus mandamientos" (S. 1 1 8).

Mas puede objetarse que le restaba todavía el certamen y la carrera de la muerte. A esto se
responde que es obra perfecta y acabada la del hombre que a buen comienzo buen término
suma en su intención, como el Apóstol, que lo empezado pretendía llevar a feliz término.

El buen uso de los dones de Dios es doble: a saber, la conservación de la fe, y por eso dice:
"he guardado la fe", que hace el que se sirve de los dones de Dios para gloria y salvación de
los prójimos (Mateo 24; 1Tm 1); o he conservado en mí la virtud de la fe (Rm 14). Por lo
cual "sed prudentes como las serpientes", esto es, guardad y defended la fe, como cabeza y
fundamento de las virtudes.

-"Nada me resta sino aguardar la corona de justicia". Pónese la esperanza del premio, que
coloca en primer lugar, luego al dador "que se la dará", y en tercero a los partícipes del
premio: "ios que desean su venida". Dice pues: ya que combatido he con valor y concluido
la carrera, ¿qué resta ya sino aguardar la corona? Llámase corona de justicia, porque de su
justicia la dará Dios. Pero, al contrario, sabernos que la vida eterna de su bella gracia Dios
la da (Rm 6 y 8) luego no de justicia. Respondo: está ahí la gracia cuanto a la raíz del
mérito; la justicia cuanto al acto, que procede de la voluntad; o dígase corona de justicia la
que se da de justicia, porque dase a los justos como corresponde a sus obras justas. "Dad al
varón justo ia enhorabuena, porque él comerá del fruto de sus buenas obras" (Is 3,10). Esta
corona es doble: una principal y otra secundaria. La primera es el premio esencial, que no
es otra cosa que el gozo fruitivo de la verdad. "En aquel día el Señor de los ejércitos será
corona de gloria y guirnalda de regocijo para las reliquias de su pueblo" (Is 28,5). Así pues,
Dios es nuestra corona. La segunda es la que se debe a obras calificadas y de muy buena
estofa, la aureola, una de las cuales se debe a los mártires. "No será coronado sino quien
combatiere con todas las de la ¡ey"; y a esto alude lo que dice: "he combatido el buen
combate". Otra se debe a las vírgenes: "coronada triunfa eternamente, ganando el premio en
los combates incontaminados por la castidad" (Sg 4,2). Y a esto se refiere lo que dice: he
concluido la carrera. Las vírgenes siguen al Cordero a dondequiera que va (Ap 14). La
tercera la de los doctores: "añadirá adornos graciosos a tu cabeza, y ceñirá tus sienes con
esclarecida diadema" (Pr 4,9). Y cuanto a esto dice: "he guardado la fe".

Y dice: "me está reservada", esto es, según la eterna predestinación (2Tm 1,12). El dador es
Dios; por eso dice: "que me dará el Señor", por su justicia, "en aquel día"; porque ésta es la
corona de la gloria, y es doble: la del alma, que se da a los santos el día de su muerte (2Co
5); la del cuerpo, que se dará el día del juicio (1Co XV). Los partícipes de esta gloria son
todos los santos; de donde dice: "no sólo a mí" está reservada (Ap 22; Cant. 5). Los que no
aman a Dios no tienen por qué desear su venida. Más bien "¡ay de aquellos que por mofa
desean el día del Señor!" (Amos 5,18); porque la corona sólo se debe al amor (Jn 14).

LECTIO 3: Ad 2 Timotheum 4,9-22


Ordénale Pablo a Timoteo que venga, porque en breve morirá y ya casi todos lo han
desamparado; por último, despidiéndose, le desea la gracia.

Festina ad me venire cito.9. Demás enim me dereliquit diligens hoc saeculum, et abiit
Thessalonicam.10. Crescens in Galatiam, Titus in Dalmatiam.11. Lucas est mecum solus.
Marcum assume et adduc tecum; est enim mihi utilis in ministerio.12. Tychicum autem
misi Ephesum.13. Penulam quam reliqui Troade apud Carpum, veniens affer tecum et
libros, máxime autem membranas.14. Alexander aerarius multa mala mihi ostendit; reddet
Mi Dominus secundum opera eius.15. Quem et tu devita. Valde enim restitit verbos
nostris.16. 1n prima mea defensione nemo mihi affuit, sed omnes me dereliquerunt; non
illis imputetur.17. Dominus autem mihi astitit, et confortavit me, ut per me praedicatio
impleatur, et audiant omnes gentes, quia liberatus sum de ore leonis.18. Liberavit me
Dominus ab omni opere malo, et salvum faciet in regnum suum caeleste; cui gloria in
saecula saeculorum. Amen.19. Soluta Priscam et Aquilam, et Onesiphori domum.20.
Erastus remansit Corinthk Trophymum autem reliqui infirmum Mileti.21. Festina ante
hyemem venire. Salutant te Eubulus, et Pudens, et Linus, et Claudia, et fratres omnes.22.
Dominus 1esus Christus cum spiritu tuo. Gratia vobiscum. Amen.

Ruégale lo visite, y primero lo llama a sí, dale a conocer su estado y acaba su carta con
saludos. Y al mandarle que venga le indica que se acompañe de Marcos y traiga consigo la
capa que dejó en Tróade. Explícale asimismo por qué debe venir, porque Demás lo ha
dejado. Dícele pues: ya que estoy con un pie en el estribo para salir de este mundo, "date la
mayor prisa en venir a mí"; y esto para mutuo consuelo y para que le ayudase a predicar el
Evangelio, que era el clavo que traía atravesado en el corazón en sus cadenas (Pr 18). La
causa de haberlo llamado era porque se veía desamparado de la debida compañía; y primero
de la de uno que por culpa suya se había ausentado; segundo, de la de otros, a quienes había
enviado a predicar. Dice pues: "Demás me ha desamparado, por el amor de este siglo", esto
es, antepuso a mi amor el del siglo (1Jn 1). Crescenie, cierto discípulo, partió para Saiacia,
por orden del Apóstol. Tito, enviado también por él, para Dalmacia, donde según se dice,
acabó Obispo. (Jb 38). "Sólo Lucas está conmigo". Lo retuvo consigo para predicar el
Evangelio, en cuyo arte tuvo gracia particular (2Co 8,18).

Y cuando dice: "toma a Marcos y traétele contigo", le señala un compañero. Este Marcos,
por otro nombre Juan, era sobrino de Bernabé. En Hechos 15,37, se dice que Bernabé
quería llevar consigo a Marcos, y Pablo no quería, por cuya causa resultaron diferencias
entre ellos; y la disensión entre los dos vino a parar en que se apartaron uno de otro. Pero en
esta ocasión que lo traiga Timoteo, "porque me es del caso para el ministerio evangélico".

-"Cuando vengas, tráete contigo ia capa que dejé en Tróade, en casa de Carpo", un cierto
santo. La pénula, según San Jerónimo, era un volumen de la ley, a modo de rodillo,
envuelto en papel; o una especie de vestidura; según San Crisóstomo, era un vestido común,
y como el Apóstol en Roma estaba pobre, sin recibir de otros, por eso quiso que le llevasen
vestidos. Haymón dice que era una vestidura especial, como librea o insignia de nobleza.
De aquí que Pablo se dijera ciudadano romano (Ac 22); porque el padre de Pablo estaba al
servicio de los romanos en Tarso de Cilicia, y la toga era la insignia consular; y su padre
quizá era cónsul en ese lugar. O llámase pénula la talega donde se llevaban los libros, como
parece por lo que sigue: y los libros. Mas ¿qué necesidad tenía el Apóstol de libros, lleno
como estaba del Espíritu Santo?

Además, ya estaba para morir. Respondo: por 2 razones: la. para consolarse con su lectura
(I Mac. 12); que son buen remedio contra las tribulaciones; o dícelo para que no se
perdiesen sino los heredasen los fieles. Asimismo, porque, cuanto más se avecinaba a la
muerte, tanto más se entregaba al servicio de las Escrituras, o tanto más se dedicaba al
ejercicio de escribir; como se cuenta de San Ambrosio que hasta el último aliento no cesó
de escribir y murió rasgueando con la pluma el Salmo 47: "el Señor es excelso, terrible, el
gran Rey sobre toda la tierra". -"mayormente los pergaminos". Son papeles no escritos, o
cédulas donde había escrito sus cartas o sus sermones.

-"Alejandro, el calderero, me ha hecho mucho mal". Habla de los acontecimientos pasados


y presentes, de parte de los hombres y de parte de Dios; y lo. de cierto fulano que le llevaba
la contra; 2o. de la negligencia de los que no le ayudaban. Asimismo echa por delante la
culpa de su inicuo impugnador, y señala la pena que le caerá encima, y cómo aun la 1glesia
le aplicará un castigo. Parece que este Alejandro era de oficio calderero o tesorero del
erario, y de los que dijeron que los preceptos legales eran de necesidad para salvarse (1Tm
1); y dicen algunos que éste es el que, según los Hechos, cp. 19, concitó un motín contra el
Apóstol; pero el nombre disuena, porque aquel es Demetrio, éste Alejandro, aquél en Efeso,
éste vivió en Roma. Y añade: "muchos males me ha mostrado". Advierte que no dice hizo,
sino mostró, porque los impíos pueden mostrar contra los justos la perversidad de su ánimo,
mas no siempre les queda henchido y satisfecho (Jr 1; Jb 5).

Luego al decir: "el Señor le dará el pago conforme a sus obras", pone su pena futura, pero
advierte que no pone el tiempo optativo reddat, sino que dice reddet, con lo que se significa
que Dios tiénele preparada su pena, lo cual preveía el Apóstol por su pertinacia (Ps 61).
Con todo, como esta pena que le está reservada, sea futura, también la 1glesia debe
castigarlo con la excomunión. Por eso añade: "guárdate tú también de él" y evita su
compañía (Tito 3,10), cual de tocado de la herejía, "porque se ha opuesto sobremanera a
nuestra doctrina" (Ac 7).

A continuación señala la negligencia de los que no le ayudaron, reprende su culpa y les


implora el perdón: "ruego a Dios que se lo perdone". Dice pues: "en mi primera defensa
nadie me asistió, antes todos me desampararon". Dice la Glosa que el Apóstol mucho lidió
contra el perverso doctor Alejandro y que en persona nadie le asistió; mas no parece ser tal
el sentido, porque este Alejandro no era de tantas agallas o de tanto tomo que necesitase el
Apóstol del auxilio ajeno para habérselas con él; sino mas bien el de los Hechos 25, que
"habiendo interpuesto Pablo apelación, fue enviado a Roma", y, por tanto, fue menester le
presentasen al César para que su causa se ventilase en su presencia, y los Judíos la
emprendieran contra él; y esto es lo que el Apóstol llama su primera defensa, en la que sus
discípulos lo desampararon, por miedo a ser castigados por el cruel Nerón (Eccli. 51; Is 63).
Mas pudiera alegarse que esto sucedió porque desde el principio nadie se enteró; pero esto
es falso, más todavía, por cierta pusilanimidad se retiraron (Ps 87; Job 6). Mas porque por
flaqueza así lo hicieron, ruega por ellos, y no los excomulga, diciendo: "Dios se ¡o
perdone" (Lc 6).

-"Mas el Señor me asistió". Muestra de parte de Dios el auxilio que le prestó y el efecto que
se siguió. Dice pues: todos me desampararon; mas, donde falta el hombre, presto está y
aparejado Dios (S. 24). Por eso dice: "el Señor me asistió", a saber, para ayudarme (Jr 20;
Salmo 15). ¿Cómo? "y alentó" dándome esfuerzo para no quedar suspenso y atónito delante
del César (Ezeq. 3). Y esto "para que yo acabase de predicar"; que tiene su cumplimiento
cuando lo que de boca se dice se ¡leva a ejecución por la obra y a muchos llega su sonido.

-"y me oyesen todos ios gentiles". Pónese el efecto del auxilio divino, cuanto a lo pretérito
y cuanto a lo futuro, y da gracias. Cuanto a lo pasado es doble el beneficio, a saber,
sacándolo a paz y a salvo de culpa y de pena. Dice pues: el Señor me asistió, y por eso en
esa ocasión me vi libre, porque no fui condenado por el César, antes me dio permiso de ir a
donde quisiera. Por eso dice: "y me oyesen todos los gentiles", a saber, para que se
esforzasen, con su ejemplo, y lo viniesen a ver (Ps 95); y bajasen la cresta de su soberbia
los insolentes judíos. Y añade: "y fui librado de la boca del león", esto es, de la crueldad de
Nerón (Pr 19); que "león rugiente y oso hambriento es un príncipe impío que reina sobre un
pueblo pobre" (Pr 28,15). Fue librado también de culpa; de donde dice: "el Señor me libró
de todo pecado"; porque algunos se ven libres de pena, que incurren en la culpa de negar la
fe. "Me arrebató de mi enemigo fortísimo y de los que me odiaban, que eran más fuertes
que yo" (S. 17,18). Y esto como don de Dios. "Llegué a entender que no podría ser
continente si Dios no me lo otorgaba" (Sg 8,21). En lo futuro "me conducirá a su reino
celestial" (Is 45; Lucas 22; Mateo 5). Por todo lo cual le da gracias: "A El sea dada la gloria
por los siglos de los siglos. Amén".
LAUS DEO