Você está na página 1de 10

Introducción

La comunidad por lo general no admite cuán extendido es el uso de material sexualmente explícito
dentro de su propio grupo. Sin embargo, la verdad es que una multitud de hombres, jóvenes y
viejos, y de todos los antecedentes de la vida, miran pornografía regularmente. No todos los
hombres que han mirado pornografía son adictos a ella, pero muchos sí. Y cualquiera que le eche un
vistazo casual, o que incluso se tope con ella accidentalmente, está en peligro de volverse adicto.
Trágicamente, la mayoría de los hombres no admiten el problema hasta que están atrapados.
Algunos creen tontamente que tienen control sobre el problema."

Nuestros adolescentes no están exentos de está tentación, y muchos de ellos podrían convertirse en
adictos a la pornografía; más si contamos con la accesibilidad que tiene hoy en día la red de
Internet. Por esto, todo líder de jóvenes debe hacer buena labor preventiva en relación al tema y
estar preparado para atender a un joven que haya caído en está esclavitud.
Adicción a la Pornografía —

Se acepta como adicción cualquier actividad que el individuo


sea incapaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y
perjudique su calidad de vida
La historia es sorprendentemente familiar: uno descubre imágenes y videos por accidente, por
curiosidad, por familiares, o por amigos. La curiosidad poco a poco se convierte en hábito, y por
alguna razón seguimos regresando a las imágenes y videos aun cuando somos demasiado chicos
para entenderlo. El hábito rápidamente se convierte en adicción, y mientras el tiempo pasa en
silencio, esta adicción poco a poco va carcomiendo todo lo que es importante para nosotros. No es
sino hasta que han pasado muchos años que confesamos y buscamos ayuda. Desesperados hemos
admitido que esto está fuera de control y que ha transformado toda felicidad en miseria. Si esto te
suena familiar, lo más importante es que existe ayuda y que no estás solo.

Y aunque es totalmente recomendable que busques ayuda profesional, especialmente si estás en una
relación de matrimonio, hay cosas que puedes empezar a hacer hoy que te ayudarán durante todo tu
recorrido a librarte de esta adicción. Es importante mencionar que todo esto tomará tiempo y mucha
paciencia, así que no te desanimes si fallas al principio y recaes. Lo que importa es el hecho de que
solo vence en cualquier adicción quien persevera y, como una ayuda en tu lucha, te ofrezco estos
seis consejos:

Haz ejercicio

El hacer ejercicio ayuda de una forma impresionante a cualquier adicción, pero especialmente una
adicción a la pornografía, pues ayuda con el estrés y todas aquellas emociones que ignoramos y
luego lidiamos por medio de la adicción.

Adopta una ética de honestidad

La adicción sigue creciendo mientras se encuentren los secretos. Elige a una persona con la cual
puedas ser totalmente honesto. Aunque sea difícil, vergonzoso o doloroso serlo cuando tengas que
decir que eres adicto a ver este tipo de imágenes o videos.

Haz una lista de métodos de prevención

Haz una lista de cosas que puedes hacer cuando llegue la tentación de ver pornografía. La lista debe
de tener al menos diez cosas que te ayudan y te hacen sentir bien. Si una no funciona, sigue a la
otra. Lo que importa es hacer que la ansiedad disminuya.
Elimina cualquier método de acceso

Instala programas y nuevas contraseñas que solamente alguien más tenga, para computadoras y
celulares, ya que son las formas más comunes de ver pornografía. Elimina cualquier cosa que te
pueda llevar a verla ya sea en tu trabajo o en casa.

Pausa ante la ansiedad

Como cualquier otra adicción, la adicción a la pornografía se vuelve una forma de lidiar con
emociones con las que no queremos lidiar. Es importante entender que éstas son simplemente
emociones y que no importa qué tan fuertes sean, no harán que explotes. Cuando sientas tristeza,
enojo, ansiedad o cualquier emoción que te provoque querer “huir” y ver pornografía, primero haz
una pausa para respirar de manera profunda varias veces. Con el tiempo te darás cuenta que estas
emociones pasan sin necesidad de que acudas a la pornografía. De esta manera aprendes a lidiar con
ellas, en lugar de evadirlas.

Reencuentra tu lado religioso o espiritual

Si eres miembro de alguna fe, religión, o simplemente crees en Dios, acude a Él cuando te sea
difícil lidiar con las tentaciones que tienes diariamente. Cualquier adicto encuentra solaz en saber
que puede recibir ayuda de Alguien mucho mayor a él.

Todos estos consejos son buenos y aplicables a cualquiera que emprenda el recorrido a la
recuperación. Con todo, el recurso más importante que tendrás será la perseverancia, pues esto
tomará tiempo, caídas y mucho aprendizaje, pero al final todo esto vale la pena cuando recuperas tu
capacidad de controlar tus impulsos, emociones, y decisiones.

Cualquier cosa que nos provoque placer en uno u otro sentido, es susceptible de convertirse en una
adicción. En general, el ser humano está diseñado para buscar su propio placer, ya sea en las cosas
del día a día o en cosas excepcionales, pero el placer es la fuente primigenia de motivación:
hacemos deporte por el placer de sentirnos bien a nivel físico y mental, somos amables con nuestros
amigos y familiares por el placer que provoca su retorno emocional hacia nosotros, comemos por
supervivencia, pero eminentemente por placer, y así un largo etcétera de ejemplos.

Pero la fuente más básica de placer tanto para el hombre como para la mujer es el sexo. La máxima
expresión del placer y del bienestar suele ser el orgasmo, pero todo lo que rodea a la relación
sexual, desde el flirteo inicial hasta el orgasmo, es una gran fuente de placer y satisfacción para
quién la disfruta.
Así pues, no es de extrañar, que todo aquello que nos impulse a conseguir una satisfacción sexual
tenga muchos números para convertirse en una adicción. Por supuesto, eso no quiere decir que toda
persona sea susceptible de caer en la adicción al sexo o a la pornografía, igual que no todas las
personas que toman alcohol se convierten en alcohólicas.

Pero, ¿quién determina qué es una cantidad “normal” de pornografía y qué no lo es?

Características de la adicción a la pornografía

Así pues, las personas que sufren de adicción a la pornografía, en general, sienten que son
incapaces de controlar el consumo de material pornográfico, suelen masturbarse compulsivamente,
es decir, muy a menudo sin sentir realmente una excitación ni un deseo sexual previos y como
consecuencia de todo lo anterior, su calidad de vida se ve claramente afectada.

Como vemos no se trata de contabilizar el número de productos pornográficos que una persona
consume, sino cómo éstos afectan a su vida normal.

En muchas ocasiones, estas personas acaban dejando a un lado su vida personal y, en algunos casos
incluso su vida profesional, porque toda su vida empieza a girar en torno a la visualización y el
consumo de material pornográfico.

Esta situación se ve agravada por el hecho de que, hoy en día, el acceso a material pornográfico es
muy sencillo, cualquier página web puede dirigirte en un momento u otro a una página de contenido
para adultos. Además hay que sumarle un hecho importante a esta facilidad, el anonimato. Si hace
un tiempo para consumir pornografía debías pasar por “la vergüenza” de pedirle al kioskero una
revista pornográfica o pasar por la caja del videoclub para llevarte prestada la cinta de vídeo de
turno, ahora todo eso ya no es necesario. Desde la comodidad de casa, desde

Consecuencias de la adicción a la pornografía

La adicción a la pornografía tiene consecuencias en todos los ámbitos de la vida de quien la padece,
como prácticamente todas las adicciones.
Consecuencias físicas:
 La elevada exposición a material pornográfico hace que cada vez se necesite más
cantidad para llegar a un estado de excitación. Esto suele afectar a la relación de pareja, ya
que ésta se vuelve un elemento “poco excitante”.
 Aunque no hay estudios científicos fiables que lo demuestren, la masturbación compulsiva
que está presente en la mayoría de los casos de consumo excesivo de pornografía, puede llegar
a provocar alteraciones sexuales como eyaculación precoz o disfunción eréctil en los
hombres, y anorgasmia o falta de deseo sexual en las mujeres.
 Cansancio. Por lo general estas personas suelen aprovechar las horas nocturnas para dar
rienda suelta a su adicción, por lo que terminan durmiendo pocas horas con todas las
consecuencias que eso comporta.
Consecuencias emocionales:
 Sentimiento de vacío. No hay nada diferente de la pornografía que la persona sea capaz de
disfrutar.
 Sentimientos de culpabilidad. La persona sabe que no debería estar priorizando la
pornografía, pero se siente incapaz de dejar de hacerlo. Esto puede llevar a estados depresivos.
 Ansiedad. Sobre todo se produce cuando la persona sabe que deberá estar unas horas o
unos días sin poder consumir pornografía, esto provoca algo análogo al síndrome de
abstinencia.
 Irritabilidad. La persona se vuelve arisca, irritable.
Consecuencias sociales
 Aislamiento social. Se produce una distancia entre todas las actividades sociales que la
persona solía llevar a cabo.
 Problemas de pareja. La pérdida de deseo sexual hacia la pareja, sumada al hecho de pasar
cada vez menos horas juntos, suele provocar un deterioro importante de la relación.
 Problemas laborales. Debido al cansancio acumulado, por una parte, la persona rinde
menos en el trabajo. Por otra parte hay personas que aprovechan horas de trabajo para
visualizar pornografía con el riesgo que ello comporta.
 Problemas económicos. A pesar de que hay mucho material pornográfico gratuito en la
red, no son pocas las personas con adicción a la pornografía que desembolsan grandes
cantidades de dinero al mes por acceder a contenidos exclusivos.
Solución a la adicción a la pornografía
Aunque la adicción a la pornografía tiene solución, es difícil, como en cualquier otra adicción, que
la misma persona por sí sola, consiga superarla, lo más probable es que necesite la ayuda de un
profesional para ello.

No obstante, si crees que puedes tener un problema con la pornografía, te dejamos una serie de
consejos para evitar caer en el extremo de la adicción:

 Márcate un tiempo máximo diario para el consumo de material pornográfico y ayúdate de


un cronómetro para no pasarte de ese tiempo.
 Prioriza la calidad antes que la cantidad. Escoge aquel material que realmente te gusta, sé
selectivo/a y consume sólo uno por sesión.
 Evita la tentación. Navega por internet con las puertas de la habitación abiertas, no
navegues por internet en el lavabo o en tu habitación, contrata una tarifa de datos limitada en
tu dispositivo móvil, de manera que no puedas cargar vídeos.
 Disfruta de relaciones sexuales con otras personas, disfruta de los olores, las texturas, las
sensaciones que te ofrece el cuerpo de otra persona.

 De cada dos veces que te masturbes, una de ellas hazlo sin pornografía. Utiliza tu
imaginación para recrear fantasías y mastúrbate poco a poco y concentrándote en las
sensaciones.

¿Qué es la Adicción a la Pornografía?

La adicción a la pornografía es una subcategoría particular de la adicción sexual. En la adicción a la


pornografía, el enfoque básico es la adicción a la literatura o imágenes pornográficas. La adicción a
la pornografía es conocida como un “proceso” de adicción, donde el sentimiento eufórico —o
estimulante— proviene de químicos liberados en el cerebro, en lugar de fuentes externas como
drogas o alcohol. La mente gradualmente se acostumbra a la liberación de estos químicos y busca
continuamente los recursos para lograr esa estimulación. Para el adicto a la pornografía, esta
estimulación proviene de factores visuales al ver revistas, películas, libros o páginas web
pornográficas. Este estímulo está usualmente, pero no siempre, acompañado de masturbación.

La pornografía está definida como la literatura del arte obsceno. ¿Qué es obsceno? Obsceno está
definido como ofensivo a la decencia. ¿Qué es decencia? Como puedes ver, esto podría seguir y
seguir. Esta es la razón por la que las leyes sobre la obscenidad en los Estados Unidos, han sido
muy difíciles de hacer cumplir. Para nuestros propósitos, definiremos la pornografía como cualquier
material escrito, dibujado (incluyendo gráficos digitales) o material fotográfico, que intente
provocar estimulación sexual. A partir de esta definición, cualquier cosa que excite sexualmente,
puede ser considerada como pornografía. La intención de este concepto, es observar el impacto de
la pornografía en el individuo, en lugar de proveer cualquier tipo de marco legal para el control de
estos materiales.

Qué Causa la Adicción a la Pornografía

Así como la adicción sexual, la adicción a la pornografía es raramente causada por un solo factor,
sino más bien por la construcción en el tiempo de ciertas condiciones. Las causas pueden incluir la
exposición a imágenes pornográficas en edad joven, profunda inseguridad o temor al rechazo en las
relaciones, o un trauma pasado como el abuso físico o sexual. Además de estas causas, la adicción a
la pornografía se alimenta a sí misma y es progresiva por naturaleza. Una persona se vuelve
insensible a las imágenes que está viendo y constantemente necesita más y nuevas imágenes.
Además, una vez expuesto a los gráficos caracterizando la actividad sexual, el simple desnudismo
ya no resulta excitante. En algunos casos, esta progresión hacia pornografía más dura, puede derivar
en actividades ilegales como la pornografía violenta o pornografía infantil.

Por qué es un Problema

El problema con la adicción a la pornografía, es básicamente el relacionado con una percepción


alterada. La exposición continua a la pornografía, cambia la forma en que el usuario ve a la gente
que le rodea. Los hombres que usan la pornografía, tienden a ver a las mujeres como objetos
sexuales, en lugar de gente valiosa para ser honradas y respetadas. En una relación de matrimonio,
la pornografía puede crear una brecha entre el hombre y la mujer. Aunque puede inicialmente ser
usada para añadir “excitación” al matrimonio, la naturaleza progresiva de la pornografía puede
conducir a la relación por senderos decadentes que uno de los dos compañeros puede no estar
dispuesto a seguir.

Qué Sigue

Lo primero es determinar si tu uso de la pornografía se ha convertido en una adicción. La página


web sobre adicción sexual, contiene varias preguntas para ayudarte a determinar si tienes un
problema. Si tienes un problema, consigue ayuda en cualquiera de las muchas fuentes disponibles.
Estas pueden incluir obtener acceso filtrado al Internet (ya sea con tu proveedor de Internet o a
través de un filtro de terceros), ayuda en línea para las adicciones sexuales o consejería con un
consejero cristiano experimentado con asuntos de adicción sexual. Y lo que es más importante,
busca la esperanza de que tu vida puede cambiar de manera positiva.

Conclusión
Para concluir podemos decir que el ser o no adicto a la pornografía es una decisión de cada uno de
nosotros, el aceptar las consecuencias de lo que conlleva el hacerlo demostrara el grado de madurez
que tenemos y la forma de afrontarlo demostrara que tan preparados estamos para la vida y sus
desavenencias.
La pornografía es sin duda un tema del que a no todos les gusta hablar, pero es una realidad que
todos como integrantes debemos de una sociedad debemos afrontar, no solo por el adicto que pasa
horas contemplando material pornográfico, sino, también por las miles de millones de personas que
cada año son explotadas sexualmente.
Nosotros criticamos la pornografía pero no nos ponemos a pensar en el posible sufrimiento que
tanto mujeres y niños padecen por la explotación a la que con engaños y falsas promesas personas
inescrupulosas las arrastran hacia ese bajo mundo de la pornografía hacia una vida de sufrimiento y
muchas veces remordimiento de conciencia.
UNIVERSIDAD PANAMERICANA DE GUATEMALA

SEDE QUETZALTENANGO

FACULTAD DE CIENCIAS PSICOLÓGICAS

PSICOLOGÍA CLÍNICA Y CONSEJERÍA SOCIAL

Adicción a la Pornografía

POR. María Susana López Macz

Elizabeth Pérez
Quetzaltenango, 18 de noviembre de 2017