Você está na página 1de 75

MECANICA DE SUEOS 1 (PRIMER PARCIAL)

CAPITULO 2: INVESTIGACION GEOTECNICA (ESTUDIO DEL SUBSUELO)

Las investigaciones geotécnicas son una parte esencial de los estudios necesarios para cualquier
proyecto de ingeniería, de ellas se obtienen los parámetros y propiedades que definen las
condiciones del terreno donde se realizarán las obras.

Los objetivos de las investigaciones geotécnicas son:

1. Obtener un modelo geotécnico del subsuelo, con distribución espacial de los distintos
estratos o capas presentes en el terreno donde se implantarán las obras.
2. Obtener muestras alteradas e inalteradas, representativas de los materiales investigados.
3. Determinar el tipo y características geomecánicas de los materiales existentes en el
subsuelo, mediante las prospecciones de campo, ensayos de campo y pruebas de
laboratorio.
4. Determinar el tipo de cimentación requerida para la estructura.
5. Obtener suficiente información para determinar la magnitud y tiempo de asentamientos si
esto es necesario.
6. Localizar el nivel freático y sus fluctuaciones para determinar posible problemas
constructivos
7. Identificar problemas ambientales y sus soluciones.

La investigación geotécnica incluye el conocimiento del origen geológico, la exploración del


subsuelo, ensayos de campo y laboratorio necesarios para identificar, clasificar física, mecánica, e
hidráulicamente a los suelos.

Las investigaciones geotécnicas se suelen desarrollar en dos fases, estas son:

Estudio Geotécnico Preliminar:

Se realizan para determinar características geotécnicas aproximadas del terreno, con el propósito
de establecer las condiciones que limitan su aprovechamiento, los problemas que puedan
presentarse, los criterios y parámetros generales para la elaboración de un proyecto. Debe
considerar el entorno geológico y geomorfológico, la zonificación de los materiales, amenazas de
origen geológico, y obras de adecuación del terreno. Se puede incluir los estudios de alternativas.

Estudio geotécnico Definitivo:

Este estudio se realiza para un proyecto específico (diseño definitivo o alternativa seleccionada) en
el cual se debe precisar todo lo relacionado con las propiedades físicas y geomecánicas del subsuelo,
así como las recomendaciones para el diseño y construcción de todas las obras relacionadas con el
proyecto.

2.1.- METODOS DE EXPLORACION


El método de exploración más ampliamente usado para la investigación del subsuelo son los
sondeos mecánicos mediante el cual se obtienen muestras que serán descritas por inspección visual
y mediante pruebas de laboratorio de suelos. Las características geomecánicas de los materiales se
determinar mediante pruebas de laboratorio en muestras inalteradas.

Para determinar la variación espacial de los estratos se pueden utilizar métodos de exploración
indirecta, tales como: Sondeos eléctricos verticales, SEV´s, tomografías eléctricas, Sísmica de
refracción, Análisis espectral de ondas superficiales. En ningún caso estos métodos indirectos
pueden reemplazar a los sondeos mecánicos. Para investigaciones superficiales se pueden realizar
calicatas y/o trincheras (zanjas).

CALICATAS

Las calicatas son excavaciones realizadas con medios mecánicos, a máquina o a mano, a cielo
abierto, y que permiten la inspección visual directa del terreno y su estructura. Las calicatas y
trincheras se limitan a unos 4 metro, a máquina, y unos 2 metros, a mano.

Las calicatas permiten tomar muestras alteradas,


inalteradas, e integrales. Las muestras inalteradas
son de tipo cúbicas o de bloque que se obtienen
tallando un cubo de suelo intacto, los cubos son
cubiertos con yute y parafina a fin de no alterar sus
condiciones naturales. Las muestras alteradas
sufren modificaciones de su estructura y en su
contenido de humedad pero conservan su
composición mineralógica por lo que sirven para
realizar ensayos de clasificación de suelos. Las
muestras integrales se utilizan para investigar las
características de materiales a utilizarse en obras
de ingeniería como terraplenes y rellenos.
Las calicatas son más convenientes por cuanto se puede observar directamente la estructura del
suelo e identificar los estratos. En ocasiones se deben hacer excavaciones entibadas para alcanzar
el nivel de investigación deseada. Como resultado de la observación se debe elaborar un registro
estratigráfico que describa la secuencia de estratos y las descripciones visuales realizadas.

SONDEOS MECÁNICOS

Los sondeos son perforaciones de poco diámetro que se realizan en el terreno para identificar los
materiales existentes en el subsuelo. Los sondeos pueden ser realizados a mano o a máquina.

SONDEOS CON BARRENOS MANUALES (Perforaciones con posteadora, barrenos helicoidales).

En estos sondeos exploratorios la muestra obtenida es completamente alterada. Los barrenos


helicoidales manuales pueden ser de diferentes tipos, el
paso de la hélice debe ser cerrado para suelos arenosos y
más abiertos para suelos arcillosos.

Un inconveniente de la perforación con barreno es que


resulta muy difícil determinar el cambio de los estratos y
que no es posible avanzar cuando se tiene un estrato duro
más superficial que un estrato blando que se podría
perforar con estas herramientas.

Las posteadoras son herramientas más limitadas, se las


hace penetrar en el terreno ejerciendo un giro sobre el
manubrio que se ubica en el extremo superior.

Ambos métodos se pueden profundizar añadiendo tramos


de tuberías para alcanzar la profundidad deseada.

SONDEOS MECANICOS A MAQUINA


Los métodos de sondeo dependen de la naturaleza del terreno y del tipo de muestreo que se vaya
a realizar. Los más usuales son los sondeos a rotación, sondeos helicoidales, y los sondeos a
percusión.

SONDEOS A ROTACIÓN

Los sondeos a rotación pueden perforar cualquier tipo de suelo o roca, hasta profundidades
elevadas y con distintas inclinaciones. La extracción de testigos es continua, algunos materiales son
difíciles de perforar como las gravas y las arenas finas bajo nivel freático.

Los elementos del sistema de perforación son: cabeza, tubo portatestigo, extractor, portaextractor,
y corona de corte.

La cabeza de perforación es la parte mecánica que le imparte el movimiento de rotación y empuje


para que penetre el tubo porta testigo y el varillaje.

La corona es el elemento perforador puede ser widia (carburo de wolframio) para perforar suelos y
rocas blandas, o de diamante para perforar rocas duras. Para suelos inestables se requiere colocar
una tubería de protección de mayor diámetro denominado revestimiento.
Tanto la corona como el testigo pueden tener varios diámetros, el más común es el diámetro NX
(3”). En la tabla siguiente se muestran los distintos tamaños utilizados tanto para la corona como
para el revestimiento de la perforación.
El sistema puede incluir una bomba para inyectar agua o lodo bentonítico a la perforación, para
enfriar la corona o para estabilizar las paredes de la perforación, por lo que el método también se
lo llama rotación y lavado.

SONDEO A MAQUINA CON BARRENO HELICOIDAL

Su uso se limita a suelos relativamente blandos y


cohesivos, no funciona para suelos duros o rocas.

Este tipo de perforación no permite precisión para


determinar los diferentes estratos del subsuelo,
alcanza unos 40 metros de profundidad.

Las barrenas pueden ser huecas o normales, las


primeras permiten obtener muestras inalteradas. La
cabeza de perforación es la que imprime la rotación
del sistema, como se muestra en la figura.

SONDEO A PERCUSION
Se utiliza tanto en suelos granulares como en suelos cohesivos, puede alcanzar hasta 30 o 40 metros
de profundidad, lo más frecuente es que sean de 15 a 20 metros. El sistema de avance es mediante
el golpeo de una masa que cae desde una altura de un metro aproximadamente.

El sistema incluye el bombeo de agua por lo


que también se lo denomina método de
percusión y lavado. La operación consiste en
inyectar agua en la perforación la cual forma
una suspensión con el suelo en el fondo y sale
al exterior por la presión de bombeo,
denominada agua de retorno. En el agua de
retorno se identifica el material extraído.

El procedimiento puede ser completado con


el muestreo mediante cuchara partida,
mientras las características del material no
cambie se puede muestrear a cada 1,50 m. Al
notar un cambio en el agua de retorno se
debe proceder a un nuevo muestreo. Al
detener las operaciones para un muestreo
debe permitirse que el agua alcance un nivel
de equilibrio que corresponde al nivel
freático.

ENSAYOS DE CAMPO

Durante las investigaciones geotécnicas se realizan pruebas de campo para determinar el


comportamiento del suelo, in situ. Las principales pruebas tienen que ver con las características de
resistencia, permeabilidad y deformabilidad del terreno.

PRUEBA SPT (STANDARD PENETRATION TEST) o Prueba de Penetración Normalizada

Se denomina prueba estándar o normalizada por cuanto se debe cumplir una Norma de ejecución
de la prueba. La Norma Ecuatoriana para este ensayo se la nombra como INEN 689 1982-5, es decir
que la última revisión de la norma es la 5 y fue realizada el año 1982.

Esta norma establece un método de ensayo para determinar indirectamente el grado de resistencia
del suelo in situ. Permite determinar, en forma aproximada, el grado de compacidad o la
consistencia del suelo. El ensayo también permite recuperar muestras alteradas que se pueden
utilizar para su descripción visual y para verificar sus propiedades fisco – mecánicas en laboratorio.
El ensayo SPT debe realizarse en cada cambio de estrato o con intervalos no mayores de un metro.
El ensayo consiste en contar el número de golpes requerido para hincar el muestreador de
aproximadamente 60 cm, mediante un peso de 65 Kg que cae de una altura de 75 + 5 cm, desde la
cabeza de golpeo. Los primeros 15 cm de penetración solamente se consideran como un valor
orientativo. Se cuentan los 30 cm siguientes en tramos de 15 cm, y se registran por separado. Si al
hincar este tramo se sobrepasan los 50 golpes, sin que hubiera penetrado la totalidad de la medida
se debe anotar el número de golpes efectuados y la fracción o longitud de penetración del
muestreador. Los últimos 15 cm no se los considera en el conteo pero se suele registrar de manera
también orientativa.

Antes de extraer el muestreador se debe girar por lo menos dos revoluciones para cortar la muestra
por el fondo luego de lo cual se extrae, se lo abre y se determina la longitud de la muestra
recuperada. La muestra se describe según el procedimiento que se establece en la Norma INEN 693
y se la debe conservar en un recipiente hermético para su envío al laboratorio.

El resultado se corrige por:


1. Energía aplicada
2. Profundidad
3. Otras causas menores: NF, diámetro de perforación, peso de barras, etc.

La energía realmente aplicada durante el hincado puede variar debido al equipo utilizado y a la
técnica del ensayo. Para obtener un valor estandarizado se plantea la siguiente corrección:
𝑁 ∗ 𝜂𝐻 ∗ 𝜂𝐵 ∗ 𝜂𝑆 ∗ 𝜂𝑅
𝑁60 =
60
Dónde:
N60= Número de penetración estándar
corregido por condiciones de campo
N= Número de penetración medido
H= eficiencia de martillo (%)
B=corrección por diámetro de la
perforación
S=corrección del muestreador
R=corrección por longitud de tubería.

La corrección por profundidad y esfuerzos


efectivos geostáticos al nivel del ensayo se
realiza aplicando la ecuación:
N1(60)= CN*N60
Los valores de CN se muestran en la tabla
2.4 (libro de Braja M. Das)

SONDEOS GEOFISICOS

Los sondeos geofísicos o prospección geofísica es el conjunto de técnicas que utiliza los parámetros
físicos de los materiales del subsuelo y su correlación con las características geomecánicas. Son
técnicas no destructivas y de gran cobertura, son complementarias a la investigación directa
(sondeos mecánicos o calicatas). Los diferentes métodos geofísicos se dividen según el parámetro
físico investigado: gravimetría (densidad) eléctricos (resistividad) electromagnéticos (conductividad
eléctrica y permeabilidad magnética) sísmicos (velocidad de propagación de las ondas sísmicas),
radiactivos (niveles de radiación natural o inducida). Los principales métodos son los eléctricos y
sísmicos.

METODOS ELECTRICOS

Estos métodos estudian la respuesta del terreno cuando se propagan a través de él corrientes
eléctricas continuas (DC). El parámetro físico que se controla es la resistividad (). La resistividad
depende de la litología, estructura interna pero sobre todo de su contenido de agua.
Para medir la resistividad se introduce en el terreno una corriente eléctrica continua de intensidad,
I, mediante dos electrodos denominados A y B, conectados a una fuente de energía. Luego se mide
la diferencia de potencial V, generada por el paso de la corriente entre dos electrodos M y N. La
resistividad se calcula con la expresión: =V/I.

La separación de los electrodos se realiza aplicando la propuesta de Schlumberger, con los


electrodos de potencial, M y N, alineados con los de corriente, A y B, y separación entre M – N es
inferior a 1/5 de A – B. Otra propuesta es la de Wenner en que las distancias A – M, M – N, y N – B,
son iguales

El método más utilizado es el SONDEO ELECTRICO VERTICAL (SEV´s), consiste en separar


sucesivamente los electrodos de corriente, de un punto central, y medir la resistividad en cada
posición. Generalmente se utiliza el arreglo de Schlumberger.
METODOS SISMICOS

Estos métodos estudian la propagación en el terreno de ondas sísmicas producidas artificialmente.


La velocidad de propagación depende básicamente de las constantes elásticas y la densidad del
medio. Los contactos entre cuerpos con diferente velocidad de transmisión de las ondas sísmicas
definen superficies de separación en las que las ondas sufren refracción, reflexión o difracción, con
este método se definen los estratos que componen el subsuelo. El método más utilizado es la
sísmica de refracción que estudia la energía que vuelve a la superficie tras ser refractada. El modelo
normal del subsuelo presenta velocidades crecientes con la profundidad.

Consiste en realizar perfiles instrumentados con geófonos (sensores de movimiento), espaciados


entre sí una distancia conocida y generalmente regular (≈ c/5 m). La energía la provoca un golpe con
un martillo sobre una placa metálica que se apoya en el terreno, esta llega a los sensores cuando
son perturbados, lo que se registra en un sismógrafo.

La longitud de los perfiles sísmicos es por general de 110 metros, se pueden hacer varios tramaos
continuos para investigaciones más extensivas.
En cada perfil de 110 metros se debe realizar por lo menos cinco golpes, en los extremos de la línea
y en puntos intermedios. La medida de los tiempos de llegada de las ondas elásticas proporciona el
valor de la velocidad de propagación, y por su interpretación se pueden definir los distintos
materiales atravesados.

Se debe insistir en que los métodos indirectos son complementarios a los métodos mecánicos y
sirven para conocer la variabilidad espacial de los estratos, a partir de los contrastes de los
parámetros investigados.

En la figura siguiente se muestra una interpretación de los ensayos sísmicos:


Para analizar las características de resistencia y deformabilidad son preferibles los métodos
sísmicos, mientras que para determinar concentración de agua (para identificar la superficie de falla
de deslizamientos) o acuíferos (espesor del acuífero y grado de saturación) se prefieren los sondeos
eléctricos. Se recomienda que un sondeo mecánico se ubique en la intersección de dos líneas
sísmicas para hacer más extensiva la investigación y cubrir más área investigada.

A partir de los datos de la geofísica (sísmica de refracción) es posible obtener valores orientativos
de las características físicas de los materiales investigados. Para el efecto se anotan las siguientes
correlaciones:

REQUISITOS MINIMOS DE LAS INVESTIGACIONES GEOTECNICAS

Los requisitos mínimos de las investigaciones geotécnicas se establecen en las Normas Ecuatorianas
de Construcción, NEC-15, en ella se establece que los estudios geotécnicos para cimentación de
edificaciones deben ser dirigidos y avalados por ingenieros civiles que deben poseer experiencia en
diseño geotécnico de cimentaciones o acreditar estudios de pos-grado en geotecnia.

Los estudios del subsuelo incluyen el conocimiento del origen geológico, la exploración del subsuelo,
ensayos de campo y laboratorio, necesarios para identificar, clasificar y caracterizar física, mecánica
e hidráulicamente a los suelos y rocas. Se deberá presentar un modelo geotécnico del subsuelo. La
apropiada caracterización del subsuelo es fundamental para obtener un diseño seguro y económico
de las cimentaciones de las estructuras. La norma determina el número mínimo de sondeos, su
distribución y profundidad, que proporcione información de la extensión, espesor, y profundidad
de los estratos potencialmente portantes. Se podrá aumentar el número o la profundidad de los
sondeos, dependiendo de las condiciones locales y los resultados iniciales de la exploración.

La Norma exige realizar los sondeos exploratorios necesarios para obtener un conocimiento
adecuado del subsuelo. Las características y distribución de los sondeos deben cumplir con las
siguientes disposiciones:
1. Los sondeos con recuperación de muestras deben constituir como mínimo el 50% de los
sondeos realizados en el estudio definitivo.
2. En los sondeos con muestreo se deben tomar muestras a cada metro a lo largo de toda la
perforación.
3. Al menos el 50% de los sondeos deben ubicarse dentro de la proyección de las
construcciones, en el terreno.
4. Los sondeos del Estudio Preliminar pueden incluirse en el Estudio Definitivo.
5. El número de sondeos debe cubrir completamente el área que ocuparán directamente las
edificaciones, las áreas que serán afectadas por taludes de corte u otro tipo de intervención
que deban ser considerados para evaluar el comportamiento geotécnico de la estructura y
su entorno.
6. Los regitros de perforaciones en ríos o en el mar debe tener en cuenta el efecto de las
mareas y cambios de los niveles de las aguas, por lo que se deberá reportar la elevación
(cota) del estrato y no solamente su profundidad, debidamente referenciada a un nivel
preestablecido. Cotas IGM.

Previamente, a determinar el número mínimo de sondeos es necesario conocer la categoría de las


edificaciones con base a la tabla 1 que se muestra a continuación.

El número mínimo de sondeos de exploración que deberán efectuarse en el terreno donde se


desarrollará un proyecto se define en la tabla 2.
Por lo menos el 50% de todos los sondeos debe alcanzar la mayor profundidad que se indique en la
tabla 2. La profundidad se considerará a partir del nivel inferior de la excavación para subsuelos,
cuando se construyan rellenos, dicha profundidad se considerará a partir del nivel original del
terreno.
La profundidad de investigación debe cumplir con los siguientes requisitos:

1. Llegar a la profundidad en la que el incremento de esfuerzos verticales sobre el terreno sea


el 10% del esfuerzo vertical de sobrecarga
2. Si la consideración anterior lleva a profundidades mayores que la tabla anterior, al menos
el 20% de las perforaciones debe cumplir con la mayor profundidad establecida
3. En todo caso el 50% de las perforaciones deberá alcanzar una profundidad por debajo del
nivel de apoyo de la cimentación.
4. Se podrá reemplazar algunos sondeos por calicatas o trincheras.

Otras consideraciones para estructuras diferentes a edificaciones:

CAPITULO 3.- PROPIEDADES FISICAS DE LOS SUELOS: PROPIEDADES VOLUMETRICAS Y


GRAVIMETRICAS DE LOS SUELOS

Un suelo es un material constituido por partículas sólidas rodeadas por espacios llenos de agua y/o
aire. La disposición de esas partículas en el depósito se denomina estructura del suelo. Para analizar
las relaciones entre peso y volumen de un depósito de suelo en estado natural es necesario recordar
varios conceptos básicos de la física como es peso específico. En mecánica de suelo este concepto
se aplica a la relación del peso respecto al volumen. Al peso específico se lo llama también peso
unitario y en algunos ocasiones, densidad. Sin embargo, la densidad es la relación entre masa y
volumen. El peso se define como la masa afectada por la gravedad, por lo tanto no es lo mismo decir
peso unitario que densidad.

El peso específico más comúnmente utilizado es el del agua: w=1T/m3 (9,81 KN/m3). En el estudio
de mecánica de suelos nos vamos a referir a los siguientes pesos específicos:

En estado seco: d peso unitario seco, los espacios intergranulares están llenos de aire.

En estado saturado: sat peso unitario saturado, los espacios intergranulares están llenos de agua.
Muchos depósitos que se ubican bajo el nivel freático se encuentra en estado saturado.

En estado parcialmente saturado:  o h peso unitario húmedo, los espacios intergranulares incluyen
una fase líquida (agua) y una fase gaseosa (aire con vapor de agua). Este valor representa el valor
de peso unitario total incluyendo la fase sólida.

Por lo tanto, una muestra de suelo en estado natural presenta 3 fases: sólida, líquida y gaseosa. La
fase sólida está formada por las partículas minerales del suelo, la fase liquida se refiere al agua
presente en la masa de suelos, y la fase sólida comprende la presencia de aire y otros gases en la
masa de suelo. De esta definición podremos hablar del volumen de sólidos, volumen de agua y
volumen de aire contenido en la masa de suelo. Pero también podremos hablar de peso de sólidos,
peso de agua y el peso del aire que se considera despreciable en relación a los pesos de los demás
elementos.

En una muestra en estado natural las tres fases se encuentra totalmente mezclados por lo que
resulta difícil visualizar sus proporciones relativas, por lo tanto es muy conveniente considerar un
modelo de suelo en el cual las tres fases se separan en cantidades individuales correspondientes a
sus proporciones correctas. Se pueden proponer varios modelos, un modelo considera la masa
sólida unitaria, otro modelo considera el volumen total unitario; en nuestro caso, consideramos un
modelo de volumen sólido unitario que es más conveniente para los estudios de mecánica de suelos,
puesto que los constituyentes sólidos son materiales incompresibles. Por tanto, el modelo se
construye considerando una unidad de volumen de material sólido que se supone que permanece
constante, y todas las demás medidas se expresan con referencia a esta medida. En esta forma, un
suelo dado se describe como un volumen fijo de material sólido con el cual están asociadas diversas
cantidades de agua y aire que pueden variar con el tiempo.

En relación con el contenido de agua o aire se pueden definir los estados secos: cuando no se
presenta la fase líquida en la masa de suelo; estado saturado cuando no se presenta la fase gaseosa
y por tanto todo el volumen de los vacíos está cubierto por agua. El estado más común es el estado
parcialmente saturado cuando se presentan las tres fases del suelo.

El modelo adoptado se muestra en la figura siguiente:


1.- RELACION DE VACIOS
e=Vv/Vs
2.- POROSIDAD
n=Vv/V
3.- GRADO DE SATURACIÓN
S=(Vw/Vv)*100
4.- PESO ESPECÍFICO RELATIVO DE LOS SÓLIDOS
Gs= Ws/(Vs*w); Vs=1
Ws=Gs*w
5.- CONTENIDO DE AGUA
w= (Ww/Ws)*100
w*Ws=Ww;
Ww=w*Gs*w

RELACIONES DE VOLUMEN Y PESOS


𝑒
𝑛=
1+𝑒
𝑛
𝑒=
1−𝑛
𝐺𝑠
𝑒 = −1
𝛾𝑑
𝑤𝐺𝑠
𝑆=
𝑒
𝐺𝑠
𝛾𝑑 = 𝛾
1+𝑒 𝑤
𝐺𝑠 + 𝑒
𝛾𝑠𝑎𝑡 = 𝛾
1+𝑒 𝑤
𝑤
𝛾ℎ = 𝛾𝑑 (1 + )
100

Las relaciones de volumen más utilizadas en la Mecánica de Suelos son: la porosidad (n), relación de
vacíos (e), y el grado de saturación (S). Las relaciones de peso y volumen más útiles son: el peso
específico relativo de los sólidos (Gs), contenido de agua (w%), peso unitario seco (d=Ws/V), peso
unitario saturado (sat=(Ws+Ww)/V), y el peso unitario húmedo (h).

Las demostraciones de estas relaciones se muestran a continuación:

𝑊𝑤 𝑊𝑤 𝑤 ∗ 𝐺𝑠 ∗ 𝛾𝑤
𝛾𝑤 = ; 𝑒𝑛𝑡𝑜𝑛𝑐𝑒𝑠 𝑉𝑤 = = = 𝑤 ∗ 𝐺𝑠
𝑉𝑤 𝛾𝑤 𝛾𝑤
𝑉𝑤 𝑤 ∗ 𝐺𝑠 𝑤 ∗ 𝐺𝑠
𝑆= = ; 𝑠𝑖𝑒𝑛𝑑𝑜 𝑉𝑠 = 1 𝑒𝑛𝑡𝑜𝑛𝑐𝑒𝑠 𝑆 =
𝑉𝑣 𝑒 ∗ 𝑉𝑠 𝑒
𝑊𝑠 𝐺𝑠 ∗ 𝛾𝑤 𝐺𝑠 ∗ 𝛾𝑤
𝛾𝑑 = = 𝑠𝑖𝑒𝑛𝑑𝑜 𝑉𝑠 = 1 𝑦 𝑉𝑣 = 𝑒; 𝑒𝑛𝑡𝑜𝑛𝑐𝑒𝑠 𝛾𝑑 =
𝑉 (𝑉𝑠 + 𝑉𝑣 ) 1+𝑒

En condición saturada tenemos que Vv=Vw entonces S=1 y w=e/Gs:

𝑊 𝑊𝑠 + 𝑊𝑤 𝐺𝑠 ∗ 𝛾𝑤 + 𝑤 ∗ 𝐺𝑠 ∗ 𝛾𝑤 𝐺𝑠 ∗ 𝛾𝑤 + 𝑒 ∗ 𝛾𝑤 (𝐺𝑠 + 𝑒)𝛾𝑤
𝛾𝑠𝑎𝑡 = = = = =
𝑉 𝑉𝑠 + 𝑉𝑤 1+𝑒 1+𝑒 1+𝑒

Ejercicios de aplicación:
EJERCICIO No. 1
Una masa de suelo en su estado natural está parcialmente saturada teniendo un contenido de agua
de 17,5% y una relación de vacíos de 0,87. Determine el grado de saturación, el peso unitario seco,
el peso unitario húmedo. ¿Cuál es la cantidad de agua requerida para saturar 10 m3 de volumen de
suelo? Utilice un valor de Gs=2,69.
Datos:
w= 17.5%
e= 0.87
Gs=2.69
Determine el grado de saturación:
S=w*Gs/e=0.175*2.69/0.87=0.541 ó 54,1%
¿Cuál es la cantidad de agua requerida para saturar una masa de 10 m3 de volumen de suelo?
Determine el peso unitario seco:
d= Gs/(1+e)= 2.69/(1+0.87) = 1.439 T/m3
Determine el peso unitario saturado:
sat= (Gs+e)/1+e) = (2.69+0.87)/(1+0.87)= 1.904 T/m3
Determine el peso unitario húmedo:
h= d(1+w%/100)= 1.439*(1+17.5/100)= 1.691 T/m3
Cantidad de agua para saturar 1 m3: sat – h= 1.904-1.691= 0.213 m3
Cantidad de agua para saturar 10 m3: 10*0.213= 2.13 m3

Otra forma de analizar este problema sería:


Volumen total: 10 m3 = Vv+Vs = e*Vs+Vs = Vs*(1+e)
Siendo: e=Vv/Vs → Vv=e*Vs
Vs=10/(1+e) = 5.348 m3
Vv= 10-5.348= 4.652 m3
Humedad de saturación w= e/Gs = 0.87/2.69 = 0.3234 o 32.34%
0.3234=Ww/Ws
Ww= 0.3234*Ws = 0.3234*Gs*Vs = 4.652 Ton →Vw= 4.652 m3
Contenido de humedad actual w%= 17.5%
Ww= 0.175*Gs*Vs = 2.518 Ton →Vw = 2.518 m3; Diferencia 4.652 – 2.518 = 2.134 m3

EJERCICIO No. 2
Una muestra de suelo húmedo se compacta en una prueba de laboratorio usando un molde que
tiene un volumen de 964 cm3. Al pesar, la masa del suelo es de 1956 g. El contenido de humedad
resulto de 12,0% y el peso relativo de los granos (Gs) es de 2,70. Calcúlense: Peso unitario húmedo,
peso unitario seco, peso unitario saturado, relación de vacíos, porosidad, grado de saturación.

Datos
P= 1956 gr.
Vol: 964 cm3.
w= 12.0%
Gs= 2.70

Peso unitario húmedo: h= P/V = 1956 gr/964 cm3 = 2.029 T/m3
Peso unitario seco: d= h/(1+w%/100) = 2.029/(1+13%/100)= 1.796 T/m3
Peso unitario saturado: sat= (Gs+e)/(1+e) ; e= Gs/d – 1 = 2.70/2.029 -1= 0.331
sat= (2.70+0.331)/(1+0.331) = 2.277 T/m3
Porosidad n= e/(1+e) = 0.331/(1+0.331) = 0.249 o 24.9%
Grado de saturación S= w*Gs/e = 0.12*2.7/0.331 = 0.9788 o 97.88%

EJERCICIO No. 3
Cuantos metros cúbicos de relleno se pueden construir a una relación de vacíos de 0,7, a partir de
119.000 m3 de suelo que tiene una relación de vacíos de 1,2.

Relación de vacíos inicial: e= 1.2= Vv/Vs → Vv= e*Vs


Volumen total Vt=Vv+Vs = e*Vs +Vs = Vs*(1+e) = 119.000 m3
Volumen de solidos Vs= 119000/(1+1.2) = 54090.91 m3
Para la relación de vacíos final se tiene Vv=e*Vs, siendo el Vs constante
Vv=0.7*54090.91 m3 = 37863.64 m3
Vt=37863.64+54090.91 = 91954.55 m3

EJERCICIO No. 4
En terraplén será compactado a un peso unitario húmedo de 1,95 T/m3, y a una humedad de 14%.
El peso unitario húmedo del material en cantera y el contenido de humedad son 1,65 T/m3 y 8%
respectivamente. Cuanto volumen de excavación en cantera se debe realizar para cada m3 de
relleno. Utilice un valor de Gs=2,68.

Peso unitario seco compactado: d= h/(1+w%/100) = 1.95/(1+14%/100) = 1.71 T/m3


Relación de vacíos en estado compactado: e=(Gs/d) -1 = (2.68/1.71) -1 = 0.567
Volumen de sólidos en estado compactado en 1 m3: Vs=1/(1+e)= 0.638 m3
Peso unitario seco en cantera: d= h/(1+w%/100) = 1.65/(1+8%/100) = 1.528 T/m3
Relación de vacíos en cantera: e=(Gs/d) -1 = (2.68/1.528) -1 = 0.754
Volumen de vacíos en cantera: Vv=e*Vs= 0.754*0.638= 0.481 m3
Volumen a excavar en cantera: Vt=Vv+Vs= 0.481+0.638= 1.119 m3 por cada 1 m3 compactado

CAPITULO 4: IDENTIFICACION DE SUELOS (ESTUDIO GRANULOMÉTRICO)

Los suelos se clasifican principalmente por el tamaño de las partículas que forman el depósito. La
definición de estos tamaños ha sido establecida, por convenios, en función de las aberturas de los
tamices que permiten el paso de las partículas de suelo. Ensayo de Granulometría por Tamizado.

TABLA DE TAMAÑOS DE LAS MALLAS (TAMICES)


TAMIZ#
3” (3 pulgadas) 76.1 mm
2” (2 pulgadas) 50.8 mm
1 ½” (1 ½ pulgadas) 38.1 mm
1” (1 pulgada) 25.4 mm
¾” (3/4 pulgada) 19.1 mm
½” (1/2 pulgada) 12.5 mm
3/8” (3/8 pulgada) 9.5 mm
No.4 4.76 mm
No. 10 2.00 mm
No. 20 0.84 mm
No. 30 0.58 mm
No. 40 0.42 mm
No. 60 0.25 mm
No. 200 0.075 mm

Existen varios sistemas de clasificación, pero para mantener un solo criterio (lenguaje) y forma de
llamar a los distintos tipos de suelo en función de las características granulométricas se mantendrá
la clasificación SUCS, Sistema Unificado de Clasificación de Suelos. Los límites de los tamaños de
granos son los siguientes:

Gravas: 75 mm a 4,75 mm
Arenas: 4,75 mm a 0,0075 mm (75μm)
Limos y arcillas: < 0,0075 mm (Tamiz # 200).

La variación de tamaños de los depósitos de suelo se debe a la intensidad de la descomposición


mecánica: de bloques a gravas, luego a arenas, luego a limos. La clasificación AASHTO (Asociación
Americana de los Oficiales de Tránsito y Carreteras de los Estados Unidos) identifica a las arcillas
como las partículas < 2μm. Las gravas y arenas son llamadas suelos gruesos, los limos y arcillas se
denominan suelos finos. Para determinar la distribución de los granos finos se utiliza el método
hidrométrico que se basa en el principio de sedimentación (velocidad de sedimentación) de los
granos, al estar en una suspensión en agua.

El ensayo de granulometría permite obtener una gráfica que se denomina curva granulométrica que
a su vez permite realizar algunas evaluaciones basadas en el porcentaje en peso de los materiales
que pueden pasar a través de una abertura de tamiz determinado. Por ejemplo, el D10 corresponde
al tamaño del tamiz que permite el paso del 10% del peso del material ensayado. El D10 se denomina
diámetro efectivo. Para los suelos gruesos se determina los coeficientes de uniformidad y los
coeficientes de curvatura. El Coeficiente de Uniformidad, CU, está dado por la relación entre el
diámetro de la abertura que permite el paso del 60% del material, en peso, con el D 10 según la
siguiente expresión:
𝐷60
𝐶𝑈 = Ec. 01
𝐷10

El coeficiente de curvatura, CC determina la buena o mala graduación (distribución de los granos),


se determina mediante la siguiente relación:

(𝐷30 )2
𝐶𝐶 = Ec. 02
𝐷60 ∗𝐷10

TALLER No. 1: APLICACIÓN PRÁCTICA DE LAS CURVAS GRANULOMETRICAS Y DE LAS RELACIONES


PESO – VOLUMEN.
CASO DE ESTUDIO: PROYECTO VIAL

Se necesita construir un terraplén de una vía de 10Km de longitud, como se muestra en la figura, el
material de relleno debe cumplir con las especificaciones que se indican en la tabla 403-1.1.

TABLA 403-1.1
TAMIZ % QUE PASA
2” 100%
1 ½” 70 – 100%
No. 4 30 – 70%
No. 40 15 – 40%
No. 200 0 – 20%

La densidad seca del material de relleno debe ser de 1950 Kg/m3, la gravedad específica del material
es de Gs=2.65. Para el efecto se han investigado dos fuentes de materiales que tienen las siguientes
granulometrías:

MATERIAL FUENTE A MATERIAL FUENTE B


TAMIZ % QUE PASA TAMIZ % QUE PASA
1 1/2” 100% 1 1/2” 100%
3/8” 60% 3/8” 100%
No. 4 25% No. 4 100%
No. 40 10% No. 40 70%
No. 200 1% No. 200 15%

Del análisis de las curvas granulométricas se obtiene que ninguna de las dos fuentes de materiales
cumple con las especificaciones técnicas de granulometría. Por lo tanto, se requiere encontrar una
mezcla adecuada de estos materiales para cumplir la especificación del material de relleno y el
volumen de extracción en cada fuente de materiales. Los valores de densidad seca son de 1.75 T/m3
en la fuente A, y 1.87 T/m3 en la fuente B, así mismo, la gravedad especifica de la fuente A es de
Gs=2.67 y de la fuente B es de Gs=2.65. Para el efecto se deben graficar las curvas granulométricas
tanto de la especificación de granulometría como de los materiales ensayados, así como de la
mezcla encontrada.

DESARROLLO

TAMIZ No. FUENTE A FUENTE B 60% A + 40% B MEZCLA


1 1/2” 100% 100% 0.6*100+0.4*100 100%
3/8” 80% 100% 0.6*60+0.4*100 76%
No. 4 25% 100% 0.6*25+0.4*100 55%
No. 40 10% 70% 0.6*10+0.4*70 34%
No. 200 1% 15% 0.6*1+0.4*15 6.6%

Volumen requerido para construir el terraplén (compactado): Vt=((8+16)/2)*2*10000=240000 m3

Volumen a explotar en la Fuente A:


Volumen compactado: 240000*0.60= 144000 m3
Relación de vacíos en estado compactado e=(Gs/d)-1 = (2.65/1.95)-1= 0.359
Volumen total: Vt=Vv+Vs; Vv=e*Vs → Vt= Vs(1+e)
Volumen de solidos Vs=144000/(1+0.359)= 105960.265 m3
Relación de vacíos en estado natural e=(Gs/d)-1 = (2.67/1.75)-1= 0.526
Volumen de vacíos en estado natural Vv= e*Vs= 0.526*105960.265= 55735.10 m3
Volumen a excavar Vt=Vv+Vs= 55735.10+105960.265= 161695.37 m3
Factor de consumo: Volumen a excavar/volumen compactado= 161695.37/144000= 1.123

Volumen a explotar en la Fuente B:


Volumen compactado: 240000*0.40= 96000 m3
Relación de vacíos en estado compactado e=(Gs/d)-1 = (2.65/1.95)-1= 0.359
Volumen total: Vt=Vv+Vs; Vv=e*Vs → Vt= Vs(1+e)
Volumen de solidos Vs=96000/(1+0.359)= 70640.18 m3
Relación de vacíos en estado natural e=(Gs/d)-1 = (2.65/1.87)-1= 0.417
Volumen de vacíos en estado natural Vv= e*Vs= 0.417*70640.18= 29456.96 m3
Volumen a excavar Vt=Vv+Vs= 29456.96+70640.18= 100097.14 m3
Factor de consumo: Volumen a excavar/volumen compactado= 100097.14/96000= 1.043

CAPITULO 5.- PLASTICIDAD

Los materiales finos, que pasan por el Tamiz # 200, son los limos y arcillas. La característica física
más importante de los limos y arcillas es su plasticidad que es la capacidad de un suelo para tomar
diversas formas al ser manipulados. Los limos pueden presentar alguna plasticidad en función de la
cantidad de arcilla que contienen.

Las arcillas son productos de la meteorización o descomposición de rocas que tienen feldespato
(silicie+aluminio), tienen partículas muy pequeñas por lo que presentan una elevada área superficial
y a su vez superficie activa, con enlaces que pueden actuar con los enlaces de otros cationes
presentes en soluciones saturadas del agua envolvente, a esta propiedad se la llama “capacidad de
intercambio catiónico”.

Las arcillas presentan una alta capacidad de absorber agua, relacionada con las características
texturales (superficie específica y porosidad). La absorción se trata de un proceso físico como la
retención por capilaridad – tensión superficial del agua. La adsorción es la interacción de tipo electro
– químico entre el adsorbente (la arcilla) y el líquido adsorbido. La partícula de arcilla se encuentra
constituida por un núcleo sólido, alrededor del cual se encuentra una capa de agua adsorbida en
estado viscoso, adherida eléctricamente.

Cuando la absorción de agua en el espacio interlaminar tiene como consecuencia la separación de


las láminas da lugar al hinchamiento. A medida que se intercalan capas de agua y la separación entre
láminas aumenta, las fuerzas que predominan son de repulsión electrostática entre láminas, lo que
contribuye al proceso de hinchamiento.
El agua adsorbida forma una envoltura sobre las partículas laminares produciendo un efecto
lubricante que facilita el deslizamiento de una partícula sobre otra cuando se ejerce un esfuerzo
sobre ellas. A esta propiedad se llama Plasticidad la cual es consecuencia de la morfología laminar,
elevada área superficial, alta capacidad de hinchamiento, y las características electroquímicas de la
partícula de arcilla. Por lo tanto, la plasticidad de un suelo es correspondiente a la deformación de
la capa de agua adsorbida alrededor de los minerales, desplazándose relativamente como una
sustancia viscosa a lo largo de la superficie mineral, controlada por la atracción iónica.

La plasticidad se cuantifica mediante los Límites de ATTERBERG. Los suelos a medida que el
contenido de humedad disminuye va pasando por diferentes estados, el paso del estado fluido o
líquido al estado plástico se denomina Límite Líquido (LL). Para humedades menores del LL, a
medida que disminuye la cantidad de agua en el suelo, aumenta la dificultad de amasarlo y llega a
un estado donde cilindros de pequeños diámetros (3mm) no pueden ser moldeados sin que se
rompan, este es el Límite Plástico, LP. Si el suelo sigue perdiendo humedad llegará un momento en
que cualquiera que sea esta no se contrae por efecto del secado y se comporta como un sólido
rígido, este contenido de humedad se denomina Límite de Contracción, LC.

Las arcillas también presentan el fenómeno de TIXOTROPIA que se define como la pérdida de
resistencia de un coloide al ser amasado, y su posterior recuperación con el tiempo. Las arcillas
tixotrópicas cuando son amasadas se convierten en un verdadero fluido y si luego se las deja en
reposo recuperan su comportamiento como un sólido. Para que se presente este fenómeno el
contenido de humedad de las arcillas debe estar cercano al límite líquido.

Atterberg fue el primero que propuso un método para determinar el LL. Posteriormente, A.
Casagrande introdujo un aparato para su determinación. El Índice de Plasticidad: IP= LL-LP; ambos
en % (Ec. 03), es el rango de humedades en el cual la arcilla puede ser moldeada o manipulada. El
índice plástico y el límite líquido pueden ser relacionados gráficamente en la denominada Carta de
Plasticidad, propuesta también por Casagrande para diferenciar los limos de las arcillas por una línea
denominada “Línea A” que en la gráfica representa a la siguiente expresión:
𝐼𝑃 = 0.73(𝐿𝐿 − 20) Ec. 04

La determinación empírica de la línea A se basó en resultados de ensayos de plasticidad con miles


de muestras de diferentes lugares del mundo. La línea A separa las arcillas inorgánicas, que se
encuentra sobre la línea A, de los limos inorgánicos que si ubican debajo.
Fig. No. 1: Carta de Plasticidad

La línea U que se muestra en la carta de plasticidad es aproximadamente el límite superior de la


relación IP vs LL para cualquier suelo encontrado hasta ahora. Esto nos permite verificar, si es el
caso, la consistencia de los valores obtenidos en laboratorio (valores evidentemente erróneos).
INDICES DE CONSISTENCIA

La consistencia del suelo fino es la resistencia que presenta para ser amasado o deformado
(remoldeado). Es la manifestación de las fuerzas físicas de cohesión y adhesión que actúan dentro
de varios estados de humedad, textura y estructura. Los Índices de consistencia son relaciones entre
los parámetros de plasticidad de las arcillas que permiten conocer su comportamiento, entre ellos
tenemos:

Índice de retracción IR=LR-LP; ambos en %

𝑤𝑛−𝐿𝑃
Índice de Liquidez: 𝐼𝐿 = *100 ; en %
𝐼𝑃
Si el suelo presenta humedades cercanas al LL, entonces IL100%
Si presenta humedades cercanas al LP, entonces IL  0%. Se pueden presentar valores de IL<0
cuando w<LP.

𝐿𝐿−𝑤𝑛
Consistencia Relativa: 𝐶𝑟 = *100; en %
𝐼𝑃
Este índice puede tener valores negativos y superiores al 100%. La resistencia al esfuerzo cortante
de los suelos fino crece en la medida de que Cr se acerca a 100%. Los estados de consistencia relativa
son:
Muy blanda consistencia relativa entre 0% y 20%
Blanda 20% y 40%
Media firme 40% y 50%
Firme 50% y 60%
Muy firme 60% y 75%
Dura 75% y 100%

CAPITULO 6.- CLASIFICACION DE SUELOS

Los suelos con propiedades similares se clasifican en grupos con similares comportamiento
ingenieril. Para tratar de convenir en las terminologías de estos grupos se han propuesto varios
sistemas de clasificación. Entre las principales se tiene la clasificación AASHTO y el Sistema Unificado
de Clasificación de Suelos, SUCS. La clasificación AASHTO se utiliza principalmente para trabajos de
carreteras (diseño de pavimentos) lo cual no será tratado por el momento.

CLASIFICACION SUCS

La Clasificación SUCS clasifica los suelos en dos grandes categorías, los suelos de grano grueso que
son tipo gravas y arenas, y de grano fino como son los limos y las arcillas. Se consideran suelos
gruesos cuando el pasante del tamiz No. 200 es menor del 50%, y suelos finos cuando el T#200>50%.
Por lo tanto el primer criterio de esta clasificación es la granulometría. La fracción de suelos finos es
sometida a pruebas para determinar su plasticidad para diferenciar entre limos y arcillas, utilizando
la carta de plasticidad. El segundo criterio de clasificación es por tanto, la plasticidad.

Los suelos orgánicos y turbas también se pueden clasificar con base en los criterios de plasticidad
pero realizando pruebas adicionales, de LL secado en horno, para eliminar la materia orgánica por
incineración. En el cuadro siguiente se muestran los criterios de clasificación de suelos según SUCS.
Los suelos gruesos se clasifican como gravas cuando menos del 50% del material, en peso, pasa por
el tamiz No. 4, y arena se este porcentaje resulta mayor al 50%. La simbología de las gravas es G
(gravel) y de las arenas es S (sand). Luego se observa el pasante T#200 y se define como gravas o
arenas limpias cuando menos del 5% del material pasa por esa abertura; en este caso, a partir de la
curva granulométrica se obtienen los coeficientes de uniformidad y curvatura y se clasifica como
GW a las gravas limpias que cumplen con Cu>4 y Cc entre 1 y 3, si no cumple con ambos valores se
clasifica como GP.
En caso de las arenas también deben cumplir los criterios de granulometría, en este caso Cu>6 y Cc
entre 1 y 3, y se clasifican como SW o SP, si cumplen o no con los criterios indicados.

Si el valor de pasante del T#200>12%, las gravas o arenas se clasifican “con finos”. En estos casos es
necesario realizar los ensayos de plasticidad a la fracción pasante del tamiz No. 40, siendo GC si los
limites lo ubican sobre la línea A o el valor de IP>7, o GM cuando los limites lo ubican debajo de la
línea A o el IP<4. Similar procedimiento se realiza para clasificar SC o SM. Si el valor del IP se
encuentra entre 4 y 7, en el área sombreada de la carta de plasticidad, las gravas se clasifican con
doble nomenclatura GC-GM. De igual forma para clasificar las arenas como SC, o SM.

Cuando el porcentaje del T200 varía entre 5% y 12%, las gravas que cumplen los criterios de GW
(granulometría) y de GM o GC (plasticidad), cuentan con doble nomenclatura GW-GM, o GW-GC. Si
no cumple los criterios de granulometría se tiene gravas GP-GM o GP-GC. Las arenas serían SW-SM
o SW-SC, con doble nomenclatura para indicar que las arenas cumplen los criterios granulométricos
y los límites de plasticidad se ubican sobre la línea A y debajo de esta, respectivamente, o SP-SM o
SP-SC si no cumple los criterios de la granulometría.

Los suelos finos se clasifican, básicamente por la ubicación de los límites de plasticidad en la Carta
de Plasticidad de Casagrande.

Si el LL>50 son de alta plasticidad, CH si se ubica sobre la línea A o MH si se ubica debajo. Si LL<50
se clasifican como de baja plasticidad, CL si se ubican sobre la línea A o ML si se ubican debajo. Doble
nomenclatura CL-ML se tiene cuando los límites se ubican en la zona sombreada de la carta de
plasticidad.

Cuando la identificación visual o manual indica la presencia de materia orgánica se requiere realizar,
además del LL en estado natural, un ensayo de LL luego de que el material sea secado en horno para
eliminar la materia orgánica por incineración, entonces se dividen estos resultados, si la relación (LL
secado al horno/LL sin secar) <0,75 significa que la materia orgánica es significativa y el suelo se
clasifica como OL, OH, en relación al valor del LL>50% o no.

Los suelos con elevada proporción de materia orgánica, usualmente fibrosos, como las turbas y los
fangos de muy alta compresibilidad, no se subdividen y se colocan en un grupo; su símbolo es Pt,
basándose en una clasificación visual o manual.

La clasificación de los suelos, en base al SUCS en este caso, solamente sirve para una descripción del
tipo de suelo, sin embargo esta información que se refiere a características generales de un suelo,
permite deducir o inferir su comportamiento ingenieril (comportamiento mecánico). La descripción
de campo (visual o manual) debe ser comparada con los resultados de laboratorio para asegurar la
calidad de la información obtenida.

CLASIFICACION AASHTO.

La principal aplicación de este sistema de clasificación de suelo es la identificación de suelos con


fines de su utilización en trabajos viales. En este sistema también se clasifica en suelos gruesos y
finos, usando el T#200, son suelos finos si el pasante del T#200>35%. De acuerdo a este sistema, el
suelo se clasifica en 7 grupos mayores: A1 al A7. Los suelos de los grupos A-1, A-2, y A-3 son suelos
gruesos (T#200<35%). Los grupos A-4, A-5, A-6 y A-7, están formados por materiales tipo limos y
arcillas. Los criterios de clasificación son:

1.- Tamaño de los granos


Grava: pasante de la malla 75 mm y retenida en Tamiz No. 10.
Arena: pasante Tamiz No. 10 y retenida en T#200
Limo y arcilla: fracción que pasa T#200
2.- Plasticidad
Utilizamos el termino limoso cuando la fracción fina tiene un IP<10 y el término arcilloso
cuando la fracción fina tiene IP>10
3.- Se excluyen los cantos y boleos (tamaños mayores de 75 mm), sin embargo se registra el
porcentaje de estos materiales.

Los materiales siguiendo los criterios de la tabla siguiente:


Suelos gruesos:

Los suelos finos se clasifican siguiendo los criterios de la tabla siguiente:


La designación del grupo se realiza una evaluación de los datos de la prueba de izquierda a derecha,
por un proceso de eliminación, desde el más pobre al de mejor calidad. También se incorpora un
número llamado índice de grupo (GI) junto con los grupos y subgrupos de suelo. El Índice de Grupo
está dado por la siguiente ecuación:

El primer término de la ecuación es el índice de grupo parcial referido al límite líquido y el segundo
término es el índice de grupo parcial referido al índice plástico. Se deben seguir algunas reglas para
determinar el índice de grupo, como son:

1.- Si el resultado de la ecuación anterior da negativo, se toma un valor de cero (0)


2.- El valor se redondea al número entero más cercano.
3.- No hay límite superior para el IG
4.- El IG para los grupos A-1-a, A-1-b, A-2-4, A-2-5, y A-3, siempre es 0
5.- El IG para suelos tipo A-2-6 y A-2-7, use el IG parcial referido al IP.

Ejercicios
CAPITULO 7.- ESTADOS DE TENSIONES EN LA MASA DE SUELOS: ESFUERZOS GEOESTATICOS
En Mecánica de Suelos, el estado de tensiones de una partícula a una profundidad D, en el interior
de un depósito en reposo, se determina por un esfuerzo vertical (=P/A) debido al peso total de una
columna de suelo por área unitaria a la profundidad D. El esfuerzo vertical v=D, donde  es peso
unitario o peso específico total del suelo. A estos esfuerzos se denominan esfuerzos totales.

En sentido horizontal se presenta un esfuerzo de confinamiento de la partícula que no es igual al


esfuerzo vertical. La relación entre el esfuerzo horizontal y el vertical se denomina Coeficiente de
Presión Lateral, K = h/v;

Los esfuerzos en cualquier punto de una masa de suelo pueden calcularse de los esfuerzos
principales totales 1, 2, y 3 que actúan en ese punto (K. Terzaghi, 1923). En estos esfuerzos no se
presenta la componente de esfuerzos cortantes.

Los esfuerzos horizontales y verticales, debido al peso propio de la masa de suelo se denominan
esfuerzos geoestáticos. Cuando a la masa de suelo se le aplican cargas, entonces se dice que son
esfuerzos inducidos o producidos por cargas externas o por sobrecarga, los esfuerzos de este tipo
no son geoestáticos.

La teoría supone que la masa de suelo, para la mayoría de soluciones útiles, es un medio continuo
homogéneo e isótropo. Esta suposición fundamental es válida para cada uno de los estratos que se
encuentran en la masa de suelo.

Por otra parte, los esfuerzos hidrostáticos se presentan en una masa de agua y presentan una
distribución triangular dependiente de la densidad del fluido y su profundidad. De acuerdo a la Ley
de Pascal, la presión hidrostática es igual en todos los sentidos.

En el caso del agua presente en los poros de la masa de suelo, se conoce como presión de poros (en
realidad presión hidrostática en los poros de la masa de suelo). El nivel de agua en la masa de suelo
se denomina NIVEL FREATICO. El nivel freático es una condición variable con respecto al tiempo,
durante la época de lluvias el agua se percola en el suelo y por tanto aumenta la humedad del
mismo, hasta alcanzar un grado de saturación del 100%. Al nivel del agua acumulada en la masa de
suelo que origina la saturación total del mismo se denomina nivel freático.

Sobre el nivel freático el suelo se encuentra en condición seca o húmeda, o lo que se denomina
suelo parcialmente saturado, con un grado de saturación menor del 100%, por lo tanto el peso
unitario del suelo que se debe utilizar es el peso seco o peso húmedo, según el contenido de
humedad del mismo. Bajo el nivel freático el suelo se encuentra en condición saturada y el peso
unitario que se debe considerar es el peso unitario saturado.

El esfuerzo total es soportado parcialmente por el agua de poros que se encuentra en los espacios
vacíos y otra parte por los sólidos del suelo (fase sólida). Entonces se deriva el concepto de esfuerzos
efectivos ’ =  – u (Ec.1). El esfuerzo efectivo está relacionado con el esfuerzo de contacto entre
los sólidos del suelo. Para suelos sobre el nivel freático, u=0 y =’
La ecuación 1 fue propuesta por K. Terzaghi en 1923. Lambe & Whitman, 1996, señalan que 1) el
esfuerzo efectivo es igual al esfuerzo total menos la presión de poros; 2) El esfuerzo efectivo
controla ciertos aspectos del comportamiento del suelo, especialmente la compresibilidad y la
resistencia. Skempton, 1961, demostró que la ecuación 1, de Terzaghi, no es válida para rocas
saturadas o concreto.

Cuando se presenta la condición sumergida, es decir que el suelo se encuentra bajo una capa de
agua, para obtener el esfuerzo total se debe considerar el peso del suelo y el peso de la columna de
agua.

Debemos tener siempre presente que: “el suelo no acepta tracciones por que ello implica que las
partículas no estén en contacto unas con otras”. El esfuerzo efectivo (o tensión efectiva) se refiere
a la tensión de contacto entre granos o partículas de un suelo. También es necesario tener presente
que se está asumiendo el comportamiento de la masa de suelo como un medio continuo.

Para aclarar estos conceptos se plantean los siguientes ejemplos:

Ejercicio No. 2.1: Para el perfil de suelo mostrado en la figura, determine el esfuerzo vertical total,
la presión de poros y el esfuerzo vertical efectivo en los puntos A, B, y C.
En el Punto A no hay presión por la columna
de suelo, tampoco se encuentra bajo el nivel
freático, entonces: v=0, u=0, ’v=0.

En el punto B se tiene:
v=D = 1,5 T/m3 x 4m = 6 T/m2
u= wh = 1 T/m3 x 0 m = 0 T/m2
’v= v – u= 6-0 = 6 T/m2

En el punto C se tiene:
v= 1,5x4+1,7x5= 14,5 T/m2
u=1x5=5T/m2
’v=14,5 - 5= 9,5T/m2
Estas presiones se pueden graficar en un diagrama de presiones verticales

0 T/m2

6 T/m2

6 T/m2 9,5 T/m2 14,5 T/m2

Así mismo se puede graficar un diagrama de presiones horizontales totales y efectivas como se
muestra en la figura siguiente:

H= K*V
0 T/m2
’H=K*V+

2.1 T/m2
2.7 T/m2

2.7 T/m2 6.5 T/m2 11,5 T/m2

Los esfuerzos geostáticos pueden variar, sin la imposición de sobrecarga, por ejemplo al ascender o
descender el nivel freático como se muestran en los siguientes ejemplos: ejemplos de clase.

Los esfuerzos geostáticos también pueden variar por la imposición de cargas externas, denominadas
sobrecargas, los esfuerzos de sobrecarga se suman a los esfuerzos geostáticos para determinar el
estado de esfuerzos finales. Los esfuerzos de sobrecarga pueden provenir de una edificación, en
este caso se tiene un elemento de transmisión de la carga del edificio al terreno, que se denomina
cimentación.

TALLER No. 2

ELABORAR LAS GRAFICAS DE ESFUERZOS TOTALES Y EFECTIVOS, VERTICALES Y HORIZONTALES PARA


EL SIGUIENTE MODELO GEOTECNICO, EN LOS EJES INDICADOS. LUEGO REPITA EL EJERCICIO
CONSIDERANDO QUE EL NIVEL DEL AGUA ASCIENDE HASTA 2,00 M SOBRE EL TERRENO NATURAL.

CALCULOS PREVIO (PARA DETERMINAR PESOS UNITARIOS)

Capa 1: Sobre NF (parcialmente saturada) Capa 1: Bajo NF (totalmente saturada)

Grado de saturación = 70% (S=0,70)

d=Gs*w/(1+e)=1,77 T/m3 Grado de saturación = 100% (S=1,00)

w=S*e/Gs = 0,132 (13,2%) sat = (Gs+e)/(1+e) = 2,10 T/m3

h=d*(1+w%/100) = 2,00 T/m3

Capa 2: (saturada) Capa 3: (saturada)


Grado de saturación = 100% (S=1,00) Grado de saturación = 100% (S=1,00)

sat = (Gs+e)/(1+e) = 1,77 T/m3 e=w*Gs = 0,845

sat = (Gs+e)/(1+e) = 1,89 T/m3


CALCULOS DE ESFUERZOS GEOSTÁTICOS (a resolver en clase)
Caso 1 (NF a -2,00)

prof. Z
v= i*hi u=w*hw ’v= v-u h= v*K h= v*K ’h= h+u ’h= h+u
(m)

0,00      

Pto. A

-2,00      

Pto. B

-4,00      

Pto. C

-7,00      

Pto. D

-12,00      

Pto. E

0,00      

Pto. G

-0,50      

Pto. H

-2,50      

Pto. I

-5,50      

Pto. J

-10,50      

Pto. K

Caso 2: (NF a +2,00)


prof. Z
v= i*hi u=w*hw ’v= v-u h= v*K h= v*K ’h= h+u ’h= h+u
(m)
0,00      

Pto. A

-2,00      

Pto. B

-4,00      

Pto. C

-7,00      

Pto. D

-12,00      

Pto. E

0,00      

Pto. G

-0,50      

Pto. H

-2,50      

Pto. I

-5,50      

Pto. J

-10,50      

Pto. K

CAPITULO 8.- PROPIEDADES HIDRAULICAS DE LOS SUELOS

La fase líquida del suelo la constituye principalmente el agua, la cual, dependiendo de su movilidad
dentro de él, se puede presentar en las siguientes condiciones: agua adsorbida, agua capilar o
absorbida y agua libre o gravitacional. Cuando el agua ocupa todos los vacíos, al suelo se lo identifica
como saturado, cuando sólo ocupa una parte, se le llama suelo parcialmente saturado, y cuando
está ausente, el suelo se identifica como seco.

El agua adsorbida se encuentra ligada a las partículas sólidas debido a fuerzas moleculares derivadas
de la actividad físico-química de tales partículas. El agua adsorbida no circula en el interior de la
masa de suelo.
El agua capilar es el agua absorbida por los poros del suelo como efecto de la tensión superficial del
agua y se presenta cuando los canalículos que forman la interconexión de los poros del suelo son
pequeños. El agua capilar tampoco circula en el interior de la masa de suelo.

El agua libre o gravitacional es aquella contenida en las oquedades del suelo y que puede fluir a
través de ellas cuando el suelo se encuentra en condición saturada y el agua es sometida a un
gradiente hidráulico (una forma de energía). Las propiedades hidráulicas de los suelos obedecen al
comportamiento de esta agua, la cual tiene gran influencia en los problemas de estabilidad a través
de las presiones de poros en condiciones estáticas, y presiones hidrodinámicas y fuerzas de filtración
cuando se encuentra en movimiento.

En la naturaleza, la condición saturada se encuentra bajo el nivel freático o superficie freática y se


denomina agua freática. Sobre el nivel freático se tiene la condición parcialmente saturada y se
denomina agua vadosa cuando está en percolación transitoria para incorporarse al agua freática o
agua capilar cuando está retenida en la masa de suelo por efecto de la tensión superficial. El nivel
freático representa una condición de presión hidrostática igual a la presión atmosférica, bajo el nivel
freático se presenta la presión hidrostática. El nivel freático es variable en el tiempo.

8.1.- CAPILARIDAD

La capilaridad es un fenómeno derivado de la tensión superficial del agua, consiste en la ascensión


de una cierta altura de agua sobre el nivel de saturación (nivel de agua o nivel freático), en los vacíos
del suelo. La tensión superficial se debe a la atracción intermolecular que la masa del líquido ejerce
sobre aquellas moléculas que se ubican en la superficie.

Esquemáticamente este fenómeno puede ser demostrado por la inmersión de un tubo de vidrio
muy pequeño dentro del agua, conocido como tubo de capilaridad, tan pronto como el tubo entra
en contacto con el agua la atracción entre el vidrio y las moléculas del agua, combinadas con la
tensión superficial, harán que se forme una columna de agua dentro del tubo, hasta una altura hc,
sobre el nivel del agua. Esta altura se denomina altura de ascensión capilar o altura capilar, la
superficie superior de la columna de agua adquiere una forma cóncava denominada menisco, que
se une a las paredes del tubo con un ángulo  denominado ángulo de contacto. El valor de 
depende del tipo de material y del tipo de impurezas que lo cubre. Por su parte, la altura capilar
depende del diámetro del tubo y de la tensión superficial del agua Ts, que al desarrollarse en el
interior del tubo debe estar en equilibrio con el peso de la columna de agua generada, entonces:
𝑇𝑠 ∗ 2𝜋𝑟 ∗ cos 𝛼 = 𝛾𝑤 ∗ 2𝜋𝑟 2 ∗ ℎ𝑐

2 ∗ 𝑇𝑠
ℎ𝑐 = cos 𝛼
𝑟 ∗ 𝛾𝑤

Sobre el nivel del agua se tiene que la presión


hidrostática en la columna capilar es negativa,
como se muestra en la figura.

En los suelos se tiene que los espacios intergranulares no son uniformes, como un tubo capilar, pero
de igual manera se presenta la ascensión capilar que se puede estimar con la siguiente expresión
(Hazen, 1930):
𝐶
ℎ𝑐 =
𝑒 ∗ 𝐷10

Dónde: D10 es el diámetro efectivo del suelo, determinado de la curva granulométrica, en mm


e es la relación de vacíos, adimensional
C es un coeficiente empírico que varía entre 10 y 50 mm2

Como se observa en la ecuación anterior, al


disminuir el diámetro efectivo aumenta el valor
de la columna capilar. La tabla siguiente muestra
valores típicos de ascensión capilar en distintos
suelos. Como se puede observar, en suelos de
grano muy fino como limos y arcillas, puede
alcanzar varios metros. Por lo tanto, no es
infrecuente encontrar, en esto suelos,
humedades de saturación sobre el nivel freático.

8.2.- PERMEABILIDAD

El movimiento del agua libre en las masas de suelo se estudia a partir de la cuantificación de la
permeabilidad que se define como la capacidad de un suelo para permitir el paso del agua. La
cuantificación se realiza mediante el coeficiente de permeabilidad (k) que puede definirse como la
velocidad de flujo producida por un gradiente hidráulico unitario.
La pérdida de carga hidráulica total por unidad de distancia recorrida por una partícula de agua se
denomina gradiente hidráulico, su expresión es: i=h/L. El significado de estos parámetros se
muestra en la figura siguiente:

Las propiedades que más influyen en la permeabilidad de los suelos son su estructura, la
mineralogía, la forma y distribución de la fase sólida, la relación de vacíos y las características del
fluido contenido en los poros. La permeabilidad se determina mediante pruebas de laboratorio de
suelos, con carga constante o con carga variable, la primera es más apropiada para suelos
granulares.

Los aparatos utilizados para realizar estas pruebas de permeabilidad se denominan permeámetros,
en estos se genera un gradiente hidráulico. En la prueba de carga constante significa que el
diferencial de carga se mantiene a lo largo de la prueba, con el espécimen de longitud, L, y área
transversal, A, se mide el caudal de salida como una función de tiempo por lo el coeficiente de
permeabilidad se determina con la siguiente ecuación:

𝐿 ∆𝑄
𝑘= ∗
𝐴 ∗ ℎ𝐿 ∆𝑡

Dónde: hL es la pérdida de carga a través del espécimen (carga constante)


Q es el flujo medido en el lapso (de tiempo) t
A es la sección transversal del espécimen
En el permeámetro de carga variable se mide la cantidad de agua que atraviesa una muestra de
suelo, por diferencia de niveles en el tubo alimentador, en un tiempo t. El coeficiente de
permeabilidad se determina con la siguiente ecuación:

𝐿 ℎ1
𝑘 = 2.3 log
𝑡 ℎ2

Estas pruebas se realizan en suelos relativamente permeables, generalmente arenas y limos o


mezclas de estos materiales, no plásticos. Las permeabilidades de materiales con plasticidad están
más bien relacionadas con la relación de vacíos se determinan con pruebas especiales de
laboratorio que serán estudiadas más adelante. Las muestras para realizar los ensayos de
permeabilidad deben ser muestras inalteradas (conservando la estructura del suelo)

METODOS INDIRECTOS

Para el caso de suelos gruesos o granulares, el coeficiente de permeabilidad puede estimarse


mediante la ecuación propuesta por Hazen (1930), mediante la siguiente expresión: k=C*D 102. El
coeficiente de permeabilidad k se mide en cm/s, D10 es denominado diámetro efectivo y representa
el tamaño del material que 10%, en peso, de la muestra es menor que él, en cm. El coeficiente C es
adimensional y depende de ciertas propiedades del material comprende valores entre 41 y 146 con
un promedio de 100. Hazen obtuvo sus conclusiones de resultados de ensayos de suelos con
diámetros efectivos comprendidos entre 0,1 y 3 mm, con coeficientes de uniformidad Cu<5. El
inconveniente principal de la ecuación de Hazen es que no considera el grado de acomodo que
puede tener el suelo y solamente depende de su granulometría.

Considerando el valor de relación de vacíos (e ) se tienen varias investigaciones que presentan


curvas de permeabilidad (k) vs diámetro efectivo (D10) para varios valores de relación de vacíos, en
forma de familias de curvas. Estas curva, según Cruz (2006) responden a la ecuación: k=A*D10 (Ec.
11). En esta expresión k se mide en cm/s, A=581-470e, y =3,46-1,85e. Los suelos estudiados para
desarrollar esta ecuación presentan valores de 2<Cu<12 y D10/D5<1,4 en los cuales se considera
válida esta ecuación.

El valor de la permeabilidad hidráulica de los suelos granulares depende principalmente de la


relación de vacíos. Las siguientes expresiones se han desarrollado para relacionar los valores de k-
e, indicando que la permeabilidad varía según las condiciones de relación de vacíos del mismo
material:

𝑘1 𝑒1 2
=
𝑘2 𝑒2 2
𝑒 2
𝑘1 ( 1 )
1+𝑒1
= 𝑒 2
𝑘2 ( 2 )
1+𝑒2
𝑒 3
𝑘1 ( 1 )
1+𝑒1
= 𝑒 3
𝑘2 ( 2 )
1+𝑒2

En estas ecuaciones k1 y k2 son las permeabilidades hidráulicas de un suelo dado para relaciones de
vacíos e1 y e2, respectivamente. La ecuación Ec. 14 es la más utilizada.

Para suelos arcillosos en el campo, una relación práctica para estimar la permeabilidad hidráulica
(Tavenas y otros, 1983) es:

𝑒0 −𝑒
log(𝑘) = log(𝑘0 ) − Ec. 15
𝐶𝑘

En esta expresión k es la permeabilidad hidráulica a una relación de vacíos, e, k0 es la permeabilidad


hidráulica in situ a una relación de vacíos e0. El valor de Ck se denomina índice del cambio de
permeabilidad ≈0.5e0.

En suelos arcillosos, la permeabilidad hidráulica para flujos en direcciones vertical (kv) y horizontal
(kh) puede variar considerablemente, principalmente por su estructura laminar. Para depósitos
arcillosos masivos (kh/kv)<1,5, para otros depósitos laminados esta relación puede exceder de 10.

8.3.- FLUJO DE AGUA EN LA MASA DE SUELO

El conocimiento de la forma de cómo el agua fluye a través de la masa del suelo es esencial para
resolver los problemas de estabilidad en obras térreas, cimentaciones, excavaciones y en taludes
artificiales y naturales.

Una partícula de agua en movimiento, al pasar de un punto a otro, sufre una pérdida de carga, o
transformación de energía, como consecuencia de la resistencia por viscosidad y del trabajo que
realiza. La energía se transforma en calor. Por lo tanto, se necesita energía que supere la resistencia
o pérdida de carga.

La ecuación de energía que se utiliza en estos casos es la conocida ecuación de Bernoulli en la cual
la carga total se expresa de la siguiente forma:

𝑝 𝑉2
ℎ=𝑧+ +
𝛾 2𝑔

En un medio poroso, como es el suelo, las velocidades son muy bajas y por tanto la expresión V2/2g
resulta un valor despreciable. El flujo de agua se presenta con un nivel superior coincidente con el
nivel freático y por tanto con presión atmosférica. Por lo anterior, el principal componente de
energía es la energía de posición o geométrica (energía potencial).

En el caso de flujo de agua en suelo necesita una diferencia de carga entre los dos puntos. La
magnitud absoluta de carga de altura, o de posición, tienen escaso significado, más importante es
su diferencia. La pérdida de carga hidráulica total por unidad de distancia recorrida por una partícula
de agua se denomina gradiente hidráulico, su expresión es: i=h/L (Ec.09).

El gradiente hidráulico y el coeficiente de permeabilidad se relacionan en la Ley de Darcy (1850)


cuya expresión es: Q= kiA (Ec. 16). Si consideramos la ecuación de continuidad Q=vA, entonces v=ki.

El flujo de agua a través de suelos se puede presentar como establecido o no establecido. El flujo
establecido se caracteriza por tener vectores de velocidad en todos los puntos de la región de flujo
como funciones independientes del tiempo; esto es, v=cte (flujo permanente). El flujo no
establecido es aquel donde el vector velocidad en cualquier punto de la región de flujo es función
del tiempo, es decir v=f(t) .

En la mayoría de los problemas prácticos de ingeniería civil el flujo se presenta en dos dimensiones,
debido sobre todo a que las regiones de flujo son muy largas en comparación de su altura (y) y ancho
(x). El flujo en la dirección perpendicular es muy pequeño por lo que se desprecia los efectos de
frontera en la dirección (z). Cuando no se desprecia la componente z, se denomina flujo
tridimensional.

La ecuación de continuidad es muy importante en la teoría de flujo de agua en suelos, y para su


aceptación se debe cumplir las siguientes hipótesis:
1.- El flujo es establecido (invariable en el tiempo – flujo permanente)
2.- El suelo está totalmente saturado, S=100%
3.- El agua y la estructura del suelo son incompresibles
4.- La carga por velocidad es nula, V2/2g0
5.- El flujo no modifica la estructura del suelo en ninguna forma
6.- El flujo es de tipo laminar por lo que se aplica la Ley de Darcy, v=ki

7.1.- FLUJO UNIDIMENSIONAL

Como ya se mencionó, para que se produzca el flujo de agua en un medio poroso se debe generar
un gradiente hidráulico que es la diferencia de carga entre dos puntos del medio poroso, dividido
para la longitud entre dichos puntos. La carga de presión (p/) y la carga de posición o geométrica
(z) conforman lo que se denomina como carga piezométrica, cuando la carga de velocidad se
considera despreciable o nula. La carga de presión se mide con un dispositivo que se denomina
piezómetro (o medidor de presión).

Carga de presión y carga de posición

En el ejemplo siguiente se ilustran las evaluaciones de las cargas de posición y de presión cuando no
existe flujo porque no existe un gradiente de carga total.
PUNTO CARGA DE CARGA DE CARGA
POSICION PRESIÓN TOTAL
1 z1 h1 z1+h1=H
2 z2 h2 z2+h2=H

Para aclarar estos conceptos se plantea el siguiente modelo de cálculo:

Se toma el datum en
el nivel 0 de las
alturas mostradas en
la figura. Se mide la
carga de posición y la
carga de presión, la
suma de estos dos
componentes es la
carga total. En este
caso no hay
posibilidad de flujo.
FLUJO BIDIMENSIONAL
La interacción entre suelos y la percolación de agua tiene una importante influencia en el diseño de
cimentaciones y taludes de tierra, excavaciones bajo nivel freático, la cantidad de agua que podría
perder por percolación a través de una represa o por su subsuelo. Si por ejemplo, para construir una
cimentación se requiere abatir el nivel freático o bombear el agua freática que aporta el subsuelo,
el ingeniero debe conocer las propiedades hidráulicas y las características de drenaje de los
materiales.

El paso del agua a través de la masa de suelo (o roca) puede producir presiones de infiltración debido
a la acción de una carga hidráulica que pueden ser tan grandes que provocarían la movilización de
las partículas de suelo. La presión del agua en el interior de una masa de suelo se puede medir con
un aparato llamado tubo piezométrico o piezómetro. El nivel del agua que se mide se lo denomina
nivel piezométrico y la distancia desde el nivel piezométrico hasta el datum de referencia se llama
carga piezométrica. Si el nivel piezométrico en dos puntos es el mismo, entonces el sistema está en
reposo y se presenta la condición de presiones hidrostáticas. Si los dos puntos de referencia se
encuentran en un desnivel (diferencia de nivel piezométrico), se presentará entonces una carga en
exceso a la hidrostática y es la que origina el flujo de agua a través del suelo.

Las trayectorias del flujo del agua a través de la masa de suelo y las correspondientes presiones que
se generan son fenómenos extremadamente complejos, debido a la manera errática en la que es
probable que varíe de un punto a otro y en diferentes direcciones la permeabilidad. Sin embargo, a
pesar de estas complejidades se puede mejorar bastante el criterio ingenieril con respecto a la
filtración y sus efectos, estudiando el flujo en condiciones sencillas esquematizadas.

El modelo de análisis se muestra en la figura siguiente:

∂v y
𝑉𝑦 = dy
∂y

∂v x 𝑑𝑦
𝑉𝑥 = dx
∂x ∂v x
𝑉𝑥 = dx
∂x
𝑑𝑥

∂v y
𝑉𝑦 = dy
∂y

En este modelo se considera una región de suelo sometida a flujo de agua y de la cual forma parte
un elemento de dimensiones infinitesimales. En dicha figura se considera que hay flujo
bidimensional con un gasto “q”. Por el principio de continuidad q=Av, además que el caudal que sale
es igual al caudal que entra (si no fuera el caso se presenta un almacenamiento). Entonces, de la
figura se plantean las siguientes ecuaciones:
𝛿𝑣𝑥 𝛿𝑣𝑦
𝑣𝑥 𝑑𝑦 + 𝑣𝑦 𝑑𝑥 = 𝑣𝑥 𝑑𝑦 + 𝛿𝑥
𝑑𝑥𝑑𝑦 + 𝑣𝑦 𝑑𝑥 + 𝛿𝑦
𝑑𝑥𝑑𝑦;
𝛿𝑣𝑥 𝛿𝑣𝑦
𝛿𝑥
+ 𝛿𝑦
= 0 ; sabemos que v=ki, y también que el gradiente hidráulico 𝑖 = 𝑑ℎ⁄𝑑𝑙 ; y sus
𝛿ℎ 𝛿ℎ
componentes 𝑣𝑥 = −𝑘𝑥 𝛿𝑥 ; 𝑣𝑦 = −𝑘𝑦 𝛿𝑦. Por lo que tendríamos la siguiente expresión:

𝛿ℎ 𝛿ℎ
𝛿(−𝑘𝑥 ) 𝛿(−𝑘𝑦 ) 𝛿2ℎ 𝛿2ℎ
𝛿𝑥 𝛿𝑦
𝛿𝑥
+ 𝛿𝑦
= 0; que es equivalente a: 𝑘𝑥 𝛿𝑥 2 + 𝑘𝑦 𝛿𝑦2 = 0

Cuando se considera un medio isotrópico en cuanto a su permeabilidad, kx=ky=k, y se llega a lo que


se conoce como la ecuación de Laplace que tiene la siguiente expresión:

𝛿2ℎ 𝛿2ℎ
+ =0 Ec. 17
𝛿𝑥 2 𝛿𝑦 2

La solución general de la ecuación anterior la constituyen dos familias de curvas, ortogonales entre
sí, las que pueden dibujarse dentro de la región de flujo en estudio, formando una red que
representa el comportamiento del flujo de agua; una de las familias señala los lugares geométricos
de los puntos de igual carga hidráulica y la otra indica las trayectorias que siguen las partículas de
agua. Las curvas que unen los puntos de igual carga hidráulica se las conoce como líneas
equipotenciales, las que describen las trayectorias de las partículas se las conoce como líneas de
flujo o de corriente. Ambas son solución de la ecuación diferencial de flujo.

Para realizar el trazado de las dos familias solución de la ecuación de Laplace existen los métodos
gráficos, modelos físicos, analogías eléctricas, y métodos numéricos. El método gráfico es el más
extensamente empleado en la actualidad debido a sus ventajas didactas. Forchheimer fue quien
encontró la solución gráfica a la ecuación de Laplace, la cual a servido de base para construir las
redes de flujo.

Para trazado de las redes de flujo se deben seguir las siguientes reglas prácticas:

1.- Identificar y señalar debidamente las fronteras de la región de flujo. Las fronteras
impermeables no permiten el flujo a través de ellas y por lo tanto constituyen una línea de corriente.
Por el contrario, las superficies permeables al inicio y al final de la región de flujo constituyen líneas
equipotenciales.
2.- Dibujar 3 o 4 canales de flujo. Mientras mayor sea el número, menor será la precisión de los
cálculos que se realice, en la práctica, nunca se requieren más de cinco o seis.
3.- Dibujar las transiciones suavemente, ajustándose a formas parabólicas o elípticas, recordando
siempre que el tamaño de los cuadros en cada canal cambia gradualmente.
4.- Buscar simetría respecto a la bisectriz, según las siguientes recomendaciones:
5.- Observar si los cuadros son verdaderamente cuadrados y comprobar que los ángulos de cruce
son rectos. Las áreas limitadas por equipotenciales y líneas de corriente deben ser tan cuadradas
como sea posible. Y la intersección de una línea equipotencial con una línea de corriente debe
ser a 90°
6.- Identificar y trazar adecuadamente las condiciones de frontera. Trazar la línea de corriente
superior, la línea libre de descarga, y fijar la caída de potencial (pérdida) para trazar primero las
líneas equipotenciales.
7.- Es válido considerar fracciones de canal o de caída de potencial al trazar una red de flujo
cuando no se ajusta a un factor de forma racional.

PUNTOS SINGULARES DEL TRAZADO DE REDES DE FLUJO

1.- Cuando una línea equipotencial y una línea de flujo se cortan por singularidad en la red de flujo
con un ángulo <90°, en el punto de intersección la velocidad de infiltración es cero.

°
2.- Cuando una línea de flujo y una equipotencial se unen con un ángulo >90°, en el punto de la
unión el agua adquiere una velocidad muy grande (ver la parte superior del gráfico anterior).

3.- Si una línea de flujo y una equipotencial se unen con un ángulo de =180°, en el punto de
unión el agua adquiere una velocidad de filtración muy grande (tiende a infinito)

7.2.- FLUJO CONFINADO Y NO CONFINADO

En las regiones de flujo donde quedan completamente definidas las fronteras para las características
geométricas del problema, se tiene la condición de flujo confinado. Sin embargo, existen casos en
que no todas las regiones de flujo están bien definidas y se denomina flujo no confinado, como por
ejemplo en el interior de una presa de tierra.

En una región de flujo confinado se pueden distinguir las siguientes fronteras:

1. Agua – suelo infiltrado, siempre será una línea equipotencial y la velocidad de flujo es
normal a ella.
2. Suelo infiltrado – medio impermeable siempre será una línea de flujo y la velocidad
normal a esa línea es cero.
En una región de flujo no confinado se pueden observar las siguientes fronteras:
1. Agua – suelo infiltrado siempre será una línea equipotencial, igual al caso anterior
2. Suelo infiltrado – medio impermeable, siempre será una línea de flujo, igual al caso
anterior
3. Suelo infiltrado – medio permeable no infiltrado, siempre será una línea de flujo y se le
conoce como la línea de corriente superior (LCS) tiene una componente de velocidad
normal nula
4. Suelo infiltrado – aire se le conoce como línea libre de descarga y no es línea de flujo ni
línea equipotencial.

7.3.- PROBLEMAS PRACTICOS DE REDES DE FLUJO

Los problemas prácticos de redes de flujo están asociados a los siguientes casos:

1. Excavaciones bajo el nivel freático o con carga hidráulica. El caso más común es el uso de
una tablestaca para contener la excavación. En este caso no se analiza la estabilidad del
tablestacado, solamente se analizan las fuerzas hidrodinámicas que se presentan durante
el flujo a través del suelo y los efectos sobre el terreno excavado.
Una vez que se han dibujado las redes de flujo, es posible determinar el caudal unitario
(caudal por metro de ancho), de la figura anterior tenemos:

𝑛𝑓
𝑞 = 𝑘𝐻 ; Donde nf es el número de los canales de flujo y nd el número de líneas
𝑛𝑑
equipotenciales, k es la permeabilidad del medio filtrante y H es la
carga hidráulica disponible

De esta figura también podemos obtener las siguientes consideraciones:

H=H/nd; la pérdida de carga en cada una de las líneas equipotenciales se distribuye


uniformemente para el número de líneas equipotenciales. La pérdida de carga en la
primera línea equipotencial es cero, por lo tanto se cuenta desde la siguiente.

La carga de presión hidráulica en un punto de suelo sobre una línea equipotencial se obtiene
1−𝑛
mediante la relación ℎ𝑡 = 𝐻 [ ]; siendo n el número de líneas equipotenciales que
𝑛𝑑
se han recorrido hasta el punto de análisis.

También es necesario analizar las condiciones que se presentan en el cuadro nf=1,nd=8


donde el flujo va hacia arriba y tiene la menor longitud de todos los cuadros donde el flujo
es ascensional, en este cuadro tenemos i=H/L, y L es la distancia desde la línea
equipotencial 7 hasta la superficie del terreno. Cuando este gradiente hidráulico es mayor
que el peso sumergido del suelo (sat-w) se presenta el fenómeno de sifonamiento. Se
calcula un factor de seguridad frente al sifonamiento F=(sat-w)/ic.

2. Filtración bajo una presa de concreto. En el caso que se analiza se plantea con dos
tablestacas, la primera en el paramento aguas arriba y la segunda en el paramento de aguas
abajo. La instalación de tablestacas se realiza cuando el análisis sin estos elementos resultan
de factores de seguridad menores de 1,20.
Una vez que se han dibujado las redes de flujo, es posible determinar el caudal unitario
(caudal por metro de ancho), de la figura anterior tenemos:

𝑛𝑓
𝑞 = 𝑘𝐻 ; Donde nf es el número de las líneas de flujo y nd el número de líneas
𝑛𝑑
equipotenciales, k es la permeabilidad del medio filtrante y H es la carga hidráulica disponible
(h1 – h2). La pérdida de carga se distribuye uniformemente para el número de líneas
equipotencialesH=H/nd. La pérdida de carga en la primera línea equipotencial es cero, por
lo tanto se cuenta desde la siguiente. La carga de presión hidráulica en un punto de suelo
1−𝑛
sobre una línea equipotencial se obtiene mediante la relación ℎ𝑡 = 𝐻 [ ]; siendo n el
𝑛 𝑑
número de líneas equipotenciales que se han recorrido hasta el punto de análisis.

También es necesario analizar las condiciones que se presentan en el cuadro nf=1,nd=13


donde el flujo va hacia arriba y tiene la menor longitud de todos los cuadros donde el flujo
es ascensional, en este cuadro tenemos i=H/L, y L es la distancia desde la línea
equipotencial 12 hasta la superficie del terreno. Cuando este gradiente hidráulico es mayor
que el peso sumergido del suelo (sat-w) se presenta el fenómeno de sifonamiento. Se
calcula un factor de seguridad frente al sifonamiento F=(sat-w)/ic.

Finalmente, se determina la subpresión que consiste en elaborar la gráfica de carga de


presión disponible debajo de la estructura. El área de este diagrama representa la fuerza
total de subpresión a que estará expuesta la estructura.

3. Filtración a través de una presa de tierra. Corresponde a la condición de flujo no confinado


por lo que es necesario que primero se evalúe la disposición de la línea de corriente
superior, o límite superior de flujo. Inicialmente, se considera que la cimentación es
impermeable. Para este caso se propone el procedimiento que se muestra en la figura
siguiente:
Como se observa, la primera condicón que se debe cumplir es que la LCS debe entrar a la
presa formando un ángulo de 90˚. Las condiciones de salida de la LCS, en el talud de aguas
abajo de la presa, depende del ángulo con que dicha línea intercepta al talud y el ángulo
que este talud forma con la horizontal; cuando este ángulo es menor o igual que 90˚, la linea
LCS debe salir tangente al talud de aguas abajo. El inicio de la línea LCS se ubica a una
distancia 0.3 de la proyección horizontal en el talud de aguas arriba de la altura del agua h.

Para valores del angulo del talud de aguas abajo <30˚, se tiene la siguiente expresión para
determinar la salida de la LCS:
a=d/cos -√(d2/cos2-h2/sen2)

Para valores del ángulo del talud aguas abajo 30˚<<60˚, Casagrande recomienda utilizar la
siguiente expresión:

a= so - √(so2-h2/sen2); so=√(d2+h2)

Si el valor del ángulo del talud aguas abajo =90˚, las recomendaciones de Casagrande
permiten usar la siguiente expresión:
a= √(d2+h2) - d

En el caso de que el ángulo del talud aguas abajo =180˚, caso de un filtro horizontal en el
talud aguas abajo, se utiliza la recomendación de Kozeny, mediante la siguiente expresión:
ao= Yo/2 = ½*(√(d2+h2) – d)

Con estas definiciones es posible graficar la parábola básica de Kozeny con el siguiente
procedimiento gráfico:

1. Se calcula la distancia ao, considerando el punto B (foco de la parábola) en el pie de talud


de aguas abajo. Se ubica el punto 0 en la horizontal.
2. Por el punto 0 se traza una vertical hasta cortar a una horizontal trazada por el punto M
(punto C de la figura anterior) y se define el punto B. Luego se divide este segmento en un
cierto número de partes iguales. El segmento MB se divide tambien en el mismo número
de partes iguales.
3. Por 0 se trazarán rectas que unan este punto con las divisiones realizadas sobre el
segmento MB. Por las divisiones trazadas sobre el segmento 0B deben trazarse
horizontales que intercepten las rectas que salen de 0. Dichas intersecciones son los
puntos de la parábola básica.

Luego se traza la red de flujo, para ello se divide la carga disponible en un número igual de
pérdidas las cuales interceptarán horizontalmente a la línea de corriente superior. Por lo
puntos de intersección se trazan las equipotenciales, las cuales se interceptan con las
condiciones de frontera previamente establecidas y cuyas figuras serán cuadradas.

ESTADOS DE TENSIONES EN LA MASA DE SUELOS: ESFUERZOS TRANSMITIDOS (DE SOBRECARGA)

Los esfuerzos de sobrecarga son cargas externas, a la masa de suelo, que se aumentan a los
esfuerzos geoestáticos, y determinan la condición total de cargas a la que está sometida una
partícula de suelo, en el interior de una masa de suelo.

Para poder analizar estos esfuerzos de sobrecarga se debe considerar algunas suposiciones básicas,
como las siguientes:

1. La transmisión de esfuerzo se desarrolla en un medio continuo, homogéneo, isotrópico, y


elástico. Esta suposición difícilmente se cumple en los suelos; sin embargo es necesaria para
aplicar la teoría elástica, siempre y cuando el esfuerzo sea proporcional a la deformación.
2. El suelo es un medio semi-infinito, limitado únicamente por un plano horizontal que es la
superficie del terreno.
3. Se transmiten esfuerzos en sentido vertical (eje y, v) y en sentido horizontal (eje x, hx,
y eje zhz). La distribución de esfuerzos dependen del espesor y de la uniformidad de la
masa de suelo.
4. La distribución de esfuerzo se realiza en función de la geometría de las fuerzas aplicadas.
5. Es válido el principio de superposición.

Muchas de las soluciones obtenidas para las distribuciones de esfuerzos en suelos se derivan de los
trabajos de Boussinesq, 1885, cuando desarrolló una expresión matemática para obtener el
incremento de esfuerzos en una masa semi infinita de suelo debido a la aplicación de una carga
puntual en su superficie. La expresión de Boussinesq se ha integrado (aplicando integrales) para
obtener soluciones a cargas lineales y áreas cargadas.

El análisis mediante la teoría elástica involucra solamente dos constantes: El módulo de Young y el
índice de Poisson. Estos parámetros describen aproximadamente el comportamiento mecánico del
suelo.

DISTRIBUCION DE ESFUERZOS VERTICALES POR CARGA PUNTUAL

La ecuación de Boussinesq para calcular el


esfuerzo vertical que induce una carga puntual
aplicada sobre la superficie del suelo, está dada
por la expresión:

3𝑃 𝑐𝑜𝑠 5 𝜃 3𝑃 𝑧 3 3𝑃 𝑧3
𝜎𝑧 = 2
= 5
=
2𝜋 𝑧 2𝜋 𝑅 2𝜋 (𝑥 + 𝑦 + 𝑧 2 )5/2
2 2

Donde P es la carga actuante, x,y,z son las


coordenadas del punto en el que se calculan los
esfuerzo, referidos a un plano cartesiano
tridimensional cuyo origen coincide con la
posición de la carga P.
9.2.- DISTRIBUCIÓN DE ESFUERZOS VERTICALES DEBIDO A UNA CARGA LINEAL DE LONGITUD
INFINITA

Para este caso se utiliza la expresión de Boussinesq integrada para la secuencia infinita de carga,
mediante la siguiente expresión:

2𝑞𝑧 3
∆𝜎 =
𝜋(𝑥 2 + 𝑧 2 )2
O mediante la expresión:

∆𝜎 2
=
𝑞⁄𝑧 𝜋[(𝑥 ⁄𝑧)2 + 1]2

9.3.- DISTRIBUCIÓN DE ESFUERZOS VERTICALES DEBIDO A UNA CARGA DE FRANJA (ANCHO


FINITO Y LONGITUD INFINITA)

La ecuación anterior se puede utilizar para evaluar el incremento del esfuerzo vertical causado por
una carga de faja flexible de ancho B. La expresión para este caso es la siguiente:

𝑞 𝑧 𝑧 𝐵𝑧[𝑥 2 − 𝑧 2 − (𝐵 2⁄4)]
∆𝜎 = {tan−1 [ ] − tan−1 [ ]− 2 }
𝜋 𝑥 − (𝐵⁄2) 𝑥 + (𝐵⁄2) [𝑥 + 𝑧 2 − (𝐵 2⁄4)]2 + 𝐵 2 𝑧 2

La tabla siguiente muestra la variación de /q con 2z/B para valores de 2x/B, de 0, 0.5, 1.0, 1.5, y
2.0.

9.4.- DISTRIBUCIÓN DE ESFUERZOS VERTICALES DEBIDO A UN ÁREA CIRCULAR CARGADA


UNIFORMEMENTE

La ecuación de Boussinesq se utiliza para determinar el esfuerzo vertical bajo el centro de una
superficie circular flexible cargada, con una carga uniforme q0, mediante integración de la fórmula
de la carga puntual. Este principio se puede extender a todos los puntos del área circular, mediante
el cuadro siguiente:

9.5.- DISTRIBUCIÓN DE ESFUERZOS VERTICALES DEBIDO A UN ÁREA RECTANGULAR CARGADA


UNIFORMEMENTE

El procedimiento de integración de la ecuación de Boussinesq también permite evaluar el


incremento del esfuerzo vertical en cualquier punto debajo de una esquina de una superficie
flexible rectangular cargada
Las variaciones de los valores de influencia con m y n se muestran en la tabla siguiente:
También se puede se puede utilizar el gráfico siguiente:
Para determinar el incremento de esfuerzo vertical en cualquier punto del área cargada se utiliza
el siguiente procedimiento:

Divida la superficie cargada en cuatro rectángulos como se muestra en la figura anterior. El punto
de interés (punto O) es la esquina común de los cuatro rectángulos. El incremento total se expresa
como:
=q0(I1+I2+I3+I4)

Los valores I1, I2, I3, y I4= valores de influencia de los rectángulos 1,2,3, y 4; respectivamente.
Cuando se requiere obtener los incrementos de esfuerzos verticales en el centro de un área
rectangular cargada, también se puede utilizar este procedimiento, en este caso los valores de
influencia de los rectángulos serían iguales.

9.6.- DISTRIBUCIÓN DE ESFUERZOS VERTICALES DEBIDO A UN TERRAPLEN

Un caso muy útil en la práctica es la carga debido a un terraplén considerado en condición


bidimensional, es decir con longitud semi-infinita, por lo que se analiza para una unidad en sentido
perpendicular al gráfico siguiente:

Una forma simplificada de esta expresión es: =q0I´. La variación de I´ con B1/z y B2/z se
muestra en la figura siguiente:
9.7.- DISTRIBUCIÓN DE ESFUERZOS VERTICALES DEBIDO A UNA CARGA IRREGULAR (ÁBACO DE
NEWMARK)

Newmark (1942) desarrolló una carta de influencia que se usa para determinar la presión vertical
en cualquier punto debajo de un área flexible uniformemente carga de cualquier forma. La carta
de influencia fue construida dibujando círculos concéntricos. Los radios de los círculos son iguales
a los valores R/z correspondientes a los valores /q=0, 0.1, 0.2, ….., 1 (se muestran 9 círculos). La
longitud unitaria para dibujar los círculos es AB. Los círculos están divididos por varias líneas
radiales igualmente espaciadas. El valor de influencia está dado por la expresión 1/N, donde N es
el número de elementos de la carta. En el dibujo siguiente se muestran 200 espacios por lo que el
valor de influencia es 0.005.
El procedimiento es el siguiente:

1. Determine la profundidad z debajo del área uniformemente cargada en la que se quiere


determinar el incremento de esfuerzos
2. Dibuje la planta del área cargada con una escala de z igual a la longitud AB
3. Coloque la planta dibujada sobre la carta de Newmark de tal forma que el punto de interés
se localice en el centro del ábaco.
4. Cuente el número de elementos (M) de la carta encerrados por el área cargada

Se utiliza la expresión =(IV)qM; (IV) el valor de influencia 0.005 para nuestro caso.
10.- CRITERIOS DE ASENTAMIENTO

Todos los materiales experimentan deformaciones cuando son sometidos a cargas, las cargas
compresivas producen reducción del tamaño de la muestra. En el sistema suelo, las cargas verticales
provocarán deformaciones verticales denominadas asentamientos. Siempre que no se sobrepase la
resistencia del material se denominan asentamiento, si se sobrepasa dicha resistencia se denomina
colapso.

Terzaghi y Peck (1967) consideran que no es práctica una estimación precisa del asentamiento, ya
que existen numerosos factores a ser considerados (propiedades del suelo, tamaño de zapata,
profundidad de cimentación, ubicación del nivel freático, etc.). En condiciones normales se deben
utilizar reglas simples y prácticas. Los cálculos refinados sólo se justifican si el sub-suelo contiene
estratos de arcilla blanda.

Los asentamientos resulta de la respuesta del sistema “suelo” a las cargas aplicadas o a las
variaciones de cargas en el sistema. Se da por el reacomodamiento de las partículas de suelo, incluso
el deslizamiento relativo entre las partículas o granos de suelos, debido a la aplicación de cargas.
Existen diferentes comportamientos en la relación carga – asentamiento, dependiendo del tipo de
suelo. Para suelos gruesos (pasante T#200<50%) y limos no plásticos el comportamiento es de tipo
elástico y para suelos finos (arcillas y limos plásticos) el asentamiento es de tipo inelástico. Según
Bowles (1996) en el comportamiento elástico se deben incluir los limos y arcillas no saturados con
grado se saturación menor a 90%.

Existen métodos por medio de los cuales se puede estimar el asentamiento, estas estimaciones
resultan bastante confiables siempre y cuando las condiciones del suelo que se suponen en el
cálculo sean representativas de las condiciones reales del terreno.

10.1.- ASENTAMIENTOS ELASTICOS

Todos los métodos disponibles para estimar asentamientos elásticos se basan en aplicaciones
empíricas de la teoría de elasticidad. Se realizan dos simplificaciones generales.

a. Las deformaciones son pequeñas e independientes del tiempo (a masa constante).


b. Los esfuerzos y las deformaciones se relacionan linealmente.

La aplicación de la teoría de elasticidad es empírica porque se realizan ciertas modificaciones


(generalmente a las propiedades del material utilizadas en el análisis) para hacer las simplificaciones
menos restrictivas. De la teoría elástica, ρ = f (carga, geometría y constantes elásticas). Así, ρ puede
ser evaluado si las constantes elásticas se miden. Pero las propiedades esfuerzo-deformación de
suelos dependen de varios factores (condición de esfuerzo inicial, historia de esfuerzos, sistema de
esfuerzos aplicados, nivel de esfuerzos, velocidad de aplicación), y por consiguiente las propiedades
elásticas no pueden ser determinadas en un ensayo arbitrario. En otras palabras, el comportamiento
esfuerzo-deformación de los suelos es bastante diferente de lo que se asume para obtener las
soluciones de la teoría elástica.
Lo que usualmente se hace es asumir que la teoría elástica predice correctamente los cambios
debidos a las cargas aplicadas, y que las “constantes elásticas" pueden obtenerse al realizar los
ensayos de laboratorio apropiados.

Los métodos más comunes emplean varias integraciones de la solución de Boussinesq para
determinar el asentamiento de una carga puntual en la superficie de un semi-espacio homogéneo,
isotrópico y elástico.

(1 − 𝜇2 )
𝑆𝑒 = 𝑞0 . 𝐵 𝐼
𝐸𝑠
Donde:
Se = asentamiento elástico
q0= esfuerzo promedio transmitido
B = dimensión característica del área cargada
Es = módulo de Young
I = factor de influencia
μ = Relación de Poisson.

10.2.- ASENTAMIENTOS POR CONSOLIDACIÓN (INELASTICOS)

Los asentamientos en depósitos de arcilla saturada se analizan mediante la teoría de consolidación


unidimensional de Terzaghi (1919), en estos materiales se pueden presentar grandes deformaciones
(magnitud de asentamiento) y pueden producirse lentamente (tiempo de asentamiento o velocidad
de consolidación). Para la aplicación de la teoría de consolidación unidimensional de Terzaghi se
deben cumplir las siguientes condiciones:

1.- El material compresible es un depósito de arcillas que se encuentran en condición saturada


(debajo del nivel freático). El agua llena todos los espacios intergranulares de la masa de suelo.
2.- La consolidación es esencialmente un problema de flujo de agua no establecido a través de una
masa porosa. Por lo tanto es aplicable la Ley de Darcy. El flujo es laminar, y la carga de velocidad del
flujo es nula.
3.- Tanto el agua como las partículas sólidas del suelo son incompresibles, para los niveles de
esfuerzos aplicados al suelo.

Es frecuente que los asentamientos tengan el principal componente del movimiento en sentido
vertical, esta condición es la que se denomina consolidación unidimensional o unidireccional. Esta
situación se presenta cuando los depósitos de materiales compresibles tienen una gran extensión
horizontal, en comparación con su espesor. En la consolidación unidimensional se presenta una
disminución del volumen de la masa de suelo, pero los desplazamientos horizontales de las
partículas son nulos.

La disminución de volumen de la masa de suelo no significa deformación de las partículas de suelo


sino la disminución de los espacios intergranulares que en principio están llenos de agua.
Para explicar este fenómeno, Terzaghi planteó un modelo mecánico compuesto por un cilindro
provisto con un pistón sin fricción, con una pequeña perforación en él. El pistón está soportado por
un resorte unido al fondo del cilindro y está totalmente lleno de fluido incompresible. Si se coloca
sobre el pistón una carga P, manteniendo el orificio cerrado, es evidente que el resorte no se puede
deformar y toda la carga es soportada por el fluido. Pero si se permite que el fluido salga por el
orificio es evidente que habrá una transferencia gradual de carga del fluido al resorte. En el orificio,
entre el interior y el exterior del cilindro, habrá una diferencia de presión que genera el gradiente
necesario para que el fluido salga por él. La transferencia de carga provoca la deformación del
resorte en proporción a dicha carga transferida. Cuando la totalidad de la carga sea soportada por
el resorte el fluido volverá a estar en condición de presión hidrostática.

La estructura del sistema de suelo (la disposición de los granos del conjunto) es la que se asemeja
al resorte y la presión en el fluido que origina el movimiento del agua se denomina presión de poros
que será el exceso respecto a la presión hidrostática que se presenta en la masa de suelo. Como es
conocido el flujo en un medio arcilloso es muy lento, debido a valores muy bajos del coeficiente de
permeabilidad, y es por esta causa que el fenómeno es función del tiempo de aplicación de la carga.

La explicación respecto a que no hay fricción entre el pistón y el cilindro es una abstracción del
fenómeno para facilitar el análisis, en condiciones reales habrá dicha fricción. En el depósito de
arcilla también hay una fuerza que se opone al movimiento del agua y es debido a la tensión
superficial que se desarrolla por el agua absorbida en las partículas de suelo.

PRUEBAS DE LABORATORIO

Los principales métodos de pruebas están diseñados para someter las muestras de suelo a esfuerzos
de compresión, ya que el suelo no es capaz de resistir esfuerzos de tracción. Teóricamente se podría
encontrar todas las características esfuerzo – deformación para describir el comportamiento
mecánico de los suelos únicamente utilizando una prueba de compresión triaxial, sin embargo es
más ágil utilizar las pruebas de compresión confinada o la denominada prueba de consolidación
unidimensional.

La prueba de consolidación permite determinar cuantitativamente la relación esfuerzo –


deformación de las arcillas, utilizando muestras representativas de las arcillas, extraídas de la forma
más inalterada como sea posible (muestras alteradas darán resultados equivocados). El principio
que se utiliza para justificar la aplicabilidad de las pruebas es que los valores obtenidos de la prueba
son las mismas que rigen el fenómeno en la naturaleza, pero mucho más lento.

El equipo para realizar la prueba se denomina consolidómetro y es el que permite aplicar cargas a
la muestra, repartiéndolas uniformemente en toda su área. Un extensómetro (o deformímetro)
permite registrar las deformaciones debido a cada incremento de carga. Una vez que la muestra
alcanza su máxima deformación bajo un incremento de carga aplicado esta deformación se traduce
en una variación de la relación de vacíos. Así para cada incremento de carga se tiene un valor de la
relación de vacíos, una vez aplicados todos los incrementos de carga se puede construir una gráfica
que se la denomina curva de compresibilidad o curva edométrica. Debido a este procedimiento, el
ensayo también es denominado “ensayo edométrico por carga incremental”.

En este ensayo se provoca la disminución del volumen de la muestra por acortamiento de su altura,
pero sin cambio en la sección transversal por lo tanto, aplicando el concepto de relación de vacíos,
la disminución de altura de la muestra significa una disminución de la relación de vacíos.

Generalmente en una curva de compresibilidad se definen 3 tramos, un tramo curvo en el inicio del
ensayo que comienza casi horizontal y cuya curvatura es progresiva, alcanzando su máxima
curvatura en su unión con el siguiente tramo. El segundo tramo es más bien recto que se mantiene
así hasta el final del ensayo en su etapa de carga, al cual le corresponde la máxima presión sobre la
muestra. En la parte de descarga del ensayo se presenta la recuperación del espécimen, aunque no
llega a su relación de vacíos inicial, este tramo es ligeramente curvo.

Al primer tramo se lo denomina tramo de recompresión, al segundo tramo se lo denomina tramo


de compresión virgen y el tercer tramo se denomina tramo de descarga. Si posteriormente se vuelve
a cargar la muestra estos tres tramos se vuelven a presentar, a partir de la relación de vacíos
experimentada en el ensayo anterior. Si se alcanza valores de presión mayores a la prueba anterior
se tendrá el tramo de compresión virgen, con la misma inclinación que en el ensayo anterior. De
igual forma, el tramo de descarga del segundo ensayo debe ser paralelo al tramo de descarga del
primer ciclo de carga. El primer tramo será curvo, similar al tramo curvo del primer ciclo de carga y
se extenderá hasta alcanzar la máxima presión impuesta en el primer ciclo de carga. A estos ensayos
se los nombra: “con doble ciclo de carga”.

Terzaghi señaló que las curvas de compresibilidad presenta el tramo recto, en el tramo de
compresión virgen, cuando son graficadas en un trazado semi-logarítmico, esto es cierto hasta
valores de aproximadamente 20 Kg/cm2 que es el rango de presiones que interesan en el diseño de
obras de ingeniería. La pendiente de esta línea recta se conoce como Índice de compresibilidad que
se determina con la siguiente expresión:

𝑒0 − 𝑒 𝑒0 − 𝑒
𝐶𝑐 = =
log 𝑝 − log 𝑝0 log 𝑝
𝑝0

𝑝
𝑒 = 𝑒0 − 𝐶𝑐 ∗ log
𝑝0

El análisis de la curva de compresibilidad nos lleva a determinar los conceptos de Carga de


Preconsolidación, que se define como la máxima presión a la que ha estado sometido el depósito
de arcillas en su historia geológica, antes de la ejecución de la prueba. Si el esfuerzo efectivo actual
es igual que la carga de preconsolidación se presenta la condición de NORMALMENTE
CONSOLIDADO (NC), si en cambio resulta que la carga de preconsolidación es mayor que el esfuerzo
efectivo actual entonces se dice que se presenta la condición de SOBRECONSOLIDACION (SC).
La carga de preconsolidación se puede determinar en la curva de compresibilidad mediante los
siguientes procedimientos:

CRITERIO DE CASAGRANDE (1936)

Obtenida la curva de compresibilidad se determina el punto de máxima curvatura en el tramo de


recompresión, cerca del tramo de compresión virgen, en este punto se traza una línea horizontal y
una tangente a la curva para definir una bisectriz entre estas dos rectas. La bisectriz será
interceptada por la tangente del tramo recto para encontrar en la abscisa de este punto la carga de
preconsolidación.

CRITERIO DE SCHMERTMANN (1953)

Según Schmertmann, en la curva de compresibilidad se puede definir el punto (’v0; e0) que
corresponde a las condiciones de esfuerzo efectivo y relación de vacíos inicial, es decir las
condiciones de campo antes de cualquier incremento de presión. Así mismo, se puede extender el
tramo recto hasta la ordenada 0.42e0 y definir un punto para el cual los errores que se pueden
cometer en las pruebas no provocan cambios mayores en los resultados de los cálculos. Si al unir
los puntos definidos anteriormente no se corta la curva de compresibilidad se tiene una condición
de Normalmente Consolidado
Si es el caso que se corta la curva entonces se presenta la condición de sobreconsolidación en la que
a partir del punto (’v0; e0) se presenta una recta que representa la condición de recompresión hasta
interceptar el tramo de compresión virgen.

CALCULO DE ASENTAMIENTOS POR CONSOLIDACION

El asentamiento en arcillas puede estimarse de los resultados de ensayos de consolidación


unidimensional en muestras inalteradas. La expresión para calcular los asentamientos es la
siguiente:

𝐻𝑐 𝐶𝑠 𝜎′𝑣𝑚 𝐻𝑐 𝐶𝑐 𝜎′𝑣𝑓
𝑆= log ′ + log ′
1 + 𝑒0 𝜎𝑣𝑜 1 + 𝑒0 𝜎𝑣𝑚

Tradicionalmente, el asentamiento de arcillas saturadas se considera en tres fases:


ρi = asentamiento inicial, debido a la deformación a volumen constante.
ρc = asentamiento por consolidación, ocurre al escapar la presión de poros del suelo y transferir la
carga al esqueleto del suelo.
ρs = consolidación secundaria, la compresión que ocurre a esfuerzo efectivo constante, después que
se disipa la presión de poros.

TIEMPO DE CONSOLIDACIÓN

La consolidación es el resultado de la disipación gradual de la presión de poros del agua en un


estrato de arcilla saturada, que a su vez aumenta el esfuerzo efectivo que induce los asentamientos.
Este fenómeno se produce en un tiempo prolongado. Para conocer el tiempo de consolidación y el
grado de consolidación en un tiempo t después de la aplicación de carga se requiere conocer la
rapidez de la disipación de la presión de poros, para una condición de drenaje vertical, es decir
solamente en dirección z. Esta velocidad se determina obteniendo el Coeficiente de consolidación
Cv, a partir de ensayos de laboratorio. La expresión obtenida por Terzaghi con las siguientes
limitaciones:

1.- Como se tiene que el estrato de arcilla está colocado entre estrato de arena permeable, el exceso
de presión de poros al inicio (z-0) y al final del espesor (z= Hc) será inmediatamente disipada.
Entonces, H es la longitud máxima de recorrido del agua (Hc=2H). Esta condición se denomina
“drenaje doble”. Si no existe la capa arenosa inferior se denomina drenaje simple.

2.- El grado promedio de consolidación


del estrato de arcilla se define como
U=St/Smax
Donde: U= grado de consolidación
promedio
St= asentamiento del estrato de arcilla
en el tiempo t después de la aplicación
de la carga.
Smax = asentamiento máximo por consolidación que la arcilla experimentará bajo
determinada carga.

3.- La relación entre el tiempo de consolidación y el grado de consolidación obedece a una curva
teórica

Los ensayos de consolidación unidimensional permiten determinar el coeficiente de consolidación,


Cv, a partir de muestras ensayadas en laboratorio donde se presentan dos fronteras con material
drenante, una en el tope superior de la muestra y otra en el fondo. En el modelo geotécnico para
cálculo de asentamiento también se debe presentar esta disposición de los estratos drenantes. La
longitud Hc resulta entonces igual a la mitad del espesor del depósito compresible. La ecuación para
determinar el coeficiente de consolidación se presenta en la siguiente gráfica:
𝐻𝑐2
𝐶𝑉 = 𝑇𝑢 𝑡

Donde:
Cv= coeficiente de consolidación
Tu= Factor tiempo de la curva del grado
de consolidación (U%)
Hc= altura del semi espesor del estrato
compresible
t= tiempo de consolidación que origina
el grado de consolidación

Los coeficientes de consolidación, Cv, se obtienen a partir de los resultados de los ensayos de
laboratorio, de los cuales se obtienen las gráficas de tiempo – asentamiento en condiciones reales
del depósito
La Norma Ecuatoriana NEC-15 establece que se realizaran ensayos de consolidación unidimensional
en laboratorio, en muestras inalteradas, considerando en las curvas de compresibilidad los valores
de deformación para el 100% de la consolidación primaria, para cada incremento de carga analizado.