Você está na página 1de 12

MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

LA PRACTICA DEL SONDEO ELÉCTRICO VERTICAL


La práctica del método SEV implica la resolución de un problema planteado en
términos geológicos o geotécnicos. No obstante, antes de decidir la aplicación del método,
debe considerarse que existe contraste de resistividad entre la formación que desea estudiarse
y las que lo rodean, de lo contrario, el método no es aplicable.
Por otra parte, los resultados de una campaña de SEV se evalúan por la seguridad y
precisión de los resultados obtenidos, y para que estos resulten aceptables, se debe comenzar
por una adecuada programación de las tareas a realizar (ver: Orellana, 1976 y 1978), las que
en general deberían ajustarse a la siguiente secuencia:
1. Planteamiento del problema.
2. Recopilación de antecedentes
3. Programación del trabajo de campo
4. Relevamiento de campo
5. Procesamiento de los datos
6. Elaboración de un informe con detalle de las tareas realizadas, análisis geológico de
los resultados obtenidos, conclusiones y recomendaciones.
1. Planteamiento del problema
Aceptado que existe el suficiente contraste de resistividades que hace viable la
aplicación del método, debe considerarse además que el método SEV es aplicable cuando se
trata de medios más o menos horizontales y de gran extensión respecto de su profundidad. Es
decir, no es apto para investigación de fallas, diques, fracturas, filones, ni para localizar
cuerpos de reducida extensión.
Por otra parte, la topografía del terreno debe ser relativamente suave y sin
pronunciados accidentes ni heterogeneidades transversales.
A continuación, para la correcta planificación de las tareas a realizar debe especificarse
claramente él (o los) problemas que se desean investigar.
2. Recopilación de antecedentes
Para realizar una ajustada programación del trabajo de campo, y posteriormente una
acertada interpretación de los resultados, es indispensable efectuar el más completo análisis
de la documentación existente sobre la zona de trabajo. Esta información consiste
básicamente en:
Cartografía topográfica
Fotografía aérea
Imagen satelitaria
Informes geológicos
Secciones geológicas
Estudios geofísicos
Datos del subsuelo obtenidos por perforaciones
Además de cualquier dato de interés, sobre:
Vías de comunicación
Posibilidad de perturbaciones y obstáculos en el tendido de los cables
3. Programación del trabajo de campo
Una vez analizados los antecedentes disponibles, debe tomarse una serie de decisiones
sobre las tareas a realizar. Los puntos más importantes a definir son los siguientes

73
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

Densidad: Depende del carácter y fase de la investigación y de la estructura geológica de la


zona. Un estudio de reconocimiento se hará en una "escala" menor que uno de detalle. Por
otra parte, en general, los centros de los SEV deberían formar una red o malla cuadrada o
rectangular, pero, si la geología presenta rumbos definidos los SEV pueden ubicarse sobre
perfiles perpendiculares a dicho rumbo, separados una distancia dos a cinco veces mayor que
la adoptada para separar SEV contiguos en cada perfil.
Longitud de las Mediciones: La extensión de los sondeos (AB máximo) depende del objetivo de
la investigación. Lo conveniente es adoptar una extensión provisional que se irá modificando
sobre la marcha en función de los resultados que se vayan obteniendo. Esta extensión
provisional puede determinarse tomando el quíntuplo de la profundidad que se desea alcanzar,
si las capas superficiales son de resistividad igual o mayor que las infrayacentes. En caso
contrario (recubrimiento conductor) el factor cinco puede ser insuficiente.
Si se tiene idea aproximada del corte geoeléctrico que se espera encontrar se calcula la
curva teórica correspondiente y se decide en consecuencia.
Ubicación y Orientación: La ubicación y orientación de las alas deben adecuarse a las
condiciones topográficas y geológicas imperantes. Se efectúa con ayuda de mapas
(topográficos y geológicos), imágenes satelitarias, mosaicos aerofotográficos y, si se dispone
de ellos, fotografía aérea en pares estereoscópicos. En lo posible, las alas deben disponerse
sobre una curva de nivel y no pasar nunca sobre fallas o contactos geológicos aflorantes o sub-
aflorantes.
Mediciones de Apoyo: Incluyen la medición de “sondeos paramétricos” y “tomas de
resistividad”, los primeros son sondeos cuidadosamente medidos en puntos de geología
conocida, generalmente por existencia de perforaciones con perfil estratigráfico disponible;
las segundas, mediciones en puntos donde aflora la formación objeto o alguna otra del perfil
geológico de la zona de interés.
4. Trabajo de campo
El procedimiento de medición es muy sencillo, y como lo remarca Pinciroli (2000), no
requiere instrumentos muy sofisticados. Una característica importante de éstos es que, siendo
todo lo precisos que es necesario, son igualmente resistentes como para soportar las exigentes
condiciones de las campañas tanto como los rigores de los traslados a los que deberán ser
sometidos (ver Anexo Nº 3)
RESISTIVÍMETRO GEOELEC Mod. RD 10
Componentes:
Convertidor de 250 W de potencia máxima con
alimentación de 12 V ± 2 V.
Amperímetro de dos alcances: 200 mA y 2000
mA, con memoria para el último valor tomado.
Voltímetro de tres alcances: 20mV; 200mV y
2000mV, con compensador manual de
potenciales naturales. Alimentación 6 pilas AA
de 1.5V.
Accesorios: Electrodos impolarizables de Cu/
SO4Cu y electrodos de corriente de Aº Inox.
Por otra parte, es de la mayor importancia no descuidar su mantenimiento y control,
que incluye revisiones periódicas y comprobaciones frecuentes de su calibrado, una condición
que hace al rigor experimental que se debe perseguir, puesto que, como lo remarca Orellana
(1982): “Las mediciones de campo que se efectúan en Prospección geoeléctrica son
comparables a las mediciones de laboratorio que se realizan en el curso de una investigación
científica”, no obstante, el medio en el que se realizan es mucho más agresivo que el de un
74
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

laboratorio, por lo que hay que extremar los cuidados y controles sobre todas las operaciones
inherentes.
Resistivímetro SARIS de Scintrex
Es una combinación de transmisor y receptor
Potencia: 100 vatios, 500 voltios, 1 amp.
Impedancia interna: 11 MΩ.
Ciclos de 5 o 6 Hz para resistividad.
Nº de ciclos: 1 a ∞.
4 Ventanas para IP.
Micro procesador, memoria interna, pantalla
para gráficos.
Soporta sistemas de cables multielectródicos, que
se arman conforme a los requerimientos.
Ajuste automático de corriente para consumo
mínimo de energía.
Diseño modular que permite futuras expansiones.
Para tener una idea de las características que debe poseer el instrumental, conviene
analizar por separado las características de los circuitos implicados en las mediciones. Pese a
que muchos de los instrumentos modernos (como el SARIS) utilizan corrientes conmutadas
de baja frecuencia, los datos obtenidos no difieren prácticamente de los obtenidos con
corriente continua, por lo que en el análisis que se hace a continuación, se considera que es
este el caso, propio de instrumentos como el Resistivímetro GEOELEC.
Circuito de emisión
Está conformado por la fuente de energía, los cables de transmisión, un amperímetro
para medir la corriente que circula por el circuito y las tomas de tierra, consistentes
habitualmente en clavos metálicos de entre 0,5 m y 1 m de largo y sección de 20 mm de
diámetro, esquematizado en los gráficos de la fig. 89.
RF
A
RC
A B
RA RB
Esquema práctico Circuito equivalente
Fig. 89: Circuito de corriente
Se debe tener en cuenta que, en primera instancia, las lecturas de la diferencia de
potencial entre los electrodos correspondientes deben ser lo suficientemente grandes como
para que las limitaciones en la apreciación del instrumento de lectura no introduzcan un error
por encima de la tolerancia, en tal sentido se debe tener en cuenta que:
Iaρ
∆V ∝ (127)
L2
es decir, ∆V tiene una dependencia directa con la corriente que circula en el circuito de
corriente, la que a su vez depende del potencial de energización U de la fuente utilizada y de
las resistencias del circuito, según:
U
I= (128)
RF + RC + RA + RB

75
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

Donde RF, RC, RA, y RB son las resistencias de la fuente, del cable y de contacto en A y
B, respectivamente. Las dos primeras son fijas (dependen del instrumento empleado) no así
las segundas, sobre las que se puede hacer alguna consideración.

Resistencias de contacto: A

Suponiendo que el contacto en A es puntual, la I


resistencia de la porción semiesférica del terreno entre r1 y r2
alrededor del electrodo (fig. 90), será: r2
r1
V − V2 ρ  1 1  ρ r2 − r2 ρ dr ρ
R= 1 =  −  = ≅ (129)
I 2π  r1 r2  2π r1r2 2π r 2

Fig. 90: Electrodo puntual

Lo que implica que la resistencia de las r1 r2 R


sucesivas capas semiesféricas en que puede dividirse
(m) (m) (Ω)
0,01 0,1 1432
el terreno alrededor del electrodo, decrecen con el
0,1 0,2 79
cuadrado de la distancia y las capas de mayor radio
0,2 0,3 26
influyen muy poco, como puede verse en el cuadro de
1 1,1 16
la derecha donde se ha tomado ρ = 100 Ω.m como 10 10,1 0,014
resistividad del terreno 10 11 0,14
100 110 0,014
0,01 ∞ 1575
En la práctica se utilizan electrodos cilíndricos (fig. 91), en cuyo caso:

ρ 2l
R= ln (130)
2π l r
de modo que si:
ρ
ρ = 100 Ω.m; r = 1,5 cm l
l (m) R (Ω)
0,5 134 r
1 78
Fig. 91: Electrodo cilíndrico

de manera que siendo la resistencia de contacto de los electrodos un factor que limita el valor
de I, debe tenerse presente que esta última se puede hacer mayor tanto elevando U, como
disminuyendo RA y RB:
a) clavando más profundamente los electrodos A y B.
b) disminuyendo ρ en las inmediaciones de los electrodos mojando el suelo con agua
salada.
c) transformando A y B en toma tierras de varios electrodos unidos entre sí.
Circuito de recepción
Está conformado por un instrumento de medición de potencial, habitualmente un
milivoltímetro electrónico, los cables de conexión y dos electrodos de potencial (fig. 92).

76
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

RI
mV mV
RM ∆V’ RN
M N
∆V
Esquema práctico Circuito equivalente
Fig. 92: Circuito de recepción
Siendo ∆V el valor a medir y ∆V' el que realmente se mide, resulta que:
RI
∆V' = ∆V (131)
RI + RM + RN
por lo que el error cometido será:
RM − RN
e = ∆V − ∆V' = ∆V (132)
RI + RM + RN
que se hará despreciable cuando RI es muy grande, es decir, si se utiliza un instrumento de alta
impedancia (no menor que un mega ohm) como realmente ocurre en la práctica.
polarización de electrodos:
Si M y N son metálicos, en contacto con los electrolitos del suelo se comportan como
semi elementos de una pila eléctrica, por lo que es aconsejable (casi obligatorio cuando se
trabaja con corriente continua) el uso de electrodos impolarizables de Cu-SO4Cu.
corrientes perturbadoras:
En MN además de ∆V, debida al campo generado, se reciben tensiones perturbadoras
de origen natural (PE, corrientes telúricas) y artificial (ruido eléctrico de origen urbano o
industrial o provocado por instalaciones eléctricas relativamente cercanas)
Para neutralizar las corrientes perturbadoras
mV
variables (alternas) se pone a la entrada del
instrumento un filtro pasa bajos que reduce su
amplitud a valores despreciables
Para eliminar las corrientes perturbadoras
M N constantes se incluye en el circuito un dispositivo de
compensación alimentado por una pila común y un
divisor de tensión con regulación “Gruesa” y “Fina”
Fig. 93: Circuito compensador (fig. 93).
5. Mediciones de campo
Referido al dispositivo Schlumberger (fig. 94), los SEV pueden clasificarse en función
de la distancia final AB entre electrodos de corriente (adoptada habitualmente como la
longitud del dispositivo) según se muestra en la tabla siguiente, con una indicación del campo
de aplicación de cada uno de las clasificaciones adoptadas.
TIPO DE SEV RANGO DE LONGITUD PRINCIPAL APLICACIÓN
SEV cortos AB hasta 250 m Ing. Civil y Arqueología
SEV normales 250 m < AB < 2.500 m Hidrogeología
SEV largos 2.500 m < AB < 25.000 m Prospección petrolera
SEV muy largos máximo actual 1.200 km Investigación Geofísica

77
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

A
←←
←← mV ←←
←←
1m

Fig. 94: Dispositivo Schlumberger


Los conceptos siguientes involucran principalmente a los "SEV normales", cuyo rango
abarca a la mayor parte de los que se miden en la práctica. En todos ellos es habitual utilizar
una planilla de campo, con los campos necesarios para los datos inherentes a cada SEV.
UBICACIÓN: AB/2 MN I ∆v ρa
Ea. El Mangrullo (m) (m) (mA) (mV) (W.m)
Pdo. de Olavarría 2 1 4,2 13,5 37,9
Prov. de Bs. As. 3 1 8,1 12,4 42,1
4 1 6,3 5,9 46,3
SEV Nº 1 NE-SW 5 1 16,6 9,8 45,9
6,5 1 30,3 9,8 42,7
FECHA: 8 1 35,5 7,1 40,1
05/10/2002 10 1 50,8 5,7 35,2
13 1 115 7,2 33,2
INSTRUMENTO: 16 1 149 5,7 30,7
GEOELEC 035-95 20 1 136 3,2 29,5
25 1/10 185/60 2,7/11 28,7/34,6
OPERADOR: 32 1/10 176/69 1,7/8,3 31,1/37,7
Marco C. R. 40 10 142 12,2 42,5
50 10 111 7,4 51,8
OBSERVACIONES: 65 10 156 7,9 66,8
A 100 m del molino 80 10 187 7,1 76
Arena fina c/gravilla 100 10 199 5,4 85

Fuera de los datos generales como Nº de SEV, Ubicación, Orientación, Fecha de


medición, Operador e Instrumento, el cuerpo de la planilla debe contener una tabla como la
anterior y una cuadrícula (en coordenadas logarítmicas) para ir dibujando la curva de campo
(fig. 95) conforme se avanza con la medición.
1000 La fig 95 muestra las dos series
de puntos correspondientes a la planilla
anterior. Los puntos con MN = 1m y
MN = 10m y AB/2 iguales, constituyen
el "empalme". Como todos los métodos
100 de interpretación requieren de una
curva continua (la curva de campo), el
ρ a (Ω .m)

salto de empalme debe ser salvado


desplazando uno de los tramos
paralelamente al eje de ordenadas.
10
Posteriormente esta curva
tendrá que ser digitalizada según lo
requiera el método numéricos aplicado,
CRA (MN=1m) CRA (MN=10m) la que será considerada entonces como
1 la curva de resistividad aparente
1 10 AB/2 (m ) 100 1000 observada (CRAO).
Fig. 95: Datos de campo

78
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

6. Interpretación
El objeto de una campaña de SEV es la determinación de la estructura del subsuelo,
por lo que efectuadas las mediciones de campo quedan por desarrollar dos importantes etapas:
a) Obtener la distribución de la resistividad en el subsuelo (el corte geoeléctrico)
b) Encontrar el significado geológico de tales resistividades (el corte geológico)
Es decir, no sólo debe buscarse que la CRA del modelo (el corte geoeléctrico) ajuste
con la curva de campo, sino que además, el corte geoeléctrico sea coherente con los SEV
contiguos y con la información geológica disponible.
a) el corte geoeléctrico
Dada una CRA de campo, todos los métodos de interpretación de SEV, conducen a la
obtención de un corte geoeléctrico (resolución del problema inverso) cuya curva de
resistividad aparente calculada (curva teórica, obtenida resolviendo el problema directo)
difiera de la anterior en menos de un error predeterminado.
Si bien actualmente se usan con exclusividad los métodos numéricos de interpretación,
antes de la difusión del uso de las computadoras personales eran usuales los métodos basados
en el uso de catálogos de curvas patrón para casos preestablecidos, los métodos utilizados eran
los de superposición y reducción por punto auxiliar, exclusivamente gráficos (Orellana y
Mooney, 1966)
métodos gráficos
Requieren de una colección más o menos amplia de curvas de dos y tres capas, como
los catálogos de la CGG (1955), Orellana y Mooney (1966) o el de la Rikjwaterstaat (Van
Dam et al, 1969)
Si las curvas de campo son coherentes con modelos de dos y tres capas la
interpretación puede hacerse por simple superposición de aquellas con las del catálogo.
Para curvas con mayor número de capas se recurre al método de reducción que pasa
por sustituir varias capas por una capa equivalente, en tal caso el más difundido es el método
de Ebert-Kalenov basado en gráficos auxiliares (Orellana y Mooney, 1966)
No es práctico para curvas de más de seis o siete capas ni cuando el corte incluye capas
muy delgadas.
métodos numéricos
Con el desarrollo de las computadoras personales, resolver el problema directo quedó
al alcance del prospector, con lo que éste puede disponer en pocos segundos de curvas de
resistividad aparente teóricas que comparadas con los datos de campo permiten la obtención
de modelos satisfactoriamente coherentes con los datos de campo mediante aproximaciones
sucesivas.
En muchos de los programas utilizados en la actualidad, ni siquiera es necesario
sugerir un primer modelo, ya que el mismo se obtiene directamente con base en los datos, en
cuyo caso las curvas de campo deben expresarse mediante valores de ρa para AB/2
equiespaciados en la escala logarítmica, lo que habitualmente obliga a la interpolación y
extrapolación de los valores realmente obtenidos en las mediciones.
a) de aproximaciones sucesivas:
Propuesto por Johansen (1975), requieren de un modelo inicial aproximado que puede
obtenerse gráficamente o por estimación a partir de información antecedente.
Se calcula la CRA del modelo inicial (CRAT) mediante, por ejemplo, el método de
convolución (pág. 42 y 67), se la compara con la curva de campo (CRAO) y con base en las

79
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

discrepancias observadas se busca un mejor ajuste, modificando uno o más parámetros del
modelo inicial, recalculando la CRAT y comparándola nuevamente con la CRAO. El proceso
se repite hasta conseguir un corte geoeléctrico cuya CRAT ajuste satisfactoriamente con la
CRAO.
El número de iteraciones depende de lo acertado del modelo inicial y de la experiencia
del interpretador.
ENTRADA:
CRAO (observada)
Modelo inicial

Cálculo de la CRAT
Cálculo de TR
(del modelo)

Comparación entre:
CRAT y CRAO
SALIDA:
Modificación de Corte geoeléctrico
parámetros del No Ajuste Si CRAT
modelo Error

Fig. 96: Método de Johansen (diagrama de flujo)

b) sin modelo inicial:


Entre los más utilizados están los de Zohdy (1975, 1989)
b1) ZOHDY 1975: Se basa en la similitud entre CRA y CDZ y requiere la digitalización de la
curva de campo según el espaciamento requerido por el filtro a utilizar en el proceso de
convolución (en el caso del programa de Zohdy (1973) son seis puntos por década puesto que
utiliza el filtro de 9 coeficientes de Ghosh (1971b), de tres puntos por década con doble
pasada (ver fig. 81).

ENTRADA:
CRAO (observada)

CDZ = CRAO

cálculo de ρi,Ei a partir de CDZ

Cálculo de la CRAT
Cálculo de TR
(del modelo)

Comparación entre:
CRAT y CRAO
SALIDA:
Modificación Corte geoeléctrico
de CDZ No Ajuste Si
CRAT; T; S; CDZ
Fig. 97: Método de Zohdy 1975 (diagrama de flujo)

80
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

Estos valores (ρρa,o) se consideran puntos angulosos (ρ ρm,1) de la CDZ del corte
aproximado inicial, con base en estos parámetros se calcula dicho corte (el inicial) y,
convolución mediante, la CRA teórica (CRAT) que se compara con la de campo (CRAO).
Con base en las discrepancias se corrige la CDZ y se repite el procedimiento hasta llegar a un
modelo satisfactorio
b2) ZOHDY 1989: Es un método iterativo para la interpretación automática de sondeos
Schlumberger y Wenner, basado en la obtención de profundidades a partir de los
espaciamientos electródicos y resistividades ajustando las resistividades aparentes.
El método se fundamenta en que la forma de una curva de SEV acompaña la forma de
la CRV. Cuando la resistividad verdadera crece (o decrece) con la profundidad, la resistividad
aparente también crece (o decrece) conforme aumenta el espaciamiento interelectródico.
Por otra parte, un cambio de la resistividad verdadera, se manifiesta en la CRA
siempre para un espaciamiento electródico mayor que la profundidad a la que aquel ocurre
(retraso de los máximos y mínimos). Es decir, una CRA está desfasada, hacia la derecha,
respecto a la CRV.
Además, la amplitud de 1000
una CRA es siempre menor (a lo
ρ ; ρ a (Ω .m)

sumo igual) que la amplitud de


la CRV correspondiente, y
ambas tienen las mismas
100
asíntotas horizontales (Ecs. 123
y 124)
Por otra parte, si en un
modelo multicapa cambia la 10
resistividad verdadera de una
capa gruesa, en el
correspondiente segmento de la
CRA la resistividad aparente CRV (1) CRA (1) CRV (2) CRA (2)
1
cambia concordantemente, y el 1 10 100 1000 10000
z; AB/2 (m )
máximo cambio en resistividad
aparente es aproximadamente Fig. 98: Variaciones concordantes de la resistividad
igual al cambio neto en la
resistividad verdadera.
Cuestiones observables en la fig. 98 en la que se han graficado dos curvas
Schlumberger de cinco capas y sus CRV, que ilustran la relación espacial entre:
espaciamientos electródicos - profundidad y resistividad aparente - resistividad verdadera.
El gráfico muestra también que el cambio máximo en resistividad aparente es
aproximadamente igual al cambio en resistividad verdadera.
El procedimiento iterativo (ver también Zohdy et al, 1989) parte de un modelo inicial
en el que:
a) El número de capas es igual al número de puntos digitalizados de la curva observada.
b) Las profundidades de las capas son iguales a los espaciamientos electródicos digitalizados
(que son equiespaciados en la escala logarítmica)
c) Las resistividades verdaderas del modelo son iguales a las resistividades aparentes.
d) Se calcula, por convolución con el filtro elegido, la curva teórica correspondiente a este
modelo multicapa que se compara con la curva de campo, calculándose luego el error
medio cuadrático porcentual (rms%) mediante la ecuación:

81
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

2
 ρ oj − ρ cj 
N

∑  
 ρ 
rms% =
j=1
 oj  * 100 (133)
N

dónde:
ρoj = ja resistividad aparente “observada”
ρcj = ja resistividad aparente calculada
N = número de puntos de resistividad aparente digitalizada (j = 1 a N)

Determinación de los espesores


Se multiplican luego todos los espesores por 0,9, lo que implica una reducción de estos
en un 10 % (monto pequeño y arbitrario). Se calcula el nuevo rms% para la CRV obtenida y
se lo compara con el anterior. Repitiendo los pasos anteriores hasta encontrar el rms%
mínimo, con lo que se habrá logrado que las curvas en juego se pongan en fase.

Determinación de las resistividades


Ajustados los espesores, encontraremos que para cada espaciamiento electródico de las
curvas observada y calculada, la resistividad aparente calculada para el jo espaciamiento, es
menor (o mayor) que la correspondiente resistividad aparente observada, por lo que la
correspondiente resistividad verdadera de la ja capa debe ser incrementada (o decrementada)
de modo que aumente el valor de la resistividad aparente calculada (o disminuya). Operación
que se realiza iterativamente mediante la Ec. 134, en la que la correspondiente resistividad de
capa es ajustada a un mayor o menor valor al ser multiplicada por la razón entre la resistividad
aparente observada y la resistividad aparente calculada.

ρ o ( j)
ρ i +1 ( j) = ρ i ( j) * (134)
ρ ci ( j)
donde:
i = número de iteración
j = ja capa y jo espaciamiento
ρi(j) = ja resistividad de capa de la ia iteración
ρci(j) = resistividad aparente calculada del espaciamiento jo para la ia iteración
ρo(j) = resistividad aparente observada del jo espaciamiento
Se calcula luego la nueva CRA utilizando las resistividades de capa ajustadas y luego
el nuevo rms% que se compara con el rms% obtenido previamente.
Se repiten los pasos anteriores hasta encontrar que se cumple alguna de las siguientes
condiciones:
a) se encuentra un mínimo prescripto de rms% (por ejemplo, menor que 2 % respecto
de la curva de campo)
b) la lentitud en lograr un mejoramiento en el ajuste es grande (menos que 5% de
reducción entre sucesivos rms%)
c) se alcanzó un número máximo de iteraciones (por ejemplo: 30)
d) el rms% crece en vez de disminuir.

82
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

ENTRADA:
CRV1 = CRAO Cálculo de
CRAO CRAT1
(digitalizada)
Cálculo
Cálculo de (rms %)1 entre: de TR
CRAT1 y CRAO

CRVi+1 = CRVi con Eij*0.9

CRVi+1 =
sí rmsi+1 < rmsi no = CRVi con ρij
corregidos

SALIDA:
Corte geoeléctrico no rmsi+1 < rmsi sí
CRAT

Fig. 99: Método de Zohdy 1989 (diagrama de flujo)


Ejemplo
En el gráfico de la fig. 100 se muestra el caso de una curva de campo (CRAO)
digitalizada a razón de 6 puntos por ciclo logarítmico, en razón de que en el proceso de
interpretación se utiliza el filtro de Byson Ltd. de 29 coeficientes (el programa de Zohdy y
Bisdorf utiliza el filtro de O'Neill (1975) de 20 coeficientes y también 6 puntos por década).
1000

100
(Ω .m)
a
ρ; ρ

10
CRAO (Curva digitalizada)
CRV1 (Modelo inicial)
CRA1 (curva de Resist. Ap. del modelo)
1
0,1 1 10 100 1000 10000
z;; AB/2 (m )

Fig. 100: El modelo inicial


El modelo inicial (CRV1) tiene 21 capas, tantas como puntos la CRAO.
La CRA1, correspondiente al modelo inicial, muestra el corrimiento hacia la derecha
de los máximos y mínimos respecto a los el modelo (o lo que es igual en este caso, respecto a
los de la CRAO) El rms % entre la CRA1 y la CRAO es de 29,17 %.

83
MÉTODOS ELÉCTRICOS DE PROSPECCIÓN LA PRÁCTICA DEL SEV

1000

100
(Ω .m)
ρ; ρ a

10
CRAO (Curva digitalizada)
CRV2 (modelo con prof. ajustadas)
CRA2 (modelo ajustado)
1
0,1 1 10 100 1000 10000
z ; AB/2 (m )

Fig. 101: Ajustadas las profundidades, las CRA están en fase


Se multiplican las profundidades del modelo inicial por 0,9 con lo que las
profundidades se reducen en un 10 % y el rms % disminuye. Se repite el procedimiento hasta
encontrar el rms % mínimo. En esta instancia, la CRA del modelo está en fase con la CRAO
(fig. 101), y los espesores resultantes son adoptados como los del modelo final. El rms % al
finalizar esta fase de la interpretación es de 18,20%.
El siguiente paso es el ajuste de resistividades. Se realiza mediante un proceso de
iteración en el que las resistividades del modelo se corrigen con aplicación de la Ec. 134 hasta
concluir el proceso.
En el caso del ejemplo el proceso se interrumpió al cabo de 19 iteraciones, cuando rms
< 2 % (fig. 102)
1000

100
ρ; ρ (Ω .m)

10

CRAO (Curva digitalizada)


CRV3 (Corte ajustado)
CRA3 (del corte ajustado)
1
0,1 1 10 z;; AB/2 (m ) 100 1000 10000

Fig. 102: Ajuste final

84