Você está na página 1de 15

PRINCIPALES MODIFICACIONES A LA LPAG (LEY DEL

PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO GENERAL) POR EL D.L. 1272


DEL 21-12-2016

Título Preliminar

– Tomando en cuenta que la LPAG se aplica a las personas jurídicas bajo


el régimen privado que prestan servicios públicos o ejercen función
administrativa, en virtud de concesión, delegación o autorización del
Estado, sus procedimientos se rigen por lo dispuesto en esta norma, en lo
que fuera aplicable de acuerdo a su naturaleza privada (art. I).

– Se reconoce la preponderancia de la LPAG sobre otras leyes que regulan


procedimientos especiales las cuales no pueden establecer condiciones
menos favorables a los administrados a las previstas en la LPAG. (art. II).

Otras modificaciones:

Principios del procedimiento administrativo

– El debido procedimiento comprende también, entre otros, los derechos


a ser notificados; a acceder al expediente; a refutar los cargos imputados;
a presentar alegatos complementarios; a solicitar el uso de la palabra; a
obtener una decisión emitida por autoridad competente y en un plazo
razonable; y, a impugnar las decisiones que los afecten. (art. IV numeral
1.2).

– El principio de conducta procedimental o buena fe procedimental


comprende también la prohibición a la autoridad de no actuar contra sus
propios actos, salvo los supuestos de revisión de oficio (art. IV numeral
1.8)

– Por el principio de predictibilidad o de confianza legítima, la autoridad


debe brindar información veraz, completa y confiable sobre cada
procedimiento, a fin que, en todo momento (no sólo al principio), el
administrado conozca los requisitos, trámites, duración estimada y
resultados posibles que se podrían obtener. Asimismo, las actuaciones de
la autoridad son congruentes con las expectativas legítimas de los
administrados razonablemente generadas por la práctica y los
antecedentes administrativos, salvo que se aparte de ellos explícitamente y
por escrito. La autoridad no puede actuar arbitrariamente y no puede
variar irrazonable e inmotivadamente la interpretación de las normas
aplicables. (art. IV numeral 1.15).
– Se han incorporado tres nuevos principios: Por el principio del ejercicio
legítimo del poder la autoridad ejerce única y exclusivamente las
competencias atribuidas para la finalidad prevista en las normas,
evitándose el abuso del poder. Por el principio de responsabilidad, la
autoridad responde por los daños ocasionados contra los administrados
como consecuencia de su mal funcionamiento. Finalmente, por el
principio de acceso permanente, la autoridad debe facilitar información
a los administrados, para que siempre conozcan el estado de su
procedimiento y a acceder y obtener copias de los actuados.

Sobre los actos administrativos

– Para que un acto administrativo cuente con un contenido válido,


cualquier cuestión que haya sido apreciada de oficio debe haber sido
puesta en conocimiento del administrado otorgándole un plazo no menor a
cinco (5) días para que exponga su posición y aporte las pruebas
pertinentes. (art. 5.4).

– Todos los informes, dictámenes o similares que fundamenten la decisión,


deben ser notificados al administrado conjuntamente con el acto
administrativo (art. 6.2). No es nula la decisión de la segunda instancia
que de manera distinta valore los medios probatorios o interprete las
normas, en el entendido que dicha decisión ampare parcial o totalmente el
recurso impugnatorio. (art. 6.3)

– Los actos de administración interna pueden ser de eficacia anticipada a


su emisión, sólo si fuera más favorable a los administrados, y siempre que
no lesione derechos fundamentales o intereses de buena fe (art. 7.1).

Nulidad de los actos administrativos

– La nulidad de un acto administrativo debe ser dispuesta por el órgano


competente (en vía de reconsideración o apelación), pero además se debe
disponer lo conveniente para hacer efectiva la responsabilidad del emisor
del acto inválido, en los casos en que se advierta ilegalidad manifiesta (art.
11.3).

Eficacia de los actos administrativos

– La notificación debe realizarse en día y hora hábil, salvo regulación


especial diferente o naturaleza continuada de la actividad (art. 18.1).
Asimismo, la prelación de la notificación, bajo sanción de nulidad, es:
notificación personal; mediante telegrama, correo certificado, telefax u otro
medio con acuse de recibo; y por publicación vía edictos (art. 20.2). En el
caso de notificación por correo electrónico no aplica la prelación,
entendiéndose válidamente efectuada cuando la entidad reciba la
respuesta de recepción en un plazo máximo de dos (2) días útiles; si no
hay respuesta se realiza la notificación personal. Lo anterior, sin perjuicio
de la notificación por casilla electrónica, cuando esto haya sido aceptado
por el administrado (art. 20.4).

– En orden con lo anterior se ha derogado el art. 161 sobre notificaciones


del Texto Unico Ordenado de la Ley General de Minería.

Del procedimiento administrativo

– Se ha creado el “Procedimiento Administrativo Electrónico” el cual se


desarrolla total o parcialmente a través de tecnologías y medios
electrónicos, y consta en un expediente electrónico. Dicho procedimiento
debe respetar los mismos derechos, deberes y principios previstos en la
Ley y tiene la misma validez que el procedimiento tradicional, para lo cual
mediante Decreto Supremo se aprueban sus lineamientos (art. 29-A).

Calificaciones de procedimientos administrativos

– Se han considerado adicionalmente como procedimientos de


aprobación automática, aquellos que habiliten el ejercicio de derechos
preexistentes del administrado (antes eran considerados procedimientos
de evaluación previa sujeta a silencio positivo) y la inscripción en registros
administrativos. La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) se
encuentra facultada para determinar los procedimientos sujetos a
aprobación automática, los cuales son de obligatoria adopción, a partir del
día siguiente de su publicación en el Diario Oficial, sin necesidad de
actualización previa del TUPA (art. 31.4 y 31.5).

– Se ha establecido una labor más amplia en la fiscalización posterior, la


cual se aplica también a procedimientos de evaluación previa en los que ha
operado el silencio positivo, con un máximo de ciento cincuenta (150)
expedientes por semestre (art. 32.2). Asimismo, se han incrementado las
multas de entre 5 a 10 UIT cuando se compruebe fraude o falsedad en la
declaración, información o en la documentación presentada y la
incorporación del administrado en la Central de Riesgo Administrativo, a
cargo de la PCM (art. 32.4).

– Se han incorporado las principales normas del silencio positivo y


negativo previstas en la Ley 29060 (ahora derogada), con ciertas
precisiones (arts. 33, 33-A, 33-B y 34): Los procedimientos sujetos a
silencio positivo son aquellos no sujetos a silencio negativo y los recursos
destinados a cuestionar la desestimación de una solicitud cuando el
particular haya optado por la aplicación del silencio administrativo
negativo. La PCM se encuentra facultada para determinar los
procedimientos sujetos a silencio positivo. Para acreditar el silencio
positivo, basta la copia del cargo respectivo de la solicitud del
administrado o del correo electrónico en el caso de procedimientos
administrativos electrónicos. Los procedimientos de petición graciable y de
consulta se rigen por su regulación específica.

Entre los procedimientos sujetos a silencio negativo se han incluido en la


norma general a los procedimientos de promoción de inversión privada.
Por Decreto Supremo se puede ampliar la lista de procedimientos en los
que se afecte significativamente el interés público.

Las autoridades pueden dar a sus procedimientos la calificación como


silencio positivo en sus TUPAs, con excepción de los procedimientos
trilaterales y en los que generen obligación de dar o hacer del Estado,
cuando sus efectos reconozcan el interés del solicitante, sin exponer
significativamente el interés general.

– Los procedimientos, requisitos y costos se establecen por normas


específicas, por lo que en los TUPAs no se pueden crear procedimientos ni
establecer nuevos requisitos, salvo la determinación de las tasas
aplicables. Lo anterior no es aplicable a los órganos reguladores que
cuentan con autonomía normativa (art. 36.1). En el caso de los
procedimientos a cargo de personas jurídicas privadas que prestan
servicios públicos o ejercen función administrativa, deben ser debidamente
publicitados (art. 36.4).

– Mediante Decreto Supremo se aprueban procedimientos


estandarizados de obligatoria aplicación por las entidades competentes
para tramitarlos, las que no podrán modificarlos o alterarlos y deberán
incorporarlos en sus respectivos TUPAs. (art. 36-A).

– Los títulos habilitantes emitidos tienen vigencia indeterminada, salvo


disposición en contrario de ley especial. Si se comprueba el cambio de las
condiciones indispensables para su obtención y previa fiscalización, se
podrá dejar sin efecto el título habilitante. (art. 36-B).

Sobre los TUPAs

– Se han efectuado ligeras modificaciones a la regulación del contenido de


los TUPAs resaltándose que para aquellos servicios que no sean prestados
en exclusividad, las entidades a través de Resolución del Titular del Pliego
establecen los requisitos y costos, respetando lo establecido en el Artículo
60 de la Constitución y las normas sobre represión de la competencia
desleal (art. 37.4).

– La norma que aprueba el TUPA se publica en el diario oficial El Peruano


no importando si las entidades no tienen alcance nacional (art. 38.2).
Adicionalmente, se publica en el portal del mismo diario, en el Portal de
Servicios al Ciudadano y Empresas – PSCE y en el respectivo Portal
Institucional, así como mediante su ubicación en lugar visible de cada
entidad (art. 38.3 y 38.4).

– La modificación del TUPA, en tanto no implique la creación de nuevos


procedimientos, incremento de derechos de tramitación o requisitos, puede
realizarse también por Resolución de Consejo Directivo de los Organismos
Reguladores (art. 38.5).

Información y documentación

– Todas las entidades tienen la obligación de permitir a otras,


gratuitamente, el acceso a sus bases de datos y registros para consultar
sobre información requerida para el cumplimiento de requisitos de
procedimientos o servicios prestados en exclusividad (art. 39-A.1).

– Se han realizado algunas precisiones a la documentación prohibida de


solicitar, agregándose además aquella que se acreditó o debió acreditarse
en una fase anterior o para obtener la culminación de un trámite anterior
ya satisfecho (art. 40.1.9) y toda aquella información o documentación que
las entidades administren, recaben, sistematicen, creen o posean respecto
de los usuarios o administrados que están obligadas a suministrar o poner
a disposición de las demás entidades que las requieran para la tramitación
de sus procedimientos y para sus actos de administración interna (art.
40.1.10).

– Junto con las copias simples en reemplazo de documentos originales o


copias legalizadas notarialmente de tales documentos, se debe acompañar
una declaración jurada del administrado sobre su autenticidad. Asimismo,
se ha eliminado la exigencia de copias autenticadas por los fedatarios
institucionales (art. 41.1). Por Decreto Supremo se puede ampliar la
relación de documentos originales que pueden ser reemplazados por
sucedáneos.

– Salvo norma especial, las entidades no pueden cuestionar la validez de


actos administrativos emitidos por otras entidades que son presentados
para cumplir los requisitos de los procedimientos a su cargo, no pudiendo
tampoco suspender la tramitación de los procedimientos a la espera de
resoluciones o información provenientes de otra entidad (art. 41-A).

– En el caso de documentos emitidos por autoridades gubernamentales o


por terceros que el administrado presente, éste debe verificarlas con la
debida diligencia y de manera razonable (art. 42.1).

Derechos de tramitación
– La aplicación de los criterios, procedimientos y metodologías aprobados
por decreto supremo es obligatoria para la determinación de costos de los
procedimientos y servicios prestados en exclusividad para todas las
entidades públicas en los procesos de elaboración o modificación del TUPA
respectivo, pudiendo la entidad aprobar derechos de tramitación
menores. Asimismo, mediante Decreto Supremo se pueden aprobar los
derechos de tramitación para los procedimientos estandarizados, que son
de obligatorio cumplimiento a partir de su publicación en el Diario Oficial
(art. 44.6 y 44.7).

– Para que el costo de un derecho de tramitación sea superior a una (1)


UIT se requiere autorización de la PCM, la cual no es aplicable en los casos
en que ésta haya aprobado derechos de tramitación para los
procedimientos estandarizados (art. 45.1).

– Se ha eliminado la previsión por la que no existe condena de costas en


ningún procedimiento administrativo. Ahora más bien, en el caso de los
procedimientos trilaterales, las entidades podrán ordenar la condena de
costas y costos por la interposición de recursos administrativos
maliciosos o temerarios (art. 47.2).

– Se han definido las competencias de la PCM en relación al


cumplimiento de las normas por parte de las entidades, su supervisión,
etc. (art. 48).

– Se ha previsto que también en los procedimientos que se encuentran


sujetos a silencio positivo, los administrados quedan liberados de la
exigencia de iniciar ese procedimiento si no se ha publicado el TUPA o si
se ha publicado sin cumplirse los procedimientos. La suspensión de esta
prerrogativa de la autoridad concluye a partir del día siguiente de la
publicación del TUPA, sin efecto retroactivo (art. 49).

– Pueden tercerizarce todas las actividades vinculadas a los


procedimientos y servicios prestados en exclusividad distintas a la emisión
de los actos administrativos o cualquier resolución, salvo disposición
distinta (art. 49-A).

– Se ha incorporado el artículo 49-B que define el rol de la Contraloría


General de la República en relación al cumplimiento de las previsiones
sobre los procedimientos.

Sobre los administrados

– Los administrados tienen derecho a: no presentar los documentos


prohibidos de solicitar las entidades, a emplear los sucedáneos
documentales y a no pagar tasas diferentes a las debidas; en caso de
renovaciones de autorizaciones, licencias y similares, se entiendan
automáticamente prorrogados en tanto hayan sido solicitados durante la
vigencia original, y mientras la autoridad instruye el procedimiento de
renovación y notifica la decisión definitiva (art. 55 incisos 12 y 13).

Sobre la autoridad administrativa

– Las entidades o sus funcionarios no pueden dejar de cumplir con la


tramitación de procedimientos, siendo nulo de pleno derecho todo acto en
contrario (art. 63.4).

– Procede también la delegación de competencia de un órgano a otro al


interior de una misma entidad (art. 67.1).

– Las entidades pueden desconcentrar su competencia de manera


vertical (en atención al grado y línea del órgano que realiza las funciones,
sin tomar en cuenta el aspecto geográfico) u horizontal (con el objeto de
expandir la cobertura de las funciones o servicios administrativos) (art.
74.1).

– Es deber de las autoridades habilitar espacios idóneos para la consulta


de expedientes y documentos, para la atención cómoda y ordenada del
público, sin perjuicio del uso de tecnología de la información u otros
similares (art. 75 inc. 10).

– Por la colaboración entre entidades, se ha previsto que deben brindar


una respuesta gratuita y oportuna a las solicitudes de información
formuladas por otra entidad pública en ejercicio de sus funciones (art.
76.2.5).

– En los convenios de colaboración, ahora las entidades pueden


celebrarlos con instituciones privadas, siempre que con ello se logre el
cumplimiento de su finalidad y no se vulnere normas de orden público
(art. 77.4).

– En las causales de abstención de las autoridades, se ha incluido de


manera expresa a los cónyuges y convivientes, así como se ha reducido el
plazo a 12 meses del momento en que tuvo una relación de servicio o
subordinación con el administrado. Esto último no se aplica en los
contratos para prestación de servicios públicos o, que versen sobre
operaciones que normalmente realice el administrado-persona jurídica con
terceros y, siempre que se acuerden en las condiciones ofrecidas a otros
usuarios. Asimismo, si se presentan motivos que perturben la función de
la autoridad, por decoro puede abstenerse mediante resolución motivada;
en caso sea un órgano colegiado, éste debe aceptar o denegar la solicitud;
mientras que si es un órgano unipersonal, su superior jerárquico debe
emitir la resolución correspondiente (art. 88).

Iniciación del procedimiento

– La entidad receptora de una denuncia puede otorgar medidas de


protección al denunciante (art. 105.4).

– Las entidades pueden suministrar de oficio a los interesados la


información por medios electrónicos, así como están obligadas a responder
la solicitud de información dentro del plazo legal (art. 110). Esta última
obligación también se aplica al derecho de petición o de formular
consultas (art. 111).

– Para la tramitación de los procedimientos es suficiente carta poder


simple con firma del administrado, salvo que por ley se requiera una
formalidad adicional (art. 115.1).

– Cuando existan observaciones a la documentación presentada, y pese


a la subsanación la nueva documentación no se adecúa a lo requerido o
resulta necesaria una actuación del administrado, se emplaza
inmediatamente a éste para una nueva subsanación que si no se cumple,
determina que la entidad considere como no presentada la solicitud (ya no
determina el abandono del procedimiento) y la devuelve con sus recaudos
cuando sea solicitada, reembolsando el monto de los derechos de
tramitación abonados (art. 125).

– Se ha precisado la obligación de las entidades de revisar de manera


integral el cumplimiento de los requisitos, no debiendo realizar nuevas
observaciones luego que el administrado haya subsanado íntegramente
las que hayan sido indicadas. El incumplimiento de esta obligación
constituye una falta administrativa pasible de sanción (art. 126).

Plazos y términos

– Los plazos para el pronunciamiento de las entidades se contabilizan a


partir del día siguiente de la presentación de la solicitud, salvo que se haya
requerido subsanación en cuyo caso se contabilizan una vez efectuada
ésta (art. 131.1).

– Cuando sea necesario el término de la distancia para los plazos, y en


caso que el titular de la entidad no haya aprobado el cuadro
correspondiente, se aplica el aprobado por el Poder Judicial (art.135).

– En los procedimientos iniciados por un administrado con aplicación del


silencio positivo, en caso aquél deba realizar una gestión de trámite a su
cargo necesaria para adoptar una decisión de fondo, puede solicitar la
suspensión del cómputo del plazo del procedimiento hasta por un plazo
de treinta días hábiles (art. 136).

– En el caso de actos de naturaleza continua iniciados en hora hábil


pueden ser concluidos sin afectar su validez después del horario de
atención, salvo que el administrado, de forma indubitable, consienta en
diferirlos (art. 138.5).

Ordenación del procedimiento

– Los administrados tienen derecho a dejar constancia en el acta de las


observaciones que estimen necesarias. Asimismo, en los procedimientos de
fiscalización y supervisión, los administrados, además, pueden ofrecer
pruebas respecto de los hechos documentados en el acta (art. 156).

Instrucción del procedimiento

– El pedido de acceso al expediente no requiere ser solicitado mediante el


procedimiento de transparencia y acceso a la información pública (art.
160.2)

Fin del procedimiento

– El desistimiento se puede realizar en cualquier momento antes de que


se notifique la resolución final que agote la vía administrativa (antes era
antes de la resolución final de la instancia) (art. 189.5).

Sobre la revisión de los actos en vía administrativa

– La nulidad de oficio de los actos administrativos, aun cuando hayan


quedado firmes, se puede dar también si éstos lesionan derechos
fundamentales. Si se trata de un acto administrativo favorable al
administrado, previo al pronunciamiento se corre traslado, otorgándole un
plazo no menor de cinco (5) días para ejercer su derecho de defensa. Se ha
ampliado el plazo de prescripción a 2 años, siendo de 1 año cuando los
actos administrativos constituyan infracción penal o dictados como
consecuencia de la misma, plazo que se computa después de la
notificación de sentencia penal condenatoria firme. Si estos plazos han
prescrito, el plazo para la demanda contencioso administrativa se ha
ampliado a 3 años. (art. 202)

– La revocación de los actos administrativos no será una excepción, en


especial cuando se trate de un acto contrario al ordenamiento jurídico que
cause agravio o perjudique la situación jurídica del administrado, siempre
que no lesione derechos de terceros ni afecte el interés público. En este
caso, la revocación solo puede ser declarada por la más alta autoridad de
la entidad, previa traslado a los posibles afectados y otorgándoles un plazo
no menor de cinco (5) días para presentar sus alegatos y evidencias en su
favor (art. 203).

Recursos administrativos

– Se pueden acumular pretensiones impugnatorias en forma


subsidiaria, cuando en las instancias anteriores se haya analizado los
hechos y/o fundamentos en que se sustenta la referida pretensión
subsidiaria (art. 206.4).

– Se ha excluido a la revisión como recurso administrativo dentro del


régimen administrativo general, salvo que disposición legal en contrario
(arts. 207 y 210).

– Se ha eliminado la obligación de firma de abogado para los recursos (art.


211).

– La autoridad debe suspender la ejecución del acto impugnado (antes era


potestativo) cuando la ejecución pudiera causar perjuicios de imposible o
difícil reparación o se aprecie objetivamente la existencia de un vicio de
nulidad trascendente (art. 216).

– Se ha incorporado el Capítulo I-A sobre la Actividad Administrativa de


Fiscalización, incluyendo los artículos 228-A a 228-H los cuales prevén lo
siguiente:

La actividad de fiscalización constituye el conjunto de actos y diligencias


de investigación, supervisión, control o inspección sobre el cumplimiento
de las obligaciones, prohibiciones y otras limitaciones exigibles a los
administrados, derivados de las normas, contratos con el Estado u otra
fuente jurídica, bajo un enfoque de cumplimiento normativo, de
prevención del riesgo, de gestión del riesgo y tutela de los bienes jurídicos
protegidos. Solo por Ley puede atribuirse la actividad de fiscalización a las
entidades.

Los actos y diligencias de fiscalización se inician siempre de oficio, bien


por propia iniciativa o como consecuencia de orden superior, petición
motivada o por denuncia. Algunas fiscalizaciones podrán tener finalidad
orientativa.

Entre las facultades que cuentan las entidades está, entre otras, la de
requerir información al administrado sin afectar la información sensible;
interrogar a los administrados o personas involucradas; realizar
inspecciones; tomar copia de archivos, fotografías, impresiones o
grabaciones; realizar pericias; utilizar los equipos necesarios en los actos y
diligencias; ampliar o variar el objeto de fiscalización en caso se detecten
incumplimientos adicionales.

Entre los deberes de las autoridades se encuentra la debida diligencia,


responsabilidad y respeto a los administrados. De la misma manera se
han reconocido los derechos y deberes de los administrados como a ser
informados, a utilizar sus pruebas y observaciones, a dar las facilidades a
la administración, a suscribir el acta correspondiente. También se ha
establecido el contenido mínimo del acta de fiscalización.

Las actuaciones de fiscalización podrán concluir en: 1. La certificación o


constancia de conformidad de la actividad del administrado; 2. La
recomendación de mejoras o correcciones; 3. La advertencia de la
existencia de incumplimientos no susceptibles de ameritar
responsabilidades; 4. La recomendación del inicio de un procedimiento con
el fin de determinar las responsabilidades administrativas; 5. La adopción
de medidas correctivas.

Las entidades podrán dictar medidas cautelares y correctivas siempre


que estén habilitadas por Ley, mediante decisión debidamente motivada y
observando el Principio de Proporcionalidad.

Procedimiento Sancionador

– Las normas sobre procedimiento sancionador se aplican supletoriamente


incluso para los procedimientos de naturaleza tributaria (art. 229).

Principios de la potestad sancionadora administrativa

– Por el debido procedimiento no se pueden imponer sanciones sin que


se haya tramitado el procedimiento respectivo, respetando las garantías
correspondientes. Asimismo, los procedimientos siempre deben establecer
la debida separación entre la fase instructora y la sancionadora,
encomendándolas a autoridades distintas. (art. 230 inc.2)

Por el principio de razonabilidad y para efectos de graduación de la


sanción se ha cambiado el orden de prelación de criterios: a) El beneficio
ilícito; b) La probabilidad de detección; c) La gravedad del daño al interés
público y/o bien jurídico protegido; d) EI perjuicio económico; e) La
reincidencia en la misma infracción dentro del plazo de un (1) año desde
que quedó firme la sanción de la primera infracción; f) Las circunstancias
de la comisión; y g) La existencia o no de intencionalidad en la conducta
del infractor. (art. 230 inc.3)
Por el principio de tipicidad, no se puede imponer a los administrados el
cumplimiento de obligaciones no previstas previamente en una norma.
Asimismo, en la configuración de los regímenes sancionadores se evita la
tipificación de infracciones con idéntico supuesto de hecho e idéntico
fundamento respecto de aquellos delitos o faltas ya establecidos en las
leyes penales o respecto de infracciones ya tipificadas en otras normas
administrativas sancionadoras (art. 230 inc. 4).

Las disposiciones sancionadoras producen efecto retroactivo en cuanto


favorecen al administrado, tanto en lo referido a la tipificación de la
infracción como a la sanción y a sus plazos de prescripción, incluso
respecto de las sanciones en ejecución al entrar en vigor la nueva
disposición (art. 230 inc. 5).

Nuevo principio de culpabilidad, es decir la responsabilidad


administrativa es subjetiva, salvo los casos en que por ley se disponga la
responsabilidad administrativa objetiva (art. 230 inc. 10).

– Las sanciones administrativas son compatibles con el dictado de


medidas correctivas conducentes a ordenar la reposición o la reparación
de la situación alterada por la infracción a su estado anterior, incluyendo
la de los bienes afectados, así como con la indemnización que se determine
a nivel judicial. Las medidas correctivas deben estar previamente
tipificadas, ser razonables y ajustarse a la intensidad, proporcionalidad y
necesidades de los bienes jurídicos tutelados que se pretenden garantizar
en cada supuesto concreto (art. 232).

Prescripción

– El cómputo del plazo de prescripción de la facultad para determinar la


existencia de infracciones comenzará a partir del día en que la infracción
se hubiera cometido en el caso de las infracciones instantáneas o
infracciones instantáneas de efectos permanentes, desde el día que se
realizó la última acción constitutiva de la infracción en el caso de
infracciones continuadas, o desde el día en que la acción cesó en el caso
de las infracciones permanentes (art. 233.2).

– La prescripción puede ser declarada también de oficio. Las acciones para


determinar las causas y responsabilidades de la inacción administrativa se
realizarán cuando se advierta situaciones de negligencia (art. 233.3).

– Se ha incorporado el artículo 233-A sobre la prescripción de


exigibilidad de multas en el plazo que establezcan las leyes especiales y,
si no está determinado, se produce al término de dos (2) años computados
a partir de la fecha en: a) Que el acto administrativo mediante el cual se
impuso la multa, o aquel que puso fin a la vía administrativa, quedó firme;
o, b) Que el proceso contencioso administrativo correspondiente haya
concluido con carácter de cosa juzgada en forma desfavorable para el
administrado. El cómputo del plazo de prescripción sólo se suspende con
el inicio del procedimiento de ejecución forzosa y se reanuda en caso se
configure algún supuesto de suspensión del procedimiento previsto en el
ordenamiento vigente y/o se paralice el procedimiento por más de
veinticinco (25) días hábiles. La prescripción es invocada a pedido de parte
y debe ser resuelta en el plazo de 8 días hábiles, vencido el cual se aplica
el silencio positivo.

Ordenamiento del Procedimiento Sancionador

– La Administración revisa de oficio las resoluciones administrativas


fundadas en hechos contradictorios con los probados en las resoluciones
judiciales con calidad de cosa juzgada, de acuerdo con las normas que
regulan los procedimientos de revisión de oficio (art. 234.2).

– La autoridad instructora formula un informe final de instrucción en el


que se determina, de manera motivada, las conductas infractoras que se
consideren probadas, la norma sancionadora; y, la sanción propuesta o
bien la declaración de no existencia de infracción. Recibido dicho informe,
el órgano resolutivo puede disponer la realización de actuaciones
complementarias, siempre que sean indispensables. El informe debe ser
notificado al administrado para que formule sus descargos en un plazo no
menor de cinco (5) días hábiles (art. 235).

– Sobre las medidas provisionales (art. 236) se ha dispuesto que no se


puede dictar aquellas que puedan causar perjuicio de difícil o imposible
reparación a los interesados o que impliquen violación de sus derechos, no
pudiendo extenderse más allá de lo que resulte indispensable para cumplir
los objetivos cautelares concurrentes en el caso concreto.

La autoridad que hubiese ordenado las medidas las revoca, de oficio o a


instancia de parte, cuando compruebe que ya no son indispensables para
cumplir los objetivos cautelares concurrentes en el caso concreto.
Asimismo, las modifica o sustituye cuando constate que se ha producido
un cambio de la situación que tuvo en cuenta al tomar la decisión
provisional.

Las medidas se extinguen por la resolución que pone fin al procedimiento,


pudiendo la autoridad competente para resolver el recurso administrativo
mantenerlas o adoptar otras hasta que resuelva el recurso. También se
extinguen por la caducidad del procedimiento sancionador.

– Se han establecido nuevas eximentes y atenuantes de


responsabilidad. Entre las primeras están el caso fortuito o la fuerza
mayor; obrar en cumplimiento de un deber legal o el ejercicio legítimo del
derecho de defensa; la incapacidad mental, siempre que esta afecte la
aptitud para entender la infracción; la orden obligatoria de autoridad
competente, expedida en ejercicio de sus funciones; el error inducido por
la Administración o por disposición administrativa confusa o ilegal; la
subsanación voluntaria del acto u omisión imputado, con anterioridad a la
notificación de la imputación de cargos. Como atenuante se ha previsto el
supuesto en que si iniciado un procedimiento sancionador el infractor
reconoce su responsabilidad de forma expresa y por escrito, reduciéndose
la multa hasta un monto no menor de la mitad (art. 236-A).

– Se ha previsto la caducidad del procedimiento sancionador. Así, el


plazo para resolver en primera instancia los procedimientos iniciados de
oficio es de nueve (9) meses –salvo que la ley disponga un plazo mayor-
contado desde la fecha de notificación de la imputación de cargos,
pudiendo ampliarse de manera excepcional, como máximo por tres (3)
meses. Transcurrido el dicho plazo sin que se notifique la resolución
respectiva se entiende automáticamente caducado el procedimiento y se
procederá a su archivo, pudiendo declararse de oficio o a pedido de parte.
Si la infracción no hubiera prescrito, el órgano competente evaluará el
inicio de un nuevo procedimiento sancionador. El procedimiento caducado
no interrumpe la prescripción. (art. 237-A)

Responsabilidad de la administración pública

– Nuevas faltas administrativas de las autoridades y personal al servicio de


las entidades (art. 239): No resolver dentro del plazo establecido de manera
negligente o injustificada; desconocer la aplicación de la aprobación
automática o silencio positivo; incumplir con los criterios, procedimientos
y metodologías para la determinación de los costos de los procedimientos y
servicios administrativos; cobrar montos no autorizados de derecho de
tramitación por encima de una (1) UIT; no aplicar el procedimiento
estandarizado aprobado; cobrar montos de derecho de tramitación
superiores al establecido para los procedimientos estandarizados;
proponer, aprobar o exigir procedimientos, requisitos o tasas contrarias a
esta ley y demás normas de simplificación, aunque consten en normas
internas de las entidades o sus TUPAs; exigir la presentación de
documentos prohibidos de solicitar o no admitir los sucedáneos
documentales, aun cuando su exigencia se base en alguna norma interna
de la entidad o en sus TUPAs; suspender la admisión a trámite de
solicitudes de los administrados por cualquier razón; negarse a recibir los
escritos, declaraciones o formularios presentados por los administrados, o
a expedir constancia de su recepción, sin perjuicio de formular las
observaciones previstas en la Ley; exigir la presentación personal de
peticiones, recursos o documentos cuando la normativa no lo exija; otros
incumplimientos que sean tipificados por Decreto Supremo.
– En orden con lo anterior se ha derogado el art. 240 sobre régimen de
otras faltas administrativas.

Disposiciones finales

– Las ordenanzas de las Municipalidades Distritales que aprueban el


monto de los derechos de tramitación de los procedimientos contenidos en
sus TUPAs y que deben ser materia de ratificación por parte de las
Municipalidades Provinciales, deben ser ratificadas en un plazo máximo de
treinta (30) días hábiles, salvo las tasas por arbitrios en cuyo caso el plazo
será de sesenta (60) días hábiles.

– Las entidades tendrán un plazo de sesenta (60) días, contado desde la


vigencia del D.L. 1272, para adecuar sus procedimientos especiales según
lo previsto en el numeral 2 del artículo II del Título Preliminar de la LPAG.

– las entidades tendrán un plazo de ciento veinte (120) días, contado desde
la vigencia del D.L. 1272, para adecuar los costos de sus procedimientos y
servicios prestados en exclusividad, de acuerdo a lo previsto en el art. 44.6
de la LPAG.

– Para la aplicación de la pérdida de efectividad y ejecutoriedad del acto


administrativo (art. 193.1.2), se establece un plazo de seis (6) meses,
contado desde la vigencia del D.L. 1272, para aquellos actos que a la fecha
de entrada en vigencia de esta norma hayan transcurrido más de dos (2)
años de haber adquirido firmeza.

– Para la aplicación de la caducidad (art. 237-A), se establece un plazo de


un (1) año, contado desde la vigencia del D.L. 1272, para aquellos
procedimientos sancionadores que a la fecha se encuentran en trámite.