Você está na página 1de 5

TEMA VI:

Las obligaciones
6.1 Conceptos de obligaciones.
Estamos sujetos al cumplimiento de normas de tipo legal. No podemos
hacer lo que queramos porque existe un código civil, un código penal, un
código de circulación y, en general un marco jurídico. Y todo ello es de
obligado cumplimiento, pues no respetarlo va acompañado de una sanción,
por ejemplo una multa.
Las obligaciones legales tienen el propósito de ordenar y facilitar la
convivencia en el conjunto de la sociedad. En el lado opuesto de las
obligaciones que establece la ley encontramos los derechos. Si tomamos
como referencia a un trabajador, éste tiene una serie de obligaciones
(básicamente realizar las tareas que se le encomiendan) e igualmente tiene
unos derechos reconocidos, estando las obligaciones y derechos recogidos
en un texto legal, en este caso el estatuto de los trabajadores.
La distinción entre derechos y obligaciones puede tener un marco general
(por ejemplo, el referido a las personas) o circunscribirse a algo particular
(por ejemplo, los derechos y obligaciones de los pacientes).
En la esfera del derecho el concepto de obligaciones se plantea en sentidos
diferentes (hay una obligación alternativa, una civil, la obligación de probar
algo o las obligaciones solidarias).
6.2 Clase de obligaciones.
CLASES DE OBLIGACIONES:
Obligación positiva y negativa.
- Son obligaciones positivas las que consisten en una acción de dar o hacer
(Ej: dar un piso a consecuencia de la compraventa efectuada)
- Son obligaciones negativas las que consistenen una omisión, es decir,
fuerzan al deudor a no hacer alguna cosa (ej. obligacion del trabajador para
con su empresa de no competir con ella realizando el mismo tabajo en
forma independiente: Deber de no concurrencia)
6.3 Emisión de obligaciones.
Se conoce como emisiones de obligaciones al recurso con que cuentan las
sociedades de capital para allegarse de los recursos que le son necesarios
para sus necesidades y proyectos.
Se trata de documentos que avalan una inversión que deberá pagarse a un
largo plazo, en tanto que para las personas o bancos estas obligaciones
generarán un monto o porcentaje de ganancia.

Son dos las formas de adquisición de capital para los obligacionistas:


Fondos propios y
Fondos ajenos (empréstitos).
Los fondos propios son las aportaciones realizadas por los miembros de la
sociedad o por nuevos miembros.
Los fondos ajenos o empréstitos son fondos provenientes de capitales
ajenos como son bancos y particulares. En estos fondos se realiza una
inversión a largo plazo y existe un monto porcentual que sería el beneficio
de quienes conceden el empréstito.
Para la emisión de estas obligaciones generalmente se realiza un contrato
en el que los obligacionistas conceden los títulos correspondientes.
Estos títulos pueden ser:
Títulos al portador o a nombre del beneficiario.
Ordinarios representados por el patrimonio de la sociedad
Ejemplo de emisión de obligaciones:
La empresa “todo todo y más S.A de C.V” requiere de capital nuevo para
poder trabajar en sus diferentes ramos.
Viendo los accionistas la necesidad de capital y sabiendo que la empresa no
se encuentra en condiciones óptimas para vender acciones, proyecta emitir
obligaciones, las cuales tendrían con porcentaje de ganancia para el
beneficiario de entre el 3 y el 4% de interés anual, con posibilidad de
aumentar.
Se realizará un contrato con el fin de aclarar y formalizar la emisión de
obligaciones y los beneficios que tendrán los beneficiarios
correspondientes.
6.4 Amortización de obligaciones.
Existen dos fórmulas para amortizar las obligaciones:
• Progresiva o de reducción de nominal: consiste en que, al tiempo que se
pagan intereses, se van reembolsando partes del préstamo. Tiene la misma
estructura que un préstamo clásico.
• Unitaria: se reembolsa la totalidad del nominal.
—Simultánea: la amortización es para todas las obligaciones en la fecha
fijada en las condiciones de la emisión. El vencimiento significa que finaliza
la operación de préstamo:
□ Por petición del obligacionista: elige el momento en que desea
amortizar la obligación.
□ A instancia del emisor: decide por un sistema de azar qué valor se
amortiza en cada momento.
—No simultánea: afecta a una sola parte de las obligaciones emitidas. El
préstamo se devuelve por etapas. Generalmente, se especifican, en las
condiciones de emisión, las fechas de reembolso y el porcentaje de capital
que se amortiza en cada etapa. Se utiliza el método de sorteo para fijar
cuáles son las obligaciones que se cancelan en cada caso.
Es muy normal que la amortización de una obligación se realice en un plazo
prefijado y estipulado en el folleto de emisión de las obligaciones. Sin
embargo, también se da la «amortización parcial o por lotes», esto es de
cierto porcentaje de los títulos emitidos, por deducción del nominal a lo
largo de un cierto período. Por ejemplo, el 10% cada año durante un
período de diez años. La compañía puede realizar esta amortización
mediante un sorteo o con la adquisición del número de títulos que
correspondan en el mercado libre. Se conoce este método por su nombre
en inglés, sinking fund, y es obligatorio hacer mención de él en la escritura
de emisión.
6.5 Obligaciones Convertibles.
Son aquellas obligaciones que permiten al inversor (obligacionista) decidir
en un momento futuro entre mantener dichas obligaciones o convertirlas
en acciones de la sociedad.
En el momento de emitir estas obligaciones se fija el sistema que se utilizará
para determinar la relación de conversión (es decir, número de acciones a
recibir por cada obligación), así como en que momento(s) futuro(s) el
obligacionista podrá optar por acudir a la conversión.
La relación de conversión se determina:
Valor de conversión de la obligación / valor de la acción
a) Valor de conversión de la obligación: suele ser su valor nominal.

b) Valor de la acción: se suele fijar el precio medio de la acción durante un


número determinado de días antes de la fecha de conversión. A efectos de
hacer la conversión más atractiva para el inversor, a este precio medio se le
suele aplicar un descuento (10-20%).
Para ver si interesa o no acudir a la conversión hay que comparar los dos
valores siguientes:
a) Valor de mercado de la obligación en la fecha de la conversión
b) Valor de transformación: es el valor de mercado en dicha fecha del
número de acciones que se recibe por cada obligación.
Si el valor de mercado de la obligación es mayor, no interesa acudir a la
conversión. Si es menor, si interesa acudir.
La diferencia entre el valor de mercado de la obligación y el valor de
transformación se denomina "prima de conversión".
Ejemplo:
Se emiten obligaciones convertibles de 10.000 ptas de nominal cada título,
a un plazo de 5 años. Se establece la posibilidad de convertirlas en acciones
al final de 1° año. La relación de conversión será:
Obligación: por su valor nominal
Acción: cotización media del último trimestre, con descuento del 15%.
Llegado el 31 de diciembre, la cotización media de la acción en el último
trimestre ha sido de 150 ptas. (su cotización al 31/12 es de 180 ptas.). Por
su parte, el valor de mercado de la obligación asciende a 11.150 ptas.