Você está na página 1de 3

Ensayo Ergonomía

Inicialmente debemos definir la ergonomía como el conjunto de conocimientos


científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se
adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de la persona.
También puede decirse que son aquellos conocimientos de carácter
multidisciplinar aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y
entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus
usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar.
Del mismo modo, el objetivo de la ergonomía es adaptar el trabajo a las
capacidades y posibilidades del ser humano- Todos los elementos de trabajo
ergonómicos se diseñan teniendo en cuenta quiénes van a utilizarlos. Lo mismo
debe ocurrir con la organización de la empresa: es necesario diseñarla en función
de las características y las necesidades de las personas que las integran. Hoy en
día, se demanda calidad de vida laboral. Este concepto es difícil de traducir en
palabras, pero se puede definir como el conjunto de condiciones de trabajo que no
dañan la salud y que, además, ofrecen medios para el desarrollo personal, es
decir, mayor contenido en las tareas, participación en las decisiones, mayor
autonomía, posibilidad de desarrollo personal, entre otros.
Por consiguiente, los principales objetivos de la ergonomía son los siguientes:
Identificar, analizar y reducir los riesgos laborales, Adaptar el puesto de trabajo y
las condiciones de trabajo a las características del operador. Contribuir a la
evolución de las situaciones de trabajo, no sólo bajo el ángulo de las condiciones
materiales, sino también en sus aspectos socio-organizativos, con el fin de que el
trabajo pueda ser realizado salvaguardando la salud y la seguridad, con el máximo
de confort, satisfacción y eficacia. Controlar la introducción de las nuevas
tecnologías en las organizaciones y su adaptación a las capacidades y aptitudes
de la población laboral existente. Establecer prescripciones ergonómicas para la
adquisición de útiles, herramientas y materiales diversos. Aumentar la motivación
y la satisfacción en el trabajo.
En torno a lo anteriormente descrito los factores de riesgo son: biomecánicos,
entre los que destacan la repetitividad, la fuerza y la postura: mantenimiento de
posturas forzadas de uno o varios miembros, por ejemplo, derivadas del uso de
herramientas con diseño defectuoso, que obligan a desviaciones excesivas,
movimientos rotativos, aplicación de una fuerza excesiva desarrollada por
pequeños paquetes musculares/tendinosos, por ejemplo, por el uso de guantes
junto con herramientas que obligan a restricciones en los movimientos. Ciclos de
trabajo cortos y repetitivos, sistemas de trabajo a prima en cadena que obligan a
movimientos rápidos y con una elevada frecuencia. Uso de máquinas o
herramientas que transmiten vibraciones al cuerpo. También se tienen los factores
psicosociales: trabajo monótono, falta de control sobre la propia tarea, malas
relaciones sociales en el trabajo, penosidad percibida o presión de tiempo.
Seguidamente, El avance de la tecnología han fomentado cada vez más la
creación de puestos de trabajo en los que se adoptan posturas que, aunque son
cómodas respecto a otros trabajos más duros físicamente, si no se cuidan
adecuadamente pueden dar lugar a molestias y enfermedades que empeoran
tanto la calidad de vida como la de las tareas a realizar. La importancia de pasar la
jornada laboral en un ambiente saludable es un aspecto que cada vez más se
tiene en cuenta en las empresas gracias a la implantación de políticas de
prevención de riesgos laborales que velan por conseguir unas condiciones de
trabajo idóneas y evitar los posibles accidentes que se pudieran producir al
realizar cada tarea.
El área de trabajo debe estar diseñada para satisfacer tanto las necesidades de
la empresa como las de la persona que desempeñará su tarea en él, dentro del
marco normativo que hoy en día regula este aspecto. Se deberán tener en cuenta
aspectos como el emplazamiento, el mobiliario, iluminación, accesibilidad a las
diferentes instalaciones, el número de puestos de trabajo, la temperatura, las
características de los materiales que se utilizan y finalmente, las necesidades
propias del trabajador en función de la tarea que desempeña.
Por consiguiente, la evaluación ergonómica tiene por objeto detectar el nivel de
presencia, en los puestos evaluados, de factores de riesgo para la aparición, en
los trabajadores que los ocupan, de problemas de salud de tipo disergonomico.
Existen diversos estudios que relacionan estos problemas de salud de origen
laboral con la presencia, en un determinado nivel, de dichos factores de riesgo. Es
por lo tanto necesario llevar a cabo evaluaciones ergonómicas de los puestos para
detectar el nivel de dichos factores de riesgo. Aunque las legislaciones de cada
país son más o menos exigentes, es obligación de las empresas identificar la
existencia de peligros derivados de la presencia de elevados riesgos ergonómicos
en sus puestos de trabajo.
Finalmente el objetivo es conseguir un puesto de trabajo bien diseñado y éste
es aquel que permite al trabajador modificar la posición de su cuerpo, incluye
tareas que estimulan al trabajador mentalmente, deja margen de adopción de
decisiones a fin que pueda variar actividades laborales según sus necesidades
personales y hábitos de trabajo. Es importante que facilite formación
e información adecuada de cómo realizar el trabajo sin riesgo

José Madrid