Você está na página 1de 3

Universidad Regional Amazónica

María José Gómez Acosta


Biología I
Grupo 3
18/02/2018
Resumen:
Bacterias, fuente de energía para el futuro

Mejía, R., Ayde, A., Vásquez, J. A., & Lugo González, A. (2012). Bacteria, source of
energy for the future. Tecnura, 16(32), 118-143.

Hoy en día, la amplia tendencia hacia la utilización de combustible fósil y derivados


como: carbón, petróleo y gas en la obtención de energía eléctrica, ha contribuido en la
alteración gradual e irremediable del clima del planeta a través de la emisión de grandes
cantidades de dióxido de carbono que retienen el calor solar. Además, la utilización de
estos combustibles destruye los ecosistemas, ocasiona derrames petroleros de alto
impacto ambiental, produce polución en agua y tierra, provoca lluvia ácida y
contaminación urbana. Este conjunto de eventos acaba con los bosques y ciudades,
acorta la vida de la mayoría de seres vivos.

Las Geobacter son un género bacteriano anaerobio que posee la capacidad de generar
energía eléctrica de tipo renovable en celdas de combustion microbiana. Este tipo de
bacterias son capaces de oxidar en gran medida la materia orgánica gracias al empleo de
diferentes compuestos como aceptores de electrones. Debido a esto se piensa que estas
bacterias pueden llegar a ser una fuente de energía renovable altamente competitiva en
futuro relativamente cercano.

Geobacter puede transferir electrones a moléculas como el hierro y manganeso, además


de óxidos de nitrógeno, sustancias de elevado peso molecular formadas durante la
degradación química y biológica de bio desechos. A su vez, también permite la
transferencia de electrones de forma directa a los electrodos ocasionando así pequeñas
corrientes eléctricas. Lo mencionado les permite a las Geobacter desempeñar un rol
importante en la biorremediación de compuestos orgánicos y en el metal contaminante
presente en ambientes subterráneos.
En sus inicios el género Geobacter fue asociado con la capacidad de producir magnetita
que es considerado una especie de imán natural en ambientes sedimentarios terrestres.
Avances en el estudio de esta bacteria han permitido evidenciar que estas bacterias
pueden respirar uranio de alta nocividad para el medio ambiente y consumirlo hasta
transformarlo en un elemento neutro; paralelamente se evidencio la descomposición
anaerobia de compuestos aromáticos derivados del petróleo; la respiración de ácidos
húmicos en ambientes naturales y una de las más notables que es la capacidad de
generar electricidad empleando materia orgánica.

Morfológicamente este tipo de bacteria se caracteriza por poseer una forma recta
ligeramente curvada, su tamaño puede variar de 1,2-2,0 um de longitud por 0,5-0,6 um
en su diámetro, además se caracteriza por poseer dos tipos de apéndices celulares,
flagelos y Pili. Los Pili son estructuras conductoras con la función de transferir
electrones desde el exterior celular del Geobacter hasta aquellos materiales que poseen
capacidad reductora, estas estructuras se encuentran localizadas en el borde de la célula.
Estas estructuras son de gran relevancia ya que permiten al Geobacter trasladar
electrones a receptores como hierro insoluble, metales o electrodos.
Debido al ambiente el Geobacter se puede encontrar en sedimentos de agua dulce,
sedimentos marinos anóxicos, sedimentos de sal de pantanos, ambientes subterráneos, y
acuíferos. Ya que estos ambientes se caracterizan por importantes cantidades de nitratos
y sulfatos, y a su vez son lugares libres de oxígeno puro lo que resulta vital para estas
bacterias ya que son anaerobias.

El metabolismo celular del género Geobacter es quimioorganótrofo anaerobio, lo que


implica que utilizan compuestos orgánicos como fuente energética y de carbono en su
fase de crecimiento y desarrollo. El Geobacter posee una red de Citocromos que son
proteínas que facultan de transporte electrónico y vinculan entre si la membrana interna,
el Periplasma y la membrana externa, con el objetivo de movilizar los electrones desde
una sustancia que esta siendo oxidada a otra que se reduce o acepta electrones. Para
obtener los electrones el Geobacter emplea la respiración e internamente utiliza el ciclo
Krebs, con una sucesión de reacciones químicas que oxidan la materia orgánica hasta
generar dióxido de carbono, agua, energía en forma utilizable debido al elevado
desprendimiento de electrones y ATP. Además, la red de Citocromos actúa
asemejándose a un capacitor eléctrico ya que almacena energía para conservar a la
célula activa hasta encontrar un nuevi aceptores de electrones

Los estudios con respecto a esta bacteria han permitido que los científicos establezcan
una serie de procesos en donde la bacteria puede ser de gran utilidad, como en la
descomposición de sustancias tóxicas y metales pesados. Además, pueden minimizar
desechos industriales y rehabilitar áreas afectadas por diversos contaminantes. Para
lograr estos procesos es preciso brindar a estos microorganismos ciertas condiciones
ambientales tales como: humedad, limitadas cantidades de oxígeno, pH y temperatura
adecuada. Dichas condiciones permiten el desarrollo y replicación de las bacterias.

El Geobacter puede degradar con relativa facilidad y una elevada eficiencia petróleo y
sus derivados tales como: benceno, tolueno, acetona, pesticidas, herbicidas, éteres,
alcoholes simples, entre otros. Del mismo modo metales pesados como: uranio, cadmio
y mercurio que con considerados como no biodegradables, pero estas bacterias pueden
concentrarlos de tal manera que se precipiten y sean eliminados fácilmente.

Un ejemplo de lo mencionado es el sucedido en Western Colorado de los Estados


Unidos, que en el pasado se encontraba con altos índices de contaminación de material
radiactivo “uranio VI”, mineral utilizado para fabricar armas nucleares. En el proceso
los microorganismos que se emplearon han logrado reducir los contaminantes a un
estado menos tóxico, el uranio IV que es soluble en el agua, por tanto, fácil de aislar.
Logrando obtener una recuperación de cerca de 80% del rio. En la actualidad los
estudios recientes sugieren que el Geobacter puede en 50 días, reducir en un 70 por
ciento el uranio radiactivo insoluble en un material neutro, un acuífero subterráneo
contaminado
El género Geobacter tiene características que pueden ser controladas fácilmente en
celdas de combustible microbiana para su crecimiento, desarrollo y generación de
electricidad, por tanto si se puede controlar la producción de bacterias se puede
controlar la fuente energética. Esto permitiría evitar el uso de combustibles de origen
fósiles y nuclear y sus consecuencias en los aspectos ambientales y sociales. El
desarrollo de esta tecnología es nueva por lo que los diseños de obtención eléctrica por
medio de estas bacterias deben de ser estudiados y optimizados para ofrecer resultados
competitivos.
Una tecnología basada en bacterias de este tipo puede generar electricidad, depurar
aguas residuales convirtiéndola en la bacteria ideal para biorremediación, Su capacidad
de generación de electricidad sin producción de dióxido de carbono empleando como
fuente primaria desperdicios orgánicos producidos por los seres vivos, que
habitualmente solo alteran el medio ambiente, convierte a esta bacteria en una de gran
relevancia en problemas ambientales actuales.