Você está na página 1de 3

DISEÑO DE ZAPATAS

GENERALIDADES DE LOS SISTEMAS DE CIMENTACIÓN


Se entiende por cimentación a la parte de la estructura que transmite las cargas al
suelo. Cada edificación demanda la necesidad de resolver un problema de
cimentación. En la práctica se usan cimentaciones superficiales o cimentaciones
profundas, las cuales presentan importantes diferencias en cuanto a su geometría,
al comportamiento del suelo, a su funcionalidad estructural y a sus sistemas
constructivos.
CIMENTACIONES SUPERFICIALES
Una cimentación superficial es un elemento estructural cuya sección transversal
es de dimensiones grandes con respecto a la altura y cuya función es trasladar las
cargas de una edificación a profundidades relativamente cortas, menores de 4 m
aproximadamente con respecto al nivel de la superficie natural de un terreno o de
un sótano.
En una cimentación superficial la
reacción del suelo equilibra la fuerza
transmitida por la estructura. Esta
reacción de fuerzas, que no tiene un
patrón determinado de distribución,
se realiza en la interfase entre el
suelo y la sección transversal de la
cimentación que está en contacto
con él. En este caso, el estado de
esfuerzos laterales no reviste mayor
importancia. En consecuencia, el comportamiento estructural, de una cimentación
superficial tiene las características de una viga o de una placa.
Las cimentaciones superficiales, cuyos sistemas constructivos generalmente no
presentan mayores dificultades pueden ser de varios tipos, según su función: zapata
aislada, zapata combinada, zapata corrida o losa de cimentación.
En una estructura, una zapata aislada, que puede ser concéntrica, medianera o
esquinera se caracteriza por soportar y trasladar al suelo la carga de un apoyo
individual; una zapata combinada por soportar y trasladar al suelo la carga de varios
apoyos y una losa de cimentación o placa por sostener y transferir al suelo la carga
de todos los apoyos.
Las zapatas individuales
se plantean como solución
en casos sencillos, en
suelos de poca
compresibilidad, suelos
duros, con cargas de la
estructura moderadas:
edificios hasta de 7 pisos.

Con el fin de darle rigidez


lateral al sistema de
cimentación, las zapatas aisladas siempre deben interconectarse en ambos
sentidos por medio de vigas de amarre.
Las zapatas combinadas se plantean en casos intermedios, esto es, suelos de
mediana compresibilidad y cargas no muy altas. Con esta solución se busca una
reducción de esfuerzos, dándole cierta rigidez a la estructura, de modo que se
restrinjan algunos movimientos relativos.
La losa de cimentación por lo general ocupa toda el área de la edificación.
Mediante esta solución se disminuyen los esfuerzos en el suelo y se minimizan los
asentamientos diferenciales.
FACTORES DE DISENO
En construcciones corrientes, la carga sobre un muro o columna se transmite verticalmente a la
zapata, la cual a su vez la sostiene la presión hacia arriba del suelo sobre el cual descansa. Si la
carga es simétrica con respecto al área de contacto, la presión de contacto se supone uniformemente
distribuida sabe que esto es apenas aproximadamente cierto. Para zapatas que descansan sobre
suelos granulares gruesos, la presión es mayor en el centro de la zapata y disminuye hacia el
perímetro, a causa de que los granos individuales de este tipo de suelos están relativamente sueltos
de manera que el suelo localizado en las cercanías del perímetro puede corferse ligeramente hacia
afuera en la dirección de menores esfuerzos en el suelo. En contraste, en suelos arcillosos las
presiones son mayores cerca del borde que en el centro de la zapata, puesto que en este tipo de
suelos la carga produce una resistencia a cortante alrededor del perímetro, la cual se adiciona a la
presión hacia arriba. Se acostumbra ignorar estas variaciones con respecto a la distribución
uniforme: (1) porque su cuantificación numérica incierta y altamente variable, dependiendo del tipo
de suelo, y (2) porque su influencia en las magnitudes de los momentos flectores y de las fuerzas
cortantes sobre la zapata es relativamente baja.
Diseño de zapatas
Zapata concéntrica. Para el diseño de una zapata
concéntrica se deben llevar a cabo los siguientes pasos:
Obtener la carga de servicio P. Esto significa que se
debe “desmayorar” la carga última Pu obtenida del
análisis estructural, dividiéndola por el factor de
seguridad FG, el cual vale aproximadamente 1.5 para
estructuras de concreto y 1.4 para estructuras de acero,

o calcularla con cargas de servicio. La


carga última se “desmayora” con el propósito de hacerla conceptualmente
compatible con la capacidad admisible del suelo qa, calculada por el ingeniero de
suelos a partir de qu (presión última que causa la falla por cortante en la estructura
del suelo), en la cual ya se involucra el factor de seguridad, de acuerdo con
expresiones del siguiente tipo (válidas para suelos cohesivos):
Df se compensa con el peso propio de
la zapata, por lo tanto, no hay
necesidad de considerar un porcentaje
de P como peso propio, y en general se
puede despreciar.

Determinar el ancho B de la zapata.


Para ello se emplea la expresión:

Suponer espesor h de la zapata. Esta suposición se hace sobre las siguientes


bases conceptuales, estipuladas en la NSR 98:
 El espesor efectivo de la zapata por encima del refuerzo inferior no puede
ser menor de 150 mm (dmin>150 mm, para zapatas apoyadas sobre suelo)
 (Artículo C.15.7.1).
 El recubrimiento mínimo debe ser de 70 mm, para el caso en que la zapata
esté apoyada sobre suelo natural. (Artículo C.7.7.1 a)
 El recubrimiento mínimo debe ser de 50 mm, para el caso en que la zapata
esté apoyada sobre suelo de relleno y el acero de refuerzo que se deba
recubrir sea >5/8”. (Artículo C.7.7.1 b).
 El recubrimiento mínimo debe ser de 40 mm, para el caso en que la zapata
esté apoyada sobre suelo de relleno y el acero de refuerzo que se deba
recubrir sea 5/8”. (Artículo C.7.7.1 b).