Você está na página 1de 8

Estrategias para mejorar la

concentración de los niños

1. Define sus objetivos de forma periódica: recuerda a tus hijos cuáles son sus tareas y
obligaciones. Hasta que queden fijados esos objetivos y los niños no olviden qué han de
hacer, podéis hacer listas de metas y dejarlas escritas.
2. Subrayar, hacer esquemas y resumir. Estas tareas ayudan mucho a los niños que se
distraen con facilidad y no son capaces de sostener la concentración.

3. Detecta sus momentos de más concentración: si tú crees que tu hijo suele estar más
concentrado por la mañana, intenta que sea en esa franja de tiempo cuando realice las
tareas que requieran más atención, dejando para después las menos pesadas.

4. Respeta sus descansos: los expertos dicen que el cerebro humano no puede mantener la
atención por un período de tiempo largo sostenido, de tal manera, que después de 15
minutos la atención disminuye. Para poder recuperar la atención es importante hacer
descansos breves que permitan a los niños retomar la tarea estando más frescos.
5. Preparar previamente aquello que se vaya a necesitar. Las constantes idas y venidas en
busca de materiales rompen la concentración. Además, dale de merendar antes de empezar
para que no te sorprenda con paseos a la nevera porque tiene hambre.

6. Evita cualquier distracción: si ha de hacer deberes en casa no dejes la televisión


encendida de fondo, ni un móvil en su mesa o juguetes a su alrededor. Debe trabajar en un
entorno lo más aséptico posible y libre de elementos que le distraigan. La música tranquila
puede ayudar a algunas personas a concentrarse, pero nunca se debe poner música con
canciones, ya que seguir la letra dificulta la atención sobre la tarea.
7. Buscar un espacio adecuado a la actividad que va a realizar. En el caso del estudio,
debe tratarse de una zona bien iluminada, silenciosa y aireada. Conviene que se trate
siempre del mismo espacio; de esta forma, con el tiempo se produce una asociación –por
ejemplo, escritorio-estudio–, que predispone a la persona hacia una actitud acorde con lo
que va a hacer y, por tanto, de mayor concentración.

8. Dieta equilibrada: llevar una buena alimentación es básico para afrontar el día con energía
pero además hay alimentos que potencian la capacidad de concentración, sobre todo los
que son ricos en fósforo, ácidos grasos omega 3, calcio u otros minerales que ayudan a
controlar el estrés y fomentan la atención.
9. Asegúrate que duerme lo necesario: cuando dormimos mal y poco nos cuesta rendir al
día siguiente, a los niños les pasa lo mismo, por lo tanto es conveniente instaurar una buena
rutina de sueño para que el cerebro y el cuerpo descansen.
10. Fijarse objetivos a corto plazo. Aunque tengamos en mente una meta lejana, como puede
ser aprobar bien el curso, siempre hay que tener objetivos cercanos. De esta forma,
facilitamos la planificación que es una de las bases de la atención. Además, al ver con más
facilidad cómo se van cumpliendo esos objetivos la motivación aumenta.

11. Motívale e incentívale: no hace falta prometerle que le haremos un regalo, pero sí podemos
dar pequeños premios como una tarde en el cine o una salida en familia al parque de
atracciones si ha conseguido estar atento a sus tareas y las ha hecho correctamente.
Además, es muy importante que les motivemos en positivo en lugar de regañarles.
Funcionan mejora frases como "tú puedes hacerlo", "confío en ti" o "estoy segura de que lo
vas a lograr". Aumentar la motivación con comentarios positivos. A estas edades,
además, es fundamental que el niño aprenda a “auto reforzarse”, es decir, que él mismo
se felicite y se sienta orgulloso por el trabajo bien hecho a la vista de los resultados.
12. Vida sana y deporte. Ya que vas a pasar más tiempo en contacto con la naturaleza hay que
aprovechar y hacer que los niños hagan deporte tanto si es un deporte de equipo como uno
individual, esta actividad les ayudará a ejercitar su atención.
Los rompecabezas son un excelente ejercicio de observación que exigen una
gran concentración al mirar las piezas.

Copiar dibujos implica fijarse mucho en los detalles.

Los juegos de memoria o juegos de parejas también requieren mucha


atención

Los dibujos con números le obligan a fijarse y unir las líneas o


colorear de acuerdo a lo indicado.

Los juegos de buscar diferencias ejercitan la atención sostenida.

Relacionar textos con dibujos o colocar una tira cómica en el orden


adecuado es divertido y ayuda a la concentración.

Aprender la letra de canciones o poemas es también un buen entrenamiento.


Todos los
juegos de
mesa como
naipes,
Los laberintos Los mandalas Los dibujos
Las sopas de dominó, juego
son divertidos para colorear abstractos muy
letras también de la oca,
y necesitan son un complejos, con
se resuelven parchís. Unen
atención e excelente muchas
con mucha la diversión
inteligencia ejercicio de casillas
atención. con la
espacial. concentración. pequeñas.
obligación de
concentrarse
durante largos
periodos.