Você está na página 1de 23

1.

2 Base experimental de la teoría cuántica:

PROPIEDADES DE LAS ONDAS.

Para comprender la teoría cuántica de Planck, debemos tener cierto conocimiento


acerca de la naturaleza de las ondas. Imaginemos que una onda es una alteración
vibrátil mediante la cual se transmite la energía. Las propiedades características
de las ondas son su longitud y altura, así como el número de ondas que pasan
por un determinado punto en un segundo. La longitud de onda, λ (lambda), es la
distancia entre puntos iguales de ondas sucesivas. La frecuencia, ν (nu), es el
número de ondas que pasan por un punto particular en un segundo. La amplitud
de la onda es la distancia vertical de la línea media a la cresta o el valle de la
onda.

FIG. 1

La velocidad es otra de las propiedades importantes de una onda, que depende


del tipo de onda y del medio en el cual viaje (por ejemplo, aire, agua o vacío). La
velocidad (u) de una onda es el producto de su longitud (λ) y frecuencia (en
algunos libros apare con esta letra “”, para evitar confundir con v de velocidad
vamos a ocupar “f” para frecuencia.):

Donde:  = Velocidad de una onda.


λ = Longitud de onda.  = λf
f = Frecuencia.

La longitud de onda se expresa de forma usual en unidades de metro, centímetro


o manómetros, y la frecuencia se mide en hertz (Hz), donde:
1 Hz = 1 ciclo/s

El término “ciclo” se omite y la frecuencia se expresa como, 1/s ó s-1.


RADIACIÓN ELECTROMAGNÉTICA
Existen muchos tipos de ondas, como las del agua, del sonido y de la luz. En
1873, James Clerk Maxwell propuso que la luz visible se compone de ondas
electromagnéticas. De acuerdo con esta teoría, una onda electromagnética tiene
un componente de campo eléctrico y un componente de campo magnético. Ambos
componentes tienen la misma longitud de onda y frecuencia y, por tanto, igual
velocidad, pero viajan en planos perpendiculares entre sí. La trascendencia de la
teoría de Maxwell describe con exactitud cómo se puede propagar la energía en
forma de radiación a través del espacio como una vibración de campo magnético y
eléctrico. La radiación electromagnética es la emisión y transmisión de energía en
formas de ondas electromagnéticas.

FIG. 2

Las ondas electromagnéticas viajan alrededor de de 3.00 x 10 8 metros por


segundo o 186 000 millas por segundo en el vació. Esta velocidad varía según el
medio, pero no lo suficiente para modificar sustancialmente los cálculos. Por
convención, la velocidad de las ondas electromagnéticas, que comúnmente se
llaman velocidad de la luz, se expresa con el símbolo “c”. La longitud de onda de
las ondas electromagnéticas se expresan comúnmente en nanómetros (nm).
donde: c = λv.

Los diversos tipos de radiación electromagnética con distinta longitud de onda y


frecuencia dan lugar al espectro electromagnético (fig 3). Las ondas largas de
radio se transmiten mediante grandes antenas. Las ondas de luz visible, más
cortas se deben al movimiento de los electrones en los átomos y moléculas. Las
ondas más cortas, que también tienen la frecuencia más alta se asocian a los
rayos γ (gamma), que se forman durante los cambios ocurridos dentro del núcleo
del átomo. Como se ve en la fig. 3, a medida que aumenta la frecuencia, la
radiación es más energética. Así, la radiación ultravioleta, los rayos X y los rayos γ
son radiaciones de alta energía.
FIG. 3 ESPECTRO ELECTROMAGNÉTICO.

Radiación del cuerpo negro y teoría de Planck

CUERPO NEGRO.

Un cuerpo negro, es un objeto ideal que absorbe toda la radiación que llega a su
superficie sin reflejar ninguna ni emitir radiación propia. No se conoce ningún
objeto así, aunque una superficie de negro de carbono puede llegar a absorber
aproximadamente un 97% de la radiación incidente. En teoría, un cuerpo negro
sería también un emisor perfecto de radiación, y emitiría a cualquier temperatura
la máxima cantidad de energía disponible. A una temperatura dada, emitiría una
cantidad definida de energía en cada longitud de onda. A raíz del fracaso de los
intentos de calcular la radiación de un cuerpo negro ideal según la física clásica,
se desarrollaron por primera vez los conceptos básicos de la teoría cuántica.

Fig. 4
La gráfica (fig. 4) representa la distribución de la energía (línea roja) radiada por un cuerpo negro
para varias longitudes de onda. Para las longitudes de onda más cortas, la energía aumenta a
medida que aumenta la temperatura.
TEORÍA CUÁNTICA DE MAX PLANCK

En 1900, el famoso físico alemán Max Planck, observo que cuando los sólidos se
someten a calentamiento, emiten radiación electromagnética que abarca una
amplia gama de longitudes de onda. La luz rojiza tenue de un calentador eléctrico
o la luz blanca brillante de una lámpara de tungsteno son algunos ejemplos de
radiación que emiten los sólidos calentados.

Las mediciones hechas en la última parte del siglo XIX, mostraron que la cantidad
de energía radiante que emite un objeto a cierta temperatura, dependía de su
longitud de onda. Sin embargo, la explicación de esta dependencia con la teoría
ondulatoria establecida y con las leyes de la termodinámica no era del todo
satisfactoria.

Una de las teorías explicaba la dependencia de la longitud de onda corta pero no


la de longitudes de onda más largas. Otra teoría explicaba la dependencia de
longitudes más largas, pero no la de las cortas. Era como si faltara algo
fundamental de las leyes de la física clásica.

Planck resolvió el problema con una suposición que se apartaba en forma de


radical de los conceptos establecidos.

La física clásica asumía que los átomos y las moléculas emitían (o absorbían)
cualquier cantidad arbitraria de energía radiante. En cambio, Planck proponía que
los átomos y las moléculas emitían (o absorbían) energía solo en cantidades
discretas, como pequeños paquetes o cúmulos. A la mínima cantidad de energía
que se podía emitir (o absorber) en forma de radiación electromagnética, Planck la
llamo cuanto. La energía E de solo un cuanto de energía ésta dada por:

E=hf

Donde h es la constante de Planck, cuyo valor es 6.63 x 10-34 J.s, y f es la


frecuencia de la radiación.

De acuerdo con la teoría de cuántica, la energía siempre se emite en múltiplos de


hf, 2hf, 3hf,……etc., pero nunca en cantidades fraccionarias. Cuando Planck
presento su teoría, no podía explicar por qué las energías debían ser fijas (finitas),
o cuantizadas. Sin embargo, con esta hipótesis no tuvo problemas para
correlacionar los datos experimentales de las emisiones de los sólidos en toda la
gama de longitudes de onda; todas se expresan por la teoría cuántica.
La idea de que la energía debía estar cuantizada o “empaquetada” tal vez parezca
extraña, pero el concepto cuántico tiene muchas analogías. Por ejemplo, una
carga eléctrica también esta cuantizada; sólo puede haber múltiplos enteros de ē,
la carga del electrón. La materia misma esta cuantizada, por el número de
electrones, protones y neutrones, y el número de átomos que hay en una muestra
de materia también debe ser un entero.

1.2.3 EFECTO FOTOELÉCTRICO

En 1905, sólo cinco años después de que


Planck presentara su teoría cuántica, Albert
Einstein utilizo la teoría para resolver otro
misterio en la física: el efecto fotoeléctrico, un
fenómeno en el que los electrones son
expulsados desde la superficie de ciertos
metales que se han expuesto a la luz de al
menos una determinada frecuencia mínima, y
que se conoce como frecuencia umbral. El
numero de electrones liberados era
proporcional a la intensidad (o brillantes) de la
luz, mas no la energía de estos electrones. No
importaba que tan intensa fuera la luz, los
electrones no eran liberados cuando la
frecuencia no llega al umbral.

La teoría de la luz no podía explicar el efecto


fotoeléctrico, pero Einstein partió de una
extraordinaria hipótesis al considerar que un
rayo de luz es, en realidad, un torrente de partículas. Tomando como punto de
partida la teoría cuántica de Planck, Einstein dedujo que cada una de estas
partículas de la luz, que ahora se conocen como fotones, debe poseer una energía
E, de acuerdo con la ecuación:

E=hf
Donde v es la frecuencia de la luz. Los electrones se mantienen unidos en el metal
por fuerzas de atracción y, para emitirlos, se necesita una luz que tenga una
frecuencia suficientemente alta (es decir, una energía suficiente). El rayo de luz
que incide sobre una superficie metálica puede comportarse con la descarga de
un rayo de partículas –fotones- sobre los átomos del metal. Si la frecuencia de los
fotones es de una magnitud tal que hf es exactamente igual a la energía de enlace
de los electrones en el metal, entonces la luz tendrá la energía suficiente para
emitirlos. Con una luz de mayor frecuencia, los electrones no sólo serán emitidos,
también adquieren una cierta energía cinética.

La teoría de Einstein acerca de la luz significó un dilema para los científicos. Por
un lado, dicha teoría explica satisfactoriamente el efecto fotoeléctrico. Pero, por
otro lado, la teoría de partícula de la luz no es consistente con su conocido
comportamiento de onda. La única forma de resolver el dilema, es aceptar la idea
que la luz posee propiedades tanto de partículas como de onda, acorde con el tipo
de experimento, la luz se comporta como onda o como torres de partículas. Este
concepto se apartaba en forma radical de lo que pensaban los físicos sobre la
materia y la radiación, y tomó mucho tiempo para que se aceptara.

1.2.4. ESPECTROS Y SERIES ESPECTRALES.


Fig. 7

Cuando se hace pasar la radiación emitida


por un cuerpo caliente a través de un prisma
óptico, se descompone en distintas
radiaciones electromagnéticas dependiendo
de su distinta longitud de onda (los distintos
colores de la luz visible, radiaciones
infrarrojas y ultravioleta) dando lugar a un
espectro óptico. Todas las radiaciones obtenidas impresionan las películas
fotográficas y así pueden ser registradas.

Cada cuerpo caliente da origen a un espectro diferente ya que esta depende de la


propia naturaleza de cada cuerpo.

Los espectros pueden ser de emisión y absorción. A su vez ambos se clasifican en


continuos y discontinuos:

 ESPECTROS DE EMISIÓN: Son aquellos que se obtienen al


descomponer las radiaciones emitidas por un cuerpo previamente excitado.

 Los espectros de emisión continuos (fig.8): se obtienen al


pasar las radiaciones de cualquier sólido incandescente por un
prisma.

Fig.8
 Los espectros de emisión de líneas (fig.9): se obtienen al
pasar la luz de vapor o gas excitado. Las radiaciones emitidas son
características de los átomos excitados.

Fig.9

 ESPECTROS DE ABSORCIÓN (fig.10): Son los espectros


resultantes de intercalar una determinada sustancia entre una fuente de luz
y un prisma

 Los espectros de absorción de bandas: se obtienen al


intercalar el sólido entre el foco de radiación y el prisma. Así, por
ejemplo, si intercalamos un vidrio de color verde se absorben todas
las radiaciones correspondientes al color verde, dejando pasar las
demás longitudes de onda, “colores” y en lugar del verde aparece
una banda negra.

Espectro de emisión continuo, se


Espectro de absorción de bandas; se ven banda negra en las ven λ completas
λ del color verde.

 Los espectros de absorción de líneas se producen al intercalar


vapor o gas entre la fuente de radiación y el prisma. Se observan
bandas o rayas situadas a la misma longitud de onda que los
espectros de emisión de esos vapores o gases.

Fig.10

Se cumple así la llamada ley de Kirchhoff, que dice: “Todo cuerpo absorbe las
mismas radiaciones que es capaz de emitir
SERIES ESPECTRALES: Las diferentes líneas
que aparecieron en el espectro del hidrógeno se
podían agrupan en diferentes series cuya
longitud de onda es más parecida:

Serie Lyman: zona ultravioleta del espectro.

Serie Balmer: zona visible del espectro.

Serie Paschen: zona infrarroja del espectro.

Serie Bracket: zona infrarroja del espectro.

Serie Pfund: zona infrarroja del espectro.

Ley de Rydberg: La relación entre las longitudes de onda de las distintas


rayas del espectro del hidrógeno viene dada por la expresión:
Ec. De Balmer Ec. De Bhor
1/λ = R( ) △E = RH( )

R = 1.097 x 107 m-1 RH = 2.18 x 10-18 J

Donde ni y nf son números naturales, cumpliéndose siempre que ni > nf con lo que
el paréntesis queda positivo. R es una constante llamada constante de Rydberg
cuyo valor es: R = 1,0968 x 107 m–1.

Si n1 = 1; n2 = 2, 3, 4, 5, ... Serie Lyman

Si n1 = 2; n2 = 3, 4, 5, 6, ... Serie Balmer

Si n1 = 3; n2 = 4, 5, 6, 7, ... Serie Paschen

Si n1 = 4; n2 = 5, 6, 7, 8, ... Serie Bracket

Si n1 = 5; n2 = 6, 7, 8, 9, ... Serie Pfund


Ejemplos.
1. Organice los siguientes tipos de radiación electromagnética en orden ascendente de
longitud de onda: infrarroja, luz verde, luz roja, ondas de radio, rayos X, microondas, luz
ultravioleta.
R. luz ultravioleta< rayos X< luz verde< luz< infrarroja< microondas< ondas de radio
2. a. Calcular la energía de un fotón de la luz amarilla de los semáforos si tienen una
longitud de onda de 589 nm.

b. Qué cantidad de energía radiante proporciona una mol de estos fotones.


R. a.
Datos: FORMULAS DESPEJANDO

λ = 589 nm = 589 x 10-9 m E=hf si f = λ

c = 3.00 x 108 m/s c = λf E = hλ

f = ¿? SUSTITUYENDO
/
h = 6.63 x 10-34 J.s E = 6.63 x 10-34 J.s = 3.37 x 10-19 J

Un fotón proporciona una Energía de 3.37 x 10-19 J

b. Qué cantidad de energía radiante proporciona un mol de estos fotones.

Si 1 mol = 6.02 x 1023 fotones por mol


Un mol de fotones = (6.02 x 1023 fotones/mol)( 3.37 x 10-19 J/fotón) = 2.03 J/mol
Un mol de fotones proporciona 2.03 J/mol
3. Determinar la longitud de onda de la primera línea de la serie Balmer.

Datos: FORMULA

ni = 3 1/λ = R ( )
nf = 2
R = 1.097 x 107 m-1 Sustituyendo
1
/λ = 1.097 x 107 m-1 ( ) = 6.5633 x 10-7 m
Convertir a nanómetros.

6.5633 x 10-7 m ( ) = 656. nm. Vemos que está en el rango visible.

4. Determinar la Energía y la longitud de onda en nanómetros de de la Primera línea de la


serie espectral de Balmer.
Solución: Se puede resolver de dos formas.
a. Haciendo uso de la ecuación de Balmer y después aplicar la ecuación de Max Planck
para encontrar la energía.
DATOS FORMULAS
nf = 2 C = λf  f=
ni = 3 λ

R = 1.09 x 107 m-1 E = h.f  E = h =1 1


C = 3 x 108 m
h = 6.63 x 10-34 J.s
SUSTITUIR DATOS.
RH = 2.18 x 10-18 J
1 1 1
=1 1

RESOLVIENDO:

=1 1 = 1 1 =

1 1 = =1 1

=1 11 111 m-1

Despejando
λ= = 0.000,000,656 = 6.56 x 10-7 m

Convirtiendo λ a nanómetros
λ = 6.56 x 10-7 m ( ) = 656 nm.

Para la Energía con la Ec. de Max Planck E = hf

E = h.f  E = h = 6.63 x 10-34 J.s = 3.03 x 10-19 J

b. Con la ecuación de Bohr △E = RH( )

DATOS FORMULAS
nf = 2 E = 2.18 x 10-18 J
ni = 3
C = 3 x 108 m
h = 6.63 x 10-34 J.s C = λf  f= E = hf  E = h =h
λ
RH = 2.18 x 10-18 J
SUSTITUIR DATOS.
E = 2.18 x 10-18 J
E = 2.18 x 10-18 J (0.1388) = 3.02777 x 10-19 J

= h = 6.63 x 10-34 J.s = 0.000000656 m


Convirtiendo λ a nanómetros
-7
6.56 x 10 m ( ) = 656 nm.

Fuente de información: Para espectros.


http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/3/usrn/lentiscal/1-cdquimica-
tic/FlashQ/Estructura%20A/espectrostotal/spespectro.htm
TEORÍA ATÓMICA DE BOHR (1913).

A pesar de constituir un gran avance y de predecir hechos reales, el modelo


nuclear de Rutherford presentaba dos graves inconvenientes:

a) Contradecía las leyes electromagnéticas de Maxwell, según las


cuales, una partícula cargada, cuando posee aceleración, emite energía
electromagnética.
b) Según el enunciado anterior los espectros atómicos debería ser
continuos, ocurriendo que éstos son discontinuos, formados por líneas de
una frecuencia determinada.

El físico danés Niels Bohr (1885-1962), premio Nóbel de Física en 1922 presento
en 1913 el primer modelo de un átomo basado en la cuantización de la energía.
Supero las dificultades del modelo de Rutherford suponiendo simplemente que la
Física clásica no se podía aplicar al universo atómico. No hay ninguna razón,
decidió Bohr, para esperar que los electrones en los átomos radien energía
mientras no se les proporcione ninguna energía adicional. Igualmente los
espectros atómicos de absorción y emisión de líneas eran indicativos de que los
átomos, y más concretamente los electrones, eran capaces de absorber o emitir
cuantos de energía en determinadas condiciones.

La teoría de los cuantos de Planck le aporto a Bohr dos ideas:

1. Las oscilaciones eléctricas del átomo solo pueden poseer cantidades


discretas de energía (están cuantizados).

2. Sólo se emite radiación cuando el oscilador pasa de un estado


cuantizado a otro de mayor energía.

Bohr aplicó estas ideas al átomo de hidrógeno y enuncio los tres postulados
siguientes:

1. En el átomo de hidrógeno el movimiento del electrón alrededor del


núcleo está restringido a un número discreto de orbitas circulares (primer
postulado).

2. El momento angular del electrón en una órbita está cuantizado; es un


número entero de h/2 п, siendo h la constante de Planck (segundo
postulado).
3. El electrón no radia energía mientras permanece en una de las órbitas
permitidas, teniendo en cada órbita una energía característica constante.
Cuando el electrón cae de un estado de energía superior a otro de energía
inferior, se emite una cantidad de energía definida en forma de un fotón de
radiación (tercer postulado).

TEORÍA ATÓMICA DE SOMMERFELD.

El número cuántico principal “n” y las orbitas


de circulares del electrón en el modelo de Bohr no
se podían aplicar a átomos complicados que
tuvieran más de un electrón. En 1916 Arnold
Sommerfeld, físico alemán, modifico el modelo
Bohr agregando orbitales elípticos y sugirió la
subdivisión de las orbitas estacionarias en varias
subcapas o subniveles de energía, dando lugar al
segundo numero cuántico l (ele), numero cuántico
secundario, azimutal ó de forma.

Las observaciones espectroscópicas condujeron a los investigadores a concebir la


existencia de subcapas electrónicas o subniveles de energía. Los espectros de
rayas obtenidas indicaron que dentro de cada nivel de energía (1, 2, 3,…..,7)
habían diversas orbitas que fueron llamadas subcapas o subniveles.

La primera subcapa es circular y las restantes son orbitas elípticas de creciente


excentricidad.

A cada uno de estos subniveles se les designa con una de las letras s, p, d, f.
PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE DE HEISENBERG

Principio enunciado en 1927 por el alemán Werner Heisenberg, el cual dice que
es imposible de determinar exactamente la posición de un electrón en un instante.
Este principio afirma que es imposible especificar con exactitud y al mismo tiempo
la posición y el momento lineal de una partícula. En otras palabras, los físicos no
pueden medir la posición de una partícula sin causar una perturbación en la
velocidad de dicha partícula. Se dice que el conocimiento de la posición y de la
velocidad son complementarios, es decir, que no pueden ser precisos al mismo
tiempo. Expresado en forma matemática:

Donde Δx y Δp son la incertidumbre en la medición de la posición y el momento,


respectivamente. La inecuación expresada anterior mente nos indica que cuando
se mide con mayor precisión el momento de una partícula (esto es, si Δp se hace
una cantidad pequeña), su posición se va a estimar con menor precisión (es decir,
Δx se hará mayor). De igual modo, si la precisión de una partícula se conoce con
mas precisión, la medición de su momento será menos precisa.

Este principio también es fundamental en la visión de la mecánica cuántica que


suele aceptarse en la actualidad: los caracteres ondulatorio y corpuscular de la
radiación electromagnética pueden interpretarse como dos propiedades
complementarias de la radiación.

PRINCIPIO DE DUALIDAD DE LUÍS DE BROGLIE.

Según Broglie, el fotón puede ser considerado como un corpúsculo que parte del
cuerpo luminoso y que en su rápido movimiento origina una onda
electromagnética (cuya longitud de onda dedujo: λ =h/mv), convirtiéndose así en
un corpúsculo-onda, del mismo modo que al avanzar rápido un proyectil origina un
movimiento periódico que nosotros percibimos como sonido. Del mismo modo que
electrón transporta su campo eléctrico, cada cuanto de radiación transporta
consigo un fenómeno periódico que se extiende por el espacio circundante. Por
consiguiente, la aparente contradicción sobre la doble naturaleza de la luz cesa
desde el momento en que la energía radiante constituida a la vez por ondas y
corpúsculos, indisolublemente asociados. Porque entonces se concibe sin
dificultad que el carácter ondulatorio se manifiesta más especialmente en ciertos
fenómenos, mientras que en otros prevalece el carácter corpuscular.

En la figura anterior. Al lado izquierdo se muestra un patrón de difracción de


rayos X de una lámina de aluminio. La similitud de estos dos patrones
demuestra que los electrones pueden comportarse como rayos X (partícula) y
exhibir propiedades ondulatorias.

MODELO MECANOCUÁNTICO DEL ÁTOMO (1926).

El modelo actual del átomo fue desarrollado principalmente por Erwin Schrödinger,
y en el se describe el comportamiento del electrón en función de sus
características ondulatorias.

La teoría moderna supone que el núcleo del átomo esta rodeado por una tenue
nube de electrones, lo cual conserva el concepto de niveles estacionarios de
energía, pero a diferencia del modelo de Bohr, no le atribuye al electrón trayectoria
definida, sino que describe su localización en términos probabilidad.
El modelo de Schrödinger abandono la idea de orbitas precisas y las sustituyo por
descripción de las regiones del espacio (llamadas orbitales) donde es más
probable que se encuentren los electrones.

Este modelo ha soportado la prueba del tiempo y actualmente aun proporciona los
conceptos mediante los cuales los científicos explican el comportamiento de los
sistemas atómicos y moleculares.

Esta teoría se deriva de tres conceptos fundamentales:

1. Concepto de estados estacionarios de energía del electrón propuesto


por Bohr.
Normalmente los electrones se encuentran en el nivel de mínima energía
(estado basal o fundamental), pero pueden absorber energía pasando a un
nivel superior, mas alejado del núcleo (estado excitado); este estado es
inestable y al regresar el electrón a su nivel original emite la energía
absorbida en forma de radiación electromagnética. Mientas los electrones
describan una orbita, no hay absorción ni emisión de energía.

2. Naturaleza dual de la masa sugerida por Luis De Broglie.


En 1924, Luis De Broglie, científico francés, propuso que la luz podría tener
propiedades ondulatoria además de propiedades de partícula; es decir,
ambas características particulares y de onda.
3. Principio de incertidumbre de Heisenberg.
Heisenberg, físico alemán (1901–1967), aporto a los conocimientos del
átomo al principio de incertidumbre y lo presento como una consecuencia
de la dualidad de la naturaleza del electrón. Heisenberg imagino un
microscopio super potente por medio del cual se puede observar la colisión
entre un fotón y un electrón, y postulo que: “Es imposible conocer con
exactitud perfecta los dos factores importantes que gobiernan el movimiento
de un electrón, su posición y su velocidad”.

En 1926, el austriaco Schrödinger (físico-matemático 1887-1961) después de


soportar el concepto de niveles estacionarios de energía de Bohr, el
comportamiento ondulatorio del electrón de De Broglie y la inexactitud de la
posición del electrón de Heisenberg, se dio cuenta que solo podía considerarlas
tomando en cuenta la probabilidad de que el electrón se encontrara en una región,
por lo que busco y final mente encontró un modelo que consideraba las tres
características.

Dedujo una ecuación matemática en la que el electrón era tratado en función de


su comportamiento ondulatorio para determinar valores de energía y en forma
probabilística; esta ecuación es:

En donde:

Ψ = Función de onda que denota la amplitud de la vibración de un electrón en un


punto determinado; es una función que muestra la probabilidad de encontrar al
electrón en un cierto punto de un átomo.

m = Masa del electrón.

h = Constante de Planck.

E = Energía total del electrón.

V = Energía potencial del electrón.

x, y, z = Ejes coordenados.
Según la ecuación de onda de Schrödinger, la posición probable de un electrón
esta determinada por cuatro parámetros llamados cuánticos. Los cuales tienen un
valor mutuamente dependientes.

NÚMEROS CUÁNTICOS.

Los números cuánticos son el resultado de la ecuación de onda de Schrödinger, y


la tabulación nos indica la zona atómica donde es probable encontrar al electrón.

Los números cuánticos son: (n) numero cuántico principal, (l) numero cuántico
azimutal, (m) numero cuántico magnético y (s) espin. Fueron aportados teórica y
experimentalmente por Bohr, Sommerfeld, Zeeman y Stern-Gerlach,
respectivamente.

NUMERO CUÁNTICO PRINCIPAL (n).

El número cuántico principal designa el nivel energético principal en el cual se


localiza un electrón dado; este número también expresa la energía de los niveles
dentro del átomo. El numero cuántico “n” puede asumir teóricamente cualquier
valor entero desde 1 hasta infinito, aunque con 7 valores (1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7) es
posible satisfacer a todos los átomos conocidos actualmente.

El número cuántico principal también es relacionado con la distancia promedio del


electrón al núcleo en un determinado orbital.

Cuanto más grande es el valor de n, mayor es la distancia entre un electrón en el


orbital respecto del núcleo y, en consecuencia, el orbital el más grande (y menos
estable).
NÚMERO CUANTICO SECUNDARIO (l).

El número cuántico secundario o del momento angular “l”, determina la energía


asociada con el movimiento del electrón alrededor del núcleo; por lo tanto el valor
de l indica el tipo de subniveles en el cual se localiza el electrón y se relaciona con
la forma con la forma de la nube electrónica.

Cada nivel electrónico se divide en subniveles que contienen electrones de la


misma carga.

Los valores l están determinados por el valor de n; para cierto nivel, l, puede
asumir cualquier valor entero desde 0 hasta (n-1).

Así, en el 1er. nivel de energía sólo hay un subnivel, el cual l da el valor de cero y
lo por la letra s (del ingles sharp).

En el 2do.nivel energético hay dos subniveles, a los que l da el valor 0 y 1; y los


representa por la letra s y p, respectivamente (p del ingles principal).
En el 3er. nivel energético hay tres subniveles, a los que l da el valor de 0, 1 y 2; y
los representa por la letra s, p y d, respectivamente (d del ingles diffuse).

En el 4to.nivel energético hay cuatro subniveles, a los que l da el valor de 0, 1, 2 y


3; y los representa por la letra s, p, d y f, respectivamente (f del ingles
fundamental).

Así podemos decir que para l:

l=0=s l =1= p l=2=d

sharp principal

diffuse = difuso
l=3 =f

fundamental

NÚMERO CUÁNTICO MAGNÉTICO (m).

El número cuántico magnético representa la orientación espacial de los orbitales


contenidos en los subniveles energéticos cuando estos se encuentran sometidos a
un campo magnético.

Los subniveles energéticos están formados por orbitales. Un orbital o REEMPE


(región del espacio energía de manifestación probabilística electrónica). El número
de electrones por subnivel depende del valor de este y esta dado por la relación
(2l + 1) que pueden ser desde –l hasta +l, pasando por cero.

- l, (-l +1)……… 0……… (l + 1), + l


Si l = 0, entonces m = 0.

Si l = 1, entonces existen [(2x1)+1] ó tres valores para m = -1, 0, 1.

Si l = 2, entonces existen [(2x2)+1] ó cinco valores para m = -2, -1, 0, 1, 2.

Si l = 3, entonces existen [(2x3)+1] ó siete valores para m = -3, -2, -1, 0, 1, 2, 3.

El número de valores que tenga m indica el número de orbitales presentes en un


subnivel con un cierto valor de l.

Para resumir este análisis de los tres números cuanticos suponga el caso donde
n=2 y l =1. Los valores de n y l indican que se tienen un subnivel 2p, y en este se
tiene tres orbitales 2p (puesto que hay tres valores de m= -1, 0, 1).

NÚMERO CUÁNTICO ESPÍN (s).

Los experimentos realizados con los espectros de emisión de los átomos de sodio
e hidrogeno indicaban que las líneas del espectro de emisión se podían aplicar un
campo magnético externo. Los físicos solo pudieron explicar estos resultados
suponiendo que los electrones se comportaban como pequeños imanes, si se
imagina que los electrones giran sobre su propio eje, como lo hace la tierra, es
factible explicar sus propiedades magnéticas.

Según la teoría electromagnética, cuando gira una carga se genera un campo


magnético, y este movimiento es el responsable de que el electrón se comporte
como un imán. Los dos posibles giros de un electrón, uno en sentido de las
manesillas del reloj y otro en sentido contrario. Para tomar en cuenta el espín del
electrón, es preciso añadir un cuarto número cuántico, conocido como numero
cuántico del espín del electrón (s ó ms), que toma valores de +½ o -½.
La investigación de Otto Stern y Walther Gerlasch, en 1924, ofrecieron pruebas
concluyentes del espín del electrón. El diseño experimental básico es un horno
caliente en el cual se genera un rayo de átomos gaseosos y se hace pasar por un
campo magnético no homogéneo. La interacción entre un electrón y el campo
magnético desvía al átomo de su trayectoria rectilínea. Como el movimiento del
espín es completamente aleatorio, los electrones presentes en la mitad de los
átomos van a girar un una dirección y esos átomos se desvían en un sentido; los
electrones de la otra mitad de los átomos giran en un sentido opuesto y estos
átomos se desvían hacia el otro sentido. Como consecuencia, en la pantalla
detectora se observan dos manchas de la misma intensidad.

Este número cuántico describe la orientación del giro del electrón. Expresa el
campo eléctrico generado por el electrón al girar sobre su propio eje, el cual solo
puede tener dos direcciones los cuales ya se mencionaron anterior mente.