Você está na página 1de 5

En este manual cada trastorno mental es conceptualiza-do como un síndrome o un patrón comportamental o

psicológico de significación clínica, que aparece asociado a un malestar (p. ej., dolor), a una discapacidad (p. ej.,
deterioro en una o más áreas de funcionamiento) o a un riesgo significativamente aumentado de morir o de sufrir
dolor, discapacidad o pérdida de libertad. Además, este síndrome o patrón no debe ser meramente una res-puesta
culturalmente aceptada a un acontecimiento particular (p. ej., la muerte de un ser querido). Cualquiera que sea su
causa, debe considerarse como la manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o
biológica. Ni el comportamiento desviado (p. ej., político, religioso o sexual) ni los conflictos entre el individuo y la
sociedad son trastornos mentales, a no ser que la desviación o el conflicto sean síntomas de una disfunción.

El DSM-IV es una clasificación categorial que divide los trastornos mentales en diversos ti-pos basándose en series
de criterios con rasgos definitorios. La formulación de categorías es el método habitual de organizar y transmitir
información en la vida diaria, y ha sido el enfoque funda-mental empleado en todos los sistemas de diagnóstico
médico. Un enfoque categorial es siempre más adecuado cuando todos los miembros de una clase diagnóstica son
homogéneos, cuando existen límites claros entre las diversas clases y cuando las diferentes clases son mutuamente
excluyentes. Sin embargo, deben reconocerse las limitaciones del sistema de clasificación categorial.

El término «enfermedad médica» se usa como expresión para denominar enfermedades y trastornos que se
encuentran fuera del capítulo de «trastornos mentales y del comportamiento» de la CIE. Hay que subrayar que éstos
son sólo términos de conveniencia y, por tanto, no debe pensarse que exista una diferencia fundamental entre los
trastornos mentales y los trastornos físicos. De igual modo, sería un error creer que los trastornos mentales no están
relacionados con factores o procesos físicos o biológicos, o que los trastornos físicos no están relacionados con
factores o procesos comporta-mentales o psicosociales.

Modos de indicar incertidumbre negativa

término Ejemplo de situaciones clínicas


Códigos Z (otros problemas que pueden ser Información insuficiente para saber si el
objetivo de atención clínica) (códigos V para problema que se manifiesta es atribuible o no
CIE-9-MC) a un trastorno mental, por ejemplo, problema
académico; conducta antisocial adulta
R69 Diagnóstico o trastorno aplaza-do en el Información inadecuada para formular
Eje I [799.9] cualquier juicio diagnóstico sobre un
diagnóstico o estado del Eje I
R46.8 Diagnóstico aplazado en el Eje II Información inadecuada para formular
[799.9] cualquier juicio diagnóstico sobre un
diagnóstico o estado del Eje II
F99 Trastorno mental no especifica-do (no Se dispone de información suficiente para
psicótico [300.9]) descartar un trastorno psicótico, pero no es
posible una mayor especificación
F29 Trastorno psicótico no especificado Se dispone de información suficiente para
[298.9] determinar la presencia de un trastorno
psicótico, pero no es posible una mayor
especificación
(Clase de trastorno) no especificado, por Se dispone de suficiente información para
ejemplo, trastorno depresivo no especificado indicar la clase de trastorno, pero no es
posible una mayor especificación, sea porque
no hay suficiente información para formular
un diagnóstico más específico, sea por-que
las características clínicas del trastorno no
cumplen los criterios de ninguna de las
categorías específicas de esta clase
EEAG

Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia

1) Retraso mental: capacidad intelectual significativamente menor al promedio (CI 70 o menos), edad de inicio
anterior a los 18, déficits o insuficiencias en capacidad adaptativa.

Criterios para el diagnóstico del retraso mental

A. Capacidad intelectual significativamente inferior al promedio: un CI aproximada-mente de 70 o inferior en un test


de CI administrado individualmente (en el caso de niños pequeños, un juicio clínico de capacidad intelectual
significativamente inferior al promedio).

B. Déficit o alteraciones concurrentes de la actividad adaptativa actual (esto es, la eficacia de la persona para
satisfacer las exigencias planteadas para su edad y por su grupo cultural), en por lo menos dos de las áreas
siguientes: comunicación, cui-dado personal, vida doméstica, habilidades sociales/interpersonales, utilización de
recursos comunitarios, autocontrol, habilidades académicas funcionales, trabajo, ocio, salud y seguridad.

C. El inicio es anterior a los 18 años.

-retraso leve 50/55-70: educable. Puede llegar a requerir supervisión en la vida adulta
- moderado 35/40-50/55: Adiestrable. Improbable que progresen mas allá de un segundo nivel en materias escolares.
Durante la adolescencia dificultades para entender convenciones sociales

Grave 20/25-35/40, profundo inf a 20/25 y retraso mental de gravedad no especificada

2)Trastornos del aprendizaje: rendimiento académico sustancialmente por debajo de lo esperado a la edad
cronológica del sujeto, la medición de su inteligencia, y una enseñanza apropiada a su edad. (trastorno de la lectura,
del cálculo, de la expresión escrita y trastorno del aprendizaje no especificado).

3)Trastorno de las habilidades motoras: incluye el trastorno del desarrollo de la coordinación, caracterizado por
coordinación motora que se sitúa por debajo de lo esperado según edad cronológica e inteligencia. El diagnostico
solo se establece si tal afectación interfiere significativamente en las actividades académicas o rendimiento en la vida
cotidiana. Manifestaciones dependen de la edad, en niños mas grandes puede observarse en armar rompecabezas,
construir modelos, escribir.

4)Trastornos de la comunicación: se caracterizan por deficiencias del habla o el lenguaje, (trastorno del lenguaje
expresivo, trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo, trastorno fonológico, tartamudeo y trastorno de la
comunicación no especificado)

5)Trastornos generalizados del desarrollo: déficit graves y alteraciones generalizadas en múltiples áreas del
desarrollo. Se incluyen alteraciones de la interacción social, anomalías de la comunicación y la presencia de
comportamientos, intereses y actividades estereotipados.

-trastorno autista: presencia de un desarrollo marcadamente anormal o deficiente en la comunicación e interacciones


sociales y un repertorio restringido de actividades e intereses. Alteración debe manifestarse antes de los 3 años.

Deficiencias en la interacción: en relación a comportamientos no verbales (movimiento ojos o faciales); incapacidad


para establecer relaciones acordes al nivel de desarrollo; falta de búsqueda de intereses o disfrute compartido con
otros; falta de reciprocidad social o emocional.

Alteración de la comunicación: retraso en el desarrollo del lenguaje o ausencia total; los que hablan dificultad para
sostener conversación o para iniciarla; utilización repetitiva o estereotipada del lenguaje; falta de juego usual
espontaneo.

Intereses restringidos: preocupación absorbente por una o más pautas de interés restrictivas y estereotipadas que
resultan anormales; adhesión inflexible a rutinas o rituales específicos no funcionales; manierismos motores
repetitivos; preocupación persistente por parte de objetos

-trastorno de Rett: desarrollo de múltiples déficit específicos tras un periodo de funcionamiento normal luego del
nacimiento. Periodo prenatal y perinatal aparentemente normal., con desarrollo psicomotor normal durante los
primeros 5 meses de vida; entre los 5 y los 48 meses, el crecimiento craneal se desacelera. Entre los 5 y los 30
meses se produce perdida de habilidades manuales intencionales previamente adquiridas y adquisición de
movimientos manuales estereotipados característicos que semejan escribir o lavarse las manos. Alteraciones en
coordinación de la marcha y movimiento del tronco, alteración grave del desarrollo del lenguaje expresivo y receptivo.
(Solo ha sido diagnosticado en mujeres)

-trastorno desintegrativo infantil: marcada regresión en múltiples áreas de actividad tras un periodo de por lo menos 2
años de desarrollo aparentemente normal; este desarrollo se manifiesta por comunicación verbal y no verbal,
relaciones sociales, juego y comportamiento adaptativo. Tras los primeros 2 años pero antes de los 10, sufre perdida
de al menos dos de estas habilidades: lenguaje expresivo o receptivo, habilidades sociales o comportamiento
adaptativo, control vesical o intestinal, juego o habilidades motoras. Manifiestan los déficit sociales y
comunicacionales presentes en el trastorno autista. En oposición al trastorno de asperger, hay pérdida clínicamente
significativa de habilidades previamente adquiridas y una mayor probabilidad de retraso mental. En el trastorno de
asperger no hay retraso del desarrollo del lenguaje ni una pérdida significativa de habilidades evolutivas.

Debe ser diferenciado de la demencia de inicio duran-te la infancia o la niñez. La demencia sobreviene como
consecuencia de los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica (p. ej., traumatismo craneal), mientras el
trastorno desintegrativo infantil ocurre típicamente en ausencia de una enfermedad médica asociada.

-trastorno de Asperger: alteración grave y persistente de la interacción social; desarrollo de patrones de


comportamiento, actividades, intereses y actividades restrictivas y repetitivos. Trastorno puede dar lugar a un
deterioro clínicamente significativo social, laboral, o de otras áreas en la vida del individuo. En contraste con el
trastorno autista, no existen retrasos del lenguaje clínicamente significativos. Además, no se observan retrasos
clínicamente significativos del desarrollo cognoscitivo ni de habilidades de autoayuda, comportamiento adaptativo;
curiosidad acerca del ambiente durante la infancia. No se establece diagnostico si se cumplen criterios de otro
trastorno generalizado del desarrollo especifico o de esquizofrenia.

- trastorno generalizado del desarrollo no especificado

6) Trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador. Incluye el trastorno por déficit de atención con
hiperactividad, que se caracteriza por síntomas manifiestos de desatención y/o de impulsividad-hiperactividad. Algún
problema relativo a los síntomas debe presentarse al menos en dos situaciones (ej. casa escuela). Debe haber
pruebas claras de interferencia en la actividad laboral, académica, social.

Las características asocia-das varían en función de la edad y del estado evolutivo, pudiendo incluir baja tolerancia a
la frustración, arrebatos emocionales, autoritarismo, testarudez, insistencia excesiva y frecuente en que se satisfagan
sus peticiones, labilidad emocional, desmoralización, disforia, rechazo por parte de compañeros y baja autoestima.
Con frecuencia, el rendimiento académico está afectado y devaluado, lo que conduce típicamente a conflictos con la
familia y el profesorado. La inadecuada dedicación a tareas que requieren un esfuerzo sostenido suele interpretarse
por los demás como pereza, escaso sentimiento de responsabilidad y comportamiento oposicionista. Las relaciones
familiares acostumbran a caracterizarse por resentimientos y antagonismos, especialmente a causa de la variabilidad
de las características sintomáticas, lo que facilita la creencia de que toda el comporta-miento anómalo es voluntario.

Se presentan subtipos para especificar la presentación del síntoma predominante: tipo con predominio del déficit de
atención, tipo con predominio hiperactivo-impulsivo y tipo combinado.

También se incluyen en este apartado los trastornos de comportamientos perturbadores: el trastorno disocial se
caracteriza por un patrón comportamental que viola los derechos básicos de los demás o las principales normas o
reglas sociales propias de la edad del sujeto. Se dividen en cuatro grupos: comportamiento agresivo que causa daño
físico o amenaza con él a otras personas o animales comportamiento no agresivo que causa pérdidas o daños a la
propiedad, fraudes o robos y violaciones graves de las norma. (Tres o más comportamientos deben haber aparecido
en los últimos 12 m y uno en los 6)

El trastorno negativita desafiante se caracteriza por un patrón de comportamiento negativita, hostil y desafiante
dirigido a figuras de autoridad que persiste al menos durante 6 meses. Terquedad persistente, resistencia a las
órdenes, renuncia a comprometerse, ceder o negociar con otros.

Este apartado incluye asimismo dos categorías no especificadas: trastorno por déficit de atención con hiperactividad
no especificado y trastorno de comportamiento perturbador no especificado.

7) Trastornos de la ingestión y de la conducta alimentaria de la infancia o la niñez. Estos trastornos se caracterizan


por alteraciones persistentes de la conducta alimentaria y de la ingestión de alimentos. Obsérvese que anorexia
nerviosa y bulimia nerviosa han sido incluidas en «Trastornos de la conducta alimentaria»

Pica: ingestión persistente de sustancias no nutritivas durante al menos un mes. Sustancia típica ingerida puede
variar con la edad: pintura, yeso, pelo, ropa. Este comportamiento debe ser inadecuado evolutivamente y no formar
parte de prácticas culturalmente sancionadas. Si este trastorno aparece en el curso de otro trastorno mental, solo
debe establecerse si es de suficiente gravedad para merecer tratamiento separado.

Trastorno de rumiacion: regurgitación y nueva masticación repetidas del alimento que lleva al niño tras un periodo de
funcionamiento normal y dura al menos un año.

Trastorno de la ingestión alimentaria: incapacidad persistente para comer adecuadamente lo que se pone de
manifiesto por una incapacidad significativa para ganar peso o por una pérdida de peso significativa de al menos un
mes. No se acompaña de otra enfermedad médica que pueda explicar el trastorno.

8) Trastornos de tics. Estos trastornos se caracterizan por tics vocales y/o motores. Un tic es una vocalización o un
movimiento motor súbito, rápido, recurrente, no rítmico, estereotipado. Se experimenta como irresistible pero puede
suprimirse durante periodos de tiempo variables. Pueden exacerbarse por estrés o atenuarse durante actividades
absorbentes. Tics motores simples: parpadear, mover el cuello; tics vocales simples: aclarar la garganta, gruñir,
inspirar, resoplar; tics motores complejos: faciales, asociados al aseo, saltar, tocar; tics vocales complejos: repetir
palabras o frases fuera de contexto, ecolalia, palilalia.
- Trastorno de tourette: las características esenciales del trastorno de la Tourette son los tics motores múltiples y uno
o más tics vocales. Estos tics pueden aparecer simultáneamente o en diferentes períodos de la enfermedad. Los tics
aparecen varias veces al día, recurrentemente, a lo largo de un período de más de 1 año.

-Trastorno de tics motores o vocales crónicos: presencia de tics motores o verbales, pero no de ambos

- trastorno de tics transitorios: tics aparecen varias veces al día, casi cada día por lo menos durante 4 semanas, pero
no más de 12 meses consecutivos. Las otras características esenciales son las de tourette.

-trastorno de tics no especificado: duran menos de 4 semanas, o se desarrollan después de los 18.

9) Trastornos de la eliminación.

Encopresis, la deposición repetida de heces en lugares inadecuados. El hecho debe ocurrir al menos una vez al mes
durante 3 meses como mínimo y la edad cronológica del niño al menos 4 años.

Enuresis, la emisión repetida de orina en lugares inadecuados. Debe ocurrir por lo menos dos veces por semana
durante al menos 3 meses o bien debe provocar malestar clínicamente significativo o deterioro social, académico o
de otras áreas importantes. Mayor a 5 años.

10) Otros trastornos de la infancia, la niñez o la adolescencia. Este grupo se dedica a trastornos no incluidos en los
anteriormente citados. El trastorno de ansiedad por separación se caracteriza por una ansiedad excesiva e
inadecuada desde el punto de vista evolutivo concerniente a la separación respecto del hogar o de las personas con
quienes el niño está vinculado. El mutismo selectivo se caracteriza por una persistente incapacidad para hablar en
situaciones sociales específicas a pesar de que el niño hable en otras situaciones. El trastorno reactivo de la
vinculación de la infancia o la niñez se caracteriza por una relación social manifiestamente alterada e inadecuada
evolutivamente, que se produce en la mayor parte de los contextos y se asocia a una crianza claramente patógena.
El trastorno de movimientos estereotipados se caracteriza por un comportamiento motor repetitivo, aparentemente
impulsivo, y no funcional, que interfiere marca-40 Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o