Você está na página 1de 32

Universidad Tecnológica de Puebla

Carrera: Ingeniería Área Mantenimiento Industrial

Materia: Química Básica

Grado y Grupo: 1° “A”

Proyecto: Tabla periódica de los elementos

No. De equipo: 1°

Integrantes:

-Lancho Romero Víctor Manuel

-Medina Maldonado Marco Antonio

- Contreras Sotarriba Ana Karen

- Hernández Sánchez Jesús Guillermo

Asesor: Orlando Cigarroa Suriano

Fecha: 27/Noviembre/2017
INDICE

Introducción……………………………………………..

Objetivo.………………………………………………….

Historia de la tabla periódica…….....…………………

Autores de la tabla periódica…….....…………………

Clasificación…………….………...……………………..
INTRODUCION

En este proyecto se analizara la tabla periódica de los elementos, esta es una


clasificación de los elementos químicos en forma de tabla, ordenados por
su número atómico o mejor conocido como número de protones, por
su configuración de electrones y sus propiedades químicas. La tabla periódica de
los elementos también se divide en filas que se denominan períodos y las
columnas grupos. Algunos grupos tienen nombres. Ejemplo de ello es el grupo IA a
los que se les denomina metales alcalinos. También se analizara su historia el cómo
y porqué de su creación dando el desarrollo de algunos científicos que ayudaron a
su realización, con la necesaria exposición de los elementos que conforman la
misma.
OBJETIVO

Conocer y analizar la historia, los antecedentes, los elementos que detallan a la


tabla periódica de los elementos, así como características y su clasificación.
DESARROLLLO
PRINCIPALES AUTORES DE LA TABLA PERIÓDICA

Döbereiner (1780-1849)

Este químico alcanzó a elaborar un informe que mostraba una relación entre la
masa atómica de ciertos elementos y sus propiedades en 1817. Él destaca la
existencia de similitudes entre elementos agrupados en tríos que él denomina
“tríadas”. La tríada del cloro, del bromo y del yodo es un ejemplo. Pone en
evidencia que la masa de uno de los tres elementos de la triada es intermedia
entre la de los otros dos.

En 1817 Johann Dobereiner un Químico Alemán Profesor de la universidad de


Jena , hizo el primer intento de organizar los elementos químicos ,elaboro un
documento que mostraba una relación entre la masa atómica de ciertos elementos
y sus propiedades. Destaca la existencia de similitudes entre elementos
agrupados en tríos que el denominaba "Tríadas" La tríada del cloro, del bromo y
del yodo son un ejemplo. Pone en evidencia que la masa de uno de los tres
elementos de la tríada es intermedia entre las otras dos.

Este Termino se vuelve uno de los más estudiados siendo una nueva área. Entre
1829 y 1858 varios científicos encontraron que este tipo de relaciones químicas va
más allá de las tríadas. Durante este Tiempo se unió el flúor al grupo de los
halógenos se agruparon oxigeno, selenio, azufre y telurio en una familia, mientras
que nitrógeno, arsénico, fósforo, antimonio y mercurio fueron agrupados en otra.

En 1850 se contaba con unas 20 Tríadas en una primera clasificación coherente.


Chancourtois (1820-1886)

En 1862 Chancourtois, geólogo francés, pone en evidencia una cierta periodicidad


entre los elementos de la tabla. En 1864 Chancourtois y Newlands, químico inglés,
anuncian la Ley de las octavas: las propiedades se repiten cada ocho elementos.
Pero esta ley no puede aplicarse a los elementos más allá del Calcio. Esta
clasificación es por lo tanto insuficiente, pero la tabla periódica comienza a ser
diseñada.

Newlands (1837-1864)

John Alexander Reina Newlands Químico Británico que en 1863 estableció una
clasificación de los 56 elementos en 11 grupos basados en propiedades físicas
similares y menciona que en muchos pares existían diferencias en la masa
atómica relacionadas con algún múltiplo de ocho. Bueno estos dos hombres de
ciencia anuncian en 1864 la ley de octavas: las propiedades se repiten cada ocho
elementos. Pero esta ley no puede aplicarse a los elementos más allá del calcio.
Aunque esta clasificación resulta insuficiente la tabla periódica comienza a ser
diseñada.
Meyer (1830-1895)

Lothar Meyer nació en Varel, Oldenburgo, en 1830. Hijo del médico Friedrich
August Meyer y de Anna Biermann. Cursó sus estudios en las universidades de
Zúrich, Würzburg, Heidelberg y Königsberg. En 1867 fue catedrático de ciencias
naturales en Eberswalde. Desde el año 1876 fue profesor de química en la
Universidad de Tubinga

En un artículo publicado en 1870 presentó su descubrimiento de la ley periódica


que afirma que las propiedades de los elementos son funciones periódicas de su
masa atómica. En su obra Teorías modernas de la química y su significado para la
estática química, compilada según la reforma de los pesos atómicos de
Cannizzaro, estableció una tabla de los elementos dispuestos según el peso
atómico creciente, semejante a la de D. I. Mendeleiev, e hizo notar que los
elementos que poseen propiedades químicas similares vienen a caer en las
mismas columnas verticales. Esta periodicidad de las propiedades de los
elementos en función de su peso atómico fue más tarde desarrollada y
completada.

Publicado en Breslau en 1864, este texto constituye una importante puntualización


de las maneras de ver de la época, que son expuestas y consideradas desde un
mismo punto de vista crítico. Cuatro años antes, en 1860, en el Congreso de
Karlsruhe, Cannizzaro había reivindicado la hipótesis de Avogadro, que había
quedado ignorada u olvidada desde 1811. Meyer figuró entre los pocos que
comprendieron la exactitud de aquellas ideas, y se convirtió en su vigoroso
propugnador. En el libro expone la hipótesis de Avogadro y la discute
ampliamente, poniéndola en la base de las demás leyes de la química.

Defensor del empleo de los pesos atómicos contra el de los equivalentes, después
de haber mostrado con toda su importancia las opiniones de Gerhard sobre los
compuestos orgánicos, Meyer expone su idea acerca de las relaciones numéricas
entre estos pesos atómicos, y pone de relieve los contactos entre estas relaciones
en algunas series de elementos que tienen analogía de comportamiento químico,
y las existentes entre los pesos moleculares de algunas series orgánicas. La
última parte de la obra puede considerarse como un precedente de la clasificación
periódica que, independientemente de Mendeléiev, aunque de modo más
imperfecto, fue enunciada por el propio Meyer en 1869. En 1869, Meyer, químico
alemán, pone en evidencia una cierta periodicidad en el volumen atómico. Los
elementos similares tienen un volumen atómico similar en relación con los otros
elementos. Los metales alcalinos tienen por ejemplo un volumen atómico
importante.

Mendeleïev (1834-1907)

Químico ruso, que elaboró la tabla periódica de los elementos químicos. Nació el 7
de febrero de 1834 en Tobolsk (Siberia) en el seno de una familia de catorce
hermanos, de los que él era el menor. Murió el 2 de febrero de 1907 en San
Petersburgo.

Cuando aún era un niño, su padre se quedó ciego, y su madre sacó adelante a la
familia mediante la reapertura de una fábrica de vidrio, lo que permitió a la familia
solventar las dificultades económicas.

En 1848, murió su padre y la fábrica de vidrio sufrió un incendio. La familia,


entonces, se trasladó a Moscú y después a San Petersburgo, donde en 1856
Dimitri comenzó sus estudios de Química en la Universidad. Allí sobresalió como
un alumno aventajado, hasta el punto de que le concedieron una beca para
estudiar con Bunsen en Alemania. En 1861, regresó a San Petersburgo como
investigador y profesor universitario de Química. Debido a sus ideas liberales, no
encontró apoyo oficial.

Fue acusado de bígamo, pues una vez divorciado de su esposa volvió a contraer
matrimonio con ella, sin esperar los siete años que exigía la legislación rusa,
aunque tuvo la suerte de que la pena recayó sobre el párroco que les había
casado. Su reconocimiento como científico fue superior fuera de su país que en la
propia Rusia, donde no se le llegó a admitir en la Academia Imperial de Ciencias.

En 1955, Ghiorso descubrió un nuevo elemento químico, el 101, que fue bautizado
con el nombre de mendelevio, en su honor.

La ordenación de los elementos químicos en una tabla periódica fue la gran


aportación de Mendeleiev a la Ciencia, pues esta agrupación por pesos atómicos y
valencias permite observar una regularidad en las propiedades de los elementos.
Además, intuyó que aún faltaban elementos por descubrirse, y por este motivo
había huecos en la tabla, y señaló las propiedades que éstos debían poseer.

En 1860 inició sus estudios sobre la confección de un manual de química. Para


ello, elaboró unas tarjetas donde iba enumerando las propiedades más
significativas de los elementos conocidos hasta entonces. Al ordenar estas
tarjetas, pudo comprobar que sesenta aparecían en fila y la mayoría de los
elementos estaban ordenados en orden creciente respecto a su masa atómica
relativa. De esta manera, los elementos con propiedades químicas análogas,
quedaban ubicados en grupos verticales.

Con anterioridad, en 1817, J. W. Döbereiner, cuando aún se conocían muy pocos


elementos químicos, intuyo la existencia de las triadas o grupos de elementos con
propiedades parecidas, con la característica de que el peso atómico del elemento
central era la media aritmética aproximada de los pesos atómicos de los
elementos extremos; éste era el caso por ejemplo, del litio, sodio y potasio, o del
cloro, bromo y yodo, o del azufre, selenio y telurio.

También, A. E. de Chancourtois, en 1862, estableció una hélice telúrica o tornillo


telúrico, situando los elementos químicos en orden de pesos atómicos crecientes
sobre una hélice, con 16 elementos por vuelta. De esta manera observó que
muchos de los elementos de propiedades análogas quedaban ubicados en la
generatriz del cilindro, unos encima de otros; enunció de esta manera una ley que
decía que las propiedades de los elementos son las propiedades de los números.

En 1868, J. A. Newlands había ordenado los elementos en agrupaciones lineales,


enunciando su ley de las octavas, en la que afirmaba que si se situaban todos los
elementos en un orden creciente de pesos atómicos después de cada siete
elementos, aparecía un octavo cuyas propiedades son similares a las del primero,
pero Dimitri desconocía este trabajo y por otra parte el suyo le superó con creces.

La elaboración de la tabla como tal fue realizada a lo largo de los años 1868-1869.
Una primera versión se presentó a la Sociedad Química Rusa, donde aparecía de
forma explícita la idea de que las propiedades de los elementos pueden
representarse por funciones periódicas de sus pesos atómicos.

Simultáneamente a Mendeleiev, pero de forma independiente, J. L. Meyer llegó a


una clasificación prácticamente igual, pero este último se basó en las propiedades
físicas de los elementos y no en las químicas como Dimitri.

El gran mérito de Mendeleiev, estriba en la importancia que dio a la semejanza de


grupo, llegando a las siguientes conclusiones:

- considera incorrectos ciertos pesos atómicos y los altera, pues no se ajustaban al


esquema general de la tabla;

- predice nuevos estados de valencia de algunos elementos;

- invierte el orden de los pesos atómicos crecientes cuando conviene, como en el


caso del telurio y el yodo;

- deja vacantes algunas posiciones de la tabla, para ubicar en ellas elementos aún
no descubiertos y que pensó que existirían si realmente se verificaba la ley de la
periodicidad.

Partiendo de este carácter periódico de la tabla, predijo las propiedades de


algunos elementos desconocidos, y en concreto los que debían ocupar las
posiciones inmediatamente inferiores del boro, aluminio y silicio, y a los que él
denominó: ekaboro, ekaaluminio y ekasilicio, respectivamente. Poco tiempo
después, el descubrimiento del ekaaluminio designado como galio (de número
atómico 31, descubierto en 1875 por L. de Boisbaudran), el ekaboro denominado
escandio (de número atómico 21, descubierto en 1879 por L. F. Nilson), y el
ekasilicio designado como germanio (el número 32, descubierto por Winkler en
1886), le dieron la razón.

A título de ejemplo, de la visión casi profética de Dimitri, se exponen algunas de


las propiedades que él predijo del ekasilicio y las descubiertas en el germanio en
1886:

Propiedad Ekasilicio Germanio (1886)

Peso atómico 72 72,32

Peso específico 5,5 5,47

Calor específico 0,073 0,076

Volumen atómico 13 cm3 13,22 cm3


Posteriormente se añadieron a la tabla los gases nobles y los transuránidos y, si
bien cuando comenzaron a descubrirse los primeros gases inertes pareció que la
teoría de la periodicidad se derrumbaba, se observó que al intercalar en la relación
de los elementos por orden de pesos atómicos crecientes era suficiente con
invertir el argón y el potasio para que todos encajaran en una columna, ubicada
entre la de los halógenos y la de los metales alcalinos. Después Moseley y Bohr
dieron una explicación a esta ordenación bajo el concepto de estructura atómica.

Actualmente se emplea la tabla elaborada por Werner y Paneth, pero la elaborada


por Mendeleiev es muy similar a la empleada hoy en día con el nombre de "forma
corta".

La periodicidad de las propiedades observadas por Mendeleiev se debe al número


de electrones en los orbitales de sus últimos niveles.

En 1869, Mendeleïev, químico ruso, presenta una primera versión de su tabla


periódica en 1869. Esta tabla fue la primera presentación coherente de las
semejanzas de los elementos. Él se dio cuenta de que clasificando los elementos
según sus masas atómicas se veía aparecer una periodicidad en lo que concierne
a ciertas propiedades de los elementos. La primera tabla contenía 63 elementos.
CLASIFICACIÓN DE LA TABLA PERIÓDICA

Así como existe una historia de la tabla periódica, fueron varios los intentos de lo
que se reunían características y propiedades de los elementos para que pudieran
ordenarse sistemáticamente.

En el proceso hubo muchos pros y contras, encontraron nuevas formas de cómo


organizar a los elementos de cuerdo a el número atómico, masa, y propiedades,
etc.

Uno de los primeros inventos para poder buscar la clasificación fue ron las triadas
de Dobereiner.

Dice que son grupos de tres elementos químicos, que comparten características
muy similares.

Dichos elementos revelaban una relación numérica importante, ya que una vez
ordenados según su peso equivalente, o peso atómico, el peso del elemento central
resultaba ser la media aproximada de los dos elementos restantes en la triada

Se dice que sería una forma de clasificar sin pero sin necesidad de desarrollar
reglas o teorías para cada uno de ellos.

Realizó importantes hallazgos sobre la regularidad numérica entre los pesos


atómicos de los elementos, fue el primero en notar la existencia de varios grupos de
tres elementos, a los que llamó triadas, que mostraban similitudes químicas

En 1815 solo eran conocidos alrededor de 30 elementos. Aunque había mucha


información disponible sobre estos y sus compuestos, no había orden aparente.

Fue un intento fallido y por eso mismo más científicos se dieron a la tarea de buscar
un patrón el cual diera resultados más efectivos.
Ejemplo

¿¿Cómo los clasifico??

Grupo Halógeno

El cloro, el bromo y el yodo presentan propiedades químicas similares y forman una


triada. Estos elementos son no metales muy reactivos. Si se enumeran en orden de
masa relativa creciente están en orden de reactividad decreciente. El Bromo tiene
masa atómica intermedia entre el cloro y el yodo.

La masa atómica del elemento medio Bromo (Br) es igual al promedio de las masas
atómicas de Cloro (Cl) e Yodo (I).

El valor promedio obtenido es cercano a la masa atómica del Bromo (Br).

Similitudes en propiedades químicas:

1. Son todos no metales.


2. Todos ellos reaccionan con agua para formar ácidos (por ejemplo, en:
HCl, HBr, HF).
3. Todos tienen una valencia de uno (por ejemplo, en: HCl, HBr, HF).
4. Todos ellos reaccionan con metales alcalinos para formar sales neutras
(por ejemplo, NaCl, NaBr, NaI)

Grupo Metales Alcalino

El litio, el sodio y el potasio tienen propiedades químicas similares y forman una


triada. Estos elementos son metales suaves y ligeros pero muy reactivos.

Si se enumeran en orden de masa atómica relativa creciente, también están en


orden de reactividad creciente. El sodio tiene la masa atómica intermedia entre el
litio y el potasio.

La masa atómica del elemento central Sodio (Na) es igual al promedio de la masa
atómica del Litio (Li) y el Potasio (K).

Similitudes en propiedades químicas:

1. Son todos metales.


2. Todos reaccionan con agua para formar soluciones alcalinas y gas
hidrógeno.
3. Todos tienen una valencia de uno (por ejemplo, en: LiCl, NaCl, KCl).
4. Sus carbonatos son resistentes a la descomposición térmica.

Grupo de los calcógenos o anfígenos

El azufre, el selenio y el teluro presentan propiedades químicas similares y forman


una triada. El selenio tiene la masa atómica intermedia entre el azufre y el teluro.

La masa atómica del elemento medio Selenio (Se) es igual al promedio de masas
atómicas de Azufre (S) y Teluro (Te).

Una vez más el valor promedio obtenido es cercano a la masa atómica del Selenio
(Se).

Similitudes en propiedades químicas:

1. Las combinaciones con hidrógenos de estos elementos dan como


resultado gases tóxicos.
2. Cada uno de estos elementos tiene 6 electrones de valencia.
3. Las cualidades metálicas aumentan a medida que aumenta el número
atómico.

Por convención, los elementos están organizados en la tabla periódica, una


estructura que captura los patrones importantes de su comportamiento. Diseñada
por el químico ruso Dmitri Mendeleev (1834–1907) en 1869, la tabla organiza los
elementos en columnas —grupos— y filas —periodos— que comparten ciertas
propiedades. Estas propiedades determinan el estado físico de un elemento a
temperatura ambiente —gas, sólido, o líquido—, así como su reactividad química,
la habilidad de formar enlaces químicos con otros átomos.

Además de enlistar el número atómico de cada elemento, la tabla periódica también


muestra la masa atómica relativa del elemento, la media ponderada de sus isótopos
que ocurren naturalmente en la Tierra. Si vemos al hidrógeno, por ejemplo,
aparecen su nombre y su símbolo, \tex {H,} H, H, comma así como su número
atómico de 1 —en la esquina superior izquierda— y su masa atómica relativa de
1.01.

Las capas de electrones y el modelo de Bohr

El científico danés Niels Bohr (1885-1962) desarrolló un primer modelo del átomo
en 1913. El modelo de Bohr muestra el átomo como un núcleo central compuesto
de protones y neutrones, con los electrones en capas circulares a distancias
específicas del núcleo, de manera semejante a los planetas que orbitan alrededor
del sol. Cada capa de electrones tiene un nivel de energía diferente, las más
cercanas al núcleo son de menor energía que las más lejanas. Por convención, a
cada capa se le asigna un número y el símbolo n: la capa de electrones más cercana
al núcleo. por ejemplo, se denomina 1n. Para moverse entre capas, un electrón
debe absorber o liberar una cantidad de energía que corresponda exactamente a la
diferencia de energía que hay entre las capas. Por ejemplo, si un electrón absorbe
energía de un fotón, puede excitarse y moverse a una capa de mayor energía; por
el contrario, cuando un electrón regresa a una capa de menor nivel energético, libera
energía, a menudo en forma de calor.

Método que se ocupó, a continuación un ejemplo:

El número de electrones de la capa externa de un átomo particular determina su


reactividad o tendencia a formar enlaces químicos con otros átomos. A esta capa
externa se le conoce como capa de valencia y a los electrones que se encuentran
dentro de ella se les llama electrones de valencia En general, los átomos son más
estables, menos reactivos, cuando su capa de electrones externa se encuentra
completa. La mayoría de los elementos importantes en la biología necesitan ocho
electrones en su capa externa para ser estables y esta regla se conoce como regla
del octeto Algunos átomos pueden ser estables con un octeto incluso cuando su
capa de valencia es la capa 3n que puede contener hasta 18 electrones. Veremos
por qué ocurre esto cuando expliquemos los orbitales atómicos más adelante.

Configuración electrónica y la tabla periódica

Los elementos en la tabla periódica se ordenan de acuerdo a su número atómico,


cuántos protones tienen. En un átomo neutro, el número de electrones será igual al
número de protones, de forma que podemos determinar fácilmente el número de
electrones a partir del número atómico. Adicionalmente, la posición de un elemento
en la tabla periódica —su columna o grupo, y fila o periodo— proporciona
información útil sobre cómo están dispuestos sus electrones.

GRUPOS A DE LA TABLA PERIODICA


METALES ALCALINOS

Los metales alcalinos corresponden al Grupo 1 de la Tabla Periódica (anteriormente


grupo I A), son metales muy reactivos, se oxidan con facilidad por lo que no se
encuentran libres en la naturaleza. El nombre proviene de sus propiedades básicas
(alcalinas). Constituyen el 4,8% de la corteza terrestre, incluyendo capa acuosa y
atmósfera. El sodio y el potasio son los más abundantes; el resto es raro.
Su configuración electrónica muestra un electrón en su capa de valencia (1 electrón s).
Son muy electropositivos: baja energía de ionización. Por tanto, pierden este electrón
fácilmente (número de oxidación +1) y se unen mediante enlace iónico con otros
elementos. Son:

-LITIO,
-SODIO,
-POTASIO,
-RUBIDIO,
-CESIO ,
-FRANCIO.

Como el resto de los metales, los metales alcalinos son maleables, dúctiles y buenos
conductores del calor y la electricidad. Son blanco-plateados, con puntos de fusión bajos
(debido a las fuerzas de enlace débiles que unen sus átomos) que decrecen según se
desciende en el grupo y blandos, siendo el litio el más duro. Presentan efecto
fotoeléctrico con radiación de baja energía, siendo más fácil de ionizar el cesio. La
reactividad aumenta hacia abajo, siendo el cesio y el francio los más reactivos del grupo.
El litio se parece bastante más al magnesio en cuanto a reactividad que al resto de los
elementos alcalinos, debido a que el ion Litio es específicamente pequeño.
Los metales alcalinos se recubren rápidamente de una capa de hidróxido en contacto
con el aire y reaccionan violentamente en contacto con el agua, liberando hidrógeno que
debido al calor desprendido, arde (con rubidio y cesio la reacción es explosiva, ya que al
ser más densos que el agua, la reacción la producen en el fondo y el hidrógeno formado
arde produciendo una onda de choque que puede romper el recipiente). También
reaccionan con el vapor de agua del aire o con la humedad de la piel. Deben guardarse
en líquidos apolares anhidros.
Son reductores poderosos, sus óxidos son básicos así como sus hidróxidos. Reaccionan
directamente con los halógenos, el hidrógeno, el azufre y el fósforo originando los
haluros, hidruros, sulfuros y fosfuros correspondientes. Con el amoníaco líquido dan
soluciones de color azul en las que hay electrones libres ocupando cavidades formadas
por moléculas de amoníaco.

METALES ALCALINOTÉRREOS

Son los elementos metálicos del grupo 2 (antiguo IIA) de la Tabla Periódica. El
nombre del grupo proviene de la situación entre los metales alcalinos y
los elementos térreos y del hecho de que sus "tierras" (nombre antiguo para los
óxidos de calcio, estroncio y bario) son básicos (álcalis). Son:

-BERILIO,
-MAGNESIO,
-CALCIO,
-ESTRONCIO,
-BARIO
-RADIO.

Constituyen algo más del 4% de la corteza terrestre (sobre todo calcio y


magnesio), pero son bastante reactivos y no se encuentran libres. El radio es muy
raro.
Se obtienen por electrólisis de sus haluros fundidos o por reducción de sus óxidos.
Son metales ligeros con colores que van desde el gris al blanco, con dureza
variable (el berilio es muy duro y quebradizo y el estroncio es muy maleable). Son
más duros que los alcalinos.
Su configuración electrónica presenta dos electrones de valencia (2 electrones s).
Son de número de oxidación +2 y son muy reactivos, aumentando la reactividad al
descender en el grupo. Se oxidan superficialmente con rapidez. Son buenos
reductores. Sus propiedades son intermedias a las de los grupos entre los que se
encuentran: sus óxidos son básicos (aumentando la basicidad según aumenta el
número atómico) y sus hidróxidos (excepto el de berilio que es anfótero) son
bases fuertes como los de los alcalinos, pero otras propiedades son parecidas a
las del grupo de los térreos. Al aire húmedo y en agua forman hidróxido
(desprendiendo hidrógeno), en algunos casos sólo superficial que impide el
posterior ataque o lo hacen más lento (berilio y magnesio). Reaccionan
directamente con halógenos, hidrógeno (no berilio o
magnesio), oxígeno, carbono, azufre, selenio y teluro, formando, excepto el berilio,
compuestos mayoritariamente iónicos. Reducen los iones H+ a hidrógeno, pero ni
berilio ni magnesio se disuelven ácido nítrico debido a la formación de una capa
de óxido.
Todos los compuestos suelen ser menos solubles en agua que los del grupo 1.
Se emplean en la tecnología nuclear (berilio) y en aleaciones de baja densidad,
elevada solidez y estabilidad frente a la corrosión (berilio, magnesio).
El berilio y el bario son venenosos, mientras que el magnesio y el calcio son
oligoelementos fundamentales de los seres vivos.
METALES TÉRREOS

Este grupo conforman elementos que están situados en el grupo 13 de la tabla


periódica de los elementos. Su nombre p proviene de Tierra, ya que el aluminio es
el elemento más abundante en ella, llegando a un 7.5%. tienen tres electrones en
su nivel energético más externo.

El primer elemento del grupo 13 es el boro(B) (aunque también se lo conoce como


grupo del aluminio por su concurrido uso en la actualidad), un metaloide con
un punto de fusión muy elevado y en el que predominan las propiedades no
metálicas. Los otros elementos que comprenden este grupo
son: aluminio(Al), galio (Ga), indio (In), talio(Tl), y que forman iones con una carga
triple positiva (3+), salvo el talio que lo hace con una carga mono positiva (1+).

La característica del grupo es que los elementos tienen tres electrones en su capa
más externa, por lo que suelen formar compuestos en los que presentan un estado
de oxidación +3. El talio difiere de los demás en que también es importante su
estado de oxidación +1. Esta baja reactividad del par de electrones es conforme se
baja en el grupo se presenta también en otros grupos, se denomina efecto del par
inerte y se explica considerando que al bajar en el grupo las energías medias de
enlace van disminuyendo.
Algunas de sus propiedades tanto químicas y físicas son:

 Ninguno muestra tendencia a formar aniones simples.


 Tienen estado de oxidación +3, pero también +1 en varios elementos. Esto
ocurre debido al "Efecto Par Inerte" según el cual, al perder primero un electrón
del orbital np, el orbital ns queda lleno, lo que lo hace menos reactivo. Para Ga
e In, el estado de oxidación +1 es menos importante que +3. Para Tl, los
compuestos con Tl+ se asemejan a los compuestos con metales alcalinos.
 Como se ve, la molécula presenta un enlace de tres centros, no se puede
distinguir cual enlace H-B-H se forma primero y su longitud es la misma.
 El Boro puede formar enlaces covalentes bien definidos, es un semiconductor,
es duro a diferencia del resto que son muy blandos. El boro forma compuestos
con hidrógeno llamados boranos, siendo el más simple el diborano B2H6.

 El boro se diferencia del resto de los elementos del grupo porque es


un metaloide, mientras que los demás van aumentando su carácter metálico
conforme se desciende en el grupo.
 Tienen puntos de fusión muy bajos, a excepción del boro.
 El boro es un metaloide con un punto de fusión muy alto y gran dureza en el que
predominan las propiedades no metálicas.

METALOIDES

Los elementos que componen al grupo IVA son:


 Carbono (C)
 Silicio (Si)
 Germanio (Ge)
 Estaño (Sn)
 Plomo (Pb)
La mayor parte de las rocas está formada por silicio, es por lo tanto el elemento
más abundante de la corteza terrestre. Actualmente se usa como semiconductor
de los circuitos de las computadoras.

Cuentan con características físicas y químicas como:

Cada uno de los elementos de este grupo tiene 4 electrones en su capa más
externa. En la mayoría de los casos, los elementos comparten sus electrones; la
tendencia a perder electrones aumenta a medida que el tamaño del átomo aumenta.
El carbono es un no metal que forma iones negativos bajo forma de carburos (4-).
El silicio y el germanio son metaloides con número de oxidación +4. El estaño y el
plomo son metales que también tienen un estado de oxidación +2. El carbono forma
tetrahaluros con los halógenos. El carbono se puede encontrar bajo la forma de tres
óxidos: dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO) y dióxido de
tricarbono (C3O2).El carbono forma disulfuros y diselenios.1

El silicio forma dos hidruros: SiH4 y Si2H6. El silicio forma tetrahaluros de silicio con
flúor, cloro e yodo. El silicio también forma un dióxido y un disulfuro.La fórmula
química del nitruro de silicio es Si3N4.2

El germanio forma dos hidruros: GeH4 y Ge2H6. El germanio también forma


tetrahaluros con todos los halógenos, excepto con el ástato y forma di dihaluros con
todos los halógenos excepto con el bromo y el astato. El Germanio también forma
dióxidos, bisulfuros y diselenios.

El estaño forma dos hidruros: SnH4 y Sn2H6. El estaño forma tetrahaluros y dihaluros
con todos los halógenos menos con el Astato.

El plomo forma hidruros bajo la forma de PbH4. Forma dihaluros y tetrahaluros con
el flúor y con el cloro. También forma tetrabromuros y dihioduros.

Los puntos de ebullición en el grupo del carbono tienden a disminuir a medida que
se desciende en el grupo. El carbono es el más ligero del grupo, el mismo sublima
a 3825°C.El punto de ebullición del silicio es 3265°C, el del germanio es 2833°C, el
del estaño es 2602°C y el del plomo es 1749°C. Los puntos de fusión tienen la
misma tendencia que su punto de ebullición. El punto de fusión del silicio es 1414°C,
el del germanio 939°C, para el estaño es 232°C y para el plomo 328°C.

La estructura cristalina del carbono es hexagonal, a altas presiones y temperaturas


se encuentra bajo la forma de diamante.

La densidad de los elementos del grupo del carbono tiende a aumentar con el
aumento del número atómico.

METALOIDES

Los elementos de grupo VA de la tabla periódica son:

Nitrógeno,
Fósforo,
Arsénico,
Antimonio,
Bismuto

La configuración electrónica muestra que poseen cinco electrones de valencia (2


electrones s y 3 electrones p), sin embargo, las propiedades difieren del primero al último.

Las propiedades metálicas se incrementan desde el nitrógeno al bismuto de forma que el


nitrógeno es no metal, gas diatómico, las modificaciones negras del fósforo y gris de
arsénico y antimonio presentan algunas propiedades metálicas y el bismuto es un metal
pesado. Esto se traduce en una disminución de los puntos de fusión a partir del arsénico,
pues disminuye el carácter covalente de los enlaces y aumenta el carácter metálico.

Estos elementos constituyen el 0,33% de la corteza terrestre (incluyendo agua y atmósfera).


A veces se presentan nativos. Los minerales son óxidos o sulfuros. Se obtienen por
reducción de los óxidos con carbono o por tostación y reducción de los sulfuros.

Frente a los electropositivos (hidrógeno y metales) presentan estado de oxidación -3,


aunque disminuye la estabilidad de los compuestos según crece el número atómico, y frente
a los electronegativos (oxígeno, azufre y halógenos) +3 y +5, aumentando la estabilidad de
los compuestos con el número atómico. Al crecer el número atómico predomina el estado
+3.
No reaccionan con el agua o con los ácidos no oxidantes; salvo el nitrógeno, todos
reaccionan con ácidos oxidantes. Con el oxígeno se forman los óxidos con número de
oxidación +3 y +5, excepto el nitrógeno que forma todos los comprendidos entre +1 y +5,
aunque principalmente, +1, +2, +4. La acidez de los hidróxidos X(OH)3 disminuye según
aumenta el número atómico, siendo el Bi(OH)3 básico. En estado pentavalente todas las
combinaciones oxigenadas son ácidas, disminuyendo su fuerza según aumenta el número
atómico.
En estado elemental el nitrógeno se emplea como gas inerte en soldadura y conservación,
el arsénico y antimonio como semiconductores, el fósforo en pirotecnia. Los compuestos
de nitrógeno y fósforo son importantísimos y se emplean en abonos, detergentes.
El fósforo, arsénico y antimonio y sus combinaciones son tóxicos.

GASES

Los elementos del grupo VIA de la Tabla Periódica.

Son: oxígeno, azufre, selenio, teluro, polonio.

El oxígeno es fundamental en todos los procesos de oxidación (combustiones,


metabolismo de los seres vivos) y es la base de numerosos procesos industriales.
El azufre se emplea como fungicida y en numerosos procesos industriales. El
selenio y teluro se emplean como semiconductores. El polonio no tiene
prácticamente utilidad.
Las combinaciones hidrogenadas de estos elementos (excepto el agua) son gases
tóxicos de olor desagradable.
El oxígeno es el elemento más abundante de la tierra (50,5% en peso de la corteza).
Los demás son menos frecuentes.

Los minerales son óxidos, sulfuros y sulfatos y también se encuentran en estado


nativo.
El oxígeno se extrae del aire y el resto por reducción de los óxidos o nativos. El
selenio y teluro se obtienen como subproductos de los barros de las cámaras
de plomo o de los barros anódicos.

El polonio se obtiene bombardeando bismuto con neutrones.

La configuración electrónica presenta seis electrones de valencia: 2 electrones s y


4 electrones p. Al crecer el número atómico disminuye la tendencia de los electrones
a participar en la formación de enlaces. Los estados de oxidación más usuales son
-2, +2, +4 y +6, los dos últimos debido a la presencia de orbitales da partir del azufre.

El oxígeno y azufre son no metales, mientras que el carácter metálico aumenta del
selenio al polonio. El oxígeno es un gas diatómico y el polonio un metal pesado.
Presentan modificaciones, excepto polonio, algunas de selenio y teluro son
metálicas.

ALÓGENOS
Los elementos halógenos de la tabla periódica son los cinco elementos no
metálicos que se encuentran en el Grupo 17:

Flúor, cloro, bromo, iodo, ástato

Los halógenos tienen 7 electrones en su capa más externa, lo que les da un número
de oxidación de -1 y son enormemente reactivos (oxidantes), disminuyendo la
reactividad según aumenta el número atómico. Excepto el flúor, presentan también
los estados de oxidación +1, +3, +5, +7.

El flúor es el elemento más reactivo y más electronegativo del Sistema Periódico.


Reaccionan con el oxígeno, formando óxidos inestables; esta reactividad disminuye
al aumentar el número atómico.

Excepto el flúor que la oxida, se disuelven en agua y reaccionan parcialmente con


ella. Reaccionan con el hidrógeno para formar haluros de hidrógeno, que se
disuelven en agua, formando disoluciones ácidas (ácidos hidrácidos); el ácido más
fuerte es el HI. Reaccionan con casi todos los metales formando haluros metálicos.

En estado elemental se usa solamente el cloro en el tratamiento de aguas. Los


compuestos de estos elementos son muy importantes y útiles.
Debido a su poder oxidante, todos los halógenos son tóxicos. Algunas
combinaciones halogenadas (fluoruros, cloratos y bromatos) son muy venenosos.
El flúor, el cloro y el yodo son oligoelementos importantes para los seres vivos.

El término "halógeno" significa "formador de sales" y a los compuestos que


contienen halógenos con metales se les denomina con el nombre de "sales".
No se encuentran libres en la naturaleza, pero si, mayoritariamente, en forma de
haluros alcalinos y alcalinotérreos. El ástato es muy raro, ya que es producto
intermedio de las series de desintegración radiactiva.
Aunque su electronegatividad es elevada, el carácter metálico aumenta según lo
hace el número atómico, así, el yodo tiene brillo metálico.