Você está na página 1de 4

Corporación Universitaria Minuto de Dios

Curso: Comunicación escrita y procesos lectores I NRC: 7631

Programa: contaduría publica

Estudiante: Dayana Vanessa Cabezas Cabezas

ID: 620876 Semestre: I

Docente: Rodolfo Bolaños Barrera

Fecha de entrega: 27 de mayo de 2017 Nota: __________

ACTIVIDAD DE ANÁLISIS. Reconoce en el siguiente texto las relaciones referenciales. ¿Quién


dice qué? ¿De quién se dice qué?

La violencia creciente contra la discapacidad

Luis C. Pérez Bueno*


En las últimas semanas han saltado a las páginas de los diarios noticias muy inquietantes
sobre hechos violentos dirigidos contra personas con discapacidad que han tenido la
circunstancia agravante de ser difundidos y publicitados a través de Internet.

Distintas personas con discapacidad, en Madrid y en el País Vasco, por citar los casos más
recientes, han sido objeto de agresiones, precedidas de sevicias, humillaciones y tratos
crueles, por parte de grupos de desaprensivos a los que la discapacidad de la víctima anima a
atacar. Pero la agresión no acababa ahí, sino que, elevada a la categoría de espectáculo, ha
sido grabada por medio de teléfonos móviles y videocámaras y exhibida obscenamente a
través de la red.

Estos hechos, de una enorme gravedad, indican un estado mental todavía vigente en ciertas
personas que siguen considerando la discapacidad como una circunstancia que rebaja al que
la presenta, y, en tanto que ser inferior, se hace merecedor del desprecio, de la burla y hasta
de la violencia. Como su vida, por portar ese elemento de diversidad, vale menos, se convierte
a las personas con discapacidad en víctimas propiciatorias de la violencia.

Sin duda, estas abominables conductas han de tener su respuesta en el Código Penal, y el
movimiento asociativo de la discapacidad ha pedido la acción enérgica de Jueces y Fiscales
para frenar y castigar estos comportamientos, pero resulta preocupante la existencia en capas
de nuestra sociedad de un ambiente mental, limitado en cuanto a número, pero arraigado,
que ve con normalidad, o disculpa, que la discapacidad pueda ser objeto de violencia. Son los
vestigios históricos de estados mentales hoy formalmente abolidos, pero que anidan aún en el
interior de algunas personas, y que se manifiestan en actos de una violencia desatada y
estúpida.

Nuestra sociedad y cada uno de los que la formamos, nos pavoneamos muy a menudo del
grado de progreso moral alcanzado en nuestro tiempo. Pero estos ataques contra personas
con discapacidad son un índice alarmante de que una bestia feroz y sañuda puede habitar, si
se rasca un poco, en cada uno de nosotros. Una bestia en la jungla de asfalto cuya zarpa rasga
el halagador retrato que hemos formado de nuestras personas y de nuestra avanzada
sociedad.
(Levante, 25 de enero de 2008) *Secretario general del Comité Español de Representantes de
Personas con Discapacidad (CERMI).