Você está na página 1de 2

La lectura es una actividad

La lectura es una actividad solitaria, silenciosa, de descubrimiento, de recreación del

lenguaje escrito. Leer es volver presente un pasado y, por lo tanto, se convierte en un viaje

hacia el conocimiento y la verdad; al mismo tiempo puede sernos útil en la inacabable tarea

de comprender al mundo, al hombre, a uno mismo. La lectura implica, por una parte, una

competencia, un aprendizaje del sujeto que ejecuta el acto y, por otra, es la razón que

justifica en mayor medida la puesta en práctica de la imaginación, ya que en todo acto de

lectura siempre apelamos a ella y es ella la que nos permite hablar del papel activo,

(co)creador, (co)elaborador del lector ante la obra.

En todo acto de lectura subyacen dos situaciones: a) una práctica lingüística y, b) una

actividad directamente relacionada con el quehacer humano, con las motivaciones, las

experiencias y la vida personal, pues es un aprendizaje que se construye y se conquista

paso a paso desde el momento en que el sujeto descubre y redescubre nuevos mundos,

nuevos saberes. De este modo, la recepción individual se encuentra mediada por los

acontecimientos vivenciales y por diversas recepciones que determinan, en gran medida,

las motivaciones hacia la lectura.

La lectura se transforma en una actividad hermenéutica si se realiza interrogando al texto y

si deja a éste responder, porque le permite al lector la construcción de interrogantes que

hace extensivos al grupo social: lo individual y lo colectivo; entonces se interceptan en todo

acto lector. Leer un texto es descifrar su significado; al mismo tiempo es agregar de acuerdo

con una perspectiva personal una interpretación. En otras palabras, todo texto se

caracteriza por su organización interna y su codificación múltiple. En el caso específico de la

lectura literaria, la participación del lector se modifica, en la medida en que el universo de


la obra es un universo inventado, (re)creado, ficcional en una palabra. De allí que la figura

del lector se hace indispensable para construir el texto. La lectura literaria, que

denominamos comunicación literaria,2 es una forma particular de comunicación entre el

texto y el lector y puede estudiarse en dos niveles de análisis: a) entre el emisor ( autor

implícito) y un lector "virtual" y, b) entre el texto y el receptor. Tenemos, por lo tanto, al

menos dos situaciones que se presentan permanentemente en forma simultánea: la

extratextual, en la que se lleva a cabo la comunicación literaria entre un emisor-autor y un

receptor-lector y la intratextual, entre un emisor-narrador-personaje y un receptor-

narratario-personaje.