Você está na página 1de 12

Centro Nacional

de Organizaciones
de la Comunidad
Prólogo

3
Voluntariado Social
Un compromiso con los otros
para transformar la realidad

E
n el marco del paradigma asumido en 2003 por el Gobierno nacional, en la Ar-
gentina las Políticas Sociales hacen eje en la persona como sujeto de derecho
y en la familia. No se trata de situaciones aisladas, sino que tienen su anclaje en
el territorio, la promoción de derechos, la organización y la participación, a través de un
Estado activo, presente y promotor.

El Voluntariado Social cumplió –y sigue cumpliendo- un rol fundamental como herra-


mienta para reparar el tejido social destruido durante las décadas que duró la larga noche
neoliberal. Tejido que no podría ser recuperado sin la activa participación y el compromiso
voluntario de miles de ciudadanos, desde su espíritu de servicio, sensibilidad, conciencia
social y práctica solidaria.

Sin embargo, más allá de sus connotaciones positivas, aún persiste cierta ambigüedad
en torno al concepto de voluntariado.

Como bien define el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación “el neoliberalismo re-
saltó hasta el cansancio las supuestas bondades del sector privado en políticas sociales,
fortaleciendo el onegeismo en detrimento del sector público. Mientras el primero era, su-
puestamente, eficiente, honesto, transparente, moderno, el segundo era corrupto, inefi-
ciente, antiguo. La marcha de las políticas sociales y la transparencia en la forma en que
eran llevadas adelante estaban a cargo de consultoras, la mayoría dependientes del poder
especulativo… Además, muchas de ellas son integradas por dirigentes locales autopro-
clamados asépticos, éticos e independientes”1.

A partir del 2003, se comienza a revalorizar la militancia porque comenzó a entenderse


que con la política se podía transformar la realidad. En esas prácticas se incluyeron múlti-
ples tareas voluntarias.

Pero también somos conscientes de que los conceptos jamás pueden dar cuenta en
su totalidad de la complejidad y la diversidad que caracteriza a la realidad; por caso, la
experiencia en nuestro país es mucho más rica que las definiciones dadas y el voluntariado
incluye prácticas diversas, aunque éstas siempre implican el sentido del bien común, la
gratuidad, la dedicación al otro y el enriquecimiento personal mutuo.

En resumen el Voluntariado Social incluye:


zz  Multiplicidad de acciones, no encontramos una taxativa división del quehacer.
1 Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Políticas Sociales del Bicentenario. Un Modelo Nacional y Popular.
Tomo I, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, noviembre de 2010. Pág. 37.
5
zz  Diferentes nominaciones para el mismo tipo de acción.
zz  Múltiples motivaciones, personales y sociales pero con una tendencia a provo-
car cambios de tipo estructural.
zz  Voluntarios identificados con sus organizaciones.
zz  Voluntarios que perciben cambios en sus acciones respecto a otras épocas, lo
que les permite visualizar cambios en el contexto local, nacional y hasta en el inter-
nacional.
zz  Voluntarios que interactúan con el Estado y que requieren que éste sea organi-
zador de la capacitación que necesitan para el área en que desarrollan sus acciones.
zz  Voluntarios que valorizan su articulación con el Estado y plantean estrategias
de trabajo a futuro, mesas de trabajo organizadoras y organizantes, creación de
medios de comunicación más fluidos, viendo en la facilitación en el acceso a la
tecnología que se produjo en los últimos años, un aliado para ello.
En consecuencia, desde el CENOC, asumimos el compromiso de reforzar los espacios
que nuestro pueblo va generando en el andar y queremos sumarnos a una construcción
conjunta donde los voluntarios, las organizaciones y el Estado nacional trabajen con y para
el pueblo, no sólo a nivel local sino también subregional en América del Sur, promoviendo
y fortaleciendo la relación Sur-Sur.

Año Internacional del Voluntariado


En 2001 las Naciones Unidas instituyeron el Año Internacional del Voluntariado para
promover los valores de esta práctica, así como también reconocer sus aspectos positivos,
construir y fortalecer las redes de voluntariado y facilitar la contribución que el mismo
puede hacer a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En 2011 se conmemora el décimo Aniversario del Año Internacional del


Voluntariado (AIV+10), en el que se busca:
Valorar la práctica voluntaria y su contribución a los Objetivos de Desarrollo
del Milenio.
Promover el voluntariado inclusivo y representativo de los diversos grupos so-
ciales.
Facilitar el acceso a todas aquellas personas que quieran realizar esta práctica.
Fomentar el intercambio de experiencias y el fortalecimiento de alianzas entre
diferentes entidades.

Naciones Unidas considera que las acciones de voluntariado pueden agruparse en cuatro tipos:
zz  Ayuda mutua, cuando la ayuda o colaboración se brinda entre pares.
zz  Filantrópico, cuando la ayuda se ofrece a terceros.
zz  Acción cívica, que comprende las acciones de militancia o cooperación en la
gestión de los asuntos públicos.
6
zz  Movilización o campaña temática, cuando las actividades están orientadas
a difundir un tema o sensibilizar sobre una problemática específica.

El Voluntariado Social en América latina


En América latina el panorama del voluntariado es muy diverso, pero existen una serie
de características que les son comunes, como la ausencia de retribución económica, la
variedad de actividades e instituciones a las que pertenecen y la multiplicidad de vínculos
con el Estado.
En este sentido, coexisten desde las organizaciones más tradicionales, asociadas a
una visión asistencialista, hasta experiencias que incorporan la promoción, donde están
presentes conceptos como solidaridad y reciprocidad, orientadas a una visión ciudadana
de transformación social.

Durante los últimos años el voluntariado se vio favorecido por un impulso renovador y
creativo a partir de la incorporación de jóvenes, tanto pertenecientes a grupos de base (en
algunos casos vinculados a lo confesional), como así también aquellos que se dedican a la
política.

Las acciones de voluntariado se desarrollan tanto desde organizaciones formales como


informales (mas allá de que no esté contemplada esta categoría en nuestra legislación).

Si bien una encuesta realizada por la consultora Gallup en 2010 señala que en la
Argentina un 20 por ciento de la población total participa de acciones voluntarias, desde
el Estado se maneja otra información según la cual ese porcentaje sería aún mayor, lo
cual nos da una pauta de la gran cantidad de ciudadanos y ciudadanas organizados que
participan en todo el territorio por diferentes reivindicaciones.

Por el momento, la Argentina, Uruguay, Perú, Chile y Colombia, han promulgado leyes
concernientes a la práctica del voluntariado. Son normas diferentes en sus contenidos,
pero que en general promueven el desarrollo y capacitación de esta práctica.

Respecto a las políticas públicas en el continente existen distintos organismos


responsables de la temática. En Ecuador, la Secretaria de Pueblos, Movimientos Sociales
y Participación Ciudadana; en Perú, la Comisión Nacional de Voluntariado del Ministerio
de la Mujer y Desarrollo Social; el Departamento Administrativo Nacional de la Economía
Solidaria, en Colombia; y en la Argentina, el CENOC que ocupa el nivel de Dirección en el
marco del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales.

Existen programas específicos de voluntariado en diversas áreas gubernamentales de


los distintos países. Vamos a mencionar dos ejemplos en este sentido:

Ecuador: El gobierno del presidente, Rafael Correa, ha creado la Dirección de Volun-


tariado, dependiente de la Secretaría de Pueblos, Movimientos Sociales y Participación
Ciudadana, que tiene como misión orientar, coordinar y emitir políticas públicas destinadas
a consolidar la participación a través del voluntariado.
7
Argentina: Promueve el desarrollo y la capacitación del voluntariado social. En este
sentido, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación puso en marcha, en el año 2004, el
Programa “Promotores Territoriales para el Cambio Social”, con la firme convicción
de que las políticas sociales se construyen en y desde el territorio y su gente. De este
modo, más de 3.000 referentes comunitarios, militantes de distintas organizaciones y mo-
vimientos sociales se sumaron al Programa, para poner en juego sus capacidades, aportar
al aprendizaje colectivo e impulsar los procesos de organización y participación popular.

Nuestras acciones, nuestros compromisos


El Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, por intermedio del Centro
Nacional de Organizaciones de la Comunidad (CENOC), como organismo de aplicación
de la Ley de Voluntariado Social en nuestro país, se propuso reconocer la tarea que
desarrollan los voluntarios en las diferentes regiones, respetando las particularidades de
cada territorio.

El CENOC trabajó para reconocer las diversas tareas que llevan a cabo las regiones en
relación a la temática, a partir de Encuentros Regionales, bajo el lema “El voluntariado
social ¿una herramienta de transformación?".

Los mismos tuvieron como objetivo recuperar las experiencias, compartir diferentes vo-
ces y miradas que pudieran dar cuenta de las acciones emprendidas a lo largo del país
por las provincias, así como también los cambios y resultados que se plasmaron en el
Voluntariado Social.

Realizamos encuentros en todas las regiones,


donde más de 400 participantes expusieron y
reflexionaron acerca del cambio de época; el
rol del Estado; el papel de las organizaciones
en la conquista de nuevos derechos; al mismo
tiempo que revalorizaron las líneas de trabajo que
promueve el CENOC, como espacio estratégico
para los protagonistas de las acciones voluntarias,
y la importancia del Voluntariado Social como
una herramienta que permite cambiar la realidad
y mejorar la calidad de vida de las comunidades.

Dichos encuentros son el fruto de diversas


articulaciones y gestiones llevadas a cabo
por el CENOC en conjunto con provincias y
municipios que cuentan con áreas abocadas
específicamente al trabajo con organizaciones
de la sociedad civil. Cabe señalar que la Ley
25.855 enmarca el trabajo voluntario en las
organizaciones. En este sentido, en el Art. 3º
8
expresa que “son voluntarios sociales las personas físicas que desarrollan por su
libre determinación, de un modo gratuito, altruista y solidario tareas de interés
general en dichas organizaciones, sin recibir por ello remuneración, salario, ni
contraprestación económica alguna. No están comprendidas por la presente ley las
actuaciones voluntarias aisladas, esporádicas (…)”.

Voces y miradas desde el territorio


Los encuentros se realizaron en la Región CUYO (en la ciudad de San Juan); en la
Región NOA (en la ciudad de Salta); en la Región NEA (en la ciudad de Corrientes); en la
Región CENTRO (en la ciudad de Paraná); y en la Región PATAGONIA (en la ciudad de Río
Gallegos) y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, autoridades nacionales y representantes de


organizaciones sociales expusieron acerca del cambio de época y la relación del Estado
con las organizaciones sociales. También se señaló que los objetivos institucionales se
fueron modificando a medida que el Proyecto Nacional y Popular avanzaba en la aten-
ción de las necesidades básicas de la ciudadanía y en la recuperación de los derechos,
provocando de este modo un salto cualitativo en las políticas públicas. Es decir, el Estado
recuperó su lugar central y las organizaciones sociales dieron un paso adelante en la lucha
por la conquista de nuevos derechos.

Todas las autoridades provinciales, municipales e incluso las autoridades universitarias


en donde se llevaron a cabo los encuentros expresaron mucha satisfacción acerca de la
iniciativa del CENOC de trabajar en el territorio el tema del voluntariado social y de encon-
trar en el trabajo conjunto un espacio de debate y reconceptualización, para construir una
matriz común con los protagonistas de las acciones voluntarias.

En este sentido, se puso en discusión el rol del voluntariado y, de algún modo, el de las
organizaciones en donde se desarrolla la tarea voluntaria. Como resultado de estas jorna-
das de intercambio, los participantes sostuvieron que a raíz del cambio de paradigma en la
implementación de diferentes políticas del Estado nacional, el Voluntariado Social funciona
como una herramienta de transformación de la realidad.

En los talleres de trabajo organizados pudo diferenciarse entre transformar la realidad y


contenerla. Se abordó el tema desde un enfoque de derechos, escuchando las prácticas
que realizan los voluntarios y habilitando un espacio para reflexionar sobre el sentido de
las mismas, sobre cómo están inscriptas en las lógicas organizacionales y cómo generan
sentidos sociales.

Como los participantes tenían pertenencias organizacionales muy diversas, que van
desde lo religioso hasta lo político, el desafío fue poder pensar cómo la práctica voluntaria
es una práctica que articula y contiene esa diversidad.

A partir de la socialización de las prácticas, surgieron relatos sobre los que se pudo
9
reflexionar acerca del cambio que se ha producido en el país a partir del año 2003. Apre-
ciaciones como “ahora ninguna quiere ir a lavar las ollas como voluntaria, ahora con
la Asignación Universal por Hijo nadie quiere ser voluntario…”, permitieron abrir el
debate acerca del sentido de la práctica voluntaria, es decir, reflexionar si quien iba a lavar
la olla lo hacía porque era voluntaria; si formaba parte de una especie de contraprestación
por la comida para sus hijos; si lo hacía movilizada por la solidaridad o por el miedo a que
no le “den” más la comida, entre otras interpretaciones.

A su vez, esta reflexión abrió la posibilidad de otros intercambios entre los participantes,
quienes expusieron la relevancia de la comensalidad familiar, resaltaron la importancia de
que la propia participante fuera la que hiciera la comida en su casa, además comentaron
sobre la pérdida de costumbre de cocinar y la falta de utensilios, entre otros aspectos.
Estos ejemplos prácticos de la vida cotidiana de los participantes permitieron visualizar de
qué manera el país había cambiado, a través de la implementación de políticas públicas
diferentes y cómo la acción voluntaria debía cambiar en la medida que el contexto se mo-
dificaba. En este sentido, resultaba imposible sostener el argumento “nadie de los que
antes pedían comida ahora es voluntario para limpiar las ollas”, después de visibilizar
que no era necesario sostener un comedor.

El mismo grupo orientó la reflexión y juntos se pusieron a pensar qué cosas podían
hacer para “transformar” su acción voluntaria. De este modo, surgieron propuestas
como clases de cocina, ver qué utensilios o equipamiento faltaban en las cocinas y podían
gestionarse. Con este simple y concreto ejemplo pudo verse la necesidad de complemen-
tariedad del trabajo voluntario con las políticas de Estado y cómo necesariamente debe
articularse para que no se produzca un desfasaje entre el accionar de uno y el otro.

Por otra parte, otro concepto ampliamente trabajado es el de militancia política vin-
culada al voluntariado social. En este punto se encontraron dos resistencias, por un lado,
la de los militantes, ya que no se auto referenciaban con el término voluntariado, al estar
muy vinculado a la década del 90; y por otro lado, se ubicaban los que se denominaban
voluntarios, pero aclarando que ellos no hacían política.

En este contexto, categorías como filantropía o ayuda mutua no permitían definir con
claridad las acciones que desarrollan las organizaciones en nuestro país. Se planteó la
imposibilidad de encasillarse en alguna de ellas, confirmando la lejanía con las característi-
cas que tienen el voluntariado en nuestro país. Si el voluntariado no era definido desde el
territorio, difícilmente pudieran “dársele” desde afuera definiciones e identidad.

En todas las regiones con las que se trabajó y abordó la reflexión de la práctica volun-
taria, no fue posible identificar una por una las categorías tal como las define la Asamblea
General de las Naciones Unidas, ya que las prácticas en nuestro país, generalmente, se
encuentran atravesadas por todas ellas.

El trabajo voluntario es diverso, “multifunción”, y los voluntarios son capaces, con más
10
o menos herramientas, de sobrellevar cualquier desafío que se les haya presentado. Un
aspecto que se destacó en los encuentros es la imposibilidad de analizar por separado
las prácticas de los voluntarios de las prácticas de las organizaciones, lo que fortalece la
idea que los mismos construyen y refuerzan con su accionar el sentido, la forma de ver y
entender la realidad de sus organizaciones.

Los voluntarios que participaron de los encuentros reconocieron que hay un proceso
de cambio que pasa de una lógica de mantenimiento del status quo hacia una lógica de
transformación social, poniendo en cuestionamiento la naturaleza de las acciones volun-
tarias, incorporando una lectura más crítica de la realidad y demandando fuertemente
capacitación.

En este proceso, encontramos muchos voluntarios con un inmenso compromiso con


su tarea y con un país que tiene un proyecto de desarrollo que los incluye. Al mismo tiempo
se apreció que están fortalecidos para generar una mayor interrelación entre el Estado y
la ciudadanía.

Además, se expuso un camino que pasó del “paternalismo” de las personas que te-
nían buena situación económica y/o mejor educación y que “les daban” a aquellos que
menos tenían, a la idea de que cualquiera puede ser voluntario, que esa práctica está al
alcance de todos, cuestionando de esta manera al voluntariado “modelo” y fortaleciendo
el trabajo para que todos sean titulares de derechos.

En los trabajos grupales de los talleres, otros temas relevantes que surgieron fue trans-
formar la demanda en proyecto; considerar a la persona como sujeto de derecho y cam-
biar el sentido de la beneficencia por el de ciudadanía activa. Con relación a esto, se busca
recuperar el valor del trabajo, ya que muchas veces la tarea voluntaria funcionó como el
ordenador y el recurso a partir del cual se esperaba satisfacer necesidades y/o mejorar las
propias condiciones de vida.

A modo de síntesis, en nuestro país hay un vasto despliegue de diversos tipos de activi-
dades, modos de intervención, población con la que se trabaja, modalidad de ejercicio del
voluntariado, que se agrupan bajo el amplio concepto de Voluntariado Social. El campo de
las organizaciones donde actúan los voluntarios es heterogéneo y allí se vinculan tanto las
organizaciones entre sí como con el Estado.

11
CONTRATAPA

Hipólito Yrigoyen 1447, Piso 6º, oficina 64 (C1089AA)


Ciudad Autónoma de Buenos Aires
www.cenoc.gob.ar
Mail: cenoc@politicassociales.gob.ar
0800-3333-800 / (011) 4379-4892/4841

Centro Nacional
de Organizaciones
de la Comunidad