Você está na página 1de 7

CUENTOS

1) Las moscas. Fábula y poesía para niños

En un frondoso bosque, de un panal se derramó una rica y deliciosa miel, y las moscas acudieron rápidamente
y ansiosas a devorarla. Y la miel era tan dulce y exquisita que las moscas no podían dejar de comerlas.
Lo que no se dieron cuenta las moscas es que sus patas se fueron prendiendo en la miel y que ya no podían
alzar el vuelo de nuevo.
A punto de ahogarse en su exquisito tesoro, las moscas exclamaron:
- ¡Nos morimos, desgraciadas nosotras, por quererlo tomar todo en un instante de placer!

Cuento sobre la amabilidad para niños

Daniel juega muy contento en su habitación, monta y desmonta palabras sin cesar.
Hay veces que las letras se unen solas para formar palabras fantásticas, imaginarias, y es que Daniel es
mágico, es un mago de las palabras.
Lleva unos días preparando un regalo muy especial para aquellos que más quiere.
Es muy divertido ver la cara de mamá cuando descubre por la mañana un buenos días, preciosa debajo de la
almohada; o cuando papá encuentra en su coche un te quiero de color azul.
Sus palabras son amables y bonitas, cortas, largas, que suenan bien y hacen sentir bien: gracias, te
quiero, buenos días, por favor, lo siento, me gustas.
Daniel sabe que las palabras son poderosas y a él le gusta jugar con ellas y ver la cara de felicidad de la gente
cuando las oye.
Sabe bien que las palabras amables son mágicas, son como llaves que te abren la puerta de los demás.
Porque si tú eres amable, todo es amable contigo. Y Daniel te pregunta: ¿quieres intentarlo tú y ser un mago
de las palabras amables?
FIN

Carrera de zapatillas: cuento infantil sobre la amistad

Había llegado por fin el gran día. Todos los animales del bosque se levantaron temprano porque ¡era el día de
la gran carrera de zapatillas! A las nueve ya estaban todos reunidos junto al lago.
También estaba la jirafa, la más alta y hermosa del bosque. Pero era tan presumida que no quería ser amiga
de los demás animales.
La jiraba comenzó a burlarse de sus amigos:
- Ja, ja, ja, ja, se reía de la tortuga que era tan bajita y tan lenta.
- Jo, jo, jo, jo, se reía del rinoceronte que era tan gordo.
- Je, je, je, je, se reía del elefante por su trompa tan larga.
Y entonces, llegó la hora de la largada.
El zorro llevaba unas zapatillas a rayas amarillas y rojas. La cebra, unas rosadas con moños muy grandes. El
mono llevaba unas zapatillas verdes con lunares anaranjados.
La tortuga se puso unas zapatillas blancas como las nubes. Y cuando estaban a punto de comenzar la carrera,
la jirafa se puso a llorar desesperada.
Es que era tan alta, que ¡no podía atarse los cordones de sus zapatillas!
- Ahhh, ahhhh, ¡qué alguien me ayude! - gritó la jirafa.
Y todos los animales se quedaron mirándola. Pero el zorro fue a hablar con ella y le dijo:
- Tú te reías de los demás animales porque eran diferentes. Es cierto, todos somos diferentes, pero todos
tenemos algo bueno y todos podemos ser amigos y ayudarnos cuando lo necesitamos.
Entonces la jirafa pidió perdón a todos por haberse reído de ellos. Y vinieron las hormigas, que rápidamente
treparon por sus zapatillas para atarle los cordones.
Y por fin se pusieron todos los animales en la línea de partida. En sus marcas, preparados, listos, ¡YA!
Cuando terminó la carrera, todos festejaron porque habían ganado una nueva amiga que además había
aprendido lo que significaba la amistad.
Colorín, colorón, si quieres tener muchos amigos, acéptalos como son.
FIN
Sara y Lucía, un cuento sobre la sinceridad

Entonces Sara se sintió ofendida y se marchó llorando de la tienda, dejando allí a su amiga.
Lucía se quedó muy triste y apenada por la reacción de su amiga.
No entendía su enfado ya que ella sólo le había dicho la verdad.
Al llegar a casa, Sara le contó a su madre lo sucedido y su madre le hizo ver que su amiga sólo había
sido sincera con ella y no tenía que molestarse por ello.
Sara reflexionó y se dio cuenta de que su madre tenía razón.
Al día siguiente fue corriendo a disculparse con Lucía, que la perdonó de inmediato con una gran sonrisa.
Desde entonces, las dos amigas entendieron que la verdadera amistad se basa en la sinceridad.
Y colorín colorado este cuento se ha acabado, y el que se enfade se quedará sentado.
FIN

Un conejo en la via. Educar en valores

Daniel se reía dentro del auto por las gracias que hacía su hermano menor, Carlos. Iban de paseo
con sus padres al Lago Rosado. Allí irían a nadar en sus tibias aguas y elevarían sus
nuevas cometas. Sería un día de paseo inolvidable. De pronto el coche se detuvo con un brusco
frenazo. Daniel oyó a su padre exclamar con voz ronca:
- ¡Oh, mi Dios, lo he atropellado!
- ¿A quién, a quién?, le preguntó Daniel.
- No se preocupen, respondió su padre-. No es nada.
El auto inició su marcha de nuevo y la madre de los chicos encendió la radio, empezó a sonar
una canción de moda en los altavoces.
- Cantemos esta canción, dijo mirando a los niños en el asiento de atrás. La mamá comenzó a
tararear una canción. Pero Daniel miró por la ventana trasera y vio tendido sobre la carretera el
cuerpo de un conejo.
- Para el coche papi, gritó Daniel. Por favor, detente.
- ¿Para qué?, responde su padre.
- ¡El conejo, le dice, el conejo allí en la carretera, herido!
- Dejémoslo, dice la madre, es sólo un animal.
- No, no, para, para.
- Sí papi, no sigas - añade Carlitos-. Debemos recogerlo y llevarlo al hospital de animales. Los dos
niños estaban muy preocupados y tristes.
- Bueno, está bien- dijo el padre dándose cuenta de su error. Y dando vuelta recogieron al conejo
herido.
Pero al reiniciar su viaje fueron detenidos un poco más adelante por una patrulla de la policía, que
les informó de que una gran roca había caído sobre la carretera por donde iban, cerrando el paso.
Al enterarse de la emergencia, todos ayudaron a los policías a retirar la roca.
Gracias a la solidaridad de todos pudieron dejar el camino libre y llegar a tiempo al veterinario, que
curó la pata al conejo. Los papás de Daniel y carlos aceptaron a llevarlo a su casa hasta que se
curara
Unas semanas después toda la familia fue a dejar al conejito de nuevo en el bosque. Carlos y
Daniel le dijeron adiós con pena, pero sabiendo que sería más feliz en libertad.

FIN

Parábolas
Parábola de las diez vírgenes

Entonces, el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomaron
sus lámparas y salieron a recibir al novio. Cinco de ellas eran insensatas, y
cinco prudentes. Cuando las insensatas tomaron sus lámparas, no tomaron
consigo aceite; pero las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente
con sus lámparas. Y como tardaba el novio, todas cabecearon y se quedaron
dormidas. A la media noche se oyó gritar: “¡He aquí el novio! ¡Salid a
recibirle!” Entonces, todas aquellas vírgenes se levantaron y alistaron sus
lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite,
porque nuestras lámparas se apagan.” Pero las prudentes respondieron
diciendo: “No, no sea que nos falte a nosotras y a vosotras; id, más bien, a los
vendedores y comprad para vosotras mismas.” Mientras ellas iban para
comprar, llegó el novio; y las preparadas entraron con él a la boda, y se cerró
la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes diciendo: “¡Señor,
señor, ábrenos!” Pero él respondiendo dijo: “De cierto os digo que no os
conozco.” Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.

La parábola del sembrador-Mateo 13:1-9;


Marcos 4:1-9;Lucas 8:4-8Mateo 13: 1-9
13:1 Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto almar.13:2 Y se le juntó mucha gente; y
entrando él en la barca,se sentó, y toda la gente estaba en la playa.13:3 Y les habló muchas cosas por
parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió asembrar.13:4 Y mientras sembraba, parte de la
semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y lacomieron.13:5 Parte cayó en pedregales, donde
no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;13:6 pero salido el sol,
se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.13:7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y
la ahogaron.13:8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál

Parábola de Jesús: "Los dos hijos"

Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le


dijo: ´Hijo, vete hoy a trabajar en la viña.´Y él respondió: ´No quiero´, pero
después se arrepintió y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él
respondió: ´Voy, Señor´, y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del
padre?» - «El primero» - le dicen. Díceles Jesús: «En verdad os digo que los
publicanos y las rameras llegan antes que vosotros al Reino de Dios. Porque
vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en Él, mientras que
los publicanos y las rameras creyeron en Él. Y vosotros, ni viéndolo, os
arrepentisteis después, para creer en Él.

Parábola del sembrador


LUCAS 7: 46-49; MATEO 7:24-27 (RVC)

“Señor,

Señor”,
y no hacenlo que les mando hacer?47 Les voy a decir como quién es el que viene a mí, y oyemis
palabras y las pone en práctica:48 Es como quien, al construir una casa, cava hondo y ponelos
cimientos sobre la roca. En caso de una inundación, si el río golpea con ímpetu la casa,no logra
sacudirla porque está asentada sobre la roca.49 Pero el que oye mis palabras y no las pone en
práctica, es como quien construye su casasobre el suelo y no le pone cimientos. Si el río golpea con
ímpetu la casa, la derrumba y l

Parábola del Banquete Nupcial

Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo: «El Reino de los Cielos es
semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo. Envió sus siervos a llamar a los
invitados a la boda, pero no quisieron venir. Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a
los invitados: "Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales
cebados, y todo está a punto; venid a la boda." Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su
campo, el otro a su negocio; y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron. Se
airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad.
Entonces dice a sus siervos: "La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos. Id, pues, a
los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda." Los siervos salieron a los
caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de
comensales. «Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de
boda, le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" El se quedó callado. Entonces el
rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto
y el rechinar de dientes." Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos».

Poemas
LENGUAJE
En las callejas del mundo
el lenguaje es sólo la mirada,
sin manos, es silencio, sin palabras
es la angustia con sus mil ojos.
LA RATA ES BREVE LOCATARIA
La rata es breve locataria.
No paga renta.
Repudia las obligaciones
y persigue sus combinaciones

Jugando con nuestra astucia


se esconde o se esquiva
el odio no daña.

A ese enemigo tan reciente


ningún decreto puede escluirlo
tiene su ley, el equilibrio.
Regresa Amor
Tengo mil razones para llamarte,
Una para escuchar tu voz
Y la otra es por extrañarte.

El frio de la noche me abriga


Cuando no estas a mi lado
Y los recuerdos me hostigan
Si estoy embriagado.

Oh amor, regresa lo mas pronto,


Lo grito a los cuatro vientos,
Que la soledad me vuelve loco,
En todos momentos.

Y solo miro por la ventana


Esperando tu llegada,
Desesperanzado estoy
a edad temprana
Muriendo con grave dolor
En el alma.
NINGUNO
Tal vez soy un niño:
los muertos le causan pavura.
Sin embargo, a la muerte le clama
soltarlo de toda criatura
-niño, árbol, bestezuela-
de tantas cosas en que pulsan
corazones roídos de tristeza.

Es que no tiene ya qué dar


y las calles oscuras están,
y no encuentra, Señor, ser alguno
que logre, a tu vera,
ponerlo a sollozar.
CREPÚSCULO
Intuyo tu presencia.
Silencio de tu voz.
Vives en el paisaje.
Pura prolongación.

Nos llaman. Despertamos.


Van tus cabellos sueltos
-estandartes de sol-
comandando los vientos.

Los caballos galopan


y la tarde agoniza.
¿Brisa? Ciclón al frente
de rosas amarillas.

Mitos
Mito la Madre de Agua
Es una verdadera diosa de las aguas, aunque sus pies sean volteados hacia atrás no deja
de ser bella, la Madre de agua deja rastros a la dirección contraria a la que se dirige.

Esta mujer solo persigue a niños, a quienes se le dirige con ternura, los enamora, los atrae
con dulzura y amor maternal, situación que preocupa a los padres de familia. Los niños
atraídos por la Madre de agua se enferman, sueñan con la hermosa rubia que los adora y
la llaman con frecuencia. Cuando los niños están cerca del río, que escuchan su voz la
siguen tirándose al agua con peligro.

Los campesinos creen que la Madre de agua surgió de una bella joven española que se
enamoró de un joven indígena, con quien tuvo un niño. Cuando el padre de la joven se
enteró de lo sucedido, ahogó al niño frente a sus padres, luego mató al amante indígena.
La madre desesperada se lanzó al río, convirtiéndose en una apasionada por los niños y
vengativa de la humanidad.

Mito el Cóndor
En un pueblo un hombre vivía con su hija, ella tenía como tarea cuidar a las ovejas. Todos
los días iba un joven a visitarla mientras ella cuidaba las ovejas, hasta que un día se
hicieron buenos amigos.

Un día soleado empezaron a jugar a que él la cargaba y ella a él, cuando de pronto ella se
dio cuenta que estaba volando. Desde ese día el joven se convirtió en su cóndor, él la
cuidaba, la alimentaba. Pasaron muchos años los dos crecieron tuvieron hijos, pero ella no
dejaba de pensar en su padre y todas las noches lloraba ya que había abandonado a su
padre y lo había dejado solo con los animales.

Un día ella se encontraba regando las flores y encontró a una mariposa la cual le
pidióayuda para volver a ver a su padre, la mariposa le dijo al cóndor que su esposa y sus
hijos habían desaparecido, mientras la mariposa hablaba con el esposo ella escapaba con
sus hijos y regresaba con su padre.

Desde que ella regresó con su padre, el cóndor jamás volvió, ella todos los días volaba
para ver si veía al cóndor pero nunca más lo volvió a ver.

Historias
DIOS TE ESPERA
Cuando te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras aunque
fuera unas cuantas palabras, preguntando mi opinión o agradeciéndome por algo
bueno que te haya sucedido ayer.

Pero note que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para ponerte e ir al
trabajo.

Seguía esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote, supe que
habría unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras "HOLA", pero
estabas demasiado ocupado(a). Por eso encendí el cielo para ti, lo llene de colores y
dulces cantos de pájaros para ver si así me oías pero ni siquiera te diste cuenta de
esto.

Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé pacientemente todo el día.

Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado(a) para decirme
algo. De regreso vi tu cansancio y quise rociarte un poco para que el agua se llevara
tu estrés, pensé en agradarte para pensaras en mí pero enfurecido ofendiste mi
nombre, deseaba tanto que me hablaras, aun quedaba mucho tiempo.

Después encendiste el televisor, espere pacientemente, mientras veías el televisor,


cenabas, pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo y nada. Te note cansado y
entendí tu silencio asó que opaque el resplandor del cielo, pero no te deje a oscuras, lo
cambie por un lucero, en verdad fue hermoso, pero no estuviste interesado en verlo.

A la hora de dormir, creo que ya estabas agotado(a). Después de decirle buenas


noches a tu familia, caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste, acompañe con
música tu sueño, mis animales nocturnos se lucieron, no hay problema, porque quizás
no te das cuenta que siempre estoy ahí para ti.

Tengo más paciencia de la que te imaginas. También quisiera enseñarte como tener
paciencia para con otros. TE AMO tanto que espero todos lo días por una oración, el
paisaje que hago es solo para ti. Bueno te estabas levantando de nuevo, y otra vez
esperar sin nada más que mí amor por ti, esperando que el día de hoy
me dediques un poco de tiempo. Que tengas un buen día !!!!

Tu amigo, DIOS

NO TE PUDE ESPERAR
Una vez un hombre muy afortunado había conseguido la mejor entrevista de su vida:
Iba a entrevistar ni más ni menos que a Dios.

Esa tarde el hombre llegó a su casa dos horas antes, se arregló con sus mejores
ropas, lavó su automóvil e inmediatamente salió de su hogar. Manejó por la avenida
principal rumbo a su cita, pero en el trayecto cayó un chubasco que
produjo un embotellamiento de transito y quedó parado. El tiempo transcurría, eran
las 7:30 y la cita era a las 8:00 p.m.

Repentinamente le tocaron el cristal de la ventanilla y al voltear vio a un chiquillo de


unos nueve años ofreciéndole su cajita llena de chicles (goma de mascar). El hombre
sacó algún dinero de su bolsillo y cuando lo iba a entregar
al niño ya no lo encontró. Miró hacia el suelo y ahí estaba, en medio de un ataque de
epilepsia.

El hombre abrió la portezuela e introdujo al niño como pudo al automóvil.

Inmediatamente buscó como salir del embotellamiento y lo logró, dirigiéndose al


hospital de la Cruz Roja más cercano. Ahí entregó al niño, y después de pedir que lo
atendiesen de la mejor forma posible, se disculpó con el doctor y salió corriendo para
tratar de llegar a su cita con Dios.

Sin embargo, el hombre llegó 10 minutos tarde y Dios ya no estaba. El hombre se


ofendió y le reclamó al cielo: "Dios mío, pero tú te diste cuenta, no llegué a tiempo por
el niño, no me pudiste esperar. ¿Qué significan 10 minutos para un ser eterno como
tú?"

Desconsolado se quedó sentado en su automóvil; de pronto lo deslumbró una luz y vio


en ella la carita del niño a quien auxilió. Vestía el mismo suetercito deshilachado, pero
ahora tenía el rostro iluminado de bondad.

El hombre, entonces, escuchó en su interior una voz:

Hijo mío, no te pude esperar... y salí a tu encuentro.