Você está na página 1de 207

J

AMÉLIE KUHRT

EL ORTENTE PRÓXIMO
EI.{ LA ANITIGÚgpED
(c.3000330 a.C.)
Volumen 2

Traducción castellana de
rBórulo DE LozoYA

i
i
¡

cnÍrrce
BARCELONA
I
\

ABREVIATURAS

AA Archeiolo g i s che r Anze ig e r


fuqAS Annales Archéologiques Arabes de Syrie
AAI+SH Ac ta Antiqua Ac ademiae S c ientiarum Hung aric ae
AASOR Annual of the American School of Oriental Research
ABAW Abhandlun gen de r b ay e ris chen Al<ade mie de r Wis s ens chaft en
ABC A. K. Grayson, Assyrian and Babylonian Chronicles (TCS, 5), Locust
Valley, Nueva York, 1975
ABL R. F. Harper (1892-1914), Assyrian and Babylonian Letters belonging
,Lb
b ^ to the Kouyounjik Collection of the British Museum (14 vols.), Londres,

o
,ü ac.
Chicago
Acadio
'ñ AchHist I Achaemenid History l: Sources, Structures, Synthesis (H. Sancisi-
Weerdenburg, ed.), [ryden, 1987
AchHist 2 Achaemenid History 2: The Greek Sources (H. Sancisi-Weerdenburg,
A. Kuhf, eds.), Leyden, 1987
AchHíst 3 Achaemenid History 3: Method and Theory (A. Kuhrt, H. Sancisi-
Weerdenburg, eds.), Leyden, 1988
AchHist 4 Achaemenid History 4; Centre and Periphery (H.Sancisi-Weerden-
burg, A. Kuhrt, eds.), Leyden, 1990
AchHist 5 Achaemenid History 5: The Roots of the European Tradition (H. San-
cisi-Weerdenburg, J.-W. Drijvers, eds.), Leyden, 1990
del copyrighr' bajo AchHist 6 Achaemenid History 6: Asia Minor and Egypt: Old Cultures in a New
sin la autorización escrita de los titulares
Quedan rigurosamente prohibidas, total o parcial de esta obra por cualquier Empire (H. Sancisi-Weerdenburg, A. Kuhrt, eds.), Leyden, 1991
las sanciones establecidas en las leyes, la repiáOucciOn
y á tt-1ii"i"nto informático' y la distribu- AchHist 7 Achaemeníd History 7: Through Travellers' Eyes (H. Sancisi-Weer-
medio o procedimiento, comprendidos fu.*ptágfiL
públicos' denburg, J.-W. Drijvers, eds.), Leyden, 1991
á"".i"rnplares de éna mldiante alquiler o préstamo
"iZn AchHist 8 Achaemenid History 8: Continuity and Change (H. Sancisi-Weerden-
Tftulo original: burg, A. Kuhrt, M. C. Root, eds.), I*yden, 1994
THE ANóIENT NEAR EAST C. 3OOO-330 BC ActSum Acta Sumerologica
Volume Two ADFU Ausgrabungen der deutschen Forschungsgemeinschaft in Uruk-Warka
ADOG Abhandlungen der deutschen Orient Gesellschaft
Cubierta: Enric Satué Afo Archiv fíir O rientfo rschung
Fotocomposición: FotocomP/4, S'A'
Ág. Abh. Ágyptologische Abhandlungen
@ 1995: Amélie Kuh¡t
iOor de la presente edición para España y América: Ágyptische Ágyptische Inschrifien aus den kóniglichen Museen zu Berlin (2 vols.),
ó -
EDITORIAL CRITICA, S'L', Provenga'260' 08008 Barcelona Inschriften Leipzig, 1913-1924
ISBN: 84-8432-163-0 AION Annali dell' Istituto universitario Orientale di Napoli
Depósito legal: B' 2.787-2001 AJA American Joumal of Archaeology
Impreso en EsPañas (Barcelona) AJAH American Jouraal of Ancient History
2001. A&M Gráfic, S.L., Santa Perpétua de Mogoda
-
\ ABREVIAIURAS 9
8 EL ORIENTE PRÓXIMO EN LA ANTIGÜEDAD
EA J. A. Knudaon, Die El-AmarnaTafeln (Vorderasiatische Bibliothek, 2),
AMI Archtiologische Mitteilungen aus lran l' B' Prit- l*ipzig, 1907-1915. Para unas traducciones completamente nuevas
Ancient Near Eastern Táts relating to the Old
Testament,
ANET (con notas, comentario e introducción), véase últimamente W. Moran,
(3." ed. rev.), Princeton, Nueva York' 1969 L987, Lcs Lettres d'el-Amarna: correspondance diplomatique du
AnOr
"lrrá, "¿.
Analecta Orientalia pharaon (LAPO, 13), París (versión ingle§a con algunas revisiones y
AnSt Anatolian Studies actualizaciones, Baltimore, MD, 1992)
AOAT Alter Orient und Altes Testament EES Egypt Exploraüon Society
AOF Altorientali s che Fo r s chun I en EI Eretz Israel
i

,l AOS American Oriental SocietY el. Elamita


a.p. Antiguo Persa Encyclopedia Encyclopedia of Archaeological Excavations in the Holy l"and (eds.
ñffi;dúrgen der preussischen Akademie der Wissenschaften M. Avi-Yonah y E. Stern), Oxford, 1975-t978
APAW
ar. Arameo Enclr Encyclopaedia lranica (ed. E. Yarshater), Londres, Boston, 1985-
and Babylonia (2 vols.),
D. D. Luckenbill, Ancient Records of Assyria
ii
ARAB EpAn Epigraphica Anatolica
Chicago, 1926-Dn FAOS Freiburger altorientalische Studien
t1

ARCE American Research Center in EgYPt FGrH F. Jacoby, Die Fragmente der griechischen Historiker, Berlín, 1923-
1906
ARE i.'ii. ñt utted, Ancient Records ái Egypt' Chicago' GM Gtittinger Miszellen
ARM Archives RoYales de Mari Hdo Handbuch der Orientalistik
Archiv Orientalni Hdt. Heródoto, Historias
ArOr
Assyriological Studies HUCA Hebrew Universiry College Annual
AS 'ilríÁrt
ASAE iu Sert'ice des Antiquités de l'Égypte IEJ I s rael Exploration Journal
Annali della Scuola Normale di Pisa rcS Israel Oriental Series
ASNP
B aghdnd.e r Fo r s chun g en IrAnt Iranica Antiqua
BaF
B aghdnde r M itte ilun gen IsMEO Istituto per il Medio e Estremo Oriente
BaM
British fuchaeological RePorts JA Journal Asiatique
BAR
JANES Journal of the Ancient Near Easteru Society
BAR B iblical Archaeolo gic al Review
Research Journal of the American Oriental Socíety
BASOR n'uiirt¡n of the Anirican Schools of Oriental JAOS
JARCE lournal of the Amcrican Research Center in Egypt
BibArch B iblic al Archae olo gi st
JCS Journal of Cuneiform Studies
BiOr B ib liothec a O rientali s
JEA Journal of Egyptian Archaeology
BMFA Bulletin of the Museum of Fine Arfs' Boston
Jen. Jenofonte
Bo. Símbolo Para los BoghazkÓY-Texte cultiva-
vols. 4 y 5; Irri_g^ation.and JEOL Jaarbericht van het Vooraziatisch-Egyptisch Genootschap «Ex Orien-
BSAG4Y5 Bulletin of sume*figir,;b"re,
1988-1990 te Lux»
tion in Mesopotam,¿ (p"artes I y Il),,Cambridge'
'Bulletin
d'Égyptologie JESHO Journal of the Economic and Social History of the Orient
de ia Société Frangaise
BSFE -
Studies JHS Joumal of Hellenic Studies
BSOAS llilrlr¡n of the School of Oriental and African ^
chicago, 1956 JNES Jountal of Near Eastern Studies
of chicago,
CAD The Assyrian Dictionary of the universíty JSOT Journal for the Study of the Old kstament
Cambridge Ancient History
CAH (529-521 v' Chr') (Baby- JTS Journal for Theological Studies
Camb. Inschriftenvon cambyses, KÓnig von Babybn JTVI Journal of the Transactions of the Vctoria Institute
ñ;;;üt Texte 8-9), i. N. Strassmaer,Le\pzig' 1890 K Símbolo para los textos de la Kouyunjik Collection del Museo Bri-
CBQ Catholic Bible QwrterlY tánico
Frangaise en lran
CDAFI Co¡¡rrc de la Délégatián Archéologique KAH IT O. Schroedel Keilschrifttexte aus Assur historischen Inhalts, Zweites
CH Código de Hammurabi Heft (WYDOG, 37), I*ipzig,1922
Cambrid.ge History of lran
CHI "Co*p,rrr"n Belles-l¿ttres KAI H. Donner, W. Róllig, Kanaandische und aramtiische Inschriften
ndus áe i,Arodé^i, des Inscriptions et (3 vols.), Wiesbaden, 1973-1979
CRAIBL
CT CuneiformTextsfromBabylonianTabletsintheBritishMuseum
T5), KBo Keilschrifttexte aus Boghazkóy
(Études et commentaires,
CTH E. l¿roche, catalogue des tátes hinites IffU M. Dietrich, O. Loretz, J. Sanmartin, Die l<cilalphabetischen Texte aus
París, 1971 U garit einschlie s slich der keilalphabetis chen Texte aus s e rhalb U ga-
CTN Cuneiform Texts from Nimrud rirs I (AOAI, 2, 4), Kevelaer, Neukirchen-Vluyn, 1976
DHA Dialogues d' histoire ancienne KUB Keilschrifturkunden aus Boghazkóy
D. S. Diodoro Sículo, Biblioteca de Historia
10 EL ORMNTE PRÓXIMO EN LA ANTIGÜEDAD \
ABREvTATURAS
ll
LAPO Littératures Anciennes du Proche-Orient SAA 3 A' Livingstone,
ü Lexil<on der Ágyptologie, Wiesbaden, 197 5 -1986 !1!1|oetry and Literary furisceranea (stateArchi-
ves of Assyria 3), Helsinki, tgtg -
LKA E. Ebeling, K. Kócher, Literarische Keilschrifttexte aus Assur, Berlín, SAA 4 I. Srarr, eueries tl.the S,!;;r;; üv!n71io.n.and
1953
Assyria (State Archives of Ásyria politics in Sargonid
MAD Materials for the Assyrian Dictionary SAA 5
+¡, U.t.inki , lggl
G. B. Lanfranchi:_S.lurpof u,íir-Co.urpondence
MAOG M itt e ilun ge n de r alt o ri e ntal i s c he n G e s e ll s chaft Letters from the Northern of Sargon.paf II:
MARI M ari : Annale s de Reche rche s Inte rdisciplinaire s ñorinrastern provinles (state Archi_
Assyria 5), Helsinki ,"i¿
lgg}
MCS M anche s t e r
C une ifo rm S tudie s SAA 6 1es__of
T' Kwasman' s'
MDAIK Mineilungen des deutschen archriologischen Instituts ín Kairo rTpgru, Í*goi rronsactions of the Royar court
Nineveh. part I: rig_láth-pitetzi of
MDP II V. Scheil, Tertes élamites-sémitiques, premiére série (Mémoires de la ui ,nrough Esarhaddon (state Archi_
I: 9f Assyria 6), Helsinki, lggt
Délégation en Perse, [I), París, 1900 SAA 7 F' M' Fales' r N' rg$sate, t*p"rtor
MDP IX V. Scheil, Textes élamites-anzanites, troisiéme série (Mémoires de Adminístrative Records. part I:
la Délégation en Perse, IX), París, 1907
mp t e,q ¿,i ¡n ¡ i ta,ío r
(xur" A¡chive s or Á r ry.i u
!*i{," r331k 7 ), Het_
MDP XI V. Scheil, kxtes élamites-anzanites, quatriéme série (Mémoires de la SAA 8 H' Hunger, Astrorogic.ar Reports
Délégation en Perse, XI), París, 1911 rc Assyrian Kings (state Archives
MIO M itt e ilun g e n de s I ns t it ut s fíir O ri e ntfo rs c hun g SAA IO s' Parpora, Letterl fy\n assyrian- an_d Babyronian
MVAeG Mitteilungen der vorderasiatisch-aegyptischen Gesellschaft Archives of Assyria-l 0), HelsÍrki, schorars (state
SAAB fé'g¡
NABU Notes Assyriologiques Bréves et Utiles Jtate Archives of Assyria Bulletin
NAPR Northern Akl@d Project Reports SAOC Studies in Ancient Oriental Civilization
NEB New English Bible SBT Studies in Biblical Theology
NL Nimrud Letters SDB Dictionnaire du Bible, ruppté*"nt
OA Oriens Antiquus SCO Studi classici e orientali
oBo Orbis Biblicus et Orientalis ^§SEA Journal S_ociety for the Study of Egyptian
Antiquities Journal
OIP Oriental Institute Publications SrBoT Studien zu den nogrraito!"n_r"r- ""'
I
OLA Orientalia Lovaniensia Analecta StIr Studia lranica
otz O rientalis che Lite raturzeitschrif't
StOr Studia Orientalia
Or Orientalia sum. Sumerio
PAPhS Proceedings of the American Philosophícal Society TAP^A rransactions of the American ph,osophical
PBS 5 A. Poebel, Historical and Grammatical Tbxts (University of Pennsyl- TCL Textes cunéifo-rmes du Louvre
society

vania Museum, Babylonian Section 5), Filadelña,l9l4


TCS Texts from Crr;ii;; Sources
PBS 13 L. Legrain, Historical Fragmenrs (University of Pennsylvania Mu- Theban Tombs The Theba, T;;;
S;ries (Londres, l9l5_)
seum, Babylonian Section 13), Filadelfta, 1922
TIM1 ord Babyronian l-etle'rs, part l(Texts
PBS 15 L. Legrain, Royal Inscriptions and Fragments from Nippur and Baby-
TMO Travaux de la fvfaisán de l,Orient
from the kaq Museum)

lon (University of Pennsylvania Museum, Babylonian Section 15),


TTAED Türk Tarih
!rk"lrjt-;; Etnografya Dergisi
Filadelfia, 1926 ¿" Áttáí r"-'o'ii't'(o'
PCPS Proceedings of the Cambridge Philological Society :^'
Tl¡c.
tii:,:i;,0í;rli-;;
Ti¡cídides, História de la Guerra
Kaiser et at. Hsg.),

PEQ
PRU
Pale stine Exploration Quarte rly
Palais Royal d'Ugarit (París)
uEr I c{ L: i;;r;in, s. §;,f,,
-----'
del peloponeso
R" rZi"i*"notions
-\vJsr
l Texts -qdd,
l), Londres, 192é
r (ur Excavation
RA Revue d'Assyriologie
tt
REA Revue des Emdes Anciennes
UET 3 L. Legrain , nusíniss D,oru*_rnr,
of the Third Dynasty of ur(ur
vation Texts 3), Londre s, 1947 Exca_
rigttu 'I*tiir'and
RIM Royal Inscriptions of Mesopotamia
I
RIDA Revue Internationale des droits de I'antiquité
UET 5 H' H. Documents of "the ord Babyronian
(Ur Excavation Texts 5), Londrer, period
RT.A, Reallexil<on der Assyriologíe, Berlín, 1928- UET 8 E' sroubers
t9i¡-,
RSO Rivista degli studi orientali nol"i"ú*rs, parte II (ur Excavation
"r, Texts g), Londres,
SAA I S. Parpola, The Correspondence of Sargon IL Part I: Letters from UF Ugarit Forschungen
Assyría and the Wesr (State Archives of Assyria l), Helsinki,1987 Urk.I
i
¡
K. Sethe, IJrkunden alten Reiches, Leipzig, 1933,
SAA 2 S. Parpola, K. Watanabe, Neo-Assyrian Treatíes and Loyalty Oaths I
Urk.III !es.
I
(State Archives of Assyria 2), Helsinki, 1988 I
l

i
Nii::i::ri:;:íií,,;:l;{":,:rr*,r.'i{:,u;;;,,¿"ndercit,eren
I
¡

I
¡
L2 EL oRIENTE PRÓxIMo EN LA ANTIGÜEDAD
\
Urk.lY Urlunden des tigyptischen Altertums, Abt. N: Urkunden der 18. Dynas-
tie (K. Sethe, W. Helck, eds.), l*ipzig, Berlín, 1906-1958
UVB Vorltiufige Berichte über die von der Notgemeinschaft der deutschen
Wis s ens chafi in U ruk-Warka unte rno mmenen Aus g rabun g en
VAB Vorderasiatische Bibliothek
VAT Vorderasiatische Abteilung Tontafeln, Berlín
wo Welt des Orients
WVDOG Wissenschaftliche Veróffentlichungen der deutschen Orient Gesellschaft
WZKM Wiener kitschrifi fiir die Kunde des Morgenlandes
YNER Yale Near Eastern Researches
YOS I Cla¡ A. T., Miscellaneous Inscriptions in the Yale Babylonian Co- Tercera parte
llection, New Haven, 1915
YOS X Goetze, A., Old Babylonian Omen Tbxts, New Haven,1947
YOSR Yale Oriental Series: Researches
74, 7*itschrift fiir Assyriologie und verwandte Gebiete
zÁs
ZAW
7*itscrift fiir
7* it s c hr ift fii
tigyptische Sprache und Altertumskunde
r alt t e s t ame nt I i c he Wi s s e n s c haft
LA TRANSFORMACTÓN POLÍTICA
ZDPV
ZSS
Txits chrift de s deutschen Palcistina-Ve
kitschrífi der Savigny - Stifiung
re ins
Y LOS GRANDES IMPERIOS
(c. L200-c.330)
\

8. LEVANTE (c. I200-c.720)

Cnrsrs y cAMBros polÍrrcos ENrRE c. 1200 v 900

El panorama político del Oriente Próximo hacia 1200 podemos resumir-


lo más o menos de la siguiente manera: en Levante, Chipre y la Grecia
micénica la unidad política básica era la ciudad-estado que habitualmen-
te dominaba una extensión bastante grande de territorio circundante. Entre
c. 1400 y 1200, los pequeños estados de Levante formaban parte en general
de la esfera de dominio imperiat de Hatti o Egipto: incluso la isla de Chipre
(o al menos una parte de ella) era controlada por los hititas a finales del si-
glo xru (véanse los capítulos 4-6). Más al este otra potencia política de esta
época era la Babilonia casita, aunque durante la segunda mitad del siglo xuI
se vería eclipsada por la ascensión meteórica de Asiria al norte (imperio me-
dio-asirio) y el establecimiento de un estado elamita fuerte en el este (véa-
se capítulo 7).
El sector occidental de este paisaje político experimentó un verdadero co-
lapso en torno al año 1200 y en el período inmediatamente posterior; por el
este, Asiria, Babilonia y Elam se mantuvieron, según parece, relativamente
estables hasta más o menos el siglo xt. Algunos elementos indican que efec-
tivamente se produjo una crisis: en primer lugar, el gran imperio hitita, con
la excepción de uno o dos de sus reinos vasallos (por ejemplo, Carchemish,
véase Hawkins, 1988), desapareció por completo del mapa en torno al 1200
(o probablemente poco después). En segundo lugar, varias ciudades de Le-
vante casos más notables serían Ugarit y Emar- fueron destruidas
-los
aproximadamente por esa misma fecha, y sus emplazamientos no volvieron
a ser ocupados. También más o menos por entonces las ciudades de la Gre-
cia micénica entraron en decadencia y acabaron por ser destruidas o abando-
nadas. También en Chipre aparecen hacia el año 1200 signos de destrucción,
seguidos de una serie de cambios culturales. Por último, hacia mediados del
siglo xII o un poco más ta¡de, el dominio que Egipto ejercía sobre la parte
meridional de Levante llegó a su fin; a comienzos del siglo x las fronteras
del país de los faraones se habían reducido al máximo, tras perder el con-
trol del Sinaí y de Nubia (véase el capítulo 4, apartado 4).
¿Cuáles fueron los factores responsables de esta situación? La decaden-
cia de unas potencias imperiales o la destrucción de una ciudad no constitu-
{r
:'l

L6 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. 1200.330) \"uo*, (c. t20o-c.720) t7

yen por sí solas ningún hecho insólito, y cabría pensar en una serie de cau- Cue»nc 25. l,os «pueblos del m"ar»
sas distintas que pudieran haber sido responsables de determinados casos de
decadencia o destrucción. En realidad, teniendo en cuenta la superestructura a) Nombre de pueblos del mar citados en los textos egipcios
política bastante elaborada de estos estados, todos ellos dependientes de que
siguiera abierto el acceso a unos recursos limitados y a un aprovisionamien- Merneptah (1224112L3-l2M) Ramsés Itr (1 184-1 150)

to de alimentos siempre imprevisible, y por otra parte estrechamente relacio- §rdn írdn
nados unos con otros, la situación no resulta en sí tan extraña. Una sucesión de
t(w)dw)§ (tr§?)
malas cosechas, de inundaciones desastrosas, de catástrofes naturales como,
§krw§ §kr(w)§
3la4)§ tikr
por ejemplo, terremotos, la devastación de los campos de cultivo a manos rwl<yt prst
de grupos de merodeadores, la intemrpción de las rutas comerciales por gru- lrss
pos de pastores en busca de nuevos pastos para sus ganados, una sucesión de dnn
epidemias catastróficas, de actos hostiles fruto de las luchas intestinas cró-
nicas entre los diversos principados: cualquiera de estos factores o la conjun- b) Posible vocalización de estos nombres
ción de todos ellos podrían proporcionarnos, al menos en parte, una expli- rwl<w = lukka
cación de lo ocurrido, especialmente si tenemos en cuenta la fragilidad de la §¡dn = sherden
infraestructura económica de muchos de esos estados. dnn = denyen/danuna
Lo curioso de la situación en esta época es que pasó bastante tiempo tjkr = tjekker/zakkala
hasta que (ya en el siglo x) volvieran a aparecer indicios de verdadera recu-
prst - peleset/filisteos
tr§ = teresh
peración; da la impresión de que sobrevino una especie de «edad oscura>>, y §kr.l = sheklesh./shikala
cuando el mapa histórico vuelve a aclararse, se ha producido un cambio en w.f§ = weshshesh
el panorama político general: aparecen varios estados nuevos (por ejemplo, 3lN§ = ekwesh/akaiwasha
Israel, o la pentápolis filistea) dominados por pueblos escasamente atesti-
guados hasta entonces en Levante. La conclusión que cabe extraer sólo pue-
de ser que la zona sufrió un cambio en su configuración política, aunque no identidad. Si pudiéramos determinar quiénes eran y de dónde venían, podría-
todas las regiones lo experimentaron en el mismo grado: parece que algunas mos hacernos una idea, aunque fuera esquemática, del tipo de movimiento o
se vieron afectadas más profundamente, mientras que otras lo fueron rela- migración que deberíamos plantearnos.
tivamente poco. Las fuentes indican que durante este tiempo se produjeron Un hecho que no nos cansaremos nunca de subrayar es que las únicas
diversos movimientos de pueblos. Entre ellos podemos citar a los libios, los fuentes que hablan del papel desempeñado por los <<pueblos del maD» en esta
israelitas, los arameos, los frigios y los llamados <<pueblos del map>. Hasta crisis son las narraciones de dos campañas egipcias. Una de ellas es el relato
qué punto tienen que ver estos pueblos o al menos algunos de ellos con los (conservado en una inscripción de Karnak) de la guerra librada por Mernep-
cambios políticos acontecidos constituye una cuestión tan compleja como tah en su quinto año de reinado (1220 t12091) contra una coalición de libios
discutida (véase últimamente Ward y Joukows§, 1992). que intentó penetrar en la parte occidental del detta. Entre las tropas libias
había unos pueblos calificados unas veces de «gentes del norte venidas de
todas las tierras>> y otras de «gentes de los países del mar». Así es como los
1. Los <<pusBl-os DEL MAR>> especialistas modernos han acuñado el término «pueblos del mar». Se les
llama §rdn, 3kw§, tr§, y rwh,v. Se conserva la cantidad de prisioneros cap-
Entre las explicaciones aducidas para justificar el colapso político de turados por los egipcios entre estos cuatro primeros grupos: 2.200 en total.
Anatolia y Levante hacia 1200 destacala tesis de que sus causantes fueron Debemos contrastar esta cifra con los 7.000 cautivos hechos entre los libios
los «pueblos del mar>>. El término «pueblos del man> abarca a varios movi- (pertenecientes a varias tribus distintas). Da, pues, la impresión de que estos
mientos de pueblos distintos acontecidos en torno al año 1200. Los especialis- aliados de los libios constituyen una fuerza proporcionalmente menor. El
relato egipcio comenta que los contingentes de <<pueblos del mar>> estaban
I

I
tas han sostenido que, como las alusiones a esos grupos coinciden más o me-
nos con la fecha del colapso que se produjo en el Mediterráneo oriental,
I
I formados únicamente por hombres, a diferencia de los libios, que iban acom-
I
I
debemos establecer un vínculo de causalidad entre ambos hechos. Uno de los pañados de sus familias. Ello implica que los «pueblos del maD) eran solda-
problemas que surgen al intentar explicar cómo estos «pueblos del mar» pu- dos mercenarios contratados por el caudillo libio, Maryare.
dieron ser los responsables de una devastación tan amplia, gka en torno a su
18 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330)
Lro* (c. tzoo-c.:zo) lg
Unos cuarenta (o treinta) años más tarde (1176), en la campaña realiza- los egipcios <<gentesdel norte>> (asociadas a veces con el mar ylo
da durante el octavo año de su reinado conmemorada en por Io demás bastante vaga-, lo primero
sus islas)
-hermosamente
lenguaje plástico y literario en su gran templo fúnebre de Medinet Habu- -designación que debemos señalar
es que algunos ya eran conocidos.po.lq,
Ramsés [II hubo de hacer frente a los ataques de unos pueblos que llegaron Los rwh,v (lukka) podrían
identiñcarse de modo bastante püusible"gipciás.
desde Siria por tierra y por mar. Algunos de esos pueblos, como por ejemplo Ion ro. habitantes'de los <<países
lukka>> de los hititas, situados probablemente
los tjkr,los prsf, los wíí y los dnn, no habían sido mencionados hasta en- en la Licia clásica o en sus
inmediaciones (véase, en g"n"ñr,-Bryce,
tonces, mientras que otros dos (los §rdn y los íkr§ [rrí, lectura muy dudosa]), iqgo,-pp. 1-10). En el sigro xrv
(EA, 38) aparecen de vez Jn cuando
se encontraron ya entre los aliados de los libios mencionados en la campaña üatados .o-o piratas, y algunos lrega_
ron a formar pTt. del ejército hitita en la
de Merneptah cuarenta y cuatro (o treinta y tres) años antes (véase cuadro véase_el capítulo 4, aparfado 4. Los
buái; de Kadesh (12g6 [1275],
25). El elaboradísmo lenguaje literario utilizado para celebrar la victoria srdn (término vocarizado <<sherden>> o
«shardana») aparecen representados-
egipcia describe a esas tropas en los siguientes términos: rir-pi. ri"uardo cascos con cuernos,
un tipo de espadá desarrollada en ü si¡u
fltoasJ
bién ellos son conocidos ya com_o c_ontingentes
¿.1 Bronce Reciente. Thm-
... en cuanto a los países extranjeros, hicieron una conjura en sus islas. De re- de mercenarios en el ejérci-
to egipcio desde er sigro xrv; se ha flegad"o
pente todos los países se pusieron en movimiento, se dispersaron en la guerra.
disco representado entre los cuernos dé sus
ili;o a sugerir que el pequeño
Ningún país pudo resistir a sus armas: Hatti, Kode (Cilicia), Carchemish, Ar- cascos era el distintivo de un re-
zawa y Alashiya (Chipre). Fueron desmembrados. Se levantó un campamento
gimiento egipcio (sandars, rg7g, p. 106).
De hecho aparecen representados
en Amor (Amumr, es decir, el norte de Siria). Devastaron a la población y su luchando en uno y otro bando
los «pueblos del maD>. Este hecho
t,batallas tiura¿as por Ramsés III contra
"n indicaría
tierra quedó como la que nunca ha nacido. Avanzaron hacia Egipto mientras que
la llama se preparaba ante ellos. Su coalición estaba formada por las tierras el Mediterráneo oriental, quizáen el sur de Ñ; lugar de origen estaría en
unidas de los prst, tjkr, §kr§, dnn y w§.í. Ellos se apoderaron de todos los paí- mente debamos relacionara ros dnn (deny"Jáuiuru)
i;;n*r o en Levante. probabre_
ses del orbe, con ánimo confiado y seguro: <<Nuestros planes tendrán éxito» con el país del mismo
nombre siruado al.norre_de_ugarir en el ,ígl,o
(Edgerton y Wilson, 1936; ANET, pp.262-263; ARE,IY § 64). localización posible sería cilicia, concretamente
lurná*kins,;;;r;;ru); una
la comarca de Adana. por
lo que a su atuendg.v
Como señalaba años atrás Breasted, los textos egipcios <<contienen tantos epí- prst (<<peleseb>) :t equipo se refiere, ros dnnno se diferencian de los
y tjkr (tjekker/zakkala). t-o, t e, ir"uun falda,
tetos de carácter gnifico que hacen que incluso una palabra normal y corrien- corta, escudo redondo, y un tocado especial taiia,espada
te resulta a menudo incomprensible ... Muchos de esos textos de Medinet Habu que há sido irtr.prÁtuao de for_
mas muy diversas: según unos estaría ñ3c!ro
probablemente seguirán siendo incomprensible para nosotros, mientras no dis- de prumas o de trapos dobrados,
mientras que para otros sería una especie
pongamos de algún amable egipcio, familiarizado con ese estilo, que nos a" peiáaáo levantado. Hombres con
este mismo ¿umamento y este atuerido
explique el sentido de sus exageradas metáforas y metonimias>> (ARE, IV, aparec"n iá.-urdo parte del ejército
de Ramsés III en una- camp aña reariza¿á
pp. 13-14). Se trata de una observación importante que nos invita a no tomar ¿rrurt" ,u quinto año de reinado,
en la que tuvo que enfrentarse a los libior. p*"L,
al pie de la letra las exageradas afirmaciones de esta inscripción. Lo que ca- y los tjkr constituían un g_rupo estrechamente irrr, que los dnn, ros prst
bría deducir con cierto grado de seguridad de estas inscripciones y relieves es e-;;arentado, originarios to_
dos ellos en principio de Cilicia, y dispuestos
que se libró una batalla terrestre contra esos pueblos, probablemente cerca del a servir como soldados mer-
cenarios en el siglo xu. No podemós
litoral libanés, y otra naval, quizá en el delta. Otro punto que merece la pena geiir grun ,orá acercade los rrí (teresh)
gi{t los 'í&r'í (sheklesh/shikala): inoiviáu8sJu.á.j¿or
tener en cuenta es que en los relieves de la batalla terrestre aparecen repre- (turbante y barba).ap1"tgn reprlsenta¿o. a ellos en su rocado
sentados carros de dos ruedas, curiosamente tirados por dos yuntas de bueyes, te de las tropas egipcias duranie la guerra ",
il r;h ocasión form-ando par-
sobre los cuales van montados mujeres y niños. La caja de las carretas es de de Ramsés III contra los libios. De
Ios w,íí no tenemos representaciónlictórica
mimbre, mientras que las ruedas aparecen representadas como sólidos discos tan absoluramenre desconocidos. Lbs 3kw§
;ü;, de modo que nos resul_
de madera: es decir, no tenían nada que ver con los ágiles carros de guerra y aparecen mencionados en la guerrade
1..Et-rñsuatui*uriiu), [ue sóro
sus ligeras ruedas provistas de radios, que utilizaban habitr¡almente los ejérci- Merneptah contra los libiol han sido
identificados provisionalmeniá con los
I tos del Bronce Reciente. Este hecho indicaría que miás o menos por esta época pende de la que demos al puebro de "uqu.Jrrr-r"- esa interpretación de-
T el pueblo que se enfrentaba al ejército egipcio era una población agrícola ori- los ¿;hhil;irr, ,ecinos de los hitiras
(véase el capítulo 5, apartádo 2¡,
ginalmente sedentaria, que se veía obligada a trasladarse junto con sus gana- de suerte;-ul..i impricaciones resultan
desgraciadamente muy poco claras (sandars,
dos y sus familias, quizá en busca de nuevas tierras en las que asentarse. igzá, pp. r 10-1r 1).
Debemos añadir un restimonio másr ;i
1

¿Hasta dónde nos lleva este testimonio, por [o demás bastante limitado?
b;;r-Éapiro Harris. Este docu_
mento da fe de los regados hechos por Ramsés
Al margen del hecho de que todos estos pueblos eran considerados por III a rbs tempr", ¿" Egipto, y
fue compuesto originalm"nt" fi, á;;;*
"o, "i iJpiraud y ra virtud de esre
IT
t?
l*
20 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330) i \rrooo, (c. rz*-c.,zo) 2t

faraón. Contiene, por consiguiente, algunos pasajes en los que Ramsés es litoral meridional de Turquía, sufrieron una serie de dificultades económicas
representado como portador de la paz y conquistador de los enemigos tradi- a lo largo de los siglos xm y xII, por lo que se vieron obligados a trabajar
cionales de Egipto. En una de esas secciones aparece una interesante alusión como mercenarios al servicio de estados como, por ejemplo, Egipto, pero tam-
a unos «pueblos del map>: bién para otros pueblos (por ejemplo, los libios). La gravedad cada vez mayor
de la crisis obligó a un pequeño número de ellos a emigrar con sus familias
Extendí todas las fronteras de Egipto. Expulsé a todos los que lo invadie- y sus ganados, con la esperanza de encontrar nuevas tierras en las que asen-
ron desde sus propias tierras. Maté a los dnn [que estrán] en sus islas, y Los tikr tarse. Otros (por ejemplo, los lukka, de EA, 38) utilizaron sus barcos para ha-
y los prsf fueron reducidos a cenizas. l-os írdn y los w.í§ del mar quedaron al cer incursiones por la zona costera, práctica que probablemente no fuera más
nivel de los que no existen, fueron hechos prisioneros de una yez y llevados que una extensión de sus habituales actividades piratas. Todo ello implica que
como cautivos a Egipto: cual si fueran arena de la playa, los establecí en for- se trataba de gentes relativamente pobres que, debido quizá a la paulatina
talezas levantadas en mi nombre. Numerosísimas eran sus clases, cientos de decadencia del control central de las grandes potencias, como por ejemplo
millares. Les asigné raciones a todos, así como vestidos y grano de los alma- los hititas, se movían de un lado a otro en pequeños grupos con el fin de
cenes y graneros cada año...
encontrar nuevos medios de subsistencia a través del saqueo, la apropia-
Hice que la infantería y los destacamentos de carros moraran [en el país]
en mis tiempos; los .írdn y los khk (grupo líbico) permanecían en sus ciudades,
ción indebida de tierras y las actividades mercenarias. Por otra parte, aun-
tumbados boca arriba; no tenían miedo, pues no había enemigos de Kusk [ni] que, según pÍuece, estos movimientos fueron en aumento y en algunos casos
adversarios de Siria. Sus arcos y sus armas yacían guardados en sus almace- se hicieron más agresivos, tampoco constituían un fenómeno nuevo, y da
nes, mientras que ellos se sentían satisfechos y bebían con placer. Sus esposas la impresión de que los egipcios ya habían puesto los medios necesarios
estaban con ellos, tenían a sus hijos a su lado, [pues] yo estaba con ellos como para absorber cuando menos a una parte de esos pueblos poniéndolos a su
defensa y protección de sus miembros (W. Erichsen, Papyrus Harris / [933], servicio.
ARE,IV §§ 403-405; ANET, p.262). Esta imagen más estricta, basada rigurosamente en los testimonios, no es
la que normalmente se ofrece de los <<pueblos del mar». Habitualmente sue-
Esta exposición de Ramsés III confirma algo que ya había sido deducido le relacionarse con ellos toda una serie de destrucciones masivas y de desas-
provisionalmente, a saber, que los <<pueblos del mar>> eran empleados como tres acontecidos en el Mediterráneo oriental en torno al año 1200; y la causa
mercenarios y como guarniciones de las fortalezas. Que tal era la realidad nos de todas esas desgracias suele atribuirse abierta o implícitamente a su movi-
lo indican los testimonios arqueológicos y textuales, que demuestran que los miento. Debemos, pues, plantearnos la cuestión de si tenemos testimonios
prst (<<peleset>> = filisteos) y los tjkr se establecieron en todos los lugares suficientes para considerar plausible una interpretación tan drástica.
de Palestina en los que los egipcios tenían fortalezas provistas de guarnicio- La desintegración del imperio hitita es atribuida generalmente a los <<pue-
nes: lugares como Bet-Sean, Gaza y Dor (Dothan, 1982;Mazar,1990 [0Gd], blos del ñil), pero carecemos de testimonios irrefutables que sostengan se-
pp.262-283).' Las excavaciones del Museo Briuánico que están realizándose mejante tesis: la fecha de la destrucción de Hattusa no es segura; y tampoco
en Tell es-Saidiyeh (Jordania) han encontrado pruebas de la existencia de otra se han aportado pruebas de la existencia de una invasión masiva. De no ser
ciudad provista de una guarnición compuesta probablemente por <<pueblos del por la popularidad alcanzada por los <<pueblos del maD> como explicación ge-
maD> que data del siglo xu (Tubb, 1988). Y no es de extrañar este hecho, si neral de todo lo ocurrido, lo más probable es que los especialistas hubieran
tenemos en cuenta los testimonios de los vínculos mantenidos por los egipcios pensado en los gasga como el grupo causante de la destrucción y posterior
con diversos <<pueblos del man> antes de finales del siglo xru. Lo que, al pa- abandono de Hattusa, pues existen pruebas de que siglos atrás los gasga con-
recer, ocurrió fue que, cuando el poder imperial de Egipto en la región se quistaron o destruyeron la ciudad, y de que obligaron al rey a trasladar la
vino abajo, los soldados al cargo de las fortalezas quedaron a merced de sus corte a otro lugar (RLA,4, p. 17l; véase el capítulo 5, apartado 4).La única
propios recursos, se reorganizaÍoi formando ciudades independientes y así fue relación entre los dos acontecimientos es la alusión que hace Ramsés III
cómo nacieron los filisteos del Antiguo Testamento. Es posible que el térmi- cuando dice: <<Ningún país pudo resistir a sus armas: Hatti..., etc.>> (véase
no <<filisteo>> se aplicara vagamente a varios grupos distintos, aunque empa- supra, p. 18). Pero, como ya hemos señalado, este texto tiene un carácter
rentados entre sí. Se ha sugerido (Yadin, 1968; Sandars, 1978, pp. 163-16a) triunfalista y retórico. La impresión que crea Ramsés (y lo hace con suma
que la tribu israelita de Dan, que curiosamente es relacionada en el Antiguo eñcacia) es la de que una gran federación de pueblos del mar se confabuló
Testamento con los barcos, se habúa creado originalmente a partir de una para destruir los grandes imperios; lo lograron en el norte, devastando todo
guarnición egipcia formada por dnn (Ahlstróm, 1986, pp. 60-63). lo relacionado con el vecino de Egipto, el gran reino de Hatti; pero cuando
La conclusión que cabe extraer de los testamentos egipcios, por lo demás en su imparable embate se dirigieron al sur, fueron obligados a detenerse en
los únicos disponibles, es que ciertos grupos de pueblos, originarios quizá del la frontera de Egipto y su devastadora imrpción fue frenada por la victoriosa
22 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330)
\dpv¡.Nrs G. t2oo-c.720) 23

y omnipotente figura del faraón. En resumen, parece verosímil que Ramsés Hatti y Ugarit son los dos estados cuyo hundimiento se ha pensado que
pusiera de relieve deliberadamente el triunfo de los «pueblos del mar» sobre puede atribuirse con toda claridad a los <<pueblos del ffiil>>, aunque no es po-
los hititas con el ñn de magnificar sus proezas. Deberíamos señalar a este res- sible llegar a una conclusión deñnitiva. Otros lugares que experimentaron
pecto que Carchemish, sede del virrey hitita, descendiente de Suppiluliuma I, algún tipo de ruina más o menos en torno al año 1200 resultan más difíciles
que administraba las posesiones de Hatti en Siria (véase el capítulo 5, apar- de relacionar con los <<pueblos del mar», pues los argumentos esgrimidos
tado 4), no fue destruida, y que el linaje de sus reyes probablemente sobre- se basan en los testimonios de la cerámica, sumamente controvertidos y a
viviera, hecho que contradice directamente la afirmación de Ramsés en este veces contradictorios (la Grecia micénica, Troya VIIA, Chipre), y comple-
único caso comprobable (Hawkins, 1988, en prensa). Existen testimonios mentados por un uso absolutamente imposible de defender desde el punto de
efectivos de que durante el reinado de Merneptah, el imperio hitita sufrió vista metodológico de los mitos griegos de época posterior, basados en gran
una grave hambruna, que el monarca egipcio contribuyó a aliviar enviando medida en equivalencias onomásticas de carácter especulativo (véase, por
grano. Este hecho podría significar que la Anatolia hitita era víctima de gra- ejemplo, Strobel, 1976; Stager, 1991). En ningún caso resulta posible esta-
ves problemas internos, que acaso sean un síntoma de decadencia política; blecer una relación concreta entre la destrucción de un estado poderoso y los
pero no hay pruebas de que esa decadencia fuera causada por los «pueblos «pueblos del mar>>. Como la identidad de la «patria» originaria de los di-
del mar». versos <<pueblos del mar>> sigue siendo una mera especulación (así como la
La destrucción de la magnífica y opulenta ciudad de Ugarit fue debida, relación que algunos han propuesto entre ellos y lugares como Etruria, Sicilia
en opinión de todo el mundo, a las incursiones de los «pueblos del mar». El o Cerdeña),2 resulta aún más difícil afirmar cualquier tipo de relación directa:
relato de [a caída de la ciudad fue reconstruida de un modo muy plausible es decir, como entre los especialistas no existe un mínimo grado de acuerdo
por Astour (1965) en un artículo que tuvo mucho éxito. Utilizando algunas que nos permita determinar su lugar de origen, tampoco podemos rastrear con
de las últimas cartas (escritas en tablillas de arcilla y descubiertas en el pa- claridad la <<ruta>> que siguieron. Si no es posible saber quiénes eÍan, resulta
lacio) creó el lacerante drama en el que las defensas de Ugarit aparecían se- también muy difícil determinar de dónde procedían, y dónde, cuándo, cómo
riamente mermadas debido a las exigencias militares de Hatti, hásta caer ei y por qué se pusieron en movimiento. La conclusión harto insatisfactoria que
manos de las destructoras hordas provenientes del mar. En realidad las refe- debemos extraer es que los únicos testimonios que podemos utilizar para es-
rencias que aparecen en esas cartas resultan muy difíciles de entender con tudiar a los <<pueblos del maD> son los documentos egipcios, algunos materia-
claridad, y su interpretación depende de la imagen previa que ya se había for- les arqueológicos de Palestina, donde, según ciert¿s hipótesis razonables, pa-
mado de [a nafiJraleza y la magnitud del ataque de los «pueblos del mar». rece que se establecieron los «pueblos del Dff>>, y ciertos indicios acerca del
Igual de fácil por lo menos sería considerar que la referencia que hacen las tipo de actividad con la que se relaciona a algunos de esos grupos. La atri-
cartas a las agresiones de unos ba¡cos contra la costa de Ugarit es una alu- bución de todas esas destrucciones a los <<pueblos del ma»> en general es
sión a los ataques piratas que se producían una y otra vez como un fenómeno muy problemática; es posible que tuvieran algo que ver con Ia caída de Ugarit,
crónico, y no a un ataque masivo sin precedentes. Hoy día tenemos pruebas pero ni siquiera este testimonio es tan seguro como se pensaba.
(desconocidas en la época en que Astour escribió su artículo) de que uno de Recientemente (a partir del excelente artículo de Tritsch, 1973; Sandars,
los pueblos del mar, los shikala (§trf), tomaron como rehén a un hombre 1978) la tendencia más general ha sido la de ver en el movimiento de los
de Ugarit y pidiercn un rescate por él (Dierich y Loretz,1978; véase TUAT,I, «pueblos del mar>> (independientemente de su filiación y sus orígenes) un
p. 508 n.o 4; véase también volumen l, p.352). Así pues, lo que cabría decir producto colateral de los problemas económicos cada vez más graves causa-
es que indudablemente Ugarit estaba pasando por malos momentos: quizá dos por un crecimiento excesivo de las superestructuras políticas de los es-
al tener que hacer frente los hititas a los ataques dirigidos contra ellos, Ugarit tados del Bronce Reciente. Esta circunstancia habría agotado sus recursos y
viera mermada sus defensas, pues es posible que los soldados de la ciudad hu- habría hecho que resultara sumamente fácil su rutina, como efectivamente
bieran acudido en ayuda del gran rey de Hatti. Puede que este hecho creara ocurrió. Una consecuencia de esa crisis fue la partida en varias direcciones
una situación que aprovecharan los pueblos pastores, los bandoleros y pira- de diversas bandas de piratas, bandoleros, familias de agritultores desprovis-
tas para internarse en el territorio de la ciudad, hacer incursiones en la cos- tos de tierra y, posiblemente, otros nobles salteadores de carácter más sublime
ta e incluso secuestrar a personajes ricos con objeto de obtener algún bene- (los <<asaltantes de ciudades» homéricos, como sugería de modo harto convin-
ficio. Lo que resulta imposible de demostrar a partir de las cartas de Ugarit cente Tritsch), en un intento de sobrevivir cada uno como pudiera. La escala
es quiénes fueron exactamente los responsables de la caída de la ciudad y de de todas estas operaciones, realizadas independientemente unas de otras, habría
su destrucción. Vale la pena recordar en este contexto que el principal res- sido relativamente pequeña, y habrían cesado con la decadencia de los pode-
ponsable de las excavaciones de este yacimiento, Claude Schaeffer, estaba rosos estados a los que tantos quebraderos de cabeza causaron y de los que
convencido de que la Ugarit fue destruida por un terremoto. en último término dependían.
24 LA TRANSFORMACTÓN pOLfnCA (C. 1200-330)
\' LEvANTE (c. tzw-c.720) 25

Si admitimos este enfoque de la cuestión de los <<pueblos del mar» (y d. se refiere a su lengua. El arameo pertenece al grupo de las lenguas semíti-
hecho es el más satisfactorio en vista del actual estado de la documentación), cas noroccidentales y está emparentado con el hebreo y el fenicio. Se con-
deberíamos buscar las causas de la decadencia del Bronce Reciente en el Me- virtió en la lengua más utilizada en el Oriente Próximo hasta su despla-
diterráneo oriental en las estructuras sociopolíticas de Levante y Anatolia. zamiento definitivo en beneficio del árabe a lo largo del siglo vu d.C.: el
Así pues, los <<pueblos del mar>) no habrían sido más que uno de los múlti- arameo fue la lengua administrativa del imperio aqueménida, la lengua ha-
ples indicadores de la compleja serie de problemas y cambios relacionados blada por Jesús, e incluso un dialecto arameo --rt siríaco- fue empleado
entre sí que habían venido desanolliindose durante un largo período de tiem- por la iglesia cristiana (como de hecho sigue empleando la actuat iglesia
po. Desconocemos qué es lo que eran exactamente; pero los claros testimo- asiria). Hacia el siglo x algunos grupos arameos adaptaron el alfabeto fe-
nios de la existencia de campesinos fugitivos y de proscritos que s!] aliaban nicio (véase el capítulo 8, apartado 3.1) para representar por escrito su len-
para formar bandas de salteadores y merodeadores (los 'apiru/habiru de las gua; debido a la numerosa presencia de arameos dispersos por la zona, el sis-
cartas de el-Amarna, véase el capítulo 6, apartado 4), atestiguados ya en tema de escritura alfabética y la propia lengua de los arameos empezaron
el siglo xv, deberían ser considerados un síntoma de la existencia de un ma- a ser utilizados cada vez con más frecuencia por un número mayor de es-
lestar socioeconómico a largo plazo subyacente en todo Levante. Quizá tam- tados; su alfabeto y su lengua fueron desplazando paulatinamente a la escri-
bién deberíamos relacionar con esta circunstancia la retracción general ex- tura cuneiforme y ala lengua acadia, predominantes hasta entonces, o por lo
perimentada por los asentamientos urbanos; y lo mismo cabría decir de la menos limitaron su uso. Así pues, una importante diferencia entre el carácter
concentración cada vez mayor de la riqueza en manos de una reducida elite elusivo de los «pueblos del man> y los arameos es que, mientras que los pri-
urbana, hecho que sugiere que las comunidades rurales sufrían una explota- meros, probablemente con la única excepción de los filisteos, desaparecieron
ción cada vez más despiadada (Liverani, 1987). En último término, la inca- casi sin dejar rastro tras las dos invasiones de las que tenemos noticias, los
pacidad de resolver estos problemas y otros emparentados con ellos condujo arameos siguieron constituyendo un factor político y cultural de capital im-
a una situación en la que, cuando por alguna raz6n entre otras muchas se portancia y claramente identificable en la historia del Oriente Próximo a par-
vino abajo pafe de la superestructura estatal basada en el delicado equilibrio tir del siglo tx. Una vez hecha esta salvedad, las causas de su aparición y la
de sus componentes, las posibilidades de recuperación fueron muy escasas, <<explicación>> de sus orígenes continúan constituyendo un problema difi-
pues la población rural, de cuya productividad dependían todos los estados, cilísimo.
dejó de identificar sus intereses con los del gobierno. Por el contrario, sinüó la En Siria y Anatolia la documentación desaparece prácticamente a partir del
tentación de unirse a los gnrpos invasores y saquear con ellos los centros antes año 1200. En cuanto a Egipto, los testimonios de sus actividades más allá de
opulentos y ahora tambaleantes (Liverani, 1988 [0C], pp.629-660; Knapp, sus fronteras son muy limitadas, y se hacen sumamente fttros a partir del año
1988 [0C] , pp.2L2-215). Si introducimos a los <<pueblos del maD> en este es- 1100 (véase el capítuto 4, apartado 4). Timbién en Babilonia, Asiria y Elam
cenario político, podríamos ver en ellos un signo más del colapso y la desin- da la impresión de que se produjo un decremento del poderío y el prestigio po-
tegración general, pero no su causa. lítico sin duda alguna a partir de 1050, con la pérdida por parte de Asiria del
control de sus territorios de la Alta Mesopotamia (véase el capítulo 7). Esta
época de oscuridad llega a su fin en934, cuando el est¿do asirio empezó a le-
2. Los eneueos vantar cabeza y sus reyes compusieron unos relatos más exhaustivos de sus
campañas. Cuando volvemos a disponer de testimonios escritos (principal-
Una de las difrcultades que comporta admitir que los <<pueblos del maD) mente en Asiria, aunque no debemos olvidar el Antiguo Testamento) a partir
fueron la principal causa del hundimiento político del Oriente Próximo es- de finales del siglo x, una cosa está bien cla¡a. Los arameos, atestiguados es-
triba en que da mayor importancia a los testimonios relativos a una serie de porádicamente antes de 1050 como si fueran simples bandas de nómadas agre-
invasores y salteadores que a otros testimonios más dispersos que hablan sivos, aparecen ahora asentados en diversas entidades políticas y diseminados
de unos problemas mucho más generales en los que se hallaban involucrados por toda la región desde el este del Tigris hasta Levante. Y si nos fijamos en
otros pueblos (véase p. 16). Durante esta época vemos aparecer a un grupo los testimonios posteriores de los anales asirios correspondientes a los últimos
en particular que crea cada vez más problemas a diversos estados centrali- años del siglo vm, cuando el imperio neoasirio abaróaba en mayor o menor
zados del Asia occidental, a saber, los arameos. grado casi toda La zona, podemos tener una perspectiva razonablemente com-
Son muchos los problemas que se les suscitan a los especialistas a la hora pleta del asentamiento de los araneos. ¿Pero qué perspectiva es ésa?
de analizar la aparición de los arameos. Esta circunstancia tiene que ver en En Siria y la Alta Mesopotamia, la característica más sorprendente es la
parte con el hecho de que el término general <(¿rameos)> enmascara la reali- existencia de una serie de pequeños estados, centrados en una capital, que por
dad innegable de que no constituyen un grupo uniñcado, excepto por lo que regla general (aunque no siempre) no se corresponden con el mapa de esta-
26 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO-330)
\rruo*, (c. r200-c.720) 27

dos existentes durante el Bronce Reciente (véase infra, pp. 136-137, mapa l3);
reinos como los de Damasco, Hamath (Ia actual Hama, a orillas del Orontes), Testimonios asirios
Bit Agusi (capital: Arpad, la actual Tell Rifa'at, al norte de Aleppo), Bit Adini
(capital: Til Barsip, la actual Telt Ahmar, a unos 20 km río abajo de Car- A partir del siglo )ilv poseemos referencias ocasionales a un pueblo lla-
chemish); Y'dy/Sam'al (la actual Zinctrli, al pie de la ladera este de la serra- mado ahlamü que, según admite en la actualidad la mayor parte de los espe-
nía de Amanus), Bit Bahiani (capital: Guzana, la actual Tell Halaf, en la cialistas, tiene que ver con los arameos de época posterior. Aparecen mencio-
cuenca alta del río Khabur), Bit Zatnani (capital: Amedu, en la comarca de nados unas veces como trabajadores del campo y otras como merodeadores
Diyarbekr), y Nasibina (la actual Nusaybin, en la frontera sirio-turca). Algu- en zonas tan apartadas como Bahrain y Siria. Pero el testimonio indiscutible
nos nombres de esos estados derivan del de su principal ciudad (por ejem- más antiguo de los arameos data del reinado de Tiglath-pileser I (1114-
plo, Hamath), otros están compuestos de las palabras <<casa>> o «familia» 1076). Desde el cuarto año de su reinado emprendió anualmente una serie de
(bltu/beth) y de un nombre propio (por ejemplo, Bit Agusi). Esta circunstan- campañas de limpieza conta un pueblo llamado ahlamé-arrnaya en la zona
cia demuestra que algunos estados se llamaban literalmente <<La Casa de del alto y medio Eufrates:
Adin» o <<La Casa de Gusi»), e indica que el nombre del estado procedía del de
algún antepasado o miembro destacado de una familia importante del reino. Crucé el Éufrates veintiocho veces, dos cada año, persiguiendo a los ara-
Los testimonios asirios y veterotestamentarios vienen a confirmar que todos meos ahlamtt. Obtuve su derrota desde las ciudades de Tádmar, en el país de
esos principados eran en cierto sentido arameos, pues de yez en cuando los Amumr, y de Anat, en el país de Suhu, hasta Rapiqu de Karduniash (Babi-
lonia). Me traje su botín (y) sus pertenencias a mi ciudad de Assur (ARAB,I,
definen como tales, por ejemplo, <<Aram Damasco>>; además, las inscripcio-
§§ 287; ANET,p.275; Grayson, 197211976, § 97; y 1991, A.0.87.4).
nes del siglo vm encontradas en algunos de esos estados están en arameo, y
arameos son también los nombres propios de sus soberanos. Si nos traslada-
mos más al este y nos fijamos en la región de Babilonia, sobre todo en Si añadimos este texto a un pasaje de los anales de Tiglath-pileser I, da la
eL fuea situada al este del Tigris, encontramos una multitud de grupos asen-
impresión de que, en e[ curso de sus numerosas batallas contra los arameos,
tados en esta zorra a los que las fuentes asirias califican de <<arameos>>. Son el soberano asirio incendió los poblados arameos de la región de Jebel Bishri
designados por el nombre de su tribu, y así tenemos por ejemplo a los (<gam-
(en la zona nofte de la estepa siria), y de que libró batallas con el fin de
buleos», los <<pucudieos», los <<itu'eos>> y a muchos otros. Tal es el panora- proteger las rutas que se internaban por el desierto de Siria hasta la altura del
ma propio del siglo vm; y los testimonios asirios del siglo x nos permiten Líbano, y siguiendo el curso del Eufrates entre Carchemish, Suhu (en la co-
conjeturar que era válido también en esta época. Esta circunstancia a su vez marca de la actual Ana, en lrak), y la zona noroccidental de Babilonia (véase
indica que los cambios trascendentales que condujeron a esta transformación infra, pp. 136-13'7, mapa 13). La descripción de los ataques de Tiglath-pileser
política tuvieron lugar en el período comprendido entre c. 1100 y c. 900, contra los arameos pone de manifiesto que, pese a las constantes acciones mi-
época para la que, según hemos dicho, la documentación es excepcional- litares, el soberano asirio no logró modificar demasiado la situación. Es eviden-
mente escasa. te que los grupos arameos continuaron atacando o intem¡mpiendo las rutas de
Así pues, ¿cómo podemos explicar la aparición de estos nuevos elemen- caravanas que desde Babilonia se dirigían por el oeste hacia Levante y por el
tos de la población? Por su propia naturaleza resulta imposible en último tér- norte hasta el sur de Turquía. Es posible incluso que, quizá hacia finales del rei-
mino dar respuesta a este tipo de cuestiones. Además de la ausencia de ma- nado de Tiglath-pileser I, las incursiones arameas llegaron hasta el corazón mis-
teriales de la época, los fragmentos de documentación dispersos aquí y allá mo de Asiria, como demuestra este pequeño fragmento de una crónica asiria,
que existen proceden inevitablemente de los estados más antiguos, que nor- procedente, según se cree, de la biblioteca de Tiglath-pileser | (ABC,66-67):
malmente sólo se refieren a esos pueblos, si es que 1o hacen, cuando entra-
ron en conflicto con ellos, circunstancia que nos ofrece una visión de los [En el año x se produjo una escasez en el país de...], los hombres se
hechos muy limitada y a la postre distorsionada. Quizá la forma más fácil de comían la carne de sus congéneres, [...]
clarificar el problema sea estudiar sucesivamente los distintos úpos de testimo- t...]... las casas de los arameos
nios existentes.
[...] con el fin de conseguir algún alivio, se pusieron en marcha,
[...] conquistaron Asiria, tomaron
[?los asirios subieron] hasta los montes de Kirriuri (para salvar) sus vidas
[?huyeron]. Se llevaron su [¿oro?], su plata (y) todas sus pertenencias.
[Marduk-nadin-ahhe, rey de Kar]duniash, falleció; Marduk- [shapik]-zeri,
[su hijo,]... accedió al trono; Marduk-[nadin]-ahhe había reinado 18 años.
LEVANTE (C. IaOO-C. 720) 29
28 LA TRANSFORMACIÓN POLfflCA (C' 1200-330)

Assur, en su totalidad, [fue arra]sa- asiria de Guzana, y está tallada en un estilo que muestra claros influjos del
[En el año x...] la cosecha del país de arte cortesano asirio de la época. La identidad del personaje ha sido estable-
da [...] eran muy numerosos; se aioderaron de las casas [de los a]rame[os],
Nínive, Kilizi cida gracias a un texto bilingüe, en acadio y arameo; se trata de la inscrip-
t...].. . fortaleza de
ción aramea más antigua que se ha descubierto hasta la fecha (Layton, 1988):
[...-rigutf,]-pileser, rey de Assur, fue a Kadmuhi'
(fuA*ot, i958u, pp' 133-13 4; ABC' Ass' Chron" Frag' 4')
A Adad, regulador de las aguas del cielo y de la tierra, que nos prodiga
de un proceso de la abundancia en forma de lluvia, que proporciona pastos y abrevaderos a los
Resulta tentador ver en este hecho el punto culminante
a acampar alrededor.de As- habitantes de todas las ciudades, que da raciones y ofrendas a los dioses, sus her-
empeoramiento, en el que los arameos ilégaron
las montañas del norte' manos; regulador de los ríos, que enriquece las regiones, el misericordioso dios
sur y Nínive, y ri r"y se uio obligado a retirarse a
basa en la al que conviene rezar, que habita en Guzana, al gran señor, su señor, Adad-it'i,
Pero quizá sea demasiádo, pues tal interpretación se gobernador de Guzana (íakin mdti (dl)gúzdni), hijo de Shamash-nuri, tam-
"on3áur* propuesto por Tad-
exagerada r".onrfiü"ción de un texto áuy fragmentario bién gobernador de Guzana, p¿ua que viva su alma, para que sean largos sus
asimismo que más tarde
mor (1958a, no incluido aniba). Debemoi recórdar días, para que aumenten sus años, para que prospere su casa y la de sus des-
Ashur-bel-kala (tOZ¿-tOS7) se hizo definitivamente con
el control de las cendientes y la de su pueblo, para que la enfermedad se aleje de su cuerpo,
y a su vez encarnizadamente contra los para que oiga mi plegaria, para que acepte mis palabras, la dedicó y la ofrendó.
prir"iput"s ciudades asirias combatió
arameos (véase el capítulo i, apartado 2). Según la
opinión más generaliza- Quienquiera que en el futuro restaure su estado decrépito, que ponga (en ella)
deja bien que lste soberano sufrió el mi nombre. A quien borre mi nombre y ponga en su lugar el suyo, que Adad,
da, la crónica de Ashur-bel-kala :Fo o menos en el héroe, se le muestre adverso (Abou Assaf et al.,1982, pp. 15 y L7).
violento embate de los afameos en la Alta Mesopotamia -más
en las montañas y a orillas
la cabecera del Khabur, en la cuenca del Balikh,
las fuentes de Asiria son escasí- Ésta es la versión acadia (en dialecto asirio) del texto principal; la esta-
;üilf*";1, después de su reinado,
exhaustivas' a tua lleva además otra inscripción bilingüe (en acadio y arameo). Los princi-
simas. Cuando volvemos a tener informaciones relativamente
de estados pales puntos que cabe señalar al respecto son los siguientes: en primer lugar,
finales del siglo ,, 1o, testimonios asirios muestran la existencia Adad-it'i es la transcripción de un nombre arameo (Hadad-yis'i, en el texto
¿rameos estableciáos al oeste del corazón mismo del
reino de Asiria, que se
extendían por toda la Alta Mesopotamia. Además, Ashur-dan lI (934-912) arameo); a pesar de lo cual, su portador ejerce las funciones de un importante
por los habitantes de las zonas oficial asirio en la región (§akin mdti (dl)Guztuti = gobernador de Guzana).
describe elocuentemente la crisis sufrida La consecuencia que cabe extraer de este hecho, así como de la versión
rurales antes de que é1 subiera al trono: aramea del texto, sólo puede ser que Hadad-yis'i era arameo, que gobernaba
abandonado un estado que hasta entonces había sido arameo, aunque ahora fuera provin-
volví a traer a la [población] exhausta de Asi¡ia, [que] había cia asiria, y que dedicó una estatua suya en el santuario de una divinidad
en vista áe] 1a necesidad, el hambre, y la escasez' (y)
[sus ciudad"; iy)
"*".a otras tierras (E. Weidner, AfO,3 fL926), pp' 151-161;
[se había trastaAado]
local, Hadad (acadio Adad). En segundo lugar, mientras que Hadad-yis'i es
1976, § 368, 1991, A'0'98'1)'
llamado «gobernador>> (§aknu) en el texto asirio, en la versión aramea es ca-
Gtuytor,
lificado de <<reylsoberano>> (mlk); así pues, aunque era considerado un simple
del estableci- funcionario por los soberanos asirios, para la población local equivalía a un
Este pasaje da a entender que una de las consecuencias
que vivían en <<ro)>>. Una tercera puntualización relativamente importante que debemos ha-
miento de los *Á"o. en la r"gión fue Ia huida de los asirios
partir-del reinado cer es el nombre de su padre, Shamash-nuri, que tiene la apariencia de ser
ella (Postg ate, 1974). Con la nueva expansión de Asiria a
derechos so- asirio, aunque no está muy atestiguado. Un individuo del mismo nombre de-
de Ashur-dan II, los soberanos asirios iolvieron a plantear sus
fueron incorporándose poco sempeñó el cargo de oficial epónimo en Assur (limmu, véase el capítulo 7,
bre la Alta Mesápohmia y los estados arameos
de sus.habitantes apartado 2) en 866: la posición de este nombre en la lista de los epónimos
a poco al imperib revitadzado de Asiria, siendo algunos indica que su portador fue también gobernador de Guzana y que, por consi-
asirias. Así pues, desde el comienzo mismo de su
deportados a las ciudades guiente, es muy probable que fuera el padre de Hadad-yis'i, de quien se afir-
El modo en que
renacimiento, el nuevo estado asirio iniluyó a los arameos'
iluminado por el ma que ocupó el cargo de gobernador/rey antes que é1. Si el nombre asirio
éstos fueron integrados se ha visto sorprendentemente de Shamash-nuri era el que llevaba originariamente, o si lo adoptó (o le fue
de Tell Fekheriye (la antigua
reciente hallazgo de una estatua en el pobludo concedido) en sustitución del que tenía en arameo como un gesto de lealtad
estado arameo de
Sikan, en 1a cabecera del Khabur), qué formaba- palte del (o como recompensa por ella), es una cuestión puramente especulativa. Pero
Guzaiu (euou Assaf et al, 1982; Millard y Bor-
Bit Bahiani, con capital en
todo indica que ya hacia mediados del siglo Ix se había establecido una es-
plausible-a mediados
dreuil, lg}z).La esiatua ha sido datada de modo harto trechísima simbiosis entre asirios y arameos. Los testimonios dan a entender
era la provincia
del siglo o. n.pt"t.ntu u un gobernador de la que entonces
LA TRANSFoRMACIÓN PoLÍTICA (c. 1200-330) LEVANTE (C.lzW-C.720) 3L
30

que existía la costumbre de que los miembros de las familias ar¿rmeas de la mente padeció las consecuencias de la presencia de los arameos que, según
zona fueran nombrados por ál soberano asirio gobernadores de sus propios dice Tiglath-pileser I, actuaban en la zona de Rapiqu, al noroeste del país.
estados, y de que, en su óalidad de dignatarios asirios con nombramiento ofi- Durante el reinado de Adad-apla-iddina (1069-1048), ciertos grupos, califica-
cial, se iítegraran plenamente en el sistema de dignidades y cargos públicos dos de arameos y suteos, saquearon los santuarios de Sippar y Nippur. Aun-
propio ¿e Ásiria. M"t".t la pena recordar que el nombre de los limmu era que la documentación contemporánea de los hechos es prácticamente inexis-
irgirtruao formalmente en laJesrclas erigidas en Assur, que los miáximos ofi- tente durante todo el siglo x, otros disturbios aniálogos dentro de la propia
ciáles del estado, incluido el rey, desempeñaban su cargo por turno y que Babilonia serían atribuidos posteriormente a bandas de arameos. Durante los
constituían la minoría dirigente por excelencia de Asiria. De ese modo, aun- siglos D( y vu, los testimonios de los documentos comerciales babilónicos y
qr" ru forma laudatoria de numerosas crónicas de las campañas reales asirias las crónicas de las campañas asirias aluden a la presencia de gran número de
&igiu que los estados arameos fueran presentados como enemigos, conde- asentamientos permanentes de arameos en el territorio babilónico, principal-
nud"or a ser aplastados y devastados despiadadamente, y a ver a-su
población mente en la región al este del Tigris, pero también en algunos enclaves entre
qtizáquede reflejada con más claridad por la las distintas ciudades. Representan a diversos grupos claramente identifica-
árportuAu, laiealidad histórica
.rátuu de Fekheriye. Esta obra pone de manifiesto la existencia de una polí- bles (véase supra, p. 26), que realizaban actividades agrícolas relativamente
tica basada en el reclutamiento de algunas personalidades arameas para ocu- simples; según parece, las principales formas de organización sociopolítica
par los puestos más elevados del gobierno asirio,_creando de esa forma un que tenían eran la aldea y el clan o la tribu. Las fuentes que se nos han con-
estado en el que la división entre dominadores y dominados no venía
deter- servado no nos permiten definir con demasiada claridad cuál era su estructu-
minada por criterios étnicos. ra, pero las que tenemos indican que había autoridades locales (nastku), po-
En resumen, los testimonios asirios presentan un panorama en el que siblemente agrupadas bajo la tutela de un jefe de tribu, y una población que
vemos a los arameos imrmpir en el territorio dominado por Asiria durante tenía una economía de subsistencia (Brinkman, 1984). En general, da la im-
el siglo x. Su capacidad de-hacerse con el control de algunas comarc¿s y de presión de que la sociedad urbana babilónica era lo bastante flexible como
conservarlo ." u. reflejada en la aparición de cierto número de estados ara- para repeler con eftcacia las incursiones arameas, incluso en los momentos
meos en la Alta Mesopotamia haciá el siglo x. Cuando los asirios se movili- más graves. En consecuencia, los arameos se establecieron en pequeños gru-
zaron para reconquistar dicha zona a partir de los últimos años del siglo x, pos tribales en la periferia de las entidades políticas dominantes, excluidos de
fueron absorbiendo graduatmente esoJterritorios, convirtiéndolos en provin- los ricos campos de regadío propiedad de los habitantes de las ciudades, y
cias asirias, pero, al-menos en algunos casos, utilizando a ciertos miembros fueron absorbidos muy lentamente en el estado babilónico (Brinkman, 1968).
de la población ¿tramea de la ,oia con el ñn de impo,ner Ia domi¡ación de Debemos distinguir la población aramea de Babilonia de otro grupo que
Asiria. Dichos individuos debían su posición al rey de Assur y llegaron a aparece también en esta zona más o menos por la misma época, a saber el de
convertirse en parte integrante de la maquinaria imperial asiria en sus nive- los caldeos (los habitantes de mdt Kaldu). Cuándo y por qué exactamente
les más altos. Un indicio de que esa interrelación entre arÍrmeos y asirios no penetraron en Babilonia son dos circuns[ancias absolutamente desconocidas,
pero cuando volvemos a disponer de documentación en la Babilonia del si-
era un fenómeno excepcionai qre sólo se producía en las esferas más altas
glo x se hallan ya indudablemente presentes en el país. Por eso algunos espe-
es la aparición en fecha temprana (siglo vru) de <<arameísmos>> en la lengua
asiria, I el empleo del ¿rameo escrito sobre pergamino en determinados
con- cialistas (por ejemplo, Dietrich, 1970) los han asociado con los arameos,
textos y con dn.r -uy concretos. Así pues, la conclusión que cabe extraer aunque en realidad semejante identificación es insostenible. En Babilonia
se conocen tres grandes agrupamientos tribales caldeos, Bit Amukani, Bit
sólo puede ser qo", pét" al tono belicoio y agresivo que adoptan los anales
realei al hablar áe los arameos, éstos llegaron a convertirse en una parte sig- Dakkuri, y Bit Yakin, todos ellos concentrados en ciudades fortificadas pro-
vistas de resistencias reales en las que vivía el .<soberano>> (.íarru) de cada
nificativa de la población asiria en todos los niveles de la estructura socio-
política (Garelli, t982; Tadmor, 1982). tribu. No existe el menor rastro de que existieran otras autoridades que ac-
tuaran bajo el mando de esos reyes, de modo que cada grupo se hallaba, al
parecer, sometido simplemente a un único soberano reconocido, con sede en
Te s timonio s b abilónic o s la residencia real. Otra diferencia clara es que cuando conocemos los nom-
bres de los reyes caldeos, se trata por 1o general de nombres babilónicos: los
de origen semítico occidental casi nunca están relacionados con los caldeos.
Los testimonios babilónicos relativos a los arameos son mucho menos
completos, pero existen algunos indicios que podemos conjugar con nuestro
Por último, los caldeos se diferencian de los arameos de Babilonia por su
conócimienio de la situación política reinante en los siglos x y vm para
gran riqueza: el contraste entre el botín que los reyes asirios solían obtener a
costa de caldeos y arameos resulta muy sorprendente. Mientras que de las
reconstruir una imagen hipotéiica. Durante el siglo xt, Babilonia probable-
\
LEVANTE (c. l2O0-C. 720) 33
32 LA TRANSFORMACIÓN POLTTICA (C. 1200-330)

(ovejas
aldeas arameas no sacaban más que cierta cantidad de ganado menor
y cabras), los caldeos estaban en condiciones de proporcionar-les oro, plata, Conclusiones
verosímil suponer que
rnu.fil, maderas exóticas y piedras preciosas. Perece
los caldeos, asentados céria de la cabecera del golfo y en la cuenca del La comparación de Malamat se limita a Damasco y Soba debido a la na-
Éufrates, fueran los beneficiarios del comercio de artículos de lujo proce- ttraleza de las fuentes, pero sugiere la posibilidad de suponer que procesos
análogos a los que conocemos en Israel desempeñaron un papel importante
dentes del golfo Pérsico y de la península Arábiga, actividad en la que, según
parece, deómpeñaron un papei crucial como intermediarios. Esta circuns- en la formación de otros estados arameos. Si admitimos este planteamiento,
Lncia les habría puesto en ielición con los ricos estados situados en la cuen- cabe defender la tesis de que los principados ar¿lmeos (como el de Israel) sur-
gieron araíz del incremento del sedentarismo de los pueblos pastores, que se
ca media del Éufiates, el Suhu y el Hindanu (Brinkman, 1.977).
adueñaron de los poblados y las instituciones políticas ya eústentes a través
de la interacción pacífica y por medio de los enfrentamientos bélicos. La ri-
Testimoníos de l-evante
validad por la supremacía dentro de los diversos grupos tribales y entre éstos
y las ciudades ya establecidas dio paso en último término a la formación de
En Siria la situación resulta también absolutamente oscura para los in- agrupaciones territoriales mayores bajo el mando de un solo caudillo, capaz
vestigadores modernos. Ello se debe en buena parte a la escasez de la do- de añadir a su autoridad otras unidades debido al incremento de su prestigio
cumátución material. No se conservan inscripciones reales de la zona político y al éxito de sus conquistas militares. Esta hipótesis tiene un coro-
(excepto la de Tell FekhenyelGuzana) con anterioridad a los últimos años lario importante y es que, aunque las fronteras de los estados territoriales
aet siito x (las fechas son sólo aproximadas y muchas de ellas son muy dis- emergentes fueran distintas de las de las antiguas ciudades-estado y pese a
que la principal lengua pasó a ser la de la nueva elite política, buena parte de
cutidas) (Layton, 1988). Naturalmente la versión del Antiguo Testamento, de
época iort"rior, centra su atención en el reino de Israel (dividido más ta¡de las viejas instituciones y de la cultura local fueron adaptadas e integradas en
muLt y Judá; véase el capítulo 8, apartados 4.4 y 4.5), y sólo alu-de a los los nuevos principados arameos.
"n
estados arameos vecinos de forma incidental, en particular a los más
pode- Más difícil incluso resulta determinar cómo surgieron los arameos en
rosos y próximos de Damasco y Soba (en el valle de la Beqa, en.el Líbano)' cuanto grupo diferenciado. La dispersión de los testimonios indica que lle-
Soba iul ef primer estado arameo que alcanz1 cierta importancia, según la vaban presentes en el Oriente Próximo más de trescientos años antes de que
versión de lás guelras de David en Siria que ofrece 2 Samuel 8, y su forma- aparecieran como una amenaza contra la cual los grandes estados se vieron
ción ha sido analizada por Malamat (1963) de un modo harto interesante, obligados a organizar campañas militares. Ello supone que los arameos
estableciendo una analógía con la creación del poderoso estado de Israel pasaron a ser una fuerza hostil claramente deñnida sólo en el contexto de
durante el siglo x por obra de David. Lo que destaca Malamat en su com- colapso político que dio comienzo en el siglo xIt, cuando su número se in-
paración son-las analogías en el desarrollo de las dos regiones: tanto David crementó al agregárseles gran cantidad de campesinos descontentos y de
proscritos procedentes de algunas de las ciudades-estado en decadencia (véa-
como Hadadezer (el rJy de Soba) edifica¡on inicialmente su base de poder
se supra, p.24).La consecuencia de semejante teoría es que probablemente
alrededor de un p"qo"ño núcleo, Judá en el caso de David, Beth Rehob en
el de Hadadezet; toi dos añadieron a ese pequeño núcleo una región mayor deberíamos concebir las <<invasiones>> arameas como un movimiento conti-
y más importante para crear un nuevo estado unificado: Israel fue añadido a nuo y generalizado de pueblos pastores. Grupos de ganaderos (y de otro tipo)
Íudá, y §oba a gettl Rehob; en ambos casos, el soberano de la nueva for- fueron ocupando progresivamente las zonas despobladas de las colinas y las
macióí política ostentaba el título de soberano del grupo más grande: David regiones semiáridas situadas en los extremos de los estados ya establecidos,
sería llamado <<rey de Israel>> (no de «Judá»), y Hadadezef, <<fey de Soba>> y el consiguiente incremento del sedentarismo modiñcó forzosamente el sis-
(no de <<Rehob»). Por último es posible que Hadadezer de Soba añadiera a tema de explotación de la tierra. Este hecho, a su vez, provocó la expansión
sus dominios el importante y rióo oasis de Damasco (véase Pitard, 1987, de las regiones recién habitadas, que se vieron abocadas necesariamente a en-
que tiene más dudai¡ y ." anexionara otros estados menores que le rendían frentarse a los estados y ciudades ya existentes. El podeúo de las fuerzas que
pl"it.ríu, aunque quedaran al mando de sus propios soberanos' Por último, se les opusieron fue lo que determinó que lograran (o no) ensanchar su terri-
Damasco estableció su independencia no sólo respecto del Israel de Salomón, torio: esto es, en Mesopotamia, los estados asirio y babilónico no fueron des-
sino también del reino de §oba, durante el reinado de Rezin (Pitard, 1987). truidos y conservaron intactos sus respectivos sistemas políticos, aunque
El estudio de Malamat ilustra con gran brillantez los tipos de vicisitudes ambos sufrieron reveses y pérdidas territoriales; así pues, el asentamiento
políticas a los que se vieron sometidos todos estos estados emergentes (in- de los arameos fue muy desigual y/o se limitó a las zonas periféricas. Pero
cluido Israel). en Levante, que tan afectado se había visto ya por el hundimiento de las
\ LEVANTE (C. IaOO-C. 720) 35
34 LA TRANsFoRMACIÓN PoLÍTICA (c. 1200-330)

Regma comerciaban contigo, cambiaban tus mercancías por los más exquisitos
superestructuras imperiales, las pequeñas ciudades-estado fueron mucho más
aromas, piedras preciosas y oro. Jar¿ín, Canne y Edén (países todos situados al
vulnerables, y fue precisamente allí donde los arameos lograron establecerse este del Eufrates), Asiria y Kilmad (Media) traficaban contigo. Negociaban
en mayor medida y hacerse con el control político. contigo en muchas cosas, vestidos preciosos, mantos de jacinto recamado, ta-
pices tejidos en varios colores, fuertes y retorcidas cuerdas. Las naves de Tarsia
eran las caravanas que traían tus mercancías. Así llegaste a ser opulenta y muy
3. SupenvrveNclA DE Los cENTRos DEL BRoNcB Rrcm¡rre rica en el corazón de los mares (Ezequiel 27, 12-25).

No todos los restos del descompuesto sistema de ciudades del Bronce Y, sin embargo, definir con exactitud a los fenicios y su cultura consti-
Reciente fueron borrados del mapa o transformados y reestructurados funda- tuye una tarea muy difícil (Salles, l99la); incluso el origen de su nombre
mentalmente mediante su inclusión en alguno de los nuevos estados surgidos es problemático. Una posible idea es la que ve en el término la transcripción
durante el siglo x. Diversos centros lograron sobrevivir a los cambios con griega de una palabra que designaba a Canaán (emparentada acaso con el tér-
muchos elementos de su cultura y de su vida política intactos. Uno de esos mino egipcio fnkhw, véase vol. 1); otra, la que se deriva del tinte púrpura con
grupos es el de los fenicios, el otro e[ de los neohititas. el que generalmente los fenicios eran relacionados. La idea de que «fenicio»
significa <<cananeo» viene a subrayar el hecho de que las ciudades-estado
fenicias de Tiro, Sidón, Biblos, Beirut, Arvad y Sarepta representan una evo-
3.1. I-os fenicios lución directa de las ciudades cananeas costeras correspondientes al Bronce
Reciente. Que esta idea es fundamentalmente correcta viene a demostrarlo el
Incluso los que no saben prácticamente nada acerca del Oriente Próximo hecho de que los fenicios se denominan a sí mismos cananeos; la designación
en la Antigüedad tienen una vaga idea de quiénes fueron los fenicios. Son <<fenicios>> es de origen grecorromano. Las ciudades fenicias son las que, se-
mundialménte famosos como mercaderes y nave€antes que emprendieron gún parece, se vieron relativamente poco afectadas o no sufrieron un vuelco
largos viajes para explotar la costa occidental de Africa, explotar los centros demasiado grave a raíz de la penetración de los arameos o de la expansión
deáicados a la elaboración del bronce, extraer plata de las minas de España de Israel, de modo que fueron capaces de mantener las que, según todas las
incluso quizáhasta Bretaña y Cornualles en busca de los escasos apariciones, eran esencialmente las primitivas tradiciones cananeas. Una ex-
-ltegando
depoiitos de metal-, y naturalmente por ser los inventores del alfabeto del plicación plausible de esa supervivencia es su posición geográfica: se en-
qué en último término procede el nuestro. La imagen más imponente y her- cuentran situadas en la costa, a veces cuentan con asentamientos en islas
mosa de la vastísima red comercial dominada por los fenicios es la poética situadas frente a ellas, y tienen a sus espaldas una llanura muy estrecha pro-
visión de Tiro que nos ofrece el profeta judío Ezequiel: tegida por una abrupta sierra cruzada por unos pocos pasos montañosos.
I Uno de los motivos del conocimiento bastante general que tenemos de los
I
Los de Thrsis (probablemente Thrso, aunque es también el nombre dado a fenicios es la extensión de sus actividades comerciales, especialmente por el
varios lugares que contaban con fuentes de metal) traficaban contigo en gran
Meditenáneo occidental, donde fundaron numerosas colonias, algunas de las
abundancia de productos de toda suerte: en plata, hierro, estaño y plomo te pa-
cuales se desarolla¡on hasta convertirse en verdaderas ciudades (Aubet, 1993).
gaban tus merCancías. Javán (la Tirrquía occidental), Túbal (Tirrquía central)
y M"sr. (Frigia) comerciaban también contigo y cambiaban tus mercaderías Las fundaciones datan de los primeros siglos del primer milenio, aunque la
por esclavos y objetos de bronce. Los de la casa de Togorma3 pagabl¡r sus mer- cronología exacta sigue siendo discutida. La colonia fenicia más célebre fue
óancías con caballos de tiro, corceles y mulos. Los hijos de Dedán (los rodios) Cartago. Debido a la seria amenaza que para el poder político y la expansión
traficaban contigo; el comercio de numerosas islas estaba en tus manos, y te de Roma supuso Cartago en el siglo m (acabó siendo destruida por los ro-
pagaban con colmillos de marfil y con ébano. Edom cambiaba contigo sus manos en el siglo u), contamos con varios estudios acerca de su sistema polí-
muchos productos, y te pagaba con malaquita, púrpura, recamados, lino, coral tico, su religión y su cultura realizados por historiadores latinos. Pero, como
y rubíes. Cartago evolucionó hasta cierto punto independientemente de la metrópoli
Contigo comerciaban Judá y la tierra de Israel, y te daban como precio el fenicia (lo mismo cabe decir de su lengua), esas descripciones de la cultura
trigo de Minnt, perfumes, miel, aceite y bálsamo. Traficaba contigo Damasco,
cartaginesa (o púnica, término que en latín signiñca <<fenicio»), datables en
pagánAote con sus muchos productos y sus bienes de toda suerte, vino de Jel-
el siglo It, no son demasiado fiables a la hora de reconstruir la civilización
6On y lana de Sajar. Los de Vedán y Yaván delJzal te pagaban con hierro ela-
borado, casia y caña aromática. Dedán (oasis del norte de Arabia) traficaba fenicia de Levante. Por ello debemos recurrir a otras fuentes, que por des-
contigo en sillas de cuero para monturas. gracia resultan bastante insatisfactorias.
La Arabia y los príncipes de Cedar eran tus proveedores y comerciaban con
corderos, carneros y machos cabríos. Los mercaderes de Sebá (Yemen) y de
36 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330)
\ LEVANTE (C. t2N_C.720) 37

entonces el alfabeto fenicio ya había evolucionado (Naveh,lg1z [0H], p. 53).


Fuentes y problemas El texto, muy breve, está grabado en un sarcófago decorado y, según a-firma,
pertenece a Ahiram, rey de Biblos:
Existen referencias a los fenicios en la llíada y la Odisea, donde aparecen
representados como hábiles artesanos, sobre todo en el campo de la metalur- sarcófago que Ittobaal, hijo de Ahiram, rey de Biblos, construyó para Ahi-
gia, y como fabricantes de tejidos muy elaborados. Se les califica también de ram, su padre, cuando lo depositó en la <<casa de la eternidad».
piratas y fabricantes de baratijas. Esta curiosa doble imagen refleja por un Pues bien, si un rey entre los reyes, o un gobernador entre los goberna-
lado admiración y temor a un tiempo, el tipo de hostilidad que hoy día sue- dores, o un jefe del ejército se alzara contra Biblos y desenterrara este sarcó-
le sentir [a gente frente a los gitanos y buhoneros, y por otro lado el aristo- fago, que el ceüo de su poder le sea arrebatado, que el trono de su reino sea
crático desprecio por el <<comercio>> eue constituye el sello característico de abatido, y que la paz huya de Biblos. En cuanto a é1, si destruye esta inscrip-
ción, que eL... (KN n." l; Gibson,lgTl-1982, m, n." 4; ANET,p. 661; TUAT,n,
los poemas heroicos. Heródoto nos proporciona algunas noticias acerca de su
582-s83).
actividad colonizadora, sobre todo en Grecia, a la que aribuye el origen del
alfabeto griego, y en torno a su descubrimiento de las minas de oro de Tasos.
Ti¡cídides comenta que fueron los primeros pobladores extranjeros de Sicilia, Sin duda alguna, el motivo de ta escasez de los testimonios escritos es
con anterioridad a la llegada de los griegos a la isla. Todas estas noticias no que la mayoría de ellos iban sobre materiales perecederos, como el papiro,
pasan del ámbito de los estereotipos y las generalidades y no nos ofrecen una el pergamino o la madera, que no se han conservado, excepto unas cuantas
imagen demasiado coherente, sobre todo por lo que se refiere a las metró- bulas de arcilla con impresiones glípticas grabadas originalmente en ellas
polis fenicias. En el siglo I d.C., Flavio Josefo incluyó en su historia de los (Culican, 1968). Los testimonios arqueológicos también son muy limitados:
judíos algunos materiales supuestamente extraídos de una historia perdida se han encontrado muchos más materiales fenicios en Sicilia, Cerdeña, Es-
de Tiro (Van Seters, 1983 [0K], para un estudio de este dato); en realidad paña y el norte de África que en Fenicia propiamente dicha (Bunnens, 1979;
básicamente no es más que una lista de reyes. Un poco más tarde, a comien- Scnyzer, 1988). Un motivo de esta circunstancia es que muchas de las ciu-
zos del siglo r d.C., Filón de Biblos escribió un estudio de la religión feni- dades han seguido habitadas hasta la actualidad (por ejemplo, Beirut). otro
cia, que, según decía, era la traducción al griego de una obra de Sancuniatón, es que la mayoría de los restos más antiguos que se han conservado perte-
sacerdote de Biblos. Sólo se han conservado algunos fragmentos de la obra necen a los grandes edificios romanos y bizantinos levantados en ellas. Un
de Filón y existen bastantes dudas con respecto a la autenticidad de la his- tercer factor es que, desde la Edad Media, la piedra de los monumentos an-
toria de Sancuniatón, considerada un invento de la imaginación de Filón tiguos fue aprovechada para otros edificios. A resultas de todo ello, las in-
(Barr, 1974; Oden, 19781' Baumgarten, 1981; Attridge y Oden, 1981; Van Se- vestigaciones arqueológicas, por lo demás limitadas, sólo nos han restituido
ters, 1983 tOKl). Pero existe una postura más positiva (por ejemplo, Mos- una cantidad muy magra de restos fenicios pertenbcientes a los comienzos de
cati, 1968, p. 55), que admite la realidad del original fenicio en el que se la Edad del Hierro. En Sidón, los niveles más antiguos descubiertos hasta la
habría basado el relato de Filón, pues parte de él se correspondería, al pare- fecha son los del período persa. En Biblos se han recuperado grandes sectores
cer, con los materiales de Ugarit, conocidos en [a actualidad (véase el capí- de la ciudad de la Edad del Bronce, pero la zona del poblado fenicio se en-
tulo 6, apartado 2), que nos han proporcionado importantes noticias acerca cuentra, al parecer, debajo de la ciudad moderna. En Tiro, donde los traba-
de la mitología y la religión cananeas. Pero aun aceptando esta postura más jos de excavación se ven obstaculizado por la acumulación de derribos de
positiva, da la impresión de que Filón «helenizó>> bastante a Sancuniatón, de época posterior, Patricia Bikai togró en 1973-1974 excavar una pequeña par-
suerte que la cuestión relativa al modo en que debemos utilizar sus informa- te de los niveles colrespondientes a la Edad del Bronce y a ta época fenicia
ciones para reconstruir la realidad fenicia de comienzos del primer milenio (Bikai, 1978). Pero conviene recordar que la zonaexcavada es muy pequeña
sigue siendo bastante incómoda (Clifford, 1990). (150 m'z) y que constituye menos de un I por 100 del asentamiento original
Los textos epigráñcos procedentes de la propia Fenicia son muy limitados, establecido en la isla de Tiro. No obstante, el trabajo es muy importante por
y apenas llegan a lo sumo a la treintena. Además, los más antiguos suelen ser el nuevo análisis de la cerámica que ha permitido realizar. La cer¿ámica feni-
muy breves, mientras que los más extensos datan sólo del siglo vI, cuando las cia en Levante se conoce ahora con mucha más claridad gracias a las exca-
ciudades fenicias pasaron a formar parte del imperio persa, o incluso son de vaciones de un pequeño poblado fenicio, Sarepta, al sur de Sidón, donde ha
fecha posterior (véanse Gibson, l97l-I982, III; Donner y Róllig, L973-1979). sido posible excavar en un lugar relativamente despejado (Pritchard, 1978;
Sin embargo, nos proporcionan los nombres de algunos reyes, circunstancia Anderson, 1988; Khalifeh, 1988). Enrre los hallazgos importantes que se han
que indica que algunas de las noticias de Josefo acerca de Tiro son bastante producido en este yacimiento está una zona dedicada a la fabricación de ce-
exactas. La inscripción más antigua data de c. 1000 y demuestra que para rámica. Una técnica arqueológica que ha sido utilizada con un éxito especial
38 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330) \ruo*, (c. t200-c.720) 39

para conocer mejor a los fenicios es el método relativamente reciente de las },,J
'.".i¡
.f.'. ; 'aC
exploraciones submarinas. Esta técnica nos ha permitido admirar las impre- :'{..-
.
-1 :
-. oi,.r.; *t
- __ - 'lt'
sionantes instalaciones del puerto viejo de Arvad (Frost, 1972), y ha sido uti- '.r.'/','
lizado para recuperar varias naves levantinas naufragadas: en Motia (frente a ,,.?ii,,l,
§*il,
las costas de Sicilia), en el cabo Gelidonya y en Ulu Burun (frente a la cos- a
ta sudoccidental de Tirrquía), y en Acre (frente a la costa de Israel), se han I
recuperado sendos navíos con su cargamento de lingotes de cobre, recipien- t :. ;t.
tes de cerámica, amuletos y estatuillas diversas (Isserlin y du Plat Taylor,
t974; Bass, 1973; Bass e/ a1.,1989). Según la opinión más generalizada, los
barcos encontrados en Sicilia e Israel son fenicios, mientras que los de Tur-
' quía datarían del siglo xm y su identidad es menos segura.
Los textos fenicios procedentes de otros lugares (sur de Turquía, Chipre,
Cartago, Cerdeña y Malta) tampoco son muy numerosos y casi todos ellos t {*
son bastante breves. Unavez más, la mayoría son de fecha relativamente tar- ,¡
a

día, pero algunos de los encontrados en Turquía, especialmente en Cilicia,


son de los siglos vu y vn. El establecimiento de los fenicios en esta zona
probablemente date del siglo x, o quizá incluso de época anterior (Keste-
a, --...iar1*F¡'qiñs
mont, L972), Y viene a demostrar la importancia y la fuerza de sus vínculos +i?-*Í?rift\,
't¡
", ¿.".. i'^i{¡.y&rül§
comerciales y políticos con otras regiones. Este hecho se ve curiosamente re-
flejado en una de las inscripciones fenicias más largas que se conocen hasta
la fecha, la de Karatepe: se trata de una extensa inscripción real en Cilicia
por el monarca neohitita Azitawada (figura 27).Está escrita en dos textos pa- las restricciones ideológicas de época posterior (Ahlstróm, 1984). Thl es el
ralelos en jeroglíficos hititas y en fenicio, y probablemente debamos datarla a caso especialmente de algunos materiales del Antiguo Testamento, y así po-
comienzos del siglo vu (Bron, 1979; CAH,III, capítulo 9; Hawkins, en prensa; demos verlo con absoluta claridad en la tremenda hostilidad con la que es
pÍua un fragmento del texto,'véase infra, pp. 48-49). La intensidad de las ac- presentada la princesa tiria Jezabe| o en la injuriosa caricatura de la religión
tividades comerciales fenicias en todos estos lugares (y en muchos otros), fenicia que constituye la disputa entre Elías y los profetas de Baal en el mon-
especialmente en Cilicia, Chipre y Levante, se ve reflejada asimismo en los te Carmelo (1 Reyes 18; 19, l-2;21;2 Reyes 9,30-37; Ackroyd, 1983). Pode-
restos materiales encontrados en varios yacimientos de la zona, como, por mos aprecia¡ las diferencias entre el Bronce Reciente y los comienzos de la
ejemplo, los edificios de estilo fenicio, los recipientes de cerámica,los obje- Edad del Hierro: en el panteón fenicio desempeñaban un papel preeminente
tos de metal finamente labrado y las tallas de marfil, o los restos de muebles los grandes dioses de las distintas ciudades, como Eshmun de Sidón, o Mel-
de marquetería (Helm, 1980; Muhly, 1985). qart de Tiro. Estas divinidades no están atestiguadas en la época anterior.
Nos vemos obligados a reconstruir o a deducir buena parte de la historia Una práctica religiosa, de la que de nuevo no existen testimonios en fecha
y de las estructuras económicas de Fenicia a partir de unas fuentes que o bien anterior, es el famoso rito del sacrificio (molefr) (Edelman, 1987). Está ates-
corresponden a una época anterior, como los archivos de Ugarit (c. 1400- tiguado (ocasionalmente) entre los fenicios, los cartagineses y los israelitas,
1200), o bien son ajenas a las ciudades fenicias, como, por ejemplo, el An- y quizá tenga que ver con la necesidad de efectuar controles periódicos de la
tiguo Testamento. Aunque se trate de fuentes muy importantes, deben ser población (Stager y Wolff, 1984; Clifford, 1990).
utilizadas con suma cautela. En el caso de los materiales de época anterior,
resulta demasiado tentador trasponer los datos correspondientes a una época
cuatrocientos o seiscientos años anterior e intentar rellenar así la tremenda la- Desarrollo de las ciudades fenicias
guna que tiene nuestro conocimiento detallado de esta época, olvidándonos
de las importantes, aunque desconocidas, innovaciones que pudieran haberse Teniendo en cuenta todas estas precauciones y limitaciones, ¿qué es lo
introducido entre tanto. Cuando nuestros estudios se basan en testimonios que podemos decir acerca del desarrollo de las estructuras políticas y econó-
procedentes de fuera de Fenicia, surgen problemas provocados por el carác- micas de las ciudades fenicias? El planteamiento reciente más persuasivo y
ter incompleto de muchas de las referencias, y por las distorsiones interesa- útil es el de la profesora Frankenstein (1979), y aquí nos limitaremos a resu-
das motivadas por las rivalidades políticas, por las diferencias religiosas o por mir sus argumentos. Gracias a los numerosos materiales procedentes sobre
40 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. 1200.330) LEVANTE (C. l2a0-C.720) 4I

todo de Ugarit Y, en menor medida, de Biblos, es evidente que las ciudades- Una importante circunstancia concomitante de esa evolución fue el hecho
estado cananeas desempeñaron un papel primordial en el comercio y en el de que las ciudades fenicias y sus vecinos, tan poderosos desde el punto de
sistema de producción del Oriente Próximo, y que sus actividades mercanti- vista político, dependían unos de otros, pues los grandes estados constituían
les se vieron estimuladas y fomentadas por los grandes estados centralizados, el mercado de consumidores del que dependía en último término la econo-
como, por ejemplo, Egipto, el reino hitita, o Babilonia- Debido a la deman- mía de las ciudades de la costa. Un claro ejemplo de ello es el contraste
da de éstos grandes más complejos, parece que las ciudades de la entre la reacción del rey de Biblos ante la petición de madera presentada por
"itádor
costa concentraron su energía y sus recursos en la producción de artículos de Wenamón, y la reacción de las ciudades fenicias ante la visita triunfal de
lujo, como, por ejemplo, toi muebles con incrustaciones de marfil destinados Tiglath-pileser I de Asiria, hechos ambos datables en torno al año 1100. El
al"consumo^palaóiegb, industria que sin duda alguna siguió viva-durante el rey de Biblos únicamente atendió las demandas de Wenamón tras sopesar
período.rro*irio. Ñ -ir-o tiempo, se desarrolló a gran escala la fabricación escrupulosamente el valor de los bienes intercambiables, y el funcionario
de tejidos con el fin de satisfacer las exigencias del pago de Ui!y1os, como de- egipcio tuvo que esperar a que fueran enviados desde Tanis los productos
mu"it un los acuerdos firmados entre Ugarit y los soberanos hititas (véase el exigidos (4 tinajas de oro; 1 vaso de oro; 5 tinajas de plata; 10 trajes regios
capítulo 6, apartado 2). También podían utilizarse los tejidos pary sY trueque de lino; 10 trajes especiales de lino fino; 500 esteras especiales de lino liso;
poi materias primas, empleadas después o bien para la producción de artícu- 500 pieles de buey; 500 cuerdas; 20 sacos de lentejas; y 30 cestas de pes-
ios de lujo (pór ejemplo, muebles u objetos de metal elaborados), o bien para cado) para que la transacción se llevara a efecto y le fuera entregada la ma-
ser explátaáas d" nu"uo. Un desarrollo concomitante y necesario fue el dera. Por el contrario, cuando Tiglath-pileser I llegó a las costas fenicias, fue
perfecóionamiento de las naves capaces de transportal cargamentos,en bruto festejado por sus habitantes, que le hicieron valiosos regalos de trajes de lino
y el reñnamiento de la navegación, especialización que podrían explotar -y bordados, objetos de metales preciosos, marfil y maderas raras, además de
áe hecho así lo hicieron- algunos grandes estados, como podemos ver en el organizar una excursión en barco para el monarca asirio (véase el capítulo 7,
caso de los hititas, que se apoyaron en Ugarit para organizar en partg su apro- apartado Z).La diferencia de las respuestas dadas a Egipto y a Asiria en esta
visionamiento de grano (véase el capítulo 6, apartado 2). También la riqueza época se explicaría, en parte al menos, por el hecho de que las ciudades fe-
maderera existenté en la zona situaba a los fenicios en una posición venta- nicias estaban interesadas en reforzar los lazos económicas con una potencia
josa con respecto a este tipo de empresas: les proporcionaba- la materia importante, capaz de proporcionarles un mercado para sus productos y sus
pri-u n"""ru.iu para la fabñcación de barcos y la producción de. muebles, técnicas especializadas. Egipto había dejado de ser una potencia de esas ca-
idemás de ser müy solicitada por los grandes estados de Egipto y Asiria, de- racterísticas, y por tanto los fenicios cambiaron de orientación y se dirigieron
ficitarios de madera. hacia el único gran estado que quedaba, esto es, Asiria.
Existen algunos testimonios procedentes de un tipo de fuentes tan varia- A consecuencia de la crisis cadavez más profunda del Oriente Próximo,
das como, po; ejemplo, los arcÑvos de Ugarit (1400-1200), el informe del el imperio medio-asirio se hundió unos cuarenta o cincuenta años más
funcionarioegipóio Wenamón (c. 1100) (véase el capítulo 4, apartado 1), o un tarde, y Asiria no empezó a ostentar de nuevo un poder político amplio has-
tratado firmaáó en el siglo vtt entre el rey de Asiria, Esarhaddon, y Baalu, ta finales del siglo x. Afortunadamente en el Antiguo Testamento dispo-
rey de Tiro (véas e infral por el que las operaciones comerciales eran organi- nemos de algunos testamentos que ilustran la continuidad de las activida-
,id*por companías mercantiles, completamente al margen del príncipe local, des económicas típicamente fenicias en esta época. La expansión de Israel
uunqré éste tenía participación en sus empresas comerciales y probablemente en tiempos de David y su consolidación durante el reinado de Salomón de-
fuera uno de los inversores más importantes: sembocaron en el control por parte de los judíos de las principales rutas
mercantiles que desde el mar Rojo se dirigían a Siria (y por consiguiente a
Si una nave perteneciente a Baal o al pueblo de Tiro naufraga en el país de Anatolia y Mesopotamia) durante la mayor parte del siglo x (véase el ca-
los filisteos o en el territorio fronterizo de Asiria, que todo lo que haya en la pítulo 8, apartado 4.4). La alianza entre la vecina ciudad de Tiro y los
nave pase a ser propiedad de Esarhaddon, rey de Asiria, pero que a las perso- reyes de Israel trajo consigo que Tiro tuviera acceso a esas importantísimas
,ur qü" haya a ürdo de la nave no las toque (?) nadie, 9!1o que ryelym-t9{9s arterias comerciales y que, a cambio, suministrara a Israel tecnología, arte-
u ru puí. (Éorger, 1956, pp. 107-109, § 69; ANE4 pp. 533-534; TUAT,I, 158; sanos expertos, artículos y materiales lujosos (situación que vemos perfec-
SAA 2, n." 5). tamente ejemplificada en el grandioso programa de construcciones de Salo-
món). Las estrechas relaciones existentes entre los dos estados en beneficio
Así pues, en este sentido, podemos Suponer que el comercio cananeo mutuo que se mantuvo con la alianza entre Tiro y el reino ju-
tenía múchos rasgos en común con el sistema mercantil paleoasirio (véase dío del-situación
norte, Israel, durante el siglo x- dio lugar a la intensificación del
el capítulo 2, apartado 3). comercio, atestiguada por el hallazgo de objetos de cerámica fenicia en
42 LA TRANSFoRruec¡óN por.Íucn (c. 1200-330) \ r"u* (c. t2oo-c.,zo) 43

Israel en contextos correspondientes a los siglos x y Ix (Bikai, 1978; véase incluirían la antigua república soviética de Armenia, Mesopotamia, la Italia
Geva, L982). central, el Mediterráneo central, España, Samos y Creta. La conclusión que
Los escasos testimonios literarios y arqueológicos existentes indican que cabría extraer de todo ello es que, para hacer frente a las demandas cada vez
esta provechosa cooperación entre los dos estados quizá provocara una impor- mayores planteadas por la nueva situación, los fenicios se vieron obligados a
tante evolución en Tiro. Da la impresión de que esta ciudad canalizó su rique- aumentar la escala de su producción de bienes de intercambio (tales como los
zahacia la expansión de sus industrias (de tejidos, de elaboración del bronce, vasos para ungüentos o los amuletos de vidrio) con los habitantes de las re-
de tallado de marfil y madera) y de su comercio hasta un nivel desconocido giones que pretendían explotar (especialmente en España, Sicilia y África¡,
hasta entonces, con el resultado de que la mayor parte de la población se vio así como a crear nuevos centros de producción. El alto grado de desarrollo
arrastrada hacia las zonas urbanizadas, convirtiéndose en mercaderes y arte- de sus habilidades en el terreno del transporte por vía marítima resultó cru-
sanos y abandonando la agricultura. Esta especialización fue fomentada y cial en este sentido; les permitió además poner en comunicación ámbitos
mantenida por el renaciente imperio asirio, cuya demanda de la experiencia comerciales hasta entonces bastante mal conectados: un ejemplo de ello se-
fenicia empezó a hacerse notar cadavez más, sobre todo en forma de artesa- úala llegada a los centros helénicos de ciertos productos egipcios a través de
nos especializados y de objetos suntuarios. De hecho, las colecciones más los mercaderes fenicios, que por otra parte sacaban provecho del transporte
importantes de talla e incrustaciones de marfil (Strommenger y Hirmer, 1965 de sus mercancías.
[0M], láminas 263-268, XLI, XLII) proceden de la residencia real asiria de Esta interesante y económica hipótesis, además de explicar el destacado
Kalhu (la actual Nimrud; Winter, 1976), en su mayoría procedentes del mo- desarrollo comercial de los fenicios, nos permite situarlo en el marco de los
biliario quemado cuando los palacios fueron saqueados, y muchas de ellas importantes cambios políticos que se produjeron en el Oriente Próximo, y ver
llevan graffiti fenicios que aluden a su colocación. También se han encontra- la vinculación directa que habría existido entre la expansión fenicia y eI
do en Asiria ejemplos típicos de la metalurgia fenicia, y varios textos hacen desarrollo del imperio neoasirio. Al mismo tiempo conviene hacer dos pun-
referencia a los tejidos de colores y a los trajes bordados tÍpicos de la región. tualizaciones. En primer lugar, la <<colonización>> fenicia supuso una inten-
Al mismo tiempo los fenicios actuaron como intermediarios en la organiza- sificación de las actividades comerciales ya existentes, estimulada por la
ción del comercio entre Asiria y Egipto y en la creación de las instalaciones remodelación de los circuitos mercantiles que las innovaciones políticas neo-
necesarias: no cabe duda de que la frita (sustancia relacionada con la fabri- asirias trajeron consigo (Salles, 1991b y 1994): en realidad no supuso una
cación del vidrio y bastante popular por su pigmentación azul) (Moorey, novedad absoluta, como demuestran los primeros asentamientos (cf. la Kom-
1985 [0F], pp. 134-135), el alumbre (utilizado en el tinte y e[ tratamiento de mos del siglo x). En segundo lugar, el calificativo <<fenicio» aplicado a estas
los tejidos), y el lino fino eran importados a Asiria desde Egipto, al igual po- primeras grandes empresas fabriles y comerciales no se limita en un sentido
siblemente que la miel y el vino. Otro producto suministrado a los asirios por cultural claro a la franja costera del litoral levantino denominada habitual-
las ciudades fenicias, así como por los principados de Siria, era el hierro, ne- mente <<Fenicio>. La lengua fenicia fue empleada en ocasiones en las ins-
cesario cada vez en mayor cantidad a medida que su imperio iba haciéndose cripciones reales (a veces bastante largas) de los dinastas de los pequeños
más importante. Probablemente debamos relacionar con esta evolución la estados del Thuro, cuyos nombres propios (al igual que los de sus dinastías)
,l
fundación de las primeras colonias fenicias en Chipre, Cilicia y Creta (nóte- son anatólicos o arameos (véase suprq, p. 38). Por el contrario, algunas ins-
i1
se la existencia del puerto fenicio de Kommos, en el sur de Creta, ya en fun- cripciones descubiertas en poblados <<fenicios>> en suelo extranjero, están en
I

cionamiento hacia el siglo x) (Shaw, 1989). arameo y no en fenicio (Morris, 1992, p. 126 y n. 104). Este hecho da a
il A finales del siglo vm, la expansión asiria dio lugar a la pérdida de la in- entender que en muchos contextos en los que los griegos utilizaban el adjeti-
dependencia de los pequeños estados sirios, tan importantes desde el punto vo «fenicio)> no estaban realizando una identificación lingüística o cultural
de vista económico, y a su reorganización como provincias administradas muy precisa del pueblo al que se estaban refiriendo; más bien lo que hacían
directamente por un gobernador asirio. Una consecuencia de esta situación era aplicar una etiqueta étnica a un determinado tipo de actividad en la que in-
il
t1
fue el hecho de que los fenicios, que se libraron en buena parte de esta no- dudablemente los fenicios ocupaban un lugar destacado, aunque no fueran los
ül
ti vedad, se convirtieran en los principales proveedores de materias primas del únicos que se dedicaban a ella. En muchos aspectos, desde el punto de vista
imperio. Según sostienen algunos, éste fue el motivo de que se vieran obli- griego, los «fenicios>> no eran más que <(comerciantes oriundos de oriente».
gados a extender sus redes comerciales más allá del circuito tradicional del En consecuencia, nuestra idea de <<mercaderes fenicios>> puede aplicarse en
Meditenráneo oriental. Dicha expansión coincide con las fechas admitidas por general a las actividades de todos los estados levantinos de la costa, que aca-
la mayoría de los especialistas para la fundación de los asentamientos feni- baron convirtiéndose en importantes centros fabriles y comerciales a óomien-
cios en el Mediterráneo occidental, y con la influencia fenicia detectable zos de la Edad del Hieno 6rankenstein, 1979, p. 28á; Morris, lgg}).
I
I en diversos tipos de objetos procedentes de una zona amplísima en la que se
i

il
44 LA TRANSFORTTTAC¡ÓN pOlfUCe (C. 1200-330) \ LEVANTE (C. t200-C. 720) 45

ARROYO
DEL MOLINO
3.2. Ins estados neohititas
TORRE DEL MOLINO
Deñnición y localización
o
FUERTE
<<Neohitita>>(o bien «tardohitito> o «sirohitita») es el adjetivo aplicado a DEL NOROESTE
o
una serie de pequeños principados del norte de Siria, de Cilicia y de la zona
meridional y central de Anatolia surgidos a partir del año 1200. Pese a las
afinidades culturales y lingüísticas, dichos reinos no estaban unidos política- f c¡sn a
mente. Los especialistas utilizan para designarlos el término <<hitito>, porque, PUERTA DEL OESTE POSTIGO
DELAGUA
al haber formado parte de lo que fuera el imperio de Hatti, conservaron una DEL CASA D
serie de rasgos que podemos definir claramente como hititas. En primer lugar,
todos ellos utilizaban un estilo escultórico definitivamente hitita, reflejado en
detalles relacionados con las técnicas de tallado, en la decoración arquitec-
(fi
tónica típica (como las figuras situadas a ambos lados de las puertas), el
repertorio iconográfico, y el empleo de ortostatos en relieve, es decir, lastras
de piedra empleadas en la decoración de las paredes (Akurgal, L962; Orth- ,a
mann, l97L; Genge, 1979). En segundo lugar, los nombres de los príncipes CIUDAD EXTERNA
son con frecuencia típicos de la Anatolia hitita (por ejemplo, Muwatalis de -{
Gurgum); otros utilizan nombres hurritas habituales también en el imperio hi- m
PUERTA DELSUR
a
tita (por ejemplo, Initeshub de Carchemish) (véase el capítulo 6, apartado 2).
scALE f-50q)
En tercer lugar, el sistema de escritura empleado en las inscripciones oficia-
o
les en todos estos estados es una derivación directa de los jeroglíficos hititas cesA B
0 50 r00
METRES
200 3(x)
4
utilizados en las inscripciones monumentales del imperio tardohitita (véase I¡
el capítulo 5, apartado 2), así como en los sellos reales. La lengua repre- I
sentada por esos jeroglíficos no es el hitita, para el cual siempre se utilizó la
escritura cuneiforme (véase e[ capítulo 5, apartado 2), sino el luvita, habla- HOSPITAL
do por una parte importante de la población de la Anatolia hitita. Pero no de- MODERNO
bemos cometer el error de suponer por esa razón que los estados neohititas
CASAC
estaban habitados por una población luvita desde el punto de vista étnico. BARRANCO
Como ya hemos señalado, entre los nombres atestiguados contamos con
PROBABLE
ejemplos hurritas e hititas, mientras que en algunos estados los reyes llevan EMPLAZAMIENTO PARED DE BOCA
nombres arameos. Probablemente no nos equivoquemos al suponer que DE LA PUERTA DEL SUR
.t
en esta zona la mezcla étnica fuera ahora tan rica como lo fuera en épocas
l

anteriores, y que entre sus habitantes hubiera cananeos, arameos, hurritas, hi- Ftcuna 28. Plano de Carchemish (según Hogarth et al.,1914-1952)
ir
titas y luvitas. Los estados neohititas responden a un desarrollo de ciertos
centros administrativos hititas que, tras la caída del gobierno central de Hatti,
lr

li

siguieron vivos en calidad de pequeños reinos independientes. a occidente en general, incluyendo en este concepto incluso los estados ara-
No existen testimonios de que los diversos centros neohititas considera- meos y fenicios; en otras ocasiones, en cambio, implica simplemente la zona
l ran que compartían una determinada identidad de intereses políticos o cul- septentrional del Levante, en contraposición con el sur (R/á, 4, pp. L52-L59).
t
turales. Pero las múltiples referencias de los anales asirios, que denominan a No obstante, es muy significativo que ninguna zona de Siria se llamara nunca
I
la región correspondiente al norte de Siria <<Hatti y Aram>>, reflejan, al pare- <<Hatti». Ello sugiere el reconocimiento, hasta cierto punto, de una continui-
cer, una conciencia de la distinción que se hacía en Siria entre los estados dad desde la época de la dominación imperial hitita. Pa¡ticularmente sor-
emparentados con los hititas y los arameos. Es posible que la terminología prendente resulta el hecho de que Carchemish sea designada ocasionalmente
I
t
asiria sea demasiado vaga: el término <<Hatti>> se utiliza a veces para designar <<Hatti>>, circunstancia que seguramente refleja el hecho de que esta ciudad
i
46
\ LEVANTE (C. l20o-c. 720) 47
LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO-330)

había sido el principal centro de la administración hitita en Siria. Había sido pital era Marqas (la actual M*u§), que todavía n9 hasido excavada. Kummuh,
gobernada por una estirpe de virreyes, descendientes de Suppiluliuma I ia futura Commagene de época.cláiica, se hallaba al este de Sam'al, al norte
(1370-1330 |344-L3221), llamados habitualmente <<reyes de Carchemish» de Carchemish y al sur de Melid (la actual Malatya), y controlaba y ocupa-
(véase el capítulo 5, apartado 5). Si quedaba alguna duda respecto a los víncu- ba una franja bástante amplia de la ribera occidental del Eufrates. Su capital
era casi .on todu seguridad Samsat, que hasta hace poco no ha empezado
los directos que unían a estos pequeños principados con el gran reino de Hat- a
ti, habría quedado borrada definitivamente por el descubrimiento de un sello ser estudiada por uniquipo de arqueóiogos turcos. Metid
(Meliddu), la Meli-
junto a
de Kuzi-Teshub, <<Gran Rey» de Carchemish inmediatamente después de la tene clásica, á norte dé Kummuh, se hallaba al otro lado del Eufrates,
caída del imperio hitita: se trata de un descendiente directo de los reyes im- la frontera de Urartr¡. Dominaba los pasos nororientales del Tauro y el peque-
periales de Carchemish y de la familia real hitita, y del antecesor de los fu- ño país montañoso, por 1o demás poóo conocido, de Til-garifnmu. Su capital,
turos príncipes de Carchemish (Hawkins, 1988, en prensa). tr¡eii¿ (en Arslan Tepe, cerca de lá actual Malatya), ya ha sido excavada y ha
¿Cuáles son los estados neohititas y dónde se hallaban situados (véase in- sacado a la luz uná serie de relieves neohititas (probablemente arcaicos)
fra, pp. 136-137, mapa 13)? Este asunto ha sido clarificado en una serie de (véase Delaporte, l94O; Orthmann, lg7l, p. 205). Otra población.excavada
estudios sistemáticos realizados por Hawkins (los más recientes son CAH, de Melid es Karahüyük-Elbistán, fuente de una inscripción jeroglífica hitita
III, capítulo 9, y Hawkins, en prensa, donde podemos ver una compilación muy antigua.
-Citi"iá
de los materiales disponibles). La gran ciudad de Carchemish, situada cerca de se hallaba dividida en Que (la Cilicia Campestris de época clási-
la frontera entre las actuales repúblicas de Turquía y Siria, ha sido excavada ca) e Hilakku (la Cilicia Aspera clásica). La situación potítica de esta región
I en parte, y han salido alaluz las elaboradas tallas que decoraban las murallas reáulta a menudo difícit de éntender. Adana, en la llanura cilicia (todavía sin
y las puertas de acceso, así como los edificios y defensas de la acrópolis y de excavar), constituía a todas luces un centro importante, que en ocasiones
la ciudad interna (figura 28). Su preponderancia venía determinada en parte tlegó a dominar a numerosos dinastas menores, como por ejemplo Azitawa-
por lo estratégico de su situación, pues controlaba el paso del Éufrates (Ho- dalque levantó en un maravilloso emplazamiento en 1o alto de un cerro una
garttr, Woolley, Barnett, L9l4-1952; Mallowan,1972; Hawkins, 1980, pp.426- ciudád en Karatepe (en los montes Tauro, más allá del valle del Ceyhan). La
446; Winter, 1983). También ha sido excavada Hamath, situada en la actual fundación de Karatepe fue conmemorada con una extensa inscripción en
Hama, a orillas del Orontes (Riis y Buhl, 1990), que era la capital del reino jeroglíficos hititas prbvista de un texto paralelo-en fenicio, y decorada con
homónimo. En fecha temprana incorporó al norte la provincia de Luhuti- ,iuo-t relieves (véanse supra, p. 39, figura 27 e infra' pp. 48-49; Winter, t979;
Hatarikka, y más tarde pasó a controlar la franja costera de la Fenicia septen- Hawkins, 1979;Hawkini y Motprtgó Davies, 1978). Probablemente debería-
trional, desde Latakiye hasta la desembocadura del Natlr el-Kebir. Tuvo varios mos identificar Karatepe óon uná pafie del pequeño reino de Kundu y Sissu;
príncipes que llevaban nombres arameos y es la fuente de varias inscripciones Sissu ha sido relacionádo recientemente por Bing (1991, p. 165) con la Issos
en arameo (RIA,, 4, pp. 67-70). Otro centro era Unqi-Pattin(a),0 que ocupaba de época clásica, lugar donde se desartolló la famosa batalla de Alejandro
la llanura de Amuq y el bajo Orontes, y dominaba el paso hacia el mar. Su en 333. «Tabal» general que recibía el extremo suroriental
capital era Kinalua/Kullania, que posiblemente corresponda al poblado mo- "ruiudesignación
de la meseta de Anatolia (la Capadocia clásica). Se hallaba fragmentado en
derno de Tell Thyanat, donde se han excavacio un templo y un palacio (Hai- varios pequeños estados, unificados en parte en el principado de Bit Burutash,
nes, 1971). Otro yacimiento que probablemente formara parte de Pattin(a) es q,r" o"upuUa la región de las actuales Kayseri y Nerpehir. .Su capital quizá
la actual'Ain Dara (a 40 km al noroeste de Aleppo) (Abou Assaf, 1985), don- fu"tu la modernu uld"u de Kululu, y en é1 se incluía el principado de Tuwana
de se ha recuperado un templo con labores de cantería escqlpida. (la Tiena clásica), cuyo centro esiaba en la actual Ni§de. Tuwana,.situado
Sam'al (la actual Zincirlí, al sur de Turquía) era la capital del estado del in el estratégico extremo norte de las Puertas de Cilicia, se independizó pos-
mismo nombre; el estado se llamaba también Y'DY (vocalización incierta). teriormente.
Aunque se le incluye entre los principados neohititas, sus inscripciones están
sobre todo en arameo, si bien varios de sus soberanos llevan nombres ana-
tolios (y nótese que la técnica de tallar los caracteres de las inscripciones en Fuentes relativas a las condiciones politicas y sociales
relieve es típicamente neohitita). Se hallaba situada al norte de Unqi y al sur
de Gurgum, al pie de la ladera este de los montes Amanus. Ha sido excavada Para reconstruir las estructuras sociales y económicas y los pormenores
la magnífica fortificación circular de Zincirli; el poblado menor de Yegemek políticos de los estados neohititas debemos recurrir por fuerza a una docu-
^mentación
formaba parte del territorio de este estado (Orthmann, 1971, p. l9l). El prin- epigráfica sumamente dispersa' a menudo descubierta por puro
cipado de Gurgum se hallaba al norte de Sam'al y al oeste de Kummuh, en el azaÍ, y a veces escrita en paredes toóosat inaccesibles y expuestas a la in-
li ángulo formado por las estribaciones de los montes Amanus y Tauro. Su ca- tempórie (véase, por ejemplo, Kalag y Hawkins, 1989). Algunas tiras de
LEVANTE (C. 1200-c. 720)
49
48 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. 12OO-330)

paz' Levanté
plomo con inscripciones en jeroglíficos hititas (Meriggi, 1966-1975, n." 34- lujo y buena vida, Adanawa y la llanura de Adanawa vivían en
y Tarhunzas y Runzas (en fe-
40 [Assur]; Hawkins, 1987 [Kululu]) nos dan una pista de su complejidad esta fortale zay Leprr" po. nombre Azatiwataya,
esta for-
administrativa: entre ellas hay cartas, listas de casas con sus habitantes y ani- nicio: «Resheph-dálas-cabras») vinieron tras áe mí para que levantara
taleza(en fenicio: <<me enviaron para que (1a) levantara»). [conseryudg sólo en
males, recibos de la compraventa de ovejas, y alusiones a una gran cantidad por la gracü (?) de Baal y por la gracia (]) ae Resheph-
fenicio: Y la levanté
de asentamientos. Los documentos en plomo ponen de manifiesto que pro- vida, y en la paz
de-las-cabras en medio de ñ abunáancia, el luJoy la buena
bablemente se ha perdido una cantidad considerable de materiales escritos protecclón a la llanura de 'DN y a Ia
de los .or*on"r, para que sirviera de
originarios de los estados neohititas. La mayoría probablemente estuvieran y en-la llanura de
casa de MPSH, pul. tiempos traUia abundancia 1uj9
escritos en planchas de madera, como demuestra la estela de Bar-rakib de ,DN. y *i"iü-pos "n^rnis
nunca hubo noche (?) para los DNNYM. Y levanté esta
-hic"
"n en ella residiera Baal
Sam'al (Roaf, 1990 [0A], p. 178), en la que ap¿uece un escriba enfrente del ciudad y le puse por nombre 'zTwDY, " que
en
rey sujetando un díptico provisto de goznes, muy parecido a la plancha de KRNTRYSHI, (texto en jeroglífico hitita:) y todas las libaciones empezaban
y para la-vendimia una
escribi¡ del Bronce Reciente encontrada en la nave naufragada frente a Ulu su honor, ... el año un buey,-y para la siegá una oveja,
oveja. Que bendi ga a Azaii*aüs con vida y paz, y haga que
destaque entre
Burun (Payton, 1991; Warnock y Pendleton, 1991; Symington, 1991). Por fortaleza le
fortuna, las inscripciones monumentales nos suministran más información todos los reyes. f qu" Tarhunzas, el benditó, y los dioses de esta
den a Azatiwatas largos días y muchos años, y (que haya para él) una buena
que las fenicias de esta misma época. Numerosos textos contienen indicios fortaleza sea
vejez (?), y que 1e den la fueria sobre todos los reyes. Y qu9 esta
de cuáles eran los problemas político-dinásticos (por ejemplo, en Carchemish, y vino, y que las naciones-que residen en (ella) sean
(uí tugl)-dé abundancia
véase Hawkins, 1979, pp. 157-160), rastrean la historia primitiva y aluden a ¿e las ovejas y los úueyes, la abundancia y el vino. Que para no§otros
ifas) -hugun
miembros del séquito real y a las reinas, aunque los especialistas distan toda- engendren *r"íro, í qu" ," grandes y est_él al servicio de Azatiwatas
vía mucho de estar en condiciones de escribir una historia de los principados de Muksaí por Tarhurizas y los dioses. Si alguno de
(entre)los reyes
y iá
neohititas. [.os ideales de que el soberano era e[ responsable de la justicia, de la "u.u varón- proclamara: <<Borraré el nom-
--o (si es) un varón ylall"uu nombre-de
puerta (?) y grabaré el o si se mostrara codicio-
seguridad y la prosperidad del país y de sus habitantes, así como el concepto bre de Azatiwatas de mío>>,
Azatiwatas,
de lealtad hacia el rey, son más claramente evocados que en ninguna otra parte so de esta fortaleza, y bioqueara (?iestas puertas que construyó
«Haré mius eitas puertas y grabaré en ellas mi nombre para mí>>'
en la larga inscripción de Azitawada (en jeroglíficos hititas y en un texto feni- y proclamara:
bloqueara (?) es-
cio adjunto) en Karatepe (véase supra, pp. 38 y 47, así como Hawkins, 1986): á tri) por codicia las bloqueara (?) o por mSldad o coba¡día
puertas, que Tarhunrui d" los cielós, el Sol del Cielo, Ea, y todos los dio-
tas
ses borren ese reino y a ese rey y a ese varón. Y que el
nombre de Azatiwatas
Soy Azatiwatas, Bendito del Sol (?), siervo de Tarhunzas (Baal en la ver- plrrnun"r.a incóluml para siémpre, como perrn-anecen los del Sol y la Luna
sión fenicia), al que ascendió Awarikus, rey de Adana. Tiarhunzas me hizo ma-
tHawkins y Morpurgo Davies, 1978, pp' ll4-118)'
dre y padre de Adana(wa), y yo hice que Adana(wa) prosperara, extendiendo
la llanura de Adanawa por un lado hacia el oeste y por otro lado hacia el este,
Los estados tardohititas se hallaban íntimamente ligados a los demás
es-
y en mis tiempos hubo en Adanawa toda clase de bienes, abundancia y lujo, y la mezcla
llené los almacenes de Pahara, y añadí caballo tras caballo, y añadí ejército tras tados de Levante y del sur de Anatolia, como ponen de manifiesto
de su cosmopo-
ejército, y añadí escudo tras escudo, todo por obra de Tiarhunzas y de los dio- áe nombres y lenguas. Pero la afirmación más sorprendente
ses. Y destruí al orgulloso (?), y los males que había en el país los expulsé del liüsmo aparece inscripción de Yariris, uno de los nobles (y después rey)
país. Y construí la casa de mi señor con gran bondad, e hice toda clase de bie- "ritu
de Carchemish, quien p.o"lu-u no sólo que sabe numerosas lenguas'
sino
nes a la familia de mi señor, e hice que se sentara(n) en el trono de su padre. también que es leer (? yto escribir¡ en diversos tipos de escritura:
[conservado sólo en la versión fenicia: Y firmé la paz con todos los reyes,] y "ipuráe
todos los reyes me hicieron padre suyo debido a mi justicia, mi sabiduría y mi ... en la escritura de la Ciudad (Carchemish, esto es' en jeroglíficos hititas)' la
bondad. Y edifiqué poderosas fortalezas ... en las fronteras de los países en los escritura de Sura (quizá urartea o fenicia), la escritura de Asiria (cuneiforme
que había hombres malvados, ladrones que nunca habían servido a la casa de doce.idiomas y
acadia) y la escritura de Th.iman (posiblemente aramea). Conocí
Muksas, y yo, Azatiwatas, los puse bajo mis plantas, y edifiqué fortalezas en ante mí mi senor congregó al hijó de todos los países gracias-a los-viaje.s (para
esos lugares, de suerte que Adanawa morase en paz. Y aplasté poderosas for- toda sabiduría (carchemish
que aprendiera) su lengua, y me permitió conoier
talezas por el oeste, que los anteriores reyes que me precedieron no habían A15b4; Hawkins, 1975, PP. 150-151)'
aplastado. Y yo, Azatiwatas, las aplasté y las arrasé y deporté (a sus habitan-
tes) al este de mis fronteras y establecí en ellas a los naturales de Adanawa ... de las ru-
Todos los estados neohititas se encontraban situados a lo largo
En mis tiempos extendí las fronteras de Adanawa por un lado hacia el oeste puertos de
y por otro hacia el este, y en los lugares que anteriormente eran temidos (?), tas más importantes y controlaban importantes -pasos fluviales,
documéntos asirios de época posterior apun-
donde un individuo sentía temor de caminar por la calle, en mis tiempos in- montaña o atracaderos. Muchos
que ricos desde el punto de vista comercial' de que
cluso caminaban mujeres con su huso. En mis tiempos todo era abundancia y tan hacia el hecho de eran
i

I
,l
ri
;i
I

li
lil
\
50 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330) LEvANTE (c. r2w-c.720) 51

estaban económicamente muy desarrollados, y de que disponían de un arte y Las circunstancias exactas que dieron lugar a la formación de cualquiera
una técnica muy avanzados. Constituían un importante eslabón entre Asiria de los estados levantinos, su carácter concreto y el sentimiento de identidad
y Urartu por el este, y Frigia, Lidia y el litoral mediterráneo por el oeste. precisa que tuvieran son cuestiones que permanecen oscuras y que están
Buena parte de su experiencia en el campo de la artesanía, así como de su iondenaáas a seguir siéndolo a falta de unas fuentes más completas. Pero
repertorio artístico, fue explotada por sus vecinos más poderosos (Van Loon, existe una curiosa excepción a esta regla: el estado de Israel produjo una de-
1977; Winter, 1983). Un reflejo de ello podemos apreciarlo en la fase <<orien- tallada y sofisticada versión literaria de los acontecimientos, en la que nos
talizante» propia del arte griego arcaico, que se desarrolló en la periferia del ofrece ún dramático e influyente relato de su formación como estado, desti-
Oriente Próximo durante el siglo vm (Akurgal, 1961 y 1966; Helm, 1980). nado a convertirse también en una herencia para nosotros, por los siglos de
los siglos. La singular crónica de Israel nos proporciona un ejemplo de cómo
ono d" los pequeños estados de la región se contaba a sí mismo su naci-
Conclusiones miento. Pasémos a examinar inmediatamente el texto israelita y los proble-
mas que suscita.
Durante el período comprendido entre 1100 y 900 Levante, el sur de
Anatolia y la Alta Mesopotamia formaban un mosaico de pequeños estados:
en gran medida y de formas muy distintas, todos ellos eran herederos de la 4. Isnen: ronunctÓN DE uN PEQUEÑo ESTADo LEVANTINo
cultura cananea anterior y de los grandes imperios que dominaron buena par- c. 1200-900
te de la región entre 1400 y por lo menos 1200 (c. 1150 en la zona sur de
Levante, c. 1050 en la Alta Mesopotamia). Tenían en común muchas afini- 4.1. Introduccíón
dades superficiales por lo que se refiere a las estructuras políticas, además
de hallarse estrechamente unidos desde el punto de vista económico. Pero La aparición del (de los) estado(s) de Israel puede considerarse un ejem-
las semejanzas ocultan las numerosas diferencias culturales existentes entre plo típicb del modelo general de cambio demográfico y de mov_imientos de
ellos en el terreno de la lengua, de la escritura, de la religión y de las tradi- poUtaciOn perceptible en Levante. La descripción del patriarcl Jacob como
ciones históricas locales. En el norte, había varios estados fuertemente mar- «arameo errante>> (Deuteronomio 26, 5) que hace la historia de Israel con-
cados por el legado imperial hitita, aunque en ocasiones a esa herencia se feccionada posteriormente constituye un reconocimiento, aunque vago, de la
uniera una presencia aramea que, en algunos lugares, acabó convirtiéndose tenue relación existente entre este modelo general y los primeros israelitas.
en el elemento dominante. En la Alta Mesopotamia y más al sur, en Siria, Los israelitas constituyen el único colectivo implicado en este proceso de
predominaban los estados arameos. Pero a lo largo de la costa del Líbano profunda transformación que conservó una versión del modo en que surgió
algunas ciudades cananeas lograron sobrevivir convertidas en principados iu estado, o, si se preñere, en que surgieron sus estados. Nos permiten, pues'
fenicios, que además ejercieron una fuerte influencia sobre la isla de Chipre observar de un módo absolutamente singular cómo uno de los pueblos de la
(Morris, 1992, pp. 127-129). Por la parte meridional de la costa palestina, las zona visualizó este importante período formativo. Al mismo tiempo, el texto
principales ciudades eran controladas por los filisteos, que probablemente que contiene esa exposición de los hechos --eso es, el Antiguo Testamen-
se establecieran en un principio como guarniciones egipcias, mientras que en to- resulta dificilísimo de usar como fuente histórica directa. Al igual que
el interior hacia el año 1000 surgieron el estado de Israel y los países vecinos tantas relaciones de los acontecimientos del pasado, su intención no era ofre-
de Moab, Ammón y Edom. Un grupo étnico que por esta época probable- cer un estudio histórico crítico; por el contrario, contenía leyendas en las que
mente no se hallaba presente en una proporción demasiado significativa en se detallaba la interacción de un pueblo, el de Israel, con su dios, Yavé, que 1o
Levante era el de los griegos. Aunque se han encontrado restos de cerámica había elegido p¿ra que llevara a cabo sus planes divinos. Se trata de una com-
helénica de los siglos x y x en lugares como Ras el-Basit, Tell Sukas y, so- pilación ,rroy iompleja, caracteizada por una fuerte motivación ideológica,
bre todo, Al Mina (cerca de la desembocadura del Orontes), probablemente dentro de lacual s-" élaboran y vuelven a elaborar una serie de mitos con el
la mayor parte de ella procediera de Chipre y desde luego no constituye más fin de impartir determinadas lecciones del pasado (Garbini, 1986).
que una porción relativamente pequeña de toda la cerámica encontrada: pre- AnteJ de examinar algunos de los enfoques críticos del Antiguo Testa-
dominan las formas cerámicas locales y la totalidad de las construcciones mento utilizados por los especialistas, convendrá subrayar brevemente las
son de tipo local. Es dudoso que el comercio helénico no hablar de los principales fases én las que se divide tradicionalmente la historia de Israel
asentamientos griegos- en esta zona fuera muy importante -por antes de finales que encontramos en el Antiguo Testamento. Dichas fases constituyen unos
del siglo vtu (Helm, 1980; Muhly, 1985; Graham, 1986; en sentido contrario, hitos importantes de la que se consideraba la experiencia histórica común del
Courbin, 1990). pueblo de Yavé. La créación, los primeros tiempos de la humanidad y el
52 LA TRANSFORMACTÓN POLfTTCA (C. 1200-330) LEVANTE (C.12W-C.720) 53

diluvio afectaron a <<todo el mundo>>i particular importancia para los israeli- paso a la época del «segundo templo>>, destruido finalmente por el empera-
tas tuvo el período sucesivo, esto es el de los Patriarcas, los piadosos y sa- áor romuno Tito en 70 d.C., para no ser reconstruido nunca más.
bios cabezas de familia, como Abraham, que recorrieron junto con sus estir- El canon del Antiguo Testamento, tal como ha llegado hasta nosotros, fue
pes prácticamente todo el Oriente Próximo y de quienes más tarde llegarían ñjado en el siglo u. Pero el contenido de los dos libros más recientes, Daniel
a creer los israelitas que eran descendientes directos. Los mitos patriarcales y Ester, aunque escritos en el siglo tl, se sitúa en los siglos u y Y. La im-
asocian al pueblo de Israel con Babilonia, la Alta Mesopotamia, Palestina y presión, pues, que da este gran compendio de sabiduría, poesía,_profecías, le-
Egipto. La historia de José, bisnieto de Abraham, sitúa a la totalidad del pue- yes. hisioria e, que fue concluido más o menos en tiempos delimperio per-
blo israelita en Egipto (episodio conocido como la <<estancia en Egipto»), ia (550-330). Ésa es la interpretación que tradicionalmente se ha dado a la
donde acabó conociendo la opresión del faraón, que obligaba a los israelitas obra, esto es, que se trata de una colección de textos (históricos, literarios y
a trabajar en la construcción de sus ciudades reales de Pithom y Raamses. proféticos) que datan del período anterior a la cautividad y de la época de la
Fueron liberados de esa opresión por Moisés, cumpliendo el mandato de iestauración, cuando se pusieron los cimientos del judaísmo y éste quedó
Yavé, que los condujo fuera del país gerseguidos infructuosamente por las conformado para siempre. La poderosa estructura en la que quedó encuadra-
tropas egipcias: se trata del famoso Exodo. A la heroica huida de Israel da la experiencia histórica del pueblo de Israel dentro del Antiguo Testa-
siguieron cuarenta años (es decir, una generación) durante los cuales los is- mento há impuesto un marco del que resulta muy difícil librarse a los his-
raelitas vivieron en el desierto del Sinaí (la <<marcha por el desierto»). Du- toriadores actuales.
rante esta fase, Moisés recibió las Tablas de la Ley con los Diez Man-
damientos, que formaban parte de la Alianza que Yavé estableció con su
pueblo. El período de la marcha por el desierto concluyó con la llegada a la El Antiguo Tbstamento
Tierra Prometida y su conquista, a las órdenes de un nuevo guerrero, Josué.
Tras la conquista del país, las tribus de Israel se establecieron en é1; en el Evidentemente el Antiguo Testamento es fundamental para cualquier es-
curso de este proceso de asentamiento entraron en conflicto con todos sus ve- tudio de la aparición de Israel, por lo que se impone examinar brevemente
cinos: ammoneos, amalecitas, filisteos y cananeos. Su larga lucha por la su- cuál es su contenido y cuáles son los enfoques predominantes que se dan al
pervivencia corresponde al período llamado de los Jueces, destacados líderes problema de su autoría (para una exposición sucinta de la postura clásica de
escogidos por Yavé para liberar a su pueblo en los momentos que se vio ios especialistas, véase Rowley, 1967). Estiá formado por varias obras distin-
amenazado. La época de los Jueces acabó con el nombramiento de Saúl tas: en primer lugar, la[*y («Toró>), conocida habitualmente con el nombre
como rey para hacer frente a la gran amen¿Lza de los filisteos. Durante apro- de Pentateuco, y divididaimás tarde) en los libros del Génesis, Éxodo, Le-
ximadamente un siglo la totalidad de Israel fue gobernado por tres monarcas vítico, Números y Deuteronomio, que contiene una exposición de los oríge-
sucesivos: SaúI, David y Salomón, que construyó el templo de Jerusalén (la nes de Israel; en segundo lugar, los Primeros Profetas, que abarcan los libros
<<Monarquía Unida»). Al final de este período Israel quedó dividido (el «Cis- históricos de Josué, Jueces, I y 2 Samuel y 1 y 2 Reyes, y que continúa la
ma>>) en dos estados: el reino de Israel, al norte, que acabaría estableciendo historia de Israel desde su establecimiento en la Tierra Prometida hasta
su capital en Samaria, y el reino de Judá, al sur, con su capital en Jerusalén la destrucción del templo de Jerusalén y la cautividad de Babilonia de 587.
(la «Monarquía Dividida»). En72L, Samaria fue asediada y ñnalmente cayó Después vienen los Segundos Profetas, colección de las visiones, poemas
en manos de Salmanazar Y de Asiria; este hecho supuso el ñn del reino del proféticos y leyendas de los famosos profetas de Yavé, que la tradición con-
norte, que vio la deportación de sus habitantes y la llegada de otros pueblos iidera manifestaciones recibidas por éstos directamente de Yavé a lo largo de
extraños para establecerse en lo que ahora era sólo una provincia asiria ad- su vida; por último estarían las Escrituras, que incluirían los tres libros poé-
ministrada por un gobernador asirio. Judá siguió siendo un estado indepen- ticos de ios Salmos, Proverbios y Job, las obras litúrgicas y sapienciales (los
diente, hasta que, al término de una serie de revueltas, acabó por caer en ma- <<Cinco Rollos>>), Cantar de los Cantares, Ruth, Lamentaciones, Eclesiastés y
nos de Nabucodonosor II de Babilonia (604-562), que destruyó el templo de Ester, así como los libros de Daniel, Esdras, Nehemías y Crónicas o Parali-
Jerusalén, se llevó los vasos de culto y deportó al rey de Judá y a su corte a pómenos. Los tres últimos forman una obra más o menos coherente que re-
Babilonia, el llamado <<exilio>> o <<cautividad de Babilonia>>. Este desastre óonstruye ta historia de Israel desde los tiempos de los Patriarcas (en forma
llegó a su punto culminante en 587 y supuso un momento decisivo en la his- sumaria) hasta el siglo v. Presupone la existencia de algunos de los libros
toria del pueblo judío. Pero e[ período de <<cautividad» no duró demasiado, históricos (Samuel y Reyes). En términos generales, la lengua del Antiguo
pues, tras conquistar Babilonia en 539, Ciro el Grande de Persia publicó un Testamento es el hebreo, aunque existen excepciones en libros tardíos como
edicto en virtud del cual los israelitas desterrados podían regresar a su tierra Esdras y Daniel, donde aparecen pasajes en arameo. Dentro de este vasto
y reconstruir el templo de Jerusalén. Se trata de la <<restauración>>, que dio conjunto de documentos, los textos más importantes para lo que nos interesa
(c. rzoo-c.720) 55
54 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO.33O)

una obra coherente desde


en este capítulo son los dos primeros grupos, esto es el Pentateuco y los li- dad. Evidentemente el Deuteronomio constituía
las demás resultaba mucho más difícil' No
bros históricos. Jr* p.n," de vista, pero definir a
El Pentateuco comienza con la creación del mundo y de la humanidad, áLr,ánr., se ha demostrado -y en general la tesis ha sido admitida- que la
a partir
pero enseguida restringe su interés y se centra en la historia de la familia de rár."príOn sublime de Yavé i ef empteo de su nombre únicamente que el
y formal, mientras
de Moisés van asociados con ál estiloliterario
Jacob y su traslado a Egipto (Génesis). El Exodo contiene la historia del na- seco
principlo 9"] mundo y lo
cimiento de Moisés, la salida (Exodo) del pueblo de Israel de Egipto bajo estilo na¡rativo más sencillo habla de Yavé desde el
humanos. Esta distinción básica, sin em-
su liderazgo y la revelación divina que recibe en el monte Sinaí (los «Diez nresenta en unos términos más bien
y ha postulado la existencia original-
Mandamiéntosrr, Éxodo 20), todo ellos seguido de un cuerpo de leyes y la il;;;;ür.rin.u todos los dobletes, se
genetalizada, esta obra uti-
descripción de algunos objetos de culto, como, por ejemplo, el Arca de mente de una obra. según la opinión más
"uurtu pero s-e diferenciaría
la Alianza. Es en este libro donde se formula la primera aLianza de Yavé con lizabatambién on ertito típicó del narrador de cuentos,
también el nombre de Yavé única-
el pueblo de Israel (Éxodo 19, 5-6), el pacto en virtud del cual Israel recibirá, de la anterior por el hecho de emplear
otro de sus rasgos sería que presta
a cambio de su obediencia, la protección de Yavé, cuyo poder ha demostrado ,rrt" a partir dt tu revelación a Moisés;
todo esto. suene muy
la salida de Egipto de su pueblo sin recibir daño alguno. El Levítico prosi- lnu gt* utención a los sueños y a los ángeles. Aunque
gue enumerando las normas que regirán las prácticas religiosas de Israel. complicado efectivamente io €s-, nós ayuda a entender mejor las múl-
Sólo en los Números se reanuda Ia relación histórica de los hechos y se com-
-y
tiples líneas que recolren el relato del Pentatzuco; las diferencias
estilísticas
aunque una lec-
pleta la narración de la travesía del desierto y de la conquista de Transjor- ,ó, -u.t o .á, chocantes en hebreo que en la traducción,
subrayarlas én la versión traducida. No obstante,
dania. El Deuteronomio comienza con un repaso histórico realizado por tura atenta puede incluso
Moisés al término de la marcha por el desierto, seguido de un código de leyes este análisis deberá pefmanecer en el terreno de lo
hipotético mientras no dis-
que en parte repite y en parte modifica algunos de los contenidos legislati- ptng*or de ningún manuscrito antiguo de una u otra fuente.posible deñnir
vos de los libros anteriores, y termina con la muerte de Moisés. A falta de unos «autores>> con nómbres y apellidos, ¿es
y, cosa por
La autoría de esta enorme masa de materiales es atribuida tradicional- con mayor exactitud esos <<documentos>> o <<fuentes>> hipotéticas
data¡las con precisión? El acuerdo con respecto al
mente a Moisés, pero durante siglos han venido expresándose dudas al res- lo demás importantísima,
punto Inuyo, gle e.1 lo relaiivo al segundo. Podemos comprobar
pecto (véase en general, Rowley, 1967; Weitzman,1978). El Pentateuco está primer
", narrativo más sencillo, que llama a Yavé por
lleno de anacronismos, repeticiones (a veces por partida triple) de inciden- ñ;"; áiguno, historias ól estilocentra su interés especialmglt. el sur de
tes, discrepancias internas dentro de una misma leyenda (existen dos ver- su nomble desde la creación, -"1
utiliza siempre el nombre de Yavé (vocalizado
siones distintas de la creación), y leyes que se contradicen mutuamente. Más Israel, esto es en Judá; como
orilirArnente ..Jeovárj, ha sido llamado ..J, = 'yavehísta'. El otro
<<narrador
sorprendentes incluso son las aparentes discrepancias fundamentales en torno
revelación a Moi-
al momento en que los israelitas obtuvieron por primera vez el reconoci- de cuentos>> llama al dios de Israel «Elohim» antes de su
por el norte de Israel (Efraím); se le
miento de Yavé: én Éxodo 6,2-3, por ejemplo-, Yavé dice a Moisés que los sés y pafece mostrar un interés especial-
q!,¡¡ el relato de E no comienza, según p¿uece'
patriarcas «no me conocían como Yavé», sino como <<el dios todopoderoso>>, llama, por tanto, = 'elohísta';
J y E es que no
mientras que en Génesis 4, I aparece Eva pronunciando con toda claridad antes dfl patriarca Abraham. Un rasgo que tienen en común
el nombre de Yavé. Más sutil, aunque no menos marcada, es la distinción en pintan u l,or sacerdotes como un elémento imprescindible del culto; esta y
a J de E, de suer-
la manera de concebir a Yavé, que se pone especialmente de manifiesto en la otras afinidades hacen que resulte problemático diferenciar
primera y la segunda historia de la creación: en la primera Yavé es presen- te que los especialistas ie han visto a veces obligados a llegar a un
-compro-
tado como un ser de una dignidad y un poder trascendentes, mientras que ;So y a hablg de <<JE>> (tal es el caso, por ejemplo, del llamado «Libro de
en la segunda es un hombre superior, dotado de sentimientos humanos. Por h Alánza» (Éxodo ZO, Zi-22,23). El eitilo del Deuteronomio, circunscrito caracte-
último, existen diferencias estilísticas muy claras en todo el Pentateuco. El únicamente a este libro, se denomina simplemente <<D>>; los rasgos
un solo santuario le-
Deuteronomio está escrito en un estilo típicamente retórico, sin parangón rísticos de este documento son que limita él sacrificio a
los ritos a la tribu de Leví,. y,proclama
en otros libros, mientras que diseminados a lo largo del Génesis y los Nú- gítimo, concede la custodia de todos
rotundamente un mensaje fundamental (presente también en el
meros pueden distinguirse por lo menos dos estilos: uno, más bien seco y
Exodo): si
formal, y otro, el típico del narrador de cuentos. Israel se mantiene fiel ypuro en su lealtád aYavé y ala 4:?!ru, alcanzatá
1a prosperidad; pero si ie apaft? de esta senda, caetá
Hace ya mucho tiempo (en el siglo xvttt) se cayó en la cuenta de que la ineludiblemente sobre
sublime
diferencia de los estilos literarios proporcionaba una clave para reconocer los él el desastre. Ei estilo t".ó y formal, que muestra una concepción
yavé hasta la revelación mosaica, se ha
distintos <<documentos>> que se habían fusionado para crear esta sección del de y no lo llama por este nombré
Antiguo Testamento, por lo demás la más importante y la de mayor autori- pensado qu" pto""deúa de algún grupo sacerdotal. Contiene la mayor parte
56 LA TRANSFoRMACTóN poLÍTrcA (c. 1200_330)
\ LEVANTE (C.lzW-C.720) 57

de las nornas relativas al culto sacrificial, no describe nunca ningún sacrifi- autores han pensado en una fecha próxima al siglo x o incluso al x, que, sin
cio antes de la época de Moisés y Arón, y contiene un ordenamiento deta- embargo, sigue siendo bastante vaga.s Los argumentos relativos a la datación
llado de los sacerdotes: por ejemplo, según este documento, sólo los descen- de J y E no cuentan con unos fundamentos demasiado ñrmes. Parecían razo-
dientes de Arón pueden realizar sacrifiiios, mientras que los demás levitas nables a finales del siglo >o<, época en la que las teoía de la evolución de la
se encargarán de ejecutar otras tareas de carácter servil relacionadas
con el sociedad ejercían una gran influencia sobre las ideas en torno al desarrollo de
culto. No es de extrañar, por tanto, que esta fuente sea llamada <<p» .código la üteratura y la religión. Ultimamente, algunos autores, criticando lo inade-
=
Sacerdotal' (Priestly Code). Esta definición de las fuentes del pentateuco, cuado de esta explicación, han postuado que J habría sido contemporiáneo de
pese a no contar con el respaldo uniínime de todos los especialistas
en todos D, y que las diferencias de estilo estarían relacionadas con las distintas fun-
sus detalles, es aceptada por casi todo el mundo en sus ,aigos más generales. ciones de uno y otro texto (Rendtorff, 1983). Se trata de una tesis bastante
Ha dominado los estudios veterotestamentarios durante al menos los últimos interesante, que demuestra lo insatisfactorios que se consideran hoy día algu-
ciento cincuenta años, y suele denominarse <<ortodoxia crítica>>, término que nos aspectos de [a teoría de Graf-Wellhausen. Un autor ha llegado incluso a
describe claramente la actitud de acuerdo general de los eruditos ante
el aná- sugerir que J debería ser datado en el período posterior a la cautividad de Ba-
lisis crítico del texto tradicional. bilonia (Van Seters, 1983 tOKl). Pero deberíamos recordar que, por incómoda
La obra más importante en lo tocante a la datación de las fuentes es la de que resulte a los modernos especialistas la datación de estos documentos, o
Graf (1866), tal como fue desarrollada posteriormente por Wellhausen incluso su ordenamiento cronológico, todavía no se ha propuesto ningún aná-
(1883)' de ahí que se denomine habitualmente ..teoría de lisis alternativo que suscite algo parecido a un acuerdo generalizado.
Giaf-Wellhausen>>
(o también «hipótesis documental»). Graf y Wellhausen demostraron Las implicaciones de [a <<teoría documental» y de su gran aceptación son
básica-
mente que D ponía de manifiesto un conocimiento de los materiales históri- inmensas por lo que se refiere al modo en que puede utilizarse el Antiguo
cos y jurídicos contenidos en J y E, pero no en P cuando p discrepa. por Testamento como fuente histórica, especialmente para la historia de Israel an-
otra
Parte, la variedad de las prácticas y santuarios sacrificiales descriá por J y E, tes de la monarquía y de su aparición como estado. Enseguida se pone de
está ausente por.completo manifiesto que ninguno de estos materiales, en la forma que presentan ac-
9n D y P. Esta circunstancia dio pie a un ordena-
miento cronológico de las fuentes, que sería JE, D, p (en uporición con tualmente, puede datarse antes del siglo Ix, en el mejor de los casos, o quizá
otras teorías anteriores que consideraban a P la fuente más "ont
antigua). Con el incluso después. Naturalmente esto no excluye la posibilidad, o incluso la
fin de¿tribuir algún tipo de datación a estos <<documentos>>, se postuló que, probabilidad de que algunas secciones existieran ya de algún modo antes de
coTo D parecía reflejar la existencia de un código que establecíá cuál era la esa fecha: casi todo el mundo estiá de acuerdo en reconocer, por ejemplo, que
práctica ritual correcta, se hacía preciso buscai pruebas <<externas>> el Decálogo (esto es, los Diez Mandamientos) es un texto antiquísimo; aná-
de su
compilación. La única referencia a la existencia d" uru obra semejante es logamente, el «Cántico de Débora» (Jueces 5) se considera en general que
2 Reyes 22, donde se afirma que cuando en 62l Josías, rey de Judá, pensó es sumamente arcaico y anterior a la monarquía. Pero, aun admitiendo estos
en reformar el culto del templo y las prácticas culturales asóciadas con-é1, núcleos más antiguos, la labor de compilación y edición de todos los mate-
el
sacerdote Helcías haltó un libro de la Ley durante las labores de reparación riales con e[ fin de integrarlos en una nueva obra habría tenido como re-
del templo. Este «l-ibrg de ra Ley, que, ségún se postula, sería en esencia sultado una readaptación de esos textos primitivos pÍLra acomodarlos a unos
D,
habría constituido la piedra clave dé hs rcfor-ur de Josías. La teoríasostie- intereses muy específicos y hacerles transmitir determinados mensajes. Re-
ne a continuación que la leyenda del «descubrimiento>> de un libro
de la Ley sulta, pues, muy difícil saber hasta qué punto cualquiera de los aconteci-
hasta entonces escondido sirvió para hacerlo aparecer como un manuscrito mientos que los compiladores de época posterior presentan como hechos del
antiguo y por lo tanto dotado de una autoridad especial, pero que este mito pasado reflejan sucesos verdaderamente históricos. Esta es la cuestión que ha
escamotea el hecho de que en realidad fue compuésto p*i desémpeñar pre- provocado profundas discrepancias entre los especialistas, según cuál sea la
cisamente esa función. El resultado de esta hipótesis^ es que D dataría de actitud frente al Antiguo Testamento que adopte cada uno.
finales del siglo vIl. En consecuencia P sería posLrior, y una serie de factores
pensar que fue compuesto en el periódo posterior a la cautividad de
!ug:l
B.abilonia, quizá a finales del siglo rv. pór el conirario, Implicaciones de la crítica bíblica para
como D pone de ma-
nifiesto un conocimiento de J y E, estos dos documentos deberían ser ante- la historia primítiva de Israel
riores, es posible que se fundieran en uno solo ya en tiempos de Ia
-y caída del
reino de Israel en T2L Datar con mayor precisión a J y ; E resulta difici- Un grupo de estudiosos (Albright, 1939, Bright, 1959, Wright, 1962, y, con
lísimo, y_la hipótesis comúnmente aceptadá es que, J es más «primiti- reservas, De Vaux, 1978, vol.2, por nombrar sólo algunos de los más desta-
vo>> que E desde el punto de vista literario, debería "o*ó cados) sostienen que las excavaciones arqueológicas en Palestina y el Próximo
ser más antiguo; álguro,

I
58 LA TRANSFORMACTÓN pOLrrrCA (C. 1200-330) \ rruo*E (c. t2oo-c.720) 59

Oriente han sacado a la luz seguirán haciéndolo- testimonios materia- había actuado una y otra vez a lo largo de la historia para salvar a su pueblo,
les y textuales que confinnan -y la historicidad fundamental de la exposi- y de ese modo habían servido para consolidar la fe en su eficacia futura, siem-
ción que hace el Antiguo Testamento de los orígenes de Israel. EI problema pre y cuando su pueblo siguiera depositando en él su fe. Una divergencia im-
de esta actitud es que, si bien el tipo de testimonios que han salido alaluz portante entre Von Rad y Noth es la distinta postura que adoptan respecto al
pueden ilustrar, por ejemplo, los modelos de vida pastoral descritos en rela- irga, que ocupaba en este esquema el libro de Josué: Von Rad sostiene que
ción con personajes veterotestamentarios tan famosos como Abraham, Isaac ambién el libro de Josué no era originalmente más que una mera profesión
o Jacob, no son en absoluto concretos desde el punto de vista cronológico, de fe en la idea de que Israel había conquistado la Tierra Prometida; en con-
sino que abarcan un lapso de tiempo que va de c.2000 a c. 1400. En otras secuencia, pues, formaría parte y sería una parcela más del Pentateuco, que
palabras, esa valiosa documentación (en particular los hallazgos de Mari debería llamarse, por tanto, <<Hexateuco>>. Noth, en cambio, afirma que Jo-
[véase el capítulo 2, apartado 4] y Nuzi [capítulo 6, apartado 1]) no nos ayuda sué es un libro histórico, comparable al de los Jueces y que forma una uni-
en absoluto a fijar de ningún modo cuál es la «época de los patriarcas>>, sino dad con é1, con I y 2 Samuel y con L y 2 Reyes. Estos libros recibieron la
que sólo nos ofrece un cuadro general de un modo de vida que tenemos buenos forma que presentan en la actualidad por obra del <<historiador deuterono-
motivos para suponer que existió en el Oriente Próximo en épocas más anti- mista>>, un editor/compilador (quizá más de uno; para la tesis de que se trata
guas y más modernas. Así pues, la historicidad de las figuras de los patriar- de la obra histórica de una sola personalidad creadora, véase Van Seters,
cas sigue sin confirmar, mientras que el contexto social y cultural del tipo de 1983 [0K]) profundamente influido por el mensaje teológico y moral de D
vida que, según se nos cuenta, llevaban, ha sido amplificado enormemente (véase supra, p. 55). A pesar de todo, Noth no está dispuesto a admitir que
y la imagen que de él nos ofrece el Antiguo Testamento se ha demostrado el libro de Josué nos ofrezca algo parecido a lo que pudiéramos llamar un
que es un reflejo exacto de 1o que era la vida pastoral en general. Ni qué <.hecho>> histórico; aunque sostendría que se trata de una colección de le-
decir tiene que para los partidarios de la idea de que la arqueología puede yendas fundamentales y de sagas etiológicas estrechamente vinculadas con
confirmar la realidad histórica de la Biblia, la destrucción de los poblados la formación de Israel, y por lo tanto menos remotas y antihistóricas que el
de Palestina en torno al 1200 se considera una confirmación decisiva de la Pentateuco.
realidad de [a conquista y la ocupación de la Tierra Prometida por el pueblo La nuestra ha sido por fuerza una presentación sumÍlmente selectiva y de-
de Israel. masiado simplificada del modo en que un par de autores han analizado las
Otros autores han adoptado una actitud radicalmente distinta frente a la secciones del Antiguo Testamento relacionadas más estrechamente con el
historia primitiva de Israel. Aunque sostienen unas tesis muy distintas y rea- problema de la aparición de Israel como estado. Pero las principales impli-
lizan un tipo de estudios muy diferentes, todos ellos reconocen que el Anti- caciones de la actitud adoptada por los <<grandes críticos» a la hora de estu-
guo Testamento es una obra religioso-literaria muy compleja, y que, por con- diar la espinosa cuestión del asentamiento de los israelitas deberían haber
siguiente, no tiene sentido intentar deducir de ella cuál fue exactamente el quedado bien claras: la historia propiamente dicha de Israel no empieza has-
curso de los acontecimientos históricos para el período anterior a la época de ta que los israelitas ya están establecidos en Palestina, las tribus situadas
la monarquía, cuando Israel se convirtió en una entidad históricamente defi- cada una en la región que le coresponde, y el proceso de formación del es-
nible. Lo que se conserva en ella, afrrman, son una serie de leyendas y tradi- tado en pleno desarrollo a raíz de sus conflictos con los ammonitas, moa-
ciones seleccionadas, que resultan cruciales para entender cómo los propios bistas, edomitas, filisteos y cananeos. Así pues, la leyenda de la estancia en
israelitas concebían su historia primitiva y cómo la reconstruyeron. En esta Egipto, el Éxodo, la marcha por el desierto y el asentamiento/conquista úni-
categoría se incluyen todos los <<críticos mayores» del Antiguo Testamento camente habría formado parte de una expresión de fe en las promesas de
más famosos (Wellhausen, 1883; Alt,192511966; Noth, 1958; Eissfeldt, 1965; Yavé y en su cumplimiento, pero de ningún modo serían susceptibles de ser
Koch, 1969; Von Rad, 1975; Rendtdorff, 1983; Lemche, 1985). reconstruidas o deñnidas históricamente. En la medida en que dichos auto-
Una postura muy influyente ata vez que'interesante (aunque sólo sea por res rechazan la historicidad del Éxodo y de la marcha por el desierto, así
I
destacar una) ha sido la de Von Rad. Este autor sostiene que el Pentateuco no como de la conquista de la Tierra Prometida por Israel tal como se cuenta
I
era más que una serie de relatos breves, tipo credo, de la historia primitiva de en el libro de Josué, los testimonios arqueológicos descubiertos en Palestina
I
Israel, desarrollada en el marco de las prácticas rituales de la época de los Jue- corespondientes más o menos al año 1200 (fecha atribuida convencional-
i
ces. La idea de Von Rad ha sido respaldada por Noth, quien sostiene que nos mente al asentamiento, véase infra, p. 60), no deben considerarse direc-
1
permite explicar el número bastante limitado de motivos que ocupan un lugar tamente relevantes, sino que deben explicarse apelando a una multiplicidad
destacado en el Pentateuco. Dichos motivos son: la historia primigenia, los de circunstancias.
Patriarcas, el Éxodo, la revelación en el Sinaí y la marcha por el desierto.
Estos motivos permitían inculcar la profunda y reiterada creencia en que Yavé
60 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. l200-330) \ru^r" (c. t2oo-c.720) 61

se considera que una


basa en un cómputo generacional. Convencionalmente
4.2. La cuestión del asentamiento de los israelitas icuarenta años, de suerte que la citada cifra respondería
lZ"ou"iO"equivale
a doce generacrones de cuarenta años cada una. Pero' como es más lógico
habría durado más
Definición de la cuestión ;ñ;"*ue en el mundo premoderno una generación no a trescientos años (es
áJreintióinco años, ta cifia anterior podría reducirse
veces veinticinco). Según este reajuste el Éxodo dataría aproxi-
Independientemente de cuáles sean las virtudes o los defectos de las dis- decir, doce
de fecha bastanté conveniente, pues en la.«estela de.Israel»
tintas escuelas de pensamiento, el historiador debe enfrentarse a la tarea de ilrl"r""r,e 1250,
(I-s-
intentar explicar el cambio claramente perceptible que se produjo en Pales- ;riri¿" por Merneptah, sucesor de_Ramsés II, se hace alusión a <<Israeb>
tina entre c. L200 y c. 1000. Antes de 1200, los textos y los yacimientos n-íyilr\, como uno de los pueblos (el determinativo empleado es el de
arqueológicos demuestran que la región estaba dividida en una serie de ciu- Lráblor, no el de <<lugar») piesentes en la zona de Palestina. Esta circuns-
dades-estado bastante desa¡rolladas, gobernadas por reyes vasallos de Egip- ,i*iu permite rupon"ique lbs israelitas huyeron de Ramsés II, anduvieron
to, y que contaba con una serie de puestos de control del imperio egipcio en ;;d por el dáierto áur*te cuarenta años (o quizá sólo veinticinco, uti-
Gaza, Jaffa, Bet-Sean y Aphec. En torno al año 1000, este esquema político tizan¿o d -ir*o argumento), y llegaron a Palestina en la época en la-que se
Merneptah (véase Malamat, en Bottéro et al., 1966
había cambiado: la mayoría de las ciudades de la costa estaban habitadas por ,nfr"nt ron a las trofas de
filisteos, cuya llegada se cree en general que está relacionada con la política
practicada por los egipcios consistente en establecerlos como guarnición en sus
' P. 206).
[08],
L; <<fecha del Éxodo>> constituye un buen ejemplo de cómo una noticia
fortalezas (véase el apartado 1 de este capítulo); además había nacido un nue- que aparentemente representa un caso bastante claro de información crono-
vo estado, Israel, habitado por un pueblo que, según parece, no había residido fOgi.á en realidad está enzada de problemas. Desde una perspeclivl crítica,
hasta entonces en la zona. La única información con la que cuenta el histo- lolierto es que en el Antiguo Testamento no encontramos una fecha clara
riador para explicar esta novedad es la versión que ofrece el Antiguo Testa- para tu del pueblo;uaio en Canaán; la fecha que nol ofrece la Biblia
mento en el libro de Josué, donde se afirma que el cambio se produjo a raíz lrrr qu. ser forzosamente manipulada para que <<los hechos» encajen. La
"nttuáu
de la entrada de los israelitas en la Tierra Prometida. En Josué se cuenta que alusiói a Israel que aparece en la coda poética que pone fin a la triunfalista
versión que da Merneptatr de su guera de Libia es sumamente vaga: no
nos
las doce tribus de Israel, todas ellas descendientes de Jacob, llegaron juntas
precisa sobre dónde estaba Israel (excepto
a la región y que, por la fuerza militar, se apoderaron del país y se esta- suminisúa ninguna información
blecieron en é1. Parece que I Reyes 6, 1 nos proporciona una fecha concreta que se encontrába en algún lugar de Palestina), ni se refiere para nada a una
i

en la que situar este acontecimiento. Se dice en este pasaje que la salida de primitiuu residencia de este pueblo en Egipto;
Egipto tuvo lugar cuatrocientos ochenta años antes de la construcción del
Los príncipes se postran exclamando: <<¡Shalom!>»
templo de Jerusalén. El templo fue construido aproximadamente en 950, de
Ni uno solo de los Nueve Bueyes levanta la cabeza:
modo que el Exodo se situa¡ía en c. 1430. Esta fecha se considera problemá-
Tiehenu ha sido vencido, Hatti está en paz,
tica porque coincidiría con una época en la que Egipto conoció una etapa de Canaán yace cautivo entre gemidos.
I gran estabilidad y en la que su dominio de Levante era bastante firme (véa- Ascalón ha sido conquistada, Gezer tomada,
se el capítulo 6, apartado 5). Parecer pues, bastante inverosímil que pudiera Yanoam Prácticamente no existe;
producirse un éxodo masivo de israelitas, y no es probable que su entrada en Israel ha sido arrasado, despojado de simiente,
Canaán, tal como se nos cuenta en Josué, hubiera tenido unos resultados tan Hor se ha quedado viuda para Egipto.
il
positivos. Además, en el relato de la estancia en Egipto, se dice que los israe- Todos los que andaban errantes han sido sometidos
litas fueron especialmente víctimas de la opresión al verse obligados a cons- por el rey del Alto y Bajo Egipto, Banere-meramón,
i
truir dos importantes ciudades reales, Pithom y Raamses. Esta última debemos hijo de Ra, Memeptah, satisfecho con Ma'at,
que recibe la vida como Ra cada día.
identificarla sin ningún género de dudas con Per-Ramsés, la ciudad fundada
por Ramsés II (véase el capítulo 4, apartado 4), y como este faraón no ac- (K. Kitchen, Ramesside Inscriptions (1968-), IY 12-19;
cedió al trono hasta L29O (1279), deberíamos datar el Éxodo después de ARE, 1927t1966 [01], pp' 274-
III, §§ 602-617; Erman,
esta fecha. 278 ANET, pp.376-378; Lichtheim, 1973-1980 [0I} II'
Una solución a semejante dificultad sería decir que, como esa fecha no p.77; TUAT,I, PP. 544-552.)
encaja dentro de la situación histórica, deberíamos hacerla concordar con
ella. Además, podemos hacerlo sin necesidad de saltarnos el testimonio de Se ha postulado la tesis de que el poema refleja una <<estructura en ani-
1 Reyes 6, 1, suponiendo que la cifra de <<cuatrocientos ochenta años>> se llo» típicamente literaria, de suerte que la alusión a Israel sería una respon-
\LEVANTE (c. rzw-c.720) 63
62 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO.33O)

sión al verso en que se habla de Canaán. En consecuencia Israel sería un tér- Cunnno 26. I as ,rdoce tribus» de Israel
mino que designaría con mayor exactitud una parte de Canaián. Esta tesis sos-
tendría que el nombre <<Canaán» era utilizado en términos generales para
designar a la Palestina occidental, mientras que «Israel» aludiría a la parte Hijos de Jacob/Israel:
I Rubén D) con Raquel 7 José (subdividida
montañosa situada más al este; esto es, se trataría de dos términos geográfi- a) cotLía en cinco Partes:
cos complementarios que definirían la extensión de la zona en la que Mer- 2 Simeón
Manasés, Efraím,
3 l-eví*
neptah había conquistado las tres ciudades de Ascalón, Gezer y Yanoam. 4 Judá Maquir, Jair Y
Ello supondría que el nombre Israel constituía simplemente un término para 5 Isacar Nóbaj)**
designar una parte de Palestina, adoptado por sus habitantes para definirse a 6 Zabulón 8 Benjamín
sí mismos. Semejante tesis elimina la significación atribuida tradicionalmen- c) con Bala, d) con Zelfa,
te a la estela de Merneptah, que no reflejaría la llegada de los israelitas a 9 Dan sierva deLía 11 Gad
sierva de
Palestina, sino que simplemente aludiría ala existencia de un lugar llamado 10 Neftalí 12 Aser
Raquel
<<Israel» en la zona montañosa de Palestina (Ahlstróm y Edelman, 1985;
Ahlstróm, 1986, pp.37-43). Se trata de una interpretación bastante intere- Grupos adicionales
por los
sante, aunque discutible (Rainey, l99l; Yurco, 1991). Pero independiente- A caleb, el quineceo, se le permitió quedarse con la comarca de Hebrón
prestaáos a las tribus dutunt" la marcha por e-l
desierto'
mente de la postura que adoptemos frente a la <<estela de Israel>>, la alusión ,.*i"iot
que en ella se hace a Israel es efectivamente muy vaga. sobrino árC*"U, recibió de éste Quiriat Sefer, en recompensa por haberla
Otoniel,
Otra dificultad básica es que un examen atento de las doce tribus de Is- conquistado.
rael revela que en realidad su número era mayor (cuadro 26): la tribu de José alguna' pero tenía parte en los
está representada por cinco grandes subdivisiones (Manasés, Efraím, Maquir,
* La tribu de [,eví no recibió para sí territorio o heredad
de todas las demás por
Jair, Nóbaj); Caleb y Otoniel no forman parte de las doce tribus, aunque par- ,k* José no tenía territorio tribal o heredad
propiamente.dicha; el territorio ocupado
ticiparon en la colonización; en cambio Leví, considerada definitivamente susdivisionespermitereconstruirelquecorresponderíaalatribudeJosé.
una de las doce tribus, no posee ningún territorio. Esta situación induce a
pensar que la idea de las doce tribus, originarias de los doce hdos de Jacob,
distintas, contradictorias
es una creación artif,rcial, elaborada tal vez en época muy posterior para unir de que se han combinado una serie de tradiciones l'l2 to
otras' Por ejemplo' Josué
a los diversos pueblos incluidos en el estado de Israel, con el fin de asociar- entre sí, que deben ser distinguidas unas de
ni mucho menos t-u de todo eI país, sino.que sólo
los a la misma historia primitiva y hacerlos proceder a todos de Abraham describe "otoriración se erige un al-
Además, cuando
y Jacob. narra unos cuantos incidentes seleccionados'
gÜui(¡árué 8, 30), el territorio conquistado se limita geogtá-
Aparte de los problemas suscitados por esas informaciones básicas, la tar en el monre
Benjamín;-sólo :n,1,0' 28 se
relación detallada de la conquista y la colonizaciÓn ofrecida por Josué y Jue- ficamente uturoii.o.rrpondiente a la tribu de
entonóes sólo se habla de la
ces 1 plantea muchos otros. Josué l-L2 pretende demostrar que todas las amplía el horizonie g.ogiáfi.o. Pero incluso
la parte montañosa del sur del país (por
tribus entraron en Canaán desde el este del Jordán formando un grupo unifi- conquista de ciudadeí y iegion:s 9n
una incursión en el
cado, y que mediante una serie de asedios y batallas estereotipadas se apo- ejemplo, Lachish, iebán, óebir: 10,28-43)' exceptuando
En realidad este relato
deraron triunfalmente del país gracias a Ia unión de sus esfuerzos. Una vez norte (11, 1-15), donde se describe ía toma de Házor.
la colonización y da la im-
concluido este proceso, se repartieron el territorio conquistado. nos ofrece una imagen sumamente hetero gén9ade
presión de que ,. ñun ensartado varios incidentes muy locali?fgt: aunque'
Prácticamente todos los autores, independientemente de la postura que de la con-
relato no representa la totalidad
adopte cada uno ante el texto bíblico, rechazan esta versión de los hechos y eso sí, muy dramáfi-cos. Que dicho (13-
de Josué
están de acuerdo en reconocer que se trata de un cuadro idealizado y exce- quista se ve demostradoidemás por los capíiulos siguientes por
tribu; aunque no
sivamente simplificado de un proceso muy complejo y dilatado. Pero los 22), errlos que se especifica el territorio asignado a cada
sino a través de ta conquista'
especialistas no estián de acuerdo a la hora de determinar hasta qué punto esa medio de la colonización, según cabe dedu-cir,
Por último' Jueces 1'
versión es poco realista o simplemente antihistórica. Teniendo en cuenta lo hecho que contradice a todai luces el relato anterior'
nos ofrece una ima-
profundamente distintos que son los enfoques de la historia primitiva de que describe la situación reinante a la muerte de Josué,
Israel que tiene cada uno, y las diversas actitudes adoptadas respecto a la fia- jen bastante diferente de la colonización del país, presentada como un pro-
bilidad del texto bíblico, esa unanimidad resulta sorprendente. Pero si nos ceso paulatino realizado gracias a los esfuerñs dá cada tribu en particular
"conquistador,
fijamos en Josué y Jueces 1, se impone forzosamente llegar a la conclusión tras la muerte ¿"i-neto" y no como una serie de agresiones
64 LA TRANSFoRMACTóN poLÍTrcA (c. 1200_330)
\LEVANTE (C.lzm.C.720) 65

militares ejecutadas al unísono bajo su mando. Enumera asimismo varias oor la mayoría de los especialistas con Hai (la actual et-Tell) y los trabajos
ciudades cananeas importantes (Taánach, Megiddo, Bétel y Gezer) que, una arqueológicos demuestran a todas luces que era una ciudad floreciente a co-
vez más, todavía no habían sido conquistadás. Por ello no ., de extrañar mienzos de la Edad del Bronce, aunque fue destruida a finales del tercer mi-
que hasta los más ardientes defensoreJde la integridad y fiabilidad lenro, y que perrnaneció abandonada hasta que hacia 1200 se estableció un
esencial
de los textos bíblicos consideren que se hace imlprescindible algún tipo poblado muy modesto sobre las ruinas de la ciudad de comienzos de la Edad
de
justificación. áel Bronce, que a su vez fue abandonado hacia 1050 (véase Encyclopedia,
Las razones aducidas para explicar la incompatibilidad de los distintos I, 36 ss.). Así pues, en la supuesta época de su conquista en 1200, Hai se ha-
son muy variadas; pero todás ellas subray* tu idea de que Josué l-12 llaba en ruinas desde hacía casi mil años. En vista de este hecho arqueoló-
1el-atos_
debe de ser el resultado de una historia de transmisión muy targa y compli- gico incontrovertible, los estudiosos han acloptado diversas posturas. Algunos
cada, en la que se incluirían varios tipos de relatos distintoi. Se tra ñan sostenido que se debería comparar el episodio de la conquista de Hai
,ug"rido
que algunos podrían reflejar acontecimientos históricos reales. El pri-ncipal con el del ataque de la vecina Gueba (Gibeah; Jueces 20), con el que mues-
ejemplo de ese tipo de posibles acontecimientos históricos es la cüriosa le- tra algunas semejanzas narrativas muy sorprendentes, excepto que esta anéc-
yenda de la alianza de Josué con el pueblo de Gabaón (Josué dota se refiere a una guerra entre dos tribus. Se ha propuesto así la tesis de
9). Los gabao-
nitas engañaron a_Josué y lo indujeion astutamente a jurar qué no les haría que en fecha muy posterior se produjo la trasposición del relato de Gueba al
ningún daño haciéndole creer que venían de muy lejos y que estaban deseo- de Hai y que éste se relacionó con la figura de Josué para explicar el nom-
sos de rendir culto al dios de Israel, Yavé. Cuando iorre áescubrió
la estra- bre de la ciudad (que signiñca literalmente <<ruinas») y su abandono. El
t]ggTu, les impuso la obligación de cortar leña y acarear agua para el culto abandono de Hai constituye un elemento fundamental de este relato: <<Josué
de Yavé a cambio de seguir protegiéndolos. A óontinuacióñ vióne una quemó a Hai, convirtiéndole en un montón de ruinas, que todavía hoy sub-
afir-
mación que se repite una y otra vez en el libro de Josué: <<Y así es hasta la siste» (Josué 8, 28).
actualidad». ¿Por_ qué se admite que esta anécdota refleja un hecho real? Esta descripción se viene abajo a la vista de los testimonios arqueológicos,
En
2 Samuel 27, l-l4,la aparición de una importante carestía en tiempos de que demuestran, en primer lugar, que Josué no habría tenido nada que des-
David se atribuye al hecho de que Saúl habia roto esa alianza y había dado truir y, en segundo lugar, que precisamente fue en tiempos de la colonización
muerte a ciertos gabaonitas. Pero a pesar de la posible justificación que nos israelita cuando el lugar fue ocupado de nuevo. Otros estudiosos (Albright,
ofrecen-Josué 9 y 2 samuel2r, desáe luego no la ún"ica, y .n ,átidad no 1939; Bright, 1959) han abordado el problema de Hai aduciendo que el relato
puede demostrar gue episodio protagoñi zado",por Josué y tor gabaonitas de su destrucción describe en realidad la conquista de Bétel por Josué. Bétel
responde a un hecho -e.l
histórico. AdemáJ es el únilo ejempto de uña leyenda no está muy lejos de Hai, donde existe un nivel de destrucción contemporá-
de la conquista que vuelve a aflorar más tarde. Para demosLar la existencia neo grosso modo de esta época, aunque la ciudad no figura en los relatos de
de
un núcleo genuinamente histórico en el relato de Josué l-l?,, necesitaríamos la conquista. Así, pues, el episodio se habría atribuido posteriormente a Hai
contar con varios incidentes de ese estilo, que nos proporcionaran una rela- para explicar lo ruinoso de su estado y el nombre que llevaba.
ción directa con lo que fue la historia posterior. Cabe discutir si el origen
de
otras leyendas debe situarse en la existencia de ciertas prácticas culturales
posteriores, es decir que se desarrollaron para justificar la Enfoques de la cuestión
santidad de ciertos
lugares, como Gálgala (Gilgal), identificádo ctn el sitio en el que Josué
es-
tableció su campamento después de cruzaÍ triunfalmente el Jordán, aconteci- El ejemplo de Hai nos ofrece una pequeña prueba del tipo de problemas
miento supuestamente conmemorado por la erección de doce piedras. que suscita cualquier pequeña información que podamos tener acerca del
No obstante, se cree que otras leyendas tienen una función enteramente asentamiento de Israel. No existe ninguna explicación, racionalización o des-
etiológ^ica._El ejemplo más famoso ei el episodio de la conquista de
Hai (Jo- cubrimiento arqueológico que nos ofrezcan una respuesta aceptable y clara.
sué 7-8, 30). Existen dos razones complementarias que hacen de En estas circunstancias se han formulado básicamente tres hipótesis en torno
todo punto
inverosímil la histo¡icidad y veraciduá del relato dé su captura. fn-p?i.n.. al problema de la colonización. Pasemos a considerarlas.
llg*,la leyenda ref-t-eja la preocupación típicamente deuterónomística por la La primera hipótesis se relaciona con el enfoque de la <<arqueologíabí-
idea de que Israel sólo alcanzarála victoriá si se atiene a la palabra blica>> (véase supra, pp. 57-58). En esencia se trata de un intento de armoni-
de yavé,
concepto del que el episodio de la toma de Hai constituye un L¡emplo paradig_ zar las discrepancias existentes en el catálogo de hallazgos arqueológicos con
mático. Esta circunstancia hace que su historicidad reiulte sospectroru y no, algunas secciones relevantes del libro de Josué y de Jueces I (como ponía de
induce a considerarlo más bien un mito de carácter moralist i. l-a sospecha manifiesto el caso de Hai, mencionado anteriormente). Según los partidarios
se ve confirmada por el hecho de que se ha excavado el lugar identificado de esta teoría, Josué conquistó el país tal como describe el Antiguo Testa-
66 LA TRANSFonuacróN por-fucl (c. 1200-330) \ LEVANTE (C.l2N-C.720) 67

mento, pero las tribus se demoraron en la continuación de sus conquistas y contexto resulta muy importante para nosotros señalar que aproximadamen-
en la consolidación de su dominio. Josué se apoderó además de algunas ciu- ir por esta misma época ie produjeron en otros puntos de Levante varias des-
(Ugarit,
dades clave para la región, aunque no de todas. Consecuencia de todo ello iiucciones que definitivamente no podemos atribuir a los israelitas
fue el debilitamiento del sistema urbano cananeo, circunstancia que condujo Alalah, Emar).
I a la posterior expansión de las tribus. Los testimonios arqueológicos así lo por último, los defensores del enfoque de la <<arqueología bíblica» tienen
il confi.rman, mostrando niveles de destrucción en puntos como Hazor, Lachish, que enfrentarse a un problema sumamente arduo, y es que los testimonios
Debir (si se corresponde con la actual Beit Mi¡sim), Bétel, Gezer, Bet-Sean arqueológicos rarameñte encajan con el texto del Antiguo Testamento- Pre-
y otros. En todos estos lugares, hacia 1200 o poco después fueron destruidas ,iür"nté son las ciudades en las que las excavaciones han demostrado la
grandes ciudades cananeas, y cuando vuelven a ser ocupadas los nuevos existencia de una destrucción datable en torno al 1200 aquellas de las
que no
asentarnientos muestran una cultura material mucho más pobre; son bastante que fueron destruidas durante las conquistas de Josué: de Gezer, por
se dice
pequeños, simples aldeas que reflejarían la ocupación de los conquistadores ejemplo, que cuenta con un nivel de destrucción datable en esta época, no se
israelitas recién llegados. ¿ice in ningún momento que fuera conquistada por Josué
(Josué 10, 33); y
Este enfoque muestra importantes puntos débiles. En primer lugar, no tie- lo mismo cábe decir de Bétel, que no fue conquistada hasta mucho más tarde
ne en cuenta los problemas suscitados por las fuentes bíblicas, las fechas de por Ia tribu de José (Jueces 1, 22-26), y cuya destrucción no se menciona.
su composición y de su redacción (ninguna de ellas anterior al siglo vu), la irero el problema que resulta más embarazoso es el hecho de que la arqueo-
tendenciosidad de gran parte de su contenido, cuya ñnalidad es afirmar agre- logíade las ciudades más destacadas entre las que fueron conquistadas por
sivamente los derechos de Israel sobre [a región, ni el carácter etiológico de Joiué únicamente no ofrece testimonios que contradicen por completo las no-
algunos episodios (véase el problema de Hai). En segundo lugar, asocia arbi- ticias del Antiguo Testamento: Hai yacía en ruinas desde hacía más o menos
trariamente el final de las ciudades del Bronce Reciente con la llegada de los mil años en la época de su supuesta destrucción por los israelitas (véase supra,
israelitas, que son presentados como responsables de los ataques que sufrie- pp.64-65¡; y, Jegún parece, Gabaón, con la que se supone que Josué con-
ron y de su conquista. Se trata de una explicación muy tentadora e incluso i,ioyO u, irátu¿J(véáse supra, p. 64) y que en la Biblia aparece descrita
podría estar en lo cierto en algunos casos, pero es demasiado simplista. La .oáo una ciudad grande y-próspera, no estaba habitada por esta época' El
historia de cada ciudad debe ser estudiada en términos arqueológicos inde- más curioso es el caso de Jericó: su caída constituyó la muestra por antono-
pendientemente de los relatos del Antiguo Testamento, y evaluada con arreglo masia del poder de Yavé y de su capacidad de causar la ruina de las grandes
a unos criterios específicos en cada caso. Si así lo hacemos, resulta evidente ciudades, por inexpugnables que fueran, y fue la primera gran ciudad cana-
que, a falta de textos, un estudio de ese estilo de los niveles de destrucción nea en sei tomadi pór los invasores israelitas. Sin embargo, carecemos de
raramente será, si es que alguna vez 1o es, lo bastante concreto como para testimonios de la eiistencia en este lugar de una ciudad importante durante
proporcionar una explicación exacta de quiénes fueron los destructores de el Bronce Reciente. Se ha demostrado que sus murallas, identificadas origi-
una determinada ciudad o de qué cosa fue lo que la destruyó (Ahlstróm, nariamente con las mismas que cayeron cuando los israelitas march¿fon en
1986, capítulo 3). Así por ejemplo, la datación de los niveles relevantes no procesión
^tante
en torno a ellas (Garstang, 1948), cofresponden a las de la impor-
siempre es precisa ni coherente con una fecha situada en torno al año L200. ciudad de comienzos de la Edad del Bronce (Kenyon, 1979 [0Gd])' Po-
Debemos recordar que las postrimerías del Bronce Reciente fueron un período demos calibrar la enorme dificultad que plantea el testimonio de Jericó por
social y políticamente turbulento en todo Levante: las fuentes egipcias hablan el grado de ingenuidad demostrada por los especialistas al analizar los testi-
de grupos de bandoleros ('apiru/habiru) que causaban problemas; de pueblos *onior. Se hi llegado incluso a intentar la ocupación israelita a finales del
Bronce Medio (Bimson, 1981); otros autores, en cambio (y ésta es una de las
ll
pastores, como los shasu, que asolaron el territorio imperial de Egipto; de su-
blevaciones en Palestina, que los faraones egipcios se vieron obligados a so- teorías que cuentan con un mayor favor), han pretendido que la ciudad del
focar, y del movimiento de los «pueblos del mar>> (véase el apartado I de este Bronce Reciente destruida por Josué habría sido víctima de la erosión (Bart-
capítulo). Otras fuentes aluden a los estragos de los arameos, que supusieron lett, 1982, para un repaso general). La nueva datación de la colonización
una amenazapara la estabilidad de todo el Creciente Fértil (véase el apar- israelita no ha contadó demasiados partidarios (véase el sensato análisis de
tado 2), e incluso otras indican que un rasgo pernanente de las ciudades- los argumentos realizados por Stiebing, 1989); un cuidadoso estudio ha de-
estado levantinas fueron las constantes disputas entre los diversos estados, que mostrádo que 1a ciudad dél Bronce Reciente era un pequeño poblado sin
solían acabar en conflictos armados. También es posible que la destrucción amurallar (Bienkowski, 1 986).
de algunas ciudades fuera causada por terremotos (véase Schaeffer a pro- La segunda hipótesis fue formulada en primer lugar por el gran especia-
pósito de Ugarit; supra, p. 22), que habrían dado lugar a incendios y ha- lista en el Antiguo Testamento Albrecht Alt (192511966). Siguiendo sus pa-
brían dejado en el yacimiento un estrado de restos carbonizados. En este sos fue adaptada por Noth (1958) y recibió el espaldarazo de Weippert en su

il'
\ LEVANTE (C. 1200-c. 720) 69
68 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330)

análisis exhaustivo de la colonización israelita (1971} En términos genera-


les, es la teoría que ha tenido mayor aceptación entre los autores que se
enfrentan al texto veterotestamentario con una perspectiva crítica. La tesis
Sidón ^ .?\
. Damasco
fundamental dice que en Palestina fueron infiltrándose paulatinamente algu-
nos grupos seminómadas en busca de pastos y tierras. Estos grupos se ha-
Tiro 2-\.
brían establecido en la zona montuosa del país, escasamente poblada, lejos G4r>
de las ciudades cananeas con las cuales tenían unos contactos muy limitados: *,
f,tt,
en general ese asentamiento habría sido pacífico, aunque es posible que se
Lago de
produjeran conflictos de intereses que dieran lugar a enfrentamientos, refle- Akko:
jados por lo demás en algunos episodios del libro de los Jueces. A medida
que los israelitas transformaron su estilo de vida convirtiéndose en agricul-
Mar
tores sedentarios y se unieron en una liga de tribus, empezaron a expandirse .b
desde las zonas montuosas hasta los campos de cultivo de las llanuras domi-
Mediterraneo
a n 4rr
,A
nadas por las ciudades. Este proceso se ve reflejado'en las leyendas que ha- a.*
blan de la escalada de los enfrentamientos militares, en especial contra los
?
T \tc ?
^
Eo
filisteos, y en el desarrollo de la monarquía. Las pruebas en defensa de esta I
I
I

hipótesis se han buscado en los materiales egipcios, tales como los reperto- 1l¡ i

rios de las campañas y la correspondencia de el-Amarna (véanse los capítu-


los 4, apartado 3, y 6, apartado 4), que nos perrniten vislumbrar en parte la o¿
§
localización y el funcionamiento de las ciudades cananeas. Los textos egip-
§
cios (confirmados por los testimonios arqueológicos; véanse Weinstein, 1981;
Gonen, 1984 y 1992, pp.217-219) demuestran que dichas ciudades se halla- '-. \-,
§o
ban concentradas en las regiones bajas de Palestina, mientras que estaban 4r a Amon
muy diseminadas o brillaban por su ausencia en las zonas montuosas, exis- o
tiendo sendas series de ciudades situadas en el interior a lo largo de dos 4§ F
@ E.
líneas, por lo que el país quedaría dividido en tres regiones (mapas I I y 12). o '. tU
Una de esas dos series de ciudades se dirigía desde Akko (Acre) por el valle =
r --s-\ (r)
de Jezreel hasta Bet-Sean, separando así Galilea de la zona montañosa del ¡ul
I

centro del país; la otra se extiende desde la llanura de la costa por la ruta que %te ,
rO
o.u.o I
conduce a Jerusalén a través de las montañas, ruta que separaba la región ü2 \
6 \
que luego sería de Efraím (serranía central) de las colinas de Judea situadas rO
más al sur. Fueron estas tres regiones las colinas del centro del I

-Galilea,vulnerables ante unos inva-


país y Judá- las que resultaron especialmente
,

sores como las tribus de Israel y las que, como bien es sabido, constituyeron
en un principio las principales zonas de asentamiento.
El planteamiento de Alt tiene muchos alicientes, pero su punto débil ra-
dica en el supuesto, básico en é1, de que los israelitas eran en un principio un
pueblo nómada, procedente del desierto, en busca de tierras. Esta imagen ha
sido puesta en tela de juicio por algunos estudiosos, que le achacan no tener
en cuenta que la imagen bÍblica de <<Israel en el desierto» es una elaborada
metáfora carente de valor histórico (Talmon, 1987); otros, de forma más pro-
saica, aducen que no encaja con los posibles tipos de vida nómada existen-
tes por aquel entonces (Van Seters, 1975). Por ejemplo, la mayoría de los Mepe 11. Israel: rasgos físicos.
relatos acerca de Israel en el desierto son a todas luces anacrónicos, pues
el modo de vida descrito en ellos sólo habría sido posible si los israelitas

,,ll
llr
rii,

'i'
70 LA TRANSFORMACTóN poLÍTrcA (c. 1200-330) \ LEVANTE (C.lzW-C.720) 7t

hubieran sido un pueblo de beduinos criadores de camellos, de un tipo no


atestiguado hasta una época posterior, ya en el primer milenio. Si retocamos
Hazor
esa imagen y consideramos a los israelitas un pueblo de pastores, cuya exis-
tencia se habría caractenzado por una simbiosis con los estados sedentarios,
'Tell
Tel Kinrot
lGisan
'En podríamos ofrecer un panorama hasta cierto punto más convincente, como ha
hecho recientemente Fritz (1987). Aunque básicamente se trata de una adap-
a'
a Qiri
tación de la teoría de la «infiltración nómado> de Alt, este autor propone una
Mq*fro' .Jezreol nueva hipótesis, a la que llega utilizando estudios antropológicos más re-
Tel cientes y realizarrdo un nuevo análisis exhaustivo de los testimonios arqueo-
lqrg¡--" .Dothan
lógicos. Lo que Fritz define es un panorama general en el que, a finales del
Ti¡zah
Bronce Reciente, hacen su aparición los poblados israelitas, identificables por
Samaria Slquem Tell
el empleo de un nuevo tipo de casas, si bien la cultura material de los nue-
el-Mazar
Tell Deir
vos asentamientos (aparte de las casa) muestra una fuerte influencia cana-
Khirb€t Alla nea y una clara continuidad cultural. Más tarde alegaría que, aunque en el
Mariamah
. Rabat4mmon Hierro I (c. 1200-900) aparece claramente definido un nuevo elemento de la
. Sahab
población al que podríamos identificar con los israelitas y que se habría
Gueba' Heshür¡n
establecido en el territorio vacío que no había sido ocupado por cananeos y
Ramat
Tell
Shemesh
Rahel
filisteos, su dependencia cultural respecto de los cananeos sólo podría expli-
Ladtish
eHl€si
. Hebrón
carse por la estrecha relación que mantenían con ellos desde una fecha ante-
Tell En Ged¡ . O¡bon rior. Dicha relación sería resultado del hecho de haber seguido
Tell
Tell Sera Debk
Tel
-arguye-
un modelo de <<nomadismo cercado>>: esto es, aunque los israelitas habrían
Tel Halil

lra sido básicamente un pueblo de pastores trashumantes, el tipo de nomadismo


I
l
que llevaban se habría caractenzado por incluir franjas de vida sedentaria
desde el momento en que empezaron a mantener una estrecha interacción
i

Qifnit
con las ciudades cananeas. Y cuando las ciudades cananeas se vinieron aba-
jo, esa <<simbiosis>> se habría hecho añicos y los israelitas habrían ido aban-
donando poco a poco su trashumancia estacional y habrían pasado a llevar
una vida sedentaria permanente.
Bozrah
Los argumentos de Fritz cuentan con varias virtudes, pero se basan en un
intento casi desesperado de salva¡ la teoría de que los israelitas eran un pue-
i '.. blo nómada. Su principal defecto, como se han apresurado a señalar los espe-
.Umm el-€lyara cialistas, es la tesis de Fritz que sostiene que el tipo de casa que cabría defi-
fawilan nir claramente como israelita se desarrolló a partir de las tiendas nómadas.
Se ha demostrado de un modo prácticamente irrefutable que el «modelo de
casa israelita» no era ninguna novedad en esa época, que no puede proceder
de las tiendas (por lo demás completamente hipotéticas; véase Stager, 1985),
Gueba nombre antiguo y que, en cualquier caso, nadie sabe cuáles de esos primeros poblados era
Hurvat nombre moderno israelita, si es que lo era alguno (Ahlstróm, 1986). De hecho, todos los datos
cauces de rÍos arqueológicos apuntan a que las nuevas aldeas fueron trazadas y colonizadas
por campesinos familiarizados con la cultura local y con todos los aspectos
Tell el-{heleifeh de la vida agrícola (Stager, 1985; Ahlstróm, 1986; Meyers, 1988).
Como reacción al carácter insatisfactorio de la idea nebulosa de los orí-
genes nómadas de Israel, se ha desarrollado un enfoque radicalmente opues-
Mepe 12. Israel: poblaciones. to de esos mismos orígenes. Inicialmente su impulsor fue Mendenhall (1962),
quien sostenía que Israel surgió a partir de un movimiento social revolucio-

llir
ilt
l1

72 LA TRANSFORMACTÓN pOLrrrCA (C. 1200-330)


\ LEVANTE (C.l2N-C.720) 73

grupo revolucionario con conciencia de


nario que culminó en una <<rebelión de los campesinos>>. Uno de los argu- En otras palabras, no habrían sido un
emigrantes y pioneros. otras
mentos fundamentales de su tesis es que el nombre de los 'apiru./habiru, íi*ir*o, sino más bien un conglomeradodedeponer en relación los términos
mencionados a menudo en las cartas de el-Amarna para designar a los pros- ,rfii"ur se han centrado en la uiabili¿ad
critos de la sociedad, bandoleros, esclavos fugitivos, deudores evadidos y üir,rln"uiru e 'ibri (por ejemplo, Loretz, 1984; Moran, 1987)' Reciente-
campesinos sin tierra (véase el capítulo 6, apartado 4), podría relacionarse parentesco-ha sido rechazado en unos términos absolutamente
mente este
lingüísticamente con el de los hebreos del Antiguo Testamento, 'ibri. En pór Rainey (1987), en__su reseña del importante e influyente estu-
,r¡uroriot
In-
otras palabras, los israelitas, llamados también hebreos, eran en realidad mar- dáá" Gotiwald sobie el desarrollo del estado de Israel (Gottwald, 1979). lingüís-
una relación
ginados políticos que habían huido de las ciudades-estado y se habrían esta- lo¿uUt"*ente existen problemas a la hora de establecer
blecido en los territorios subexplotados de Canaán, donde llevaban una vida Iiru estas dos palabras y, por supuesto, al comprobar el modo en que se
rústica en pequeñas aldeas, relativamente igualitaria, poniendo en explotación "r,t"
l¡lrruel término ,.ñebreo, én ét Antiguo Testamento (Cazelles, 1973)- Pero
nuevas tierras, sin cultivar hasta entonces, a través de su roturación y de la to qo" los especialistas han subrayado cada vez más en esos últimos años es
de este parentesco lingüístico.
construcción de terrazas. Cuando los príncipes de las ciudades cananeas se ;;Ji" hipót;is no dependeesfundamentalmente
los testimonios de la existencia de grupos
mostraron cada vez menos capaces de proteger a los campesinos, en cuya io importante, antet bi"n, que
la
fuerza de trabajo se basaba su poder político, se multiplicaron las subleva- o, pror..itos de la sociedad, óomo los 'apiru/habiru, nos proporcionan
ciones y las evasiones, que debilitaron seriamente la base económica de las p*u realizar un estudio más fructífero de los orígenes de Israel, que so-
Uurf
y
elites urbanas, hasta que acabaron por sucumbir. Es posible asimismo que las iu.iona muchos de los problemas suscitados por los otros dos enfoques'
nuevas comunidades rurales recibieran el principal impulso hacia una actitud qu, 6 más coherente cón los análisis sociológicos de hoy día. Permite asi-
más agresiva y activa contra los grupos urbanos cuando los campesinos uni- .ir-o situar el desarrollo de Israel en el contexto general de los- cambios movi-
ficaron sus objetivos y su ideología gracias a un pequeño grupo de gentes, sociopolíticos acaecidos en el Oriente Próximo, especialmente con los
algunas de las cuales es posible que hubieran trabajado originalmente en mientos arameos (véase el capítulo 8, apartado 2)'
Egipto. Este pueblo predica una nueva religión, que rechazaba el modelo po- por último, una cuestión que debemos plantear es la de si la hipótesis de
bíbli-
lítico tradicional encabezado por un rey, y que en su lugar proponía una se- la «rebelión social>> hace o no una violencia inaceptable a los relatos
rie de reglas destinadas a una sociedad justa, en la que todas las personas podría haber sido formulada del modo en que 1o fue la-relación
cás. ¿COmo
se hallaban sometidas únicamente a un nuevo dios, Yavé, que había mani- de loi hechoi que ofrece el Antiguo Testamento, si los israelitas no
hubieran
festado esas leyes a uno de sus líderes. sido nunca un grupo de tribus nómadas extranjeras que penetraron en.el país
La hipótesis de Mendenhall posee muchas ventajas. Permite imaginar que para asentarse en étt mr defensores de Ia <<teoría de Mendenhall» replicarían,
la primitiva sociedad israelita surgió del mundo cananeo, con el que eviden- fn primer lugar, que las tribus son una creación artificial de época posterior,
elaüorada únicamente cuando Israel se vio inmerso en un proceso de
temente mantenía estrechos vínculos; solventa las dificultades inherentes al auto-
la localización de los
hecho de hager de los israelitas unos extranjeros nómadas y de situarlos fue- definición con respecto a sus vecinos, y que procede de
ra de las fronteras de Canaán como si constituyeran un elemento completa- distintos grupos, y no al revés. En segundo lugar, la estructura tribal expresa
mente nuevo, y, desde el punto de vista arqueológico, no plantea ningún pro- un tipo ¿J reiuciones sociales y no tiene por qué suponer la existencia de una
blema, pues es perfectamente posible pensar que las diversas destrucciones y vida nómada (Fried,lg75). Éor último, la elaboración de la leyenda de la
las nuevas ocupaciones fueron fruto de una serie de causas muy variadas, que conquista miliiar y del asentamiento en el país desde el extranjero debe atri-
buirse al siglo vu ("o-o reacción a la caída del reino del norte), época en
que
datarían de varios momentos distintos incluidos en el arco de varios siglos.
La principal crítica de que ha sido objeto esta teoría es que, en opinión de habría ,.*]do para diferenciar a Israel de otros pueblos de la región y para
algunos estudiosos, resulta impensable que en esta época pudiera haberse permitirle esgrimir unos derechos incontrovertibles a habitar la tierra que
dado un movimiento revolucionario como el que postula Mendenhall. Se tra- ocupaba: si lós israelitas se habían apoderado militarmente del país,
quería
ta de un argumento bastante poco_consistente, y ha sido eficazmente refutado decir que les pertenecía por derecho dé conquista y que su posesión era indis-
por Chaney (1983). Más atinada es la crítica que dice que los materiales que cutible (Lemche, 1988).
hablan de los 'apiru/habiru no indican que fuera un grupo revolucionario de El enfoque sociológico de la colonización israelita es el que predomina en
campesinos, que la teoría no tiene en cuenta a los verdaderos campesinos la actualidud, pu", tra si¿o adoptado por numerosos estudiosos del Antiguo
(hup§u) que formaban la inmensa mayoría de los habitantes de la ciudad, y Testamento y por muchos históriadores y arqueólogos (G911wal_d, L979: en
que quizá conviniera pensar que los nuevos colonos de las colinas eran una general, freé¿man y Graf, 1983; Lemche, 1988; Meyers, 1988). Los especia-
banda mixta de gentes que habían huido de los estados cananeos al ver que el listur han propuestó algunas modificaciones centrándose sobre todo -y con
clima económico y político de las ciudades iba empeorando (Ahlstróm, 1986). razón-en el^problemá de los orígenes del culto de Yavé, que los defensores

,i:
ilril
il
l

li 75
74 LA TRANSFORMACTÓN pOLrrrCA (C. 1200-330) LEVANTE (C. l2o0-c. 720)
ll
(para una analogía
de esta teoría no han sido capaces de explicar totalmente: Ahlstróm (1986), resulta en gran medida irrelevante en este sentido
Negara, Princeton, N' J', 1980' espe-
I

por ejemplo, ha sugerido que un elemento importante de la formación dis- un contexto distinto, véase C. Geertz,
tintiva de la ideología de Israel habúa venido de Edom. Pero este autor acep- p. 14).
ta en lo esencial la teoría. No cabe decir lo mismo de otros. Rainey, por
ejemplo, ha venido sosteniendo durante años sigue haciéndolo- que los
-y los beduinos shasu del este
orígenes de los israelitas deberían buscarse entre El nacimiento del estado israelita
del Jordán (últimamente Rainey, 1991). La hipótesis que cuenta con menos
favor de momento es la de la conquista militar: sencillamente plantea dema- Panorama general
siados problemas (Finkelstein, 1988). Pero todavía fue defendida vigorosa-
, de David, su conquista de
mente en 1982 por eminentes estudiosos (Malamat, 1982; Yadin, 1982), y ha , Para los israelitas de época posterior el reinado
consti-
inspirado [a versión que de los israelitas primitivos ofrece uno de los ma- Jenrsalén y su reconocimiento como rey por la totalidad de las tribus
nuales más populares de la historia de Israei (Bright, 195911972). nacionales. La institución monár-
tuían el punto culminante de las trazadai
que se convirtió en su
;!.[; Ln^Israel fue firmemente establecida porperfecto
David,
en términos de piedad
H;;r;;i;.iiri.o e ideal: fue el monarca
Conclusiones 1, "* il;;"Lrñro; convirtió Jerusalén iu capital israelita por excelen-
", templo para el cul-
Ii., v áj" fuG;;;;s pasos hlcia_ la construcción de un y de otros estados ve-
En definitiva, todo lo que podemos decir con seguridad acerca de los orí- a il Yavé; logró la deiota definitiva de los filisteos
más próspera y gloriosa de
cinos, triunfo que echó los cimientos de la
genes de Israel es que entre los israelitas de época posterior corrían diversos época
mitos en los que se contaban las hazañas de determinados grupos y las ac- Israel; y además fue él personalmente quien ionsig¡ió unir a las diversas tri-
y la fuerza del reino de Da-
ciones heroicas de algunos caudilIos locales. Dichos mitos fueron entretejidos bus de Israel bajo su mando. La gran extensión
y acabaron con 1a
unos con otros y dieron lugar a la elaboración de una historia más compleja, vid duraron sólo ioqu" el reinado-de su sucesor, Salomón,
La rapidez corr que se produjo
quizá en el siglo vu (o más tarde), asociada con la fe en un gran líder reli- ascensión al trono olt ni¡o de éste, Roboam.
por resaltaran la gloria y 1a singulari-
gioso, Moisés, que habría dirigido la huida de un grupo de gentes de Egipto esa decadencia permitió que cóntraste
y que habría recibido una serie de instrucciones divinas en el monte Sinaí. por tanto, que más de una tercera parte del
dad de David. No es de extrañar,
los reinados de
A raíz de esta elaboración literaria posterior todo el pueblo de Israel fue si- bíblico áedicado al períoáo monárqúico se ocupe de
material
tuado fuera de Canaán y por tanto en condiciones de poder conquistarlo por supusieron sólo
David y salomón, uunqu" en tiempo efeclryg.sus.gobiernos
medio de una guerra santa dirigida por Yavé, que habúa desembocado en el épo"u (Siggin, 1?81). Al mismo tiempo, no exis-
una décima parte'de
cumplimiento de su promesa en el sentido de que Israel había de establecerse "ü
ten inscripciones reales de los tiemp'ós de la Monarquía Unida (de hecho se
Barkay, 1992), y tam-
y prosperar en la Tierra Prometida. La fuerza de este relato legendario impi- conservan muy pocos materiales escritos en general;
de que podamos decir nada concreto acerca de la <<colonización» histórica: en poco se conoce ni una sola referencia contemporánea a David o a Salomón
hecho no tiene nada de sor-
realidad el proceso no se habría producido nunca del modo en que lo pre- en ningún ¿o"r¡rrlnto aparte de la Biblia. Esté
que existen de esta época
senta el Antiguo Testamento. Lo único concreto es, en primer lugar, que el prendáte si conside.u-o, los pocos testimonios
(véase supra, p.25), y en particular lo escasos
sistema de ciudades-estado existente en Palestina durante el Bronce Reciente en todo el Oriente Próximo
de krael que
experimentó un cambio radical, y muchas de esas ciudades pasaron a formar que son tos materiales epigriáficos-de cúaqui-er:q99u procedentes
a esta
se han .onr.*udo (Smeñk, 1985; Millard, 1990). En
parte del nuevo estado de Israel aproximadamente en el año 1000; ese cam- contraposición
bio vino precedido por un curioso incremento de los asentamientos en po- situación debemos colocar los testimonios que tenemos del considerable
blados de tipo aldea durante el período comprendido entre c. 1200 y 1050 desarrollo y el crecimiento perceptible en numerosos lugares'-verosímilmente
(Stager, 1985; Meyers, 1988), habitados por unas gentes familiarizadas a relacionado, ,t rigto i (Wi,it"lam, 1986; Barkay, 1992)' Deberíamos
todas luces con la cultura cananea y que eran agricultores expertos. En se- "on
señalar asimismo que un nuevo fragmento de estela ¿ramea
procedente de
Tel Dan, y que pábublr-ente datá del siglo x'
gundo lugar, los propios israelitas de época posterior creían firmemente que quí.á se refiera. al reino
(BYT DWD; Biran y Naveh, 1993)'
habían conquistado Canaán, procedentes de otras tierras, y esa creencia llegó de Judá al hablar de la <<Casa de David»
a ser fundamental para el desarrollo de la identidad y la religión judías. En Hasta ahora no hay precedentes de nada parecido y tal 1ez demuestre que
(téngase
otras palabras, es la función de las leyendas tal como han llegado hasta no- David era consid"iuáo en general el fundador del estado de Judá
Omri>>' véase el apar-
sotros la que tuvo una importancia decisiva en la concepción de sí mismo en cuenta que el reino de Isiael era llamado la <<Casa de
que se forjó el pueblo de Israel, y su realidad histórica, por lo demás dis- tado 5 de este caPítulo).
I

i
I
I
77
LEVANTE (C. 1200-c. 720)
76 LA TRANSFoRruecróN por.fnc¡, (c. 1200-330)

¿Pero cómo evolucionó la situación para que unos agricultores disemina-


dos por las montañas de Canaán reconocieran todos la soberanía de David?
Si caemos en la tentación de explicarlo como el resultado de su fe común en
Yavé, ¿cómo es que esa religión en particular fue aceptada por todos ellos,
cuando, como veíamos al intentar comprender el proceso de <<asentamiento>>,
no hay ningún motivo para suponer que todos los labradores de las colinas
de Canaán compartían una experiencia histórica común? Resulta práctica-
mente imposible encontrar una sola solución satisfactoria y fundamentada a
esta última cuestión. Todo lo que podemos decir es que, durante un tiempo
imposible de determinar antes de la aparición de la monarquía en Israel con
Saúl, algunos grupos que vivían en la parte central del país formaron varias
entidades sociopolíticas distintas, las <<tribus>> (Ahlstróm, 1986, capítulo 6).
Al final (aunque no está claro cuándo) llegaron a pensar que estaban unidos
entre sí por un antepasado común epónimo, Israel (acaso sólo la personifi-
cación de la región en la que vivían; Ahlstróm, 1986). En un determinado
momento, posiblemente mucho más tarde, ese antepasado, Israel, fue identi-
ficado con el patriarca Jacob. Gracias a esa identificación, todas las <<tribus>>
quedaron vinculadas con los antepasados de Jacob, Abraham e Isaac,.y con
la <<historio> posterior que conducía de José a Egipto y a Moisés, al Éxodo,
al Sinaí y por último a la Tierra Prometida. Cuánto de esa historia, si es que
lo fue en alguna medida, era ya aceptado por todos los grupos israelitas del
l
período anterior a la monarquía es algo que desconocemos y que necesaria-
{ mente deberá pennanecer en tinieblas.
Una teoría bastante influyente durante algún tiempo (Noth, 1930), acep-
l
tada por varios eruditos (Meyers, 1988), es la de que la unión de las tribus
il
I
de Palestina condujo a una «federación intertribal>>, que de vez en cuando
celebraba reuniones en determinados santuarios para rendir culto a ciertas
i Cronología Y fuentes
divinidades identificadas con Yavé. La reunión de las tribus dio lugar a un in-
ii
terés común es que no fue ese interés lo que motivó dicha reunión-
lr
-si
frente a las amenazas que para su independencia representaban sus vecinos:
Agrandesrasgosésta.esla.interpretaciónconvencionaldelosaconteci-
de saúl como rey y a la ascensión
mientos que condujeron al no*uruÁi"nto
los estados de Moab y Edom, los amonitas y los amalecitas, los príncipes de que analizar la cronología' hacer una
de David. En primer lugar, ,"n"rnát
algunas de las ciudades cananeas supervivientes y los filisteos de las llanu- fstudiar los principales problemas'
evaluación de las fuentes y por último
ras de la costa. Como respuesta a esa situación, surgieron una serie de héroes et linaje de los reyes de Israel
«jueces»-, concebidos como liberadores de la crisis («líde- con saú,, David y salomón "oÁüia estado áavídico-salomónico' los
(Monarquiu Uniáuj. d"g,ft f" di"ítiá d"l
tribales
-los según la terminología de Weber [Weber, 1947, pp. 358 ss.]).
res carismáticos>>, y
unu lista de reyes de Israel de
Judá,
libros I y Zde los Reyes no,.ofre""n numerosos proble-
Pero esos famosos guerreros no actuaron ni mucho menos en defensa de Exiiten
incluyendo u ,".". iíJururiOn ¿. tut reinados'
<<todo Israel>>, pues no existía ningún <<todo Israel>> que se viera necesaria- de la Monarquía Dividida
mas cronológicos relacionaAo, "ol*áifutiogo en algunos sincro-
(Maxwetl Milter;i;ecapítulos i'i il,i"to
mente en peligro en todos los casos. La única ocasión en que fue así fue basiándonos
podemos
cuando los filisteos lograron penetrar en la zona montañosa del país y en la áá'árgunos- soberanos asirios,
nismos, sobre ,"d;; los reinadoí o 922 como fe-
llanura de Jezreel. Infligieron una aplastante derrota a las tropas de Israel
remontarnos hacia ut á. la lista y estabiácer los años 930 la
en Aphec, se apoderaron del principal símbolo de la fe israelita, el Arca de la "n
cha aceptaut" para "t fit'ut ¿"r '"i'Jo
át s"to'nón y po1!.:":::"para
Alianza, y destruyeron un importante santuario de Yavé en Siló. En ese mo-
separación del fr}. y J su,
("t.ó'ir*ul' S" atribuyen c-uare¡ta años al rei-
mento, la totalidad de Israel se vio seriamente amenazada y se hizo necesa- generalmente
nado de David y-o[,o; Entos ur
¿" §,roió', cifra óonsiderada
rio encontrar un líder aceptable para todos los grupos que encabezara una tiempo>> (es decir'
el sentido de <<mucho
como una exprerián "n
campaña conjunta. En esta crisis apareció SaúI, de la tribu de Benjamín, "tnu"n.ionut
78 LA TRANSFORMACTÓN pOLrrrCA (C. 1200-330)
\ LEVANTE (C-12ffi-c.720) 79
i,l

:I
i
toda una generación), y no como un reflejo del número exacto de años que
permanecieron en el trono. No obstante, y a falta de nada mejor, suelen ad-
l: I
mitirse estas cifras y así se sitúa el comienzo del reinado de David en torno
al año 1000 (o poco antes). Remontarse más allá de esta fecha resulta muy
I

difícil. Nadie sabe cuánto duró el reinado de SaúI, ni cuánto tiempo trans-
currió entre su muerte y la ascensión al trono de David, por lo demás tam-
I bién imprecisa. Csmo las leyendas que se nos han conservado acerca de Saút
no implican que tuviera un reinado especialmente largo, suelen atribuírsele
I

,I unos veinte años en el trono, de suerte que su reinado habría comenzado en


1030-1020. Cualquier datación que quisiera situarse antes de esta fecha resul-
ta cada vez más difícil de verificar y no se basará más que en la probabilidad
o en la interpretación que se haga de las fuentes. La desastrosa derrota de los
israelitas por el ejército de los filisteos en Aphec, la capturB del Arca, la ocu-
I
pación del territorio israelita por los filisteos y la desffucción del santuario de
Siló carecen por completo de indicaciones cronológicas. Los intentos de atri-
buir una fecha concreta a todos estos acontecimientos se basan en el hecho de
que, según el Antiguo Testamento, el profeta Samuel pasó su infancia y su ju-
ventud en Siló, mientras que en el momento de ungir rey a Saúl es presentado
como un anciano. Según suele decirse, entre un momento y otro de la vida de
Samuel habrían transcurrido treinta años, de suerte que el inicio de la «opre-
sión filisteÍ»> se sitr¡aría en c. 1060/1050. Dado que t^ácitamente todo el mundo
admite que los israelitas se establecieron en las montañas de Canaán en tor-
I no al 1200 (o que habían extendido sus asentamientos y aumentado su número
lt
alrededor de esa fecha), tenemos que seguir contando con un período de casi
ciento cincuenta años por lo menos. Ese tiempo se rellena con los aconteci-
mientos relatados en el libro de los Jueces, que trata sobre todo de las relacio-
nes entre las tribus y del posible funcionamiento de una confederación de és-
tas. Aunque algunos estudiosos intentan atribuir una fecha concreta a las gestas
de determinados jueces, no existe en general un criterio uniforme con respec-
to a la cronología de este período ni parece probable que lo pueda haber.
Para las figuras de Salomón y David las fuentes bíblicas son bastante Israel y los iueces
completas, y van de 2 Samuel 1 a 1 Reyes 11. Según se cree, algunos mate-
pudieron existir en tiempos de los
riales proceden de una <<historia áulica» compuesta posiblemente poco des- Para explicar qué clase de instituciones
pués del reinado de Salomón, aunque esta tesis ha sido puesta seriamente en jueces, qu" p".-rtieron unir a "nor!-por t*treterogéneos, Noth desarro-
la añfrctionía tribal (Noth'
duda (Rendtorff, 1983; Lemche, 1988; Van Seters, 1983 tOKl). Según parece, lló la hipótesis, por lo demás t rV irin,,V"nt ,.¿" variaciones, las tribus de
se incluyen también fragmentos de inventarios administrativos y de listas de 1930). proponía este autor qu", "o*o,
pá" u ciertas
doce y to*o";;t e!a1' Ias seis
tribus de Lía (su-
censos, haciendo de ésta una de las épocas aparentemente mejor documen- Israel fueron siempre constante'
t.g** a Canaán) forman un grupo
tadas de la historia de Israel (véase infra, pp. 85-88). Desde luego los textos puestamente las pril;t;t qué utilizaba
A continuación
que tratan de ella son más complejos que los documentos contemporáneos este hecho debe de tener un signifi""Álrr,itucióna1. parl establecer una
e itálicas
de cualquier otra zona del Oriente Próximo, aunque naturalmente los mate- la estructura de il;ilti,rníaíreügiotut gri"gas de
riales conservados no son de esa misma época. Para la etapa correspondien- analogía. Unu ¿" ,r, ca¡acterísticÁ,
soséníi este autor' ára la existencia
o puebl-os alrededor de un santuario
te a [a expansión de los filisteos hasta el ñnal del reinado de Saúl parece que una agrupación ¿, áo"" o seis "iuáuO* celebrar ban-
.ongr!;;b* feriódicamente para juramento'
i

I se utilizó todo un ciclo de leyendas relacionadas con el Arca de la Alianza. cenrral común, en el que se
de un
De él provendrían algunos detalles relativos a las guerras contra los filisteos, queres religiosos;;!*l * nufiuUin vinóulados en virtud
la batalla de Aphec y la destrucción del santuario de Siló; quizá incluyera Todos los miembios de este tipo i;i;g;;nservaban su autonomía política'

I
il l
;l

80 LA TRANSFoRMACTóN polÍucn (c. tz00_330) \ LEVANTE (C. IzOO-C. 720) 81

pero tenían en ella unos representantes que garantizaban la


observancia de de los de Benjamín en Gueba (Gibeah), el texto no especifica nunca cómo se
determinadas normas y emprendían u"óiorér conjuntas contra
I

miembro que quebrantara el juramento.


cualquier movilizó el pueblo de Israel ni cómo se tomó la decisión de actuar. Por últi-
mo, ni los jueces ni los «jueces menores>) son asociados específicamente con
Comparando esta institución con Israel, Noth sostenía que todos los ele-
ningún santuario. Parece, por tanto, que, pese a Sus múltiples atractivos, de-
mentos esenciales de esas anfictionías sagradas se hallaban presentes
en el bemos abandonar la idea de la anfictionía tribal. De Vaux (1978) llegaba a
Israel de la época de los jueces. Llegaba a-postular la tesis de que
Israel fue la conclusión, tras un examen exhaustivo, de que esta hipótesis impone al
el nombre de la liga formada por tas ¿oce'tribus y centrada en el santuario
Israel premonárquico una estructura artif,rcial, que no se ve confirmada por el
en el que se guarda el Arca. El santuario habría tenido que ser trasladado
de Antiguo Testamento y que nos da una idea bastante falsa de las relaciones
lugar en ocasiones por diversos motivos, pero siempré hubríu habido
uno intertribales.
solo: primero en luego en Bérel, en catgata (-Gilgal) y por último en Las leyendas sobre la liberación por obra de grandes guereros eran mi-
Siló' Según Josuéliqy"T,
24,.fue en Siquem donde las ñibus reconociero n ayavé y
tos sobre héroes locales, conmemorados por las diversas comunidades, que
donde Yavé sustituyó a todos l,os demás dioses locales; fue allí donde
se fueron relacionados por el deuteronomista para expresar mejor su tesis de
unieron entre sí y con Yavé en virtud de una alianza;y sus leyes eran
las nor- que el pecado consiste en apartarse de Yavé, hecho que conduce ala opre-
mas contenidas en Exodo 2l-23.
sión, mientras que el arrepentimiento significa una vuelta hacia Yavé, que
AI parecer, cada año se reunían para celebrar fiestas religiosas y para re-
comporta el envío de un salvador. Esta estructura narrativa, en la que cada li-
novar la alianza en el santuario trib;I, y sus asuntos eran discutidós
por sus bertador es presentado como un líder carismático nombrado por Yavé con el
representantes, cuya lista recoge Números 1, 5-16. Cualquier
transgreslón era fin de salvar a Israel, no se impuso sobre el material original sino en fecha tar-
castigada por la acc-ión conjunta de la anfictionía, como
se pone de ma- día, durante la reelaboración deuteronomista. Así pues, es muy probable que
nifiesto en Jueces 19-20, donde la violación múltiple y el aslsinato
de la en un principio los libertadores fueran unos caudillos con un radio de acción
concubina de un levita por unos hombres de la tribu de'Benjamín
en Gueba limitado a una región, que aparecieron en determinados contextos de crisis a
(Gibeah) fueron castigados por todas las tribus, que
se unie-ron para desen- partir de orígenes muy diversos. Una consecuencia importante de todo esto es,
cadglar una guera <<anfictiónica>> contra Benjamín. Noth interpretaba
la lis- por tanto, que el libro de los Jueces no ofrece la imagen de una acción tribal
{t
!u
d: los- «jueces menores» (véase supra, p.i» como una serie de oficiales unificada y coherente, sino que más bien relata distintas guerras sostenidas
legales de la anfictionía.
con los habitantes de las distintas regiones en las que cada comunidad inten-
Algunos estudiosos han planteado una serie de problemas a la tesis de
Noth taba consolida¡ su dominio. Refleja asimismo las luchas intestinas y las riva-
que han socavado la validez de su hipótesis, en principio
bastante atractiva. lidades por la consecución de la preeminencia entre los distintos grupos de
En primer lugar, la aparición constanté ¿et número doce (punto
de partida de israelitas. En todo caso, el libro de los Jueces sirve para subrayar que esta
la teoría de Noth) no constituye en realidad un argumento que permita
inter- época fue un período de profundas divisiones en Israel, fruto de la falta de un
pretar al Israel de los primeros tiempos como una anfictionía,
pues las anfic- elemento unificador eftcaz y de la dispersión geográfica de las poblaciones
tionías clásicas tienen un número variable de miembros. En
Siquem, el men- implicadas. Cabría decir que el libro de los Jueces muestra una época de anar-
saje de Yavé fue dado sólo a las tribus del norte, que no
habían-tomado parte quía desesperada, que presagiaba la época en la que, para resolver los conflic-
en el episodio del Éxodo y el sinaí, de modo qu" ,o habría
sido un acto de tos y ayudar a sobrevivir al pueblo de Yavé, se hicieron precisas unas institu-
unión general de las tribus, sino una medida prágmática con unos
fines espe- ciones políticas plenamente desarrolladas, como la monarquía.
cíficos y limitados. Aunque efectivamente el Aróa se guardó
en Siló durante
algún- tiempo, no se dice en ningún momento que
fuéra un lugar en el que
se celebraran regularmente reuni,ones de todas ias tribus
de Israel. Además SaúL, primer rey de Israel
en el libro de los Jueces hay pruebas de la existencia de un
montón de luga-
res de culto, como Berseba, Masfa (Mizpah), Ramá,
ofra, Dan y otros mu- La monarquía surgió en Israel de modo muy repentino a partir dei régi-
chos, de suerte que resulta difícil sosteñer la idea de un
santuario central men de desunión que acabamos de describir. Por eso muchos especialistas se
exclusivo. Además, los representantes tribales de los Números
no serían, al inclinan a ver a Saúl como unos de esos «libertadores carismáticos» (a raíz
parecer, más que líderes tribales o de clan y nunca
aparecen ejerciendo nin- de su victoria sobre los amonitas), que posteriormente fue confirmado como
guna función administrativa en relación con ninguna
liga de tribus; por otra rey por los habitantes de las montañas al tener que hacer frente a la amena-
parte, no se alude a ellos ni una sola vez en el liUro
¿e tos Jueces, sus acti- za de la opresión de los filisteos. Según esta interpretación, Saúl sería una
I
vidades se hallan aparentemente confinadas al relato de
i
la marcha por el de- figura de transición en la evolución del estado de Israel, un «juez» que se
I

i sierto' Cuando se dice que actuó <<todo Israel>>, como en el


caso del crimen convirtió en rey. Las versiones contradictorias de su nombramiento como rey
I

li
lir
Ii,l
ltii
ill
I
i
82 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO-330)
\r"r* (c. rzñ-c.lzo) 83

y en cualquier caso inevitable; ar fin y al cabo,


sugieren que la de Saúl no representa una monarquía plenamente desarro- institución de Ia monarquía
en 1o que se basa la estabilidad del
llada. Según 1 Samuel 9, l-10; 9, 16;11, 1-11 y algunas secciones de los es en el principi"'J;-1 ñá;riereditarib rá-
capítulos 13 y l4,la iniciativa de la institución de la monarquía la tomó el sistema monárquico.
Ei hecho de que en el ,ott" se produjeran cambios
indica un rechazo de
:l
dinastías cortas no
propio Yavé, que eligió a Saúl como libertador. Pero según I Samuel 8,1-22; pidos en el,trono f O" qu-" hubiera no se produjo ninguna
luego en el reino del norte
10, 18-25, y los capítulos 12 y 15, fue el pueblo el que pidió un rey para ser la monarq v.a perr¿. »ei¿e
(<como las demás naciones>>. Esto indica que los israelitas tuvieron siempre, al sistema de gobierno anterior, ni nunca se planteó ninguna alternati-
welta
siguió siendo la propia de un reino'
supuestamente, una actitud ambigua ante la interposición de un rey penna- va alamonarquía; su estructura.políú.u
pusiera en tela-de juicio' Las razones de la ines-
nente entre ellos y Yavé, que en un principio había hecho la alianza directa- sin que en todo momento se
tipo de-problemas' En segundo lugar' aun-
mente con su pueblo. Algunos opinan que en otros pasajes del relato bíblico tabilidad en el nort" t"n":un og9
aspecto ¿e ta virtu¿ del juez Gedeón
fue su negativa a perpetuar su
pueden encontrarse rastros de la resistencia a la institución monárquica: por ;;; ,i más signiñcativo de la leyenda
ejemplo, Saúl no habría sido capaz de fundar una dinastía porque en último Hdid.;'rrrJ""¿o una dirastiu,
lo.pidió."t"*"nto
En ofias palabras, siempre se supo que
término la figura del rey resultaba inaceptable para Yavé. En este sentido, ;;;ñr" el pueblo quign se de la monarquía era que se trataba de un
Saúl se contrapone a dos personajes. En primer lugar, contrasta con el juez un rasgo infrereni" a ia instituci-ón
y en la leyenda de Gedeón no se ve el me-
Gedeón, que fue objeto de las presiones del pueblo para hacerse rey mediante encargo p"*un"r* y hereofario,
qoá ,.t nombrado siempre por Yavé' Por ú1-
la fundación de una dinastía, pero, al ser un hombre piadoso, se negó a ha- nor rastro de que el rey tuviera
cerlo. Y en segundo lugar, se contrapone a David, que efectivamente fundó dmo, es evidente ;;; S.,il J q".i
r,rrdó una dinastía. A su muerte 1o sucedió
el trono * hij;;6;;i. Su reinado duró po9o, probablemente porque la
una dinastía, pero sólo porque era el perfecto <<sieryo>> ('ebed) de Yavé, so- en derrotados
metiéndose a la ley de Dios y pennaneciendo fiel a su culto. David fue un muerte de su pud* en una batalla en 1a que t,ot ittuititas salieron la
la situación
le impidió imponer su autori¿u¿. f no
óontribuyó a mejorar
rey modelo, prototipo del futuro Mesías, que finalmente habrá de surgir de pasó a David, su rival
que se
su linaje (De Vaux, 1972). Fuera de este contexto, el principio dinástico, es actitud del generui ¿" sus ejércitos, Abner, permitió a David
(cuyo gobierno ,"rofiO todo ün é*ii;i. m traiciOn
de Abner
decir, la mecanización rutinaria del poder moniárquico, no fue aceptado nun- prestigio.del reina-
enoffne ,up;a"'' El reconocido
ca y se desvaneció frente a los ideales que tenía Israel sobre cómo debía ser expnder su dominio con por el hecho de que
,rl
administrado su estado. Se cree que esta interpretación se ve confirmada por do de saút y su legitimidad se ven subrayados.además en los vínculos
l1
¿e sus hijas;-el hiícapié que se hace
la historia del reino septentrional de Israel, creado posteriormente, donde David se casó
hubo un cambio constante y rápido de soberanos, y sólo existieron dinastías
"*-rr"
de David con lalÑiiu de saúl á"Ár"rtru "üán
i-portante fue el reinado de

muy breves. Evidentemente, el principio del caudillaje carismático siguió áJát.uan poderosas las lealtades que 9us-ciqb1 trono alaluz de estas con-
al
vivo en esta zona, y se manfuvo en constante tensión con los intentos de con- Si volvemos a anali zar lau.."nrión de Saúl
:
,.rutiu ca¿a vez más difícil encajar su figur-a en la 1ínea de los
solidar su posición realizados por los reyes del norte. En otras palabras, la sideracion"r,
hallan oscurJcid": rylTa serie de
forrna en que Israel trató la institución moniárquica consistió en considerar libertadores carismáticos. sus otrgtn"t se
el joven campesino de as-
"

motivos típicos á-"i.r.r,o popuñ: por ejemplo,


bueno y aceptable al rey «escogido» por Yavé, pero en resistirse por princi-
cendencia desconocida que se conviérte
en un caudiilo favorecido por Dios'
pio a cualquier intento por parte de un monarca de perpetuar esta situación poder
establecido v"
mediante la fundación de una dinastía por decisión propia. Así pues, el prin- Es mucho ,"á. ;;;ú"blr=qu" SaúinuÚi"tu :Yl5de un de-
país, y que supusiera
bastante grande en las móntañur ¿"i."ntro
del
cipio de la monarquía habría sido rechazado básicamente por el pueblo, parecer intentaba mejorar su
quien al
excepto en el caso de David y su dinastía, que continuó ejerciendo el poder safío a 1a autoridá árt prof.ta Samuel, fami-
para é1 y parl- su
en el sur. La idea que se oculta tras todo ello es que la monarquía no era un posición e instaurar un dominio políticopennanente
quJán .óntt^to de lfgrave situación militar
régimen que los israelitas estuvieran dispuestos a tolerar, aparte de la figura lia. Resulta muy significatiro "1 (1 Sa-
siniiera rechazado
extraordinaria de David. Dentro de este contexto, se considera a Saúl poco reinante, Lipr"Uf" piOió u, ,"y, Samuel se liderazgo
"rurdf a raíz del rechazo del
más que un libertador carismático, que intentó perpetuar su poder contra el muel 8, 7). Y parece que fue precisaáente
ocupaba ya una. posición des-
deseo mayoritario de sus súbditos. de Samuel por lo que saúI, que probablemente
tacada, fue ungido por el propio Samuel
y presentado como el rey que soli-
Esta concepción de la monarquía israelita, por lo demás bastante difusa,
de la leyenda es el hecho de que
debe ser puesta en tela de juicio. En primer lugar, considerar la dinastía da- citaba Israel. fguárri*t, ,igrrifi"uiivo denúo
en concreto' y de que no se
vídica algo excepcional y, por consiguiente, apropiada desde el punto de vis- lo que se pidiera fuera un rey, y no un individuo
,l de rey demostrara pri-
haga hincapié en que quien Ogsffingu
función
ta cultural, es una interpretación claramente tendenciosa. La conclusión que
Puede que esto fuera debido
cabe extraer de la supervivencia de.una sola dinastía en Judá no puede ser mero su valía a través de algún treóno heroico.
intrincados manejos del pro-
I

a la existencia de un cuidadoto-¿un y de los


l;

I sino que el principio dinástico fue aceptado como un elemento inherente a la

Ir
i, li l

84 LA TRANsFoRruecróN polfnce (c. 1200_330)


\ LEVANTE (C. IzOO-C. 720) 85
pio saúI, pero lo importante es ra formS
en la que fue estructurado er epi-
sodio: saúl es escogido por una destacada plr*i¿idad menciona un cargo especial, a saber, el de un «jefe de los pastores de Saúl»,
política (samuel) en
il respuesta a las demandas de un.rey, llamado <<Doeg, el Edomita» (1 Samuel 21,8;22,9). Quizá fuera el encar-
1i1 1ás especificari*"r, po. parte der
l «pueblo»; es presentado como et eÍegioo gado de suministrar víveres al séquito real. Su nombre sugiere la interesante
¿"-vá"?; después tienJ qu" ar-o._
trar-sus capacidades militares y portltimo posibilidad de que Saúl hubiera empezado a atraer a los pueblos que habi-
es confirmado en el trono. con
saúl cristalizí en Israel uru nu"ru situación y mban más allá de las fronteras de Israel y a integrarlos en la corte. Bastan-
unu forma muy distinta de
alcanzar el liderazgo. con ér acabaro"
,itl,or-í sigto, de anarquía, y la mo_ te problemática es la cuestión de determinar de dónde provenían los ingre-
narquía supuso un ordenamiento político"nu"rá sos necesarios para sufragar la nueva superestructura permanente creada por
y
Por desgracia, er reinado de saúl .rta Áufáal"rr"ar. la monarquía. El botín obtenido en las guerras habría suministrado parte de
documentado por lo que
se refiere al desarrollo de las instituciones los recursos necesarios, y la conquista de algunas de las ciudades cananeas
mitía.es y administrativas, pues la
mayor parte del relato veterotestamentario (que que aún quedaban habría contribuido a llenar las arcas reales. Se hace ade-
fija en él sobre todo como contrapartida de bavid. él úni.o que tenemos) se
es
más referencia a la entrega de regalos (1 Samuel 10,27) como una de las
sin embargo, saltan a la
vista algunos rasgos generales, aunque los obligaciones de los súbditos para con el rey. ¿Pero en qué consistían esos
detalles siguen estando oscuros.
una novedad que podemos definir con ctariJal regalos? ¿Eran ofrecidos con la regularidad suñciente y en la cantidad ne-
m áesarrollo del ejército
israelita: incrementó sus proporciones tras "r de un mando cesaria para tener una verdadera significación económica? ¿O quizá no eran
ru central
"..u.ion
y de un plan globar de araque y defensa más que la entrega esporádica de símbolos de acatamiento y de artículos
l:Tlr:te
mrgos que amenlzln la seguridad de Isráel,
conrra los diversos ene_
apropiados a la persona del monarca? Se dice que la corte de Saúl se halla-
iniciado y rom"nááo activa-
mente por Saúl' Además, se puso la semilla ba en Gueba (Gibeah), que, según algunos, debería identificarse con Tell
del iuturo ejército permanente,
complementado sólo en caso de necesidad
tras la realizacíón de una revista el-Ful (Lapp, 1981, pp. 1-38; Encyclopedia, 444-446). Si esta hipótesis es
general, como podemos apreciar en I
samuer ri,2: «saúl .iigiá para si tres correcta, la capital de Saúl habría sido un castillo pequeño, pero bien for-
mil hombres .-. El resto del pueblo lo mandó.uAu tificado, cuya disposición era muy distinta de la de las aldeas israelitas cir-
uno a su tiendo>. Se formó
así una unidad de jóvener gu"rr".os, agrupados cundantes.
permanentemente en torno al
rey' sus miembros probablLmente fuán^r"clutááLs Los éxitos más significados del reinado de Saúl fueron sus triunfos sobre
entre los hijos menores
de los labradores' cuyas posibilidades de los enemigos de Israel, la incorporación de pueblos que no formaban parte
formar un trogar y de prosperar se
habrían hecho muy difíciies a medida qu" de las <<tribus>>, y la creación de las bases, aunque fuera muy rudimentarias, de
rr"-inci"mert,ándose la población
y disminuyeron las ocasiones de conseguir una maquinaria administrativa y militar. Estos elementos pusieron los ci-
nuevas tierras (Stager, l9g5). Es-
tas fuerzas armadas permanentes trajeio, mientos sobre los que David basaría la prosperidad y los espectaculares
.orlsigá cierta continuidad, como
cabe deducir del hecho de que, a ra-muert" logros de su estado. Sin Saúl no habría podido existir nunca David.
á" §u,il (2 samuer2, 12;4,2),
su hijo, Isbaal, fuela capaz de enviar a
sus ,"*i¿or.s y dos compañías de
soldados a combatir en tefensa suya. Este
episodio implica Ia existencia a
disposición del rey de una fuerzu *ititu, 4.4. El triunfo de Juúi
se hallaba vinculada
únicamente ala casa real; demuestra asimismo,"uyu-rátaddicho sea de paso, que Ia
monarquía de saúl no se.vino tras su muerte. una función'"rpá"ia qu" Introducción y fuentes
aparece durante el reinado de lbajo
saúl es la del ..coÁandante del
ponsable ante la persona del soberano, ."s- Con David y su hijo, Salomón, Israel se convirtió por espacio de unos
El cargo fue ocupado por "¡eriiior,
el primo de
saúI, Abner, quié1 da la impresión de habei ochenta años en un estado poderoso y fuertemente centralizado, fruto de las
u"tuu¿o como segundo en el
campo de batalla' La importáncia del cargo conquistas militares. El desarrollo de un sistema administrativo y tributario
¿"
forma en que podia llegar a actuar para defender"o-undante del ejército y la más sofisticado tuvo mucho que ver con la expansión de Israel (Heaton,
la cohesión del reino en los
momentos de crisis nos ras demuesira ra 1974). El crecimiento de Israel vino acompañado de una transformación so-
acruación de Abner ñ;;;;*ger a
Isbaal tras la muerte g:.rY-ouore y asegurar cial paulatina, pero decisiva. Allí donde habían predominado los primitivos
su ascensión al trono (2 samuel 2,
8-9)' Resulta muy difícil recoÁtruir algún otro vínculos familiares y colectivos locales, una sociedad jerarquizada fue susti-
detalle acerca del carác-
ter del gobierno de saúl: existen alusionei tuyendo poco a poco al sistema tribal: el rey y la corte ocupaban el escalón
i¡ a <<los siervos de saúr», a quienes
probablemente se les concedieran tierras superior, e inmediatamente detrás de ellos los funcionarios que dependían del
de cuitivo y viñas en recompensa
(1 samuel22,7)' ¿son estos siervos los favor real, y por último los habitantes de las ciudades que se dedicaban al
mismor d" los guerreros seleccio-
nados o se trata de un grupo distinto de comercio y la industria, los campesinos que cultivaban la tierra en las zonas
adminisiradores y cortesanos? se
rurales (probablemente, como de costumbre, la mayor parte de la población)
i
I 87
86 LA TRANSFORMACTÓN pOLrrrCA (C. 1200-330)
\"u* (c.1200-c.'120)
I
(Meyers, 1988) y los esclavos pertenecientes a los sectores más prósperos de
la sociedad israelita.
I
El relato de este gloriosísimo período de la historia de Israel se cuenta en
2 Samuel y I Reyes. La narración forma parte de la historia deuteronomística 2
(véase supra, p. 55) y, por lo tanto, está estructurada de forma que todos los t
monarcas comienzan sus reinados de forma muy favorable (debido a su adhe- I
!

sión a Yavé), para acabarlos muy mal (al perder la gracia divina por incurrir en I
el error). Así pues, pese a las fuentes aparentemente fidedignas que poseemos I
I
para los reinados de David y Salomón, y del relato bastante exhaustivo de ,
los mismos (véase supra, p. 78), la disposición del material muestra que to- !
!
I
dos los triunfos se acumulan en las primeras épocas de cada reinado, y que I
!
todos los fracasos se sitúan al final. Fruto de todo ello es que la cronología de t

w'
los acontecimientos de los distintos reinados haya quedado distorsionada has-
ta el punto de resultar imposible reconstruirla. Existe además un gran dese-
quilibrio entre los diversos acontecimientos relatados. La ascensión al trono
de David ha sido confeccionada a partir de tres líneas narrativas distintas que
recogen buena parte del relato bíblico. Al mismo tiempo, no existe demasiada
coherencia enffe ellas, de suerte que, pese al largo espacio que se le dedica, la I= 3

historia de la ascensión al trono de David sigue siendo muy heterogénea | -'-'-. - .


r= a .
i
(Soggin, en Hayes y Maxwell Miller, 1977, p. 334). Unas reservas análogas I
0'25m
,_._._.1

t a.

i
cabe hacer a la relación de la sucesión de David, con el problema añadido
2) palacio 6000;
I de que buena parte de la misma pertenece más a la categoría del relato históri-
2g. plano de Megiddo lvB-vA: 1) puerra de la ciud ad;
co (Soggin, en Hayes y Maxwell Miller, 1977, pp.337-338) que a la historio- Fraunn
(según Yadin' 1972)'
lfl
r'l
¡
grafía, como se pensaba anteriormente (Meyer, 1884-1902IU2, pp.284-286). ;;r*"a'tl?3;¿l vivien¿L
I Una parte desproporcionada de la historia de Salomón tiene que ver con el
il templo de Jerusalén y su construcción, hecho que tenía una importancia tras-
i cendental para el historiador deuteronomista (véase supra, p. 55). El famoso guientehasidounlugar*i'pylScasisint::=]:largodelosúttimosmil
reconstrucciones Jobre todo
en puntos
I episodio de la visita de la reina de Saba a la corte de Salomón es casi con toda quinientos años, sufñendo iepetidas
lri
l, seguridad antihistórico (Pritchard,1974), como permiten apreciar los testimo- de S alomón' sitrrado como
consideradosespecialmentesacros.Asípues,essumamenteprobableque
nios arqueológicos del Yemen, que demuestran que en esta época todavía no nunca r. r".op"ráir-r..iár rigrifi.",il;"i;;elo. su silueta dominan-
ll n1a; podemos
se había desanollado el reino de Saba. El mito circularía posteriormente y ser- está bajo Ia gran Cúpula *Se Phan encontrado restos
-Y!l1li'*
¿"iut murallas de la Edad
do la ciudad V po"o'.ás.
I
viría para subrayar la gloria de Salomón y su legendaria sabiduría. Los excava-
del Hieno, uunqil ilil;Ñt
¿'irtiiáutTlo:^::l exactitud' y cronológica en
Los testimonios arqueológicos correspondientes a esta época esplendo- onu ...u"ncia estrati
grl.frca
dores han intentado establecer relleno po-
rosa son muy escasos. Podemos apreciar el cambio que se produjo en los
el primitivo ."no;i" i.*á¿r,
d;rd" ; irateriales de
pequeños asentamientos <<israelitas» que evolucionaron a partir aproximada- "tt-1"^1;
mente del año 1000 hasta convertirse en grandes ciudades fortificadas Ofhi- dríarelacionarseconelprogr3TadeconstruccionesdeDavid(Kenyon' propor-
V *o tt todo. Otros yacimientos.han garan-
telam, 1986). Pero en todo Israel (una de las partes del mundo investigadas lggi,pp. g9 ,..,itif"t,lóA¿i. con ciertas
qo. p"qtian adscribirse
de un modo más intensivo, desde el punto de vista arqueológico) no existe ni cionado bastanteJ Áa, -ur"riales respecto a su.datación
tías al siglo x, aunque existen.r?;;;J:desacuerdos Maxwell Miller'
una sola estructura que pueda datarse de forma clara e indiscutible en tiem- soggin' en Hayes^v
(yadin, t97O y"l;;;;enaroli,JfZ¿; los restos
pos de David o Salomón (Mazar, 1990 [OGd], pp. 374-397). En este sentido p'áo1l,r19 tllqu" algunos de bastante
rg77,pp. 340-3 +ír'sik^i, 1992, x'
,íg1o * el
Jerusalén resulta particularmente decepcionante, aunque ello quizá no sea de- de en es
masiado sorprendente teniendo en cuenta la extraordinaria importancia sim- encontrados tuvieran que datars"
á'rt
l^1,'éz en estos
qo" *u"t;Jd" ras importanteJinnovaciones atestiguadas
bólica que desde hace muchísimo tiempo tiene esta ciudad para tres grupos verosím,
centros comenzaran en ,nu
r"rnu"uJlrior, y el p".ráoo davíüco-salomónico
en aquellos
sobre todo
el candidato más obvio. En ;ltt
religiosos distintos, a menudo mutuamente hostiles, dos de los cuales están
entre los más numerosos del mundo (el cristianismo y el islam). Por consi- es
,"tí*i"'tot,
l:11 \ .^^^
^,^n\
lÉvevre G- raoo'c'720)
gg
88 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO.33O)

CuandollegaronloshombresdeDavidyennombredeésterepitieronto-
situados a lo largo de las fronteras de Israel y de las principales vías de co- p"á Nalal les respondió: «¿Quién es
das sus palabras, se quedaron esperando,
municación (en los lugares en los que habían florecido anteriormente las ciu- muchos los.siervos que andan huidos
David y quien a ñ¡lá" Isaí? §on hoy
dades cananeas), debe asociarse con la Monarquía Unida un tipo específico y mi bebida y el 9*l9o.qu"tre ma-
de su señor. ¿voy a tomaf yo rm comiia
de fortiñcación amurallada y de puerta compleja de acceso al recinto. Parti- tadoparamisesquiladorespara.dárseloagentequenosédedóndees?».Los
cularmente sorprendentes son las ruinas encontradas en Megiddo (figura 29), tomaron el camino y se tornaron; y
servidores ¿e Olvi¿, dando media vuelta,
aunque en la actualidad han aparecido restos idénticos en numerosos lugares. a David lo que Nabal les había dicho. Entonces
una vez tt"gaJos,lepitieron
Por lo general, cabe afirmar que corresponden a la lista de ciudades califica- Daviddijo:«Cíñasecadaunosu".puau,.Ciñéronsela,ySeciñótambiénDa-
hombres, dejando doscientos custo-
das como capitales de los nuevos distritos administrativos creados por Salo- vid la suya, y salió con unos cuatroóientos
món. Estas grandes ciudades con sus impresionantes fortificaciones constitu- diando ei uaga¡e (1 Samuel 25'2-13 [BAC:NC])'
yen una novedad del siglo x, que refleja el férreo control que los nuevos go-
bernantes del estado centralízado de Israel ejercían sobre el país. Las ciuda- Parece bastante seguro que, por el
motivo que fuera, David había estado
la
haciéndolo en aquel momento' desafiar
des dominaban las zonas rurales y albergaban la residencia del gobernador intentando, o desde luego estaba poder en Judá' que proba-
una base de
local y de su guarnición. Cada una de ellas era el centro regional en el que oosición de Saúl .on,o"r"v creando como
se almacenaban los impuestos cobrados a la población. Constituían una ex- ildffiil;;ue¿a¿o fúera del territorio de sarl (ansffóm, 1986)'
que se viera amenazado por un intento se-
presión física del poder de los soberanos (Whitelam, 1986). habría hecho cualquier gobernante de David' Posible-
rio de minar su autoridid, Suúl emprendió.ll.ptt"tución
mente con el fin de ieafirm¿Lr su
frágil posición, Dayid se puso al servjcio de
el punto de que cuando Saúl murió
David los enemigos de Israel, los filisteor,lurtu
contra tos filisteos, Dávid estaba entre ellos'
luchando en el campo de batalla fue derrotado; su
La historia de David contiene algunos elementos claramente románticos En ese momento, los filisteos eran
muy poderosos:.Israel
*t áff.guao-s m.as próximos perdieron 1a
(por ejemplo, el episodio de Goliath, casi con toda seguridad una trasposición rey, rres de sus hij;;y;rchos de !
que el genáal.David áe Judá, cada vez más
I

de la hazaia protagonizada originalmente por Elijanán Í2 Samuel 21,19; vida (ZSamuel 3, 1); mientras
t Soggin, en Hayes y Maxwell Miller, 1979, p.3341), que debe ser descartado poderoso, era un *"i."n*io u ,rlldo
¿ó tos filisteos' La dominación de éstos
!
t
rl
(2 Samuelz, ll;5,5), aunque en un
I
de la reconstrucción histórica de su c¿urera). Pero hay otros aspectos más re- duró, según parece, siete años y medio
!a confusión que siguió a }a muerte de
levantes. Se presenta a David como un alto oficial del séquito de SaúI, que determinado momento, en medio de
despertó la envidia fatal del soberano y se vio forzado a refugiarse en las saú1, el comand*i" ¿L su ejército,
Abner, logró ai"gutar la sucesión de Is-
montañas del sur del país, en Judea. Allí organizó un ejército privado com- Uaat, trÜo de SaúI, al trono de su
padre'
puesto por una abigarrada banda de fugitivos, descontentos y proscritos Así pues, ¿uáte algún tiempó hubo en realidad dos monarquías rivales:
(l Samuel22, 2). Con la muchedumbre de sus seguidores llevó a cabo una a duras penas por su hijo;
el antiguo reino de Saúl fue mantenido unido
serie de incursiones desesperadas que podrían calificarse lo han he- en Judá. según parece' David logró
-y en Hayes y
así mientras qu" oario estaba establecido
cho algunos- de «golpes de carácter autodefensivo>> (Soggin, desencadenada tras la derrota de Saúl
sacar provecho de la caótica situación
Maxwell Miller, 1977, p. 345), como en la siguiente anécdota: y, ante el crecimiento de su
para atrae.r, on Luvár-n6*"ro. de seguidores
con David y le ayudó a recu-
poder, Abner entabló conversaciones ó.t"tut
fue asesinado por uno
Había en Maún un hombre muy rico, cuyos bienes estaban en el Carmel; perar a su esporu, üi.ot, hija $e SaúI. Sin embargo,
tenía tres mil ovejas y mil cabras. Hallábase en el Carmel para el esquileo de pavid ¿eui¿o a la profunda desconfianza existente entre
de los oficiales dá cadavez
sus ovejas. Llamábase el hombre Nabal, y su mujer, Abigail; era una mujer piotección y con una posición
las dos regiones. Desprovisto de toda
bien ponderada y de hermosa apariencia, mientras que el marido era duro y siendo asesinadó por los habitantes de Bee-
malo, del linaje de Caleb. Supo David en el desierto que Nabal estaba en el es- más débil, tambiJn IsUaat acabó A par-
ataques de Saúl'
quileo; y le mandó diez mozos, a los que dijo: «Subid al Carmel e id en busca rot, una de las ciudades cananeas que h1bí1sufrido,los y' tras
deDavid
de Nabal; y después de saludarle de mi parte, le habláis de esta manera: La paz tir de *o*"'n-ü Vu no hubo forma de desafiar ,a posición
rey Hebrón'
firmar"r"
en
sea contigo, con tu casa y con cuanto tienes. He sabido que estás de esquileo. un acuerdo formal con Israel, fue coronadg
Pues bien: tus pastores han estado tiempo con nosotros; nunca les hemos hecho
¿pero "o*o "ru el reino
forj;á; por David-? No existe ninguna versión
ningún mal ni les ha faltado nada del ganado mientras han estado en el Car- claradecómoycuándofueronunuai¿otlosdiversosterritorios'apartede
mel. Pregúntales a ellos y te lo dirán. Que hallen, pues, gracia a tus ojos estos sus posesiones' en algún
Israel, pero no LuU" áu¿u de qu" Dauid acrecentó
mozos, ya que han llegado en día venturoso. Da, pues, a tus siervos y a tu hijo
lo que tengas a mano>>.
.uro á"rpués de guerras excepclonalmente brutales'
LA LEVANTE (C. r200-c. 720) 9t
90 TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330)

los filisteos desaparece de los.relatos bí-


Entre las conquistas más importantes de David cabe señalar la captura de mortal que para Israel representaban
Hiram de Tiro, relación tan provechosamente
Jerusalén, estratégicamente situada desde el punto de vista de las comunica- ffi;; Lu iti^ruentre David e
(Soggin,
ciones, aparte de que su posición resultaba también particularmente ventajo- después por su hijo y sucesor, es posible, -agnque no- segura
".irr"á¿" y ú**átl Mitlei, í9t7, p. 351);.10 p1d1ía nada de absurdo, pues
sa desde el punto de vista político, al hallarse bastante cerca de la frontera ;"H*;; al final de su reinado, habría
entre Israel y Judá. Conquistó esta ciudad cananea («jebusea>>) con su ejérci- ;ir;il; dé David, al menos "on todu seguridad fenicio.
to personal, convirtiéndola a partir de ese momento en capital de los reyes de ,i¿o un aliado muy beneficioso para el estado
"^- por
Judá: Jerusalén era propiedad personal suya y sede de su palacio. Basándose consiguientt, lu estructura política de Israel debió de ser muy com-
unidos
casi con toda seguridad en las hazañas iniciales de Saúl, David acabó inte- Todos estos pueblos y entidaáes tan heterogéneos se mantenían
tffi;;ur
oleia.
u fu poronu del rey, situación descrita habitualmente, según el
grando en su reino todas las ciudades cananeas del territorio de Israel y Judá
man historiador áel Antiguo Téstamento Albrecht Alt
(193011966), con la
que no habían sido destruidas con anterioridad. Las regiones tribales de las
de extraño que los-estados en pro-
montañas, cuyos habitantes lo habían aceptado como rey en un principio, se :;;;r"ó, <<unión personalr. No tiene nada
algún tiempo, es
convirtieron en otro elemento constituyente de su reino. Aquí el equilibrio ii!.;6 formación pasen por una etapa en la que, durante
de poder era diferente de una comÍLrca a otra, característica que, según pa- únicamente el podei y la posición de un individuo lo que los mantiene uni-
rece, planteó siempre problemas a los reyes de la Monarquía Unida: David io, ióiu6pn y Skalník, r^qgt). Las verdaderas dificultades surgen cuando se
integrando de
empezó siendo rey de Judá, donde fue proclamado por primera yez como inirnO consoüáar dicha situación y hacer de ella algo rutinario,
desafío al reino septentrional de Israel; posteriormente y en unas circuns- un modo permanente todos los elementos dispares (Weber, 1947 , pp' 363 ss')'
tancias de crisis política bastante grave, fue reconocido también por los <<an- gi p¡nrifial instrumento para la_consecución de ese objetivo. es la existencia
cianos de Israel» (es decir, los portavoces de las comunidades del norte). Es ;;;" sistema administrátivo. Y con David podemos ver cómo ese sistema
significativas'
muy posible que reconocieran a David a regañadientes, viéndose obligados a empiezaa tomar forma, según reflejan una serie. de acciones
loi nombt"i d" los oficiales del ejército de David'
hacerlo en vista de que los dos primeros reyes habían sido asesinados en fr'pri*r, lugar, se dan militar desde
rápida sucesión, de que no existía un sucesor claro, de que la victoria de los Según parece, se produjo una importante novedad en el ámbito
filisteos volvía a amen¿var la integridad del territorio de Israel, y de que Da- ior"ti.*pos de Sarit: ei mando áel ejército se dividió entre un oficial que
y responsable del
estaba al frente de la milicia personal del rey, otro
vid, militar y políticamente superior y aliado de los filisteos, los obligaba a que era
someterse a é1. llamamiento a filas de todos ios combatientes. En segundo lugar, otro de los
mencionados es el superintendente de la mano de obra en-
Contra los tres estados que limitaban directamente con Israel-Judá por el administradores
prestaciones de
este, Ammón, Moab y Edom, David tuvo que librar varias gueras de las que cargado de controlar que los súbditos del rey rcalízaran las
t uñu:o necesarias para la realización de lai obras más importantes' tales
salió vencedor, castigando en ocasiones con mucha crueldad a la población
lugar, habla de oficiales que
local: en Moab, por ejemplo, dos terceras partes de los habitantes del país .o*ó la edificaciOn ¿e fortalezas. En tercer se
jerarquía palaciega,-por ejempl-o el «superinten-
fueron pasados a cuchillo (2 Samuel 8, 2); en Ammón, los supervivientes se reflejan la existencia de una
dentÉ de palacio>>, el <<secretário, ] on-.rt"gislrador». Estrechamente
vincula-
vieron obligados a suministrar a Israel mano de obra para los proyectos del
r.y también diversos «sacerdotes». Todos estos datos nos
rey (2 Samuel 12,31). Los estados arameos situados más al norte eran go- dos con ót estaban
ofrecen la imagen de una burocracia real bastante elaborada; la
presencia de
bernados por Aram Soba (véase supra, p. 32).David obtuvo una importante
viene a subrayar la supremacía del
victoria sobre Soba, que condujo a la rendición de sus aliados y vecinos, y a sacerdotes entre los funcionarios reales
la creación de varios estados tributarios, que debían obediencia política aDa- rey en todos los asuntos del estado.
vid y debían proveerle regularmente de bienes materiales. Antes de ser reco- El carácter global del poder real que aparece con David se ve reflejado
decir el
nocido como soberano de Israel, David estableció una alianza dinástica con en la centr alizací1ndelibeiada del culto mái importante del reino, es
de yavé. David llevó a Jerusalén el Arca de la Alianza; colocándola en un
el pequeño reino de Guesur (situado al este y al norte del mar de Galilea),
próximo a su residencia oficial: de un golpe' el
desposando a la hija de su rey (2 Samuel 3, 3) y ganándose así su amistad. emplazamiento físicamente
importánte de Israel pasó a estar bajo el patrocinio del
Otra importante posesión suya era la ciudad de Siceleg, que le regalaron los símbolo cultural más
ñlisteos para que la utilizara como base de operaciones cuando se aliaron con rey. No está claro si »avid proyectó edificar un templo para ella, como sos-
tiéne el Antiguo Testamento, aunque no sería extraño que así fuera, enca-
y
él (2 Samuel 1, 1), pasando a constituir propiedad personal suya. Probable-
jaría perfecta--mente con el trasladó del Arca a Jerusalén. También en tiempo
mente debamos identificarla con Tell esh-Sharia (Oren, 1983), al noroeste del
de Dávid comenzaron los intentos de fusión de las prácticas culturales cana-
Néguev. Aunque David no llegó a establecer una superioridad sobre los fi-
proceso que apa.rentemente no fue una evolución gradual de-
listeos, parece que a raíz de las constantes batallas contra ellos se alcanzó neas e israelitas,
terminada por el uso, sinó rn iirtt.tismo fomentado conscientemente
por el
una definición más clara de las fronteras entre los dos estados, y la amenaza
\ 93
92 LA TRANSFonuncróN por-Írrce (c. 1200-330) LEVANTE (C. 1200-c. 720)

rey como uria medida política destinada a integrar a la población cananea de La ascensión al trono de Salomón, sin embargo, se
vio reforzada por el
la ciudad y a las tribus de Israel. Una huella de este proceso aparece en el he- relatado en 1 Reyes 3, que, según la opinión general,. constituye
"nisodio La leyenda cuenta ra visita que rea-
cho de que uno de los principales sacerdotes de David fue Sadoc, que, según ;ffi.ñio J" propaganda salomónica. en las colinas de Gabaón' Se-
se cree, estaba relacionado con el culto preisraelita de Jerusalén. firJ'S"fá.rón ai ránti*io y al altar situados
A pesar de la reorganización y la centralizació¡ llevadas a cabo por Da- ; ái.", suto*ón se durmió y tuvo un sueño en el que se le aparecía
vid, su nuevo estado ampliado era bastante vulnerable, al estar formado por
ñ;
yavéy Ie asegu.Ju qu" estaba dispuesto a concederle un deseo; Salomón
una serie de grupos heterogéneos que no reconocían unánimemente su go- qu"i" diera la sabiduría. Es posible que este mito tuviera
le pidió entonces
de Salomón y
bierno. La cohesión se vio amenazada por las rebeliones de las que habla p"l áU¡"," dar publicidad a la aprobación divina al reinado
don de la sabi-
2 Samuel. Significativamente, aquellas de las que tenemos noticia tuvieron sus como heredero tegíiimo de David en virtud del
irá.fu.urlo
raíces en las tribus del norte. Los testimonios de las sublevaciones de los rei- duría divina.
estrecha partict-
nos vecinos conquistados no aparecen hasta más tarde, durante el reinado de Durante el reinado de salomón está bastante claro la
Salomón y en el siglo x; en algunos casos puede que sólo fueran la respues- en el culto religioso: parece que todo el programa li-
tmrgiro del monarca
pación
todas luces
ta al severo trato que les infligiera David. Se mencionan dos serias rebeliones quedó exclusivamente en ,u, *u.rot' Así nos lo sugiere a
en el norte, y, según parece, ambas fueron sendos intentos de las comunida- según la cual é1 mis-
iu-í"y"náu de la construcción del templo de Salomón, ni
des del norte de liberarse del dominio de David. En un caso, la sublevación y planeó sin pedir aprobación
mo controtO compteiurn"n,. las obras, las
fue dirigida por el propio hijo de David, Absalón (2 Samuel l5), que consi- por decisión real se contrataron artesanos fenicios, en-
divina ni humaná.
guió sacar provecho de la oposición a su pacire. En el otro, la rebelión fue cargados de la construcción y el diseño,
que proporcionaron la complicada
capitaneada por Seba, de la tribu de Benjamín, en el norte (2 Samuel20), y primás y los materialés precisos necesarios para las
tecnología, las materias
es una prueba de que seguía habiendo un resto importante de lealtad a la casa
obras. La estructura tripartita ¿ót santuario, desórita
en 1 Reyes 6' era típi-
de SaúI. David seguía considerando a los descendientes de Saúl una seria más antiguos' como el que
ca ¿e los templo, .unun"os de la época o incluso
amenaza para su posición, como demuestra a todas luces el hecho de que or- 1987, pp. 92-97)..La población
ha sido excavado en Tell Tayanat lKtnyon, t:
i
denara matar a prácticamente todos los miembros de la familia de Saúl que
israelita consta sólo como encargada de suministrar
la mano de obra no eS-
dii quedaban vivos (2 Samuel21, l-14). El pretexto esgrimido para realizar se- Otros indlcios del protagonismo del rey en las cues-
pecializada necesaria.
'ri mejante baño de sangre fue que Saúl había roto un juramento rcalízado entre not tot proporcionan los pásajes-que nos muestran a Salomón
tioires de culto
l las tribus de Israel y la ciudad de Gueba (Gibea]r), deslealtad que causó un
ejecutando actos típicaménte sacerdotates
(t Reyes 8, 14-66), y el hecho
hambre terrible. Así pues, para purificar a Israel del sacrilegio, fue preciso real' o
i

con el palacio
d" qu, el templo esiuviera estrechamente relacionado
matar a todos los parientes del que había roto el juramento. El único que 43, 8; Ussishkin, 1973). Los elementos
sobrevivió fue Meribaal, nieto de Saúl, que era cojo y fue acogido en la cor-
."¡or dicho adosado a él (Ezequiel
fueron bastante in-
cananeos del culio, apenas visibles en tiempos de David,
te de David. quien, además de las purgas realizadas.tras su
crementados por éaltmón,
ascensión al trono, desterró ál sacerdote «tradicional>>,
Abiatar, y colocó en
llegado incluso a sos-
su puesto a Sadoc (probabtemente cananeo). Se ha
Salomón de Salomón cuando empezó a
tener la tesis de que fue durante el reinado
cercano a Yavé'
presentarse al rey como un individuo excepcionalmente
El éxito de David a la hora de forjar un estado relativamente estable a
mayor autoridad. Desde luego algunos salmos
pesar de tantas dificultades fue muy notable. Una prueba de ello es que logró y por lo tanto reíestido de
posición y tu superioridad que llegaron a ostentar los
nombrar sucesor suyo al menor de sus hijos, Salomón, frente a las expecta- reflejan la destacada
tivas de la mayoría y las presiones en sentido contrario. Además, en ningún reyes de Israel:
momento oímos decir que Salomón fuera aclamado rey por el pueblo, a di-
Bulle en mi corazón un bello discurso:
ferencia de SaúI, de David y de su propio hijo, Roboam (véase infra, p. 96).
al reY dedico mi Poema'
Evidentemente el poder de David estaba tan bien asentado que para legitimar Es mi lengua como cálamo de veloz escriba'
al sucesor de David no había que recurrir ni a la designación divina, ni a la Eres el más hermoso de los hijos de los hombres;
aclamación popular ni a la primogenitura. Al acceder al trono, el propio Sa- en tus labios la gracia se ha derramado;
lomón actuó con rapidez para castigar a todos los cortesanos que habían por eso te bendijo Dios para siempre'
prestado apoyo a los intentos de su hermano mayor de acceder al trono de su Cíñete tu espada sobre el muslo, ¡oh, héroe!;
padre: dos fueron ejecutados, un tercero fue desterrado. tus galas Y Preseas.
94 LA TRANSFORMACTóN poLÍTrCA (C. 1200_330) \LEVANTE (c. tzw-c.720) 95

Y marcha, cabalga por la verdad y la justicia; pp. 4l-42). Esta evolución qtizá se vea reflejada en el enojo mos-
enséñete tu diestra portentosas hazañas.
por los tirios ante la franja de tierra que les ofreció Salomón en vez del
Agudas son tus saetas; ante ti caerán los pueblos;
desfallecen los corazones de los enemigos acordado previamente, tierra que para ellos no era de ninguna utilidad,
aef rey. como estaban a canalizar sus recursos de un modo mucho
Tu trono subsistirá por siempre jamás,
cetro de equidad es el cetro de tu reino. rentable hacia el comercio y la industria (Frankenstein, 1979). Aunque
Amas la justicia y aborreces la iniquidad; la visita de la reina de Saba es un episodio que pertenece al ámbito de la
por eso Yavé, tu Dios, te ha ungidó feyenda (véase supra, p. 86), no tiene nada de absurdo pensar que Salomón
con el óleo de la alegría más que a tus compañeros. utiliza¡a su estratégica posición y el control que ejercía de las rutas comer-
Mirra, áloe, casia (exhalan) tui vestidos; ciales para concentrar en sus manos una parte del incienso procedente de
9::¿" los palacios de marfil los instrumentos de cuerda te alegran. Arabia y del comercio de las especias. En I Reyes 10, 28-29 se dice que ha-
Hijas de reyes vienen a tu encuentro,
cía t¡aer caballos de Cilicia y Egipto, y c¿uros también de Egipto. Esta cir-
y a tu diestra estií la reina con oro de Ofir.
Oye, hija, y mira; inclina tu oído: cunstancia viene a demostrar una vez más que Salomón fue un destacado
olvida tu pueblo y la casa de tu padre. intermediario en el comercio de equipamientos militares esenciales para la
Prendado está el rey de tu hermósura; guerra gracias al control que ejercía Israel sobre una parte considerable de las
pues que él es tu señor, póstrate ante redes comerciales internacionales.
é1.
La hija de Tiro viene coñ dones, Una importante novedad atribuida a Salomón es la creación de distritos
los ricos del pueblo te halagarán. fiscales en Israel: posiblemente sobre esta base lograron ponerse en vigor las
Toda radiante de glgria entr; h hija del rey; medidas necesarias para satisfacer la demanda de mano de obra del estado,
su vestido está tejido de oro. recaudándose asimismo por este conducto y canalizándose hacia el tesoro
Entre brocados es llevada al rey. real muchos otros recursos esenciales. En el centro de cada distrito había una
Detrás de ella, las vírgene., ,ui compañeras,
i
<<ciudad almacén>>, bien fortificada, dotada probablemente de una guarnición
son introducidas a ti.
,,,1,,
y residencia de los funcionarios de la administración (véase supra, p. 88).
r;ii Con alegría y algaz_ara son conducidas,
entran en el palacio del rey. Examinando la lista de ciudades enumeradas en este contexto da la impresión
de que los distritos fiscales sólo se crearon en el norte (Israel), y no en las
i Ilostur padres sucederán tus hijos, regiones del sur (Judá). De ser así, se verí¿ corroborada la impresión de que
constituirás por príncipes áe toda la üerra.
Yo quisiera recordar tu nombre de generación las tribus del norte fueron tratadas como súbditas de Judá.
en generación.
Por eso los pueblos te alabarán poñi"*p." jamásl La riqueza de Israel dependía de que siguiera manteniendo el control so-
bre los estados sometidos por David. Pero el dominio de Israel empezó a
(Salmo 45) venirse abajo en un momento indeterminado durante el reinado de Salomón.
Por desgracia resulta imposible afirmar cuiindo ocurrió, pero no cabe duda de
que a la muerte de Salomón los estados de Aram Soba y de Damasco se ha-
Aparte de la construcción del faqgso templo de Jerusalén y de unas bían independizado, y de que la sublevación de Edom había triunfado. Este
cuantas anécdotas, casi con toda seguridad
anüñistóricas, el Ániiiro Testa- hecho presagiaba la pérdida por parte de Israel del control sobre las impor-
mento nos da muy pocas informaciónes acercade
los acontecimiJntos y las tantes rutas norte-sur que unían Siria con el golfo de Aqaba. Al mismo tiem-
instituciones del reinado de salomón. un h.;h; que
sobresare con cierta po trajo consigo una reducción del territorio de Israel y de la mano de obra
claridad es que salomón explotó el potencial co.n"iial
de Israel, al estar si- disponible. A consecuencia de todo ello, la presión de Israel sobre los súb-
tuado en medio de las que óonducían del mar Rojo a Damasco y
-ruias ditos que le quedaban, por ejemplo sobre los habitantes de los territorios del
controlar así el acceso al Mediterráneo. En este
peración muv beneficiosa con la ciudad fenicia
t.o"ro estableció una coo- norte, áebió áe incremertarr" e, la medida correspondiente, sobre todo si las
d; il;;;;iltrrdo capitar, empresas y las exigencias reales no se redujeron en el mismo grado. Estas
iniciando proyectos, permitiendo el acceso a tas
rutas y puertos más impor_ circunstancias condujeron finalmente, según algunos, al triunfo de la subleva-
tantes, y convirtiéndose en un cliente valioso
de los próductos vendidos o ción de los territorios del norte contra la dinastía de David.
fabricados por los fenicios. El principado de riio
cántaba con los artesanos
y los navegantes necesarios para hacer realidad las
oportunidades que ofre-
cía salomón. su economía ie vio activada po,
ta demanda proviniente de
Israel, e incrementó su dependencia del .oá"r.io y
lu *urufactura (véase
96 LA TRANSFORMACTóN POLÍTrCA (C. 1200_330)
\
LEVANTE (C. I2OO-C. 720) 97

I
4.5. l,os estados separados de Israel y Judd Esta imagen ligeramente partidista corresponde al debate que se desarro-
,ti lló en el siglo vII en torno a los motivos de la destrucción de Israel. Debere-
mos recordar el mensaje que subyace tras este relato, tal como ha llegado
',1
'i
Los rápidos cambios acontecidos en el breve espacio de unas cuantas
décadas hicieron que, pese a 1o espectacular (y brevé) de su expansión y a hasta nosotros, cuando intentemos entender el Cisma entre el norte y el sur.
la importancia de sus innovaciones institucionales, Israel fuerá un estado Algunos estudiosos (por ejemplo, Bright, 1959) han intentado defender la
sumamente volátil, susceptible de verse fragmentado con suma facilidad en tesis de que uno de los principales motivos de la división fue que en el nor-
sus paftes integrantes. Y eso es precisamente 1o que ocurrió justo después te y el sur existían una actitudes básicamente distintas ante la monarquía. En
de la muerte de Salomón (c. 930/922). Al mismo tiempo, las entidades en el sur, David representaba al gobernante ideal y afortunado, por lo que el
las que quedó convertido Israel no eran ya las mismas que eran antes de principio dinástico fue aceptado sin reparos, mientras que el norte siguió
incorporarse al estado davídico: también ellas se habían visto influidas dinástico fue aceptado sin reparos, mientras que el norte siguió fiel a la idea
y modificadas por la experiencia política del siglo anterior. La aparición de del caudillo carismático, y por 1o tanto tenía unas tendencias más <<democrá-
estados plenamente desarrollados en Edom y Damasco por esta misma épo- ticas». Así lo demuestra, dicen, el hecho de que, durante casi un siglo des-
ca da testimonio de que así fue; y lo mismo cabe decir áe la región del nor- pués de la secesión, en el norte hubo incontables cambios en el trono, de que
te, convertida ahora en el reino de Israel, un estado fuerte y rélativamente fueron pocos los hijos que sucedieron a sus padres, y que muchos monar-
poderoso. cas fueron depuestos violentamente. Dicha interpretación debe ser rechazada.
El relato de la caída del imperio davídico-salomónico que nos ofrece No existen pruebas de que la institución de la monarquía fuera puesta nunca
I Reyes en la versión conservada ha mezclado varias fuentes distintas y las en tela de juicio en Israel, ni el menor rastro de que en ningún momento se
ha retocado para adaptarlas al marco deuteronomístico. Presenta una sucésión tuviera en consideración cualquier otra forma de gobierno (véase supra,
de los acontecimientos según la cual Salomón no tuvo suficiente cuidado de pp. 82-83). La mejor manera de entender la falta de estabilidad del norte
observar la pureza necesaria en lo tocante al culto de Yavé, hecho que a su es relacionarla con los problemas a los que debe hacer frente un nuevo esta-
vez condujo a la incapacidad de mantener el control de que dio muestras do en vías de desarrollo. Puede que otro factor fuera el hecho de que Israel
su sucesoÍ, y a que Yavé levantara un rey rival en el norte. La rebelión de la era un país más grande y más rico que su vecino del sur, y además estaba
fli zona septentrional fue provocada por el profeta Ajías de Siló, quien predijo mucho más activamente relacionado con los estados vecinos, circunstancia
a Jeroboam, capataz de las cuadrillas de trabajadores forzados, que se con- que dio lugar a numerosos conflictos y guerras que a su vez quizá tuvieran
vertiría en rey de las diez tribus del norte. Cuando Salomón se enteró de la consecuencias nocivas. Al analízar la cuestión, conviene tener en cuenta que
profecía intentó matar a Jeroboam, que se refugió en Egipto. cuando el hijo la sangrienta historia del reino de Israel giró en torno al problema de quién
y sucesor de Salomón, Roboam, acudió a la ciudad septentrional de Siquern debía ser el rey, no de si debía haber rey o no.
para ser proclamado rey (indicio de que las relaciones con el norte habíañ ile- La idea de que la secesión fue el resultado del resentimiento de Israel por
gado a un punto crítico), Jeroboam volvió y solicitó al nuevo rey que dismi- la posición privilegiada que frente a él ocupaba Judá es más factible. En apo-
nuyera las exigencias de trabajos forzados impuestas a los habitantés del nor- yo de esta teoría podemos citar las sublevaciones de las regiones del norte
te por Judá (l Reyes 12, 3-4). Roboam se negó orgullosamente a acceder a contra David, la amenaza de rebelión de Jeroboam contra Salomón y las de-
sus peticiones, ante lo cual se levantó el grito de secesión: <<¿Qué tenemos mandas y protestas planteadas en Siquem por los habitantes del norte con
que ver con David? No tenemos heredad con el hijo de Isaí. Jeroboam ala cabeza. Además existe la probabilidad de que los distritos fis-
¡A tus tiendas, cales creados por Salomón fueran instituidos sólo en el norte (l Reyes 4,7).
Israel! ¡Provee ahora a tu casa, David!» (l Reyes iZ, t6).
Tras un intento fallido de obligarles a someterse, Roboam huyó deprisa Bastante más dudoso resulta determinar si todos estos hechos bastan para
y corriendo a Jerusalén y, en palabras del autor deuteronomístico: <<Así se explicar la secesión, y el relato bíblico es demasiado limitado para permitir-
separó Israel de la casa de David hasta el día de hoy>> (l Reyes 12, lg). nos hacernos una idea más clara, sobre todo si tenemos en cuenta que los su-
cesos del reinado de Salomón y la estructura exacta del reino en esta época
_ Según la perspectiva de este autor de época posterior, el ieino del norte
fue considerado siempre por Judá un territorio rébelde, una entidad carente son bastante oscuros. Sencillamente quizá sea un error pens¿Ir que los aconte-
de existencia independiente. Era presentado además como un reino ineligio- cimientos ocurridos a la muerte de Salomón fueron la división de un todo ori-
so, incapaz de venerar como es debido aYavé, pues no le rendía culto regu- ginalmente unido: Israel y Judá probablemente siempre habían sido (Ahlstróm,
larmente en el único santuario adecuado, esto es, el templo de Jerusalén. por 1986) y continuado siendo dos entidades políticas distintas que sólo estu-
eso acabó siendo castigado por Yavé con la matanza y1a destrucción lleva- vieron temporalmente unidas debido a los extraordinarios triunfos de David
das a cabo por los asirios en 7Zl. y Salomón. Cuando el reino empezó a sufrir pérdidas y derrotas, los monar-
cas de Jerusalén se mostraron demasiado débiles y fueron incapaces de man-
ill' ,

\r-rvnNre @. L2oo-c.720) 99
,irl 98 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330)
I

(véase infra, pp. 134-135); y lo mismo cabe decir de


Pattin(a), situada un
supra' p' 46): aunque
i

I tener cohesionadas sus conquistas. Sencillamente no tuvieron tiempo suñ- noco más al oeste (en la costá del norte de Siria, véase
I

ciente para forjar los vínculos de lealtad y la identidad de intereses que hu- en Tell Tayanaty.'4in Dara
í;;ilrcubierto algunos restos monumentales a orillas del Eufrates'
,f,
bieran permitido mantener unido a un territorio tan grande y tan heterogéneo. CAH,III, capítulo 9;"Abou Assaf, 1985). Carchemish,
Quizá convenga pensar que la época de David y Salomón fue una etapa más pues las excavaciones han sacado a la luz
I ;;A-;, po"o mejor i"pr.r"ntuda, relieve y epigráfica
i
bien breve en el camino que conducía hacia la aparición de los dos nuevos iu *ruriu de la gt* u.ropolis ,"ui .on su decoración en
estados de Israel y Judá. Hawkins, lg72). Sin embargo, aparte de suminis-
E{ü*h et al,lgt+-tgSi;(C*I,III, capítulo 9; Hawkins, en prelsa), las ins-
,

[*í"r una lista de reyes los reyes'


J.ip"io""t se limitan óasi exclusivamente a proclamar la pieda! de
i
Ésta es la crónica de la evolución de los estados judíos, tal como pode-
mos reconstruirla a partir del texto bíblico y de unos cuantos hallazgos ar- luchas dinásticas intérnas, y en gen€ral cuestiones de
,o, .onrt occiones, las
queológicos que podemos poner en correlación con é1. Prácticamente no (véanse supra' pp. 47-50). Un estudio detallado de los restos
irrteres local
existe ningún otro testimonio y de momento debe seguir siendo objeto de que car-
áscultóricos ha permitiat upráii* mejor ra influencia considerable
cilemist ejerció sobre sus vecinos, y iot límilglimpuestos
debate determinar si es historia o ficción histórica. La opinión de los espe- a sus actividades
cialistas en el Antiguo Testamento se halla muy dividida al respecto, y ya
;;; i. exp"ansión del imperio asi¡io (Winter, 1983). Existe además una carta
veremos si llegan a descubrirse materiales que confirmen o refuten una pos-
í., u.u¿ib) muy interesante, aunque bastante fragmentaria y por lo tanto difí-
tura u otra. cil de interpretar, en la que se informa de las dificultades que comportó con-
existen
vertir Carchemish en próvincia asiria (SAA 1, tr.o 183). En definitiva,
permitirnos rastrear la experiencia his-
materiales, pero no loi suficientes para
5. Los Bsre»os DE Levevrg y EL rMpEzuo ASIRTo tórica de loi estados occidentales desde su propio punto de vista'
(la actual
DURANTE LOS SIGLOS Ix Y VM Una excepción a esta visión tan negativa lá constituye Hamath
rey' Zakkur
Hama, a orillas del Orontes), donde uña estela en arameo de
su
del siglo vtu)
5.1. Panorama general i.ryu datación probablemente debamos situar a comienzos del pequeño estado ve-
la conquista
tLíyton, 1988), Luenta con cierto detalle
La historia de Levante a partir del siglo x está dominada por la sombra ,inó ¿" Hadrach (Hata¡ikta). A la anexión de Hadrach por Zakkur se opuso
entre los que
de la expansión de Asiria, de ahí que se halle supeditada a la perspectiva asi- una coalición de estados capitaneados por el rey de Damasco,
ria; y es natural que sea así, teniendo en cuenta que son las fuentes de los y otros cuyos nom-
est¿ban Bit Agusi, Que, Pattin(a), Gurgum, Sam',al,-Melid,
reyes asirios las que nos proporcionan la información más rica y más útil Ut"r r. t u, páaiáolp*u su loáiza.lón, véase infra, *aPl 13, pp. 136-137)'
desde el punto de vista cronológico e histórico sobre los estados con los que Los aliados pusieron sitio a Hadrach, pero, como dice Zakkur:
estuvieron en contacto, aunque, según la opinión general, nos ofrecen una
imagen muy parcial. ¿Pero podemos obtener una perspectiva independiente y Baal-
Levanté las manos a Baal-shamaYn, Y Baalshamayn me respon$ió,
de la historia de los estados de esta región, de la evolución de sus desarrollos por medio de profetas y mensajeros; Baalshamayn me
shamayh me habló Y
y de la dependencia cada vez mayor que fueron teniendo de sus formidables y te 1i-
dijo: <<¡No temas! fui yo quien te ñizo rey,iy me levantaré al tu lado,
vecinos, los asirios? Por desgracia la respuesta a esta cuestión sólo puede ser br-are cie todos esos reyes que te han puesto sitio»'
reyes que te
una: a duras penas y de modo muy fragmentario. Entonces Baalshamayn me dijo: <<Destruidos serán todos esos
qir" dem¡mbado» (Gibson'
Existen algunos materiales arqueológicos y epigráficos, pero las exca- han puesto sitio ... y ese -uro han levantado será
vaciones de los yacimientos son muy limitadas y las inscripciones reales no 1971'1982. II, n.o 5, A.11-17)'
pueden datarse con precisión por cuanto resulta muy difícil reconstruir la lis-
ta completa de los diversos reyes locales (CAH,III, capítulo 9; Hawkins, en El resultado favorable (para Zakkur) de este episodio fue conmemorado
prensa; Layton, 1988). Otro impedimento es que constituyen una excepción posteriormente con la erección de la estela en la que se cuenta la liberación
Zakkur'
las inscripciones conservadas que hacen algún tipo de referencia detallada a divina de Hamath y en la que se describen las construcciones de
los acontecimientos políticos. Por ejemplo, son muy pocos los materiales que a una de las múltiples
La inscripción áe Zakkui nos permite asomarnos
se conseryan de Damasco, uno de los estados más ricos e importantes de gu"rru, que ásolaron a los estados occidentales. Ocasionalmente' cualquiera
Levante durante los siglos tx y VIII, como podemos colegir por las infor- el con-
áe los pótagonittas podía apelar al rey de Asiria para que resolviera
maciones asirias y veterotestamentarias (Pitard,1987; Lemaire, 1991); muy por fijando la frontera entre los dos bandos rivales' Este tipo
flicto, elemplo
una estela que
escasos también son los materiales procedentes de Bit Agusi (en el norte de de arbitraj., uri.io, nos 1o atestigua para Hamath y Bit Agusi
Siria, véase supre, p. 26), si exceptuamos las estelas del tratado de Sfire
polÍucn 101
r00 LA TRANSFonuecróN (c. 1200-330) LEVANTE (C.lzoo-c. 720)

de un golpe de estado; su hijo' Pa-


en la actualidad se encuentra en Antakya, y para Gurgum y Kummuh otra es- paba el trono,.Barsur, fue asesinado a taíz
y apelar a Tiglath-pi!éser Lll (744-727) de Asiria
tela procedente dePazarclk (CAH,III, p. 400; Hawkins, en prensa; Donbaz, nafrunu, .onrrgrró
1990). Otras veces, los estados occidentales apelaban al rey de Asiria para ñ;qr; viniá en "r.up*
su ayuaá. Gracias al auxilio de los asirios logró recuperar
il
fiel de Asiria, to.To:"
que les prestara apoyo militar, ya fuera contra la amenaza de sus vecinos o el trono, convrrtréndosé en el súbdito y aliado más
una estatua conmemoratrva en-
contra cualquier enemigo interno en el curso de las luchas por el poder den- felataen un tono conmovedor (en arameo) en
tro del propio estado. Este último tipo de intervención asiria (de hecho, por gida por su hijo, Barrakkab:
invitación de los interesados) está perfectamente ilustrado por las inscripcio-
rey de Asi-
nes de Sam'al, el pequeño estado situado al norte de Pattin(a), en el extremo Ét (sc. Panammu) corría a la rueda de su señor, Tiglath-pileser,
oriental de Cilicia. Aproximadamente entre 840-830, el rey del país, Kila- ria, durante iu, de este a oeste y ... por los cuatro cuartos de 1a
muwa, había sido sometido por el rey de Cilicia en Adana. Su reacción con-
"u*puñas
tierra ... [y engran¿eciO] su territorio ,u ,"iiot, Tiglath-pileser, rey de Asiria'
sistió en apelar al rey de Asiria; con la ayuda de los soldados asirios logró desde el territorio de Gurgum"
-mi '
Entonces Panammu, padre, murió siguiendo a su señor, Tiglath-pile-
recupera su independencia, establecer fi,rmemente su poder en Sam'al y, según incluso-[su señor, Tiglath-pileser' rey de
ser, rey de Asiria, en las campanas;
afirma orgullosamente (en el texto fenicio escrito en las paredes del vestíbulo por é1, todo el cam-
Asiria, llorOlor it¡ y ,ot heriranos, los reyes, lloraron -y
de su palacio), corrigió las injusticias sociales y económicas: pamento ¿e su senóí el rey de Asiáa, 11orá por é1. Su señor, el rey de Asiria'
suya en el camino,
tomó ... [que] su alma [coma y beba]; y erigig una estatua
:"
Soy Kilamuwa, hijo de Hayya. Asiria. En mis tiempos t9d1 su casa
y trajo u ái paare desdl Darnasco a
Gabbar se hizo rey de YDY (Sam'al), pero no realizó ninguna hazaña. hijo de Panammu, debido a la honradez
Luego vino BMH, pero no realizó ninguna hazaña. Luego vino mi padre. Hay- ü1oról por é1. Y luego a mí, Barrakab, rey de Asiria]
de mi padre-y u rni"p.opia honradez, miseñor [Tiglath-pileser,
ya, pero no realizó ninguna hazaia. Luevo vino mi hermano, §'L, pero no rea- Barsur"' (Gibson'
me hizo ."rá i"n trónol de mi padre, Panammu, hijo de
lizó ningunahazaña. En cambio yo, Kilamuwa, hijo de TM (probablemente el "i
197l-1982. II, n.o 14)'
nombre de la madre de Kilamuwa), las hazañas que realicé (ni siquiera) sus
antecesores las realizaron.
perfectamente las
La casa de mi padre estaba en medio de reyes poderosos, y todos ellos ade- Los textos de Sam'al, mejor que cualquier otro, ilustran
entre Asi-
relaciones de reciprocidad qü" póAi* eiistir y de hecho
lantaron su mano para devorarla; pero yo era en la mano de esos reyes como
existían
un fuego que consume la mano. El rey de los danunios (es decir, Adana) me dos levanúnoJ. Cuando un pequeño estado se veía amena-
tl.i ria y atguno,
trató despóticamente, pero me serví contra él del rey de Asiria. <<Dio una don- "rt
zado por la agresividad de un vecino más grandé, podía apelar a la ayuda de
cella por el precio de una oveja, y un hombre por el precio de un traje» (se tra- de un tribuio); debido a las relaciones forma-
Ári¡á (pagániola o a cambio
ta o bien de un proverbio con el sentido de que Kilamuwa sacó un provecho
les de obligación-qu" siüación comportaba.para una y otra parte' si más
extraordinario del rey de Asiria" o bien de una frase que significaría que Kila- "rá
tarde un rey era destronado por cualquiei enemigo interno,
el primero podía
muwa tuvo que pagar tributo a Asiria a cambio de la ayuda recibida). ffoño y sus pretensio-
Yo, Kilamuwa, hijo de Hayya, me senté en el trono de mi padre. Frente a ñl¿r a ta ayuOa de Asiria p*ual"ontl*arrey de
el
Asiria era
defender
recompensada con el en-
los antiguos reyes los M§KBM (¿grupo social suprimido?) solían gemir como nes de legitimidad. Su lealtad
de las tierras
perros. Pero yo para unos fui un padre, para otros una madre, y para otros un grandecimi"nro á, sus posesiones hediante la incorporación
menos amigos de Asiria'
hermano. Al que nunca había visto una cabeza de oveja lo hice propietario de escamoteadas a los estados vecinos, probablemente
Asiria combatiendo al
un rebaño; al que nunca había visto la cabeza de un buey, lo hice propietario Los dinastas, a Su vez, demostrab* tu apoyo activo a
importantes campañas, en ocasiones lejos
de una manada, propietario de plata y propietario de oro; y al que nunca había lado de los asirios en el curso de
a Tiglath-pile-
visto lo que era el lino en su juventud, en mis tiempos hice que se vistiera de de sus propios países (Panammu probablemglt"-3:o*puñT1
byssus (la tela de lino más fina). Agarré a los M§KBM de la mano y se com- ,onru Damasco en 734-732). Sus fie]e9 servicios re-
ser III en su
portaron (conmigo) como un huérfano con (su) madre. "ulipunu del luto oficial en Asiria y
cibían el merecido tributo cuando morían a través
Ahora bien, si cualquiera de mis hijos que se siente en mi lugar deteriora Panammu, su lealtad fue recompen-
en otros estados aliados. En el caso de
esta inscripción, que los M§KBM no honren a los B'RRM (¿la minoría diri- una lápida conmemorativa por orden
sada ulterionnente con la erección de
gente?), y que los B'RRM no honren a los M§KBM. Y si alguien hace añicos cayó muerto' Otra muestra de
del rey de Asiria, quizátcerca del lugar dondé
esta inscripción, que Baal-Semed, que pertenece a Gabbar, haga añicos su
cabeza, y que Baal-Hammon, que pertenece a BMH y Rakkabel, señor de la respeto consistió tu búsqueda de"su cadáver y en su traslado protocolario
"n (aunque no está muy claro cuál
dinastía, haga añicos su cabeza (Gibson, 197l-1982, III, n." l3). a Asiria, para Ser enterrado como es debido
fue el lug^af. de su enterramiento: es posible.9y" po. fin fuera llevado con to-
Sam'i). Un úliimó gesto que demotoubl,lT:
Unos cien años más tarde otra inscripción bastante larga procedente de
Sam'al nos informa de una grave lucha dinástica: el rey que a la sazón ocu-
dos los honores á" r"gr"ro
ta qué punto respetaba el
a
rey de Asiria sus obligaciones para con s utrra"ttw .,(.,**-,o
l,lI 102 LA TRANSFoRMACTóN porÍuce (c. 1200_330)
LEVANTE (C. l2O0-C. 720) 103
es que se encargó de que el hijo de Panammu accediera al trono de
El nuevo rey expreso iu gratitud a su señor su padre.
asirio erigiendo oficialmente una Los libros de las Crónicas I y 2 son una especie de reelaboración poste-
estafua en la que se reseñaban los
servicio, p.rriuáos mutuamente. rior de los Reyes (véase supra, p. 53), que se fijan sobre todo en la historia
de Judá y elaboran y explican una serie de acontecimientos históricos. Donde
el autor (o autores) del libro de los Reyes presenta la historia de Israel y Judá
,l
5.2. El caso de Israel y Judá como el trágico resultado, por 1o demás inevitable, de la transgresión de los
I mandamientos de Yavé por parte de su pueblo, el autor de las Crónicas pro-
Pero este tipode información compreta constituye pone una visión más severa e inflexible que niega cualquier validez al reino
I
y debemos admirir que lo normal la excepción a Ia regla,
'li
It
", du;-;;;r..ño,
cial la política y la estructura interna de modo muy superfi_ del norte: la monarquía davídica es la única opción legítima; el reino del nor-
los pequeños estados de Levante te es una abominación y el templo de Jerusalén es el lugar exclusivo del cul-
y Anatolia' La única excepción es -de
Israel y ¡uáalólu.iu, a la Biblia, los to de Yavé. Esta formulación de la historia de Israel vino determinada definiti-
cialistas están en condiciones de espe-
,i,
l,

dos levantinos (y gn part: de argunos


saber;p;;.;;en torno a esros dos esta_ vamente por la experiencia de la restauración de la comunidad judía (en el
siglo v) y por su lucha por defender y definir su identidad mediante la recon-
I
I vecinos ,uyár, cgmo Damasco, Moab
,l
estuvierón directarñenre en conracrd.án y
I
l*T],lre eri¡u, aunque sus rela_ quista y la idealización de su pasado con el fin de impartir una lección ine-
clones con este gran imperio fueron
il que corrieron uno y otro. Debemos
muy distintas, lo o,ü; a;-*ü ,r"rr.
quívoca para el presente. La cantidad de materiales primarios y el valor de las

gracias a los reratgr


subrayar u;;;, más que es sobre todo fuentes alternativas utilizadas por el autor de las Crónicas para fundamentar
Antiguo Teslamgnto por lo que podemos su mensaje son dos cuestiones muy debatidas, aunque en general no se con-
reconstrucción de la 9?r realizar una
sideran demasiado relevantes en términos de utilidad histórica (Willi, 1972).
historia de Israel y Judá;'de
no habrían sido más que un mero nombre
;;;", por ellos Israer y Judá
incluiáo en los anales asirios,. y En vista de la actitud excesivamente partidista del autor de las Crónicas es
Hamath, Sam'al, Bit Agusi, o incluso más conveniente dar preferencia en general a los dos libros de los Reyes.
I
tutouu,-sJi; mucho más conocidos.
o:be.a ,o sé ha conservado ningu* i^.¡pción monumenrar
t
I I']:^r"extensiónque
crerta de
Algunos libros proféticos.del Antiguo Testamento están relacionados con
oerteneciente a esta épocu íi rrrael ni en Judá (smerik, personajes que vivieron en el siglo vm y constituyeron otra fuente importan-
1985; Millard' tsoo'¡, y ",
(,'i',,
1;
"* ñ;;de
tímetro de la <<Tierra santa, ha siáo
que, por r¿vones obvias, casi cada cen-
y uu.tto a excavar, y examina_
te. Las profecías y los materiales biogrráficos fueron complicados más tarde,
y resulta difícil saber cómo se hizo y en qué medida fueron objeto de una ree-
do y vuelto a examinar de aniú1abajo. "¡ó.uuaáo laboración literaria (Rowle¡ 1967). Pero lo que hay que admitir es que los
Aparte de una arusión a Israer en
I
una inscripción de Moab.(véase
l

:
de Judá en el frasmenro de una
inf:a,;p. ir',-iir); de la posible mención profetas fueron personajes históricos, que algunas de sus actividades fueron
I
p^ré""olrt. JJ r"r Dan (Biran y Naveh, recordadas posteriormente y que llegaron a desempeñar un papel muy influ-
I
¡l "rtáh réferencia"
1993; véase ,upío, p.75),tas unicas yente en el modo que tenían de ver los israelitas cómo se configuró su his-
¡
ubíbricas seguras que se
I hacen a Israel y Judá up*r", *L, "*t
anales asirios. toria. Los libros proféticos relevantes para este período son, en primer lugar,
Amós, que, según se cree, era un criador de ovejas oriundo de Judá que vivió
en torno a760, pero cuya acüvidad profética se desarrolló en el reino de Israel.
Fuentes Su principal mensaje decía que las desigualdades sociales y la corrupción
institucional suponían un pecado contra Yavé, y que la práctica mecánica del
La principal fuente para Israer y Judá_es culto a Yavé era inútil: sólo si se tomaban a pecho los mensajes de Yavé
toria de los dos e-stados-aunque er punto
I y 2 Reyes, que cubren ra his_
de visia de su compilador (o compi_ podía ser verdaderamente eftcaz su adoración. Oseas, profeta originario del
Iadores) es el de Desde'esta perspectiva, Israel es norte (c. 740), probablemente fuera un panadero y el principal objeto de sus
belde perrenecienreludá. visto como un país re-
en realidad a juoe,-¿e críticas eran los extravíos sexuales, que consideraba incompatibles con el ver-
sucumbiendo (véase- s.uprq,p. 96).Las "hi a;ñera a Ia deriva y acabara
en primer lugur, ra «hisioria iealr'de
fuentes áii* qu" se basa el reraro son,
dadero culto a Yavé. El mejor conocido de los profetas es el proto-Isaías de
Judá y lu real>> de Israer, con res_
Judá, es decir, los capítulos 1-39 del libro llamado de Isaías, que, en su for-
pecto a Ias cuales no está muy "hi;;;a
claro si se tatab* á. ma actual, combina las visiones de tres profetas muy lejanos unos de otros
de la corre o de una forma oá niJo¡u r"r¿os registros oficiales
poprr*?áJl*a"t", oral); van serers, en el tiempo. La actividad del proto-Isaías se desarrolló entre c.740 y 700,
I 1983 [0K]' En segundo lugar, probablérnert. y 1o más interesante es que se oponía a la resistencia frente a Asiria. Predijo
rey Acab de Israel, relacionadi tul una fuente acerca del
u". con una "^irtioa
historia de las guerras entre que el norte (Israel) iba a caer, mientras que el sur (Judá), aun cuando ten-
Israel y Damasco: po.r último, purl. dría que sufrir mucho, se libraría, y que en toda esa ordalía Asiria no era en
que otra gran fuente deriva de ros
contados acerca de ciertos pro^f"tur, mitos
como Elías y Eriseo. realidad más que un instrumento de Yavé:

I
il LEVANTE (C. tzoo-c 720)
105
104 LA TRANSFoRrrrecróN por-Íuca (c. l20o-330)

rey? ¿E] lombre de sendas alfarerías?


Aharoni' 1979
¡Ay de ti, Asur (dice Yavé), vara de mi cólera!, nornbre de las viñas del pero la palabra
pp.3g4-4Oti; §*"rik,"1gg5, tz+;Na'aman, 1991)'
l.
el bastón de mi furor estiá en sus manos. tgcdl,
Yo le mandé contra una gente impía, iñiílái"a el gran poder que tenía el rey'
nos ofrecen una importante po-
le envié contra el pueblo de mi furor (es decir, Israel), Los óstral., .;;;;.trudo, en Samaria
para que saque¿se e hiciera de él su botín 1o qo. ru corte real' En la acrópolis se han
sibilidad de asomarnos a "tu de-
y le pisase como se pisa el polvo de las calles. cascotes escritos en hebreol y-p]:l^yemente
recogido un centenar de mayoria con-
de Jeroboam II (787-745). En su
bamos datarlos
(Isaías 10, 5-6.) "lñL.pos
pequeñas canridades ár urti""tos de lujo, "'rr: ii:j:,(<<vie-
úenen recibos de
desde ciertos lugares situados
ior¡ y aceire p"riñ;á; («lavado»i "nuiu¿os
.uyo nombre se especifica; he aquí un
Prácticamente no se sabe nada del oficio que tenía Isaías, pero, al igual Ln la tribu de frfunurJ, u indiridoot
que Oseas y Amós, probablemente no perteneciera a la jerarquía del culto ejemPlo:
oficial ni a la camarilla de la corte. Los profetas reflejan una pafte de las dis-
En el año n(ueve del reinado)
cusiones que había en Judá a finales del siglo vltt y durante el siglo vr en
(enviada) a GadYaw desde Qouseh
torno a la naturaleza de la voluntad de Yavé para con su pueblo, y de la for- una frasca de vino.
ma que esos debates adoptaron en un momento caracterizado por un grado
considerable de cambio social y de convulsiones políticas. (I-emaire, lg77 , óstrakon n'' 5')
Las fuentes no bíblicas para la historia de Israel y Judá son muy escasas.
Existen abundantes restos arqueológicos en Samaria, fundada por Omri con Aligualquehaocurridoconlasinscripcioneslmlk,hahabidounagno
la intención de que fuera en adelante la nueva capital de Israel (Encyclope- óstraka (Lemaire, 1977, pp'73-
debate en torno ,irirrlá"
qu" ,"n.¡un
dia,F{, pp. 1.032-1.050; Thppy, 1992). Como algunas otras ciudades excava- "t1gr
nos ilustran acerca de la base económi-
77).Latesis más convincente 9s q.* de1 rey poseían tierras --€n
das de Levante y el sur de Turquía (por ejemplo, Sam'al) (Amiet, 1980 [0M], io,
ca de la corte ¿" it*.i, Ls decir,
,t

pp.489-490), estaba formada por una ciudadela fortificada en cuyo interior "ort"tanos
partedepropiedadprivada]enpart"pordonaciónreal-endiversoslugares
(ii se levantaban la residencia palaciega y diversos edificios administrativos del
del reino; el fruto á" .u. fincai, .n
io*u de vino, aceite y otros productos
rey, y desde la cual se dominaban las casas de los simples ciudadanos, situa- donde es-
t"t consumidos en la corte'
refinados, era utilizado por ellos 9*u
das en la falda de la colina (Kenyon, 1979 [OGd], pp.262 ss.). Bastante ilus- su posición y realizar sus fun-
taban obligados ;;!3i6ii puru-pod^"r
mantener
trativos para entender el desarrollo de la institución de la monarquía resultan productos.tendría que ver directamente
ciones; el caráctersuntuario dé esos
algunos sellos de materiales preciosos (como, por ejemplo, el jaspe) (Vattio-
con ta calidad J;;;t"iu
y el vestigo.go" exigían la etiqueta y
ni, 1969-1978, n.o 68; SDB s. v. <<Sceaux>>), y las impresiones glípticas, con "o-i¿u se hallaban asociados a la vida
el rango de la .o,t". Que esos t"nnu;i"ntos
el nombre del dueño del sello y la posición que ocupaba en la administración Antiguo Testamento; el pasaje más conocido
de los ricos no, to á"riuestra el
real (Smelik, 1985, pp. 127-136): todos estos materiales atestiguan la exis-
corresponde al Salmo 23:
tencia de un mayordomo del palacio, un capataz de la mano de obra servil,
un gobernador de la ciudad, un ministro del rey, un criado, un escriba y un Tú dispones ante mí una mesa
«hijo del rey» (responsable en parte de las sentencias judiciales), así como enfrente de mis enemigos'
una hija del monarca. Los materiales descubiertos demuestran hasta qué pun- Derramas el óleo sobre mi cabeza'
to el sistema político tanto de Israel como de Judá giraba en torno al rey y a y m\ cáliz rebosa.
la corte. Algo distintas (y d" fecha bastante posterior) son las asas de tinajas 23,5')
(Salmo
de vino con estampaciones glípticas procedentes de el-Jib (posiblemente de
la segunda mitad del siglo vu), en las que aparece el nombre de Gabaón y un palaciego análogo 1o tenemos
nombre que, según algunos, comespondería al de los dueños de las viñas de un sistema de abastecimiento del personal
(Por ejemplo, en la Babilonia
las que procedía el vino (Gibson, l97l-1982,I, 54-56). Hay otro conjunto atestiguado en otros reinos y "n oouJáptlur alusiones directas
del siglo vr; o .r"ü-u-!.1ia"r riiio unfu dL las
de asas de tinaja (unas mil en total) que han sido objeto de un agrio debate:
llevan grabada la palabra lmlk (<<del rey»), un escarabajo o disco alado y un existentes en el Antiguo Teshmeni;; i!,11,
slmuet 9 nos muestra cómo David
familia de
la
nombre de lugar (están atestiguados cuatro nombres distintos); fueron utili- decidió acoger Zo*" a uno de los pocos supervivientes de
"n-ru permitió en su mesa>>'
saúI, a su n-íeto cojo Meribaal, y le
<<comer
zadas en Judá hacia 700. Todavía no se sabe con seguridad qué representan
esos topónimos (¿distritos de la administración real en el propio Judá? ¿El
tf
tt fl
106 LA TRANSFoRuecróN por.hlce (c. 1200-330)
\ t07
LEVANTE (C. 1200-C. 720)

El rey llamó a Siba, servidor de SaúI, y le dijo: <<Todo cuanto pertenece a


Saúl y a toda su casa se lo doy al hijo (nieto) de tu amo. Tú cultivarás para él
las tierras, tú, tus hijos y tus siervos, y le traerás la cosecha, pár& que la casa
de tu amo tenga de qué vivir, y Meribaal, tu amo, comerá siempre a mi meso>
(2 Samuel 9, 9-10).

Bosquejo histórico

La historia política de Israel y Judá se reconstruye a partir de los materia-


les bíblicos (para una exposición reciente de este tema, véase CAH,III, capí-
tulos 10-11 y 29-30). En general, cabe afirmar que, según parece, Judá sufrió
pocas convulsiones política graves durante los siglos D( y vu, pues la dinas-
tía de David pennaneció al frente del estado sin que ningún rival le disputara
el poder hasta la caída de Jerusalén. Hubo algunos matrimonios entre miem-
bros de las casas reales de Israel y Judá, pero la coexistencia de los dos reinos
El rey Jehú de Israel rindiendo pleitesía a Salmanasar III de Asiria la
(a
fue siempre difícil, y se declararon varias guerras fronterizas bastante san-
Frcune 30.
O6etsco negro, Nimrud (Museo Británico;
izquierOa de la figura arrodillada de Jehú).
grientas. Judá era una unidad política mucho más pequeña, y esta circuns- dibujo de D. Saxon).
tancia, junto con su situación geográfica, supuso que se viera arrastrado a
conflictos bélicos con menos frecuencia y con unos resultados menos desas- derrocada tras la sangrienta sublevación de un general, Jehú
(figura 30), que
trosos que su vecino del norte, territorialmente mucho más grande. a la familia de Omri y fundó una dinastía que dominó
aniquiló por completó
A la muerte de Salomón (c. 9301922), el nuevo estado del norte, Israel, IsraLl duiante loi cien años sucesivos (cuadro 27). El principal conflicto
(l;,'
,]
conoció una situación de constantes cambios políticos. No tuvo nunca un conocido durante esta época es el que continuó enfrentando a Israel y Da-
soberano que contara con el reconocimiento o la aceptación de la mayoría, masco, a causa principaimente del óontrol de las rutas comerciales
y de las
ni un centro político reconocido. No es de extrañar, por tanto, que durante ventajas mercantiles.
algún tiempo, hasta 876, se desencadenara una lucha por el control del esta- Lá dinastía de Jehú llegó a su fin probablemente a raíz de la renovada ex-
pansión de Asiria, iniciadien tiempoi de Tiglath-pileser III (744-727)
do. Pese a su debilidad dinástica, Israel pennaneció estable como entidad (véase
política, y desde luego nunca se produjo el menor intento ni siquiera de con- infra, pp. 138-140; Otzen,lg79). Es posible que 1a rápida sucesión de usur-
siderar una forma de gobierno distinta de la monarquía (véase supra, p.97). páaoréi que conoció Israel entre 745 y 722 se explique por la inestabilidad
Un acontecimiento importante en la historia de Israel fue la ascensión del interna qú"., el país crearon los intentos contradictorios de hacer frente a las
(CAH,
trono de Omri (876-869). Fundó Samaria, que a partir de ese momento se exigencias de Asiria. La cronología resulta sumamente problemiltica
convirtió en la capital política de Israel. Durante la dinastía de Omri las rela- Illiapítulo ZLl\),pero una reconstrucción plausible de los hechos sugiere la
ciones con el reino del sur, Judá, conocieron una etapa más tranquila gracias sijuiente sucesión ie los acontecimientos. En concomitancia con la reafirma-
a un casamiento real. Un indicio significativo de la importancia de Omri (so- cizn del poderío asirio en el oeste iniciada por Tiglath-pileser III, y con la ex-
bre el cual se sabe por lo demás muy poco: 1 Reyes 16,23-28) es que los tensión á" ,u política de incorporar los estados conquistados en calidad de
anales asirios [aman a Israel Btt Humri, es decir, 'la casa de Omri'; el tér- provincias asiriis (véase el capítulo 9, apartado 3), este soberano estableció en
mino <<Israel» aparece raras veces, siendo la alternativa más habitual simple- Z¡g dominio asi¡io de algunos puertos importantes del mediterráneo, entre
mente <<Samaria». La prosperidad de Israel en esta época se pone de mani- ellos"tGaza. El rey de Gaza pasó á ser súbdito de Asiria, y Tiglryh-pileser III
fiesto en la alianza dinástica establecida con la opulenta Tiro, los grandes estableció u, comercial asirio en sus proximidades. Al mismo tiempo,
contingentes de hombres que aportó para luchar contra Salmanasar III de ""ntro
un dinasta 6rabe fue nombrado responsable inte las autoridades asirias de la
Asiria en 853 (véase infra, p. I29) y el control que ejerció continuamente salvaguardia de la frontera entre Gazay las rutas que se dirigían a Egipto;
en
sobre territorios situados mucho más allá del Jordán y por el sur hasta bien oftas;alabras, se le encargó administrar la zona en favor de los intereses co-
pasada la primera mitad del siglo x. Posiblemente araíz de los repetidos ata- -r..ü1", y militares de Ásiria (Eph'al, t9S2). Probablemente en esta épÓca
ques de los asirios y de la pérdida de Transjordania (reseñada en la inscrip- se sitúe el pago de tributo a los asirios realizado por Menajem, el nuevo rey
ción de Mesha de Moab, véase infra, pp. 110-111), la dinastía de Omri fue de Israel; tLg,in 2 Reyes 15, 19-20, Menajem lo pagó para obtener de Asiria
108 LA TRANSFORMACTóN pol.frrcA (C.
\
1200_330) LEVANTE (C. 1200-C.'720) 109

Cueono 27. Los reyes de Israel y Judtí


víctimas de la expansión de Asiria, a consecuencia de la cual se habían visto
relegados al margen de la red del comercio internacional. Su alianza tenía por
Israel
Judá objeto presionar a Judá con la ayuda de Edom y crear así un bloque de esta-
Jeroboam 922-901 Roboam dos capaz de recuperar el control de los puntos neurrálgicos del comercio. En
Nadab 922-9r5
901-900 Abiam esta coyuntura, Ajaz (Ioacaz I), rey de Judá, actuó como tantos otros manda-
915-913
Asa 913-873 tarios de los pequeños estados de Levante amenazados por un vecino podero-
Basa 900-887 so: solicitó la intervención de Tiglath-pileser III contra sus enemigos, a cambio
Ela 877-876 del pago de un tributo y de un tratado de alianza:
Zimn 876
Omri 876-869 Josafat 873-849 Ajaz mandó mensajeros a Teglatfalasar, rey de Asiria, para decirle: <<Tu
Acab 869-8s0
Ocozías siervo soy y tu hijo. Sube y líbrame de las manos del rey de Siria y de las del
850-849
Joram rey de Israel, que se alzan contra mí». El rey tomó la plata y el oro que había
849-842 Joram
Jehú 849-842 en la casa de Yavé y en el tesoro del palacio del rey y se lo mandó como pre-
842-815 Ocozías 842 sente al rey de Asiria. El rey de Asiria Ie dio oídos... (2 Reyes 16,7-9).
Atalía 842-837
Ioacaz 815-801 Joás 837-800
Joás 801-786 Amasías Tiglath-pileser respondió inmediatamente, sitió Damasco y, cuando ésta
Jeroboam II 800-783
786-746 AzaríaslOzías 783-742 cayó en 732 al cabo de dos años de asedio, dividió su territorio, por lo de-
7-,acarías 746-745 más bastante extenso, convirtiéndolo en varias provincias asirias, deportó a
Selum 745 una parte de la población y ejecutó a su rey. Se apoderó también de algunas
Menajem 745-738
Pecajya
Jotam 750-735 zonas del reino de Israel, que quedó reducido a un estado marginal en torno
738-737
Pecaj a su capital, Samaria. Al término de la campaña de Damasco, Ajaz visitó al
737-732 Ajaz (Joacazl)
Oseas 732-722
735-715 soberano asirio y formalizó su petición de ayuda, probablemente prestando
Caída del reino del norte un juramento de lealtad. Israel y Judá se convirtieron así en súbditos de Asi-
722-721 ria, hasta que en 722172L, a consecuencia de la conspiración que tramó con
Egipto, el pequeño reino del norte dejó de existir: su rey fue deportado jun-
Ezequías 715-687 to con sus nobles y la flor de su caballería (Oded, 1978 Dalley, 985), y en
Manasés 687-@2 su lugar fueron establecidas en Samaria gentes provenientes de la región de
Amón 642-640
Josías
los Zagros y Babilonia, y ¿árabes (Thdmor, 1958b; Becking, 1992).
«0-609
Joacaz lI 609
La caída del opulento reino del norte que, pese a las hostilidades y los
Joaquim 609-598
antagonismos con Judá, fue considerado siempre por éste estrechamente vin-
Joaquín s98-597 culado con el reino del sur, provocó, a lo que parece, un intenso debate en
Sedecías 597-587 torno al destino histórico de las doce tribus y a los planes que sobre ellas te-
Caída de Jerusalén a manos de nía Yavé. En la actualidad algunos especialistas (Rendtorff, 1983) sostienen
Nabucodonosor II de Babilonia que fue precisamente este desastre lo que condujo a la primera compilación
de la historia primitiva de Israel y a la formulación de toda esa experiencia
son muv numerosas. Aquí seguimos ta propuesra
por Albright,
histórica como un reflejo directo de la pureza de su adhesión al culto de Yavé
BAsoT:i|[ i§tfi ;lfTá-U]' (véase supra, p.73).

el apoyo necesario para apoderarse del trono


de Israel (véase el caso de Kila- Conclusión
muwa de sam'ar,p. r00).-parece que este pacto
no duró mucho tiempo, pues
Ia brutalidad con la que Menajem intentó
ioan"a. a sus súbditos el pago del Consecuencia directa de esas especulaciones es que conozcamos mucho
tributo a los asirios provocó su-asesinato y en
último término el triunfá del rey mejor la historia de Israel y Judá que la de cualquier otro estado levantino.
Pecaj' Pecaj trastocó la política p*con
9" Asiria iniciada por Menajem aliián- Pero deberíamos recordar que en el contexto del período comprendido entre
dose con el viejo en"mlgo de Isráer, Damasco. Ámbos estados habían sido
los siglos rx y vtl, la historia social, económica, política e incluso (en algu-
rr 111
l \ G.r2oo-c'720)
110 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. I2OO-330)
"uuo*
cisterna dentro de la ciudad en garho;
tro de la ciudad. Pero no había ninguna una cisterna en su casa,>'
así que dije a toao Lf po"Ulo:
«Que óada u¡o-con:TY:
nos aspectos) religiosa de esos dos estados no fue un caso singular (Millard, repara-
Hice que b, ;;il;J* irru"titas cavaran zanjas para garho. Realicé pues
1990). Los libros proféticos y los profetas que figuran en los libros de los
ciones en Aloer, y arreglé la carretera en Arnón' Réconstruí Beth-bamoth'
Reyes nos iluminan en torno a algunos detalles relacionados con los proble- Bezer, pues estaba en ruinas, con cincuenta
mas sociales, las diferencias políticas y las creencias religiosas; pero las es- había sido destrui¿u; fi".onstruí
se hauaba sometida (a m0.
hombres d" D;¿;,;*s toda Dibón
en las ciudades que ane-xioné al
país'
casas inscripciones procedentes de otros estados sugieren la existencia de
Así me hice rey de cientos y ;i;".
problemas y prácticas similares: la inscripción de Zakkur de Hamath alude a EntoncesreconstruítambiénMedebayBeth.diblathaim.Yencuantoa
la ayuda y el apoyo que recibió el rey de Hamath a través de los mensajes que uput:1113n) las
p"ri"r"rlhÁta allí.(para
Beth Baat-meon, envié (a mis
estado muy fragmentari.o) (Gib-
divinos recibidos por medio de profetas y videntes en un momento de crisis ovejas de la comarca. (t¡ qu" qo"Ju
"ite "n
ANET,llzió-izl;TUAT'I' 646-650; smelik' 1985'
(véase supra, p. 99); los textos de Sam'al nos permiten vislumbrar las presio- son, 1971-1 g82,f,n." 16;
nes políticas que sufrían los estados pequeños por parte de sus vecinos más pP. 33-35).
poderosos, y el hecho de que las injusticias sociales constituían un problema
para enriquecer los templos del
que preocupaba mucho a los reyes locales (o que podía ser explotado por ellos) Los despojos de la guerra se utilizaban
país y sus súbditos; se empleaba a los
deporta-
(véase supra, p. 100; también Karatepe, pp. 48-49). La célebre inscripción vencedor, a sus ciudades, su
(en moabita) del rey Mesha de Moab? nos muestra cómo se utilizó la idea de dos para que trabajaran fo!proy."to. de obras públicas del vencedor para
"n que anterio,ment" hiciera David' La ideo-
una guerra inspirada por el dios del país, Khemosh, para explicar las victorias mayor gloria ¿. ,i. áioses; igüal san-
es idéntica a la que nreynl-a-!1-[a
y justificar las matanzas: logía que produjol iapiqa d; MeJha un acto querido' ini-
rey en 841 como
erienta sublevación delehú.onOu r.,
Soy Mesha, hijo de Khemosh-yat, rey de Moab, el dibonita. Mi padre fue
;i;il, bendecido por Yavé (2 Reves 9-10)'
ya9lmi.ento,de Kuntillet
rey de Moab durante treinta años, y yo pasé a ser rey después de mi padre. Edi-
un hallazgo bástante recient"'upur""iáo en,el
fiqué este lugar elevado para Khemosh en garho (probablemente un sector de
Ajrud,alsurdeJudá,indicaquean"..'secreyóqueYavéteníaunaesposa
-lláz; junto
la ciudad de Dibón, donde Mesha tenía su ciudadela), un lugar elevado para la
divina (Emerton, Smelik, rqa5' ppt -tqi-tq3¡' Este testimonio'
salvación, pues me libró de todos los ataques y me dejó ver mi deseo levan- át-fo* (Dever, 1969-t970) inducen
tarse sobre mis adversarios. con los rextos proÁá"rtes de Khirbei asociaban a
Omri, rey de Israel, oprimió a Moab durante muchos días, pues Khemosh a pensar que al menos algunos t".i-"t
de 1a sociedad israelita
Hestrin' 1991)'
estaba enojado con su tierra. Lo sucedió su hijo, y también él dijo: «Oprimiré a yavé con una ¿iuiniáa¿ fémenina,-Ásheratr (Ackroyd, 1983;
funeraria:
Moab». En mis días lo dijo; pero yo vi mi deseo levantarse sobre él y sobre su como demuestra la siguiente inscripción
casa, e Israel pereció absolutamente para siempre. Omri se había apoderado del
país de Medeba, y residió allí durante sus días y buena parte de los días de su 'Uriyahu,elpróspero(?o-bien:«eljefe»;o:«elcanton>)'escribióesto:
dificultades 1o salvó a través de su
hijo, en total cuarenta años; pero Khemosh residió en él en mis días. Recons- «Bendito es 'Uriyahu porque Váre ¿" sui
truí Baal-meon, e hice allí un embalse; y reconstruí también Kiriathaim. En- (esposa) ert"iut"'*raitt*án, 1981; Smelik' 1985' pp' 138-141)'
tonces los hombres de Gad se habían establecido en el país de Ataroth desde
antiguo, y el rey de Israel había fortificado Ataroth para sí; pero yo combatí de que muchas de las divini-
Las inscripciones plantean la posibilidad
contra la ciudad y la tomé; y maté a todos los habit¿ntes de la ciudad, todo un
dades «extranjeár, ,ond.nudu,
Ántiguo Tesiamento por contaminar el
espectáculo para Khemosh y para Moab. Me traje de ella <<1a figura de león de "n'.i a los israelitas' introducidos
David» (?), y la arrastré ante Khemosh en Kerioth; y establecí en ella a los culro de yavé no eran personajet ;*;;;'á¡.r9t un
hombres de Sharon (ciudad no identificada) y a los hombres de Mharit (ciudad por agentes exte;;'.:;;Ñ;¿ rntnot p*á Aggos israelitas constituían
exclusivista
elemento habitual de sus ,r".r.iu, táigio¡"1lEl posterior- quizá no se
monoteísmo
no identificada).
Entonces Khemosh me dijo: «Ve y arrebata Nebo a Israel>>. Así que fui de puro áe ta religion ¡r¿á de época
-caracterfsiico sino quL aúiestuviera en proceso de
noche, y combatí contra ella desde el amanecer hasta el medio día; y la tomé hubiera establecido todavía pt"nurn"rrte,
y maté a todos los que en ella había, siete mil hombres y mujeres, nativos y ex- cristalización (AhlstrÓm, 1984)' hamenre
tranjeros, y también a las esclavas; pues la había dedicado a Ashtar-Khemosh.
Eldescubrimientomássorprendentequenosindicacuánestrec
los iiraelitas con sus vecinos es un texto
Me llevé de ella los vasos de Yavé y los arrastré ante Khemosh. Entonces el rey arameo'
interrelacioru¿o, de Deir
de Israel había fortificado a Jahaz, y la ocupó mientras peleaba conmigo; pero "ttaban en la pareg d9. un :ilty:
escrito con tinta sobre yeso y ton'"*u
Khemosh lo expulsó ante mí. Me llevé de Moab a doscientos hombres, toda su Isráel' Contiene un episodio de la
división, y la conduje contra Jahaz y la tomé, anexionándola a Dibón. Alla, en el terriiorio de Ammón, ,""iro de
conocido por el relato de Núme-
Realicé algunas reparaciones en garho, en las murallas de los jardines y en leyenda de Balaam, el vidente, personaje
manera:
las murallas de la acrópolis; y reparé sus puertas y reparé sus torres; y reparé rós 22-24, que comienza de la siguiente
la residencia del rey, y construí márgenes para el embalse en el manantial den-
tl
tt |I1

t
ll2 LA TRANSFoRMACTóN polÍrrcA (c. 1200_330)

[Ésta es la in]scripción de [Bilea]m, [hijo de Beo]r, el hombre (que) es adi_


vino de los dioses. ¡Lo (es)! Y los dioses uini"ron hásta él por
la noche, [y le
hablaroln según lapalabra de El, y hablaron a
[Bilea]m, hi¡ó ae Beor, de la si_
guiente manera: «El hará...».
Entonces Bileam se levantó a la mañana siguiente ... mientras
lloraba, sí
lloraba.
Entonces vino hasta él Eliqa...: «¿Por qué lloras?>>. Entonces
él les dijo:
«¡Sentaos! Os di¡é lo que (la diosa) harál: "puedes romper los rayos
§hagtar
del cielo, en tu nube (puede haber) tinisbla, y faliar el brillo
haber oscuridad (?) y faltar tu... Puedes producir temor
pero no estés siempre irrirada"» (Hooftijier y van der
de ia luz, puede
[con la nu]be oscura,
Kóoij, rg76;-TUAT, rr,
9. EL IMPERIO NEOASIRIO (934-610)
139-l4l; Smelik, 1985, pp. 79-90).

EI texto es muy fragmentario y sólo se puede reconstruir en parte, La historia del Oriente Próximo durante el peúodo comprendido entre los
grandes rasgos resulta claro: Bileam tiene en sueños
pero a siglos x y vtt más de doscientos cincuenta años- se halla domi-
una visión divina, en -bastante
nada primero por la recuperación y luego por la nápida expansión del estado
la que advierte al pueblo de la inminente llegada de una catástrofe
que va a asirio. Según la terminología lingüística moderna, esta fase de la historia de
desencadenar la diosa Shagar. El estilo m r.ráurnente
análogo al de algunas Asiria se denomina período neoasirio (934-610). Hacia el siglo vu Asiria do-
leyendas proféticas de la Biblia, aunque ias divinidades
en cuestión no sean minaba directa o indirectamente toda Ia zona del Creciente Fértil (incluido
israelitas, pero el profeta es un personaje conocido por
el Antiguo Testa- durante algún tiempo Egipto). Controlaba los puntos de llegada y de partida
mento. Probablemente con más claridad que cualquier ótro testimolio,
el tex- de las grandes rutas del desierto de Siria, los príncipes de varios oasis eran
to de Deir Allan viene a demostrar cuánLstrectramente unidos
estaban a sus súbditos suyos, y los poderosos reinos de Urartu y Frigia (y posteriormente
vecinos I-srael y Judá: compartían una estructura política y
cultural análoga. Lidia) mantenían relaciones diplomáticas con ella. Lo mismo ocurrió a veces
Aunque da la casualidad de que sabemos más aceica de los
estados israelitas con Elam, aunque su creciente inestabilidad política, ocasionalmente aprove-
que sobre sus vecinos de Ia época, su historia y
sus instituciones sociales y chada por el régimen asirio, planteó graves problemas en los flancos meridio-
culturales no teníanen- muchos aspectos nada de singular
durante el
anterior a la cautividad, sin_o que, én muchos aspectos importantes, feríodo nal y oriental del imperio. Una consecuencia de la dominación política asiria
eran típi- es que, para reconstruir la historia de cualquier región del Oriente Próximo
cos de la región de la que formaban parte.
durante esta época, no tenemos m¡ís remedio que estudiar la evolución del im-
perio asirio y basarnos en gran medida en sus documentos.
La formación del imperio suele dividirse en dos grandes fases de desa-
rrollo. La primera corresponde al período que va de 934 a 745, cuando los
asirios empezaron a reclamar los territorios de la Alta Mesopotamia que ha-
bían poseído durante el período medioasirio (c. 1300-c. 1100, véase el capí-
tulo 7, apartado 2) e incrementaron su presión sobre esta zona y las regiones
adyacentes. Durante esta época los estados vecinos más pequeños fueron acep-
tando poco a poco el dominio de Asiria y acabaron formando una alianza
política y comercial con ella. Pero cuando la gloria de los asirios alcanzó sus
mayores cotas fue durante la segunda fase, comprendida entre 745 y c. 610.
Durante esta época el imperio asirio conoció una expansión enorme, incorpo-
rando y reorganizando en calidad de provincias directamente gobernadas por
él un territorio que se extendía desde el golfo Pérsico hasta Commagene, en
Turquía. La nueva estructura del imperio quedó fijada hacia el año 705, y
entre esta fecha y el hundimiento del poderío asirio hacia 610 sólo se produ-
jeron pequeños cambios de carácter marginal.
114 LA TRANSFoRMACTóN poLÍTrcA (c. 1200_330)

EL IMPERIO NEOASIRIO (934-610) 115


1. Los e,elEs AsrRros y orRAs FUENTES HrsroRrocRÁRcas
memorativos de los reyes, escritos a menudo sobre objetos especialmente
preparados al efecto, como prismas y cilindros, que eran depositados en los
Buena pd9 de las fuentes para el estudio
de esta época proceden de la cimientos o en las paredes de los edificios cuya construcción se quería con-
propia corte asiria, y n9s propoicionan ün
sobie el que áonstruir memorar. Por eso algunos estudiosos han postulado que los destinatarios de
"rqr.i.to
la historia de Asiria y loJ territorios uayu..ri"r,
*u.t o, de los cuales aca- esos relatos eran ante todo los dioses, y que eso explica por qué se subrayan
baron convirtiéndose en provincias der'impr¡".
Lr principar-irp;i" docu_ determinados aspectos de las acciones de un rey, por ejemplo, su piedad, la
mentos que se han conservado en una cartidad
.on.^id"ruutr piu iu .nuyo,. protección dispensada a sus súbditos, su preocupación por el bienestar del
parte de este período son los <<anales de los
reyes» (véase el capítulo 7, apar- país y el hecho de que emprendiera las campañas militares como si se trata-
tado 2)' Proceden sobre todo de las principalei
ciudades de Asiria, como por ra de un deber religioso. La tesis no deja de tener su fundamento, pero otro
ejemplo Assur, Kalhu (la actual Niriru¿1, Nril;l
Dur sham¡kin (ra acruar rasgo característico de este tipo de documentos, a saber, los llamamientos a
Khorsabad), y están escritos en acadio. Ño ,on..óíi.ur, sino
dividuales de los distintos monarcas. Cubren
memoriales in- los reyes futuros (incluidas las bendiciones y las maldiciones), indica que
casi todo el espacio de tiempo otra de sus funciones (o quizá una función adicional) era la autopresentación
que va desde finales del siglo x hasta
finales del vu y nos proporcionan una del monarca ala posteridad, en especial a los soberanos que hubieran de suce-
relación de las gestas de lós distintos rou"runor,
sobre todo las de carácter derle. El documento recordaba las hazañas del rey en todos los frentes, tanto
militar, ordenadas por años. No obstante, existen
álguno, probremas a la hora en el doméstico como en el militar, y el lugar concreto en el que era deposi-
de utilizarlos.
tado el texto, así como la forma de describir los hechos, venían a demostrar
Una cuestión que llamó la atención a comienzos
del presente siglo (olms- que su autor era un monarca responsable que gobernaba en armonía con el
tead,1916) es el hecho de que en el caso o" ,*ioi*onarcas
se hayan conser- mundo de los dioses debido al tipo de edificios que había construido (tem-
vado distintas versiones de los anales. Estas
,uriurim reciben habitualmente plos, palacios, arsenales, murallas). Por consiguiente era probable que un su-
el nombre de «edicion_es>), pues sus fechas (d;á;
se han conservado) po_ cesor suyo leyera el documento, pues sólo una persona de rángo real habría
nen de manifiesto que ras narraciones ae hs
campañas fueror.áÁp*stas en estado en condiciones de levantar unos cimientos o de derribar unas murallas
diversas fases de los reinados en cuestión.
Cada nr"uu redacción podía con- con el fin de repararlas. Se tienen noticias del hallazgo de documentos más
llevar no sólo la adición a la versión anterior
cientes, sino también la remodelación de todo
¡r br acontecimientos más re- antiguos en el curso de las obras de reconstrucción de un edificio. Quizá el
el rauto de las acciones del rey, caso más interesante sea el descubrimiento por parte de Ciro el Grande de
reordenando los materiales, omitiendo ciertos
aconiecimi.rtor, -ulnin"unao Persia (559-530) de uno de los documentos conmemorativos de un edificio
algunas hazañas o subrayando determinados
urp".ior políticos (Fales, lggla; levantado por Assurbanipal (668-631?) en Babilonia (Berger,1975). Este diá-
Liverani, 1981). La complejidad de la pio¿r.ái*li,".u.iu
fenómeno es extraordinaria (véanse Tadmor,
q;-i,"plica esre logo entre reyes del pasado y del futuro, así como el contexto y las ocasiones
tq8i; Cerardi, l:gg:,:;;;;un es_ de su redacción, determinarían el mensaje del documento: consideraciones
tudio más reciente). Úlümamente se ha reconociáo
qu" Ias ocasiones en Ias como la veracidad de los hechos relatados, el equilibrio de las valoraciones, [a
que se compusieron las nuevas ediciones
de los analei fueron ilt precisión histórica y la objetividad tenían forzosamente que desempeñar en
tivas (Thdmor, 1983). Nuestro conocimiento Grifica-
de iu tirto¡u asiria, sin embar- este tipo de inscripciones un papel menos importante que el otorgado a las
go, no es lo bastante preciso para permitirnos
determinar con exactitud en hazañas espectaculares, a los éxitos y no a los fracasos, y al papel desempe-
todos los casos cuáles fueron lur .i."rnrtur.iár
¿i"r*on la revisión de
los anales; no obstante, las diferentes coyunturas[,iá
ñado personalmente por e[ monarca en dichas hazañas: al rey como centro de
históricas debieron de in- cualquier actividad. Lo que contaban era la verdad según la ideología asiria,
fluir con
loda seguridad sobre la forma y Ll contenido de los textos. euizá el algo que, llegado el caso, habría recibido un calificativo muy distinto en la-
punto más relevante para los historiadores
siga sienao ta ."gia ..pi.i.u a" bios de un historiador contemporáneo.
olmste-ad, según la óuar la primera ediciónte
los anales de un monarca Al mismo tiempo, esas dif,rcultades no nos obligan a desechar totalmen-
probablemente sea más fiabré que la úrtima,
au;q* ésta sea más compteta. te el contenido factual de los anales. Parece que para su confección se utili-
Desgraciadamente, no siempre disponemos
de várias ediciones para poder zaron materiales tales como los inventarios del botín obtenido, el cómputo de
comparar y Ia ley de olmstead no puede
aplicarse mecánicamente: de hecho los enemigos muertos, o datos relativos al calendario (Tadmor, 1977 y 1981;
existen enornes variaciones en la óo*pori.ión
de los anales de los diversos Gerardi, 1987). La descripción que hacen de los territorios desconocidos, aun-
:J
modo que el sisrema de defbrmación delos
I
ri
::ry 9.
slempre es tan coherente como el análisis
hechos utilizado no que teñida de elementos exóticos y llena de exageraciones dramáticas, puede
de olmstead pudiera ¿ar á.ni.n¿"r. llegar a ser sorprendentemente viva y exacta, como demuestra el siguiente
otra dificultad que plantean los anales qr" u*" to¿o son textos con_ ejemplo, en el que Ashur-nasir-pal II (883-859) nos ofrece un relato en mi-
", niatura de una campaña suya en las montañas:
116 LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. \
I2W-330) EL TMPERTO NEOASTRIO (934-610) tt7
Las tropas (sc. der enemigo) estaban
espantadas (y) se dirigieron a una
montaña escarpada. como ra montaña era extraordinariamente ser otra fuente en la que se basaran los anales) eran leídos en yoz alta ante
las perseguí. La monraña era tan escarpada, no los ciudadanos de Assur. EI fundamento de semejante teoría es la forma
afirada (r) o" un puñal y en su
interior no se atrevía a vorar ni unu adoptada por los textos que hablan de una sola campaña, pues se presentan
udlnu (especie de ave desconocidu),
roü "o,,,á-iu-il:',
#ffi;'ái';fr. como el nido der
;; rortat"ra ,ii"¿a como una carta dirigida alos dioses, edif,rcios y habitantes de Assur. Los mo-
la montaña en Ia que ninguno o" en el interior de
rante tres días er héroe (es decir,
ilr ..y"r, 4,
"s,"u"
padres, había penetrado. Du_ dernos especialistas suelen llamarlos por eso <<Cartas al dios». De momento
Ashui-nasir-pui rrj la montaña. su tenemos atestiguados ejemplos para Sargón (el más famoso) (Thureau-Dan-
intrépido corazón anheraba "*ftoro a pie (y)
Ascendió r" .rárl"r" coronó gin, l9l2), Senaquerib (muy fragmentario) (Na'aman, 1974), Asarhaddon
su cima' Aplastó su nido (y) "r dispersJ su ganado. yo
"oÁuui".
gollé a 200 guerre-t (Ashur-nasir-par II) de_ (Borger, 1956 § 68) y Assurbanipal (Weippert, 1973-L974), aunque incluir-
vos' como si fuera un"on.ü "rpáau o) má u""e ,", ilu.t"¿urnbre de cauti_ los todos en una sola categoría presupone la existencia de una uniformidad
rebaño
de rojo como si fueran lana, (y)
ae ovejas. c"r1r'*rgr,"nr las montañas mayor de la que en realidad muestran. La ocasión para la lectura pública de
,u, i"r,o, y lo^s t ugaroítos barrancos (y)
torrentes de Ia montaii w. ros esas <<Cartas>>, sostenía Oppenheim, qtizá fuera la ceremonia celebrada en
Kirg, e"""lt^t¡ ti"'r¡"ii'of
1902,pp.254 ss.; ARAB !L:I, § 440; Ciáyron, tg76,CI
Assyria,Londres, memoria de los asirios caídos en campaña, pues al final de dos de esas <<Car-
l,y t99tA.0.tOl.t). tas al dios» se dan los nombres de varios difuntos. Se trata de una idea muy
Se evoca aquí.en pocas palabras
el terreno escarpado de la montaña, su atractiva, pero el problema radica en que el lenguaje empleado en las <<Car-
naturaleza desolada, y tas dificurtade, tas» es el dialecto de carácter sumamente literario utilizado habitualmente en
ur.orou¿i, po. un ejército empeñado
en forzar ra rendicion ¿e la pobració" las inscripciones reales, que en la práctica habría resultado incomprensible
das que se erevaban entre ros riscos,
*;;;;;;;en las ciudades forrifica_ para la mayoría de los asirios. No obstante, la posibilidad de que existiera
s"pa.ádai unas de otras por profundas
gargantas y peligrosos torrentes. trl alguna ocasión protocolaria en el transcurso de la cual se leyera en público
¿ralnatismo i.f
hacer aún más impresionante ravicr"ri";ii.;yl"i escenario. rlrirriUry" u una variedad de lo que a nosotros se nos ha conservado en forma puramente
tantos obstácuros físicos y de pisar n".rro ¿" tau", superado literaria de relato es bastante verosímil y no debe ser descartada (Porter, 1987,
un territorió ar que (según su propia
mación) no había lregadó_ ningun soberano afir_ pp. 197 ss.; para la compleja interrelación existente entre textos escritos y la
hazafia' La presenciale rat.iuá",
asirio antes que ér magnifica su
recitación oral, véase, en general, Thomas, 1992).1
uurotuias-"nlo, anales es bastante rara:
la omisión de fracasos y er nincapié que Existen además otros textos, aparte de los anales, en los que se basa la
para inclinar la imagen én ,ru *
h;;;;n los triunfos se utilizan reconstrucción histórica de esta época. Las inscripciones, compuestas espe-
direccidn poriti"á. Nótese, por ejempro,
pasaje citado anreriormente que en el cíficamente para ser <<mostradas>>, y que a menudo constituyen un elemento
perseguir a las tropas enemigas
Ashur-naii; ü il^ri"gu que nofu i capaz de
inmediutu*áni",-y admite que sólo con arquitectónico más de los palacios, suelen trata.r los mismos temas que los
esfuerzo («a pie») logró a9¡ño:ar13: gran anales, pero por lo general son más breves y no estián ordenadas cronológi-
d:
mente, empezamos a percibir ú dificultad
il;;iü;. si reemos el rexto atenta_ camente, sino geográficamente (Orientalia 4912, pp. 152-155 tOKl). Nos ofre-
limitado del triunfo c^onseguido
d;;';;'grerra y el carácter acaso cen un panorama general de las hazañas reales según los puntos cardinales,
por los extremos: un território
ni;i;lñr""¿a una imagen dominada y aglutinan los materiales respetando siempre ese principio. Los obeliscos y
absorutam"rdh;Jr conquistado nápidamen_
te por las extraordinarias dotes der estelas y las inscripciones rupestres constituyen otra categoría análoga, aun-
rey. s"-":;;;ls
tura de los anales resurte a veces -"oio, hacen que la lec_
muy excituit" incruso subyugadora.
que se diferencian de los documentos anteriormente descritos en que su fina-
La existencia de tablillas de arcilla.o,.urui"," lidad específica era proclamar a los cuatro vientos las hazañas de los reyes,
indica que se conservaban copias de o r.tuto. de tipo analístico pues eran colocados a lo largo de los caminos, o en las proximidades de las
estos textos en los archivos (Gerardi,
Porter, 1987). Eilo sugie." qu" ias lgg1; ciudades conquistadas y en los puntos más alejados a los que hubiera llega-
imager", J, iu -orurq uía y el poderío
asirios propagadas poi los anales do un determinado monarca (Bórker-Kláhn, 1982).
no permanecieron ocultas a la vista,
que desempeñaron un papel fundamental sino Contamos con un medio de comprobar la cronología de los aconteci-
a la hora de transmitir-su^Lensa¡e
a un público más amprio. Los escribu, mientos desde mediados del siglo x hasta finales del vru en la <<crónica de
anales llevaron a cabó un proceso "n.*g;á; de la producción
de «aut";;;r.i;amiento
de los
repetido» (Live_
los limmu>>, una lista de los magistrados epónimos (los funcionarios que da-
rani, 7979), al tener que eitudiar y ban su nombre a cada año del calendario asirio; cf. la datación de los años
seleccionar ro, Lut".iares para poder
cluirlos en un r"Bl?.iaudatorio apropiado. in_ en Atenas por medio del nombre de los arcontes, o en Roma, por los cónsu-
la declamación púbrrca. ae pareáe Más u.¿ru resulta la cuestión de les), acompañada de un breve comentario sobre cualquier suceso singular
esos mismos materiares. En un
Iante artícuro, oppenheim (iqoo) estimu- acontecido ese año. Sin embargo, la crónica de los limmu plantea el problema
postulaba qr" textos que contenían
el relato derallado de una iotu .uilpaña "i"*os de la brevedad de sus artículos y el hecho de que, en algunos casos, seleccio-
(y qu" pt. lo tanto habrían podido na la dedicación de un templo como el suceso más significativo del año, cuan-

rfi
118 LA TRANSFoRMACTóN poI-frrcA (c. \
1200_330) EL TMPERTO NEOASTRTO (934-610) 119
do los anales hablan de una campaña.
No obstante, constituye un utilísimo
correctivo de la retórica triunrar]si
a" rurlr"rffiiones reareJ: se mencionan 2. De rsreoo rERRrroRrAL A porENCrA TMrERTAL (934-745)
en ellas derrotas, sublevaciones
internas, hambres y enfermedades,
ción laudatoria de los texros ieares que Ia fun_
Desde 744
.;;ñ;rurgnad, r93g, pp. 4zg_435)., Un punto importante que debemos tener presente al estudiar el desarrollo
hasta 668 contamos con una sobria
la crónica babilónica (ABC, r." t;, versión de los hechos en del imperio neoasirio es que el poder imperial no suponía ninguna nove-
."tu.ion-áJ.upurronada (en acadio), dad para Assur. Los grandes soberanos asirios poseían una tradición de con-
denada en general por años, d.
tor-u.o;..i;;;;os poríticos acaecidos enor_ Ia quistas y dominación en la que fijarse y a partir de la cual construir otra nue-
región en la *".di9l en que afectaran
a Babilonia. Ha Ilegado hasta nosotros va. Las continuidades con respecto al estado medioasirio (véase el capítulo 7,
(escrita sobre tab-lillas de
barro) en q", copias distintas; Iiversión
servada data de 500/499- sigue mejor con- apartado 2) fueron muy notables: los reyes de Assur son presentados como
sie¡do;.",iñ;
las de otras composiciones u"uuitári.u. cuáles fueron sus fuentes y herederos de una monarquía secular y como continuadores de una línea inin-
pero el varor que tiene para ayudarn".
,, ro-#ut crónica (Brinkman, 1990), temrmpida de soberanos, supuestamente pertenecientes a la misma familia,
mientos citados en ros tlxtos ári¡o,
iá;;ifi;
r algunos de ros aconteci_ desde más o menos el año 1500; la estructura del sistema de funcionarios
y d" i;i;;;os acerca de ro que suce_ epónimos, piedra angular para el cómputo de los años en Asiria, que giraba
día en una región situada rr*,
este país, es inmenso. La otra { 1ri¡u, 1;ñr. o.ofundameráli¡ri¿a por
fuente que de vLzen cuando hace
en torno a unas cuantas familias nobles y en el que participaba también el
do es el Antiguo Testamento, qu..no. algo pareci_ re¡ siguió vigente durante toda la fase de decadencia (c. 1050-934) que se-
proporciona un varioso reflejo para el período medioasirio del neoasirio; el protagonismo de la ciudad de
veía a Asiria un pequeño estaáo de cómo
sus sarélites. Extraordinario interés 9uq¿), á* ,"rüO convirtiéndose en uno de Assur, su comarca (llamada simplemente <<el país») y su dios Assur siguió
cos) en los que pg{emo¡ comparar
ti"l"á to, ;.;, (por desgracia muy po_ siendo e[ mismo; las ceremonias regias, como, por ejemplo, la coronación
Ia nanaciá, á" un mismo suceso ritual, y algunos elementos de la jerarquía y el protocolo cortesanos, se con-
de los ojos de un historiaa"r jiroio a través
y los autores á" ro, anales asirios. servaron íntegramente; la forma literaria de las inscripciones reales y de los
jor ejemplo sería el de ru inuárür.1" El me_
autor deuteronomista (2 Reyes -s"r"querib en 701. según el
]láá;;;"s*rquerib informes de las campañas desarrolladas durante el período medioasirio con-
1g,-r3;_r9,:oj, asoló gran parte de tinuó viva en el siguiente; y, por último, el estado territorial creado por los
Judá y se lrevó un importuít"
uoirn, ir"gunáí
ñ;*
conseguir conquistai ra ciudáJ:
sitio a Jerusalén, aun_ soberanos medioasirios, que se extendía por la región situada al norte de Irak
fffifJ::.ffiin e[o se ¿ebio a ia inter_ y que incluía las grandes ciudades y los cÍrmpos de Assur, Nínive, A¡belas,
m!e,e¡ercito"!,::":?*:.:1il'ü,T jilÍJli;'u;ili::1,;,i".i**,Íf Kalhu y Kilizi, permaneció intacto y siguió constituyendo el corazín de Asi-
a Jerusalén: en otras paubras, Ia ietiraoá asiria rr"-un
ria hasta la época de decadencia.
pio senaquerib (Luckenbilt, milagro divino. EI pro_
iiii,.
pp.32-34ro rg-il se recrea en explicar
calamidades que sufrió Jerusalén
l,F'-* á las
su rerirada al he-
', Desarrollo de la estrategia asiría (934-884)
cho de que el rey de,Jud a, ar"qiilr,
I, ^Láá,-utribuye
destrucción que causó en otras
üu¿u¿r, ¿. "rrilülioro, resoros, y celebra ra
bla de que entre sus tropas se propagara ¡r¿á,L, ningún momento se ha_ Los primeros reyes neoasirios (desde Ashur-dan tr hasta Tukulti-Ninurta II
una plaga mortal. probablemente (934-884), véase el cuadro 28) a veces aluden en sus inscripciones al hecho
ambos relatos r"u, ..u"ráadrr; p!¡sioí
puntos,i'r""rru*yan uno y otro _la de que realizaron campañas en zonas que ya habían sido conquistadas por
deliberada omisión de. cualq'uiá..iuer
querib y la imoortancia .-óiur ir" .,
d.;'rbi,io, er relato de sena_
que atribuye 2 Reyes aI frustrado
sus predecesores del período medioasirio. Esta circunstancia indica que una
Jerusalén, preüntado .oÁá-prnlJ asedio de de las justificaciones de la expansión asiria durante los siglos x y tx fue que
asirio- causan exactamente efecto que
.uminánte ili;
campaña del soberano los nuevos conquistadores no hacían más que seguir el precedente sentado
compasivo levantamiento del
ir cada bando deseaba provocar:
er por los reyes medioasirios; en otras palabras, se presentaban a sí mismos
asedio en respuesta a la humilde
trada por un rev y,a derrotado, sumisión mos- como si lo único que hicieran fuera reafirmar y consolidar su control sobre
qu"-tuuiu.sufrido grandes pérdidas
les, en el caso á. to, anales L§áuqrerib; territoria- la región situada hasta la altura del Khabur y más allá, que les pertenecía en
el último momento salva a la .iuJao y la i]ntervención divina, que en justicia. A través de esta ideología, los príncipes locales de la zona podían
sag.Ja'i;;;;rr"pro y frusrra -iu¿ur. ser considerados con toda legitimidad «rebeldes>> contra la autoridad asiria.
iil,',"#:,1?r;*oristador,
;"ú;i, perspectiva der a"rt.rórá-i
ras am_
rá Este hecho permite explicar por qué, al menos inicialmente, parece haber
muy poca diferencia en el tipo de conquistas y de control respecto al perío-
do anterior. Así, las campañas de algunos reyes no fueron siempre necesa-
riamente grandes guerras de conquista, sino meros paseos militares destinados
ili
I
I
i ll t20 LA TRANSFORMACTóN poLÍTrcA (C.
\
1200_330) EL TMPERTO NEOASTRTO (934-610) 121

Cuaono 28. Reyes del período neoasirio tomó en Kadmuhu un valioso botín compuesto de bronce, estaño y piedras
ll preciosas, en yez de los rebaños de ovejas citados habitualmente como ga-
Ashur-dan II 934-912 nancia de la guerra.
Adad-nirari II 911-891 Al oeste, el soberano asirio declaró la guerra a los (<arameos>> (algunas
Tukulti-Ninurta II 890-884 veces, aunque no siempre, se especifica mejor su identidad). En este caso el
Ashur-nasir-pal II 883-8s9 pretexto de los asirios era el de recuperar un territorio que consideraban le-
Salmanasar III 858-824
Shamshi-Adad V gítimamente suyo. Así 1o da a entender Ashur-dan en sus anales, por 1o demás
823-81 I bastante fragmentarios:
Adad-nirari III 810-783
Salmanasar IV 782-773
Ashur-dan III 772-755 [En el año de mi ascensión al trono (y) en el] primer año de mi reinado,
Ashur-nirari V tras [ascender noblemente] al trono real, [...] las tropas de los yausa (grupo
754-745
Tiglath-pileser III arameo) subieron (por el río), [...] conñaban en su fuerza, trajeron (?) sus [...].
744-727
Salmanasar V Con el respaldo de Assur, mi señor, pas[é] revista a [... mis c¿uros y mis tropas].
726-722
Sargón II Saqueé sus almacenes de la ciudad de Ekal-pi-nari [...] (y) les infligí [una gran
721-705
Senaquerib derrota]. Con los supervivientes hice una gran matanza. [Me llevé] sus [¿reba-
70/.-681
Asarhaddon ños?l (y) ganados innumerables. Quem[é] sus [¿ciudades?] (con) todos sus ha-
680-669
Assurbanipal bitantes. Traje [¿un valioso botín?] de los arÍuneos. [... los cuales] desde la épo-
668-631? (o 627?)
Ashur-etel-ilani ca de Salmanasar, rey de [Asiria, mi antepasado], habían destruido [al pueblo
630? (o 626?)-623?
Sin-shar-ishkun de Asiria (?)...1 y habían asesinado a muchos, y habían vendido a todos (?) sus
622?-612
Ashur-uballit II 6l l-609 [¿hijos e hijas?]; por orden [de Assur], mi señor, hice prisioneros, [es] infligí
una gran [derrota], me traje numeroso botín, sus posesiones, [sus heredades, re-
baños (y)l ganados (y) lme (los) traje] a mi ciudad [de Assur...] (E. F. Weidner,
a reafinnar su dominio sobre ciertas zonas AfO,3 U926), pp. 151-161; Grayson, 1976, XCVII, 1, y 1991, A.0.98.1).
consideradas pertenecientes legíti-
mamente a Asiria. Los territorios que iban añadiéndose
al rímbito de domina-
ción asiria quedaban al mando de lós dinastas existentes La impresión que produce este texto es que los territorios en cuestión ha-
en ellos, considerados
meros gobernadores asirios (Milrard y Bordreun, bían sido arrebatados anteriormente a Asiria, y que sus habitantes de nacio-
r9g2; véase'"i a,
apartado 2); la reorganización de las iegion",
,r"ién incorporaou, "upr,uto
y iu impo_ nalidad asiria habían sido diezmados o vendidos como esclavos.
sición del pago de tributos parece que tuvieron un Por el este, las estribaciones de los Zagros, hasta la cuenca inferior del
caráctei ad hoi.Este tipo
de actividades es caracterísiico de ias fases formativas Zab, constituían una zona estratégicamente crucial para la seguridad de Asi-
de cualquier imperio
(claessen y skalnft, l98l). Al mismo tiempo, ria y para [a salvaguardia del acceso a las escasas rutas que cruzaban los
a medida qu" ,"irÁsificaba
el sistema de control (Liverani, 1988), fuÉron desanollándose montes (Levine, 1974). Una vez más, se trataba de una región en la que más
nuevos ele-
mentos organizativos, que presagiaban el sistema tarde los soberanos asirios realizarían numerosas campañas, debido a la ne-
adoptado po, imperio
asirio maduro durarte tg segundi-itu¿ del siglo-vrrr
y er siglo vu."i cesidad de defender las fronteras del país y garantizar la participación asiria
Ya con Ashur-dan rr Q54-gl2), cuyos anales en los beneficios que proporcionaban las relaciones comerciales: de esta zona
sólo se nos han conservado
fo11a fragmentaria, podemos observar o a través de ella llegaban sobre todo caballos, así como el apreciado lapis-
fe ;spectos caracrerísricos de
la actividad militar asiria. Una zona en la "ú;;;r
qñ" ," prodigó la actividad bélica l6z,uli, que se producía en las minas del noreste de Afganistán.
de Ashur-dan II fue la frontera norte del país, Tras restablecer las fronteras de Asiria, Ashur-dan lanzó un programa de
rcgiá, en la que los asirios rea-
lizaron casi más campañas que en ningún i;d. u,ro quizá se debiera en recolonización y de reclamaciones de tierras:
parte al carácter montañosodel terreno, que"mhaá particularmente difícil su
control' Al mismo tiempo se hallaba situá¿a cerca
iel corazón del territorio Traje de vuelta a los [habitantes] agotados de Asiria, [que] habían abando-
§id9: por lo que resultaba importantísima la salvaguardia de las fronteras.
Por últim9, por esta región paiaban varias grandes
nado [sus ciudades (y) sus casas ante] la necesidad, el hambre (y) la escasez
(y) [habían subido] a otras üerras. Los [estableci] en ciudades (y en) casas [que
Anatolia, fuente de.metales de-importancia iritur p*u
*tu, que llegaban hasta fueran convenientesl (y) habitaron en paz. Construí [palacios en] las (diversas)
Asiria. El rey de Kad- comarcas de mi país. [Enganché] los arados en las (diversas) comarcas de mi
muhu (estado situado al norte del territorio asiriá,
rnrv cerca de él) fue cap- país (y de ese modo) [amontoné] más grano del que se había acumulado nunca.
turado, desollado y su.p.iel fue expuesta en las
murallui a. A¡belasímientras Uncí [numerosas yuntas] de caballos [¿para las tropas de?] Asiria. (E. F. Weid-
que su cargo fue asumido por un individuo leal
al soberano asirio. Ashur-dan ner, AfO,3 U926), pp. 151-161; Grayson,1976, XCVIII, l,y 1991, A.0.98.1).
122 LA TRANSFoRMACTóN pol-frrcA (c.
\
1200_330) EL IMPERTO NEOASTRTO (934-610) 123

Se nos presenta aquí la conquista asiria como el feliz retorno de la paz tes se establecieron puestos fronterizos y se firmó una alianza con los estados
_
y la prosperidad tras un espantoso período de catástrofes: los que se habían de Hindanu y Laqe, situados a orillas del Eufrates, al noroeste del estado ba-
yi¡to obligados a abandonar su hogar empujados por la necesidad fueron rea- bilónico. Pero las incursiones en el territorio de Babilonia no causaron de-
lojados en ciudades, y se construyeron nuevos centros urbanos fortificados masiado daño a este país: Nabu-shuma-ukin I (c. 895) logró situar olu:a vez
provistos de arados, graneros y caballos. Destaca un motivo de preocupación la frontera al este del Tigris, y los asirios se vieron obligados a devolver el
recurrente (y fundamental) de los soberanos asirios, a saber la construcción territorio capturado a Babilonia.La situación se estabilizó en 891, tras la firma
de
nuevas ciudades y el incremento de las tierras de cultivo, fundamento de un tratado de paz entre ambos países, corroborado por un casamiento dinás-
del es-
tado asirio, factores relacionados indisolublemente con el constante afán de tico, en virtud del cual los reyes de uno y otro país contrajeron matrimonio
seguridad. con la hija de su vecino. Se llegó así a una coexistencia relativamente pací-
Ashur-dan prosigue la descripción de sus hazañas militares como hiciera fica entre los dos estados que perduró durante setenta u ochenta años.
anteriormente Tiglath-pileser I (1114-1076; véaseel capítulo 7, apatado 2) Durante el reinado de Adad-nirari II resulta especialmente curioso el ca-
con
una relación de los animales salvajes (leones, toros salvajes y lbfunt"s) que rácter sorprendentemente rápido y casi continuo de las actividades militares,
caz6 o mató, sección cuya finalidad era subray ar el caráctei heroico y pro- pues año tras año logró movilizar las tropas y recursos necesarios. Esto sólo
tector del soberano. El relato concluye con la Lxposición de sus actividades pudo ser posible gracias al desarrollo de un eficaz sistema, iniciado proba-
constructivas, subrayando, al tratarse de un monariu elegido y bendecido por blemente por Ashur-dan II, de puntos de aprovisionamiento en los que basar-
la divinidad, que no aprovechó los botines de sus .a-piña, para enriquecer- se. El tributo impuesto a las regiones conquistadas sirvió para proporcionar
se personalmente, sino para hon¡ar y exaltar a los dioses. al ejército en campaña los suministros necesarios, y, según se dice, el rey se
Ashur-dan establece el modelo básico elaborado más tarde por los suce- detenía a lo largo de la ruta para pedir a la población que le entregara c¿uros,
sivos reyes asirios por 1o que se refiere a la estrategia y la ideoiogía de esta caballos, bueyes, objetos preciosos y alimentos, con los que poder continuar
monarquía. Adad-nirari II (911-891) realizó variasiampañas en lás mismas su triunfal avance. Los cimientos de la maquinaria bélica asiria, sorprenden-
regiones que atacara su padre algunos años antes, extenáiendo y consolidan- temente efrcaz, se pusieron a todas luces en esta época.
do los logros de su antecesor. Atacó la zona situada al oeste ¿át rfo Khabur Suele considerarse con bastante razón el reinado de Tukulti-Ninurta tr (890-
y tomó Husirina (la actual sultan T.p", cerca de urfa) y Guzana(la moder- 884) el punto culminante de esta fase de la recuperación de Asiria. Un acon-
na Tell Halaf). Nasibina (la actual Nusaybin), físicamenie mucho más próxi- tecimiento destacado de su breve reinado fue la victoria sobre el príncipe de
ma a Asiria, sólo logró tomarla tras un complicado asedio y seis asaltbs su- BitZamani (en la región de Diyarbekr), que abría la gran ruta que por el no-
cesivos, como cuentan sus anales: roeste se dirigía hacia Anatolia. Sus anales nos proporcionan bastantes deta-
lles acerca del modo en que el estado vencido fue anexionado formalmente
Durante el eponimato de Adad-dan, con la furia de mis poderosas armas, a Asiria, demostrando que el procedimiento fue, en sus puntos más esencia-
marché por sexta vez al país de Hanigalbat (región situada ai oeste de Asiria; les, idéntico al que tenemos atestiguado posteriormente. En primer lugar se
anteriormente se utilizaba en asirio este términop*designar a Mitanni). Con- tomaron grano, paja. hierro, bronce, estaño, plata, caballos, mulas y hombres,
finé a Nur-Adad, el temanita (grupo arameo),in la ciuda¿ de Nasibina (y)
establecí siete reductos en torno a ella. Coloqué en su interior a Ashur-dini-
con los que se conrpletó el ejército asirio. Amme-baal, el soberano vencido,
amur' mi comandante en jefe. Él (Nur-Adadl trabfa cavado un foso, que no tuvo que jurar que no suministraría caballos a ningún otro estado, excepto a
existía hasta entonces, en torno a ella (sc. la ciudad). Lo hizo de nueve codos Asiria. Luego se le permitió seguir gobernando un territorio reducido, mien-
de ancho (eso es, casi 5 m) y en profundidad cavó irurtu tras que un sector de las tierras que habían formado parte de su reino se puso
nivel del agua. La
"l
muralla estaba cerca del foso. Rodeé su foso con mis guerreros como ,i fu"ru bajo el control de los oficiales asirios.
un fuego (y) le grité: «El rugido del rey es tan fuerte como un diluvio destruc- Especialmente interesante resulta el relato de la incursión que realizó Tu-
!?. L" [puse] trampas [y] re quité er grano (KAH,II, g4; ARAB,I, §§ 355-
377; Grayson, 1976, XCIX, 2, y 1991, Á.O.gq-Z).
kulti-Ninurta II en 885 a [o largo de las fronteras meridional y occidental del
territorio controlado por Asiria. Desde Assur se dirigió hacia el sur, a Wadi
Tharthar, y desde allí hacia el Tigris, en torno a la región de Samarra, donde
Adad-nirari realizó asimismo campañas en el norte y en el noreste, en saqueó las tierras de los itu'a, dedicados al pastoreo. Prosiguiendo hacia el
una ocasión para prestar ayuda a una ciudad aliada de su pueblo, aunque por sur, llegó a Dur Kurigalzu y Sippar, al norte del territorio babilónico. Una
lo general esas campañas tenían por objeto ¿urancar a la fuerza los tributos vez allí varió de rumbo para dirigirse al norte y al oeste, hacia los ricos es-
que no le habían pagado. tados y ciudades situados a orillas del Eufrates: en Ana (Suhu) y en Hinda-
Una nueva dirección que tomaron las guerras de Adad-nirari fue la de la nu obtuvo tributos y costosos regalos de los gobernantes locales; no cabe
frontera con Babilonia. En la región situaáa al este del Tigris y en el Érf.* duda de que algunos de ellos tuvieron que proporcionar víveres y equipa-
ti
tr'
124 LA TRANSFoRMACTóN poLÍTrcA (c. 1200_330) u,- Lru*ro NEoASrRro (934-610) 125

mientos a las tropas asirias (camellos, bueyes, asnos, patos, ovejas, pan, donde el éxito más notable que obtuvo fue la «pacificación» de esta región
cer-
veza y fonaje); otros se vieron obligados á ir..e*"ntar los .""úrroi tan dificultosa. Tras protagonizar dos rebeliones, el estado de Bit Zamani, es-
de ma-
teriales preciosos- y exóticos que poieía el soberano asirio (plata, oro, tratégicamente situado, fue asolado por las tropas asirias: durante la primera
barras
de estaño, mirra, bronce y antimonio elaborado y en bruto), nú"niru, que de esas sublevaciones, se produjo el asesinato de Amme-baal, con quien Asi-
mu-
chos de_ los objetos regalados a Tukulti-Ninurtá por el gobernador de Suhu ria había firmado un tratado, circunstancia que proporcionó a Ashur-nasir-pal
eran artículos de lujo ñnamente labrados en los que se celebraba la visita el pretexto para intervenir y perseguir a sus asesinos. El dominio de Asiria se
real
(peanas para muebles fabricadas en madera de meskanntt, consolidó mediante el establecimiento de colonos asirios en Tushhan, situa-
vn lecho y platos
de este mismo material, una bañera de bronce, prendas de vestir á" üro, da directamente en la ruta de Amedi (la capital de Bit Zamaní, cerca de la
prendas de vestir con adornos de corores y lana teñida de púrpura). actual Diyarbekir) y de la Anatolia central. Ashur-nasir-pal estableció una se-
La mar-
cha-triunfal prosiguió hasta Laqe, a orillás del Khabur, disdé donde dio la rie de fortalezas y dejó bien patente la presencia de Asiria mediante la cons-
vuelta hacia el norte, en dirección a shadikannu y Nasibina, y de aquí hacia trucción de un palacio en Tushhan, colocando en esta ciudad una estatua suya
el oeste, a Husirina, desde donde se organizó una incursión púnitiva en el te- de piedra adornada con una inscripción en la que se conmemoraban sus ha-
rritorio de los mushki (habitualmente asociados a los frigios, véase el capí- zañas en el norte, y erigiendo una estela real en las murallas de la ciudad. En
tulo 10, apartado 2).El itinerario aparece perfectamente áetallado, y la mar- Habhu, directamente al norte de Asiria, una población situada en las montañas
cha resulta curiosa por la falta de oposición con la que se encontró, áparte fue rebautizada con el nombre de «Ciudad de Ashur-nasir-pal» (Al-Ashur-
de
las incursiones realizadas contra algunos pueblos que habitaban al nasir-apli), con el fin de inculcar en la mente de sus habitantes la grandeza
de las comunidades sedentarias. tiimpreiión que nos produce el relato -*g",
es del poderío de Asiria. El efecto de un esfuerzo militar tan grande fue enor-
la de un desfile militar organizado para hacer osientación del poderío asirio, me: muchos de los estados vecinos de la Anatolia meridional, la Alta Meso-
al-tiempo que se realizaba una inspicción de los estados somátidos, se visi- potamia y el norte de Siria, pequeños, pero muy ricos, expresaron su buena
!b1 un país aliado (Babilonia) y ie recogían provisiones para et rey y para voluntad enviando valiosos presentes de enhorabuena al rey guerrero, mien-
el.ejército en puntos fijados de antemano á lo largo de la ruta: si sumamos tras que durante el resto de su reinado, afluyó a Asiria una gran cantidad de
el
número de caballos acumulados, obtenemos la cantidad total de 2.720. Aun- recursos materiales y humanos procedentes del norte. Thmbién por el este se
que los límites exactos de las fronteras norte y este resultan un tanto llevaron a cabo una serie de expediciones militares que, partiendo de la ciu-
borro-
sos, los anales nos muestran con toda claridaá dón¿e se situaban las dad asiria de Kilizi, lograron que amplias zonas de las estribaciones de los
fronte-
ras meridional y occidental, y la eficacia del control asirio por el oeste Zagros pasaran al férreo control de Asiria, fundándose un cuartel general y un
nos la
demuestran dos inscripciones de Tukulti-Ninurta II: una encontrada centro de abastecimiento local en Dur Assur («Fortaleza de Assun>). Babilonia,
en Kahat
(Tell Barri), en la cuenca alta del Khabur, donde el soberano
asirio constru- al sur, y Bit Adini, en la cuenca media del Éufrates, incitaron a sublevarse a
Ió -un palacio; la otra es una estela (casi ilegible) procedente de Terqa (Tell los estados de Suhu y Laqe, situados entre uno y otro país. Las relaciones co-
Ashara), a orillas del Éufrates, en la que Tu[ultiÑnurta II conmemoraba la merciales que unían a todos estos estados vecinos eran muy rentables. Ashur-
figura de su padre, Adad-nirari II. nasir-pal aplastó sin compasión la rebelión de Laqe y Suhu, pero no se atre-
vió a tomar ninguna medida contra el gran aliado de Asiria, Babilonia, con-
centrando, por el contrario, sus ataques sobre Bit Adini.
Ashur-nasir-pal II y Salmanasar III (SS3-524) En parte como reacción ante los éxitos cosechados en esta zonay ante sus
asombrosos triunfos en el norte y en el este, Ashur-nasir-pal fue acogido en-
Los últimos tres reyes citados pusieron los cimientos que permitieron a tre vítores y aclamaciones cuando cruzó el Éufrates, y recibió numerosos pre-
Ashur-nasir-pal II (883-859) organizar unas campañas de máyoi alcance, que sentes de homenaje y amistad. La exftaordinaria riqueza de las materias primas,
supusieron para Asiria la obtención de una riqueza espectacüt* y
su conver- los objetos de lujo ya elaborados y los productos exóticos de los que dispo-
sión en una de las potencias internacionales más grandes del Oriente próxi-
nían los estados del norte queda patente en las listas de los regalos enviados
mo' A partir del reinado de Ashur-nasir-pal se proáuce un notable incremen-
al soberano; esos inventarios aparecen incluidos en los extensos anales de
to de la documentación, circunstancia qüe no i. explica sólo por la fortuna
Ashur-nasir-pal, descubiertos en el templo de Ninurta erigido en la nueva ciu-
de los descubrimientos arqueológicos o de la conservación de los documen-
dad de Kalhu:
tos' Refleja antes bien la existencia de unas importantes campañas (tenemos
constancia de catorce) y el enorrne esfuerzo qr" rupuro su áctividad cons- Recibí tributo de Sangara, rey del país de Hatti (Carchemish),
tructiva en la ciudad de Kalhu (la calah bíblica, la aitual Nimrud). 20 talentos de plata,
Varias de las campañas de Ashur-nasir-pal II se dirigieron hacía el un anillo de oro,
norre,
126 LA TRANSFoRMACTóN poI.fTrcA (c. lz00-330) \
EL TMPERTO NEOASTRTO (934-610) 127
una pulsera de oro,
puñales de oro,
de Ashur-nasir-pal por el sur, desde Pattin(a) y la cuenca inferior del Orontes
100 talentos de bronce,
hasta el Líbano. Aquí lavó ritualmente sus armas en las aguas del Mediterrá-
250 talentos de hierro,
(tinas) de bronce, neo y ofreció sacrificios, recibiendo majestuosamente regalos de bienvenida
cubos de bronce, de las ciudades fenicias (incluidos dos tipos de monos, animales marinos
bañeras de bronce, exóticos y ébano del Africa ecuatorial-). A conti-
una estufa de bronce, nuación, -ndhiru-,
y antes de regresar a-procedente
Assur, se aprovisionó de madera para sus pro-
muchos ornamentos de su palacio, cuyo peso no es posible determinar, yectos de construcción de templos, y erigió una estela conmemorativa en el
lechos de madera de boj, monte Amanus. No obstante, las relaciones entre los estados levantinos y
tronos de madera de boj, Asiria se caracteriza¡on siempre por la desigualdad: el poderío militar y las
platos de madera de boj decorados con marfil, tácticas brutales de Assur constituyeron siernpre una amenaza omnipresente,
doscientas adolescentes, a la que Ashur-nasir-pal estaba dispuesto a recurrir con efectos devastadores,
prendas de vestir de lino con franjas de colores,
si no obtenía de los estados de la zonala cooperación deseada.
lana teñida de púrpura,
Los estrechos vínculos establecidos por Áshur-nasir-pal II con los esta-
lana teñida de púrpura roja,
alabastro gi§nugallu, dos levantinos del norte tuvieron repercusiones directas sobre la producción
colmillos de elefante, artística asiria. Antes de Ashur-nasir-pal, las piezas escultóricas asirias son
un cÍuro de (oro) pulido, escasas y tienen un alcance muy limitado. Durante su reinado hacen su apa-
una cama de oro con incrustaciones, rición, prácticamente de la noche a la mañana, los relieves escultóricos mag-
(objetos) adecuados a su majestad. níficamente labrados, extraordinariamente evolucionados y bellamente aca-
bados, que adornan casi cada centímetro de las paredes del palacio de Ashur-
(!. w. Ying, annals of the Kings of Assyria. Londres, 1902, pp. 254-3g7; nasir-pal en Kalhu (la actual Nimrud). A partir de este momento, los relieves
ARAB,I, § 476; Grayson, 1976, cr r, y r§gr, A.0.101, r; ruit,i, :ss-¡oo.) en los que se describen las campañas, cacerías y ceremonias ejecutadas por
el soberano se convierten en un elemento habitual de la decoración de los pa-
Regalos parecidos llegaron del estado costero de Pattin(a) (en la cuenca
. -
inferior
lacios asirios. En el palacio de Ashur-nasir-pal la decoración escultórica lle-
del orontes; véase el capítulo g, apartado 3.2). Thnto .rt" como ga hasta la altura de la cabeza y originalmente estaba pintada, mientras que
e.n otros lugares, Ashur-nasir-pal añrma qué se IIevó consigo tropas "n origina- las puertas de acceso estaban adornadas con gigantescos toros y leones ala-
rias de la zona,lo cual demuestra que todbs estos estados dispuestos dos con cabezahumana. Si comparamos la calidad de las tallas con la estela
"-rtuU*
a acceder a las solicitudes de ayudámilitar que pudieran recibir de Asiria. En de Tükulti-Ninurta II (Moortgat, 1984 tOM] 2láminas, 50-51), realizada unos
Pattin(a), Ashur-nasir-pal llegó incluso a o.uparia ciudad de Aribua y pocos años antes, el cambio resulta asombroso. Numerosos aspectos de los
iu.on-
virtió en almacén y centro de abastecimienio de su ejército, estabieciendo orígenes de esta famosa forma artística asiria siguen siendo enigmáticos, pero
además en su territorio a numerosos colonos asirios (Tudrnor, 1975).
otro algunos especialistas han sostenido la tesis de que la iconografía, el repertorio
rasgo interesante, mencionado tanto aquí como en el contexto de las de motivos y el concepto de la combinación de inscripciones con la decora-
campa-
ñas del norte, es la entrega de una hija con su correspondiente dote por par- ción plástica sufrieron una fuerte influencia del poderoso estado de Carche-
te de los príncipes locales, hecho que indica que la relación de Asiria y tot mish, del cual había recibido anteriormente Ashur-nasir-pal costosos regalos
estados menores quizá se basara en la concerAción de casamientos (véasg supra, pp. 125-1261' Hawkins, 1972; Winter, 1983).
dinásti-
cos. De ser así, se desconoce qué posición habrían ocupado exactamente Buena parte de las riquezas obtenidas por Ashur-nasir-pal II fueron emplea-
esas
princesas entre las esposas y concubinas reales de la córte asiria. pero das en la construcción de Kalhu (Nimrud); la <<estela del banquete>>, descu-
lo más
significativo en todas estas transacciones es que las relaciones entre Asiria y bierta en 1951 en el patio del palacio de esta localidad, nos ofrece una relación
sus vecinos más pequeños no vinieron marcádas siempre por la agresión, bastante completa de las obras realizadas (Wiseman , 1952; Mallowan , 1966,
la
desffucción y el saqueo; un aniílisis cuidadoso de la reúricá de hs Inscripcio- pp.57-73). Kalhu no fue fundada completamente de Ia nada (véase el capí-
nes reales pone de manifiesto que numerosos estados se hallaban deseosos tulo 7, apartado 2), pero se hallaba bastante abandonada y probablemente
de
establecer con Asiria relaciones provechosas para ambas partes, participando contaba con una población muy exigua: Ashur-nasir-pal comenta que no tuvo
de la gloria y el poder cadavez mayores de iquélla mediante su asociación más remedio que allanar el terreno aprovechando los escombros de los vie-
con la corte asiria a través de los regalos, la asiitencia militar o acaso incluso jos edificios, y que estableció en su territorio a gentes traídas de las zonas en
los casamientos dinásticos. Thl fue en buena parte la tónica de los progresos las que había combatido o que simplemente había visitado. Este hecho indi-
ca que una finalidad importante de la reconstrucción de Kalhu fue la de in-
128 LA TRANSFoRMACTóN pot-frrcA (c.
\
EL MPERTO NEOASTRTO (934-610) 129
1200_330)

crementar el número de sus habitantes. No es necesario suponer que por su padre. No es de extrañar, por tanto, que su reinado fuera muy acci-
toda la
población establecida en la ciudad recién restaurada estuviera dentado, y que tuviera que realizar grandes esfuerzos militares para que el
.ornpurrta por
deportados, obligados a realizar trabajos forzados y privados de equilibrio político siguiera siendo favorable a Asi¡ia. Sobre todo chocó con
cualquier
tipo de derecho: entre los nuevos ciudádanos se traUli de gentes venidas dificultades especiales en los estados del oeste, que empezaban a verse a sí
de
lar9lemish y Pattin(a), que quizáfueran parte de los soldados suministrados mismos atenazados por el control de las vías de comunicación que ejercía
al ejército asirio por los soberanos de dic^hos estados; otros quizáfueran Asiria, sobre todo al norte (Winter, 1983). Casi inmediatamente después de
en-
viados por orden de los prírrcipes locales en calidad de artesanos y su ascensión al trono, Salmanasar hubo de hacer frente a la coalición forma-
comer-
ciantes. El hecho de que al final del texto aparezcan mencionados «16.000 da por Carchemish, Pattin(a), Sam'al, Que y Hilakku (estados situados en el
habitantes de Kalhu» que fueron invitador pbr el monarca a un festín junto norte de Siria, la zona oriental de los Tauro y Cilicia, y cuyos intereses co-
con la servidumbre de palacio, sus dignataribs, embajadores y <<47.074hom- merciales se hallaban estrechamente relacionados, razón por la cual depen-
bres y mujeres de todas mis tierras» implica que, cuando menós, dían unos de otros). Al mismo tiempo, las rivalidades entre los diversos esta-
eran tratados
como los asirios establecidos en centros redés como, por ejemplo, dos de la zona se ponen de manifiesto en el hecho de que Gurgum, Kummuh
Tushhan.
La <<estela del banquete» se explaya hablando detalladámenie dL la y Bit Agusi no se unieran al grupo de ciudades que desafiaron a Asiria, sino
consrruc-
ción y decoraciól d. los magnífióos templos y del palacio, de Ia formación que, por el cont¡ario, le prestaran ayuda. El cabecilla del grupo rebelde era
de rebaños de animales salvajes o exóticos, de la fábricación Bit Adini, el estado más próximo al territorio asirio (se extendía a lo largo del
de una efigie
del rey con el rostro de oro rojo e incrustaciones de piedras resplandecientes, Éufrates y por la zona situada inmediatamente a [a derecha del mismo), y que
pero' sobre todo, de la construcción de un canal para abastecei ya había visto mermados su territorio y su riquezapor Ashur-nasir-pal tr (véa-
de agua a la
ciudad, sus huertos y el hermoso jardín del palacio, lleno de plantas se supra, p. 125). Salmanasar III logró derrotar a la coalición y se anexionó
aromá-
ticas y iirboles frutales. Bit Adini, que se convirtió,en provincia asiria; su principal ciudad, Til Bar-
sip, situada en el vado del Eufrates a unos 21 km escasos de Carchemish, fue
El canal entra en los jardines desde arriba, en forma de cascada. En los sen- bautizada con el nombre de <<Puerto de SalmanasaD) (Kar-Shulman-ashare-
deros reina un olor delicioso. Corrientes de agraa (tan numerosas)
como las es- du), y otra ciudad, Pitru, un poco más al oeste, se convirtió en el punto de par-
trellas del firmamento fluyen en este jardín dJ recieo. Granados, que
lo mismo tida de las numerosas campañas de Salmanasar en occidente (Tadmor, 1975).
que las vides están cubiertos de racimos . .. en el jardín ...
apli, en el delicioso]1dín cojo frutas como un iatón
[¿yo?],'Ashur-nasir- En 853, Salmanasar recaudó provisiones y tributo de los estados que an-
lsign"incaáo incierto)... teriormente había derrotado en Pitru, y continuó adentrándose a través de
(wiseman, 1952; ANET, pp. 55g-560; Grayson, rg7 6, cr rí, y
r99r,Áb. ro r.¡o; Aleppo en e[ territorio de Hamath, donde se enfrentó a las fuerzas combi-
véase Glassner, 1991, p. l3).
nadas de varios estados meridionales, concretamente en Qarqar del Oron-
Pero la característica más notable de este texto, y la que le tes. El texto más completo (y a la vez el más antiguo) es [a inscripción de
da el nombre,
es el enorme banquete celeb¡ado para festejar la conclusión un monolito descubierto en Kurkh, cerca de Diyarbekir, y por eso llamado
de las obras y la <<monolito de Kurkh». Ha sido citada y traducida muchas veces porque con-
inauguración de la nueva ciudad real. El iexto termina con una
inmensa y
detallada lista de-los vari¿dos y lujosos productos consumidos por tiene la mención más antigua que se conoce del reino de Israel y de su
los invita-
banquete. Entre ellos ha-bía hombies y mujeres, habitantes del reino rey, Acab:
{os-a-l de
Su Majestad, la población de Kalhu y los ámUa¡aOores de los
estados veci- 1.200 carros, 1.200 jinetes y 20.000 hombres de Hadadezer [procedentes]
nos con_los que Ashur-nasir-pal había establecidó relaciones
de amistad: pat- del «País de Ass>> (es decir, Damasco); 700 carros, 700 jinetes y 10.000 hom-
tin(a), carchemish, Tiro y siaón en Levante; Gurgum, Meliddu y
Kummuh bres de Irhuleni de Hamath; 2.000 c¿uros y 10.000 hombres de Acab de Israel;
en Anatolia; Hubushkia, Gilzanu y Musasir en la fiontera
nororiental, y Suhu 500 hombres de Biblos; 1.000 hombres de Egipto; 10 carros y 10.000 hombres
y Hindanu en el Éufrates: de Irqata (al noreste de Trípoli); 200 hombres de Matinubali de Arvad (ciudad
fenicia); 200 hombres de Usanat (ciudad de la costa, al norte de Arvad); 30 ca-
En total 69-574 (incluidos) los invitados de todas las rierras y los habitantes rros y 10.000 hombres de Adunubali de Shianu (territorio situado en la costa,
de Kalhu. Durante diez días les di de comer, les di de beber, los bané, al norte de Arvad); 1.000 camellos de Gindibu' el árabe y [...]000 hombres de
los ungí.
(Así) los honré (y) los envié de vuelta a sus tierras en paz y con Baesa de Beth-Rehob, el amonita; a estos 12 reyes reunió (Irhuleni de Hamath)
alegría (Wi-
seman, 1952; ANET, pp. 559-560; Grayson , 1976, cr ri, y i99t, para que lo ayudaran (G. Smith [H. C. Rawlinsonl, Cuneiform Inscriptions of
a.o]tot.¡o).
Western Asia lll, Londres, 1870, láminas 7-8; ANET, pp. 278-279; TUAT, U4,
. El hijo y sucesor de Ashur-nasir-pal, Salmanasar III (858-824), se enfren-
tó a la ardua tarea de proseguir y cónsolidar los grandes logros'alcanzados
pp.360-362).
:
lillt \
EL TMPERIO NEOASIRIO (934-610) 131
r30 LA TRANSFonruecróN por-Íuce (c. 1200-330)

Los aliados tenían intereses económicos en común y pretendían mantener


el statu quo existente: las ciudades fenicias de la costa proporcionaban los
puertos necesarios para acoger el comercio de incienso y especias que llegaba
a ellos procedente de 1os centros caravaneros de Arabia; unos y otros depen-
dían de las rutas que controlaban estados como, por ejemplo, Israel, Hamath
o Damasco, y todos estaban relacionados con la demanda que pudiera tener
Egipto de sus mercaderías y recursos.
Salmanasar tuvo que enfrentarse a esta formidable tropa en cuatro oca- ¡.:
siones y no logró vencerla hasta después de 845. La gravedad de [a situación
t-., ;
por la que atravesaba Asiria queda patente por el hecho de que se reforzó la
oposición de algunos de los estados situados más al norte, que ya habían sido /
derrotados anteriormente por el propio Salmanasar (Carchemish) o que en r
otro tiempo habían sido aliados de Asiria (Bit Agusi). Pero en 841 la coali-
ción se desintegró finalmente (en parte quizá debido a las sucesivas campa-
ñas asirias, y acaso también en parte araíz del cambio de soberano en dos de
los estados más fuertes de los implicados, Damasco e Israel). Sólo después
Dos reyes situados uno a cada lado de un <<árbol sagrado»; djsco
alado
de 841 lograría Salmanasar III reclamar a Jehú de Israel el tributo que le de- Flcun¡, 31.
(¿el dios Assur?) en"la parte superior; espíritus protectore-s a uno y otro lado' Palacio
bía; en su obelisco negro de Kalhu (véase supra, p. 107, figura 30) la rendi- del trono (Museo
n"oroccidental, Kalhu (actual Nimrud): tótere posterior de la base
ción de Jehú viene a representar el símbolo de sus conquistas más meridiona-
Británico; dibujo de D. Saxon).
les (Marcus, 1987). Sólo tras derrotar a los estados del sur pudo Salmanasar
consolida¡ la presencia asiria en Anatolia (Que, Meliddu y Tabal). Su estra-
que aparecen dos figuras enfrentadas del fey' a uno y otro-lado.de un
árbol
tegia probablemente tuviera que ver con las diversas campañas que organizó
contra el estado de Urartt¡, centrado en el lago de Van, que empezaba a tener Érqu"inatico (el lhrñado <<árbol sagrado») (St9a1ns, 1961). La misma€scena'
en
cada vez más poder y que amenazaba con convertirse en un serio rival de sólb que esta vez en relieve (y situada detrás del trono), se ha descubierto
palacio del pase
Asiria (véase el capítulo 10, apartado 1). áipAi"io de Ashur-nasir-pal én Kalhu (véase la figura 31). El
«Fuerte de
Salmanasar corroboró el tratado firmado con Babilonia ayudando a su de revista, excavado po, iot ingleses en los años 1950 y apodado
militare¡ y el ie-
rey, Marduk-zakir-shumi (c. 854-819), cuando éste vio su trono amenazado SalmanasaD>, era el lugar en ellue se guardaban los equipos
todaia corté, incluida la casa de la reina. Todas las
por su propio hermano. Salmanasar no dudó en acudir en ayuda de su aliado .oio, y en él podía atoj"arse
asiriás Enían uno de esos grandes_almacenes (Tt¡ner,1970),
y aplastar la sublevación; tras el restablecimiento de la paz, realizó las visitas grandás ciudádes
de--Kalhu, suministrando una
ceremoniales de rigor a los principales santuarios del norte del estado babi- fiero sOto ha sido excavado por completo el_
(Dalley y Postgate, 1984) y ob-
lónico (la propia Babilonia, Borsippa y Cutha), donde fue recibido protoco- lran cantidad de material "n formu de textos
lariamente y vitoreado por los ciudadanos. Posteriormente mostró su interés j"etos de artesanía, entre ellos restos de incrustaciones de marfil pertenecientes
á muebles lujosos (Mallowan y Herrmann, 1974; Herrmann, 1986 y 1992)'
y su respeto por las ciudades babilónicas atacando y saqueando a los grupos
tribales caldeos y arameos de la región. Para redondear este acto de propa-
ganda de la cooperación y buena voluntad existente entre los dos estados, los
soberanos de uno y otro reafirmaron su pacto (ABC, n." 2l lt 2'-5'; Grayson, Problemas en Asiria: 823-745
1970, p. 165), hecho conmemorado en un hermoso relieve esculpido en el
Pese a los triunfos alcanzados no sin gran esfuerzo por Salmanasar
III, al
zócalo del trono de Salmanasar: ambos reyes, representados al mismo tama-
la
ño, cada uno con su séquito de dignatarios, aparecen en pie protegidos por término de su reinado se produj"ron ,*ius rebeliones en Asiria, según
La rebelión se ge-
un baldaquino, dándose la mano (Mallowan, 1966, p. aa7). valiosa crónica de los limmu (véase supra, pp. 117-118)'
neralizó afectando a Assur, Nínive, Arbelas y a otras veinticuatro
pequeñas
La base del trono procede no de la acrópolis de Kalhu, sino del gran <<pa-
semejante situación se desconocen,3 pero' en general'
lacio del pase de revista» (ekal md§arti), construido por Salmanasar en un ciudades. Los moüvos de
relacionarla cón los problemas. que necesariamente se susci-
extremo de la ciudad baja (Mallowan, L966, vol. 2). Se trata de un gran edi- quizá debamos
ficio, decorado no ya con relieves, sino con frisos pintados, y, en la pared si- tan en el corazónde un estado en relativamente poco tiempo se hace
"u*do
con un gran territorio y una enoÍne riqueza- ¿Cómo repartir los nuevos
re-
tuada detrás de la base del trono, hay una plancha de cerámica vidriada en la
132 LA TRANSFoRMACTóN poLÍTrcA (c.
\
EL.TMPERTO NEOASTRTO (934-610) 133
1200_330)

cursos_ y las posiciones de poder e influencia? Adad V Adad-nirari III (810-783), accedió al trono de Asiria siendo menor
rarse de que sus oficiales, que han pasado u
¿cómo puede un rey asegu_
porá un gran prestigio y dispo_ de edad, y que durante los primeros cinco años de su reinado actuó como
nen de mucho poder gracias al mándo qu" trt"rtan regente su madre, Shammuramat (el personaje histórico en el que se basa la
sóbre et e¡eicito, y que
gobiernan las nuevas provincias, sigan sündole figura legendaria de Semíramis). La tesis de que Semíramis ejerciera la re-
fieles? ¿euiénes son las per-
:onl-s a las que el rey eleva a las posiciones más altas uiortu de relegar a las gencia se basaba en la mala interpretación de un texto, que recientemente ha
familias más antiguas? Por desgricia, no conocemos ninguno sido rechazada, y tampoco existe razón alguna pÍua suponer que Adad-nira-
de esos deta-
lles, por
!o que el carácte. "*u.ó de las dificultades a las que hubo de hacer ri fuera un niño en el momento de su ascensión al trono (Schramm,1972).
frente Asiria sigue resultando muy oscuro. Lo que es seguro es que su madre ocupó una posición insólita, pues es nom-
Lo que es seguro es que una dL las consecuencias de la sublevación brada junto con su hijo en una estela e incluida en una ofrenda realizada por
acae-
cida durante los últimos años del reinado de SalmanasÍu un gobernador asirio. Los motivos de esa preeminencia son desconocidos,
III fue que la as-
censión al trono de su hijo, shamshi-Adad v (g23-g1l), pero quizá deban ponerse en relación con el hecho de que desempeñara un
encontró úna fuerte
oposición' Tuvo que pelear por su trono durante cuatro papel crucial en la defensa de la estabilidad dinásticaala muerte de su es-
años y al final sólo
pudo hacerse con él gracias i la ayuda recibida poso asegurando la sucesión de su hijo.
de Babilonia. Basándose en
el texto de un tratado, por desgraciá muy fragmenta.io (,sAA, No existe mucha documentación sobre el reinado de Adad-nirari III (aun-
2, rt.o i¡, lo,
pecialistas coinciden en afirmar que, trás la victoria "r- que más que sobre el de su padre), y parece que sus gobernadores, y no é1,
final de Shamshi-Adad,
el rey de Babiloni.a exigió_en ppo de la ayuda prestada fueron los encargados de organizar diversas expediciones militares. Pese a
!e el cumplimiento
exacto de lo acordado, modificandó en favoide Babilonia los términos del todo, Ia presencia de Asiria al oeste del Eufrates siguió haciéndose sentir
acuerdo ñrmado entre los dos países, y colocando al (Tadmor y Millard, 1973), y las inscripciones de los gobernadores junto con
soberano asirio en una
posición humillante- El arguménto fundamental de las listas de los magistrados epónimos indican que las fronteras siguieron
dicha tesis se basa en el
hecho-d" qu" en ningún pasaje del texto, po, lo demás siendo más o menos las mismas que existían en tiempos de Salmanasar III.
lleno de lagunas,
Shamshi-Adad V recibe el nombre de p"io, La curiosa crónica denominada Historia sincrónica (ABC, n." 2l), que reco-
como sostiene parpola
con bastante verosimilitud (sAA, 2, pp."ráyor;
xiur-xxuu), esta circunstancia de_ ge las relaciones asirobabilónicas desde una perspectiva descaradamente
mostraría simplemente que el tratado t n rnu¿o asiria, nos suministra un poco más de información acerca de las actividades
antes de que Shamshi-Adad
" años de sublevaciones y luchas
lograra subir al trono, esto es, durante los de Adad-nirari III en esta región. Se nos presenta en ella a este soberano in-
que
precedieron a la muerte de Salmanasar III. Si tentando restaura¡ cierto grado de normalidad en la devastada Babilonia, ha-
aceptamos esta sugerencia, la
forma más verosídJ d" interpretar el texto sería-'p"nsar ciendo volver de Asiria a los deportados. Al mismo tiempo parece que él
que nos presenta a
Marduk-zakir-shumi respetando el acuerdo al mismo era tratado como rey de Babilonia: recibía los <<restos>> de los ban-
mente con Salmanasar' y devolviendo a éste !* rruuru [egadó anterior-
fuuo, que lJ hiciera años quetes divinos ofrecidos a los dioses en Babilonia, Borsippa y Cutha, y co-
atrás, cuando le ayudó a acabar con la amenaza "i que representaba su her- braba los impuestos habituales en Asiria (sobre la paja, el grano y el traba-
31n9 (véase supra, p. 130). En la presente ocasión, Marduk-zakir-shumi no jo) a la población local (véase el capítulo 11, apartado 2).
habría hecho más que ayudar a Shahshi-Adad, legítimo Aunque la impresión que produce todo este material tan escaso es que el
heredero al rrono, a
hacerse con el poder. poderío de Asiria estaba empezando a decaer, al menos en algunas zonas,
Mucho menos claras son las razones de la intervención de ciertos factores indican que seguía desempeñando un papel importante en el
Shamshi-Adad
en Babilonia unos años más tarde (véase el capítulo plano internacional. Una estela procedente de Antakya, por ejemplo (Haw-
11, apartado 2). Es po_
sible que tuviera que ver con las irregularidadés existentes kins, en prensa; Donbaz, 1990), recoge el acuerdo alcanzado por Bit Agusi y
en la sucesión al
trono de Babilonia,de suerte que quiiá se limitara a vengar Hamath acerca de sus fronteras gracias a la mediación de Shamshi-ilu, el co-
al hijo y sucesor
d9 su viejo aliado- De lo qu" no drdu á" qu" la acruación de sham_ mandante en jefe (turtdnu) del ejército asirio, cuya residencia provincial se
shi-Adad en esa época fué brutar"áb" "r
e inmisericordeiexpulsó ar rey (o preten_ hallaba en la vecina Til Barsip. Análogamente, se apeló al soberano asirio
diente al trono) de Babilonia y asoló el país, nasia
et &t a"!u" durante para resolver una disputa fronteriza entre Gurgum y Kummuh (estela de Pa-
los casi doce años siguientes no hubo Bubilonia ningún "*osobeáo recono- zarclk; cf. Hawkins, en prensa; Donbaz, 1990). La documentación existente
cido como tal. La campaña babilónica", de shamshi-Adid, por ro demás bas- sugiere que, si bien las gestas militares de los asirios quizá no fueran ya tan
tante oscura' es una de las-pocas que tenemos atestiguadas llamativas como en otro tiempo, Asiria seguía siendo una principal potencia,
durante este reina-
do; otras <<campañas, realizadas Ln er norte y ,L ri."rte capaz de intervenir en los conflictos entre estados, y desde luego no cabe
de las que se hace
mención suenan más bien a incursiones de carácter duda de que le pedían que desempeñara esa función; y naturalmente podía
'En relativamente menor.
un momento determinado se dio por supuesto que el hijo aprovechar este tipo de desavenencias para resolverlas en su propio beneficio.
de Shamshi-
\
I t34 LA TRANSFORMACTÓN POLÍTrCA (C. 1200-330) EL TMPERIO NEOASIzuO (934-610)
135
I
i

Los testimonios conservados acerca de la administración y la estructura de lo que era Bit Agusi. (KAI'
i

provincial del siglo x y de los comienzos de la centuria siguiente dan la im- biertas en la región de Aleppo, situada dentro
impuestoi al mismo Mati'ilu que
n.or 222-224).Lotstratados áe Sfire fueron
presión de que se nombraban gobernadores (quizá simples personajes loca- Ashur-nirari V (véase supra) por un mis-
prestó un juramento de fidelidad a
les elevados a esta posición), a los que luego se dejaba que se las arreglaran cuya identidad ha desafiado
terioso personaJe llamado Bargayah de KTK,
por su cuenta. Se pasaban el cargo de padres a hijos, como si se tratara de un podido hacerse' lo mismo que
título hereditario, se hacían cada vez con posiciones más encumbradas y se cualquier intento de identifi.uóién que haya
el del estado uf qu" i.tt"n".iu
qo. fnát poderoso que Mati'ilu.resulta
construían así su propia base de poder, hasta el punto de actuar prácticamente ".u dócumento' La explicación que
evidente por el u'ocaüulario empléado en el
con independencia de la autoridad central, peligrosa situación que, como po- en-el contexto arameo de los tratados,
proponen f_emaire f »_*r1rO.-qió9 Uue
demos comprobar, se produce en los momentos de debilidad o de problemas utilizó ei nombre y el título que tenía en arameo,
Shamshi-ilu de Bit'Adini
de la autoridad central. Habitualmente suele considerarse este hecho un de- texto que se aducía para demos-
Bargayah, rey de KTK.En consecuencia, el
fecto fatal del sistema administrativo asirio que se desarrolló a lo largo del del éstado asirio' y con cuánta
trar hasta que punto había llegado la debilidad
siglo x, defecto que amenazó con fragmentar el imperio desde el final del rei- satélites, podría interpretarse aho-
facilidad podía otra potencia seducir a sus
nado de Salmanasa¡ III, y que fue debilitándolo progresivamente a medida que se[uía manteniendo su do-
ra justamente al [u!r, es decir, para probu, qr"- -gobernadores
los soberanos que ocupaban el trono fueron dejando de ser lo bastante fuer- asirios a Ia
minio. Demostraría uri*ir*o tu i-pofouncia de
los
tes como para contrarrestar el poder creciente de los gobernadores provin- poder central y mantener una
ciales. A consecuencia de todo ello, el período comprendido entre el reinado
iioru á. respaldar activamente los intereses del a lo largo de la
situados
estrecha vigitancia ,ou." la política de los
esta^dos
de Shamshi-Adad V y la ascensión al trono de Tiglath-pileser III suele cali-
frontera.
ficarse de época de «decadencia>>. no es tan absurda
A pesar de que conlleva algunos problemas, la tesis
Sin embargo, podemos presentar una imagen muy distinta de la situación. al testimonio de la esta-
como pudiera p*".", a primerivista,ii atendemos
Thmbién cabe perfectamente la posibilidad de sostener que, pese a su poder, 2), que en el texto asirio
tua de Tell Fekheriye (váas. .upitoio 8, apartado
los gobernadores mantuvieron intacto el imperio asirio asegurando su super- "f p"to que-en la versión aramea
vivencia en las zonas conquistadas a lo largo del siglo x y defendiendo sus
llama a la persona representada ,.gobernadoi,, y Du¡and es que
que proponén Lemaire
1o denomiru "ráU"rano/rey'' Lo"
fronteras. Resulta muy significativo que los gobernadores no aparezcan en un pequeño te;{torio (Krn
Shamshi-ilu era descendieíte del üU"iunó de
ninguna ocasión representados como reyes, que nunca adopten títulos reales
que había si¿o aUsorUido por Bit Adini; tras
la conquista de Salmanasar III'
y que siempre definan su posición en el marco de la jerarquía de la corte asi-
los miembros de esta familia, que traUia'si¿o
víctima de los reyes de Bit Adi-
ria. Además, a pesar de los graves problemas que experimentó el imperio,
ni, fueron ¡ .urgo de ggbernadores la región, posición q"t se1"!17
de
sobre todo a partir del reinado de Adad-nirari III, cuando fue asolado por "l"uuá* que el propio Shamshi-ilu cna-
naturalmente al ,oon*"uásirio. Es posible
epidemias, hambrunas, sublevaciones y problemas sucesorios durante casi portoio..ente), y fuera educado
ra en Ia corte asiria (costumbre u,.iiguu¿u
cuarenta años, lo cierto es que nunca perdió el control de las grandes pose-
de.paso p*u uruÑiet cargg ¿. goU-Jtnu¿oi al Bit Adini, al tiempo que ob-
siones ganadas durante el siglo x y las primeras décadas del x. Su territorio Desde el punto de vista asirio'
tenía el importante grado mititar'Je turtdnu.
permanecía en último término intacto: cuando Tiglath-pileser III accedió al que gobernadores provinciales' servidores
él y sus pr"O"""rár.i no eran más y ante sus vecinos
trono en 745, pudo organizar inmediatamente una campaña en las regiones del amUito de su autoridad
del rey de Asiria; pero dentro (véanse asi-
montañosas del este y otra contra Babilonia, al sur, librar una batalla más allá t-ár, ,o,no dinastas locales
se presentaban, y no totalm.n," tin
del Éufrates, en Kammuh, y poner sitio durante dos años a Arpad (en Bit de Suhu y Mari» duran-
mismo los testiÁonios relativos a los «gobernadores local
Agusi). Además, se sabe positivamente que Ashur-nirari V (754-745) obligó pertenecientes a la dinastía
te el siglo x y las primeras décadas del-vul, inclu-
a Mati'ilu, el príncipe de Bit Agusi, con capital en Arpad, a firmar un tratado largo tiempo-atrás remontarían
establecida en dichos lugares desde
de lealtad (SAA, 2, D.o 2). Recientemente han sido planteados algunos argu- De ser-se
correcta' esta tesis tan
so a Hammurabi-; véase Ismail A oí.,1983i.
mentos muy interesantes (Lemaire y Durand, 1984), que plantean la posibi- cuán estrechamente fundidos esta-
interesante vendría a subrayar una vez más
lidad de que el tratado entre Asiria y Bit Agusi hubiera sido impuesto, y re- prácticamente imposible sepa-
ban ya en el siglo x asirios y-.arameos. Resulta
gularmente revalidado, en tiempos de los predesores de Ashur-nirari, por los áominadores asirios y el de los
rarlos en dos dñ; étnicos ¿irUrlot, el de a.la primera
Shamshi-ilu, el gobernador asirio de Til Barsip y turtrlnu. Si esta interpreta- de Asiria corespondiente
arameos ,o.nr,iíog el grupo dirigenie
ción es correcta, Bit Agusi habría perrnanecido bajo el dominio de Asiria du- en una amalgama asiro-aramea'
fase del período neouriño ie había convertido
rante los cuarenta años de debilidad del imperio. La tesis en cuestión se basa grupo igualmente mixto de súbditos llamados <<asirios>>'
que gobernuuu-u tln
fundamentalmente en los <<tratados de Sfire», una serie de estelas en las que propiamente dicha'
que no eran necesariamente <<<<nativos» de Asiria
aparecen unos textos arameos casi idénticos (aunque no del todo), descu-
\ r37
EL TMPERIO NEOASIRIO (934-610)
136 LA TRANSFORMACIÓN POLfuICA (C. 12OO-330)

¡lT.¡u i Lago Van



R
A

T BÁ

$
tt, Aft0r^
¡r(
§
(,
§§ rIRTU

AN EA
6r¿tL!u¡0r

t0aa

rAtst
ltf.A0ri¡r
4,
9
O rlr. l0A0AN
ÁnA¡Es
/ 6"
tj G€^f u¡

"M
tlo? l.dlta.ta;.. ñi
,0 urt n

U
¡l{

Srat¡
atu

am
W?*-'
7*
ftn

.xú ;.
-,1

tula¡
? :

aaei to

arI.Aru r

JU F¡dU 0

§-
[§t

\
Mere 13. El imperio asirio
138 LA TRANSFoRMACTóN pot-ÍrrcA (c. tzoo-330) \
I EL MPERTO NEOASTRTO (934-610) r39

3. ExpeNsróN y coNsolr»eclóN DEL rMpERto (j44_c.630) desde la llanura de Babilonia llegaba a través de los Zagros hasta Ecbatana
y la meseta de Irán (Levine, 1974, pp. 99 ss.). En tercer lugar, Babilonia dio
__ _El
imperio asirio adquirió su forma y su estructura definitivas entre 745 y la vuelta a la situación alcanzada durante el reinado de Adad-nirari III (véase
705. Fue entonces cuando se estabilizó y llegó a dominar de forma conti- supra, p. 133) y 9oz6 de un gobierno independiente bajo su propio rey, aun-
nuada y sin cambios aparentes durante los ocñenta años siguientes la mayor que la dinastía continuó mostrándose aliada de Asiria (véase el capítulo 11,
parte del oriente Próximo (véase postgate, 1979, p. l9a).-Durante los cua- apartado 2). Un nuevo rasgo de la política babilónica a partir de esta época
renta años anteriores se elaboraron y perfeccionaron los rasgos esenciales de son los intentos ocasionales por parte de diversos grupos caldeos de apode-
la administración imperial, aunque siguieron existiendo rarse del trono de Babilonia con la ayuda de los elamitas, hecho que cons-
-uóhus de las insti-
tuciones del siglo x y de comienzos del vm. Pero se convirtieron en una es- tituiría un factor recurrente de desestabilización de la zona, que pennitió a
pecie de palimpsesto, por así decir, sobre el que se escribieron numerosas Asiria intervenir en defensa de sus fronteras meridionales. Las luchas desen-
no-
vedades concernientes a la estructura y la administración provinciales, a la cadenadas en Babilonia reflejan la rivalidad existente entre las fuerzas cal-
evolución de la política imperial y a la aparición det implrio en su forma deas, elamitas y asirias por hacerse con el control de este territorio tan im-
clásica. Todos estos cambios tuvieron no pocas repercusiones sobre el papel portante desde el punto de vista estratégico y potencialmente tan rico (véase
y la posición del mo-narca, el eje en torno al cual giraba el imperio asirib. La el capítulo 11, apartados 2 y 3).
documentación, en forma de anales de los reyes y demás inscripciones rea- Todos estos factores determinaron las actividades militares de Tiglath-pi-
les, crónicas, materiales bíblicos, textos a¿ministrátivos y legalei, y archivos leser III y así, hacia finales de su reinado (727), eI sistema de provincias asi-
de la.correspondencia real, es extraordinariamente rica puru ártu épo"uy nos rias se había incrementado hasta incluir algunos estados del norte de Siria
permite efectuar una reconstrucción bastante detallada áe las gu"our de con- (Agusi/Arpad; Pattin(a)/Kinalua), y partes de la Siria meridional (Damasco).
quista y de consolidación de las fronteras (para un estudio detallado de todo Los estados clientes, férreamente controlados por Assur, se extendían desde
ello, véase CAH,IIIJ2, capítulos 22-24). el sur de Turquía (Kummuh, Sam'al) hasta los confines de Egipto (Gaza,
Israel, Judá). Por el este, la principal ruta que desde la llanura de Mesopota-
mia se dirigía a la meseta iraní se hallaba también en una medida bastante
Tiglath-pileser III y Salmanasar V razonable bajo el control de Asiria. El papel de Urartu, tanto en esta zona
como en la frontera occidental, se había visto considerablemente mermado
Tiglath-pileser III (744-727) accedió al trono tras el reinado de tres mo- debido a las victorias definitivas de los asirios en el campo de batalla y a la
narcas bastante débiles (véase supra, p. 134). pero, como ya hemos señala- invasión del país encabezada por Tiglath-pileser, en el curso de la cual el so-
do,.no-se produjo una verdadera pérdiáa de las regiones inóorporadas al im- berano asirio llegó hasta la comarca montañosa próxima a la capital de Urar-
perio durante los reinados de Ashur-nasir-pal II y Salmanasar iII, y las listas tu, Tushpa, a orillas del lago Van. Por último, Babilonia pasó a ser goberna-
de epónimos nos dan una idea bastante clara de qué era lo qu" quéduba den- da directamente por Asiria al asumir el soberano asirio el papel ceremonial
tro de los límites de AsiriaenT45:lazona situáda al este de la gran curva de rey de Babilonia, mientras que algunas partes del territorio nororiental de
que forma el Éufrates, todo el norte de la llanura de Mesopotamiá y las
es- este país fueron desgajadas de él y convertidas en una provincia asiria más.
tribaciones de las montañas situadas al norte, así como el óorazón de Asiria El alzamiento de un caudillo caldeo, que logró apoderarse durante un breve
(Assur, Nínive, Kalhu, Arbelas y Kilizi) y las estribaciones de los Zagros, espacio de tiempo del trono de Babilonia, proporcionó a los asirios la opor-
si-
tuados inmediatamente al este. Ello no imprica negar que se produján pér- tunidad de invadir el país; so pretexto de restaurar la paz, Tiglath-pileser logró
d]$as. En primer lugar, parece que el preitigio ¿é esiria los estados hacerse con el dominio de Babilonia.
clientes del norte de Siria disminuyó cónsidérablemente; la "it..
documentación Los acontecirnientos del reinado del hijo de Tiglath-pileser III, Salmana-
posterior indica que muchos de los estados de esa zona y de Anatolia
trasla- sar V (726-722), son prácticamente desconocidos: no existen inscripciones
daron su centro de interés hacia una potencia situadu al reales, la crónica de los limmu correspondiente a esta época ha desapareci-
-ár
(vga¡e el capítulo 10, apartado l), que acrecentó su influencia
norte, Urartu
do, y la Crónica babilónica no recoge ninguna de sus actividades, excepto
a expánsas de
Asiria. En segundo lugar, Urartu conoció además una expansión enórme, tan- (probablemente) la toma de Samaria (de la que da noticias también 2 Re-
to desde el punto de vista territorial como en lo tocante a su influencia polí- yes 17, 1-6; Becking, 1992). La caída de Samaria supuso el fin del reino de
tica, llegando hasta la zona de los manneos en los Zagros; la fuerte presen- Israel, que se convirtió también en una provincia gobernada directamente por
cia de Urartu en esta región probablemente llegara hásta las proxi.nidud", los asirios. Se sabe que el convenio, en virtud del cual el padre de Salmana-
de la importante ruta Diyala-Kermanshah-Khorisan, la principul urt".iu qu. sar V llegó a gobernar simultáneamente Babilonia y Asiria, siguió en vigor.
Hacia 722, ptes, Asiria gobernaba directamente Babilonia; su dominio se
EL MPERIO NEOASIRIO (934-610)
l4t
140 LA TRANSFORMACTÓN POLITTCA (C. 1200-330)
generalmente con el famoso Mi-
actividades de Mita de Mushki, identificado
había extendido hasta las montañas del este; había una serie de provincias la uétu¿ Turquía' Sargón alude a él
das, rey de Frigia, en la zo^acentral
de
que llegaban hasta el litoral mediterráneo; y los estados de Israel y Damas-
en varias o"urionáJái"i"n¿o que
hizo causa común cón Urartu con el fin de
co, muy importantes desde el punto de vista económico, también se habían de la zona situada entre Frigia
presionar a atgunos de los pe[ueños estados
convertido en provincias asirias. Las ciudades de la costa, los estados meno- apartado 2).
íf", ".itorio"s asirios (véaie Ll capítulo
1.0,
res del interior y algunos grupos árabes que tenían relaciones comerciales la política 9". fTgón, y no
Esros p.our"-ir;;.;;ptejos determinarón
con ellos se hallaban vinculados.a Asiria en virtud de juramentos de lealtad apenas ces¿fa su actividad guerrera'
es de extrañar que durante su reinado
y de la obligación de suministrarle víveres y pagarle tributo, mientras que la de completar y tleyar a su lógica
Fundamentalmentá ," nio en la obligación por Tiglath-
frontera con Egipto era administrada en nombre de Asiria por un jeque ára- prolráLu á".onqu¡ttát y de expaniió' iniciado
conclusión A1 final
pileser III. y
be local. La influencia de Urartu se había visto drásticamente reducida, pero "t ¿" .urea ialió bastante airoso'
ni mucho menos anulada, como demostrarían los acontecimientos ocurridos "n'ñ- "on*".u.iOr.el "sá extiende desde la Anatolia central
de su reinado, la zonaque por oeste se
durante el reinado de Sargón II. formaba un bloque prác-
(Capadocia meridiárr¿r^1'uUut) hasá Judá y Filiste¿ depen-
rodeado de estados vasallos
ticamente sólido de provincias asirias,
dientes gobernados p-or dinastas locales. El alcance de los triunfos de Asiria
Sargón II se ve reflejado tu'actitud del soberano frigio, que en 709
propuso la con-

clusión de una alianza(véase inf*, pi.


"n ZnlZl4), circunstancia que condujo
Sargón II (721-705) accedió al trono de una forma una tanto irregular, en las cortes de Gordion y Kalhu
al intercambio de embajadorr, ,"rid"ntes
como resulta evidente por diversos indicios indirectos y alusiones veladas.
Las razones de esta anomalía sucesoria no están claras. Sargón era un hijo de
(cAH,IIyl, capítulo 9). renfirmó la
torc¡tn reafirmó
.rda
I estrategla lnlcl¿ por
En el norte y noreste Sargón
Tiglath-pileser III (Thomas, 1993), que probablemente se apoderó del trono "n "i un férreo control sobre las zonas
Tigtath-pileser IíI, consistente en mintener
de su hermano, Salmanasar V por medio de un golpe de estado violento. y la fronter.a de Elam, y a lo largo de
situadas entre elZabinferior, el oiyala
A consecuencia de todo ello, los motivos de preocupación más inmediata de realizaron grandes esfuerzos
la ruta de rermanshah. Al mismo tiempo, -se
Sargón serían los problemas internos causados por la resistencia que desen- Los Zagros) y las comarcas
para que Mannea (en la parte septentriónal $e
cadenó en la propia Asiria su usurpación (si es que no fueron los que la mo- actitud pro asiriá' y pafa frustrar las
vecinas continua¡* *uni"niendo'una
tivaron). Esa inestabilidad en el centro del poder fue aprovechada, según pa- de las ventajas del prós-
maniobras de urartu con el fin de."goit gr^t-fryeq.
rece, por Yaubidi, príncipe de Hamath, país casi completamente rodeado de ¿e estas regiones grvin", 1977). A lo largo de este proceso' se
provincias asirias y que probablemente había perdido parte de su territorio. ;;;;;"r.io * A;unut .iudud"t de la ruta principal' que recibieron
acantonaro, el
Yaubidi logró aglutinar una coalición de estados vecinos y encabezó una su- ""p*ior fltiáo, S*gán .upiq..Í enl.iq unicampaña contra
nuevos no,,,u."J aliados
blevación contra el nuevo monarca asirio, que aún estaba ocupado en asentar al rey de este paí! ay sus
territorio de urartu, durante lu cual deooto
su poder. La derrota de Yaubidi de Hamath, en medio de los graves proble- de batalla, y tug1r"o el pequeño estado fronterizo de
manneos en eI campo
mas internos que lo agobiaban, fue uno de los grandes triunfos de Sargón, y unas veces a Asiria y
Musasir, qo" n,uni.^nía una actitud ambigua_apgyando
probablemente contribuyera a asegurarle el trono. La desolladura de Yaubidi y Parpola' 1990)'
otras a Urartu (l-"rin", 7977; Lanfranchi
imponer la m9n11quía dual
Entre 710 y 705 Sargón fogtó p* n".íofr"i.a
sería representada más tarde con todo lujo de detalles en las paredes del pa-
de batalla a Marduk-apla-iddina II
lacio de Sargón construido en la ciudad recién fundada por él mismo de Dur y
en Babilonia t as á.,r-ti "n át "i*po de sus
Sham¡kin (la actual Khorsabad). Pero en el sur Sargón tuvo que admitir la m¿yca el punto culminante
obligarlo a refugiarse en Elam. Esta victoria
derrota: a la muerte de Salmanasar V otro caldeo, perteneciente a la tribu et trectro de que, mientras estaba en Babilonia' se
hazañas, del
más meridional de Bit Yakin, Marduk-apla-iddina II (el Merodac Baladán de "orno?"rnuestra
apresur¿[an u embajada;-;r.t"t: esiados situados en los confines
la Biblia: 721-7lO), se apoderó del trono de Babilonia. Cuando intentó dar la ".rri*r" ¿g9" durante este período em-
imperio: f¡eiu,^Li-[V ¿" bifi*n, en el Golfo,
vuelta a la situación, Sargón sufrió una sonora derrota en Der (720) a rnanos
pezó aresurgir eI comercio -*iti*o
(Potts, 1999 t0cfl I, capítulo 9)' y los
de un ejército elamita que apoyaba a los babilonios. De ese modo los asirios
pequeños ¿inasás de chipre. Este grandioso
dud: vino seguido de las cere-
se vieron privados de una región importantísima, pérdida que no se subsanó real, Dur Sham¡kin.(la «Forta-
monias ¿" inauguru.iOn de la nu.rí fundación
durante los diez años siguientes. Pese a los triunfos de Tiglath-pileser III, la 705 se produjo una situación de
leza desargónri), al norte de Nínive-Pero en
influencia urartea siguió siendo muy fuerte en algunas regiones y de esa for- por la mayoría d" P.1_T"dernos
emergencia en ái t"rr"no militar, asociada
ma Urartu supo aprovechar la inestable situación reinante en Asiria exten- por estas mismas autoridades en
especialistas con los cimerios, y localizadaqiI-anfranchi'
diendo una vez más su poderío por el territorio manneo y la Anatolia central. 1990)' A todas luces
Anatolia (Tadmor, 1958; CAH,III,capítuto
Otro problema al que hubo de hacer frente Sargón fue el incremento de las
142 LA TRANSFoRMACTóN pol.iTrcA (c t43
1200_330) EL TMPERTO NEOASTRTO (934-610)

fue lo bastante grave como para exigir Ia intervención


del propio rey. sargón término a buen puerto su intento de unificar Egipto bajo su mando en 656
se puso al frente de sus tropas y, parafraseando
las escuetas palabras dela cró- (véase el capítulo 12, apartado 2). Aunque parezca que ello supusiera un re-
nica de los limmu co.respondiénÉ al año 705 (u;;;;
Ios últimos arrículos de vés para los asirios, da la impresión de que Asiria y Egipto mantuvieron a
la misma que se han conservado íntegros): ._Er r.v p.rdió
la vida; el campa_ pesar de todo unas relaciones relativamente amistosas (Kitchen, 1986). Que
mento del rey de Asiria [fue capn,adol"
¡co6, rev.'lé; ungnad, t9ág, p. a3!. Asiria seguía gozando de prestigio internacional se ve reflejado en el hecho
de que, cuando el rey Giges de Lidia (en la Turquía occidental) se vio ame-
nazado por los cimerios, que habían destruido el reino de Frigia, envió una
Senaque rib, Asarhaddon y As surbanipal
embajada a Assurbanipal solicitando una alianza con el soberano asirio (véa-
se el capítulo 10, apartado 2).
Las campañas y.las conquistas de los sucesores
de Tiglath-pileser y Sar- Una zona por la que Assurbanipal logró extender el dominio asirio fue
gón tuvieron por objeto la cónsolidación y .t
rnurienimiento de las enornes Elam, que había sido desmembrado por las rivalidades políticas y reducido
y nipidas ganancias territoriales realizadás en ei período
tre 744 y 705. Podemos calibrar su éxito fun¿amintalmenre"o-pr"raido en- a varias entidades políticas distintas, prácticamente independientes unas de
poi t de otras. Algunos reyes elamitas apoyaron un grave intento de sublevación en
que las batallas que libraron tuvieron lugar "i ".ho
en terriiorios recién conquistados Babilonia (652-648), encabezado por un hermano de Assurbanipal, Shamash-
o en zonas sifuadas a lo largo de la frontera o más
allá de ésta, esto es, en el shum-ukin, que gobernaba Babilonia en nombre de su hermano (capítulo 11,
iírea que resultó siempre mal ¿incil de control*
Asú por ejemplo, apartado 3). Tras aplastar despiadadamente a los sublevados, Assurbanipal se
el principal motivo d9 preocupación durante "ñ.-."nte.
r"inu¿o ae sená{uiÁu <loq-
681) fue solucionar la situación reinante "r dirigió hacia Elam y devastó su principal ciudad, Susa, y sus alrededores
g;bil,onia, que acababa de (646), acción que describe con un lenguaje tremendo la versión más recien-
ser
conquistada tras doce años de independencia "n otror tres de encarnizadas
v lu- te de los anales de Assurbanipal:
chas (véase el capíturo 1 r, apartado 3). sus
(en ra zonameri-
"ú;;r-parlas
dional de Levante, en Anatolia y en el desierto ¿e si¡i conff; los rárabes) pue- Desjarreté los feroces toros salvajes, (las estatuas) que servían de apoyo
den considerarse guelras fronterizas. Asarhad¿on
ioso- 669) recogiei;, frutos a las puertas; los templos de Elam destruí, para que dejaran de existir. Consi-
de los costosos triunfos obtenidos por Senaqu"riu
Babilonia (porter, l9g7; deré a sus dioses y diosas meros espectros impotentes. En sus recónditos bos-
véase el capítulo [,.apartadg.3), prácticámente"n
t
ron que ver con la salvaguardia de sus fronteras.
ádas ,u, .u*puru, tuui"_ ques, a los que no tiene acceso ningrín extranjero, en cuyos confines no puede
En un caso, este hecho con- entrar, mis tropas guerreras penetraron; contemplé sus (lugares) secretos, y los
lujo -u una expansión temporal del imperio uririoi a raíz de la agresión de quemé con fuego. Los enterramientos de sus reyes, tanto los de los primeros
sargón II contra el sur de palestina, Égipto puJ (como) los de los más recientes, que no habían temido a Assur y a Ishtar, mis
a. mantener una actitud señores, (y) que habían hecho temblar a mis antecesores, los destruí, los derri-
amistosa hacia Asiria a otra de hostiliduá,^rorri"nturrdo
la sublevación de va- bé (y) los obligué a contemplar la luz del sol; sus huesos me los traje a Asiria.
rios reinos palesünos, súbditos de los asirios. §.ruqr"¡b
tuvo qur t u.o fren_ Propiné una paliza interminable a sus espíritus. Les negué las ofrendas de ali-
en 70.1 a un ejército egi-pc1o que prestabu upoyo
ie u los rebeldes. Finalmente mentos y las libaciones de agua (que se hacen a los difuntos). Por espacio de
las continuas injerenciardi rgiptoln p¿estina
extendiera las acrividades asiriai ffio.-on que Asarhaddon un mes (y) 25 días asolé la región de Elam. Sembré sus campos de sal y mas-
propio
$sqel
los ejércitos de Asiria capturaron Menfis.
rerritorio t
dp.tr, en 67L
ü mtuui"óirni.rto del dominio asi-
tuerzos (Streck, 1916, pp. 54-57).

rio sobre Egipto, con su iistema político caracf;n;aáo


run¿amentalmente por Aunque probablemente la destrucción no fuera tan completa como dice
la fragmentación (véase er capítülo lj
.r2, apartado ,.qu ería argomás que ra Assurbanipal (Miroschedji, 1985), Elam dejó de representar un problema como
simple derrota de los faraoneinapatienses (din;;á'üv),
y en 669 Asarhad- factor político de primera magnitud (Carter y Stolper, L984; Gerardi, 1987).
don organizó una nuev-a campañá contra Egipto
con el fin de cimentar ra do- Un indicio del triunfo de Asiria nos lo ofrece el hecho de que las regiones si-
minación asiria, pero falleció en el camino. -
tuadas más allá de Susa empezaron a bailar el agua al soberano asirio. El
Un resultado previsible de esta situación fue que
el sucesor de Asarhad- caso más notable es el de Kurash de Anshan (considerado por muchos auto- '
don, A.ssurbanipal (668-c. 630), tuviera.que
.o-p=l!,* ra conquista de Egip_ res el abuelo de Ciro (II) el Grande de Persia), quien poco antes de 640 en-
to iniciada por su padre, cosa que consiguió t r,
,p"¿"rarse áe Tebas y ex_ vió a la corte asiria una embajada y a su hijo en calidad de rehén. Es posible
pulsar de Egipto a los napatiensés. Los aíirior
tográIon compromerer con sus (Sancisi-Weerdenburg, 1988) que el reino de Media, en pleno proceso de
intereses.a algunos de loi reyezuelos del Delta
riant"niéndolos .oÁo p.r*i- desarrollo, llenara e[ vacío dejado por la destrucción de Elam y asumiera el
pes súbditos, y así fue como sobre la base
¿" ,olución o" .o.primiso papel de aliado de los grupos babilonios rebeldes a Asiria, que acabarían
(bastante mal conocida), Psamético I (dinastía "riu
xivil logró llevar en último alzándose con la victoria (véase el apartado 5 de este capítulo).
lr
I

.
IM LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA (C. 12OO-330)
# EL IMPERIO NEOASIRIO (934-610)
t45

y Kalhu-(Johns, 1898-1923; Koh-


aunque no exclusivamente de Nínive, Assur
Cabe señalar que, pese a los problemas que planteaba el control de algu-
nas zonas, sobre todo las fronterizas (¿y qué potencia imperial se ve libre de
Hw ler y Ungnad, 191i; Postgate, 1976; Kwasman,
1988; Kwasman y Parpola'
(Kinnier
documentos administrativos
l99l;Fales y JakoU-Rost,-1991), y de postgate
ellos?), los reyes asirios del período comprendido entre c.700 y c. 630 ejer- ri
cieron su dominio sobre un vastísimo territorio con un éxito singular y una : i Wilson, 1972;porigut", 1973;nlfáy y , 1984; Fales y Postgate, 1992;
Gu-
facilidad relativa: no resulta, pües, del todo descabellado calificar a este pe- pedersen, 1985). fámUi¿n se ha descubierto en una capital de-pr^ovincias'
(weidner, 1940)'
ríodo de par Assyriaca (Hallo en Hallo y Simpson, L97L [0C], p. 138). ,unu,una colección de documentos importantes.
los de carácter literario y religioso descubiertos en
Otro tipo de textos son
y, curiosamente, en la biblio-
Assur, Kalhu 1en-ei t"-plo de Nabu), Nínive,
en Husirina (Ia actual sultam Tepe;
4. LR esrRucruRA DEL rMpERro AsIRro teca de un pequeño templo de provincias,
y Hulin, 1964)' En la co-
Gurney, t956;d;t y finkeistein, L957; Gurney
han publicado algunos eigmplos de 1o
4.1. Las fuentes lección <<State Archives of Assyria»'se
Una categoría
qr" ."Urf" calificar co*o ,.po"iía áulica» liivingstone, 1989)' de la corte
de textos qu" no, plÁten apreciar cuál era eI
funcionamiento
¿En qué se basa nuestro conocimiento del imperio neoasirio entendido
como un todo en perfecto funcionamiento, como un sistema eftcaz en con- y que nos revela una de las fácetas del procesg de toma de decisión de los
preguntas planteadas al
reyes son los llamados <<oráculos>>. En rlaüdad
junto? A partir de la segunda mitad del siglo vru disponemos de una gran son
de tipo sí o no, mediante la ob-
cantidad de documentación, particularmente densa para los reinados de Sar- dios-sol (Shamash) para que diera respuestas
II (721-705), Asarhaddon (680-669) y Assurbanipal (668-c. 630). animal (generalmenté una oveja) sacrificado al
gón servación aer nrgíai de un
Nuestra principal fuente (en acadio), y desde luego la más importante, formuladas de importan-
efecto, como ,"r[u"rtu a preguntat "uidudosamente
sobre las que se soli-
son las caftas --cerca de 2.30G- intercambiadas por el rey y sus goberna- cia políticu ,nu.ñu, ,..". coirsiderable' Las cuestiones
del sucesor al
dores, dignatarios de [a corte, consejeros reales, ciudades, personal del culto citaba la respuesiu ¿.t dios-sol iban desde el nombramiento
y jefes militares. Gracias a ellas disponemos de un panorama sin igual de 1o o de que se produjera una
tlono a las posibilidades de llevar a cabo un ataque
baja
que era el funcionamiento de la administración central asiria. La mayor par- sublevación, ut no-Uramiento de funcionarios
dé ca@goríarelativamente
te de esta correspondencia se descubrió en las ruinas de los grandes palacios o el príncipe heredero. veamos un ejemplo:
o a la seguridad del monarca
asirios de Nínive (Kuyunjik), y una buena proporción de la misma
cartas- fue publicada a finales del siglo pasado y principios de éste -1.471
en su (El comienzo se ha Perdido)
versión cuneiforme por el profesor Harper (1892-1914), y editada con su co- [¿Debe Ássurbanipai, el príicipe heredero de[ Palacio de la Sucesión' [be-
rrespondiente transcripción, traducción e índices por su discípulo, el profesor ber el fármaco que¡ está colocadoiantel tu gran [div]inidad, [y al beber dicho
Waterman (1930-1936). En la actualidad se hacía necesaria una drástica re- fármaco sel salvará Y se verá libre? mar-
visión y puesta al día de la edición, tarea que ha sido emprendida (unto con r¿viviá y," pon¿r¿ bien? se ... slalvará y escapará del-mal? [se]
de] su ia" ¿t)f ¿Lo sabe tu divinidad?
la modernq edición de otros documentos neoasirios) por un equipo de espe- chará [la enfermeáad [cuerpolf ¿Safarl
Assurbanipal, príncipe here-
cialistas colaboradores del proyecto llamado <<State Archives of Assyria>>, del [gsten ta salv]ación y ta supetriv_incia-[de
cual han aparecido recientemente nueve volúmenes (1987-1993; abreviado dero del p"li""ii. áe ta Sucesióni, mediante la ingestión de