Você está na página 1de 7

Caracas, 18 de marzo de 2018

Excelentísimo Señor
Dr. Luis Almagro
Secretario General de la Organización de Estados Americanos
Su despacho. -

Nosotros, miembros de la Junta Patriótica de Venezuela, organización de la
sociedad civil venezolana, y la Coalición Internacional por Venezuela “unidos en una sola
voz”, tenemos el altísimo honor de dirigirnos a usted, en la oportunidad de hacer de su
conocimiento, por escrito para que sea testimonio imperecederdero en el tiempo y la
historia, de un clamor de ruego que hacemos a su competente autoridad en nombre del
pueblo de Venezuela.

Se trata de la tragedia a la que ha sido sometido este país, por la ignominiosa
voluntad de tiranos cubanos y venezolanos en consuno con sujetos del terrorismo, tráfico de
drogas, subversión armada y otras formas del crimen organizado internacional que han
complotado para mantener el poder mediante el control social y político para disponer del
territorio nacional y sus recursos, a fin de crear y desarrollar la más grande alianza
comunista y criminal para fines perversos que ponen en altísimo riesgo la seguridad,
defensa y paz del hemisferio.

Queremos destacar que lo que a continuación expondremos, en síntesis, numérica y
cronológica, no corresponde a excesos de apreciación y menos a una retórica política o
exposición interesada, por el contrario, constituyen hechos de pública presentación del
Régimen autoritario de Nicolás Maduro Moros ante el mundo, sin el menor recato ni
compasión. Todo está a la vista y nosotros pretendemos exponer como crónica escrita para
dar marco y justificación a nuestra postrera petición de ruego por ayuda para un pueblo
inerme y pacífico destrozado por la inequidad de los tiranos que califica, según criterios de
la Organización de las Naciones Unidas, como Catástrofe Humanitaria.

DE LOS HECHOS CONTRA EL ESTADO VENEZOLANO Y SUS
INSTITUCIONES
1.- La injerencia y dominación del poder nacional en Venezuela por parte del gobierno
cubano, solapada y encubierta, aunque ampliamente conocida con fines de altísima
peligrosidad para las américas y el hemisferio, ha utilizado nuestro territorio y sus recursos,
y sus abyectos colaboradores han consolidado sus objetivos criminales, ocasionando una
Catástrofe Humanitaria.
2.- Sobre la desaparición física de quien era presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez
Frías, no se dieron a conocer los aspectos médicos y las importantes incidencias jurídicas.
Tampoco se dio a conocer el Acta de Defunción, a pesar de las múltiples acciones
judiciales de requerimiento, por lo que es propio considerar como duda razonable la
posibilidad de un magnicidio con las consecuencias jurídico-políticas que esto significa,
tales como usurpación del Poder Ejecutivo, disposición indebida de recursos del Estado e
impunidad, entre otros, desde su fallecimiento entre el 28 y 31 de diciembre del año 2012 y
el anuncio público realizado el 5 de marzo del año 2013.

3.- Las elecciones presidenciales declaradas fraudulentas por observadores europeos y
diferentes sectores de la vida nacional, sobre la base de más de 1300 incidencias
contabilizadas en un escaso margen de 223.599 votos, en las cuales fue proclamado Nicolás
Maduro Moros el 14 de abril del 2013 como presidente de Venezuela. Fue un proceso
electoral con abierto y conocido ventajismo por el uso ilegal e ilimitado de recursos del
Estado y de los medios de comunicación de masa controlados por el Gobierno, en el cual
no se realizaron las auditorías demandadas y ofrecidas por el mismo Maduro Moros, todo
lo cual supone de hecho el ejercicio arbitrario y contra leges del cargo de presidente de la
República.

4.- La doble nacionalidad de Maduro ha sido suficientemente documentada y demandada
por diferentes actores nacionales e internacionales, como es el caso del expresidente
colombiano Andrés Pastrana, quien con prueba en mano ha señalado “no hay ninguna duda
sobre la nacionalidad colombiana del dictador venezolano Nicolás Maduro Moros,” lo cual
constituye una causal de imposibilidad para ser electo presidente de la República, según lo
establece literalmente el artículo 227 constitucional. En consecuencia, estamos en
presencia, una vez más, del ejercicio ilegal de la Presidencia de la República.

5.- El nombramiento ilegal de 33 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia en
diciembre del 2015. Este TSJ constituido en un operador político de Maduro Moros ha
declarado de manera inconstitucional en desacato a la Asamblea Nacional (Poder
Legislativo, único Poder nacional elegido legalmente y depositario de la soberanía
popular), inhabilitándola en sus funciones constitucionales. Además, anuló la proclamación
de tres diputados indígenas de la Unidad Democrática del estado Amazonas; anuló leyes
como la de Producción Nacional, Títulos de Propiedad para los Adjudicatarios de
Viviendas, Reforma del Banco Central de Venezuela, Reglamento de Interior y de Debates
de la Asamblea Nacional y la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, lo cual ha
constituido la más clara e inequívoca violación de la democracia y suspensión del Estado de
Derecho.

6.- La Declaración de Abandono del Cargo del presidente Nicolás Maduro, por parte de la
Asamblea Nacional, el 9 de febrero de 2017, por votación mayoritaria y en estricto
cumplimiento de los extremos legales, conforme a sus facultades expresadas taxativamente
en el artículo 233 de la Constitución Nacional de Venezuela, e instituye como usurpación la
continuación del ejercicio del cargo en la Presidencia de la República.
7.- La doble nacionalidad del Vicepresidente Ejecutivo de la República Tarek El Aissami lo
imposibilita en el ejercicio del cargo, según lo establece el artículo 238 de la Constitución
Nacional, sin perjuicio de las demandas internacionales en su contra por estar incurso en
acciones criminales de tráfico de drogas y terrorismo internacional.

8.- La instauración de una inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente (agosto 2017)
que opera de facto con poderes supraconstitucionales, legislando e imponiendo decisiones
como la de obligar a los gobernadores a juramentarse ante ella y sancionar leyes, como la
conocida Ley del Odio para perseguir a la disidencia, desconociendo de esta manera la
autonomía de las autoridades regionales electas por votación popular y las funciones
legislativas de la Asamblea Nacional.

DE LOS HECHOS CONTRA EL PUEBLO VENEZOLANO
El concepto que maneja la Organización de las Naciones Unidas sobre Crisis Humanitaria
es la situación de emergencia en la que se prevé necesidades masivas de ayuda humanitaria
en grado muy superior a lo que podría ser habitual y que si no se suministran con
suficiencia, eficiencia y diligencia desemboca en una Catástrofe Humanitaria.

Esta base conceptual sobre la cual se califica la Catástrofe Humanitaria que viven los
venezolanos y conocida a nivel mundial por pública, continuada y alarmante, ha sido
negada por el gobierno que usurpa el poder en Venezuela, alegando sin fundamentos
válidos que no existe tal situación, siendo que ha sido altamente documentada por
diferentes medios de comunicación, testimonios gráficos y de denuncia personal.

1.- Crímenes producidos por inseguridad. El régimen creó y organizó los llamados
Colectivos, integrados por civiles armados ilegalmente, a quienes pagan con nóminas
paralelas en las instituciones del Estado a los cuales son adscritos. Este fenómeno
criminológico, sumado al hampa desbordada, ha ocasionado más de 186.000 asesinatos en
los últimos 15 años.

2.- Crímenes por hambre. Inanición, fenómeno aterrador que resulta increíble en el país
con las mayores reservas de crudo extra pesado del planeta. Constituye una de las más
hirientes e indignas realidades de Venezuela. Se ha documentado suficientemente la gente
comiendo de la basura y protestando por falta de alimentos, que arroja cifras alarmantes de
decesos sobre todo en niños y ancianos.

3.- Crímenes por falta de medicinas. También ha sido reportado públicamente por
diferentes vías comunicacionales el deceso de pacientes por falta de diálisis y patologías
cardiológicas, oncológicas, diabetes y otras por inexistencias de medicamentos y
tratamientos permanentes. Todos previsibles.
4.- Crímenes por acción directa e ilegal de funcionarios del Gobierno. En las protestas
pacíficas, llevadas a cabo por tres meses consecutivos desde el 12 de febrero del 2017,
fueron asesinados 157 jóvenes, en manos de funcionarios policiales y militares, con armas
de fuego y uso de agentes tóxicos; otros extrajudicialmente en profilaxis social con
funcionarios pertenecientes a una organización gubernamental denominada Operación de
Liberación del Pueblo (OLP).

5.- Ajusticiamiento de Oscar Pérez. El 15 de febrero de 2018 fueron ajusticiados con
tiros de gracia en la frente, un funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas,
Penales y Criminalísticas, cinco jóvenes y una dama embarazada por haberse revelado
contra el Régimen, en acciones documentadas y demostradas, en las cuales no le quitaron la
vida a ninguna persona pudiéndolo hacer. Solo dirigían mensajes de reflexión por la paz y
la justicia y habiéndose acordado su entrega con un oficial superior de la Guardia Nacional
terminaron ejecutándolos. El mundo entero reportó por diferentes medios su consternación
por tan atroz e inaceptable suceso, que gracias a las redes sociales los venezolanos pudimos
seguir en vivo y directo.

6.- Presos políticos. Desde antes de las protestas pacíficas de 2017, durante, después y
hasta el día de ayer se han detenido y sometidos a prisión, sin que medie juicio previo y
justo, con las respectivas garantías del debido proceso, derecho a la defensa con un abogado
de confianza y por los jueces naturales alrededor de 600 conciudadanos, según cifra del
Foro Penal Venezolano, sometidos a torturas, tratos crueles e inhumanos, desaparición
forzosa y en general distintos tipos de violación de los derechos humanos.

7.- Pésimos servicios públicos. La ineptitud e irresponsabilidad en el manejo de los
recursos financieros materiales y humanos para atender y mantener los servicios a que está
obligado el Estado con eficiencia, como son vías terrestres, transporte, servicios de agua,
luz y aseo urbano. La prestación de estos servicios ha llegado al colapso con niveles
dramáticos.

8.- Hegemonía comunicacional. El derecho a estar debidamente informados ha sido
proscrito al estilo y usanza del régimen cubano, desde la declaración pública de Chávez y el
Ministro de Información Andrés Izarra, al afirmar que lograrían el control total de los
medios de comunicación del país. Desde entonces, han comprado o expropiado 10
televisoras; controlan 325 emisoras comunitarias; han puesto al aire 1500 emisoras ilegales
y son dueños de 13 portales de noticias se señal abierta. Han cerrado 92 emisoras de radio y
cuatro televisoras de alcance nacional. Han inhibido numerosos portales de noticia; han
incoado decenas de procesos administrativos a medios de comunicación social, con el
propósito de amedrentar su línea editorial logrando la autocensura; han imposibilitado la
emisión de prensa escrita por no dar acceso a divisas para compra de papel periódico, razón
por los cual 16 medios impresos han tenido que cerrar sus puertas. Todo esto resulta en el
control de casi la totalidad del espectro electromagnético, redes sociales y prensa escrita
para la hegemonía comunicacional anunciada.
9.- Control de las Instituciones oficiales del Estado. Tal es el caso del Servicio
Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), Registros y Notarías y
otras oficinas de servicio público. Estas dependencias oficiales ejercen acciones
discriminatorias y de control social. También se ejerce el control y adoctrinamiento de los
empleados públicos y pago de nóminas paralelas para operadores políticos en dichas
instituciones. Se emplean como estrategias el otorgamiento o ventas a muy bajo costo de
bolsas de comida bajo un programa denominado Comité Local de Abastecimiento y
Producción (CLAP), PDVAL Obrero, entre otros; entrega de bonos en dinero a través del
Carnet de la Patria; programa social Mi casa bien equipada; misiones de atención social,
todas como medidas de control y sometimiento de los empleados públicos y sociedad en
general, aplicando apartheid a todo aquel que no comulgue con sus condiciones partidistas.

10.- La destrucción sistemática de la economía. El control cambiario, la estatización de
la banca, la escasez monetaria por el control sobre el Banco Central de Venezuela, la
quiebra técnica reportada de la estatal petrolera y fuente primaria de los recursos
financieros del Estado (PDVSA) y la degradación del sector privado de producción
nacional ha ocasionado una gran incapacidad financiera del país y la consecuencia en
incumplimiento de compromisos con acreedores que en muchos casos constituyen default,
la inflación más grande reportada en el mundo de 13 mil por ciento y una caída del
producto interno bruto en más del 30% (sumatoria del 2017 y 2018), según cifras del Fondo
Monetario Internacional.

11.- El control de las fuerzas públicas. El empleo de las Fuerzas Armadas, órganos de
seguridad del Estado y de grupos civiles armados (colectivos), con fines coercitivos en
contra de la población y a favor de su corriente política criminal, ha constituido la comisión
de presupuestos típicos de Lesa Humanidad y demás violaciones de los derechos humanos.

12.- Alianza criminal. Las acciones con grupos especiales extremistas, de narcotráfico,
terrorismo y crimen organizado, así como entrenamiento de grupos guerrilleros en territorio
nacional con fines ad hoc, todo lo cual responde a crear una alianza de fuerzas del crimen
organizado para mantener el poder por la fuerza y oponerse fundamentalmente a los
Estados Unidos de América.

13.- Financiamiento a gobiernos extranjeros para alianzas de apoyo a su proyecto
criminal. El Régimen de Maduro, y antes el de Chávez, ha utilizado los recursos del Estado
para promover el apoyo internacional con el propósito de poder contar con mayoría en la
OEA. De la misma manera se crearon organismos como Petrocaribe, Unasur, Alba, entre
otros, para los fines de su proyecto autoritario e ilegal.

14.- Corrupción. En Venezuela se ha producido un verdadero saqueo de las arcas públicas.
Desde las reservas internacionales en oro hasta la otrora próspera renta petrolera y los
recursos de las industrias básicas y estratégicas del país. En este sentido, se asegura una
suma de divisas estimada en más de 280.000 millones de dólares americanos depositados
en cuentas bancarias de Estados Unidos y Europa, así como la malversación y dilapidación
de más de 2 billones de dólares americanos en 18 años de actos de arbitrariedad y abusos.
15.- Diáspora. Hay estimaciones que refieren un éxodo de 4.000.000 de venezolanos en
busca de condiciones mínimas que le garanticen al menos la vida. El éxodo en las fronteras
del país ha sido suficientemente documentado de manera escrita, gráfica y testimonial.

16.- Inseguridad jurídica. La indefensión en la que ha sido sumido el pueblo venezolano
va de la mano con el mayor nivel de impunidad e incremento de la delincuencia ocurrido en
toda la historia republicana de Venezuela, por la inacción de los órganos jurisdiccionales
que no tienen cargos con nombramientos para ser removidos de los mismos si no se prestan
a las pretensiones del Ejecutivo Nacional.

DE LAS ACCIONES REALIZADAS POR LA JUNTA PATRIOTICA
1.- La Junta Patriótica, organización de la sociedad civil venezolana, ha solicitado a los
gobiernos del mundo el reconocimiento como interlocutor válido y beligerante en defensa
de todos los venezolanos.

2.- Constituida por ciudadanos de alta competencia profesional y ética, la Junta Patriótica,
organización de la sociedad civil venezolana, ha solicitado ante la Organización de Estados
Americanos (OEA) la promoción y organización de un Gobierno de Transición, a petición
de millones de venezolanos, para atender y solucionar la Catástrofe Humanitaria que ha
provocado el régimen tiránico y corrupto enquistado en el país.

3.- La Junta Patriótica, organización de la sociedad civil venezolana, ha realizado
acciones de calle pacíficas fundamentadas en los artículos 5, 57, 68, 70, 333 y 350 de
nuestra Carta Magna.

4.- La Junta Patriótica, organización de la sociedad civil venezolana, ha interpuesto
denuncias formales ante los organismos jurisdiccionales y competentes nacionales como la
Fiscalía General de la República de Venezuela e internacionales como la OEA.

5.- La Junta Patriótica, organización de la sociedad civil venezolana, ha realizado
pronunciamientos escritos y ha efectuado foros nacionales de concientización y
organización para el cambio político.

6.- La Junta Patriótica, organización de la sociedad civil venezolana, actualmente
desarrolla con la coordinación de la Coalición Internacional por Venezuela “unidos en
una sola voz” y La Coalición Nacional, para impulsar el establecimiento de los
campamentos humanitarios, para alcanzar el patriótico, humanitario y constitucional
Gobierno Provisional de Restitución del Orden Constitucional y Estado de Derecho, cuyas
primeras medidas estarán dirigidas a: organizar los campamentos o asentamientos
humanitarios señalados ut supra; repatriar los fondos de la República ilegalmente
sustraídos; reactivar el aparato productivo y demás medidas de reactivación económica,
tales como la eliminación de leyes de control cambiario y control de precios; restituir las
propiedades ilegalmente arrebatadas a personas naturales y jurídicas; establecer beneficios
razonables para captar inversiones nacionales y extranjeras; promover y proteger el empleo;
constituir un Consejo de Estado, como órgano superior de consulta, para el Gobierno de
Transición; la oportuna y constitucional convocatoria de una Asamblea Nacional
Constituyente Originaria; la promoción del pacto social de inclusión nacional; restablecer
los acuerdos internacionales para combatir los crímenes de terrorismo, narcotráfico y demás
formas del crimen internacional organizado; el combate de la inseguridad creada exprofeso
y que ha desgarrado los hogares venezolanos; liberar los presos políticos; y la revisión de
las contrataciones sobre la explotación de los recursos mineros de Venezuela entre otras
acciones.

PETITORIO EN RUEGO POR SALVAR AL PUEBLO DE VENEZUELA

La Junta Patriótica y La Coalición Internacional por Venezuela “unidos en una sola
voz”, invocando la protección de Dios Todopoderoso y en uso de la consciencia política y
humanitaria, convencidos como estamos de nuestro deber ciudadano de lucha por la
libertad e independencia de nuestro pueblo y con la aspiración de restituir el Estado de
Derecho, la justicia, la paz y progreso de Venezuela, acudimos a usted y apelamos a su
conocida fe cristiana, vocación de servicio y amor a los principios y virtudes republicanas
de la democracia para rogar por la salvación de un país digno y merecedor de la atención
internacional. En tal sentido, solicitamos apoye las siguientes causas justas de intervención
humanitaria:

1.-La instalación de campamentos de ayuda humanitaria como medida primaria y de
atención inmediata en las fronteras con Venezuela, desde Colombia, Brasil, Aruba, Curazao
y Bonaire para mitigar la Hambruna, perfectamente verificable en las zonas fronterizas.

2.- La promoción y organización de un Gobierno de Transición Nacional para atender la
crisis de gobernabilidad y reinstalar la democracia.

3.- La intervención de la coalición internacional de países demócratas del mundo, con los
medios militares y civiles necesarios a que hubiere lugar, para deponer el gobierno
usurpador y tiránico en Venezuela.

Convencidos como estamos de la solidaridad mundial por el respeto a los derechos
humanos, la democracia y los valores de justicia y libertad para nuestro pueblo, nos
despedimos con la esperanza de ver a Venezuela libre por sus dignas y nobles ejecutorias.

Atentamente,
Por la Junta Patriótica

Pablo Medina Carrasco Padre José Palmar
Presidente Vice-presidente

Por La Coalición Internacional por Venezuela, “unidos en una sola voz”

Freddy Solorzano Padre Pedro Freitez José Machado Rafael Moros

Yolanda Medina C. Ramon Salas Luis Tovar